Navigation – Plan du site

AccueilNuméros37Ekphrasis et hypotypose. Les fonc...«¡Detente ahí, que aquí comienza ...

Ekphrasis et hypotypose. Les fonctions d’une technique discursive de l’évidence : plaire et convaincre, dans la péninsule Ibérique médiévale et moderne

«¡Detente ahí, que aquí comienza el Imperio de la Muerte!»: La inscripción en la puerta de acceso a un recinto sobrenatural. Aproximación al estudio de un motivo literario y ecfrástico

Gerardo Román Altamirano Meza

Résumés

The inscription on a door that can easily be a via to transport an individual to another reality or world can be investigated since antique literature. On this paper, the author tries to demonstrate the existence of this phenomenon as a literary motif and, in the same fashion, tries to relate it to the field of Rhetoric and discourse studies, i.e ekphrasis. Firstly, the author defines the concept of literary motif and its place on the discourse studies; meanwhile, in the second section, the author focuses on meta-writing elements which appear in antique and medieval literature. Finally, in the third part of this paper, the author tries to demonstrate the existence of a tradition in a literary motif: the inscription on a door which is a kind of portal to access to a supernatural place. A motif that can be easily found until modern literature.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 El nombre latino –Catacumba– proviene del griego κατά, que es un adverbio de direccionalidad, que s (...)

1Hay, en París, un lugar inevitable para todos aquellos que buscan la historia de uno de los aspectos tanto existenciales, como fundamentales, para el hombre: la muerte. Se trata de un cementerio subterráneo, llamado Les catacombes, que data del siglo XVIII; y que, de alguna manera, imita, bajo la estética neoclásica, ciertas construcciones romanas dedicadas al reposo de los cuerpos sin vida y cuyas muestras originales se puede visitar en Roma, la Urbs aeterna1. En la entrada de aquel recinto –el francés neoclásico–, se lee la siguiente inscripción: Arrete! C’est ici l’impire de la Morte!: frase que, en castellano, traduzco como: “Detente ahí, ¡que aquí comienza el Imperio de La Muerte!”

  • 2 Dante Alighieri, Divina Commedia, Inferno, ed. Anna Maria Chiavacci Leonardi, Milán: Arnoldo Mondad (...)

2Para los especialistas en Literatura e Historia, de alguna forma, lo anterior resulta familiar; pues, tras este referente: ¿qué estudioso de las Letras Universales no podría traer a cuenta la célebre inscripción que, según Dante y su Commedia, se encuentra justamente en la Entrada al Infierno?2

3En este trabajo ha sido mi objetivo sugerir que, a partir del siglo XIV, en ciertas literaturas europeas, pervivió un motivo o topos retórico y ecfrástico que, quizás, tuvo su origen en la literatura antigua; y, después, se asentó en las literaturas europeas medievales y renacentistas; un motivo que, sin duda, se ha seguido empleando, en literatura y otras formas de narrar historias, hasta nuestros días. En este escrito, a este aspecto lo denomino La inscripción en la puerta de acceso a un recinto sobrenatural. Asimismo, en este escrito sostengo que ciertos conceptos narratológicos pueden equipararse a la más antigua reflexión del discurso, la Retórica.

4Para demostrar lo anterior, he dividido el presente escrito en tres puntos: a) el concepto de motivo y su lugar equiparable o asimilable en el ámbito de la Retórica; b) elementos metaescriturales como motivos o topoi literarios y c) el motivo de “La inscripción en la puerta de acceso a un recinto sobrenatural”, aproximación a una posible tradición discursiva y ecfrástica.

La noción de motivo literario y su lugar en la Retórica

  • 3 Esto no es, para nada, una novedad pues, como bien ha señalado Roland Barthes acerca de la conceptu (...)

5Como muchos elementos relacionados con el estudio del discurso y otras formas de reflexión que se tiene acerca de él; el significado, o concepto del término motivo, fluctúa entre diversas definiciones3; pues, muchas veces se confunde el concepto de tema con el de tópico. De esta suerte y a modo de muestra, Edward Quinn, en su Dictionary of Literary and Thematic Terms, propone que la definición de motivo es:

  • 4 Edward QUINN, Dictionary of Literary and Thematic Terms, Nueva York: Facts on File, 1999, s.v. Moti (...)

…an element that appears in a number of literary works. It differs from a theme, in that it is a concrete example of a theme. Hamlet’s apostrophe to “poor Yorick” is an expression of memento mori (remember you must die), which is a motif, which is part of the play’s larger theme of Death. 4

6Si bien concuerdo con la primera parte de la cita, en la que el autor afirma que un motivo es un elemento que aparece en un número variado de obras literarias; habría que pensar, basándose en esa misma cita, si acaso el memento mori es en realidad un motivo o, bien, se trata de un tópico o bien, incluso, de un tópico “tematizado”. Por otra parte, Estébanez Calderón señala, en su Diccionario de términos literarios, que un motivo:

  • 5 Estébanez CALDERÓN, Diccionario de términos literarios, Madrid: Alianza¸ 2016, s.v. Motivo.

Es la unidad mínima en que pueden descomponerse los elementos constituyentes de la fábula o el tema de una obra narrativa o dramática […Asimismo] los motivos, combinándose entre sí, forman la estructura temática de la obra5

7Ante tal afirmación, podemos decir que un motivo es una parte mínima y constituyente de un tema literario que, por lo general, como señala Claudio Guillén en su obra, Entre lo uno y lo diverso, apela al Alma Universal; es decir, a la serie de vivencias que, como individuos o colectividad contemporánea o histórica, experimentamos todos los seres humanos. Temas son, entonces: el amor, la muerte, la guerra, la traición, la soledad, el abandono, etc.; mientras que, motivos, bajo la lógica narratólogica, sería una especie de variantes o especificidad de los temas y que, en efecto, se puede presentar en más de una obra literaria. Motivos son, entonces: el amor prohibido, la muerte y el suicidio, la guerra entre los hermanos, la traición al poderoso, el príncipe o la princesa abandonados en un bosque, el abandono por el olvido.

  • 6 Cabe mencionar que, ya desde hace más de dos décadas, cierta crítica ha tratado de conciliar estos (...)
  • 7 En la cita original, en la edición bilingüe de Nuñez a la obra de Cicerón se lee lo siguiente: “est (...)

8No obstante, el reto en esta investigación y reflexión ha sido conciliar dos tipos de maneras de estudiar el discurso; por una parte la Retórica y, por otro, la Narratología6. En ese sentido, si tomamos en cuenta que, para la Narratología, los motivos, además de darle movilidad a la narración, son parte de un arsenal de elementos potencialmente utilizables para la construcción de un relato, no me parece errado mencionar que, en el campo de la Retórica, esto se debe relacionar con el ámbito de la Inventio, es decir: como señala Cicerón, en De Inventione, o La invención retórica, una de los cinco partes fundamentales del quehacer retórico y que consiste: “en la búsqueda de argumentos (y elementos) verdaderos o verosímiles que hagan creíble nuestra causa.”7 En efecto, es a la Inventio a la parte discursiva que el creador debe recurrir para escoger tópicos y motivos que, en la tradición retórica clásica, se agrupan en los llamados topoi o lugares comunes y que, sin problema alguno, pienso, podemos reconciliar con los elementos llamados motivos en el estudio narratológico.

  • 8 Empero, habría que recordar que estos –es decir, los motivos– no son elementos obligatoriamente de (...)
  • 9 Everardo el alemán, en su Laborintus (v. 300-340), una de las artes poetriae más influyentes en el (...)
  • 10 Muchos de estos motivos han sido ya estudiados por Thompson en su ya citado Motif Index of Folk lit (...)

9De esta suerte, en tanto elementos constituyentes de un discurso, los motivos o topoi son, si es que podemos utilizar esa metáfora, parte del andamiaje retórico, y por supuesto narrativo, que sostiene la defensa de una causa o bien, en el ámbito literario, el tema de una obra8. Así pues, no resulta extraño hablar de los tres hijos o hijas del rey, del brebaje que transforma a quien lo bebe; o bien, del espejo o caldero mágico; e, incluso, algunos elementos relacionados con la ekphrasis, como una de las técnicas retóricas de amplificación discursiva9; y en donde encontraríamos supuestos objetos en cuyas superficies, según las obras, se halla imágenes realizadas por algún artífice. Incluso también podríamos hablar de elementos metaescriturales; pues, en innumerables textos, hallamos que, también, sobre la superficie de pretendidos objetos, alguien realiza una inscripción; hecho que, debido a la naturaleza de la fuente –es decir, el libro– nos coloca ante un ejercicio de metaescritura; esto es “leemos que leemos”; leemos supuestos mensajes inscritos en objetos varios como: escudos, paredes o bien sepulturas y puertas de acceso a recintos extraños, como a continuación se tratará10.

La metaescritura como elemento literario/ecfrástico y su relación con la Retórica

  • 11 En la nota 342b de su edición al Libro de Alexandre, Casas Rigall sostiene que, en el Excidium Troi (...)

10La presencia de elementos metaescriturales existe ya en Literatura Clásica. De esta suerte, además de la famosa inscripción en la manzana de la Discordia –(Kallisti, decía el fruto, en griego, y esto es: para la más bella)11, que, debido a la disputa entre tres diosas, desencadenaría la guerra de Troya. Varios son los testimonios que podemos encontrar, tanto en Literatura Clásica como Medieval. En este breve apartado, a propósito de la entrada a un sitio sobrenatural, sólo me dedicaré brevemente a estudiar algunos epitafios y su re-presentación, como motivo o topos retórico, en algunas literaturas.

11Uno de los autores clásicos que se valió de este tipo de estrategias del discurso literario fue Ovidio quien, en sus Metamorfosis, afirma que, después del terrible accidente por motivos de hybris, Faetón cae desde los cielos y es entonces que:

  • 12 Me parece conveniente utilizar la tipografía propuesta en esta cita, es decir, la inscripción señal (...)

Naides Hesperiae trifida fumantia flamma
corpora dant tumulo, signant quoque carmine saxum:
HIC·SITVS·EST·PHAETHON·CVRRVS·AVRIGA·PATERNI
QVEM·SI·NON·TENVIT·MAGNIS·TAMEN·EXCIDIT·AVSIS12.

12Por otro lado, en sus Tristes, este mismo autor advierte a su esposa, el siguiente mensaje siniestro:

  • 13 Ovidius Naso, Tristia, ed. G. Luck, Heidelberg, 1977, III, 3, v. 65 y ss. La traducción que realiza (...)

Ossa tamen facito parva referantur in urna:
sic ego non etiam mortuus exul ero
(non vetat hoc quisquam: fratrem Thebana peremptum
supposuit tumulo rege vetante soror)
atque ea cum foliis et amomi pulvere misce,
inque suburbano condita pone solo;
quosque legat versus oculo properante viator,
grandibus in tumuli marmore caede notis:
HIC·EGO·QVI·IACEO·TENERORVM·LVSOR·AMORVM
INGENIO·PERII·NASO·POETA·MEO
AT·TIBI·QVI·TRANSIS·NE·SIT·GRAVE·QVISQVIS·AMASTI
DICERE·NASONIS·MOLLITER·OSSA·CVBENT13.

  • 14 Amaia ARIZALETA, “Le vers sur la pierre”, Troianalexandrina: Anuario sobre literatura medieval de m (...)

13En la literatura medieval, debido a su influencia clásica, varios son también los testimonios literarios metaescriturales. Acerca de este tema, Amaia Arizaleta, en su artículo, “Le vers sur la pierre”, se dedica a estudiar los elementos de esta naturaleza que aparecen en dos obras claves del mester de clerecía: el Libro de Alexandre y el Libro de Apolonio14. Con respecto al primero, la autora da cuenta de, por lo menos, siete aspectos de metaescritura que aparecen en la obra; entre los que destacan ciertos epitafios, como el de la tumba de Aquiles, en el que, según la obra medieval, se lee lo siguiente:

  • 15 Op .cit. v. 330 y ss.

Aquiles só, que yago so este mármol serrado,
el que ovo a Éctor el troyano rancado;
matome por la planta Paris el perjurado,
furto, sin sospecha, yaziendo desarmado
15.

14Como ya ha señalado la crítica, este mismo modelo sirvió para que, años posteriores y paródicamente, Juan Ruiz, Arcipreste de Hita, afirmara algo similar con respecto al epitafio de la tumba de Urraca, en el cual se lee el siguiente mensaje:

  • 16 Arcipreste de Hita, Libro de Buen Amor, ed. G.B Gybbon-Monypenny, Madrid: Castalia. c. 1576.

Urraca só, que yago so esta sepultura:
En quanto fui al mundo, ove vicio e soltura;
Con buena razón muchos casé, nomn quise locura;
Caí en una ora so tierra del’altura
16.

15Finalmente, acerca de los elementos metaescriturales, vistos como topoi o motivos, habría que recordar el final de Ozymandias, poema de P. Shelly. Un poema sobre una escultura de un viejo gobernante egipcio, bajo cuya estela funeraria, según el poeta inglés, se podía leer lo siguiente: “My name is Ozymandias, king of kings: Look on my works, ye Mighty, and despair!” que traduzco como: “Mi nombre es Ozymandias, Rey de reyes; ¡contemplad mis obras!, vosotros… los poderosos. Y, entonces, desesperad.” Pero, qué podemos decir con respecto a ciertas inscripciones literarias en puertas de entradas a un sitio sobrenatural, veamos.

El motivo de “La inscripción en la puerta de acceso a un recinto sobrenatural”, aproximación a una posible tradición discursiva

  • 17 Ovidio, Op. cit. II, v. 1-20.
  • 18 Virgilio, Eneida, ed., y trad., Javier de Echave-Sustaeta, Madrid: Gredos, 1992, VI, v. 14-34.

16En la literatura de la Antigüedad clásica, la descripción o écfrasis de las imágenes esculpidas en las puertas de acceso a un recinto sobrenatural son relativamente frecuentes. Basta recordar, por ejemplo, la descripción de las puertas del Palacio del Sol, que Faetón contempla en las Metamorfosis Ovidio;17 o bien la serie grabados que, según la Eneida, Dédalo cinceló sobre las puertas del templo de Apolo y que Eneas contempla, justo antes de que se encuentre con la Sibila y ésta le revele el Futuro18.

  • 19 Como una herencia de los textos preceptivos retóricos de la Segunda Sofística, los cuales también s (...)

17Sin embargo, el tema que nos interesa aquí no es el motivo o locus de las Puertas historiadas, sino el de las Puertas que llevan un mensaje de acceso extraño; elemento metaescritural que, retóricamente, se relaciona, como se intuye, con la écfrasis o descriptio y que, en ese sentido, puede vincularse, de igual modo, con los procedimientos para ampliar el discurso, según obras preceptivas de la retórica medieval, como es el caso de la Poetria Nova de Vinsauf o el Labortintus, de Everardo el alemán.19

18Así, tomando en cuenta los elementos arriba sugeridos, sobre todo aquellos enunciados en la introducción a este trabajo, una de las primeras apariciones de la inscripción en la puerta de entrada a un recinto sobrenatural se halla, evidentemente, en la célebre Commedia de Dante: pues, como se recordará, ante los umbrales del Infierno, el protagonista y su sabio guía –Virgilio– pueden leer el siguiente texto que no da, precisamente, una bienvenida al post-mortem sitium:

  • 20 Dante Alighieri, op. cit., III, v. 3-9.

Per me si va nella città dolente,
per me si va ne l'etterno dolore,
per me si va tra la perduta gente.
Giustizia mosse il mio alto fattore;
facemi la divina podestate,
la somma sapïenza e 'l primo amore.
Dinanzi a me non fuor cose create
se non etterne, e io etterna duro.
Lasciate ogne speranza, voi ch'intrate…
20

  • 21 En realidad, me parece que fue la literatura, en tanto ejercicio mimético, la que trato de emular c (...)

19Sin duda, esta supuesta inscripción fue causa para que, no sólo en literatura, sino en las artes, en general, se haya reproducido este aspecto de origen pretendidamente literario21. En literatura, bastaría pensar en otro autor medieval o prerrenacentista; Geoffrey Chaucer, autor inglés conocido mayoritariamente por sus Canterbury Tales, pero que en una de sus obras poco estudiadas, The parliament of Fowls –o el Parlamento de las aves, retoma, quizás directamente de Dante, el motivo de la inscripción en la puerta de acceso a un recinto extraordinario; no obstante, como es natural en la tradición discursiva, siempre variante, Chaucer lo presenta de modo distinto; en su mayoría, de manera positiva.

20A grandes rasgos, The parliament trata sobre una especie de congregación de aves que, gracias a madre Naturaleza y el día de San Valentín, se reúnen: buscan y encuentran, casi todas, su pareja ideal. Este texto, sin duda, se aúna a toda una tradición de literatura onírica o relacionada con los sueños; pues, la narración comienza cuando el protagonista recuerda un sueño relacionado con la fecha y sitio, antes referidos. Así pues, en la historia de Chaucer, el protagonista es conducido por Escipión, el Africano, hacia la entrada de un jardín maravilloso en el que, se intuye, tendrán concilio todas las aves del mundo, y en cuyas puertas de acceso se lee lo siguiente:

  • 22 Geoffrey Chaucer, El parlamento de las aves y otras visiones del sueño, ed. Jesús L. Serrano Reyes, (...)

A través de mí los hombres entran a aquel lugar glorioso
donde los corazones sanan y las heridas mortales se curan;
A través de mí los hombres entran en la fuente de la Gracia,
Donde el frondoso y lozano mayo dura eternamente;
Alégrate tú, que me estás leyendo, y abandona tu tristeza;
Estoy abierta de par en par, date prisa y pasa dentro
22.

21Por otro lado, años después, podemos encontrar el elemento discursivo de la inscripción en la puerta de acceso a un recinto sobrenatural inserto en otro texto fundamental en las letras hispánicas, el Amadís de Gaula. Aquí, en el capítulo XLIV, de la primera parte, se lee que, en su camino hacia la corte del rey Lisuarte, Amadís y sus compañeros se encuentran con una misteriosa doncella a quien el héroe invita a reunirse a su comitiva. A lo cual, la dama responde lo siguiente:

  • 23 Garcí Rodríguez de Montalvo, Amadís de Gaula I, ed. Juan Manuel Cacho Blecua, Madrid: Cátedra, p. 6 (...)

Mucho vos lo agradezco –dixo ella–, mas yo voy a otra parte, y porque vos vi andar armados como a cavalleros que las aventuras demandan, acordé de os atender si querían ir alguno de vosotros a la Insola Firme, por ver las estrañas cosas y maravillas que ahí son, que yo allá voy, y soy hija del gobernador que agora la Ínsola Firme tiene23.

  • 24 Ídem.

22Al oír estas palabras, el noble caballero se llena de alegría; pues, según el texto, “muchas maravillas había oído de ese lugar”. Entre ellas, la existencia del afamado “Arco de los leales amadores” que, en palabras del propio Amadís, es un lugar “donde ningún hombre ni mujer entrar puede si erró aquella o aquel que primero comenzó a amar”24.

23Así, el grupo acepta la invitación y escuchan atentamente, durante el viaje, la historia de Apolidón y la bella Grimanesa… Se trata de una historia de amor entre miembros nobles que, debido a una sucesión Real, deben dejar la Ínsola Firme –hogar de ellos paradisíaco y en el que vivían su amor naciente–. Así pues, según cuenta la doncella, antes de dejar esa tierra, Apolidón construyó una serie de artefactos mecánicos para que, quien los sucedieran como gobernantes, fuesen igualmente que ellos, leales y eternos amadores. La doncella misteriosa lo explica así:

  • 25 Se trata de un autómata o robot medieval. De mi autoría, Vid. Gerardo ALTAMIRANO, “En medio del enc (...)
  • 26 Garci de Montalvo, op. cit., p. 670.

En el interior de una de las cámaras puso dos estatuas, que lo representaban a él y a Grimanesa, a la imagen viva de los dos, y junto a ellas una piedra jaspe muy clara. En lo alto colocó un pilar de hierro con la siguiente inscripción: ‘De aquí en adelante no pasará ningún hombre ni mujer que hubiesen engañado a quienes primero comenzaron a amar, porque tañerá la trompa con son espantoso y arrojará humo y llamas que le lanzarán de aquí como muerto25. Pero si viniere aquí un caballero, una dueña o una doncella que por su lealtad sean dignos de acabar esta aventura, entrarán sin dificultad y la imagen hará dulce son. Y verán nuestras imágenes, y sus nombres aparecerán escritos en el jaspe, sin que se sepa quién los escribe”26

  • 27 Ibídem, p. 672.

24Como se intuye, el protagonista de la historia no experimenta ningún inconveniente en entrar al recinto. Aún más, ya dentro de la cámara, incluso el caballero encuentra la representación de un héroe sobre la que se lee, como se ha anunciado, en jaspe –piedra preciosa– también la siguiente inscripción: Éste es Amadís de Gaula, el leal enamorado27.

25Finalmente –hemos de dar un salto cuántico en la tradición literaria–, otro elemento que puede sumarse a este breve corpus lo encontramos en la obra monumental de Tolkien, The Lord of the rings. Se trata del episodio en el que la Comunidad del anillo –The Fellowship of the Ring– viaja hacia la ciudad subterránea de las minas de los enanos, llamada Moira. Ahí, en una de las puertas de acceso al recinto, el mago Gandalf y su compañía se encuentran con las Puertas de Durin; un acceso más o menos invisible que, no obstante, obedece a una especie de hechizo comandado con palabras mágicas, escritas en lengua élfica, que pueden leerse en la entrada al recinto. En la obra se encuentra lo siguiente:

  • 28 J.J.R TOLKIEN, The lord of the rings. Part one: The fellowship of the ring, London, Harper Collins (...)

‘What does the writing say?’, asked Frodo, who was trying to decipher the inscription on the arch. ‘I thought I knew the elf-letters, but I cannot read these.’ ‘The words are in the elven-tongue of the West of Middleearth in the Elder Days,’ answered Gandalf. ‘But they do not say anything of importance to us. They say only: The Doors of Durin, Lord of Moria. Speak, friend, and enter. And underneath small and faint is written: “I, Narvi, made them. Celebrimbor of Hollin...’” 28

26Este mensaje peculiar, en realidad, pienso, es una variante del motivo aquí propuesto, pues lo que en realidad significa aquel mensaje no se trataba de un habla, amigo, y entra; sino de un: “Tú que estás ahí, esperando; hablad amigable y cortésmente; y, después, entra”. En efecto, pienso, se trata de una variable al motivo o topus aquí propuesto. Un motivo o topoi retórico, quizás representado, como también lo hace Geoffrey Chaucer, de modo inverso…

Conclusiones

27En Literatura Clásica y Medieval e incluso posterior, los mensajes escritos en una puerta de acceso a un recinto sobrenatural son, relativamente, recurrentes, en tanto motivos literarios. En este escrito, he tratado de demostrar que esos elementos no sólo pueden ser estudiados como motivos discursivos, sino como elementos retóricos, por estar, de alguna manera, vinculados con la Inventio rethorica, pero también con otros elementos de la misma naturaleza, como es el caso de la ampliphicatio, que, entre su práctica más antigua, se vinculan con la écfrasis o descriptio. Resulta interesante que, demostrado con el último referente citado en este trabajo de investigación, este tipo de elementos sigan más o menos presentes en el acervo cultural de las nuevas generaciones; lo cual, a mi parecer, no resulta sorprendente, porque, vistos como elementos motivos narratológicos o topoi retóricos, los aspectos aquí estudiados, como también se ha sugerido en la introducción de este escrito, han sido parte de la historia del hombre desde que, quizás, la escritura se volvió, para nosotros, parte axial para conocer y reconocer el mundo.

Haut de page

Notes

1 El nombre latino –Catacumba– proviene del griego κατά, que es un adverbio de direccionalidad, que significa hacia abajo; y τύμβoς, esto es, túmulo.

2 Dante Alighieri, Divina Commedia, Inferno, ed. Anna Maria Chiavacci Leonardi, Milán: Arnoldo Mondadori editore, 2005, III, v. 1-9.

3 Esto no es, para nada, una novedad pues, como bien ha señalado Roland Barthes acerca de la conceptualización de tropo y figura –elementos que pertenecen a la elocutio o embellecimiento de lo dicho–: “tous ces ornements (des centaines) ont été de tout temps répartis selon quelques binaires: tropes/ figures, tropes grammaticaux/ tropes rhétoriques, figures de grammaire/ figures de rhétorique, figures de mots/ figures de pensée, tropes/figures de diction. D’un auteur à l’autre, les classements sont contradictoires: les tropes s’opposent ici aux figures et là en font partie ; l’hyperbole est pour Lamy [Bernard (1640-1715)] un trope, pour Cicéron une figure de pensée, etc.”  Roland BARTHES, “L'ancienne rhétorique. Aide-mémoire”, Communications, 16, Paris: Seuil, 1970, p. 219.

4 Edward QUINN, Dictionary of Literary and Thematic Terms, Nueva York: Facts on File, 1999, s.v. Motif. Las negritas son mías.

5 Estébanez CALDERÓN, Diccionario de términos literarios, Madrid: Alianza¸ 2016, s.v. Motivo.

6 Cabe mencionar que, ya desde hace más de dos décadas, cierta crítica ha tratado de conciliar estos dos tipos de estudios discursivos. De esta suerte, Pozuelo Yvancos, en su artículo “Retórica y narrativa: la Narratio”, se enfoca en diversos elementos que comparten la narratología con la dispositio retórica y concluye su estudio del siguiente modo: “Del rápido recorrido que hemos hecho por la narratio podemos concluir que en esta parte de la dispositio, además de una profunda meditación sobre el verosímil y el orden temporal, se encuentran explícitas las más importantes fronteras que la narratología ha trazado después para la composición narrativa. Hemos asistido en la Retórica a la dicotomía narración de hechos/narración/descripción de personas, que establece la primera frontera entre los niveles funcional y actancial. Hemos podido comprobar, con Cicerón, que la oposición narración/diálogo, como modalidades implicadas en el seno de la narratio personae, estaba perfectamente conseguida, y por último hemos relevado la importancia que en la Retórica se otorga a la descriptio como elemento fundamental, no exclusivo de la Dispositio, puesto que arranca de los argumenta o pruebas de la inventio pero que encuentra enorme desarrollo en los ejercicios técnicos escolares de la narratio como ejercicio de estilo, precedente y fuente teórica de muchas narraciones literarias.” Pozuelo YVANCOS, “Retórica y narrativa: la narratio”, Epos. Revista de filología, II, 1986, p. 231-252, p. 235.

7 En la cita original, en la edición bilingüe de Nuñez a la obra de Cicerón se lee lo siguiente: “est excogitatio rerum verarum aut veri similium, quae causam probabilem reddant”. Cicerón, Sobre la invención retóricak, ed. Salvador Nuñez, Madrid: Gredos, 1997, I, p. 97.

8 Empero, habría que recordar que estos –es decir, los motivos– no son elementos obligatoriamente de origen literario, sino que, con seguridad, se gestaron en el ámbito folklórico, antropológico, histórico, e incluso mítico, donde son recurrentes. Para una lista de motivos, primero folklóricos y luego literarios, consúltese el Motiv Index de Thompson, cuyo link es el siguiente: https://sites.ualberta.ca/~urban/Projects/English/Motif_Index.htm

9 Everardo el alemán, en su Laborintus (v. 300-340), una de las artes poetriae más influyentes en el siglo xiii, menciona ocho técnicas de amplificación discursiva, entre ellas, además de la perífrasis, la digresión y la comparación, etc., se halla la descripción que, en griego, debe enunciarse como ekphrasis y que, en su origen no sólo es la descripción de objetos artísticos o considerados de esa manera, tal como se hace actualmente. Vid EVERARDO EL ALEMÁN, Laborintus, ed., introd., trad. y notas de C. Ponce Hernández, México: Universidad Nacional Autónoma de México, 2011.

10 Muchos de estos motivos han sido ya estudiados por Thompson en su ya citado Motif Index of Folk literature, donde estos elementos están clasificados en 23 categorías. Para el tema de este trabajo, resalta el apartado “F” que Thompson titula “Marvels”.

11 En la nota 342b de su edición al Libro de Alexandre, Casas Rigall sostiene que, en el Excidium Troiae, una de las fuentes predilectas para la larga digresión de la Guerra de Troya, en la obra hispánica, el fruto lleva inscrita la frase Pulchrori donum. Vid. Libro de Alexandre, ed. Casas Rigall, Madrid: Castalia, 2007.

12 Me parece conveniente utilizar la tipografía propuesta en esta cita, es decir, la inscripción señalada en mayúsculas versalitas, de modo que el aspecto de metalenguaje sea evidente. Así pues, cito la edición de la Bibliotheca Augustana, que a su vez recupera la edición de Ehwald: Ovidii Nasonis, Metamorphoses, ed. Rudolf Ehwald, Berlin, 1903, II, v. 325-329. El link donde el lector puede encontrar el pasaje es el siguiente:
https://www.hs-augsburg.de/~harsch/Chronologia/Lsante01/Ovidius/ovi_me02.html#01.

En su edición a Las Metamorfosis, Consuelo Álvarez, et al., traducen el fragmento citado así: “Las Náyades de Hesperia dan sepultura al cuerpo que humea por la llama de tres puntas, graban también la piedra con este poema: Aquí está enterrado Faetón del carro de su padre auriga/ Aunque no lo dominó al menos murió por su Gran Osadía”. Ovidio, Metamorfosis, ed. Consuelo Álvarez et al., Madrid: Cátedra, 2003, II, v. 325-329, p. 250.

13 Ovidius Naso, Tristia, ed. G. Luck, Heidelberg, 1977, III, 3, v. 65 y ss. La traducción que realiza José González Vázquez dice así: “Encárgate, sin embargo, de que mis huesos sean recogidos en una pequeña urna: de esta manera, una vez muerto no seguiré siendo un desterrado. Esto no lo prohíbe nadie: una hermana tebana, a pesar de la prohibición del rey, dio sepultura a su hermano muerto. Mezcla mis huesos con hojas y con polvo de amomo y entiérralos a las puertas de Roma y haz grabar con grandes caracteres, sobre el mármol del epitafio […]: “Aquí yazgo yo, el poeta Nasón, cantor de tiernos amores que sucumbió a causa de mi propio talento poético. Por tu parte, a ti, caminante, quienquiera que seas, si estuviste enamorado, que no te moleste decir: ‘¡que los huesos de Nasón reposen apaciblemente.’” Ovidio, Tristes. Pónticas, ed. José González Vázquez, Madrid: Gredos, 2016, III, 3, v. 65 y ss. Cuando habla de la hermana tebana, Ovidio se refiere, evidentemente, a Antígona y la tragedia comprendida en el ciclo de Tebas.

14 Amaia ARIZALETA, “Le vers sur la pierre”, Troianalexandrina: Anuario sobre literatura medieval de materia clásica, 5, 2005, p. 153-184.

15 Op .cit. v. 330 y ss.

16 Arcipreste de Hita, Libro de Buen Amor, ed. G.B Gybbon-Monypenny, Madrid: Castalia. c. 1576.

17 Ovidio, Op. cit. II, v. 1-20.

18 Virgilio, Eneida, ed., y trad., Javier de Echave-Sustaeta, Madrid: Gredos, 1992, VI, v. 14-34.

19 Como una herencia de los textos preceptivos retóricos de la Segunda Sofística, los cuales también sugieren una serie de elementos o técnicas para ampliar el discurso, Everardo el Almán, en su Laborintus, porpone alrededor de ocho estrategias para ampliar o abreviar el discurso. A saber: la periphrasis, la interpretatio, la comparatio, el apóstrophe, la prosopopeia, la digressio, la descriptio, la oppositio y la abravatio. Everardo el alemán, op. cit., p. 22 y ss.

20 Dante Alighieri, op. cit., III, v. 3-9.

21 En realidad, me parece que fue la literatura, en tanto ejercicio mimético, la que trato de emular cierta realidad histórica, así pues, hay que recordar que, en muchas tumbas y templos de la Antigüedad, se hallan escritos que advierten al visitante o bien lo reciben de buen o mal modo. Pienso aquí en los templos de Bastet, la diosa felina de los egipcios. Pensemos, también, y por ejemplo, en el grabado “The Inscription over the Gate” (1824) de William Blake que, si bien sutilmente, en la parte superior emula las palabras de la famosa y terrible entrada, obedece a lo que propongo como una tradición estética. No obstante, antes de Blake, en literatura, pronto la influencia del poeta florentino fue evidente entre los escritores de las siguientes generaciones que sucedieron al autor de la Commedia.

22 Geoffrey Chaucer, El parlamento de las aves y otras visiones del sueño, ed. Jesús L. Serrano Reyes, Madrid: Siruela, p. 115. En inglés antiguo se lee:
Thurgh me men goon into that blisful place
Of hertes hele and deedly woundes cure;
Thurgh me men goon unto the welle of grace, spring
Ther greene and lusty May shal evere endure:
This is the way to al good aventure;
Be glad, thou redere, and thy sorwe of caste; reader
Al open am I: passe in, and speed thee faste.
En línea. http://www.librarius.com/parliamentfs.htm

Pese a este dulce augurio, no obstante, en la misma puerta de acceso –en la obra, versos más abajo–, también se puede leer un mensaje contrario; pues, pienso, el recinto de amor es dulce infernal:
A través de mí los hombres van –decía del otro lado–
Hacia los golpes mortales de la lanza
De los que Desdén e Indolencia son los guías,
donde los árboles no dan ni frutos ni hojas;
este arroyo te conduce a la triste presa
donde el pez está seco, por completo en prisión;
la única solución es evitarme. Geoffrey Chaucer, loc. cit.
Sin duda, estos pasajes de Chaucer constituyen un caso extraordinario, en el estudio del motivo o locus que aquí nos interesa; pues reúnen aspectos positivos y negativos, algo que difícilmente se podría encontrar en una pretendida tradición literaria sobre “La inscripción en la puerta de acceso a un recinto sobrenatural”.

23 Garcí Rodríguez de Montalvo, Amadís de Gaula I, ed. Juan Manuel Cacho Blecua, Madrid: Cátedra, p. 664.

24 Ídem.

25 Se trata de un autómata o robot medieval. De mi autoría, Vid. Gerardo ALTAMIRANO, “En medio del enclaustro, lugar tan acabado, / sediá un rico árbol en medio levantado”: contextos y funciones ecfrásticas del árbol autómata en el Libro de Alexandre”, Medievalia, 49, 2017, en línea: https://revistas-filologicas.unam.mx/medievalia/index.php/mv/article/view/333

26 Garci de Montalvo, op. cit., p. 670.

27 Ibídem, p. 672.

28 J.J.R TOLKIEN, The lord of the rings. Part one: The fellowship of the ring, London, Harper Collins Publishers, 2005, p. 297. Propongo una traducción para lo que nos interesa: “¿Qué dice el escrito?, preguntó Frodo, quien trataba de descifrar la inscripción sobre el arco de la puerta. “Pensé que conocía las letras élficas, pero… No puedo leer este mensaje. Las palabras están escritas en la lengua de… los elfos del Este de Tierra Media, durante los días de antaño.” Contestó Gandalf. “Más, ¿el mensaje no dice nada importante para nosotros?” –continuó–; Ellas sólo dicen: “ [Estas son] las puertas de Durin, Señor de Moira. Habla, amigo, y entra…” Debajo de estas letras, en pequeño, se lee: “Yo, Nervi, las hice, Príncipe de Hollin!!!”

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Gerardo Román Altamirano Meza, « «¡Detente ahí, que aquí comienza el Imperio de la Muerte!»: La inscripción en la puerta de acceso a un recinto sobrenatural. Aproximación al estudio de un motivo literario y ecfrástico », e-Spania [En ligne], 37 | octobre 2020, mis en ligne le 15 octobre 2020, consulté le 28 novembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/36093 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.36093

Haut de page

Auteur

Gerardo Román Altamirano Meza

Universidad Autónoma Metropolitana
Unidad Iztapalapa

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search