Navigation – Plan du site

AccueilNuméros38Droit, politique et littérature d...Le droit fictionnalisé : culture ...La culture juridique de Lope de VegaLa erudición jurídica en Lope de ...

Droit, politique et littérature dans l’Espagne du Siècle d’or : le roi, la loi, le procès
Le droit fictionnalisé : culture juridique et représentation du processus judiciaire
La culture juridique de Lope de Vega

La erudición jurídica en Lope de Vega: el De methodo de Matteo Gribaldi

Sònia Boadas et Pedro Conde Parrado

Résumés

Certains spécialistes et éditeurs de l’œuvre de Lope ont signalé l’influence qu’a ponctuellement exercé sur ses textes le De methodo ac ratione studendi de Matteo Gribaldi. Toutefois, si l’on a relevé quelques références explicites et certaines réminiscences, la dette de Lope envers l’œuvre de Gribaldi n’a pas encore été l’objet d’une analyse détaillée. Le présent article s’intéresse au rôle joué par ce manuel de droit civil dans la production lopesque et vise à démonter que le De methodo fut pendant plusieurs années un des livres de chevet du Phénix.

Haut de page

Notes de l’auteur

Esta investigación se ha llevado a cabo en el marco del proyecto TheaTheor, financiado por las Marie Skłodowska-Curie Actions Individual Fellowships (MSCA-IF, n. 794064) del programa Horizon2020.

Texte intégral

  • 1 Al respecto, véanse Alan S Trueblood, “The Officina of Ravisius Textor in Lope de Vega’s Dorotea”, (...)

1Es bien sabido que Lope de Vega no desaprovechó ninguna oportunidad para hacer gala de su erudición, ya fuera acumulando citas y sentencias, insertando notas en los márgenes o colocando tablas alfabéticas de autores. Esta tendencia, concebida como una de sus incontables estrategias de autopromoción, le valió, entre otras, la conocida crítica de Cervantes en el prólogo a la primera parte de El Quijote. También es conocida, aunque aún no completamente estudiada, la inclinación que tenía el Fénix hacia la utilización de compendios enciclopédicos, polianteas, florilegios y recopilaciones de máximas y sentencias, fuentes del saber que se popularizaron entre los poetas y literatos de los siglos XVI y XVII. Entre sus repertorios de cabecera se encontraban la Officina y los Epitheta de Ravisius Textor, el Diccionario de Ambrogio Calepino, el Diccionario histórico de Charles Estienne o la Picta poesis Ovidiana de Niklaus Reusner, obras de referencia a las cuales recurría para completar sus textos con una notable cantidad de nombres, ejemplos y sentencias1.

2Este afán docto y erudito también es perceptible en cuestiones relacionadas con el derecho y la jurisprudencia, tal y como muestran algunos fragmentos de sus comedias. Este es el caso del segundo acto de El cuerdo en su casa, comedia publicada en la Parte VI (1615), donde el estudiante Mondragón sale a escena buscando un doctor en leyes para venderle libros de un sinfín de abogados, legisladores y expertos magistrados:

Traigo de todo el derecho
libros; si son de provecho,
esta lista le daréis:
hay Odofredos y Dinos,
Oldrados, Bártulos, Baldos,
Paulos Castrenses, Ubaldos,
Albericos y Aretinos,
Decios, Jasones, Rosatos,
Curcios, Decios, Amodeos,
Fulgosios, Ripas, Budeos,
Tiraquelos, Purpuratos
y otros mil.

  • 2 Según Sylvanus Griswold Morley y Courtney Bruerton, Cronología de las comedias de Lope de Vega, tra (...)

3Una ristra de autoridades parecida la encontramos de nuevo en un pasaje de La necedad del discreto, escrita hacia 16132 y publicada en la Parte XXV (1647). En una conversación entre Celio y el Duque, el primero nombra una copiosa lista de insignes juristas para alabar el ingenio de su señor Laureano:

Estimo
de manera mi señor,
que diré que no ha nacido,
ingenio su igual aunque entren
Oldrado, Jacobo, Dino,
Bártulo, Baldo y Jasón,
Decio, Alejandro, Alberico,
Siliceto [sic] y Purpurato,
Paulo de Castro y Marsilio.

4Estas retahílas de nombres de magistrados y abogados llaman la atención del lector y hacen que nos preguntemos cuál era el conocimiento real que tenía Lope de Vega sobre jurisprudencia y autoridades del mundo legislativo, qué fuentes utilizó y cómo las empleó a lo largo de su dilatada producción literaria.

  • 3En las dedicatorias, Lope se sirve a menudo de De ratione studendi, a veces incluyendo las notas m (...)

5En la dedicatoria de la comedia El desposorio encubierto, publicada en la Parte XIII (1620), el mismo Lope aludía a un célebre jurista italiano: “Todos los estudios llamó vanos Mateo Gribaldo”, y un poco más adelante citaba directamente las bondades de su obra: “Los consejos para esta facultad del autor referido son notables en el libro De Ratione studendi, y lo que se ha de leer, advertir y notar con la buena interpretación de los autores” (Vega Carpio, El desposorio encubierto, p. 773-774). En su edición de las dedicatorias, Case (1975, p. 51-52) ya indicó que la obra de Gribaldi fue uno de los manuales que empleó el Fénix para elaborar sus paratextos, pero identificó pocas citas y afirmó que la mayoría de las sentencias latinas que utilizó Lope se debían al conocimiento directo que tenía de los autores clásicos3.

  • 4 “Se sabe con qué asiduidad Lope maneja manuales y tratados como los de Ravisio Textor, Marsilio Fic (...)

6Más recientemente, Carlos Mota, en su edición de la comedia, localizó la procedencia de varias citas de Lope, poniendo de manifiesto la utilización del De methodo ac ratione studendi de Matteo Gribaldi. Estos datos no hacen sino confirmar lo que algunos años antes había expresado Edwin S. Morby en su edición de La Dorotea, donde además de afirmar que el Fénix se había inspirado en Gribaldi para la redacción de algunos pasajes de la acción en prosa, señalaba que Lope había citado explícitamente la obra del italiano en otros textos4.

7Efectivamente, tal y como acertadamente apuntó Morby, en la obra de Lope encontramos varias referencias al manual jurídico y a su autor. La dedicatoria de El desposorio encubierto no fue el único lugar en el que Lope reconoció de manera explícita su fuente, sino que volvió a mencionar el nombre de Matteo Gribaldi en la dedicatoria de La malcasada, que apareció impresa un año después, en la Parte XV (1621): “solo diré lo que de Andreas Alciato dijo Gribaldo”, añadiendo en una nota marginal la referencia explícita al De ratione studendi (Vega Carpio, La malcasada, p. 110-111), y también en la publicación de la Justa poética que se organizó en Madrid con motivo de la beatificación de San Isidro (Vega Carpio, Relación, fol. 40v): “Como dijo Mateo Gribaldo por el famoso jurisconsulto Jacobino de san Jorge…»” (véase luego). Estas alusiones, muy próximas en el tiempo, indican que a principios de la década de los veinte, el De methodo era un texto de consulta habitual.

  • 5 Hemos podido contabilizar hasta 15 a lo largo del siglo XVI. Véase A. Peetegree y M. Walsby (ed.), (...)

8El autor del libro, Matteo Gribaldi Moffa (1505-1564), había sido jurista y profesor de derecho en distintas universidades francesas e italianas, y a principios de la década de los cuarenta del siglo XVI publicó en Lyon su De methodo ac ratione studendi (1541). El éxito que tuvo la obra, con numerosas impresiones y reediciones5, se debía a su carácter más bien divulgativo, ya que no era un texto teórico, sino un manual práctico para el uso y la consulta de los estudiantes de derecho. Estaba dividido en tres libros, y al final incorporaba un catálogo de autoridades en jurisprudencia (Cathalogus aliquot interpretum iuris civilis, véase luego). El primer libro, formado por 21 capítulos, presentaba una explicación de cuestiones relacionadas con el derecho civil y una lista de sentencias de los principales juristas. Al final se añadían unos índices de lugares comunes, divididos en varios subgrupos (cuestiones materiales, morales, jurídicas, relacionadas con las últimas voluntades, etc.), que agilizaban de forma notable su consulta. El segundo libro reunía una serie de axiomas jurídicos clasificados alfabéticamente en varios temas (Actus, Benignitas, Causa, Correctio…), todos ellos acompañados de la correspondiente indicación sobre la procedencia de las sentencias, al estilo de una poliantea de citas ordenadas alfabéticamente. A diferencia de los dos primeros, el tercer libro era mucho más expositivo y, prescindiendo de máximas, se detenía en explicar leyes de difícil interpretación.

  • 6 Para la identificación detallada de las citas, véase el Apéndice.

9No sabemos de qué manera llegó el libro de Gribaldi a manos de Lope, pero no hay duda de que el Fénix pronto se percató de la utilidad que le podían ofrecer todas esas sentencias jurídicas debidamente ordenadas. Ya en los primeros años del siglo XVII, durante la redacción de la Jerusalén conquistada (Madrid, 1609), Lope utilizó el De methodo para introducir algunas máximas latinas en los márgenes de su composición épica (véase luego el Apéndice), pero creemos que su utilización no empezó a ser sistemática hasta principios de la década de los veinte, a partir de la publicación de la Parte XIII de comedias, cuando incorporó una dedicatoria específica para cada una de ellas. Y es que las búsquedas que hemos realizado nos han permitido identificar la obra de Gribaldi como fuente directa de las sentencias latinas que aparecen en doce dedicatorias6:

El alcalde mayor (Parte XIII), dedicada a Cristóbal Núñez
El desposorio encubierto (Parte XIII), al Licenciado Jacinto de Piña
Los amantes sin amor (Parte XIV), a Pedro Fernández de Mansilla
El favor agradecido (Parte XV), a Pedro de Tapia
La malcasada (Parte XV), a don Francisco de la Cueva y Silva
Lucinda perseguida (Parte XVII), a Emanuel Sueyro
La madre de la mejor (Parte XVII), a Fray Plácido de Tosantos
La campana de Aragón (Parte XVIII), a Fernando de Vallejo
La piedad ejecutada (Parte XVIII), a Gonzalo Pérez de Valenzuela
La segunda parte de don Juan de Castro (Parte XIX), a Alonso Pus Marín
La inocente sangre (Parte XIX), a Sebastián de Carvajal
El hombre por su palabra (Parte XX), a Diego de Molino y Avellaneda.

10La mayoría de ellas estaban dedicadas a personajes relacionados con el mundo de las leyes y del derecho, ya fueran jueces, jurisconsultos, abogados o miembros relevantes del Consejo de Castilla. En estos casos, parece que Lope utilizaba un patrón muy similar a la hora de redactar tales dedicatorias con cierto contenido jurídico o dirigidas a alguien vinculado al mundo de la magistratura: incorporaba al texto sentencias jurídicas en latín, extraídas, principalmente, del De methodo ac ratione studendi de Gribaldi.

  • 7 Esta era la manera de citar la compilación justinianea. Véase Aquilino Iglesias Ferreirós, La creac (...)

11El análisis conjunto de estas doce dedicatorias demuestra también que, a menudo, Lope solía dejar alguna marca, una especie de huella que apuntaba a su deuda con la obra de Gribaldi. En las dedicatorias, gran parte de las citas jurídicas incorporaban una referencia a su fuente primaria, que frecuentemente era el Código de Justiniano (Corpus iuris civilis), tal y como aparecía citado en el libro de Gribaldi, es decir, mencionando las primeras palabras de las leyes y párrafos correspondientes7. De manera casi sistemática, Lope indicaba, ya fuera dentro de la misma línea, o bien en una nota al margen –una decisión que seguramente dependía del impresor–, la localización de la cita en la fuente clásica, lo que a su vez, revelaba la utilización del compendio de Gribaldi.

  • 8 Todas las citas provienen del libro segundo de Gribaldi. A continuación, indicamos las localizacion (...)

12En algunos casos, estas referencias incluso llegaron a introducirse dentro del texto de la comedia, como ocurre en La malcasada. En el tercer acto de esta obra, Lope puso en boca de Lisardo cuatro máximas legales que procedían del manual del jurista italiano. A pesar de que en esta ocasión las máximas se tradujeron al castellano y se versificaron, el Fénix incorporó la referencia a la compilación justinianea que aparecía en Gribaldi8 (Vega Carpio, La malcasada, p. 201-202):

([…] Yo soy nombrado primero,
y así soy el más amado
lege quoties, de usufructu–.
¿Ya de qué tengo temor?
Mis dichas llegan a tiempo,
que quien es primero en tiempo
es su derecho mejor
lege si fundum, capite qui potior, etcétera–.
¿Qué tengo, pues, que pensar,
pues es necia la cuestión
donde no queda razón
de argüir, ni de dudar?
lege Domitius, de testamentis–.)
[…]
Para que la calidad
de una materia mejor,
señora, se comprehenda,
primero se han de informar,
porque no es justo llegar
sin que el principio se entienda
lege prima, in fine: de origine iuris–.
(v. 2109-2130)

13Es evidente que esas acotaciones no forman parte del texto de la comedia, ni se deben tener en cuenta en el cómputo de versos, pero la edición que en su momento hizo la viuda de Alonso Martín para la Parte XV, incorporando las referencias en el cuerpo del texto, ha influido negativamente en las ediciones modernas. Su introducción entre los versos entorpece la lectura lineal y puede llegar a confundir al lector. Lo más probable es que Lope hubiera concebido estas referencias como unas anotaciones al margen, al igual que las que aparecían en las dedicatorias, pero el editor o componedor –ya fuera por incomprensión o por cuestiones relacionadas con la impaginación– decidió incorporarlas entre los versos.

14La indicación casi sistemática de esta información nos permite identificar con más facilidad las máximas que provienen de Gribaldi, que en algunos casos se encuentran en dedicatorias cuyo contenido no es específicamente jurídico. Este es el caso de El alcalde mayor (Parte XIII), donde Lope introduce una cita relacionada con la ratio (“proporción”): “Quando unica tantum ratio assignari potest, illa habetur pro expressa. glos. sing. &c.” (“cuando se puede asignar solamente una razón, ella es tenida por expresa”). La indicación que aparece inmediatamente después de la sentencia, “glossa singularis”, es una forma común de remitir al comentario que aparece en las fuentes más autorizadas, y de nuevo resulta ser una copia literal de la indicación que había puesto Gribaldi en el capítulo de sentencias relacionadas con el término “Ratio” (libro II).

15En otras ocasiones, la deuda con Gribaldi puede pasar más desapercibida. Este es el caso de algunas sentencias que remiten explícitamente a un texto de la literatura clásica, pero que en realidad han sido tomadas del manual jurídico. En la dedicatoria de El desposorio encubierto, cuando Lope cita a Virgilio (“Omnis in Ascanio chari stat cura parenti, dijo Virgilio”) no está consultando la Eneida o citándola de memoria, sino que en realidad recurre al libro primero de Gribaldi, donde encontramos juntas, una detrás de otra, la sentencia de Virgilio y la máxima jurídica que el Fénix recoge inmediatamente después (“Quem iura ipsa pro filii utilitate, perpetuo solicitum et vigilantem praesumunt, cap. Si quaelibet in fi. & c.”).

Matteo Gribaldi, De methodo ac ratione studendi, Libro I, cap. IX

Matteo Gribaldi, De methodo ac ratione studendi, Libro I, cap. IX

16También puede pasar inadvertida la utilización del De methodo en la citada dedicatoria de La malcasada, donde Lope recurre a los comentarios de Baldo al Digesto (“dijo Baldo que scire quid facias et nescire quo ordine facias non est perfectae cognitionis”) con la indicación al margen sobre la procedencia de la cita (“In proe. Digest. circa princip.”). A pesar de lo que podría parecer, Lope no acude a los textos de Baldo degli Ubaldi, sino que se limita a tomar la sentencia de Gribaldi y a copiar literalmente la referencia a la fuente primaria, aunque fuera vaga e imprecisa:

Matteo Gribaldi, De methodo ac ratione, Libro II, s.v. Ordo

Matteo Gribaldi, De methodo ac ratione, Libro II, s.v. Ordo
  • 9 El editor no aporta más datos al respecto. En este sentido, recordaba las palabras de Thomas E. CAS (...)

17Mención especial merece una de las citas latinas que encontramos en la dedicatoria de La piedad ejecutada (Parte XVIII, 1623): “Mitius agitur cum lege, quam cum homine, l. Paulus de Praetor stipulat”. Se trata de una sentencia que se ha extraído del manual de Gribaldi (libro II, s.v. Lex), pero cuya procedencia difiere de la que aparece en el De methodo. En el manual jurídico, la cita se toma de “l. Celsus. De arbi. plene Bar. in l. amplius. rem ra. Habe”, mientras que Lope la atribuye al jurista romano Iulius Paulus. Alexandre Roquain, editor de la dedicatoria para el proyecto Idées du Théâtre (Vega Carpio, Dédicace, La piedad ejecutada), ya percibió esta diferencia y señaló que Lope enmendó correctamente la referencia porque esta procedía de los textos de Paulus9. Después de hacer varias búsquedas, todos los resultados obtenidos indican que la máxima proviene de Celso, por lo que no sabemos en qué se basó Roquain para atribuirla a Paulo. A diferencia de este editor, creemos que estamos ante un mero error de Lope, quien muchas veces echaba una mirada demasiado rápida a su fuente de información. En la misma sección “Lex”, diez sententiae después de la que menciona el Fénix, aparece una cita latina que es atribuida al jurista romano con la misma fórmula de remisión empleada por aquel: “Sub clypeo legis nemo decipi dicitur l. Paulus de praeto. Stipulat”. Lo más probable es que Lope mezclara los datos y juntara una sentencia con un origen que no era el suyo, por mero descuido. De hecho, hay ediciones de Gribaldi, como las de Venecia (apud Dominicum de Farris, 1569; y apud Iacobum Cornettum, 1587), en las que ambas máximas coinciden en la misma página, lo que podía haber facilitado aún más la equivocación:

Matteo Gribaldi, De methodo, Venecia, 1587, fol. 84rº.

Matteo Gribaldi, De methodo, Venecia, 1587, fol. 84rº.

18De la misma manera que, como hemos visto, a veces la indicación de la procedencia permite identificar qué citas jurídicas provienen del De methodo, en ocasiones la ausencia de las mismas puede revelar que tienen un origen distinto. Y es que a pesar de que Lope utilizaba con mucha frecuencia el manual de Gribaldi, no será el único compendio de sentencias al que recurrió para introducir máximas jurídicas en sus dedicatorias. Veamos lo que ocurre en la dedicatoria de La inocente sangre (Parte XIX):

Praeclarissima virtutum llamó a la justicia Aristóteles, pero el juicio temerario más daña al que juzga que al que es juzgado, como sintió San Agustín en el libro II De sermone Domini in monte. […] Cruel fue la sentencia, la muerte injusta. No le hallan los historiadores al rey disculpa con haber sido engañado, porque el juicio absoluto non debet ese in rebus dubiis, por opinión de San Gregorio y de la misma razón que nos lo enseña, siendo la verdadera alma de las leyes, y como en las potencias de la república, acto primero y forma sustancial suya.

  • 10 En su edición digital de la “Epístola a un señor de estos reinos”, CONDE Parrado (Epístolas de Die (...)

19Las citas latinas que aparecen en este texto no provienen del manual de Gribaldi, sino que están extraídas de otro de los compendios de cabecera del Fénix: las Sententiae et Exempla (Lyon, 1557), del humanista portugués Andreas Eborensis (André Rodrigues de Évora). Tal y como indica el título, esta poliantea agrupaba sentencias y ejemplos por temas, y ya había sido utilizada por Lope en las epístolas que se publicaron en La Filomena (1621)10. En el caso de las citas latinas de La inocente sangre aparecen todas ellas recogidas en el capítulo dedicado al término “Iustitia” en dicha poliantea.

  • 11 En la Justa poética (Lope de Vega Carpio, Relacion de las Fiestas que la insigne Villa de Madrid hi (...)
  • 12 El catálogo concluye, por cierto, con una máxima, seguramente acuñada por el propio Gribaldi, que a (...)

20Otra cuestión interesante es la inclusión de dísticos latinos como colofón de algunos paratextos lopescos. Así finalizan las dedicatorias de las comedias El desposorio encubierto, La malcasada, ya mencionadas aquí, y La piedad ejecutada (Parte XVIII), y se introducen también en el prólogo de la Justa poética del Isidro11. Estos versos no solo provienen del De methodo, sino que fueron compuestos por el propio Matteo Gribaldi y se adjuntaron en el ya mencionado catálogo de autoridades jurídicas (Cathalogus interpretum iuris civilis)12. Allí se recogían un total de 52 dísticos que elogiaban a los principales intérpretes de derecho, a los que Lope también recurrió para coronar algunas de sus dedicatorias.

  • 13 Las alteraciones en el orden seguramente fueron debidas a cuestiones métricas y de rima. El único n (...)
  • 14 Para la identificación de los jurisconsultos y legisladores citados, véase la edición de Rafael Ram (...)
  • 15 Con la consulta del Cathalogus también se pueden detectar algunas variantes en la transcripción de (...)

21Es muy probable que la utilización del Cathalogus de Gribaldi no se limitara a la transcripción de algunos dísticos, sino que también fuera utilizado para componer la ristra de autoridades jurídicas que encontrábamos mencionadas en El cuerdo en su casa y en La necedad del discreto, citadas al inicio de este trabajo. La mayoría de los nombres que incluye Lope en estas comedias aparecen, en un orden parecido, en el catálogo de Gribaldi13, y su consulta permite entender algunos de los errores que cometió el Fénix al transcribir las listas de autoridades. En primer lugar, hay que destacar la repetición del nombre de Decio en dos versos consecutivos de El cuerdo en su casa (“Decios, Jasones, Rosatos, / Curcios, Decios, Amodeos”, v. 1255-1256). Si bien Lope pudo haber repetido conscientemente el nombre para referirse a Felipe Decio y a Lanzarote Decio, nos parece más probable que esa duplicación no fuera a propósito sino que respondiera a la consulta rápida del Cathalogus, de donde sacó aleatoriamente los nombres que más le convenían para componer los versos, y no se percató de la repetición del apellido14. Por otra parte, la identificación del “Amodeo” que también encontramos en este pasaje, solo es posible si se recurre al catálogo de Gribaldi. En este caso, Lope está traduciendo y adaptando la mención a “Signorollus Homodaeus” que aparece en el Cathalogus, jurista italiano del siglo XIV más conocido como Signorolo Omodei15.

22Es posible que ocurra algo similar con las menciones a Alberico y Rosato (“Albericos y Aretinos, / Decios, Jasones, Rosatos”, v. 1254-1255). A pesar de que Alberico podría hacer referencia a Alberico Gentili (1552-1608), jurista italiano y autor de varias obras de derecho, el hecho de tratarse del único autor citado contemporáneo a Lope y de no aparecer en el Cathalogus de Gribaldi, hace que nos preguntemos si el Fénix cometió aquí otro pequeño desliz. ¿No sería posible que en una consulta espigada del catálogo de Gribaldi, se confundiera y citara dos veces a Alberico de Rosate, allí presente, primero como Alberico y después como Rosato? De ser ciertas estas hipótesis, demostrarían el relativo conocimiento que tenía el dramaturgo de los juristas mencionados y la utilización interesada y puntual que hacía del De methodo de Gribaldi.

23Volviendo al elenco de dedicatorias en las que se utiliza la obra de Gribaldi, hay que hacer una mención especial a la de El hombre por su palabra, que apareció publicada en la Parte XX (1625). En ella, el Fénix alude a la censura que hizo Lorenzo Valla a los cincuenta libros del Digestum de Justiniano, utilizando la sentencia latina de una manera ligeramente distinta:

Y añadir asimismo por su ejercicio aquella docta censura que después de haber leído cincuenta libros de los Digestos, escogidos entre los más famosos jurisconsultos, dio (si bien generalmente) Laurencio Valla; pues en V.M. es tan cierta que no habrá hombre en el mundo que la contradiga: Primum quod nescias, utrum diligentiamne, an gravitas; prudentia an aequitas; scientia rerum an orationis dignitas praestet.

  • 16 El comentario de Gribaldi reza de la siguiente manera: “Quae res cum longe disertius a Laurentio Va (...)

24A pesar de recurrir de nuevo al libro de Gribaldi, Lope no transcribió solamente la cita en latín, sino que se sirvió del comentario que redactó el jurista italiano, lo tradujo al castellano y lo insertó acompañando la cita latina de Valla16. Se trata de una metodología distinta de las anteriores, de un empleo más elaborado de la fuente, ya que no se limita a copiarla, sino que parafrasea su contenido en español, algo que, en cierta manera, anticipa lo que ocurre en las páginas de La Dorotea.

  • 17 “Imponentes datos jurídicos y citas aristotélicas no le costaron a Lope más trabajo que el de hojea (...)

25Como apuntábamos más arriba, los principales editores de la obra, especialmente Morby y posteriormente también McGrady, han mostrado que hay dos pasajes en los que se percibe la influencia del De methodo de Gribaldi en La Dorotea, publicada en 163217. El primero lo encontramos en un fragmento de la escena segunda del acto IV, donde hablando de la fertilidad de los ingenios en España, se menciona a “Don Francisco de la Cueva y Berrío, jurisconsultos gravísimos –de quien pudiéramos decir lo que de Dino y Alciato, intérpretes consultísimos de las leyes, y poetas dulcísimos–, escribieron comedias que se representaron con general aplauso”. Encontramos una mención a dos letrados relevantes, Gonzalo Mateo de Berrío y Francisco de la Cueva. Como hemos visto, este último había sido también el destinatario de la dedicatoria de La malcasada, en la cual Lope lo comparaba con Andrea Alciato haciendo alusión al dístico de Gribaldi: “en razón de las admirables partes que adornan tan estupendo prodigio al mundo, solo diré lo que de Andreas Alciato dijo Gribaldo, pues igualmente honra V.M. las leyes y las musas. Consultissimus ornat Alciatus / musas, eloquium, sacrasque leges”. Este paralelismo no solo se retoma en las páginas de La Dorotea, sino que se amplía con la mención a Dino de Mugello, a quien Gribaldi, en el Cathalogus, había descrito como Primi ex antiquis Dino debentur honores / Interpretes legum maximus hercle fuit”. La descripción que Lope hace de Dino y de Alciato en La Dorotea (“intérpretes consultísimos de las leyes, y poetas dulcísimos”) proviene sin ninguna duda de las palabras que Gribaldi les dedicó: utilizó los términos “consultissimus” e “interpres legum”, además de la referencia a las Musas, que se convirtió en una alusión a su gran calidad como poetas.

26En este caso la deuda del fragmento con el De methodo es clara, pero no resulta fácilmente detectable con una simple lectura. Lope utilizó aquí la fuente sin transcribir las citas latinas que aparecen en ella; prefirió traducirlas, mezclarlas entre sí e insertarlas en el discurso, de manera que así se diluyó en gran parte su procedencia. Estamos ante la asimilación y reelaboración de las máximas de Gribaldi, algo parecido a lo que ocurre en la escena octava del quinto acto (véase Vega Carpio, La Dorotea, ed. 1968, p. 386).

  • 18 Según Morley-Bruerton, El cuerdo en su casa habría sido escrita entre 1606 y 1608 y La necedad del (...)
  • 19 El cómputo incluye las cuatro referencias que aparecen en el tercer acto de La malcasada.

27La información que hemos expuesto hasta aquí no solo demuestra la deuda lopiana con la obra de Matteo Gribaldi, sino que permite también formular una hipótesis sobre la metodología de empleo del De methodo, ya que en función del momento de redacción y de la finalidad del texto, Lope utilizó de una u otra manera la fuente jurídica. En primer lugar, posiblemente a finales del siglo XVI o a principios del XVII, cuando estaba redactando la Jerusalén conquistada, decidió recurrir al manual jurídico de Gribaldi para introducir una serie de citas latinas en los márgenes de su poema épico. En este caso, si prestamos atención al origen de las citas, vemos que todas están sacadas del capítulo XX del libro primero, lo que invita a pensar que Lope seleccionó más o menos al azar unas cuantas citas para inundar de erudición jurídica su texto. Es muy posible que poco después, durante la primera o segunda década del siglo XVII18, Lope consultara el Cathalogus de Gribaldi para incorporar en algunas de sus comedias –especialmente en El cuerdo en su casa y en La necedad del discreto– un listado de autoridades en derecho y jurisprudencia. Otra fase claramente diferenciada es la que estaría comprendida entre los años 1620 y 1625, fechas en las que se publicaron las Partes XIII-XX. En esta ocasión volvió al De methodo de Gribaldi y lo utilizó como fuente de sentencias latinas con las que empedrar las dedicatorias. Así lo confirma el cómputo de citas que aparecen en las comedias estudiadas y la procedencia de las mismas. De las 40 máximas que hemos identificado procedentes del manual de Gribaldi en las comedias, 17 pertenecen al libro primero, 20 al libro segundo, y tres al Cathalogus19. La proliferación de sentencias extraídas de los dos primeros libros y la ausencia de citas procedentes del libro tercero confirma que para la redacción de las dedicatorias Lope utilizó la obra de Gribaldi como una poliantea o un diccionario jurídico de donde desgajar máximas latinas.

  • 20 Para un comportamiento similar en La Dorotea con citas obtenidas de las Sententiae de Andreas Ebore (...)

28Hay que notar también que en los últimos textos parece haber un ligero cambio en esta tendencia. En la dedicatoria de El hombre por su palabra, que apareció en la Parte XX, y por lo tanto, seguramente fue escrita poco antes de 1625, hemos visto que Lope no se limitó a transcribir una sentencia latina, sino que aprovechó el contexto en el que aparecía la cita, lo tradujo y lo introdujo también en su dedicatoria. Este procedimiento de lectura y de utilización de la obra de Gribaldi a mediados de los años veinte se acerca al uso que hará del manual en La Dorotea, donde las máximas son asimiladas, transformadas e integradas en la obra, casi siempre sin mención a su origen e incluso sin marcarlas como tales citas20. Es posible que si bien Lope podía haber empezado mucho antes a escribir La Dorotea, los pasajes mencionados, donde incorpora sentencias procedentes del De methodo, fueran redactados a finales de los años veinte o a principios de los treinta.

29Parece indudable que el De methodo ac ratione studendi de Gribaldi formó parte, durante varios años, de la biblioteca enciclopédica que manejaba Lope de Vega. Aunque los resultados presentados no son exhaustivos, abren la puerta a un análisis más dilatado de esta obra y de las ideas jurídicas que tuvo el Fénix. Por ahora, la confirmación de esta nueva fuente de erudición jurídica va a permitir mejorar notablemente la edición y la anotación de sus textos, y va a proporcionar un conocimiento más profundo del uso que Lope hizo de las polianteas y los compendios de erudición.

Haut de page

Annexe

Jerusalén conquistada (1609)

1.Laudandus quidem est hostis, sed omni arte et studio opprimendus. Grib. De Method. studendi. libr. prim.” (Libro IX, 68)

Gribaldi, Libro I, cap. XX.

2.Omnia etiam extrema prius tentanda sunt, quam ad arbitrium, et deditionem hostium compellaris. Math. Grib. De rat. stud. libr. I” (Libro XII, 30).

Gribaldi, Libro I, cap. XX.

3.Non sunt minis perterrendi, quibus promtius est ad arma iniurias, quam ad bella referre. Gribald. De Rat. studendi, libr I” (Libro XIII, 110).

Gribaldi, Libro I, cap. XX.

4.Disciplina militaris magis in obedientia quam in fortitudine consistit. Math. Grib. De rat. studendi. lib. I” (Libro XIV, 165).

Gribaldi, Libro I, cap. XX.

5.Pertinax inimicus magis beneficio, quam vindicta irritatur. Gribal. lib. 1” (Libro XV, 139).

Gribaldi, Libro I, cap. XX.

6.Non in multitudine imperita res magnae geruntur, sed in virtute paucorum victoria sita est. Gribald, De Method. stud. libr. 1” (Libro XVII, 84).

Gribaldi, Libro I, cap. XX.

7.Non oratione sed bello vis hostium propulsanda est. Gribal. De Meth. stud. libr. I” (Libro XVIII, 22).

Gribaldi, Libro I, cap. XX.

Parte XIII (1620)

El alcalde mayor. Dedicada a Cristóbal Núñez.

1.Quando unica tantum ratio assignari potest, illa habetur pro expressa, glos. sing. etc.”.

Gribaldi, Libro II, s.v. Ratio.

El desposorio encubierto. Dedicada al Licenciado Jacinto de Piña.

2. Boni mores divitiis omnibus praeferuntur § Fi. Insti. de suspect. &c.”.

Gribaldi, Libro II, s.v. Bonum, Malum.

3. “Todos los estudios llamó vanos Mateo Gribaldo, et philosophia & leges & medicina, si christiani dogmatis praecepta postponantur”.

Gribaldi, Libro I, cap. XX.

4. “Los consejos para esta facultad del autor referido son notables en el libro De Ratione studendi, y lo que se ha de leer, advertir y notar con la buena interpretación de los autores, lo que todo hará bien, como él dice: Qui praescriptorum Bolognini, Budei, Zazii, Alciati & Roolandi lucubrationes diligenter evolverit”.

Gribaldi, Libro I, cap. XV.

5. “sentencia de Marcelo, sine qua artificis ingenium rubiginem contrahit, in lege legatis § ornatricibus & c.”.

Gribaldi, Libro I, cap. XII.

6. Extraneas disciplinas principali studio non esse tractandas.

Gribaldi, Libro I, cap. XX.

7.Omnis in Ascanio chari stat cura parenti, dijo Virgilio”.

Gribaldi, Libro I, cap. IX.

8.Quem iura ipsa pro filii utilitate, perpetuo sollicitum et vigilantem praesumunt, cap. Si quaelibet in fi. & c.”.

Gribaldi, Libro I, cap. IX.

9. “Guarde Dios a v. m., y le haga tan gran letrado que digamos por él lo que por Baldo: Nemo (quod hunc latuit) scivit: si iura monarcham / ferre queunt, tanto hic nomine dignus erit”.

Gribaldi, Cathalogus.

Parte XIV (1620)

Los amantes sin amor. Dedicada al juez Pedro Fernández de Mansilla.

10. “Doy principio con el nombre de Vuestra Merced a la Decimacuarta parte de mis comedias, porque principium cuiusque rei potentissima pars est (L. de origin. iur.)”.

Gribaldi, Libro I, cap. XVIII, De locis communibus.

11. “Pero no teniendo el ocio que es necesario para corregirlos, y sabiendo que propositum in mente retentum nihil operatur (L. Si repetendi. C. de condi. ob. cau.)”.

Gribaldi, Libro II, s.v. Voluntas, Mens, Intentio, Propositum.

12. “pensando que idem opus operatur fictio quod veritas (L. de adop. l. cum ex oratione de excusa. tuto), dándome con su invención materia a iguales fábulas”.

Gribaldi, Libro I, cap. XVIII, De locis communibus, A fictione. Adaptación de la sentencia “Fictio iuris idem operatur in casu ficto, quod veritas in casu vero”.

13. “Y aunque aliud est esse tale, aliud est haberi pro tali (Glos. in l. mercis de verb. sign.), de todo se ha de dar satisfación”.

Gribaldi, Libro I, cap. XVIII, De locis communibus.

14. “Pero si non consideratur modus, dummodo habeatur effectus (L. 3 c. de inst. & substitu.)”.

Gribaldi, Libro I, cap. XVIII, De locis communibus.

Parte XV (1621)

El favor agradecido. Dedicada a Pedro de Tapia, miembro del Consejo Supremo de su Majestad.

15.Frustra ab homine exprimitur, quod ipso iure subintelligitur”.

Gribaldi, Libro II, s.v. Frustra.

La malcasada. Dedicada al jurisconsulto don Francisco de la Cueva y Silva.

16. “dijo Baldo que scire quid facias et nescire quo ordine facias non est perfectae cognitionis” [nota marginal: In proe. Digest. circa princip.].

Gribaldi, Libro II, s.v. Ordo.

17. “Multa in iure ciuili contra strictam rationem disputandi, pro communi utilitate recepta sunt” [nota marginal: L. ita vulneratus ad fin. ad l. Aquil.].

Gribaldi, Libro II, s.v. Multa.

18. “Frustra est potentia quae ad actum non perducitur” [nota marginal: L. multum interest, C. si quis alte.].

Gribaldi, Libro II, s.v. Frustra.

19. “muchos imperfectos […] unum perfectum constituere non possunt” [nota marginal: L. uni. C. qui num. tutel].

Gribaldi, Libro II, s.v. Multa.

20. ubi mens est certa, de verbis non curatur” [nota marginal: l. 3. C. de lib. praet. l. non aliter, de legat. 3].

Gribaldi, Libro II, s.v. Voluntas, Mens, Intentio, Propositum.

21. Diré lo que de Andreas Alciato dijo Gribaldo [nota marginal: De ratione studendi], pues igualmente honra Vuestra Merced las leyes y las musas: Consultissimus ornat Alciatus / Musas, Eloquium, sacrasq[ue] leges.

Gribaldi, Catalogus.

Parte XVII (1621)

Lucinda perseguida. Dedicada a Emanuel Sueyro, miembro del Consejo Supremo de Hacienda.

22.Nihil in legibus superfluum, aut contrarium invenitur”.

Gribaldi, Libro II, s.v. Lex.

La madre de la mejor. Dedicada a Fray Plácido de Tosantos, predicador.

23.Destructo continente corruunt omnia in eo contenta”.

Gribaldi, Libro I, cap. XVIII, De locis communibus, ‘A contento & continente’.

Parte XVIII (1623)

La campana de Aragón. Dedicada a Fernando de Vallejo

24. “que puesto que parezca por tan tiernos años principio solo, ya sabe Vuestra Merced de la ley primera De origine iuris que principium cuiusque rei potentissima pars est”.

Gribaldi, Libro I, cap. XVIII, De locis communibus.

La piedad ejecutada, dedicada a don Gonzalo Pérez de Valenzuela, del Consejo Supremo de Castilla.

25. “Favor personae ad causam non porrigitur, l. ex pluribus, de administ. tutor”.

Gribaldi, Libro II, s.v. Favor, Odium.

26.Dispositio favorabilis aut odiosa iudicatur, inspecta principali intentione disponentis”.

Gribaldi, Libro II, s.v. Favor, Odium.

27.Mitius agitur cum lege, quam cum homine, l. Paulus de Praetor stipulat”.

Gribaldi, Libro II, s.v. Lex.

28.Frustra exprimitur, quod tacite subintelligitur, l. iam dubitari”.

Gribaldi, Libro II, s.v. Frustra.

29. “Pudiera decir mejor que se dijo por Baldo: Nemo (quod hunc latuit) scivit: si iura Monarcham ferre queunt, tanto hic nomine dignus erit”.

Gribaldi, Cathalogus.

Parte XIX (1624)

La segunda parte de don Juan de Castro. Dedicada a Alonso Pus Marín, relator del Consejo de Castilla.

30.Paria sunt non esse scriptum, vel ita scriptum ut intelligi non possit [Nota al margen: L.2. de bis quae pro non scrip. haben.].

Gribaldi, Libro II, s.v. Par, Paria sunt.

31.A quo removetur genus, removetur et quaelibet eius species” [Nota al margen: L. fundi § fin. de fund. instruct.].

Gribaldi, Libro II, s.v. Genus, Species.

La inocente sangre. Dedicada a Sebastián de Carvajal, miembro del Consejo de Su Majestad.

32. “El rey le dio fácilmente crédito, no advirtiendo que en los poderosos jueces neque severitatis, neque clementiae gloria affectanda est [Nota al margen: L. respiciendam de poen.].

Gribaldi, Libro I, cap. VIII, Ex Marcello.

33. “tomaron justamente las leyes aquellas palabras de Tertuliano, que non hominis fictio, sed veritas expectanda est [Nota al margen: Ca. si forte de castrens. pecul.].

Gribaldi, Libro I, cap. VIII, Ex Tertulliano.

34. “Y como es grave ejemplo, praetextu nocentis insontem periclitari [Nota al margen: L. fin. in fin. ca. de his qui latro. occulta.].

Gribaldi, Libro I, cap. VIII.

35. “cuando del testimonio falso hubiera testigos, non ad testium multitudinem, sed ad sinceram testimoniorum fidem respici oportet [Nota al margen: (Ex Archadio)].

Gribaldi, Libro I, cap. VIII, Ex Archadio.

Parte XX (1625)

El hombre por su palabra. Dedicada al licenciado Diego de Molino y Avellaneda.

36. “Y añadir asimismo por su ejercicio aquella docta censura que después de haber leído cincuenta libros de los Digestos, escogidos entre los más famosos jurisconsultos, dio (si bien generalmente) Laurencio Valla; pues en V.M. es tan cierta que no habrá hombre en el mundo que la contradiga: Primum quod nescias, utrum diligentiamne, an gravitas; prudentia an aequitas; scientia rerum an orationis dignitas praestet”.

Gribaldi, Libro I, cap. XXI.

Haut de page

Notes

1 Al respecto, véanse Alan S Trueblood, “The Officina of Ravisius Textor in Lope de Vega’s Dorotea”, Hispanic Review, 26, 1958, p. 135-141; Simon A. Vosters, “Lope de Vega y Titelmans (cómo el Fénix se representaba el universo)”, Revista de Literatura, 21 (41-42), 1962, p. 5-33; id., “Lope de Vega y Hadriano Junio. La geografía como expresión del ansia de mandar”, Revista de Literatura, 22 (43-44), 1962, p. 29-47; id., “Lope de Vega y Juan Ravisio Téxtor, Nuevos datos”, in: E. de Bustos Tovar (coord.), Actas del cuarto Congreso Internacional de Hispanistas, Salamanca: Universidad de Salamanca, 1982, vol. 2, p. 785-818; Aurora Egido, “Lope de Vega, Ravisio Téxtor y la creación del mundo como obra de arte”, in: Luisa López Grigera y Augustin Redondo (eds.), Homenaje a Eugenio Asensio, Madrid: Gredos, 1988, p. 171-184; Pedro Conde Parrado, “Los Epitheta de Ravisius Textor y la Picta poesis Ovidiana de Niklaus Reusner en la Jerusalén conquistada y en otras obras de Lope de Vega”, Anuario Lope de Vega, 23, 2017, p. 366-421. Lope utilizó el Dictionarium historicum de Carolus Stephanus para la redacción de La Arcadia (Sagrario López Poza, “Polianteas y otros repertorios de utilidad para la edición de textos del Siglo de Oro”, La Perinola: revista de investigación quevediana, 4, 2000, p. 206).

2 Según Sylvanus Griswold Morley y Courtney Bruerton, Cronología de las comedias de Lope de Vega, trad. de Mª Rosa Cartes, Madrid: Gredos, 1968, p. 519.

3En las dedicatorias, Lope se sirve a menudo de De ratione studendi, a veces incluyendo las notas marginales de Gribaldi en tal forma que no se sabe a ciencia cierta hoy día si Lope citaba de los textos originales o de tales libros de erudición”; “Este editor ha podido localizar pocas citas en Gribaldi del gran número de ellas en sus dedicatorias. Como en el caso de los poemas de Lope parece que en las dedicatorias la gran mayoría de las referencias y citas de autores clásicos vienen del conocimiento directo que tenía Lope de los textos” (Thomas E. Case, Las Dedicatorias de partes XIII-XX de Lope de Vega, Madrid: Castalia, 1975, p. 52).

4 “Se sabe con qué asiduidad Lope maneja manuales y tratados como los de Ravisio Textor, Marsilio Ficini, Antonio María Spelta, Mateo Gribaldi, León Suabio o Levino Lemnio, responsables de una notable proporción de los nombres y noticias de que alardea La Dorotea, y también a menudo de citas indirectas de otros autores. En esto no hay engaño. De los seis tratadistas mencionados, Lope nombra a cuatro en este libro, como nombra a Textor y Gribaldi en otros, pero aunque no los nombrase” (Lope de VEGA CARPIO, La Dorotea, ed. Edwin S. Morby, Berkeley–Los Ángeles–Madrid: University of California Press–Castalia, 1968, p. 43). En su edición, McGrady (Lope de Vega Carpio, La Dorotea, ed. Donald McGrady, Barcelona: Galaxia Gutenberg–Círculo de Lectores, 2011) se limita a señalar los pasajes en los que Lope se inspira en Gribaldi, tal y como había hecho Morby.

5 Hemos podido contabilizar hasta 15 a lo largo del siglo XVI. Véase A. Peetegree y M. Walsby (ed.), French Books III & IV. Books published in France before 1601 in Latin and Languages other than French, Leiden–Boston: Brill, 2012, p. 905-906.

6 Para la identificación detallada de las citas, véase el Apéndice.

7 Esta era la manera de citar la compilación justinianea. Véase Aquilino Iglesias Ferreirós, La creación del Derecho. Una historia del Derecho español, Barcelona: Signo, 1988-1989, vol. 1, p. 184). De hecho, el mismo Lope hace referencia a este sistema de citación en El cuerdo en su casa: “En el Digesto está dicho, / párrafo quibus si bene” (El cuerdo en su casa, ed. Rafael Ramos y Laura Fernández, en Comedias de Lope de Vega. Parte VI, coord. V. Pineda y G. Pontón, Lérida: Milenio–Universitat Autònoma de Barcelona, 2005, II, v. 1518-1519).

8 Todas las citas provienen del libro segundo de Gribaldi. A continuación, indicamos las localizaciones exactas: Gribaldi, Libro II, s.v. Principium, Fines: “Primo nominatus censetur magis dilectus. l. quoties. de usufruc.”; Gribaldi, Libro II, s.v. Principium, Fines:Qui prior est tempore, potior est iure. l. si fundum. C. qui potio. in pigno.”; Gribaldi, Libro II, s.v. Ratio: “Fatua est quaestio quae non habet rationem dubitandi. l. Domitius. de testam.”; Gribaldi, Libro II, s.v. Principium, Fines: “Ad interpretationem alicuius materiae, non est illotis manibus et omissis initiis accedendum l. I in fin. de origi. iur.”.

9 El editor no aporta más datos al respecto. En este sentido, recordaba las palabras de Thomas E. CASE, Las Dedicatorias de partes XIII-XX de Lope de Vega, Madrid: Castalia, 1975, p. 52) donde se atribuían algunos de los errores de Lope a los impresores.

10 En su edición digital de la “Epístola a un señor de estos reinos”, CONDE Parrado (Epístolas de Diego de Colmenares y Lope de Vega (en “La Circe”), ed. P. Conde Parrado, in: M. BLANCO (dir.), Edición digital y estudio de la polémica gongorina, Universidad de la Sorbona-OBVIL, París: 2015. Véase <http://obvil.paris-sorbonne.fr/corpus/gongora>) ya demostró que Lope manejó la compilación de Rodrigues de Évora para la redacción de sus epístolas filológicas. La edición se puede consultar también en la colección “Góngora and his Readers” (2020) de e-Spania Books: https://books.openedition.org/esb/2173. Para la localización exacta de estas máximas latinas y la muy profusa utilización de las Sententiae et Exempla en las dedicatorias de las comedias lopescas, véase Pedro Conde Parrado y Sònia Boadas, “Las Sententiae de Andrés Eborense (Lyon, 1557) en las dedicatorias de comedias y en otras obras de Lope de Vega”, Bulletin of the Comediantes, 71 (1-2), 2019, p. 21-47.

11 En la Justa poética (Lope de Vega Carpio, Relacion de las Fiestas que la insigne Villa de Madrid hizo en la Canoniçacion de su Bienauenturado Hijo y Patron San Isidro, con las Comedias que se representaron y los Versos que en la Iusta Poetica se escriuieron. Dirigida A la misma Insigne Villa por Lope de Vega Carpio, Madrid: Por la Viuda de Alonso Martin, 1622, fol. 40vº) leemos: “Fama quidem meritis est minor ipsa suis. Como dixo Mateo Gribaldo por el famoso Iurisconsulto Iacobino de san Iorge”. Y unas líneas después: “Doctrina certe magnus et ingenio. Como se dixo por el insigne letrado Ioanes Igneo”. Unas cuantas páginas más adelante encontramos una máxima jurídica: “quod falsum est, nihil est, l. eleganter § qui réprobos”, que Lope encontró sin duda en Gribaldi. De método II, s.v. Veritas, Falsitas, Opinio.

12 El catálogo concluye, por cierto, con una máxima, seguramente acuñada por el propio Gribaldi, que afirma: “Summa felicitas nemini inuidere (“La suma felicidad, no envidiar a nadie”); la reencontraremos en la portada del Laurel de Apolo lopiano (Madrid, 1630) con una mínima e irrelevante variación: “Summa felicitas inuidere nemini”. Ahora ya podemos saber con certeza de dónde la tomó. Recordemos, de paso, que Lope recibió ácida respuesta a ello por parte de su “íntimo” enemigo José de Pellicer, quien en sus Lecciones solemnes a las obras de Góngora, en ese mismo año, en el mismo lugar de la portada y enmarcado por una orla exacta a la de Lope, hizo imprimir el mote “Summa infelicitas inuideri a nemine” (“La suma infelicidad, no ser envidiado por nadie”).

13 Las alteraciones en el orden seguramente fueron debidas a cuestiones métricas y de rima. El único nombre que no aparece mencionado en el Cathalogus es el de Tiraquelo, esto es, Andreas Tiraquellus o André Tiraqueau (fallecido en 1558), uno de los juristas más importantes y célebres del siglo XVI, por lo que es bastante explicable y lógico que Lope lo conociera, al menos de nombre. No hemos encontrado ninguna referencia a él en el resto del manual de Gribaldi.

14 Para la identificación de los jurisconsultos y legisladores citados, véase la edición de Rafael Ramos y Laura Fernández (Lope de VEGA CARPIO, El cuerdo en su casa, ed. Rafael RAMOS y Laura FERNÁNDEZ, in: Victoria PINEDA y Gonzalo PONTÓN (coord.), Comedias de Lope de Vega. Parte VI, Lérida: Milenio–Universitat Autònoma de Barcelona, 2005, 3 vols., vol. 2, p. 850).

15 Con la consulta del Cathalogus también se pueden detectar algunas variantes en la transcripción de los nombres, como es el caso de Siliceto, que hace referencia a Bartolomeo Saliceto.

16 El comentario de Gribaldi reza de la siguiente manera: “Quae res cum longe disertius a Laurentio Vallensi explicata fuerit, eius verba referre praestabit: Perlegi (inquit) proxime quinquaginta Digestorum libros, ex plerisque; Iurisconsultorum voluminibus excerptos: et relegi cum libenter, tum vero quadam cum admiratore. Primum quod nescias, utrum diligentiam ne, an gravitas; prudentia an aequitas; scientia rerum an orationis dignitas praestet”.

17 “Imponentes datos jurídicos y citas aristotélicas no le costaron a Lope más trabajo que el de hojear un solo libro de texto, Mateo Gribaldi, De ratione studendi” (Lope de Vega Carpio, La Dorotea, ed. Edwin S. Morby, Berkeley–Los Ángeles–Madrid: University of California Press–Castalia, 1968, p. 26).

18 Según Morley-Bruerton, El cuerdo en su casa habría sido escrita entre 1606 y 1608 y La necedad del discreto en 1613.

19 El cómputo incluye las cuatro referencias que aparecen en el tercer acto de La malcasada.

20 Para un comportamiento similar en La Dorotea con citas obtenidas de las Sententiae de Andreas Eborense, véase Pedro Conde Parrado y Sònia Boadas, “Las Sententiae de Andrés Eborense (Lyon, 1557) en las dedicatorias de comedias y en otras obras de Lope de Vega”, Bulletin of the Comediantes, 71 (1-2), 2019, p. 21-47.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Matteo Gribaldi, De methodo ac ratione studendi, Libro I, cap. IX
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/38870/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 88k
Titre Matteo Gribaldi, De methodo ac ratione, Libro II, s.v. Ordo
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/38870/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 40k
Titre Matteo Gribaldi, De methodo, Venecia, 1587, fol. 84rº.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/38870/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 26k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Sònia Boadas et Pedro Conde Parrado, « La erudición jurídica en Lope de Vega: el De methodo de Matteo Gribaldi », e-Spania [En ligne], 38 | février 2021, mis en ligne le 09 février 2021, consulté le 03 mars 2021. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/38870 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.38870

Haut de page

Auteurs

Sònia Boadas

Università di Bologna

Pedro Conde Parrado

Universidad de Valladolid

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search