Navigation – Plan du site
Preuve/Épreuve : démonstration de la vérité en péninsule Ibérique (XIIIe-XVe siècle)
II. Élaboration des preuves dans le récit et effet de réel

El héroe y la verdad. El valor demostrativo de la analogía narrativa en las Mocedades de Rodrigo

Marta Lacomba

Résumés

Le modèle épique proposé par les Mocedades de Rodrigo est bien différent de celui que présente le Cantar de mio Cid. Les différences portent certes sur le caractère du héros, mais surtout sur la construction même de son héroïcité. Ce travail tentera de montrer que les Mocedades de Rodrigo ne procèdent pas à l’affirmation de la part du narrateur des vertus épiques du protagoniste, ni à leur mise en scène à travers le récit de ses exploits, mais qu’elles articulent un système d’épisodes analogues, qui de plus se rétro-alimentent, et de ce fait apportent les preuves nécessaires pour que le public construise de lui-même la figure héroïque de Rodrigo.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Las verdaderas hazañas de Rodrigo Díaz de Vivar entraron con relativa rapidez en la literatura, per (...)
  • 2 Sobre la fecha de redacción véase Alan DEYERMOND, “Epic Poetry and the Clergy: Studies on the Moced (...)
  • 3 Véase Samuel G. ARMISTEAD, “The Structure of the Refundición de las Mocedades de Rodrigo”, Romance (...)
  • 4 La postura de Bailey es que la presencia de la temática de las Mocedades en la historiografía no co (...)

1Como bien es sabido, tan solo se conservan tres cantares de gesta en lengua castellana, unos cien versos del Cantar de Roncesvalles, de temática carolingia, el Cantar de mio Cid, y las Mocedades de Rodrigo, dedicado a las primeras hazañas –ficticias– de Rodrigo Díaz de Vivar (1064-1099), personaje histórico que entró en la leyenda y en la literatura sin duda gracias a la conquista de Valencia1. Este último testimonio de la épica castellana presenta una serie de características que han determinado el enfoque de los estudios. Así pues, tanto la contigüidad temática con el Cantar de mio Cid como la fecha tardía (en torno al 1360) del único manuscrito que conserva la obra –Ms Fonds Espagnol 12 de la Bibliothèque Nationale de France– han llevado a parte de la crítica a considerar que esta obra no es sino un mero degenerar del modelo épico y el Rodrigo rebelde una aberración con respecto al buen Campeador2. Por otra parte, el hecho de que el texto conservado comparta códice con la Crónica de Castilla –que también narra la juventud del héroe, pero difiriendo parcialmente de la versión poética– ha suscitado lógicamente cuestionamientos sobre la existencia de uno o varios estadios anteriores del texto, del que derivarían tanto el relato historiográfico como el de las Mocedades de Rodrigo (MR a partir de ahora)3. De sumo interés resulta asimismo la relación entre esta obra y la materia romancística, puesto que varios de los romances del ciclo cidiano están vinculados a personajes y episodios de este cantar4.

  • 5 L. FUNES, ed. cit., p. XXVI. En esta edición se presentan tres estados del texto: 1) la transcripci (...)

2Si bien muchas preguntas siguen todavía sin respuesta, las recientes ediciones y estudios sobre las MR (sin dejar de lado cuestiones como la existencia de un substrato anterior, el problema de las lagunas del texto y de la imperfección de sus versos o de su estructura, así como el carácter poco mesurado del héroe) tienden a tratar de construir, cito a Leonardo Funes, un “saber positivo sobre los textos que tenga […] la mayor imparcialidad” posible5.

  • 6 Varios son los elementos que concurren para constuir la figura del héroe y uno de los cuales es el (...)

3El trabajo que aquí propongo parte de esta línea y mi objetivo es analizar los medios discursivos a través de los cuales se demuestra en las MR que Rodrigo, a pesar de no corresponder efectivamente al paradigma clásico del héroe, cuyas virtudes son la fuerza, la sabiduría y la mesura, se construye como una auténtica figura heroica. No me centraré tanto en las diferentes hazañas o victorias conseguidas sino en los procedimientos de orden narrativo que permiten situar a Rodrigo del lado del bien y de la verdad6.

  • 7 L. FUNES, ed. cit. p. XLIV.
  • 8 Ibid., p. XLIX: se producen igualmente otras realizaciones parciales: la elección de los jueces de (...)
  • 9 Ibid. p. XLIX.

4Como viene anunciado en el título, la hipótesis de esta propuesta es que el principio interpretativo y estructurador para llevar a cabo la construcción heroica del protagonista no es de tipo lineal –como pueda serlo el esquema canónico de la épica, de recuperación tras la caída–, sino de orden analógico. Para Funes, la analogía opera en efecto como principio explicativo de la obra, ya que se produce una “articulación metafórica de situaciones paradigmáticas que remiten a un modelo único del cual son variaciones”7. Funes señala tres episodios que serían la realización plena de este núcleo, dominado por la oposición entre una figura de rebeldía y una figura de autoridad8. Estos episodios narran tres encuentros: el primero se produce entre Fernán González y Alfonso de León (v. 20-35), el segundo entre Rodrigo y el rey Fernando (v. 368-433) y en el tercero Rodrigo y el rey Fernando se encuentran con el rey de Francia, el emperador y el Papa (v. 1063-1111)9. Asumiendo pues esta perspectiva, según la cual la lógica de las MR no es lineal sino analógica y metafórica, me propongo centrarme aquí en estos tres encuentros paradigmáticos para tratar de establecer de qué manera se produce el proceso de demostración y corroboración de la heroicidad en esta obra. Para ello, abordaré en primer lugar la analogía que cabe establecer entre los tres episodios citados, trataré de demostrar, en un segundo tiempo, que para que la analogía sea efectiva y eficaz, para que el público/lector pueda articular la figura del héroe, no debe contemplarse solo el fenómeno de acumulación lineal sino también el de retroalimentación.

El modelo y sus variaciones: analogía y recurrencia

  • 10 Armistead habla de una “estructura innovadora y radicalmente distinta de las gestas ‘clásicas’” y l (...)
  • 11 Según el relato de las MR, es Jimena quien sugiere al rey que la mejor manera de resolver el confli (...)
  • 12 Tras este primer ataque, se produce la respuesta de los hombres de Diego Laínez, y los dos cabecill (...)
  • 13 En los delitos contra el honor, la “moral caballeresca” considera que “la parte ofendida tiene dere (...)

5Como lo señala la crítica, más allá de las lagunas existentes, no puede hablarse de una lógica lineal en el cantar de gesta dedicado a los primeros pinitos heroicos de Rodrigo, de Ruy Díaz, que aún no es ni el Cid ni el Campeador, ni el que en buen hora ciñó espada10. El punto de partida no es aquí, como en el Cantar de mio Cid, el destierro injusto de un hombre ya maduro, que lucha por restablecer su honor, sino el primer hecho de armas de un joven de doce años. Esta primera hazaña resulta ser, como lo retomarán más adelante Guillén de Castro y Corneille, dar muerte al conde Lozano, padre de Jimena, la futura esposa de Rodrigo11. La obra deja bien claro que se trata de un encuentro bélico organizado y pautado, una “buena lid” (verso 403), cuyo punto de partida se remonta a la algarada llevada a cabo por este conde y sus tropas por las tierras de Diego Laínez12. Ese es el primer elemento clave para interpretar este episodio: que la primera ofensa la llevó a cabo el conde Lozano, con lo cual el clan de Diego Laínez, el padre del Cid, no hace sino reaccionar. No se trata por lo tanto de un acto de violencia gratuita, sino de una “buena lid”, es decir de un hecho de armas honroso. Lo cual nos lleva al segundo punto: Diego Laínez y los suyos no podían no reaccionar, la venganza es un derecho que ellos deben ejercer (estamos pues muy lejos de la ética del Cantar de mío Cid, que jamás actúa contra los malvados Infantes, sino que siempre se remite al rey y a la ley). Se refleja así en las MR una ética caballeresca, cercana a la que se defiende en la Crónica de Castilla, obra con la cual recuérdese que comparte códice13.

6Ahora bien, antes de narrar las primeras hazañas de Rodrigo, las MR se remontan a la historia de Fernán González, personaje histórico como Rodrigo Díaz de Vivar, el primer conde de una Castilla independiente, y también héroe de un poema épico. Los primeros versos de las MR están en efecto dedicados a este personaje y al episodio que aquí nos interesa, el encuentro de Fernán González con el rey de León (versos 18-35), que constituye, como ya se ha dicho, el primer enfrentamiento entre una figura rebelde y el representante de la autoridad, lo cual se puede considerar como una de las matrices posibles para interpretar el conjunto de la obra.

El encuentro entre Fernán González y el rey de León

  • 14 Este episodio ya formaba parte del Poema de Fernán González, véase Leonard. P. HARVEY et David HOOK(...)

7Lo que está aquí en juego no es únicamente la relación entre el rey de León y el conde Fernán González, sino asimismo y ante todo la sujeción del condado de Castilla al reino de León. Como es sabido, el desenlace del episodio –totalmente ficticio por supuesto– llevará a la independencia de Castilla y a su constitución como reino14. Queda pues patente uno de los elementos clave de este núcleo, y del conjunto de las MR, a saber la trabazón entre la actuación de los líderes y el destino de los reinos. Al tratarse del episodio fundador, será objeto de un análisis pormenorizado, por lo cual lo cito íntegramente:

  • 15 Todas las citas se harán según L. FUNES, ed. cit.

Et non quería obedeçer el conde a moro nin cristiano
Et enbio.l dezir al rey de León fijo de don Suero de Casso
- don Alfonso avía por nombre -. El rey enbió al conde enplazarlo
que.l’ veniesse a vistas e fue el conde muy pagado.
Cavalgó el conde como omne tan lozano
e a los treinta días contados fue el conde al plazo.
El plazo fue en Saldaña et començole él a preguntarlo:
“Et yo maravillado me fago, conde, cómo sodes osado
de non me venir a mis cortes nin me bessar la mano,
ca siempre fue Castilla de León tributario,
ca León es regno et Castilla es condado”.
Essas oras dixo el conde: “Mucho andades en vano,
vos estades en buena mula e yo sobre buen cavallo;
porque vos yo sofrí me fago muy maravillado
en aver señor Castilla e pedirle vos tributario”.
Essas oras dixo el rey: “En las cortes será juzgado
si obedeçer me devedes, si non, fincat vos en salvo”
Essas oras dixo el conde: “Lleguemos ý privado”. (Versos 18-35)
15

8En este fragmento, se destaca efectivamente la rebeldía de Fernán González, conde de Castilla, que no parece aceptar el poder ejercido por la autoridad, aquí encarnada en el rey de León. Este es el núcleo básico, rebeldía frente a autoridad, que se repetirá en los dos encuentros siguientes. Por ello es necesario analizar y dejar establecidos tanto los cauces a través de los cuales se manifiesta esa rebeldía como las causas por las que se produce.

9En cuanto al primer punto, cabe señalar que la rebeldía se expresa inicialmente a través de los hechos o, mejor dicho, de la falta de hechos, puesto que la voz narrativa expresa que Fernán González no observa la única conducta esperada y esperable frente a la autoridad, es decir la obediencia: “non quería obedeçer el conde” (verso 18). Pero esta falta de adecuación en el comportamiento de Fernán González no es algo puntual sino estructural: no se trata de desoír unas exigencias concretas, sino de cuestionar por completo la relación de sumisión, como lo demuestra el hecho de que se niega a besarle la mano al rey (verso 26).

10La rebeldía del conde no se limita a su actitud sino que se expresa también a través de la palabra, como se verá más adelante, puesto que al igual que no cumple los mandatos del rey, tampoco guarda silencio tras el parlamento de este último, sino que se considera con derecho a responderle y a justificar su desobediencia (versos 29-32).

11Lo cual nos lleva al segundo punto, las causas de la rebeldía. Ante todo, es necesario precisar que Fernán González no se rebela frente a todo. Así, se somete por ejemplo al poder de convocatoria del rey, acude a las cortes y cumple los plazos fijados (en lugar, Saldaña, y en tiempo, “a los treinta días contados”, verso 23). El respeto a esta institución se manifiesta de nuevo más adelante (verso 35), donde se expresa que, una vez que el rey ha convocado las cortes, el conde no pretende sustraerse a ellas, sino que, por el contrario, dice esperarlas con impaciencia. No puede decirse pues que Fernán González actúe fuera de todo marco institucional o de respeto legal.

12Se rebela en efecto únicamente frente al rey de León, al que no considera legitimado para ser rey de Castilla, lo cual traduce algo mucho más importante en realidad, y que es lo que está en juego en este episodio: para Fernán González, León no tiene legitimidad para exigir tributo a Castilla. Como se verá, la cuestión de los tributos y de su arbitrariedad volverá a surgir, y a ser igualmente crucial, más adelante.

13Fernán González se rebela pues frente a un rey al que no considera legítimo para decidir del destino de Castilla, puesto que no hace nada por ella (de ahí la observación sobre la “gruessa mula” del rey, sobre la que no avanza, frente a su propio “buen cavallo” (verso30). Por ello él no se considera vasallo del rey de León, por ello Castilla no debe pagar tributo a León. Y así se lo hace saber. Estamos aquí por lo tanto frente a una rebeldía frente a un poder que se considera mal ejercido. Teniendo en cuenta que el narrador no interviene de forma explícita proponiendo un marco de interpretación, se tratará de ver si, a lo largo de la obra, este esquema se corrobora y se afirma, o por lo contrario se matiza.

El encuentro entre Rodrigo y el rey Fernando

14Este es el segundo encuentro que se produce entre una figura de rebeldía y una figura de autoridad. Se produce tras la muerte del conde Lozano y tras la propuesta de Jimena al rey de casarla con Rodrigo, para reparar la situación de indefensión en la que se encuentra al perder a su padre. El rey acepta esta solución y manda a un mensajero para que convoque a Diego Laínez y a su hijo Rodrigo a la corte. Al exponer Diego Laínez su temor a que el rey lo mande matar como represalia por la muerte del conde Lozano, Rodrigo urde un plan para salvar a su padre, en el caso de que se comprobara que sus temores estaban fundados. Esto no se produce: el rey desvela ante la corte sus planes de esponsales, pero Rodrigo mantiene una actitud desafiante.

15Se reproduce pues el núcleo de tensión entre la figura rebelde y la figura de autoridad, encarnadas por Rodrigo y el rey de Castilla, en vez de por Fernán González y el rey de León. La rebeldía se manifiesta aquí también a través de los hechos, algunos de ellos no realizados, sino potenciales. El plan defensivo de Rodrigo se pondría en efecto en práctica tan solo si la amenaza temida por Diego Laínez fuera cierta. Un plan que contemplaba la muerte no solo del oficial que se atreviese a apresar a su padre, sino eventualmente del propio rey:

“Si viéredes que el alguazil lo quisiere prender, mucho apriessa lo matad,
tan negro día aya el rey como los otros que aý están.
Non vos pueden dezir traidores por vós al rey matar […].” (Versos 398-400)

16Una vez ante el rey, Rodrigo, como otrora Fernán González, rechaza el besamanos: “non le quisso bessar la mano” (verso 409). Además de negarse, lo formula verbalmente:

Dixo entonçe don Rodrigo: “Querría yo más un clavo
que vós seades mi señor nin yo vuestro vassallo.” (Versos 413-414)

17Matiza más adelante su negativa, posponiendo en efecto el besamanos al momento en que cumpla la promesa de vencer cinco lides:

“Señor, vós me despossastes más a mi pessar que de grado;
mas prometo a Christus que vos non besse la mano
nin me vea con ella en yermo ni en poblado
fasta que venza çinco lides en buena lid en el campo”. (Versos 424-427)

  • 16 “¡Dios qué buen buen vassallo, si oviesse buen señor!”: sobre la ambigüedad (o la polisemia) de est (...)

18De todo esto se pueden deducir dos elementos. El primero es la importancia que Rodrigo atribuye a la noción de mérito, ya que no considera valer aún lo suficiente para merecer ser vasallo del rey. Para ello, debe demostrarlo con hechos. Lo cual plantea implícitamente la idea de que el rey también podría deber cumplir una serie de requisitos para ser “buen señor”, parafraseando el famoso verso 20 del Cantar de mio Cid16. El segundo punto que cabe deducir de este episodio es que la rebeldía de Rodrigo –su negativa a besarle la mano al rey– no es sino una exigencia con respecto a un código de valores. Una exigencia para consigo mismo, pero también para con quienes están llamados a ejercer el poder.

19Por lo tanto, si bien la voz narrativa no formula las causas de la rebeldía, ni las justifica pues de manera explícita, sí que aporta elementos que permiten al lector construir plenamente esta justificación. Así, insiste en el temor que la llegada del mensaje que convoca ante el rey a Rodrigo Díaz y Diego Laínez provoca en este último:

Don Diego cató las cartas ovo la color mudado,
sospechó que por la muerte del conde quería el rey matarlo. (Versos 375-376)

20Queda de esta manera establecido que, si hubiera sido cierto que el rey pretendía matar a Diego Laínez como represalia por la muerte del conde Lozano, Rodrigo habría tenido razón en preparar un plan de defensa y contraataque. Resulta claro que, al igual que en el encuentro entre Fernán González y el rey de León, la rebeldía no es sino una respuesta inducida, y en este caso no solo condicionada sino también condicional, como lo demuestra la utilización repetida de la conjunción de subordinación “si”:

“[...] et si por aventura el rey me matare
vós e vuestros tíos poder me hedes vengar”. (Versos 384-385)
“Si viéredes que el alguazil lo quiere prender, mucho apriessa lo matat.” (Verso 398)

21Como en el caso de Fernán González, el discurso de las MR lleva al público a articular la interpretación siguiente: la rebeldía se justifica si el rey no hace lo debido o, dicho de otro modo, es el rey, el mal rey, el que hace al rebelde.

  • 17 La primera vez en el verso 372: “[…] enbía por vós e por vuestro fijo el buen rey don Fernando”; la (...)

22Ahora bien, en este caso, a pesar del temor de Diego Laínez, se deja claro que las intenciones del rey no son las de provocar una muerte en su familia, sino un matrimonio: nosotros, el público, conocemos sus planes, la unión entre Jimena, la hija del conde Lozano, y Rodrigo. De ahí sin duda, la utilización del epíteto “bueno” referido al rey en dos ocasiones en este “el buen rey”17. Pero si bien es cierto que, en este caso, nos hallamos ante un “buen rey”, que no está pues actuando a traición, cabe señalar que esta precisión de que el rey Fernando es “buen rey” contiene a su vez la posibilidad contraria, podría no serlo, como lo formula explícitamente Diego Laínez:

“Oítme”, dijo, “mi fijo, mientres catedes acae,
témome de aquestas cartas que andan con falsedat,
et desto los reys muy malas costumbres han.
Al rey que vos servides servillo muy sin arte,
assí vos aguardat d’él como de enemigo mortal.” (Versos 377-381)

23Para Diego Laínez, la figura del rey debe, de entrada, inspirar desconfianza y prudencia. Resulta interesante apuntar que las razones que se aducen no tienen que ver con cuestiones de carácter o de forma de ser, sino con las “malas costumbres” (verso 379), con prácticas habituales, es decir con la manera de actuar. A una persona, por mucho que sea rey, se la juzga pues por sus actos. Estamos efectivamente en el marco fijado por el encuentro entre Fernán González y el rey de León, en el cual el simple hecho de ser rey no basta para ejercer legítimamente el poder sobre el reino.

24Como se ha dicho, a lo largo de este fragmento, el rey es un “buen rey” y no tiene intención de matar a Diego Laínez, pero sus verdaderos planes solo son conocidos por la corte y el público. La construcción de este episodio permite por lo tanto llevar a cabo una puesta en escena que nos lleva a asistir, como público, a la reacción de quienes ignoran estos planes e imaginan lo peor. Lo que nos lleva a sacar dos conclusiones: la primera es que, tanto para Rodrigo como para su padre, lo peor entra dentro de lo posible, sin que en ningún momento se alce una voz, ya sea de un personaje o del narrador, para negarlo. La segunda conclusión es que, con este tipo de perspectiva, al plantear “qué sucedería si”, se establece que, efectivamente, frente a la hipotética amenaza del rey, los planes de defensa y de contraataque de Rodrigo son legítimos. Es decir, se demuestra con este artificio narrativo que cabe una actuación nefasta por parte de un rey y que, frente a ello, es justo reaccionar. En ciertos casos, si la actuación de la autoridad lo justifica, la rebeldía no es solo una respuesta posible sino necesaria.

El encuentro con el rey de Francia el emperador de Alemania y el Papa

25Cuando los poderes fácticos de allende los Pirineos se unen para exigir de España el pago de un tributo, el rey Fernando, aconsejado por Rodrigo, responde plantándoles batalla en suelo francés. El encuentro, digamos diplomático, se producirá tras la victoria de las tropas del rey Fernando –al frente de las cuales se halla como alférez Rodrigo, ahora convertido en Ruy Díaz– sobre las huestes del conde de Saboya, al servicio del rey de Francia. Pero antes de evocar el encuentro en sí, es necesario mencionar los preparativos bélicos que muestran que el rey y Rodrigo, esta vez unidos y no enfrentados, no están dispuestos a someterse a la exigencia de tributo. La rebeldía frente a la autoridad que representan el rey de Francia, el emperador de Alemania y el Papa se va a manifestar, como en los dos casos anteriores, por la acción, por unos hechos concretos, a saber, los preparativos bélicos, a cargo de un Rodrigo alférez del rey Fernando:

Allí dixo el rey: “Ruy Díaz el Castellano,
como tú ordenares mis reinos en tanto seré folgado”. (Versos 1047-1048).

26Pero el rey no se limita a poner a Rodrigo al frente del destino de sus tropas y sus reinos, sino que él mismo va a participar activamente en los preparativos de lo que sería, de cara a los poderes europeos, la “facción rebelde”:

Quando esto oyó el rey Fernando,
armose él et los fijos dalgo. (Versos 1064-1065)

27Al igual que en los dos encuentros anteriores, la rebeldía se expresa aquí no solo a través de los hechos, sino también de las palabras. Estos son los consejos que Rodrigo le da al rey para cuando se produzca el encuentro:

“Señor, en aquesta fabla sed vós bien acordado.
Ellos fablan muy manso et vós fablat muy bravo
ellos son muy leídos et andarvos han enga[ñ]ando”. (Versos 1069-1071)

28Rodrigo formula pues claramente que las intenciones de las autoridades ultra-pirenaicas son malas y se basan en el engaño. El héroe propugna que, frente a ello, el rey debe alzar clara su voz, debe dejar patente su “rebeldía”, no solo con el contenido de sus palabras, negándose a aceptar estas imposiciones, sino también a través del tono, que debe ser “bravo”. Más adelante será el propio Rodrigo el que aplique lo aquí expuesto al responder a las palabras del Papa:

“Devos Dios malas graçias, ay, papa romano,
que por lo por ganar venimos, que non por lo ganado,
ca los çinco reinos de España sin vós [le] bessan la mano.
Viene por conquerir el emperio de Alemania que de derecho ha de heredarlo”. (Versos 1090-1093)

29Cumpliendo lo propugnado anteriormente, Rodrigo deja bien claro lo esencial: en ningún caso pagarán tributo los reinos de España. Pero sus palabras contienen, además de las pretensiones explícitas del rey Fernando al título de emperador, una amenaza velada en cuanto a las consecuencias que una guerra podría tener. Ahora bien, si el contenido es desafiante, el tono lo es aún más, como lo demuestra, en el verso inicial, la familiaridad con la que se dirige al pontífice. En efecto, utiliza una formula muy llana y directa (“Devos Dios malas graçias”) para dar por hecho que, al apoyar la demanda de tributo, el Papa está cometiendo un gran error que el propio Dios le echará en cara. El tono campechano, que traduce ironía y reproche, queda subrayado con el uso del vocativo “papa romano”, que es meramente designativo y desprovisto pues de todo rasgo honorífico, ante el cual, añadiéndole mayor familiaridad, va antepuesta la interjección “ay”.

30En cuanto a las causas, la rebeldía de Rodrigo frente a los poderes europeos se justifica, como la de Fernán González frente al rey de León, por la injusticia que supone el pago de un tributo. He aquí las palabras del Papa a sus aliados:

Agora ganaré d’él tregua por cuatro años, ¡es chico el plazo!
Después darle hemos guerra et tomarle hemos el reinado”. (Versos 1060-1061)

31Las exigencias del Papa son a todas luces excesivas e injustas: no solo se pide un tributo, sino que se trata de la primera etapa de un plan para despojar a España de todo poder y territorio. La rebeldía de Rodrigo parece por lo tanto tan necesaria como la de Fernán González para impedir una injusticia. El trasfondo es siempre el de la ilegitimidad de un poder impuesto.

32Hemos visto pues que se produce en efecto una analogía entre los tres encuentros entre rebeldía y autoridad; en los tres casos, la rebeldía se expresa a través de la acción y a través del discurso. Una, rebeldía legítima, justificada por un poder mal ejercido. Se tratará de mostrar ahora que la imbricación entre estos episodios va más allá de estas analogías, puesto que constituye una demostración y una prueba de lo que es heroico, de lo que es justo, de lo que es verdadero.

La verdad se revela por retroalimentación

33El término “retroalimentación” no aparece recogido en el Diccionario de la Real Academia, que sí define “realimentación” como el “efecto de realimentar, que en electricidad supone alimentar un sistema o circuito mediante el retorno de una parte de su salida”. Del concepto de retroalimentar, o realimentar, me interesan dos aspectos; el primero, el hecho de considerar el conjunto, aquí el texto, como un sistema solidario, y el segundo la idea de que ese sistema varía cuando se reintroduce de nuevo una variable en el proceso. Y a mi modo de ver, esto es lo que se produce en las MR: el sentido –es decir la validación de Rodrigo como héroe, como defensor de la verdad– se produce no solo por acumulación, no solo por irse sumando episodios metafóricamente análogos, sino también por retroalimentación, puesto que al volver a aparecer, bajo otro colorido, cuestiones que parecían superadas, lo narrado cobra un nuevo valor.

34Para tratar de demostrar cómo se produce esta construcción en cierto modo circular del sentido, es necesario fijarse en dos elementos, uno de orden narrativo (puesto que se manifiesta en el plano del relato), que sería el tema de la solidaridad, y otro de orden discursivo (relativo a las estrategias de narración), que consiste en el reposicionamiento de los personajes.

La prueba de solidaridad

  • 18 Si bien el término “solidaridad” está extendiéndose de los campos de la antropología y la sociologí (...)
  • 19 Varios textos, como el Fuero Real o Las Partidas, atestiguan que, en Castilla, “el vínculo del vasa (...)
  • 20 Al contrario de lo que ocurre en el Poema de Fernán González, en las MR se escenifica la relación d (...)

35El término “solidaridad” no debe entenderse, ya que resultaría anacrónico, como un comportamiento o adhesión individual y subjetiva, sino como un vínculo pre-establecido en el seno de un grupo familiar o linajístico, o llevado a un ámbito más amplio, como sustento de la relación vasallática18. En el encuentro entre Fernán González y el rey de León, este tema no aparece sino por su negación, puesto que el conde de Castilla se niega a realizar el besamanos, gesto revelador, o incluso fundador, del vínculo con su señor19. Lo que está en juego no es tanto la relación entre el conde y el rey, sino entre Castilla y León, o dicho de otro modo, se quiere dar a entender que la solidaridad de Fernán González está antes con Castilla que con el rey de León20.

36El tema de la solidaridad, familiar esta vez, aparece de forma más clara, en el segundo encuentro. Recuérdese que Diego Laínez teme que la convocatoria del rey suponga una amenaza para su integridad física, y por lo tanto, da a su hijo orden de no asistir al encuentro en las cortes, para protegerlo de una situación potencialmente peligrosa. Frente a esto, Rodrigo no acata lo dictado por su padre, sino que da su propia opinión. Sin embargo, y este punto resulta muy importante, ello no se hace en desmedro de la solidaridad (que parecería poder entenderse de forma vertical, debiendo obediencia el hijo al padre), sino todo lo contrario. Rodrigo no quiere obedecer las órdenes de su padre porque van precisamente en contra de lo que sería un verdadero vínculo de solidaridad:

Allí dijo Rodrigo: “Et esso no sería la verdad
por lo que vós passaredes, por esso quiero yo pasar.
Maguer sodes mi padre quiérovos yo aconsejar”. (Versos 386-388)

37Se ve claramente que para Rodrigo la jerarquía de obediencias está fuera de dudas: no puede obedecer a su padre porque esto no sería obrar conforme a la “verdad” (verso 386), a la verdadera solidaridad, que supone, como lo expresa aquí, actuar juntos frente a la amenaza que les afecta a ambos. Sin que se diga de manera explícita, se produce pues un conflicto entre lo que Diego Laínez exige y lo que dicta la moral, conflicto en el cual Rodrigo sitúa a los valores por encima de las personas, por mucho que esa persona sea su padre.

38La solidaridad, incluso la vertical, no significa por lo tanto una obediencia y una sumisión ciegas al representante del poder y la autoridad, sino a los valores que este debería encarnar. Desde el momento en que la autoridad entra en contradicción con la moral, el contrato entre las personas deja de estar vigente.

39Este erigirse Rodrigo en adalid de la solidaridad bien entendida permite arrojar luz y sentido sobre la actitud de Fernán González: se afianza así la lectura según la cual la demanda de tributo, y por lo tanto de obediencia, del rey de León no era legítima. La cuestión de la solidaridad permite pues poner en marcha lecturas retroactivas en el interior del relato.

El valor demostrativo del reposicionamiento de los personajes

40Antes de abordar la eficacia de esta estrategia discursiva, consistente en poner a los personajes en situaciones en las que se encontraban anteriormente otros, conviene detenerse en la definición misma del término “reposicionamiento”. Según el Diccionario de la Real Academia, el verbo transitivo “posicionar” significa “poner algo o a alguien en una posición”, y el pronominal “posicionarse”, “tomar una posición respecto de algo o de alguien”. Puesto que de lo que aquí se trata es del verbo “reposicionar”, me interesa de la primera acepción el elemento transitivo y el carácter locativo. La rebeldía de los diferentes personajes, primero de Fernán González, después de Rodrigo, y por último de la pareja formada por Rodrigo y el rey en el tercer encuentro, es en efecto una posición. El relato está construido de tal forma que la rebeldía no es mostrada como una elección o una actitud existencial, sino como una mera reacción, una consecuencia no solo lógica sino moralmente positiva frente a una injusticia o un abuso de poder (frente a la falta de “verdadera” solidaridad). Es decir, que la rebeldía es un lugar, una casilla, en la cual quedan colocados los personajes, que padecen en cierto modo, son objetos, de ahí la transitividad.

41Hasta aquí, el término “posicionar” podría bastar. Pero sucede que la voz narrativa no solo posiciona a los personajes, sino que los reposiciona, alterando la casilla que ocupaban inicialmente. No me refiero tan solo al hecho de que, como ya se ha visto, en los tres episodios analizados, que funcionan de manera análoga, la posición del rebelde y de la figura de autoridad la ocupan cada vez personajes diferentes. El reposicionamiento va más allá.

42Esto se observa claramente en el tercer encuentro, en el que Rodrigo y el rey se enfrentan a los poderes ultrapirenaicos. El rey, que en el segundo encuentro representaba a la autoridad a la que Rodrigo se negaba a obedecer, se encuentra aquí en la posición del “rebelde” frente al rey de Francia, el emperador de Alemania y el Papa. Ha sido colocado en este lugar, puesto que no puede aceptar la exigencia de un tributo a todas luces injusto.

43Con este simple movimiento, colocando al rey en la casilla “rebelde”, se logra una multitud de efectos semánticos interrelacionados, la mayoría de los cuales retroalimentan la interpretación del relato. El más directo de estos efectos es seguramente romper lo que parecía una frontera sólida entre posición social y actitud: en los dos primeros encuentros, dos vasallos se niegan a serlo frente a su señor, el rey. Con este tercer encuentro, esas líneas se mueven: al ponerse el rey del otro lado de esa línea divisoria, se hace ver que la rebeldía no es una cuestión de cuál es el cargo que se ocupa sino de cómo se ocupa. Es decir, que no se trata de una cuestión de posición social, sino de posicionamiento moral.

44Por lo tanto, el reposicionamiento del rey, de orden moral y no social puesto que sigue siendo rey, hace de él un rebelde frente a la autoridad excesiva y abusiva de los poderes europeos. Lo cual no hace sino afianzar la postura de quienes alzaban su voz rebelde en los encuentros anteriores. La relegitimación de la actitud de Fernán González queda patente a través del término “tributario”, que aparece en ambos relatos. En el primero, el conde castellano se rebela frente al hecho de que Castilla sea tributario de León; en el segundo, el rey Fernando se niega a ser tributario del rey de Francia. La cuestión no es contra quién se rebelan estas figuras, sino contra qué: en ambos casos, contra la injusta sumisión de un territorio a otro. Es decir que, si por un lado el episodio del enfrentamiento entre Fernán González y el rey de León sirve de marco para la interpretación global de las MR, se observa por otro lado que las estrategias discursivas permiten, según se va avanzando en la obra, aportar nuevos matices a este relato fundador.

45El reposicionamiento del rey permite asimismo, retroalimentando la lectura, confirmar que, aún cuando sus sospechas en ese caso no fueran ciertas, Diego Laínez y su hijo tenían efectivamente razón en el segundo encuentro al tomar precauciones, puesto que, en el tercer encuentro, es el rey quien se prepara a la traición del Papa:

Quando esto oyó el rey Fernando,
armose él et los fijos dalgo. (Versos 1064-1065)

46Se está pues legitimando, a posteriori, el defenderse frente a una agresión. Defensa que pasa igualmente por la palabra. Recuérdese que Rodrigo hace explícita la estrategia verbal que debe seguir aquí el rey frente al Papa, el rey de Francia y el emperador de Alemania: “Ellos fablan muy manso et vós fablat muy bravo” (verso 1070). Ahora bien, lo que está aquí formulando, esa necesidad de levantarse, por los actos y por la palabra, frente a un poder que no está cumpliendo con su papel, es precisamente lo que hizo Rodrigo frente al rey en el segundo encuentro. La legitimación discursiva de la “rebeldía” del héroe viene pues avalada a posteriori al encontrarse ahora el rey en esa misma posición.

47Es necesario dedicar unas palabras a lo que podría parecer un reposicionamiento de Rodrigo, que en este tercer encuentro ya no se opone al rey, sino que actúa de concierto con él. Podría pensarse que se trata también en este caso de un reposicionamiento, un cambio de casilla, pero no lo es: se trata tan solo de lo que se podría definir como un “efecto óptico”. Rodrigo no ha variado su postura, sigue defendiendo los mismos valores, como se ha dicho, centrados en la solidaridad: es el rey quien se ha reposicionado, al aceptar estos parámetros, colocándose del mismo lado de su vasallo. Es pues el reposicionamiento del rey el que provoca que, en el tercer episodio, él y Rodrigo ya no sean dos figuras contrapuestas, la autoridad frente a la rebeldía, sino que actúen unidos, solidarizados como rey y vasallo, en defensa de los cinco reinos de España:

Allí dixo el rey: “Ruy Díaz el Castellano,
como tú ordenares mis reinos en tanto seré folgado”. (Versos 1047-1048)

48No se trata tan solo de la realización de tareas ejecutivas, de “ordenar” los reinos y aconsejar al rey, sino que la obra establece una perfecta armonía entre Rodrigo y el rey Fernando, como lo demuestra perfectamente el uso equiparativo del lenguaje:

En seños cavallos cavalgan el rey et el castellano
amos lanças en las manos, mano por mano fablando […]. (Versos 1066-1067)

49Rodrigo y el rey aparecen aquí unidos en un único sintagma, que cumple además la función de sujeto, sujeto del verbo “cabalgar”, es decir que avanzan juntos, “mano por mano”, y por si fuera poco, conversando, es decir hablándose y escuchándose mutuamente. La sintonía entre rey y vasallo queda además subrayada por el uso de los adjetivos “sendos” y “ambos”, que evocan lo dual. Esta unión consentida, en la que cada cual ocupa ahora la posición que le corresponde, se explicita en el verso 1085: “[…] a los pies del rey se va possar Ruy Díaz el Castellano”.

50El reposicionamiento del rey permite por lo tanto efectuar una nueva lectura del eje que oponía a Fernán González al rey de León y a Rodrigo al rey Fernando: la línea divisoria no enfrenta la rebeldía a la autoridad, sino la defensa de valores frente a un poder mal ejercido. Se pone así de manifiesto, al actuar el rey junto a Rodrigo contra un poder establecido, que la sumisión en sí no es un valor, sino que lo correcto es no aceptar, como no lo aceptaron Fernán González y Rodrigo, la imposición de una autoridad no legítima.

51A modo de conclusión, cabe destacar que, además de la analogía que efectivamente se produce entre varios núcleos narrativos, en los que una figura de rebeldía se enfrenta a una figura de autoridad, el texto de las MR pone en marcha estrategias de retroalimentación que motivan una lectura en cierto modo circular de esos episodios. No se trata pues tan solo de ir validando, por acumulación, la reacción rebelde frente a la autoridad mal ejercida, sino de ir permitiendo al lector articular esta interpretación, recolocando y repensando lo ya narrado.

52Se atribuye así, por un lado, un valor, una carga positiva a la simple resistencia al poder no legítimo. El propósito no es narrar la rebeldía, o aún menos explicitar las razones que la motivan: se quiere narrar la lucha por establecer relaciones solidarias, dentro de los linajes, pero también, entre rey y vasallo. Y quien dice lucha, búsqueda de la justicia y de la verdad dice héroe.

  • 21 A. MONTANER, ed. cit., versos 7 y 9, p. 104.

53Por otro lado, la emergencia de la figura heroica no se produce, como en el Cantar de mio Cid, por la intervención directa del narrador, que ya en los primeros versos afirmaba que el Cid hablaba “bien e tan mesurado” y que el destierro lo habían causado “sus enemigos malos”21. Aquí, como en los romances, las líneas de demarcación son más turbias y se escuchan varias voces: los personajes se posicionan en diferentes lugares, obligándonos a retomar variables de episodios anteriores para obtener un resultado, una interpretación. Tanto política como poéticamente, la prueba y la verdad aparecen en esta obra como procesos dinámicos que requieren una constante actividad del lector para despejar el sentido.

Haut de page

Notes

1 Las verdaderas hazañas de Rodrigo Díaz de Vivar entraron con relativa rapidez en la literatura, pero no por ello puede confundirse al hombre con el personaje; para un acercamiento riguroso al papel efectivamente desempeñado por Rodrigo Díaz en su contexto histórico-político, véase el apasionante estudio de Richard FLETCHER, El Cid, Madrid: Nerea, 1999.

2 Sobre la fecha de redacción véase Alan DEYERMOND, “Epic Poetry and the Clergy: Studies on the Mocedades de Rodrigo”, Londres: Tamesis, 1969, p. 22-24, p. 19.

3 Véase Samuel G. ARMISTEAD, “The Structure of the Refundición de las Mocedades de Rodrigo”, Romance Philology, 17 (1963-64) p. 338-345; id., “The Mocedades de Rodrigo and Neo-Individualist Theory”, Hispanic Review, 46 (1978), p. 313-347. Ofrece un excelente recorrido sobre las diferentes posturas críticas en torno a cuestiones históricas, textuales, pero también literarias, Mocedades de Rodrigo. Estudio y edición de los tres estados del texto, al cuidado de Leonardo Funes, con la colaboración de Felipe Tenenbaum, Woodbridge: Tamesis, 2004, p. IX-LXII.

4 La postura de Bailey es que la presencia de la temática de las Mocedades en la historiografía no constituye una mera reescritura de un cantar de gesta “sino su refracción”: Matthew BAILEY, “Las asonancias inusitadas de las Mocedades de Rodrigo”, Revista de poética medieval, 3 (1999), p. 9-30, p. 13.

5 L. FUNES, ed. cit., p. XXVI. En esta edición se presentan tres estados del texto: 1) la transcripción paleográfica de la Crónica rimada, es decir el texto conservado por el manuscrito de París, 2) la edición crítica de la Refundición de las Mocedades de Rodrigo (que sería une reelaboración culta del siglo XIV a partir de un cantar épico tradicional) y 3) una propuesta de reconstrucción de la versión original. Este trabajo se centra en lo que sería la Refundición de las Mocedades de Rodrigo, es decir en el testimonio conservado en el manuscrito de París.

6 Varios son los elementos que concurren para constuir la figura del héroe y uno de los cuales es el encuentro profético con san Lázaro, que resulta, como lo señala Cartelet, “literariamente imprescindible para la construcción de un héroe” (precisamente por ello en no comparto con la autora la afirmación sobre la falta de “importancia estructural” de dicho episodio): Pénélope CARTELET, “Capítulo II. La integración de la profecía bíblica en el contexto épico”, in ‘Fágote de tanto sabidor'. La construcción del motivo profético en la literatura medieval hispánica (siglos XIII-XV) (Les Livres d’e-Spania « Études »), 2016, [En ligne], Mis en ligne le 14 décembre 2016, consulté le 10 septembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spanialivres/1037

7 L. FUNES, ed. cit. p. XLIV.

8 Ibid., p. XLIX: se producen igualmente otras realizaciones parciales: la elección de los jueces de Castilla, el aprisionamiento de Fernán González, el caballo y el azor, el pago de la deuda, la reunión de las cortes, el juicio de los condes traidores, los mensajes de Rodrigo al conde de Saboya y las treguas por el nacimiento del bastardo real.

9 Ibid. p. XLIX.

10 Armistead habla de una “estructura innovadora y radicalmente distinta de las gestas ‘clásicas’” y la califica de “numérica y arbitraria” (Samuel G. ARMISTEAD, La tradición épica de las Mocedades de Rodrigo, Salamanca: Universidad de Salamanca, 2000, p. 132); véase igualmente Alan D. DEYERMOND, “La estructura del Cantar de Mio Cid, comparada con la de otros poemas épicos medievales”, in: César FERNÁNDEZ ALONSO (coord.), El Cid, poema e historia: actas del Congreso Internacional (12-16 de julio, 1999), Burgos: Ayuntamiento de Burgos, p. 25-39.

11 Según el relato de las MR, es Jimena quien sugiere al rey que la mejor manera de resolver el conflicto entre las dos familias es llevando a cabo esta alianza matrimonial (verso 362). Al contrario de lo que ocurre en las Mocedades del Cid, de Guillén de Castro, o en Le Cid de Corneille, Jimena y Rodrigo no están enamorados antes de la muerte del conde, con lo cual el hecho de que ella se despose con el hombre que ha matado a su padre no juega ningún papel narrativo ni dramático.

12 Tras este primer ataque, se produce la respuesta de los hombres de Diego Laínez, y los dos cabecillas acuerdan una lid para resolver diferencias (verso 296).

13 En los delitos contra el honor, la “moral caballeresca” considera que “la parte ofendida tiene derecho a declarar la enemistad y consecuencia de ello es la posibilidad de ejercer la venganza sobre el ofensor que desde ese momento es inimicus” (Remedios MORÁN MARTÍN, “De la difusión cultural de la "virtud" caballeresca a la defensa del honor”, Espacio, tiempo y forma, Historia medieval, 13 (2000), p. 271-290, p. 280). Sobre el carácter caballeresco de la Crónica de Castilla, véase Patricia ROCHWERT-ZUILI, “‘El buen cauallero’ : l’élaboration d’un modèle chevaleresque dans la Chronique de Castille”, Cahiers de Linguistique et de Civilisation Hispaniques Médiévales, 25 (2002), p. 87-97, y Marta LACOMBA, Au-delà du Cantar de mio Cid : les épigones de la geste cidienne à la fin du XIIIe siècle, Madrid : Casa de Velázquez, 2010, p. 179-186.

14 Este episodio ya formaba parte del Poema de Fernán González, véase Leonard. P. HARVEY et David HOOK, “The Affair of the Horse and Hawk in the Poema de Fernán González”, The Modern Language Review, 77-4 (1982), p. 840-847, p. 840.

15 Todas las citas se harán según L. FUNES, ed. cit.

16 “¡Dios qué buen buen vassallo, si oviesse buen señor!”: sobre la ambigüedad (o la polisemia) de este verso, véase la edición de Alberto MONTANER, Cantar de mio Cid, Barcelona: Edición Crítica, 1993, p. 105.

17 La primera vez en el verso 372: “[…] enbía por vós e por vuestro fijo el buen rey don Fernando”; la segunda en el verso 383: “[…] yo iré a la corte do el buen rey está”.

18 Si bien el término “solidaridad” está extendiéndose de los campos de la antropología y la sociología al de la historia, su uso, en particular en el ámbito medieval hispánico permanece aún “relativamente restringido entre los historiadores quizá por el peso que tienen ciertos paradigmas teóricos. No existe, al menos en el medievalismo español, un uso del concepto de solidaridad en términos de paradigma explicativo del conjunto de la sociedad como lo ha sido el de ‘clase social”, por mucho que este último esté en crisis” (José Ramón DÍAZ DE DURANA y Joaquín ACOSTA, “La dimensión social del liderazgo del linaje: solidaridad, poder y violencia (País Vasco, siglo XV)”, Studia Zamorensia, 12 (2013), p. 87-106, p. 89). En el ámbito estrictamente nobiliario, sí que tiene el concepto de “solidaridad linajística” mayor andadura, en particular gracias a un autor como Jacques LE GOFF, La civilisation de l’Occident médiéval, París: Arthaud, 1967, p. 349.

19 Varios textos, como el Fuero Real o Las Partidas, atestiguan que, en Castilla, “el vínculo del vasallaje se contraía por el hecho de besar la mano al señor” (Luis GARCÍA DE VALDEAVELLANO, Señores y burgueses en la Edad Media hispana, Madrid: Real Academia de la Historia, 2009, p. 98).

20 Al contrario de lo que ocurre en el Poema de Fernán González, en las MR se escenifica la relación de vasallaje de los castellanos para con el conde, incluso antes de que se produzca la independencia de Castilla, como lo demuestran los versos 15-16: “e todos al conde por señor bessaron la man /Este conde Ferna[n]d Gonzalez, después que en Castilla fue alçado […]”.

21 A. MONTANER, ed. cit., versos 7 y 9, p. 104.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Marta Lacomba, « El héroe y la verdad. El valor demostrativo de la analogía narrativa en las Mocedades de Rodrigo », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 11 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/32233 ; DOI : 10.4000/e-spania.32233

Haut de page

Auteur

Marta Lacomba

Université Bordeaux Montaigne
AMERIBER (EA3656)

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals