Navigation – Plan du site
Varia

Redes comerciales y traslado de herencias entre el Imperio Hispánico y Galicia: Andrés de Losada Sotomayor y los retornos monetarios a Compostela (1744-1790)

Francisco Cebreiro Ares

Résumés

Ce travail se penche sur la figure d'Andrés de Losada Sotomayor et sur son rôle d'agent pour le retour d'héritages des individus galiciens vivant en Outre-mer lorsque ces derniers souhaitaient envoyer leur héritage à leurs paroisses d'origine en la Galice (Espagne). Les documents générés par le retour de ces fortunes révèlent un fonctionnement en réseau, qui est difficilement saisissable par des sources d'une autre nature. Ainsi, il devient évident qu'à l'intérieur des flux monétaires impériaux, les réseaux commerciaux et familiaux ne sont nullement secondaires, mais constituent un axe de premier ordre pour comprendre les phénomènes de transactions économiques, permettant en outre de mettre en lumière ce processus du point de vue des héritiers et du contexte rural des paroisses. 

Haut de page

Notes de l’auteur

El presente trabajo forma parte de la investigación postdoctoral titulada «Galicia y los gallegos en el comercio colonial y la finanza europea durante la segunda gran expansión de la economía mundo (1730-1850)» financiada por la Xunta de Galicia y se ha elaborado en el marco del proyecto «Culturas urbanas: las ciudades interiores en el Noroeste ibérico, dinámicas e impacto en el espacio rural» (HAR2015-64014-C3-3-R), financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad (MINECO) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional de la Comisión Europea (FEDER), así como del proyecto «Rebellion and Resistance in the Iberian Empires, 16th-19th centuries» (RESISTANCE-H2020-MSCA-RISE-2017) financiado por el Programa de Investigación e Innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea a través de la acción Marie Sklodowska-Curie (acuerdo de subvención Nº 778076). Asimismo, me gustaría expresar mi agradecimiento a Rocío Calvo por su colaboración para realizar la Figura 1, al profesor Domingo Luis González Lopo por su apoyo en esta investigación y a los dos revisores anónimos por sus comentarios sobre este trabajo.

Texte intégral

  • 1 Felipe Ramón CORDERO CARRETE, « Don Andrés de Losada y Sotomayor (1707-1790). Alguacil Mayor de la (...)

1Cuando Andrés de Losada Sotomayor (Sobrado dos Monxes, A Coruña, 1707-1790) otorgaba su testamento en Santiago de Compostela, ponía especial cuidado en describir cómo había repatriado sus caudales ganados en el tráfico transpacífico cincuenta años antes, durante los años treinta del siglo XVIII. Si bien el hecho que motivaba esta descripción era proteger este patrimonio tras su muerte ante un hipotético pleito de gananciales, nos permite adentrarnos en la red de personas de las que se valió a la hora de recaudar sus beneficios coloniales. Andrés de Losada Sotomayor representaba ese perfil paradigmático de la pequeña hidalguía norteña que emigra gracias a un capital relacional de base familiar para integrarse en los negocios comerciales de sus parientes afincados en el virreinato de la Nueva España. A su vez, tras haber retornado a su patria, se convertiría en un personaje destacado de la sociedad urbana de Santiago de Compostela (A Coruña, España) y en una pieza clave para hacer efectivas en Galicia las mandas testamentarias realizadas por diversos personajes de origen gallego que, como él, habían logrado hacer su caudal a lo largo del Imperio Hispánico1.

  • 2 Carmen YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacíficos. Comerciantes mexicanos en Manila, 1710-1815, México: I (...)

2El objetivo de este trabajo es colaborar con una pieza más al complejo entramado de los emporios transpacíficos así como poner de manifiesto la relevancia de las redes mercantiles de origen familiar para hacer efectivas las herencias ejecutadas desde lugares tan distantes como Manila o México hasta las minúsculas parroquias gallegas. La experiencia y posición de Losada resultarían claves a la hora de hacer esto posible pues habiendo participado del gran circuito filipino, del entramado comercial mexicano y de la fortuna de los viajes ultramarinos, también se integrará a su retorno en el microcosmos tradicional de la ciudad compostelana2.

  • 3 Sanjay SUBRAHMANYAM (ed.), Merchant networks in the Early Modern World, Aldershot: Variorum, 1996. (...)

3Las investigaciones y debates sobre la formación y mecánica de las redes mercantiles en la primera globalización es una de las áreas más fecundas de la historiografía reciente. Desde el Pacífico hasta el Mediterráneo, pasando por el Atlántico, las configuraciones de agentes de diversa naturaleza -mercantil, religiosa, política o administrativa- son percibidos como los canales efectivos para el tráfico de información, mercancías e instituciones. En el ámbito ibérico, este debate se ha centrado en el análisis de los dispositivos concretos que hicieron factible las conexiones imperiales. No solo los recursos técnicos y las flotas, sino muy especialmente los grupos implicados a través de sus oficios y familias en la consecución de los beneficios coloniales. En este sentido, el desarrollo del análisis de redes sociales ha identificado las dinámicas de redes colaborativas como un eje central a la hora de interpretar la interacción social en perspectiva histórica. Esta tendencia se ha enfocado muy especialmente en el estudio de las intersecciones entre familia, grupos mercantiles, oficios e instituciones de la Monarquía en Nueva España y Filipinas3.

El retorno de Losada Sotomayor y sus caudales (1744-1755)

  • 4 ARCHIVO HISTÓRICO UNIVERSITARIO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA (AHUS), Protocolos de Santiago, Antonio L (...)

4Andrés de Losada Sotomayor inició su retorno desde Veracruz hasta su tierra natal en febrero de 1744 mientras en el Atlántico se dirimía la Guerra del Asiento. Losada se había embarcado en La Europa, que navegaba en reserva de La Castilla al mando de Antonio Espínola y ambos buques llegarían al puerto de A Coruña en enero de 1745 como parte de la flota de Torres. Sin embargo el mercader ya se encontraba en Galicia para recibirlos antes de que hiciesen puerto, pues en La Habana había decidido separarse de la mayor parte de sus caudales, que viajarían con la flota, y volver vía Cádiz en el buque mercante denominado el de Sánchez. Andrés de Losada Sotomayor había participado durante quince años en la empresa transpacífica de sus primos, los Bermúdez Sotomayor, que conectaba México con Filipinas a través de Acapulco, llegando a ser nombrado diputado por la ciudad de Manila para los negocios de la feria del Galeón y formando un haber cercano a los ciento cincuenta mil pesos que tardarían una década en alcanzar en su totalidad la capital compostelana4..

  • 5 F. R. CORDERO CARRETE, op. cit., p. 259-261.

5En primer lugar La Castilla trajo a bordo 30.000 pesos de los dineros de Losada que le sirvieron para realizar un primer préstamo de 500.000 reales de vellón al recién nombrado arzobispo de la sede santiaguesa Cayetano Gil Taboada (1688-1751). La fortuna quiso que el nombramiento de Gil Taboada en Lugo coincidiese con el traslado del tesoro de la flota desde A Coruña a dicha ciudad, por los recelos de las autoridades españolas a un posible desembarco británico en Galicia. La plata mexicana hacía que quien había marchado como un pequeño fidalgo (hidalgo) rural volviese a entrar en Compostela apenas tres lustros después como Tesorero de la Mitra Arzobispal y Alguacil Mayor de Santiago de la mano del nuevo arzobispo5.

  • 6 Sobre la compañía Pardo y Freire en Cádiz véase María José de la PASCUA SÁNCHEZ, « Gallegos y otras (...)

6La segunda partida había sido depositada por el propio Losada en manos de Antonio Parladoiro durante la estancia de la flota en La Habana. Esta cantidad de 14.000 pesos fue paulatinamente remitida a la península por el comerciante asentado en la isla sin mayores dificultades. Además de este depósito, Losada había hecho uno antes de salir en México y otro a su llegada a Cádiz. Al alcanzar el puerto andaluz entregó los 18.000 pesos con los que él había viajado en el mercante desde Cuba a la compañía gaditana de origen gallego Pardo y Freire6.

  • 7 Losada hacía referencia de manera explícita al hecho de que ese préstamo a Juan Manuel de la Puente (...)

7El primer depósito realizado en México había sido entregado a Domingo López Carbajal, futuro marqués de Atalaya Bermeja y gran flotista posteriormente asentado en el Puerto de Santa María, quien por aquel entonces se encontraba todavía negociando en la Nueva España. Además de un monto inicial de 15.000 pesos, Domingo actuará durante al menos cuatro años -entre 1744 y 1748- como factor de cobro de los débitos pendientes del comerciante retornado, que irá encaminando por vía de registro hasta Cádiz. De entre estos cobros cabe destacar los realizados a Juan Manuel de la Puente -sobrino del Marqués de Villapuente- y al Conde consorte de Moctezuma, a través de otro destacado miembro del clan familiar de los Bermúdez: José Bermúdez Sotomayor. Este era junto a su hermano Antonio uno de los principales pivotes de la red en México y ambos eran primos de Losada. La primera partida de esta cuenta de caudales fue remitida en los navíos de Guerra el Dragón y la Reina -23.166 pesos- y una segunda partida de 15.241 pesos llegaron con la Galga y el Xavier en la flota de Andrés Regio a Ferrol en 1749. Junto a estas cantidades cobradas por Domingo López Carbajal, también remitirá varios registros desde México entre los años 1742 y 1743 otro comerciante de origen gallego, Jacobo Mariño de Lobera7.

  • 8 Esta fue probablemente la cuenta más tardía. Los caudales se enviaron desde México por el mismo Ant (...)

8Andrés de Losada Sotomayor, como buena parte de los integrantes del grupo familiar, había hecho su fortuna en el eje Manila-Acapulco por lo que también le fue necesario liquidar su cuenta filipina. En el momento de su retiro, continuaban haciendo la ruta del Galeón José Bermúdez Pimentel y Antonio Bermúdez Sotomayor. Losada había embarcado con el primero 13.275 pesos que llegaron a salvo a Filipinas. Sin embargo, los 15.726 que embarcó en el Nuestra Señora de Covadonga fueron apresados por el Centurión de George Anson. Pese a este contratiempo, el resultado total de los negocios filipinos de Losada, liquidados por Antonio Bermúdez Sotomayor, fue de 32.357 pesos8.

  • 9 Sobre Francisco Montes Truque véase Carlos MORALES CERÓN, « Mercantilismo y crecimiento económico e (...)

9Como ha sido señalado por la historiografía, el negocio de Acapulco contaba con una ramificación al sur, en el Virreinato del Perú que en el caso de Losada se reconoce en los negocios que tenía con Francisco Montestruque, de Lima. Este remitió el dinero adeudado por la ruta de Cartagena de Indias a manos de José Bermúdez Sotomayor. El fallecimiento de José por estas fechas hizo que los caudales fuesen finalmente entregados por su hermano Antonio en un viaje que este último realizó a Galicia9.

10De esta manera, los negocios pendientes de Losada a la altura de su retiro representaban a la perfección la estructura del comercio bifronte donde se incardinaban los Bermúdez. De un lado, el galeón de Acapulco (José Bermúdez Pimentel y Antonio Bermúdez Sotomayor) con sus dependencias del capital mexicano (Antonio Bermúdez Sotomayor y Domingo López Carbajal) que a su vez se vinculaban con Perú (Francisco Montestruque). Por otro, la conexión entre Veracruz y Cádiz, donde se situaba otro complejo familiar clave para comprender el negocio transatlántico de origen gallego: los Pardo y Freire. Cuando Andrés de Losada Sotomayor se retire a Santiago, y se establezca como Alguacil Mayor y fiscal de la Inquisición, este patrimonio de redes familiares y comerciales será puesto al servicio del cobro de herencias generadas por la emigración gallega en Ultramar. Unas claramente como consecuencia de sus propias vinculaciones familiares, otras por encomiendas, o quizá incluso como parte de sus obligaciones, legales o morales, como miembro destacado de la Inquisición compostelana.

Los gallegos en la diáspora imperial: las herencias

11Un análisis de los protocolos notariales de la ciudad de Santiago de Compostela entre 1750 y 1820 arroja un balance de 34 herencias cobradas desde fuera de Galicia. De ellas más de la mitad -y las más voluminosas- fueron ejecutadas por don Andrés de Losada Sotomayor (tabla 1). La centralidad del personaje en la tarea de hacer llegar los caudales americanos a las manos de los herederos en Galicia justifica un análisis detallado de las redes y mecanismos que hacían posible salvar los ocho mil quilómetros que separaban Galicia del virreinato de la Nueva España, o los más de veintidós mil que lo hacían de Filipinas.

12La distribución regional de las herencias vehiculadas por Losada pone de manifiesto la centralidad de la Nueva España en términos de número de fallecidos, pero destaca en volumen la preponderancia monetaria de Filipinas, dado que estas superan en diez veces los importes habituales en latitudes mexicanas (tabla 2). Por su parte, el virreinato de la Nueva Granada aporta herencias que en promedio son de mayor cuantía que las mexicanas. En este sentido, ya es posible avanzar que la minusvaloración de los legados novohispanos no refleja la realidad de la acumulación de los gallegos prominentes en el virreinato sino un mayor grado de fraccionamiento, siendo algunas de ellas meras mandas. Esto podría señalar también hacia un menor grado de celibato definitivo en el contingente localizado en México frente al filipino. Por otro lado, estos datos también indican la necesidad de profundizar en el estudio de la comunidad gallega en Nueva Granada. En lo que se refiere a los nombres de los fallecidos, es posible identificar algunos apellidos comunes, como Bermúdez o Sotomayor, que conformaban el centro familiar de la estructura reticular que analizaremos más adelante. En este trabajo, nos centraremos en el análisis detallado de las herencias filipinas, por ser las más cuantiosas, y las mexicanas, por ser las más numerosas, dejando otras latitudes para trabajos futuros.

Tabla.1. Herencias intermediadas por Andrés de Losada Sotomayor (1753-1790)

Año

Causante

Ciudad

Líquido (en rsdv.)

1753

Juan Roque de Castro

Granada (Andalucía)

3.500

1753

Domingo A. de Otero Bermúdez

Manila

2.413.186

1755

Domingo Buceta de Porto

Cartagena de Indias

16.114

1756

Domingo Troncoso Sotomayor

México

12.047

1758

Andrés Antonio de la Sala Gayoso

Galicia - Deza (?)

18.814

1761

Bernabé Facal

Oaxaca

15.058

1761

Juan de Bazán y Torres

Popayán (?)

51.454

1762

Lorenzo Paredes Vázquez

Popayán

25.400

1765

Antonio Cerviño Bermúdez

Manila

1.024.300

1765

Domingo de Tembra

Manila

70.185

1765

fray Domingo A. López Duro

México

57.098

1766

Juan Luis Fernández Saavedra

Sierra de Pinos (Zacatecas)

50.678

1767

Antonio Mosquera Villamarín

Cádiz

120.468

1776

Juan de la Fuente

Santa Fe de Bogotá

41.560

1782

Juan Antonio Vaamonde

Capranica (Roma)

182.361

1785

Domingo Antonio Soto Bermúdez

México

35.600

1786

Domingo de Noya

Tabasco

5.058

1790

Salvador Vilela

Santo Domingo

10.078

 

 

 

4.152.959

Fuente: AHUS, Protocolos de Santiago, varios escribanos y ARCHIVO DE LA CATEDRAL DE SANTIAGO DE COMPOSTELA, Protocolos notariales, varios escribanos. La fecha hace referencia al año de las escrituras notariales, no a la del fallecimiento

Tabla. 2. Distribución regional de las herencias (importe en reales de vellón)

regiones

n

importes

n%

v%

Manila

3

3.507.671

16,7

84,5

Nueva España y Santo Domingo

7

185.617

38,9

4,5

Nueva Granada

4

134.528

22,2

3,2

España e Italia

4

325.143

22,2

7,8

total

18

4.152.959

100

100

Fuente: tabla 1

Las herencias filipinas

  • 10 Esta sucesión ha sido objeto de estudio particular por el profesor Domingo Luis González Lopo: « Un (...)

13Si bien registramos tan solo tres herencias que llegasen desde latitudes asiáticas, estas computaron el 84% del importe total transferido. Esta centralidad cuantitativa se debe principalmente a dos de estas tres herencias: la del general Domingo Antonio de Otero Bermúdez y la de Antonio Cerviño Bermúdez, de 2,4 y 1 millón de reales respectivamente. Además de las mayores posibilidades de acumulación que presentaba el Galeón de Manila, la familia Otero Bermúdez -y muy especialmente el general Domingo Antonio- adquirieron un papel protagonista en la Manila de la primera mitad del siglo XVIII10.

  • 11 ARCHIVO GENERAL DE INDIAS, (AGI) Indiferente, 153, n17, Relación de Méritos y Servicios del general (...)

14Domingo Antonio había desempañado la carrera de las armas desde 1704 pasando como capitán de infantería desde Puebla de los Ángeles (México) a servir en Filipinas. Tras participar en las defensas marítimas de la isla frente a los ataques piratas, era destinado a la guarnición del puerto de Cavite. Siendo alcalde ordinario desde 1717, y regidor desde 1722, sus responsabilidades civiles y militares le permitieron participar en el comercio y beneficios del galeón. A su carrera militar y enriquecimiento se añadió por compra el título de alférez real en 1726. En su testamento decidía partir su herencia en dos grandes rubros. De un lado, los títulos, influencias y propiedades raíces quedarían para el sobrino que le había acompañado en sus encomiendas y negocios filipinos: Andrés Blanco Bermúdez. Por otro, la riqueza líquida sería destinada a mejorar el pequeño mayorazgo rural gallego en el que había nacido y que sería heredado por otro de sus sobrinos que nunca había abandonado el solar familiar: Domingo Sebastián de Otero Bermúdez11.

  • 12 AHUS, Protocolos de Santiago, Andrés Manuel Nieves 1788, ff.56 y ss. Baudilio BARREIRO MALLÓN, « El (...)

15El cobro de la herencia no sería sencillo debido al volumen involucrado, la distancia geográfica y las dificultades judiciales que presentará el propio Andrés Blanco Bermúdez a los albaceas de su tío. Por ello, las partidas monetarias cruzarán ambos océanos de manera paulatina a lo largo de treinta años y el primer albacea, Alejandro Rodríguez Varela, tuvo que ser substituido tras su muerte por su hijo. En total fueron necesarias quince remisiones de caudales, que involucraron a veintiocho agentes entre Filipinas y Compostela. En México los individuos más destacados en los envíos fueron los Bermúdez -Sebastián Otero Bermúdez, Domingo Casal Bermúdez y Antonio Bermúdez Sotomayor- y los Memije -Vicente, Joaquín Manuel y Joaquín Fabián- pero también otros individuos del comercio gallego en Nueva España como Jacobo Duro, Francisco Soto Freire o Andrés Varela participaron en el proceso. Una vez llegaban los caudales desde Veracruz a Cádiz, primero los integrantes de la compañía Pardo y Freire y después Juan López Carbajal, se encargaron de remitirlos hasta Andrés de Losada Sotomayor. Según llegaban los dineros a sus manos, el alguacil mayor de Santiago iba adquiriendo propiedades y entregando préstamos censales al 3% a la nobleza local, pero también invirtiendo en el nuevo entramado financiero de Madrid a través de la compra de acciones del Banco de San Carlos y de depósitos en los Cinco Gremios Mayores12.

  • 13 AHUS, Protocolos de Santiago, Juan García Vaamonde 1759, f.35-37; 1761, f. 65 y 1765, f. 35.

16Tras la de Otero Bermúdez, la segunda mayor herencia trasladada por Losada Sotomayor fue la de Antonio Cerviño Bermúdez, también parte del mismo grupo familiar filipino. Algo más breve que la de Otero, el cobro de la herencia de más de un millón de reales líquidos puestos en Santiago demoró un proceso de quince años que es posible reconstruir gracias a tres cartas de pago sucesivas que fueron otorgadas por sus herederos. Los herederos de Antonio eran Clemente Cerviño y sus hijos -Andrés, Apolonia y Catalina Cerviño- vecinos de Santa María de Muimenta (Terra Chá, Lugo), padre y hermanos respectivamente de Antonio Cerviño. Don Antonio Cerviño había dejado como albacea al capitán don José Memije de Quirós. Aunque desconocemos la fecha concreta, Cerviño tuvo que fallecer antes que el general Domingo A. Otero Bermúdez pues este era el encargado de tomar los dineros de manos de José Memije de Quirós para remitirlos a Cádiz. Las cantidades fueron afluyendo hasta Andrés de Losada Sotomayor entre 1750 y 1765 gracias a la intermediación de la compañía gaditana Pardo y Freire13.

  • 14 Es posible que los caudales de la testamentaría de Tembra fuesen en parte prestados por la propia M (...)

17Mucho más modesta pero igual de interesante fue la tercera y última herencia filipina: la sucesión de Domingo de Tembra, quien dejó su parroquia natal para alcanzar también las islas Filipinas sin que nos conste ningún grado de parentesco con los Bermúdez. Domingo de Tembra nació en San Salvador de Taragoña (Rianxo, A Coruña) y emigró en fecha que nos es desconocida a los reinos de Indias terminando sus días en la ciudad de Manila como parte del servicio del primer Marqués de Salinas, Juan Manuel Pérez de Tagle. A su muerte nombraba como heredera a su madre Inés de Iglesias, y como albacea a su señor marqués. Tras el fallecimiento de este último, era la marquesa viuda de Salinas quien escribía una carta desde el confín del imperio al párroco de Taragoña en busca del paradero de Inés. La madre de Domingo había fallecido pero sus tres sobrinos -y nietos de Inés- José, Juana y Margarita, reclamaron la herencia cifrada inicialmente en 3.295 pesos fuertes y 5 reales, que tras el inventario habían sido depositados en la Misericordia de Manila. Como no podía ser de otra manera, habida cuenta del origen y destino de los dineros, Andrés de Losada Sotomayor fue designado como colector de la herencia, delegando su poder en el capitán don Alejandro Rodríguez Varela residente en la isla del Pacífico. Habiendo sido activadas las diligencias por Alejandro Rodríguez se cobraron varias partidas de dinero en la capital filipina: de la Casa de la Misericordia 2.890-6 pesos; de Benito Terán 194 pesos; de don Ramón Orendain 400 pesos; y de don José Arteaga otros 400 pesos, lo que computaba un total de 3.884-6 pesos. Esta circunstancia hizo que aún rebajados todos los costes de gestión y arribada del dinero, llegasen a Galicia un total de 70.185 reales de vellón. Los pesos de la herencia de Tembra fueron embarcados en primer término en dos buques diferentes hacia Acapulco, el Santísima Trinidad y el patache Filipino a consignación de Domingo Casal Bermúdez, y este a su vez los embarcó destino Cádiz en el buque de S.M. el Tridente. A partir de su llegada se fueron despachando envíos paulatinamente a Andrés de Losada Sotomayor, que este a su vez iba entregando a los tres hermanos entre 1760 y 1765. En esta segunda fecha, Andrés de Losada Sotomayor hacía entrega de la última partida de 32.185 reales de vellón a los tres hermanos en pesos fuertes y pesetas ante el cura de Taragoña, don Martín Llorente Romero14.

Las herencias mexicanas

  • 15 En el trabajo realizado por Domingo Luis González Lopo, el 41,3% de los legados realizados por gall (...)

18La plataforma continental de los negocios filipinos era el virreinato de la Nueva España, lo que hizo que las redes de comerciantes mexicanos fueran la lanzadera para las empresas sobre el negocio asiático. Esto mismo versa para Losada Sotomayor, los Otero Bermúdez, los Casal Bermúdez y el resto de comerciantes transpacíficos. Habida cuenta de este arraigo mexicano, buena parte de las herencias gestionadas por el alguacil mayor compostelano provenían de esta área. Es muy posible que durante el siglo XVIII y hasta 1780, con el giro de la emigración gallega hacia el Virreinato de la Plata, el área mexicana fuese el principal foco de atracción de la emigración gallega a ultramar15.

  • 16 AHUS, Protocolos de Santiago, Juan García Vaamonde, 1756, f.66 y ss.

19El caso de la sucesión de Domingo Troncoso de Sotomayor se inicia a su entrada en la Compañía de Jesús de la ciudad de México en abril de 1742, aunque fallecerá a los pocos meses. Troncoso había dejado en manos del general José Antonio Bermúdez de Sotomayor ochocientos pesos en el momento de su profesión, para que fuesen remitidos a sus padres Domingo Estévez Troncoso y María Antonia Ulloa Bermúdez en San Salvador de Loureda (A Coruña). Como ya hemos señalado en el caso de la cuenta peruana del propio Andrés de Losada Sotomayor con Montes Truque, el fallecimiento del general José Antonio hizo necesario esperar al retorno de su hermano -el sargento mayor Antonio Bermúdez de Sotomayor- desde las Filipinas como albacea de este para remitir los caudales a Losada a través de Cádiz16.

  • 17 AHUS, Protocolos de Santiago, Juan García Vaamonde, 1765, f.209 y ss. Lorenzo fue uno de los comerc (...)

20Como en el caso de Troncoso Sotomayor, la entrada de Domingo Antonio López Duro como profeso franciscano de San Cosme de México deparó que su riqueza terrenal, 5.700 pesos en dinero efectivo que se hallaban en poder del comerciante Tomás Díaz, fuese remitida -con descuento de algunos legados piadosos- a su padre Alejandro López en San Miguel de Barcala (Pontevedra). Díaz hizo la remesa de los caudales en dos navíos de guerra, el Dragón y el Astuto a consignación de Lorenzo de la Azuela en Cádiz. Este último se comunicaba directamente por carta con Alejandro López, quien solicitaba a Losada que ejecutase el cobro, siendo uno de los pocos casos conocidos donde no interviene la casa gaditana de los Pardo Freire, quizá porque el envío a Cádiz no había dependido de Losada. Es posible que Domingo Antonio López Duro fuese pariente de los hermanos comerciantes de origen gallego Jacobo y Francisco Duro17.

  • 18 AHUS, Protocolos de Santiago, Juan García Vaamonde 1761, f.183 y ss.

21Desde la ciudad de Oaxaca se remitía una manda testamentaria de mil pesos que Bernabé Facal realizaba para su hermana Lucrecia Facal y sus hijos, naturales todos ellos de la parroquia de San Pedro de Valenza (A Coruña). Habiendo designado como albacea a Jacobo González, también vecino de Oaxaca, una primera partida de trescientos pesos ya había sido entregada por Andrés de Losada Sotomayor vía Cádiz (Pardo Freire) en 1751. La muerte del primer albacea de Facal hizo que tuviese que ser a su vez el albacea de este, llamado Esteban Suárez, quien remitise en una segunda partida los setecientos pesos restantes para juntar los mil legados18.

  • 19 ARCHIVO DE LA CATEDRAL DE SANTIAGO DE COMPOSTELA (ACS), Fondos Notariales, Pedro Barcala 1766, f. 9 (...)

22Juan Luis Fernández de Saavedra fallecía en la norteña localidad del Real de Minas de San Matías Sierra de Pinos (Zacatecas) dejando como heredero universal a su padre Pascual Fernández, de la villa y coto de Valladares (Pontevedra) y designando a Domingo Casal Bermúdez como su albacea en México. Para el cobro de esta herencia, Losada substituía el poder dado por los herederos en el comerciante mexicano Andrés Francisco de Quintela. El resultado de la herencia en México se ventiló entre Casal y Quintela el día 10 de abril de 1760, dando por resultado un total de 3.179 pesos fuertes y 5 reales de plata. Tras esto, Losada declaraba que "rebajado encomiendas, conducciones, derechos reales y demás gabelas hasta ponerlos en este reino" quedaban líquidos 50.674 reales con 8 maravedíes. Tras un pleito entre el padre de Juan Luis, y su yerno por los derechos de la hermana de Juan -Luisa- ante un segundo matrimonio del padre, Andrés de Losada Sotomayor entregaba la cantidad líquida19.

  • 20 AHUS, Protocolos de Santiago, Antonio Lodeiro y Varela 1785, f.139 y ss. AHUS, Protocolos de Santia (...)

23Cuando Domingo Antonio de Soto Bermúdez fallecía en la ciudad de México se ejecutaba una manda de su testamento por la cual había determinado que dos mil pesos fuesen repartidos entre parientes pobres de su parroquia natal de San Juan de Dorrón (Pontevedra). El dinero llegó a consignación de Juan López Carbajal en Cádiz y Andrés de Losada se tuvo que servir del cura de la parroquia gallega para poder averiguar cuáles eran los parientes pobres entre los que repartir los 36.391 reales y 24 maravedís líquidos resultantes. En 1786, eran los caudales de Domingo de Noya, fallecido en la provincia de Tabasco, los que alcanzaban la ciudad compostelana. Don Adrián Félix Troncoso, por designación del propio Domingo, había sido en este caso el encargado de las primeras gestiones en Veracruz y embarcaba 316 pesos y 5 reales de plata en la fragata nombrada la Infanta Carlota. De esta cantidad resultaban líquidos en Cádiz 5.058 reales, que tomaba la compañía de José María Lasqueti e hijo, y que Andrés Losada repartía finalmente entre sus herederos20.

El emporio transpacífico al servicio de las herencias: cadenas monetarias entre Manila y Cádiz

24Los testamentos, poderes y cartas de pago escrituradas para el retorno de estas dieciocho herencias ponen de manifiesto la intervención de setenta y tres individuos (figura 1 y anexo 1). Desde un punto de vista geográfico la red debía servir como correa de transmisión hasta alcanzar las latitudes gallegas. Dentro de este entramado, los espacios filipino, mexicano y gaditano son los centros principales, y la ruta Manila-Acapulco-México-Veracruz-Cádiz-Santiago la más relevante. A esta ruta se añade con relativa importancia el nódulo de la Nueva Granada y otros lugares puntuales como Santo Domingo o la Granada peninsular.

Figura 1. Red resultante del traslado de herencias a Galicia por Andrés de Losada Sotomayor entre 1753 y 1790.

Figura 1. Red resultante del traslado de herencias a Galicia por Andrés de Losada Sotomayor entre 1753 y 1790.

Distribución espacial manual agrupando los diferentes espacios geográficos: Filipinas (izquierda), Nueva España (centro), Nueva Granada (inferior-centro), Cádiz (derecha), Galicia (superior-derecha). Los nodos que participan en una única herencia se representan con su número respectivo, aquellos que aparecen con el nombre propio son los que participan en más de una. El color de los nodos representa el diferente rol: blanco = ego (Losada); gris oscuro=difunto; gris medio=albacea; gris claro=mediador. Véase anexo 1. Representación gráfica realizada con el software Ghepi y en colaboración con Rocío Calvo.

Manila

  • 21 AGI, Filipinas 188, n3 y n12. C. YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacíficos..., p. 240. Véase el expedien (...)

25La capital filipina fue el teatro principal de operaciones de la familia Otero Bermúdez y en donde llegaron a alcanzar una mayor relevancia no solo económica sino también social. Antonio Cerviño Bermúdez debió de ser, junto con Domingo Antonio Otero Bermúdez uno de los primeros miembros del clan en instalarse en la isla. En los años treinta ambos formaban ya parte del cabildo secular de la ciudad. Como hemos visto, Cerviño Bermúdez fallecía sin descendencia y confiaba a su también colega de cabildo el capitán José Memije de Quirós la gestión de su albaceazgo. Aunque desconocemos por el momento la línea de parentesco exacta entre Cerviño y Otero, la incardinación de José de Memije de Quirós en esta herencia podría mostrar la sintonía entre el grupo gallego y el ponferradino, dado que por su parte José Antonio Memije Quirós (Ponferrada, 1691-1775) era la cabeza de otro clan familiar similar a los Bermúdez que operaba entre México y Manila. Si Domingo Antonio Otero Bermúdez había llegado a Nueva España de manos de su hermano Pedro, él haría lo propio con Andrés Blanco Bermúdez, hijo de su hermana Dominga y a la sazón futuro heredero de los títulos y honores de su tío. Por otro lado, la sucesión de Tembra vincula también al grupo con la principal casa de Manila, la del Marqués de Salinas. Esta relación será confirmada en la siguiente generación gracias al matrimonio de Andrés Blanco Bermúdez con doña Leocadia Sánchez Bernaldo de Quirós, quien parece estuvo antes casada con el propio Antonio Cerviño Bermúdez21.

  • 22 Véase por ejemplo, AGI, Filipinas 189 A y B, 151, 153 y 155. C. YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacífico (...)
  • 23 La herencia de Otero Bermúdez tuvo que recuperar los 25.000 pesos que este había dado a censo a la (...)

26Junto a este grupo situado en la élite del cabildo y cohesionado por lazos de parentesco, se añade tanto Alejandro Rodríguez Varela como su hijo homónimo. Ambos tuvieron un papel destacado en la red, sobre todo el padre, al vehicular toda la herencia de Otero Bermúdez y enfrentarse a los deseos de Andrés Blanco Bermúdez. Alejandro Rodríguez Varela alcanzó también el cabildo secular de Manila durante los años cuarenta y en los setenta continuaba participando en los organismos institucionales del comercio de Manila que transitaron hacia la formación del Consulado. Rodríguez Varela debió fallecer a inicios de los ochenta, por lo que las consignaciones en el Galeón a partir de esta fecha deben ser con seguridad ya de su sucesor homónimo. También desconocemos por el momento si existió algún grado de parentesco de los Rodríguez Varela con los Bermúdez. Sí existieron lazos entre Rodríguez Varela y los Memije, pues en las elecciones consulares se alzaron voces contra el "bloque familiar" formado por José Antonio Memije Quirós, Vicente Laureano Memije y Alejandro Varela. Por desgracia, en tiempos del hijo el comercio filipino del galeón no revestía la misma naturaleza que en tiempos del padre, y Alejandro Varela se encontrará entre aquellos comerciantes que en 1803 solicitaban su traslado a la península u otro lugar de América22. A estos actores particulares vinieron a sumarse la Casa de Misericordia, por su relevancia religiosa y crediticia, y la Real Caja de Manila, por los hechos forzosos acaecidos a los dineros de Otero Bermúdez23.

Nueva España

  • 24 C. YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacíficos..., p. 137-138. Sobre Domingo Casal Bermúdez véase Carmen Y (...)

27Los motivos, circunstancias y grupos que conectaron Manila con la Nueva España a lo largo del siglo XVIII han sido explicados en extenso por la investigación de Yuste López. Como relata la autora, Pedro y Antonio fueron el germen de un entramado de gallegos en México que supera ampliamente los límites transpacíficos y que se incardina en las conexiones interprovinciales del virreinato. El primero de los Otero Bermúdez en llegar a México debió ser Pedro, quien en 1709 firmaba una compañía con Antonio de Echandía Otero, quizás también pariente. A esta sociedad inicial se sumará después Domingo Antonio que como sabemos tendrá gran fortuna en su aventura filipina. En el espacio mexicano, tres miembros del clan destacaron en mayor medida a través de la radiografía que nos otorga la red de herencias: Domingo Casal Bermúdez, Antonio Bermúdez Sotomayor y José Bermúdez Sotomayor. Estos dos últimos hermanos, y primos de Andrés de Losada Sotomayor, como ya hemos indicado. El primero de ellos fue Domingo Casal Bermúdez, sobrino en igual modo de Pedro y Domingo Antonio Otero Bermúdez, como hijo de la hermana de estos: Catalina Otero Bermúdez. Tras su fallecimiento será su yerno, Francisco del Rivero, quien aparezca en la red de cobro de herencias. Los otros dos pivotes principales para Losada eran los hermanos José y Antonio Bermúdez Sotomayor, general el primero y sargento mayor el segundo. Antonio hacía la ruta del galeón con mando militar en el Covadonga. Por su parte José Bermúdez Sotomayor, de quien tenemos un menor número de informaciones acabará sus días, nada más y nada menos, que como gobernador del Valle de Oaxaca24.

  • 25 Pedro LUENGO, « Vicente Laureano de Mémije. Redes culturales en el Pacífico de la segunda mitad del (...)

28El segundo grupo en importancia en México para vehicular las herencias gallegas fue el de los Memijes, probablemente por las vinculaciones que ya hemos observado en Filipinas. En los años setenta hasta tres hermanos de este grupo participan en la "empresa" del traslado de herencias: Joaquín Fabián, Vicente Laureano y Joaquín Manuel. Joaquín Fabián sería a la postre el representante de la familia con mayor empaque comercial, vinculado con el gobernador de Filipinas José Raón25.

  • 26 C. R. BORCHART DE MORENO, op. cit., p. 68-69 y 87.

29Junto a los dos grupos familiares transpacíficos de los Bermúdez y los Memijes aparecen otros nombres destacados del comercio mexicano que nos permiten conectar el área pacífica con la atlántica. Como por ejemplo Eliseo Llanos Vergara, Andrés Francisco Quintela o Jacobo Duro. Eliseo Llanos Vergara junto con su hermano Francisco Javier, si bien eran originarios de Ayamonte (Huelva), estaban vinculados con la red gallega a través de sus negocios con los López Carbajal y la compañía Pardo y Freire. Al menos desde 1752, Eliseo Llanos Vergara se encuentra negociado con Juan López Carbajal y era compadre de su hermano: Domingo López Carbajal. Por su parte, Andrés Francisco Quintela, también de origen gallego, fue un destacado consular de la primera mitad del siglo XVIII, representante del convento de San Cosme y San Damián, así como un activo prestamista. Otro miembro de la red, Jacobo Duro era socio de Andrés Francisco Quintela y cabeza a su vez de otro grupo de gallegos en torno a este apellido26.

Cádiz

  • 27 Luis ALONSO ÁLVAREZ, Comercio colonial y crisis del Antiguo Régimen en Galicia (1778-1818), A Coruñ (...)

30Antes de alcanzar el noroeste peninsular, todos los caudales de las herencias pasaron por el puerto andaluz de Cádiz. Sin embargo, tras la habilitación del puerto gallego de A Coruña como cabeza del nuevo servicio de correos marítimos (1764) y el fin del monopolio gaditano en 1778, la cabeza de la Carrera de Indias no era ya un paso obligatorio. En este sentido trabajos futuros han de esclarecer por qué estas redes comerciales gallegas persistieron en sus pivotes habituales gaditanos y no se trasladaron a lo largo de la segunda mitad del siglo XVIII hacia el norte, toda vez que la descarga en A Coruña era posible27.

31El Cádiz de la Carrera era en sí mismo un océano de comerciantes donde las implicaciones familiares y nacionales han sido ya identificadas por varios estudios. Sin embargo, la tabla resultante de resumir los agentes conocidos para la red estudiada en la plaza gaditana (Tabla 3) muestra claramente dos rasgos: el primero es la centralidad de la compañía de los Pardo y Freire, el segundo es la periodización de esta centralidad y su substitución a partir de 1770 por Juan López de Carvajal, hermano de Domingo López de Carvajal.

Tabla 3. Traslados de herencias donde los mediadores gaditanos son conocidos (1753-1790)

Año

Causante

Mediadores en Cádiz

1753-1785

Domingo A. de Otero Bermúdez

Domingo de Veyra y Pardo (1756)

Francisco de Morzo

Compañía Pardo y Freire (hasta 1769)

José Sabater (1775)

Juan López de Carvajal (1769-1785)

1754-1767

Antonio Mosquera Villamarín

Domingo de Veyra y Pardo

1755

Domingo Buceta de Porto

Domingo Freire

1758

Andrés Antonio de la Sala Gayoso

Compañía Pardo y Freire

1761

Bernabé Facal

"

1761

Juan de Bazán y Torres

"

1762

Lorenzo Paredes Vázquez

"

1765

Antonio Cerviño Bermúdez

"

1765

Fray Domingo A. López Duro

Lorenzo de la Azuela

1766-1790

Salvador Vilela

Compañía de Pardo y Freire

1776

Juan de la Fuente

Fernando Gómez

1782

Juan Antonio Vaamonde

José Gabriel Villar Urtusáustegui

1785

Domingo Antonio Soto Bermúdez

Juan López de Carvajal

1786

Domingo de Noya

José María Lasqueti, hijo y Cía.

Fuente: figura 1 y tabla 1.

  • 28 Juan José IGLESIAS RODRÍGUEZ, op. cit., p. 255-269 y Lydia PÉREZ-BLANCO SÁNCHEZ, Domingo López de C (...)

32Como observamos al comienzo de este trabajo, uno de los principales ejes para el retorno de los propios caudales de Andrés de Losada Sotomayor fue Domingo López de Carvajal, futuro Marqués de Atalaya Bermeja. Siendo uno de los principales burgueses asentados en el Puerto de Santa María (Cádiz) en la segunda mitad del siglo XVIII, había nacido en 1697 en Santa María de Duancos (Castro de Rey, Lugo) y comparte los caracteres originales de la emigración comercial gallega: hijo de una familia de tintes hidalgos con los medios necesarios para no necesitar la fuerza de trabajo de sus hijos, pero insuficientes como para proveerles de un futuro halagüeño. Al parecer, habría emigrado a México en torno a 1717 pero sus negocios nos son en esencia desconocidos. En una fecha similar a Losada, decide retornar también con su fortuna y se casa en 1739 en el Puerto de Santa María con doña Margarita Carrión, hija de José Antonio de Carrión, caballero de Santiago, demostrando la valencia de la plata mexicana. Finalmente, Domingo López de Carvajal pasaría a la historia a través de su proyecto fundacional de la villa de Algar, aparejado a su título nobiliario y que incluía señorío jurisdiccional28.

33Menos conocido es el papel de su hermano, quien conecta la primera y la segunda fase de Losada. Juan López Carbajal substituirá a los Pardo Freire como pivote de confianza en Cádiz a partir de 1769-1770, probablemente como resultado de los primeros problemas de la compañía que llevarán a su ulterior disolución. Una primera línea de hipótesis para relacionar a estos hermanos con la compañía podría ser un parentesco lejano por vía materna que emparentaría a los López Carbajal con los Freire. Sin descartar esta línea, existe base documental para una vinculación práctica.

  • 29 AGI, Contratación, 5482B, N1, R96, f. 96; 5478, N3, R11, f.27; 5480, N2, R115, f.115; 5482B, N1, R8 (...)

34Los expedientes de información y licencia de pasajeros que los comerciantes tenían que presentar para poder embarcarse en las flotas nos permiten observar la vinculación entre los hermanos López Carbajal y los miembros de la compañía Pardo y Freire. A partir de 1735, la relación es clara y especialmente fuerte en el caso del embarque de Juan, donde todos los testigos son miembros de la compañía. Juan, más joven que Domingo, había viajado como aprendiz de su hermano en los embarques de 1730 y 1732. A mayor abundamiento, será también Alonso Freire el que afiance a Domingo en un cuarto embarque realizado en 1741, estando ya casado con Margarita Carrión29.

Tabla. 4. Testigos de embarque presentados por Domingo y Juan López Carbajal (1730-1735)

Domingo López Carbajal

Juan López Carbajal

1730

1732

1735

1735

Juan de Ortega Jaén

Francisco Boo Castañeda

José Villar Andrade

Domingo Freire

Francisco Boo Castañeda

Thomas Gallo

Domingo Freire

Alonso Antonio Freire

Thomas Gallo

Benito Correoso Catalán

José Benito de Porras

José Antonio Vázquez

Fuente: AGI, Contratación, 5482B, N1, R96, f. 96; 5478, N3, R11, f.27; 5480, N2, R115, f.115; 5482B, N1, R86, f.86; 5484, N2, R24, f.24.

  • 30 M. J. PASCUA SÁNCHEZ, « Gallegos y otras gentes... », p. 68-73.

35El origen de la compañía de los Pardo Freire es similar a la historia de Domingo López Carbajal. El fundador, Antonio Pardo nacía en 1651 en A Grela (San Cristóbal das Viñas, A Coruña), viniendo a Cádiz para participar en el negocio transatlántico. La diferencia es que en su disposición testamentaria crea una compañía que habían de regentar Pedro Pazos Vallo y su sobrino José María de Veira. Tras una primera fase más oscura, el sucesor en el mayorazgo y compañía -Francisco Antonio Pardo y Gago- nombraba en 1732 a Domingo de Freire Andrade y a Antonio Vázquez como los nuevos responsables. Cinco años más tarde, y ante la partida de Domingo de Freire a Indias, se asocian a la compañía el hermano y primo de este: Alonso Freire y Domingo de Veira Freire, eclesiástico. Este segundo es el que aparece actuando en los años cincuenta en las herencias de Otero Bermúdez y Mosquera Villamarín. El Domingo Freire que aparece en la sucesión de Buceta Porto es también con certeza miembro del clan, puede ser una abreviatura de alguno de ellos, o tratarse del propio Domingo Freire de Andrade, si acaso la sucesión se inició con anterioridad, pues este muere en 1740 y Domingo Pardo Freire en 1756. Coincidiendo con lo señalado por el trabajo de Pascua Sánchez, es a partir de los años cincuenta -y bajo la designación de Compañía de Pardo y Freire- cuando su actividad será más sólida, y con ello la confianza de Andrés de Losada Sotomayor en esta para consignar los caudales de retorno. Sin embargo nuestros datos muestran que esta prosperidad dura solamente veinte años, hasta 1770. La compañía sería finalmente liquidada en 1803, en un pleito sucesorio entre los tenedores del título nobiliar y los llevadores de la compañía30.

Conclusiones

  • 31 José María IMIZCOZ BEUNZA, « El paradigma relacional. Actores, redes, procesos para una historia gl (...)

36Las cartas de pago que se firmaban ante notario en el momento en el cual Andrés de Losada Sotomayor entregaba una partida de caudales a los herederos muestran en cada caso los encadenamientos de una prosopografía relacional emergente suscitada en aras del traslado monetario. En muchos casos podemos constatar lazos familiares, en otros comerciales, mientras en algunos otros la relación entre los individuos nos es desconocida. Si bien existe la posibilidad de que el consignatario y el receptor de los caudales no tuviesen una relación previa, una economía de la confianza se establece precisamente en aras de lo contrario31.

  • 32 Sobre el rol de la familia en las redes sociales véase también Sebastián MOLINA PUCHE y Antonio IRI (...)

37Los lazos familiares son predominantes en la constitución del núcleo relacional e incluso entre aquellos donde se constata solamente la relación comercial, no se pueden descartar parentescos lejanos. Por un lado, el centro constituido por el omnipresente apellido Bermúdez enlaza a Otero Bermúdez, Cerviño Bermúdez, Bermúdez Sotomayor, Blanco Bermúdez, Casal Bermúdez y Bermúdez Pimentel. Este núcleo se amplía por vínculos de familia con otras grandes casas, principalmente en Manila con los Sánchez Tagle y los Memije, pero sobre todo con lazos de paisanaje que describen una sociedad mercantil gallega relativamente extensa en la Nueva España -Andrés Francisco de Quintela, Jacobo Duro, Adrián Feliz Troncoso, etcétera- y aparentemente más monopolizada en el caso de Cádiz en torno a dos figuras: los hermanos López Carbajal y la compañía Pardo Freire. De manera puntual se observan colaboraciones con otros grupos como los vasco-navarros, que tienen una destacada presencia tanto en México como en Cádiz32.

  • 33 David Anthony BRADING, Mineros y comerciantes en el México borbónico (1763-1810), México: Fondo Cul (...)

38La preferencia de Andrés de Losada Sotomayor hacia el núcleo del capital relacional familiar no exime de conflictos dentro del propio entramado, como el establecido en Filipinas por Andrés Blanco Bermúdez en defensa de sus propios intereses como sucesor de su tío Domingo Antonio de Otero Bermúdez. La elección de un miembro más alejado del núcleo familiar pero dentro del grupo de paisanaje -Alejandro Rodríguez Varela- pretendía precisamente en este caso superar las contradicciones originadas dentro de la familia. Al mismo tiempo, el fraccionamiento del riesgo en pequeñas partidas monetarias y las dilaciones temporales en los envíos operaban en el sentido de disminuir la densidad reticular, es decir, en el sentido de tener un mayor número de actores en lugar de centralizar los envíos en unas mismas manos. La excepción a esta baja densidad relacional de los envíos se encuentra en el puerto gaditano. Son dos los factores que pudieron influenciar este resultado. El primero es de índole geográfica, al tratarse del puerto de entrada de todas las remesas remitidas, proviniesen estas de Filipinas, Nueva España o Nueva Granada. En segundo lugar, parece posible deducir un altísimo grado de confianza de Losada en los Pardo Freire y en los López Carbajal. Estos comerciantes ejercen de pivotes reticulares en los dos sentidos del término. De un lado como ejes de atracción de una serie de hermanos y sobrinos que asocian a sus negocios en un fenómeno descrito ya por los trabajos de Brading y Zicka. Por otro lado, actúan como engranajes para el tráfico comercial, así como para los luctuosos retornos monetarios33.

39En cierto sentido, también es posible intuir que nos encontramos ante una red conformada en los albores del siglo XVIII y que encara las décadas finales del siglo en decadencia. Uno de los posibles motivos que explicarían esta decadencia son las dificultades para la sucesión de estos pivotes: como en el caso de Otero Bermúdez con Blanco Bermúdez, exógena como en el caso de Casal Bermúdez con Rivero, o directamente frustrada como en el caso los hermanos Antonio y José Bermúdez Sotomayor, que parecen no tener sucesores en el comercio. En definitiva, este trabajo nos ha permitido describir por primera vez una red comercial de origen gallego que había sido intuida en algunos de sus puntos por trabajos pretéritos y que a buen seguro deparará nuevas investigaciones en el futuro.

Haut de page

Bibliographie

ALONSO ÁLVAREZ, Luis, Comercio colonial y crisis del Antiguo Régimen en Galicia (1778-1818), A Coruña: Xunta de Galicia, 1986.

ANTUNES, Cátia, POLÓNIA, Amélia, (eds.), Beyond empires: global, self-organizing, cross-imperial networks 1500-1800, Leiden: Brill, 2016.

BARREIRO MALLÓN, Baudilio, « El dominio de la familia de los Porras y la evolución de las rentas agrarias en la Tierra de Santiago », Obradoiro de Historia Moderna. Homenaje al Prof. Antonio Eiras Roel en el XXV Aniversario de su cátedra, Santiago, 1990, p. 25-45.

BERTRAND, Michel, Grandeur et misère de l'office. Les officiers de finances de Nouvelle-Espagne (XVIIe-XVIIIe siècles), Paris: Publications de la Sorbonne, 1999.

BERTRAND, Michel, ANDÚJAR, Francisco, GLESENER, Thomas, (eds.), Gobernar y Reformar la Monarquía. Los agentes políticos y administrativos en España y América. Siglos XVI-XIX, Valencia: Albatros, 2017.

BORCHART DE MORENO, Christina Renate, Los mercaderes y el capitalismo en la ciudad de México 1759-1778, México: Fondo de Cultura Económica, 1984.

BÖTTCHER, Nikolaus, HAUSBERGER, Bernd, IBARRA, Antonio, (coords.), Redes y negocios globales en el mundo ibérico, siglos XVI-XVIII, Madrid: Iberoamericana: Frankfurt am Main: Vervuert: México: El Colegio de México, 2011.

BRADING, David Anthony, Mineros y comerciantes en el México borbónico (1763-1810), México: Fondo Cultura Económica, 1975.

BUSTOS RODRÍGUEZ, Manuel, Los Comerciantes de la Carrera de Indias del siglo XVIII (1713-1775), Cádiz: Universidad de Cádiz, 1995.

BUSTOS RODRÍGUEZ, Manuel, Cádiz en el sistema atlántico: la ciudad, sus comerciantes y la actividad mercantil (1650-1830), Cádiz: Sílex, 2005.

CAPELLA, Miguel, MATILLA TASCÓN, Antonio, Los Cinco Gremios Mayores de Madrid. Estudio crítico-histórico, Madrid: Sáez, 1957.

CEBREIRO ARES, Francisco, « Movilidad, dinero y crédito en la formación de la economía-mundo moderna », Magallánica, Revista de Historia Moderna: (5/9) (Instrumentos), julio-diciembre 2018, p. 272-280.

CERDÁ CRESPO, Jorge, Conflictos coloniales: La guerra de los Nueve Años 1739-1748, Alicante: Universidad de Alicante, 2010.

CHUHUE HUAMÁN, Richard, « Enterramientos de expósitos y benefactores en la bóveda sepulcral de la iglesia y hospicio de niños huérfanos de Lima », in : Richard CHUHUE, Pieter VAN DALEN, (eds.), Lima subterránea. Arqueología Histórica. Criptas, bóvedas, canales virreinales y republicanos, Lima: Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2014, p. 101-122.

CORDERO CARRETE, Felipe Ramón, « Don Andrés de Losada y Sotomayor (1707-1790). Alguacil Mayor de la Ciudad y Arzobispado de Santiago », Cuadernos de Estudios Gallegos, fasc. VI (1946), p. 249-278.

CRESPO SOLANA, Ana, (coord.), Comunidades transnacionales: colonias de mercaderes extranjeros en el mundo atlántico, 1500-1830, Aranjuez : Doce Calles, 2010.

ELIZALDE, María Dolores, YUSTE LÓPEZ, Carmen, « A modo de introducción: redes, intercambios y movilidad en el Imperio » in : María Dolores ELIZALDE, Carmen YUSTE, (eds.), Redes imperiales: intercambios, interacciones y representación política entre Nueva España, las Antillas y Filipinas, siglos XVIII y XIX, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2018, p. 9-22.

FERNÁNDEZ PÉREZ, Paloma, El rostro familiar de la metrópoli. Redes de parentesco y lazos mercantiles en Cádiz (1700-1812), Madrid: Siglo XXI, 1997.

GARCÍA MARTÍNEZ, Bernardo, El Marquesado del Valle. Tres siglos de régimen señorial en Nueva España, México: El Colegio de México, 1969.

GARCÍA-BAQUERO GONZÁLEZ, Antonio, Cádiz y el Atlántico: 1717-1778: el comercio colonial español bajo el monopolio gaditano, Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1976.

GONZÁLEZ LOPO, Domingo Luis, « Legados y fundaciones de la diáspora gallega en Indias durante el Antiguo Régimen », in : Julio HERNÁNDEZ BORGE y Domingo Luis GONZÁLEZ LOPO (eds.), Gallegos en la diáspora: éxodos y retornos, Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela, 2013, p. 211-253.

GONZÁLEZ LOPO, Domingo Luis, « Una red familiar de intereses comerciales entre Manila, México y Cádiz en el siglo XVIII: los Otero Bermúdez » (manuscrito inédito facilitado por el autor).

HARDING, Richard, The emergence of Britain's Global Naval Supremacy. The War of 1739-1748, Woodbridge: Boydell Press, 2010.

HERNÁNDEZ FRANCO, Juan, « El mayorazgo Moctezuma: reflexiones sobre un proceso de movilidad vertical con alternancias (1509-1807) » Estudis : Revista de historia moderna, Nº 32, 2006, p. 215-235.

HERRERO SÁNCHEZ, Manuel, KAPS, Klemens, (eds.), Merchants and trade networks in the Atlantic and the Mediterranean, 1550-1800: connectors and commercial maritime systems, London: Routledge, Taylor & Francis Group, 2017.

IBARRA, Antonio, DEL VALLE PAVÓN, Guillermina (coord.), Redes sociales e instituciones comerciales en el imperio español, siglos XVII a XIX, México: Instituto Mora: UNAM, 2007.

IGLESIAS RODRÍGUEZ, Juan José, « El perfil del burgués gaditano. El caso del Marqués de Atalaya Bermeja » in : Antonio GARCÍA-BAQUERO (ed.), La Burguesía de negocios en la Andalucía de la Ilustración, tomo II, Cádiz: Diputación de Cádiz, p. 255-269.

IMIZCOZ BEUNZA, José María, « El paradigma relacional. Actores, redes, procesos para una historia global » in : Michel BERTRAND, Francisco ANDÚJAR y Thomas GLESENER, (eds.), Gobernar y reformar la Monarquía. Los agentes políticos y administrativos en España y América siglos XVI-XIX, Valencia: Albatros Ediciones, 2017, p. 65-80.

IMIZCOZ BEUNZA, José María, « Presentación: Por una historia conectada. Aplicaciones del análisis relacional », Magallánica: Revista de Historia Moderna, Vol. 4, Nº. 7, 2017, p. 1-9.

KICZA, John E., Empresarios coloniales. Familias y negocios en la ciudad de México durante los Borbones, México: Fondo de Cultura Económica, 1986.

LUENGO, Pedro, « Vicente Laureano de Mémije. Redes culturales en el Pacífico de la segunda mitad del siglo XVIII », in : Salvador BERNABÉU ALBERT, Carmen MENA-GARCÍA y Emilio José LUQUE AZCONA, (eds.), Filipinas y el Pacífico: nuevas miradas, nuevas reflexiones, Sevilla: Universidad de Sevilla, 2016, p. 279-298.

MARTÍNEZ DEL CERRO GONZÁLEZ, Victoria E., Una comunidad de comerciantes: navarros y vascos en Cádiz. Segunda mitad del siglo XVIII, Sevilla: Consejo Económico y Social de Andalucía, 2006.

MOLINA PUCHE, Sebastián y IRIGOYEN LÓPEZ, Antonio, (eds.), Territorios distantes, comportamientos similares: familias, redes y reproducción social en la Monarquía Hispánica (siglos XIV-XIX), Murcia: Universidad de Murcia.

MORALES CERÓN, Carlos, « Mercantilismo y crecimiento económico en el virreinato del Perú. El estanco del tabaco 1750-1800 », Investigaciones Sociales, V. 16, Nº28, 2012, p. 37-47.

MORINEAU, Michel, Incroyables gazettes et fabuleux métaux. Les retours des trésors américains d'après les gazettes hollandaises (XVIe-XVIIIe siècles), London: Cambridge Univesity Press; Paris : Maison des sciences de l'homme, 1985.

PASCUA SÁNCHEZ, María José, « Gallegos y otras gentes del norte en Andalucía. La presencia gallega en Cádiz, 1682-1778», in : Antonio EIRAS ROEL y Domingo Luis GONZÁLEZ LOPO (coords.), Movilidad interna y migraciones intraeuropeas en la Península Ibérica, Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela, 2002, p. 55-77.

PASCUA SÁNCHEZ, María José, « Los gallegos en el Cádiz de la Carrera de Indias: balance secular de un proceso migratorio (1682-1778) », in : Antonio, EIRAS ROEL y Ofelia, REY CASTELAO, (eds.), I Conferencia Europea de la Comisión Internacional de Demografía Histórica, vol. 2., 1994, p. 845-857.

PÉREZ-BLANCO SÁNCHEZ, Lydia, Domingo López de Carvajal y la fundación de Algar: la consecución de un ansiado y difícil proyecto, Cádiz: Diputación de Cádiz, 1999.

RUBIO MAÑÉ, Jorge Ignacio, El Virreinato: expansión y defensa, 2ª parte, México: Fondo de Cultura Económica, 1983.

SANCHIZ RUIZ, Javier, « Título de Marqués de Villapuente de la Peña a don José de la Puente y Peña Castexón y Salzines », Estudios de historia novohispana, Nº41, julio-diciembre 2009, p. 135-150.

SUBRAHMANYAM, Sanjay, (ed.), Merchant networks in the Early Modern World, Aldershot: Variorum, 1996.

TEDDE DE LORCA, Pedro, El Banco de San Carlos (1782-1829), Madrid: Banco de España Alianza Editorial, 1988.

WILLIAMS, Glyn, The Price of All the Oceans. The Triumph and Tragedy of Anson's Voyage Round the World, London: Harper Collins, 1999.

YUSTE LÓPEZ, Carmen, « Las familias de comerciantes en el tráfico transpacífico en el siglo XVIII » in : Antonio GUZMÁN, Lourdes MARTÍNEZ (eds.), Familia y poder en Nueva España. Memoria del Tercer Simposio de Historia de las Mentalidades, Instituto Nacional de Antropología e Historia: 1991, p. 63-74.

YUSTE LÓPEZ, Carmen, Emporios transpacíficos. Comerciantes mexicanos en Manila, 1710-1815, México: IIH-UNAM, 2007.

YUSTE LÓPEZ, Carmen, « Una familia modelo en la negociación transpacífica del siglo XVIII », in : María Dolores ELIZALDE, Carmen YUSTE LÓPEZ, (eds.), Redes imperiales: intercambios, interacciones y representación política entre Nueva España, las Antillas y Filipinas, siglos XVIII y XIX, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2018, p. 25-46.

Haut de page

Annexe

Anexo 1 : Relación de los integrantes de la red de herencias repatriadas por Losada Sotomayor

Cod.

Nombre

Rol

Lugar

1

CERVIÑO BERMÚDEZ, Antonio

D

Manila

2

MEMIJE QUIRÓS, José (capitán)

A

Manila

3

TEMBRA, Domingo de

D

Manila

4

Marqués de Salinas

A

Manila

5

Casa de Misericordia de Manila

M

Manila

6

OTERO BERMÚDEZ, Domingo A. (general)

MyD

Manila

7

VARELA, Alejandro (hijo)

A

Manila

8

BLANCO BERMÚDEZ, Andrés (sarg. m.)

A

Manila

9

RODRÍGUEZ VARELA, Alejandro (padre)

A

Manila

10

Real Caja de Manila

M

Manila

11

FERNÁNDEZ DE SAAVEDRA, Juan Luis

D

Pinos (Zacatecas)

12

FACAL, Bernabé

D

Oaxaca

13

GONZÁLEZ, Jacobo

A

Oaxaca

14

SUÁREZ, Esteban

A

Oaxaca

15

LÓPEZ DURO, Domingo Antonio (fray)

D

México

16

DIAZ, Tomás

A

México

17

NOYA, Domingo

D

Tabasco

18

TRONCOSO, Adrián Félix

A

Veracruz

19

TRONCOSO SOTOMAYOR, Domingo

D

México

20

BERMÚDEZ SOTOMAYOR, José (general)

A

México

21

SOTO BERMÚDEZ, Domingo Antonio

D

México

22

ORDUÑA, José

M

México

23

ROMAY, José Francisco

M

México

24

SÁNCHEZ BERNALDO DE QUIRÓS, Tomás

M

Acapulco

25

CASAL BERMÚDEZ, Domingo (capitán)

A

México

26

RIVERO, Francisco

M

México

27

LLANOS VERGARA, Eliseo

M

México

28

QUINTELA, Andrés Francisco

M

México

29

BERMÚDEZ SOTOMAYOR, Antonio (sarg. m.)

M

México

30

OTERO BERMÚDEZ, Sebastián

M

MaM

31

Real Caja de México

M

México

32

SOTO FREIRE, Francisco

M

México

33

DURO, Jacobo

M

México

34

PIEDRAS, José de las

M

México

35

RIVA, Andrés

M

MaM

36

ARREGUI, Francisco

M

México

37

ELIZALDE, Javier

M

MaM

38

MEMIGE, Joaquín Fabián

M

México

39

MEMIGE, Vicente

M

MaM

40

VARELA, Andrés

M

MaM

41

MEMIGE, Joaquín Manuel de

M

México

42

VILELA, Salvador (presbítero)

D

El Seibo, (Rep. Dom.)

43

BALCÁRCEL, Francisco

M

Santo Domingo

44

BAZÁN TORRES, Juan

D

Popayán

45

TENORIO, Bernabé

A

Popayán

46

PAREDES VÁZQUEZ, Lorenzo

D

Popayán

47

MONTENEGRO, Francisco (maestro)

A

Popayán

48

CASAL MONTENEGRO, Benito

M

Santa Fe de Bogotá

49

BUCETA PORTO, Domingo

D

Cartagena de Indias

50

ARRECHEDERRETA, Juan

A

Cartagena de Indias

51

GONZÁLEZ, José Ignacio

M

Cartagena de Indias

52

FUENTE, Juan

D

Santa Fe de Bogotá

53

AGAR, Benito

A

Santa Fe de Bogotá

54

MORQUECHO, Bartolomé Javier

M

Cartagena de Indias

55

AZUELA, Lorenzo

M

Cádiz

56

LASQUETI, HIJO Y CIA, José María

M

Cádiz

57

[Anónimo1]

M

Cádiz

58

MORZO, Francisco

M

Cádiz

59

[Anónimo2]

M

Cádiz

60

VEYRA Y PARDO, Domingo

A

Cádiz

61

COMPAÑIA DE PARDO Y FREIRE

M

Cádiz

62

LÓPEZ CARBAJAL, Juan

M

Cádiz

63

SABATER, José

M

Cádiz

64

FREYRE, Domingo

M

Cádiz

65

GÓMEZ, Fernando

M

Cádiz

66

VILAR URTUSAUSTEGUI, José Gabriel

A

Cádiz

67

MOSQUERA VILLAMARIN, Antonio

D

Cádiz

68

ROQUE CASTRO, Juan

D

Granada (ES)

69

BELUGA, Josefa

A

Granada (ES)

70

VAAMONDE, Juan Antonio

D

Capranica (IT)

71

SARMIENTO, Francisco

A

Roma (IT)

72

LOSADA SOTOMAYOR, Andrés

E

Compostela (ES)

73

SALA, Andrés Antonio

D

Galicia

D=difunto; A=albacea; M=mediador; E=ego (Losada); MaM (entre México y Manila)

Fuente: la misma que la tabla 1.

Haut de page

Notes

1 Felipe Ramón CORDERO CARRETE, « Don Andrés de Losada y Sotomayor (1707-1790). Alguacil Mayor de la Ciudad y Arzobispado de Santiago », Cuadernos de Estudios Gallegos, fasc. VI (1946) p. 249-278.

2 Carmen YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacíficos. Comerciantes mexicanos en Manila, 1710-1815, México: IIH-UNAM, 2007.

3 Sanjay SUBRAHMANYAM (ed.), Merchant networks in the Early Modern World, Aldershot: Variorum, 1996. Cátia ANTUNES, Amélia POLÓNIA (eds.), Beyond empires: global, self-organizing, cross-imperial networks 1500-1800, Leiden: Brill, 2016. Manuel HERRERO SÁNCHEZ, Klemens KAPS (eds.), Merchants and trade networks in the Atlantic and the Mediterranean, 1550-1800: connectors and commercial maritime systems, London: Routledge, Taylor & Francis Group, 2017. Ana CRESPO SOLANA (coord.), Comunidades transnacionales: colonias de mercaderes extranjeros en el mundo atlántico, 1500-1830, Aranjuez : Doce Calles, 2010. Michel BERTRAND, Grandeur et misère de l'office. Les officiers de finances de Nouvelle-Espagne (XVIIe-XVIIIe siècles), Paris: Publications de la Sorbonne, 1999. Antonio IBARRA, Guillermina DEL VALLE PAVÓN (coord.), Redes sociales e instituciones comerciales en el imperio español, siglos XVII a XIX, México: Instituto Mora: UNAM, 2007. Nikolaus BÖTTCHER, Bernd HAUSBERGER, Antonio IBARRA (coords.), Redes y negocios globales en el mundo ibérico, siglos XVI-XVIII, Madrid: Iberoamericana: Frankfurt am Main: Vervuert: México: El Colegio de México, 2011. Michel BERTRAND, Francisco ANDÚJAR, Thomas GLESENER (eds.), Gobernar y Reformar la Monarquía. Los agentes políticos y administrativos en España y América. Siglos XVI-XIX, Valencia: Albatros, 2017. José María IMÍZCOZ BEUNZA, « Presentación: Por una historia conectada. Aplicaciones del análisis relacional », Magallánica: Revista de Historia Moderna, Vol. 4, Nº. 7, 2017, p. 1-9. En el concepto y relevancia de la familia para las conexiones imperiales: María Dolores ELIZALDE, Carmen YUSTE LÓPEZ, « A modo de introducción: redes, intercambios y movilidad en el Imperio » y Carmen YUSTE LÓPEZ « Una familia modelo en la negociación transpacífica del siglo XVIII », como parte del «mecanismo de acción operativa» (p. 28), in : María Dolores ELIZALDE, Carmen YUSTE LÓPEZ (eds.), Redes imperiales: intercambios, interacciones y representación política entre Nueva España, las Antillas y Filipinas, siglos XVIII y XIX, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 2018, p. 9-22 y 25-46.

4 ARCHIVO HISTÓRICO UNIVERSITARIO DE SANTIAGO DE COMPOSTELA (AHUS), Protocolos de Santiago, Antonio Lodeiro Varela 1790, ff. 123-138. Según el testamento de Losada, las naves partieron en febrero pero según el trabajo de Cerdá Crespo lo hicieron el 14 de enero (Jorge CERDÁ CRESPO, Conflictos coloniales: La guerra de los Nueve Años 1739-1748, Alicante: Universidad de Alicante, 2010, p. 223). La discrepancia podría deberse a que Cerdá haga referencia a la fecha de salida de La Habana con destino a Veracruz, y que Losada se refiera a la ulterior salida desde Veracruz. Según Losada, habrían llegado con los caudales de vuelta a La Habana el 16 de abril pero Torres no partiría hacia la península hasta el 26 de octubre (Jorge CERDÁ CRESPO, ibid., p. 229).

5 F. R. CORDERO CARRETE, op. cit., p. 259-261.

6 Sobre la compañía Pardo y Freire en Cádiz véase María José de la PASCUA SÁNCHEZ, « Gallegos y otras gentes del norte en Andalucía. La presencia gallega en Cádiz, 1682-1778 », in : Antonio EIRAS ROEL y Domingo Luis GONZÁLEZ LOPO (coords.), Movilidad interna y migraciones intraeuropeas en la Península Ibérica, Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela, 2002, p. 55-77.

7 Losada hacía referencia de manera explícita al hecho de que ese préstamo a Juan Manuel de la Puente había sido consignado sin interés por ser sobrino del marqués. El Marqués de Villapuente era el capitán del buque en el cual Losada había planeado emigrar desde A Coruña años antes. Sin embargo en Cádiz perdió la salida del buque, desconociéndose hasta la fecha cómo alcanzó finalmente el virreinato por primera vez. Por otro lado, había sido el virrey Sarmiento Valladares, Conde consorte de Moctezuma, quien había designado a Villapuente como capitán de una de las compañías de infantería en 1698. Javier SANCHIZ RUIZ, « Título de Marqués de Villapuente de la Peña a don José de la Puente y Peña Castexón y Salzines », Estudios de historia novohispana, Nº41, julio-diciembre 2009, p. 135-150. Sobre el futuro Marqués de Atalaya Bermeja (Domingo López Carbajal) véase: Juan José IGLESIAS RODRÍGUEZ, «El perfil del burgués gaditano. El caso del Marqués de Atalaya Bermeja», in : Antonio GARCÍA-BAQUERO, (ed.), La Burguesía de negocios en la Andalucía de la Ilustración, tomo II, Cádiz: Diputación de Cádiz, 1991, p. 255-269. El Conde consorte de Moctezuma, José Sarmiento de Valladares (también de origen gallego), es posible que tuviese alguna participación para la consolidación y negocios de este grupo familiar de los Bermúdez. Juan HERNÁNDEZ FRANCO, «El mayorazgo Moctezuma: reflexiones sobre un proceso de movilidad vertical con alternancias (1509-1807)», Estudis : Revista de historia moderna, Nº 32, 2006, p. 215-235.

8 Esta fue probablemente la cuenta más tardía. Los caudales se enviaron desde México por el mismo Antonio Bermúdez, en el buque el Dragón en 1753 y en la siguiente de 1754. El Dragón puede ser el buque que llegó, según los datos de Morineau, el 5 de marzo de 1754 (Michel MORINEAU, Incroyables gazettes et fabuleux métaux. Les retours des trésors américains d'après les gazettes hollandaises (XVIe-XVIIIe siècles), London: Cambridge Univesity Press; Paris : Maison des sciences de l'homme, 1985, p. 389). Sobre la captura del Covadonga: Richard HARDING, The emergence of Britain's Global Naval Supremacy. The War of 1739-1748, Woodbridge: Boydell Press, 2010, p. 205-206, y Glyn WILLIAMS, The Price of All the Oceans. The Triumph and Tragedy of Anson's Voyage Round the World, London: Harper Collins, 1999.

9 Sobre Francisco Montes Truque véase Carlos MORALES CERÓN, « Mercantilismo y crecimiento económico en el virreinato del Perú. El estanco del tabaco 1750-1800 », Investigaciones Sociales, V. 16, Nº28, 2012, p. 37-47 y Richard CHUHUE HUAMÁN, « Enterramientos de expósitos y benefactores en la bóveda sepulcral de la iglesia y hospicio de niños huérfanos de Lima », in : Richard CHUHUE y Pieter VAN DALEN (eds.), Lima subterránea. Arqueología Histórica. Criptas, bóvedas, canales virreinales y republicanos, Lima: Fondo Editorial de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 2014, p. 122.

10 Esta sucesión ha sido objeto de estudio particular por el profesor Domingo Luis González Lopo: « Una red familiar de intereses comerciales entre Manila, México y Cádiz en el siglo XVIII: los Otero Bermúdez » (manuscrito inédito). Agradecemos al profesor González Lopo el habernos facilitado una copia del mismo. La escritura notarial del traslado principal en AHUS, Protocolos de Santiago, Andrés Manuel Nieves 1788, ff. 53-61. Una segunda partida menos cuantiosa en AHUS, Protocolos de Santiago, Juan García Vaamonde 1753, f. 75.

11 ARCHIVO GENERAL DE INDIAS, (AGI) Indiferente, 153, n17, Relación de Méritos y Servicios del general D. Domingo Antonio Otero Bermúdez (...), Madrid, 4 /7/1751. La compra del título será motivo de pleito, pero conseguirá conservarlo e incluso traspasarlo a su sobrino Andrés Blanco Bermúdez en 1745.

12 AHUS, Protocolos de Santiago, Andrés Manuel Nieves 1788, ff.56 y ss. Baudilio BARREIRO MALLÓN, « El dominio de la familia de los Porras y la evolución de las rentas agrarias en la Tierra de Santiago », Obradoiro de Historia Moderna. Homenaje al Prof. Antonio Eiras Roel en el XXV Aniversario de su cátedra, Santiago, 1990. Sobre el Banco de San Carlos véase Pedro TEDDE DE LORCA, El Banco de San Carlos (1782-1829), Madrid: Banco de España Alianza Editorial, 1988; y sobre los Cinco Gremios Mayores de Madrid: Miguel CAPELLA y Antonio MATILLA TASCÓN, Los Cinco Gremios Mayores de Madrid. Estudio crítico-histórico, Madrid: Sáez, 1957.

13 AHUS, Protocolos de Santiago, Juan García Vaamonde 1759, f.35-37; 1761, f. 65 y 1765, f. 35.

14 Es posible que los caudales de la testamentaría de Tembra fuesen en parte prestados por la propia Misericordia a algunos de los individuos que se relacionan a la hora de recuperar los caudales para embarcarlos. Esto es más plausible todavía si tenemos en cuenta que varios de los Memije, los Casal Bermúdez y el propio Alejandro Rodriguez Varela aparecen como miembros de la Mesa de la Misericordia. Es muy posible además que este Domingo de Tembra sea el mismo que funda una obra pía para el auxilio de gallegos y provisión de dotes para hijas de estos en la propia Misericordia: C. YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacíficos..., p. 92-97. AHUS, Protocolos de Santiago, Juan García Vaamonde 1765, f. 201-202.

15 En el trabajo realizado por Domingo Luis González Lopo, el 41,3% de los legados realizados por gallegos en los siglos XVII y XVIII provienen de la Nueva España, seguido de Perú con el 17,3%. Domingo Luis GONZÁLEZ LOPO, «Legados y fundaciones de la diáspora gallega en Indias durante el Antiguo Régimen», in : Julio HERNÁNDEZ BORGE y Domingo Luis GONZÁLEZ LOPO (eds.), Gallegos en la diáspora: éxodos y retornos, Santiago de Compostela: Universidade de Santiago de Compostela, 2013, p. 216-217.

16 AHUS, Protocolos de Santiago, Juan García Vaamonde, 1756, f.66 y ss.

17 AHUS, Protocolos de Santiago, Juan García Vaamonde, 1765, f.209 y ss. Lorenzo fue uno de los comerciantes de origen vasco destacados entre la década de los años cuanta y sesenta del siglo XVIII. Sobre Lorenzo de la Azuela y su hermano Andrés véase: Victoria E. MARTINEZ DEL CERRO GONZÁLEZ, Una comunidad de comerciantes: navarros y vascos en Cádiz. Segunda mitad del siglo XVIII, Sevilla: Consejo Económico y Social de Andalucía, 2006, p. 89, 94-102,142-148 y 199.

18 AHUS, Protocolos de Santiago, Juan García Vaamonde 1761, f.183 y ss.

19 ARCHIVO DE LA CATEDRAL DE SANTIAGO DE COMPOSTELA (ACS), Fondos Notariales, Pedro Barcala 1766, f. 9. Jacobo Duro y Andrés Francisco Quintela eran socios comerciarles: Christina Renate BORCHART DE MORENO, Los mercaderes y el capitalismo en la ciudad de México 1759-1778, México: Fondo de Cultura Económica, 1984, p.87.

20 AHUS, Protocolos de Santiago, Antonio Lodeiro y Varela 1785, f.139 y ss. AHUS, Protocolos de Santiago, Antonio Lodeiro y Varela 1786, f. 47. Adrián Félix Troncoso fue uno de los comerciantes más acaudalados de Veracruz al final del siglo XVIII. D. L. GONZÁLEZ LOPO, «Legados y fundaciones...» p. 247. Los Lasqueti eran una de las familias de origen vasco más importantes del comercio gaditano y fundaron varias compañías: V. E. MARTÍNEZ DEL CERRO GONZÁLEZ, op. cit., p. 178-185 y 446.

21 AGI, Filipinas 188, n3 y n12. C. YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacíficos..., p. 240. Véase el expediente solicitud del hábito de Calatrava de su bisnieto Julián Pastor del Casal, ARCHIVO HISTÓRICO NACIONAL (AHN), Caballeros Calatrava, mod. 153. C. YUSTE LÓPEZ, ibid., p. 106.

22 Véase por ejemplo, AGI, Filipinas 189 A y B, 151, 153 y 155. C. YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacíficos..., p. 156. Los datos presentados por Yuste muestran que Alejandro Varela era uno de los cargadores más destacados entre 1775 y 1788. Carmen YUSTE LÓPEZ, ibid., p. 239. Yuste apunta a un matrimonio entre una hija del fundador de la dinastía Memije y Alejandro Rodríguez Varela. Carmen YUSTE LÓPEZ, op. cit., p. 379.

23 La herencia de Otero Bermúdez tuvo que recuperar los 25.000 pesos que este había dado a censo a la ciudad para defenderse en el ataque inglés de 1744. C. YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacíficos..., p. 188.

24 C. YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacíficos..., p. 137-138. Sobre Domingo Casal Bermúdez véase Carmen YUSTE LÓPEZ, « Las familias de comerciantes en el tráfico transpacífico en el siglo XVIII» in : Antonio GUZMAN y Lourdes MARTINEZ (eds.), Familia y poder en Nueva España. Memoria del Tercer Simposio de Historia de las Mentalidades, Instituto Nacional de Antropología e Historia: 1991, pp. 63-74, y Emporios transpacíficos..., p. 302-303. Según nuestros datos, Andrés Blanco Bermúdez y Domingo Casal Bermúdez serían primos, sus respectivas madres eran hermanas. AGI, Filipinas 197, n.50 Petición de Antonio Bermúdez Sotomayor (...). Bernardo GARCÍA MARTÍNEZ, El Marquesado del Valle. Tres siglos de régimen señorial en Nueva España, México: El Colegio de México, 1969, p. 162. Jorge Ignacio RUBIO MAÑÉ, El Virreinato: expansión y defensa, 2ª parte, México: Fondo de Cultura Económica, 1983, p. 265.

25 Pedro LUENGO, « Vicente Laureano de Mémije. Redes culturales en el Pacífico de la segunda mitad del siglo XVIII », in : Salvador BERNABÉU ALBERT, Carmen MENA-GARCÍA y Emilio José LUQUE AZCONA, (eds.), Filipinas y el Pacífico: nuevas miradas, nuevas reflexiones, Sevilla: Universidad de Sevilla, 2016, p. 279-298. C. YUSTE LÓPEZ, Emporios transpacíficos..., p. 116-118, 241 y 304-305. C. R. BORCHART DE MORENO, op. cit., p. 37, 107-113, 158-159. Es posible que el socio de Joaquín Fabián Memije en una manufactura textil de Toluca sea también de origen gallego: Pedro Antonio Ferreiro.

26 C. R. BORCHART DE MORENO, op. cit., p. 68-69 y 87.

27 Luis ALONSO ÁLVAREZ, Comercio colonial y crisis del Antiguo Régimen en Galicia (1778-1818), A Coruña : Xunta de Galicia, 1986. Antonio GARCÍA-BAQUERO GONZÁLEZ, Cádiz y el Atlántico: 1717-1778: el comercio colonial español bajo el monopolio gaditano, Sevilla: Escuela de Estudios Hispano-Americanos, 1976. Manuel BUSTOS RODRÍGUEZ, Los Comerciantes de la Carrera de Indias del siglo XVIII (1713-1775), Cádiz: Universidad de Cádiz, 1995. Manuel BUSTOS RODRÍGUEZ, Cádiz en el sistema atlántico: la ciudad, sus comerciantes y la actividad mercantil (1650-1830), Cádiz: Sílex, 2005. Paloma FERNÁNDEZ PÉREZ, El rostro familiar de la metrópoli. Redes de parentesco y lazos mercantiles en Cádiz (1700-1812), Madrid: Siglo XXI, 1997.

28 Juan José IGLESIAS RODRÍGUEZ, op. cit., p. 255-269 y Lydia PÉREZ-BLANCO SÁNCHEZ, Domingo López de Carvajal y la fundación de Algar: la consecución de un ansiado y difícil proyecto, Cádiz: Diputación de Cádiz, 1999.

29 AGI, Contratación, 5482B, N1, R96, f. 96; 5478, N3, R11, f.27; 5480, N2, R115, f.115; 5482B, N1, R86, f.86; 5484, N2, R24, f.24. Téngase en cuenta también las vinculaciones en México entre Llanos Vergara, los hermanos López de Carbajal y los Pardo Freire a las que ya hemos hecho referencia.

30 M. J. PASCUA SÁNCHEZ, « Gallegos y otras gentes... », p. 68-73.

31 José María IMIZCOZ BEUNZA, « El paradigma relacional. Actores, redes, procesos para una historia global », in : Michel BERTRAND, Francisco ANDÚJAR y Thomas GLESENER, (eds.), Gobernar y reformar la Monarquía. Los agentes políticos y administrativos en España y América siglos XVI-XIX, Valencia: Albatros Ediciones, 2017, p. 65-80.

32 Sobre el rol de la familia en las redes sociales véase también Sebastián MOLINA PUCHE y Antonio IRIGOYEN LÓPEZ, (eds.), Territorios distantes, comportamientos similares: familias, redes y reproducción social en la Monarquía Hispánica (siglos XIV-XIX), Murcia: Universidad de Murcia. Es interesante resaltar el hecho de que estas alianzas superaban las vicisitudes de la política en los consulados, pues en el de México los Memijes formaban parte del partido Vizcaíno, mientras los gallegos eran Montañeses. Casal Bermúdez llego incluso a ser calificador de los Montañeses. C. R. BORCHART MORENO, op. cit., p. 34-35.

33 David Anthony BRADING, Mineros y comerciantes en el México borbónico (1763-1810), México: Fondo Cultura Económica, pp. 147-160. John E. KICZA, Empresarios coloniales. Familias y negocios en la ciudad de México durante los Borbones, México: Fondo de Cultura Económica, 1986, p. 157-162. Francisco CEBREIRO ARES, « Movilidad, dinero y crédito en la formación de la economía-mundo moderna », Magallánica, Revista de Historia Moderna: 5/9 (Instrumentos) julio-diciembre 2018, p. 272-280.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1. Red resultante del traslado de herencias a Galicia por Andrés de Losada Sotomayor entre 1753 y 1790.
Légende Distribución espacial manual agrupando los diferentes espacios geográficos: Filipinas (izquierda), Nueva España (centro), Nueva Granada (inferior-centro), Cádiz (derecha), Galicia (superior-derecha). Los nodos que participan en una única herencia se representan con su número respectivo, aquellos que aparecen con el nombre propio son los que participan en más de una. El color de los nodos representa el diferente rol: blanco = ego (Losada); gris oscuro=difunto; gris medio=albacea; gris claro=mediador. Véase anexo 1. Representación gráfica realizada con el software Ghepi y en colaboración con Rocío Calvo.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/33097/img-1.png
Fichier image/png, 151k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Cebreiro Ares, « Redes comerciales y traslado de herencias entre el Imperio Hispánico y Galicia: Andrés de Losada Sotomayor y los retornos monetarios a Compostela (1744-1790) », e-Spania [En ligne], 34 | octobre 2019, mis en ligne le 09 octobre 2019, consulté le 12 novembre 2019. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/33097 ; DOI : 10.4000/e-spania.33097

Haut de page

Auteur

Francisco Cebreiro Ares

Universidade de Santiago de Compostela

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals