Navigation – Plan du site

AccueilNuméros37Intime et intimité au Siècle d’Or...Intimité et passions de l’âme : c...Entre amor y vergüenza en La desd...

Intime et intimité au Siècle d’Or (espaces, émotions, représentations)
Intimité et passions de l’âme : conflit interne et regard du collectif

Entre amor y vergüenza en La desdicha por la honra de Lope de Vega

Djoko Luis Stéphane Kouadio

Résumés

Cet article montre que La desdicha por la honra de Lope de Vega est caractérisée par l’exposition des émotions et sentiments du personnage Felisardo, en quête d’un rétablissement de l’honneur perdu suite à la découverte de son lignage morisque. La honte et l’amour sont principalement les stimuli qui le poussent à aller au-delà de ses capacités pour prouver qu’il est digne d’être un noble chevalier chrétien au service du roi d’Espagne et de l’Eglise Catholique.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Edmond CROS, «Hacia una teoría sociocrítica del texto», La palabra, 31, Tunja: Universidad Pedagógi (...)
  • 2 Juan CarlosTÓJAR HURTADO, Investigación cualitativa. Comprender y actuar, Madrid: La Muralla, p. 31 (...)

1El siglo de Oro se caracteriza por la presencia de varios escritores cuyo papel queda importante para comprender el modo de pensamiento y de funcionamiento de la España de aquel entonces. Lope de Vega, poeta, dramaturgo y novelista, ofrece al lector, con su novela corta La desdicha por la honra, la oportunidad de ver cómo los caballeros, al servicio del Rey y de la Iglesia, actúan para preservar su honor. La obra, a través del personaje Felisardo, pone de realce el dualismo amor/vergüenza como sistema, a la vez, de valorización y de desvalorización del ciudadano español que se convierte en paria por el descubrimiento de ser morisco. Este dualismo, es decir la existencia de dos principios supremos que dirigen la conducta de Felisardo, es el motor de su acción a lo largo de la novela corta. Es en este contexto en que nuestro tema está justificado: «Entre el amor y la vergüenza en La desdicha por la honra de Lope de Vega». En otras palabras, ¿cómo está condicionado en la novela corta el personaje principal, Felisardo, por el amor y la vergüenza en sus relaciones con los demás? ¿Cómo se explica la búsqueda del personaje por sus sentimientos y emociones? La hipótesis que subyace a nuestra reflexión es que las dinámicas emocionales y sentimentales originan el viaje purificador del personaje central de La desdicha por la honra. Nuestro objetivo, mediante un doble enfoque temático y sociocrítico, consiste en revelar que el destino trágico del personaje se justifica por su propia búsqueda insatisfecha del restablecimiento del honor perdido ante acontecimientos históricos. Recordemos que la sociocrítica permite «mostrar cómo el proceso histórico está profundamente involucrado en el proceso de escritura, [y] […] examinar las diferentes formas en que la historia es incorporada en el texto»1. El análisis temático remite a una exposición de «los eventos y situaciones presentados [que] se configuran en torno al tema que forma el foco central»2 de la novela corta lopesca. Así pues, presentaremos, en la primera parte, la vergüenza y el amor como dos paradigmas inseparables. En la segunda parte, veremos que, a través de Felisardo, es el ejemplo del español enfrentado a la «limpieza de sangre». En la tercera parte, mostraremos que el retrato de Felisardo, expuesto en el texto barroco, se refiere al de un español combativo, pero condenado a un fracaso asumido.

Vergüenza y amor, dos paradigmas indisociables

  • 3 Julio CALVO SOTELO, «Trilogía textual», in: Ángel LÓPEZ GARCÍA, Manuel PRUNYONOSA (coords.), Foname (...)
  • 4 Diccionario de la Real Academia Española, Madrid / Barcelona: Real Academia Española / Espasas Libr (...)
  • 5 Lope Félix de VEGA CARPIO, La desdicha por la honra (1624), Madrid: Editorial del Cardo, 2006, p. 9
  • 6 Ibid., p. 11.
  • 7 Biblia de Jerusalén, Bilbao: Desclée de Brouwer, 2009, capítulo 3, versículos 6-7.

2La novela corta La desdicha por la honra, publicada en 1624, forma parte de los cuatro relatos cortos cuyo título general es «Novelas a Marcia Leonarda». No se trata de un ciclo como puede ser, por ejemplo, una trilogía cuya interdependencia es una realidad3. Esta obra lopesca presenta, a la vez, el impacto de la vergüenza y del amor sobre el ser humano representado por el personaje clave llamado Felisardo. Sabemos que la vergüenza se refiere a la «turbación del ánimo ocasionada por la conciencia de alguna falta cometida, o por alguna acción deshonrosa y humillante. Turbación del ánimo causada por timidez o encogimiento y que frecuentemente supone un freno para actuar o expresarse»4. La vergüenza provoca forzosamente un trastorno interior con múltiples consecuencias, como lo pone de relieve el comportamiento del personaje Felisardo. Cabe señalar que, por una parte, aunque condiciona su acción, el personaje Felisardo pronuncia dos veces la palabra «vergüenza»5 y, por otra parte, el narrador utiliza varios términos que se inscriben en el campo de la vergüenza. Por ejemplo, surge la palabra «deshonor»6. La palabra «amor» es expresada, al menos veintidós veces, tanto por los personajes como por el narrador. De hecho, la vergüenza da lugar a una profunda perturbación que es fuente de verdadera humillación. Es el caso de Felisardo por su certeza de haber cometido un acto reprensible, según un punto de vista social y religioso que remite al pecado de los orígenes debido a Adán y Evan7. Mediante tal acción, ambos han experimentado una incomodidad, un desasosiego y una confusión interior al descubrir su desnudez, lo que sigue siendo una mancha heredada por todos los seres humanos:

  • 8 Ibid., capítulo 3, versículos 6-7.

Como viese la mujer que el árbol era bueno para comer, apetecible a la vista y excelente para lograr sabiduría, tomó de su fruto y comió. Después dio también a su marido, que igualmente comió. Entonces se les abrieron a ambos los ojos y se dieron cuenta de que estaban desnudos; y, cosiendo hojas de higuera, se hicieron unos ceñidores8.

3Al igual que sus antepasados bíblicos, Felisardo aparece vergonzoso ante sus contemporáneos por haber cometido involuntariamente otro pecado que es el hecho de pertenecer a un linaje morisco. Su vergüenza se debe, por tanto, a una situación de mala conducta, cuyo descubrimiento provoca un sentimiento de malestar que lo estimula para actuar con el objetivo de lavar la mancha heredada de sus padres. Felisardo experimenta lo que dice Jean-Paul Sartre:

  • 9 Jean-Paul SARTRE, L’être et le néant, París: Gallimard, 1976, p. 259-260.

La honte dans sa structure première est honte devant quelqu’un. […]. J’ai honte de moi tel que j’apparais à autrui. Et par l’apparition même d’autrui, je suis mis en mesure de porter un jugement sur moi-même comme sur un objet […]. Je reconnais que je suis comme autrui me voit9.

  • 10 Claude JANIN, «Pour une théorie psychanalytique de la honte (honte originaire, honte des origines, (...)
  • 11 Fernando COPELLO, «La realidad en la ficción: a propósito de una carta de Felisardo, personaje de L (...)
  • 12 N’Guessan Germain KOUAME, «L’Inquisition espagnole, une arme au service du Roi et de l’Eglise», Bao (...)

4Por lo tanto, es innegable que todo ser humano se enfrenta a la vergüenza, que es, de hecho, una de sus características a nivel de sentimientos y emociones. Claude Janin señala que la vergüenza debe ser percibida a nivel psicoanalítico puesto que «la honte est repérable dans tout le champ développemental […] qu’on ne peut, pour autant, isoler de celui de la culpabilité»10. Aunque vergonzoso, Felisardo manifiesta también dos tipos de amor. Se trata del amor a sí mismo y a su patria encarnada por el rey de España y la Iglesia Católica. Es decir que sus acciones en la sociedad española están condicionadas por la vergüenza y el amor. En efecto, la novela corta lopesca no puede ignorar esta doble realidad íntima vivida por Felisardo, catalizado por sus sentimientos y emociones. Pues se examina al ser humano en su relación con el mundo mediante el ejemplo intimista del personaje clave de la obra. Frente a la vergüenza surge el sentimiento amoroso. Ambos sirven de tela de fondo para la exposición del vivir interior y la conducta de Felisardo por haberse dado cuenta de que no es un verdadero español. Con el comportamiento de Felisardo, orientado por sus sentimientos y emociones, La desdicha por la honra se focaliza en la expulsión de los moriscos, como lo señala Fernando Copello en su análisis de las tres cartas escritas por Felisardo11. Escribir sobre la expulsión de los moriscos puede constituir un riesgo para Lope de Vega ya que reina la censura mediante el sistema represivo establecido por la Inquisición española12. Como hábil estratega e innovador literario, el escritor español analiza sutilmente el prejuicio moral sufrido por el personaje Felisardo que asiste al colapso de su universo al descubrir que su árbol genealógico toma raíces desde los Abencerrajes.

  • 13 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 9.

Me escribieron mis padres diciéndome que el nuevo bando del rey don Felipe III acerca de los moriscos habían sido comprendidos, cosa que a mi noticia jamás había llegado, antes bien me tenía por caballero hijodalgo, y en esta fe y confianza me trataba igualmente con los que lo eran, porque mis padres eran de los antiguos de la conquista de Granada por los Reyes Católicos, y si no me engañan, dicen de los Bencerrajes, linaje que trae consigo la desdicha y los merecimientos13.

  • 14 Miriam ESPINAR FRÍAS, «La Alhambra en el cuento medieval», Medioevo y literatura. Actas del V Congr (...)

5Ahora bien, la referencia a los Abencerrajes remite a probar que Felisardo no proviene de un linaje puro porque sus ancestros forman parte de una poderosa familia musulmana granadina de origen norteafricano cuya acción política, a través de las guerras de rivalidad, ha contribuido al debilitamiento y luego a la caída de esta última fortaleza musulmana en la Península Ibérica. Es decir que, desde la Edad Media, esta familia ha desempeñado un papel importantísimo en la vida cultural, política y social de Granada, núcleo de la España musulmana, enemiga del cristianismo14. De hecho, la vergüenza de Felisardo, consecuencia de la humillación y la culpabilidad de no tener ancestros «viejos cristianos», se transforma naturalmente en una ansiedad con múltiples ramas. En realidad, es una vergüenza que evoluciona concomitantemente en angustia hipocondríaca que se convierte, primero, en angustia social, luego en angustia religiosa antes de pasar a la etapa de ansiedad de tentación. La angustia de la tentación se produce cuando este personaje es incitado a actuar contra el destino que le golpea, estimulado por una fuerza superior que es la vergüenza. Mejor dicho, la conducta de Felisardo corresponde a la del ser humano en plena angustia existencial, aterrorizado por el modo de pensamiento de su entorno social, violador de su mundo interior por la mirada a sus raíces.

  • 15 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 9.

Parecióme dejar su casa de Vuestra Excelencia, con harto dolor mío, porque le amo naturalmente […], ni mi tristeza y vergüenza me dieran lugar, aunque yo me esforzara, por no estar con este recelo cada día, y más adonde he tenido buena opinión15.

  • 16 Ibid., p. 22.

6Lo íntimo del personaje, tal y como lo percibe Lope de Vega, facilita la perfecta comprensión del conflicto de valores entre la esfera social y la vergüenza de Felisardo. Como resultado de tal enfrentamiento, la vergüenza se convierte en una fuente de sufrimiento individual porque Felisardo es violado en lo más profundo de su ser interior y odia, por supuesto, la herencia morisca que no puede borrar. En realidad, Felisardo teme la mirada social que hace de él un ser marginado. De sujeto cristiano, pensante y libre, se convierte en objeto de burla y de crítica al ser relegado al rango de un infrahumano, indigno de afirmarse como cristiano puro. Así, a nivel religioso, su angustia está ligada a su imposibilidad de ser un buen cristiano. Felisardo se siente, desde entonces, profundamente humillado, confrontado con una forma de traición de su patria que está inscrita, a pesar de todo, en su corazón. Asimismo, Felisardo está animado por un odio visceral por su «sangre morisca» que lo convertirá en una especie de héroe trágico. «Este fue el fin de Felisardo. Esta la desdicha por la honra; así quedaron sus pensamientos burlados»16 dice el narrador. Desilusionado, Felisardo se da cuenta de que su «sangre cristiana» ha perdido su sustancia y su deber consistirá en purificarla por todos los medios en la medida en que su cambio de estatus, al menos a través del real edicto ordenando la expulsión de los moriscos, refleja, en filigrana, la voluntad de los dirigentes españoles de materializar la política llamada «limpieza de sangre».

Felisardo, el español y la pureza de la sangre

  • 17 Max Sebastián HERING TORRES, La limpieza de sangre y su pugna con el pasado, Madrid: Universidad Co (...)
  • 18 Delphine SCOTTO DI VENTIMO, «Psychopathologie de la honte chez le sujet victime de sévices sexuels  (...)
  • 19 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 6.

7La cuestión de la pureza racial es una temática esencial en la novela corta de Lope de Vega. Al leer La desdicha por la honra, observamos que la presencia musulmana en la Península Ibérica, de 711 a 1492, remite a un paréntesis vergonzoso para los españoles que viven en un país teocrático focalizado en el cristianismo. A partir de este momento, se debe borrar de la conciencia colectiva, por un acuerdo mutuo entre el poder real y la potencia eclesiástica, la mancha judeo-islámica con la aparición del concepto de «limpieza de sangre»17. Para Felisardo y sus contemporáneos católicos, tener la sangre manchada por un linaje moro o judío es sinónimo de exclusión social, humillación profunda y marginación. Ahora bien, el pueblo español se define como cabeza de puente del catolicismo en una Europa marcada por la Reforma protestante y rodeada por los musulmanes instalados en África del norte y en Constantinopla, antigua capital del cristianismo oriental controlada por los turcos desde 1453. Por lo tanto, es fundamental comprender que la pureza de la sangre corresponde a la institucionalización del racismo, de la exclusión religiosa y la discriminación social para purificar el cuerpo social español a nivel nacional, ensuciado por la presencia musulmana y judía que da vergüenza a España. Puesto que la manifestación de esta vergüenza, por ser «porteuse d’une acception particulière […], indice et messagère d’une signification particulière donnée »18, es la causa fundamental que explica la necesidad de instaurar un filtro para purificar la sociedad española. España erige una política segregacionista que excluye a los judíos y musulmanes y judíos de los puestos y funciones económicos, administrativos, sociales y políticos. La novela corta de Lope de Vega revela que el concepto de «pureza de la sangre» se está convirtiendo en un criterio discriminatorio, de ahí la necesidad de que el personaje Felisardo, preocupado por ser visto como auténtico caballero español, siga demostrando su indefectible lazo al rey de España y a la Iglesia a través de su lema: «caballero, yo soy y criado del Virrey»19. Desde entonces, el sistema de pensamiento de Felisardo cambia porque decide renunciar al árbol genealógico que le cataloga como morisco, es decir falso cristiano. Hay, por lo tanto, materia a reflexión en la medida en que Lope de Vega quiere transmitir un mensaje cuando no queda al margen del vigente problema de la «limpieza de sangre», que hace de España un país represivo desde el siglo XV. De ahí, surge la importancia del tratamiento de la cuestión discriminatoria en Lope de Vega. En un estudio sobre la génesis y el sentido de la novela lopesca La desdicha por la honra, Silverman apunta, a propósito de la fatalidad, lo que sigue:

  • 20 Joseph Hillel SILVERMAN, «Del otro teatro nacional de Lope de Vega: El caso insólito de El Galán Es (...)

La fatalidad externa del honor encarnada [es una] manifestación de la honra […] mucho más típicamente española que las venganzas calderonianas: y por eso tal vez no se atreve ningún dramaturgo a tratar el tema en serio, a escribir tragedias de la limpieza de sangre como hay tragedias del honor conyugal20.

8Para llevar a cabo su mensaje, vemos que Lope de Vega se apoya en ejemplos y fuentes fiables de la historia de España. Lope de Vega, como sus contemporáneos, es testigo de esta opresión del sistema racial que subyace en su sociedad y, en consecuencia, los personajes de La desdicha por la honra no pueden evitar una confrontación alrededor de la cuestión de la sangre. Humillado y plenamente consciente de la necesidad de restablecer su honra, Felisardo, miembro de la nobleza española, fomenta una estrategia de espionaje militar infiltrándose en Constantinopla, capital del enemigo turco para, por una parte, recoger información y, por otra, poner fin a los ataques perpetrados contra los países cristianos por parte de los líderes musulmanes.

  • 21 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 10.

Yo voy a Constantinopla, donde ya estarán mis padres que, como hombres nobles, escogieron la corte de aquel imperio, no queriendo quedarse en las costas de España por no acordarse. Desde allí sabrá Vuestra Excelencia qué intento llevo, que pienso que será para hacer un gran servicio a Dios, al Rey y a mi patria21.

9Lope de Vega se basa en La desdicha por la honra para exponer las consecuencias morales, sociales, religiosas y políticas derivadas de la expulsión de los moriscos y el establecimiento de la Limpieza de sangre:

  • 22 Georges GÜNTERT, «Lope de Vega: Novelas a Marcia Leonarda», Studia Aurea Monográfica, 1, Barcelona/ (...)

Felisardo, ya lo sabemos, emprende su carrera en Constantinopla llevado principalmente de su sentido del honor: intenta realizar una gran hazaña que lave su deshonra y le haga digno de su dama, que le espera en Sicilia22.

  • 23 Patricia FERNÁNDEZ MELGAREJO, Historias de amor y celos en la novela corta del siglo XVII, Tesis de (...)
  • 24 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 11.

10Observamos que el daño sufrido por Felisardo remite a la raíz de su búsqueda reparadora. Sin embargo, al viajar a la capital del Imperio Otomano, Constantinopla, Felisardo persigue el objetivo de poner a la luz el secreto de los ataques musulmanes y otras incursiones para solucionar de manera definitiva la oposición entre cristianos y musulmanes. La intención de Lope de Vega, a través de las victorias de Felisardo sobre los turcos, consiste en señalar la importancia de una buena estrategia militar para destruir la potencia musulmana, cuya presencia en Constantinopla significa la permanencia de peligros para el equilibrio del mundo cristiano occidental. Además, con la voluntad de Felisardo de combatir para la fe católica, La desdicha por la honra hace resaltar la necesidad que todos los españoles crean en Jesús Cristo. Del mismo modo, la elección de la novela corta por Lope de Vega se explica por la evolución de este género literario italiano que se apropiarán autores españoles que, en general, abordan el tema del amor en la sociedad, sin abandonar el ámbito político-religioso23. En la novela corta lopesca, el lector nota la evolución de las relaciones humanas, sociales y políticas con respecto a los sentimientos y emociones de Felisardo tanto personaje vergonzoso de su linaje como protagonista que ama a sus padres, al rey, a la Iglesia y a Silvia. El descubrimiento de su sangre morisca lo invade de tal modo que no vive más que en una perplejidad y un aislamiento pero, que denotan de una forma de egocentrismo que, a su vez, hace sufrir a quienes lo aman, sobre todo el Virrey de Nápoles, su enamorada Silvia y sus padres. La referencia al dolor de sus padres aparece cuando el narrador dice: «Vio Felisardo a sus padres que como eran nobles lloraron el deshonor juntos y el peligro que corría su salvación en aquella tierra»24. Al igual que sus padres, Felisardo sufre en lo más profundo de su alma, ya que su traumatismo interior es una experiencia difícil, puesto que se enfrenta, a la vez, a una mirada social marginadora y diversos deseos que debe reprimir. La novela corta de Lope de Vega también sitúa al lector en la evolución temporal de la vida cotidiana, que revela una gradación ascendente del dolor de Felisardo, situación que le lleva a odiar su situación social de descendiente de una familia musulmana; lo que justifica la angustia de castración en la que vive como lo comenta Prado:

  • 25 Éléonore PARDO, «Le regard médusé», Recherches en Psychanalyse , 9 (1), París: Université Denis Did (...)

Avec le concept […] de pulsion scopique, nous pouvons cerner autrement l’angoisse de castration […], c’est-à-dire en prenant en compte ce qui se joue, dans le champ du visible, au niveau de l’inconscient et du désir. […]. S’entrouvre donc une brèche entre le sujet et l’Autre où la castration advient comme manque phallique25.

  • 26 Jean-Paul RICOEUR, «Lacan, L’amour», Psychanalyse YERES, 10 (3), Tolosa: Érès, 2007, p. 5-32.

11A través de un juego entre la mirada interna y externa que condiciona a Felisardo, su propia existencia es irremediablemente fea, perturbadora y sosa hasta tal punto que necesariamente debe eliminar la vergüenza por todos los medios, incluso a riesgo de su vida. El amor por sí mismo de Felisardo, narcisista, forja su decisión para cambiar el orden establecido que hace que su familia y él mismo no sean españoles verdaderos. El amor narcisista de Felisardo que pertenece a un campo puramente psicológico se hace medio de auto-realización como lo demuestra Lacan a propósito del amor visto en términos de vía real para la realización del ser humano26. La búsqueda de restauración del honor perdido, despreciando su propia vida, lo empuja a Felisardo, por amor a su familia, a la Iglesia y al rey, a despreciar y odiar todo lo que puede impedirle alcanzar su objetivo. El profundo dolor de Silvia es igual al acto de Felisardo, que ella considera como una traición porque él se ha alejado de ella sin avisarle antes de su fatídico proyecto, ir a Constantinopla para luchar contra los musulmanes:

  • 27 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 8.

Oh cruel español […] ¿Adónde vas y me dejas sin honra y sin ti de quien ya solamente esperarle? Pues habiendo partido de mis ojos tan injustamente, no me queda de quien poder cobrarla, pues la prenda, pues la prenda que me dejas, más me la quita y solo podré deberle mi muerte, pues es imposible que dejé de sentir tu crueldad y que su sentimiento me quité a mí la vida27.

  • 28 Jacques ANNEQUIN, «Couleurs de l’esclavage sur les deux rives de la Méditerranée (Moyen-Age–XXe siè (...)
  • 29 Delphine SCOTTO DI VENTIMO, «Honte, approche éthique et philosophique du concept», in: André LACROI (...)

12Este pasaje es revelador de la determinación de Felisardo para lavar su honor; lo que pasa por la herida de su novia que abandona. En su discurso, Silvia pinta, primero, un retrato elogioso de Felisardo, pero ante lo que ella considera como una traición de su parte, termina tratándolo como a un caballero criminal que, sin embargo, ha podido poseer su corazón. Silvia afirma que es incapaz de vivir sin Felisardo, pero sufre al ver el cobarde comportamiento de su amante. Sus reflexiones e incomprensiones de la actitud de Felisardo son comprensibles en la medida en que ignora las razones del súbito abandono de su cortés amante que equivale a una infamante traición. Vemos que Felisardo es capaz de renunciar a Silvia, con quien quiere casarse, porque está impulsado por una fuerza interior que ninguna contingencia externa puede detener. Ni siquiera el miedo a ser capturado, tomado prisionero o asesinado lo asusta. Estimulado por el deseo y la firme voluntad de no sufrir más el estigma social, la vergüenza de Felisardo pierde su aspecto negativo para transformarse en fuerza positiva. Además, sigue siendo innegable que su amor a la Iglesia y al país dirigido por el rey, constituye la rampa de lanzamiento de la rebelión de Felisardo contra la presencia musulmana en las fronteras del mundo cristiano representado por España. Al nivel simbólico, gracias al dualismo autoestima y amor patriótico de Felisardo, el cruce de las fronteras territoriales desde la Península Ibérica hasta el Imperio Otomano, pasando por Italia, la novela corta de Lope de Vega se convierte en una crónica tanto de las conquistas territoriales como de las victorias políticas y religiosas de España durante la Edad de Oro. De ahí, surge otro talento de Lope de Vega que sabe captar la atención del lector por la diseminación de varios signos en la obra. Por ejemplo, el simbolismo de la España victoriosa es el rescate de las mujeres españolas por Felisardo. De hecho, el caso de Sultana, una joven cristiana raptada y vendida al sultán turco que hace de ella su esposa muestra que es posible vencer a los musulmanes. Por su acto heróico, Felisardo ha contribuido a lavar la mancha de esta cristiana violada y convertida por fuerza al Islam por los turcos. Al liberar a la Sultana, Felisardo sólo simboliza la liberación de todas las víctimas cristianas de las incursiones perpetradas por los musulmanes en la zona del mar Mediterráneo. Lope de Vega se acerca así a un momento clave en la historia de su patria frente al secuestro de cristianos en tierras musulmanas. Por lo tanto, en La desdicha por la honra se destaca la voluntad del escritor de erradicar el mal islámico. El fenómeno de las incursiones no es más que la pervivencia de la práctica de la esclavitud mercantilista y deshumanizadora en torno al Mediterráneo, uno de los ejes principales de lucha y de comercio entre cristianos y musulmanes28. La admiración del Virrey de Nápoles corresponde al reconocimiento estatal de la valentía de Felisardo y, sobre todo, de su identificación al buen caballero cristiano, servidor del Rey de España y de la Iglesia Católica. Toda la trama narrativa sirve al condicionamiento del lector sobre los sentimientos y emociones de Felisardo, sus hazañas, el papel del rey, la estructura social y el porvenir funesto del caballero en la medida en que «la intervención del narrador incita a la compasión y condiciona la lectura […]. Toda digresión se detiene para dar paso a la voz del desdichado protagonista»29. La voz de Felisardo manifiesta su verdadera fe en Jesucristo y su amor eterno a la Iglesia, a España, a su familia, a Silvia y a él mismo. En realidad, son diversas fuentes que catalizan la acción conquistadora del personaje de la novela corta lopesca, testarudo en su proyecto de combatir los musulmanes en Constantinopla, rehusando regresar a su patria a pesar de la decisión del Virrey de Nápoles, príncipe de este territorio español donde vive Felisardo:

  • 30 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 10.

Porque la diferencia de las leyes no ofende la nobleza de la sangre, y más en los que ya tienen la verdadera, que es la nuestra, […] Volved pues, Felisardo […]. Generoso y magnánimo Príncipe […] yo voy a Constantinopla […]. Desde allí sabrá Vuestra Excelencia que intento llevo, que pienso que será para hacer un gran servicio a Dios, al Rey y a mi patria30.

  • 31 María Soledad CARRASCO URGOTTI, «La frontera en la comedia de Lope de Vega», in: Pedro SEGURA ARTER (...)
  • 32 Delphine SCOTTO DI VENTIMO, «Honte, approche éthique et philosophique du concept», in: André LACROI (...)
  • 33 Sigmund FREUD, La vie sexuelle, París: PUF, 1969, p. 102.
  • 34 Bartolomé BENNASSAR, «Des chrétiens passent à l’Islam», Religion et exclusion, Aix-en-Provence: PUP (...)

13Así, poco a poco, Felisardo logra forjar una verdadera fuerza interior que lo transforma en una roca resistente a los peligros de la vida y a los consejos. Luchando contra los turcos, descritos como superiores en número, Felisardo gana sus batallas en varias ocasiones y proclama su fe cristiana. Es la imagen del valiente creyente que persevera en su compromiso evangélico. Felisardo quiere desempeñar un doble papel: restaurar el honor perdido y proteger al mundo cristiano de la invasión musulmana encarnada por los turcos. El lector descubre que La desdicha por la honra se inscribe en un proceso de evangelización, otra característica de la escritura española en el Siglo de Oro. Además, la pluma de Lope mezcla suavemente diversas características de la novela sentimental, la novela de caballería y la poesía épica por la expresión del amor, la vergüenza de ser rechazado por su patria y la mujer amada. A eso se añade la exposición estereotipada de vicios y virtudes a través de la lucha entre el moro y el cristiano31. Los diferentes amores y la vergüenza humillante, en un espacio político-religioso en plena efervescencia, se convierten en estímulos para Felisardo. Estos estímulos le dan energía y lo llevan a superarse igual que un sobreviviente enfrentado a un mundo hostil. Reflexionando sobre el valor de la vergüenza, Delphine Scotto escribe que «la valeur éthique de la honte est à entendre prioritairement en tant qu’elle constitue une expérience fondamentale de survie, c’est-à-dire une revendication vitale de dignité […] [qui] répond à la nécessité de sauvegarder en soi l’humanité de l’homme»32. Así, pues, la vergüenza se convierte en un catalizador para el bienestar y la liberación del ser humano. La razón de ser, el ideal al que aspira Felisardo es el retorno al statu quo ante, donde no tenía mancha morisca. Al embarcarse en una guerra individual y personal contra los turcos en Constantinopla, la acción de Felisardo parece obedecer a un auto-castigo, tanto reparador como narcisista freudiano en la medida en que «ce qu’il projette devant lui comme son idéal est le substitut perdu du narcissisme de son enfance, en ce temps-là il était lui-même son propre idéal»33. En el presente caso, la culpa de Felisardo es la impureza de su sangre. Su libertad está manchada y debe poner fin a su humillación santificándose a los ojos de todos mediante sus acciones heroicas, purificando así el honor de la familia y mostrándose digno del amor de Silvia. Pues el personaje central de La desdicha por la honra es la encarnación del modelo de hombre libre porque toma su destino en sus propias manos. Felisardo ha sido capaz de explotar su dimensión de ser libre. Como un caballo de Troya, se introduce como espía renegado en Constantinopla, recopilando información vital y usándola para vencer a los turcos que confiaban en él. Felisardo se comporta como el verdadero renegado ya que pretende ser musulmán, mientras que es el cristiano valiente al servicio del rey de España y de la Iglesia Católica. Lope de Vega relata así una parte de la historia de su país frente a la cuestión de los renegados cristianos y musulmanes de ambos lados del Mediterráneo (Bennassar, 2001, p. 107-113)34. Como un verdadero renegado infiltrado en Constantinopla, Felisardo es iniciador de una inteligente estrategia guerrera que es, al mismo momento, fuente de derrota de los musulmanes. Sin embargo, esta campaña inicialmente victoriosa, por un lado personal con la demostración de la fe cristiana de Felisardo, y por otro lado, colectivo con la victoria del Reino de España sobre el Imperio Otomano, termina trágicamente con la muerte del héroe. Desde entonces, el lector se enfrenta a un texto barroco que evoca un fracaso asumido por parte del personaje principal.

Un texto barroco revelador del español combativo, pero condenado a un fracaso asumido

  • 35 Evangelina RODRÍGUEZ CUADROS, «Novela cortesana, novela barroca, novela corta», Edad de Oro, 33, Ma (...)
  • 36 Gonzalo MARTÍNEZ CAMINO, «La novela corta del Barroco español y la formación de una subjetividad se (...)
  • 37 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 15.

14Con la obra barroca, Lope de Vega, al igual que los demás escritores de este movimiento, pone en práctica un proyecto que representa la melancolía sociopolítica imperante35 a través de un estudio de las formas de pensar y actuar de grupos sociales específicos, generalmente de la nobleza36. Por la vergüenza y el amor que condicionan la evolución de Felisardo, es necesario reconocer la metamorfosis del personaje, primero en un ser resignado, luego en un caballero, orgulloso de ser cristiano y español, que decide ir libremente al frente de la muerte para salvarse y salvar a sus contemporáneos. Esta salvación consiste en aparecer como un caballero sin mancha, purificado de la suciedad de la sangre morisca de tal modo que nadie se oponga a su cristiandad. Así, la acción de Felisardo, al abrir la puerta de la salvación individual y colectiva, le identifica al Cristo condenado a ser crucificado. Desde entonces, Felisardo, nuevo Cristo, va a utilizar su libertad para querer poner fin a dos traumatismos. Primero, un traumatismo interior debido a su ascendencia morisca y, segundo, un traumatismo social causado por las incursiones musulmanas en las zonas costeras de su patria. En efecto, como renegado al servicio de los turcos, actúa para el bienestar de su patria porque «con poca guerra trajo a Constantinopla algunos cautivos, pero ninguno de España»37. Pero, es imposible que Felisardo logre su objetivo porque no escucha a nadie, encerrado, al nivel psicológico, en su proyecto que hace pensar en la locura de Don Quijote, cómico caballero andante de la novela epónima de Miguel de Cervantes, para quien molinos son gigantes que debe combatir con su espada. Felisardo no ha podido acompañar a Sultana, doña María, a España, su tierra madre, como le había prometido tras el descubrimiento de la huida por los genízaros turcos. El papel de La desdicha por la honra es, por lo tanto, fijar en el tiempo, al menos a través del juego de una escritura mezclando prosa y versos, la situación sociopolítica y religiosa propia de la sociedad del barroco español. El prosimetrum, combinación de prosa y de versos, revela que el doble fracaso de Felisardo, es decir su muerte y la imposibilidad del retorno de doña María a España, proviene de su propia actitud:

  • 38 Ibid., p. 22.

Bien supo Sultana disculparse con solo el deseo de su patria y padres pues siendo imposible la licencia no podía de otra suerte intentar verlos […]Entre tanto lea ese epitafio o elogio a su desdicha: Aquí yace un desdichado / que de sí mismo nacido, / vivió por desconocido, / murió por desconfiado; / del propio honor engañado, / aunque no sin culpa alguna, / dejó el sol, buscó la luna; / donde se ve que el valor / quiere a fuerza del honor/ resistir a la Fortuna38.

  • 39 María Azucena PEÑAS IBAÑEZ, «Lope de Vega y el lenguaje metasemémico del amor, Amor y erotismo en e (...)
  • 40 Samuel FASQUEL, «Le barde et le bouffon», Bulletin hispanique [En línea], 112-2 | 2010, puesto en l (...)
  • 41 Rodrigo CACHO CASAL, «El événement Barroco: Lope vs Góngora», Mélanges de la Casa Velázquez, Madrid (...)
  • 42 Alexandre ROQUAIN, «Le mythe du phénix dans le théâtre de Lope de Vega ou les métamorphoses du temp (...)
  • 43 Milagros TORRES, «Contra lo justo: l’Arte nuevo de hacer comedias (1609) ou l’invention de la liber (...)
  • 44 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 21.
  • 45 Ibid., p. 20-21.

15La libertad perdida de Felisardo se entiende como el resultado de la condena por el edicto real que le ha relegado a él a un segundo plano. El edicto real ha hecho de Felisardo un indeseable de la sociedad española. Como Jesucristo, Felisardo ha decidido sacrificarse para salvar a su familia del estigma de la expulsión y así lavar el honor perdido; esto le permitiría pedir, según las costumbres y tradiciones de su época, la mano de Silvia. Por lo tanto, es imposible volver a la corte de España o a la del Virrey de Nápoles, una entidad política y geográfica dependiente de la corona española, con la imagen de un morisco inútil en el reino e indigno del amor de una hija noble, verdadera cristiana. Sin embargo, la vergüenza y el amor no se limitan únicamente a Felisardo. En efecto, Silvia tiene un hijo, fruto de su unión ilegítima con Felisardo porque no están casados. Es una situación humillante para ella, vivir sin marido con un hijo sin padre oficial en una sociedad en la que la mirada social condena forzosamente. De hecho, la aproximación al amor y a la vergüenza en el texto lopesco posee un significado proprio para quienes pueden decodificarlo39. A través de las acciones de Felisardo, condicionado por el amor y la vergüenza, surge el talento del escritor Lope de Vega, como uno de los iniciadores del proyecto literario barroco sobre las experiencias de sus contemporáneos40. Mediante el texto barroco de Lope, el lector ve, entre otras cosas, los elementos que caracterizan el fracaso, la condenación, y la muerte, espiritual o física, a través de un juego en el que el personaje es incapaz de alcanzar su meta. Su fracaso, previamente determinado, aparece tras una amarga lucha tanto contra los elementos externos a su persona o a sus propias contradicciones, sentimientos y emociones. Dentro de los autores del Barroco se destacan Lope de Vega y Góngora, considerados como rivales, pero cuyas obras desempeñan un papel importantísimo por las innovaciones literarias que las fundan41. Pues las acciones de Felisardo y su desdichado porvenir sitúan al lector sobre las características esenciales del personaje barroco plenamente expuesto por la novela corta. Además, la habilidad de Lope de Vega reside en la suave combinación de prosa y poesía, lo que hace de él una referencia española del Barroco, sin olvidar que, para muchos críticos, sigue siendo el dramaturgo por excelencia del siglo de Oro42. No olvidemos que este proyecto de reforma tan querido por el dramaturgo, apodado por Miguel de Cervantes «el Fénix de los ingenios», se inscribe desde 1609 en su discurso El arte nuevo de hacer comedias en este tiempo, que quería que fuera aceptado por los miembros de la Academia Española. Su técnica revolucionaria lo transforma en una especie de científico cuya obra literaria sigue siendo su laboratorio experimental43. De ahí que la relación entre Lope de Vega y su público, ya sean simples lectores o espectadores, refleje la necesidad de que el escritor proponga una disección del ser humano de tal manera que lo que se dice y lo que no se dice esté al alcance de todos. En efecto, Lope de Vega ofrece al mundo una dramatización y una narrativa innovadoras sobre el tema sentimental y épico-heroico. La desdicha por la honra pretende, por una parte, ser el receptáculo de frustraciones ante una ruptura del pacto social de convivencia pacífica y, por otra parte, ser el diario de viaje del español que quiere realizarse a pesar de los obstáculos. El ejemplo de Felisardo sirve de tela de fondo a Lope de Vega para disertar sobre la conducta humana. Felisardo se pone al servicio de los turcos para mejor luchar contra ellos, intenta traer de vuelta a tierra cristiana a las esclavas sexuales españolas capturadas por los musulmanes y purificar, a través de sus hazañas como noble caballero, el honor ensuciado por su ascendencia morisca. Sin embargo, con la cabeza cortada, muere en condiciones atroces porque no ha sabido o no ha querido detener su empresa bélica cuando tenía que hacerlo. El narrador insiste en eso cuando dice que «con esto el Bajá le cortó la cabeza y halló a Sultana que, cubierta de lágrimas había mirado el valor y la desdicha de aquel mancebo»44. Además, el narrador de la novela corta indica cómo la Naturaleza, personificada, anuncia el funesto destino de Felisardo con el viento violento, la agitación del mar y el repentino cambio de color del cielo que asusta a la tripulación de su galera. Por supuesto, Felisardo sigue confiando, pero no sabe, al menos según el narrador, que Dios ha decidido que muera. Lo observamos cuando, con el empleo de personificación, metáforas e hipérboles, el narrador le informa al lector que «entumeciose el mar, revolviéronse las olas trabando entre sí mismas tan espantosa batalla, que daban con la espuma en las estrellas que, con el temor de apagarse en las aguas, se escondían»45. Pero, como creyente, Lope de Vega insiste en la necesidad de reconocer que existe un determinismo religioso que el hombre no debe ignorar cuando toma decisiones. Felisardo ha podido integrar el universo de los turcos sin que se den cuenta de la estafa del cristiano espía que es. Es decir que, gracias a su inteligencia, su astucia y su habilidad, Felisardo gana una primera batalla con los turcos. Además, preserva su país de las incursiones de los musulmanes engañando a sus nuevos maestros, lo que es una segunda victoria. La virtud de Felisardo que quiere triunfar del mal encarnado por los turcos hace de él un modelo social que puede obtener su redención y, a su vez, el amor de Silvia. La nación española, a través del Virrey, reconoce que Felisardo es digno de ser un español puro y por eso reclama su regreso al país, pero el mancebo no obedece. Sin embargo, de personaje con virtudes, Felisardo se transforma en ser orgulloso, aunque es ni un dios ni un demiurgo. Felisardo, cuya vida se ve perturbada por acontecimientos que no controla, corresponde a la representación del hombre traumatizado por los reveses de la vida. Así Felisardo es incapaz de decodificar el mensaje divino. Se ha enorgullecido tanto de sí mismo que ha ignorado que es un simple mortal sometido a fuerzas superiores. Por supuesto, esta noble empresa bélica permite que Felisardo recoja laureles, pero lo conduce perversamente en una insatisfacción perpetua, reveladora de un orgullo excesivo y de una ausencia de sabiduría. La caída de Felisardo es sintomática del comportamiento de las élites españolas, orgullosas del glorioso pasado de su nación que desean revivir como lo revela Evangelina Rodríguez:

  • 46 Evangelina RODRÍGUEZ CUADROS, «La novela corta del Barroco español: una tradición compleja y una in (...)

Me parece determinante al hablar de la novela del siglo XVII, que ésta pueda entenderse como necesidad social de una determinada clase, aunque esté por demostrar si ésta se trata de una aristocracia que pretende a una reconstrucción arqueológica de su pasado esplendor. Por eso nunca estará ausente de la novela corta barroca, entre otras, una cierta vocación de resurrección de la caballería46.

  • 47 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 21.
  • 48 Código de Derecho Canónico, Madrid: La Editorial Católica, 1984, cañones 747-787.
  • 49 Emilio BLANCO, Antonio SÁNCHEZ JIMÉNEZ, «Lope de Vega en la encrucijada de la novela corta: sentenc (...)

16La combinación de la vergüenza de Felisardo, su herida interior, su autoestima y su amor lo empujan a ir más allá de sus capacidades en una lucha tremenda contra los musulmanes. Nunca ha dejado de luchar contra el enemigo hereditario del cristianismo y permite que proponga Lope de Vega al lectorado recuerdos, sobre la base de hechos históricamente probados, de enfrentamientos militares en el Mediterráneo. La novela corta evoca, a través de la ficción, las guerras entre corsarios cristianos y musulmanes. El excesivo orgullo de Felisardo, signo de jactancia interior y de rechazo sistemático de todas las formas de humildad, es la causa de su atroz e ignominiosa muerte, al ser decapitado. Sin embargo, la destreza de Lope de Vega, al presentar una novela corta ejemplar, reside en el hecho de que, ante su inevitable decapitación, Felisardo proclama su inquebrantable fe en el cristianismo gritando: «turcos, sed testigos que muero cristiano, y no he ofendido al Gran Señor mas que en llevar a doña María donde lo fuese»47. La referencia a la intimidad en la escritura de Lope de Vega va más allá de las emociones. En efecto, mediante su voluntad y habilidad a manejar su espada, Felisardo combate sus enemigos estimulado, primero, por el odio de su vergonzosa herencia y, segundo, por su amor a la patria. Como noble caballero español, Felisardo ignora el miedo y mata a muchos jenízaros turcos antes de ser capturado. A pesar de la amenaza, rehúsa abjurar su creencia en Jesucristo, muerto y resucitado para la salvación del hombre según el kerigma cristiano48. En otras palabras, Felisardo es semejante al pecador que reconoce sus errores y le pide perdón a Dios. El vocabulario utilizado, los temas tratados, las referencias históricas y los aforismos en el texto barroco de Lope promueven una misión didáctica, la de enseñar a las élites e indicar que España tiene un papel central político-religioso en el mundo49. De hecho, el trágico final de Felisardo es una desilusión que marca el final del periplo del personaje y sella el propósito didáctico de la obra. Inspirándose en la realidad de su época, Lope de Vega ha sabido conjugar las emociones, los sentimientos, el dinamismo, la voluntad y el compromiso de su personaje central frente a una cuestión recurrente: el estatuto del morisco ante la guerra entre cristianos y musulmanes a partir de la cuestión de la limpieza de sangre.

Conclusión

17La dinámica emocional y sentimental es la base del viaje purificador del personaje central de La desdicha por la honra. Se ve claramente que Felisardo está abrumado por la vergüenza, humillado por el descubrimiento de su ascendencia morisca. Además, es verdadero que el amor a su familia, la elegida de su corazón, la Iglesia y el Rey de España condicionan su voluntad para demostrar que es un español digno. De ahí, sentimientos y emociones forjan el destino de Felisardo, pero trágicamente sellan su destino. La vergüenza, el amor, el odio y el orgullo se convierten en un pretexto para que Lope de Vega reflexione tanto sobre la capacidad de superación como sobre los límites del ser humano cuyas decisiones son fuentes de esperanza o desilusión. Además, su inmenso talento que hace de él una referencia en el mundo de la literatura española, traduce, en el mismo tiempo, su compromiso sobre cuestiones sociopolíticas de su sociedad. El estudio nos habrá permitido, a través del análisis de los sentimientos y emociones del protagonista Felisardo, ver en filigrana, por un lado, la guerra político-religiosa entre cristianos y musulmanes y, por otro, el espinoso problema de la limpieza de sangre respecto a la expulsión de los moriscos. Por inspirarse en los hechos históricos, Lope de Vega anuncia ya el éxito de la novela histórica con su abundancia literaria en los siglos posteriores.

Haut de page

Notes

1 Edmond CROS, «Hacia una teoría sociocrítica del texto», La palabra, 31, Tunja: Universidad Pedagógica y Técnica de Colombia, 2017, p. 31.

2 Juan CarlosTÓJAR HURTADO, Investigación cualitativa. Comprender y actuar, Madrid: La Muralla, p. 317.

3 Julio CALVO SOTELO, «Trilogía textual», in: Ángel LÓPEZ GARCÍA, Manuel PRUNYONOSA (coords.), Fonaments de la comunicación, Valencia: Universidad de Valencia, 2001, p. 235-265.

4 Diccionario de la Real Academia Española, Madrid / Barcelona: Real Academia Española / Espasas Libros, 2014, p. 2221.

5 Lope Félix de VEGA CARPIO, La desdicha por la honra (1624), Madrid: Editorial del Cardo, 2006, p. 9.

6 Ibid., p. 11.

7 Biblia de Jerusalén, Bilbao: Desclée de Brouwer, 2009, capítulo 3, versículos 6-7.

8 Ibid., capítulo 3, versículos 6-7.

9 Jean-Paul SARTRE, L’être et le néant, París: Gallimard, 1976, p. 259-260.

10 Claude JANIN, «Pour une théorie psychanalytique de la honte (honte originaire, honte des origines, origines de la honte)», Revue Française de Psychanalyse, 67 (5), París: PUF, 2003, p. 1665.

11 Fernando COPELLO, «La realidad en la ficción: a propósito de una carta de Felisardo, personaje de Lope de Vega», e-Spania [En línea], 23 | février 2016, puesto en línea el 1 de febrero de 2016, consultado el 23 de enero de 2019. URL: http://journals.openedition.org/e-spania/25288; DOI: 10.4000/e-spania.25288.

12 N’Guessan Germain KOUAME, «L’Inquisition espagnole, une arme au service du Roi et de l’Eglise», Baobab: Revue Des sciences de l’imaginaire arts lettres et sciences humaines, nº 24, Deuxième semestre, Abiyán/ Bouaké: Universidad Félix Houphouët-Boigny / Université Alassane Ouattara, 2018, p. 159-169.

13 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 9.

14 Miriam ESPINAR FRÍAS, «La Alhambra en el cuento medieval», Medioevo y literatura. Actas del V Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, 2, Granada: Edición de Juan Paredes, 1995, p. 207-217.

15 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 9.

16 Ibid., p. 22.

17 Max Sebastián HERING TORRES, La limpieza de sangre y su pugna con el pasado, Madrid: Universidad Complutense, 2004.

18 Delphine SCOTTO DI VENTIMO, «Psychopathologie de la honte chez le sujet victime de sévices sexuels : quels enjeux cliniques et thérapeutiques», Revista Latinoamericana de Pscicopatología Fundamental, 8 (2), São Paulo, Universidade de São Paulo, 2004, p. 51.

19 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 6.

20 Joseph Hillel SILVERMAN, «Del otro teatro nacional de Lope de Vega: El caso insólito de El Galán Escarmentado», Hispania, 67 (1), Birmingham: American Association of Teachers of Spanish and Portuguese, 1984, p. 23-27.

21 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 10.

22 Georges GÜNTERT, «Lope de Vega: Novelas a Marcia Leonarda», Studia Aurea Monográfica, 1, Barcelona/Gerona: Universidad Autónoma de Barcelona / Universidad de Gerona, 2010, p. 237.

23 Patricia FERNÁNDEZ MELGAREJO, Historias de amor y celos en la novela corta del siglo XVII, Tesis de doctorado, Córdoba: Universidad de Córdoba, 2016.

24 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 11.

25 Éléonore PARDO, «Le regard médusé», Recherches en Psychanalyse , 9 (1), París: Université Denis Diderot, p. 87-88.

26 Jean-Paul RICOEUR, «Lacan, L’amour», Psychanalyse YERES, 10 (3), Tolosa: Érès, 2007, p. 5-32.

27 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 8.

28 Jacques ANNEQUIN, «Couleurs de l’esclavage sur les deux rives de la Méditerranée (Moyen-Age–XXe siècle)», in: Roger BOTTE, Alessandro STELLS (eds.), Dialogues d’Histoire Ancienne, París: Khartala, 2013, p. 257-262.

29 Delphine SCOTTO DI VENTIMO, «Honte, approche éthique et philosophique du concept», in: André LACROIX, Jean-Jacques SARFATI (dirs.), La honte, Philosophie, Ethique et Psychanalyse, París: Le Cercle Hermeunétique Editeur, 2014, p. 4.

30 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 10.

31 María Soledad CARRASCO URGOTTI, «La frontera en la comedia de Lope de Vega», in: Pedro SEGURA ARTERO (coord.), Actas del Congreso La Frontera Nazarí como Sujeto Histórico (S. XIII-S. XVI): Lorca-Vera, 22 a 24 de noviembre de 1994, Almería: Instituto de Estudios Almerienses, 1997, p. 489-499.

32 Delphine SCOTTO DI VENTIMO, «Honte, approche éthique et philosophique du concept», in: André LACROIX, Jean-Jacques SARFATI (dirs.), La honte, Philosophie, Ethique et Psychanalyse, París: Le Cercle Hermeunétique Editeur, 2014, p. 4.

33 Sigmund FREUD, La vie sexuelle, París: PUF, 1969, p. 102.

34 Bartolomé BENNASSAR, «Des chrétiens passent à l’Islam», Religion et exclusion, Aix-en-Provence: PUP, 2001, p. 107-113.

35 Evangelina RODRÍGUEZ CUADROS, «Novela cortesana, novela barroca, novela corta», Edad de Oro, 33, Madrid: Universidad Autónoma de Madrid, 2014, p. 9-20.

36 Gonzalo MARTÍNEZ CAMINO, «La novela corta del Barroco español y la formación de una subjetividad señorial», Bulletin of Hispanic Studies, 73 (1), Liverpool: Liverpool University Press, 1996, p. 39-49.

37 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 15.

38 Ibid., p. 22.

39 María Azucena PEÑAS IBAÑEZ, «Lope de Vega y el lenguaje metasemémico del amor, Amor y erotismo en el teatro de Lope de Vega», in: Felipe B. PEDRAZA JIMÉNEZ, Elena E. MARCELLO, Rafael GONZÁLEZ CAÑAL (eds.), Actas de las XXV Jornadas de teatro clásico, Almagro, 9, 10 y 11 de Julio de 2002, Almagro: Universidad de Almagro, 2003, p. 109-128.

40 Samuel FASQUEL, «Le barde et le bouffon», Bulletin hispanique [En línea], 112-2 | 2010, puesto en línea el 5 enero de 2014, consultado el 14 de marzo de 2019. URL: http://journals.openedition.org/bulletinhispanique/1228; DOI: 10.4000/bulletinhispanique.1228.

41 Rodrigo CACHO CASAL, «El événement Barroco: Lope vs Góngora», Mélanges de la Casa Velázquez, Madrid: Casa Velázquez, 2012, p. 163-182.

42 Alexandre ROQUAIN, «Le mythe du phénix dans le théâtre de Lope de Vega ou les métamorphoses du temps», Bulletin hispanique, 117 (2), Burdeos: Université Michel de Montaigne, 2015, p. 657-674.

43 Milagros TORRES, «Contra lo justo: l’Arte nuevo de hacer comedias (1609) ou l’invention de la liberté», Babel, 26, Tolón: Universidad de Tolón, 2012, p. 87-108.

44 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 21.

45 Ibid., p. 20-21.

46 Evangelina RODRÍGUEZ CUADROS, «La novela corta del Barroco español: una tradición compleja y una incierta preceptiva», Monteagudo 3ª Época, 1, Murcia: Universidad de Murcia, 1996, p. 32.

47 Lope Félix de VEGA CARPIO, op. cit., p. 21.

48 Código de Derecho Canónico, Madrid: La Editorial Católica, 1984, cañones 747-787.

49 Emilio BLANCO, Antonio SÁNCHEZ JIMÉNEZ, «Lope de Vega en la encrucijada de la novela corta: sentencias y aforismos en las novelas a Marcia Leonarda (1621 y 1624)», Revista de Filología Española (RFE), 96 (1), Madrid: CSIC, 2016, p. 39-59.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Djoko Luis Stéphane Kouadio, « Entre amor y vergüenza en La desdicha por la honra de Lope de Vega  », e-Spania [En ligne], 37 | octobre 2020, mis en ligne le 15 octobre 2020, consulté le 28 novembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/37343 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.37343

Haut de page

Auteur

Djoko Luis Stéphane Kouadio

Université Félix Houphouët-Boigny, Laboratoire Littératures et Ecritures des Civilisations

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search