Navigation – Plan du site

AccueilNuméros38Droit, politique et littérature d...Le droit fictionnalisé : culture ...La culture juridique de Lope de VegaLope de Vega y los libros de Dere...

Droit, politique et littérature dans l’Espagne du Siècle d’or : le roi, la loi, le procès
Le droit fictionnalisé : culture juridique et représentation du processus judiciaire
La culture juridique de Lope de Vega

Lope de Vega y los libros de Derecho en la república literaria del siglo XVII

Anne Cayuela

Résumés

Cet article démontre que Lope de Vega possédait de solides connaissances juridiques, grâce à sa culture livresque mais également grâce à ses relations avec des membres du monde du Droit. La place qu’occupe Lope dans cette culture juridique est mise en lumière, ainsi que la circulation et la possession de livres de Droit. On établit également la place des juristes dans le monde des Lettres. L’article se clôt sur l’étude d’une dédicace de Lope à un célèbre juriste, texte qui permet de mieux connaître les sources de son savoir.

Haut de page

Texte intégral

1Para estudiar las relaciones que existieron en el Siglo de Oro entre el Derecho y la literatura nadie mejor que Lope de Vega que fue a su manera un jurista del Siglo de Oro, si le damos a la palabra “jurista” el sentido siguiente:

  • 1 Bruno Meniel, (dir.), Écrivains juristes et juristes écrivains du Moyen Âge au siècle des Lumières, (...)

[…] celui qui, justicier ou justiciable, théoricien ou praticien, professionnel ou usager, tient le discours du Droit ou un discours sur le Droit : le juriste se définit moins par une condition que par une attitude d’esprit1.

  • 2 Faustino Martínez Martínez, “El derecho común en la obra de Lope de Vega: unos breves apuntamientos (...)
  • 3 Ibid., p. 139.

2En el artículo “El derecho común en la obra de Lope de Vega”, Faustino Martínez Martínez declara que Lope “no tenía conocimientos jurídicos, pero elevó a la categoría de lenguaje universal aquellas expresiones qu e el pueblo había creado a partir de lo que observaba en el mundo jurídico”2, y añade en la parte final de su artículo que “cuando el mundo jurídico toma cuerpo de una manera más intensa es en aquellas escenas que están directamente relacionadas con pleitos, litigios, asesoramientos de letrados o vida universitaria”3. Me gustaría aportar aquí nuevos datos para demostrar que Lope tenía conocimientos jurídicos, gracias a sus relaciones con miembros del mundo del Derecho. Mi intención es situar a Lope en esta cultura jurídica, intentando reconstruir por una parte la circulación y la posesión de libros de Derecho, para ver luego el lugar que ocupan los juristas en el mundo de las Letras y centrarme por fin en una dedicatoria de Lope a un famoso jurista que permite acercarse a las fuentes de su saber.

Libros de Derecho

  • 4 Vicente Bécares Botas, Librerías salmantinas del siglo XVI, Burgos: Instituto Castellano y Leonés d (...)
  • 5 José Manuel Prieto Bernabé, Lectura y lectores: la cultura del impreso en el Madrid del Siglo de Or (...)

3En el maremágnum de los libros de Derecho, cuya clasificación resulta casi imposible, se me ocurre recurrir a la clasificación de Vicente Bécares4 y completarla con la de José Manuel Prieto Bernabé5.

4Podemos distinguir primero el grupo de los antiguos y esenciales textos legislativos.

A) Derecho civil: Leyes (civiles) y Leyes del Reino6

  • 6 Leyes del Reino: Antiguas (Fuero, Juzgo, Siete Partidas) y Leyes nuevas (Ordenamiento real, Pragmát (...)

5Corpus iuris civilis:

  • Digesto Viejo, Infortiatum, Digesto nuevo,

  • Código de Justiniano (con sus nueve primeros libros y el Volumen),

  • Las Institutas (=instituciones),

  • Las auténticas (nuevas constituciones de Justiniano).

6Las Instituta solían acompañar el Digesto, pero a menudo se encuentran en volúmenes sueltos. Se trataba de una obra básica destinada a ofrecer elementos fundamentales de Derecho al mundo estudiantil. A estas institutas alude Lope de Vega en su soneto Epitafio a don Francisco de la Cueva (1628), célebre jurisconsulto, al celebrar a Iulius Paulus Prudentissimus (s. II-III), jurisconsulto de la antigüedad, autor de numerosísimas obras, y uno de los más representados en el Corpus iuris civilis, que incluye las Instituta. Así se ve a Paulo con todo el Derecho –tanto civil, representado por el emperador César, como canónico, representado por el supremo pontífice– y con todas las leyes divinas y humanas en la mano. Paulo aparece en el segundo cuarteto como el autor de la Instituta católica:

  • 7 Lope de Vega Carpio, Laurel de Apolo, ed. Antonio Carreño, Madrid: Cátedra, 2007. Véase el brillant (...)

Paulo, jurisconsulto soberano,
Que del César de eterna monarquía
Y el Supremo Pontífice tenía
Todo el derecho en la divina mano,
El que al hebreo, al griego y al romano
La Instituta católica escribía,
En una decisión dijo que había
De morir una vez el hombre humano7.

7Todos estos textos no eran estudiados a través de los tratados originales sino a través de los comentarios hechos por sobresalientes comentaristas: son los famosos commentaria, muy utilizados y citados por los juristas medievales de origen italiano como Bartolo de Sassoferrato (siglo XIV) y su discípulo Baldo de Ubaldi.

8En el léxico especializado cabe distinguir los consilia, consejos sobre un caso procesal determinado en el que se informa al juez o se aconseja extraprocesalmente a un cliente; las allegationes (=alegaciones), defensas de una determinada parte de un proceso judicial; las decisiones o colecciones de sentencias de algún alto tribunal, como las chancillerías o las Audiencias, y sus respectivos comentarios; las quaestiones que eran fundamentalmente casuística; las praxis que servían para informar como actuaba un tribunal, el procedimiento judicial a seguir; las additiones o adnotationes eran comentarios a las obras de otros juristas; las antinomias que exponían contradicciones; y las resoluciones.

B) Derecho canónico: Cánones (leyes eclesiásticas) o Corpus iuris canonici

  • Decreto de Graciano,

  • Decretales del Papa Gregorio IX (Decretales Gregorii IX),

  • Clementinas (llamadas así por Clemente V).

9Entre los textos principales, cabe distinguir los de los Glosadores y comentaristas, Canonistas españoles modernos y los Concilios y sínodos.

  • 8 Francisco de Araoz, El Ingenioso bibliólogo don Francisco de Araoz (De bene disponenda bibliotheca (...)

10En su tratado de biblioteconomía De bene disponenda biblioteca (1631) el ingenioso bibliólogo Francisco de Araoz distingue cinco clases de “teóricos de Derecho común”: Fundadores de Derecho común, Expositores que lo explican con diversas lecciones, glosas o comentarios, tratadistas, jurisconsultos, Decisionistas8 y precisa el papel de estos últimos en la difusión y transmisión del saber jurídico:

  • 9 El subrayado es mío. Ibid., p. 129.

Decisionistas, que son muy útiles a la práctica de la Jurisprudencia, pues ilustran por entero el Derecho mediante la colección de numerosas decisiones de variados decretos y sentencias que fueron promulgadas por los tribunales supremos o por los jueces ordinarios que les precedieron. No solo dan noticia de estas sentencias sino que al explicar el fundamento de estas verifican su rectitud y sabiduría y las ilustran con las mejores teorías y argumentos acordes al Derecho mismo. Así pues, gracias a esta colección de decisiones la práctica de esta ciencia se despeja por completo y se hace harto cómoda y asequible en servicio de los jueces9.

11La conclusión de este párrafo deja a las claras el crecimiento y el carácter inabarcable de esta producción “práctica”. También hace hincapié en la generalización de esta categoría de libros jurídicos:

  • 10 Ibid.

No relaciono nombres de estos autores porque son poco menos que innumerables y se reconocen con facilidad, y por no molestar al lector gastando mucho tiempo en cosa tan conocida y variada10.

  • 11 Juan Pérez de MontalbÁn, Para todos, Madrid: Imprenta del Reino, 1632, fol. 211.
  • 12 Jean-Marc Pelorson, Les Letrados, juristes castillans sous Philippe III. Recherches sur leur place (...)

12En el siglo XVII aumenta la edición de libros de Derecho, se generalizan en amplios sectores de la sociedad áurea, y son numerosos los testimonios directos que recalcan esta difusión del saber jurídico, y su importancia para el adorno del discurso. Así, en su obra miscelánea Para todos, Juan Pérez de Montalbán recomienda al predicador “tener mucha noticia de los Derechos Civil y Canónico aunque del Canónico más, porque en el Decreto hay muchas autoridades de Pontífices y Doctores de la Iglesia, de que podrá valerse en todas ocasiones11”. Ese humanismo jurídico –como lo llama Jean-Marc Pelorson12– toma formas muy específicas en el XVII, y penetra de forma cada vez mayor en obras ajenas al mundo jurídico. El libro de Antonio Navarro, Primera parte del conocimiento de si mismo, publicado en Madrid por Juan de la Cuesta en 1606 es un buen ejemplo de este tipo de publicación destinado a amplios sectores de la sociedad en el que se introducen textos de Derecho canónico y civil.

  • 13 Ver Santos M. Coronas GonzÁlez, “Hevia Bolaños y la Curia Philipica”, Anuario de Historia del Derec (...)

13También la Curia philipica, publicado en Lima en 1603, auténtico best-seller en la historia de la literatura jurídica española, peninsular e indiana, cuyo subtítulo “donde breve y comprehendioso se trata de los iuyzios mayormente forenses, eclesiásticos y seculares, con lo sobre ellos hasta ahora dispuesto por derecho, resuelto por Doctores antiguos y modernos, y praticable. Util para los professores de entrambos derechos y fueros, Iuezes, Abogados, Escrivanos, Procuradores, Litigantes, y otras personas”, deja a las claras el amplio público de la obra y sus múltiples usos. Como lo subraya Santos M. Coronas, “La novedad de Hevia es la de no limitar su utilidad al mundillo forense sino de extenderla a otras personas más allá del amplio espectro de los litigantes”13.

Libros de Derecho en Bibliotecas

14Gracias al estudio definitivo de José Manuel Prieto Bernabé Lectura y lectores. La cultura del impreso en el Madrid del Siglo de oro (1550-1650), sabemos que los libros de Derecho constituyen la categoría más presente en las bibliotecas madrileñas, o sea que ocupan el primer puesto (el 28% del total de libros poseídos). También fueron mayoritarios en bibliotecas particulares de otras ciudades españolas, o en bibliotecas universitarias como Salamanca y Santiago de Compostela. El alto porcentaje de libros de Derecho se explica por la abundancia de bibliotecas de juristas en la encuesta del investigador. Dentro de esas bibliotecas profesionales, el alto porcentaje (el 90%) de libros de Derecho, se explica por el hecho de que eran libros de consulta, y que esas bibliotecas ostentatorias eran un signo de distinción profesional. Pero el libro de Derecho no solo poblaba los estantes de las profesiones liberales, de los sectores de la nobleza y del clero, sino también de amplios sectores de la sociedad, entre los cuales se hallaban los artesanos y los mercaderes, pero también el mundo extenso de las artes y las letras.

15Esta generalización de los libros de Derecho suscitó críticas en los sectores cultos de la sociedad. En El pasajero, Suárez de Figueroa denuncia la abundancia de libros jurídicos, y sobre todo su redundancia, el hecho de que se dejaran de lado las fuentes para acudir a comentarios que las desvirtuaban:

  • 14 Cristóbal Suárez de Figueroa, El Pasajero, ed. María Isabel López Bascuñana, Barcelona: PPU, 1988, (...)

La inmensidad que reconoce en su dominio la Jurisprudencia, ¿paréceos que puede ser numerada fácilmente? […] Esto nace más de la ambición de los hombres que de la urgente necesidad que pueda haber de tanto volumen. No hay Indias cuya riqueza baste para tenerlos todos. Mas, si va a decir verdad, con menos puede un ingenioso lucir, acudiendo a las fuentes de uno y otro Derecho, a sus comunes glosas y clásicos expositores. Todo lo demás es, sin duda, acumular redundancias y traspalar de una parte a otra un mismo grano14.

16Diego de Saavedra Fajardo también denunció la multitud de libros en su República literaria, subrayando en particular el papel negativo de los libros de Derecho en la transmisión del saber jurídico, y el abuso por parte de los maestros de cierta elocuencia judicial más destinada a admirar que a aprovechar al auditorio:

  • 15 Diego de Saavedra Fajardo, República literaria (1655), ed. José Carlos de Torres, Barcelona: Plaza (...)

La Jurisprudencia ya no se estudia, sino se busca en repertorios donde la dejan en herencia y vínculo los padres a los hijos, y los que en Universidades la estudian gastan el trabajo y el tiempo, porque no entran en el Derecho por los rudimentos y principios, haciendo capaz al entendimiento y introduciéndole, antes a un mismo tiempo oyen los principiantes y los provectos las más grandes materias del Derecho, y los maestros no procuran aprovechar, sino admirar a los oyentes, haciendo ostentación de sus ingenios con número de alegaciones y buenas letras sin sustancia ni provecho de los discípulos15.

17Esta “ostentación del ingenio con número de alegaciones y buenas letras” constituyó sin duda una de las características más generalizadas de este mundo de los juristas y que también aprovecharon los que eligieron el arte de la escritura literaria.

El mundo de los juristas y la República literaria

18No existe todavía un estudio ni una cuantificación acerca de las profesiones de los escritores en el Siglo de Oro, y acerca del porcentaje de escritores que eran a la vez juristas y poetas. Para dicha investigación que queda por hacer y depararía interesantísimos resultados, el Índice de los ingenios de Madrid, catálogo de todos los varones insignes de Madrid que Juan Pérez de Montalbán adjuntó a su obra miscelánea Para Todos, constituye una fuente digna de interés ya que ese quién es quién de la intelligentzia española de las primeras décadas del siglo XVII indica con precisión la profesión del autor.

19Entre los 302 autores que aparecen en ese “ostentoso testimonio del esplendor literario de la capital”, como lo califica Felipe Pedraza, se hallan algunas figuras de autores cuya condición de jurista aparece junto a los títulos de las obras que escribieron. He aquí algunos ejemplos:

  • 16 Juan Pérez de MontalbÁn, Índice de los ingenios de Madrid, ed. Maria Grazia Profeti, Anales del Ins (...)
  • 17 Ibid., p. 554.
  • 18 Ibid., p. 555. Gabriel de Moncada escribió varias obras: una comedia titulada La espuela de amor, l (...)

Don Diego de Tobar, célebre jurista y poeta elegante, heroico cómico, conceptuoso y claro, dio a la estampa, aunque sin su nombre por ser desvelo de sus primeros años, un libro intitulado Reimundo el entretenido y tiene otro para publicar que llama Origo, series ac brevis partitio iurum16.[…] Don Francisco Montalvo, Abogado en los Consejos de su Majestad, agudo, elocuente, memorioso y erudito, de ingenio grande, y de mucha codicia de todas buenas letras17. […] El licenciado don Gabriel de Moncada, doctísimo en la jurisprudencia, y consumado en las letras humanas: la Prosodia y un tratado De pactis18.

20Este abogado de los Reales Consejos formaba parte del círculo de Lope de Vega. El Fénix le había elogiado en el Laurel de Apolo:

  • 19 Lope de VEGA CARPIO, Laurel de Apolo, ed. Antonio Carreño, Madrid: Cátedra, 2007, silva VI, v. 287- (...)

Don Gabriel de Moncada, ¿a quién no admira,
tan digno del consejo de los Reyes,
si descansando el arco de las leyes
templa las cuerdas a la dulce lira?
¿Qué Musa no suspira,
enamorada del hablar suave?
Retórico, galán, discreto y grave,
lo mismo que de Cino
aquel universal jurisconsulto,
pues haberte excedido dificulto,
se dirá deste ingenio peregrino
que la jurisprudencia
a las Musas juntó tanta elocuencia19.

  • 20 Ver Hélène TROPÉ, “Lope de Vega au Parnasse: Honras de Lope de Vega en el Parnaso, comedia de Gabri (...)

21Es interesante ver cómo equipara Lope la figura del letrado con el poeta y jurista italiano Cino representante del Dolce stil nuovo, autor de un cancionero y comentarista de Justiniano. El abogado manifestó a su vez su amistad hacia el Fénix ya que contribuyó a la Fama póstuma a Lope de Vega con una comedia alegórica titulada Honras a Lope de Vega en el Parnaso20.

22La mención de Don Gaspar del Arco en el Índice de Montalbán presenta la escritura literaria según el tópico habitual de la escritura como pasatiempo:

  • 21 Juan Pérez de MontalbÁn, Índice de los ingenios de Madrid, ed. Maria Grazia Profeti, Anales del Ins (...)

Don Gaspar del Arco, jurista y poeta, y en lo primero singular y en lo segundo superior, ha escrito, en los ratos que ha querido desahogarse de los estudios que profesa, una comedia acertadísima assí en la invención y propiedad, como en los afectos y las coplas21.

23En cambio, Montalbán insiste en la compatibilidad de ambas ocupaciones en la presentación de Don Miguel Montero:

  • 22 El subrayado es nuestro. Juan Pérez de MontalbÁn, Índice de los ingenios de Madrid, ed. cit., p. 56 (...)

Don Miguel Montero, abogado y poeta excelente, escrivió en sus primeros años con mucha gala la Historia de Elisa Dido en 350 estancias, junto a las Obras de Anastasio Pantaleón, que dedicó a don Lorenzo Ramírez de Prado, y fuera de doscientas coplas que hizo a una tempestad, ha escrito muchos versos en todos metros, satíricos, graves, líricos y burlescos, sin faltar nunca por esto a su principal estudio de los derechos22.

24En estos pocos ejemplos, vemos cómo se compaginan perfectamente la profesión de jurista y las Letras.

Lope jurista

25Interrogaremos en esta última parte de nuestro artículo la relación de Lope con el mundo del Derecho y sus miembros. No podemos sino señalar una pista de trabajo sobre la influencia del lenguaje, de los métodos, de las instituciones, y de las prácticas profesionales ligadas al derecho: la encuesta, el interrogatorio, el razonamiento, la argumentación pro y contra. Nos limitaremos aquí a algunas observaciones.

261/ Si bien parece sólida la cultura jurídica de Lope y resulta innegable que Lope poseía un bagaje jurídico, no por eso deja el Fénix de confesar en su poesía su ignorancia al respecto, y de manifestar su recelo ante las prácticas de la justicia. Así en el poema A la molestia de los pleitos publicado en las Rimas humanas y divinas sugiere, con un vocabulario negativo, que la práctica del Derecho es lo que desvirtúa la justicia y la verdad: los pleitos causan molestia, son perjudiciales, en ella la ley sufre trampas, y así la voz de Lope se suma a las múltiples quejas sobre la sobreabundancia de pleitos, y el papeleo horripilante:

  • 23 Alude Lope a autores italianos adscritos al mos italicus, al jurista medieval de origen italiano Ba (...)
  • 24 Lope de VEGA CARPIO, Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos (1624), Alicante: Bi (...)

¡Oh monte de papel y de invenciones!
Si pluma te hace y pluma te atropella,
¿Qué importan Dinos, Baldos, y Jasones23?
Oh justicia, oh verdad, oh virgen bella
¿Cómo entre tantas manos y opiniones
Puedes llegar al tálamo doncella?24.

  • 25 Lope de VEGA CARPIO, El Cardenal de Belén, in: Trecena parte de las comedias de Lope de Vega Carpio(...)

272/ Tanto en el Derecho como en las Artes y ciencias en general Lope es partidario de un reconocimiento de las figuras del presente frente a las de la Antigüedad. Así declara la superioridad de los hombres del presente sobre los del pasado en la dedicatoria a Paravicino que incluye en los preliminares de El Cardenal de Belén cuando pregunta “¿Qué debe el valenciano Salat a Hipócrates, ni el granadino Berrio a Bártulo? ¿Fernando de Herrera a Horacio, el Mudo a Apeles y Felipe Roger a Orfeo Tracio ?”25.

28Esta equiparación entre el famoso jurisconsulto boloñés del siglo XIV, considerado como el jurista más influyente de todos los tiempos, y el licenciado Gonzalo Mateo de Berrio aparece también en La Dorotea donde compara a Berrio con Dino y Alciato:

  • 26 Lope de VEGA CARPIO, La Dorotea, ed. Edwin S. Morby, Madrid: Castalia, 1987, acto IV, escena 2, p.  (...)

Don Francisco de la Cueva, y Berrio, jurisconsultos gravísimos (de quien pudiéramos decir lo que de Dino y Alciato, intérpretes consultísimos de las leyes y poetas dulcísimos), escribieron comedias que se representaron con general aplauso26.

29La figura del jurista comediógrafo constituye una categoría nunca estudiada como tal en la sociología del autor y Lope señala aquí esta doble competencia de ambos autores.

30Elogiado por Lope y por Cervantes, Berrio, licenciado en Leyes granadino, era hijo del célebre abogado de la Real Chancillería granadina, Luis de Berrio. Bermúdez de Pedraza en el capítulo dedicado a famosos abogados desta ciudad en Antiguedad y excelencias de Granada (1608) declara a propósito de su pluma que “no es menos delgada para escribir versos que derechos” (fol. 131). Berrio viene también alabado en el prólogo del Marcos de Obregón, junto a Francisco de la Cueva:

  • 27  Vicente Espinel, Vida del escudero Marcos de Obregón, Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cerva (...)

¿Qué autores antiguos excedieron a los que ha engendrado España en los pocos años que ha estado libre de guerras? ¿Qué oradores fueron mayores que don Fernando Carrillo, don Francisco de la Cueva, el licenciado Berrio y otros que, con excelente estilo y levantados conceptos, persuaden a la verdad de sus partes? De no leer autores muertos, ni advertir en los vivos los secretos que llevan encerrados en lo que profesan, nace no darles el aplauso que merecen27.

313/ Dedicatorias de Lope de Vega a juristas

  • 28 No hemos podido realizar un recuento exhaustivo de las dedicatorias de Lope a juristas pero a travé (...)
  • 29 Ver la edición anotada del texto de la dedicatoria realizada por José Javier Rodríguez Rodríguez en (...)

32Terminaremos28 esta exposición centrándonos en la dedicatoria de La malcasada29 que pone de realce la interesantísima figura de Francisco de la Cueva y Silva, notable jurisconsulto y persona de respeto en la corte de Felipe IV. Cervantes le alaba en su Viaje al Parnaso declarando que “en la jurisprudencia [es] único y raro”, y Quevedo le dedica el soneto Este, en traje de túmulo, museo en el que pone de realce la gran sabiduría del que “todas las leyes,/con discurso fuerte/venció […]”. Intervino en el mundo de las Letras como poeta y como dramaturgo. Fue autor de una tragedia, Narciso y de la farsa del obispo don Gonzalo. Su actuación como abogado de las cofradías de representantes y autores de comedias no ha sido investigada y merecería un estudio.

33En esta dedicatoria Lope revela la fuente de todas sus citas en latín jurídico al final del texto cuando alude a la excelencia de la elocuencia del jurisconsulto:

[…] en razón de las admirables partes que adornan tan estupendo prodigio al mundo solo diré lo que de Andreas Alciato dijo Gribaldo, pues igualmente honra vuestra merced las leyes y las Musas
Consultisimus ornat Alciatus
Musas, Eloquim, sacraque leges.

  • 30 Lope de VEGA CARPIO, La malcasada, “dedicada al insigne Jurisconsulto don Francisco de la Cueva y S (...)

34Como lo ha indicado José Javier Rodríguez Rodríguez30, ese Gribaldo al que alude Lope es Matteo Gribaldi Moffa (Chieri, c. 1505–Farges, 1564), jurista italiano, profesor de Derecho en varias ciudades francesas (Toulouse, Cahors, Valence y Grenoble) y luego en Padova y Tubingen, autor del manual titulado De methodo ac ratione studendi libri tres publicado en Lyon, por Antonio Vicencio, en 1541, que Lope cita abreviadamente como De ratione studendi. No se trata de un texto teórico sino de un manual práctico para uso estudiantil, fiel a la tradición del mos italicus. Además de ser la fuente de donde se toma el dístico en elogio de Alciato, este libro proporciona a Lope todas las máximas jurídicas latinas que adornan la dedicatoria y las notas marginales que señalan su localización en el Digesto. El dramaturgo recurrirá a la misma fuente para extraer las fórmulas legales puestas en boca del letrado pedante en el tercer acto de la comedia. Lope extrae su materia prima de un manual para poder dotar a su protagonista de un arsenal lingüístico especializado y para que su intención paródica y cómica sea del gusto de los especialistas en la materia. Dominando la materia jurídica, Lope pudo conseguir que hasta el eminente jurisconsulto pudiera reírse del ridículo y pedante abogado.

Haut de page

Notes

1 Bruno Meniel, (dir.), Écrivains juristes et juristes écrivains du Moyen Âge au siècle des Lumières, París: Classiques Garnier, 2015, p. 7.

2 Faustino Martínez Martínez, “El derecho común en la obra de Lope de Vega: unos breves apuntamientos”, Revista Opinión jurídica, 4 (8), 2005, p. 132, https://revistas.udem.edu.co/index.php/opinion/article/view/1282/1208.

3 Ibid., p. 139.

4 Vicente Bécares Botas, Librerías salmantinas del siglo XVI, Burgos: Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, 2007, p. 34-35.

5 José Manuel Prieto Bernabé, Lectura y lectores: la cultura del impreso en el Madrid del Siglo de Oro (1550-1650), Mérida: Editora Regional de Extremadura, 2004.

6 Leyes del Reino: Antiguas (Fuero, Juzgo, Siete Partidas) y Leyes nuevas (Ordenamiento real, Pragmáticas, Nueva Recopilación…).

7 Lope de Vega Carpio, Laurel de Apolo, ed. Antonio Carreño, Madrid: Cátedra, 2007. Véase el brillante análisis de Antonio Sánchez Jiménez, “Lope contra leguleyos: el soneto epitafio a don Francisco de la Cueva (1628) y su contexto”, Atalanta, 3 (1), 2015, p. 29-52.

8 Francisco de Araoz, El Ingenioso bibliólogo don Francisco de Araoz (De bene disponenda bibliotheca, Matriti 1631), Edición y estudio de José Solís de los Santos, notas bibliográficas de Klaus Wagner, Sevilla: Universidad, Secretariado de publicaciones, 1997, p. 129.

9 El subrayado es mío. Ibid., p. 129.

10 Ibid.

11 Juan Pérez de MontalbÁn, Para todos, Madrid: Imprenta del Reino, 1632, fol. 211.

12 Jean-Marc Pelorson, Les Letrados, juristes castillans sous Philippe III. Recherches sur leur place dans la société, la culture et l’État, s.l., 1980, Troisième partie, chapitre 7.

13 Ver Santos M. Coronas GonzÁlez, “Hevia Bolaños y la Curia Philipica”, Anuario de Historia del Derecho español, 77, 2007, p. 77-93. El inventario de librería de Alonso Pérez indica un porcentaje elevado de libros jurídicos y permite una aproximación a los títulos disponibles en la época. Ver Anne Cayuela, Alonso Pérez de Montalbán: un librero en el Madrid de los Austrias, Madrid: Calambur, 2005.

14 Cristóbal Suárez de Figueroa, El Pasajero, ed. María Isabel López Bascuñana, Barcelona: PPU, 1988, p. 176.

15 Diego de Saavedra Fajardo, República literaria (1655), ed. José Carlos de Torres, Barcelona: Plaza y Janés, 1985, p. 211.

16 Juan Pérez de MontalbÁn, Índice de los ingenios de Madrid, ed. Maria Grazia Profeti, Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 18, 1981, p. 551.

17 Ibid., p. 554.

18 Ibid., p. 555. Gabriel de Moncada escribió varias obras: una comedia titulada La espuela de amor, los celos y como indica Montalbán un tratado de prosodia, junto a un tratado de versos y figuras.

19 Lope de VEGA CARPIO, Laurel de Apolo, ed. Antonio Carreño, Madrid: Cátedra, 2007, silva VI, v. 287-299, p. 343-344.

20 Ver Hélène TROPÉ, “Lope de Vega au Parnasse: Honras de Lope de Vega en el Parnaso, comedia de Gabriel Moncada”, Cuadernos de Investigación Filológica, Universidad de la Rioja, 37-38, 2012, p. 219-234.

21 Juan Pérez de MontalbÁn, Índice de los ingenios de Madrid, ed. Maria Grazia Profeti, Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 18, 1981, p. 21. Según Germán Vega García-Luengos se trataría de Dos agravios sin ofensa, “comedia no exenta de elementos que consuenan con la profesión del supuesto autor”, Germán Vega García Luengos, “Enredar con Lope: Dos agravios sin ofensa”, in: Felipe B. Pedraza Jiménez y Rafael González Cañal (eds.), La Comedia de enredo: actas de las XX Jornadas de teatro clásico (1997), Almagro, 8, 9 y 10 de julio, Almagro: Universidad de Castilla-La Mancha-Festival de Almagro,1998, p. 96.

22 El subrayado es nuestro. Juan Pérez de MontalbÁn, Índice de los ingenios de Madrid, ed. cit., p. 566.

23 Alude Lope a autores italianos adscritos al mos italicus, al jurista medieval de origen italiano Baldo de Ubaldi (1327-1400), a Dino da Mugello que en realidad se llamaba Dino de Rossino, y a Jasón de Maino, considerado el jurista más representativo del mos italicus en el tránsito del siglo XV al XVI. Ver Rafael Domingo (ed.), Juristas universales, vol. 1, juristas antiguos, Madrid: Marcial Pons, 2004.

24 Lope de VEGA CARPIO, Rimas humanas y divinas del licenciado Tomé de Burguillos (1624), Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2003, Consultable en línea http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmch4218

25 Lope de VEGA CARPIO, El Cardenal de Belén, in: Trecena parte de las comedias de Lope de Vega Carpio, Madrid: Viuda de Alonso Martín, 1620, p. 126 (“Al Padre Maestro fray Hortensio Félix Paravicino, Predicador de su Majestad”).

26 Lope de VEGA CARPIO, La Dorotea, ed. Edwin S. Morby, Madrid: Castalia, 1987, acto IV, escena 2, p. 350-351.

27  Vicente Espinel, Vida del escudero Marcos de Obregón, Alicante: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 1999. Consultable en línea http://www.cervantesvirtual.com/nd/ark:/59851/bmckw5b8

28 No hemos podido realizar un recuento exhaustivo de las dedicatorias de Lope a juristas pero a través de las que hemos podido identificar observamos que el abanico social que cubren es bastante amplio y que se dibuja una red de influencias que merecería una investigación más completa. Podemos citar a Jacinto de Piña, joven estudiante en Derecho, hijo del escritor Juan de Piña al que Lope de Vega consideraba “su mayor amigo” (como indica en la Dedicatoria de El dómine Lucas), a Juan Muñoz de Escobar, y a don Gonzalo Pérez de Valenzuela, entre otros.

29 Ver la edición anotada del texto de la dedicatoria realizada por José Javier Rodríguez Rodríguez en Idt (Les idées du théâtre) http://www.idt.huma-num.fr

30 Lope de VEGA CARPIO, La malcasada, “dedicada al insigne Jurisconsulto don Francisco de la Cueva y Silva”, in: Décima quinta parte de las comedias de Lope de Vega Carpio, Madrid: Fernando de Correa de Montenegro, 1621, edición de José Javier Rodríguez Rodríguez, Consultable en línea, http://idt.huma-num.fr/notice.php?id=478

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Anne Cayuela, « Lope de Vega y los libros de Derecho en la república literaria del siglo XVII », e-Spania [En ligne], 38 | février 2021, mis en ligne le 09 février 2021, consulté le 03 mars 2021. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/38836 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.38836

Haut de page

Auteur

Anne Cayuela

Université Grenoble Alpes, ILCEA4

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search