Navigation – Plan du site

AccueilNuméros37VariaDe nuevo sobre el Libro de las ge...

Varia

De nuevo sobre el Libro de las generaciones y linajes de los reyes (o Liber regum): recuperación de la versión toledana de hacia 1219*

Francisco Bautista

Résumé

En este artículo se da noticia de tres nuevos manuscritos de la versión toledana Libro de las generaciones y linajes de los reyes (o Liber regum), elaborada en torno a 1219. Esta versión se conocía hasta ahora básicamente a través de la edición publicada por Enrique Flórez en el siglo XVIII, que contiene solo la sección final de la obra. Dos de los manuscritos de los que se informa en este trabajo (uno de ellos justamente el usado por Flórez) nos ofrecen el texto completo, que incluye, por ejemplo, la genealogía de los reyes de Bretaña. El tercero, que da comienzo con la sección visigoda, es importante porque no depende de ninguno de los conservados. Al margen de estos tres manuscritos, se identifica un amplio testimonio indirecto más en un libro de linajes del siglo XV. Estos ejemplares pueden distribuirse en dos ramas textuales, y aquella que desconocíamos por completo hasta ahora (al no agruparse con el manuscrito editado por Flórez) ofrece variantes significativas en el Linaje del Cid y también incluye una breve pieza histórica a modo de apéndice, centrada en el rito mozárabe. Además de explicitar algunas de las implicaciones que el hallazgo de estos manuscritos reviste para el conjunto de la tradición del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, en este trabajo se estudian las secciones citadas, y en anexo se ofrece una edición del texto sobre el rito mozárabe.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • * Este artículo forma parte del proyecto «El legado historiográfico de Alfonso X (1270-1350): Teoría (...)
  • 1 Adopto el título propuesto por Georges MARTIN, «Libro de las generaciones y linajes de los reyes: ¿ (...)
  • 2 Para un estudio de las referencias históricas más recientes, centrado en el linaje de los reyes de (...)
  • 3 Para un panorama de su difusión e influencia, puede verse Francisco BAUTISTA, «Original, versiones (...)

1El Libro de las generaciones y linajes de los reyes (también conocido como Liber regum) es un sumario histórico de tipo universal, que comienza con una genealogía desde Adán hasta Cristo, continúa con diversos linajes de reyes de la Antigüedad, y se centra después en la historia peninsular, primero en la sucesión de monarcas visigodos, y seguidamente en los reyes de Asturias, de Castilla, de Navarra y de Aragón, a los que se añade un linaje de Rodrigo Díaz, el Cid, y otro de los reyes de Francia1. El original fue compuesto en el reino de Navarra y terminado hacia 1205, lo que significa que estamos ante la primera obra histórica en romance escrita en la Península Ibérica2. A pesar de que se trata de un texto breve, en el que se combina el interés por la materia antigua (el pasado bíblico o los emperadores romanos) con un tratamiento esquemático de la historia hispánica, posee una importancia fuera de duda, tanto por su diseño, que establece una cierta nivelación entre los reyes de Castilla, Navarra y Aragón, como por la relevancia narrativa de algunas secciones, como, por ejemplo, el linaje del Cid. Igualmente, la obra destaca por su amplia circulación en el conjunto de la Península Ibérica (Aragón, Navarra, Castilla, Galicia y Portugal), y por su extraordinaria influencia a lo largo de toda la Edad Media (desde la Historia Gothica de Rodrigo Jiménez de Rada al Laberinto de Fortuna de Juan de Mena, pasando por el Poema de Fernán González), sin que se viese completamente desbancada con la proliferación de sumarios cronísticos desde comienzos del siglo XIV3.

  • 4 Entre las versiones parciales, cabe destacar aquí, por su fecha temprana (c. 1240), la contenida en (...)
  • 5 Fue editado por vez primera por Manuel SERRANO Y SANZ, «Cronicón Villarense (Liber regum), primeros (...)
  • 6 Enrique FLÓREZ, Memorias de las reynas catholicas, 2 t., Madrid: Antonio Marín, 1761, 1, p. 481-494
  • 7 Señalé este manuscrito más antiguo (que extrañamente pasó desapercibido a Diego Catalán) en F. BAUT (...)

2Esta amplia circulación del texto se encuentra en sintonía con la existencia de varias versiones de la obra, que supusieron a su vez un estímulo para propagar su influencia. Dejando a un lado versiones parciales o testimonios fragmentarios, podemos identificar tres redacciones fundamentales4. Una primera, terminada hacia 1205, que correspondería al texto original preparado en Navarra. De ella se conoce solamente un testimonio: el famoso manuscrito 225 de la Biblioteca Universitaria de Zaragoza (conocido como Códice villarense), copiado hacia 1240. Aunque se trata de un ejemplar próximo a la composición de la obra, y aunque transmite casi todo el texto, se interrumpe dejando incompleto el linaje de los reyes de Aragón, y carece, como veremos, de otras secciones que sin duda se encontraban en el original5. La segunda versión constituye esencialmente una adaptación lingüística llevada a cabo en Toledo hacia 1219, es decir, muy poco después de la composición original de la obra, en la que los cambios más importantes se limitan a una serie de pequeñas actualizaciones al final de los linajes de Castilla, Navarra y Aragón. De esta versión se conocían hasta ahora un grupo de manuscritos que contienen solo un breve fragmento del final, y una edición parcial, también de la última parte, publicada por Enrique Flórez en la segunda mitad del siglo XVIII6. No se había conseguido localizar ni el manuscrito manejado por Flórez ni otros que nos permitieran conocer las secciones no impresas por el erudito dieciochesco. La tercera versión fue preparada nuevamente en Navarra, hacia 1256. Depende directamente del original cerrado en 1205, y en este caso se realiza una modificación más profunda en diversos puntos de la obra, que consiste no solo en la actualización de la parte final con informaciones posteriores a esa fecha, sino también en diversas e importantes intervenciones, por ejemplo, en la sección bíblica y en la visigótica, y en la introducción, en la parte final, de un linaje de los reyes de Portugal. De esta redacción, Diego Catalán conoció un manuscrito de comienzos del siglo XVI copiado por Martín de Larraya (Escorial, N-I-13), pero se ha conservado otro testimonio más antiguo, de fines del siglo XIII o comienzos del XIV, en pergamino (Madrid, Biblioteca Nacional, ms. 1614), que probablemente constituye el modelo de la copia de Larraya7.

  • 8 Estos nuevos testimonios poseen también una importancia fundamental para el estudio y la edición de (...)

3La existencia de varias versiones y la extensión de su influencia contrastan ostensiblemente con el escaso número de testimonios de la obra (en cualquiera de sus redacciones) localizados hasta hoy. Del original solo tenemos un manuscrito (el citado Códice villarense), que además resulta problemático. La versión toledana nos es conocida por copias tardías (desde la segunda mitad del siglo XVI), que contienen solo un breve fragmento del final, y por una edición parcial dieciochesca. Más fortuna tenemos con la tercera versión, de la que se conocen dos manuscritos, ambos completos. A pesar de que se trata en general de una tradición textual muy reducida, se lleva la palma el caso de la versión toledana, para la cual dependíamos casi exclusivamente de la edición de Flórez, que comienza con la caída del reino visigodo, y por tanto deja fuera más de dos tercios de la obra. En tal sentido, el propósito de este trabajo es dar noticia de tres nuevos manuscritos de esta versión, que por primera vez nos permiten acceder íntegramente a este texto. Dos de ellos son copias completas, y una corresponde a un testimonio medieval, del primer tercio del siglo XV. El tercero es un apógrafo parcial, de la segunda mitad del siglo XVI, que comienza con la sección visigoda. A pesar de su carácter fragmentario, se trata de un importante testimonio, al no depender de ninguno de los que hoy conocemos. Trataré de la historia y filiación de los tres, y también de sus implicaciones para toda la tradición del Libro de las generaciones y linajes de los reyes. Igualmente, me centraré en algunos aspectos concretos del linaje del Cid o del apéndice contenido en una de las ramas manuscritas. Estos nuevos testimonios transforman completamente las condiciones para el estudio no solo de la versión toledana, sino de la transmisión del Libro de las generaciones y linajes de los reyes en su conjunto. Contribuyen, en fin, a despejar algunas persistentes incógnitas y nos permiten pisar un terreno mucho más firme a la hora de estudiar el texto y su influencia8.

Nuevos manuscritos de la versión toledana

  • 9 E. FLÓREZ, Memorias..., p. 193.
  • 10 Diego CATALÁN (ed.), Crónica general de España de 1344, con la colaboración de María Soledad de And (...)

4Al editar la sección final del Libro de las generaciones y linajes de los reyes (en la versión toledana), Flórez aclaró que se basaba en un manuscrito que se guardaba entonces en el monasterio de San Martín de Madrid, aunque señalaba que conocía otros testimonios: “otros de Toledo, y de la Real Bibliotheca de esta Corte, aunque en estos no tan completa”9. Los ejemplares de Toledo y de la Real Biblioteca (hoy Biblioteca Nacional de España) corresponden al mismo grupo de los dos citados después por Diego Catalán, y en todos ellos solo se transmite un breve fragmento del texto, que comienza a mitad del linaje de los reyes de Navarra y termina con el del Cid10. Este grupo remonta sin duda en última instancia a un manuscrito que fue de Ambrosio de Morales (1513-1591), afortunadamente conservado. En mi enumeración y breve caracterización de los testimonios de la versión toledana, comienzo por este ejemplar, y luego paso a los otros tres que no se conocían hasta ahora.

  • 11 Sobre este manuscrito, Juan GIL (ed.), Chronica hispana saeculi VIII et IX, Turnhout: Brepols (Corp (...)
  • 12 Para BNE, ms. 1376 y Toledo, ms. 27-26, véase Jose Carlos MARTÍN (ed.), Scripta de vita Isidori His (...)
  • 13 Enrique FLÓREZ, España sagrada, t. 23, Madrid: Antonio Marín, 1767, p. 359. Los ejemplares citados (...)

5M – Madrid, Biblioteca Nacional, ms. 1512, fol. 212v-217r, donde el fragmento está precedido y continuado por los Anales toledanos primeros y segundos11. La copia fue llevada a cabo por un amanuense de Ambrosio de Morales, y parece que a este le interesaba sobre todo el texto de los Anales toledanos, con el que comienza esta sección del manuscrito (fol. 210r). Sin embargo, en medio de la noticia analística sobre la muerte del infante Sancho y el conde García en la batalla de Uclés (1108), el copista pasa sin solución de continuidad a transcribir el Libro de las generaciones y linajes de los reyes, en medio de una frase que trata sobre las hijas de Sancho Abarca: «Don rra (sic) e la otra dona Blasquita, doña Urraca caso con el rey don Alfonso de Leon» (fol. 212v). A partir de ahí, continúa con el resto del Libro, para retomar seguidamente los Anales toledanos en el punto en que habían quedado interrumpidos (fol. 218r). Desde luego, Morales notó este desajuste en la copia, y lo señaló en el margen: «Adelante cinco hojas. Porque dexo aquello el escriviente por error y puso esto otro» (fol. 212v). La mezcla del Libro y los Anales toledanos apunta a que ambos textos se encontraban reunidos en el modelo usado por el amanuense, algo confirmado por los otros manuscritos que menciono a continuación. De esta copia de Morales se sacaron, a su vez, numerosos traslados, en los que se solucionaba el desorden de M de acuerdo con las notas del historiador, colocando primero los Anales toledanos y luego el fragmento del Libro de las generaciones y linajes de los reyes. Menciono solo algunos apógrafos de la segunda mitad del siglo XVI, dejando a un lado los posteriores: dos relacionados con Juan Bautista Pérez (1537-1597): Madrid, Biblioteca Nacional, ms. 1376, y Toledo, Biblioteca Capitular, ms. 27-26; otro vinculado a Álvar Gómez de Castro (1515-1580): Sevilla, Biblioteca Capitular y Colombina, ms. 58-1-3; y uno más que parece haber sido de Juan López de Velasco (c. 1530-1598): Escorial, ms. L-I-1212. Flórez conoció y manejó el ms. M, y también Toledo, ms. 27-26 (los que cita en la nota transcrita arriba), y se valió del primero para su edición de los Anales toledanos13.

  • 14 Véase la descripción material ofrecida por Óscar LILAO FRANCA y Carmen CASTRILLO GONZÁLEZ, Catálogo (...)
  • 15 Descripción en Ó. LILAO FRANCA y C. CASTRILLO GONZÁLEZ, op. cit., 2, p. 199-200; véase además Derek (...)
  • 16 De acuerdo con la edición de D. CATALÁN, Crónica de 1344..., la copia (fol. 3r) salta del párrafo 6 (...)
  • 17 Ramón MENÉNDEZ PIDAL, Crónicas generales de España. Catálogo de la Real Biblioteca, Madrid: Blass y (...)

6S – Salamanca, Biblioteca General Histórica de la Universidad, ms. 2011, primera mitad del siglo XV. Medidas: 210 × 140 mm., en papel, escrito a renglón tirado, con iniciales y calderones en rojo, en letra gótica cursiva, y encuadernado en pasta española14. En el manuscrito pueden distinguirse tres textos: 1. fol. 1r-54r: Versión toledana del Libro de las generaciones y linajes de los reyes; 2. fol. 54r-75v: Anales toledanos primeros y segundos; y 3. fol. 75v-79r: Narración sobre la introducción de la liturgia romana y de los orígenes del rito mozárabe, con otras noticias sobre la descendencia de Alfonso VI (pieza de la que trato más adelante y que edito en el anexo). El copista se identifica a sí mismo al final del ejemplar: «Fernando Salmeron» (fol. 79r). Este Fernando Salmerón figura en el colofón de otro manuscrito copiado para Diego de Anaya (1357-1437), también conservado en la Biblioteca General Histórica de la Universidad de Salamanca (ms. 1866), que en ese caso está fechado en 143315. Por tanto, es posible que S fuese encargado también por Diego de Anaya y que se copiase en torno a esa misma fecha. Por lo que hace al Libro de las generaciones y linajes de los reyes, puede observarse en la sección inicial una transposición de materia debida seguramente a la mala colocación de un folio del antígrafo que debía haberse desprendido. De este modo, la narración sobre Jacob se ve interrumpida por la sección final de la generación de Cristo, para retomar el hilo narrativo al final de esta16. El manuscrito perteneció al Colegio de San Bartolomé, de donde pasó a la Biblioteca de Palacio a fines del siglo XVIII, para volver a la Universidad de Salamanca a mediados del pasado siglo. Sorprende que no reparase en él Ramón Menéndez Pidal cuando catalogó a fines del siglo XIX los manuscritos historiográficos de Palacio, la mayor parte de los cuales procedían de los colegios salmantinos17. Aliquando dormitat Homerus.

  • 18 Espero poder ofrecer pronto una descripción completa de este interesante manuscrito, donde podrán v (...)
  • 19 Sobre este erudito, ver Fernando BOUZA ÁLVAREZ, «‘No puedo leer nada’: el Corrector General Juan Vá (...)
  • 20 Sobre la titulación de la obra, véase G. MARTIN, art. cit.
  • 21 Di noticia de esta copia en F. BAUTISTA, «Genealogías de la materia de Bretaña: del Liber regum nav (...)
  • 22 Francisco de BERGANZA, Antigüedades de España, 2 t., Madrid: Francisco del Hierro, 1719-1721, 2, p. (...)

7V – Biblioteca particular. Se trata de un manuscrito en folio (medidas: 305 × 223 mm.), en papel, encuadernado en pergamino. Escrita a línea tirada, la sección que aquí nos interesa está fechada en 157218. El Libro de las generaciones y linajes de los reyes se contiene dentro de una miscelánea de textos de época visigótica y medieval, toda ella copiada por Juan Vázquez del Mármol (c. 1540-c.1615)19. Nuestra obra se encuentra en una parte que no presenta una foliación consecutiva (fol. 117-125 + 10-32 + 159-153r), seguida de los Anales toledanos primeros y segundos (fol. 154v-172v). Como se desprende de una nota de Vázquez del Mármol que cito más abajo, todos estos textos estaban reunidos en el antígrafo del que procede su traslado. La obra que aquí nos interesa lleva al frente el siguiente sintagma a modo de título: «Incipit Liber Regum» (fol. 117r). Esta fue el título adoptado por Flórez y ha sido el más frecuente para referirse a la obra20. Conocemos con bastante precisión la historia de este manuscrito. Perteneció a Francisco de Quevedo (cuya firma aparece al comienzo y al final), y luego pasó a poder de Antonio Juan Luis de la Cerda, duque de Medinaceli (1607-1671). Con el resto de su biblioteca, fue llevado en 1647 al palacio del Duque en Sanlúcar de Barrameda. En el camino a su nuevo hogar, los libros estuvieron depositados algunos días en Sevilla, donde el erudito Martín Vázquez Siruela (1600-1664) reparó en este ejemplar e hizo una copia de casi todos los textos, entre ellos los que aquí nos interesan. Sabemos de dicho apógrafo (que no he conseguido localizar) por una copia que de él sacó Nicolás Antonio (1617-1684), donde solo recogió el texto del Libro de las generaciones y linajes de los reyes a partir de la sección de los emperadores romanos21. A finales del siglo XVII, la viuda del Duque de Medinaceli vendió buena parte de sus libros (entre ellos el que aquí nos incumbe) al monasterio de San Martín de Madrid. A partir de este ejemplar, Francisco de Berganza publicó en 1721 los Anales toledanos primeros y segundos, y más tarde se sirvió de él Flórez para su citada edición de la sección final del Libro de las generaciones y linajes de los reyes22. Con la desamortización, en 1836, los libros deberían haber ingresado en la Biblioteca Nacional, pero muchos fueron a manos privadas. Por cauces que desconocemos, el de Vázquez del Mármol pasó a formar parte de la fabulosa colección del bibliófilo Thomas Phillipps (1792-1872).

  • 23 Descripción en Ó. LILAO FRANCA y C. CASTRILLO GONZÁLEZ, op. cit., 1, p. 57-58, sin identificación d (...)

8A – Salamanca, Biblioteca General Histórica de la Universidad, ms. 52. Se trata de un manuscrito facticio, que consta de tres partes diferentes. La que aquí nos interesa es la última (fol. 64-86)23. Escrito sobre papel, a renglón tirado, en la segunda mitad del siglo XVI, contiene los siguientes textos: 1. fol. 64r-71r: Versión toledana del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, desde la sección visigoda hasta el final. Comienza: Quando entraron los godos en España levantaron rey de su linaje que ovo nombre Cindus; y 2. fol. 71r-86r: Anales toledanos primeros y segundos. Esta sección lleva una foliación antigua, en letra que parece idéntica a la de la copia, que se inicia en fol. 1 y termina en fol. 23, lo que sugiere que originalmente constituía una unidad independiente. La copia fue realizada por el humanista Antonio Agustín (1517-1586), de quien poseemos un amplio número de autógrafos, y lleva también algunas anotaciones marginales de su mano, sobre todo en la sección analística.

9Dejando a un lado los ejemplares que dependen directa o indirectamente de alguno de los testimonios conservados (y que por tanto poseen un valor textual muy secundario), contamos en total con cuatro manuscritos. Solo uno de ellos es de época medieval (del primer tercio del siglo XV), mientras que los otros tres se sitúan en el tercer cuarto del siglo XVI, y están relacionados con humanistas e historiadores (Ambrosio de Morales, Juan Vázquez del Mármol y Antonio Agustín), quienes a veces ejecutaron ellos mismos las copias. Estos testimonios se encuadran, por tanto, dentro de una importante corriente de búsqueda y conservación de obras medievales, que alcanzó su momento de esplendor en la época de Felipe II. Dos testimonios transmiten completo el texto del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, mientras que los otros dos contienen únicamente, arrancando en puntos diversos, la parte final de la obra. Esta copia selectiva, frecuentemente vinculada a la materia más reciente, enlaza con usos comunes ya en la Edad Media, y en cierta medida venía propiciada por las propias características del texto, en el que sus diversas secciones poseen una relativa autonomía. La copia de Agustín comienza con los visigodos y la de Morales contiene un fragmento mucho más reducido, iniciándose a mitad del linaje de los reyes de Navarra. El carácter accidental de este último traslado, que se abre en medio de una frase, permite sospechar que quedó incorporado por error o descuido a la copia de Morales, a quien probablemente solo le interesaba en principio el texto de los Anales toledanos. Ahora bien, una vez consignado en ese manuscrito del historiador pasó después a casi todos los apógrafos que de él dependen.

10En sus traslados, Morales y Vázquez del Mármol incluyen informaciones sobre los modelos empleados, y en la correspondencia de Agustín encontramos también datos preciosos a este respecto. Al frente de los Anales toledanos, Morales consignó de su mano una breve noticia sobre el origen de la copia:

  • 24 En sus apógrafos, Juan Bautista Pérez añadió una coda en que atribuía los anales a Rodrigo Jiménez (...)

Estos annales hize trasladar de un libro harto antiguo que era del archivo de la çiudad de Toledo, y en diversas partes del pareçe como se escrivio en Toledo. Y contiene principalmente lo que passo en tiempo del rey don Alonso de Las Navas, y mucho antes desde la toma de Toledo, hasta don Fernando el Santo. Aunque tambien tiene otras cosas muy buenas fuera desso. Tambien se vee muchas vezes como se yvan escriviendo essos annales en el mismo tiempo que las cosas sucedian (M, fol. 210r)24.

El antígrafo de M era entonces un libro procedente del Archivo del ayuntamiento de Toledo, que Morales califica como «harto antiguo». Los detalles que proporciona Vázquez del Mármol no son menos interesantes:

Este libro saque de otro que me presto el licenciado Rosales, capellan de su Magestad, que estava escrito en pergamino, en sesenta fojas de pliego pequeñas como de a 4º grande, de letra no muy antigua. En algunas partes no se podia leer, en otras se leyo ex adiunctis. Va en todo lo mas a la letra que pude sacarlo (salvo los titulos de cada plana) y con las mismas letras que estava, por la antigüedad de los vocablos. Acabelo de sacar oy domingo, 10 de hebrero, 1572 (V, fol. 172v).

Este tipo de suscripciones son comunes en los apógrafos de Vázquez del Mármol, en los que suele consignar, como aquí, la fecha exacta en que terminó el traslado y las características del original. Se subraya la fidelidad de la copia, en la que Vázquez del Mármol solo habría añadido las cabeceras que presenta cada folio. Esta nota va al final de los Anales toledanos, de suerte que nos acerca también a la forma en que su modelo transmitía el Libro de las generaciones y linajes de los reyes, que se encontraba agrupado con los anales. La extensión del códice (que tal vez pudiera fecharse a fines del siglo XIV, en función del uso de pegamino y de lo que señala el erudito a propósito de que no era muy antiguo) corrobora el que esas dos secciones textuales eran las únicas que en él se contenían. El antígrafo presentaba algunos problemas de lectura, y en la copia de Vázquez del Mármol hay varios espacios en blanco, tanto en el Libro como en los anales.

  • 25 Sobre las actividades de Rosales en relación con El Escorial, véase Cristina GARCÍA OVIEDO, «Unas n (...)
  • 26 Véase a continuación, cuando trato del modelo usado por Agustín.
  • 27 La general identidad textual entre M y V no excluye, con todo, la presencia de algunas diferencias. (...)

11A pesar de que Morales y Vázquez del Mármol dan informaciones claramente distintas sobre sus modelos, juzgo muy probable que el códice que ambos manejaron fuese, en realidad, el mismo. Si nos fijamos en el texto de los Anales toledanos en M y V, observaremos que ambos testimonios son muy similares, prácticamente idénticos, y que las noticias que el amanuense de Morales hubo de dejar con espacios en blanco figuran del mismo modo en el apógrafo de Vázquez del Mármol. Morales habría conocido el códice cuando aún se encontraba en el Archivo de la ciudad de Toledo, y para afianzar su autoridad ensalzó también su antigüedad. Vázquez del Mármol indica que lo recibió en préstamo del licenciado Rosales, capellán de Felipe II. El rey encargó a su capellán la supervisión de varios procesos para ampliar los dominios de El Escorial, y el mismo Rosales participó además en la recogida de documentación para el Archivo de Simancas, habiéndosele pedido que «visitase los archivos de las iglesias del reino»25. Debía tener buena relación con Ambrosio de Morales (que colaboró también en la formación del archivo de Simancas y en la de la biblioteca escurialense), y es posible que directamente por él consiguiese disponer del manuscrito toledano. No sabemos qué fue de la biblioteca de Rosales; si sus libros fueron a parar al Escorial, cabe la posibilidad de que este en concreto pereciera en el incendio de 167126. Más allá de su hipotético destino, la práctica identidad textual de M y V apunta, en efecto, a que el códice manejado por Morales y Vázquez del Mármol era el mismo. Ello haría innecesario pensar en dos antígrafos gemelos, que tuviesen exactamente las mismas características. Al manuscrito usado por estos dos eruditos, cuya procedencia era toledana, según nos informa Morales, me referiré con la sigla *T27.

12Del modelo usado por Antonio Agustín tenemos una importante noticia en su correspondencia con Jerónimo Zurita. Este le había pedido en 1576 que revisase el texto de sus Indices rerum ab Aragoniae regibus gestarum ab initiis regni ad annum MCDX antes de darlos a la imprenta (se publicarían dos años después, en 1578). Al comenzar su tarea, Agustín escribió al historiador con diversos comentarios lingüísticos y con informaciones sobre algunos materiales históricos de su propiedad, poniéndolos a disposición de su amigo. Después de citar diversos documentos, se refiere a un material que corresponde sin duda al Libro de las generaciones y linajes de los reyes y a los Anales toledanos:

  • 28 Madrid, Biblioteca de la Real Academia de la Historia, Colección Salazar y Castro, ms. 9/112 (= A-1 (...)

Otras escrituras tengo menos antiguas, y una historia o chronico en castellano, que halle en la libreria de don Diego de Mendoça, harto antiguo, y saque una copia. Lo mas moderno es de la era 1288, en tiempo del rey don Fernando, el qual priso a Sevilla, y a Carmona dos años antes. En este libro dize, que se perdió España era 752. Entró [sobrescrito: Vino] Carle Magne en España era de DCCCC. sobra una C. Fue la batalla de Roncesvalles era DCCCCXXV. Murio Carle Magne era DCCCCXLIX [...] Alli he hallado Medina Celim, y al fundador de Hariza con estas palabras, hablando del Cid: Después se combatio Roi Diez con el Moro Hariz, uno por otro en Medina Celim, y venciolo Roi Diez y matolo, pero que era el moro muy buen cavallero. Antes destas palabras hai otra batalla con Ximen Garces de Torrellas; es verdad que la palabra Torrellas estava entre renglones28.

  • 29 Como es sabido, los manuscritos de Hurtado de Mendoza pasaron a la biblioteca de El Escorial. En el (...)
  • 30 Zurita conocía ya el linaje del Cid, como se ve por su respuesta a Agustín (J. F. ANDRÉS DE UZTÁRRO (...)

Tanto el combate con el moro Fáriz como la batalla contra Jimeno Garcés derivan evidentemente del linaje del Cid contenido en el Libro de las generaciones y linajes de los reyes, y las noticias sobre Carlomagno remiten a los Anales toledanos (que terminan en la era 1288). Nuevamente, por tanto, el original del que Agustín sacó su copia de estos textos (afortunadamente conservada en el ms. A) transmitía juntas las dos obras. A ese original, caracterizado como «harto antiguo», y que perteneció a Diego Hurtado de Mendoza (1503-1575), me referiré con la sigla *H29. Agustín seguramente enviaría una copia de su apógrafo a Zurita, quien en la segunda edición de la primera parte de sus Anales de la Corona de Aragón, publicada póstumamente en 1585, recogió diversas noticias procedentes tanto del Libro de las generaciones y linajes de los reyes como de los Anales toledanos30.

13Todos estos testimonios se agrupan de forma muy nítida en dos ramas manuscritas: por un lado, tenemos el ms. S, y por otro los mss. M, V y A. Hay diversas variantes significativas en todo el conjunto de textos, pero donde mejor se aprecia quizá esta distribución es en la sección analística. En S, los Anales toledanos primeros carecen de un amplio número de noticias que parecen tener todas un mismo origen, que correspondería a una serie consignada en Toledo. Aunque no es fácil explicar estas diferencias, se diría que S representa un estadio más primitivo de estos anales, más ceñido aún a las fuentes textuales que constituyen su base fundamental (los Annales Castellani recentiores y los Anales navarros), mientras que los otros testimonios remontan a un arquetipo en el que sobre esa estructura se han incorporado nuevas noticias analísticas. Dentro de la rama representada por M, V y A, podemos establecer a su vez dos familias. Tendríamos, por un lado, los mss. M y V, seguramente, como hemos visto, derivados de un mismo manuscrito (que he designado *T), y por otro el ms. A. Este último, en los Anales toledanos segundos, ofrece al comienzo unas extensas cronologías de tipo universal, que coinciden con las que pueden leerse en S, cronologías que han desaparecido en M y V. Aquí, por tanto, *H (modelo de A) era un manuscrito más próximo al arquetipo, lo que indica que no puede derivar de *T (del que procederían M y V). Sin embargo, estos dos manuscritos perdidos presentaban rasgos que sugieren que remontaban a un mismo modelo que presentaba ya algunos defectos. En este sentido, resulta significativo que las noticias analísticas que el amanuense de Morales y Vázquez del Mármol debieron dejar parcialmente en blanco hayan desaparecido en A. Esto sugiere que tales defectos se encontraban ya en el arquetipo común a todos estos testimonios, y mientras que el copista de *T trató de reproducir lo más fielmente posible el modelo (dejando espacios en blanco que luego reprodujeron M y V), el de *H sencillamente optó por suprimir tales noticias.

  • 31 D. CATALÁN, Rodericus..., p. 68 ha suscitado el interrogante de si esta noticia debería situarse en (...)
  • 32 D. CATALÁN, Crónica de 1344..., p. lvi.
  • 33 Que esta sea la última efeméride común a las dos ramas manuscritas coincide con el hecho, ya señala (...)

14La existencia de estas dos ramas nos ofrece importantes indicios sobre la transmisión de estas obras. Ambas ramas presentan una misma estructura, según la cual el Libro de las generaciones y linajes de los reyes va seguido Anales toledanos primeros y segundos. Los Anales toledanos primeros terminan con varias noticias de cierta amplitud, la última de las cuales está datada en 121931. Las noticias actualizadoras propias de la versión toledana del Libro de las generaciones y linajes de los reyes nos conducen también a una fecha próxima a ese año, ya que menciona como rey a Fernando III (por tanto, debe ser posterior a 1217) y no altera el linaje de los reyes de Francia, consignando en último lugar a Felipe II (1180-1223)32. Todo indica, entonces, que la versión toledana hubo de realizarse hacia 1219. Sin embargo, no conocemos ninguna copia que corresponda a dicho formato, por lo que ese arquetipo debió permanecer en Toledo, quizá sin haberse difundido. Allí, poco tiempo después, en 1244, se añadieron los Anales toledanos segundos. La conclusión de esta pieza en las dos ramas manuscritas es diferente. La última noticia común a ambas es la de la conquista de Lorca y Mula en 124433. S termina con la noticia de la boda del infante don Fadrique con la hija del Marqués de Malaspina, fechada en 1251. M, V y A se cierran con la muerte de Gutierre, arzobispo de Toledo, en 1250, aunque M y V añaden, de forma un tanto impertinente, una efeméride final sobre la entrada en España de Yūsuf ibn Tāšufīn en 1086. Así pues, estos datos sugieren que las dos ramas de la tradición remontan a un arquetipo fechable en 1244, que dio lugar a las dos familias textuales que hoy conocemos. Si pudiéramos juzgar por el carácter de las pocas noticias consignadas después de esa fecha, se diría que la rama representada por M, V y A quedó en principio en el ámbito de la sede toledana, mientras que el arquetipo de la rama S habría circulado tal vez en la corte.

  • 34 Véase, a este respecto, F. BAUTISTA, «Anales navarro-aragoneses hasta 1239...».

15Sea como fuere, de lo que no parece haber duda es de que el original de la versión toledana del Libro de las generaciones y linajes de los reyes estuvo acompañado desde un principio por los Anales toledanos primeros, una de cuyas fuentes principales eran justamente los Anales navarros. Ello, a su vez, afianza la hipótesis de que el original navarro del Libro de las generaciones y linajes de los reyes formó parte de la misma iniciativa historiográfica que los citados Anales navarros, y que el arquetipo del texto contenía reunidas ambas piezas. De hecho, dichos anales se copiaron junto a los linajes de Aragón y del Cid en el Fuero general de Navarra, y fueron usados en una serie analística transmitida por un códice temprano, procedente de Aragón, que contiene también una versión parcial del Libro de las generaciones y linajes de los reyes34. En todo caso, la tradición textual de la versión toledana que conocemos no procede directamente de ese original de hacia 1219, sino de un arquetipo un poco posterior, que podemos datar en 1244, según hemos visto, en el que se habían incorporado ya los Anales toledanos segundos.

  • 35 Trato sobre este interesante y relativamente temprano libro de linajes en otro trabajo.

16A pesar de que de la rama de la tradición de la versión toledana representada por el ms. S conocemos solo un testimonio, ello no significa que dicha familia no tuviese apenas difusión. El texto, con unas características muy próximas a S, fue usado en un libro de linajes compuesto a finales del siglo XV (que designaré con la sigla J), y es seguro que el autor de dicha obra no se basó en el ejemplar que conservamos, es decir, en S35. Por otro lado, diversos eruditos portugueses de los siglos XVI y XVII citaron un antiguo manuscrito del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, con toda probabilidad siempre el mismo, cuya estructura era similar a la de S. En el caso del libro de linajes del último cuarto del siglo XV, la versión toledana constituye una de las fuentes manejadas a lo largo de la obra, y además un extenso fragmento, que incluye el final de la versión toledana y los anales, quedó insertado dentro de ella. En dos momentos se alude a la fuente con informaciones relevantes. Así, de acuerdo con la primera mención:

En tiempo de los condes de Castilla que fueron primero que los reyes, despues que el rey don Rodrigo que perdio a España, en una escritura breve que mando façer el rey don Joan, padre de la reyna nuestra señora doña Ysabel, en que fabla de donde bienen los reyes de Castilla, de Leon, de Navarra, de Aragon, de Portugal, de Francia, de Ynglaterra, del Cid Ruy Diaz, de Mahomad, de otras cosas muchas de lo que ganaron, de lo que poblaron.

Y más adelante, en el punto en que inserta un amplio fragmento del texto, se anuncia en la rúbrica:

Que fabla de una escritura del rey don Joan, padre de la reyna nuestra señora doña Ysabel abreviada para saber de donde bienen muchos reyes, asi de Castilla como de otras partes y de otras cosas muchas, de lo que ganaron y poblaron, como bereis, y del linaje del Çid Ruidiaz y de Mahomad, el que hizo la seta de los moros.

  • 36 Ese uso fue señalado por vez primera por Luis Filipe Lindley CINTRA, «O Liber Regum fonte comum do (...)

A pesar de que estas informaciones podrían dar lugar a alguna incertidumbre, la transcripción de un extenso fragmento, que va desde la caída del reino visigodo hasta el linaje del Cid, y que se continúa con los Anales toledanos primeros y segundos, resulta concluyente acerca de cuál fue el modelo usado por este autor. Más aún, después de insertar los Anales toledanos, se incluye una narración que trata, entre otras cosas, sobre la sustitución del rito mozárabe en Toledo. Las variantes tanto en el texto del Libro de las generaciones y linajes de los reyes como en los Anales toledanos coinciden puntualmente con el ms. S, y también lo hace esa narración final sobre el rito mozárabe. Por si todo ello no fuera suficiente, el amplio fragmento transcrito a partir de esa «escritura breve» concluye exactamente igual a como lo hace S, con una noticia sobre los hijos de Alfonso VII. La atribución de la obra al impulso de Juan II apunta a que circuló en la corte de este rey, y ello permite también contextualizar su uso por parte de Juan de Mena en el Laberinto de Fortuna, que ha sido contemplado comúnmente con una cierta extrañeza36.

  • 37 D. CATALÁN, De Alfonso X al Conde de Barcelos: cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiogr (...)
  • 38 Cristóvão Rodrigues ACENHEIRO, Crónicas dos Senhores Reis de Portugal, in: Collecçaõ de livros ined (...)

17Por otro lado, como señaló Catalán, tres eruditos portugueses mencionaron, citando breves pasajes en algunos casos, un manuscrito que contenía el texto castellano del Libro de las generaciones y linajes de los reyes: Cristóvão Rodrigues Acenheiro (1474-1538), André de Resende (1500-1573) y António Brandão (1584-1637)37. Las citas más amplias y detalladas corresponden al primero, a quien perteneció el manuscrito, que luego pasaría a manos de Resende y después, según todos los indicios, a las de Brandão. Acenheiro describe el manuscrito como «original caronica amtegisima Castelhana de trezentos anos feita», es decir, de hacia 123538. Si se refería a la fecha de la obra, el erudito estaba muy cerca de la verdad, pero si aludía a la del manuscrito, es probable que exagerase un poco su antigüedad, y con ello la autoridad de un texto que constituía un apoyo fundamental para defender que Jimena Muñoz, abuela de Alfonso Enríquez, primer rey de Portugal, había sido esposa, no concubina, de Alfonso VI. Al margen de este detalle, lo que interesa notar aquí es que el fragmento del Libro de las generaciones y linajes de los reyes citado por Acenheiro coincide en sus variantes con el ms. S. Por otro lado, el erudito portugués se refería a una extraña sección final en su ejemplar, que constaba de cuatro folios («quatro folhas do fim da caronica»), en los que había diversas noticias sobre Alfonso VI y Alfonso VII. Pues bien, las citas de Acenheiro permiten saber que dicha sección transmitía un texto idéntico al que cierra el ms. S, que ocupa además una extensión similar (fol. 75v-79r), lo que sugiere que la composición material de dicho códice era también parecida a la de S. Acenheiro nos proporciona el íncipit y éxplicit de esta sección, traduciéndolos al portugués, que coinciden puntualmente con lo que encontramos en S:

  • 39 C. R. ACENHEIRO, Crónicas..., p. 10-11.

INC: Muitas couzas vos avemos comtado neste livro delRey Dom Affonso setimo que foi em a Era de mil cento e trinta anos, que foi yrmão dellRey dom Samcho que mataram em Çamora e dellRey Dom Garcya que morreo em a prizam e comtamos-vos como foy casado muitas vezes39.

INC: Muchas cossas vos avemos contado en este libro del rey don Alfonso el seteno que fue en la era de M CXXX años, que fue hermano del rey don Sancho que mataron en Çamora, e del rey don Garçia que murio en la prission, e contamosvos del de como fue casado muchas vezes (S, fol. 75v).

  • 40 Ibid, p. 11.

EXP: E deste Emperador Dom Affonço naceo EllRey dom Sancho de Castella, e EllRey Dom Fernando de Galliza, e outras duas filhas a sym como vos ja disemos em este livro40.

EXP: A este enperador don Alfonso nasçieron el rey don Sancho de Castilla e el rey don Fernando de Galizia e otras dos fijas, ansi como vos ya dixiemos en este libro (S, fol. 79r).

18La similitud del manuscrito de Acenheiro y el ms. S resulta patente, y confirma por tanto que la rama a la que pertenece este testimonio tuvo una circulación más amplia de lo que sugeriría el que hoy solo conozcamos un ejemplar. El códice de Acenheiro tenía además una estructura semejante a S, es decir, contenía los mismos textos, terminando con ese breve apéndice al que Catalán se refirió como «Ampliación del Liber regum», y que, a partir de S, estudio más adelante y edito al final de este trabajo. Es probable que el ejemplar de Acenheiro fuera más antiguo que S, aunque cuánto más antiguo no podemos saberlo. En todo caso, la identificación de S contribuye a aclarar un capítulo esencial de la recepción del Libro de las generaciones y linajes de los reyes entre los eruditos portugueses de los siglos XVI y XVII, y disipa las incógnitas planteadas por las citas dadas por ellos.

19En suma, los manuscritos que he enumerado nos permiten recuperar el texto completo de la versión toledana del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, que no solo constituyó un eje central en la difusión de la obra, sino que representa uno de los primeros textos literarios en castellano que conocemos. Los tres testimonios exhumados aquí por vez primera ofrecen además una información relevante sobre la transmisión de la obra. Se pueden agrupar en dos grandes familias, que ofrecen notables diferencias en la sección analística, aunque también hay algunas variaciones destacadas en el Libro de las generaciones y linajes de los reyes, como veremos a propósito del linaje cidiano. Pese a que de la rama representada por S solo conocemos hoy este manuscrito, contamos también con el testimonio indirecto de una obra de linajes de fines del siglo XV, y a esa familia pertenecía también el manuscrito que fue de Acenheiro, y luego de Resende y de Brandão. Ello sugiere que dicha rama de la tradición tuvo una estimable difusión, no solo en Castilla sino también en Portugal.

Sobre la tradición del Libro de las generaciones y linajes de los reyes

  • 41 Ya había adelantado algunas de las conclusiones que expongo a continuación en F. BAUTISTA, «Genealo (...)
  • 42 Una transcripción de la sección troyana a partir de V puede verse en F. BAUTISTA, «El Libro de las (...)
  • 43 Para el estudio de esta sección, sigue siendo fundamental D. CATALÁN, De Alfonso X..., p. 360-401; (...)

20De forma muy sumaria, y aún tentativa en algunos puntos, quisiera exponer a continuación algunas de las principales implicaciones que conlleva el hallazgo del texto íntegro de la versión toledana para el estudio del conjunto de la tradición del Libro de las generaciones y linajes de los reyes41. En primer lugar, debe señalarse que los dos manuscritos completos de la versión toledana, que como hemos visto representan dos ramas bien diferenciadas en la transmisión de este texto, contienen la genealogía de los reyes de Bretaña. En ambos manuscritos se halla en el mismo punto que en el Libro de las generaciones de hacia 1256, es decir, entre el final de la genealogía de Cristo y el comienzo de los reyes de Persia. Los dos testimonios de la versión toledana son en esta sección muy similares a lo que encontramos en el mencionado Libro de las generaciones. Así pues, queda descartada de forma definitiva la suposición de que esta genealogía sea un rasgo propio de la versión de hacia 1256, y hemos de admitir que formaba parte del texto ya antes de ese año, y también antes de 1219, fecha en torno a la que se realizó la versión toledana42. En efecto, puesto que esta y el Libro de las generaciones de 1256 derivan independientemente del original de la obra, y puesto que esas dos versiones contienen la genealogía de los reyes de Bretaña, es preciso concluir entonces que dicha genealogía se encontraba ya en el original terminado hacia 1205, aunque no se recoja en el llamado Códice villarense (Zaragoza, Biblioteca Universitaria, ms. 225). Tal sección, que podemos definir como aquella que posee un carácter más marcadamente literario, al ofrecer el primer resumen en romance de la leyenda troyana y una síntesis del Roman de Brut, con significativas innovaciones en la sección sobre el rey Arturo, debe datarse entonces en su redacción original como muy tarde hacia 1205, convirtiéndose así en el primer testimonio vernáculo en la Península Ibérica tanto para la materia troyana como para la artúrica43. Esto nos hace deplorar aún más el hecho de no conocer algún otro ejemplar de la versión original del Libro de las generaciones y linajes de los reyes alternativo al Códice villarense.

  • 44 Estudio este texto y en particular sus innovaciones en la sección troyana, de la que ofrezco transc (...)
  • 45 Tampoco se conoce ningún testimonio indirecto u obra influida por esta versión.
  • 46 D. CATALÁN, Rodericus..., p. 99-109; F. BAUTISTA, «Original...».
  • 47 Para la datación de la Estoria de los godos, véase D. CATALÁN, Rodericus..., p. 27-36.

21Por otro lado, la constatación de que la genealogía de los reyes de Bretaña forma parte de la versión toledana obliga a modificar el cuadro de la influencia del texto que había tomado la presencia de dicha sección como un dato decisivo. De acuerdo con los materiales que teníamos hasta ahora, se había tendido a hacer derivar del Libro de las generaciones de hacia 1256 todas aquellas obras en las que figuraba la genealogía de los reyes de Bretaña. En este sentido, Catalán señaló el interés de una singular versión del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, de la que lamentablemente solo se conoce un breve fragmento que transmite la sección inicial, conservado en el manuscrito Res 278 de la Biblioteca Nacional de España (manuscrito fechable en la primera mitad del siglo XIV). El rasgo más destacado de esta versión es el de haber procedido a una amplificación sustancial del comienzo de la genealogía de los reyes de Bretaña, que originalmente solo ofrecía un breve resumen de la leyenda troyana. El autor de esta redacción, que podríamos denominar «versión troyana» en función de este rasgo, se basó en el De excidio Troie de Dares, eliminando algunos detalles, con lo que nos ofrece el único romanceamiento de esta obra del que tenemos noticia en castellano44. Lamentablemente, el ms. Res 278 se interrumpe casi al comienzo de la narración, de modo que apenas conocemos el carácter de este interesante texto, y no podemos saber si incluía otras innovaciones en momentos posteriores45. En su estudio de este manuscrito, Catalán asumió que dependía de la versión de 1256, y por mi parte, seguí esta valoración al elaborar un intento de síntesis de la tradición del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, aunque en ambos casos se indicaban los problemas que comportaba dicha filiación46. En efecto, el ms. Res 278 carece de una serie de importantes amplificaciones que la versión de 1256 (en sus dos testimonios hoy conocidos) presenta en la genealogía de Cristo. Aunque en mi estudio supuse que serían interpolaciones posteriores a la redacción de 1256, esta hipótesis se revela hoy equivocada, ya que ahora sabemos que la genealogía de los reyes de Bretaña no es privativa de dicha versión. De hecho, el texto del ms. Res 278 presenta variantes claramente emparentadas con la versión toledana, e incluso hay indicios que lo ponen en relación con la rama representada por el ms. V. Esta constatación no carece de interés a otros efectos, ya que sugiere que la versión contenida en Res 278 forma parte del mismo proyecto que la Estoria de los godos (a la que acompaña en el ejemplar conservado), y que, al igual que esa obra, fue redactada también en Toledo y por las mismas fechas, es decir, en torno a 125347.

  • 48 D. CATALÁN, De Alfonso X..., p. 356.
  • 49 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. lx; véase también F. BAUTISTA, «Original...».
  • 50 Al margen de las variantes en el texto del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, vale l (...)

22Del mismo modo, cuando Catalán identificó por primera vez el Libro de las generaciones de hacia 1256 en el manuscrito de Martín de Larraya (Escorial, N-I-13), apuntó que la presencia en este texto de la sección sobre los reyes de Bretaña, en forma similar a como figuraba después en el Livro de linhagens de Pedro de Barcelos, indicaba que era la fuente manejada por este48. Más tarde no dejó de notar los problemas que comportaba esta relación, ya que, en las secciones de la obra de don Pedro vinculadas al pasado hispánico más reciente, su parentesco con la versión toledana era patente, y dejó abiertas dos hipótesis. O bien el Conde de Barcelos conoció dos versiones diferentes de la obra, o bien habría que suponer que ya en la versión toledana figurase esta sección49. La recuperación del texto completo de esta redacción viene a aclarar definitivamente este punto, ya que podemos comprobar ahora de forma fehaciente que la genealogía de los reyes de Bretaña es, en efecto, parte constitutiva de la versión toledana. Es más, diversas calas sobre el Livro de linhagens apuntan a que su autor manejó un manuscrito perteneciente a la rama representada por S, es decir, aquella a la que pertenecía también el ejemplar mencionado por los eruditos portugueses de los siglos XVI y XVII. ¿Sería dicho ejemplar el mismo que había utilizado Pedro de Barcelos?50

  • 51 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 304-305. Para el uso de esta fuente, véase Alberto MONTANE (...)
  • 52 Aengus WARD (ed.), Estoria de los godos, Oxford: The Society for the Study of Medieval Languages an (...)
  • 53 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 86-89. Para una interpretación de la pseudo-historia sobre (...)

23Ahora bien, si es cierto que el Livro de linhagens depende de la versión toledana, queda la duda de cómo le llegó a don Pedro la narración pseudo-histórica sobre el rey visigodo Wamba. En el Livro de linhagens, al igual que en la versión toledana, similar al original del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, el breve pasaje sobre este rey se limita a dar unas informaciones básicas, que remontan en definitiva a la Chronica Naierensis (c. 1190)51. En cambio, en su Crónica de 1344, el Conde de Barcelos incluye una narración muy diferente, que asegura que Wamba era un labrador, y que se convirtió en rey prácticamente por designación divina. La afirmación de que Wamba era de origen rústico tiene una raíz tradicional, cuyo punto de partida es difícil de identificar. La Estoria de los godos (c. 1253), ya mencionada, criticaba a aquellos que decían que el rey era «de vil natura», y Juan Gil de Zamora abrió su biografía del rey con una afirmación parecida: «non rusticus, ut vulgo loquitur, sed regali sanguine procreatus»52. Sin embargo, la historia, tal y como se lee en el Libro de las generaciones de hacia 1256, es a todas luces, a mi juicio, una creación (con fuerte contenido político) de quien preparó este texto, y el fragmento de la Crónica de 1344 presenta una coincidencia literal con la versión de 125653. En este sentido, si no hay duda de que aquí la Crónica de 1344 debe remontar en última instancia a ese Libro de las generaciones, no podemos saber por qué vía le llegó a Pedro de Barcelos ese fragmento: tal vez conoció también esa redacción del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, o quizá tuvo algún derivado de ella que contenía dicha sección, o incluso podrían realizarse otras suposiciones (por ejemplo, que el relato sobre Wamba se hubiese extractado y copiado en un manuscrito que contenía otras obras).

  • 54 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344...; avanzaba ya la hipótesis que menciono a continuación en F. BA (...)

24Un derivado más de la genealogía de los reyes de Bretaña debe desligarse ahora del Libro de las generaciones de hacia 1256. Como es sabido, el autor de la Crónica de 1404 insertó en su obra, basada principalmente en materiales que remontan al escritorio de los sucesores de Alfonso X, esta sección sobre los reyes de Bretaña, que adicionó con algunas pequeñas glosas e innovaciones. Catalán publicó esta parte junto al Libro de las generaciones, implicando que dependía de dicho texto54. Sin embargo, un cotejo preliminar con los testimonios que hoy conocemos pone de manifiesto que sus rasgos textuales se encuentran más próximos a la versión toledana, y hay pistas que parecen apuntar a que depende de un manuscrito que entronca con la rama representada por V. De ser así, el uso de este texto en el Livro de linhagens y en la Crónica de 1404 se habría producido por canales distintos.

El Linaje del Cid y las Mocedades de Rodrigo

25Volviendo ahora a la tradición textual de la versión toledana, es preciso detenerse en una importante innovación que una de las ramas manuscritas de este texto contiene en el Linaje del Cid. Como ya he señalado, esta parte está ausente en el Códice villarense, pero el texto de dicha sección que se encontraría en el original del Libro de las generaciones y linajes de los reyes puede reconstruirse con gran seguridad a partir de su inclusión en el Fuero general de Navarra, a partir del Libro de las generaciones de hacia 1256, y de la propia versión toledana. Sin embargo, dentro de la tradición de esta última se observan importantes variaciones, que confirman la distribución en dos ramas que he propuesto más arriba. Por un lado, tenemos los manuscritos M, V y A, que presentan un texto esencialmente similar al del Fuero general de Navarra y al del Libro de las generaciones de 1256. Este texto es conocido a través de la edición de Flórez, quien, como sabemos, se basó en V. Ofrezco aquí una transcripción a partir de A, que puede cotejarse con la citada edición, y que servirá para poner en evidencia de forma más inmediata las innovaciones de la otra rama manuscrita:

Del linaje de Mio Cid Campiador
Este es el linaje de Roy Diaz el que dixeron Mio Cit el Campiador, como vino derechamente del linaje de Layn Calvo, que fue compañero de Nuño Rasura, y fueron ambos iudices de Castiella.

De Nuño Rasura
Del linaje de Nuño Rasura vino el Emperador. Del linaje de Layn Calvo vino Mio Cit el Campiador. Layn Calvo ovo dos fillos, Ferrant Laynez y Bremunt Laynez. Ferrand Laynez ovo fillo a Layn Ferrandez. Bremund Laynez ovo fijo a Roy Bremundez. Layn Fernandez ovo a Nuño Laynez. Roy Bremumdez (sic) ovo fijo a Ferrand Rodriguez. Ferran Rodriguez ovo fillo a Pero Fernandez, y una filla que ovo nombre don Elo. Nuño Laynez tomo por muger a don Elo y ovo fillo della a Layn Nuñez. Layn Nuñez ovo fillo a Diego Laynez, padre de Ruy Diaz el Campiador. Diego Laynez priso muger la filla de Rodrig Alvarez de Asturias, que fue muy buen ome y muy ric omne, y ovo en ellafillo a Roy Diaz. Quando murio Diego Laynez, padre de Roy Diaz, priso el rey don Sancho de Castilla a Ruy Diaz y criolo y fizolo cavallero, y fue con el en Çaragoça (ms. A, fol. 69v-70r).

  • 55 Para el linaje cidiano en el Fuero general de Navarra, véase A. UBIETO ARTETA, ed. cit., p. 34-46, (...)

Este pasaje es, en efecto, prácticamente idéntico al que encontramos en los otros dos textos (Fuero general de Navarra y Libro de las generaciones), y por tanto puede considerarse fiel a lo que sería el original del Libro de las generaciones y linajes de los reyes55.

26En cambio, el texto transmitido por S contiene importantes modificaciones, que se relacionan con tradiciones que podemos documentar a través de otros textos. Por lo demas, las variantes se encuentran también en el libro de linajes de fines del siglo XV, que incluye esta sección. Doy entonces en nota las lecciones de este testimonio (que identifico con la sigla J). Como podrá apreciarse, en algunos puntos las lecciones de J son superiores a S, lo que significa que no depende de él y que, en consecuencia, las innovaciones (que marco en cursiva) no son propias o exclusivas de este último manuscrito, sino que caracterizan a la rama a la que pertenecen estos dos testimonios:

  • 56 J añade: Que dijeron Mio Çid el Campeador. Es seguramente mejor lección, ya que concuerda con la ot (...)
  • 57 Fernando J. En el ms. S una mano posterior, que parece del siglo XVI, subraya «Ruy» y anota en el m (...)
  • 58 d’Anaya J. De nuevo, la lección de J es preferible al texto de S.

Esta es la generaçion de Ruy Diaz el Canpeador56 como derechamente viene del linaje de Layn Calvo, que fue conpañero de Nuño Rasuera, quando fueron amos alcaldes de Castilla. E del linaje de Nuño Rasuera viene el enperador, e del linaje de Layn Calvo viene Mio Cid el Canpeador en esta guissa. Layn Calvo ovo dos fijos, a Fernant Laynez e a Bermudo Laynez. E Fernant Laynez ovo fijo a Layn Fernandez. Bermudo Laynez ovo fijo a Ruy Bermudez. E Layn Fernandez ovo fijo a Nuño Laynez. E Ruy Bermudez ovo fijo a Fernant Rodriguez. Este Fernant Rodriguez ovo fijo a Pero Fernandez, e ovo otra fija que ovo nonbre don Yelo. E Nuño Laynez caso don Yelo, e ovo en ella fijo a Layn Nuñez. E Layn Nuñez ovo fijo a Diego Laynez, al padre de Ruy Diaz el Canpeador. E Diego Laynez fizo otro fijo en una villana casada, e ovo nonbre Ruy57 Diaz, que non ovo Ruy Diaz Mio Çid otro hermano nin hermana. E por este Fernando Diaz dizen los que non saben la estoria que el Çid fue fijo de barragana, mas non fue ansi. E este Diego Laynez caso con doña Teresa Nuñez, fija de Nuño Alvarez Minaya58, que fue muy rico omne, e ovo en ella fijo a Ruy Diaz. Ruy Diaz fue grant tienpo llamado Rodrigo de Bivar, de un logar que es çerca de Burgos. Quando murio Diego Laynez el padre de Ruy Diaz tomo el rey don Sancho de Castilla a Ruy Diaz e criolo e fizolo cavallero e fue con el a Çaragoça (ms. S, fol. 51v-52v).

  • 59 Adopto el nombre ofrecido por J, el mismo que encontramos en otras fuentes. No hay ninguna otra pie (...)

Como puede apreciarse, sobre un texto similar a M, V y A se han introducido varios añadidos y modificaciones. En síntesis, las innovaciones más importantes de esta rama manuscrita son cuatro: 1. la mención de Fernando Díaz, medio hermano del Cid59; 2. la refutación de que el Cid fue «fijo de barragana»; 3. la identidad de la madre del héroe; y 4. la afirmación de que el Cid fue llamado un tiempo «Rodrigo de Bivar».

  • 60 Leonardo FUNES (ed.), Mocedades de Rodrigo, con la colaboración de Felipe Tenenbaum, Londres: Tames (...)
  • 61 Samuel G. ARMISTEAD, «Dos tradiciones épicas sobre el nacimiento del Cid» [1988], in: Id., La tradi (...)
  • 62 Patricia ROCHWERT-ZUILI (ed.), Crónica de Castilla, París: e-Spania Books, 2010, p. 66 <https://boo (...)
  • 63 El pasaje de la Crónica y su tradición posterior han sido objeto de un detallado estudio por S. G.  (...)

27Dos de las primeras tres innovaciones coinciden con informaciones presentes en las Mocedades de Rodrigo. Allí se señala que Diego Laínez casó con «doña Theressa Nuñez, fija del conde Ramon Alvarez de Amaya, e nieta del rrey de Leon», y en un diálogo con Pero Bermudo, el héroe se refiere a él como hijo de su medio hermano: «Ven acá mi sobrino, fijo eres de mi hermano, / el que fizo mi [padre] en una labradora quando andava cazando» (vv. 866-867)60. Es verdad que el manuscrito único del poema lee aquí «hermano» en lugar de «padre» (corrección señalada entre corchetes), pero parece evidente que se trata de un error, según argumentó Samuel G. Armistead, por atracción de la repetición del vocablo «hermano» en esta secuencia de versos (v. 864, 866 y 870)61. Por otro lado, esas dos innovaciones aparecen también, agrupadas en un mismo pasaje, en la Crónica de Castilla, en donde se afirma además que Diego Laínez tuvo un hijo con una «villana que leuaua de comer a su marido al era», llamado Fernando Díaz. En la esa obra se discute a continuación la afirmación de que el Cid fuera hijo bastardo, y finalmente coinciden los datos sobre su madre: «doña Teresa Nuñes, fija del conde Nuño Áluares Amaya»62. El pasaje de la Crónica de Castilla es mucho más complejo y elaborado que el que encontramos en S y J, ya que se habla de un segundo hijo que la «villana» tuvo de su esposo, y se enumera a los hijos del propio Fernando Díaz, casado con la hija de Antón Antolínez de Burgos63. En mi opinión, antes que suponer que las innovaciones de esta rama de la versión toledana reflejan la influencia de la Crónica de Castilla, parece mucho más verosímil pensar que tales innovaciones se produjeron ya en el siglo XIII, y que el autor de dicha crónica alcanzó a conocer el linaje cidiano del Libro de las generaciones y linajes de los reyes en una forma similar a la transmitida por S. De hecho, hay algunas conexiones textuales significativas, como el modo en que se refuta la afirmación de la supuesta bastardía del Cid: «E por este Fernando Diaz dizen los que non saben la estoria que el Çid fue fijo de barragana, mas non fue ansi» (S, J); «Et los que non saben la estoria dizían que éste [Fernando Díaz] era mio Çid; mas en esto lo erraron» (Crónica de Castilla).

  • 64 Véase lo señalado por A. MONTANER (ed.), Cantar de mio Cid..., p. 651.
  • 65 Pablo JUSTEL, El sistema formular del «Cantar de mio Cid»: estudio y registro, prólogo de Alberto M (...)
  • 66 La forma Rodrigo de Vivar es también la dominante en la sección de la Crónica de Castilla en la que (...)

28La última de las innovaciones de esta rama de la versión toledana tiene un contenido en principio más difícil de aprehender, pero está en sintonía con las anteriores. Se trata de un añadido centrado en el nombre del héroe: «Ruy Diaz fue grant tienpo llamado Rodrigo de Bivar, de un logar que es çerca de Burgos». Que el Cid estaba vinculado a Vivar, donde tenía su base patrimonial, es un dato casi banal, que se reitera en el Cantar de Mio Cid, y en los textos que de él dependen64. El poema se abre con la famosa escena en que el héroe deja atrás sus propiedades («a la exida de Bivar», v. 11), y la designación del nombre del Cid acompañado del topónimo es una fórmula frecuente: «mio Cid el de Bivar» (v. 295, 550, 855, 961, 983, etc.)65. Ahora bien, en el poema nunca se utiliza el nombre de Rodrigo, y por supuesto tampoco el de «Rodrigo de Bivar». Esta designación se encuentra, en cambio, estrechamente ligada al poema de las Mocedades de Rodrigo. En este texto se denomina sistemáticamente al héroe con el nombre de Rodrigo, en la mayoría de las ocasiones sin más precisiones, y en otros casos como «Rodrigo el Castellano» (v. 422, 622) o como «Rodrigo de Bivar» (v. 577, 614, 619, 673). Cuando Fernando I se prepara para combatir al ejército francés, dice el poeta: «Demandó por Rodrigo, el que naçió en Bivar» (v. 839). Al final de la obra, las hazañas del protagonista le valen la conquista de un nuevo nombre: «De Rodrigo que avía nombre Ruy Díaz le llamaron» (v. 986). Así pues, el añadido de esta rama de la versión toledana («Ruy Diaz fue grant tienpo llamado Rodrigo de Bivar») parece un eco claro de la gesta de las Mocedades de Rodrigo66.

29En conjunto, entonces, las innovaciones de la rama de la versión toledana representada por S y J guardan una estrecha relación con la tradición de las Mocedades. También tienen un fuerte parentesco con lo que puede leerse en la Crónica de Castilla a propósito del linaje del Cid, aunque este texto presenta un relato más circunstanciado, que incorpora nuevos detalles y más precisiones linajísticas. A mi juicio, como ya he adelantado, esto sugiere que las innovaciones de esta rama de la versión toledana son anteriores a la citada crónica, y que quien preparó ese texto alcanzó a manejar un Libro de las generaciones y linajes de los reyes donde ya se encontraban estos añadidos, perteneciente por tanto a la rama de SJ. Esto permitiría fechar tales innovaciones (y la rama a la que pertenecen) con anterioridad a 1300, año en torno al cual se sitúa la composición de la Crónica de Castilla. Deberían colocarse, en consecuencia, en la segunda mitad del siglo XIII y estarían en conexión con el desarrollo de la épica cidiana, en particular con la gesta de las Mocedades de Rodrigo.

  • 67 Sobre la Genealogía del Cid, véase F. BAUTISTA, «Cardeña, Pedro de Barcelos y la Genealogía del Cid(...)
  • 68 Cito el texto de la Genealogía del Cid por F. BAUTISTA, «Cardeña...». Parece seguro que la califica (...)

30Otro aspecto destacable, aunque extremadamente difícil de precisar, es el de la influencia de este peculiar linaje del Cid contenido en la rama S y J del Libro de las generaciones y linajes de los reyes. Puesto que las innovaciones más notables quedaron incorporadas a la Crónica de Castilla, y dado el temprano y amplio influjo de esta crónica, es problemático establecer si hay otras huellas que delaten un aprovechamiento directo de este linaje, ya que además en los casos en que cabe plantear tal uso este se superpone al manejo de la citada crónica. Aun así, juzgo probable que el autor de la llamada Genealogía del Cid, compuesta con gran probabilidad en Cardeña, conociese un Libro de las generaciones y linajes de los reyes emparentado con S y con el utilizado por el autor del libro de linajes de fines del siglo XV (J)67. Aunque los datos que se hallan en tal texto figuran también en la Crónica de Castilla, el modo de contradecir la tradición de la bastardía del Cid presenta una particular sintonía con S y J: «E por que algunos que no han leydo la cronica del Cid piensan que este don Diego Laynez ovo al Cid Ruydiaz en una molinera, sepan que no es assi» (Genealogía del Cid); «E por este Fernando Diaz dizen los que non saben la estoria que el Çid fue fijo de barragana, mas non fue ansi» (S, J); «Et los que non saben la estoria dizían que éste [Fernando Díaz] era mio Çid; mas en esto lo erraron» (Crónica de Castilla)68.

  • 69 Para la hipótesis sobre la fuente cardeñense, remito a F. BAUTISTA, «Cardeña...».
  • 70 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 327. Otra variante común, quizá menos decisiva, se da al t (...)
  • 71 Para el texto de la Crónica de 1344, ver L. F. L. CINTRA (ed.), Crónica de 1344..., 2, p. 479.

31Por otro lado, ya hemos visto que Pedro de Barcelos manejó muy probablemente un testimonio de la versión toledana del Libro de las generaciones y linajes de los reyes perteneciente a la misma rama que S. Aunque introduce numerosas modificaciones en su información sobre el linaje del Cid, y aunque manejó no solo la Crónica de Castilla, sino posiblemente la Genealogía del Cid de Cardeña (obra a la que correspondería la que llama «Caronica de Sam Pedro de Cardena»), hay algunas lecciones que resultan, en mi opinión, significativas69. Así, en el linaje del Cid del Livro de linhagens, don Pedro se refiere a Laín Calvo y Nuño Rasura como «alcaydes», en forma similar a S y J («alcaldes»), frente al resto de la tradición, que habla siempre de «iudiçes»70. En la Crónica de 1344, el autor ofrece un relato sobre el origen y la descendencia de Fernando Díaz que posee un fuerte parecido con la Crónica de Castilla (una de las fuentes del texto), aunque ofrece también algunas diferencias. Al margen de estas, lo que nos interesa aquí es la frase con la que don Pedro abre todo este pasaje, que parece depender de la que leemos en S y J: «E alguũs dizem que o Cide era de barregaã. Esto nõ he verdade»; «E por este Fernando Diaz dizen los que non saben la estoria que el Çid fue fijo de barragana, mas non fue ansi» (S, J); «Et los que non saben la estoria dizían que éste [Fernando Díaz] era mio Çid; mas en esto lo erraron» (Crónica de Castilla)71. Estas coincidencias corroborarían la filiación propuesta antes para las obras de Pedro de Barcelos, que dependerían por tanto de un testimonio perteneciente a la misma rama que S.

El apéndice de la rama S (y J) y el rito mozárabe

  • 72 Véase la edición de esta pieza en el anexo.

32Aunque las referencias de Acenheiro a los folios finales de su manuscrito del Libro de las generaciones y linajes de los reyes se refieren a los matrimonios de Alfonso VI con Jimena Muñoz y con Constanza, y luego a los sucesores del rey, el tema que ocupa un mayor espacio en ese apéndice, como ahora nos permiten saber los testimonios S y J, se relaciona con la introducción del oficio romano en Toledo y con los (supuestos) orígenes de los textos del rito mozárabe72. En realidad, la nota sobre las esposas de Alfonso VI sirve de introducción al protagonismo que la reina Constanza tiene en este relato sobre la implantación del nuevo rito. Reduciendo la narración a sus elementos esenciales, se cuenta allí que con la llegada de la reina y su séquito a Toledo comenzaron a producirse disensiones por las diferencias entre los dos oficios. La reina ruega a su esposo que obligue a adoptar los libros franceses a los de Toledo, y la resistencia de estos da pie a que todos acudan al Papado buscando apoyo. Finalmente se decide resolver la cuestión mediante un duelo judicial, y es vencido el campeón del bando francés. Como la reina se niega a aceptar este veredicto, se acuerda la celebración de una nueva prueba, que consiste en una ordalía mediante el fuego. Lanzan a las llamas un libro francés y otro toledano, y mientras que el primero salta fuera, el toledano permanece en la hoguera. La reina y los suyos se alegran, pero una vez consumido el fuego se revela que el libro toledano no ha sufrido ningún daño. Pese a esta nueva manifestación divina en favor del oficio mozárabe, el rey impone finalmente la observación del ritual francés, de donde, según el relato, surgió el dicho: «Do quieren reyes, alla van leyes». Solo tras la muerte de Alfonso VI consiguieron algunas iglesias de Toledo autorización papal para seguir usando el oficio toledano, y el narrador explica que, pese a sus diferencias, la existencia de dos rituales no afecta a la unidad de la ley. A continuación, otro párrafo explica los orígenes del rito mozárabe, noticia que comento brevemente más abajo.

  • 73 Rodrigo JIMÉNEZ DE RADA, Historia de rebus Hispanie siue Historia Gothica, ed. Juan Fernández Valve (...)
  • 74 Jose Carlos MARTÍN IGLESIAS, «La Vita s. Adelelmi (BHL 71): primera edición completa del texto, tra (...)
  • 75 Para las noticias historiográficas sobre el cambio de rito, ver Thomas DESWARTE, «Justifier l’injus (...)
  • 76 Por lo demás, en el conjunto de la Historia Gothica no encontramos informaciones que obliguen a sup (...)

33La narración sobre la introducción de la liturgia romana en Toledo guarda un obvio parentesco con lo que puede leerse en la Historia Gothica de Jiménez de Rada. También en su texto la reina Constanza juega un papel decisivo, hay una embajada al Papado (aunque menos compleja que en nuestro texto); se habla de dos pruebas similares (en el mismo orden: el duelo judicial y la ordalía del fuego), de la imposición final del rey, en contra del resultado de ambas pruebas; se incluye el proverbio sobre los reyes y las leyes, y finalmente se aclara que algunas iglesias siguieron observando el viejo rito toledano73. El núcleo esencial de esta narración se inspira en tradiciones de las que han quedado otros restos. La idea de que la reina Constanza tuvo un protagonismo decisivo en la imposición de la liturgia francesa se sugiere también en la Vita S. Adelelmi, que contiene una carta en la que pide al santo su venida a España, una tierra donde apenas llega la doctrina evangélica y la gente vive de acuerdo con leyes diversas («uariis apud nos legibus uiuitur»)74. Las dos pruebas se hallan en textos anteriores, aunque localizadas comúnmente en Castilla y fechadas en un momento anterior. El combate judicial aparece en obras diversas, que van desde el Chronicon Sancti-Maxentii (de la primera mitad del siglo XII) hasta varias piezas analísticas castellanas, y la ordalía del fuego figura también entre estas últimas75. Encontramos reunidas ambas pruebas en los Annales Burgenses y los Annales Compostellani (que remontan a un modelo común, se la segunda mitad del siglo XII), y con algo más de desarrollo en la Chronica Naierensis (c. 1190), donde se incluye ya el proverbio sobre el rey y la ley. Aunque se ha tendido a suponer que Jiménez de Rada se basó directamente en esta última obra, hay diferencias importantes (el día de las pruebas o el desarrollo de las mismas) que invitan a pensar más bien que el arzobispo toledano, en lugar de tener como fuente aquí a esa obra, conoció una tradición cercana en la que figuraban ya tales motivos comunes76.

  • 77 Cito el documento por Ángel GONZÁLEZ PALENCIA, Los mozárabes de Toledo en los siglos XII y XIII, 4 (...)
  • 78 En su narración sobre el cambio de rito, es probable que la Historia Gothica se inspire también en (...)

34Uno de los rasgos que distinguen de forma conjunta al relato de Jiménez de Rada y al del apéndice de la rama S y J es su focalización en Toledo: el debate surge después de la conquista de la ciudad y tiene como principales protagonistas, al margen de los reyes, a los toledanos. Aunque lo más sencillo sería pensar que el texto de la rama S y J depende de la Historia Gothica, esta suposición no carece de dificultades. Al margen de las diferencias entre los textos, que en última instancia podrían interpretarse quizá como innovaciones del texto propio de la rama S y J, resulta particularmente significativo el detalle de la datación del duelo judicial. El texto romance lo sitúa el 25 de octubre, fiesta de Crispín y Crispiniano; Jiménez de Rada, en cambio, da esa fecha para la consagración de la sede toledana, noticia que no aparece en la rama S y J. El pasaje de la Historia Gothica parece apoyarse en el diploma de consagración de la catedral: «consecrata ecclesia sub honore Sancte Dei Genitricis Marie, et Sancti Petri Apostolorum principis, et Sancti Stephani protomartiris» (diploma); «in honore beate Marie semper Virginis et beatorum apostolorum Petri et Pauli et sancte Crucis et beati Stephani prothomartiris, Toletanam ecclesiam conuocatis episcopis dedicauit» (Historia Gothica, VI, 25)77. Sin embargo, como en él consta, la consagración tuvo lugar el 18 de diciembre («die XV kalendarum ianuarii»), no el 25 de octubre. Jiménez de Rada usa también el documento de consagración en un momento anterior, al tratar de la elección de Bernardo como arzobispo toledano y de la dotación de la sede, que data de acuerdo con su fuente («XVº kalendas ianuarii», Historia Gothica, VI, 25). Todo apunta, entonces, a que el 25 de octubre era la fecha dada originalmente dentro de esta tradición para la celebración del duelo judicial, y que Jiménez de Rada, al desdoblar la elección de Bernardo y la dotación de la sede, por un lado, y su consagración, por otro, habría usado esa otra fecha para datar este último acontecimiento78.

  • 79 Sobre este punto, D. CATALÁN, De Alfonso X..., p. 234 y 238.

35Tampoco puede plantearse que Jiménez de Rada se basase en el texto de la rama S y J. Todo el apéndice está pautado por referencias al Libro de las generaciones y linajes de los reyes, y alguna de ellas remite de forma inequívoca, como era de esperar, a la versión toledana. Al hablar de Alfonso VI se alude a lo contado atrás («vos avemos contado en este libro», «contamosvos»), y la idea de que Jimena Muñoz fue esposa del rey es propia de esta obra, en todas sus versiones. Más tarde, cuando se menciona a Ptolomeo, vuelve a incluirse una referencia a lo escrito antes («que ya vos contamos»), y sin duda el Libro de las generaciones y linajes de los reyes es la fuente de este pasaje. Finalmente, al tratar de la descedencia de Alfonso VI, se dice que Urraca casó con «Remondo, el que fue fijo de Alfonso Jordan de Sant Gil e de Tolosa». La precisión de que Raimundo es hijo de Alfonso Jordán es propia de la versión toledana, que desarrolla de forma incorrecta el texto del original de la obra79. Todo esto indica, por un lado, que el apéndice se redactó en un mismo momento y por un mismo autor, y que se escribió directamente sobre un ejemplar que contenía la versión toledana (y también ya los Anales toledanos primeros y segundos, pues figura después de estos). Puesto que el arquetipo del que depende la rama S y J debe ser posterior a 1244, como he indicado más arriba, la composición de esta pieza ha de situarse después de la de la Historia Gothica, terminada en 1243. Teniendo en cuenta que tanto el apéndice como la Historia Gothica se escribieron en Toledo, lo más probable es que ambos textos dependan de una tradición anterior, propia de la sede toledana, en la que se contenían los elementos comunes a ambos textos (entre ellos, la resistencia de la ciudad al cambio de rito, el papel decisivo jugado por la reina y las dos pruebas judiciales).

36Un posible eco de la narración propia del apéndice de la rama S y J lo encontramos en la Versión amplificada de la Estoria de España, fechada en 1289. De acuerdo con la versión de la prueba del fuego que ofrece Jiménez de Rada, mientras que el libro del oficio francés se quema, el toledano salta fuera de la hoguera. En el apéndice, el desarrollo es un poco más dramático: aquí es el libro francés el que salta, lo que da lugar a la precipitada celebración de la reina, pero el toledano resulta incólume a pesar de haber permanecido en la hoguera hasta que esta se extingue. La Versión crítica de la Estoria de España, compuesta hacia 1282-1284, proporciona en este punto una narración basada fielmente en la Historia Gothica, pero la versión preparada en época de Sancho IV interviene sobre el desarrollo de la ordalía, ofreciendo una variante similar a la del apéndice:

  • 80 Ramón MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Primera crónica general de España que mandó componer Alfonso el Sabio y (...)

Et el libro dell officio frances quexauase con el fuego et queriesse apegar a el, et el libro estonces dio salto sobre las llamas, et saliosse de la foguera ueyendolo todos; et alabaron a Dios por aquel miraglo tan grand que alli dennara mostrar; et el libro del officio de Toledo finco en la foguera sin todo danno, de guisa que en ninguna cosa le contanxo el fuego nin le fizo mal ninguno80.

  • 81 Mariano de la CAMPA GUTIÉRREZ (ed.), La «Estoria de España» de Alfonso X: estudio y edición de la « (...)
  • 82 El Libro de las generaciones y linajes de los reyes, a partir de la versión toledana, se usó desde (...)

Igualmente, la formulación del proverbio que ofrece este texto («o quieren reys, alla van leys») es más próxima a la que figura en el apéndice, ligeramente distinta a la que contiene la Versión crítica («Alla van leyes donde quieren reyes»)81. No es fácil fechar esta posible huella. Si bien podría encontrarse ya en la compilación alfonsí de la Estoria de España (por tanto, hacia 1270-1274), parece más verosímil atribuir estas modificaciones a la propia Versión amplificada, que muestra otras innovaciones vinculadas a temas e intereses toledanos82.

  • 83 Cito el pasaje por el ms. S: «El terçero rey de Egipto de los Tholomeos solto todos los judios que (...)

37El segundo núcleo fundamental de este apéndice propone una explicación histórica sobre el origen de los textos de la liturgia hispánica. Jiménez de Rada, al introducir los intentos de modificación del rito mozárabe, señalaba que el oficio de la misa había sido instituido por Isidoro y Leandro, pero nada decía sobre el origen de las traducciones del Salterio y de los otros libros de la Biblia. El autor de la nota contenida en el apéndice propone entroncar los textos usados por los mozárabes con la Biblia de los Setenta, menciona brevemente la historia de esta traducción, y ofrece un resumen del reinado de Ptolomeo que se basa en el propio Libro de las generaciones y linajes de los reyes83. El autor imagina un itinerario de esa versión que concede un papel central a los godos, quienes habrían introducido este texto al instalarse en Hispania. Luego se contrasta esta traducción con la producida con san Jerónimo, de la que se da una caracterización netamente positiva, aunque también vinculada a la idea de novedad. Y en función de ello se establece una contraposición entre los franceses, que parecen más atraídos por lo nuevo («E porque estos libros eran fechos nuevamente usavanlos leer los françeses»), frente a los hispanos, más apegados a los viejos usos. Finalmente, como elemento casi indisociable de la liturgia mozárabe, se menciona también la escritura visigótica.

  • 84 Teófilo AYUSO MARAZUELA, La Vetus Latina Hispana, 1: Prolegómenos. Introducción general, estudio y (...)
  • 85 Aunque en un contexto diferente, el recurso a la autorización papal para la defensa del rito mozára (...)
  • 86 P. HENRIET, art. cit.; Rose WALKER, Views of Transition: Liturgy and Illumination in Medieval Spain(...)

38No conozco ningún otro texto similar sobre este asunto. La idea que relaciona los textos del rito mozárabe con la traducción griega de los Setenta no carece de un fondo histórico (a través de la Vetus Latina, ciertamente), aunque el papel dado a los godos, entre otros detalles, puede considerarse ficticio. El origen de la contraposición entre las dos versiones es para mí incierto. Se conocen hoy ocho manuscritos bíblicos producidos en León y Castilla, datados entre los siglos X y XII, que se caracterizan por la inclusión, con diversa amplitud, de un aparato de notas marginales. Sobre el texto de la Vulgata jeronimiana, las glosas consignan a menudo variantes identificadas como descendientes de la traducción de los Setenta84. Cabría preguntarse, entonces, si tal vez el autor dedujo su explicación a partir de su familiaridad con algún manuscrito de este tipo. Al margen de este punto, vale la pena destacar otros aspectos. En primer lugar, la pieza tiene un cierto carácter apologético, en el que se defiende la ortodoxia del oficio mozárabe. Esto se aprecia sobre todo en un comentario al final del episodio sobre la introducción del rito romano, donde se dice que, pese a que haya algunas diferencias, estas no afectan a la unidad del credo. Y también en la precisión de que algunas iglesias conservaron el ritual con la autorización del papa85. Otro rasgo reseñable es lugar que ocupan los godos, que parece destinado a conectar el rito mozárabe con el antiguo esplendor de Toledo como capital del reino visigodo. Ello enlaza con un comentario en la sección final, centrada en la descendencia de Alfonso VI, donde se dice que Raimundo, el padre de Alfonso VII, procedía del linaje de los godos. Finalmente, la contraposición entre tradición y novedad parece haber sido una estrategia frecuente en las aproximaciones apologéticas al rito mozárabe. Así, en una breve defensa escrita en San Millán de la Cogolla, hacia 1080, se cita el canon del Concilio de Gangra que condena la introducción de nuevos preceptos y un extracto del papa Hormisdas que recomendaba no destruir los antiguos privilegios86. En el mismo sentido, aunque con otros argumentos, el autor del apéndice parece resaltar la antigüedad de la liturgia mozárabe, que por ello mismo resultaría especialmente venerable.

  • 87 Transcribo esta última noticia: «El infante don Fadrique, fijo del rey don Fernando que gano a Sevi (...)

39Pese a que no contamos con datos positivos que permitan una datación precisa de este apéndice, me inclinaría por una fecha temprana. En los Anales toledanos segundos, después del núcleo compartido con la rama textual representada por M, V y A, los manuscritos S y J solo contienen tres noticias: la toma de Sevilla (1248), la boda del futuro Alfonso X en Valladolid (1249) y la del infante Fadrique en Toledo (1251)87. Mientras que el apéndice tiene, a todas luces, un origen eclesiástico, vinculado a Toledo, estas noticias, sobre todo las dos últimas, parecen revelar una procedencia cortesana. Aunque sea un indicio leve, se diría entonces que el apéndice se compuso entre 1244 y 1248, es decir, antes de que este arquetipo pasase a circular en la corte. Sorprendería, en fin, que de haberse escrito en una época más tardía no se hubiesen actualizado también, al menos mínimamente, los anales.

Conclusiones

40No todos los días se tiene ocasión de recuperar una obra perteneciente a los orígenes de la literatura castellana. Aunque la versión toledana es una adaptación, con pocos cambios, del original del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, que conocemos a partir de un testimonio temprano (el Códice villarense), y aunque de la redacción producida en Toledo teníamos una edición de la última parte realizada por Flórez en el siglo XVIII, el hallazgo de tres nuevos manuscritos (dos completos, y uno de ellos de época medieval), permite por primera vez acceder al texto íntegro de esta obra, y al mismo tiempo hace posible que nos asomemos a una tradición textual rica y compleja. Una de las repercusiones más notables tiene que ver con la constatación de que la sección de la obra que se abre con una breve noticia sobre la leyenda troyana y continúa con la genealogía de los reyes de Bretaña (basada en el Roman de Brut) se encuentra también en esta redacción, lo que obliga a concluir que hacía parte del original de la obra (aunque falte en el citado Códice villarense), y por tanto debe fecharse entre fines del siglo XII y comienzos del XIII. La presencia de esta genealogía en los dos manuscritos completos de la versión toledana implica también una reconsideración de la transmisión del conjunto de la obra, y apunta a que la recensión que conoció una mayor difusión fue justamente la producida en Toledo, que estaría en la base, por citar unos ejemplos, de la interesante versión conservada fragmentariamente en el ms. BNE Res 278, del manuscrito conocido por Pedro de Barcelos y del usado por el autor de la Crónica de 1404.

La localización no de uno, sino de tres manuscritos, y de un importante testimonio indirecto (el representado por el libro de linajes de fines del siglo XV), nos acerca a la activa difusión de la versión toledana, en la que pueden distinguirse dos grandes ramas. Ambas presentan diferencias notables en la sección de los Anales toledanos (copiados al final en el arquetipo del texto), e incluyen también otras variaciones en el cuerpo del propio Libro de las generaciones y linajes de los reyes. En general, puede decirse, por lo que hace a la obra que aquí nos interesa, que la rama representada por los mss. M, V y A se mantiene más fiel al arquetipo, mientras que los testimonios S y J contienen diversas innovaciones. En la sección del texto que va desde la historia visigoda hasta el final, tales variantes nos eran hasta ahora desconocidas, ya que el texto editado por Flórez depende justamente de V. En este sentido, se han destacado y estudiado brevemente aquí las que contienen S y J en el linaje del Cid, que al menos en parte parecen delatar el conocimiento de la gesta de las Mocedades de Rodrigo. A su vez, esas novedades se reflejan en el capítulo sobre los ascendientes del Cid en la Crónica de Castilla, por lo que resulta muy probable que el autor de esta crónica alcanzase a manejar el linaje cidiano propio de esta rama de la versión toledana. Otro aspecto notable de esta familia textual es la inclusión de una pieza final, una suerte de apéndice colocado tras los Anales toledanos (y que se publica aquí por vez primera en el anexo), en donde se recoge una singular narración sobre el rito mozárabe. Este texto, que tal vez pueda fecharse a mediados del siglo XIII, presenta por otro lado una completa identidad textual con las citas ofrecidas por el erudito Acenheiro de un manuscrito del Libro de las generaciones y linajes de los reyes que era de su propiedad. Ello permite aclarar las dudas suscitadas por tales citas, cuya interpretación era inevitablemente insegura, y contribuye a precisar las características de la difusión de esta obra en Portugal, donde ejerció un impacto decisivo en los orígenes de la historiografía romance.

El hallazgo del texto completo de la versión toledana hace posible, en fin, emprender por vez primera una edición de esta obra, e invita también a publicar nuevamente el testimonio del Códice villarense e igualmente la redacción producida en Navarra hacia 1256, además de las otras versiones o restos fragmentarios hoy identificados. Todo ello contribuirá, sin duda, a apreciar la decisiva importancia de esta tradición en el desarrollo de la historiografía vernácula en el conjunto de la Península Ibérica.

Haut de page

Annexe

Anexo: Apéndice histórico en los testimonios S y J

Ofrezco a continuación una edición de la sección final del ms. S, corregida y anotada con el concurso de J. Desarrollo las abreviaturas sin indicarlo, introduzco mayúsculas y puntuación, y regularizo únicamente u/v de acuerdo con su uso vocálico o consonántico. La separación en párrafos reproduce la división textual que encontramos en S, marcada el comienzo de cada unidad en una nueva línea y por la introducción de letras capitales.

***

Muchas cossas vos avemos contado en este libro del rey don Alfonso el Seteno, que fue en la era de M CXXX años, que fue hermano del rey don Sancho que mataron en Çamora, e del rey don Garçia que murio en la prission, e contamosvos del de como fue casado muchas vezes. E agora queremos contar de lo quel avino despues que gano a Toledo de moros. Desque fino la reyna doña Ximena Muñoz, casose el rey don Alfonso con la reyna doña Costança, que era de Françia e troxola para Toledo. E esto era ya en la era de M CCXX88 años. E esta reyna doña Costança traya en su casa su capilla bien hordenada de muchos buenos clerigos que le dizien sus horas e missas como era costunbre de Françia. E aquellos non acordavan con la clerezia de Toledo en leer e [fol. 76r] esto era por que en Toledo non leyen por libros françeses, mas por sus libros toledanos e en letras toledanas que ellos sienpre ovieran de los tienpos de los godos. E por esto ovo aver entrellos unos e los otros escarnios, por que se remedavan los unos a los otros; ansi vinieron a aver grandes peleas e muchas malas bueltas. E la reyna doña Costança fue muy sañuda e dixo al rey don Alfonso que si non fiziesse a todos los de Toledo aver libros e usar de la leyenda françessa que se yria ella para Françia, ca non era guisado, pues que todos eran christianos, que oviessen los libros todos de una manera. E el rey queriendo esto fazer peso mucho al conçejo e a las iglesias de Toledo, e non lo querien consentir, e sobre esto ovo y muchas porfias e muy grandes. E era estonçes arçobispo de Toledo don Berlando, que era de Françia, que fuera [blanco]89 de Cruniego, e abad de Sant Fagunde, e era muy santo omne; e era y un legado del papa que avie nonbre don Rodrigo90. E fue tan grande la porfia sobre esta [fol. 76v] razon que de amas las partes fueron al papa; e la reyna pidiendo al rey esta razon que començara; otrossi el conçejo e las iglesias pidiendole que las guardasse con su uso e con su leyenda; por guissa que ovieron a dar dos cavalleros que lidiassen el uno por los françesses e el otro por el conçejo de Toledo, e pidiendo todos a Dios que demostrase la verdat qual de las leyendas era mejor. E lidiaron amos e vençio el cavallero de los de91 Toledo. E esto fue XXV dias de otubre, en dia de una fiesta que dizen Crespini e Crispiniani martires. El cavallero que lidio por el ofiçio toledano fue de Matança, que es sobre Pisuerga, açerca de Torquemada. E quando esto ansi acaesçio, fue la reyna doña Costança muy maltrecha de pesar e finco en toda su porfia. E el rey don Alfonso, por sabor de ayudar a que se cunpliesse la voluntad de la reyna, dixo que el fecho de la ley de Dios non era guissado que se parasse por armas. E por92 non fazer fuerça a los de Toledo93, [fol. 77r] rebolviosse94 otra guissa, e fizo otra vez ayuntar grandes conpañas de ordenes e de muchas gentes, e ayuntaronse95 en tres dias e estudieron en oraçiones. E tomaron dos libros, uno françes e otro toledano, e echaronlos en una grant foguera; e el fuego afincavasse mucho al libro françes, tanto que salto fuera del fuego sano entre la gente. E por esto ovieron grant alegria el rey e la reyna doña Costança. E el fuego que quemo muy bien de su vagar, e al cabo finco el libro toledano sano e salvo e linpio, ansi que nunca en el paresçio señal de quema. E por esto fue grant alegria en los toledanos, dando alabanças a Dios e taniendo las canpanas. E con todo esso el rey don Alfonso, por non echar en olvido el ruego de la reyna dona Costança, ovo de rogar a los unos e amenazar a los otros, ansi que como quier que fuesse fizo que fincase el ofi[fol. 77v]çio françes en Toledo, e ansi lo cunplio. E entonçes fue y levantada una palabra de proverbio que dize ansi: «Do quieren reyes, alla van leyes». E despues de la muerte del rey don Alfonso tornaron algunas iglesias de Toledo al ofiçio toledano e mantienenlo oy dia con otorgamiento del papa, e son algunos obispados e muchos logares de ordenes en España que aun agora leen por el Salterio toledano. E devemos saber que quanto a Dios toda la ley es una, como quier que algunas razones del un libro desacuerdan del otro. E este apartamiento de los libros dezirvos hemos donde vino.

En el tienpo de Tholomeo, que fue rey de Egipto el terçero96 de los Tholomeos; este rey fue de buenas condiçiones, que ya vos contamos como grant tienpo ante que Jhesu Christo nasçiese, entendiendo que el rey Antiocho fiziera desaguisado, quando levo captivos los judios de Jherusalem para Egipto, torno los vasallos97 del tenplo que fueran robados, e diolos a Eleazar98 el sa[fol. 78r]çerdote. E este Tholomeo fizo allegar setenta e dos omnes de los mas sabidores e mas viejos que en todos los regnos pudieron fallar, e fizoles que tornassen todos los libros de la ley de Dios que avien los judios de ebrayco en lenguaje de los caldeos, e ansi fue sacado el Salterio e los otros libros99 de la ley. E despues ovo y otros esplanadores que los tornaron otra vez del lenguaje caldeo en griego. E ansi tornando los libros de una lengua e en otra ovieronlos a aver los godos, e estos los truxieron consigo quando conquerieron a España, e desta fincaron en Toledo e en toda España. La otra razon fue que despues de la muerte de Jhesu Christo, a grant tienpo, quando se yva acreçentando100 la fe de los christianos sallio sant Jeronimo grant clerigo entre los christianos, e fue cardenal en Roma. E fuesse por mar para Jherusalem, ca el era muy sabidor en ebrayco e en griego e en cladeo e en latin e en aravigo, [fol. 78v] que sopo mejor todos estos lenguajes que otro omne ninguno. E fuesse a Bellem donde Jhesu Christo nasçiera, e moro ende grant tienpo en un monesterio de frayles que el y fizo. E alli estando traslado el Salterio e todos los otros libros de la ley de Dios de ebrayco en latin, e de alli vinieron los libros por toda la christiandat, e dende los ovimos en Françia. E porque estos libros eran fechos nuevamente usavanlos leer los françeses. Mas en Toledo e en toda España usavan aquellos otros libros antiguos que fueran del tienpo del rey Tholomeo, ansi como avedes oydo. E por esto era algunt poco de desacordamiento en algunas palabras de los unos libros a los otros. E demas desto las figuras de las letras toledanas que eran mucho desvariadas destas que ahora avemos.

E despues que todo esto passo visquio el rey don Alfonso su tienpo, e desi murio el rey don Alfonso ansi como vos ya dixiemos en la era de M C XL VII años, [fol. 79r] e finco una su fija que fue la reyna doña Urraca, que fue casada con el conde don Remondo, el que fue fijo de Alfonso Jordan de Sant Gil e de Tolosa. E deste casamiento nasçio despues el enperador don Alfonso de Castilla, de que vos contamos en este libro.

Aqueste conde don Remondo de Toledo101, de que vos agora fablamos, fue su hermano del papa Calisto el Segundo, que fue de Viana; e fueron del noble linaje de los godos. E ansi el enperador don Alfonso de Castilla del linaje de su padre viene de los godos e de partes de su madre era nieto del rey don Alfonso que gano a Toledo, como avemos dicho.

A este enperador don Alfonso nasçieron el rey don Sancho de Castilla e el rey don Fernando de Galizia, e otras dos fijas, ansi como vos ya dixiemos en este libro.

Haut de page

Notes

* Este artículo forma parte del proyecto «El legado historiográfico de Alfonso X (1270-1350): Teoría histórica, tradiciones literarias y textos inéditos (LEHIAL)», financiado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades (PGC2018-097250-B-I00). Quede constancia aquí de mi agradecimiento a Alberto Montaner por su lectura y comentarios a una primera versión de este trabajo.

1 Adopto el título propuesto por Georges MARTIN, «Libro de las generaciones y linajes de los reyes: ¿Un título vernáculo para el Liber regum?», e-Spania, 9, 2010 <https://journals.openedition.org/e-spania/19852> (consultado el 20 de septiembre de 2020).

2 Para un estudio de las referencias históricas más recientes, centrado en el linaje de los reyes de Navarra, véase Carmen MARTÍN VIDALLER y Roberto VIRUETE ERDOZÁIN, «Contribución al estudio de la cultura escrita medieval de Navarra: nueva propuesta de datación del Liber regum», Príncipe de Viana, 72, 2011, p. 375-386, quienes proponen fechar el texto entre 1202 y 1207. La noticia más reciente, en el linaje de los reyes de Aragón (tanto en la copia contenida en el Fuero general de Navarra como en la versión toledana de la que trato a continuación), corresponde a la mención del infante Fernando como abad de Montearagón, cuyo nombramiento tuvo lugar en 1205. En todo caso, los datos cronológicos de la obra no están exentos de contradicciones, por lo que, como ha conjeturado Diego CATALÁN, La épica española: nueva documentación y nueva evaluación, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal y Seminario Menéndez Pidal, 2000 [2001], p. 123-124, tal vez pueda pensarse en una primera redacción a fines del siglo XII, sobre la que se habrían hecho, de forma no sistemática, algunas pequeñas actualizaciones, hasta 1205.

3 Para un panorama de su difusión e influencia, puede verse Francisco BAUTISTA, «Original, versiones e influencia del Liber regum: estudio textual y propuesta de stemma», e-Spania, 9, 2010, <https://journals.openedition.org/e-spania/19884> (consultado el 20 de septiembre de 2020).

4 Entre las versiones parciales, cabe destacar aquí, por su fecha temprana (c. 1240), la contenida en un manuscrito del que doy noticia en F. BAUTISTA, «Anales navarro-aragoneses hasta 1239: edición y estudio», e-Spania, 26, 2017, <https://journals.openedition.org/e-spania/26509> (consultado el 20 de septiembre de 2020).

5 Fue editado por vez primera por Manuel SERRANO Y SANZ, «Cronicón Villarense (Liber regum), primeros años del siglo XIII: la obra histórica más antigua en idioma español», Boletín de la Real Academia Española, 6, 1919, p. 192-220, y 8, 1921, p. 367-382; y más tarde por Louis COOPER (ed.), El «Liber regum»: estudio lingüístico, Zaragoza: Institución «Fernando el Católico» (Anejos del Archivo de Filología Aragonesa, 5), 1960. Véase además Hélène THIEULIN-PARDO, «Reflexiones en torno a una edición digital del Liber regum (o Libro de las generaciones y linajes de los reyes)», e-Spania, 9, 2010, en <https://journals.openedition.org/e-spania/19863> (consultado el 20 de septiembre de 2020). El testimonio del Códice villarense se puede complementar hasta cierto punto con el ofrecido por el Fuero general de Navarra (c. 1238). Las secciones que remontan al Libro de las generaciones y linajes de los reyes han sido editadas por Antonio UBIETO ARTETA (ed.), Corónicas navarras, Valencia: Anubar, 1964, y Juan F. UTRILLA (ed.), El «Fuero General de Navarra»: estudio y edición de las redacciones protosistemáticas (Series A y B), 2 t., Pamplona: Institución Príncipe de Viana, Gobierno de Navarra, 1987, 1, p. 421-423.

6 Enrique FLÓREZ, Memorias de las reynas catholicas, 2 t., Madrid: Antonio Marín, 1761, 1, p. 481-494.

7 Señalé este manuscrito más antiguo (que extrañamente pasó desapercibido a Diego Catalán) en F. BAUTISTA, «Original...», a donde remito para más detalles. Para una descripción completa del ejemplar escurialense, puede verse Julián ZARCO CUEVAS, Catálogo de los manuscritos castellanos de la Real Biblioteca del Escorial, 3 t., Madrid: [Imprenta Helénica], 1924-1929, 2, p. 294-316, y Federica ACCORSI, «Un nuevo testimonio del Triunfo de las donas de Juan Rodríguez del Padrón», Revista de Literatura Medieval, 19, 2007, p. 275-293. En ninguno de estos estudios se indica que perteneció al historiador aragonés Jéronimo Zurita, de quien hay varias anotaciones marginales (por ejemplo, en la sección que contiene el Libro de las generaciones, en fol. 28r-v y 29r).

8 Estos nuevos testimonios poseen también una importancia fundamental para el estudio y la edición de los Anales toledanos primeros y segundos, que hasta ahora conocíamos básicamente a través de ediciones dieciochescas. Sobre esta cuestión, espero poder tratar en otro trabajo.

9 E. FLÓREZ, Memorias..., p. 193.

10 Diego CATALÁN (ed.), Crónica general de España de 1344, con la colaboración de María Soledad de Andrés, Madrid: Seminario Menéndez Pidal & Gredos (Fuentes cronísticas de la historia de España, 2), 1970, p. lvi, n. 15, citando Madrid, Biblioteca Nacional, ms. 1376, y Escorial, ms. L-I-12; a los mismos manuscritos se refiere en Id., «Rodericus» romanzado en los reinos de Aragón, Castilla y Navarra, con la colaboración de Enrique Jerez, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal (Fuentes Cronísticas de la Historia de España, 10), 2005, p. 334, n. 210.

11 Sobre este manuscrito, Juan GIL (ed.), Chronica hispana saeculi VIII et IX, Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum, Continuatio Mediaevalis, 65), 2018, p. 169.

12 Para BNE, ms. 1376 y Toledo, ms. 27-26, véase Jose Carlos MARTÍN (ed.), Scripta de vita Isidori Hispalensis episcopi, Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum, Series Latina, 113B), 2006, p. 112-113 y 125-127, respectivamente; para el manuscrito sevillano, F. BAUTISTA, «Juan Páez de Castro, Juan Bautista Pérez, Jerónimo Zurita y dos misceláneas historiográficas de la España altomedieval», Scriptorium, 70, 2016, p. 3-68 (en p. 19-20, n. 46); y para el escurialense, J. ZARCO CUEVAS, op. cit., 2, p. 222-229.

13 Enrique FLÓREZ, España sagrada, t. 23, Madrid: Antonio Marín, 1767, p. 359. Los ejemplares citados por Catalán son, como he indicado arriba, BNE, ms. 1376 y Escorial, L-I-12.

14 Véase la descripción material ofrecida por Óscar LILAO FRANCA y Carmen CASTRILLO GONZÁLEZ, Catálogo de los manuscritos de la Biblioteca Universitaria de Salamanca, 2 t., Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 1997-2002, 2, p. 349, donde, sin embargo, no se identifican los textos.

15 Descripción en Ó. LILAO FRANCA y C. CASTRILLO GONZÁLEZ, op. cit., 2, p. 199-200; véase además Derek W. LOMAX, «El Cronicón Cordubense de Fernando de Salmerón», En la España Medieval, 2, 1982, p. 595-642.

16 De acuerdo con la edición de D. CATALÁN, Crónica de 1344..., la copia (fol. 3r) salta del párrafo 66 al párrafo 292, sigue hasta el final del linaje de Cristo (fol. 4v) y retoma el linaje de Jacob donde había quedado interrumpido.

17 Ramón MENÉNDEZ PIDAL, Crónicas generales de España. Catálogo de la Real Biblioteca, Madrid: Blass y Cía, 1918 (primera ed., 1898). Menéndez Pidal sí estudió, en cambio, el otro manuscrito de Salmerón, es decir, el ms. 1866 (ver p. 203-204 y 221-222).

18 Espero poder ofrecer pronto una descripción completa de este interesante manuscrito, donde podrán verse también los detalles sobre su actual paradero.

19 Sobre este erudito, ver Fernando BOUZA ÁLVAREZ, «‘No puedo leer nada’: el Corrector General Juan Vázquez del Mármol y la cultura escrita del Siglo de Oro», Syntagma, 0, 2002, p. 19-45, y J. GIL, ed. cit., p. 82-84.

20 Sobre la titulación de la obra, véase G. MARTIN, art. cit.

21 Di noticia de esta copia en F. BAUTISTA, «Genealogías de la materia de Bretaña: del Liber regum navarro a Pedro de Barcelos (c. 1200-1350)», e-Spania, 16, 2013, <https://journals.openedition.org/e-spania/22632 > (consultado el 20 de septiembre de 2020).

22 Francisco de BERGANZA, Antigüedades de España, 2 t., Madrid: Francisco del Hierro, 1719-1721, 2, p. 567.

23 Descripción en Ó. LILAO FRANCA y C. CASTRILLO GONZÁLEZ, op. cit., 1, p. 57-58, sin identificación de los textos ni del copista en la sección que nos interesa. Espero volver en otro trabajo sobre los otros sectores de este manuscrito.

24 En sus apógrafos, Juan Bautista Pérez añadió una coda en que atribuía los anales a Rodrigo Jiménez de Rada: «y pareçe por el tiempo que los escribio don Rodrigo Ximenez, arzobispo de Toledo» (Madrid, Biblioteca Naciona, ms. 1376, fol. 375r). Esta nota, que no figura en M (y tampoco en los apógrafos de Gómez de Castro y López de Velasco) no puede atribuirse a Ambrosio de Morales, como hace D. CATALÁN, El Cid en la historia y sus inventores, Madrid: Fundación Ramón Menéndez Pidal, 2002, p. 75. Morales se refiere también a estos anales en su crónica, sin la atribución a Jiménez de Rada: «Tambien tome copia de otros que tiene el ayuntamiento de Toledo en su archivo, y son cosas mas nuevas de tiempo del rey don Alonso de las Navas y por alli poco antes y despues, y claramente se vee en ellos como quien los escrivio ponia en aquellas memorias lo que el veya y passava en su tiempo» (Ambrosio de MORALES, Los cinco libros postreros de la Coronica general de España, Córdoba: Gabriel Ramos Bejarano, 1586, p. S4r).

25 Sobre las actividades de Rosales en relación con El Escorial, véase Cristina GARCÍA OVIEDO, «Unas notas referentes al origen segoviano del Escorial», in: Francisco Javier CAMPOS y Fernández DE SEVILLA (ed.), El Monasterio del Escorial y la arquitectura, San Lorenzo del Escorial: Real Centro Universitario Escorial-María Cristina, 2002, p. 621-640; la cita procede de un documento transcrito por José Luis RODRÍGUEZ DE DIEGO, «La formación del Archivo de Simancas en el siglo XVI: función y orden interno», in: Mª. Isabel HERNÁNDEZ GONZÁLEZ (ed.), Coleccionismo y bibliotecas (siglos XV-XVIII), Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 1998, p. 519-557 (en p. 529, n. 44).

26 Véase a continuación, cuando trato del modelo usado por Agustín.

27 La general identidad textual entre M y V no excluye, con todo, la presencia de algunas diferencias. Al principio de los Anales toledanos segundos, M carece de un cómputo cronológico que se halla en V y en los otros manuscritos. Aunque ello podría arguir que el modelo era diferente, juzgo más probable que se trate una omisión (accidental o deliberada) del amanuense de Ambrosio de Morales. Solo una colación exhaustiva permitiría resolver definitivamente (si es posible) este punto.

28 Madrid, Biblioteca de la Real Academia de la Historia, Colección Salazar y Castro, ms. 9/112 (= A-112), fol. 125v; con algunos leves errores, la carta completa está publicada en Juan Francisco ANDRÉS DE UZTÁRROZ y Diego José DORMER, Progresos de la Historia en el Reino de Aragón y vidas de sus cronistas [1680], Zaragoza: Diputación Provincial, 1878, p. 448-449.

29 Como es sabido, los manuscritos de Hurtado de Mendoza pasaron a la biblioteca de El Escorial. En el inventario de libros ingresados en la biblioteca regia, efectuado en 1576, figuran dos identificables con el Libro de las generaciones y linajes de los reyes. Ninguno se conserva hoy, por lo que es de suponer que resultarían destruidos en el incendio de 1671. Estos son los asientos: «3299. Sumario o epítome de diversas historias desde la guerra troyana hasta el año de 1250, en pergamino [...] 3339. Libro de linajes, que comienza desde Adán» (Gregorio de ANDRÉS, Documentos para la historia del Monasterio de San Lorenzo el Real de El Escorial, t. 7, Madrid: Imprenta Saéz, 1964, p. 188 y 191).

30 Zurita conocía ya el linaje del Cid, como se ve por su respuesta a Agustín (J. F. ANDRÉS DE UZTÁRROZ y D. J. DORMER, Progresos..., p. 449). Ello no puede sorprender, ya que, como he anotado arriba, suyo fue el ms. escurialense N-I-13, y tuvo también más de un ejemplar del Fuero general de Navarra. Por otro lado, Alberto MONTANER FRUTOS, «La batalla de Tévar», in: César HERNANDEZ ALONSO (ed.), Actas del Congreso Internacional El Cid, Poema e Historia (Burgos, 12-16 de julio, 1999), Burgos: Ayuntamiento, 2000, p. 353-382 (p. 356), aclaró que una referencia a la batalla de Tévar en la segunda edición de los Anales de la Corona de Aragón depende del Libro de las generaciones y linajes de los reyes. Probablemente deriva, en este caso, del apógrafo sacado del ejemplar de Agustín.

31 D. CATALÁN, Rodericus..., p. 68 ha suscitado el interrogante de si esta noticia debería situarse en 1219 (como en la copia de Morales) o en 1221, año en que supuestamente la habría fechado Zurita en sus Anales de la Corona de Aragón. En realidad, Zurita coloca claramente los hechos en 1219, el mismo año en que lo hace la copia de Agustín, como también el ms. S. Así pues, no hay duda de que la noticia sobre la cruzada corresponde a 1219.

32 D. CATALÁN, Crónica de 1344..., p. lvi.

33 Que esta sea la última efeméride común a las dos ramas manuscritas coincide con el hecho, ya señalado por E. FLÓREZ, España Sagrada, 23, p. 363, de que la genealogía de Mahoma colocada al comienzo de los anales contiene una referencia cronológica (ahora sabemos que similar en todos los manuscritos) que remite a ese mismo año de 1244.

34 Véase, a este respecto, F. BAUTISTA, «Anales navarro-aragoneses hasta 1239...».

35 Trato sobre este interesante y relativamente temprano libro de linajes en otro trabajo.

36 Ese uso fue señalado por vez primera por Luis Filipe Lindley CINTRA, «O Liber Regum fonte comum do Poema de Fernão Gonçalves e do Laberinto de Juan de Mena», Boletim de Filologia, 13, 1952, p. 289-315.

37 D. CATALÁN, De Alfonso X al Conde de Barcelos: cuatro estudios sobre el nacimiento de la historiografía romance en Castilla y Portugal, Madrid: Seminario Menéndez Pidal & Gredos, 1962, p. 413-421. Ya FLÓREZ (Memorias..., p. 192-193) había notado que las citas de Resende y Brandão correspondían al mismo texto editado por él con el título de Liber regum, pero Catalán fue el primero en rescatar el testimonio de Acenheiro, el más temprano e importante.

38 Cristóvão Rodrigues ACENHEIRO, Crónicas dos Senhores Reis de Portugal, in: Collecçaõ de livros ineditos de historia portugueza, 5, Lisboa: Academia Real das Sciencias, 1824, p. 10; las citas pueden leerse también en D. CATALÁN, De Alfonso X..., p. 415.

39 C. R. ACENHEIRO, Crónicas..., p. 10-11.

40 Ibid, p. 11.

41 Ya había adelantado algunas de las conclusiones que expongo a continuación en F. BAUTISTA, «Genealogías de la materia de Bretaña...», e Id., «El Libro de las generaciones y linajes de los reyes (o Liber regum) y la materia de Troya», Troianalexandrina, 16, 2016, p. 27-43.

42 Una transcripción de la sección troyana a partir de V puede verse en F. BAUTISTA, «El Libro de las generaciones...», p. 29-31.

43 Para el estudio de esta sección, sigue siendo fundamental D. CATALÁN, De Alfonso X..., p. 360-401; véase también F. BAUTISTA, «Genealogías de la materia de Bretaña...».

44 Estudio este texto y en particular sus innovaciones en la sección troyana, de la que ofrezco transcripción, en F. BAUTISTA, «El Libro de las generaciones...».

45 Tampoco se conoce ningún testimonio indirecto u obra influida por esta versión.

46 D. CATALÁN, Rodericus..., p. 99-109; F. BAUTISTA, «Original...».

47 Para la datación de la Estoria de los godos, véase D. CATALÁN, Rodericus..., p. 27-36.

48 D. CATALÁN, De Alfonso X..., p. 356.

49 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. lx; véase también F. BAUTISTA, «Original...».

50 Al margen de las variantes en el texto del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, vale la pena notar que en el Livro de linhagens, al tratar de los reyes de Castilla, don Pedro se refiere a Alfonso VI como «Alfonso el Seteno» (D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 314). Esta numeración remite a la que se otorga al rey en el apéndice propio de la rama representada por S, como puede apreciarse también en las citas de Acenheiro (véase además la edición de dicho apéndice a partir de S en el anexo final).

51 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 304-305. Para el uso de esta fuente, véase Alberto MONTANER, «El proyecto historiográfico del Archetypum Naiarense», e-Spania, 7, 2009, en <https://journals.openedition.org/e-spania/18075>. (consultado el 20 de septiembre de 2020).

52 Aengus WARD (ed.), Estoria de los godos, Oxford: The Society for the Study of Medieval Languages and Literature, 2006, p. 78; el texto de Gil de Zamora (que no he visto citado antes) se conserva en una copia tardía: Madrid, Biblioteca Nacional, ms. 2763, fol. 104r. Por otro lado, creo que a este tipo de alusión pertenece la que figura en un fragmento gallego del Libro de las generaciones y linajes de los reyes (donde se le llama «hũ home boo que era laurador», D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 341), y que no es preciso, por tanto, suponer que su autor conocía el Libro de las generaciones de hacia 1256.

53 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 86-89. Para una interpretación de la pseudo-historia sobre Wamba, puede verse F. BAUTISTA, «Historiografía e invención: Wamba en el Libro de las generaciones», Edad Media: Revista de Historia, 12, 2011, p. 67-97.

54 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344...; avanzaba ya la hipótesis que menciono a continuación en F. BAUTISTA, «El Libro de las generaciones...».

55 Para el linaje cidiano en el Fuero general de Navarra, véase A. UBIETO ARTETA, ed. cit., p. 34-46, y J. F. UTRILLA, ed. cit., 1, p. 422; el Libro de las generaciones de hacia 1256 en D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 328-328.

56 J añade: Que dijeron Mio Çid el Campeador. Es seguramente mejor lección, ya que concuerda con la otra rama manuscrita de la versión toledana y con lo que se lee en el Fuero general de Navarra: «linage de Rodic Diaç el Campiador, que dizian Mon Zid el Campiador». La lección conservada en J habría sido suprimida en S por salto de igual a igual. Este y otros datos similares indican, como he adelantado, que J no depende de S.

57 Fernando J. En el ms. S una mano posterior, que parece del siglo XVI, subraya «Ruy» y anota en el margen «Fernando».

58 d’Anaya J. De nuevo, la lección de J es preferible al texto de S.

59 Adopto el nombre ofrecido por J, el mismo que encontramos en otras fuentes. No hay ninguna otra pieza en que figure el nombre «Ruy» para el hermano del Cid, por lo que la lección de S debe, a mi juicio, considerarse un error.

60 Leonardo FUNES (ed.), Mocedades de Rodrigo, con la colaboración de Felipe Tenenbaum, Londres: Tamesis, 2004, p. 30 y 91. Como se aprecia, el nombre del padre no es idéntico en S y J (Nuño Álvarez de Amaya) y en el poema (Ramón Álvarez de Amaya), pero no conozco ninguna otra ocurrencia de la forma dada en el manuscrito poético. Como ha recordado Javier RODRÍGUEZ MOLINA, «Ecos de Cardeña: un testimonio olvidado de la Genealogía del Cid», Zeitschrift für romanische Philologie, 136, 2020, p. 416-444 (en p. 432, n. 28), el nombre de Nuño Álvarez de Amaya tiene un cierto parentesco con el linaje de Rodrigo que se lee en la Historia Roderici: «Didacus autem Flaynez genuit Rodericum Didaci Campidoctum ex filia Roderici Albari, qui fuit frater Nunni Albari, qui tenuit castrum Amaye et plurimas alias regionum prouintias» (Emma FALQUE (ed.), Historia Roderici vel gesta Roderici campidocti, in: Chronica hispana saeculi XII, Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum, Continuatio Mediaevalis, 71), 1990, p. 47). En cuanto al nombre del hermano de Rodrigo, en las Mocedades no se ofrece ninguno.

61 Samuel G. ARMISTEAD, «Dos tradiciones épicas sobre el nacimiento del Cid» [1988], in: Id., La tradición épica de las «Mocedades de Rodrigo», Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2000, p. 20.

62 Patricia ROCHWERT-ZUILI (ed.), Crónica de Castilla, París: e-Spania Books, 2010, p. 66 <https://books.openedition.org/esb/63> (consultado el 20 de septiembre de 2020). Cabe notar que el linaje de los mss. S y J y el texto de la Crónica de Castilla no hacen ninguna especificación más sobre Teresa Núñez. En cambio, el texto de las Mocedades y el de la Crónica de 1344 indican que era «nieta del rrey de Leon», a lo que Pedro de Barcelos añade «de gaança» (L. F. L. CINTRA (ed.), Crónica Geral de Espanha de 1344, 4 t., Lisboa: Imprensa Nacional-Casa da Moeda, 1951-1990, 2, p. 479). D. CATALÁN, La épica española..., p. 332, sugiere que la precisión de Pedro de Barcelos podría tener una derivación épica, aunque, hasta donde sabemos, es el único texto que transmite esta información sobre su origen bastardo. La aclaración de que Teresa Núñez fue nieta del rey de León se refleja también en piezas cardeñenses, como la lista de personalidades enterradas en el monasterio, de la que el testimonio más antiguo conocido es de 1327: «Ruy Díaz et fue fijo de don Diego Laínez. Et este don Diego Laínez fue casado con donna Teresa Núnnez, fija que fue del conde don Nunno Áluarez de Amaya. Et esta donna Teresa Núnnez era nieta del rey don Alffonso de León» (Gonzalo MARTÍNEZ DÍEZ, «Sepulcros y memorias funerarias en Cardeña», Boletín de la Institución Fernán González, 87, 2008, p. 133-160, p. 139). De forma muy similar figura en la Genealogía del Cid del mismo monasterio, que menciono a continuación. La idea de que Teresa Núñez era nieta del rey de León tal vez se inspire en el propio linaje del Cid del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, donde se afirma (apoyándose en la Historia Roderici) que Jimena era «nieta del rey don Alfonso» (D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 330). Para el linaje de Jimena, ver Alberto MONTANER (ed.), Cantar de mio Cid, con un ensayo de Francisco Rico, Madrid: Real Academia Española (Biblioteca Clásica, 1), 2016, p. 698-700.

63 El pasaje de la Crónica y su tradición posterior han sido objeto de un detallado estudio por S. G. ARMISTEAD, «Dos tradiciones...».

64 Véase lo señalado por A. MONTANER (ed.), Cantar de mio Cid..., p. 651.

65 Pablo JUSTEL, El sistema formular del «Cantar de mio Cid»: estudio y registro, prólogo de Alberto Montaner, Potomac, Maryland: Scripta Humanistica, 2017, p. 174.

66 La forma Rodrigo de Vivar es también la dominante en la sección de la Crónica de Castilla en la que se aprovecha la gesta de las Mocedades de Rodrigo, y aparece igualmente en el fragmento que trata sobre sus ascendientes, en donde, como he señalado, se aprecian conexiones con el linaje cidiano de S y J. Sobre el pasaje de la crónica en que se prosifica el episodio de la gesta relativo al cambio de nombre, ver Alberto MONTANER FRUTOS, «La *Gesta de las mocedades de Rodrigo y la Crónica particular del Cid», in: Vicente BELTRAN (ed.), Actas del I Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Santiago de Compostela 2 al 6 de diciembre de 1985, Barcelona: PPU, 1988, p. 431-444 (en p. 438),

67 Sobre la Genealogía del Cid, véase F. BAUTISTA, «Cardeña, Pedro de Barcelos y la Genealogía del Cid», e-Spania, 11, 2011, en <https://journals.openedition.org/e-spania/20446> (consultado el 20 de septiembre de 2020). Otro posible resto de esta pieza ha sido recientemente estudiado por J. RODRÍGUEZ MOLINA, art. cit.

68 Cito el texto de la Genealogía del Cid por F. BAUTISTA, «Cardeña...». Parece seguro que la calificación de la madre de Fernando Díaz como «molinera» es un dato tardío, pues no se documenta en ningún texto anterior a finales del siglo XV (S. G. ARMISTEAD, «Dos tradiciones...», p. 21; A. MONTANER (ed.), Cantar de mio Cid..., p. 1003-1004), pero la estructura del pasaje es muy similar a la de S y J.

69 Para la hipótesis sobre la fuente cardeñense, remito a F. BAUTISTA, «Cardeña...».

70 D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 327. Otra variante común, quizá menos decisiva, se da al tratar de Nuño Laínez: «E este Nuno Laindez casou com huũa dona que avia nome dona Elho», donde S y B leen tambien «caso», frente al resto de la tradición, que trae «priso muger» (en los testimonios navarros) o «tomo por muger» (en M, V y A).

71 Para el texto de la Crónica de 1344, ver L. F. L. CINTRA (ed.), Crónica de 1344..., 2, p. 479.

72 Véase la edición de esta pieza en el anexo.

73 Rodrigo JIMÉNEZ DE RADA, Historia de rebus Hispanie siue Historia Gothica, ed. Juan Fernández Valverde, Turnhout: Brepols (Corpus Christianorum: Continuatio Medievalis, 72), 1987, p. 205-209 (la embajada se cuenta al comienzo de VI, 23, y la implantación de la liturgia romana en VI, 25).

74 Jose Carlos MARTÍN IGLESIAS, «La Vita s. Adelelmi (BHL 71): primera edición completa del texto, transmitido en las Vitae sanctorum de Bernardo de Brihuega», Analecta Bollandiana, 134, 2016, p. 331-386 (p. 373).

75 Para las noticias historiográficas sobre el cambio de rito, ver Thomas DESWARTE, «Justifier l’injustifiable? La suppression du rite hispanique dans la litterature (XIIe-milieu XIIIe siècles)», in : Martin AURELL (ed.), Convaincre et persuader. Communication et propagande aux XIIe et XIIIe siècles, Poitiers: Université de Poitiers, 2007, p. 533-544, y Juan Pablo RUBIO SADIA, «El cambio de rito en Castilla: su ‘iter’ historiográfico en los siglos XII y XIII», Hispania Sacra, 58, 2006, p. 9-35. Se alude a la quema de libros mozárabes en el texto estudiado y editado por Patrick HENRIET, «Retour sur le ‘dernier défenseur de la liturgie mozarabe’, avec la réédition d’un texte polémique de la fin du XIe siècle contenu dans un lectionnaire de San Millán de la Cogolla», in: Monique GOULLET (ed.), Parva pro magnis munera: études de littérature tardo-antique et médiévale offertes à François Dolbeau par ses élèves, Turnhout: Brepols, 2009, p. 725-741, sobre el que vuelvo más abajo.

76 Por lo demás, en el conjunto de la Historia Gothica no encontramos informaciones que obliguen a suponer, a mi juicio, su aprovechamiento de la Chronica Naierensis; ver F. BAUTISTA, «Pseudo-historia y leyenda en la historiografía medieval: la Condesa Traidora», en El relato historiográfico: textos y tradiciones en la España medieval, ed. Francisco Bautista, Londres: Department of Hispanic Studies, Queen Mary, University of London (Papers of the Medieval Hispanic Research Seminar, 48), 2006, págs. 59-101 (p. 78, n. 41).

77 Cito el documento por Ángel GONZÁLEZ PALENCIA, Los mozárabes de Toledo en los siglos XII y XIII, 4 t., Madrid: Instituto de Valencia de Don Juan, 1926-1930, vol. preliminar, p. 156; R. JIMÉNEZ DE RADA, Historia Gothica..., p. 207-208. El diploma ha sido editado también por José Antonio GARCÍA LUJÁN, Privilegios Reales de la Catedral de Toledo (1086- 1462), 2 t., Toledo: Caja de Ahorros Provincial de Toledo, 1982, 2, doc. 1, y, con amplio comentario, por Andrés GAMBRA, Alfonso VI: Cancillería, curia e imperio, 2 t., León: Centro de Estudios e Investigación «San Isidoro», 1997-1998, 2, doc. 86.

78 En su narración sobre el cambio de rito, es probable que la Historia Gothica se inspire también en algún pormenor del documento de consagración, como la precisión de que la corte y los toledanos se reunieron en un día previamente fijado: «Qui rei constituens diem conuocaui episcopos, et abbates, necnon et primates mei imperii ut essent mecum Toleto» (diploma); «et statuto rege, primate, legato, clerici et populi maxima multitudine congregatis» (R. JIMÉNEZ DE RADA, Historia Gothica..., p. 208). Este detalle no figura en el apéndice de S y J.

79 Sobre este punto, D. CATALÁN, De Alfonso X..., p. 234 y 238.

80 Ramón MENÉNDEZ PIDAL (ed.), Primera crónica general de España que mandó componer Alfonso el Sabio y se continuaba bajo Sancho IV en 1289, 2ª ed., con la colaboración de Antonio G. Solalinde, Manuel Muñoz Cortés y José Gómez Pérez, 2 t., Madrid: Seminario Menéndez Pidal & Gredos, 1955, 2, p. 543.

81 Mariano de la CAMPA GUTIÉRREZ (ed.), La «Estoria de España» de Alfonso X: estudio y edición de la «Versión crítica» desde Fruela II hasta la muerte de Fernando II, Málaga: Universidad, 2009, p. 498.

82 El Libro de las generaciones y linajes de los reyes, a partir de la versión toledana, se usó desde un principio en la Estoria de España (D. CATALÁN, De Alfonso X..., p. 238), aunque no encuentro lecciones que permitan saber si se hizo a través de un testimonio próximo a M, V y A, o más bien a la rama de S y J, e incluso no es descartable que los historiadores alfonsíes tuviesen a su disposición más de un ejemplar. En este sentido, conviene notar que se acogieron informaciones analísticas de origen toledano que no figuran en S y J, lo que apuntaría a que no tuvieron un ejemplar de esta rama. En todo caso, resulta difícil sacar alguna conclusión de estos datos, ya que el uso de fuentes analísticas en la Estoria de España es un aspecto aún insuficientemente estudiado, y es posible que los compiladores manejaran una serie procedente de Toledo que no corresponde a ninguna de las que hoy conocemos (D. CATALÁN, El Cid en la historia..., p. 195). Para la impronta toledana de la Versión amplificada, puede verse F. BAUTISTA, La «Estoria de España» en época de Sancho IV: sobre los reyes de Asturias, Londres: Department of Hispanic Studies, Queen Mary, University of London (Papers of the Medieval Hispanic Research Seminar, 50), 2006, p. 84, con referencias.

83 Cito el pasaje por el ms. S: «El terçero rey de Egipto de los Tholomeos solto todos los judios que eran captivos en Egipto, e enbiolos a Jherusalem, e torno los vassos que eran del tenplo de nuestro señor Dios, e diolos a Eleazar el saçerdote. Este Tholomeo ovo setenta e dos esplanadores, e torno la leyenda de ebrayco en griego» (fol. 37r). El mismo texto, con la mención de los Setenta, se lee en el original del Libro de las generaciones y linajes de los reyes, y en la versión de hacia 1256 (D. CATALÁN (ed.), Crónica de 1344..., p. 296).

84 Teófilo AYUSO MARAZUELA, La Vetus Latina Hispana, 1: Prolegómenos. Introducción general, estudio y análisis de las fuentes, Madrid: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1953, p. 409-436, con descripción de los manuscritos y referencia a la bibliografía anterior; véase también Antonio MORENO HERNÁNDEZ, Las glosas marginales de Vetus Latina en las Biblias vulgatas españolas: 1-2 Reyes, Madrid: Instituto de Filología, CSIC, 1992.

85 Aunque en un contexto diferente, el recurso a la autorización papal para la defensa del rito mozárabe se halla también en una pieza de la segunda mitad del siglo XI; véase Thomas DESWARTE, Une Chrétienté romaine sans pape: l’Espagne et Rome (586-1085), París: Éditions Classiques Garnier, 2010, p. 444-455 y 567-569, con bibliografía.

86 P. HENRIET, art. cit.; Rose WALKER, Views of Transition: Liturgy and Illumination in Medieval Spain, Londres: British Library, 1998, p. 32-33.

87 Transcribo esta última noticia: «El infante don Fadrique, fijo del rey don Fernando que gano a Sevilla e de su muger doña Beatriz, caso con doña Damaliana, fija de don Marques de Mal Espina, e fueron las bodas en Toledo seys dias de febrero, e duraron quinze dias, matando toros e quebrando tablados e dando paños. Era de mill e CC LXXXIX» (S, fol. 75r-v). Hasta donde sé, esta es la única nota que nos proporciona información sobre la boda de Fadrique.

88 La misma cifra, evidentemente errónea, en J.

89 freyre J.

90 Así también en J. Debe ser error por Ricardo, el legado papal del que trata Jiménez de Rada (VI, 25).

91 de los de J de S.

92 om. S.

93 Toledo e S.

94 rebolbio J.

95 Así también en J. Probablemente error por «ayunaron».

96 quarto J.

97 Lección de S y J. Error por «vasos», como es evidente por el contexto y como confirma el propio Libro de las generaciones y linajes de los reyes, que es la fuente de este pasaje.

98 Leazar S.

99 om. S.

100 açercando S.

101 om. J. Error por «de Tolosa», que era la lectura contenida en el manuscrito de Acenheiro: «de Tollosa».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francisco Bautista, « De nuevo sobre el Libro de las generaciones y linajes de los reyes (o Liber regum): recuperación de la versión toledana de hacia 1219 », e-Spania [En ligne], 37 | octobre 2020, mis en ligne le 25 octobre 2020, consulté le 28 novembre 2020. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/37546 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.37546

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search