Navigation – Plan du site
Varia

Controversias eclesiológicas y eclesiásticas alrededor del arzobispado de Toledo durante la revuelta de las Comunidades de Castilla (1520-1521)

Claudio César Rizzuto

Résumés

Entre la Edad Media y el Renacimiento, el arzobispo de Toledo era el principal prelado de España y uno de los más importantes de la Cristiandad. La revuelta de las Comunidades de Castilla (1520-1521) fue contemporánea al nombramiento como arzobispo del joven Guillermo de Croy y su prematura muerte, colocando el problema del arzobispado en el centro de la escena. Este artículo se ocupa de las disputas alrededor de la posibilidad de elegir un nuevo arzobispo en medio de la revuelta. Así, podrá mostrarse la convergencia de tradiciones y conflictos alrededor de la elección episcopal.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Sobre la historiografía y la memoria social de la revuelta: Joseph PÉREZ, “Pour une nouvelle interp (...)
  • 2 Algunos aportes de interés: Máximo DIAGO HERNANDO, “El factor religioso en el conflicto de las Comu (...)

1La revuelta de las Comunidades de Castilla es uno de los episodios más célebres en la historia moderna castellana con un impacto considerable tanto a nivel historiográfico como en la memoria histórica1. Entre numerosos episodios de la revuelta, la disputa por el arzobispado de Toledo es uno los más importantes, marcando parcialmente la situación en una de las principales ciudades rebeldes. La muerte del joven Guillermo de Croy, sobrino del señor de Chièvres, uno de los principales colaboradores de Carlos V, durante la revuelta dejó vacante la principal sede española y colocó la elección del arzobispado en el centro del conflicto político y social. Este episodio y otros permiten aproximarse a la dimensión eclesiástica y religiosa de la revuelta. Dichas dimensión, si bien cuentan con interesantes aportes historiográficos, no siempre ha sido destacada2.

  • 3 Por ejemplo: M. DIAGO HERNANDO, art. cit., p. 86-97.
  • 4 Para los capítulos de los campesinos, he consultado la reproducción que aparece como apéndice en Pe (...)
  • 5 Sobre este punto: Peter BLICKLE, Communal Reformation: The quest for salvation in Sixteenth Century (...)
  • 6 John VAN ENGEN, “Multiple Options: The world of Fifteenth-Century Church», Church History, 77 (2), (...)

2La guerra de los campesinos de Alemania de 1525 ha sido utilizada como contrapunto para negar el posible carácter religioso de la revuelta comunera3. Lejos de ocuparse de esta temática de manera general, algunos aspectos de la misma pueden resultar ilustrativos. El primero de los llamados “doce artículos” de los campesinos alemanes defendía la posibilidad de la comunidad de elegir su propio párroco y la posibilidad de deponerlo en caso de ser necesario. Además, advertía que éste debía predicar solamente el evangelio sin “adiciones humanas”, haciendo una clara referencia a la doctrina reformada de rechazo de la “tradición” frente a la lectura “directa” de la Biblia4. Peter Blickle identificaba esta perspectiva en relación al desarrollo de una Reforma Comunal que buscaba la participación de las comunidades en la búsqueda de la salvación, por ejemplo, ejerciendo el derecho de elegir a sus párrocos5. A su vez, John Van Engen destaca la elección de los párrocos por parte de los fieles en el mundo alemán y suizo en un trabajo dedicado al mundo religioso del siglo XV, es decir, previo a la Reforma Luterana6.

  • 7 Sobre la “comunalización” en el caso comunero, el excelente artículo: Antonio SUÁREZ VARELA, “Celot (...)

3En relación con este punto, se presenta la dificultad de vincular estos fenómenos con la situación de Castilla en el siglo XVI. Si bien ha habido intentos por vincular a la revuelta Comunidades con la tesis de la comunalización planteada por Peter Blickle, no se encuentra la discusión sobre el nombramiento del clero por parte de los rebeldes castellanos7. No obstante, aunque no se hayan registrado datos sobre un “movimiento comunal” referido a la elección de los párrocos, puede hallarse entre los comuneros un ejemplo extremo: la supuesta pretensión “popular” de elegir y nombrar a Antonio de Acuña, en ese momento obispo de Zamora, como arzobispo de Toledo. Esto permitirá analizar las disputas y variables alrededor de la elección de los obispos, con especial énfasis en las posibilidades y alcances de una participación de la Comunidad en las luchas por la elección del arzobispo.

4Sin embargo, antes de analizar los sucesos de Toledo, se trazarán algunos lineamientos sobre la situación de la elección episcopal a comienzos del siglo XVI, en especial bajo los efectos de las políticas establecidas por los Reyes Católicos Isabel y Fernando.

Algunas notas sobre la elección episcopal entre la Edad Media y el Renacimiento

  • 8 Robert Ian MOORE, La guerra contra la herejía. Fe y poder en la Europa medieval, (1ra ed. inglesa 2 (...)
  • 9 Dos síntesis sobre el problema de la elección episcopal a lo largo de la historia de la Iglesia: Jo (...)

5La evolución de la elección episcopal en la historia de la Iglesia resulta sumamente diversa. La tradición de los primeros siglos destacaba la participación popular en la elección. Sin poder establecerse una evolución concatenada y lineal, otras tradiciones incorporaban la participación del clero y el pueblo de la diócesis en la que se elegía el obispo. Posteriormente, conforme las normas canónicas incluidas en las Decretales, los cabildos de las catedrales debían elegir al obispo de su diócesis. En plena Edad Media, entre algunas de las herejías se incluyó la elección del obispo por parte de los fieles8. Sin embargo, hacia el siglo XIV comenzó a introducirse la intervención del papado de Avignon en las elecciones. A partir del cisma, los reyes incrementaron sus pretensiones de nombrar obispos, iniciándose un proceso de disputas que culminó con diferentes acuerdos entre el Papado y los reyes de Europa Occidental9.

  • 10 Maximiliano BARRIO GOZALO, El clero en la España Moderna, Córdoba: CSIC- Caja Sur Obra Social y Cul (...)
  • 11 Para este breve resumen sobre el episcopado castellano en la baja Edad Media y la primera Edad Mode (...)
  • 12 Para la documentación específica de la obtención del Patronato Real por Carlos V: Tarsicio de AZCON (...)
  • 13 M. BARRIO GOZALO, El Real Patronado…, p. 10.

6En Castilla la bula Sedis apostolicae de 1421 afirmaba que los cabildos debían elegir aquellas personas “pro quibus reges instarent”, siempre que fueran idóneas. Al momento de las crisis políticas intentaron librarse de esta instancia, pero se toparon con la reivindicación papal, ante la debilidad circunstancial de los reyes10. Los cabildos generaron diversas quejas y resistencias a la imposición de estas nuevas prácticas, aspecto que se verá al momento de analizar los hechos de Toledo en 1521 y las múltiples tradiciones que convergen y se enfrentan allí. La iniciada disputa entre el papado y las monarquías en el siglo XIV perdió importancia y magnitud hacia el siglo XVI con el llamado Patronato Real. Si bien los Reyes Católicos tuvieron una fuerte influencia en la elección episcopal, obtuvieron el derecho de patronato solamente para las sedes de Granada, Canarias y las Indias, siendo su nieto Carlos I quien consiguiera, vía su antiguo preceptor Adriano VI con la bula Eximiae devotionis affectus, dicho derecho para todas las iglesias de sus reinos (septiembre de 1523) 11. Esta bula, resistida por los pontífices posteriores, fue confirmada por Clemente VII en enero de 1530, aunque continuó cierta tirantez hasta la nueva confirmación de Paulo III en 153612. No obstante, se requería la confirmación papal, por lo que ante una situación política adversa, el papado podía rechazar las elecciones de los reyes13. En esta transición se ubica el conflicto alrededor de la toma del arzobispado de Toledo por parte de Antonio de Acuña a fines de marzo de 1521.

  • 14 Puede consultarse la discusión en las opiniones de la época, sin aludir a Carillo en: Alonso FERNÁN (...)

7El arzobispado de Toledo había sido objeto de discusiones desde tiempo de los Reyes Católicos luego de la muerte del cardenal Pedro González de Mendoza en 1495. Los reyes tenían un proyecto de desmembrarlo en tres o cuatro obispados, para reducir el poder del arzobispo con quien habían tenido fuertes enfrentamientos en la figura de Alfonso Carrillo14. Toledo se jactaba de ser la sede más poderosa y gloriosa de la Cristiandad, en palabras de Alonso Fernández Madrid (1474-1559):

  • 15 Ibidem, p. 511.

en toda la christiandad ha seydo y és muy famosa la iglia. de Toledo, y por excelencia se llama la santa iglia., como la de Roma, y por ella y por su dignidad Archiepiscopal y Primacial y Patriarchal, que todo lo tiene, estos reynos han sido muy honrrados15.

  • 16 Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ, Las clases privilegiadas en el Antiguo Régimen, Madrid: Itsmo, 1979, p. 21 (...)

8Otra particularidad con la que contó el arzobispado, una vez establecido el mencionado Patronato Real, fue que a los arzobispos los proponía el Consejo Real, máximo organismo de la monarquía, a diferencia del resto de los arzobispados y obispados del reino que los proponía la Cámara de Castilla16.

El arzobispado de Toledo en la revuelta comunera

  • 17 Maximiliano BARRIO GOZALO, op. cit., p. 25.
  • 18 Sobre el breve arzobispado de Guillermo de Croy: Adolfo Poschmann, “El Cardenal Guillermo de Croy y (...)
  • 19 Cf. Joseph PÉREZ, La revolución de las comunidades de Castilla (1520-1521), (1ra ed. francesa 1970) (...)
  • 20 R. SÁNCHEZ GONZÁLEZ, art. cit., p. 227.

9A la muerte del cardenal Cisneros, el proyecto de desmembración fue recuperado por el nuevo rey. Se había obtenido una bula de León X que creaba las diócesis de Alcalá y Talavera dentro del arzobispado de Toledo en 151817. Luego, el rey consiguió nombrar como sucesor en el arzobispado de Toledo a Guillermo de Croy, un joven que apenas pasaba los veinte años, sobrino del señor de Chièvres –uno de sus máximos colaboradores– que nunca había pisado España y nunca la pisará debido a su prematura muerte18. Este nombramiento, acompañado por la ausencia del rey en busca de la dignidad imperial, causó un enorme revuelo en Castilla, siendo quizá, si se sigue a Joseph Pérez, uno de los principales desencadenantes de la revuelta19. En relación al propio Cabildo Catedralicio, la desmembración, y la correspondiente pérdida de las rentas, indignó a los canónigos, provocando el rechazo de aceptar el nombramiento del joven flamenco hasta que no se revocase dicha medida, aspecto logrado con una nueva bula en julio de 151820. A pesar de esta revocación, el pedido por dividir el arzobispado tuvo eco posterior en los mismos capítulos de pedidos y reclamos comuneros, como aparece mencionado en los de Valladolid, que luego de pedir por la buena provisión del arzobispado afirmaban:

  • 21 Capítulo 23 de los capítulos de la ciudad de Valladolid, reproducidos como apéndice en José Joaquín (...)

Otrosi que se hable e platique si sera bueno que de tan grande dinidad e de tan grandes rentas della seria bueno conveniente a la Republica destos Reynos que se criasen e hiziesen nuevos obispados tres o cuatro pues que ay ciudades en el arçobispado convinentes para los dichos muchos obispados e que quedase de Renta para el doze quentos e que los otros se repartiesen para los dichos obispados que paresce seria gran honra del rreyno e bien común espiritual e tempormeral e aun su católica magestad tenia de que hazernos mercedes en la provision de los dichos obispados e sy esto se hallare conformidad nuestros procuradores sean en ello21.

  • 22 Capítulo 34 de los capítulos de la ciudad de Burgos, capítulo 99 de los capítulos de Tordesillas, r (...)

10No sólo se pedía dividir el arzobispado, sino también una merced por parte del rey para que fueran las ciudades a través de sus procuradores quienes hicieran provisión de estos hipotéticos nuevos obispados creados, lo que permitiría mostrar un claro interés comunero en el nombramiento de prelados antes de los sucesos relacionados con Acuña que se analizarán a continuación. No obstante, otros capítulos comuneros, como los de Burgos y Tordesillas, no mencionaron la división, aunque sí destacaron la preocupación por el nombramiento de Guillermo de Croy, el sobrino de Monsieur de Chièvres a cargo del arzobispado, calificándolo como indigno para tremendo oficio22. El cardenal de Croy falleció repentinamente en pleno conflicto, en enero de 1521 en Worms, dejando acéfalo un centro de poder fundamental. El control del arzobispado de Toledo se convirtió así en un objetivo prioritario de los rebeldes, debido a sus enormes recursos, para continuar la guerra.

  • 23 Reproducida en: Manuel DANVILA Y COLLADO, Historia crítica y documentada de las Comunidades de Cast (...)
  • 24 , R. SÁNCHEZ GONZÁLEZ, art. cit., p. 244-245.
  • 25 Pedro MEXIA. Historia del Emperador Carlos V, edición de Juan de MATA CARRIZO, Madrid: Espasa-Calpe (...)

11Apenas llegó la noticia de la muerte de Guillermo de Croy a Toledo, la comunidad –organización que nucleaba a los rebeldes– se reunió en la puerta de la sede del cabildo exigiendo que se produzca una inmediata elección de un sucesor. En este momento, surgió como supuesto candidato de los revoltosos el hermano de María Pacheco, Francisco de Mendoza, residente en Roma y años después obispo de Jaén hasta su muerte en 1543. Una relación anónima comentaba al respecto: “oy algunos desta Comunidad an dado su voto y elegido de su buena voluntad para Arzobispo de Toledo a vn hermano de Da. Maria Pacheco que diz que es camarero del Papa que esta en Roma”23. Además de intentar colocar a un pariente de uno de los líderes de la ciudad, resulta interesante que la relación destacaba una votación como respaldo a la supuesta candidatura del hermano de María Pacheco. No obstante, algunos historiadores han declarado como poco sólida la veracidad de la candidatura del hermano de la comunera, habiéndose tratado de una manera de asociar la rebelión a intereses particulares como el de nombrar arzobispo a un familiar24. De una u otra manera, en el anónimo testimonio se mencionaba la idea de voto y elección por parte de la Comunidad. El cronista Pedro Mexia, si bien describe las intenciones de María Pacheco, en especial al enterarse de las pretensiones de Antonio de Acuña, excluye de toda responsabilidad de su hermano. Acuña pensó “hacerse arçobispo de Toledo”, pero fue “rreçebido y obedesçido en las villas y lugares por administrador y gobernador del arçobispado”25. Sus intenciones se verían frustradas:

  • 26 Ibid., p. 234-235.

Pero ydo allá, no se le hizieron las cosas como pensaua; porque doña María Pacheco, muger de Juan de Padilla, que tenía más soberuios y anbiçiosos los pensamientos que no él, le hizo grandes estorbos y rresistençias, porque tanbién ella ymaginada la misma locura, y pensaua hauer el arçobispado de Toledo para cierto hermano suyo, que él por ventura no le pasaua tal por pensamiento26.

12Se verá que esta cuestión de elección por parte de la Comunidad de Toledo se repetirá en el caso de Acuña.

  • 27 Véronique JULEROT, “Y a ung grant desordre”. Élections épiscopales et schismes diocésains en France (...)
  • 28 Cf. Arturo MORGADO GARCÍA, Ser clérigo en la España del Antiguo Régimen, Cádiz: Servicio de Publica (...)
  • 29 Cf. Maximiliano BARRIO GOZALO, El sistema beneficial de la Iglesia Española en el Antiguo Régimen ( (...)

13La negativa de los canónigos al supuesto intento de nombrar como arzobispo a Francisco de Mendoza y el intento de dilatar el proceso continuó hasta la llegada del obispo de Zamora a Toledo, a partir de la cual la situación adquirió una tensión mayor. Los comuneros, como sucederá con Acuña, pretendían que el cabildo, posiblemente recuperando la tradición medieval, interviniese en favor de elegir al candidato de la Comunidad. No obstante, como sucedía cuando los cabildos elegían a los candidatos suplicados por el rey, aquí no puede hablarse de un mero intento de regresar al pasado medieval, previo a la situación surgida del papado de Avignon. Cabe destacar que si bien la historiografía ha establecido esta evolución a la hora de las elecciones episcopales, no dejan hallarse otras experiencias. En el caso francés, como ha reconstruido Véronique Julerot, la elección por parte de los canónigos era habitual a fines del siglo XV, llegando a numerosos “cismas” por divisiones al interior de los mismos y la elección de más de un prelado, y teniendo que demandar la mediación real o papal27. En la misma Cádiz, el cabildo se jactaba en sus estatutos de 1493 de la elección de los obispos y del gobierno de la diócesis en caso de sede vacante28. Si bien se trata de fenómenos que fueron desapareciendo, no dejaban de poseer cierta presencia y memoria en tiempos cercanos a 1520. Además, si bien se encontraba lejos del poder episcopal, la extensión del llamado patronato laico –un laico o un grupo de laicos como patronos de determinado beneficio– puede otorgar cierto sentido en el caso que se analizará a continuación. En términos de los beneficios, por ejemplo, muchas veces el patronato laico podía ser comunitario, dando la opción a los fieles de elegir sus párrocos. Si bien esta práctica generaba muchos conflictos por quien pueda nombrarse o porque los poderosos tomaban estos derechos para sí y los obispos tendieron a eliminarlo aduciendo falta de documentación sobre la misma, no dejaba de ser una práctica existente, por tanto conocida, donde los fieles eligen a su pastor29.

  • 30 M. DANVILA Y COLLADO, op. cit., 5, p. 467.
  • 31 J. PÉREZ, La revolución de las Comunidades…, p. 320.
  • 32 Sobre los obispos en los capítulos comuneros: J. J. JEREZ, op. cit., p. 520-523.

14En este caso, la Comunidad parecía haber querido cumplir un rol similar al del rey en los casos mencionados, sugiriendo quien debía ser el personaje que el cabildo debía elegir como arzobispo. Así, se encuentra una situación, como tantas otras durante la revuelta, donde la Comunidad (en este caso la toledana) intenta tomar para sí atribuciones propias del monarca. Es muy representativo de esta coyuntura, la respuesta, según su propio relato, que dio el maestreescuela de Toledo ante esta situación “lo resisti mas señaladamente y mas publico que ninguno diziendo que antes aviamos de morir todos que haser eleccion syn que Su Majestad lo mandase de la persona que Su Majestad plugiese”30. Puede percibirse en esta frase el conflicto de tradiciones y usos de las mismas que se ha mencionado: el cabildo podía elegir a alguien, pero a quien el rey desease; asimismo, la Comunidad quería reemplazar al rey en este método de sugerir candidatos a los canónigos. Joseph Pérez no duda en calificar esta estrategia de los comuneros como oportunismo, sin una cuestión doctrinal de fondo31. No obstante, se puede caracterizar como una preocupación recurrente de las ciudades intentar fortificar a las iglesias locales frente a las injerencias de la corona, los poderes señoriales y el papado. En el mismo sentido se puede volver a referir a las preocupaciones por los obispos presentes en los escritos comuneros32. Detrás del oportunismo, evidente en un conflicto político-social, pueden trazarse relaciones y significados.

15En medio de esta tensión con la posible candidatura de Francisco de Mendoza, entró Antonio de Acuña en Toledo el 29 de marzo de 1521. Según una carta del Condestable, que se citará más adelante, de comienzos de febrero de 1521, ya habían sido expulsados de la ciudad entre diez y doce canónigos aparentemente por no colaborar con la Comunidad en un posible nombramiento del arzobispo. Sobre este punto, un grupo de canónigos enviaba una carta al emperador comentando:

  • 33 Reproducida como apéndice en: Pedro de ALCOCER. Relación de algunas cosas que pasaron en estos rein (...)

fuimos echados injuriosamente de la Santa Iglesia y de la cibdad con mucho ímpetu de gente é armas, y con muchos denuestros é feas palabras, y aun tentando de poner manos violentas en uno de dos obispos que entre nosotros juntamente fueron desterrados33.

  • 34 M. DANVILA Y COLLADO, op. cit., 3, p. 315.
  • 35 Sobre esto y toda la estancia de Acuña en Toledo: J. PÉREZ, La Revolución de las Comunidades, p. 32 (...)
  • 36 Para una visión global, además de las páginas de Joseph Pérez citadas anteriormente, puede consulta (...)

16A su vez, la mencionada carta del Condestable ya señalaba (escrita más de un mes antes de la llegada de Acuña a Toledo) la existencia de partidarios de Francisco de Mendoza (el Condestable lo señala como hermano de Juan de Padilla) y del obispo de Zamora, para ocupar la mitra toledana. Es interesante nuevamente, que el Condestable se refería a una elección: “en toledo la comunidad unos han elegido por arçobispo a un hermano de Joan de padilla y otros al obispo de Zamora”34. Aquello podía hasta constituir un caso de cisma, al elegirse dos arzobispos por dos grupos diferentes, pero todo queda en la especulación y la posibilidad. En lo que ha podido reconstruirse, el obispo de Zamora fue encomendado por la Junta supuestamente para vigilar que, ante la sede vacante, la nueva elección del arzobispado se hiciera correctamente y no hubiese tumultos. Sin decirlo claramente, lo que el obispo debía asegurar era que en el período en que la sede no tuviera arzobispo, las rentas de la misma no fueran a parar a las arcas de los enemigos de los rebeldes35. Sin poder reconstruir en detalle las diferentes dimensiones del viaje de Acuña a Toledo, se destacarán aquí los aspectos que resulten importantes para reconstruir un problema de carácter de definición de la Iglesia de Toledo36.

El obispo Acuña y el arzobispado de Toledo

17La Junta envía al obispo de Zamora Antonio de Acuña hacia Toledo a comienzos de febrero de 1521, llegando a Alcalá de Henares el 7 de marzo y a Toledo el 29 del mismo mes. En una carta a la ciudad de Alcalá de Henares fechada el mismo día en que se producían los hechos comentaba:

  • 37 Reproducida como apéndice en A. M. GUILARTE, op. cit., p. 223.

lo que hoy ha subcedido y es que yo fui llamado por la honrada comunidad de la yllustre cibdad de Toledo para que juntos diésemos orden en todo aquello que tocase a la república y así, cumpliendo su mandamiento, vine a esta cibdad donde por todos los vecinos della fui muy bien rescebido y con mucha voluntad y favor me llevaron a la iglesia catedral de la dicha cibdad y me hicieron asentar en la silla arzobispal por ante notario público e testigos y de allí fuimos al cabildo de la iglesia donde se hizo el aucto en forma y, como digo, con gran voluntad de todo el pueblo37.

  • 38 Recuérdese que inclusive en el decreto papal de Nicolás II de 1059, que aseguraba el rol de los car (...)
  • 39 Sobre la elección de los obispos en la Antigüedad Tardía puede consultarse: Peter NORTON, Episcopal (...)

18Acuña destacaba haber sido nombrado por “aclamación popular” y posteriormente habrían buscado la legitimidad de los canónigos. Esto resulta muy importante porque, si se lo considera válido, recuperaría otro aspecto de la tradición cristiana: la participación del pueblo en la elección de los obispos, muy común en los primeros siglos del cristianismo, pero dejada de lado entrada la Edad Media38. Así, puede incorporarse otra dimensión en esta convergencia de perspectivas o tradiciones que habrían entrado en conflicto con la toma de posesión del arzobispado por Acuña39.

19Adriano de Utrecht parece dar una versión de los hechos, que si bien señalaba la “maniobra” de Acuña para obtener el control del arzobispado, no deja de resaltar el papel de los “sectores populares” en los sucesos. En sus propias palabras, ante la llegada del obispo de Zamora:

  • 40 M. DANVILA Y COLLADO, op. cit., 3, p. 569.

le acudieron dos mil hombres y todos con sus bonetes en manos le dezian que era lo que mandaua y el recogiéndoles e yéndose al yglesia mayor y hauiendo llegado a ella se apeo de su cauallo y entrando hizo oración y como en ella hauia quatro mil o cinco mil personas de su parte luego se assento en la Cathreda Archiepiscopal dándosele la possesion de aquel Arçpbispado … Este Obispo goza ya de la possesion y de los frutos del dicho Arçobispado los quales se toma y tomara aunque sean del Papa sede vacance … de manera que veo que con grandissima dificultad podríamos cobrar algo destos frutos y cierto me pesa mucho y mucho mas porque este buen Obispo con el dinero daquel Arçobispado fauorecera y sostendrá la rebellion de muchos40.

  • 41 Citado en J. PÉREZ, op. cit., p. 335.
  • 42 Reproducido como apéndice en F. MARTÍNEZ GIL, op. cit., p. 261. Además, antes de la llegada de Acuñ (...)

20A su vez, el mismo prior de San Juan, que acababa de debilitar a Acuña en batalla y estaba cercano a los sucesos, contaba que ante su llegada: “tomáronle muchos comuneros y lleváronlo a la yglesia mayor y asentáronlo en la sylla arçobispal y házenle capitán general”41. Por último, en los Libros de Acuerdos de la ciudad de Toledo se anota el dos de abril de 1521 que “este dya mandaron quel obispo de çamora sea governador del arçobispado y esto fue a pedymiento de muchos del pueblo”42.

21Respecto de la posible aclaración entre haber nombrado a Acuña como gobernador del arzobispado y no como arzobispo cabe aclarar que la confusión, según se desprende de las fuentes, se encontraba muchas veces entre los mismos contemporáneos y en la documentación posterior. En el proceso contra el caballero de la orden de Santiago Juan Gaitán, con algunas simpatías comuneras, fundamental para la reconstrucción de la revuelta en Toledo, diferentes testigos narran los hechos y dan cuenta de esta ambigüedad. El testigo Rodrigo Maldonado declaraba:

  • 43 El proceso contra Juan Gaitán, edición de María del Carmen Vaquero Serrano (dir.), Toledo: María de (...)

el obispo de Zamora entró en la dicha ciudad de Toledo el Viernes Santo de la Cruz, estando diciendo Tinieblas. Y la Comunidad lo llevó a la Iglesia Mayor y lo asentó en la dicha silla arzobispal. Y de allí se comenzó a negociar para hacerle capitán general del arzobispado y gobernador por la Comunidad43.

  • 44 Ibid., p. 200 se repite en p. 550.
  • 45 Ibid., p. 219, se repite en p. 563.
  • 46 Ibid., p. 220, se repite en p. 580.

22Este testimonio correspondería con la idea de una negociación y un preparativo por parte del obispo Acuña para hacerse con el control del arzobispado. No obstante, otros testimonios hablaban de manera afirmativa o en potencial que Acuña era o iba a ser arzobispo (“tomando posesión del arzobispado”), sin distinguir la cuestión de la administración. El testimonio del licenciado Falcón, declaraba “que algunas veces vio al dicho Juan Gaitán decir palabras de alboroto, diciendo que eligiese arzobispo la gente común”44. Por su parte, Juan de Munguía, bonetero, testimoniaba que “los de la dicha Comunidad le metieron por la Iglesia Mayor y le pusieron en la silla arzobispal, diciendo que había de ser arzobispo y que le darían posesión del dicho arzobispado”45. Francisco Ramírez de Sosa afirmaba que “le sentaron en la silla arzobispal para que tomase la posesión del arzobispado”46. En el mismo sentido, el testigo Gómez de Sosa, mencionado anteriormente, declaraba:

  • 47 Ibid, p. 219, se repite en p. 571.

El Viernes Santo del dicho año de mil quinientos y veintiuno, entró el dicho obispo Zamora en la dicha ciudad al tiempo que querían comenzar las laudes de las tinieblas, con unas corazas de carmesí clavadas y un sayo negro encima de él, en cuerpo, y toda la gente alborotada con él. Y le metieron en el coro y se asentó en la silla arzobispal. Y no se acabaron las tinieblas porque quebraron los facistoles, y los libros derribaron la gente que entró con él llamándole arzobispo de Toledo, y que era arzobispo de Toledo47.

  • 48 A. M. GUILARTE, op. cit., p. 150.

23Como se puede ver, según testigos de los hechos, los actos de “aclamación”, colocando a Acuña en la silla arzobispal, eran para que fuese arzobispo. Por una parte, no existía, en la percepción de estos últimos testigos, ninguna maniobra de tipo facciosa detrás de los hechos. Por otra parte, siguiendo a estos testigos, los rebeldes tenían intención de “elegir” a su propio arzobispo, irrumpiendo en el oficio de Tinieblas –que se realizaba los miércoles, jueves y viernes santos hasta su eliminación por el Concilio Vaticano II– de ese modo. Se pretende mostrar, de esta manera, que la imposición popular, más allá de la ambición y los entretejidos de Acuña, era una de las razones a partir de las cuales, para las personas de la época, el obispo de Zamora podía convertirse en arzobispo de Toledo. Así, a pesar de los errores jurídicos que pudiesen tener estas afirmaciones de los testigos, resulta interesante que éstos ponen como intención de los rebeldes colocar a Acuña como arzobispo por su propia voluntad. A partir de la “aclamación popular” sería puesta en duda la misma palabra de la Junta, ya que, en palabras del biógrafo Alfonso Guilarte: “La gente ignora que su título no es ese [arzobispo]; los señores de la junta sólo le han nombrado “administrador”48.

24Juan Maldonado, resume muy bien el conflicto desatado a partir de la llegada de Acuña a Toledo y los diferentes factores y actores que pretendían intervenir en la designación de un nuevo arzobispo:

  • 49 Juan MALDONADO. De motu Hispaniae/ El levantamiento de España, traducción, notas e introducción de (...)

Tandem praedicante veredario tum est divulgatum Antonium Acunnam adesse; concurrit ad eum plenis viis, clamoribus omnia complentur, patriae parens ac dominus appellatur, archieposcopus Toletanus dicitur, praedicatur, salutatur, nec aliud cavisse Deum morte praesulis opportuna contendunt plebei quam ut Antonius Acunna digno praesulatu honestaretur; neque dixisse satis illis fuit: ducitur, vel potius, trahetur in summum templum, sella pontificia sistitur, archiepiscopus ingenti clamore denuo salutatur. Carolum summumque pontificem non abnuturos vociferantur tanto populi clerique consensu; aut si non probarent ipsi, Ioannam reginam sanctumque senatum cum cleri sufragiis et populi votis sufficere quo ratus maneret praesulatus… Creditum est nonnullis haud invitum Acunnam, quamvis aliud vultu simularet, in haec omnia demissum popularique dementiae visceribus imis applausisse, neque admodum gravate in quibusdam archiepiscopum egisse; ceterum quamvis audax, quamvis temerarius, non adeo tamen demens existimandus, ut sine regis lectione, sine Romani Pontificis consessione, novum pontificatum iniret. Tametsi dubitandum etiam non duxerim mente illum concepisse, si res popularis superior esset, impetraturum se perfacile, ut in sede, quam prior ipse vacuam occupasset, relinqueretur. Sic in praesulatu Zamoransi olim et usu venerat, quem sine regis designatione, sola Romani Pontificis schedula obtinuit, editis non parum multis stratagemmatibus49.

  • 50 El texto clásico sobre las técnicas electorales y la historia eclesiástica es: Leo MOULIN, “Les ori (...)

25Maldonado remitía a la experiencia de Acuña como arzobispo de Zamora, ya lo había tomado contra las pretensiones reales, en ese momento durante la primera regencia de Fernando el Católico. En este caso de Toledo, entonces, el nombramiento popular podría haber sido un primer paso. Como agregado a lo ya mencionado, comentaba que se consideraba que había sido por mano divina tanto el fallecimiento del cardenal Guillermo de Croy como la llegada de Acuña como reemplazo. Dios no era una figura ajena a los acontecimientos, sino que iba a la par de la voluntad de los rebeldes. Este punto a su vez remitía a la misma concepción de las elecciones en la Edad Media. Como han mostrado numerosos autores, el modelo de elección eclesiástica, como de los obispos, pudo resultar un factor modelo para la elección de otras autoridades. Normalmente todas estas elecciones eran propuestas como una manifestación de la voluntad divina. Así, mediante la intervención del pueblo, y en algunos casos también del clero, se asistía también a una intervención de Dios en el mundo50.

26Entre estas estrategias aducidas por Maldonado, otras fuentes no dejan duda de las intenciones de Acuña. Antonio de Guevara, en una supuesta carta al obispo le comentaba:

  • 51 Antonio de GUEVARA, Obras Completas III. Epístolas Familiares, edición Emilio Blanco, Madrid: Funda (...)

Muchas vezes me paro a pensar por qué avéys querido, señor, desobedecer al rey, alterar al reyno, rebolvér los pueblos, hazer exércitos, llegaros a comuneros, perderos a vós y dañar a nosotros, y para mi yo no hallo occasión ni menos razón si no es que, como desseays ser arçobispo de Toledo, querríades ganar por fuerça lo que no merecéis por virtud… Acordaros devríades que os eligió Dios para obispo y no para capitán51.

  • 52 Francisco de PISA, Descripción de la imperial civdad de Toledo, y historia de sus antigüedades, y g (...)
  • 53 Ibid., fol. 247vo.

27Guevara recurría a la ambición del arzobispado de Acuña para explicar toda su acción como rebelde. Además, destacaba que, como todo obispo, ya que no podía ser de otra manera, había sido elegido por Dios para su sede zamorana. Francisco de Pisa, en su historia de Toledo de comienzos del siglo XVII, en los primeros párrafos de su capítulo dedicado a las Comunidades ya declaraba “el obispo de Zamora se soñaba Arçobispo de Toledo”52. Para este autor, sin demasiados matices, todo el episodio está leído en clave de la voluntad de Acuña contra los canónigos “amenazándolos que le hiziessen Arçobispo”53. Como complemento al recorrido documental analizado hasta este punto, se mencionará brevemente la relación entre Acuña y el arzobispado de Toledo desde la perspectiva de Alcalá de Henares y Talavera de la Reina.

28Para la villa de Alcalá de Henares resultaba una fuente fundamental un informe, conservado en Simancas, abierto para conocer las actitudes ante la Comunidad del rector de la Universidad Juan de Hontañon y los maestros Cueto y Licona. La obra de Ángel Carrasco Tezanos resulta clave en este punto. Como ha reconstruido este autor, al momento de la llegada de Acuña a Alcalá en marzo de 1521, según el testigo de dicho informe Pedro de Montalvo:

  • 54 Citado en Ángel CARRASCO TEZANOS, A voz de Comunidad. La rebelión comunera en Alcalá de Henares: 15 (...)
  • 55 Ibid., p. 51 no 127.

yvan disiendo boçes «¡Acuña, Acuña, arçobiso de Toledo!» «¡biba la Comunidad e mueran los traydores!»”54. Otro testigo en el mismo informe agregaba mayores datos, Fernán Ponce declaraba que los rebeldes afirmaron: «¡biva Acuña, arçobispo de Toledo, capitán general de la Comunidad e biva el rettor, obispo de Jaén, e biva la Santa Comunidad e mueran los traydores!»55.

29Según este testigo, no solo se aclamaba a Acuña como arzobispo, sino que también se pretendía hacer al rector obispo de Jaén, diócesis sufragánea de la de Toledo en aquellos años. Según estos testimonios, las pretensiones comuneras no solo abarcarían nombrar el arzobispado de Toledo sino también la intención de nombrar al obispo de Jaén, vacante desde noviembre de 1520 por la muerte de Alonso Suárez de la Fuente del Sauce, antiguo colaborador de la reina Isabel.

  • 56 John B. OWENS, “By my Absolute Royal Authority”: Justice and the Castilian Commonwealth at the begi (...)
  • 57 Cf. M. DANVILA Y COLLADO, op. cit., 3, p. 521-522.
  • 58 Ibid., 3, p. 655.
  • 59 Cf. Ibid., 3, p. 656-657 y p. 665-666.

30El caso de Talavera de la Reina ha sido analizado por John B. Owens para su interpretación de la revuelta56. A su vez, Manuel Danvila y Collado ha recogido considerable documentación que resulta de interés. A partir de Talavera de la Reina puede reconstruirse el modo en que un poder local recibía las noticias y actuaba en relación con la posible toma del arzobispado por parte de Acuña. Se trata de las actas del Ayuntamiento. El 4 de marzo enviaron a Toledo a preguntar qué iba a suceder con la supuesta toma de posesión del Arzobispado por parte de Acuña. Entre los regidores del ayuntamiento se acordó que si el obispo de Zamora no traía Bula papal, no se le debía otorgar posesión del arzobispado, ni recibir ni se lo debía admitir como señor. El 31 de marzo recibieron la noticia que Acuña “sentose en la Silla arzobispal”, por lo que acordaron guardar las puertas y no recibir a nadie57. A los pocos días, el consejo del Ayuntamiento comunicaba la noticia a los canónigos de la Iglesia Colegial y a otros clérigos de la ciudad. El cabildo de la Colegial “contestó que no recibiría por Prelado y señor sino al canónicamente elegido y aceptado por el Cabildo de la catedral de Toledo”, agregando el deán que si Acuña llegase a la villa y fuera aclamado como arzobispo, ellos abandonarían el lugar58. Una vez nombrado gobernador por los canónigos, Acuña intentó negociar con Talavera de la Reina enviando representantes para que colaborase con la causa comunera y aceptase su control sobre los recursos, pero fue rechazado y el Ayuntamiento mandó a que se custodien los alrededores de la villa59. Así, desde la perspectiva de una ciudad no aliada a los rebeldes de Toledo, puede reconstruirse la expectativa del posible nombramiento de Acuña como arzobispo y las confusiones respecto de en calidad de qué actuaba el obispo de Zamora a partir de ser colocado en la silla arzobispal por la “plebe” de Toledo. Pueden hallarse así, miedos, amenazas y posibilidades.

31Producidos los hechos de Tinieblas, se comenzó a presionar a los canónigos para que intercedieran ante el rey y el papado en nombrar al obispo Acuña como arzobispo. De esta manera, en paralelo al hecho que para ciertas personas “ya” era arzobispo, no se abandonó la búsqueda de otras “legalidades” que justifiquen los hechos consumados. Aquí se presenta el problema con la idea misma de elección canónica: como varias tradiciones estaban aceptadas en diferentes documentos en la historia de la Iglesia, prácticamente cada posición podía obtener sus argumentos a modo de justificarse. Como se ha afirmado, los cabildos fueron perdiendo peso en la elección de los obispos a partir del siglo XIV. Sin embargo, tanto los comuneros como el rey advertían la posibilidad de que se recuperase esta práctica. En primer lugar, inmediatamente después de la muerte de Guillermo de Croy, Carlos V enviaba una carta a León X pidiendo

  • 60 Carta de Carlos V a León X 11 de enero de 1521, reproducida en Correspondance de Charles-Quint et d (...)

visto lo que la yglesia de Toledo importa à mi stado, y mayormente en esta sazon, estará bien advertido dello, le plega mirar en que, ni por postulacion ni en otra manera ninguna, se able en esta yglesia hasta que yo lo scriva á Vuestra Santidad, como se deve fazer60.

  • 61 M. DANVILA Y COLLADO, op. cit., 3, p. 78.
  • 62 Cf. A. POSCHMANN, art. cit., p. 273.

32En Burgos, Pero Ximénez a nombre del emperador, escribía una carta con indicaciones entre ellas “Si el arçobispado de Toledo ha vacado como acá se dice no lo proveyendo vuestra majestad fasta que placiendo à Dios este en estos sus Reygnos nos será en ellos muy mas amado y temido à parescer de sus leales servidores que aquí están”61. Ante esta situación, el papa enviaba un breve al cabildo toledano ordenando que no eligiese sucesor, bajo pena de excomunión y suspensión de los beneficios; y, en caso de que ya lo hubiera hecho, dicha elección quedaba anulada y se reservaba al pontífice el derecho a designar al nuevo arzobispo62. De este modo se pretendía derrotar, en una ciudad convulsionada como la Toledo de febrero de 1521, cualquier posibilidad de recuperar la tradición de elección por los canónigos.

  • 63 Cf. J. PÉREZ, La revolución de las Comunidades…, p. 343.
  • 64 Sobre estos últimos sucesos Ibid., p. 344-346; A. M. GUILARTE, op. cit., p. 156-159.

33En segundo lugar, pocos días después de su entrada en Toledo y la supuesta toma en posesión del arzobispado, Acuña comenzó una negociación con los miembros del Cabildo catedralicio restantes, recuérdese que muchos habían sido expulsados al poco tiempo de la noticia del fallecimiento del cardenal de Croy, en principio para obtener la gobernación del arzobispado. Se iniciaron una serie de presiones que, en medio de una visita de Acuña para negociar, ingresó un grupo de gente exigiendo a los canónigos que le otorgaran no ya la administración, sino la posesión del arzobispado63. En este contexto, no puede saberse si como solución negociada intermedia los canónigos aceptaron, no sin denunciar las presiones, nombrar al obispo de Zamora administrador en lo temporal, lo que daba acceso a las rentas y recursos del arzobispado. Sin embargo, esta solución no fue suficiente para los comuneros: hacia fines del mes de abril, un nuevo embate se inició con la búsqueda de recursos en el tesoro y los miembros del cabildo fueron encerrados. Ante amenazas y denuncias de corrupción y amancebamiento de los canónigos, apareció el obispo Acuña: ya no conforme con la administración temporal, quería ser nombrado arzobispo. Esta fuerte presión en la catedral no cayó bien en algunas parroquias, por lo que los canónigos fueron liberados. Luego de pasar la noche en los aposentos del arzobispo, nada se sabe de Acuña en Toledo pasado el 2 de mayo de 152164. Algunos meses después, a pocos días de derrotada la revuelta en Toledo, Adriano de Utrecht como Pontífice electo y desde Vitoria, enviaba una carta al cabildo de la ciudad felicitando a sus canónigos por los servicios prestados:

  • 65 Correspondance de Charles-Quint et d’Adrien VI, p. 258. En otra carta del 26 de julio desde Tarrago (...)

Reverendi domini amici nostri, incredibili voluptate affecti fuimus, ubi intellexerimus vos optimorum virorum et fidelum Sacrae Caesareae Majestatis servitorum officio functos fuisse, in eo nimirum quod reducenda ac liberanda civitate Toletana prompta voluntate vos grandi discrimini exposuistis, ut salutem istius civitatis sanguine vitaque vestris chariorem habuisse videamini65.

Reflexiones finales

  • 66 Por ejemplo: Hipólito Rafael OLIVA HERRER, “¡Viva el rey y la comunidad! Arqueología del discurso p (...)
  • 67 P. MEXIA, op. cit., p. 248.
  • 68 Una aproximación a diversas revueltas del período a partir del fenómeno profético: Phillip HABERKER (...)

34El capítulo Toledo, en la trayectoria comunera del obispo Acuña ha permitido mostrar las diferentes tradiciones y perspectivas que giraban alrededor de la configuración de la Iglesia en la España de comienzos del siglo XVI: localismo de los cabildos, influencia de los reyes en la elección episcopal, determinación papal, faccionalismo de las elites y participación popular. Como muy bien ha destacado Hipólito Rafael Oliva Herrer, no puede dejar de distinguirse, al momento de hablar de la revuelta, entre ciudades y Comunidad. Si bien pueden caracterizarse los hechos de 1520-1521 como una rebelión de ciudades, debe aclararse la necesidad de distinguir entre una rebelión de las elites urbanas, que en varias ciudades fue muy importante, de la participación popular bajo la forma de la Comunidad, propia también de esta revuelta66. En este sentido, si pudiera completarse una imagen de la Iglesia entre los comuneros, debe afirmarse que en la revuelta se puede registrar, como se ha intentado mostrar aquí, la heterogeneidad de la configuración eclesiástica castellana a partir del ejemplo extremo de la sucesión de la principal mitra de la península y una de las más importantes de Europa. Pueden hallarse así las intenciones de las ciudades y comunidades, en este caso los levantados de Toledo contra el gobierno del rey, de ocuparse de asuntos eclesiásticos. Frente a Papado y reyes como típicas figuras de disputa de los nombramientos de obispos y arzobispos, pueden sugerirse otros actores con intenciones de intervenir. La variedad y superposición de tradiciones a lo largo de la historia de la Iglesia habilitaba múltiples interpretaciones e injerencias. En palabras de Pedro Mexia, al llegar Acuña “concurrió todo el pueblo a lo ver, y con grande alegría y rregozijo le otorgaron la administración del arçobispado, como si tuvieran la abtoridad del Sumo Pontifiçe”67. Entre la hostilidad de buena parte de la documentación y la confusión propia de los acontecimientos, pueden reconstruirse las alternativas de uno de los episodios más célebre de la revuelta comunera. En tiempos de múltiples revueltas que abordaron elementos religiosos y eclesiásticos –sobre todo a partir del estallido de la Reforma en Europa– los comuneros tuvieron sus propios objetivos y conflictos, en este caso alrededor analizados a partir del caso toledano68.

Haut de page

Notes

1 Sobre la historiografía y la memoria social de la revuelta: Joseph PÉREZ, “Pour une nouvelle interprétation des «Comunidades» de Castille”, Bulletin Hispanique, 65 (3/4), 1963, p. 238-283; Juan Ignacio GUTIÉRREZ NIETO, Las comunidades como movimiento antiseñorial (la formación del bando realista en la guerra civil castellana de 1520-1521), Barcelona: Planeta, 1973, p. 21-122; Enrique BERZAL DE LA ROSA, Los comuneros. De la realidad al mito, Madrid: Silex, 2008, p. 191-321; Federico PÉREZ Y PÉREZ, Ensayo bibliográfico de los comuneros y Villalar, Valladolid: Fundación Villalar-Castilla y León, 2012.

2 Algunos aportes de interés: Máximo DIAGO HERNANDO, “El factor religioso en el conflicto de las Comunidades de Castilla (1520-1521). El papel del clero”, Hispania Sacra, 59 (119), 2007, p. 85-140; Ramón ALBA, Acerca de algunas particularidades de las Comunidades de Castilla tal vez relacionadas con el supuesto acaecer terreno del Milenio Igualitario, Madrid: Editorial Nacional, 1975; Antonio MORENO VAQUERIZO, “Milenarismo y comunidades de Castilla: propósito del liderazgo mesiánico de los caudillos comuneros”, in: Jaime CONTRERAS, Alfredo ALVAR EZQUERRA y José Ignacio RUIZ RODRÍGUEZ (ed.), Política y cultura en la época moderna: (cambios dinásticos, milenarismos, mesianismos y utopías), Madrid: Servicio de Publicaciones Universidad de Alcalá de Henares, 2004, p. 553-564; István SZASZDI LEÓN-BORJA (coord.), Iglesia, eclesiásticos y revolución comunera, Valladolid: Centro de Estudios del Camino de Santiago de Sahagún, 2018.

3 Por ejemplo: M. DIAGO HERNANDO, art. cit., p. 86-97.

4 Para los capítulos de los campesinos, he consultado la reproducción que aparece como apéndice en Peter BLICKLE, The German Peasants’ War from a new perspective, (2ª ed. alemana 1977), Baltimore: The John Hopkins University Press, 1981, p. 195-201.

5 Sobre este punto: Peter BLICKLE, Communal Reformation: The quest for salvation in Sixteenth Century Germany, (1ra ed. alemana 1985), New York: Humanities Press, 1992, p. 20-26.

6 John VAN ENGEN, “Multiple Options: The world of Fifteenth-Century Church», Church History, 77 (2), 2008, p. 257-284, en especial p. 264.

7 Sobre la “comunalización” en el caso comunero, el excelente artículo: Antonio SUÁREZ VARELA, “Celotismo Comunal. La máxima política del procomún en la Revuelta Comunera”, Tiempos Modernos, 15 (1), 2007, disponible en: http://www.tiemposmodernos.org/tm3/index.php/tm/article/view/92/124#_ftn16. Consultado 7 de enero de 2020.

8 Robert Ian MOORE, La guerra contra la herejía. Fe y poder en la Europa medieval, (1ra ed. inglesa 2012), Barcelona: Crítica, 2014, p. 338.

9 Dos síntesis sobre el problema de la elección episcopal a lo largo de la historia de la Iglesia: José I. GONZÁLEZ FAUS, “Ningún obispo impuesto” (San Celestino, Papa). Las elecciones episcopales en la historia de la Iglesia, Santander: Sal Terrae, 1992; Joseph O’CALLAGHAN, Electing our bishops: How the Catholic Church should choose its leaders, Lanham: Maryland, Rowman & Littlefield Publishers, 2007.

10 Maximiliano BARRIO GOZALO, El clero en la España Moderna, Córdoba: CSIC- Caja Sur Obra Social y Cultural, 2010, p. 259-260.

11 Para este breve resumen sobre el episcopado castellano en la baja Edad Media y la primera Edad Moderna: Tarsicio de AZCONA, La elección y reforma del episcopado español en tiempos de los Reyes Católicos, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1960; José Manuel NIETO SORIA, Iglesia y génesis del Estado Moderno en Castilla (1369-1480), Madrid: Editorial Complutense, 1993, p. 363-375; Christian Hermann, L’Église d’Espagne sous le patronage royal (1476-1834), Madrid: Casa de Velázquez, 1988; Maximiliano BARRIO GOZALO, El Real Patronato y los obispos españoles del Antiguo Régimen (1556-1834), Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2004; Ignasi FERNÁNDEZ TERRICABRAS, Philippe II et la Contre-Réforme. L’Église espagnole à l’heure du Concile de Trente, Paris: Publisud, 2001, p. 302-412.

12 Para la documentación específica de la obtención del Patronato Real por Carlos V: Tarsicio de AZCONA, “El privilegio de presentación de obispos en España concedido por tres papas al emperador Carlos V (1523-1536)”, Anuario de historia de la Iglesia, 26, 2017, p. 185-215.

13 M. BARRIO GOZALO, El Real Patronado…, p. 10.

14 Puede consultarse la discusión en las opiniones de la época, sin aludir a Carillo en: Alonso FERNÁNDEZ DE MADRID, Silva Palentina, 3 vols., edición de Matías Vielva Ramos, Palencia: Excma. Diputación Provincial, 1932, 1, p. 509-512.

15 Ibidem, p. 511.

16 Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ, Las clases privilegiadas en el Antiguo Régimen, Madrid: Itsmo, 1979, p. 216-217.

17 Maximiliano BARRIO GOZALO, op. cit., p. 25.

18 Sobre el breve arzobispado de Guillermo de Croy: Adolfo Poschmann, “El Cardenal Guillermo de Croy y el Arzobispado de Toledo”, Boletín de la Real Academia de la Historia, 75, 1919, p. 201-282. Puede ser complementado, a partir de la incorporación de material obtenido del Archivo Capitular de Toledo por: Ramón SÁNCHEZ GONZÁLEZ, “Los clérigos toledanos y las Comunidades de Castilla”, in: István SZASZDI LEÓN-BORJA (coord.), op. cit., p. 223-265, p. 225-229.

19 Cf. Joseph PÉREZ, La revolución de las comunidades de Castilla (1520-1521), (1ra ed. francesa 1970), Madrid: Siglo XXI, 1999, p. 318.

20 R. SÁNCHEZ GONZÁLEZ, art. cit., p. 227.

21 Capítulo 23 de los capítulos de la ciudad de Valladolid, reproducidos como apéndice en José Joaquín JEREZ, Pensamiento político y reforma institucional durante la guerra de las Comunidades de Castilla (1520-1521), Madrid: Marcial Pons, 2007, p. 608.

22 Capítulo 34 de los capítulos de la ciudad de Burgos, capítulo 99 de los capítulos de Tordesillas, reproducidos como apéndice, in: ibid., p. 631 y 651. Cabe destacar que los capítulos de Tordesillas corresponden a la reunión allí de la Junta Comunera con motivo de estar en presencia de la reina Juana.

23 Reproducida en: Manuel DANVILA Y COLLADO, Historia crítica y documentada de las Comunidades de Castilla, 6 vols., Madrid, Memorial Histórico Español, 1897-1900, 3, p. 519. Esta obra resulta fundamentalmente una colección de documentos.

24 , R. SÁNCHEZ GONZÁLEZ, art. cit., p. 244-245.

25 Pedro MEXIA. Historia del Emperador Carlos V, edición de Juan de MATA CARRIZO, Madrid: Espasa-Calpe, 1945, p. 234.

26 Ibid., p. 234-235.

27 Véronique JULEROT, “Y a ung grant desordre”. Élections épiscopales et schismes diocésains en France sous Charles VIII, París: Publications de la Sorbonne, 2006.

28 Cf. Arturo MORGADO GARCÍA, Ser clérigo en la España del Antiguo Régimen, Cádiz: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Cádiz, 2000, p. 36.

29 Cf. Maximiliano BARRIO GOZALO, El sistema beneficial de la Iglesia Española en el Antiguo Régimen (1475-1834), Alicante: Publicaciones Universidad de Alicante, 2010, p. 22-23 y 25. Sobre el patronato laico también puede consultarse: Elena CATALÁN MARTÍNEZ, «El derecho de patronato y el régimen beneficial de la Iglesia española en la Edad Moderna», Hispania Sacra, 56, 2004, p. 135-167.

30 M. DANVILA Y COLLADO, op. cit., 5, p. 467.

31 J. PÉREZ, La revolución de las Comunidades…, p. 320.

32 Sobre los obispos en los capítulos comuneros: J. J. JEREZ, op. cit., p. 520-523.

33 Reproducida como apéndice en: Pedro de ALCOCER. Relación de algunas cosas que pasaron en estos reinos desde que murió la reina Católica doña Isabel, hasta que se acabaron las Comunidades en la ciudad de Toledo, edición de Antonio Martín Gamero, Sevilla: Sociedad de Bibliófilos Andaluces, 1872, p. 172.

34 M. DANVILA Y COLLADO, op. cit., 3, p. 315.

35 Sobre esto y toda la estancia de Acuña en Toledo: J. PÉREZ, La Revolución de las Comunidades, p. 321 ss. No debe olvidarse que era muy común que con la aparición de una vacante episcopal, los reyes se encargaran de la administración y de las rentas hasta el nombramiento de un nuevo obispo o arzobispo. Por ejemplo, con el fallecimiento del cardenal Mendoza en 1495, por entonces arzobispo de Toledo, los Reyes Católicos se encargaron de la administración hasta el nombramiento del nuevo prelado, en este caso Francisco Jiménez de Cisneros. Cfr. T. de AZCONA, La elección y reforma, p. 274.

36 Para una visión global, además de las páginas de Joseph Pérez citadas anteriormente, puede consultarse: Antonio María GUILARTE, El obispo Acuña: Historia de un comunero, Valladolid: Miñón, 1979, p. 143-159; Fernando MARTÍNEZ GIL, La ciudad inquieta. Toledo comunera, 1520-1522, Toledo: Instituto Provincial de Investigación y Estudios Toledanos, 1993, p. 85 ss. y 202-211; José de CASTRO LORENZO, Castro Lorenzo, José de. Don Antonio de Acuña y su época, Valladolid: Diputación de Valladolid, 2007, p. 91-99; R. SÁNCHEZ GONZÁLEZ, art. cit., p. 239-245.

37 Reproducida como apéndice en A. M. GUILARTE, op. cit., p. 223.

38 Recuérdese que inclusive en el decreto papal de Nicolás II de 1059, que aseguraba el rol de los cardenales-obispos dependientes de Roma en la elección del Papa, se mantenía la necesidad de una ratificación primero por parte del resto de los cardenales (que no eran obispos de las siete diócesis dependientes de Roma) y luego aclamada por el “pueblo” y el resto del clero de Roma en tanto elección de su obispo. Puede percibirse aquí la búsqueda de un apoyo “extraeclesial” para lo que en la época gregoriana se llamó la “libertad” de la Iglesia respecto de las autoridades seculares. Cfr. Walter ULLMANN, A short history of the Papacy in the Middle Ages, London: Routledge, 2003, p. 87 y ss.

39 Sobre la elección de los obispos en la Antigüedad Tardía puede consultarse: Peter NORTON, Episcopal Elections 250-600: Hierarchy and popular will in Late Antiquity, Nueva York: Oxford University Press, 2007. Debe recordarse que los obispos franceses, de manera solitaria y representados por el cardenal de Lorena Carlos de Guisa, propusieron la rehabilitación de la elección episcopal por el clero y el pueblo en el concilio de Trento, siendo los representantes españoles de los principales opositores a este tópico, cf. Alain TALLON, La France et le concile de Trente (1518-1563), Roma: École Française de Rome, 2017, p. 722. En las sesiones de mayo de 1563 se la postura del cardenal Guisa rechazaba el nombramiento papal, la intervención regia y las elecciones hechas por los cabildos catedralicios, pretendiendo recuperar la práctica de la Iglesia antigua a la hora de elegir los obispos. Al respecto también: Karl SCHATZ, Los concilios ecuménicos. Encrucijadas en la historia de la Iglesia, (1ra ed. alemana 1997), Madrid: Trotta, 1999, p. 191 y ss.

40 M. DANVILA Y COLLADO, op. cit., 3, p. 569.

41 Citado en J. PÉREZ, op. cit., p. 335.

42 Reproducido como apéndice en F. MARTÍNEZ GIL, op. cit., p. 261. Además, antes de la llegada de Acuña a Toledo, distintos personajes habían hecho correr la idea que este llegaba para ser arzobispo, por más resistencia que el rey estableciese. De esta manera, se encontraría tanto una propaganda en favor del obispo de Zamora como una especie de vox populi que decretaba su nombramiento, cfr. J. PÉREZ, La revolución de las Comunidades, p. 330-331.

43 El proceso contra Juan Gaitán, edición de María del Carmen Vaquero Serrano (dir.), Toledo: María del Carmen Vaquero Serrano, 2001, p. 215, se repite en p. 507.

44 Ibid., p. 200 se repite en p. 550.

45 Ibid., p. 219, se repite en p. 563.

46 Ibid., p. 220, se repite en p. 580.

47 Ibid, p. 219, se repite en p. 571.

48 A. M. GUILARTE, op. cit., p. 150.

49 Juan MALDONADO. De motu Hispaniae/ El levantamiento de España, traducción, notas e introducción de Mª Ángeles DURÁN RAMAS, Madrid: Centro de Estudios Constitucionales, 1991, p. 376. Versión castellana: “Por fin, al advertirlo el correo, se divulgó que Antonio Acuña estaba allí: acudieron a él a calles llenas, todo se llenó de gritos, lo nombraron padre de la patria y señor, llamándole arzobispo de Toledo; lo alabaron y saludaron; los pecheros repetían que Dios, con la oportuna muerte del obispo, no había provisto otra cosa que Antonio Acuña fuera nombrado con el merecido obispado; y no tuvieron bastante con decirlo: lo llevaron o, más bien, lo arrastraron a la iglesia mayor, lo sentaron en la silla arzobispal, saludándole de nuevo como arzobispo con enormes clamores; gritaban que Carlos y el Sumo Pontífice no podían negarse, siendo tal el consenso del pueblo y del clero y que, aunque no lo aprobaran, la reina Juana y la Junta Santa, con los votos del clero y el deseo del pueblo, bastaban para que quedara ratificado el obispado… Algunos creyeron que Acuña se había dejado llevar a todo esto no contra su voluntad, aunque otra cosa aparentase en su rostro, y que en el fondo de su corazón había aprobado la locura popular y que en algunas cosas había actuado como arzobispo sin demasiada desgana; pero aunque audaz y temerario, no hay que pensar que fuera tan loco que sin la designación del rey y sin la concesión del Romano Pontífice se hiciera cargo del nuevo pontificado. Aunque yo no creería que pueda ponerse en duda que él pensó que si la propuesta popular vencía, conseguiría fácilmente que se le dejase en la sede que antes había ocupado vacante. Así también había ocurrido tiempo atrás en el obispado de Zamora, que obtuvo sin designación real, sólo con la bula del Romano Pontífice y no pocas tretas” (Ibid., p. 375 y 377).

50 El texto clásico sobre las técnicas electorales y la historia eclesiástica es: Leo MOULIN, “Les origines religieuses des techniques électorales et délibératives modernes”, Revue internationale d’histoire politique et constitutionnelle, nouvelle série, 10, 1953, p. 106-148. Para las elecciones como manifestaciones de la voluntad divina, la excelente obra: Olivier CHRISTIN, Vox populi. Una historia del voto antes del sufragio universal, (1ra ed. francesa 2014), Buenos Aires: SB Editorial, 2017, en especial p. 117-186.

51 Antonio de GUEVARA, Obras Completas III. Epístolas Familiares, edición Emilio Blanco, Madrid: Fundación José Antonio Castro, 2004, p. 270.

52 Francisco de PISA, Descripción de la imperial civdad de Toledo, y historia de sus antigüedades, y grandeza, y cosas memorables que en ella han acontecido, de los Reyes que la han señoreado, y gouernado en sucession de tiempos: y de los Arçobispos de Toledo, principalmente de los mas celebrados, Toledo: Diego Rodríguez, 1605, fol. 245ro.

53 Ibid., fol. 247vo.

54 Citado en Ángel CARRASCO TEZANOS, A voz de Comunidad. La rebelión comunera en Alcalá de Henares: 1520-1521, Madrid: Domiduca Libreros, 2016, p. 51.

55 Ibid., p. 51 no 127.

56 John B. OWENS, “By my Absolute Royal Authority”: Justice and the Castilian Commonwealth at the beginning of the First Global Age, Nueva York: University of Rochester Press, 2005, p. 91-98.

57 Cf. M. DANVILA Y COLLADO, op. cit., 3, p. 521-522.

58 Ibid., 3, p. 655.

59 Cf. Ibid., 3, p. 656-657 y p. 665-666.

60 Carta de Carlos V a León X 11 de enero de 1521, reproducida en Correspondance de Charles-Quint et d’Adrien VI, edición de: M. GACHARD, Correspondance de Charles-Quint et d’Adrien VI, Bruselas: M. Hayez, Imprimeur de la Commision Royale d’Histoire, 1859, p. 244).

61 M. DANVILA Y COLLADO, op. cit., 3, p. 78.

62 Cf. A. POSCHMANN, art. cit., p. 273.

63 Cf. J. PÉREZ, La revolución de las Comunidades…, p. 343.

64 Sobre estos últimos sucesos Ibid., p. 344-346; A. M. GUILARTE, op. cit., p. 156-159.

65 Correspondance de Charles-Quint et d’Adrien VI, p. 258. En otra carta del 26 de julio desde Tarragona los exhortaba a rezar por su buen arribo a Roma. Cf. Ibid., p. 270-271.

66 Por ejemplo: Hipólito Rafael OLIVA HERRER, “¡Viva el rey y la comunidad! Arqueología del discurso político de las Comunidades”, in: Hipólito Rafael OLIVA HERRER, Vincent CHALLET, Jan DUMOLYN y María Antonia CARMONA RUIZ (coords.), La comunidad medieval como esfera pública, Sevilla: Secretariado de Publicaciones Universidad de Sevilla, 2014, p. 315-355.

67 P. MEXIA, op. cit., p. 248.

68 Una aproximación a diversas revueltas del período a partir del fenómeno profético: Phillip HABERKERN, “Prophetic rebellions: Radical urban theopolitics in the era of the Reformations”, in: Justine FIRNHABER-BAKER y Dirk SCHOENAERS (eds.), The Routledge History Handbook of Medieval Revolt, New York: Routledge, 2017, p. 349-369.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Claudio César Rizzuto, « Controversias eclesiológicas y eclesiásticas alrededor del arzobispado de Toledo durante la revuelta de las Comunidades de Castilla (1520-1521) », e-Spania [En ligne], 36 | juin 2020, mis en ligne le 01 juin 2020, consulté le 14 juillet 2020. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/35529 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.35529

Haut de page

Auteur

Claudio César Rizzuto

Universidad de Buenos Aires

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals