Navigation – Plan du site
Preuve/Épreuve : démonstration de la vérité en péninsule Ibérique (XIIIe-XVe siècle)
IV. Manipulations de la preuve et vérité trompeuse

La *Corónica verdadera del rey don Pedro : « prueba » y « verdad » en torno a un fantasma historiográfico (ca. 1450-1580)

David Nogales Rincón

Résumés

La chronique connue sous le nom de *Corónica verdadera del rey don Pedro, attribuée à Juan de Castro, évêque de Jaén, contiendrait un récit véridique du règne de Pierre Ier de Castille (1350-1369). Ce motif permettra ici de distinguer les démonstrations probatoires par lesquelles les descendants de Pierre Ier, réunis dans le lignage de Castille, prétendirent établir l’existence de ce texte. Nous pourrons ainsi mieux comprendre la perception et l’usage de la preuve dans la construction d’un récit historique à la fin du Moyen âge et au début de la période moderne. Notre analyse débutera au milieu du XVe siècle, moment où émerge l’affirmation de l’existence de cette chronique, puis nous étudierons la deuxième décennie du XVIe siècle où apparaît la première référence à son auteur, et pousserons jusqu’à la décennie 1570 durant laquelle a été tentée la démonstration, par voie indirecte, de la vérité de cette chronique.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo forma parte del Proyecto de I+D del Programa Estatal de Fomento de la Investigación Científica y Técnica de Excelencia, Subprograma Estatal de Generación de Conocimiento, HAR2016-76174-P Expresiones de la cultura política peninsular en las relaciones de conflicto (Corona de Castilla, 1230-1504) de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación del Ministerio de Economía, Industria y Competitividad del Gobierno de España, dirigido por José Manuel Nieto Soria.

Texte intégral

Introducción

1Los debates sobre la existencia de la conocida como la *Corónica verdadera del rey don Pedro constituyen una cuestión central de la historiografía sobre Pedro I de Castilla (1350-1369). El estudio sobre las vicisitudes de esta crónica perdida, que contendría un relato veraz del reinado de este monarca, puede ofrecer algunas claves para entender los intentos de cimentar, a partir de un conjunto de pruebas materiales, una memoria sobre el rey alternativa a la oficial, construida por la dinastía Trastámara a través de la Crónica del rey don Pedro y del rey don Enrique su hermano, hijos del rey don Alfonso Onceno del canciller Pero López de Ayala.

  • 1 Sobre estos, véase, entre otros, María Estela González de Fauve, Isabel J. de las Heras y Patricia (...)

2En torno a dichas pretensiones, este análisis intentará delimitar, atendiendo a su contexto histórico e historiográfico, aquellos recursos probatorios sobre los cuales los descendientes de Pedro I, agrupados en el linaje de los Castilla1, buscaron fundamentar la existencia de dicho texto, como indicio de la percepción y uso de la prueba en el proceso de construcción del relato histórico a fines de la Edad Media e inicios de la Edad Moderna.

3En la aproximación a esta cuestión, adoptamos la perspectiva de la más que probable inexistencia de dicha crónica, defendida, con mayor o menor énfasis, por especialistas como Diego Catalán, María Estela González de Fauve, Isabel de las Heras y Patricia de Forteza, Jean-Pierre Jardin, Nancy F. Marino o Francisco Bautista.

El linaje de los Castilla, descendientes de Pedro I de Castilla : rehabilitación de un linaje y creación de la imagen de la *Corónica verdadera del rey don Pedro (ca. 1450)

  • 2 Lope de BARRIENTOS, Refundición de la Crónica del Halconero, ed. de Juan de Mata Carriazo, Madrid : (...)

4A la muerte de Pedro I a manos de su medio hermano Enrique II en Montiel (Ciudad Real) en 1369, la descendencia de Pedro I quedó dispersa entre el exilio, la prisión y los focos monásticos de Santo Domingo el Real de Toledo y, posteriormente, de Santo Domingo el Real de Madrid. El proceso de promoción de los descendientes del monarca destronado se puede documentar, al menos, desde la década de 1390, con la llegada de Catalina de Lancaster, nieta del rey don Pedro, a Castilla y con su ascenso al trono como reina consorte de Enrique III (1390-1406). No obstante, dicho proceso hubo de asistir a un salto cualitativo a partir de la década de 1430, cuando los descendientes de Pedro I, probablemente gracias al apoyo no solo de Juan II de Castilla (1406-1454), sino también del privado del monarca, don Álvaro de Luna, procedieron a la creación de una sólida plataforma de poder2.

  • 3 David NOGALES RINCÓN, La representación religiosa de la realeza castellano-leonesa : la Capilla Rea (...)

5Dicho proceso de rehabilitación, que se manifestó con claridad en el plano funerario a fines de la década de 14403 , hubo de tener un posible paralelo en el plano historiográfico. Es así, en este contexto, cuando cabría situar hipotéticamente la aparición de la noticia sobre la existencia de una *Corónica verdadera del rey don Pedro, presentada como una historia que recogía los hechos ciertos del reinado de Pedro I, frente a la memoria falseada o fingida de la crónica oficial, salida de la pluma del Canciller Ayala. Dicho intento se escenificaba, como es bien sabido, en el testimonio de la conocida como Estoria amplia del fecho de los godos refundida después de 1455 (ms. : Madrid, Biblioteca Nacional de España, Mss. 9559), al señalar :

  • 4 BNE (Biblioteca Nacional de España), Mss. 9559 (fol. 225vº).

E estando dentro en Aragón, faziendo la guerra, quería yr sobre Çaragoça, vinieron nuevas al rrey don Pedro que el rrey Bermejo de Granada, que avía corrido e rrobado toda el Andalucía, asý los ganados como cativando muchas gentes, e que avía tomado algunos castillos de la frontera que estavan todos seguros, seyendo este rrey Bermejo vasallo del rrey don Pedro. E el rey don Pedro le avía dado favor quando rreynó, segúnd que más largamente está escrito en la Corónica verdadera d’este rey don Pedro ; porque ay dos corónicas, la una fengida por se desculpar de los yerros que contra él fueron fechos en Castilla, los quales causaron e prynçipiaron que este rrey don Pedro se mostrase tan cruel como en su tienpo fue. E como el rrey don Pedro sopo esto, acordó de no estar más en Aragón e de se venir para el Andaluzía, a fyn de ser vengar d’este rrey Bermejo4.

  • 5 Al margen de que el capítulo sobre Pedro I se cierre con una referencia a su sepulcro, posterior ne (...)
  • 6 Covadonga VALDALISO, « Los rastros de la historiografía petrista en el siglo XV : el reinado de Ped (...)

6Así, vemos cómo se aprovecharía la noticia de la traición del emir de Granada, Muhammad VI, para aludir al favor que el rey don Pedro le habría dispensado, conforme a lo recogido en la « Corónica verdadera d’este rey don Pedro ». Es decir, el pasaje no parece avalar la idea de que esta *Corónica verdadera sea el fundamento en su integridad del capítulo dedicado al rey don Pedro, sino tan solo de las líneas referidas al Rey Bermejo. Un capítulo cuya redacción parece corresponder, por otro lado, al siglo XV5 y en el que, además, como señala Covadonga Valdaliso, « la imagen del monarca que en él encontramos es tan negativa como la que aparece en la crónica de Ayala ; exceptuando un breve pasaje introducido en la descripción de la batalla de Nájera »6.

  • 7 Jean-Pierre Jardin, « Texte de la refonte (base : ms. V [Salamanque 2309]) », in : Suma de Reyes du (...)
  • 8 C. VALDALISO, « Los rastros… », p. 829-830.

7Esta noticia aparecerá igualmente –extractada, eso sí– en la Refundición del sumario del despensero de la reina doña Leonor de Aragón (ms. : Salamanca, Biblioteca Universitaria, ms. 2309)7, copiada para Pedro Ruiz de Alarcón, señor de Valverde (m. 1485), hacia 1470 y dependiente, según Covadonga Valdaliso, del texto de la Estoria amplia8.

  • 9 C. VALDALISO, « Una docta contienda. Correspondencia sobre una crónica perdida del reinado de Pedro (...)
  • 10 Cf. Diego CATALÁN, « La Estoria del fecho de los godos hasta 1407 y sus continuaciones y refundicio (...)

8Es poco lo que se puede asegurar sobre la relación de los Castilla con uno y otro códice, más allá de señalar que, a la altura de 1570, el testimonio D de la Estoria amplia, desconocido en ese momento por los Castilla, se encontraba en manos de Jerónimo Zurita (1512-1580)9, y que el ejemplar de la Refundición del sumario de la Biblioteca Universitaria de Salamanca era seguramente propiedad de los descendientes del rey don Pedro10.

  • 11 J.-P. Jardin, « Falsification de l’histoire et quête de légitimité dans l’historiographie Trastamar (...)
  • 12 D. Catalán, Ibid., p. 267. Asimismo, aunque Jardin habla, en relación con la Refundición del sumari (...)
  • 13 BNE, Mss. 9559 (fol. 233rº).

9Al margen de esta cuestión, cabe pensar que hipotéticamente el origen de dicha noticia sobre la *Corónica verdadera –que pudo nacer, como sugiere Jardin, a partir de la existencia de las dos versiones de la crónica de Ayala, las conocidas como Vulgar y Primitiva o Abreviada11se encontraría, en línea con lo sugerido por Diego Catalán12, en el entorno de los Castilla, atendiendo a la cronología en la que se documenta por primera vez la referencia a esta crónica, paralela a los intentos de promoción social de los Castilla ; al hecho de que este linaje fuera el principal beneficiario de la noticia, pues de ella se derivaba un intento de rehabilitación de la memoria de su antecesor ; y al interés por incluir, cerrando el capítulo del reinado de Pedro I, una referencia al nuevo proyecto funerario de Pedro I en Santo Domingo el Real de Madrid, promovido por la priora Constanza de Castilla13.

10El hecho de que, en sí mismo, el testimonio sobre el favor dado por el rey don Pedro al emir de Granada, respaldado por la *Corónica verdadera, sea una información más bien anecdótica nos pone sobre la pista del objetivo último que buscaría la difusión de esta noticia : por un lado, el deseo de desprestigiar y poner bajo sospecha la crónica de López de Ayala, en tanto que historia « fingida ». Por otro lado, la pretensión de justificar la actuación de Pedro I, a través de la referencia a esos « yerros que contra él fueron fechos en Castilla, los quales causaron e prynçipiaron que este rrey don Pedro se mostrase tan cruel como en su tienpo fue », que sería probablemente la formulación inaugural –todavía apegada a la noción de crueldad– de la imagen de Pedro I como rey justiciero, que, más de un siglo después, durante el reinado de Felipe II (1556-1598), se consagraría oficialmente, con la modificación de la cartela del monarca en la sala de los reyes del alcázar de Segovia.

  • 14 D. Catalán, art. cit., p. 266.

11Adicionalmente, dos son los elementos que llaman la atención sobre la referencia a la crónica : en primer lugar, la estrategia paratextual de incorporar el término « verdadero » a la denominación del texto, que vendría a incidir así en su condición de testimonio verídico. En segundo lugar, el hecho de que se invoque, con ese « que más largamente está escrito », un testimonio textual –frente a la tradición oral– y que este, como puso de relieve Catalán, no se cite « como obra perdida, sino como obra consultada y consultable »14.

12Se presentaba así, en este primer momento, un pasaje cronístico acerca del favor dispensado por Pedro I al emir de Granada, que, convertido en prueba material indirecta de la existencia de la *Corónica verdadera, quedaba, a su vez, autorizado a través de dicha crónica.

El problema de la autoría de la *Corónica verdadera del rey don Pedro : una crónica en busca de autor (ca. 1517-1540)

  • 15 Carta de Jerónimo Zurita a don Rodrigo de Castro, obispo de Cuenca (1580, septiembre 17. Zaragoza), (...)
  • 16 Gregorio de ANDRÉS, « Relación de la vida del rey D. Pedro y su descendencia que es el linaje de lo (...)

13Al margen de la problemática cuestión del origen de esta noticia, lo que parece claro es que los Castilla de inicios del siglo XVI tenían plena conciencia de la existencia de esta *Corónica verdadera a través, bien de la Estoria amplia, bien, más probablemente, de la Refundición del sumario del despensero. Será a lo largo de la segunda década del siglo XVI cuando esta crónica se dote de un autor, de nombre Juan de Castro, presentado como obispo de Jaén. La primera mención conocida a dicho personaje, en línea con lo indicado por el propio Jerónimo Zurita15 y como ha sugerido igualmente la crítica contemporánea16, se incluye en la Práctica de las virtudes de los buenos reyes de España (1517) de Francisco de Castilla, en un pasaje bien conocido :

  • 17 Francisco de Castilla, « Prática de las virtudes de los buenos reyes Despaña en coplas de arte mayo (...)

El gran rey don Pedro qu’el vulgo reprueba / por selle enemigo quien hizo su historia / fue digno de clara y famosa memoria / por bien qu’en justicia su mano fue seva. / No siento ya como ninguno se atreva / dezir contra tantas vulgares mentiras / d’aquellas jocosas cruezas y yras / que su muy viciosa corónica prueba. / No curo d’aquellas, mas yo me remito / al buen Juan de Castro, prelado en Jaén, / qu’escrive escondido por zelo de bien / su chrónica cierta como hombre perito. / Por ella nos muestra la culpa y delito / d’aquellos rebeles quel rey justició / con cuyos parientes Enrique emprendió / quitalle la vida con tanto conflito17.

14 Más allá del discurso desplegado por estas coplas, es posible llegar a una conclusión : para escribir estos versos, Francisco de Castilla hubo de partir del pasaje cuatrocentista de la Estoria o de la Refundición, atendiendo a los paralelos temáticos evidentes, apenas reformulados, entre ambos testimonios.

  • 18 J.-P. Jardin, « La difícil… », p. 280-281 ; Nancy F. Marino, « Two spurious chronicles of Pedro el (...)
  • 19 Cf. J.-P. Jardin, « La difícil… », p. 281 ; id., « Écriture et réécriture de l’histoire à l’époque (...)
  • 20 Así parece indicarlo el hecho de que Sancho de Segorbe, en 1497, hablara de forma escéptica sobre l (...)
  • 21 G. de ANDRÉS, « Relación… (I) », p. 234.
  • 22 Cf. Luis Vicente Díaz Martín, Pedro I el Cruel (1350-1369), Gijón : Ediciones Trea, 2007, p. 14.

15Si cabe pensar, como sugirieron hace algunos años Marino y Jardin y más recientemente Bautista, que efectivamente la figura de Juan de Castro fue creada por los Castilla de inicios del siglo XVI18. ¿Cuáles fueron las causas de que dicha figura emergiera en este preciso momento ? Es probable que, junto al propio proceso de cambio histórico al que asistía la Corona de Castilla con la llegada al trono de una dinastía extranjera, sobre el que ha llamado la atención Jardin19, quepa tener en cuenta las inquietudes de los Castilla por demostrar la existencia real de esta crónica, debido a las dudas sobre su historicidad20, en un momento en el que esta había adquirido cierta fama, hasta el punto de que Fernando II de Aragón habría enviado en su búsqueda, en 1511, a un emisario al monasterio de Guadalupe21. Además, es probable que este movimiento no fuera ajeno a la amplia difusión alcanzada por la crónica de Ayala a fines de la Edad Media, gracias a su impresión en Sevilla en 1495, ni quizá al interés creciente por la figura del rey don Pedro, alimentado por los paralelos cercanos entre este monarca y Enrique IV de Castilla (1454-1474), en tanto que ejemplos « de rey indigno »22.

16¿Sobre qué base se creó la figura de Juan de Castro ? Los Castilla, deseosos de encontrar un autor para la crónica, hubieron de recurrir probablemente a distintos pasajes cronísticos de autoridad certificada, que actuarían como prueba de la historicidad del cronista. En esta pretensión, hubo de ser fundamental el capítulo 10 del año 1386 de la Crónica de Juan I de Castilla de López de Ayala, en el que se señalaba :

  • 23 Pedro LÓPEZ DE AYALA, « Crónica del rey don Juan primero de Castilla e de León », in : Cayetano ROS (...)

e mandó e rogó [el duque de Lancaster] a don Juan obispo de Aquis, que era ý con él, que ficiese en su nombre la respuesta. E el dicho obispo era natural de Castilla, é toviera siempre la parte del rey don Pedro, e nunca se partiera de la duquesa de Alencastre, su fija [...]23.

  • 24 P. LÓPEZ DE AYALA, « Crónica del rey don Juan… », año 1386, cap. 10, p. 113-114.
  • 25 Véanse las advertencias al respecto, bien conocidas, de Zurita en Jerónimo ZURITA « Advertencias de (...)
  • 26 Rafael Beltrán Llavador, « El “Cuento de los Reyes” Pedro I y Enrique II : una historia-“exemplum” (...)

17El pasaje era especialmente adecuado, pues probaba la existencia de un obispo no solo natural de Castilla y favorable a Pedro I, sino también experto en la materia histórica, atendiendo al contenido de la respuesta ofrecida por este a los embajadores de Juan I de Castilla24. Más dudas plantean, sin embargo, no solo las posibles fuentes utilizadas, sino también el objetivo último de apellidar a este cronista apócrifo como « de Castro » y hacerlo obispo de Jaén. En el primero de los casos, es probable que dicho apellido tuviera una especial importancia para los Castilla, por cuanto evocaba no solo el origen de una de las ramas del linaje en la persona del infante don Juan de Castilla, presentado en la falsificación del testamento de Pedro I como hijo del rey don Pedro y de Juana de Castro25, sino también la figura del noble gallego Fernando de Castro, en palabras de Rafael Beltrán Llavador, « uno de los principales y mejor caracterizados del Cuento de los Reyes, [quien] representa la postura del fiel servidor del rey [don Pedro] »26.

  • 27 « Corónica del muy alto et muy católico rey don Alfonso el Onceno », in : C. ROSELL (ed.), op. cit.(...)
  • 28 José Rodríguez Molina, El obispado de Baeza-Jaén (siglos XIII-XVI) : Organización y economía dioces (...)

18Más problemática es su condición de obispo de Jaén. Si los Castilla de inicios del siglo XVI no adoptaron aleatoriamente una sede episcopal lejana de su ámbito de implantación en el corazón de Castilla y de una relevancia media, que dificultara de algún modo la identificación del personaje, cabe pensar, muy hipotéticamente, que tal vez pudieron basarse en un pasaje de la Crónica de Alfonso XI, donde se haría referencia a un « don Joan, obispo de Jaén »27, que cabría identificar con don Juan Morales, obispo jienense entre 1335 y 135728. Con ello, tal vez buscaran precisar su identidad, dándole una mayor concreción histórica, acorde a su condición de natural de Castilla, y ubicarlo cronológicamente en los años finales del reinado Alfonso XI, lo que permitiría situar de forma razonable su actividad en Castilla durante el tercer cuarto del siglo XIV, coincidente con el reinado de Pedro I.

  • 29 Alonso Fernández de Madrid, Silva Palentina, ed. de Jesús San Martín Payo, Palencia : Exma. Diputac (...)
  • 30 Sobre este véase : M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, « Apología… », p. 1 (...)
  • 31 Cf. M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, « Los cargos… » ; Id., « Simbologí (...)

19A esta condición de obispo de Jaén se le sumaría, al menos, desde la década de 1530, su posición como obispo de Palencia29. Dicha atribución apócrifa, llamada a tener gran éxito, cabe imputarla de forma bastante verosímil a Alonso Fernández de Madrid, quien, en su Silva palentina, sin una base firme –el propio autor reconoce que tal identificación se produce « a mi creer » –, identificaría a Juan de Castro con el obispo palentino Juan Rodríguez de Castromocho, quien había sido sucesivamente obispo de Jaén (1378-1381), de Sigüenza (1381-1382) y de Palencia (1382-1397)30. La estrecha vinculación de los Castilla con la ciudad de Palencia y el influjo de estos en la ciudad e Iglesia palentinas31 quizá no sea ajena a la identificación que Fernández de Madrid establece entre una y otra figura.

  • 32 BNE, Mss. 4259 (fol. 263rº-263vº), edit. en F. Bautista, « El monasterio… », p. 139 ; G. de ANDRÉS, (...)

20Sobre esta base trazada por Francisco de Castilla y Alonso Fernández de Madrid, el comentario de Sancho de Castilla, hijo de Francisco, a la Práctica de las virtudes y la Relación del rey don Pedro y su descendencia ofrecerán un desarrollo in extenso de la experiencia vital de Juan de Castro como redactor de la crónica, completando así la semblanza de este apócrifo personaje32.

  • 33 F. Bautista, « El monasterio… », p. 138.
  • 34 Sobre esta cuestión, véase : Michel García, « La crónica castellana en el siglo XV », in : Actas de (...)
  • 35 Matthew FISHER, Scribal Authorship and the Writing of History in Medieval England, Columbus: Ohio S (...)

21En definitiva, con la formulación de un autor se buscaba dar materialidad a la crónica, actuando así la historicidad de Juan de Castro como prueba indirecta de la existencia del texto, en línea con lo indicado recientemente por Francisco Bautista33. Esta cuestión del autor no es anecdótica y da cuenta de la percepción que sobre la autoría se tenía a fines de la Edad Media e inicios de la Edad Moderna, así como del papel que esta tendría en la autorización del contenido de la crónica. Ello como resultado, en buena medida, de la consolidación del cargo de cronista real a lo largo del siglo XV, a quien se reconocería la capacidad para certificar la autenticidad del relato cronístico34, en un marco en el que, como ha señalado Mathew Fisher, « authorship is a discourse, not merely a function »35.

  • 36 Dichas ideas sobre la importancia del testimonio presencial o de testigos dignos de fe como base de (...)

22En este caso particular, el reconocimiento de dicha capacidad de certificación se derivaría de la condición de Juan de Castro como eclesiástico (« buen Juan de Castro, prelado en Jaén ») y de su formación letrada (« hombre perito »). Pero esta autoridad moral y profesional no era suficiente, sino que, como nos muestra implícitamente este caso de estudio, debía venir acompañada preferentemente de la condición del cronista como testigo directo de los hechos narrados o, al menos, de su cercanía a testigos dignos de crédito o fe, cuya calidad otorgara a su testimonio una condición probatoria en sí misma36.

Probando la existencia de la *Corónica verdadera del rey don Pedro : la Relación del rey don Pedro y su descendencia de Pseudo-Gracia Dei y la Relación sumaria de la historia verdadera del rey don Pedro de Castilla (ca. 1570-1580)

  • 37 N. F. Marino, art. cit., p. 4-5 ; F : BAUTISTA, « El monasterio… », p. 139 ;
  • 38 BNE, Mss. 1626 (fol. 3rº) cit. en German Orduna, « Nuevo registro de códices de las Crónicas del ca (...)

23Sin embargo, a pesar de la creación de un autor para la *Corónica verdadera, los Castilla del quinientos se hubieron de enfrentar a un segundo problema : la ausencia material de la crónica. En la actualidad, contamos con, al menos, tres noticias que nos sitúan sobre la pista de la posible existencia real de la crónica de Juan de Castro. En primer lugar, la noticia sobre la presencia de un ejemplar de la crónica en la biblioteca monástica de Santa María de Guadalupe, ofrecida por primera vez por Sancho de Castilla37, partiendo seguramente de un conjunto de rumores documentados, al menos, desde 1511, cuando Lorenzo Galíndez de Carvajal se dirigiría por carta a fray Juan de Azpeitia, prior de Guadalupe, para informarse sobre la « Coronica del Rey don Pedro, Don Henrrique 2º, don Iuan el 1º y don Henrrique el doliente que dice que ay en esa casa la más verdadera »38.

24En segundo lugar, una nota manuscrita en una compilación del siglo XVII de la Biblioteca Nacional de España (Madrid, BNE, Mss. 1419) que, a raíz de la narración de algunas tradiciones sobre Pedro I en la ciudad de Sevilla, caracterizadas por una gran minuciosidad y detalle –que hacen pensar a priori en una transmisión al margen de la tradición oral–, señalaría lo siguiente :

  • 39 BNE, Mss. 1419 (fol. 130vº).

Estas notas son de la Historia del Rey Don Pedro que scrivió Don Joan de Castro, obispo de Jaén, qu’está en la Cartuja de Sevilla, llamado las Cuevas, en los libros que allí dejó el Señor Don Phadrique Henríquez, marqués de Tarifa, que fue a Hierusalén, que trasladó el Dor Benito Arias Montano39.

  • 40 BNE, Mss. 4259 (fol. 265rº), edit. en F. Bautista, « El monasterio… », p. 139.

25Por último, la noticia que Sancho de Castilla transmite sobre el uso de la *Corónica verdadera, por parte de su padre, Francisco de Castilla, como fundamento para la redacción de los versos sobre Pedro I en su Práctica de las virtudes40.

  • 41 De forma más extensa sobre este testimonio, véase F. Bautista, « El monasterio… », p. 141-148 y C. (...)
  • 42 En la actualidad, nos encontramos ultimando un estudio sobre este testimonio, del que esperamos dar (...)

26Estas pistas, en apariencia atractivas, pues incluirían una referencia histórica y material a la *Corónica verdadera de Juan de Castro, parecen ser, sin embargo, apócrifas. El ejemplar de Guadalupe, hoy en la Biblioteca Colombina, sig. 57-6-30, no parece avalar, en modo alguno, la versión de los Castilla, siendo posible pensar que la particularidad de dicho testimonio, que despertó la curiosidad de Galíndez de Carvajal, radicaría en ser uno de los escasos ejemplares de la versión Abreviada o Primitiva de la crónica de Ayala41. La pista del hipotético ejemplar de la Cartuja de Sevilla carece igualmente de interés42, al igual que la referencia de Sancho de Castilla, que, además de sospechosa por su parcialidad, es, en buena medida, contradictoria con un hecho : los Castilla de inicios del quinientos, de haber tenido la crónica en sus manos, no hubieran dudado seguramente en hacerla pública.

  • 43 Sobre la correspondencia entre Diego de Castilla y Jerónimo Zurita véase C. Valdaliso, « Una docta(...)
  • 44 Dicha hipótesis aparece ya apuntada en M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, (...)

27Así, a la altura de 1570, la existencia de la crónica era dudosa, si bien contaba con un autor histórico y un conjunto de tradiciones y rumores que apuntaban a su existencia. Sin embargo, Jerónimo Zurita, cronista de Aragón, embarcado en la redacción de los Anales de la Corona de Aragón y, posteriormente, en el proyecto de edición de las crónicas de Ayala, sometió la existencia de la *Corónica verdadera a escrutinio. Su interés por la crónica le llevó a mantener, a partir de 1570, una relación personal y sobre todo epistolar con el citado Diego de Castilla43. Parece ser que fue en relación con estos contactos cuando debió de surgir la idea de redactar dos obras que buscarían dar materialidad, de una forma indirecta, a la *Corónica verdadera44.

  • 45 Ángel CANELLAS, « El historiador Jerónimo Zurita », in : Jerónimo Zurita. Su época y su escuela, Za (...)
  • 46 Georges LEFEBVRE, El nacimiento de la historiografía moderna, Barcelona : Ediciones Martínez Roca, (...)
  • 47 Richard L. KAGAN, Los cronistas y la Corona. La política de la historia en España en las edades med (...)

28La orientación de estas obras, así como la propia actitud de Zurita, especialmente atento a la crítica documental45, cabe insertarlas dentro de la corriente de erudición renacentista que, como señala Georges Lefebvre, « es, ante todo, la determinación y el agrupamiento de los textos y documentos que pueden ser útiles a las tareas del historiador »46. Dicha corriente, manifestada con claridad a lo largo del quinientos, mostraría una nueva forma de aproximación al documento escrito, entendido como prueba objetiva y certificada sobre la que fundar un relato histórico verdadero, tras un proceso de recopilación, contraste y comparación de textos ; aproximación que tendrá su culmen en el ámbito hispánico en la década de 1660, en torno a los conocidos como « novatores », quienes sentarían las bases de la historia crítica47.

  • 48 Un panorama general sobre este en Víctor INFANTES, « Gracia Dei, Pedro de », in : Diccionario biogr (...)
  • 49 Como « cronista » es presentado en testimonios como BNE, Mss. 11155 (fol. 2rº) ; BNE, Mss. 5950 (fo (...)
  • 50 Cf. G. de ANDRÉS, « Relación(II) », p. 209, nota 1.
  • 51 BNE, Mss. 628, portada.
  • 52 BNE, Mss. 2766 (fol. 1rº).
  • 53 Biblioteca Bartolomé March, B96-V2-14 (fol. 9rº).
  • 54 F. Bautista, « El monasterio… », p. 141 ; G. de ANDRÉS, « Relación… (I) », p. 235 ; M. E. González (...)
  • 55 G. de ANDRÉS, « Relación… (II) », p. 235, J.-P. Jardin, « Falsification… », p. 229-230 y F. BAUTIST (...)
  • 56 N. F. Marino, art. cit., p. 7, 17-18 ; Fernando BOUZA, Corre manuscrito : una historia cultural del (...)

29La primera de estas obras es la conocida como Relación del rey don Pedro y su descendencia, atribuida, de forma apócrifa, a Pedro Gracia Dei48, quien sería presentado como « cronista »49. A este texto se le hubieron de sumar unas glosas, presentadas, dentro de la lógica del texto, bajo una autoría diferenciada de la figura de Gracia Dei50. Tales comentarios, que aparecen, en algún caso puntual, atribuidos a Diego51 o a Alonso de Castilla52 –incluso paradójicamente a Jerónimo Zurita53–, son considerados en la actualidad obra de Diego de Castilla54 –a quien la crítica contemporánea atribuye igualmente el texto de Pseudo-Gracia Dei55–, aun cuando algún autor haya defendido la posible autoría de otro de los miembros del linaje, Francisco de Castilla56.

  • 57 BNE, Mss. 11155 (fol. 1rº, 147vº).
  • 58 Cf. F. Bautista, « El monasterio… », p 141. La fecha de este comentario cabría situarlo entre 1556 (...)
  • 59 Carta del deán don Diego de Castilla a don Rodrigo de Castro, obispo de Cuenca (1580, agosto 16. To (...)

30Aunque la obra carezca de fecha, cabe situarla, con alta probabilidad, en la redacción glosada que se nos ha transmitido, entre los años 1570 –atendiendo a la fecha que aparece en alguno de los testimonios manuscritos57, a la integración en la Relación de un pasaje procedente de los referidos comentarios de Sancho de Castilla a la Práctica de las virtudes58, y al inicio en esta fecha de la relación entre Diego de Castilla y Zurita– y 1580 –cuando Diego de Castilla se refiere expresamente a « Gracia Dei, en lo que escrivió del rey don Pedro »59.

  • 60 N. F. Marino, art. cit., p. 18.
  • 61 Archivo de la Corona de Aragón, Real Patrimonio, reg. 876 (fol. 75rº, 156rº), edit. en Joan Ruiz i (...)
  • 62 Esta actitud debió de ser temprana, pues, al menos, desde mediados del siglo XVI, como parecen suge (...)
  • 63 BNE, Mss. 3322, fol. 1rº ; BNE, Mss. 3303 (fol. 1rº) ; BNE, Mss. 3486 (fol. 1rº) ; Real Academia de (...)

31La atribución de la Relación a la figura de Pedro Gracia Dei se debe relacionar, en línea con lo apuntado por Marino60, con dos aspectos : su condición de cronista de Fernando el Católico, tal como se constata en sendos pagos de 1497 y 150061, que le otorgaba una autoridad clara, y su oscura identidad, que facilitó su instrumentalización para autorizar distintas historias genealógicas escritas en el quinientos62. Su prestigio llegó a ser tal que incluso un conjunto de obras genealógicas acabaron adoptando el título de « Gracia Dei »63.

  • 64 G. de ANDRÉS, « Relación… (II) », p. 207.

32El texto de la Relación de Pseudo-Gracia Dei es interesante, pues se perfila como una fuente intermedia entre el presente de Diego de Castilla y un pasado en el que la *Corónica verdadera estuvo, dentro de la lógica del relato, disponible para ser consultada por diversos autores dignos de fe, avalados adicionalmente por la figura de Gracia Dei como cronista de Fernando, en línea con lo indicado por el glosador en el prólogo de la Relación64.

  • 65 Un buen ejemplo de ello se encuentra en el hecho de que Francisco de Castilla sea referido, de form (...)

33En este punto, la glosa no deja de tener interés. Esta parece tener como objetivo crear una distancia temporal y de autoría con respecto al texto de Pseudo-Gracia Dei65, a la vez que permite amplificar la historia, dotándola de un aparato erudito que atiende, junto a distintas obras cronísticas, como la Refundición del sumario del despensero, la Crónica de Matteo Villani, « un Alonso Hernández en la suma que hizo de las historias de estos reinos » o El Victorial de Gutierre Díaz de Games, a diversa documentación diplomática y epigráfica. Testimonios que permitirían así complementar la autoridad del cronista real Gracia Dei, con aquella otra nacida del documento como prueba material de la historia.

  • 66 BNE, Mss. 3083 (fol. 84rº).

34A esta cabría sumar un segundo texto, con una entidad propia con respecto de la Relación del rey don Pedro y su descendencia, titulado Relación sumaria de la historia verdadera del rey don Pedro de Castilla, sacada de diversos pedaços de autores que la vieron, que cabe pensar coetáneo o poco posterior a la Relación del rey don Pedro, por cuanto se ha transmitido en los mismos ejemplares manuscritos. En esta Relación sumaria, invocando fuentes como El Victorial, la Refundición del sumario del despensero o la obra de Pedro Gracia Dei, se traza una historia del reinado de Pedro I a partir de pasajes que supuestamente procederían de la *Corónica verdadera. Estos pasajes permitían reconstruir y probar –entre otros aspectos, sobre la base de su antigüedad– la existencia de esta historia desaparecida, a la vez que la propia imagen de la *Corónica verdadera permitiría autorizar dichos pasajes. En esta lógica, de la veracidad de estos textos se podía concluir la falsedad no solo de la obra de López de Ayala, sino también de los Anales de la Corona de Aragón de Zurita, que habrían tomado como fuente la crónica del Canciller, como señalaría la propia Relación sumaria66.

Conclusión

  • 67 Enrico Castelli Gattinara, « Vérité », in : Historiographies, II. Concepts et débats, París : Éditi (...)

35En las líneas precedentes hemos podido observar, en torno a la imagen de la *Corónica verdadera, cómo la construcción de la noción de la « verdad » en una perspectiva histórica se encuentra estrechamente ligada a lo que Enrico Castelli Gattinara denomina como « l’administration de la preuve »67. La importancia de la noción de la prueba en dicho proceso hace que esta se manifieste en distintas facetas : el propio papel probatorio de la *Corónica verdadera como muestra de la falsedad del relato de la crónica de Pero López de Ayala ; la función certificadora que el cronista, sea este Juan de Castro o Gracia Dei, tiene como sujeto digno de fe ; o la contribución de la glosa a la definición de un aparato crítico dirigido –en el marco de la emergencia de nuevas corrientes críticas fundadas en el pensamiento racional– a la creación de autoridad a través de la adición de pruebas documentales.

  • 68 Elisabeth Gaucher, « Le vrai et le faux au Moyen Age : quelques aproches », Bien Dire et Bien Apran (...)
  • 69 Ibid., p. 7.

36En todo este proceso, « prueba » y « verdad » aparecen estrechamente relacionadas. Una noción de « verdad » que vendría así avalada por la palabra de un testigo digno de fe o por un testimonio documental, sea este diplomático o epigráfico. La prueba se convertiría, de esta manera, en el instrumento principal en la construcción de un relato autorizado, es decir, verdadero. En este contexto, como da cuenta el caso analizado, la reivindicación de la verdad de un texto, por un lado, sirve para expresar el deseo de justificarlo y de atribuirle prestigio : un « certificat de qualité de tout texte narratif », como apunta Élisabeth Gaucher68. Pero, por otro lado, la apelación a la verdad es igualmente un indicio de las sospechas o la incertidumbre que dicho texto puede suscitar69.

  • 70 D. CATALÁN (ed.), Gran crónica de Alfonso XI, Madrid : Editorial Gredos, 1977, 2 vol. , 2, cap, CCX (...)
  • 71 Terrence A. Mannetter (ed.), Crónica de veinte reyes. Escorial Y.I.12, Madison : Hispanic Seminary (...)
  • 72 José P. da Cruz (ed.), Crónica de 1344. Madrid, Zabalburu, II109, Madison: Hispanic Seminary of Med (...)
  • 73 Juan de Mata CARRIAZO (ed.), Crónica de Don Álvaro de Luna, Madrid : Espasa-Calpe, 1940, epílogo, p (...)
  • 74 D. Enríquez del Castillo, op. cit., prólogo, p. 132.
  • 75 Julio Puyol (ed.), Crónica incompleta de los Reyes Católicos (1469-1476), Madrid : Academia de la H (...)
  • 76 Fernando de PULGAR, Crónica de los Reyes Católicos, ed. de Juan de Mata Carriazo, Madrid : Espasa-C (...)
  • 77 Real Biblioteca, II/1437.
  • 78 G. FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Batallas…, 2, batalla II, quinquagena III, diálogo XXXVI, 2, p. 365.

37Este énfasis en la verdad del texto, de la que participa la *Corónica verdadera, tiene un especial relieve en la historiografía castellana, al menos, desde el siglo XIV, como muestra la Gran Crónica de Alfonso XI70, la Crónica de veinte reyes71 o la Crónica de 134472, con una continuidad en el siglo siguiente a través de la Crónica de don Álvaro de Luna73, de la Crónica de Enrique IV de Diego Enríquez del Castillo74, de la Crónica incompleta75 o de la Crónica de los Reyes Católicos de Fernando de Pulgar76. Por otro lado, aunque la incorporación del término « verdadero » al título de una obra no es inédito en época bajomedieval, como muestra el propio caso de estudio analizado, es a partir del siglo XVI cuando es posible observar la difusión de esta estrategia paratextual dirigida a enfatizar la autenticidad del relato histórico, de la que son buena muestra títulos como Historia verdadera de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, La verdadera hystoria del rey don Rodrigo de Miguel de Luna, los títulos de numerosas relaciones de sucesos, al modo, por ejemplo, de la Relación muy verdadera que un cavallero captivo natural de la ciudad de Sevilla traxo de Lorenzo Hurtado, o la propia denominación de un testimonio de la crónica de Enríquez del Castillo como Historia verdadera del rey D. Enrrique IV77, vinculada a la fama que esta crónica adquirirá, a lo largo del siglo XVI, como « historia de las verdades […], la cual historia desplace a muchos, porque no supo mentir, o gargarizar o lagotear, sino decir lo cierto »78.

  • 79 Dos ejemplos en Andrés BERNÁLDEZ, Historia de los Reyes Católicos D. Fernando y Dª Isabel, Sevilla  (...)
  • 80 Se trata de una idea ampliamente explotada por los Castilla, quienes vincularían la condición ocult (...)

38Retóricamente, la construcción de esta idea de verdad se sustentará en la cronística castellana sobre tres topoi, que parcialmente ayudan a entender las distintas vicisitudes que acompañan a la *Corónica verdadera en su construcción como objeto historiográfico : el tópico ya referido de que el cronista ha de estar presente a los principales actos o, al menos, se ha de informar a través de personas dignas de fe ; la disposición del autor –pretendiendo captar la benevolencia del lector– a someter humildemente a escrutinio su obra, buscando corregir defectos o errores, en aras de la verdad79 ; y la idea de que la crónica ha de permanecer « secreta » en vida del monarca historiado, como garantía de que la verdad en ella contenida no será enmendada por sus protagonistas80.

  • 81 Jesse MOTELMANS, « Quels moyens pour dire le vrai ? Sur les origines de la chronique médiévale », i (...)
  • 82 Por ejemplo, Pulgar hará uso de la fórmula « con toda verdad podemos testificar », F. de PULGAR, op (...)
  • 83 D. ENRÍQUEZ DEL CASTILLO, op. cit., cap. I, p. 133 ; Alonso de SANTA CRUZ, Crónica de los Reyes Cat (...)

39En esta formulación de la verdad, como ha apuntado Jesse Motelmans, « la formule cérémonielle par laquelle le chroniqueur s’engage à conter la vérité est sans aucun doute reprise des écrits juridiques »81. Un aspecto de especial importancia, por la relación « judicial », articulada en torno a la noción de la « prueba », que el cronista establecerá con los hechos, bien en su condición de testigo de vista82, bien en su condición de juez83 ; imagen esta última que permite articular la idea de que el cronista ha de evaluar los acontecimientos al margen del apasionamiento, buscando alcanzar la verdad.

  • 84 M. MADERO, op. cit., p. 52-53. Dichos documentos (« cartas ») tienen reconocido, en cualquier caso, (...)
  • 85 Pedro Luis Lorenzo Cadarso, « Los tribunales castellanos en los siglos XVI y XVII : Un acercamiento (...)
  • 86 Luis Iglesias Rábade, « Estudio comparado del delito de falsedad documental en el derecho hispánico (...)

40Pero este paralelo con lo judicial también es un indicio de la propia jerarquización de las pruebas en la construcción, a lo largo del tiempo, de la verdad, en la que se enmarca la propia autorización de la *Corónica verdadera, primero, en torno a la imagen de un cronista y, posteriormente, a través de la adición de una glosa erudita. En este sentido, partiendo del período medieval, durante el cual se reconoce al cronista un papel fundamental en la autorización del escrito, en paralelo al hecho de que, como señala Marta Madero para el siglo XIII, « la “voz viva” de los testigos es preferible a la “voz muerta” de los escritos »84, se evoluciona hacia un nuevo marco caracterizado por la progresiva burocratización y centralización administrativa. En dicho contexto, la autorización del relato histórico viene definido, cada vez más, por el valor probatorio de los documentos, en paralelo al protagonismo que en el derecho procesal asumen paulatinamente, frente a las « probanzas » o pruebas testificales, los « testimonios » o pruebas documentales, especialmente aquellas certificadas notarialmente85, en un desarrollo que culminará en la modernidad tardía, cuando, en palabras de Luis Iglesias Rábade, la « prueba documental […] se impone a la prueba testifical allí donde el documento no presente signos de desnaturalización »86.

Haut de page

Bibliographie

ABRAMOWICZ, Maciej, Dire vrai dans les narrations françaises du Moyen Age. Xiie-XIIIe siècles, Lubin : Wydawnictwo Uniwersytetu Marii Curie-Skłodowskiej, 2007.

ALFONSO X, Las Siete partidas, Madrid : Real Academia de la Historia, 1807, 3 vols.

ANDRÉS, Gregorio de, « El Arcediano de Cuenca D. Luis de Castilla (+1618) protector del Greco y su biblioteca manuscrita », Hispania Sacra, 71, 1983, p. 87-141.

ANDRÉS, Gregorio de, « Relación de la vida del rey D. Pedro y su descendencia que es el linaje de los Castilla por Pedro Gracia Dei : Introducción y edición (I) », Cuadernos para Investigación de la Literatura Hispánica, 18, 1993, p. 233-252.

ANDRÉS, Gregorio de, « Relación de la vida del rey D. Pedro y su descendencia que es el linaje de los Castilla, por Pedro Gracia Dei (II) : Texto (continuación) », Cuadernos para Investigación de la Literatura Hispánica, 19, 1994, p. 207-250

BARRIENTOS, Lope de, Refundición de la Crónica del Halconero, ed. de Juan de Mata Carriazo, Madrid : Espasa-Calpe, 1946.

BAUTISTA, Francisco, « Historiografía y poder al final de la Edad Media : en torno al oficio de cronista », Studia Historica. Historia Medieval, 33, 2015, p. 97-117

Bautista, Francisco, « El monasterio de Guadalupe y las crónicas de Ayala », in : Christoph Strosetzki (ed.), Aspectos actuales del hispanismo mundial : Literatura. Cultura. Lengua, Boston, Berlín : De Gruyter, 2018, p. 134-150

Beltrán Llavador, Rafael, « El “Cuento de los Reyes” Pedro I y Enrique II : una historia-“exemplum” sobre la caída de los linajes », Boletín de la Real Academia Española, 248, 1989, p. 417-458.

BERNÁLDEZ, Andrés, Historia de los Reyes Católicos D. Fernando y Dª Isabel, Sevilla : Sociedad de Bibliófilos Andaluces, 1870, 2 vols.

BOUZA, Fernando, Corre manuscrito : una historia cultural del Siglo de Oro, Madrid : Marcial Pons, 2001.

CANELLAS, Ángel, « El historiador Jerónimo Zurita », in : Jerónimo Zurita. Su época y su escuela, Zaragoza : Institución Fernando el Católico, Excma. Diputación Provincial de Zaragoza, 1986, p. 7-22.

Carriazo, Juan de Mata (ed.), Crónica de Don Álvaro de Luna, Madrid : Espasa-Calpe, 1940.

Castelli Gattinara, Enrico, « Vérité », in : Historiographies, II. Concepts et débats, París : Éditions Gallimard, 2010, p. 927-940.

Castilla, Francisco de, « Prática de las virtudes de los buenos reyes Despaña en coplas de arte mayor dereçadas al Emperador y rey don Carlos nuestro señor », in : Theorica de virtudes en coplas y con commento […] y otras obras suyas en metro, Alcalá de Henares : Francisco de Cormellas y Pedro de Robles, 1564.

Catalán, Diego (ed.), Gran crónica de Alfonso XI, Madrid : Editorial Gredos, 1977, 2 vols.

CATALÁN, Diego, « La Estoria del fecho de los godos hasta 1407 y sus continuaciones y refundiciones », in : La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolución, Madrid : Universidad Autónoma ; Fundación Ramón Menéndez Pidal, 1992, p. 232-285.

« Corónica del muy alto et muy católico rey don Alfonso el Onceno », in : Cayetano ROSELL (ed.), Cayetano ROSELL (ed.), Crónicas de los reyes de Castilla, Madrid : Atlas, 1953, 3 vols., 1, p. 173-392.

Cruz José P. da (ed.), Crónica de 1344. Madrid, Zabalburu, II109, Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1992, p. 109 (CORDE).

DÍAZ DEL CASTILLO, Bernal, Historia verdadera de la conquista de Nueva España, ed. de Guillermo Serés, Barcelona : Círculo de Lectores : Galaxia Gutenberg, 2011.

Díaz Martín, Luis Vicente, Pedro I el Cruel (1350-1369), Gijón, Ediciones Trea, 2007.

ENRÍQUEZ DEL CASTILLO, Diego, Crónica de Enrique IV, ed. de Aureliano Sánchez Martín, Valladolid : Universidad de Valladolid, 1994.

EXTRAVÍS HERNÁNDEZ, Isabel, Jerónimo Zurita (1512-1580). Humanismo e historia al servicio del Reino y la Corona, Madrid : Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2018.

FERNÁNDEZ COLLADO, Ángel, « Castilla, Diego de », in : Diccionario biográfico español, Madrid : Real Academia de la Historia, 2009-2013, 50 vols., 12, p. 420.

Fernández de Madrid, Alonso, Silva Palentina, ed. de Jesús San Martín Payo, Palencia : Exma. Diputación Provincial de Palencia, 1976.

FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Gonzalo, Batallas y quinquagenas, Madrid : Real Academia de la Historia, 1983-2002, 4 vols.

FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Gonzalo, Libro de la Cámara Real del príncipe don Juan, oficios de su casa y servicio, ed. de Santiago Fabregat Barrios, Valencia : Publicacions de la Universitat de València, 2006.

Fernández Gallardo, Luis, « La crónica real (ca. 1310-1490). Conflictividad y memoria colectiva », in : J. M. NIETO SORIA (dir.), El conflicto en escenas. La pugna política como representación en la Castilla bajomedieval, Madrid : Sílex Ediciones, 2010, p. 281-322

FISHER, Matthew, Scribal Authorship and the Writing of History in Medieval England, Columbus: Ohio State University Press, 2012

Gamble, Harry Y., The New Testament Canon: Its Making and Meaning, Filadelfia: Fortress Press, 1985.

García, Michel, « La crónica castellana en el siglo XV », in : Actas del II Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Alcalá de Henares : Universidad de Alcalá, 1992, 1, p. 53-70.

Gaucher, Elisabeth, « Le vrai et le faux au Moyen Age : quelques aproches », Bien Dire et Bien Aprandre, 23, 2005, p. 9-20.

Gómez Redondo, Fernando, « Historiografía medieval. Constantes evolutivas de un género », Anuario de Estudios Medievales, 19, 1989, p. 3-15.

González de Fauve, María Estela, Heras, Isabel J. de las y Forteza, Patricia de, « Los cargos eclesiásticos y religiosos como estrategia de recuperación del poder de los descendientes de Pedro I de Castilla », En la España Medieval, 24, 2001, p. 239-257.

González de Fauve, María Estela, Heras, Isabel J. de las y Forteza, Patricia de, « Simbología del poder en un linaje castellano : los descendientes de Pedro I excluidos de la línea sucesoria », Cuadernos de Historia de España, 78, 2003-2004, p. 47-66.

González de Fauve, María Estela, Heras, Isabel J. de las y Forteza, Patricia de, « Apología y censura : posibles autores de las crónicas favorables a Pedro I de Castilla », Anuario de Estudios Medievales, 36 (1), 2006, p. 111-144.

GUEVARA, (fray) Antonio de Relox de príncipes, ed. de Manuel Arroyo Stephens, Madrid : Turner, 1994.

Iglesias Rábade, Luis, « Estudio comparado del delito de falsedad documental en el derecho hispánico e inglés (siglos XVI-XVIII) », Revista Chilena de Derecho, 45 (2), 2018, p. 311-336.

INFANTES, Víctor, « Gracia Dei, Pedro de », in : Diccionario biográfico español, Madrid : Real Academia de la Historia, 2009-2013, 50 vols., 24, p. 526-527.

Jardin, Jean-Pierre, « Écriture et réécriture de l’histoire à l’époque des Trastamare : de la chronique au résumé », Cahiers d’Études Hispaniques Médiévales, 29, 2006, p. 83-101.

Jardin, Jean-Pierre, « Falsification de l’histoire et quête de légitimité dans l’historiographie Trastamare », Cahiers d’Études Hispaniques Médiévales, 29, 2006, p. 225-239.

Jardin, Jean-Pierre, « La difícil llegada al poder de los Trastámara y su representación en las sumas de crónicas castellanas del siglo XV : del silencio a la subversión », in : José Manuel Nieto Soria y María Victoria López-Cordón Cortezo (eds.), Gobernar en tiempos de crisis. Las quiebras dinásticas en el ámbito hispánico (1250-1808), Madrid : Sílex, 2008, p. 269-285.

Jardin, Jean-Pierre, « Texte de la refonte (base : ms. V [Salamanque 2309]) », in : Suma de Reyes du Despensero, París : CLEA (EA 4083) (Les Livresd’e-Spania « Sources », 4), 2013, [En línea], Publicado el 23 octubre 2012, consultado el 06 julio 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spanialivres/589.

KAGAN, Richard L., Los cronistas y la Corona. La política de la historia en España en las edades media y moderna, Madrid : Centro de Estudios Europa Hispánica, Marcial Pons, 2010.

LEFEBVRE, Georges, El nacimiento de la historiografía moderna, Barcelona : Ediciones Martínez Roca, 1974.

LÓPEZ DE AYALA, Pedro, « Crónica del rey don Juan primero de Castilla e de León », in : Cayetano ROSELL (ed.), Crónicas de los reyes de Castilla, Madrid : Atlas, 1953, 3 vols., 2, p. 65-159.

López de Ayala, Pedro, « Proemio a las crónicas de los reyes de Castilla », in : Cayetano ROSELL (ed.), Cayetano ROSELL (ed.), Crónicas de los reyes de Castilla, Madrid : Atlas, 1953, 3 vols., 1, p. 399-400.

Lorenzo Cadarso, Pedro Luis, « Los tribunales castellanos en los siglos XVI y XVII : Un acercamiento diplomático » Revista General de Información y Documentación, 8 (1), 1998, p. 141-169.

MADERO, Marta, Las verdades de los hechos. Proceso, juez y testimonio en la Castilla del siglo XIII, Salamanca : Universidad de Salamanca, 2004.

Mannetter, Terrence A. (ed.), Crónica de veinte Reyes. Escorial Y.I.12, Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1995 (CORDE).

Marino, Nancy F., « Two spurious chronicles of Pedro el Cruel and the ambitions of his illegitimate successors », La Corónica, 21 (2), 1993, p. 1-22.

MARTÍNEZ MILLÁN, José, La corte de Carlos V, Madrid : Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 5 vols.

Metzger, Bruce M., The Canon of the New Testament: Its Origin, Development, and Significance, Oxford: Clarendon Press, 1987.

MOTELMANS, Jesse, « Quels moyens pour dire le vrai ? Sur les origines de la chronique médiévale », in : Catherine Bel, Pascale Dumont y Frank Willaert (dirs.), « Contez me tout » : Mélanges de langue et littérature médiévales offerts à Herman Braet, Lovaina : Peeters Publishers, 2006, p. 737-748.

NOGALES RINCÓN, David, La representación religiosa de la realeza castellano-leonesa : la Capilla Real (1252-1504), Madrid : Ediciones Complutense, 2010 [En línea], consultado el 07 julio 2019. URL : https://eprints.ucm.es/9819/.

Orduna, German, « Nuevo registro de códices de las Crónicas del canciller Ayala (primera parte) », Cuadernos de Historia de España, 63-64, 1980, p. 218-255.

Pérez de Guzmán, Fernán, Generaciones y semblanzas, ed. de José Antonio Barrio, Madrid : Cátedra, 1998.

PULGAR, Fernando de, Crónica de los Reyes Católicos, ed. de Juan de Mata Carriazo, Madrid : Espasa-Calpe, 1943, 2 vols.

Puyol, Julio (ed.), Crónica incompleta de los Reyes Católicos (1469-1476), Madrid : Academia de la Historia, 1934.

REGLERO DE LA FUENTE, Carlos Manuel, « La Iglesia catedral de Palencia en el siglo XIV (1313-1379) : crisis y reformas », Edad Media : Revista de Historia, 7, 2005-2006, p. 121-160.

Rodríguez Molina, José, El obispado de Baeza-Jaén (siglos XIII-XVI) : Organización y economía diocesanas, Jaén : Diputación de Jaén, 1986.

Ruiz i Calonja, Joan, « Fra Ambrosio Montesino, Ferrando de Vedoya i Gràcia Dei, a la cort de Ferran el Catòlic », Estudis Romànics, 4, 1953-1954, p. 241-250.

SANTA CRUZ, Alonso de, Crónica de los Reyes Católicos, ed. de Juan de Mata Carriazo, Sevilla : Escuela de Estudios Hispano Americanos de Sevilla, 1951, 2 vols.

SEVILLA, Isidoro de, Etimologías. Edición bilingüe, ed. de José Oroz Reta y Manuel. A. Marcos Casquero, Madrid : Biblioteca de Autores Cristianos, 2004.

Tate, Robert B., « El cronista real castellano durante el siglo XV », in : Homenaje a Pedro Sainz Rodríguez. Tomo III. Estudios históricos, Madrid : Fundación Universitaria Española, 1986, 3, p. 659-668

VALDALISO, Covadonga, « Una docta contienda. Correspondencia sobre una crónica perdida del reinado de Pedro I de Castilla (tres cartas inéditas de Jerónimo Zurita, Diego de Castilla y Rodrigo Castro) », Lemir : Revista de Literatura Española Medieval y del Renacimiento, 14, 2010, p. 99-120.

VALDALISO, Covadonga, « Los rastros de la historiografía petrista en el siglo XV : el reinado de Pedro I de Castilla en la Estoria amplia refundida hasta 1455 y en la Refundición del sumario del despensero de la reina Doña Leonor de Aragón » in : Antonia Martínez Pérez y Ana Luisa Baquero Escudero (coords.), Estudios de literatura medieval : 25 años de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Murcia : Universidad de Murcia, 2012, p. 825-831.

VALDALISO, Covadonga, « La historicidad y la historiografía sobre Pedro I de Castilla : crónicas perdidas y memorias construidas (siglos XIV a XVI) », La Corónica, 45 (2), 2017, p. 53-78.

VILLALBA ÁLVAREZ, Joaquín, Los proemios en la historiografía latina renacentista, Madrid : Ediciones Clásicas, 2009.

ZURITA, Jerónimo, « Advertencias de Zurita al testamento del rey don Pedro de Castilla », in : Cayetano ROSELL (ed.), Cayetano ROSELL (ed.), Crónicas de los reyes de Castilla, Madrid : Atlas, 1953, 3 vols., 1, p. 598-599.

Haut de page

Notes

1 Sobre estos, véase, entre otros, María Estela González de Fauve, Isabel J. de las Heras y Patricia de Forteza, « Los cargos eclesiásticos y religiosos como estrategia de recuperación del poder de los descendientes de Pedro I de Castilla », En la España Medieval, 24, 2001, p. 239-257 ; id., « Simbología del poder en un linaje castellano : los descendientes de Pedro I excluidos de la línea sucesoria », Cuadernos de Historia de España, 78, 2003-2004, p. 47-66.

2 Lope de BARRIENTOS, Refundición de la Crónica del Halconero, ed. de Juan de Mata Carriazo, Madrid : Espasa-Calpe, 1946, cap. LXXXVIII, p. 149. Cf. M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, « Los cargos… », p. 243-244.

3 David NOGALES RINCÓN, La representación religiosa de la realeza castellano-leonesa : la Capilla Real (1252-1504), Madrid : Ediciones Complutense, 2010 [En línea], consultado el 07 julio 2019. URL : https://eprints.ucm.es/9819/, p. 1487-1505 ; M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, « Simbología… », p. 63.

4 BNE (Biblioteca Nacional de España), Mss. 9559 (fol. 225vº).

5 Al margen de que el capítulo sobre Pedro I se cierre con una referencia a su sepulcro, posterior necesariamente a 1446, año del traslado del cuerpo del rey a Madrid, una lectura superficial en lo que toca al reinado de Pedro I permite suponer adicionalmente que el relato incluido en la Estoria amplia adquirió su forma final –si es que no fue redactado– a lo largo del siglo XV, como se desprende de la presencia de algunos anacronismos (fol. 226rº, 228rº) o de la fórmula « e usase fasta agora en Castilla » (fol. 230vº), que implicarían una distancia temporal con respecto al reinado de don Pedro.

6 Covadonga VALDALISO, « Los rastros de la historiografía petrista en el siglo XV : el reinado de Pedro I de Castilla en la Estoria amplia refundida hasta 1455 y en la Refundición del sumario del despensero de la reina Doña Leonor de Aragón » in : Antonia Martínez Pérez y Ana Luisa Baquero Escudero (coords.), Estudios de literatura medieval : 25 años de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Murcia : Universidad de Murcia, 2012, p. 825-831, p. 831.

7 Jean-Pierre Jardin, « Texte de la refonte (base : ms. V [Salamanque 2309]) », in : Suma de Reyes du Despensero, París : CLEA (EA 4083) (Les Livres d’e-Spania « Sources », 4), 2013, [En línea], Publicado el 23 octubre 2012, consultado el 06 julio 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spanialivres/589, 20. Cf. Id., « La difícil llegada al poder de los Trastámara y su representación en las sumas de crónicas castellanas del siglo XV : del silencio a la subversión », in : José Manuel Nieto Soria y María Victoria López-Cordón Cortezo (eds.), Gobernar en tiempos de crisis. Las quiebras dinásticas en el ámbito hispánico (1250-1808), Madrid : Sílex, 2008, p. 269-285, p. 278, nota 20.

8 C. VALDALISO, « Los rastros… », p. 829-830.

9 C. VALDALISO, « Una docta contienda. Correspondencia sobre una crónica perdida del reinado de Pedro I de Castilla (tres cartas inéditas de Jerónimo Zurita, Diego de Castilla y Rodrigo Castro) », Lemir : Revista de Literatura Española Medieval y del Renacimiento, 14, 2010, p. 99-120, p. 102-103. Zurita debía estar en posesión o, al menos, conocer el testimonio de la Estoria amplia desde ca. 1540. Cf. Ibid., p. 116.

10 Cf. Diego CATALÁN, « La Estoria del fecho de los godos hasta 1407 y sus continuaciones y refundiciones », in : La Estoria de España de Alfonso X. Creación y evolución, Madrid : Universidad Autónoma : Fundación Ramón Menéndez Pidal, 1992, p. 232-285, p. 273.

11 J.-P. Jardin, « Falsification de l’histoire et quête de légitimité dans l’historiographie Trastamare », Cahiers d’Études Hispaniques Médiévales, 29, 2006, p. 225-239, p. 228, 233.

12 D. Catalán, Ibid., p. 267. Asimismo, aunque Jardin habla, en relación con la Refundición del sumario, de obra « castillista […] favorable a los intereses de la familia Castilla », en J.-P. Jardin, « La difícil… », p. 278, sin embargo, se refiere, al tratar de esta noticia, como « une erreur de bonne foi provoquée par l’existence des deux versions de la chronique de Pero López de Ayala, vues comme deux chroniques différentes et même opposées », id., « Falsification… », p. 233.

13 BNE, Mss. 9559 (fol. 233rº).

14 D. Catalán, art. cit., p. 266.

15 Carta de Jerónimo Zurita a don Rodrigo de Castro, obispo de Cuenca (1580, septiembre 17. Zaragoza), edit. en C. VALDALISO, « Una docta… », p. 117.

16 Gregorio de ANDRÉS, « Relación de la vida del rey D. Pedro y su descendencia que es el linaje de los Castilla por Pedro Gracia Dei : Introducción y edición (I) », Cuadernos para Investigación de la Literatura Hispánica, 18, 1993, p. 233-252, p. 235 ; Francisco Bautista, « El monasterio de Guadalupe y las crónicas de Ayala », in : Christoph Strosetzki (ed.), Aspectos actuales del hispanismo mundial : Literatura. Cultura. Lengua, Boston, Berlín : De Gruyter, 2018, p. 134-150, p. 138 ; C. VALDALISO, « La historicidad y la historiografía sobre Pedro I de Castilla : crónicas perdidas y memorias construidas (siglos XIV a XVI) », La Corónica, 45 (2), 2017, p. 53-78, p. 66.

17 Francisco de Castilla, « Prática de las virtudes de los buenos reyes Despaña en coplas de arte mayor dereçadas al Emperador y rey don Carlos nuestro señor », in : Theorica de virtudes en coplas y con commento […] y otras obras suyas en metro, Alcalá de Henares : Francisco de Cormellas y Pedro de Robles, 1564 (fol. 148rº-192vº, fol. 184vº).

18 J.-P. Jardin, « La difícil… », p. 280-281 ; Nancy F. Marino, « Two spurious chronicles of Pedro el Cruel and the ambitions of his illegitimate successors », La Corónica, 21 (2), 1993, p. 1-22, p. 6-7 ; F. BAUTISTA, « El monasterio… », p. 138.

19 Cf. J.-P. Jardin, « La difícil… », p. 281 ; id., « Écriture et réécriture de l’histoire à l’époque des Trastamare : de la chronique au résumé », Cahiers d’Études Hispaniques Médiévales, 29, 2006, p. 83-101, p. 92-93 ; id., « Falsification… », p. 230-232.

20 Así parece indicarlo el hecho de que Sancho de Segorbe, en 1497, hablara de forma escéptica sobre la « crónica verdadera », señalando que « la qual yo no he visto ni oydo dezir a nadie que la viese », BNE, Mss. 10652 (fol. 37rº), cit. en J.-P. Jardin, « La difícil… », p. 280, nota 23.

21 G. de ANDRÉS, « Relación… (I) », p. 234.

22 Cf. Luis Vicente Díaz Martín, Pedro I el Cruel (1350-1369), Gijón : Ediciones Trea, 2007, p. 14.

23 Pedro LÓPEZ DE AYALA, « Crónica del rey don Juan primero de Castilla e de León », in : Cayetano ROSELL (ed.), Crónicas de los reyes de Castilla, Madrid : Atlas, 1953, 3 vol. , 2, p. 65-159, año 1386, cap. 10, p. 112-113. Se trataría este, en realidad, de Juan Gutiérrez, deán de Segovia, obispo de Dax en Guyena, designado arzobispo de Santiago. Cf. G. de ANDRÉS, « Relación… (I) », p. 236-237 ; M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, « Apología y censura : posibles autores de las crónicas favorables a Pedro I de Castilla », Anuario de Estudios Medievales, 36 (1), 2006, p. 111-144, p. 123-130.

24 P. LÓPEZ DE AYALA, « Crónica del rey don Juan… », año 1386, cap. 10, p. 113-114.

25 Véanse las advertencias al respecto, bien conocidas, de Zurita en Jerónimo ZURITA « Advertencias de Zurita al testamento del rey don Pedro de Castilla », in : C. ROSELL (ed.), op. cit., 1, p. 598-599, p. 599.

26 Rafael Beltrán Llavador, « El “Cuento de los Reyes” Pedro I y Enrique II : una historia-“exemplum” sobre la caída de los linajes », Boletín de la Real Academia Española, 248, 1989, p. 417-458, p. 434.

27 « Corónica del muy alto et muy católico rey don Alfonso el Onceno », in : C. ROSELL (ed.), op. cit., 1, p. 173-392, cap. CCCVII, p. 370. También referencia en la Estoria amplia del fecho de los godos a este « obispo de Jaén, don Juan », en BNE, Mss. 9559 (fol. 220rº). Cabe señalar que, entre los libros de D. Luis de Castilla, hijo de Diego de Castilla, se cita una Historia del rey don Alonso el Onceno, como apunta G. de ANDRÉS, « El Arcediano de Cuenca D. Luis de Castilla (+1618) protector del Greco y su biblioteca manuscrita », Hispania Sacra, 71, 1983, p. 87-141, p. 128.

28 José Rodríguez Molina, El obispado de Baeza-Jaén (siglos XIII-XVI) : Organización y economía diocesanas, Jaén : Diputación de Jaén, 1986, p. 42-43.

29 Alonso Fernández de Madrid, Silva Palentina, ed. de Jesús San Martín Payo, Palencia : Exma. Diputación Provincial de Palencia, 1976, p. 26, 268-269.

30 Sobre este véase : M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, « Apología… », p. 120-123. En la fecha del episcopado palentino seguimos lo indicado en Carlos Manuel REGLERO DE LA FUENTE, « La Iglesia catedral de Palencia en el siglo XIV (1313-1379) : crisis y reformas », Edad Media : Revista de Historia, 7, 2005-2006, p. 121-160, p. 139.

31 Cf. M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, « Los cargos… » ; Id., « Simbología… », p. 59-60 ; Ángel FERNÁNDEZ COLLADO, « Castilla, Diego de », in : Diccionario biográfico español, Madrid : Real Academia de la Historia, 2009-2013, 50 vol. , 12, p. 420.

32 BNE, Mss. 4259 (fol. 263rº-263vº), edit. en F. Bautista, « El monasterio… », p. 139 ; G. de ANDRÉS, « Relación de la vida del rey D. Pedro y su descendencia que es el linaje de los Castilla, por Pedro Gracia Dei (II) : Texto (continuación) », Cuadernos para Investigación de la Literatura Hispánica, 19, 1994, p. 207-250, p. 210, nota 2.

33 F. Bautista, « El monasterio… », p. 138.

34 Sobre esta cuestión, véase : Michel García, « La crónica castellana en el siglo XV », in : Actas del II Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Alcalá de Henares : Universidad de Alcalá, 1992, 1, p. 53-70, p. 59 ; Robert B. Tate, « El cronista real castellano durante el siglo XV », in : Homenaje a Pedro Sainz Rodríguez. Tomo III. Estudios históricos, Madrid : Fundación Universitaria Española, 1986, 3, p. 659-668, p. 668 ; Fernando Gómez Redondo, « Historiografía medieval. Constantes evolutivas de un género », Anuario de Estudios Medievales, 19, 1989, p. 3-15, p. 9-10 ; Luis Fernández Gallardo, « La crónica real (ca. 1310-1490). Conflictividad y memoria colectiva », in : J. M. NIETO SORIA (dir.), El conflicto en escenas. La pugna política como representación en la Castilla bajomedieval, Madrid : Sílex, 2010, p. 281-322, p. 307-308 ; F. BAUTISTA, « Historiografía y poder al final de la Edad Media : en torno al oficio de cronista », Studia Historica. Historia Medieval, 33, 2015, p. 97-117, p. 103, 105.

35 Matthew FISHER, Scribal Authorship and the Writing of History in Medieval England, Columbus: Ohio State University Press, 2012, p. 2.

36 Dichas ideas sobre la importancia del testimonio presencial o de testigos dignos de fe como base del relato histórico verdadero serían asumidas ampliamente, en línea con la etimología isidoriana del término « historia » (Isidoro de SEVILLA, Etimologías. Edición bilingüe, ed. de José Oroz Reta y Manuel. A. Marcos Casquero, Madrid : Biblioteca de Autores Cristianos, 2004, I, 42, p. 348-349), por la historiografía bajomedieval y altomoderna, que tenderá adicionalmente a articular una relación estrecha entre la idea del testigo de vista y la noción de verdad. Tenemos algunos ejemplos de estas imágenes en : Fernán Pérez de Guzmán, Generaciones y semblanzas, ed. de José Antonio Barrio, Madrid : Cátedra, 1998, prólogo, p. 63 ; P. López de Ayala, « Proemio a las crónicas de los reyes de Castilla », in : C. ROSELL (ed.), op. cit., 1, p. 399-400, p. 399 ; Diego ENRÍQUEZ DEL CASTILLO, Crónica de Enrique IV, ed. de Aureliano Sánchez Martín, Valladolid : Universidad de Valladolid, 1994, prólogo, p. 132 ; Bernal DÍAZ DEL CASTILLO, Historia verdadera de la conquista de Nueva España, ed. de Guillermo Serés, Barcelona : Círculo de Lectores : Galaxia Gutenberg, 2011, cap. I, p. 12 ; ibid., cap. LVI, p. 200-201 ; Gonzalo FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Batallas y quinquagenas, Madrid : Real Academia de la Historia, 1983-2002, 4 vol. , batalla I, quinquagena I, diálogo XIII, 1, p. 102 ; Fray Antonio de GUEVARA, Relox de príncipes, ed. de Manuel Arroyo Stephens, Madrid : Turner, 1994, lib. I, cap. XLVII, p. 345.

37 N. F. Marino, art. cit., p. 4-5 ; F : BAUTISTA, « El monasterio… », p. 139 ;

38 BNE, Mss. 1626 (fol. 3rº) cit. en German Orduna, « Nuevo registro de códices de las Crónicas del canciller Ayala (primera parte) », Cuadernos de Historia de España, 63-64, 1980, p. 218-255, p. 227.

39 BNE, Mss. 1419 (fol. 130vº).

40 BNE, Mss. 4259 (fol. 265rº), edit. en F. Bautista, « El monasterio… », p. 139.

41 De forma más extensa sobre este testimonio, véase F. Bautista, « El monasterio… », p. 141-148 y C. VALDALISO, « La historicidad… », p. 68-71.

42 En la actualidad, nos encontramos ultimando un estudio sobre este testimonio, del que esperamos dar noticia completa en los próximos meses, con un desarrollo que vendría a mostrar, a través de pruebas indirectas, que estas notas no formaron parte de ninguna hipotética *Corónica verdadera.

43 Sobre la correspondencia entre Diego de Castilla y Jerónimo Zurita véase C. Valdaliso, « Una docta… », passim.

44 Dicha hipótesis aparece ya apuntada en M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, « Apología… », p. 144. Jardin sugiere una explicación alternativa, en torno al contexto de crisis dinástica de la monarquía e interna de los Castilla en J.-P. Jardin, « La difícil… », p. 282 ; id., « Falsification… », p. 233.

45 Ángel CANELLAS, « El historiador Jerónimo Zurita », in : Jerónimo Zurita. Su época y su escuela, Zaragoza : Institución Fernando el Católico, Excma. Diputación Provincial de Zaragoza, 1986, p. 7-22, p. 17 ; Isabel EXTRAVÍS HERNÁNDEZ, Jerónimo Zurita (1512-1580). Humanismo e historia al servicio del Reino y la Corona, Madrid : Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2018, p. 207-255, 288-330, 334.

46 Georges LEFEBVRE, El nacimiento de la historiografía moderna, Barcelona : Ediciones Martínez Roca, 1974, p. 74-75.

47 Richard L. KAGAN, Los cronistas y la Corona. La política de la historia en España en las edades media y moderna, Madrid : Centro de Estudios Europa Hispánica : Marcial Pons, 2010, p. 364-385.

48 Un panorama general sobre este en Víctor INFANTES, « Gracia Dei, Pedro de », in : Diccionario biográfico español, 24, p. 526-527. Junto a los hipotéticos nexos del autor con la infanta Isabel de Castilla, hija de los Reyes Católicos, durante la estancia de esta en la corte portuguesa, cabe llamar la atención sobre los vínculos previos de Gracia Dei y su padre con la corte real, hasta el punto de que el segundo habría fallecido en el servicio regio, como señala La crianza y virtuosa doctrina (BNE, Inc. 1272, fol. 5vº) ; lazos rotos con la caída en desgracia de Gracia Dei, como sugiere la invocación que, en dicha obra, dirige « al rey » (fol. 5vº). Es probable que su apelativo, lejos de tratarse de su denominación como oficial de armas, pueda ser un sobrenombre poético o literario, al modo de « Deus de Amor » del Cancioneiro geral de García de Resende.

49 Como « cronista » es presentado en testimonios como BNE, Mss. 11155 (fol. 2rº) ; BNE, Mss. 5950 (fol. 3rº) ; Biblioteca Pública del Estado en Toledo (BPET), Ms. 474, fol. 5rº ; Biblioteca de la Fundación Lázaro Galdiano, inv. 15040 (fol. 7rº) ; Bibliothèque Nationale de France, Département des Manuscrits, Espagnol 101 (fol. 1rº).

50 Cf. G. de ANDRÉS, « Relación(II) », p. 209, nota 1.

51 BNE, Mss. 628, portada.

52 BNE, Mss. 2766 (fol. 1rº).

53 Biblioteca Bartolomé March, B96-V2-14 (fol. 9rº).

54 F. Bautista, « El monasterio… », p. 141 ; G. de ANDRÉS, « Relación… (I) », p. 235 ; M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, « Los cargos… », p. 253.

55 G. de ANDRÉS, « Relación… (II) », p. 235, J.-P. Jardin, « Falsification… », p. 229-230 y F. BAUTISTA, « El monasterio… », p. 141, mientras que M. E. González de Fauve, I. J. de las Heras y P. de Forteza, « Apología… », p. 144, refieren que es « probablemente creación de los Castilla de fines del siglo XVI y comienzos del XVII ».

56 N. F. Marino, art. cit., p. 7, 17-18 ; Fernando BOUZA, Corre manuscrito : una historia cultural del Siglo de Oro, Madrid : Marcial Pons, 2001, p. 286.

57 BNE, Mss. 11155 (fol. 1rº, 147vº).

58 Cf. F. Bautista, « El monasterio… », p 141. La fecha de este comentario cabría situarlo entre 1556 y 1567, atendiendo a la condición de Sancho como « capellán de el rey don Phelippe nuestro señor », BNE, Mss. 4259 (fol. 1rº). Cf. José MARTÍNEZ MILLÁN, La corte de Carlos V, Madrid : Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 5 vol. , 4, p. 113).

59 Carta del deán don Diego de Castilla a don Rodrigo de Castro, obispo de Cuenca (1580, agosto 16. Toledo), edit. en C. VALDALISO, « Una docta… », p. 114.

60 N. F. Marino, art. cit., p. 18.

61 Archivo de la Corona de Aragón, Real Patrimonio, reg. 876 (fol. 75rº, 156rº), edit. en Joan Ruiz i Calonja, « Fra Ambrosio Montesino, Ferrando de Vedoya i Gràcia Dei, a la cort de Ferran el Catòlic », Estudis Romànics, 4, 1953-1954, p. 241-250, p. 250.

62 Esta actitud debió de ser temprana, pues, al menos, desde mediados del siglo XVI, como parecen sugerir las Batallas y quinquagenas (1535-1556) de Gonzalo Fernández de Oviedo, no debía ser extraña la atribución de coplas genealógicas « al coronista Graçia Dei », G. FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Batallas…, batalla I, quinquagena I, diálogo XIII, 1, p. 116.

63 BNE, Mss. 3322, fol. 1rº ; BNE, Mss. 3303 (fol. 1rº) ; BNE, Mss. 3486 (fol. 1rº) ; Real Academia de la Historia, 9/273 (fol. 2rº).

64 G. de ANDRÉS, « Relación… (II) », p. 207.

65 Un buen ejemplo de ello se encuentra en el hecho de que Francisco de Castilla sea referido, de forma oscura, como « otro historiador », G. de ANDRÉS, « Relación(II) », p. 209, glosa 1.

66 BNE, Mss. 3083 (fol. 84rº).

67 Enrico Castelli Gattinara, « Vérité », in : Historiographies, II. Concepts et débats, París : Éditions Gallimard, 2010, p. 927-940, p. 928.

68 Elisabeth Gaucher, « Le vrai et le faux au Moyen Age : quelques aproches », Bien Dire et Bien Aprandre, 23, 2005, p. 9-20, p. 14. Cf. Maciej ABRAMOWICZ, Dire vrai dans les narrations françaises du Moyen Age. XIIe -XIIIe siècles, Lubin : Wydawnictwo Uniwersytetu Marii Curie-Skłodowskiej, 2007, p. 7.

69 Ibid., p. 7.

70 D. CATALÁN (ed.), Gran crónica de Alfonso XI, Madrid : Editorial Gredos, 1977, 2 vol. , 2, cap, CCXIV, p. 201 ; ibid., 2, cap. CCXXV, p. 217; ibid., 2, cap. CCXXXVII, p. 233; ibid., 2, cap. CCXXXIX, p. 237; ibid.,2, cap. CCLX, p. 272; ibid., 2, cap. CCLXV, p. 287; ibid., 2, cap. CCLXVII, p. 291; ibid., 2, cap. CCLXX, p. 297 ; ibid., 2, cap. CCCX, p. 379.

71 Terrence A. Mannetter (ed.), Crónica de veinte reyes. Escorial Y.I.12, Madison : Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1995 (fol. 90vº, 94rº), en Real Academia Española, Banco de datos (CORDE) [En línea], consultado el 25 de junio 2019. URL : http://www.rae.es.

72 José P. da Cruz (ed.), Crónica de 1344. Madrid, Zabalburu, II109, Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1992, p. 109 (CORDE).

73 Juan de Mata CARRIAZO (ed.), Crónica de Don Álvaro de Luna, Madrid : Espasa-Calpe, 1940, epílogo, p. 438.

74 D. Enríquez del Castillo, op. cit., prólogo, p. 132.

75 Julio Puyol (ed.), Crónica incompleta de los Reyes Católicos (1469-1476), Madrid : Academia de la Historia, 1934, cap. III, p. 78.

76 Fernando de PULGAR, Crónica de los Reyes Católicos, ed. de Juan de Mata Carriazo, Madrid : Espasa-Calpe, 1943, 2 vol. , 1, proemio, p. 3.

77 Real Biblioteca, II/1437.

78 G. FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Batallas…, 2, batalla II, quinquagena III, diálogo XXXVI, 2, p. 365.

79 Dos ejemplos en Andrés BERNÁLDEZ, Historia de los Reyes Católicos D. Fernando y Dª Isabel, Sevilla : Sociedad de Bibliófilos Andaluces, 1870, 2 vols, 1, cap. VII, p. 28-29 y Joaquín VILLALBA ÁLVAREZ, Los proemios en la historiografía latina renacentista, Madrid : Ediciones Clásicas, 2009, p. 128-129.

80 Se trata de una idea ampliamente explotada por los Castilla, quienes vincularían la condición oculta de la crónica con el deseo de preservar esa verdad frente a las actuaciones de los Trastámaras. Idea que aparece igualmente, partiendo del pasaje F. Pérez de Guzmán, op. cit., prólogo, p. 64, en L. de BARRIENTOS, op. cit., prólogo, p. 7.

81 Jesse MOTELMANS, « Quels moyens pour dire le vrai ? Sur les origines de la chronique médiévale », in : Catherine Bel, Pascale Dumont y Frank Willaert (dirs.), « Contez me tout » : Mélanges de langue et littérature médiévales offerts à Herman Braet, Lovaina : Peeters Publishers, 2006, p. 737-748, p. 745.

82 Por ejemplo, Pulgar hará uso de la fórmula « con toda verdad podemos testificar », F. de PULGAR, op. cit., 1, cap. IV, p. 20. Una vista de la que nace, en el ámbito judicial, el « saber », frente a un « creer » fundado en lo que se ha escuchado (Marta MADERO, Las verdades de los hechos. Proceso, juez y testimonio en la Castilla del siglo XIII, Salamanca : Universidad de Salamanca, 2004, p. 58). En el caso de que el cronista no haya asistido personalmente a los hechos y cuente con testigos, estos han de ser –siguiendo el propio papel del testigo en los procesos judiciales– « personas dignas de ser creídas », como apunta G. FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Batallas…, batalla I, quinquagena I, diálogo XIII, 1, p. 102. Con esta acepción del cronista como testigo cabe relacionar, al menos parcialmente, la imagen del cronista como « evangelista », presente tanto en J. Puyol (ed.), op. cit., cap. IV, p. 90 como en G. FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Libro de la Cámara Real del príncipe don Juan, oficios de su casa y servicio, ed. de Santiago Fabregat Barrios, Valencia : Publicacions de la Universitat de València, 2006, p. 162, que cabe vincular con la construcción de la autoridad del texto sagrado sobre la idea del testigo de vista. Sobre la relación entre el canon bíblico y la cuestión de la autoría, construida en torno a la noción de « apostolicidad » como criterio de canonicidad, es decir, de autenticidad, véase Bruce M. Metzger, The Canon of the New Testament : Its Origin, Development, and Significance, Oxford : Clarendon Press, 1987, p. 253-254, y, con una opinión más matizada, Harry Y. Gamble, The New Testament Canon : Its Making and Meaning, Filadelfia : Fortress Press, 1985, p. 68. En este sentido, el propio Pérez de Guzmán señalaría que « de quatro estoriadores suyos [de Cristo], los dos non fueron presentes a ello, mas escrivieron por relaçión de otros », F. Pérez de Guzmán, op. cit., prólogo, p. 64.

83 D. ENRÍQUEZ DEL CASTILLO, op. cit., cap. I, p. 133 ; Alonso de SANTA CRUZ, Crónica de los Reyes Católicos, ed. de Juan de Mata Carriazo, Sevilla : Escuela de Estudios Hispano Americanos de Sevilla, 1951, 2 vol. , 1, prólogo, p. 17-18 ; y, sin explicitar esta condición de juez, L. de BARRIENTOS, op. cit., prólogo, p. 7.

84 M. MADERO, op. cit., p. 52-53. Dichos documentos (« cartas ») tienen reconocido, en cualquier caso, un valor probatorio claro ya en este momento del doscientos, como señala ALFONSO X, Las Siete partidas, Madrid : Real Academia de la Historia, 1807, 3 vol. , partida III, título XIV, ley XII, 2, p. 509.

85 Pedro Luis Lorenzo Cadarso, « Los tribunales castellanos en los siglos XVI y XVII : Un acercamiento diplomático » Revista General de Información y Documentación, 8 (1), 1998, p. 141-169, p. 168.

86 Luis Iglesias Rábade, « Estudio comparado del delito de falsedad documental en el derecho hispánico e inglés (siglos XVI-XVIII) », Revista Chilena de Derecho, 45 (2), 2018, p. 311-336, p. 320.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

David Nogales Rincón, « La *Corónica verdadera del rey don Pedro : « prueba » y « verdad » en torno a un fantasma historiográfico (ca. 1450-1580) », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 12 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/32524 ; DOI : 10.4000/e-spania.32524

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals