Navigation – Plan du site
Varia

Merlín nuevo: un dossier profético en la Castilla medieval

Francisco Bautista

Résumés

Dans ce travail, l'auteur présente pour la première fois et étudie un manuscrit médiéval composé de 11 folios contenant un dossier de prophéties, la plupart d'origine castillane. Une partie de ces prédictions se situe dans la tradition merlinienne : certaines correspondent à des pièces dont on conserve par ailleurs d'autres témoignages (notamment la traduction en catalan de trois prophéties castillanes et l’ « Apéndice profético » du Baladro del sabio Merlín), mais le manuscrit contient aussi d'autres textes qui nous étaient jusqu'alors totalement inconnus, ou qui ont été exploités et ré-écrits dans l’ « Apéndice ». L’article offre une description détaillée des contenus de ce nouveau manuscrit ainsi qu’une transcription de la plupart des pièces de ce dossier et un commentaire de leur tradition. Il présente en outre une étude approfondie de la Profecía cerca de la ciudad de Londres et de la Visión de Alfonso X, explorant notamment les liens entre ces deux textes et leurs implications.

Haut de page

Dédicace

Para Juan Carlos Conde

Notes de l’auteur

Este artículo se basa en parte en el contenido de una comunicación presentada en el «VII Congreso Internacional de La SEMYR: Patrimonio Textual & Humanidades Digitales», celebrado en Salamanca los días 4 al 6 de septiembre de 2018, con el título de «Merlín nuevo: sobre la tradición de las profecías de Merlín en Castilla». Estoy en deuda con el Prof. Juan Carlos Conde por haberme cedido sus materiales sobre las versiones castellanas del Vade mecum in tribulatione de Juan de Rocatallada. Este trabajo se inscribe dentro de las actividades del Proyecto LEHIAL, con referencia PGC2018-097250-B-I00, financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Texte intégral

Introducción

1En el Victorial, obra escrita en la primera mitad del siglo xv, al tratar sobre la educación de Pero Niño, el autor, Gutierre Díaz de Games, refiere una serie de consejos dados por el ayo, «honbre sabio e entendido», entre los cuales se encuentra la recomendación de tomar con escepticismo, si no con abierto desdén, las afirmaciones que pretendan desvelar el futuro, ya que estas son comúnmente obra de «sotiles honbres e cavilosos», mediante las cuales intentan ganarse la voluntad de «los reyes e grandes señores». En este contexto, Díaz de Games incluye una referencia a las profecías de Merlín, que, aunque es bien conocida, vale la pena citar como muestra, entre otras cosas, de la amplia difusión de esta tradición en Castilla:

  • 1 Gutierre DÍAZ DE GAMES, El Victorial, Rafael BELTRÁN LLAVADOR (ed.), Salamanca: Ediciones Universid (...)

Guardadvos: non creades falsas profezías ni ayades fiuzia en ellas, ansí como son las de Merlín e otras [...] E si bien paras mientes, como viene rey nuevo, luego fazen Merlín nuevo. Dizen que aquel rey á de pasar la mar e destruyr toda la morisma, e ganar la casa santa, e á de ser emperador. E después veemos que se faze como a Dios plaze. Ansí dixeron de los pasados, e dirán de los por venir1.

2La breve mención del contenido de tales profecías coindice con algunos de los testimonios que de ellas poseemos, por lo que no parece aventurado tomar este pasaje como indicio de un uso relativamente extendido, y también como evidencia del distanciamiento con el que esa tradición profética era contemplada desde algunos círculos, representados aquí por la voz del ayo de Pero Niño.

  • 2 La bibliografía sobre las profecías de Merlín en Castilla es abundante. Al margen de referencias má (...)
  • 3 Su edición apareció en dos artículos casi simultáneos: P. BOHIGAS, «Profecies de Merlí. Altres prof (...)

3Ciertamente, la declaración del ayo guarda una apreciable sintonía con la prolongada presencia de Merlín y sus vaticinios sobre la historia castellana desde mediados del siglo xiv, según se deduce de las menciones dispersas que de sus profecías encontramos en diferentes textos; alusiones suficientemente estudiadas en obras como el Poema de Alfonso XI, la Crónica del rey don Pedro y del rey don Enrique de Pero López de Ayala, o varios poemas contenidos en el Cancionero de Baena2. Sin embargo, no es menos cierto que nuestro conocimiento de esta tradición en época medieval es casi exclusivamente indirecto, ya que al margen de la referencia a las profecías de Merlín en textos poéticos o históricos, se conocen muy pocos testimonios de dichos vaticinios. El único de que se tenía noticia hasta ahora, estudiado y editado por primera vez por Pere Bohigas, era una traducción al catalán de una de las profecías de Merlín, relacionada con las guerras entre Pedro I y Enrique II, y con la propaganda de legitimación de este último3.

  • 4 Véase la edición de Adolfo BONILLA Y SAN MARTÍN (ed.), El baladro del sabio Merlín, in: Libros de c (...)

4Otro testimonio, ya de época postmedieval, es el que se recoge en un apéndice de profecías de tema hispánico que figura al final del Baladro del sabio Merlín impreso en Sevilla en 1535. Este texto, al que me referiré con la designación de «Apéndice profético», parece el resultado de la combinación y reescritura de diversas piezas medievales, entre ellas la profecía que hasta ahora solo conocíamos por la traducción catalana4. Sin embargo, en muchos casos carecemos de las fuentes usadas en el mencionado apéndice, y por tanto reconstruir dichas fuentes o describir la manera en la que se compuso ese texto resulta en ciertos puntos algo inevitablemente hipotético, cuando no una mera tarea de adivinación filológica. El objetivo de este trabajo es dar a conocer un dossier manuscrito, datable en la segunda mitad del siglo xv, que contiene un conjunto importante de piezas proféticas, la mayor parte de ellas pertenecientes a la tradición merliniana. Este nuevo testimonio reviste un valor crucial para conocer las fuentes del mencionado «Apéndice profético» y la forma en que este fue construido, pero también, y quizá más relevante, para reconstruir la tradición medieval, que como he señalado nos era conocida hasta ahora prácticamente solo de forma indirecta. También nos ilustra sobre una consolidada corriente de profecía política en Castilla, que se canalizó mayoritariamente a partir de piezas muy breves, cuya misma brevedad les concedía una condición efímera, de precaria conservación, a no ser que acabasen compendiadas en una colección como la que aquí presento.

Un cuaderno de profecías

5El material al que me refiero se encuentra dentro de un manuscrito custodiado hoy en la Biblioteca de la Real Academia de la Historia (Madrid), con la signatura 9/5872 (olim E 57, y Est 27, gr. 2ª, C. 57). Posee una encuadernación moderna en cartón, con lomo en piel, sobre el que puede leerse el siguiente título: «Varios de literatura». Se trata de un volumen facticio, probablemente reunido en el siglo XVIII, que contiene papeles de diversas épocas, datables en su mayoría en los siglos XVII y XVIII. Tiene una foliación moderna para todo el volumen (probablemente del siglo XVIII o XIX), y los folios 15-25, que contienen la colección de profecías que detallo adelante, son, a diferencia de las otras secciones, de época medieval. Ceñiré entonces mis observaciones a estos folios, claramente unitarios y ajenos al resto del volumen. Se trata de un conjunto de 11 folios escritos por una misma mano, en letra gótica cursiva y a una única tinta. La escritura se dispone a una sola columna, y con un número de líneas que presenta ligeras variaciones (37 líneas en fol. 20r). Se trata de un manuscrito en cuarto, que presenta las siguientes medidas (fol. 20): 220 x 154; y la caja: 20 + 183 x 15 + 123. La filigrana queda ubicada en el pliegue, por lo que no siempre alcanza a apreciarse bien, aunque puede distinguirse una misma filigrana en fols. 20 y 25, en forma de tulipán con dos hojas, similar (aunque no idéntica), a Briquet nº 6644 (1443-1447), nº 6652 (1465) y nº 6659 (1484). La escritura y el papel parecen situar este manuscrito en la segunda mitad del siglo xv, tal vez hacia 1470-1480. Por último, estos folios presentan ocasionales anotaciones posteriores, de letra del siglo xvi. Tales anotaciones destacan aspectos puntuales de los textos (algunas cuestiones léxicas o de contenido, por ejemplo), bien extraen algunas fechas, o bien tratan de distinguir diferentes piezas, a menudo con la palabra «Otra». La mayor parte de las notas están en castellano, aunque hay también algunas en latín, sobre todo junto al texto núm 12 de la relación que doy a continuación.

6El manuscrito presenta diversas pérdidas materiales, y no contiene reclamos, por lo que no es posible establecer su composición en cuadernos, es decir, si originalmente constaba de uno solo o de varios cuadernos. Se trata de un testimonio acéfalo, que ha perdido un número indeterminado de folios por el comienzo, y también varios folios (tal vez 4 o 5, aunque no es seguro) entre los fols. 19 y 20. Es posible (solo posible) que se haya producido otra pérdida material después del fol. 24, y el fol. 25 se encuentra en blanco, con algunas probationes pennae en fol. 25v. Estas diversas pérdidas han reducido un testimonio que probablemente no era en origen demasiado extenso, aunque no hay forma de determinar el alcance de todas estas lagunas, y por tanto sus dimensiones originales. Sea como fuere, se nos ofrece con una evidente coherencia, ya que estos folios transmiten exclusivamente piezas de carácter profético o relacionadas con este género, y todas ellas en romance. Se trata por tanto de la única colección de textos de este tipo que disponemos para Castilla, y arroja nueva luz sobre una tradición que hubo de poseer una estimable vitalidad pero que, como he recordado antes, conocíamos hasta ahora fundamentalmente de forma indirecta. A continuación, ofrezco una enumeración, transcripción (en algunos casos) y comentario de las piezas que transmite.

Contenidos y tradiciones

  • 5 Tanto en las transcripciones, como en la indicación de íncipit y éxplicit, respeto la grafía del ma (...)

7El manuscrito que acabo de describir transmite un conjunto de 12 textos, de diversa extensión y naturaleza, aunque todos ellos de carácter profético. Así, encontramos aquí una traducción de un texto latino, la traducción (con leves innovaciones) de dos breves piezas proféticas también en latín, la llamada Visión de Alfonso X, y otros vaticinios de carácter original. Buena parte de estas piezas se sitúan en la tradición merliniana, y en varias de ellas emerge explícitamente el personaje de Merlín (1, 4 y 6, según la numeración que ofrezco adelante), o se menciona la Gran Bretaña (8). Solo ocasionalmente nos encontramos ante piezas de las que poseemos otros testimonios directos en castellano (esto solo ocurre en dos casos), de modo que el conjunto supone una aportación fundamental para el conocimiento de este tipo de discurso en Castilla. De todos modos, como iré detallando en el comentario, algunas piezas corresponden a aquellas sobre las que se realizó la traducción catalana que he mencionado antes, y un buen número fue aprovechado y reformulado por el compilador que produjo el «Apéndice profético» del Baladro del sabio Merlín. En los casos en que podemos cotejar los textos contenidos en este dossier con otros testimonios, trataré de ofrecer algunas notas sobre la tradición textual, con el fin de reflexionar sobre el lugar que ocupa esta colección en la difusión de la literatura profética. A continuación, ofrezco una relación de las piezas transmitidas por el manuscrito de la Real Academia de la Historia, en el orden en que allí aparecen. Para los textos más breves, transcribo completas las piezas; en los casos que corresponden a piezas ya conocidas, o que me propongo estudiar en otro lugar, doy solamente íncipit y éxplicit5. Junto a ello, ofrezco algunas notas sobre la tradición de los textos, su posible datación y sus implicaciones.

[1]

8Como ya he señalado, el manuscrito comienza trunco, de modo que el primer texto que podemos leer en él nos ha llegado de forma fragmentaria: INC: enperador de Grecia que la iglesia de San Pedro fara este casamiento (fol. 15r); EXP: e la su sepultura sera en las cuevas de Hercoles con su linaje contra la parte de ocidente, do es llamada la silua de la casa de las aguas fondas contra la parte de sententrion, que sera llamada la montaña de estremadura en las baxuras de las mares (fol. 16r).

  • 6 Francisco BAUTISTA, «Profecía y política en la Castilla medieval», en prensa.

9Se trata de una oscura y compleja profecía, puesta en boca de Merlín, que alude a un rey que pondrá fin al dominio musulmán en el sur de España, conquistará parte de África y con sus hijos se convertirá en el monarca más importante de la cristiandad. Esta sección ha pasado, con diversas variaciones y modificaciones, al apéndice profético del Baladro del sabio Merlín (desde p. 161a16), y por tanto es una fuente más que permite describir y comprender la construcción de dicho apéndice. Por otro lado, se ha conservado un testimonio medieval que transmite completa esta profecía, y que me propongo publicar en otro lugar, donde podrá verse un comentario detenido6.

[2]

10La siguiente pieza que transmite el manuscrito es un breve texto, que por su escueta extensión transcribo completo, al igual que haré en otros casos a continuación:

  • 7 Así en el ms. Debe ser error por «puerco», como evidencia la fuente, según se puede ver a continuac (...)

Ca el puerto7 de la parte de occidente desechara a la paloma e la su vida sera aborrecida e la su fin sera muy mala. El nascido el olmedo dexara escandalos a la su postremeria, e quando veniere el tercero heredero encontrarse an batallas mortales que se levantaran por los canpos de España e non perdonara alguno la su sentencia judiçial (fol. 16r).

11En este caso, la profecía no se coloca en la voz de Merlín, y tampoco existen huellas de esta pieza en el «Apéndice profético» del Baladro. Aunque no hay indicios en el manuscrito, y tampoco en el texto mismo, que permitan situarlo en un momento concreto, es posible identificar su fuente, y con ello ofrecer una primera contextualización. Esta profecía es traducción de un texto latino que conocemos a través de su uso y comentario por Juan de Rocatallada en su Liber ostensor, redactado en 1356. En el tratado octavo, en el que el autor menciona diversos vaticinios relacionados con España, aparece un breve texto latino en verso del que depende sin duda el que transmite nuestro dossier:

  • 8 André VAUCHEZ (dir.), Jean de Roquetaillade, Liber ostensor quod adesse festinant tempora, Rome: Éc (...)

Porcus ab occida expellet ex parte columbam.
Orrida vita sua, finis pessimus illi
natus ab ulmo sinet scandala prostratus
et dumtaxat ei succedet tertius heres.
Bella per espericos surgent mortalia campos.
Et nulli parcet sentencia judicialis8.

  • 9 Sobre dicha fuente, me permito remitir a F. BAUTISTA, «Profecía y política en la Castilla medieval»

12Rocatallada aplica la profecía a Pedro I, que sería el «porcus» de quien habla el texto, y cuyo fin desastroso se pronostica. Esta profecía se basa a su vez en una obra más amplia, también en verso, aunque esa fuente es anterior a mediados del siglo xiv, y ha sido deliberadamente modificada, todo indica que para aplicarla al caso de Pedro I9. El texto castellano no depende de esta obra más amplia (y sin conexión directa o intencional con dicho rey), sino de una pieza similar a la conocida por Rocatallada. En consecuencia, puede decirse ahora que el autor francés no solo estaría citando en efecto una fuente de procedencia castellana, sino seguramente sirviéndose ya de un uso de esos versos en que tendrían tales implicaciones, es decir, en que formarían parte de una inicial campaña antipetrista. En este sentido, aunque no tenemos ninguna información externa que permita datar la traducción castellana contenida en nuestro dossier, juzgo muy probable que deba situarse igualmente en fecha temprana, aún en vida de Pedro I, como parte de la lucha propagandística de contestación al rey y de contienda por el trono de Castilla.

[3]

13La siguiente pieza, muy breve, parece haberse conservado de forma incompleta, ya que, pese a estar separada formalmente de la anterior, y desligada de ella por su contenido, comienza de forma abrupta. Doy de nuevo una transcripción completa:

fuego e en sangre e los xxxv años bivira destruymiento a las gentes malas de los crueles canes; e los otros xxxii bivira con gran paz e con gran sosiego e con gran alegria (fol. 16r).

14Su contenido, que trata sobre la duración de la vida de un monarca que se describe con algunos de los ragos del motivo del «Emperador de los últimos días» (y que en último término encontramos ya en el oráculo de la Sibila Tiburtina), se relaciona textualmente con la primera profecía (texto núm. 1), donde puede leerse un pasaje de similar redacción. Parece claro que el texto aquí está incompleto por el principio, y puesto que este se copia a mitad de folio, y no puede tratarse de una pérdida material, abre la posibilidad de que el modelo del manuscrito hoy en la Real Academia de la Historia estuviese deteriorado en algunas secciones, bien por rotura de folios, o bien por pérdida de alguno de ellos. Es una posibilidad que surge de nuevo al examinar alguna otra pieza del manuscrito (ver el comentario al texto 6).

[4]

15A continuación, nuevamente encontramos una breve profecía, en este caso en boca de Merlín, que transcribo completa:

En las partes de oriente mirando en la Gran Bretaña Merlin contra occidente dixo que en esa montaña avia de ser vencido el leon del fariseo dragon e de la su vil conpaña. Mas despues rey tornaria por este leon coronado con lança que destruyria al dragon bestio malvado e jamas non pereçeria el nin su conpañia ante el leon preciado (fol. 16r).

  • 10 «E vernán en pos dél dos dragones, e uno dellos será afogado con cuyta de enbidia, e el otro se tor (...)

16Esta pieza no fue utilizada en el «Apéndice profético», y tampoco conozco otras huellas o textos paralelos que permitiesen una contextualización. El lenguaje recuerda aquí al de los vaticinios merlinianos incluidos en la Historia regum Britanniae, bien conocidos en Castilla, donde encontramos un amplio despliegue animalístico, con profusión de dragones y leones (p. 75)10. En la tradición profética castellana bajomedieval, el dragón simboliza a menudo a los reyes de Aragón, pero no es seguro que tal clave pueda aplicarse a nuestro texto. Si tal interpretación fuera posible, entonces cabría relacionar este texto con alguna situación de conflicto entre Aragón y Castilla, bien durante el reinado de Pedro I, bien en época de Juan II. Otra posibilidad es que la referencia del «dragón» sea más genérica, y posea solo una connotación negativa, algo muy común también en los textos medievales. De ser así, podría conectarse con las guerras entre Pedro I y Enrique II, haciendo alusión a la derrota del segundo en la batalla de Nájera (1367), y su posterior victoria en la de Montiel (1369). Por lo demás, la pieza presenta una estructura de caída y redención, de una derrota que es seguida de una victoria más importante, que no es infrecuente en el género profético, y también en este dossier, como tendremos ocasión de comprobar (ver, por ejemplo, textos 5 y 8).

[5]

17La siguiente profecía tiene un carácter ligeramente diferente del resto, sobre todo por su contenido, que parece relacionado con cuestiones religiosas. Al comienzo, una mano posterior a la de la copia, que interviene en otros puntos y que puede fecharse en el siglo XVI, escribe la palabra «Otra». He aquí el texto:

Dixo don Zorobabel propheta de Egipto que en la era de mill e CCC e XC e quatro años del naçimiento del gran propheta sera crueza de la semiente de la noble yerba en los dos reynos conjuntos d’España. E alçarse an gentes en dos partes dellas poderosas e dellas non poderosas, creyentes e non creyentes, e faran dapño cerca de las aguas asigias. E caera parte de la gran obra fecha en la gran agua e tragara la serpiente al toro que trago los cavalleros en el cuerpo del sol de la noche delante la cibdad antigua del leon. E sera señal de que temeran las gentes creyentes, pero non les sera dapñoso (fol. 16r).

18La referencia a Zorobabel nos sitúa en principio al margen del universo merliniano, aunque aparece aquí una imaginería animalística que, como hemos visto, es común también en las profecías de Merlín. Por lo demás, no hay huellas de este texto en el «Apéndice profético» del Baladro.

19Zorobabel es un personaje bíblico, aunque en la Biblia no es considerado profeta, y tampoco está vinculado con Egipto. La cronología que ofrece esta pieza puede tener dos lecturas: si se toma estrictamente como una indicación de la era, habría que situar el vaticinio en 1356; si se entiende ‘era’ como sinónimo de año, algo no infrecuente desde la segunda mitad del siglo xiv, entonces podría situarse en 1394. Esta segunda fecha concuerda en principio mejor con el contenido del texto, que al mencionar la «crueza de la semiente de la noble yerba en los dos reynos conjuntos d’España» parece estar aludiendo a los pogroms de 1391, tanto en Castilla como en la Corona de Aragón. Si esto fuera así, la profecía estaría vinculada a una perspectiva favorable a la convivencia entre cristianos y judíos («creyentes e non creyentes»), e incluso los prodigios parecerían mostrar una reacción condenatoria de la mencionada «crueza».

[6]

20La siguiente profecía nos sitúa en uno de los casos en que disponemos de algún otro testimonio independiente. Corresponde a la pieza denominada comúnmente Profecías de Merlín en la Gran Bretaña, cerca de la ciudad de Londres, y que citaré abreviadamente como Profecía cerca de la ciudad de Londres. De esta profecía se conoce una traducción al catalán, transmitida por el ms. 271 de la Biblioteca de Catalunya (Barcelona), y fue incluida a su vez en su totalidad en el «Apéndice profético» del Baladro. Se trata de un texto abiertamente favorable a Enrique II, que es el último de los reyes a quienes alude el vaticinio, y que hubo de ser compuesto después de la muerte de Pedro I en 1369, y antes de la del propio Enrique en 1379. El testimonio del dossier de la Real Academia de la Historia presenta la peculiaridad de que omite la primera parte, centrada en la sucesión de Alfonso X y la presentación de Alfonso XI, y comienza con la descripción de la batalla de Tarifa, hasta el final. Doy a continuación íncipit y éxplicit, y ofrezco en el Anexo 1 una transcripción completa: INC: E pasara la gran laguna sobre madera aconpañado de muchos puercos syn cuenta e el alto señor lo cosintira por su quebranto (fol. 16v). EXP: mas que algunos de los pasados de su linaje que fueron del tiempo de la encarnacion de Jesucritso de mill e ciento e cincuenta e cinco años (fol. 17v).

21La omisión de la primera parte admite al menos dos interpretaciones: podría, por un lado, ser algo deliberado, con el objeto de recoger solo aquello que se juzga más importante, aunque también podría deberse a un defecto material en el antígrafo del manuscrito de la Real Academia de la Historia, que hubiese tal vez perdido un folio. No es posible optar de forma concluyente por alguna de estas dos posibilidades, aunque el hecho de que el texto comience en mitad de la sección sobre la batalla de Tarifa, y no al principio de la misma, podría abogar en favor de la segunda. Y ya hemos visto más arriba (al tratar del texto núm. 3) que hay algún otro indicio que apunta a que el modelo de nuestro manuscrito podría haber sufrido algunas pérdidas. Por lo demás, este nuevo testimonio presenta un buen número de errores y lecciones singulares, que sugieren una estimable circulación y prueban que no pudo ser en modo alguno el modelo usado por el autor del «Apéndice profético» del Baladro. En cuanto a su contenido, al haberse conservado la traducción al catalán, se trata de un texto que ha sido bien estudiado, aunque volveré sobre él más adelante en el siguiente apartado.

[7]

22Al frente de la siguiente pieza, la más breve del conjunto, hay una indicación de esa segunda mano fechable en el siglo xvi, que anota «Otra». Este es el texto:

Entre las montañas e la mar, en una montaña espesa nascera una ave negra e cogera el oro de los reynos en su estomago, e ganarlo a a su contrario (fol. 17v).

  • 11 Sobre los testimonios de esta carta, véanse los importantes trabajos de José Luis MOURE, «Sobre la (...)

23Si bien este vaticinio no se usó en el «Apéndice profético» del Baladro, conocemos un testimonio paralelo, aunque coincidente solo de forma parcial, en una carta inserta en las Crónicas de Pero López de Ayala. Me refiero a la segunda carta del visir granadino Ibn al-Jaṭīb al rey don Pedro, que al margen de su inclusión en el texto cronístico, circuló también de forma independiente11. En ella, el visir interpreta para el rey una profecía atribuida a Merlín, que se recoge en la propia misiva:

  • 12 Cito a partir del texto cronístico: Pero LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Pedro y del rey don En (...)

En las partidas de Oçidente, entre los montes e la mar, nasçera un ave negra comedora e rrobadora, e todos los panares del mundo querria acoger en si, e todo el oro del mundo ençerrara en su estomago e despues gormarlo ha e tornara atras e non peresçera luego por esta dolençia; ca dize caersele han antes las alas e secarsele han las plumas al sol e andara de puerta en puerta e non le querra ninguno acoger, ençerrarse ha en selua e morra ý dos vezes, una al mundo e otra a Dios, e desta guisa acabara12.

24Más allá de la autenticidad o no de la carta, este testimonio permite contextualizar la pieza del manuscrito de la Real Academia de la Historia, que debe situarse entonces en el marco de la propaganda antipetrista.

  • 13 Véanse los estudios citados en la nota 12. A los testimonios señalados por Moure puede añadirse Sal (...)

25Por lo demás, la comparación con el testimonio de la carta es interesante por las diferencias entre los textos, y también por la luz que la propia transmisión de la carta arroja sobre nuestra pieza. Cabe notar en este sentido que las variantes de la versión del dossier la aproximan a una de las líneas de transmisión de la carta. Gracias a los estudios de José Luis Moure, sabemos que hay dos grandes ramas del texto: por un lado, la versión transmitida en el ms. Esp. 216 de la Bibliothèque Nationale de Francia (París), y por otro la que contiene el ms. 9428 de la Biblioteca Nacional de España (Madrid), muy próxima esta a la incluida en las crónicas de Ayala13. Moure propone que el primer testimonio es el más próximo al original, y que el segundo es el fruto de una cierta reelaboración lingüística. Pues bien, las variantes de la versión del dossier coinciden sistemáticamente con la segunda rama («ave» frente a «paxara» y «estomago» frente a «ententinos»). Por otro lado, la comparación entre los textos suscita también alguna duda sobre la versión del dossier: así, en las palabras finales («e ganarlo a a su contrario»), cabría preguntarse si «ganarlo» no podría ser una deturpación de «gormarlo» (que a su vez se diría una derivación de «gomitarlo»). Este último término, que parece haber provocado ya problemas en el texto de la carta, podría entonces haber sido también malinterpretado en el curso de la transmisión de la pieza incluida en el dossier.

26En cuanto a las diferencias, es evidente que la mayor brevedad del texto contenido en el dossier nos enfrenta ante un vaticinio algo más abierto, menos definido en cuanto al destino del «ave negra», aunque sea siempre contrario a esta. Ahora bien, dada la conexión de la versión del dossier con una rama singularizada del vaticinio transmitido en la carta de Ibn al-Jaṭīb, no parece que pueda interpretarse esta mayor brevedad como un indicio de una versión más antigua o primigenia. Todo indica que la versión del dossier depende en último término del texto de la carta, bien a través de una versión similar a BNE 9428, bien a través de la versión cronística, de modo que su reducción tal vez estaría destinada a modificar el vaticinio desconectándolo virtualmente de su aplicación a Pedro I. En todo caso, el final abrupto podría deberse también a un accidente en la transmisión del texto, y hemos de reconocer que con los elementos a nuestra disposición no contamos con datos suficientes para ofrecer una interpretación concluyente.

[8]

  • 14 Editada por P. BOHIGAS, «Profecies de Merlí», p. 270, e I. ROUSSEAU-JACOB, «Prophéties de Merlin», (...)

27La siguiente profecía incluida en el dossier continúa dentro del universo merliniano, aunque no se coloca expresamente en boca del mago. De ella se ha conservado una traducción al catalán, copiada sin solución de continuidad después de la traducción de la Profecía cerca de la ciudad de Londres en el mismo manuscrito (Biblioteca de Catalunya, ms. 271, f. 151r-v)14. En las notas a mi transcripción doy las variantes más relevantes de esta traducción, que en buena parte de los casos se deben a malas lecturas:

  • 15 BC 271: «asprees».
  • 16 BC 271 omite «e los montes Pirineros».
  • 17 BC 271: «gran alamanya».
  • 18 BC 271: «mas».
  • 19 Después de «veran», BC 271 incluye: «e diran que es asso, que es allo».
  • 20 En lugar de «Gran sosiego en las casas», la lección de BC 271 es: «Per lonch temps sera gran lo seu (...)
  • 21 En BC 271 falta desde «e las gentes».

Sobreverna la encerada en la cueva de los conejos del linaje de los franceses e gemiendo e volando con dolorosas lagrimas e con çitula e pandero roto fara son doloroso por lo pasado en tal manera que traspasara las Alpas15 e los montes Pirineros16 e sonara su son fasta en cabo de la Gran Bretaña17. Mucho punara por salir dentre los crueles. Mala sera su salida, ca18 la iglesia la reterna por matrimonio, ca la casara mucho aprovechoso, por lo qual [f. 18r] muy grandes bienes e provechosos e maravillosos vernan por ello a todo cristianismo. Mucho mas se estendera por ende la fe catholica. Los bivos e nacidos que fueren en ese tienpo estaran asi como onbres levantados de sueño por las maravillas que veran19. Gran sosiego en las casas20, tanto que lo dexado en los caminos non se perdera, mas cobrarlo han sus dueños, e las gentes se ternan e gozarse an con la verdadera justicia21 (fol. 17v-18r).

28La traducción catalana prueba que la profecía debe fecharse en la segunda mitad del siglo XIV, probablemente antes de la muerte de Enrique II en 1379, de modo que el original castellano sería también anterior a esa fecha.

  • 22 P. BOHIGAS, «La Visión de Alfonso X y las Profecías de Merlín», p. 386, guiándose por el ms. BC 271 (...)
  • 23 P. BOHIGAS, «La Visión de Alfonso X y las Profecías de Merlín», p. 398.

29El texto habla de una princesa del linaje de los franceses, presa y en una situación dolorosa. Estos detalles invitan a identificar al personaje con la esposa de Pedro I, Blanca de Borbón, quien fue efectivamente recluida por su esposo, y finalmente asesinada en 136122. Puesto que el texto alude a su casamiento, y a un futuro de paz y prosperidad, si aceptamos tal identificación, habría que situar el vaticinio antes de 1361. ¿Podría entreverse aquí la referencia a un proyecto de enlace entre Blanca con alguno de los pretendientes al torno de Castilla? Por otro lado, hay una estrecha sintonía entre algunos motivos de este texto y otros que aparecen en la Profecía cerca de la ciudad de Londres, que invitan a pensar si el autor de esta última no habría conocido y aprovechado este texto más breve. Así, al tratar sobre una princesa identificable con Juana Manuel, y su enlace con la figuración profética de Enrique II, podemos leer un pasaje cercano al de nuestra profecía: «trespasara les Alpes, so es les muntanyes de Lombardia, e los munts Pireneus»23. Y de igual modo, se percibe una cierta sintonía en la descripción de la época feliz asociada al nuevo rey: «reverdeçeran e nobleçeran los canpos [...] al noble e clara boz e justicia, e seran abondados de todos bienes» (ver Anexo 1). Al margen de su contenido y de sus posibles interpretaciones, conviene señalar que no hay huellas de esta pieza en el «Apéndice profético» del Baladro.

[9]

30Uno de los textos proféticos de mayor difusión en la península Ibérica desde comienzos del siglo XIV fue el que comienza con las palabras «Vae mundo in centum annis», y dentro de él la sección referida específicamente a España. Esta profecía se incluyó por primera vez en la obra De mysterio cymbalorum ecclesiae de Arnau de Vilanova, compuesta hacia 1301, aunque no podemos saber si Arnau es también el autor del «Vae mundo». Pues bien, la siguiente pieza que encontramos en el dossier transmitido por el manuscrito de la Real Academia de la Historia es una traducción, efectuada con cierta libertad, de la sección del «Vae mundo» referida a España. He aquí el texto:

  • 24 En el original latino «pullus»; probablemente es error a partir de una lección como «pullino», que (...)

E la España, criadora de la seta de Mahomat, sera destruyda por la su maldad, ca se levantaran las gentes en locura unos contra otros. E cuando el pueblo24 iuvental tres setenas de años crescera sera gran fuego en España fasta que venga el vespertilio de las cuevas de Ercoles e tragarlos ha e destruyra los canifles de España e desi folgara en paz. E non menguara ay rayz de su gente e despues pasara a Çebta e conquerira a gran partida de Africa. E en esto acuerda Casandra Sibilla e dichos dellos prophetas (fol. 18r).

31Para que puedan apreciarse las innovaciones introducidas en esta versión romance, vale la pena copiar el original latino:

  • 25 Josep PERARNAU I ESPELT, «El text primitiu del De mysterio cymbalorum Ecclesiae d’Arnau de Vilanova (...)

Hispania, nutrix mahometice pravitatis, reciproca furia laniabitur, nam in invicem ipsius regna consurgent. Et cum pullus iumentalis tria septem compleverit, multiplicabitur ignis vorans, donec vespertilio scinifes Hispanie devoret, subiciensque Africam et caput bestie conterens, accipiat monarchiam et in posteris humiliet Nili habitatores25.

32Como puede apreciarse, la traducción en algunos casos está muy apegada al original, tanto que algunas palabras se han mantenido en latín, como «iumentalis» (que en el manuscrito aparece deturpada en «iuvental») o «scinifes» (que se transmite también deformada como «canifles»). Junto a ello, se han introducido diversas innovaciones, como la referencia a las «cuevas de Ercoles», que sirve para conectar el vaticinio con los reyes de Castilla, la mención de la paz, la alusión a «Çebta» o la frase final que remarca la veracidad de la profecía por su concordancia con otros textos. Sin embargo, también hay algunas omisiones, que afectan sobre todo a la parte final del original latino.

  • 26 Como ha sugerido I. ROUSSEAU, «La prophétie comme outil de légitimation: trois lectures du Vae Mund (...)
  • 27 Por ejemplo: «y entonces sera gran fuego en España fasta que salga el morciegalo que correrá las mo (...)

33No resulta posible, con los datos de que disponemos, determinar en qué momento concreto se llevó a cabo esta traducción, aunque sabemos que el De mysterio cymbalorum ecclesiae de Arnau de Vilanova fue conocido en Castilla desde fechas tempranas, al menos desde mediados del siglo XIV. En cualquier caso, se trata de un vaticinio muy general, que por su contenido positivo para los reyes (un futuro de conquistas, tanto en España como en África), podía servir favorablemente a los intereses de la monarquía. No es el momento aquí de tratar de rastrear todos los ecos de esta pieza en obras castellanas, aunque estos podrían tal vez percibirse ya en la Profecía cerca de la ciudad de Londres, anterior a 137926. Tal podría haber sido entonces un contexto propicio para la versión castellana, aunque no podemos darlo por seguro, ya que nada impide que se hubiera utilizado el original latino, y no hay ninguna conexión textual decisiva con nuestra versión. Más allá de la datación, conviene precisar que el «Vae mundo», en la versión aquí analizada, se utilizó en el «Apéndice profético» del Baladro, inserta y reescrita en dos momentos distintos del texto (p. 158a24-27 y 160a11 y 13-18). A pesar de la amplia circulación del vaticinio dado a conocer por Arnau, no hay duda de que en el «Apéndice» se usó la versión aquí editada, ya que contiene las mismas innovaciones, aunque hay indicios de que el autor manejó también el original u otra versión más fiel a la fuente, pues en algún punto parece más próximo a ella27.

[10]

34A continuación, el dossier contiene una pieza original, en tanto que no es traducción de un vaticinio latino, y que transcribo de nuevo íntegra:

  • 28 Así en el manuscrito; seguramente error por «casas», como figura en el «Apéndice profético» del Bal (...)

Levantarse a el gavilan del olmo e matara al leon bravo de las montañas e abrira la puerta de España e sera muy buen rey e temido de todas las gentes e non reynara mas de onze años. E verna el nacido en las cuevas de Ercoles e dormira en las cuevas de Hercoles e perdormira e perdera de todas quatro partes su reyno e levantarse an aguilas e leones contra oriente e Dios lidiara por el. E despertara e sera mucho buen rey; cobrara toda su tierra. E este siguira el puerco gordo de Portogal e dexara a los onbres dos cosas28 e desi pasara la mar e folgara la España con el (fol. 18r).

  • 29 Harold LEE, Marjorie REEVES y Giulio SILANO (eds.), Western Mediterranean Prophecy: The School of J (...)
  • 30 Eulàlia DURAN y Joan REQUESENS (eds.), Profecia i poder al Renaixement, Valencia: Eliseu Climent, 1 (...)

35A pesar de que no conocemos profecías estrictamente similares, esta pieza se vale de una serie de motivos frecuentes en la tradición peninsular. Así la denominación de «gavilán del olmo» aparece en una sección del «Apéndice profético» del Baladro desconectada de esta pieza, y que probablemente remonta a un modelo anterior. Otras referencias, como la alusión a las «cuevas de Hércules», o a la duración de la vida del príncipe, también son comunes, como ya hemos visto. La expresión «puerta de España» aparece en uno de los vaticinios incluidos en el Breviloquium super concordia Novi et Veteris Testamentiporta Yspanie»)29, y la sección sobre el príncipe nacido en las cuevas de Hércules y que duerme en ellas parece inspirarse en una profecía latina transmitida por un manuscrito del siglo xiv, y conocida también por Alfonso de Jaén: «Yspaneus leo de cavernis Erculis surget, qui simulavit atenus dormitare»30. Por lo demás, el motivo del príncipe dormido, que en última instancia remontaría al Pseudo-Metodio, comparece también en la Profecía cerca de la ciudad de Londres: «E este un pollino leon perezoso, adormido, con grandes plagas» (ver texto en el Anexo 1).

36Todo ello sugiere que se trata de un texto elaborado a partir de una tradición bien asentada, aunque su sentido no es ciertamente transparente. Se habla de dos príncipes: primero uno que consigue vencer a un rival y vive 11 años; y luego otro que en un principio está a punto de perder su reino, y que más tarde emprende una guerra contra Portugal. Es posible que la primera figura pudiera identificarse con Enrique II, y la segunda con Juan I. De ser así, los problemas en su reino quizá estarían relacionados con la intervención de Juan de Lancaster, y la guerra con Portugal podría aludir a las aspiraciones de Juan II al trono portugués. Si esta interpretación es correcta, la orientación del texto parecería situarlo en un momento previo a la batalla de Aljubarrota (1388). Por otro lado, hay que señalar que este vaticinio fue aprovechado en varios momentos del «Apéndice profético» del Baladro, aunque su utilización es fuertemente innovadora, de modo que fue fraccionado, reescrito y combinado con otros textos (p. 159b36-40, 160a11-12, 19, y 26-31).

[11]

37El siguiente texto lleva al comienzo una nota de la mano del siglo xvi que he mencionado en otras ocasiones: «Otra del Rey don Alonso». En este caso no se trata propiamente de una profecía (aunque el texto tenga un carácter profético), sino de la llamada Visión de Alfonso X, de la cual han llegado hasta nosotros diversos testimonios. Aquí se ha conservado incompleta por el final a causa de la pérdida de folios después del fol. 19. INC: Sabado onze dias de abril era de mill e CCC e XX e II años a hora de tercia en la cibdat de Sevilla (fol. 18r) EXP: e avia gran conorte con ellos en sus trabajos e en rezar sus horas e fizoles tomar luego tinta e pa[...] (fol. 19v). Si bien el texto es similar al de los otros testimonios conocidos, y por tanto no constituye una novedad, es significativa su presencia aquí dentro del dossier de profecías, entre ellas varias de tipo merliniano. Este aspecto arroja algunos indicios nada desdeñables acerca de los contextos de composición y difusión de esta pieza, por lo que me centraré en ella en el siguiente apartado. Textualmente, el ms. RAH 9/5872 está aquí caracterizado por un buen número de errores y variantes singulares, que pueden relacionarse con su fecha relativamente tardía y evidencian que no fue el modelo de ninguno de los testimonios que hoy conocemos. Doy también una transcripción de esta pieza de acuerdo con el manuscrito aquí estudiado en el Anexo 2.

[12]

38El último de los textos contenidos en nuestro dossier es una traducción castellana del Vade mecum in tribulatione de Juan de Rocatallada. Por la pérdida de folios entre fol. 19 y 20, este texto comienza trunco en mitad de la «intencio sexta». El texto contenido en el manuscrito de la Real Academia de la Historia llega hasta la «intencio» o capítulo 16, mientras que el original alcanza hasta el 21. El capítulo 16 está completo, y termina al final del vuelto del fol. 24. No sabemos si esta copia terminaba aquí, o si se han perdido folios después del fol. 4 y antes del fol. 25, que está en blanco, y sin duda pertenece a esta misma sección: INC: fuese e conteçiese ante que la iglesia suya Aviñon e ante que venga el Antecristo ca si la cavalleria de Francia e la fortaleza de los franceses durase (fol. 20r). EXP: e luego vino la yra de Dios arrebatadamente sin sospecha sobre ellos e todos perecieron que ninguno non escapo sinon tan solamente quatro mugeres e quatro omnes por que de aquellos avia el mundo de ser poblado (fol. 24v).

  • 31 Véase ahora la edición de ambas versiones, de acuerdo con estos tres manuscritos, en Robert E. LERN (...)

39Se conocen hasta ahora dos versiones castellanas de la obra de Rocatallada. Una, que parece más antigua, conservada en dos manuscritos: Salamanca, Biblioteca Histórica de la Universidad, ms. 1877, fol. 237r-251r, y Oviedo, Biblioteca de la Catedral, ms. 18, fol. 318r-328r, ambos de la segunda mitad del siglo xv. Y una segunda, transmitida por un único manuscrito: Madrid, Real Academia de la Historia, 9/2176, fol. 1r-13v, de fines del siglo xv o comienzos del xvi31. Más allá de la compleja relación entre estas dos versiones, que podrían remontar a un modelo latino similar, la contenida en nuestro dossier profético se vincula nítidamente con la primera, que se confirma como aquella que habría gozado de una mayor difusión en la Castilla bajomedieval, en contextos manuscritos que revelan además una notable variedad.

Visión y profecía

40El ms. RAH 9/5872 tiene, entre otras novedades, el valor de aportar nueva luz sobre la transmisión de la tradición profética castellana, al reunir una serie de piezas, en general de reducida extensión, que habrían suscitado interés en época bajomedieval más allá de los contextos para los que fueron compuestas. Cabe notar como un rasgo caracterizador su pertenencia al ámbito político, ya que con diversos grados todos los textos se relacionan con el poder secular, y remiten al uso de la profecía como herramienta de propaganda política, y no tanto como instrumento de reforma religiosa o de cambios en la espiritualidad. Aunque algunas de las fuentes, como Arnau de Vilanova, exhiban esta orientación, las piezas que acabo de relacionar se vinculan de forma reiterada a la esfera del poder regio y de la confrontación política. Los casos en que trascienden este marco, aunque sin abandonarlo, corresponden al texto 5, que parece relacionado con los pogroms antijudíos, y el 12, que corresponde a una traducción castellana del Vade mecum de Rocatallada, que sería además la pieza más extensa del conjunto. En términos generales, entonces, el dossier se incardina dentro de la corriente de profecía política, que parece haber sido especialmente fructífera en Castilla, y que contrasta con el panorama que ofrece el género en la Corona de Aragón, donde los vaticinios de contenido religioso tuvieron un importante cultivo y circulación, sobre todo a lo largo del siglo XIV.

41Resulta evidente, por otro lado, que la colección del ms. RAH 9/5872 no es un conjunto extravagante, sino que, muy al contrario, se relaciona con lo que parece haber sido una de las vías centrales del discurso profético en Castilla, ya que su contenido se encuentra estrechamente relacionado con los dos testimonios que conocíamos hasta ahora: la traducción al catalán de tres vaticinios, contenida en el ms. 271 de la Biblioteca de Catalunya (Barcelona), que puede fecharse a fines del siglo xiv o a comienzos del xv, y la combinación y reelaboración de diversas piezas en el «Apéndice profético» del Baladro del sabio Merlín, que conocemos a partir del impreso de 1535. El manuscrito aquí analizado contiene las tres profecías traducidas al catalán y recogidas en BC 271: son los textos 6, 8 y 11. Ciertamente, en cuanto a su contenido, la versión catalana es en algunos casos más fiel al original, como puede observarse en la Profecía cerca de la ciudad de Londres (texto 6), ya que nuestro dossier omite, por un defecto en el modelo o de forma intencionada, la sección inicial, que figura, en cambio, no solo en el manuscrito catalán sino también en el «Apéndice profético». Por otro lado, varias piezas de nuestro dossier fueron empleadas en el citado «Apéndice», indicio de que su autor conoció un ejemplar próximo a nuestro manuscrito, aunque sin duda no fue este: son los textos 1, 6, 9, 10 y 11. En lo que sigue, me centraré sobre todo en la comparación del dossier con el ms. BC 271, y dejaré el cotejo detenido con el «Apéndice» para un futuro estudio.

  • 32 Véanse los datos reunidos por David J. VIERA, «Alfonsine Legends and References in Eastern Iberia», (...)

42Si examinamos conjuntamente los testimonios BC 271 y RAH 9/5872 es obvio que se ha producido una ampliación del volumen de textos en el segundo, que estaríamos tentados de interpretar en términos evolutivos. Es posible, en efecto, que el conjunto de BC 271 derive de una primitiva reunión de piezas castellanas, que habría sido efectuada durante el reinado de Enrique II, probablemente en sus últimos años, entre 1377-1379. Es verdad que no tenemos modo de calibrar la fidelidad estructural del testimonio catalán a su modelo castellano, es decir, si se habrían podido descartar o suprimir algunas piezas, pero el hecho de que se incluya el texto 8, con el que el traductor tuvo evidentes problemas, apunta, a mi juicio, a que se recogió todo el contenido de esa primera colección. Y todo apunta a que fue en torno a ella como se fueron añadiendo después otros textos, algunos que remontan a épocas anteriores (como, por ejemplo, el nº 2) y otros posteriores, como la traducción del Vade mecum (12). Así pues, todo apunta a que la reunión de los tres textos traducidos a partir de un original castellano en BC 271 no es en absoluto accidental, sino que refleja una agrupación previa, de procedencia castellana, y que ese breve conjunto, formado en los últimos años de Enrique II, constituyó el núcleo en torno al cual fueron incorporándose posteriormente otras piezas. En este sentido, el ms. BC 271 transmite un breve conjunto que nos permite acceder a algunas de las estrategias de legitimación de Enrique II, y al mismo tiempo nos ilustra sobre la circulación de estos textos en la Corona de Aragón, alguno de los cuales, como el vinculado a Alfonso X (núm. 11), conoció una cierta influencia o repercusión32.

  • 33 Leonardo FUNES, «La leyenda de la blasfemia del Rey Sabio: revisión de su itinerario narrativo», e- (...)
  • 34 Sobre los usos de la maldición de Sancho IV en el siglo xiv, véase Georges MARTIN, «Alphonse X maud (...)

43El conjunto traducido en BC 271 tiene una clara coherencia, al menos por lo que hace a las dos piezas más extensas (6 y 11): la Profecía cerca de la ciudad de Londres y la Visión de Alfonso X. Allí se coloca primero la pieza sobre Alfonso X, con el título de «Visio», y luego la profecía, con la rúbrica «De Merli». Ambos textos fueron compuestos después de la muerte de Pedro I en 1369, y ambos suponen un intento de legitimación del primer trastámara, aunque con argumentos y estrategias no siempre coincidentes. Quisiera detenerme a continuación en el texto de la Visión y en su relación con las profecías merlinianas. Como es bien sabido, la Visión se apoya en una leyenda previa sobre la blasfemia de Alfonso X, quien habría afirmado en varias ocasiones que el mundo estaría mejor hecho si él mismo se hubiera encontrado junto a Dios en el momento de la creación. Los importantes estudios, a menudo complementarios, de Leonardo Funes y Diego Catalán han permitido obtener un cuadro bastante preciso de la evolución de la leyenda33. Contamos básicamente con dos textualizaciones: por un lado, su presencia en la Crónica de 1344 de Pedro de Barcelos, donde la leyenda sirve sustancialmente para explicar la revuelta de Sancho IV y el lamentable final del reinado de Alfonso X, y por otro, la Visión que aquí nos interesa, donde la leyenda se ha transformado, se ha vinculado a otros motivos históricos, como la rebelión del infante Sancho y la maldición que de este efectúa el rey Sabio, al tiempo que se le dota de un sentido dinástico, en la medida en que es uno de los elementos que justifican la caída posterior de su linaje, en la figura de Pedro I34.

  • 35 La aplicación dinástica de la blasfemia tendría además un temprano desarrollo profético en la Coron (...)

44Si bien en términos globales ambos estudios constituyen una aportación definitiva para el conocimiento general de la leyenda, y en particular para la interpretación de la Visión, hay algunos aspectos que pueden, a mi juicio, ser revisados, o sobre los que el nuevo testimonio invita a efectuar algunas reflexiones. En cuanto a la evolución de la leyenda, ambos estudiosos tienden a dar una relevancia menor a un testimonio singular, como es el que aparece en la Crònica de Pedro IV el Ceremonioso, que Funes considera incluso un mero avatar de la Visión, con alguna innovación propia. Sin embargo, un examen más atento muestra que este testimonio, por más que posea rasgos particulares (como el de atribuir la blasfemia a un rey llamado Fernando, y no a Alfonso X), es una huella de un estadio intermedio de la leyenda, entre la versión documentada por Pedro de Barcelos, y la formulación propia de la Visión. En efecto, en la Crónica de Pedro IV la leyenda tiene ya un sentido dinástico, esto es, explica y justifica la caída del linaje, pero todavía no se ha visto fundida con el motivo de la rebelión del infante Sancho y la maldición de este, y conserva rasgos más cercanos a la variante transmitida por Pedro de Barcelos, como la geografía del relato, centrado en Burgos. En mi opinión, el texto de la Crònica se habría valido del uso de la leyenda en el marco de la lucha propagandística entre Enrique II y Pedro I, antes de la muerte de este último (y antes de la redacción de la Visión), y su conocimiento por Pedro IV se explicaría por la importante contribución de Aragón a la victoria del príncipe Trastámara, donde además este estuvo refugiado en varias ocasiones35.

  • 36 Los anales han sido editados en dos ocasiones: Derek LOMAX, «Una crónica inédita de Silos», in: Hom (...)
  • 37 D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 348.
  • 38 «Se trata, otra vez, de un proceso de apropiación cronística de la materia legendaria. En este caso (...)
  • 39 Robert E. LERNER, The Powers of Prophecy: The Cedar of Lebanon Vision from the Mongol Onslaught to (...)

45Por lo que hace concretamente al texto de la Visión, tanto Funes como Catalán han realizado un completo inventario de los testimonios que transmiten esta pieza, y han desgranado con claridad las características de su creación y sus implicaciones. Se trata de un texto que tuvo una relativa amplia circulación: se encuentra contenido al final de los llamados Anales de Silos (conservados a partir de varios manuscritos post-medievales), en el códice 431 de la Biblioteca Nacional (Madrid), en el ms. BC 271 y en el «Apéndice profético» del Baladro, testimonios a los que ahora debe añadirse el aquí estudiado36. A pesar de que en dos casos la Visión figura junto a la Profecía cerca de la ciudad de Londres, ambos estudiosos minimizan o restan importancia a este hecho. Así, aunque Catalán conoce traducción catalana del ms. BC 271, considera «evidente» que visión y profecía son textos independientes, dada su diversa naturaleza literaria37. Por su parte, Funes desconoce sorprendentemente la versión catalana de BC 271, y llega a afirmar que la creación de la Visión y su primera documentación manuscrita deben situarse en el marco de los Anales de Silos, en función, sobre todo, de la indicación cronológica con la que se abre el texto («Sabado doze [‘onze’ ms. RAH; ‘dos’ Anales de Silos] dias de abril era de mill e CCC e XX e II años»), y el aparente contenido histórico38. Con todo, la apertura del texto con una nota cronológica es rasgo frecuente en algunas piezas proféticas, en particular en aquellas que adoptan la forma de una visión, como sucede, por ejemplo, en la llamada «Profecía de Trípoli», que tuvo una amplia difusión y circuló también en la península Ibérica39.

46Desde el punto de vista de la transmisión de la Visión, no parece haber duda de que su presencia al final de los Anales constituye un punto de llegada, y no de partida, ya que el texto de los Anales contiene varios e importantes errores en todos los manuscritos, que no han pasado al resto de testimonios de la Visión. Es más, las variantes que encontramos en el conjunto de la tradición manuscrita apuntan claramente a que esta puede dividirse en dos grandes grupos: por un lado, BNE 431 y Anales de Silos, y por otro BC 271, RAH 9/5872 y «Apéndice profético». El texto de los Anales parece derivar de un testimonio similar a BNE 431 (aunque no directamente de este), sobre el que se han introducido nuevos errores; mientras que en la otra rama de la tradición, RAH 9/5872 y «Apéndice profético» formarían una subfamilia, si bien tampoco hay una relación directa entre ellos. Tanto este haz de relaciones textuales, como la aparición de un nuevo testimonio de la Visión en que se encuentra agrupada con textos proféticos, entre ellos la Profecía cerca de la ciudad de Londres, invitan a reexaminar la cuestión de su conexión con esta pieza en concreto y los contextos manuscritos de su difusión temprana.

  • 40 La relación entre la Profecía y la leyenda de la blasfemia de Alfonso X ha sido bien observada por (...)

47En cuanto a la vinculación entre los textos, puede decirse que en la Profecía se utilizó de manera sutil la leyenda de la blasfemia de Alfonso X, concretamente en una forma que indica un aprovechamiento específico de la Visión40. La profecía propone una narrativa en la que destacan tres momentos principales: reinado de Alfonso X, conquistas de Alfonso XI, y tiranía de Pedro I, con la consiguiente victoria de Enrique II. Ya el hecho de aislar como referente en el pasado a la figura de Alfonso X nos sitúa en una perspectiva conectada con la Visión y de la estrategia de legitimación de la dinastía Trastámara que allí se despliega. Pero, además, en la presentación de Alfonso X se percibe la huella de la Visión. Así, la geografía se ciñe a Sevilla («ciutat dels pals», «cibdad de los palos»), y se habla de sus «peccats», que dan lugar a su destronamiento. Aunque la referencia genérica a los pecados del rey difumina la presencia de la leyenda de la blasfemia, no parece difícil percibir aquí la influencia de ella. Por otro lado, se menciona también la rebelión y el destronamiento del rey como una causa que pondrá en peligro el futuro del reino:

  • 41 P. BOHIGAS, «La Visión de Alfonso X y las Profecías de Merlín», p. 394. Compárese con el texto de l (...)

Desemparat sera de tots los seus, e mes del seu linatge, e alguns creen que faran lo mellor e faran lo piyor, e mayorment aquells qui mes lo deurian tembra e honrar, per lo qual la noblea e lo gran poder e bona fama del comanador mayor dEspanya vendra a punt de perdres de un en altre41.

  • 42 «Querrien mucho que se abriesse la tierra et que los cogiesse en sy, lo qual durara fasta la quarta (...)

48De nuevo aquí no hay una mención explícita a uno de los motivos centrales de la Visión (la maldición de Sancho IV), aunque la estructura narrativa es similar. La amenaza se cumple no inmediatamente, sino en un descendiente de la quinta generación («quint pulli», «quinto pullino» RAH), en una secuencia que de nuevo remite claramente a la que presenta la Visión42.

  • 43 D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 350.
  • 44 L. FUNES, «La leyenda de la blasfemia del Rey Sabio», §65.

49Ahora bien, si la Visión fue con gran seguridad una de las fuentes de la Profecía cerca de la ciudad de Londres, las profundas diferencias de contenido y de expresión entre estos dos textos hacen improbable que se compusieran en el mismo momento, y como parte de un mismo programa de legitimación. La Visión, como hemos visto, se apoya en una leyenda previa, que tuvo usos diversos, y posee en realidad una orientación eminentemente crítica, destinada a deslegitimar a Pedro I en función de sus antecesores, ya se trate de Alfonso X (por su blasfemia), como sobre todo Sancho IV (por su rebelión y la maldición de su padre). Frente a ellos, Enrique II se presenta como un príncipe de quien no se explicitan lazos con este linaje, y que constituye en sí una suerte aparición providencial: «el alto Sennor enbiarles ha de parte de Oriente saluaçion del muy noble rey»43. Es verdad que, frente a la tradición previa, el texto de la Visión introduce una caracterización mucho más positiva de Alfonso X (como devoto de la Virgen, y como aquel al que Dios concede un plazo de treinta días para que expíe sus pecados), según ha mostrado sagazmente Funes44. Esta innovación tendría no solo una justificación narrativa (Dios le concede que se cumpla su maldición), sino probablemente también dinástica, en tanto que de su hijo mayor, Fernando de la Cerda (1255-1275), provendría una línea de legitimación de Enrique II, merced a su enlace con Juana Manuel, bisnieta de aquel. Pero este último argumento queda solo latente en el texto, ya que en ningún momento se establece un vínculo que refuerce la entronización de Enrique II en relación con la figura de Alfonso X.

50La Profecía cerca de la ciudad de Londres contrasta con la Visión justamente por la preocupación por las continuidades. En primer lugar, como hemos visto, presenta los efectos de los pecados de Alfonso X y la rebelión de Sancho como un peligro (no una ruptura), como algo que casi provoca la destrucción, aquí no tanto de un linaje, cuanto del propio reino de Castilla. En segundo lugar, al caracterizar a Enrique II como «un pollino leon» sugiere su entronque con el linaje regio, en tanto que diversos reyes castellanos son identificados con este animal, que se corresponde también con la heráldica regia. Otros aspectos de la Profecía tienden a reforzar las conexiones dinásticas de Enrique II y sobre todo de su esposa, y ponen de manifiesto una estrategia de legitimación muy diferente de la Visión. Así, aunque Alfonso X es el primer rey que posee un tratamiento narrativo, se destaca de él que fue hijo del «sant no publicat» (Fernando III), que se sitúa aquí como una figura fundacional. Este rey, con la misma denominación, emerge nuevamente como término de comparación de Alfonso XI, y la insistencia en el carácter de santo sin duda está destinada a tener un valor dinástico, y a contrarrestar los casos de Alfonso X y Sancho IV. Finalmente, la profecía termina aludiendo a Juana Manuel, en unos términos que muestran su capital legitimador en función de sus raíces familiares:

De alli adelante en las asperezas de occidente una onça del alla nascera del mudado enbuelto e de la desechada onça por miraglo e liña derecha de iusticia, la qual folgara e reynara en paz con el pollino leon, e por ella non perdera su prez, mas antes lo cobrara (ms. RAH, ver texto en Anexo 1).

  • 45 D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 350.
  • 46 Para una presentación básica de los linajes de Enrique II y Juana Manuel, remito al cuadro genealóg (...)

51El «mudado enbuelto» sería don Juan Manuel, descendiente de Fernando III (el «santo no publicado»), y la «desechada onça» puede identificarse con Blanca Núñez de Lara (1311-1347), perteneciente al injustamente desheredado linaje de la Cerda. La Profecía establece así la permanencia de la «liña derecha», mientras que la Visión había afirmado su extinción: «ca dende adelante non aura el arbol derecho de la su lina quien aya benefiçio en este sennorio»45. Así pues, la Profecía cerca de la ciudad de Londres no solo presenta una estructura en la que las diferentes ramas que servirían a la legitimidad de la casa Trastámara han sido cuidadosamente individuadas y explicitadas, sino que contiene una valoración de la categoría misma del linaje radicalmente diversa46.

  • 47 Al comienzo de la profecía Merlín afirma que hablará de cosas acaecidas en España hasta el año de 1 (...)

52En suma, aun compartiendo algunos elementos esenciales, las estrategias desarrolladas en la Visión y en la Profecía son muy diferentes, tanto que no parece posible atribuirlos a un mismo autor ni a un mismo momento. La Visión se centra en la deslegitimación de la dinastía regia desde Alfonso X, culminando en Pedro I; y al mismo tiempo en la construcción de una figura providencial, enviada por Dios, y llegada de oriente, en la persona de Enrique II. Es una pieza de propaganda estrictamente enriqueña, aún muy apegada al contexto de guerra con Pedro I, y que debió de escribirse poco después de la muerte de este. La Profecía remite a un momento posterior, en que el foco no es solo ahora la figura de Enrique II, sino sobre todo el linaje fundado por él y por su esposa Juana Manuel. Aquí hay una construcción que, en consecuencia, ya no incide sobre la ruptura dinástica, sino más bien en la reunión en el matrimonio entre Enrique y Juana Manuel de diversas ramas que fortalecen y renuevan la dinastía regia. El texto vertido al catalán lleva la fecha de 1377, y resulta altamente probable que tal sea el año en que se compuso la Profecía47.

  • 48 Es interesante notar, en este sentido, que en las Cortes de Segovia de 1386, Juan I se valió tanto (...)

53Volviendo a las cuestiones de transmisión, todo apunta a que la difusión de la Visión no estuvo desde un principio ligada a la Profecía, aunque sí quedara unida a ella tempranamente. Es muy probable, en mi opinión, que el ms. BNE 431, donde la Visión figura junto a una de sus fuentes (el testamento y codicilo de Alfonso X, que contienen la rebelión del infante Sancho y su maldición por su padre), represente en realidad la agrupación más antigua del texto: el testamento fortalecía el propio contenido de la «Visión», y ambos justificaban la ruptura dinástica de Enrique II. Poco después la Visión fue empleada en la creación de la Profecía, y de nuevo en este caso en el curso de la transmisión la fuente quedó asociada al nuevo texto. En este sentido, mientras que la Visión se ha conservado en al menos dos ramas de la transmisión de forma ajena a la Profecía (en el ms. BNE 431 y en los Anales de Silos), en ninguno de los testimonios que hoy conocemos la Profecía cerca de la ciudad de Londres aparece desligada de la Visión. Esto apunta a que la profecía no estaba destinada a suplantar a la Visión de Alfonso X, sino más bien a completarla, a extender y redirigir algunas de sus estrategias, por lo cual la difusión conjunta de ambas piezas se consideraría más eficaz con el fin de asentar los derechos de Enrique II y de la nueva dinastía Trastámara48.

Hacia el «Apéndice profético» del Baladro del sabio Merlín

54Aunque Enrique II y su entorno más próximo no dudaron en apoyarse en textos de carácter profético, y más específicamente en la tradición merliniana, para justificar y fortalecer sus derechos al trono de Castilla, este uso no era novedoso, sino que se asentaba en una cierta tradición anterior. Así, como nos permite saber, entre otros, el Poema de Alfonso XI, este rey ya se había valido de la profecía y de la figura de Merlín con el fin de apoyar alguna de sus más controvertidas acciones (el asesinato de Juan el Tuerto), o de promocionar sus empresas militares en el sur de España. A su vez, la utilización de Merlín en el campo de la profecía arraigaba en una corriente difundida en toda Europa, que, por más que en alguna ocasión hubiera dado lugar también a textos de carácter religioso o espiritual, se encontraba esencialmente vinculada a la utilización política del discurso profético. Merlín, en el ámbito de las monarquías peninsulares, aunque en algún momento haya podido conectarse con monarquía aragonesa, quedará paradigmáticamente vinculado a los reyes de Castilla, y será en torno a ellos que se generará una prolongada tradición merliniana, hasta la época de los Reyes Católicos. En este marco, el uso de Merlín por Enrique II posee una mezcla de continuidad y ruptura, puesto que al mismo tiempo que no se trata de una novedad absoluta, es también un intento de renovar dicha tradición. En esa dirección apunta la pequeña colección que conocemos a través de su traducción al catalán, donde se incluyen nada más dos piezas de época de Enrique II (correspondientes a los textos 6 y 11), más otra (texto 8) que parece haber sido elaborada antes de su llegada al trono, pero después de la muerte de Alfonso XI.

55Así pues, en la colección transmitida por el ms. BC 271 se encuentra un núcleo esencial, dominado por nuevas profecías, donde las posibles piezas de época de Alfonso XI no encuentran ninguna cabida. Y es en torno a ese escueto dossier, centrado en la legitimación de la causa trastámara, como se irán agrupando los demás textos que encontramos en los posteriores testimonios, tanto en el ms. RAH 9/5872 como en el «Apéndice profético» del Baladro. Por lo que nos descubre el nuevo testimonio aquí analizado, y dentro de una cronología que en muchas ocasiones es incierta, encontramos piezas que continúan la retórica e incluso la enunciación merliniana, aunque hay una mayor variedad, y por lo general se trata de piezas más breves. Al mismo tiempo, se observa también una apertura hacia otras tradiciones, como sucede con la traducción del Vade mecum in tribulatione de Rocatallada. Aunque la profecía merliniana llegaría a convertirse en una suerte de música de fondo para los sucesivos monarcas, como denunció Gutierre Díaz de Games, según vimos al comienzo de este trabajo, no hay indicios de que haya existido un contexto creativo similar al de Enrique II en un momento posterior. La profecía política solo conocerá un extraordinario desarrollo en época de los Reyes Católicos, aunque las nuevas producciones se valieron paradigmáticamente de otros formatos y otros modelos, si dejamos a un lado el «Apéndice profético» del Baladro, seguramente compuesto a fines del siglo XV.

  • 49 P. BOHIGAS, «La Visión de Alfonso X y las Profecías de Merlín», p. 386-387. Su planteamiento se ha (...)

56El dossier contenido en RAH 9/5872 nos permite asistir a un jalón fundamental en el itinerario que va desde la reducida colección que conocemos a partir de BC 271 (de hacia 1377) hasta el «Apéndice profético» de hacia 1500. Como ya he señalado, el autor del citado «Apéndice» se valió de al menos un testimonio que debía poseer una manifiesta sintonía con el dossier aquí estudiado. Su trabajo consistió básicamente en la copia, reescritura y compilación de cinco de las 12 piezas transmitidas por RAH 9/5872 (textos 1, 6, 9, 10 y 11). En este sentido, hoy podemos saber, gracias entre otras cosas a este nuevo dossier, que la composición del «Apéndice» es bastante menos mecánica y más compleja de lo que supuso Bohigas a mediados del pasado siglo49. Por lo demás, el autor también aprovechó ocasionalmente otras profecías contenidas en otros testimonios, y para los que no podemos establecer por el momento si los usó directamente a partir de los textos latinos que conocemos o a través de una hipotética versión castellana intermedia. La no coincidencia estricta entre el dossier de RAH 9/5872 y el «Apéndice» no solo indica que no existe una relación directa (algo incontestable a la luz de las diferencias textuales entre ambos, como hemos visto más arriba), sino que sugiere además que el autor del «Apéndice» podría haberse valido de una colección parcialmente diversa, donde podrían faltar algunos de los textos de RAH 9/5872 y a la vez haberse incluido otros diferentes. Ello sugiere, en definitiva, que a pesar de la escasez de testimonios que han llegado hasta nosotros, la tradición de profecía política debió de gozar de una activa y variada transmisión en la Castilla bajomedieval.

57Finalmente, en cuanto a la circulación de este tipo de textos, el ms. RAH 9/5872 aporta algunos indicios interesantes. A pesar de que en su estado actual este manuscrito presenta diversas pérdidas, su reducida extensión (11 folios) sugiere que el conjunto original no había de ser en absoluto extenso. Así pues, parece que las profecías circularon en cuadernos independientes, de fuerte coherencia interna, que servían potencialmente a su vez como base sobre la que anotar otras piezas. El tamaño en cuarto y la limitada extensión lo convertían en un material fácilmente manejable, pero al mismo tiempo frágil en cuanto a su conservación. Aunque no tenemos datos externos que lo indiquen, el contenido de las profecías apunta a que estas debieron circular en el entorno de la monarquía, entre los aristócratas próximos a los reyes, o entre los secretarios o funcionarios regios que adquieren un protagonismo creciente desde fines del siglo XIV.

Haut de page

Annexe

Anexo 1: Profecía cerca de la ciudad de Londres

E pasara la gran laguna sobre madera aconpañado de muchos puercos syn cuenta, e el alto señor lo cosintira por su quebranto. Sin cuento sera su nonbrada. Gran ruydo e espanto con diversas foçaduras faran en los cañaverales. Uno de costilla, el mas preçiado, niebla raviosa e afogadera; e amaneçera sobrel cerca del agua, el gato religioso lo echara sobrel. E el gran puerco javalin con gran ravia amanesçera a todo cristianismo. Mas el gran leon recudira al gran ruydo de los puercos javalines, e yra aconpañado de conpaña de tres coronas, la una con el, por tal que del sera muy acostado por muchas maneras travadas aderedor; dando yra en los montes primeros cerca de la Peña del Venado que corre mas que liebre nin cavallo. E fallara el gran javalin aconpañado de muchos puercos, fazerles ha quemar las algaradas malamente. Lo segundo enbadurnarlo ha en sangre de sus puercos, muchos seran sin cuenta los javalines que ay fincaran destroçados; la fortaleza del gran leon crescera, e la nonbradia del su trabajo, sanara muchos, e muy onrados seran los espejos que ay fincaran. Por muy onrado sera tenido en todas las partes del mundo. Todas las sus gentes menearan muy gran orgullo con gran abondamiento de sobervia, e cuando las gentes cuydaren de todo en todo paz e sosyego, e folgaran en todos los bienes con este leon, e fallecera en lo mejor, ca otramente non podra ser para conplir lo sobredicho. Su vida sera fasta el cuento de la hera de la encarnacion de Cristo de mill e CCC e XL años que lo mataran muerte raviosa acerca de la peña alta de la gran laguna. E el conplidor de lo suso dicho sera el quinto pullino luxurioso, asno de maldad, abastado de toda crueldat. Sus ojos e su coraçon e sus entrañas abastado de toda luxuria, toda su tierra con enemiga robara e regarla ha con sagre (sic) de muchos; su lengua sera senblante amor [fol. 17r] de serpiente enpoçoñada, la agudeza de su coraçon sera asi como de espinas veras enveninadas e atravesaderas de todo coraçon. Aquel tienpo sera con venino mortal, sueño mortal muy espantoso, sin cuento seran los sus fechos aborescibles de todos aquellos que los oyeren, e mas aquellos que los veran; destruydor sera de las rayzes de su nobleza con fechos crueles quales antes de Noe nunca fueron nin jamas despues deste tienpo seran. El cabron luxurioso, coronica de maldat, lo enponera en el començamiento con mucha de maldita verdad, arepentirse querra e non podra, fallescera en lo mejor, onrada sera su sepultura, gran muchedunbre de espanto sera en la muy noble tierra a muchos e todos seran desterados, e muchas casas seran desonradas e muchos con necedat atrevida atenderan el cuchillo del cruel rabi. Su durada deste sera del tienpo de la era de la encarnacion de Cristo de mill e CCC e L e III años fasta doze años cuento e medio. E este un pollino leon perezoso, adormido, con grandes plagas, su punador sera el gran cavallero religioso esforçado e sabidor en todo bien; fazerlo a bolar sobre los puertos meridianos; el su buelo non sera sonbra negra, mas sera claro como cristal, porque fijo sera de los claros cristales, el mejor de razon e mas claro quel mayor. E qual cristal sera mucho cruelmente abaxado del pollino asno de maldat. Mas el pollino con esfuerço del cruzado e con gran acuçia del cavallero religioso, e con açote fuerte e cruel atado con filos de iusticia e de verdad, castigara fuertemente al pollino asno de maldat, en tal manera que lo echaran fuera de su cueva, raso de su lana, e maravilla sera si le fincare rabo nin orejas. E ayudas maravillosas avra el pollino leon, e non sabra donde nin de que parte, e yrle a cresciendo la lana fasta en la cabeça, corona preçiosa abra mas que ninguno de los pasados. Soterrara e desoterara los muertos con riego abondoso de su nobleza, reverdeçeran e nobleçeran los [fol. 17v] canpos e los arboles quel pollino asno de maldat con su solo bramido veninoso avra sacados e destrozados los quales escriviran (sic) al noble e clara boz e justicia, e seran abondados de todos bienes. Los muchos desterrados con miedo ravioso tornaran por la su venida sin todo miedo a sus casas, e las tres coronas se abraçaran en uno con humildad durable, en tal manera que los colmillos de los grandes puercos javalines seran quebrantados, e dellos avra y con gran homildad a bueltas de gran miedo arrancaran muchas de sus sedas ruvias de sus espinazos e que jelos enbiaran enbueltos con gran miedo. E mas Mercurio e Jupiter renovaran sus fazes contra los no creyentes en la fe. De alli adelante en las asperezas de occidente una onça del alla nascera del mudado enbuelto e de la desechada onça por miraglo e liña derecha de iusticia, la qual folgara e reynara en paz con el pollino leon; e por ella non perdera su prez, mas antes lo cobrara; la nonbradia del ensalçamiento non se terna por peor quien por señora la avra. Los antiguos renovaran sus mexillas e gran plazer sera a los mancebillos en oyr los sus fechos. Su nonbre durara por sienpre, sus fechos seran acabados, tenprado (sic) seran sienpre todos fachos (sic), avran maravilloso entendimiento. Diez años bivira mas que algunos de los pasados de su linaje que fueron del tienpo de la encarnacion de Jesucristo de mill e ciento e cincuenta e cinco años.

Anexo 2: Visión de Alfonso X

Sabado onze dias de abril, era de mill e CCC e XX e II años, a hora de tercia en la cibdat de Sevilla, el rey don Alonso, aviendo oydo misa, entro en su camara a fazer oracion a una ymagen de Santa Maria, segun que lo avia acostunbrado de luengo tienpo. E el estando alli en oracion, vinole a desora un gran resplendor de claridad, e en esta claridad vio en ella una [fol. 18v] cara de angel. E el rey estando por una pieça espantado, desi acordo e dixo: «Coniurote de parte de Dios que me digas que cosa eres, e si eres spiritu bueno o malo». E el angel le dixo: «Non temas, que mensajero soy cierto de Dios que vengo a ti segun veras, e la razon por que es esta: enbiate a dezir el Señor que bien sabes que en tal dia como oy tu estando en tu tabla en solaz, comencaste (sic) a dezir blasfemando, dixiste contra el que si tu estodieras con Dios Padre quando el formo el mundo e todas las cosas que en el son, que muchas menguas fueron ay fechas que se non fezieran. De la qual palabra peso mucho a Dios Padre, e ovo mucho gran saña. E por esta razon el alto Señor dio luego su sentencia contra ti, que asi como tu fueste desconoscido a el que te fizo e te crio e te dio onra, que asi te fuese desconocido lo que de ti saliese, e fueses tirado e abaxado de la onra e estado que tenias, e que asi acabases tus dias. La qual sentencia dada contra ti fue luego revelada a don fray Agustin, que estava en su celda estudiando un sermon que avia de fazer otro dia; e este frayre despues que le fue revelado dixo\lo/ luego en confesion a su prior. E el prior dixolo luego al infante don Manuel; e luego que lo sopo vino en siete dias desde Molina aqui a esta cibdad a tu, e requiriote si tu dixeras tal razon, e tu dixiste que lo dixeras, e aun que lo dezias, donde recebio don Manuel gran pesar, e frontote e requiriote que te quitases dello e que te arepentieses e demandases perdon a Dios. E tu non \lo/ preçiaste nada. E por que conozcas cuan grande es el poderio de Dios e la sentencia es conplida [fol. 19r] e acabada contra ti, e seran todas las otras quales el diere por secula seculorum, amen. Ca por esta razon te tiene tomado el reyno por fuerça el infante don Sancho tu fijo, por la qual razon le tu diste la tu maldicion, por la desonra e desteramiento e desconocimiento que te fizo, la qual maldicion sepas por cierto quel alto Señor la a confirmada en tal manera que lo uno principalmente e por el desconocimiento que tu feziste contra Dios blasfemando contra el, e lo otro por la maldicion que tu diste al infante don Sancho tu fijo por la desonra e desconocimiento que fizo contra ti, e de aqui adelante todos los que nacieren de la tu liña derecha seran tajados e abaxados de grado en grado toda via mas, e eso mismo todo su señorio, en guisa que a tienpo verna que los que en el fueren querrian mucho que se abriese la tierra e los cogiese en si. Lo qual durara fasta la quarta generacion conplida que descendera deste tu fijo don Sancho, e dende en adelante non quiere el Señor que jamas aya ninguno que sea del arbol derecho de la tu liña derecha beneficio de rey en este señorio. En el qual tienpo la gente deste señorio seran en muy gran quexa e en muy gran tibulacion (sic), de guisa que se no sabran aconsejar ni queran tomar consejo. Lo qual reçebiran por los sus pecados; otrosy mas conplidamente por el muy grande yerro e pecado e desconoscimiento que tu fijo fizo contra ti e los que del descendieron seran (sic). E despues desto el alto Señor enbiara de parte de oriente salvacion de noble rey e señor muy ydoneo e acabado, fundado en justiçia e en verdad e en todas las otras bondades e virtudes que a rey perteneçen, e sera tan [fol. 20v] noble a si e a su pueblo en manera que todos los bivos que seran e fueren e bivieren, e los huesos de los muertos que yazen en los ciminterios loaran a Dios por la su beninidat e por la su bondad. E este rey trabajara mucho por conplir las menguas pasadas, e para esto conplir sera mucho acorrido del alto Señor, que el sera tal que lo merecera mucho a el. E en tal guisa sera que los sus pueblos olvidaran todos los trabajos e males pasados, como quiera que antes desto llegaran a grandes menguas e a grandes cuytas. E otrosy sepas por cierto que por la oracion que tu feziste continuadamente a la Virgen gloriosa, madre de Dios, Santa Maria, desde que oviste dizisyete años fasta oy, quel nuestro Señor por su ruego della muy afincado que a oydo tu oracion en que le rogaste muy afincadamente que te quitase de aquesta vida muy envergonçada e trabajada en que bivias en este mundo. E por ende tiene por bien que de oy fasta en treynta dias conplidos parta la tu alma del tu cuerpo de aqueste mundo, e se vaya para purgatorio que es buena esperança e que este ay fasta que la su merced sea de la levar a la su gloria perdurable de parayso, la qual nunca avra fin». E en estas palabras partiose dende el angel e non le dixo mas. E el rey, desque esto ovo oydo, finco por una pieça espantado, e levantose luego muy apriesa donde estava, e abrio la puerta del almoxavare e salio fuera de su camara e llamo a los quatro capellanes con quien el rezava todas sus oras que nunca le desanparavan e avia gran conorte con ellos en sus trabajos e en rezar sus horas, e fizoles tomar luego tinta e pa[...]

Haut de page

Notes

1 Gutierre DÍAZ DE GAMES, El Victorial, Rafael BELTRÁN LLAVADOR (ed.), Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 1997, p. 325.

2 La bibliografía sobre las profecías de Merlín en Castilla es abundante. Al margen de referencias más específicas que menciono adelante, pueden verse los estudios recientes de Isabelle ROUSSEAU-JACOB, L’eschatologie royale de tradition joachimite dans la Couronne d’Aragon (XIIIe-XVe siècle), Paris: Les Livres d’e-Spania, 2016 (accesible en https://journals.openedition.org/e-spanialivres/845), y Pénélope CARTELET, «Fágote de tanto sabidor»: La construcción del motivo profético en la literatura medieval hispánica (siglos XIII-XV), Paris: Les Livres d’e-Spania, 2016 (accesible en https://journals.openedition.org/e-spanialivres/951), ambos con cita de trabajos previos.

3 Su edición apareció en dos artículos casi simultáneos: P. BOHIGAS, «Profecies de Merlí. Altres profecies contingudes en manuscrits catalans», Butlletí de la Biblioteca de Catalunya, 8, 1928-1932, p. 253-279 (en concreto, p. 266-270), y «La Visión de Alfonso X y las Profecías de Merlín», Revista de Filología Española, 25, 1941, p. 389-398 (en concreto, p. 393-398). Cito en adelante por la segunda publicación.

4 Véase la edición de Adolfo BONILLA Y SAN MARTÍN (ed.), El baladro del sabio Merlín, in: Libros de caballerías. Primera parte: Ciclo artúrico, Madrid: Nueva Biblioteca de Autores Españoles, 1907 (el «Apéndice» en p. 155-162). En adelante, todas mis citas del «Apéndice» proceden de esta edición, indicando solamente página, columna, y línea (por ejemplo, p. 161a13).

5 Tanto en las transcripciones, como en la indicación de íncipit y éxplicit, respeto la grafía del manuscrito, regularizando solo u/v de acuerdo con su valor vocálico o consonántico. Desarrollo las abreviaturas sin marcarlo, e introduzco mayúsculas y puntuación.

6 Francisco BAUTISTA, «Profecía y política en la Castilla medieval», en prensa.

7 Así en el ms. Debe ser error por «puerco», como evidencia la fuente, según se puede ver a continuación.

8 André VAUCHEZ (dir.), Jean de Roquetaillade, Liber ostensor quod adesse festinant tempora, Rome: École française de Rome, 2005, p. 407. Los editores confiesan no haber localizado la fuente de esta profecía (véase también p. 909).

9 Sobre dicha fuente, me permito remitir a F. BAUTISTA, «Profecía y política en la Castilla medieval».

10 «E vernán en pos dél dos dragones, e uno dellos será afogado con cuyta de enbidia, e el otro se tornará so sombra de su nombre. Empós destos verná el león de la justicia de que ayan roído las torres francesas e los dragones de las ínsulas tremerán» (Pedro BOHIGAS (ed), El baladro del sabio Merlín según el texto de la edición de Burgos de 1498, Barcelona: Selecciones Bibliófilas, 1957-1962, t. 1, p. 75). Para el pasaje correspondiente en el original latino, vid. GEOFFREY OF MONMOUTH, The History of the Kings of Britain. An edition and translation of De gestis Britonum (Historia regum Britanniae), Michael D. REEVE (ed.), Neil WRIGHT (trad.), Woodbridge: Boydell Press, 2007, p. 147.

11 Sobre los testimonios de esta carta, véanse los importantes trabajos de José Luis MOURE, «Sobre la autenticidad de las cartas de Benahatin en la Crónica de Pero López de Ayala: consideración filológica de un manuscrito inédito», Incipit, 3, 1983, p. 53-93, y del mismo autor, «Otra versión independiente de las cartas del moro sabidor al rey don Pedro: consideraciones críticas y metodológicas», Incipit,13, 1993, p. 70-85, y Michel GARCIA, «El historiador en su taller en España, a principios del siglo xv», Atalaya, 10, 1999, p. 1-180 (en concreto, p. 26-37), y más recientemente Julie MARQUER, «La figura de Ibn al-Jaṭīb como consejero de Pedro I de Castilla: entre ficción y realidad», e-Spania, 12, 2011, en https://journals.openedition.org/e-spania/20900.

12 Cito a partir del texto cronístico: Pero LÓPEZ DE AYALA, Crónica del rey don Pedro y del rey don Enrique, su hermano, hijos del rey don Alfonso Onceno, Germán ORDUÑA (ed), Buenos Aires: SECRIT, 1994-1997, t. 2, p. 270-271.

13 Véanse los estudios citados en la nota 12. A los testimonios señalados por Moure puede añadirse Salamanca, Biblioteca Histórica de la Universidad, 2580, fol. 72r-74r, de mediados del siglo XVI, que deriva en última instancia del texto cronístico.

14 Editada por P. BOHIGAS, «Profecies de Merlí», p. 270, e I. ROUSSEAU-JACOB, «Prophéties de Merlin», en su L’eschatologie royale de tradition joachimite. Además de estos dos trabajos, he consultado directamente el ms. BC 270.

15 BC 271: «asprees».

16 BC 271 omite «e los montes Pirineros».

17 BC 271: «gran alamanya».

18 BC 271: «mas».

19 Después de «veran», BC 271 incluye: «e diran que es asso, que es allo».

20 En lugar de «Gran sosiego en las casas», la lección de BC 271 es: «Per lonch temps sera gran lo seu assesaguament en so que deu esdeuenir».

21 En BC 271 falta desde «e las gentes».

22 P. BOHIGAS, «La Visión de Alfonso X y las Profecías de Merlín», p. 386, guiándose por el ms. BC 271, donde este vaticinio sigue sin solución de continuidad a la Profecía cerca de la ciudad de Londres, consideró que hacía parte de ella, e interpretó su contenido como relativo a Enrique II. Sin embargo, tanto nuestro manuscrito como el «Apéndice profético» muestran que se trata de piezas distintas, que el primer testimonio presenta desvinculdas, mientras que en el segundo solo se acoge la Profecía. Por su parte, I. ROUSSEAU-JACOB, «Prophéties de Merlin», en su L’eschatologie royale de tradition joachimite, no ofrece interpretación alguna de este vaticinio.

23 P. BOHIGAS, «La Visión de Alfonso X y las Profecías de Merlín», p. 398.

24 En el original latino «pullus»; probablemente es error a partir de una lección como «pullino», que aparece en otros textos próximos, como la Profecía cerca de la ciudad de Londres (ver la transcripción al final de este trabajo, Anexo 1).

25 Josep PERARNAU I ESPELT, «El text primitiu del De mysterio cymbalorum Ecclesiae d’Arnau de Vilanova», Arxiu de Textos Catalans Antics, 7-8, 1988-1989, p. 7-169 (cita en p. 103).

26 Como ha sugerido I. ROUSSEAU, «La prophétie comme outil de légitimation: trois lectures du Vae Mundo (xive siècle)», Annexes des Cahiers d'Études Hispaniques Médiévales, 16, 2004, p. 63-99.

27 Por ejemplo: «y entonces sera gran fuego en España fasta que salga el morciegalo que correrá las moscas e tragarlas ha; e destruyra los canises de España, y después holgara en paz» (p. 160a13-16); donde la parte en cursiva parece derivar bien del original, o bien de una traducción diferente.

28 Así en el manuscrito; seguramente error por «casas», como figura en el «Apéndice profético» del Baladro (p. 160a19).

29 Harold LEE, Marjorie REEVES y Giulio SILANO (eds.), Western Mediterranean Prophecy: The School of Joachim of Fiore and the Fourteenth-Century Breviloquium, Toronto: Pontifical Institute of Medieval Studies, 1989, p. 260.

30 Eulàlia DURAN y Joan REQUESENS (eds.), Profecia i poder al Renaixement, Valencia: Eliseu Climent, 1994, p. 253. Para el manuscrito del siglo XIV al que aludo, véase F. BAUTISTA, «Profecía y política en la Castilla medieval».

31 Véase ahora la edición de ambas versiones, de acuerdo con estos tres manuscritos, en Robert E. LERNER, Pavlina RYCHTEROVA et al. (eds), John of Rupescissa, Vade mecum in tribulatione: Translated into Medieval Vernaculars, Milán: Vita e pensiero, 2019, p. 209-275.

32 Véanse los datos reunidos por David J. VIERA, «Alfonsine Legends and References in Eastern Iberia», La Corónica, 14.2, 1986, p. 280-284.

33 Leonardo FUNES, «La leyenda de la blasfemia del Rey Sabio: revisión de su itinerario narrativo», e-Spania, 25, 2016, en https://journals.openedition.org/e-spania/25873 (con referencia a sus trabajos anteriores), y Diego CATALÁN, «Rodericus» romanzado en los reinos de Aragón, Castilla y Navarra, con la colaboración de Enrique JEREZ, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, 2005, p. 335-353.

34 Sobre los usos de la maldición de Sancho IV en el siglo xiv, véase Georges MARTIN, «Alphonse X maudit son fils», Atalaya, 5, 1994, p. 151-178.

35 La aplicación dinástica de la blasfemia tendría además un temprano desarrollo profético en la Corona de Aragón, hacia 1365, en los términos de una caída absoluta del linaje, que precedería al predominio del rey de Aragón, y que podemos reconstruir a través de al menos dos testimonios. Una alusión poco conocida en la Confessio fidei christianae de Nicolau Eimeric, obra de fines del siglo xiv, probablemente deriva de la misma tradición de la que se sirve Pedro IV, ver Jaume de PUIG I OLIVER, «El tractat Confessio fidei christianae de Nicolau Eimeric, O. P.: edició i estudi», Arxiu de Textos Catalans Antics, 25, 2006, p. 7-192 (en concreto, p. 82-83).

36 Los anales han sido editados en dos ocasiones: Derek LOMAX, «Una crónica inédita de Silos», in: Homenaje a Fray Justo Pérez de Urbel, O. S. B., Burgos: Abadía de Silos, 1976, 1, p. 323-337, y Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ, «Unos anales del reinado de Alfonso X», Boletín de la Real Academia de la Historia, 192, 1995, p. 461-491. La traducción al catalán de BC 271, por P. BOHIGAS, «Profecies de Merlí», p. 264-266, e I. ROUSSEAU-JACOB, «Prophéties de Merlin», en su L’eschatologie royale de tradition joachimite. Otro manuscrito (Madrid, Biblioteca Nacional, 751, segunda mitad del siglo xvi), de contenido similar a BNE 431, es probablemente copia directa o indirecta de este último. Sobre BNE 431, véase Maximiliano A. SOLER BISTUÉ (ed.), Libro de los fueros de Castiella, y otros textos del manuscrito 431 de la Biblioteca Nacional de España, Buenos Aires: Secrit, 2016 (sobre la Visión, p. lxxviii-lxxix y xcii-xciii, y transcripción en p. 257-259, con referencia a anteriores ediciones).

37 D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 348.

38 «Se trata, otra vez, de un proceso de apropiación cronística de la materia legendaria. En este caso, la frase inicial marca la adscripción del texto al modelo analístico, en el que se apoya el estatuto historiográfico del relato en su conjunto», L. FUNES, «La leyenda de la blasfemia del Rey Sabio», §33.

39 Robert E. LERNER, The Powers of Prophecy: The Cedar of Lebanon Vision from the Mongol Onslaught to the Dawn of the Enlightenment, Berkeley: University of California Press, 1983 (por ejemplo, p. 203, 220 y 231).

40 La relación entre la Profecía y la leyenda de la blasfemia de Alfonso X ha sido bien observada por I. ROUSSEAU-JACOB, «Prophéties de Merlin», en su L’eschatologie royale de tradition joachimite, aunque su tratamiento de toda esta tradición mezcla algunos aciertos con numerosos planteamientos apriorísticos.

41 P. BOHIGAS, «La Visión de Alfonso X y las Profecías de Merlín», p. 394. Compárese con el texto de la Visión: «Et sera la gente d’el en muy grant quexa et en muy grant trauaio en guisa que non se sabran aconseiar ni que carrera tomar, lo qual resçibiran por los tus pecados, e otrosy mas cumplidamente por el yerro et peccado que tu fijo et los del regno fiçieron contra ty» (cito la Visión a partir de D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 350, que ofrece un ensayo de edición crítica).

42 «Querrien mucho que se abriesse la tierra et que los cogiesse en sy, lo qual durara fasta la quarta generacion que descendera de tu fijo Sancho» (D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 350).

43 D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 350.

44 L. FUNES, «La leyenda de la blasfemia del Rey Sabio», §65.

45 D. CATALÁN, «Rodericus» romanzado, p. 350.

46 Para una presentación básica de los linajes de Enrique II y Juana Manuel, remito al cuadro genealógico que ofrece G. MARTIN, «Alphonse X maudit son fils», p. 154.

47 Al comienzo de la profecía Merlín afirma que hablará de cosas acaecidas en España hasta el año de 1377: «assenyaladament en Spanya la grassa, entro la era de MCCCLXXVII anys de la incarnacio de Jhesuchrist» (P. BOHIGAS, «La Visión de Alfonso X y las Profecías de Merlín», p. 393). El «Apéndice profético» actualiza la referencia a la «era de mill e quatrocientos y sessenta y siete años de la Encarnacion de Nuestro Señor Jesuchristo» (p. 155b45-46). El texto del ms. RAH 9/5872 comienza hacia la mitad de la profecía, y por tanto no contiene la sección donde se incluiría esta precisión cronológica.

48 Es interesante notar, en este sentido, que en las Cortes de Segovia de 1386, Juan I se valió tanto de argumentos emparentados tanto con la Visión (la maldición) como con la Profecía (linaje de Juana Manuel); véase, sobre este parlamento de Juan I, M. GARCIA, «El historiador en su taller en España», p. 38-42.

49 P. BOHIGAS, «La Visión de Alfonso X y las Profecías de Merlín», p. 386-387. Su planteamiento se ha mantenido después prácticamente inalterado; véase, por ejemplo, Carlos ALVAR, «The Matter of Britain in Spanish Society and Literature from Cluny to Cervantes», in: David HOOK (ed.), The Arthur of the Iberians: The Arthurian Legend in the Spanish and Portuguese Worlds, Cardiff: University of Wales Press, 2015, p. 187-270 (concretamente p. 251-252).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Bautista, « Merlín nuevo: un dossier profético en la Castilla medieval », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 11 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/33014 ; DOI : 10.4000/e-spania.33014

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals