Navigation – Plan du site
Traduire pour convaincre dans l’Espagne du Moyen Âge et du Siècle d’Or
III) Quand l’empire terrestre rencontre l’empire céleste : l’Espagne et la Chine au XVIe siècle)

Los albores de la actividad traductora sino-hispánica: objetivos múltiples tras la mediación lingüística

Victoria Béguelin-Argimón

Résumés

Cet article présente l’intense activité traductrice qui se développe suite aux premiers contacts entre espagnols et chinois entre 1565 et 1600. Tandis que les premiers cherchent des voies pour la conquête et l’évangélisation de l’Empire Céleste, les deuxièmes essayent de protéger leur territoire d’incursions étrangères. Ces objectifs opposés expliquent la nature des échanges, les textes traduits (religieux, administratifs, lettres) ainsi que les distorsions dont ils font l’objet.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Juan GONZÁLEZ DE MENDOZA, Historia de las cosas más notables, ritos y costumbres del Gran Reino de (...)
  • 2 Este corpus textual, recopilado por la profesora Dolors FOLCH y su equipo, está disponible en la si (...)

1A su llegada a Filipinas en 1565, se reabre el apetito conquistador y evangelizador de los españoles, con la mirada puesta en el vecino imperio chino. En el propio archipiélago, los recién llegados entablan tempranos contactos con súbditos de la China, que abren la puerta a una intensa actividad traductora. Este quehacer lingüístico abarca desde las más modestas labores de mediación oral entre chinos y españoles, realizadas por los intérpretes, hasta la traducción a las principales lenguas europeas de la famosa suma de los saberes sobre China en esa época, la Historia del Gran Reino de la China, compendiada por el fraile agustino Juan González de Mendoza y publicada por primera vez en Roma en 15851. Pero ¿qué se sabe sobre las traducciones destinadas a la intercomprensión más inmediata? ¿Qué tipos de mensajes traducidos circulaban por escrito entre hablantes del español y hablantes de las lenguas de China? ¿Cuáles eran los objetivos de las traducciones? ¿Qué estrategias se utilizaban para conseguirlos? El artículo pretende aportar algunas pistas a estos interrogantes mediante el análisis de documentos procedentes del corpus “La China en España”2 comprendidos entre 1565 y las postrimerías del siglo XVI.

Vías para el conocimiento del Imperio Celeste

  • 3 Para una información completa sobre la actividad de los españoles en China y sus expectativas respe (...)

2China, a escasos días de navegación de las Filipinas, se presenta para los españoles llegados al archipiélago en 1565 como un territorio donde proseguir la conquista y extender la fe cristiana. A partir de ese año –y pese a que con el paso del tiempo se irá abriendo la brecha entre los españoles que apoyan una conquista pacífica, básicamente religiosa, y los que sostienen la ocupación del territorio por la fuerza–, empiezan cuatro décadas durante las cuales las autoridades españolas, interesadas por conocer las tierras imperiales, intentarán establecer relaciones con sus gentes y recabar toda la información posible tanto sobre el territorio como sobre sus habitantes3. Este conocimiento se realizará fundamentalmente por dos vías: la primera, mediante el contacto directo de los españoles con el Imperio y sus súbditos, y la segunda, a través de la recuperación de una serie de textos sobre China, que habían sido redactados por los portugueses y guardados celosamente por estos hasta la inserción de Portugal a la corona española en 1580.

  • 4 Martín de RADA, Relaçion Verdadera delas cosas del Reyno de Taibin por otro nombre china y del viaj (...)
  • 5 Miguel de LOARCA, Relacion del viaje que hezimos a la China desde la ciudad de Manila en las del po (...)
  • 6 Agustín de TORDESILLAS, Relación de el viaje que hezimos en china nuestro hermano fray Pedro de Alp (...)
  • 7 Alonso SÁNCHEZ, Relación breve de la jornada quel P. Alonso Sánchez dela Compañía de Jesús hizo por (...)

3La relación entre españoles y chinos nace con la instalación creciente de los comerciantes del Imperio en el Parián, el barrio chino manileño, tras la llegada de los españoles a Filipinas. Además, los viajes de estos a territorios chinos permiten también un acercamiento al Imperio. Una primera expedición (1575), encabezada por dos frailes agustinos acompañados de militares y de un pequeño séquito, recorre los territorios de Fujián, invitada por las autoridades imperiales. Se trata de una recompensa de los chinos a los españoles por haber capturado estos a Lin Fen, un temido pirata chino que atacaba los juncos de sus compatriotas. De este viaje nos han llegado dos relaciones muy ricas en información sobre el Imperio, la del propio cabeza de la expedición, el fraile agustino Martín de Rada4, y la de uno de los militares que lo acompaña, Miguel de Loarca5. Unos años más tarde, en 1579, un grupo de franciscanos penetra ilegalmente en China con el objetivo de empezar la predicación en el Imperio. En la comitiva viajan el fraile Tordesillas y el militar Dueñas, a quienes debemos sendas relaciones sobre el periplo en las que relatan las dificultades con las que los españoles se enfrentan6. En 1585 y 1588, el jesuita Alonso Sánchez realiza otros dos viajes al Imperio con fines de evangelización y redacta tres relaciones sobre su experiencia7. Si los datos que proporcionan estas siete relaciones van a ser un precioso material de primera mano para el conocimiento del territorio chino, en ellas se encuentran asimismo interesantes noticias sobre la incipiente labor traductora sino-hispánica.

4La segunda vía con la que cuentan los españoles para reunir conocimientos sobre la codiciada China es la que se abre en 1580 con la incorporación de Portugal a la corona española. Los portugueses, llegados al Imperio Celeste muchos años antes que los españoles e instalados en Macao desde1557, poseen ya amplísima información sobre el Imperio pero la han preservado como un secreto de estado, el llamado “sigilo portugués”. Obras como las Décadas del historiador João de Barros, los libros de Galeote Pereira –el portugués que fue prisionero en las cárceles chinas y sobrevivió para contarlo– o el libro de Gaspar da Cruz contienen valiosas noticias sobre el Imperio Celeste. En el momento de la anexión de Portugal, los españoles tienen acceso a todos estos materiales por lo que su conocimiento sobre el Imperio aumenta considerablemente.

  • 8 Sobre este proceso de reunión de materiales, véase Lara VILÀ, “La Historia del Gran Reino de la Chi (...)

5Un hito fundamental en este acopio de datos sobre China es el encargo del papa Gregorio XIII al dominico González de Mendoza para que redacte un tratado sobre el Imperio Celeste8. Este trabajo, una especie de suma de todo lo que se sabía sobre China hasta el momento y que reúne los conocimientos de españoles y portugueses, culminará en la ya mencionada Historia del Gran reino de la China.

Marco de la actividad traductora sino-hispánica

  • 9 José Eugenio BORAO, “La 'Escuela de traductores de Manila': traductores y traducciones en la fronte (...)
  • 10 Recordemos que las traducciones de la Historia, amén de ilustrar el inmenso interés de los europeos (...)

6Todas las vicisitudes presentadas hasta aquí conllevan, necesariamente, un intensísimo contacto entre pueblos de lenguas distintas y, por ende, una intensísima actividad de traducción. Por un lado, hay traducción oral en Manila entre chinos y españoles; la hay durante los periplos de los españoles por tierras imperiales; la continúa habiendo a través de las cartas y de los documentos administrativos que intercambian las autoridades chinas y las españolas; y se prolonga con las más tempranas traducciones de textos religiosos del español al chino, así como con la traducción de obras filosóficas o teológicas, ya a finales del siglo, del chino al español y viceversa. Toda esta labor se inscribe en el marco de lo que Borao ha denominado “Escuela de traductores de Manila”9. Por otro lado, hay igualmente actividad traductora para trasladar las obras portuguesas al castellano, lengua a partir de la cual se difundirá en Europa el conocimiento de la China desde finales del siglo XVI. Y, es más: habrá también actividad traductora cuando, después de la publicación en 1585 de la Historia del gran reino de la China, el tratado sea traducido a las principales lenguas europeas (inglés, francés, italiano, alemán, holandés y latín) en menos de 15 años10. En el marco de esta frenética empresa lingüística, nos centraremos aquí en la temprana actividad traductora sino-hispánica.

  • 11 Mientras que ya son abundantes los estudios realizados sobre la labor de intérpretes y traductores (...)

7Para conquistar un territorio hace falta conocerlo y, para conocerlo, es fundamental recabar información sobre el mismo: es esa la labor a la que dedican todas sus fuerzas algunos de los españoles instalados en Filipinas, sobre todo entre las autoridades político-administrativas y los misioneros. Estos últimos realizan, además, una intensa labor de aprendizaje de las lenguas de China y de traducción con fines de evangelización, todavía mal conocida11.

8El vaivén entre las Filipinas y las costas del Fujián en el Sudeste asiático, amén de ser un movimiento comercial, es también un movimiento lingüístico, y de esta navegación entre lenguas, fundamental para el buen entendimiento de las dos comunidades, es protagonista privilegiado el intérprete. Los intérpretes son en su mayoría sangleyes, es decir, comerciantes chinos procedentes de la región de Fujian, instalados en Manila, o pueden ser también esclavos chinos. Algunos de ellos, sangleyes o esclavos, han abrazado el cristianismo. Aunque no hay datos precisos de cómo han aprendido el español, sí hay indicios sobre sus variables niveles de competencia. Las lenguas utilizadas para la comunicación son, por un lado, el español y, por otro, tanto el mandarín –lengua de la élite letrada en China e indispensable para acceder a esta élite– como el minnanhua o fujianés –la lengua hablada por los habitantes de Fujián. A veces el portugués, lengua implantada en la zona desde hace más tiempo y conocida por algunos de los chinos –probablemente los que se dedicaban al comercio–, funciona también como lengua de contacto entre chinos y españoles.

La mediación oral

  • 12 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).
  • 13 Íbid. (consultado el 30.10.2019).

9Si el objetivo principal de los misioneros que viajan a China es conseguir permiso para instalarse en el territorio y comenzar su labor de apostolado, sus peticiones a las autoridades locales durante las expediciones deben, lógicamente, girar en torno a este tema prioritario y particularmente delicado. Sin embargo, los chinos, por su cosmovisión etnocéntrica, se muestran herméticos a todo lo que pueda suponer una intrusión o un cambio en su sistema de valores blindado y homogéneo y, por ello, los intérpretes se encuentran en una muy comprometida situación. Nada “les costará a ellos [a los intérpretes] más cara que decir a los manderines que les queremos enseñar nueva ley y costumbres12 dice Sánchez, señalando la dureza de los castigos impuestos a los intérpretes que transmitan peticiones molestas: “en diciendo las lenguas algo que derogue en algo a la autoridad y reberencia de ellos [de los mandarines], luego le azotan cruelmente”13. Muchos textos aluden a castigos que pueden llevar a los intérpretes hasta la muerte por lo que estos tienen razones más que fundadas para falsear las palabras que se les pide traducir.

  • 14 Pedro ALFARO, La carta de Frai de Alfaro a Frai Juan de Ayoza Guardián de Nuestra Señora de los Áng (...)

10Sin embargo, las continuas tergiversaciones de estos mediadores lingüísticos, motivadas por una simple necesidad de supervivencia, van a ser un serio obstáculo para los objetivos de los misioneros. Pedro de Alfaro, miembro de la expedición de Tordesillas, acusa no solo de “traidor” sino incluso de “hijo de Satanás” a uno de los intérpretes –un chino convertido al cristianismo llamado Simón, del que descubren que es “apóstata y renegado”– del que dice que “nos engañava y falseava y dava alla sus preguntas y respuestas que diziendo nosotros uno el dezia otro14.

  • 15 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).
  • 16 Para un perfil de los intérpretes en estos primeros contactos entre españoles y chinos, ver Victori (...)

11El jesuita Sánchez rechaza de plano la mediación de intérpretes que “no usan dezir la verdad antes se precian de mentir todos y saver jurar y burlar armar enbustes15. Engaño, falsedad, cambio de propósitos, traición, engañar, falsear, fingir, trastocar las palabras, mentir, jurar, burlar, mudar, decir al revés, armar embustes, decir nosotros uno el decir otro, no usar decir la verdad, decir muy diferentemente: todas estas voces y sintagmas dan fe de las quejas continuas por parte de los españoles sobre la falta de fidelidad de los intérpretes en el desempeño de su labor. Estos, sirviéndose de la astucia, manipulan su discurso para evitar la censura, no ofender a los destinatarios del mensaje traducido y evitar provocar su ira, salvando de ese modo su propia piel16.

La traducción de textos religiosos

12Las relaciones de viajes ofrecen ejemplos abundantes sobre el interés que muestran las autoridades chinas por los visitantes extranjeros y, entre otras cosas, por sus creencias. Rada y Loarca mencionan lo que serán las primeras traducciones de textos religiosos cristianos al chino, especialmente de oraciones. En una ocasión, Loarca cuenta que la autoridad de la ciudad donde se encuentran

  • 17 M. de LOARCA op. cit., p. 131vo, (consultado el 30.10.2019).

pidio le embiasemos alguna cosa escrita de nuestra mano. Embiole el padre frai Martin las oraciones del pater noster y ave maria y los mandamientos de la ley de Dios y una oracion declarada en su lengua. Respondio que todo aquello era muy bueno y a el le parecia muy bien17.

  • 18 M. de RADA, op. cit., fol. 19vo, (consultado el 30.10.2019).

13Rada agrega en su relación que las autoridades chinas le pidieron también su breviario pero que el fraile arguyó que lo necesitaba para sus rezos “pero en su lugar le dimos un libro de fray Luis de granada”18. El dato es interesante ya que, aunque el libro de Fray Luis de Granada que los españoles regalan a sus anfitriones en ese momento no sea una traducción, sí será esta obra del fraile granadino la primera que los misioneros españoles viertan al chino entre 1590 y 1592. Rada observa la reacción positiva de los chinos frente a estas oraciones traducidas

  • 19 M. de RADA, op. cit., fol. 19vo, (consultado el 30.10.2019).

“[r]eçibieron todos los que los leyeron en general gran contento”– y concluye: “creo que seria gente façil de combertir sino lo estorvase la gran magestad De sus mandadores porque algunos a quien em particular se les trato dello façilmente assentian a las cosas de nuestra fe”19.

  • 20 A. SÁNCHEZ, op. cit., Relación brebe… 1585, (consultado el 30.10.2019).

14Los textos religiosos son objeto continuo de mejoras y es notoria la voluntad de disponer de las oraciones escritas en el mejor mandarín posible ya que ello garantiza a los religiosos españoles el acceso a las élites letradas y no solamente a los chinos del Fujian, en su mayoría comerciantes y hablantes del minnanhua. El jesuita Sánchez observa de un fraile de su misma orden que “[t]enía el Padre hecho un catecismo en lengua y letras chinas y, queriendo ponerle con muy buen lenguaje de mandarín, se concertó con [un] china”20. Este chino que ayudó al jesuita era precisamente un mandarín de Pekín y, según Sánchez, a medida que iba traduciendo el catecismo se iba impregnando del texto y acabó pidiendo la conversión.

15La documentación da fe de que, unos años más tarde, estas traducciones manuscritas van llegando a la imprenta. El jesuita Ricci asegura que “[t]enemos impreso en su letra el Pater-noster i el Ave Maria, los mandamientos” y se alegra de que

  • 21 Juan Bautista ROMÁN y Matteo RICCI: Relación de Juan Bautista Román, Factor de las Islas Philipinas (...)

a todos les parece bien i lo reciben con alegría. No sabemos aun lo que Nuestro Señor querrá hacer e lo que resultará deste pequeño trabajo. Plegue a él que en todo podamos hacer su sanctísima i divina voluntad, que es lo que deseamos21.

  • 22 J. E. BORAO, art. cit., p. 37.

16Se sabe también de un catecismo publicado en 1593 con el título de Doctrina Christiana en letra y lengua china, compuesta por los padres ministros de los Sangleyes, de la Orden de Santo Domingo22. Este conjunto de humildes traducciones, realizadas claramente con el ánimo de convertir, parecen surtir cierto efecto persuasivo sobre los lectores a los que se destinan.

  • 23 J. E. BORAO presenta la importancia de la labor traductora de Cobo, art. cit. p. 34-51. Ver también(...)
  • 24 Domingo de SALAZAR, Carta-Relación de las cosas de la China y de los chinos del Parián de Manila, e (...)

17Paralelamente a las traducciones de textos devotos del español al chino, cabe destacar la labor de Juan Cobo a finales del siglo XVI. Entre 1589 y1590, este fraile dominico traduce del mandarín al español el Mingxin Baojian, un libro de máximas chinas de Confucio, Mencio y otros sabios chinos, al que da el título de Espejo rico del claro corazón23. Domingo de Salazar, Obispo de Filipinas, informa en una carta a Felipe II sobre la traducción realizada por Cobo, precisando que se trata de un documento bilingüe: “[v]a el libro en letra de China la mitad de la hoja, y en la otra mitad en la lengua castellana, correspondiéndose la una á la otra”24.

  • 25 J. E. BORAO, art. cit. p. 36.

18Cobo continúa su labor dos años más tarde con otra traducción, esta vez al chino, la de la Introducción al Símbolo de la fe de Fray Luis de Granada, cuyo título en mandarín es Shih Lu (Apología de la Verdadera religión). Borao apunta que, para este trabajo, la traducción del Espejo rico del claro corazón fue utilizada por Cobo como “referencia temática y estilística” pues le dio al traductor “una idea de los temas de interés moral para los chinos, y por tanto le habría servido de alguna manera para seleccionar o excluir diversas partes de la Introducción al Símbolo de la fe; estilística, por cuanto le habría ayudado a diseñar su método expositivo de diálogo socrático, a semejanza de la obra china”25. Se documenta así una más de las funciones de la actividad traductora, la de aprehender la cultura ajena para poder así actuar sobre los destinatarios de las traducciones de la manera más eficaz posible.

La traducción de cartas

19Además de las traducciones motivadas por razones religiosas, las relaciones administrativas y políticas que entablan españoles y chinos obligan a unos y a otros a intercambiar otro tipo de documentos, a saber cartas, pero también bandos, proclamas o edictos que emanan, en este caso, de las autoridades chinas.

  • 26 SANDE, Francisco de, Carta a Felipe II del Gobernador de Filipinas, doctor Sande. Da cuenta de su l (...)
  • 27 F. de SANDE, op. cit., (consultado el 30.10.2019).

20La relación de Loarca sobre la primera expedición de españoles al Imperio –no así la de Rada– recoge la transcripción de las cartas que llevan los castellanos a las autoridades chinas y la traducción al castellano de las respuestas de estas. Las traducciones de las cartas del castellano al chino y viceversa las lleva a cabo principalmente Sinsay, un comerciante chino afincado en Filipinas, y también Omoncón, el capitán del barco que trasladará a los españoles hasta el continente. En una misiva dirigida a Felipe II, el gobernador de Filipinas Francisco de Sande alude a estas cartas, y concretamente a las respuestas “que vinieron de china originales, trasuntadas en español”26 –es decir que se podían leer tanto en chino como en español–, y sus comentarios quejosos denuncian la falsificación de las traducciones. Cuenta que las cartas redactadas por su predecesor en el puesto, Guido de Lavazares, informaban a las autoridades chinas sobre la triunfal captura del pirata Lin Feng por los españoles. Las traducciones del comerciante Sinsay y del capitán Omoncón, en cambio, presentaban a este último como principal adalid en la lucha contra el pirata con el objetivo de obtener honores y recompensas pecuniarias por parte de los chinos. Gracias a la traducción falseada de las cartas, efectivamente, ambos recibieron importantes compensaciones económicas (“dinero, demás de la capitanía, a cada quatroçientos taes de plata, que pesa cada tae doze reales de castilla”)27. En ese caso, el motor de la tergiversación es, como bien se ve que ocurrió, la obtención de bienes materiales.

  • 28 J. GONZÁLEZ DE MENDOZA, op. cit. p. 207. Los libros que adquiere Rada en China son comentados en el (...)

21Si Cobo se basa en el Espejo rico para moldear estilísticamente su traducción del libro de Fray Luis de Granada al chino con el objetivo de transmitir con eficacia los principios cristianos, otros ejemplos dan fe de la importancia que se concede al estilo de la lengua ajena y a la adaptación a las convenciones retóricas de esta. Como botón de muestra recordemos que Rada regresa a Manila cargado de libros adquiridos en China, uno de los cuales lleva por título “Del estilo para escribir cartas, y de los títulos que se han de dar a cada uno según la dignidad o calidad de su persona”28.

22En este sentido resultan también ilustrativos los comentarios de Domingo de Salazar, obispo de Filipinas. En un memorial dirigido a Felipe II y al Consejo de Indias, Salazar señala que adjunta una carta destinada a las autoridades chinas:

  • 29 Domingo de SALAZAR, Memorial de las cosas que en estas yslas Philipinas de Poniente pasan y del est (...)

Ay va el traslado de la carta, para que allá se vea lo que se le pide, y con qué estilo, porque ansí me dixeron los chinos que entonces estavan aquí que convenía escrivirla, porque él se informara allá del estilo que nosotros tenemos y que olgara que le escrivamos como entre nosotros nos escrivimos29.

23El obispo hace hincapié en el esfuerzo realizado por adaptar el estilo de la carta a las expectativas de los destinatarios chinos que, en este caso y tal como se desprende del texto, desean recibir una carta redactada según las convenciones estilísticas españolas.

La traducción de bandos

  • 30 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).
  • 31 M. OLLÉ, Estrategias Filipinas…, t. 5, vol. 2, apéndice 1, p. 2-14, (consultado el 30.10.2019).

24La relación del año 1583 del jesuita Sánchez incluye la traducción de uno de los bandos que las autoridades chinas entregaron al misionero para que lo llevara de China a Manila30. Este texto presenta un gran interés porque el original en chino se conserva en el Archivo de la Real Academia de la Historia y es uno de los pocos casos en que se puede cotejar el documento original con su traducción al español. En su tesis de doctorado, Manel Ollé presenta el texto original de este bando en caracteres chinos, con la transcripción en pidyin y la traducción literal al español actual31. Veamos, en primer lugar, la traducción literal del salvoconducto propuesta por Ollé:

Yo, Hu de la comisión de la administración provincial de Guangdong y de otros lugares, y ostentando además las funciones de vicecomisario de la administración de la Izquierda y del circuitos generales de la administración de Chaozhou, hago pública esta orden de dejar volver a los bárbaros para proclamar la fama y para manifestar la majestad celeste del emperador, así como para promulgar prohibiciones muy estrictas. Recientemente cerca del puesto marítimo de Jieshi se han apresado dieciocho bárbaros y un navío, y en el puesto marítimo de Zhelin se han apresado veintiséis bárbaros religiosos, y un navío. Sería pues necesario castigarlos severamente según las leyes. Pero en el presente reinan los excelsos emperadores de la dinastía Ming que tienen magnanimidad hacia las gentes lejanas. He recibido además instrucciones del comisario imperial gobernador general de los asuntos militares de las provincias de Guangdong y Guangxi y presidente del Ministerio de la Guerra de nombre Chen así como del censor inspector de Guangdong, de nombre Luo. Estos bárbaros son originarios del pequeño reino de Lüsong y han venido para establecer relaciones tributarias. Si confiamos en la sinceridad de sus muestras de lealtad, se puede verdaderamente tomar en consideración su petición. Pero hasta ahora este país no ha tenido nunca un reglamento de tributo. ¿Como podrían ellos formular tal petición? Conforme a las instrucciones dadas, su navío les ha sido retornado para que vuelvan a su país, pero además ha sido proclamada orden pública a cada uno de estos bárbaros para que en el futuro no den crédito a las propuestas de gentes viles, y no vengan a través de los mares y violando las defensas. Que sepan que les será inútil arrepentirse. Esta proclamación se expone para manifestar la virtud sin límite de la dinastía celeste así como para mostrar el rigor de las leyes de la dinastía celeste. Entonces la gran distinción entre los chinos en el interior y los bárbaros en el exterior será la correcta. Que esta proclamación llegue a sus destinatarios y que cada uno sepa lo que precede. Entregada el décimo año del Emperador Wanli el décimo mes, el ventisesiavo día.

  • 32 Para los textos llamados “dispositivos”, ver Andreas WESCH, “Hacia una tipología lingüística de los (...)
  • 33 Los regalos que los españoles llevaban fueron interpretados por los chinos en este sentido.

25Se trata de un documento dispositivo32 –es decir, un texto en el que se promulgan órdenes, se decretan prohibiciones o se conceden permisos–, emitido por las autoridades chinas y dirigido a un público muy amplio que abarca desde las jerarquías políticas y administrativas hasta los chinos que tratan con extranjeros. En el bando se percibe claramente la distancia social existente entre emisores y destinatarios, y la superioridad jerárquica de los primeros; de ahí su tono oficial y solemne. La proclama informa del perdón que las autoridades chinas han otorgado a dos grupos de españoles que habían sido apresados después de haber penetrado ilegalmente en territorio imperial y rechaza la pretendida petición de los españoles de establecer relaciones tributarias con el imperio33. El documento recuerda los severos castigos impuestos a todo extranjero que no respete las fronteras imperiales, hace hincapié en que los españoles han sido perdonados gracias a la magnanimidad mostrada por el emperador y sus representantes, y les insta a no volver a entrar en China.

  • 34 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).
  • 35 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).

26El jesuita Sánchez, interesado en conocer el contenido de la chapa que los chinos le mandan transportar a Manila, pide que se la traduzcan al castellano y, en su relación, amén de integrar el texto traducido, aporta información interesante sobre las circunstancias en las se realiza la traducción. Dice que “para saver lo que contenía o con qué estilo benía esta licencia, llamamos aquí un china cristiano con otros quatro o cinco chinas doctos en sus letras de los que aquí salieron a la sazón de Chincheo”34. Es llamativo el interés de Sánchez tanto por el contenido como por el estilo de la chapa y precisa que la traducción fue realizada delante de él y “al pie de la letra” 35. La traducción reza así:

  • 36 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).

Punchichi, manderín de esta ciudad de Cantón, llamado en su propio nombre Ley Ton Tocho chanaho […]
Chapa en que damos licencia por respeto de Dios para que los castillas que binieron a China se tornen a Luzon, por que en la mar no han hecho mal a nadie.
Por que lo quisso Dios llegó acá una fregata con diez y ocho hombres y, en nuestro puerto que se llama Quecheu, fue tomada de nuestra armada y traida ante nós. Y al principio los quisimos sentenciar a muerte, pero haciendo más información vimos que eran buenos hombres. Después vino otra fragata a otro puerto de nuestra tierra que se llama Chana con veynte y seis personas y también nuestros guardas lo trajeron ante nós a Cantón y, haciendo nuestras diligencias, hallamos que los señores de la fragata eran Padres de Dios y todos buena gente. Y ansí los libramos y enbiamos su chapa al señor Tutan y la confirmó y mandó al Aytao y Conchefu de Cantón que los enbiasen a Macán y, porque esta fragata benía de aquella isla de Luçón a traer carta y presentes y mirando a nuestras leyes, hallamos que no se podía por ellas recebir esto ni hazer amistad con estos hombres, por que son los que dizen nuestras leyes que tienen ojo de gato, de los quales nos debemos guardar y, dando noticia al nuestro Tutan de esto, respondió que nuestras leyes a toda gente admiten sino a ojos de gato, por lo cual mandó les volviesen su carta y presentes y enbiasen a Macán, pues agora mandamos que la gente castellana se vuelva a Luçón y no se dexen más engañar de los chinas que están allá por que no los castiguemos ni matemos si vinieren más acá. Y esta chapa que les damos para que lleben, ponganla allá en parte donde la vean todos los chinos de Luzon para no aconsejar a los castillas que bengan acá y agora, por ser nosotros hombres buenos, los dexamos que se vayan en salud, mas digan allá que no bengan más, por que no lo haremos y nuestros guardas de mar los matarán. Acava nuestra chapa. Póngase en público por que lo sepan todos. Manlehe, rey de China diez años ha y veynte y seys días. Chapa. Leytontocho chanciho manderín"36.

27Saltan a la vista las diferencias entre el texto de Ollé y la traducción que integra Sánchez en su relación. En primer lugar, hay que señalar que la traducción provoca, obviamente, una nueva situación enunciativa pues cambian los emisores y los destinatarios respecto al texto original: el salvoconducto original, emitido por las autoridades imperiales, está destinado a ser leído por miembros de la misma comunidad cultural de la que emana el texto, conocedora de las convenciones escrituarias de este tipo de documentos, de su propia cultura y de sus leyes. La traducción encargada por Sánchez, en cambio, es realizada por sangleyes, es decir chinos afincados en Filipinas, para unos destinatarios que son, en primer lugar, el propio misionero, y, en segundo lugar, los españoles residentes en las islas. Tanto el uno como los otros son ajenos a la cultura del texto original y a las convenciones textuales ligadas con este. La nueva situación enunciativa provoca además, una modificación de las relaciones jerárquicas entre emisores y destinatarios: en el caso de la traducción, estos dos grupos tienen una relación mucho más próxima que la que veíamos entre emisores y destinatarios en el documento original.

28Estos cambios explican algunas de las diferencias que se observan entre ambos textos: la solemnidad y el carácter formulario y estereotipado del documento original dejan paso a un estilo coloquial visible en algunas repeticiones, por ejemplo, o, de modo más significativo todavía, en la narrativización del texto. En efecto, difiere la tipología textual dominante en el texto original y el texto traducido. Si el primero es un texto claramente dispositivo, su traducción en español –aun cuando su objetivo siga siendo emitir una prohibición– convierte buena parte de los acontecimientos expuestos en el original en una larga secuencia de carácter narrativo, incardinando los hechos en el tiempo.

29Por otro lado, las diferencias culturales entre las dos comunidades de destinatarios llevan a introducir diversos cambios en el texto. Se observan reducciones: los cargos que ostenta el emisor del bando, por ejemplo, –y que, por supuesto, no debían de ser muy elocuentes para los españoles– quedan reducidos a dos términos “Punchinchi” y al término fundamental de “mandarín”, que funciona en el español de la época como hiperónimo para designar a toda autoridad china: “Punchichi, manderín de esta ciudad de Cantón”.

30Hay también precisiones y amplificaciones, que nos limitaremos a ejemplificar a partir de la comparación de uno de los enunciados en el texto original y en el traducido. Mientras que en el original se lee: “hago pública esta orden de dejar volver a los bárbaros para proclamar la fama y para manifestar la majestad celeste del emperador, así como para promulgar prohibiciones muy estrictas”, la traducción reza: “Chapa en que damos licencia por respeto de Dios para que los castillas que binieron a China se tornen a Luzon, por que en la mar no han hecho mal a nadie”. Se observa que, en el original, el conjunto de pueblos extranjeros ajenos al Imperio se designa mediante la voz “bárbaros”. La traducción acota estos “bárbaros” a uno solo de sus grupos, los “castillas que vinieron a China” que son, de hecho, los destinatarios de la traducción. La traducción añade, además, referencias totalmente ausentes en el original pues asimila a estos “bárbaros” a un pueblo con ojos de gato. Se trata de la evocación de una antigua leyenda china en la que se predecía que una población con ojos de gato llegaría al Imperio y lo conquistaría; desde los primeros contactos sino-hispánicos, los chinos identifican a esos hombres de ojos de gato con los españoles. El original se refiere, además, a “dejar volver” a estos extranjeros, sin especificar dónde mientras que la traducción precisa que pueden volver a Luzón.

31Se observan, además, cambios relevantes. En primer lugar, la cristianización de la traducción, mediante referencias a Dios inexistentes en el texto original, que marca ideológicamente la traducción. Por otro lado, las razones invocadas en uno y otro texto para liberar a los españoles son totalmente distintas. Según el original, se los libera para que den fe de la importancia del emperador y difundan las prohibiciones sobre las que se regula la entrada en el imperio, aludiendo a la magnanimidad de los chinos que dejan en libertad a los intrusos españoles. En la traducción, desaparece prácticamente todo elogio a las autoridades chinas (salvo en un muy modesto “por ser nosotros hombres buenos”) mientras que los españoles son presentados positivamente como gentes que “no han hecho mal a nadie”, como “buenos hombres” y “buena gente”. Frente al autoelogio de los chinos en el texto original, la traducción opta por ofrecer una imagen positiva de los propios destinatarios de la traducción.

32Otro cambio digno de señalar es la referencia en la chapa a los “bárbaros” que desean “establecer relaciones tributarias” con los chinos. Como esta idea no había sido en absoluto la de los castellanos –y los traductores lo saben–, la traducción especifica que los españoles habían viajado a China con cartas y presentes, en signo de amistad.

  • 37 Curiosamente, Sánchez comenta que a los portugueses les remitieron una chapa con un contenido práct (...)

33Vemos que las soluciones adoptadas en la traducción tienen un objetivo claramente pragmático. Los traductores, fujianeses insertos en la comunidad española de Manila e incluso uno de ellos cristiano como sabemos por el comentario de Sánchez, tienen el deber de presentar la información principal contenida en la chapa original e intentan hacerlo de modo que esta sea lo más asequible posible para los destinatarios de la traducción. Modifican el texto, redactándolo en un estilo más coloquial que el original, reduciendo contenidos irrelevantes para los castellanos y amplificando otros con el objetivo de precisarlos o de clarificarlos. Pero, seguramente, lo más importante sean las claras miras persuasivas de las modificaciones introducidas: los traductores están interesados en agradar a los destinatarios de los textos, ofreciéndoles una imagen positiva de sí mismos y anclando el discurso en el universo religioso que les es propio. Los traductores intentan suavizar así el tono áspero del documento original, reducir el desencuentro que este puede producir entre chinos y españoles, y no acabar con las esperanzas de los españoles, que están buscando puertas de entrada al Imperio37.

A modo de conclusión

34Como hemos podido ver, la labor traductora durante el periodo que abarca del 1565 al 1600 va ligada al doble objetivo que persiguen los españoles en el Mar de China, a saber, el de expandir el cristianismo y el de ampliar los horizontes territoriales, políticos y comerciales en la zona. El tipo de textos que se traducen, la doble dirección de las traducciones (del español al chino y viceversa), la preocupación por el estilo en que estas traducciones se realizan así como las modificaciones entre texto original y texto traducido tienen como meta contribuir a estos objetivos.

35Los traductores manipulan el discurso tanto en el contenido como en la forma con el ánimo de actuar sobre los destinatarios de la traducción. Sus motivos, muy diversos, pueden ir de la simple necesidad de sobrevivir al trabajo que se les encomienda a la codicia que les empuja a obtener un máximo provecho económico de su labor como mediadores, pasando por la voluntad de hacer asequible el texto traducido a sus destinatarios o de conseguir la recepción más favorable posible de unos mensajes que, por los intereses encontrados entre los dos grupos lingüísticos o por pertenecer estos a dos universos culturales tan distantes (valores, religión, modos de razonamiento o convenciones lingüísticas, entre otros), no siempre son favorables o conformes a los intereses de uno u otro grupo.

Haut de page

Notes

1 Juan GONZÁLEZ DE MENDOZA, Historia de las cosas más notables, ritos y costumbres del Gran Reino de la China, Madrid: Miraguano, 2008.

2 Este corpus textual, recopilado por la profesora Dolors FOLCH y su equipo, está disponible en la siguiente dirección: https://www.upf.edu/asia/projectes/che/principal.htm.

3 Para una información completa sobre la actividad de los españoles en China y sus expectativas respecto al Imperio, ver: Manuel OLLÉ, Estrategias Filipinas Respecto a China: Alonso Sánchez y Domingo de Salazar en la empresa de China (1581-1593) http://hdl.handle.net/10803/7437, 1998; Manuel OLLÉ, La invención de China. Percepciones y estrategias filipinas respecto a China durante el siglo XVI, Wiesbaden: Harrassowitz Verlag, 2000; y Clotilde JACQUELARD, De Séville à Manille, les Espagnols en mer de Chine. 1520-1610, Paris: Les Indes Savantes, 2015.

4 Martín de RADA, Relaçion Verdadera delas cosas del Reyno de Taibin por otro nombre china y del viaje que ael hizo el muy Reverendo padre fray martin de Rada provinçial que fue delaorden delglorioso Doctor dela yglesia San Agustin. quelo vio yanduvo en la provinçia de Hocquien año de 1575 hecha porelmesmo.
https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/radapar.htm, 1575.

5 Miguel de LOARCA, Relacion del viaje que hezimos a la China desde la ciudad de Manila en las del poniente año de 1575 años, con mandado y acuerdo de Guido de Lavazaris governador i Capitan General que a la sazon era en las Islas Philipinas, https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/loarca.htm, 1575.

6 Agustín de TORDESILLAS, Relación de el viaje que hezimos en china nuestro hermano fray Pedro de Alpharo con otros tres frailes de la orden de Nuestro seraphico padre san francisco de la prouincia de san Joseph del año del señor de mil y quinientos y setenta y nueve años, fecha por mi fray agustín de Tordessillas fraile profeso de la dicha prouincia, Testigo de vista de todo lo que aquí va ascripto, https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/tordes.htm, 1578; Francisco de DUEÑAS, Relacion de algunas cosas particulares quevimos yentendimos enel reyno dechina especial dela ciudad de Canton yde otras particulares de que el padre fray agustinde Tordesillas que en la Relacion atras daquenta mas larga de toda nuestra Jornada nosequiso ocupar porser cosas aJenasasuprofesion hechapormiel alferez francisco de dueñas, https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/duenas.htm, 1580.

7 Alonso SÁNCHEZ, Relación breve de la jornada quel P. Alonso Sánchez dela Compañía de Jesús hizo por horden y parezer del SR. D. Gonzalo Ronquillo de Peñalosa, governador de Philipinas, y del Sr. obispo y oficiales de S.M. desde la Isla de Luzón y ciudad de Manila a los Reynos de la China, https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/sanchez2.htm, 1583; Relación brebe de la jornada que hizo el P. Alonso Sánchez la segunda vez que fué a la China el año 1584, https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/sanchez4.htm, 1585; Relación de las cosas particulares de la China, la qual escribio el P. Sanchez de la Compañía de Jesús que se la pidieron para leer a su Magestad el Rey Don Felipe II estando indispuesto, http://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/sanchez.htm, 1588.

8 Sobre este proceso de reunión de materiales, véase Lara VILÀ, “La Historia del Gran Reino de la China de Juan González de Mendoza. Hacia un estudio de las crónicas de Oriente en la España del Siglo de Oro”, Boletín Hispánico Helvético 21, 2013, p. 71-97.

9 José Eugenio BORAO, “La 'Escuela de traductores de Manila': traductores y traducciones en la frontera cultural del Mar de China (Siglos XVI y XVII)”, in: Isaac DONOSO JIMÉNEZ (coord.), Historia cultural de la lengua española en Filipinas ayer y hoy, Madrid: Verbum, 2012, p. 23-52.

10 Recordemos que las traducciones de la Historia, amén de ilustrar el inmenso interés de los europeos por este Imperio, proyectarán en Europa una imagen altamente positiva de la China que contribuirá a la sinofilia que Europa conoció hasta el siglo XVIII.

11 Mientras que ya son abundantes los estudios realizados sobre la labor de intérpretes y traductores en las Indias Occidentales es mucho menor la atención que han suscitado estas figuras en las llamadas Indias Orientales, sobre todo por lo que se refiere al episodio de contacto lingüístico que estamos presentando, el de las relaciones entre la comunidad hispana y la china, que merecería más atención de la que ha recibido hasta la fecha. Para la labor de los intérpretes y traductores en Indias Occidentales, ver los siguientes trabajos de Francisco de SOLANO, “El intérprete, uno de los ejes de la aculturación”, in: Simposio Hispanoamericano de indigenismo histórico, Terceras Jornadas americanistas de la Universidad de Valladolid, Valladolid: Universidad de Valladolid, 1975, p. 265-278; Cuestionarios para la formación de las Relaciones Geográficas de las Indias, siglos XVI-XIX, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 1988; y Documentos sobre política lingüística en Hispanoamérica (1492-1800), Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), 1992.

12 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).

13 Íbid. (consultado el 30.10.2019).

14 Pedro ALFARO, La carta de Frai de Alfaro a Frai Juan de Ayoza Guardián de Nuestra Señora de los Ángeles y Comunes, en Manila su fecha en la ciudad y Río de Cantón a 13 de octubre 1579, https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/alfaro.htm, 1579, fol. 1ro-1vo, (consultado el 30.10.2019).

15 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).

16 Para un perfil de los intérpretes en estos primeros contactos entre españoles y chinos, ver Victoria BÉGUELIN-ARGIMÓN, “The Image of the Interpreter in the First Sino-Spanish Contacts (16th Century)” / “La figura del intérprete en los primeros contactos sino-hispánicos (siglo XVI)”, Sinología Hispánica. China Studies Review, 8, (1), 2018, p. 1-26, DOI: http://dx.doi.org/10.18002/sin.v1i8.5924.

17 M. de LOARCA op. cit., p. 131vo, (consultado el 30.10.2019).

18 M. de RADA, op. cit., fol. 19vo, (consultado el 30.10.2019).

19 M. de RADA, op. cit., fol. 19vo, (consultado el 30.10.2019).

20 A. SÁNCHEZ, op. cit., Relación brebe… 1585, (consultado el 30.10.2019).

21 Juan Bautista ROMÁN y Matteo RICCI: Relación de Juan Bautista Román, Factor de las Islas Philipinas en Macán. Copia de la carta que me escribió el P. Matheo Resi, italiano de la Compañía de Jesús, que reside con el P. Miguel Ruggiero en la ciudad de Juaquín, cabeza desta provincia de los Cantones en los Reynos de la China, i donde reside el Virrei desta dicha provincia, la qual recebí en Macao, veinte leguas de Cantón, he cincuenta de Juaquín, https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/romricc.htm,1584, (consultado el 30.10.2019).

22 J. E. BORAO, art. cit., p. 37.

23 J. E. BORAO presenta la importancia de la labor traductora de Cobo, art. cit. p. 34-51. Ver también Gabriel GARCÍA-NOBLEJAS, “Fray Juan Cobo”, https://cvc.cervantes.es/obref/china/fray_juan.htm.

24 Domingo de SALAZAR, Carta-Relación de las cosas de la China y de los chinos del Parián de Manila, enviada al Rey Felipe II por Fr. Domingo de Salazar, O. P, primer obispo de Filipinas. Desde Manila, á 24 de junio, de 1590, https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/salazar8.htm, 1590, (consultado el 30.10.2019).

25 J. E. BORAO, art. cit. p. 36.

26 SANDE, Francisco de, Carta a Felipe II del Gobernador de Filipinas, doctor Sande. Da cuenta de su llegada y accidentes de su viaje; de la falta que hay allí de todo, y habla de Religiosos, minas, de la China, Mindanao, Borneo, etc. https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/sande1576.htm, 1576, (consultado el 30.10.2019).

27 F. de SANDE, op. cit., (consultado el 30.10.2019).

28 J. GONZÁLEZ DE MENDOZA, op. cit. p. 207. Los libros que adquiere Rada en China son comentados en el artículo de Dolors FOLCH, “Martín de Rada’s Book Collection”, Sinología Hispánica. China Studies Review, 6, (1), 2018, p. 1-26.

29 Domingo de SALAZAR, Memorial de las cosas que en estas yslas Philipinas de Poniente pasan y del estado de ellas y de lo que hay que remediar, hecho por fray Domingo de Salazar, Obispo de las dichas yslas, Para que lo vea Su Magestad y los Señores de su Real Consejo de Yndias, 1583, https://www.upf.edu/asia/projectes/che/s16/salazar9.htm, (consultado el 30.10.2019).

30 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).

31 M. OLLÉ, Estrategias Filipinas…, t. 5, vol. 2, apéndice 1, p. 2-14, (consultado el 30.10.2019).

32 Para los textos llamados “dispositivos”, ver Andreas WESCH, “Hacia una tipología lingüística de los textos administrativos y jurídicos españoles (siglos XV-XVII)”, in: Wulf OESTERREICHER, Eva STOLL y Andreas WESCH (eds.): Competencia escrita, tradiciones discursivas y variedades lingüísticas. Aspectos del español europeo y americano en los siglos XVI y XVII, Tubinga: Gunter Narr Verlag, 1998.

33 Los regalos que los españoles llevaban fueron interpretados por los chinos en este sentido.

34 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).

35 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).

36 A. SÁNCHEZ, Relación breve… 1583, (consultado el 30.10.2019).

37 Curiosamente, Sánchez comenta que a los portugueses les remitieron una chapa con un contenido prácticamente igual salvo que difería en que no hacía mención de Dios “ni trataba de la carta y presente que nosotros llevábamos, ni de la consulta que hicieron con sus leyes para ver si podían admitir nuestros dones y la amistad y comercio que la carta les pedía, y lo que toca esta chapa de ojos de gato”. Este comentario de Sánchez hace sospechar que, muy probablemente, la traducción de la chapa entregada a los portugueses fue realizada de manera más literal que la de la chapa española.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Victoria Béguelin-Argimón, « Los albores de la actividad traductora sino-hispánica: objetivos múltiples tras la mediación lingüística », e-Spania [En ligne], 36 | juin 2020, mis en ligne le 01 juin 2020, consulté le 14 juillet 2020. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/35803 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.35803

Haut de page

Auteur

Victoria Béguelin-Argimón

Université de Lausanne

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals