Navigation – Plan du site
Preuve/Épreuve : démonstration de la vérité en péninsule Ibérique (XIIIe-XVe siècle)
II. Élaboration des preuves dans le récit et effet de réel

“Era por Alexandre tod’esto demostrado”: ¿pruebas verídicas y pruebas engañosas en el Libro de Alexandre?

Gerardo R. Altamirano

Résumés

El Libro de Alexandre es un texto de s. XIII, que se escribió en la España medieval. En este escrito, el autor pretende demostrar que, en el Alexandre, algunas de las situaciones que se ponen a prueba son aceptadas, pero eso no significa que el macedonio gane la prueba. El articulo esta dividido en tres apartados. En el primero, el autor da cuenta de la historia textual de la obra y también dedica ciertas líneas al Estado de la cuestión del texto; mientras que, en la segunda parte, nos guía a conceptos etimológicos de los términos prueba, evidencia y demás. En el tercer apartado se centra en algunas pruebas expuestas en el Libro de Alexandre.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Desde aquí, abreviaré, según convenga, el título de la obra como LA, el Alexandre o el Libro.

1De los elementos temáticos y subtemáticos que integran la monumental obra que, de acuerdo con los estudiosos del tema, inaugura la escuela poética del Mestre de Clerecía –el Libro de Alexandre–, pocos se han centrado en la crítica e investigación sobre aspectos relacionados con las demostración y probación de la verdad.1 En este escrito, tengo como objetivo evidenciar que algunas de las pruebas que pueden hallarse a lo largo ciertos pasajes que integran esta narración, y que se encuentran relacionados directamente o indirectamente con la naturaleza ambivalente del personaje principal, son pruebas “pruebas engañosas” y, por tanto, no superadas, en el terreno de la legitimidad: aunque parezcan, a veces, pruebas “verídicas”. Para lograr este objetivo, he dividido el presente escrito en tres apartados: en el primero, expongo las generalidades de la obra, así como un aproximado Estado del arte; en el segundo, me centro en algunos aspectos etimológico-conceptuales de los términos prueba, demostración y evidencia; e, igualmente, en algunos ejemplos que podemos encontrar en cierta literatura medieval; mientras que, de modo final, en el tercer y último apartado, me dedico a exponer algunas pruebas “verídicas” y otras engañosas en el texto que, para la España del siglo xiii, relató la biografía ficticia de Alejandro de Macedonia.

El Libro de Alexandre, generalidades de la obra y aproximación a un Estado del arte

  • 2 Con la abreviatura c. abrevio el término cuaderna que se refiere al grupo de cuatro versos alejandr (...)

2Entre los textos de materia clásica que se produjeron en la España del siglo xiii, un lugar especial lo ocupa el LA; obra escrita hacia 1270 que consta de 10 700 versos, ordenados en 2 675 tetrástrofas. Este texto inaugura la escuela poética del Mester de Clerecía; cuyo manifiesto, para los especialistas, se refleja en la c.22

3La historia genético-textual de esta obra se remonta al siglo iii d.C, cuando alguien escribió Vida y Hazañas de Alejandro de Macedonia, texto por mucho tiempo atribuido a Calístenes de Olinto (ca.360-a.C.328 a.C.); pero a quien la crítica ha decidido denominar “Pseudo Calístenes”. Ese texto constituyó la base de muchos relatos legendarios –escritos en latín y en lenguas neolatinas– que giraron en torno al macedonio.

4En un esbozo de la trayectoria textual; Julio Valerio (S. iv), tradujo la obra del griego al latín, denominándola: Rex Gestae Alexandri Macedonis. Sin embargo, este texto no fue muy difundido en la Edad Media. Caso contrario sucedió con una versión latina llamada Historia de Proeliis: obra del siglo x, en la que se basaron muchos romanceamientos de la vida del conquistador. Durante los siglos xi, xii y xiii, esa obra fue determinante para dar a conocer y acrecentar la leyenda del macedonio, ya que –por un lado–, sirvió como fuente para proyectos enciclopédicos, como los textos alfonsíes; mientras que, por otra parte, se tradujo –íntegra o fragmentariamente– a diversas lenguas europeas. En el ámbito francés del siglo xii, estas traducciones dieron paso a una serie de escritos en lengua romance, pero también a una versión latina que utilizó el creador del LA como uno de sus hipotextos más próximos: la Alexandreis o Alejandriada de Gautier de Châtillon (ca.1184).

5Con estos antecedentes, siglos más tarde, la leyenda de Alejandro se adentró en los territorios literarios más allá de los Pirineos, donde se retomó no sólo en la Estoria General, de Alfonso x el sabio; sino también en el Libro de Alexandre.

6A grandes rasgos, esta obra narra la vida de Alejandro de Macedonia: desde su nacimiento y educación, a cargo de Aristóteles, en la corte de Pella; hasta su muerte gloriosa, no dejando a un lado las victorias contra Dario iii, rey de los persas; y Poro, monarca de los indios, así como su posterior gobierno sobre el mundo conocido para su época. La obra se caracteriza no sólo por la adaptación contextual o medievalización, sino también por la inclusión de aspectos de mirabilia.

7En la actualidad se conservan algunos fragmentos breves y tardíos del Libro, así como dos manuscritos medievales. Igualmente, hasta el día de hoy, existen, por lo menos, cinco ediciones modernas, entre las que destacan la de Cañas Murillo y la de Casas Rigall, tanto por ser las más actuales, como por los estudios introductorios y ecdóticos – esto último en el caso de la edición de Casas Rigall–, así como, en general, por los análisis críticos a la obra.

8Independientemente de las ediciones, la existencia de los dos manuscritos y los fragmentos, su cotejo y lecturas han traído algunas polémicas de diversa índole entre la crítica, lo cual ha dado como resultado una serie de reflexiones que apuntan a temas de debate, susceptibles también de agruparse en ciertas categorías, como se muestra en la siguiente lista:

  1. El LA, su autor y fecha de composición

  2. El LA y los estudios lingüísticos y de retórica

  3. El LA y su contextualización

  4. El LA y los estudios de Literatura Comparada

9La discusión acerca de la autoría y la fecha de composición de la obra representa la polémica más antigua entre la crítica moderna. No obstante, actualmente se ha llegado a ciertos acuerdos, entre los que destaca el hecho de considerar anónimo al autor de la obra y datar su escritura hacia la segunda mitad del s. xiii.

10En cuanto a los estudios lingüísticos y de retórica, uno de los primeros aspectos en los que se centró la crítica fue el determinar las marcas dialectales aragonesas y leonesas de cada manuscrito. También, bajo este rubro, en la última década, la crítica se ha centrado en aspectos retóricos de la obra, como los análisis que versan sobre la estructura del discurso o métodos de elaboración de éste. Acerca de la relación del LA y su contexto, desde la segunda mitad del siglo xx y hasta la fecha, la crítica ha esclarecido cómo la obra fue útil de manera extratextual.

11Finalmente, encontramos los estudios comparatistas que, a su vez, pueden agruparse en tres categorías con posibilidad de subdivisiones; y en las que podríamos ubicar, para efectos del ensayo que aquí propongo, aquellos que se relacionan con aspectos tematológicos, pues la probación o demostración de la verdad, en literatura, puede ser estudiada como un motivo literario constante en la tradición, como se tratará de demostrar más adelante, de diversos textos antiguos y medievales. De esta suerte, las tres categorías que propongo son:

  1. Reflexiones comparativas de fuentes e influencias del LA

  2. Reflexiones comparativas dedicadas a pasajes específicos

  3. Análisis comparativos de naturaleza tematológica (temas y motivos)

12Con lo que respecta al tema de las pruebas, habría que señalar que poco se ha trabajado este aspecto con relación a este texto. No obstante, también hay que mencionar que no es algo en lo que nulamente se haya enfocado la crítica. De esta suerte, Casas Rigall, en 2009, publicó “Sentencia y auctoritas: del Libro de Alexandre al Libro de Buen Amor”, en donde plasma algunas ideas que resultan interesantes para el tema de las pruebas en literatura medieval, tal es el caso de recordar que:

  • 3 Juan CASAS RIGALL, «Sentencia y auctoritas: del Libro de Alexandre al Libro de Buen Amor», Revista (...)

Ya Aristóteles (Retórica , II, 21-24) dedica al concepto una sección preferente en el seno de las pruebas argumentativas intratécnicas -aquellas que dependen de la habilidad oratoria, frente a las pruebas extrínsecas, emanadas de las propias circunstancias (por ejemplo, la declaración de un testigo)- . En tal dominio, junto con el paradigma -el exemplum, prueba por analogía- y el entimema -prueba por deducción-, la gnomé o gnomologia -la sententia latina-, en cuanto afirmación sobre lo universal a propósito de las acciones humanas, es uno de los instrumentos del orador para sostener una tesis y rebatir los planteamientos del adversario.3

13Más adelante, Casas Rigall desarrolla el tema de la sententia y la argumentatio ad auctoritas, tomando en cuenta que incluso las paremias, pues:

  • 4 Ibid.p.80

Tanto para Aristóteles como para Quintiliano, el argumento de autoridad no se halla necesariamente en las palabras de un individuo señero, sino que puede encontrarse en la tradición anónima, de ahí que convenga considerar las paremias en el dominio de la auctoritas. Durante la Edad Media, esta idea será refutada en ciertos ámbitos, como la teología, en donde auctoritas y auctor van necesariamente de la mano. Pero, dentro de la creación literaria, incluso en los géneros marcados por el afán didáctico, el argumento de autoridad, al modo clásico, discurre por sendas más variadas4

14Casas Rigall, posteriormente, se centra en algunos casos específicos de sentencias, de autoridad o no, que incluso inauguran la misma obra; pues la famosa c.2 afirma, “sentencialmente”, que es obligación de todo hombre compartir su saber.

  • 5 Libro de Alexandre, ed. Juan Casas Rigall, Madrid, Cátedra, 2007, c.2382.

15Mucho más interesante para este trabajo es el desfile de auctoritates a las que remite el autor del LA, para probar diversos aspectos mínimos de la obra, como cuando utiliza a Catón para comprobar los peligros de la embriaguez5; o bien, aún de mayor interés, las varias veces en las que el autor de la obra alude a un “en escripto yaz’ esto”, con el fin de poner como prueba de autoridad a la palabra escrita en ese remoto siglo xiii, en el que, por encima de la palabra oral, la escritura, incluso en términos legales, estaba cobrando mayor valía.

  • 6 Amaia ARIZALETA, «Ejercicios de estilo en la Corte castellana: pruebas del crimen y palabras de cas (...)

16Un año después de la investigación anteriormente referida, Arizaleta, en 2010, publicó “Ejercicios de estilo en la Corte castellana: pruebas del crimen y palabras de castigo (tres ejemplos del siglo XIII)”6, un artículo en el que la autora utiliza tres textos hispánicos, aunque de orígenes distintos, más o menos contemporáneos (El Sendebar, el Libro de Alexandre y el Libro de Apolonio), para hablar de la impartición de justicia –entendida por la palabra castigo en sus dos acepciones, punición y consejo– por parte del rey, ante quien se debe evidenciar un crimen o pecado, cometido por alguien. Así, señala la autora: “los pecados o crímenes (según la perspectiva de cada autor y su inserción en el mundo) que se representan en los textos estudiados pueden, creo, dividirse en dos grandes categorías: los que atentan a la integridad física del soberano y los que pueden quebrantar la continuidad del linaje.” (63)

  • 7 Ibid. p. 61.

17Si bien es cierto que la autora cita y remite a ciertos pasajes como la célebre adivinanza del Libro de Apolonio, y bajo la cual se esconde el secreto del incesto; o bien, la supuesta paternidad de Neptanebo en el LA¸ habría que señalar, y la misma autora lo hace de ese modo, que, en gran medida, no obstante, se centra en la obra mandada a traducir por don Fadrique, es decir el Sendebar. En este sentido, el estudio de los aspectos relacionados con las pruebas, mayoritariamente, se basa en la diatriba hacia el príncipe y el consecuente debate, casi judicial, por su culpabilidad o inocencia, cuyas argumentaciones o pruebas son, lo sabemos, cuentos; es decir, elementos hechos de palabras. En este sentido, aunque en el artículo también se haga alusión a pruebas materiales, “dichas pruebas materiales configuran nuestros textos en muy menor medida que las pruebas verbales, ya que es, precisamente, el saber dependiente de la palabra el que adquiere naturaleza de prueba.”7

18 Tomando en cuenta lo anterior, resulta interesante realizar un trabajo sobre las pruebas en el Libro de Alexandre, pues a diferencia de otros temas o aspectos relacionados con el texto, como se ha visto, la crítica poco se ha ocupado del tema. No obstante, antes de abordar el texto, me parece conveniente realizar un acercamiento etimológico y conceptual al término prueba y ofrecer, como lo haré en el siguiente apartado, algunos ejemplos de ellas en literatura medieval.

Acercamiento etimológico-conceptual al término prueba y algunos ejemplos en literatura medieval

19Para hablar de la prueba o las pruebas, como tema o motivo literario, es inevitable y, de algún modo necesario, remitirse a aspectos etimológicos y conceptuales. De este modo, hay que recordar que el término prueba proviene del latín probare que significa ensayar, examinar o comprobar. Este término, a su vez, deriva de probus, es decir bueno, honrado o que se puede fiar de él, hecho que ya hermana ese vocablo con el concepto de verdad y con el de honestidad.

20El Diccionario de Autoridades señala que la voz prueba debe entenderse como:

  • 8 Diccionario de autoridades, s.v. Prueba. Las negritas son mías.

La razón, argumento, instrumento u otro medio con que se pretende demostrar y hacer patente la verdad o la falsedad de alguna cosa. Lat. Probatio. Argumentum. Ratio […] se toma asimismo por indicio, señal o muestra, que se da de alguna cosa. Lat. Indicium. Signum. […] Significa también el ensayo o experiencia que se hace de alguna cosa. Lat. Experimentum. Periculum […] En lo forense es la justificación del derecho de alguna de las partes, hecha por declaraciones de testigos o por instrumento. Lat. Probatio”.8

  • 9 El verbo mostrare, en latín –mismo del cual deriva el verbo castellano demostrar–, implica también (...)

21Como se observa en la cita anterior, semántica y pragmáticamente, el termino prueba debe asociarse, también, con el concepto de demostrar; pues una prueba implica, de algún modo y por lo regular, una acción.9 Aunado a ello, a mi parecer, a ese término también debe asociársele el de evidencia, sustantivo que en sí mismo implica un acto visual; ya que, además del prefijo ex –que, como sabemos, proviene del griego ek y quiere decir poner fuera, también puede dilucidarse la presencia del verbo latino video, vides, videre, en la composición de ese vocablo, lo cual nos daría como resultado algo como poner fuera eso que se ve, incluso no sólo por la vista, en tanto sentido externo; sino, de manera mental o intelectual.

22Esto resulta interesante, pues, asociados con el término prueba, ambas voces –demostrar y evidencia– implican un acto visual; es decir, la verdad –entonces– debe ser comprobada mediante la vista física o intelectual, gracias a la presencia de un objeto o bien de un acto visible e incluso, podemos añadir, de una argumentación sólida, una testificación o una descripción tan vívida que lo narrado se convierta casi en algo potencialmente visto.

  • 10 Op.cit., s.v. Demostración.

23Tomando en cuenta lo anterior, con respecto al término demostración, el Diccionario de Autoridades señala que se trata de: “El argumento que hace evidente alguna cosa. Viene del Latino Demostratio, que significa esto mismo […] Se toma también por señal que hace physicamente [SIC] evidencia a los sentidos de alguna cosa.”10

24De igual modo, este mismo Diccionario, con respecto al término evidencia, señala que ésta es una: “Manifestación, demostración, prueba clara y visible de alguna cosa. Es voz latina Evidentia.” (Diccionario de autoridades, s.v. Evidencia. Las negritas son mías). En resumen: prueba, demostración y evidencia son términos bastante relacionados y que, de alguna manera, en la lengua española, por lo menos en Hispanoamérica, se han convertido en parte de la sabiduría popular al configurar ciertas paremias que implican la asociación semántica prueba-vista-verdad, como en los siguientes ejemplos: “Uno como Santo Tomás, hasta no ver, no creer”, “Corazón que no ve, corazón que no siente”, “Tener los pelos de la burra en la mano”; “Quitarse la venda de los ojos!”, etc…

25En efecto, la demostración de la verdad parecería estar ligada a un acto visual o, de menos, pretendidamente de esa naturaleza. No obstante, aquí estamos olvidando algo que nos caracteriza a los seres humanos: la lengua natural y, con ello, su instrumento, la palabra.

26La palabra, ya lo sabemos, es un instrumento de doble filo. Puede beneficiar o perjudicar, tanto a los otros como a uno mismo. En ese sentido, la palabra es, muchas veces, artificiosa. Es decir; no natural, no ligada al pensamiento volitivo e inmediato ni al flujo de la conciencia, sino a una acción y a un objetivo específico: mentir o ficcionalizar, uno de los 16 rasgos que caracteriza a todas las lenguas naturales y que Company y Cuétara Pride denominan Prevaricación, de esta suerte, los autores señalan:

  • 11 Concepción COMPANY COMPANY, y Javier CUÉTARA PRIDE, Manual de gramática histórica, México: UNAM, Fa (...)

Este rasgo está fuertemente asociado y depende en gran medida del rasgo de desplazamiento o libertad de estímulo. Prevaricación es la capacidad de mentir, esto es, de desplazar la relación esperada entre significante y significado. Los seres humanos no sólo somos capaces de comunicar realidades por las que no hemos sido directamente estimulados (libertad de estímulo o desplazamiento), sino que podemos crear o inventar realidades inexistentes. Los signos pueden emplearse para usos ajenos u opuestos a sus referentes apropiados. Se trata, como decimos, de un des­plazamiento de la relación esperada entre significante y signifi­cado, a la vez que de un desplazamiento del signo con lo refe­rido. Este rasgo junto con otros —sobre todo libertad de estímulo y arbitrariedad— posibilita hacer chistes, ficción, literatura, y también formular hipótesis científicas. Sin los rasgos de prevaricación, libertad de estímulo y arbitra­riedad las lenguas naturales serían muy poco versátiles ya que sólo podríamos hablar de los referentes que están ante nosotros.11

27La prevaricación, aunada al concepto de enargeia –además de otros como argumentar e incluso testificar, en tanto verbos de comunicación–, podría entonces traernos a un mundo de pruebas engañosas o triunfo de la mentira, gracias a la palabra. En resumen, entonces, podemos hablar de pruebas verdaderas y pruebas engañosas en un sinfín de textos literarios. Pero centrémonos, por ejemplo, en los textos medievales y en el primer rubro, las pruebas verdaderas, para las cuales la literatura hagiográfica puede ser un prolífico terreno de estudio, siempre y cuando se tome en cuenta que su campo de acción es la fe.

  • 12 Cuando se habla de literaturas de milagros; estos, por antonomasia, ya implican pruebas y actos o c (...)
  • 13 Gonzalo de Berceo. Los Milagros de Nuestra Señora, Madrid: Cátedra, 2000. c.354ab

28En el basto corpus de literatura hagiográfica hispánica, un lugar especial lo ocupan Berceo y sus Milagros de Nuestra señora.12 En esta obra, se lee el milagro de “El judezno”, que nos cuenta la breve historia de un niño judío, habitante de Borges o Bourges en Francia. Este niño acude a una especie de escuela pública (“Tenié en essa villa, ca era menester,/ un clerigo escuela de cantar e de leer”) 13, donde juega y convive con otros niños de su edad. Pues bien, el día de Pascua, viendo que todos los demás niños comulgan, al niño judío también se le ocurre tomar el Corpus Christi.

29De esta suerte, cuando llega a su casa, el padre se enfada con él, por haber llegado tarde; y la situación empeora cuando, por voz del propio niño, el progenitor se entera de que su hijo hubo comulgado; por lo que, acto seguido, el padre enciende un gran horno que tenía en casa y mete ahí al niño para quemarlo vivo. El texto nos dice lo siguiente:

  • 14 Op.cit. cc.365-369

El fuego porque bravo fue de grand cosiment,
no li nuzió nin punto,
mostróli buen talent;
el ninnuelo del fuego estorció bien gent,
fizo un gran miraclo el Rey omnipotent.

Yazié en paz el niño en media la fornaz,
en brazos de su madre non yazrié más en paz,
non preciava el fuego más que a un rapaz,
ca’l fazié la Gloriosa companna solaz

Issió de la foguera sin toda lissïón
non sintió calentura más que otra sazón;
non priso nulla tacha, nulla tribulación,
ca pusiera en elli Dios la su bendición.

Preguntáronli todos, judíos e cristianos
cómo podió venzer fuegos tan sobranzanos
,
quando él non mandava los piedes ni las manos
quí lo cabtenié entro, fiziésselos certanos

Recudiólis el niño palavra sennalada:
La duenna que estaba enna siella orada
con su fijo en brazos sobre’l altar posada,
éssa me defendié que non sintié nada.14

30En efecto; es gracias a la virgen que el niño se salva del cruel arranque de ira por parte de su padre. Más interesante resulta centrarnos en aspectos señalados ya en negritas dentro de la cita. El primero de ellos se encuentra en la c.365b, pues el autor utiliza uno de los vocablos que hemos relacionado con los conceptos de prueba y verdad; la voz demostrar, que implica verificación de la verdad. Así, en el relato del niño judío, el fuego en el horno no lo quema, ni le provoca ninguna inquietud: Esto “mostróli buen talent”, es decir “demostró su gran Don”, pues de alguna forma, es un elegido. En segundo lugar, se encuentra la palabra miraclo, en c.365d, y, como hemos observado, es un sustantivo que se relaciona, primero, con un acto de visión, pero que debe confirmarse y consagrarse, en tanto acto divino, por medio de la expectación de otro u otros. De ahí que las dos últimas cuadernas, nos lleven al efecto propagandístico del milagro, pues éste ha sido presenciado o evidenciado, tanto por judíos como cristianos que, entonces, dan por verídica la anécdota que el niño cuenta y también dan por superada la prueba, digamos, de modo testimonial.

  • 15 Los textos de Narrativa Caballeresca Breve (NCB) son un grupo de, al rededor, veinte historias brev (...)

31Algo similar, aunque no se trate de una hagiografía, ocurre en el texto de Narrativa Caballeresca Breve titulado “La reina Sebilla”.15 En resumen, se trata de una obra corta que, como todas las obras de esta naturaleza, hacia finales del siglo xv y principios del xvi, ya se vendía como literatura de cordel y cuya primera parte, grosso modo, nos narra las peripecias de la reina homónima, esposa de Carlomagno, quien, después de ser calumniada de adulterio por un enano, es juzgada y sentenciada a morir quemada. De esta suerte, después de que la reina afirma que está en cinta del Rey Carlomagno, el texto indica:

  • 16 Nieves BARANDA, Historias caballerescas del siglo XVI, Vol.I, Madrid, Turner. p.424

E luego mandó el rey a poner un tapete cab’el fuego y mandó que traxessen aí la reina en el tapete y que la despojassen salvo la camisa. Agora la aguarde el Señor que nació de la Virgen Sancta Madre que no sea destruida. E la reina estando en el tapete parcia la más bella cosa del mundo, pero estava bermeja por el gran fuego que estava delante della. Y acatava la grande gente que estava delante della y de la otra parte del fuego muy espantoso y dixo: ‘Señores, por aquél Señor que tiene el mundo en poder, que si yo vos erré en alguna cosa, porque mi ánima no sea en pena, que me lo perdonéis porque Nuestro Señor Jesuchristo vos perdone el día del juicio y vos dé por ello buen galardón.’ Y el pueblo y los ricos hombres que oyeron hablar así la reina Sebilla començaron a hacer por ella gran duelo, y lloraban dueñas y donzellas y toda la otra gente. 16

32Resulta interesante observar que, pese a no ser un texto hagiográfico, el relato pareciera acercarse a este género, pues prácticamente relata un milagro. Así pues, como he dejado señalado en la cita mediante las negritas, en ese tapete ardiente, la reina, al igual que el niño judío, tampoco sufre daño alguno; sino que –aún más– su belleza incrementa: es casi la belleza de un alma en el Purgatorio que sufre, pero demuestra su hermosura interior. El acto se torna absolutamente visual, sobre todo por el uso de dos verbos de visión parecer y acatar. Posteriormente se suscita el breve discurso de captatio benevolentiae por parte de la soberana injuriada y esto termina por convencer a sus espectadores y auditorio de su inocencia. Luego, se produce, finalmente, una compasión grupal y asertiva, muestra de que la prueba ha sido superada: el pueblo cree en la inocencia de la reina y es quizás por ello que Carlomagno decide no quemarla viva, aunque sí expulsarla.

33El motivo de la reina injuriada y la prueba de castidad, empero, para los tiempos en que se escribió ese relato ya estaba consolidado en literatura. En ciertas obras medievales, quizás un ejemplo que resulte útil, pero con aspectos contrarios al anterior, lo encontremos en la versión de Tristán e Iseo, de Tomás de Inglaterra.

34Como se sabe, las múltiples narraciones sobre Tristán e Iseo – o Isolda, para muchas versiones– cuentan la historia de amor trágico entre los protagonistas quienes, después de beber un filtro amoroso, no pueden dejar de amarse y desearse el uno al otro, a pesar de que Iseo está comprometida y, después, casada, con Marc, tío de Tristán. En la versión de Tomás de Inglaterra, varias son las ocasiones en que los varones de la corte advierten al rey Marc sobre las infidelidades de Iseo y piden que compruebe su fidelidad. Así pues, en la versión que he elegido, en una ocasión, esos mismos varones, viéndose ya desesperados por la incredulidad del rey, exigen una prueba: la confesión de la reina, frente al rey Arturo y ciertas reliquias. Así, Iseo idea un plan para cumplir con la prueba y esta consiste en que Tristán se disfrace de leproso, para que Iseo pueda afirmar, como se verá, algo que la salvará. Así pues, gracias al sirviente Perinís, Tristán se entera de los planes de Iseo. El día de la prueba llega y ésta se hace, por determinadas circunstancias, en un vado enlodado, Iseo llega montada –debido a las condiciones del terreno y a una supuesta muestra de cortesía– en un leproso en el que nadie reconoce a Tristán. La corte de Arturo está ahí y también la corte del rey Marc; incluso, para darle carácter sagrado a la confesión, hay ahí unas reliquias de san Hilario. Todos se encuentran a la expectativa de lo que tiene que decir la reina quien, hábilmente y realizando –como Sebilla– un acto de captatio benevolentiae, afirma y atestigua:

  • 17 Tomás de Inglaterra et al, Tristán e Iseo, Madrid: Siruela, p.126.

–Señores –dijo ella–, por la gracia de Dios, aquí veo las sagradas reliquias. Oíd ahora mi juramento del cual el rey tendrá garantías. Con la ayuda de Dios y de San Hilario, por estas reliquias y este relicario, por todas las que están y por todas las que hay en todo el mundo, [juro] que entre mis muslos no entró ningún hombre, excepto el leproso que me llevó a cuestas por el vado y el rey Marco, mi marido. A ellos dos excluyo de mi juramento y no excluyo a nadie más; hay dos hombres de los que no me puedo exculpar: el leproso y el rey Marco, mi marido. El leproso estuvo entre mis piernas […] si alguien quiere que haga algo más, estoy presta aquí mismo.17

35Ante estas palabras desafiantes y ante tal acto de solemnidad, el público espectador tiende a bien creer en las palabras de la reina. Así, los asistentes afirman:

  • 18 Ibid. p.127.

–Dios mío –dicen– con qué arrogancia ha jurado; ha actuado según el derecho. Ha dicho más que lo que le pedían y exigían los traidores. No le hace falta justificarse más que lo que habéis oído, nobles y plebeyos, respecto al rey y su sobrino. Ella ha jurado y prometido que nadie estuvo entre sus muslos excepto el leproso que la llevó a cuestas y el rey Marco, su marido. ¡Maldito sea quien no la crea! 18

36Iseo, en efecto, logra salvar la situación mediante una falacia pues, a pesar de la “mentira”, afirma la verdad; ya que los asistentes desconocen que el leproso que estuvo entre las piernas de la reina también es Tristán. Por tanto, podemos afirmar aquí un tipo de pruebas que resultan superadas, aunque con medios engañosos. Algo similar, aunque claro, con sus especificidades, nos encontraremos en el Libro de Alexandre, en cuyas pruebas verídicas y engañosas me centraré en el siguiente y último apartado.

¿Pruebas verídicas y engañosas en el Libro de Alexandre?

37En el Libro de Alexandre, los actos y ejercicios para evidenciar la verdad comienzan casi desde un principio de la obra: cuando el narrador da cuenta, en efecto, del nacimiento del héroe y su arribo al mundo. De esta suerte, resultan bien conocidos los signos que preceden y anuncian el nacimiento de Alejandro: el aire se rarifica, el sol oscurece, el mar se altera, la tierra tiembla; además de suscitarse otro tipo de presagios zoológico-teratológicos como la lucha entre dos águilas reales: o bien, el nacimiento de seres aberrantes como lo indica la siguiente cita:

  • 19 El Libro de Alexandre, ed. Juan Casas Rigall, Madrid, Cátedra, 2007, c. 10. Las negritas son mías.

En tierras de Egipto – en letras fue trovado –
fabló un corderuelo que era rezient nado,
parió una gallina un culebro irado;
era por Alexandre tod’esto demostrado. 19

38Además de señalar un presagio que evidencia que algo extraño está pasando en el mundo, hay que tomar en cuenta de esta cita ciertos detalles: como la mención a Egipto, al cordero y a la gallina-culebra o serpiente. En mi opinión, estos tres elementos son demostraciones –el mismo autor alude a ese vocablo en el último verso de la cita– del destino del héroe que si bien, y en efecto, conquistará Egipto; durante toda su existencia demostrará una naturaleza y personalidad ambivalente; esto lo deduzco por los signos zoológico-teratológicos que anuncian el nacimiento de Alejandro: por un lado, el cordero como símbolo crístico, pero resulta atemorizante, pues es parlante; más la unión de un gallo con algún reptil, hecho que, siguiendo cualquier bestiario medieval, engendra un basilisco, el rey de las serpientes que, en el pensamiento del hombre de la Edad Media, estaba relacionado con el Mal. Por tanto, y desde un inicio de la obra, el narrador nos sugiere, mediante pruebas o, mejor dicho, demostrationes, que Alejandro es un personaje tremendamente ambivalente. Sí, victorioso ante un mundo que él mismo está destinado a cambiar; mas preso, de uno de los pecados más detestables para el cristianismo medieval, la soberbia.

  • 20 Ibid.c.108-119. Las negritas son mías.

39Posteriormente a los acontecimientos narrados con anterioridad, la primera prueba superada propiamente por el macedonio mismo, y que lo confirma como gobernante seguro y triunfante, es la doma de Bucéfalo.20 Efectivamente, dentro de la larga tradición de literatura alejandrina, un lugar especial lo ocupa el célebre caballo de Alejandro, cuyos orígenes se narran en la obra hispánica, del siguiente modo:

  • 21 Ibid.c. 111. Las negritas son mías.

Un rey de Capadocia – el nombre he olvidado –
Óvol al rey Phillipo en present enbiado;
domar nunca’l pudieron, ca así fue adonado,
quisquier quel’ cvavalgasse serié rey venturado.21

40La prueba está señalada en la cita en negritas: “cualquiera que pueda cabalgar a Bucéfalo será rey”. A diferencia de lo que dicta la tradición literaria alejandrina –es decir, que la naturaleza rebelde y agresiva del caballo se debía al temor que le causaba su propia sombra, por lo que Alejandro se la muestra y con ello gana la confianza de la bestia y ésta se deja montar–, el autor del Libro de Alexandre no hace mención alguna a un Alejandro empático con el animal; sino que, por el contrario, la demostración y superación de la prueba se realiza por medio de una escena violenta que, empero –en el interior del texto, es celebrada y aceptada por los súbitos macedonios. De esta suerte, se lee en la obra:

  • 22 Ibid.c. 115-117. Las negritas son mías.

El infant sopo nuevas del caballo tan fiero
dixo: “
Nol prendrá omne si yo non lo prisiero,
creo que será manso luego que yo l’oviero,
perderá toda bravez quando en él subiero”

Priso maço de fierro, quebrantó los berrojos;
bucifal, quand lo vido, enclinó los jenojos,
encorvó la cabeca e abaxó los ojos;
catáronse los omnes todos ojos a ojos.

Entendió el caballo que era su señor,
perdió toda braveza, cogió todo sabor,
dexósele manear todo aderredor;
todos dizien: “Aqueste será emperador”22

41El pasaje, como veremos posteriormente, se asimila al del Nudo Giordano, pues Alejandro, sabedor de ciertos rumores acerca de quién sería el gobernante de su mundo, utiliza, más bien, la violencia para demostrar que él debe ser el elegido. Pero, ¿realmente esto es una demostración o una prueba de verdad? ¿Acaso no nos están engañando el personaje y su naturaleza soberbia y ambivalente? Alejandro, en efecto, logra domar a Bucéfalo, pero esto se realiza por medio de la violencia, no existe un rasgo conciliatorio entre la naturaleza del animal y la heroicidad del personaje. La prueba de la doma de Bucéfalo, en la obra hispánica, por tanto, es realmente una mentira. Alejandro no ganó esa prueba que lo demostrara como un buen regente del mundo conocido, como un buen rey. Alejandro utilizó ciertas artimañas, como será continuo en esta obra, para lograr que las pruebas se superen, pero no de forma natural.

42Otra de las pruebas que se halla presente en el Libro de Alexandre se encuentra en la amplia digresión o excursus sobre la guerra de Troya (cc.322-771). Ésta, tal como se sabe por el mito grecorromano, tiene como origen el Juicio de Paris; después de que, en las bodas de Tetis y Peleo, Eris lanzara una manzana de oro que llevaba escrita sobre su superficie “para la más bella”. Lo anterior desata la discordia entre tres diosas principales: Juno, Minerva y Venus, quienes compiten para ganar la presea. Por su parte, la diosa del amor, para lograr su cometido, utiliza ciertas tretas que, en la obra, son descritas así:

  • 23 Ibid.c. 378-379. Las negritas son mías.

Por mostrar que non eran las otras sus parejas,
alcolofó los ojos, tiñós’ las sobreçejas,
cubrióse de colores blancas e bermejas,
cargó sortijas d’oro en amas su orejas.

Descubriose la faz quand’ ovo de fablar,
catava contra Paris, començó de çeñar.
Dixo: “Si quieres, Paris, el derecho judgar,
Ya lo vees por ojo qui la debe levar.” 23

  • 24 Una de las claves para entender ese pasaje es el verbo alcofolar que, como señala Cañas Murillo, en (...)

43Parafraseando la cita anterior: para demostrar que las otras diosas no eran sus iguales, Venus pintó sus ojos y se pintó las sobrecejas. Se cubre de colores blancos y bermejos. Es decir, se maquilla.24 Se pone algunas joyas en los oídos; y cuando tiene que hablar, se descubre a sí misma y, viendo directamente al troyano, como si fuese un reto, le dice: “Paris, si quieres otorgar por derecho la presea a quien es la más bella: ahora ya lo ves, por ojo, quién la debe llevar.”

44Como se observa en la cita, la evidencia se consolida por medio de un acto de visión, la visión de Paris y su el consecuente acto de otorgar la manzana a Venus, acto que implica la superación de la prueba, por parte de la diosa del amor. Lo interesante, empero y a mi parecer, es que la competencia se haya ganado, nuevamente, por el artificio. Esto, por un lado. Sin embargo, más interesante resulta recordar que, de alguna manera, y de modo intratextual, Paris es una especie de avatar o personaje espejo del mismo macedonio. Él mismo, tanto en la leyenda griega como en la obra del mester de clerecía es llamado, antes de que los reyes de Troya lo reconozcan como su hijo, también Alejandro.

45La tercera prueba que me interesa resaltar en este trabajo es el pasaje conocido como “El nudo Giordano” y que se relaciona con una leyenda de origen griego, según la cual un hombre llamado Giordas, al fundar la ciudad de Giordo, capital del antiguo reino de Frigia, deja en el templo de Zeus su carro y, atados a él, su lanza y el yugo que uncía a los bueyes. Esta unión la logra mediante un intrincado nudo, atado de manera tan complicada que, según los oráculos, aquél que pudiese desatarlo tendría que ser, por derecho divino, regente de todo Oriente. Así pues, Alejandro, tal como lo relatan algunos textos antiguos de tradición alejandrina, en su camino para conquistar a los persas, llega a Frigia y se entera de la leyenda. El macedonio del texto hispánico, tal como lo cuentan los hipotextos, decide resolver el conflicto de un modo particular. De esta suerte, en la obra hispánica se dice lo siguiente:

  • 25 Ibid.c. 378-379. Las negritas son mías.

Estava en un templo un laço enredado,
fuera bien en el tiempo de Midas enlaçado,
era de fiera guisa vuelto e encantado
el imperio de Asia y era figurado.

Assí eran los ramos entre sí enbraçados,
non podié saber omne do fueran ajuntados,
semejaba que eran los filos adonados,
mas era fiera cosa como eran travados.

Assí era fadado en escrito yazié
qui soltar lo pudiesse emperador serié,
los emperios de Asia todos los mandarié
omne en tod’ el mundo contrastar nol podrié.25

46Como queda señalado en la cita, mediante las negritas; en primer lugar, parecería que el nudo tan intrincado fuese producto de algún tipo de magia y, por tanto, parecería imposible desatarlo, por lo menos para un simple mortal, (“era de fiera guisa vuelto e encantado”). Por otra parte, en las cuadernas citadas se observa claramente el carácter profético y el vaticino que implica el hecho de desatar el nudo, lo que resulta interesante para este escrito es que, además del adjetivo fadado (relacionado con el fatum o destino), sea también algo que puede ser demostrado por medio de la palabra escrita, ya que, como señala la obra “en escripto yazié”. Es decir, se pone como testigo de la recompensa que se dará al superar la prueba a la palabra escrita. O sea, a los hipotextos o fuentes de las que bebió el anónimo autor del Alexandre. La obra continúa el relato, de la siguiente manera:

  • 26 Ibid.c. 833-836. Las negritas son mías.

Alexandre con gana de tal preçio ganar,
Contendió quanto pudo por el nudo soltar,
Mas tanto non se pudo el señor esforçar
Que pudiesse la puerta de los nudos fallar.

Paráronse los griegos todos mal desarrados,
de conquerir Asia eran desfïuçados;
dizien entre sus cueres:
“Mal somos engañados,
por ojo lo vemos que somos aojados”

El rey Alexandre com’ era perçebudo,
díxoles: “Ya, varones, que yo vos tolré ‘l dubdo.”
sacó la espada, fízol todo menudo,
dixo: “Como yo creo, soltado es el nudo” 26

  • 27 Se trata del Mal de ojo, tan conocido en toda cultura popular; en la obra se expresa así: “Por ojo (...)

47Como se observa en las cuadernas citadas, la ambición de Alejandro se devela al instante e intenta, aunque sin resultados positivos, desatar el nudo. Ante esto; que parece ser una prueba fallida –y que, incluso, tiene una serie de testigos oculares–, los soldados del macedonio se desaniman, pues no creen, entonces, que el griego pueda ser aquél conquistador profetizado e incluso afirman que algún mal pesa sobre ellos.27 Alejandro se da cuenta del desánimo de su tropa y, con el afán de ganarse de nuevo al confianza entre sus soldados, saca la espada para simplemente trozar esos nudos y afirmar, triunfante, “Como yo creo, soltado es el nudo”.

48Sí, el macedonio logra deshacer el intrincado nudo; pero, de nueva cuenta, similar a cómo pasan las cosas en el Juicio de Paris, la prueba es superada tanto por el artificio, como también –de modo similar a cómo suceden los acontecimientos en la doma de Bucéfalo– por la violencia.

49La última de las pruebas que expondré en este escrito, se encuentra, en el LA, antes del pasaje que relata la histórica batalla de Gaugamela. Previo a este encuentro bélico, Alejandro se encuentra con su ejército, mas el clima se rarifica. La obra relata lo siguiente:

  • 28 Ibid.c.1200-1202. Las negritas son mías.

El sol era entrado, ya querié escurecer,
la luna era llena, querié aparecer,
començaronse todas las gentes a volver,
las unas por dormir, las otras por comer.

Aún pora dormir non eran bien quedados,
dellos seýen en çena, dellos eran çenados;
vidieron en la luna colores demudados,
ende baxos e altos, eran mal espantados

Ixió primero negra, non daba claridat,
duróle un gran rato essa obscuridat
después tornó bermeja en otra cualidat,
dizién: “De plan’ es esto signo de mortandat.28

50En la obra medieval se habla, efectivamente, de un eclipse. Un eclipse que se suscita antes de la famosa batalla y que, de alguna forma, produce desánimo en la soldadesca del macedonio. Es por ello que, para calmar los espíritus, Alejandro:

  • 29 Ibid.c. 1208. Las negritas son mías.

Mandó venir los sabios que sabién las naturas,
que entendién los sognos e las cosas escuras;
Mandóles que guardasen segunt las escripturas,
Qué signos demostravan estas tales figuras.29

  • 30 Ibid.c.1210-1232

51En efecto, Alejandro apela al uso de argumentaciones de autoridad para explicar la naturaleza de ese eclipse y eso lo logra mediante la presencia de sabios. Entre ellos, se encuentra Aristánder quien, después de una compleja explicación científica sobre la naturaleza de los eclipses,30 añade lo siguiente:

“Aún decir vos quiero otra absolviçión,
porque nos vos temades de nulla lisïón:
el sol es de los griegos, diré por quál razón,
la luna de los bárbaros que en oriente son


“Quand se cambia la luna por signo demostrar,
A ellos amenaza que les viene pesar;
i el sol turbasse, devriémos nos dubdar,
Mas por eso devemos letiçia demostar

“La negrura demuestre los quebrantos passados,
Los que de nos prisieron, ond’ están façilados;
La bermejura muestra que cras serán rancados,
Perderán mucha sangre, nos seremos honrados”

Fueron todos pagados,
cessó el mal roído,
maestre Aristander fue de todos creído,
fue por essa fazienda el pueblo ençendido,
creçióles gran esfuerço por lo que avién oído.

52Es evidente que, hacia la c.1229d, el autor asimila el imperio persa con Islam, debido al signo de la Luna y el supuesto carácter de infiel. Con el fin de reforzar esta idea, habría que recordar que, para 1270, época en la que más o menos se escribió el LA, el proceso de Reconquista aún estaba en pleno apogeo; rememoremos que, unas décadas atrás, el 12 de julio de 1212, se libró la famosa batalla de las Navas de Tolosa, inicio de la decadencia árabe en España. Aunado a esta información, si bien es cierto que, como se ha dicho, Aristánder explica amplia y científicamente por qué razón se producen los eclipses, resulta interesante fijar nuestra atención en esta última parte del pasaje y estudiarlo a manera de una prueba.

53Como se ha visto en los versos citados, el elemento que teme la soldadesca de Alejandro es visual. Se trata, si lo podemos estudiar así, de una evidencia que los guerreros griegos toman como un mal presagio y, por tanto, una prueba que descansa en la puesta en duda del poder y liderazgo de Alejandro, quien, no obstante, responde con un elemento de autoridad, la explicación de Aristánder, quien no sólo da razones científicas; sino que tergiversa el discurso, o por lo menos lo arregla a conveniencia del emperador griego.

54Bajo las explicaciones del sabio, los soldados aceptan su supuesta supremacía ante el ejército de Dario y los rumores, o “mal roído” de la c.1232ª, sobre la ineficacia de Alejandro como líder bélico, cesan. Por tanto, de nueva cuenta Alejandro se ve a sí mismo triunfante frente a un grupo social. No obstante, como ha sucedido con los otros casos aquí expuestos, ese triunfo, de alguna forma, ha sido manipulado y, si lo observamos desde esa perspectiva, carece de legitimidad, lo que nos indica aquí, de nueva cuenta, una prueba y un triunfo que, más bien, resultan engañosos.

Conclusiones

55En la primera parte de este escrito, he expuesto que las investigaciones literarias a cerca del motivo de La prueba o Las pruebas no ha sido lo suficientemente estudiado, por parte de la crítica que se ocupa de uno de los textos más emblemáticos de las letras medievales hispanas, el Libro de Alexandre. En la segunda parte, he definido los conceptos de prueba, demostración y evidencia, además de otros. Asimismo, he ofrecido algunos ejemplos de pruebas efectivas o verdaderas, así como engañosas en la literatura medieval. Con lo que respecta al tercer punto he expuesto una serie de pasajes que implican más o menos la idea de pruebas que le son impuestas al macedonio o bien a personajes que se relacionan directa o indirectamente con él y que, en su mayoría, son resueltas a favor del conquistador griego, mas con una dudosa legitimidad. En suma, y por lo menos con lo que respecta a los ejemplos aquí propuestos, podemos afirmar, entonces, que el personaje principal, caracterizado por su soberbia, manipula de cierta manera la verdad, mas esto lo hace de modo sutil y, a veces, de manera ingeniosa o bien artificiosa. Sin duda el texto también posee elementos que podríamos considerar como pruebas eficaces y legítimas a favor de Alejandro, en tanto gobernante legítimo; pero esto, a mi parecer, y tomando en cuenta la supuesta personalidad del personaje, son las menos. Por todo lo anterior, habría que afirmar que el Libro de Alexandre nos presenta, por lo menos en los pasajes aquí analizados, a un héroe poderoso que, no obstante, basa su poder en la fuerza y la violencia, así como en el acto de tergiversar la verdad o la naturalidad; en suma, a violentar todo aquello que lo podría probar como buen o mal gobernante; y todo esto lo hace, siempre y claro, a su favor.

Haut de page

Notes

1 Desde aquí, abreviaré, según convenga, el título de la obra como LA, el Alexandre o el Libro.

2 Con la abreviatura c. abrevio el término cuaderna que se refiere al grupo de cuatro versos alejandrinos que caracteriza el vehículo formal de los textos del Mester de Clerecía. A continuación, para citar el texto, anoto el número de cuaderna en arábigos.

3 Juan CASAS RIGALL, «Sentencia y auctoritas: del Libro de Alexandre al Libro de Buen Amor», Revista de Poética medieval, 23, 2009, p.79-107.

4 Ibid.p.80

5 Libro de Alexandre, ed. Juan Casas Rigall, Madrid, Cátedra, 2007, c.2382.

6 Amaia ARIZALETA, «Ejercicios de estilo en la Corte castellana: pruebas del crimen y palabras de castigo (tres ejemplos del siglo XIII)», Clío & Crímen: Revista del Centro de Historia del Crimen de Durango, Nº. 7, 2010, p. 59-72.

7 Ibid. p. 61.

8 Diccionario de autoridades, s.v. Prueba. Las negritas son mías.

9 El verbo mostrare, en latín –mismo del cual deriva el verbo castellano demostrar–, implica también un acto visual, pero más bien se relaciona con el ámbito de las imágenes mentales. Así, hay que tomar en cuenta que uno de sus étimos es mons-mens, es decir, pensar.

10 Op.cit., s.v. Demostración.

11 Concepción COMPANY COMPANY, y Javier CUÉTARA PRIDE, Manual de gramática histórica, México: UNAM, Facultad de Filosofía y Letras, 2008. p. 30.

12 Cuando se habla de literaturas de milagros; estos, por antonomasia, ya implican pruebas y actos o comprobaciones visuales. En este sentido, habría que recordar lo siguiente: el término maravillos como señaló ya Le Goff, en su célebre artículo “Le merveilleux dans l’Occident médiéval”, proviene de las raíces latinas del verbo de visión miror- mirari, ver algo con admiración. Así pues, también Le Goff (460 y ss.) afirma que el milagro o miraculum es lo maravilloso propiamente cristiano y, podemos añadir, la siguiente tesis: Generalmente funciona mediante una estructura constante: un mortal (o un alma, en el caso de los Milagros..) se ve en una situación de peligro, pero es ayudado por una divinidad (en el caso de la obra de Berceo, evidentemente es María), quien lo auxilia y salva. Además de esto, más de una persona pueden comprobar que el milagro tuvo lugar y con ello cobra su naturaleza propagandística.

13 Gonzalo de Berceo. Los Milagros de Nuestra Señora, Madrid: Cátedra, 2000. c.354ab

14 Op.cit. cc.365-369

15 Los textos de Narrativa Caballeresca Breve (NCB) son un grupo de, al rededor, veinte historias breves que se ofrecían, hacia el s. XVI, en las cuerdas de los incipientes puestos de revistas. Por lo que la crítica los ha bien llamado, agrupándolos sin importar su contenido, Literatura de Cordel. Generalmente se trata de traducciones al español de obras breves francesas, como Robert le Diable, que triunfaron en España, por su costo bajo y la sencillez de sus historias.

16 Nieves BARANDA, Historias caballerescas del siglo XVI, Vol.I, Madrid, Turner. p.424

17 Tomás de Inglaterra et al, Tristán e Iseo, Madrid: Siruela, p.126.

18 Ibid. p.127.

19 El Libro de Alexandre, ed. Juan Casas Rigall, Madrid, Cátedra, 2007, c. 10. Las negritas son mías.

20 Ibid.c.108-119. Las negritas son mías.

21 Ibid.c. 111. Las negritas son mías.

22 Ibid.c. 115-117. Las negritas son mías.

23 Ibid.c. 378-379. Las negritas son mías.

24 Una de las claves para entender ese pasaje es el verbo alcofolar que, como señala Cañas Murillo, en su edición a la obra, dentro del glosario de términos, significa: “Alcofolar o alcoholar, ponerse alcohol (polvo finísimo de antimonio empleado por las mujeres para enegrecerse los ojos) en los ojos – costumbre tomada de los árabes” (Libro de Alexandre, ed. Cañas Murillo, p. 604). Otra muestra del uso de ese vocablo lo encontramos, siglos más tarde, en el auto I de la Celestina, cuando, Sempronio regresa a casa de Calisto con la célebre hechicera. Tocan la puerta y el joven le ordena a su sirviente, Pármeno, que vea quién es quien llama a la casa. Al preguntar sobre la identidad de los desconocidos, Pármeno afirma a Calisto: “Señor, [son] Sempronio y una puta vieja alcoholada [quienes] davan esas porradas”. Fernando de Rojas, La Celestina, Madrid: Catedra, 2005., p.108.

25 Ibid.c. 378-379. Las negritas son mías.

26 Ibid.c. 833-836. Las negritas son mías.

27 Se trata del Mal de ojo, tan conocido en toda cultura popular; en la obra se expresa así: “Por ojo lo vemos que somos aojados.”

28 Ibid.c.1200-1202. Las negritas son mías.

29 Ibid.c. 1208. Las negritas son mías.

30 Ibid.c.1210-1232

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gerardo R. Altamirano, « “Era por Alexandre tod’esto demostrado”: ¿pruebas verídicas y pruebas engañosas en el Libro de Alexandre? », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 12 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/32280 ; DOI : 10.4000/e-spania.32280

Haut de page

Auteur

Gerardo R. Altamirano

Universidad Autónoma Metropolitana
Unidad Iztapalapa.

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals