Navigation – Plan du site

AccueilNuméros37Ekphrasis et hypotypose. Les fonc...Écfrasis e iconografía heráldica ...

Ekphrasis et hypotypose. Les fonctions d’une technique discursive de l’évidence : plaire et convaincre, dans la péninsule Ibérique médiévale et moderne

Écfrasis e iconografía heráldica en el Espejo de verdadera nobleza y el Tratado de las armas de Diego de Valera

Florence Serrano

Résumés

Tout au long de sa carrière de lettré et de courtisan, Mosén Diego de Valera a réussi à construire un discours théorique et pratique efficace dans certains domaines, comme l’héraldique, une science qui se développe fortement en Castille sous le règne de Jean II. L’ekphrasis de l’Espejo de verdadera nobleza et du Tratado de las armas a favorisé la diffusion d’une iconographie héraldique variée, selon la volonté de l’auteur. La composition imaginée par Valera a permis une circulation autonome de fragments de l’œuvre, ainsi qu’une large diffusion des deux traités dans leur ensemble, séparément ou conjointement. L’évolution du système texte-image entre le premier et le deuxième traité favorise la liberté d’exécution de l’iconographie tout en encourageant sa conservation. On observe donc la maîtrise de Valera de la science héraldique ainsi qu’une conscience aigüe des contingences matérielles relatives à la diffusion des manuscrits.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Para situar la labor historiográfica de Valera en la historiografía trastámara, consultar Jean-Pier (...)
  • 2 Diego de VALERA, Defensa de virtuosas mujeres, ed. Federica Accorsi, Pisa: ETS, 2009.
  • 3 Diego de VALERA, Epístolas y otros varios tratados, ed. José Antonio Balenchana, Madrid: Sociedad (...)
  • 4 Sobre la obra de Valera en su conjunto consúltese: Cristina MOYA GARCÍA (ed.), Mosén Diego de Vale (...)

1A Diego de Valera le debemos una obra historiográfica (Crónica abreviada o Valeriana, Crónica de los Reyes Católicos, Memorial de diversas hazañas1) así como didáctica en relación con los debates culturales en la corte de Juan II de Castilla (por ejemplo, en torno a la Querella de las mujeres Defensa de virtuosas mujeres2, o la nobleza y la caballería, Espejo de verdadera nobleza o el Tratado de las armas por ejemplo), una nutrida correspondencia3 e incluso un traducción de francés a castellano4.

  • 5 Jesús RODRÍGUEZ VELASCO, “El Tractatus de insigniis et armis de Bartolo y su influencia en Europa ( (...)
  • 6 Jesús RODRÍGUEZ VELASCO, El debate sobre la caballería en el siglo XV, Valladolid: Junta de Castill (...)
  • 7 Carlos HEUSCH, La caballería castellana en la Baja edad media: textos y contextos, Montpellier: Uni (...)
  • 8 Nos limitamos a citar los estudios de referencia de las últimas décadas: Faustino MENÉNDEZ PIDAL, (...)
  • 9 Pedro Antonio AGUDELO, “Los ojos de la palabra. La construcción del concepto de écfrasis, de la ret (...)

2Cabe señalar que los dos últimos títulos citados fueron ampliamente difundidos. No son sino una adaptación al castellano de dos tratados de Bartolo de Sassoferrato, De dignitatis y De insigniis et armis, que sirvieron de marco teórico para una renovación de la ideología caballeresca y nobiliaria en Europa5, y especialmente en Castilla6. Este hecho y la existencia de un nutrido debate entre los tenientes del linaje y de la virtud fueron harto analizados en las últimas décadas7. Esta situación justifica un interés coetáneo de los nobles y de los letrados por la heráldica. Desde entonces la heráldica histórica ha sido un objeto de estudio8 pero los filólogos no se han planteado hasta ahora la relación entre el texto que inspira la iconografía heráldica y que se vale del recurso retórico conocido como écfrasis. Esta conforma el recurso retórico dedicado al texto descriptivo y este desempeña la función de darle a ver algo al destinatario mediante el uso de su imaginación. Según la tradición clásica de los Progymnasmata (ejercicios retóricos que fomentaban un manejo ejemplar de la escritura), la écfrasis debe conllevar a la enargeia (sensación de presencia del objeto descrito)9.

3El Espejo de verdadera nobleza (h. 1440, también conocido en los manuscritos como el Tratado de nobleza e fidalguía) así como el Tratado de las armas (h. 1460, también conocido como Tratado de los rieptos y desafíos) contienen una iconografía de origen autorial dedicada a la heráldica: por esta razón las imágenes fueron reproducidas en las ediciones a cargo de Balenchana y Penna, a pesar de que no constaran en todos los códices, lo que en aquel entonces el editor no podía medir, pues desconocía gran parte de la transmisión manuscrita conocida a día de hoy.

  • 10 Julian WEISS, “Las fermosas e peregrinas ystorias: sobre la glosa ornamental cuatrocentista”, Revis (...)
  • 11 Jesús RODRÍGUEZ VELASCO, “La biblioteca y los márgenes. Ensayo teórico sobre la glosa en el ámbi (...)

4Se podrían comparar las miniaturas heráldicas con las glosas10 al tener en común un carácter potencialmente complementario desde el punto de vista gráfico como interpretativo: los primeros refuerzan el discurso descriptivo al igual que las segundas soslayan el discurso argumentativo y explicativo. No todas las glosas desempeñan la misma función y existen varias formas y ordenaciones texto-glosa11. En un manuscrito, la continuidad (con fines hermenéuticos) entre el texto y su glosa existe igualmente entre el texto y los elementos (icono)gráficos, tal como lo expresaba Hugues de Saint-Victor:

  • 12 William M. GREEN, “Hugo of St. Victor: De Tribus Maximis Circumstantiis Gestorum”, Speculum, 18, 19 (...)

Multum ergo valet ad memoriam confirmandam ut, cum libros legimus, non solum numerum et ordinem versuum vel sententiarum, sed etiam ipsum colorem et formam simul et situm positionemque litterarum per imaginationem memoriae imprimere studeamus, ubi illud et ubi illud scriptum vidimus, qua parte, quo loco (supremo, medio, vel imo) constitutum aspeximus, quo colore tractum litterae vel faciem membranae ornatem intuiti sumus12.

5De hecho texto e imagen comparten un mismo espacio material: nos corresponde pues indagar si el vínculo entre ambos es de complementariedad y en qué se basa. Más allá, si consideramos que la écfrasis logra su propósito cabe la posibilidad de que la iconografía sea innecesaria a pesar del papel generalmente auxiliar que le confiere Hugues de Saint-Victor.

6¿Qué función desempeña la iconografía en el Espejo de verdadera nobleza y del Tratado de las armas y en los manuscritos que contienen dichas obras? Primero estudiaremos la razón de ser de la iconografía heráldica y rastrearemos su presencia en los códices de las dos obras estudiadas. A continuación analizaremos la dinámica texto-imagen en los dos tratados con el fin de poner de manifiesto el sistema de inclusión de la iconografía en la écfrasis heráldica. Finalmente haremos un balance de la eficacia de la écfrasis combinada con la iconografía de los dos tratados comparándolos con obras conexas en las que el interés por la heráldica se manifiesta.

Iconografía heráldica en los códices valerianos

  • 13 Florentino ANTÓN REGLERO, “El diseño heráldico desde la perspectiva de la estética medieval”, Derec (...)

7Del afán de definir estrictamente la nobleza y de adjudicarle señas de identidad nace la heráldica. Esta se convierte a lo largo de los siglos en una ciencia técnica, como la numismática por ejemplo. La iconografía heráldica conoce un pleno desarrollo en la época moderna con la invención del heraldario, que podría asemejarse a un catálogo de blasones (conocidos también como escudos de armas o armerías). Cabe destacar el marcado esteticismo de dicha ciencia. En su aspecto estético u ornamental se estudian mayormente tres aspectos: la estilización (la nitidez), la composición (el equilibrio, que se consigue al respetar tres leyes, la de ordenación de las figuras, de simetría y de plenitud) y el cromatismo (la armonía en el uso de los colores mediante la ley de los esmaltes)13. Se evidencia sin dificultad que la aportación del texto no es tan directamente eficiente para traducir las tres cualidades mencionadas. No obstante, en la ciencia heráldica se suele acompañar el escudo de armas de una leyenda (llamada mote, lema o divisa) y en las obras estudiadas también se da el caso.

  • 14 Esto justifica por ejemplo la existencia de una cátedra  osén Diego de Valera en el Ateneo de Madri (...)
  • 15 M. PENNA, op. cit., p. cxvi.

8Resulta que Diego de Valera fue el primer especialista de heráldica en Castilla14. Menciona Mario Penna que hasta los Reyes Católicos acudían a él por su pericia en este campo15. Además de su saber teórico y práctico, supo proponer una renovación en cuanto a la economía gráfica del folio del códice, tanto en su remodelación y su uso de (auto)glosas como en la introducción de miniaturas heráldicas y su combinación con el texto.

  • 16 Hacen excepción ciclos iconográficos en la obra de Alfonso X: Irene SALVO GARCÍA, “Images de la con (...)
  • 17 En su versión francesa: Michael CAMILLE, Images dans les marges, Paris: Gallimard, 1997.
  • 18 Cítese por ejemplo el manuscrito de Salamanca de la obra de Dioscórides que contiene numerosas mini (...)

9Indudablemente las miniaturas son escasas en los códices hispanos: por tanto los escudos de armas, las cotas de malla y los estandartes miniados de las obras de Diego de Valera merecen especial interés, tanto por la innovación que constituyen en relación con dicha ciencia como ya mencionamos como por su rareza en la historia del libro en castellano en la Castilla medieval16. En su espléndido libro de arte medieval Michael Camille evidenciaba que la marginalidad medieval se expresaba simbólicamente en los márgenes del folio manuscrito mediante miniaturas17. Pero las miniaturas que encontramos en las obras de Valera no se ubican en los márgenes, sino que fueron esencialmente diseñados para estar dentro de la caja de escritura. Solamente con este dato podemos afirmar el carácter central de estas imágenes, lo que no significa que sean esenciales para la comprensión del texto. A diferencia de las miniaturas estudiadas por los historiadores del arte, estos escudos de armas se caracterizan por su realismo ya que su función es descriptiva e informativa: se podría comparar este texto historiado con los códices medievales de algunos tratados técnicos en griego o latín18.

  • 19 Nuestro conocimiento de los códices que contienen las obras valerianas estudiadas se debe a nuestra (...)

10Presentaremos los datos codicológicos referentes a la iconografía en el Espejo de verdadera nobleza y el Tratado de las armas19 mostrando que su presencia está sujeta a condiciones materiales que difieren en algunos casos de la combinación texto-imagen ideada por el autor como lo analizaremos más adelante. Del mismo modo que la relación entre el fragmento heráldico del Espejo de verdadera nobleza y del Tratado de las armas es intrincada (como lo aclararemos en la segunda parte), cabe precisar la relación entre las miniaturas de los dos tratados, pues en parte la iconografía del Tratado de las armas es la del Espejo de verdadera nobleza. Nos limitamos a estudiar la etapa medieval de dicha transmisión, teniendo en cuenta códices fechados en las décadas siguientes y sin incluir los impresos o los códices que fueron copiados a partir de estos. Al igual que Valera recupera párrafos enteros del capítulo XI del Espejo de verdadera nobleza, también recupera la iconografía que se vinculaba al fragmento dedicado a las maneras de pintar las armas, es decir un conjunto de miniaturas que representan esencialmente las particiones del escudo.

11Un testimonio manuscrito importante desde el punto de vista de la iconografía es el ms. 12672 de la BNE de Madrid. Lo describió Weiss, sin olvidar lo que se refiere a la iconografía:

  • 20 Corregimos este dato supliendo con la descripción codicológica de F. ACCORSI: “ocho estandartes en (...)
  • 21 Julian WEISS, “«La qüistión entre dos cavalleros»: un nuevo tratado político del siglo XV (II)”, Re (...)

El Tratado de las armas está ilustrado por dibujos cotas de malla (f. 59v), pendones (ff. 60v-60r20), y escudos heráldicos (68v-69r). […] 68v-69r: Dibujos de 17 escudos heráldicos, cada cual con su lema; pero en BNM MS 1.341 figuran en el Espejo de la verdadera nobleza (ed. Penna, p. 112). Al pie de 69r: «Bendita sea la gloriosa virgen maria madre de dios»21.

12A diferencia del ms. 1341 de la BNE (que contiene también los dos tratados aunque esta concomitancia pudo no ser al principio al ser facticio), el ms. 12672 no es un códice facticio y toda la iconografía está ubicada en el Tratado de las armas: a la luz de nuestro análisis textual creemos que se corresponde mejor con la evolución del autor, que tiende a una mayor tecnicidad y a más detalle en este tratado y a referencias explícitas a la iconografía en el Tratado de las armas.

13Resulta que mediante la transmisión manuscrita conocida (que no deja de ser una muestra aleatoria) del Tratado de las armas en la que los escudos constan, sabemos que todos los códices de la obra no contienen los escudos de armas, como lo recuerda Lourdes Simó:

  • 22 L. SIMÓ, “Acerca de los manuscritos…”, p. 74.

La ausencia de los dibujos de los escudos al final de la tercera parte del Tratado (fol. 85vº), dato escasamente relevante para identificar de qué manuscrito estaba copiando, pues en todos ellos, excepto el ms. 12672, de la Biblioteca Nacional de Madrid, se aprecia la misma ausencia22.

  • 23 F. ACCORSI, Estudio del Espejo…, p. 239.
  • 24 Ibid., p. 253.

14Esto se explica por la difusión a menudo conjunta del Espejo de verdadera nobleza y del Tratado de las armas y en este caso los escudos fueron dibujados en el primer tratado (aunque el carácter facticio de la mayoría de los códices no permite sacar conclusiones definitivas). Aportamos una corrección a lo que precede: el ms. 7099 de la BNE de Madrid también reproduce los escudos tras el Tratado de las armas y contiene los dos tratados. Sin embargo, son cincuenta (más otros pocos sin acabar) los escudos. Otra característica que lo convierte en el testimonio más valioso desde el punto de vista de la iconografía heráldica es la presencia de color en los escudos (seis además del blanco simbolizado por el color natural del folio)23, hecho bastante raro en la historia del libro manuscrito en lengua castellana. Vemos que el copista o sus auxiliares, apropiándose los datos técnicos entregados por Valera y posiblemente por encargo del futuro propietario del manuscrito, pudo desarrollar la iconografía de los escudos de armas. También hay color (rojo, negro y azul) en el ms  II/2078 de la Real Biblioteca que solo contiene el Espejo de verdadera nobleza y se cierra con trece escudos de armas24.

  • 25 Lucía Megías y Rodríguez Velasco hablan de una copia “supervisada por el autor”, José Manuel LUCÍA (...)
  • 26 Loc. cit.

15El ms. 1341 de la BNE de Madrid es un códice muy valioso por su historia pues el mismo Valera intervino en algunas de las obras (no son autógrafas, pero pudo aportar correcciones)25. Además perteneció a Bartolomé de Basurto, bisnieto del autor26. Es de notar la presencia de una iluminación con colores en este manuscrito a pesar de que los escudos de armas sean monocromos:

  • 27 F. ACCORSI, ibid., p. 236.

Títulos, rúbricas, iniciales de sección y calderones en rojo; iniciales de obra decoradas con motivos vegetales en rojo y negro. En el margen inferior de f. Ir se encuentra un yelmo con un fénix que surge de las llamas (ca. 70 x 60 mm), realizado en varios colores y con riqueza de detalles. En f. 46r se han dibujado, en el cuerpo del texto y en tinta negra, 18 escudos, o sea, las armas allí descritas27.

16Se podría deducir de la presencia de una iluminación en color que la monocromía de los escudos se debe a que se siguiera la tradición (el códice del que fue copiado) y no a las contingencias materiales (a la indisponibilidad de más colores en el scriptorium). Es un códice facticio, sin embargo el rojo fue usado en todo el códice para los signos auxiliares. Precisemos otro detalle muy significativo para nuestra materia: la ausencia de las tres cotas de malla y de las enseñas.

17Otro testimonio muy valioso para la aportación de Valera a la heráldica es el ms. II/1341 de la Real Biblioteca. En efecto, el códice se abre con los dos fragmentos del Espejo de verdadera nobleza y del Tratado de las armas dedicados a este campo y en que se basa este trabajo. Contiene trece escudos monocromos, nueve enseñas pero es falto de las cotas de malla. Son trece también los escudos de armas monocromos en el ms. 9985 de la BNE que contiene el Espejo de verdadera nobleza pero no el Tratado de las armas.

18Al igual que observamos una variación en el número de miniaturas para las escudos de armas (13, 17, 18, 50 como ya lo mencionamos), hay cierta variación para las enseñas (siete, ocho en el ms. 12672 de la BNE o nueve en el caso de este códice). Otro códice como el 12701 de la BNE que contiene los dos tratados reproduce las cotas de malla y las enseñas, pero no los escudos. Por tanto observamos de nuevo cierta libertad de ejecución en la iconografía a raíz de la écfrasis que la inspira.

  • 28 F. ACCORSI, art. cit., p. 261.

19Hay que precisar que muchos testimonios no contienen iconografía (por ejemplo el ms. 7558 de la BNE que contiene los dos tratados), a pesar de que su ejecución fuera prevista. Por ejemplo el ms. 1341 de la BNE no reproduce las cotas de malla y las enseñas pero hay dos espacios en blanco28.

20Finalmente la variación que podemos observar en la ejecución (o no) de la iconografía es inevitable pues la transmisión manuscrita siempre difiere de lo que reza el texto, es decir de la voluntad del autor. Valera muestra conocer el peso de estas contingencias en la difusión de su obra al producir una écfrasis precisa aunque no coercitiva de los objetos del mundo que describe.

Écfrasis heráldica relativa a la iconografía en el Espejo de verdadera nobleza y el Tratado de las armas

  • 29 José Manuel LUCÍA MEGÍAS y Jesús RODRÍGUEZ VELASCO, op. cit., p. 406.
  • 30 Ibid., p. 418. Béatrice Leroy, traductora de la obra al francés, propone 1455-1460 y con más probab (...)
  • 31 M. PENNA, opcit., p. 108-112.
  • 32 Ibid., p. 129-137. En las citas siguientes nos limitamos a indicar la página de esta edición entre (...)
  • 33 Ya lo había señalado el primer editor del tratado: “El capítulo XI lo insertó en el Tratado de las (...)

21El Tratado de las armas debería considerarse como una extensión o un suplemento al Espejo de verdadera nobleza, a pesar de que su composición no fue coetánea. En efecto, si nos referimos a las fechas propuestas por José Manuel Lucía Megías y Jesús Rodríguez Velasco, el Espejo de verdadera nobleza fue posiblemente compuesto entre 1439 y 144129 (aunque no excluye una redacción un poco más tardía) y el Tratado de las armas estaría fechado entre 1459 y 146030. De hecho es posible que el interés creciente por la heráldica le haya incitado a Valera a componer el segundo (entre otros motivos por haber acumulado nuevos materiales teóricos y prácticos a lo largo de dos décadas), especialmente al tener en cuenta que el capítulo XI del Espejo de verdadera nobleza dedicado a cuestiones de heráldica “Como las armas se deven aver y en quantas maneras perder se pueden” circulara de manera independiente31. Para limitarnos a la parte heráldica se puede considerar que la tercera parte del Tratado de las armas “donde se trata el principio o fundamento de las armas o señales e las diferencias de cotas d’armas e señas32” es una reescritura del capítulo XI del Espejo de verdadera nobleza: en concreto se trata de una glosa pues la reescritura es el doble de largo si comparamos la extensión del texto autoglosado con el texto fuente33. El mismo autor menciona el primer tratado en el segundo al acabar de tratar de los derechos heráldicos de los hijos bastardos: “según más claro parece por el capítulo final del Espejo de verdadera nobleza, por mí conpuesto. E porque esto no faze principalmente a mi propósito, al blasón de las armas curo passar” (p. 136).

  • 34 Lourdes SIMÓ GOBERNA, “El Ms. 529 de la Biblioteca Nacional de Cataluña y el ‘Tratado de las Armas(...)

22La recuperación textual del capítulo XI del Espejo de verdadera nobleza concierne los apartados dedicados a cómo se ganan y se pierden las armas, y los colores de la heráldica y cuáles son más nobles. Hace preceder estas dos partes de una historia de las armas, que trata de los inventores de las armas, preeminencias y cargos de los reyes de armas desde Julio César y Carlomagno, los tipos de cotas de armas y de enseñas (y a quién le corresponde cada). El tercer y último apartado de la tercera parte se dedica entonces a la heráldica y se titula “el blasón de las armas”. Concordamos con Lourdes Simó en que este título se deba probablemente a que el fragmento circulara de manera independiente debido al creciente interés por la materia. Creemos, tal como lo intuyó Lourdes Simó, que este fragmento tuvo mucho éxito, e incluso se conoció por otro título, “el libro de las devisas” (lo menciona Argote de Molina en 1588)34. Sin embargo, el primer título del fragmento sería también el título de otros tratados de heráldica posteriores.

  • 35 “La tercera tiene mucho de contenido heráldico y en realidad es el último capítulo, el XI, del Espe (...)

23Conviene matizar la idea de que la tercera parte del Tratado de las armas es equivalente al capítulo XI del Espejo de verdadera nobleza35. A parte de las aportaciones de la parte historiográfica (que anuncia la obra cronística), remodela y glosa “el blasón de las armas”. Destaca sobre todo su experiencia con un enfoque internacional: ilustra sus argumentos con muchos ejemplos prácticos con el fin de asentar sus teorías y prevenir usos incorrectos. Empieza incluyendo consideraciones metalingüísticas en torno a la écfrasis y su aplicación a la heráldica con las palabras blasón y blasonar: tiene en cuenta su significado en francés, pues se trata de un préstamo a esa lengua. Agrega también un párrafo sobre las dos señas. Todo esto explica que la reescritura glosada sea el doble de largo que el fragmento original. Por tanto, los fragmentos de la écfrasis que remiten a la iconografía son de mayor extensión en el Tratado de las armas: en el Espejo de verdadera nobleza solo constan los escudos de armas, en el Tratado de las armas constan los mismos escudos, precedidos de las cotas de malla y las enseñas.

24De hecho, en el segundo tratado evidenciamos un sistema de doble referencia con la écfrasis que incluye marcadores que funcionan como un ancla (o llamada si en vez de un término informático preferimos utilizar un término codicológico) a la miniatura. Esos marcadores ya se utilizaban en la écfrasis del Espejo de verdadera nobleza pero sin que tuvieran una doble referencia de modo que la relación texto-imagen resulta más implícita. En efecto, en algunas ocasiones que mencionaremos a continuación, estos marcadores podrían considerarse como el equivalente textual a las manecillas de los códices. Empezaremos analizando la referencia a la iconografía en la écfrasis de los escudos de armas del Espejo de verdadera nobleza, y después a la misma en el Tratado de las armas y al resto de la iconografía en este tratado.

25En la écfrasis de los escudos de armas, que evoca sobre todo los colores en el Espejo de verdadera nobleza, se hallan marcadores (en cursiva en el texto en la cita que sigue y en las posteriores) que pueden relacionarse con la iconografía, aunque de manera implícita:

Conviene asimesmo aquí demostrar las armas o señales en quál manera pintarse devan, para lo qual principalmente es de notar que siete son los colores sobre que las armas pintarse deven. […] Pues esto sabido, cada uno ligeramente podrá conoscer quáles colores sean más nobles, e, por consiguiente, en quál logar ponerse devan; mas para mayor declaración, conviene aquí notar que ay unas armas que solamente son diversidad de colores e otras de bestias, pescados, aves e flores o cuerpos celestiales (p. 110).

26Solo sabiendo de la existencia de la iconografía podemos plantearnos que los marcadores se refieran al texto, a la imagen e incluso a los objetos del mundo que la écfrasis pretende dar a ver. Pero la referencia es bastante indefinida y no se refiere forzosamente a la imagen. De hecho, muchos códices no comportan las miniaturas de los escudos de armas y el lector no percibe laguna alguna.

27En el Tratado de las armas, el sistema de doble referencia que vincula el texto a la imagen es explícito a pesar de que se valga el autor del mismo deíctico aquí y del mismo adjetivo comparativo mayor. Sin embargo, estos marcadores que constaban en el Espejo de verdadera nobleza cuando enumeraba los siete colores están ausentes de la écfrasis que enumera los colores en el Tratado de las armas. ¿Acaso sabía el autor que los códices de su obra generalmente contenían miniaturas monocromas?

28Cuando evoca las dos señas, el autor utiliza el adverbio deíctico aquí, pero en este caso solo remite al texto dedicado a las señas, pues no existe iconografía que se les vincule. Encontramos el mismo deíctico con el mismo valor para enumerar los colores más nobles:

Conviene assimesmo aquí saber quáles son más nobles colores, para lo qual es de notar que tanto más noble es el color quanto a más nobles cosas puede ser comparado. Onde cada uno destos colores podemos a muchas cosas conparar o apropiar, es a saber: a elementos, o a cuerpos celestiales, o a cosas elementadas o a virtudes. (p. 137)

29Es de notar que Valera reescribe esta frase. He aquí la versión original en el Espejo de verdadera nobleza:

Agora, para saber quáles colores son más nobles, es de notar que tanto más noble es el color quánto a más nobles cosas puede ser conparado, onde cada una de estas colores podemos a muchas cosas conparar o apropiar, así commo a elementos o a cosas elementadas, o a virtudes. (p. 111)

30En la versión primitiva, el autor usa el marcador temporal agora en vez del marcador espacial aquí, mostrando una evolución que deja de lado la referencia al momento de la creación literaria para centrarse en la materialidad del texto, y por tanto en su recepción por parte de los lectores.

31Más adelante en la descripción de los escudos, se vuelve a hallar un marcador que solamente se refiere al texto mediante una anáfora:

Mas por mayor declaración de lo suso dicho, Príncipe muy excellente, es de saber que ay armas que solamente son diversidad de colores, e otras de bestias, pescados e aves, flores e cuerpos celestiales. (p. 138)

32El marcador más frecuente, el deíctico aquí, tiene como primera función organizar los párrafos, al igual que un calderón en un texto manuscrito: “Conviene aquí saber, que nueve cosas son que deven tener el quinto del escudo” (p. 138). Pero leyendo esta frase a posteriori vemos que el deíctico también tiene una función catafórica, pues anuncia la referencia a las miniaturas de los escudos al final de la misma frase: “por mejor entender lo suso dicho, todos los escudos de las armas suso nonbradas, serán puestos en el fin desta obra” (loccit.). Unas pocas frases siguen: constituyen el éxplicit del tratado de modo que la labor del copista que anuncia la presencia de la iconografía y del iluminador (en el caso en que fuesen dos personas, lo que es incierto en la mayoría de los códices conocidos) se ubiquen cerca. “El fin desta obra” remite al folio en blanco que sigue la copia del texto y le prohíbe de este modo al copista a que inserte los diecisiete escudos de armas en los márgenes del folio donde consta la écfrasis. Sin embargo, la ventaja del uso de los márgenes hubiese sido la posibilidad para el lector de consultar la écfrasis y la iconografía sin pasar de página.

33Pasemos ahora a la écfrasis de la iconografía restante del Tratado de las armas (que precede la de los escudos de armas que cierran la obra). En la parte historiográfica (la primera de las tres partes del capítulo, teniendo en cuenta que “el blasón de las armas” es la última), el autor anuncia por anticipado que tratará de las tres distintas cotas de armas y de las siete enseñas:

Carlo Magno, rey de Francia, enperador de los romanos, como fuesse el más singular en virtud de los príncipes de su tienpo e más entendido en los autos de gentileza, añadió muchas cosas, assí en las armas y enseñas como en el oficio d’armas; el qual ordenó tres diferencias de cotas d’armas e siete de enseñas, los nonbres e faziones de cada una de las quales por mayor noticia serán aquí puestas; y ordenó a quáles personas e dignidades conviene cada una dellas traer, según en su lugar se mostrará. (p. 130-131)

34El uso del futuro explica que no se adelante ningún rasgo descriptivo: se limita a los datos historiográficos relativos a Carlomagno dejando la écfrasis para el apartado que trata de los tipos de cotas de armas y enseñas, pero informando al lector de la presencia de miniaturas (faziones) con su lema (nonbre). El adverbio aquí funciona como un ancla (o una llamada) que remite a la materialidad del códice. Aquí tiene un doble referente: por una parte, se refiere al códice de manera indefinida (equivale a “en los folios de esta obra en este códice”). Al considerar que gran parte de los códices hispanos son facticios, este deíctico se refiere propiamente dicho al cuaderno o a los cuadernos que conforman la obra, o eventualmente al códice original. Por otra parte se refiere al texto, a la écfrasis y conforma una correlación con el indicador espacial “en su lugar” (en cambio, en la cita anterior lugar se refería al objeto del mundo en una prospección, el escudo que quedaba por diseñar por el lector cuyo propósito era aplicar sus preceptos). El grupo preposicional “por mayor noticia” muestra que el autor estaba al tanto de que su fórmula (écfrasis más miniaturas) suponía un avance técnico para la ciencia heráldica (noticia es una variante de demostración que utilizaba de manera referencial para remitir al texto, como ya lo analizamos).

35Tras la parte historiográfica el autor trata de las tres cotas de malla, tal como lo anunció y lo recuerda al dedicatario:

Pues prosiguiendo lo prometido, príncipe muy poderoso, digo que son tres nonbres de cotas d’armas, conviene saber: cota d’armas, tinicla, plaquin, e como quiera que en los nonbres aya diversidad, todas una misma cosa son, pues en cada una dellas van las armas del que las trae, e solamente difieren en la fación o fechura, como parece por sus patrones. (p. 131-132)

36El sustantivo patrón remite a la miniatura y a su correspondencia en cuanto a su forma y proporciones para convertirla en un objeto del mundo. Valera utiliza ya un sistema de referencia más explícito en esta cita con el fin de poner de realce el enfoque técnico, práctico y preceptivo de su texto. Utiliza pues tres términos técnicos de la vestimenta mostrando el vasto alcance de su pericia en el campo militar como oficial de armas: fación, fechura y patrón.

37Pasemos finalmente al final de la écfrasis que remite a la iconografía de las enseñas: “E por mayor noticia de lo suso dicho, serán aquí puestas las figuras de todas estas enseñas” (p. 132). En esta última cita aparecen de nuevo los marcadores (el comparativo mayor, el indicador espacial anafórico suso, el deíctico aquí). La importancia creciente que el autor le da a la iconografía (comparando con su evocación en el Espejo de verdadera nobleza) se percibe en el hecho de que la cita con el sustantivo figuras, que a diferencia de patrón no remite al léxico técnico militar sino al de la iconografía. Estas menciones explícitas a las miniaturas son coercitivas para el copista pues en caso de que decidiera no reproducirlas (como es el caso en varios testimonios conocidos), el lector se daría cuenta de la existencia de una laguna.

38Del mismo modo que Valera supo explorar la economía del folio con su uso de la autoglosa, desarrolla una técnica que permite combinar el texto y la imagen de manera cada vez más explícita y por tanto eficiente. Esta evolución muestra que, desde el punto de vista de Valera, la iconografía que era accesoria en su primer tratado se convierte en una herramienta complementaria de la écfrasis en el marco de un discurso descriptivo y preceptivo cada vez más técnico y práctico a medida que va desarrollando el autor sus competencias profesionales.

39Sin embargo, la écfrasis es bastante completa de modo que si un lector leyera un testimonio sin iconografía no dejaría de acceder a la mayor parte del contenido. Es la ventaja de la obra de Valera si la comparamos por ejemplo con la de Ferrán Mexía.

Interpretar écfrasis e iconografía heráldica en la obra de Valera y obras conexas

40La heráldica se sitúa entonces a medio camino entre ciencia, técnica, historia y arte y se basa en la descripción (discurso y/o iconografía). Pero en sus inicios en el siglo XV sufre su necesaria ancilaridad hacia el texto manuscrito en su imperfecta materialidad: por ejemplo el capítulo XXIX del libro tercero del Nobiliario vero de Ferrán Mexía (“do se muestran las formas de los escudos darmas”) es de acceso dificilísimo para el lector debido a su écfrasis incompleta: en varias ocasiones la écfrasis del escudo falta y la frase se limita a precisar el lema. De hecho, la complementariedad prevista entre texto e imagen convierte la iconografía en una necesidad para el lector. En efecto, cada escudo descrito está seguido por su representación iconográfica, produciendo un contenido más claro de poder acceder a ambos textos e imágenes. De este modo Mexía conforma su propio sistema texto-imagen que se vale de otros marcadores que los que usó Valera (aunque se basa igualmente en deícticos y anáfora):

  • 36 Sara GONZALEZ-VAZQUEZ, Représentation et théorisation de la noblesse dans les traités castillans du (...)

Es otra manera de armas, la qual es la que se sigue. Ésta asy mismo se dize vanda;
píntase de esta manera.
Es otra manera de armas, la qual se llama bastone;
es la siguiente.
Es otra manera de armas, llámase avande;
píntase asy.
Es otra manera de armas de escudo de armas, la qual es dicha jaquelado. [
Es
ésta.]
Es otra manera de armas que assy mismo es dicho jaquelado de punta,
la qual se pinta de esta forma.
Es otra manera de armas,
la qual se pinta de esta forma.
Es otra manera de armas,
la qual se pinta de esta forma. [171rº]
Es otra manera de armas,
la qual se pinta de esta forma [que arriba está.].
Es otra manera de armas,
la qual se pinta de esta forma.
Es otra manera de armas,
la qual se pinta asy36.

  • 37 Ferrán MEXÍA, Nobiliario vero, intr. de Manuel SÁNCHEZ MARIANA, Madrid: Ministerio de Educación y C (...)

41Quien consulte los códices de la obra o una edición (incluso crítica) del libro tercero se enfrentará a un mensaje incompleto al carecer de la iconografía ideada por el autor. De allí que en el caso de la parte heráldica de esta obra sea altamente recomendable complementar dicha lectura por la consulta del facsímil del incunable en que sí consta la iconografía37.

42La obra de Mexía, más aún que la de Valera, padece de contingencias materiales que no están a la altura del proyecto de su autor en una época de transición para la historia del libro. Sin embargo, este aspecto material decepcionante para muchos lectores no desanimó al lector más apasionado y conocedor: tanto para las iniciales capitales como para los escudos de armas algunos dejaron la huella de su mano con el fin de completar las lagunas con sus “garabatos” o palabras técnicas. Es el caso del manuscrito 7099 de la Biblioteca Nacional de España:

  • 38 F. ACCORSI, op. cit., p. 239. Indicamos en cursiva los fragmentos relativos a nuestra argumentación

En todo el manuscrito han quedado capitales iniciales sin hacer; en su mayoría se han trazado posteriormente en tinta negra. […] Los ff. 37r-45v acogen seis escudos de armas en cada página, pintados en los siete colores heráldicos (seis tintas más el blanco de la hoja); en ff. 37r-39v y 44r-45v se encuentran tan solo las siluetas, trazadas con tinta marrón y punta fina en f. 37, tinta negra y punta espesa en los demás folios; los de f. 37r son más irregulares e inseguros, los de f. 37v y el tercero de f. 38r de contorno doble. Los escudos completos son en total 50, ya que en f. 44 hay dos sin terminar, dibujados pero no pintados, y dos siluetas. Distintas manos, letras cursivas minúsculas (ss. XV-XVI), identifican algunas de las armas, ej. f. 40r: «castilla», «castillas», «enriquez», «de avellaneda», «marmoles»38.

43Es de notar que el texto induce a producir una imagen (a veces inacabada) y, a su vez, la imagen le invita al lector erudito a que produzca un texto descriptivo a modo de lema.

  • 39 Compárese por ejemplo la descripción de Accorsi con el registro del catálogo de la BNE: “DIEGO DE V (...)
  • 40 F. ACCORSI, op. cit., p. 239.
  • 41 F. ACCORSI, op. cit., p. 237.
  • 42 F. ACCORSI, op. cit., p. 238.

44Los codicólogos (estudiosos o bibliotecarios) que inspeccionaron este manuscrito no concuerdan en cuanto a la foliación de los escudos de armas39. Puede que las cuatro numeraciones distintas presentes en este códice facticio y el estado de deterioración del mismo con “un cuaderno (ff. 112-123) parcialmente descosido40” no ayude para llevar a cabo dicha tarea. Pero cabe plantearse el estatus de una hoja en blanco con dibujos sin acabar: la ausencia de texto y este estado híbrido le llevó a Federica Accorsi a no tener en cuenta esta parte en el inicio de su descripción codicológica, convirtiéndose los folios 37 a 44 (donde vienen los dibujos inacabados) en un fantasma (icono)gráfico: “3. Diego de Valera, Tratado de las armas, ff. 12r-36v. 4. Id., Doctrinal de prínçipes, ff. 46r-73r”41. Pues la estudiosa tampoco los incluye en su recuento de los folios en blanco: “En blanco los ff. 10-11, 73v-75v, 89v, 118”42. Con esto vemos que el estatuto híbrido de la iconografía (no esencial a la comprensión textual pero que arroja innegablemente luz sobre el texto conforme a la voluntad del autor) explica que su tratamiento por parte de los filólogos no siempre haya sido el que merecía.

45Los editores de las obras, Balenchana y Penna, no se equivocaron reproduciendo toda la iconografía prevista por el autor, las cotas de malla, las enseñas en el Tratado de las armas y los escudos de armas en el Espejo de verdadera nobleza. De proponer otra edición de las obras completas del autor podría ser interesante guardar la iconografía en su totalidad para el Tratado de las armas, por su mayor tecnicismo, y en el caso de ediciones (críticas) de sendos tratados proponer una reproducción de los escudos de armas en cada caso, basándose en la iconografía completísima y en color del ms. 7099 de la BNE.

  • 43 Emilio José SALES DASÍ, “Una primera aproximación a la heráldica literaria de las continuaciones ca (...)

46Más allá, estas obras de Valera, así como la Cadira de honor de Juan Rodríguez del Padrón y el Nobiliario vero de Ferrán Mexía serían el cimiento en que se basaría la heráldica literaria (esta vertiente puramente ficcional se desarrolla básicamente mediante las novelas de caballería)43: el conocimiento de este conjunto de obras fue incrementado por la existencia de incunables e impresos (a exclusión de la Cadira de honor). La Cadira de honor ha sido el modelo de Valera, es evidente y está documentado para el Espejo de verdadera nobleza, y no se ha evocado hasta la fecha en el caso del Tratado de las armas. Valera se inspira del padronés en cuanto a los datos historiográficos en la tercera parte del tratado y muchas veces retoma argumentos de este texto fuente para contradecirlos. Un ejemplo característico concierne el léxico de la écfrasis y su uso correcto, remitimos al sustantivo blasón y su derivado blasonar. Encontramos la palabra blasón en la Cadira de honor en un binomio sinonímico con leyes de nobleza:

  • 44 Juan RODRÍGUEZ DEL PADRÓN, Obras completas, ed. César Hernández Alonso, Madrid: Editora Nacional, p (...)

E segund poco ante dezía de la nobleza, que todos los del linaje o de la casa del que la resçibió deçendientes, legítima mente en aquella subçeden, aquesto mesmo es de las devisas e de las armas digo; las quales, agora por mano del prínçipe, agora por propia autoridad sean resçebidas, en presençia sienpre de un Rey de armas, o dos ofiçiales diestros, siguiendo su ordenança, se deven tomar; lo qual non aviendo querido algunos guardar, oy traen falsas sus armas por tal figura, que, seyendo en algund torneo onde las leys de nobleza e del blasón se guardasen entrados, serían de aquel lançados vituperosa mente en su gran confusión44.

47Al final de esta cita, entendemos que los dos términos son aproximadamente equivalentes para el autor. Utiliza otro binomio sinonímico en repetidas ocasiones, que combina armas con devisas. Valera en cambio privilegia una sintaxis más directa con un léxico que no presenta ese tipo de variación y deja de lado el simbolismo típico de la obra del padronés para proponer una écfrasis que cualquier noble pueda entender. Entre los dos lo que se juega es otro episodio del debate del clérigo y del caballero (la tradicional disputatio que inspiró un texto como el Poema de Elena y María).

48La respuesta de Valera a este uso del término blasón encabeza la parte heráldica del tercer libro del Tratado de las armas:

Para lo qual entender derechamente, conviene que sepamos la propia significación del vocablo [blasón]. Donde, Príncipe muy católico, digo que este vocablo es francés, y en nuestra lengua quiere tanto dezir como declaración o demostración; e los que dizen blasonar armas, por pedrería, virtudes, elementos o metales, yerran, que aquello dévese dezir, conparar o apropiar, que blasonar no es otra cosa salvo demostrar o declarar como las armas están. (p. 136-137)

  • 45 Walther von WARTBURG, Französisches Etymologisches Wörterbuch, entrada *BLASO, vol. 1, p. 402-403, (...)
  • 46 Covarrubias menciona este significado, así como el significado heráldico (Sebastián de COVARRUBIAS, (...)

49Desde un punto de vista lexicográfico forman parte estas citas de los primeros testimonios lingüísticos de blasón y su derivado blasonar. Si para el padronés blasón significa “ley heráldica”, para Valera significa “explicación relativa a los escudos de armas” y resulta que los dos sentidos coexistían en aquel entonces: si blasón significaba tempranamente “conjunto de armerías de una familia noble”, a partir del siglo XV blasonar significa “celebrar, proclamar”45 y también “reprochar”46. Valera muestra ser un buen conocedor de la lengua francesa, lo que no es sorprendente pues tradujo una obra francesa al castellano. El tratado del padronés contiene información de índole heráldica pero su propósito no es tan técnico como el de Valera y carece de iconografía.

  • 47 En f. 44r sobresalen por su tamaño las armas de los Velasco.” (F. ACCORSI, op. cit., p. 239).
  • 48 Arie Johan VANDERJAGT, Qui sa vertu anoblist: The Concepts of noblesse and chose publique in Burgun (...)

50Intuimos que otra clave de la difusión exitosa de los tratados de heráldica con iconografía es la posibilidad de adaptar los escudos de armas al linaje del propietario del códice (para el ms. 7099 de la BNE es probable que perteneciera al linaje de los Velasco47). Es lo que observamos también en varios códices que contienen la traducción al francés del Espejo de verdadera nobleza, le Traité de noblesse (1460): son testimonios esmerados que fueron personalizados a destinación de su primer propietario. Podemos citar el ms. 2616 de la biblioteca nacional de Austria en Viena en que fue miniada la cota de malla del primer propietario48.

51El carácter accesorio de la iconografía en las obras de Valera y el vínculo laxo entre texto e imagen (a diferencia de la obra de Mexía) contribuyó a su difusión. En efecto, la transmisión de la obra valeriana fue mucho más importante que la de Mexía (aunque es obvio que el contexto no es el mismo desde el punto de vista de la historia del libro). De hecho, otra ventaja de la obra de Valera (más allá de su mejor adaptación a las condiciones materiales) fue la circulación conjunta o autónoma de sus partes según la sensibilidad del comendatario del códice.

52Teniendo en cuenta las variaciones originadas en el transcurso de la transmisión manuscrita, la ventaja de la obra de Valera es el carácter accesorio de la iconografía: la écfrasis en el Espejo de verdadera nobleza y el Tratado de las armas se vale por sí misma. Por tanto la difusión de estos tratados resulta de sumo interés para entender el desarrollo de la heráldica en la Castilla de Juan II y Enrique IV.

53Más allá de la tratadística en torno a la nobleza, la importancia de la ideología nobiliaria antitética (provirtud o prolinaje) trasluce en un sinfín de obras y, por tanto, de géneros literarios. Parece que la heráldica es su vertiente simbólica y descriptiva: es evidente que el discurso argumentativo requiere también un apoyo narrativo y descriptivo mediante la écfrasis y el símbolo. En cuanto a la ideología nobiliaria, es lo que encontramos también en Viajes y andanzas de Pero Tafur, que se ambienta en la segunda mitad del reinado de Juan II (pues entre la fecha del viaje y de la redacción pasaron aproximadamente dos décadas). El prólogo del autor (o del clérigo al que este le mandaría redactarlo) es la vertiente argumentativa que defiende la nobleza de linaje, el relato de la gesta de don Per Illán (el posiblemente putativo antepasado de Pero Tafur y del conde de Alba, Fernán Álvarez de Toledo) es la vertiente narrativa que da cabida a la heráldica como vehículo de la écfrasis y del símbolo:

  • 49 Pero TAFUR, Andanzas e viajes, ed. Miguel Ángel Pérez Priego, Madrid: Cátedra, 2018, p. 195-196.

A este llamavan don Per Yllán e este dizen que fue aquel que entró en Toledo e metió al rey dentro, una vez que se reveló, e la cobró por él peleando con los contrarios, e los venció e apoderó al rey de la cibdad. E este es aquel que está enterrado en la capilla de los reyes antiguos en Toledo e en lo alto del cielo está pintado en un cavallo e su vandera e sus paramentos de sus armas, las cuales son aquellas que hoy trae el muy virtuoso e generoso señor don Fernán Álvarez de Toledo, conde de Alva, porque de liña en liña viene de aquel príncipe de la Grecia que en Castilla vino. E yo asimesmo aquellas armas traigo e de aquel mesmo linaje vengo. E aquel don Pero Ruiz Tafur, que fue principal en ganar a Córdova, era nieto del conde don Estevan Illán, fijo o nieto de aquel don Per Illán, príncipe que ya dixe. E bien podría, sino por no alongar la escritura, dezir, según la estoria de Castilla, de padre a fijo cuántos fueron los que han venido de aquel linaje en Castilla fasta agora. E si yo traigo en mis armas unas barras dentro, esto es que por casamientos se a mezclado, mas las verdaderas armas son los jaqueles49.

  • 50 Sara GONZALEZ-VAZQUEZ, “D’une histoire à l’autre: la mystification du lignage de Pero Tafur dans so (...)

54Como lo precisó Sara Gonzalez, Tafur propone un estudio de su escudo de armas50; cabe subrayar que, desde un punto de vista retórico, este estudio se vale forzosamente de la écfrasis (que hemos indicado en cursiva en el texto). En este contexto esta se convierte en un símbolo del discurso narrativo-descriptivo, pero también contribuye a la vertiente argumentativa pues su escudo de armas constituye también un argumento de autoridad (y por tanto innegable) de su nobleza de linaje.

55La écfrasis del Espejo de verdadera nobleza y del Tratado de las armas favoreció la presencia de una iconografía heráldica variada posiblemente conforme con la voluntad autorial. La composición ideada por Valera permitió una circulación autónoma de fragmentos de la obra, además de una nutrida circulación de los dos tratados en su totalidad, de manera separada o conjunta. La evolución del dispositivo texto-imagen entre el primer y el segundo tratado promueve la libertad de ejecución de la iconografía a la vez que incita a su conservación. Por tanto observamos una maestría de Valera en la ciencia heráldica así como en su conciencia aguda de las contingencias materiales relativas a la difusión de las obras manuscritas.

56Volviendo una última vez al papel de Valera en el debate de la nobleza y la heráldica, goza de una autoridad en esas materias debido a su experiencia europea de caballero letrado y a su función de maestresala de los reyes de Castilla, Juan II y de Enrique IV, y finalmente de Fernando de Aragón (dos décadas más tarde, hacia 1480, le dedicaría Valera un tratado polémico, Preheminencias y cargos de los oficiales de armas, que reescribe en parte un fragmento del Tratado de las armas). Estas cualidades combinadas al servicio de las armas y las letras explican que, a pesar de no poder presumir de prosapia, logró medrar convirtiéndose en un modelo de la nobleza de servicio, en un autor y cronista cuya obra conoció una amplia y duradera difusión.

Haut de page

Notes

1 Para situar la labor historiográfica de Valera en la historiografía trastámara, consultar Jean-Pierre JARDIN, “L’historiographie trastamare: de l’unicité du modèle monarchique à la pluralité des modèles chevaleresques”, in: Jean-Pierre SÁNCHEZ, L’univers de la chevalerie en Castille, fin du Moyen Âge - début des Temps Modernes, Paris: Éditions du Temps, 2000, p. 9-30. Las ediciones de las obras son las siguientes: Mosén Diego de VALERA, Crónica de los Reyes Católicos, ed. Juan de Mata Carriazo, Madrid: Centro de Estudios Históricos, 1927; id., Memorial de diversas hazañas: Crónica de Enrique IV, ordenada por Mosén Diego de Valera, ed. Juan de Mata Carriazo, Madrid: Espasa Calpe, 1941; id., Edición y estudio de la Valeriana (Crónica abreviada de España de Mosén Diego de Valera), ed. Cristina Moya García, Madrid: Fundación Universitaria Española, 2009.

2 Diego de VALERA, Defensa de virtuosas mujeres, ed. Federica Accorsi, Pisa: ETS, 2009.

3 Diego de VALERA, Epístolas y otros varios tratados, ed. José Antonio Balenchana, Madrid: Sociedad de Bibliófilos Españoles, 1878.

4 Sobre la obra de Valera en su conjunto consúltese: Cristina MOYA GARCÍA (ed.), Mosén Diego de Valera: entre las armas y las letras, Woodbridge: Boydell & Brewer, 2014; Julio RODRÍGUEZ-PUÉRTOLAS (ed.), Mosén Diego de Valera y su tiempo, Cuenca, Instituto Juan de Valdés, 1996. Para leer la obra de Valera, se consultará además de las ediciones citadas: Mario PENNA, Prosistas castellanos del siglo XV, Madrid, Atlas, 1959. Existe una edición de dicha traducción: Honoré de BOUVET, Árbol de batallas. Versión castellana atribuida a Diego de Valera, ed. Antonio Contreras Martín, Madrid: Ministerio de la Defensa, 2008.

5 Jesús RODRÍGUEZ VELASCO, “El Tractatus de insigniis et armis de Bartolo y su influencia en Europa (con la edición de una traducción castellana cuatrocentista)”, Emblemata, 2, 1996, p. 35-70.

6 Jesús RODRÍGUEZ VELASCO, El debate sobre la caballería en el siglo XV, Valladolid: Junta de Castilla y León, 1996.

7 Carlos HEUSCH, La caballería castellana en la Baja edad media: textos y contextos, Montpellier: Université Paul Valéry, 2000.

8 Nos limitamos a citar los estudios de referencia de las últimas décadas: Faustino MENÉNDEZ PIDAL, Heráldica medieval española, Madrid: Hidalguía, 1982; id., Los emblemas heráldicos. Una interpretación histórica, Madrid: Real Academia de la Historia, 1993; id., Leones y castillos, Madrid: Real Academia de la Historia, 1999; Martín de RIQUER, Heráldica castellana en tiempos de los Reyes Católicos, Barcelona: Quaderns Crema, 1986.

9 Pedro Antonio AGUDELO, “Los ojos de la palabra. La construcción del concepto de écfrasis, de la retórica antigua a la crítica literaria”, Lingüística y Literatura, 60, 2011, p. 75-92, p. 78.

10 Julian WEISS, “Las fermosas e peregrinas ystorias: sobre la glosa ornamental cuatrocentista”, Revista de Literatura Medieval, 2, 1990, p. 104-112; Jesús RODRÍGUEZ VELASCO, “La producción del margen”, La Corónica, 39 (1), 2010, p. 249-272.

11 Jesús RODRÍGUEZ VELASCO, “La biblioteca y los márgenes. Ensayo teórico sobre la glosa en el ámbito cortesano del siglo XV en Castilla”, eHumanistica, 1, 2001, p. 119-133, p. 123-124.

12 William M. GREEN, “Hugo of St. Victor: De Tribus Maximis Circumstantiis Gestorum”, Speculum, 18, 1953, p. 483-93, p. 490.

13 Florentino ANTÓN REGLERO, “El diseño heráldico desde la perspectiva de la estética medieval”, Derecho y Realidad, 12 (2), 2008, p. 53-75, p. 66.

14 Esto justifica por ejemplo la existencia de una cátedra  osén Diego de Valera en el Ateneo de Madrid.

15 M. PENNA, op. cit., p. cxvi.

16 Hacen excepción ciclos iconográficos en la obra de Alfonso X: Irene SALVO GARCÍA, “Images de la construction ou la construction imaginée: les miniatures des manuscrits des Cantigas a Santa María d’Alphonse X”, in: Clotilde DAUPHANT y Vanessa OBRY (eds.), Rêves de pierre et de bois. Imaginer la construction au Moyen Âge, Paris: PUPS, 2009, p. 23-32.

17 En su versión francesa: Michael CAMILLE, Images dans les marges, Paris: Gallimard, 1997.

18 Cítese por ejemplo el manuscrito de Salamanca de la obra de Dioscórides que contiene numerosas miniaturas de las plantas evocadas en el texto lo que lo convierte en una auténtica joya: Antonio LÓPEZ EIRE, Francisco CORTÉS GABAUDAN, Bertha María GUTIÉRREZ RODILLA, María de la Concepción VÁZQUEZ DE BENITO (eds.), Sobre los remedios medicinales. Estudios y traducción: manuscrito de Salamanca, Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2006.

19 Nuestro conocimiento de los códices que contienen las obras valerianas estudiadas se debe a nuestra observación, así como a la labor de algunos estudiosos. Especialmente, Lourdes SIMÓ GOBERNA, “Acerca de los manuscritos del Tratado de las armas de Mosén Diego de Valera”, Incipit, 18, 1998, p. 65-80; Federica ACCORSI, “Los manuscritos de la Defensa de virtuosas mujeres de Diego de Valera”, Revista de Literatura Medieval, 21, 2009, p. 251-308; id., Estudio del Espejo de verdadera nobleza de Diego de Valera con la edición crítica de la obra, dir. Giuseppe DI STEFANO, tesis doctoral, Universidad de Pisa, 2011.

20 Corregimos este dato supliendo con la descripción codicológica de F. ACCORSI: “ocho estandartes en ff. 60v-61r”, art. cit., p. 277.

21 Julian WEISS, “«La qüistión entre dos cavalleros»: un nuevo tratado político del siglo XV (II)”, Revista de literatura medieval, 1995, 7, p. 187-207, p. 188 y190.

22 L. SIMÓ, “Acerca de los manuscritos…”, p. 74.

23 F. ACCORSI, Estudio del Espejo…, p. 239.

24 Ibid., p. 253.

25 Lucía Megías y Rodríguez Velasco hablan de una copia “supervisada por el autor”, José Manuel LUCÍA MEGÍAS y Jesús RODRÍGUEZ VELASCO, “Diego de Valera”, Diccionario filológico de la Literatura medieval española, Madrid: Castalia, 2000, p. 404. Hay que precisar que desde esta publicación fueron sacados del olvido unos cuantos códices de las dos obras. Basándonos en el repertorio Philobiblon BETA se conocen 24 códices del Tratado de las armas y 15 del Espejo de verdadera nobleza.

26 Loc. cit.

27 F. ACCORSI, ibid., p. 236.

28 F. ACCORSI, art. cit., p. 261.

29 José Manuel LUCÍA MEGÍAS y Jesús RODRÍGUEZ VELASCO, op. cit., p. 406.

30 Ibid., p. 418. Béatrice Leroy, traductora de la obra al francés, propone 1455-1460 y con más probabilidad 1457-1458 (B. LEROY, “Le Traité des armes de Diego de Valera, vers 1455-1460”, Bulletin hispanique, 110, 1, 2008, consultado el 4 de agosto de 2020. URL: http://journals.openedition.org/bulletinhispanique/649).

31 M. PENNA, opcit., p. 108-112.

32 Ibid., p. 129-137. En las citas siguientes nos limitamos a indicar la página de esta edición entre paréntesis.

33 Ya lo había señalado el primer editor del tratado: “El capítulo XI lo insertó en el Tratado de las Armas […] copiando al pié de la letra párrafos enteros”, Diego de Valera, Epístolas y otros varios tratados, ed. José Antonio de Balenchana, Madrid: Sociedad de Bibliófilos Españoles, 1878, p. xxiii.

34 Lourdes SIMÓ GOBERNA, “El Ms. 529 de la Biblioteca Nacional de Cataluña y el ‘Tratado de las Armas’ de Mosén Diego de Valera”, Incipit, 13, 1993, p. 153-169, p. 156.

35 “La tercera tiene mucho de contenido heráldico y en realidad es el último capítulo, el XI, del Espejo de verdadera nobleza, escrito que en cierto modo complementa al Tratado.” (Francisco CALERO y Valentín MORENO, “Manuscritos y ediciones del Tratado de Rieptos e desafíos de Mosén Diego de Valera”, Epos: Revista de filología, 15, 1999, p. 435-448, p. 439).

36 Sara GONZALEZ-VAZQUEZ, Représentation et théorisation de la noblesse dans les traités castillans du XVe siècle: une édition du Nobiliario Vero de Ferrán Mexía, thèse de doctorat sous la direction de Carlos HEUSCH, ENS de Lyon, 2013, p. 419.

37 Ferrán MEXÍA, Nobiliario vero, intr. de Manuel SÁNCHEZ MARIANA, Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia, 1974. Se trata del facsímil del incunable de Sevilla de 1492.

38 F. ACCORSI, op. cit., p. 239. Indicamos en cursiva los fragmentos relativos a nuestra argumentación.

39 Compárese por ejemplo la descripción de Accorsi con el registro del catálogo de la BNE: “DIEGO DE VALERA: '(ff 12-45 v) Tratado de las armas (con los escudos en los ff 40-44)”, Inventario general de los manuscritos de la Biblioteca Nacional de España, Madrid, Ministerio de Cultura, 1988, vol. 12, p. 21.

40 F. ACCORSI, op. cit., p. 239.

41 F. ACCORSI, op. cit., p. 237.

42 F. ACCORSI, op. cit., p. 238.

43 Emilio José SALES DASÍ, “Una primera aproximación a la heráldica literaria de las continuaciones caballerescas del Amadís de Gaula”, Emblemata. Revista Aragonesa de Emblemática, 9, 2003, p. 219-230.

44 Juan RODRÍGUEZ DEL PADRÓN, Obras completas, ed. César Hernández Alonso, Madrid: Editora Nacional, p. 291.

45 Walther von WARTBURG, Französisches Etymologisches Wörterbuch, entrada *BLASO, vol. 1, p. 402-403, https://apps.atilf.fr/lecteurFEW, consultado el 29 de agosto de 2020.

46 Covarrubias menciona este significado, así como el significado heráldico (Sebastián de COVARRUBIAS, Tesoro de la lengua castellana o española, Madrid: Luis Sánchez, 1611, p. 281b).

47 En f. 44r sobresalen por su tamaño las armas de los Velasco.” (F. ACCORSI, op. cit., p. 239).

48 Arie Johan VANDERJAGT, Qui sa vertu anoblist: The Concepts of noblesse and chose publique in Burgundian Political Thought, Groningen: Miélot, 1981, p. 123 (“It belonged to Adolph of Cleves, whose coat-of-arms is painted on f14.”).

49 Pero TAFUR, Andanzas e viajes, ed. Miguel Ángel Pérez Priego, Madrid: Cátedra, 2018, p. 195-196.

50 Sara GONZALEZ-VAZQUEZ, “D’une histoire à l’autre: la mystification du lignage de Pero Tafur dans son récit de voyage Andanças e viajes (XVe siècle)”, Atalaya, 13, 2013, párrafo 9, consultado el 21 agosto 2020. URL: http://journals.openedition.org/atalaya/957.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Florence Serrano, « Écfrasis e iconografía heráldica en el Espejo de verdadera nobleza y el Tratado de las armas de Diego de Valera », e-Spania [En ligne], 37 | octobre 2020, mis en ligne le 15 octobre 2020, consulté le 28 novembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/36201 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.36201

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search