Navigation – Plan du site

AccueilNuméros38VariaEl Catalogus reliquiarum ecclesia...

Varia

El Catalogus reliquiarum ecclesiae Ouetensis (Díaz 722): nueva edición y estudio de las tres versiones conservadas

Le Catalogus reliquiarum ecclesiae Ouetensis (Díaz 722): nouvelle édition et étude des trois versions conservées
José Carlos Martín-Iglesias

Résumés

Le Catalogus reliquiarum ecclesiae Ouetensis (Díaz 722) est une composition divisée en trois parties: premièrement, elle se réfère brièvement au voyage d’un coffre, confectionné par les disciples des apôtres, de Jérusalem à Oviedo ; deuxièmement, elle propose une liste des principales reliques conservées dans l’église du Saint-Sauveur d’Oviedo tant dans dudit coffre comme en dehors ; et troisièmement, elle s’achève par la mention d’une indulgence, car, par l’autorité du pape, les pèlerins visitant l’église susmentionnée bénéficieront d’une remise d’un tiers de leurs peines; le texte ajoute que ceux-ci, en raison de leur pèlerinage, deviendront des membres de la Confrérie du Saint-Sauveur d’Oviedo. Cet article analyse les trois versions conservées dudit recit (Valenciennes, Bibliothèque municipale, 99 ; Burgo de Osma, Archivo de la Catedral, 8 ; et Londres, British Library, Harley 2253), étudie leur rapport avec le diplôme de l’ouverture de l’Arca sancta en 1075 et, surtout, avec les écrits de l’évêque Pélage d’Oviedo (le Liber testamentorum et le Corpus Pelagianum), et propose de nouvelles éditions des trois versions. Les conclusions du présent travail sont que cet écrit a été préparé à l’église du Saint-Sauveur d’Oviedo, que la source principale de la version la plus ancienne du Catalogus reliquiarum ecclesiae Ouetensis est le diplôme de l’ouverture de l’Arca sancta en 1075, que cette version est antérieure aux compilations de Pélage d’Oviedo et, qu’en conséquence, elle peut être datée entre 1075 et 1118, environ et que sa rédaction pourrait être due à l’initiative de l’évêque d’Oviedo Arias Cromaz (1069/73-1093/4).

Haut de page

Notes de la rédaction

Artículo asociado al GIR de la Universidad de Salamanca «Antigüedad Tardía y Alta Edad Media en Hispania» (ATAEMHIS).

Texte intégral

Introducción

  • 1 Manuel Cecilio DÍAZ Y DÍAZ, Index Scriptorum Latinorum Medii Aevi Hispanorum, 2 vol., Salamanca: Un (...)
  • 2 Véase, por ejemplo, Patrick HENRIET, «Oviedo, Jérusalem hispanique au XIIIe siècle. Le récit de la (...)

1El denominado Catalogus reliquiarum ecclesiae Ouetensis (Díaz 722) (en adelante, CREO)1 es una breve pieza de origen ovetense en la que se da noticia del traslado, en un arca fabricada por los discípulos de los apóstoles, de una serie de reliquias relacionadas con Jesucristo, la Virgen y otros personajes del Antiguo y del Nuevo Testamento desde Jerusalén a la iglesia de San Salvador de Oviedo y se ofrece un inventario de las principales reliquias guardadas en esta misma iglesia, tanto dentro como fuera del Arca Santa. Se ha conservado en tres redacciones que pueden adscribirse a diferentes épocas, todas ellas muy parecidas entre sí, pero con pequeñas diferencias significativas al mismo tiempo. La datación de la versión más antigua de esta composición es dudosa y se ha propuesto fecharla tanto a finales del s. xi como a mediados del s. XII, con posterioridad al corpus literario del obispo Pelayo de Oviedo (ca. 1089-1130 y 1142-1143)2.

Las versiones conservadas y sus fuentes

Primera redacción

  • 3 Consultado en una reproducción digital en color. Bibliografía: Jacques Mangeart, Catalogue descript (...)
  • 4 La denominaré Decretum Adefonsi VI a. 1075, cum Arca sancta aperta est, y la citaré por F. J. Ferná (...)

2Se conserva en el manuscrito Valenciennes, Bibliothèque municipale, 99 (92), ejecutado en el norte o noreste de Francia a comienzos del s. ix, pero en la primera mitad del s. xii se encontraba en la abadía de Saint-Amand-les-Eaux, donde se habría añadido, ya en el s. xii, en los fol. 2vºa-3rº, la lista de las reliquias que interesa a este estudio, sin título3. La datación de la adición debe entenderse, naturalmente, no como la fecha de redacción del texto, sino como su terminus ante quem, puesto que, indudablemente, se trata de una composición originaria de Oviedo, como sugiere tanto su contenido como su fuente principal, a mi juicio, el Acta de apertura del Arca Santa en 10754. Al mismo tiempo, es manifiesto que quien trasladó esta pieza sobre el manuscrito de Valenciennes fue simplemente un copista francés, no su autor ovetense.

  • 5 H. Omont, art. cit., p. 83-84.
  • 6 Donatien De Bruyne, «Le plus ancien catalogue des reliques d’Oviedo», Analecta Bollandiana, 45, 192 (...)
  • 7 M. GUSCIN, op. cit., p. 209-210 (con traducción en las p. 113-118).
  • 8 V. Yarza Urquiola, «Algunas observaciones…», p. 75-76.

3Fue publicada por primera vez por Omont en 19225; cinco años después por De Bruyne, en 1927, que no parece haber conocido la de su predecesor6; y, más recientemente, por Guscin, en 2006 (edición que adolece de algunas erratas y lecturas equivocadas y omite incluso algunas palabras del texto por un desafortunado salto de ojo)7, y Yarza Urquiola en 2020 (una transcripción muy correcta del manuscrito de Valenciennes de la que me aparto únicamente en la resolución de un par de abreviaturas y en la puntuación de algunos pasajes)8.

  • 9José SANZ FUENTES, «El Jubileo de la Santa Cruz», in: Fernando Clavijo Coello (coord.) Oviedo y (...)
  • 10 Así E. López Fernández, Historia de un silencio…, p. 59 y 114-139; la misma idea se desprende de Pa (...)

4Esta versión más antigua del CREO presenta una forma claramente epistolar9. Pero su estructura cuatripartita, constituida por una salutación inicial, la explicación del origen de las reliquias, el inventario de éstas y los privilegios concedidos a quienes las visiten, es el de una «buleta», esto es, una hoja que, con los contenidos señalados, se repartía en la catedral de San Salvador de Oviedo, al menos, desde comienzos del s. xii, a los peregrinos que visitaban las reliquias allí guardadas10. Probablemente, si la tesis defendida en este trabajo es cierta, estas buletas comenzaron a componerse ya desde finales del s. xi, pues debemos imaginar que existían algún tiempo antes de que llegase hasta nosotros la primera de ellas.

  • 11 La expresión latina es, sin duda, un nominativo singular, no un acusativo plural.

5Al comienzo del CREO, en efecto, el autor se dirige a unos «queridísimos hermanos en Cristo» para exhortarlos a creer con una fe verdadera que el Arca Santa conservada en Oviedo fue construida por los discípulos de los apóstoles con madera imputrescible y trasladada por designio de Dios desde Jerusalén a África, desde África a Cartagena, desde Cartagena a Toledo y desde Toledo a Asturias, a la iglesia de San Salvador de Oviedo. Cuando esta Arca fue abierta allí, se encontraron en ella muchas arquetas de oro, plata y marfil que contenían diversas maravillas de Dios acompañadas de letreros que explicaban lo que era cada una de esas sagradas reliquias. Sigue la relación de las citadas reliquias del Arca Santa, que presenta un claro orden temático: reliquias de Jesucristo (5-18: la sangre y el agua que manaron de una imagen de Jesucristo –un retrato pintado– herida por los judíos, un fragmento de la cruz del Señor, de la corona de espinas, de la sábana con la que fue envuelto al ser descendido de la cruz, su sudario, la túnica que le quitaron los soldados romanos antes de crucificarlo –reliquias, todas ellas, por lo demás, relacionadas con la pasión del Señor, por lo que constituyen, en sí mismas, un pequeño grupo temático propio–, los paños con los que lo cubrió su madre en el pesebre de Belén –otra prenda, lo que la pone en relación con las reliquias precedentes–, un fragmento del pan que multiplicó para dar de comer a una multitud, otro del pan que compartió con sus discípulos en la Última Cena –nuevo grupo temático, completado, como veremos luego, con el maná enviado por Dios a los judíos en el desierto–, un poco de la tierra que pisó en el monte de los Olivos antes de ascender a los cielos tras su resurrección y otro poco de la tierra que pisó cuando resucitó a Lázaro –último grupo temático–), de la Virgen (19-21: un poco de la leche con la que amamantó al Señor de niño, algunos de sus cabellos, algunas vestiduras suyas y el manto que regaló al obispo Ildefonso de Toledo) y de los santos del Nuevo Testamento (23-28: una mano de san Esteban11, la sandalia derecha de san Pedro, el hueso frontal del cráneo de san Juan Bautista y varios cabellos de este mismo santo, algunos cabellos y huesos de los santos Inocentes, y algunos cabellos de María Magdalena); tras ellas, otras reliquias relacionadas de nuevo con Jesucristo (29-30, 33) y con Moisés (31-32), y otras más, sin precisar, de diversos profetas, mártires, confesores y vírgenes (34).

  • 12 Daniel 3, 49, y con todos sus nombres en I Macabeos 2, 59.

6En esta primera lista, algunas reliquias son mencionadas en un contexto que no les corresponde, pero su presencia en ese lugar se explica por una asociación de ideas con otros de los elementos citados. Así, entre las reliquias de Jesucristo se incluye, de forma anómala, el maná que Dios mandó desde el cielo a los judíos durante el viaje de éstos por el desierto en tiempos de Moisés (15), pues inmediatamente antes en la lista se recuerda el pan con el que el Señor alimentó a cinco mil personas (13) y el pan de la Última Cena (14); y, un poco más adelante, se informa al lector de la existencia en el Arca de un fragmento del sepulcro de Lázaro (18), mencionado también por la misma razón, pues se recuerda tras la referencia a la tierra que pisó el Señor cuando resucitó a aquél (17). De un modo semejante, entre las reliquias relacionadas con la Virgen María, se incluye el manto que ésta regaló al obispo Ildefonso de Toledo (657-667), guardado en el Arca, sin duda, cuando ésta pasó por esa ciudad (21), y tras esta reliquia, de nuevo por asociación de ideas, se menciona el manto del profeta Elías (22). Además, en la tercera sección, la referencia a las reliquias de los santos Inocentes trae al recuerdo al autor las reliquias de los niños Ananías, Azarías y Misahel mencionados en el libro de Daniel (27)12.

  • 13 Sobre estos santos puede consultarse E. López Fernández, Las Reliquias de San Salvador…, p. 184-188
  • 14 La identificación, sin duda, acertada, ha sido propuesta por Miguel Calleja Puerta, «La traslación (...)
  • 15 Con toda probabilidad es una confusión con el obispo hispano-visigodo del mismo nombre Julián de To (...)

7La lista continúa con las reliquias de diversos santos guardadas fuera del Arca Santa (25)13: los cuerpos de los mártires mozárabes Eulogio y Lucrecia, de la bienaventurada Eulalia de Mérida, de san Pelayo mártir, de san Vicente de León (el abad del monasterio de San Claudio), de un obispo de nombre Serrano (probablemente, el obispo Serrano de Oviedo [850-866])14, de san Julián Pomerio (que, según se dice al lector, fue quien transportó esa misma Arca desde Toledo a Oviedo)15 y del rey Casto (Alfonso II [791-842/3]), que mandó construir la iglesia de San Salvador (venerado como santo, en consecuencia). Además, el autor señala que en esa misma iglesia pueden verse la Cruz fabricada por obra de los ángeles, los morrales (o bolsas) de los bienaventurados apóstoles Pedro y Andrés, el madero de una viga demasiado pequeña para el edificio de la iglesia, pero que Dios hizo crecer de manera milagrosa, y una de las seis tinajas en las que el Señor convirtió el agua en vino (con ocasión de las bodas de Caná) y que, naturalmente, por su tamaño, no pudo haberse trasladado dentro del Arca Santa.

8El texto concluye diciendo que todo aquel peregrino que visite tan preciosas reliquias de los santos debe saber que, por la autoridad de Dios, de los apóstoles Pedro y Pablo y de la Iglesia de Roma, así como por la autoridad concedida a la iglesia de San Salvador por el obispo de Oviedo, se le condona la tercera parte de la penitencia que le haya sido impuesta por sus pecados y que, además, es acogido en la Cofradía de la iglesia de San Salvador, mas con la obligación de celebrar una misa anual durante todos los años de su vida por los muertos de esa misma cofradía y legar, cuando muera, un óbolo, un denario o una ofrenda mayor, en la medida de sus posibilidades, para que los restantes cofrades cumplan con los oficios funerarios debidos, con la ayuda del Señor. Tras esto, el autor se despide de sus destinatarios con la fórmula epistolar habitual (39): «Valete!» («¡Que sigáis con salud!»).

  • 16 Sobre la compleja datación de esta obra, vid. Raquel Alonso Álvarez, «El Corpus Pelagianum y el Lib (...)
  • 17 Citaré por J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 459-465. Otra edición de MªJosé SANZ FUENTES en el (...)
  • 18 Sobre sus diferentes redacciones y su datación, vid. el resumen de R. Alonso Álvarez, «El Corpus Pe (...)

9Sin duda, la fuente principal de este relato es el Acta de apertura del Arca Santa de San Salvador de Oviedo en 1075 antes que las noticias sobre el Arca Santa y las reliquias de esa misma iglesia recogidas por Pelayo de Oviedo, ya sea en el Liber testamentorum ecclesiae Ouetensis (ca. 1118)16 –en concreto la entrada del Liber (fol. 1vºa-3rºb) que recibe el título de Hec scriptura docet qualiter archa cum multorum pignoribus sanctorum Oueto ab Iherusalem sit translata (Díaz 902)17–, o en las Compilaciones A y B del denominado Corpus Pelagianum (Díaz 900-901) (ca. 1120-ca. 1142)18. Esto significa que debe fecharse entre los años 1075 y 1118, aproximadamente. Dedicaré la siguiente sección de este trabajo a tratar de demostrar esta afirmación.

  • 19 Vid. Lucia Castaldi, «Anastasius Bibliothecarius», in: C.A.L.M.A. Compendium Auctorum Latinorum Med (...)

10Es dudoso el origen de la noticia sobre la imagen de Jesucristo maltratada por los judíos, de la que, al ser atravesada por una lanza, manó sangre y agua, como del costado del Señor con ocasión de su verdadera pasión, sangre recogida luego en una ampolla de cristal y guardada en el Arca Santa en Jerusalén (5). Sin duda, el relato medieval más famoso sobre este suceso es el redactado en griego en las Actas del II Concilio de Nicea (VII Concilio Ecuménico) (786-787) y traducido al latín por Anastasio el Bibliotecario († 879), citado como Miraculum in imagine Berytensi Christi crucifixi o Passio ymaginis Christi in urbe Berito (BHL 4227)19. Por ello, me parece la fuente más probable del CREO. Diversos paralelos entre los dos textos apoyan esta idea:

  • CREO (5): Inuenerunt siquidem ibi cristallinam ampullam cum cruore fuso de latere illius imaginis, quam quidam fideles ad similitudinem Xpisti fecerunt, quam perfidi Iudei, antiqua perfidia obcecati, ligno affixerunt et lancea, ut ueri uiui Xpisti latus, percusserunt, ex qua ad fidem passionis Xpisti astruendam exiuit sanguis et aqua.

  • Anastasio el Bibliotecario (BHL 4227): (col. 284D) omnia faciamus et nos imagini eius… tunc in manus et pedes imaginis Domini infixerunt clavos… (col. 285A) …Rursus dicunt: Didicimus quia calamo percusserunt caput ejus patres nostri: id ipsum et nos faciamus… praeceperunt cuidam suorum tollere lanceam et percutere contra latus imaginis Domini. Mox ergo emanavit multitudo sanguinis et aquae ab ea… (col. 285B) …Nunc vero iterum in imagine crucifixus es, Domine, in redargutionem impiorum et omnium incredulorum, atque stabilitatem eorum qui veraciter in te credunt… (col. 285C) …Tunc afferentes lateri iconae Domini vas secundum locum imaginis percussionis lanceae, unde exivit sanguis et aqua, repleverunt ampullam(col. 286C) …ut cognoscentes et in hoc Dei et Salvatoris nostri Jesu Christi virtutem, plus aliquid in fide ipsius confirmemini.

11Como puede verse, los dos textos comparten expresiones como «percusserunt», «imaginis», «exiuit sanguis et aqua» (= Ioh. 19, 34), «ampullam», el uso de un verbo semejante para describir la sujeción del Señor en la cruz: «affixerunt» (CREO) e «infixerunt» (Anastasio el Bibliotecario); las referencias al costado del Señor y a la lanza, o la explicación de la nueva pasión del Señor simbolizada en el maltrato sufrido por una imagen suya a manos de los judíos como refuerzo de la fe.

  • 20 Ha sido estudiada por Jean-Marie Sansterre, «L’image blessée, l’image souffrante: quelques récits d (...)

12Se ha propuesto también, no obstante, que el autor del CREO habría tomado esta anécdota de un relato posterior (inspirado en el de Anastasio el Bibliotecario), conocido como De passione imaginis Domini qualiter crucifixa est in Beryto (BHL 4228) y fechado antes de 1070 (por lo que, en cualquier caso, incluso si se tratase de la verdadera fuente del CREO, no afectaría a la datación de este texto). La razón de esta propuesta es que esta segunda composición es la más antigua conocida que incluye la noticia de que la sangre de Cristo brotada de la citada imagen habría sido recogida en unas ampollas de cristal20. Sin embargo, este otro relato de la pasión de la imagen de Cristo en Beirut no presenta unos paralelos tan estrechos con la noticia recogida en el CREO. Dice así:

Nam sicut in eius Passione legitur, super caput illius coronam posuerunt spineam, et acetum felle mixtum in potu dederunt, et clavis manus pedesque in ligno crucis affixerunt, et postea latus eius lancea trasverberari fecerunt. Nos vero quamvis moderniores etate, nihil pretermittendo, simila faciamus huic iconie ipsius. Tunc male parturientem rancorem non sufferentes, universa que tempore passionis in Domino Ihesu Christo anteriores illorum exercuerant rursum in iam prelibatam figuram dominicam innovare non erubescunt. Ad extremum vero preceperunt cuidam suorum forti robore, ut arrepta lancea transfoderet latus eius… et a iactu lancee tamquam ex materia sensibili, aqua et sanguis distillare cepit, ad laudem et gloriam eterni Dei patris (p. 612: fol. 135rº);

y, un poco más adelante:

  • 21 Cito por la edición de P. Savio, «Ricerche sulla Santa Sindone», Salesianum, 18, 1956, p. 578-640, (...)

Tandem saluberrimum adinveniens consilium, multumque in perpetuum sancte Ecclesie profuturum, iussit ampullas fieri vitreas, sive eburneas sive cristallinas, in quibus prout visum fuit singulas portiones misit; quas per plurimas Asie, Africe sive Europe ecclesias distribuendo direxit cum huius rei geste mirabili relatione litteris grecis exarata (p. 615: fol. 136rº)21.

  • 22 De resonancias bíblicas, en cualquier caso, vid. Act. 5, 30: «Deus patrum nostrorum suscitauit Iesu (...)
  • 23 Ioh. 3, 1-21.

13Puede observarse, en efecto, que la expresión «in ligno affixerunt» es semejante a otra del CREO («ligno affixerunt»22) y que se mencionan unas «ampullas… cristallinas»; por el contrario, el autor de este otro texto utiliza de forma preferente formas como «iconie» o «figuram» antes que «imaginis», no atribuye la pasión de esta imagen al refuerzo de la fe cristiana, sino a la mayor gloria de Dios Padre, y la expresión para referirse a la sangre y al agua que manaron del costado de la imagen de Jesucristo, a diferencia del relato de Anastasio el Bibliotecario, difiere también del CREO. Asimismo, en este otro relato (BHL 4228) la pintura de la citada imagen se atribuye a Nicodemo, sin duda, el fariseo y varón principal entre los judíos que, en el Evangelio de San Juan, acude a ser instruido por el Señor23. Nicodemo, poco antes de morir, la habría confiado a Gamaliel, un discípulo de san Pablo:

  • 24 Así ya J.-M. Sansterre, art. cit., p. 119.

Quem terribiliter obtestatum magnificus presul interrogat quis tam mirabiliter formatam composuerit iconiam. Ille ergo intimavit dicens quod ipsam honeste depictam Nichodemus composuisset, qui venerat nocte ad Ihesum, et adpropinquantem ad exitum mortis, scribe Gamalieli contigit reliquisse. Gamaliel etenim Pauli quondam gentium doctoris didascalus obiens, Zacheo dimisit (p. 613: fol. 135vº)24.

14Por el contrario, en Anastasio el Bibliotecario el origen de la imagen queda en la incertidumbre, pues la historia comienza con la posesión del citado retrato de Jesuscrito (de cuerpo entero) por parte de un cristiano (PL 129, 283D), lo que se asemeja más a la versión del CREO, donde la imagen se atribuye, simplemente, a unos fieles cristianos (sin duda, comitentes del retrato).

15Debe tenerse en cuenta, por otro lado, que, si bien la transmisión de este segundo relato (BHL 4228) está por estudiar aún, con todo, parece mucho menos conocido que el de Anastasio el Bibliotecario. Por eso, aunque no puede descartarse totalmente su uso como fuente del CREO, la encuentro poco probable. La noticia de que la sangre de la imagen del Señor martirizada en Beirut fue recogida en una ampolla de cristal pudo haberse extendido fácilmente en Occidente por vía oral hasta su fijación definitiva por escrito hacia la segunda mitad del s. xi.

  • 25 Sobre su datación, vid. César García de Castro Valdés, El Arca Santa de la catedral de Oviedo (Ars (...)
  • 26 Sigo la propuesta de Valeriano Yarza Urquiola, «La Vita uel Gesta sancti Ildefonsi de ps. Eladio. E (...)
  • 27 Vid. José Carlos Martín-Iglesias, «La Translatio reliquiarum Ouetum (Díaz 1011): edición y estudio, (...)
  • 28 Lo señalan ya P. HENRIET, «Oviedo, Jérusalem hispanique…», p. 242 n. 26; y, con más detalle, V. Yar (...)
  • 29 Por el contrario, B. de Gaiffier, art. cit., p. 243-244, consideraba el texto del Ps. Cixila como u (...)
  • 30 Se ha querido ver, no obstante, en un texto de Pelayo una de las fuentes de la Translatio reliquiar (...)

16Otro pasaje de fuente incierta es el que se refiere al manto que la Virgen María entregó al obispo de la Hispania visigoda Ildefonso de Toledo (657-667): «Pallium quod dedit ipsa regina celi Ildefonso, Toletane sedis archiepiscopo» (21), una reliquia no mencionada ni en el Acta de apertura del Arca Santa de 1075, ni tampoco en la inscripción de esta misma Arca, la denominada Inscriptio arcae eburneae reliquiarum Oueti (Díaz 674), esculpida sobre el revestimiento de plata que mandó construir Alfonso VI (1065-1109) hacia los últimos años del s. xi (ca. 1096/7), esto es, alrededor de veinte años después de la apertura del arca original de madera25. La única fuente escrita conservada en la que el autor del CREO pudo inspirarse es la Vita s. Ildefonsi ep. Toletani (BHL 3919) del Ps. Cixila, una composición fechada, verosímilmente, hacia 1086-1090 y obra, quizás, de un monje cluniacense del círculo del francés Bernardo de la Sauvetat, el primer arzobispo de Toledo después de la reconquista de la ciudad por Alfonso VI en 108526. En ella la Virgen se dirige de este modo al obispo Ildefonso (lín. 114/117): «Propera in occursum, serue Dei rectissime, accipe munusculum de manu mea, quod de thesauro Filii mei tibi adtuli; sic enim tibi opus est ut benedictione tegminis, quae tibi data est, in meo tantum die utaris…». En la Vita del Ps. Cixila no se encuentra, sin embargo, la denominación de «regina celi» aplicado a la Virgen; Ildefonso es calificado siempre de «episcopus», nunca de «archiepiscopo»; y el manto de la Virgen es denominado «tegminis», no «pallium». Unos años después, cuando, hacia el último tercio del s. xii, se redacta también en Oviedo la Translatio reliquiarum Ouetum (Díaz 1011) y se incluye en ella una noticia más amplia sobre el presente de la Virgen a Ildefonso de Toledo (2, 2-6), no se toma tampoco del Ps. Cixila, sino de los Miracula b. Virginis Mariae (BHL 5357), una colección de milagros de la Virgen del s. xii de origen, quizás, cisterciense27. Por el contrario, la noticia de Pelayo de Oviedo sobre ese mismo episodio incluida tanto en el Liber testamentorum (ca. 1118) como en el Corpus Pelagianum (ca. 1120-ca. 1142) remonta, sin duda, al Ps. Cixila28. Mi impresión es que el autor del CREO no llegó a leer la Vita s. Ildefonsi ep. Toletani (BHL 3919) y recogió en su obrita una tradición de origen oral que por las mismas fechas en las que escribía era fijada por escrito por el Ps. Cixila29. Este último, sin duda, no pudo inventarse el relato, sino que debió tomarlo de esta tradición oral a la que me refiero. A continuación, unos pocos años después de la redacción del CREO, el texto del Ps. Cixila habría llegado a Oviedo y habría sido manejado ya por el obispo Pelayo. Es llamativo, por lo demás, que el autor de la Translatio reliquiarum Ouetum (Díaz 1011), que toma el CREO como base de su propio catálogo de las reliquias de San Salvador de Oviedo, recurra a una fuente distinta de Pelayo de Oviedo para la noticia referida al manto entregado por la Vigen a Ildefonso de Toledo e incluso prescinda por completo de las compilaciones del citado autor en todo su relato30.

17En cuanto a la referencia a la reliquia de una viga de un tamaño demasiado pequeño para ser empleada en la construcción de la iglesia de San Salvador que Dios hizo crecer de manera milagrosa (36): «lignum cuiusdam trabis deficientis ad edificium ecclesie, quod Deus mirabiliter augmentauit», creo que puede depender de una tradición que remonta al episodio semejante narrado por Braulio de Zaragoza (ca. 631-ca. 651) en la popular Vita s. Aemiliani (BHL 100) (cap. 26):

  • 31 Cito por la edición de Ignazio Cazzaniga, «La vita di S. Emiliano scritta da Braulione vescovo di S (...)

Nam illud reticere non debeo quod per se mundo patere iam video: de ligno illo dico, quod manus artificum fabrefactum deportavit usque ad construendum orreum, qui, dimensus ceteris lignis illi operi quoabtatis extitit brebior. Quod ut dum sensit (sc. Aemilianus), iubet artificibus aequiori animo sumere cibos, atque ille secedit ad Creatoris oculos implorandos, quumque peculiari consuetoque modo sinaxim ora sexta complesset, intellexit quod voluerat esse impetratum; rediens ad mercenarios: ‘nolite vos putare, ait, mercedem operis fuisse frustratos. Ponite lignum suo in ordine’. Qui elevantes ponentesque iuxta preceptum reperiunt plus ceteris esse longum; crevisse etiam amplius palmo31.

  • 32 E. Jerez Cabrero, art. cit., p. 60-78 (p. 61 n. 69 para la presencia de la Vita s. Aemiliani en la (...)
  • 33 Adopto la terminología de E. Jerez Cabrero, art. cit., p. 66.
  • 34 Desaparecido, pero del que conserva un microfilm parcial en el Servicio de Reproducción de Document (...)
  • 35 Sobre los testimonios de la Compilación B de Pelayo de Oviedo, vid. E. Jerez Cabrero, art. cit., p.(...)

18Debe tenerse presente, en efecto, que el Corpus Pelagianum de Pelayo de Oviedo remonta a una compilación cronística que incluye, entre otros materiales, diversos textos hagiográficos, como la Vita s. Aemiliani de Braulio de Zaragoza32. A su vez, del Corpus Pelagianum de Pelayo de Oviedo pueden distinguirse dos grandes recensiones, la Compilación A y la Compilación B33. De ellas, la Compilación B se ha conservado en un elevado número de manuscritos, entre los que figuran tres ejemplares del s. xvi de la Vita s. Aemiliani de Braulio de Zaragoza, como son: Madrid, Biblioteca Nacional, 1376 (fol. 74vº-84rº); Segorbe, Archivo y Biblioteca de la Catedral, G-1 (fol. 105rº-115vº)34; y Toledo, Archivo y Biblioteca Capitulares, 27-26 (fol. 78rº-86vº)35.

19Concluiré el estudio de esta primera versión del CREO diciendo que no hay ningún pasaje en ella que parezca inspirado en la inscripción del Arca Santa que he mencionado más arriba, cuya datación puede fijarse a finales del s. xi (ca. 1096/7), la Inscriptio arcae eburneae reliquiarum Oueti (Díaz 674). Podría ser un indicio de que el CREO fue compuesto con anterioridad a esa leyenda, pero es cierto, al mismo tiempo, que el autor del CREO contaba ya con todos los materiales que necesitaba en el Arca de apertura del Arca Santa de 1075, que constituye un catálogo de las reliquias de San Salvador de Oviedo mucho más detallado que el recogido en la inscripción grabada sobre el revestimiento metálico del Arca mandado fabricar por Alfonso VI.

Segunda redacción

  • 36 Consultado en una reproducción digital en blanco y negro. Bibliografía: Tomás Rojo Orcajo, Catálogo (...)

20Se conserva en el manuscrito Burgo de Osma, Archivo de la Catedral, 8, ejecutado en Castilla (quizás en el propio Burgo de Osma) en la segunda mitad el s. xii, en su mayor parte, y al que, en la primera mitad del s. xiii, se añadió el CREO en los fol. 199rº-200rº, también sin título alguno36.

  • 37 M. Calleja Puerta, art. cit., p. 220-221.

21Esta versión ha sido publicada por Calleja Puerta en 2011 (con algunas erratas y lecturas erróneas del manuscrito)37.

22El hecho de que la versión del Burgo de Osma esté en el origen de la tercera redacción conservada de esta misma obra, como se verá más adelante, es prueba suficiente de su origen ovetense, puesto que varios indicios prueban que la última de las versiones conservadas hubo de componerse en San Salvador de Oviedo.

  • 38 Para el testimonio de las compilaciones de Pelayo de Oviedo sobre el itinerario del Arca Santa, vid (...)
  • 39 El paso del Arca Santa por Sevilla es recogido también en la denominada Hoja del Cabildo del s. xv: (...)
  • 40 Edición de José Antonio Estévez Sola, Historia Silensis, Turnhout: Brepols, 2018 (CC CM 71B), p. 15 (...)
  • 41 Vid. J. C. Martín-Iglesias, «La Translatio reliquiarum Ouetum…», p. 95.

23La principal diferencia entre esta versión y la precedente (y también respecto a los escritos de Pelayo de Oviedo sobre este mismo tema) es que, al describir el itinerario del Arca Santa desde Jerusalén a Oviedo, se incluye la ciudad de Híspalis (Sevilla) como paso intermedio entre Cartagena y Toledo38. Así, frente a la redacción de Valenciennes, que dice (2): «ab urbe Iherosolima transtulit in Affricam, ab Affrica in Chartaginem, a Chartagine in Toletum», en la versión del Burgo de Osma se lee, en ese mismo pasaje: «ab urbe Ierosolima transtulit in Africam, ab Affrica in Carthaginem, a Carthagine in Yspalim, ab Yspali in Toletum»39. Esta misma referencia a Sevilla entre las ciudades por las que pasó el Arca Santa en su viaje desde Jerusalén a Oviedo se lee en la denominada Historia Silensis (Díaz 888), redactada entre los años 1109 y 1135, a lo sumo, en algún monasterio leonés, probablemente Sahagún (cap. 16, lín. 481/483): «que nimirum arca, gentili terrore cominante, ab Ierosolimis olim nauigio delata, per aliquot temporum spacia Yspali, deinde per c annos Toleti permansit»40. Esto me lleva a pensar que la redacción del Burgo de Osma pudo haber tomado esta noticia de la Historia Silensis o, al menos, haber sido redactada cuando la tradición de la estancia del Arca Santa en Sevilla se había ya conformado, mientras que la redacción de Valenciennes es anterior a esta tradición. En favor, no obstante, del uso de la Historia Silensis está el hecho de que esta obra es una de las fuentes probables de la ya mencionada Translatio reliquiarum Ouetum (Díaz 1011)41. Por otro lado, en esta última obra (Díaz 1011), elaborada hacia el tercer cuarto del s. xii y entre cuyas fuentes se cuenta, sin duda, el CREO, no se menciona, sin embargo, el paso del Arca Santa por Sevilla. Ello me lleva a pensar que el autor de la Translatio tuvo delante una versión del CREO semejante a la que se lee en Valenciennes y no a la conservada en el Burgo de Osma. En consecuencia, la datación de esta segunda redacción del CREO podría retrasarse hasta los últimos años del s. xii o los primeros del xiii, pues fue en la primera mitad de este último siglo cuando se copió en el códice del Burgo de Osma.

24Además, la expresión de Valenciennes referida al dulce de miel contenido en el Arca Santa (33): «Partem piscis assi et fauum mellis» se ha corregido en la versión del Burgo de Osma, transformando el segundo acusativo en un genitivo, que da mejor sentido al pasaje: «Partem piscis assi et faui mellis» (otra corrección culta es, claramente, el acusativo «ecclesiam» en la expresión (2): «a Toleto in Ansturias in ecclesiam sancti Saluatoris, loco qui dicitur Ouetum», aunque la forma «loco» se deja en ablativo, por la expresión con dos ablativos de la primera redacción «in ecclesia sancti Saluatoris, loco qui dicitur Ouetum»); por otro lado, el nombre de la mártir Lucrecia, cuyos restos se enumeran entre las reliquias guardadas fuera del Arca Santa, según la versión de Valenciennes (35): «Extra arcam ipsam habentur corpora sanctorum martirum Eulogii et Lucricie», presenta la forma «Lucrine» en la versión del Burgo de Osma, como resultado, con toda probabilidad, de un error de transmisión (porque el nombre de Lucrecia se escribe de nuevo correctamente en la tercera versión del texto, citada a continuación); finalmente, la conclusión de la obra en la versión del Burgo de Osma es también un poco diferente a la de Valenciennes, pues en esta segunda redacción se añade la expresión «pro eo» (38): «et tunc sui confratres debita pro eo persoluent officia, annuente Domino nostro Iesu», al tiempo que se suprime el verbo de despedida «Valete!» (39).

Tercera redacción

  • 42 Consultado en la reproducción digital en color disponible en la página electrónica de la British Li (...)

25Se conserva en el manuscrito London, British Library, Harley 2253, ejecutado en Ludlow (Inglaterra) en la primera mitad del s. xiv, fol. 131vº-132rº42.

  • 43 S. G. Fein, D. Raybin, J. Ziolkowski, op. cit., p. 258-260 (art. 97) (con traducción inglesa en las (...)

26Esta versión ha sido publicada por Fein, Raybin y Ziolkowski en 2015 (con algunas erratas y malas lecturas del manuscrito)43.

27Es la única redacción del CREO que presenta un título (1): «Scriptum quod peregrini deferunt ab ecclesia sancti Saluatoris in Asturiis», esto es: «Escrito que los peregrinos traen de la iglesia de San Salvador en Asturias». Es un detalle importante, porque apunta al origen ovetense del relato, confirmado por el uso del Liber testamentorum de Pelayo de Oviedo en las correcciones introducidas en esta tercera versión de la obra, como mostraré enseguida.

28Esta nueva versión depende, sin duda, de la segunda, pues incluye, como aquélla, el paso del Arca Santa por Sevilla camino de Toledo (2): «ab urbe Ierosolimitana transtulit in Affricam, ab Affrica in Cartaginem, a Cartagine in Yspalym, ab Yspali in Tholetum». También coincide con el texto de la segunda versión del CREO (frente a la redacción de Valenciennes) en el pasaje que dice: «et tunc sui confratres debita pro eo persoluent officia» (38 en ambas versiones). Por lo tanto, difícilmente puede ser anterior al s. xiii.

  • 44 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464.
  • 45 J. PRELOG, op. cit. (= M. GUSCIN, op. cit., p. 207, cap. 5 lín. 33).
  • 46 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464.
  • 47 J. PRELOG, op. cit. (= M. GUSCIN, op. cit., p. 207, cap. 5 lín. 15).

29Contiene, además, un cierto número de pequeños cambios en la redacción de algunos pasajes, entre los que son de especial interés algunas variantes tomadas, sin duda, de Pelayo de Oviedo. Por ejemplo, la adición de la expresión «spectabili modo» en la construcción (36): «Crux eciam ibi monstratur opere angelico fabricata spectabili modo». En efecto, la citada expresión no se encuentra en las dos versiones precedentes de esta pieza, pero se lee en los catálogos de las reliquias redactados por Pelayo de Oviedo, tanto en el Liber testamentorum (fol. 3rºb): «crux ibi monstratur opere angelico fabricata spectabili modo»44, como en el Corpus Pelagianum (p. 98, 12/13): «Crux ibi monstratur opere angelico fabricata spectabili modo»45. Sin duda, de uno de estos catálogos se ha incorporado a esta versión más tardía del CREO. Lo mismo ocurre con la adición de la construcción preposicional «in nupciis», cuando se menciona la tinaja en la que el Señor convirtió el agua en vino (37) «in quibus Dominus in nupciis aquam conuertit in uinum», construcción que no se lee en las versiones precedentes del CREO, pero se encuentra tanto en el Liber testamentorum (fol. 3rºa) «in quibus Dominus in nupciis aquam uertit in uinum»46, como en el Corpus Pelagianum (p. 97, 7/8): «in quibus dominus in nupciis aquam vertit in vinum»47.

  • 48 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464. La primera variante se lee también en la Hoja del Cabildo d (...)
  • 49 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 462.
  • 50 También se lee en la Compilación A del Corpus Pelagianum «Beatus Iulianus Pomerius Tholetane sedis (...)

30Otras pequeñas variantes, además, apoyan la idea de que quien reescribió esta nueva versión del CREO tenía presente el Liber testamentorum antes que el Corpus Pelagianum, pues se encuentran en el párrafo referido a la indulgencia a los peregrinos de San Salvador de Oviedo de un tercio de la penitencia impuesta por sus pecados, no mencionada en ese mismo contexto, al menos, en el Corpus Pelagianum (pero debe tenerse presente que la compilación pelagiana sigue inédita en su mayor parte). Me refiero al pasaje que en esta versión del CREO dice lo siguiente (38): «tam preciosa ac gloriosa sanctorum insignia… condonari siue dimitti», donde el adjetivo «gloriosa» y, un poco más adelante, el infinitivo pasivo «dimitti», han sido tomados, con toda probabilidad, del Liber testamentorum (fol. 3rºb): «tam gloriosa sanctorum patrocinia… tertjam partem penitentje ab ipso episcopo sciat sibi dimitti»48. A la luz de esos pasajes puede citarse también la expresión «sancti Iuliani pontificis» (35), inspirada de nuevo, sin duda, por el Liber testamentorum, en el que se lee «a Iuliano pontifice» (fol. 2rºb)49, y que difiere del «sancti Iuliani Pomerii» de las dos versiones precedentes del CREO (35)50.

31Por otro lado, el hecho de que algunas de las variantes propias de esta tercera versión se introduzcan, mediante las partículas «siue» y «uel», como sinónimos de formas de las versiones precedentes sugiere que en su origen se trataba de adiciones marginales que acabaron por incorporarse al texto. Así: «archam … factam siue fabricatam» (2), «ipsi ecclesie uel eidem ecclesie» (38) y «condonari siue dimitti» (38). En otros casos, las variantes se añaden simplemente mediante una partícula copulativa: «fide uera et plena» (2) (por «fide uera»), «tam preciosa ac gloriosa sanctorum insignia» (38) (por «tam preciosa sanctorum insignia»).

  • 51 Esta propuesta de interpretación se lee ya en S. G. Fein, D. Raybin, J. Ziolkowski, op. cit., p. 34 (...)
  • 52 Cito por la edición de MªJosé SANZ FUENTES, Miguel Calleja Puerta, Litteris confirmentur. Lo escr (...)

32Asimismo, entre las reliquias de los santos que se encontraban en San Salvador de Oviedo fuera del Arca Santa, se menciona la presencia de los restos de una santa de nombre Florentina, que puede ser identificada de forma verosímil con la hermana menor, y virgen consagrada, de los santos obispos hispalenses Leandro (ca. 579-ca. 602) e Isidoro (ca. 602-636), enterrada con ellos en una misma tumba en Sevilla51: «Extra ipsam archam habentur corpora sanctorum… et corpus regis Costi, qui ecclesiam sancti Saluatoris fundauit et corpus sancte Fflorentine uirginis» (35). Existe, al menos, otro documento que incluye las reliquias de santa Florentina entre las conservadas en San Salvador de Oviedo: la Carta de indulgencias de la Cofradía de la Cámara Santa de Oviedo escrita en romance y fechada en la propia ciudad de Oviedo el 14 de junio de 1465. En ella se identifica expresamente a santa Florentina con la hermana de san Leandro y san Isidoro de Sevilla: «Iten el cuerpo de Santa Florentina, virgen, hermana de Santo Ysidro e de Sant Leandro»52.

Datación de la versión primitiva del CREO y su relación con los escritos de Pelayo de Oviedo

33Como he señalado más arriba, la lista de las reliquias de la iglesia de San Salvador de Oviedo recogida en el CREO, invariable en las tres redacciones conservadas de esta pieza, salvo por la inclusión en la tercera versión de las reliquias de santa Florentina, presenta una clara organización temática.

34Primero se enumeran las reliquias guardadas dentro del Arca Santa, organizadas, fundamentalmente, en tres grandes secciones: reliquias relacionadas con Jesucristo (5-18), con la Virgen María (19-21) y con los santos del Nuevo Testamento (23-28). A pesar de este principio rector, por asociación de ideas, el autor introduce en las tres secciones citadas otras reliquias cuya presencia resulta impropia por unas razones o por otras, en especial, por tratarse de reliquias veterotestamentarias, como, entre las reliquias relacionadas con Jesucristo, el maná que llovió sobre los judíos durante la marcha de éstos por el desierto, tal y como se refiere en el cap. 16 del libro del Éxodo (15); entre las relacionadas con la Virgen, el manto del profeta Elías (22); y entre las relacionadas con los santos del Nuevo Testamento, las de los niños Ananías, Azarías y Misahel citados en el libro de Daniel (27). También puede considerarse impropia la situación que ocupa la reliquia del sepulcro de Lázaro (18) al final de la lista de aquellas relacionadas con Jesucristo, posición que se explica, simplemente, por asociación de ideas con la entrada precedente del catálogo (la tierra que pisó Jesucrito cuando resucitó a Lázaro), mientras que se esperaría que apareciese entre las reliquias asociadas a los santos del Nuevo Testamento. Por otro lado, tras la lista de las reliquias relacionadas con estos últimos santos, se citan otras asociadas de nuevo a Jesucristo (29-30, 33), a Moisés (31-32) y a diversos profetas, mártires, confesores y vírgenes que no se especifican (33).

  • 53 Esta explicación se lee, no obstante, en la Translatio reliquiarum Ouetum (Díaz 1011), cap. 7, 17-1 (...)

35A continuación, se enumeran las reliquias conservadas en San Salvador de Oviedo fuera del Arca Santa, constituidas, sobre todo, por los restos de algunos mártires y santos (35), por la famosa Cruz de los Ángeles (36), por los morrales de los apóstoles Pedro y Andrés (36) cuya sorprendente presencia fuera del Arca no se explica53–, por el leño de una viga de la propia iglesia de San Salvador sobre el que el Señor obró un milagro (36) y, en fin, por una de las tinajas de las bodas de Caná en las que Jesucristo convirtió el agua en vino (37).

36Esta lista de las reliquias y su organización se presentan de forma algo diferente en los escritos de Pelayo de Oviedo, en cuyas obras tampoco coinciden del todo entre sí, pues el inventario de las reliquias inserto en el Liber testamentorum difiere en algunos detalles del que se lee en el Corpus Pelagianum. En consecuencia, la comparación de estas tres versiones puede ayudar a determinar la anterioridad de un texto con respecto a otro.

  • 54 E. Jerez Cabrero, art. cit., p. 53 y 55 (ítem nº 8 de su lista).
  • 55 Enrique Jerez Cabrero, El Chronicon mundi de Lucas de Tuy (c. 1238): técnicas compositivas y motiva (...)
  • 56 Puede leerse en J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., fol. 1vºa (p. 459): «Hec scriptura docet qualiter a (...)

37Deben tenerse presentes, asimismo, las noticias conservadas sobre los escritos de Pelayo de Oviedo. Ya he mencionado más arriba que la redacción del Liber testamentorum se sitúa hacia 1118, mientras que la elaboración del Corpus Pelagianum no habría comenzado hasta 1120, aproximadamente. Otro detalle advertido por Jerez Cabrero apunta en este mismo sentido. En efecto, este estudioso, en su análisis del denominado Codex uetustissimus Ouetensis, del que procederían las Compilaciones AB del Corpus Pelagianum, ha llamado la atención sobre el hecho de que en el citado códice se incluía ya la noticia sobre el traslado del Arca Santa desde Jerusalén a Oviedo, pero como una noticia independiente, sin haber sido incorporada de forma coherente dentro de la narración histórica presentada por Pelayo de Oviedo en sus compilaciones posteriores54. Gracias a una noticia de Ambrosio de Morales, conocemos incluso el título de esa noticia en el Codex uetustissimus Ouetensis: «Haec scriptura docet qualiter arca cum multorum pignoribus sanctorum Obeto ab Jerusalem sit translata»55, esto es, el título de la entrada correspondiente del Liber testamentorum56.

  • 57 Lo señala M. GUSCIN, op. cit., p. 204.
  • 58 Vid. al respecto M. GUSCIN, op. cit., p. 98-99 y 202-208, si bien la información de este estudioso (...)

38Añádase que la primera sección de la noticia del Liber testamentorum, donde se informa, por ejemplo, del itinerario del Arca Santa desde Jerusalén a Oviedo, no se incluyó en la Compilación A del Corpus Pelagianum, y sólo se lee en la Compilación B57. En efecto, en los mejores códices de la Compilación A se recoge únicamente, sin título propio, el inventario de las reliquias de San Salvador de Oviedo: Madrid, Biblioteca Nacional, 1358, fol. 29vºa-32rºa; y Madrid, Biblioteca Nacional, 2805, fol. 38rº-41rº. Por el contrario, en el códice principal de la Compilación B se incluye la noticia completa del Liber testamentorum, bajo la rúbrica «Hec scriptura docet que qualiter archa cum multorum pignoribus sanctorum Oueto ab Iherusalem sit translata»: Madrid, Biblioteca Nacional, 1513, fol. 43vºb-45rºa (esta primera sección falta en la Compilación A) y fol. 48vºa-50rºb58.

39Por todas estas razones, parece lógico pensar que el Liber testamentorum de Pelayo de Oviedo es anterior a las Compilaciones AB del Corpus Pelagianum del mismo autor.

40Veamos si el análisis de los diferentes catálogos de las reliquias de San Salvador de Oviedo apunta en este mismo sentido.

  • 59 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 463. La misma introducción se lee en el Corpus Pelagianum: «His (...)

41La principal diferencia entre los tres catálogos mencionados es que el CREO ofrece un inventario pormenorizado de las reliquias veneradas en San Salvador de Oviedo tanto dentro como fuera del Arca Santa, mientras que Pelayo de Oviedo se interesa, fundamentalmente, por las reliquias guardadas dentro del Arca, por lo que sus catálogos omiten la mayor parte de las reliquias citadas por el CREO fuera de ella. El propio Pelayo de Oviedo advierte de su intención de inventariar únicamente las reliquias guardadas en el Arca Santa en las líneas que introducen sus catálogos tanto en el Liber Testamentorum como en la Compilación B del Corpus Pelagianum: «His igitur premissis, que archa sanctorum gloriosissima teneat pignora, scripto subtitulabimus, ea manifestantes populis fidelibus» (Liber testamentorum, fol. 2vºb)59.

  • 60 Aunque F. J. Fernández Conde, R. Alonso Álvarez, art. cit., p. 69 y n. 37 de esa página, señalan qu (...)
  • 61 Respectivamente: J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464; J. PRELOG, op. cit.
  • 62 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464. Es, básicamente, la misma redacción que se lee en el Corpus (...)

42Así, en sus catálogos Pelayo de Oviedo omite cualquier referencia a las reliquias de san Eulogio y santa Lucrecia, de santa Eulalia de Mérida, de san Pelayo, de san Vicente abad, de san Serrano, de san Julián Pomerio, de los morrales de los apóstoles Pedro y Andrés y del leño de la viga demasiado pequeña para la construcción de la iglesia de San Salvador, pero aumentado de tamaño por el Señor60. De las reliquias que el CREO destaca fuera del Arca Santa, Pelayo se interesa únicamente por señalar la presencia de la Cruz de los Ángeles: «crux ibi monstratur opere angelico fabricata spectabili modo» (Liber testamentorum, fol. 3rºb; Corpus Pelagianum, p. 98, 12/13)61; mientras que, si bien menciona la existencia de una de las seis tinajas en las que el Señor convirtió el agua en vino con ocasión de las bodas de Caná, incluye esta reliquia al final de la sección de la reliquias relacionadas con Jesucristo guardadas dentro del Arca: «et de sepulchro ipsius Lazari; et quod est dignum summa ueneratjone: in ecclesia ipsa principali Sanctj Saluatoris habetur una sex hydriarum in quibus Dominus in nupciis aquam uertit in uinum, ut euuangelica monstrat ueritas» (Liber testamentorum, fol. 3rºa)62. Puesto que es evidente que la citada tinaja, por su tamaño, nunca pudo encontrarse dentro del Arca Santa (de hecho, el propio Pelayo parece descartarlo con la expresión «in ecclesia ipsa principali Sanctj Saluatoris habetur…»), su posición en el CREO parece más natural y ello hace pensar que el catálogo del CREO es más antiguo que el de Pelayo. Éste, a partir de una lista como la del CREO, seleccionó y reorganizó las reliquias recogidas en ella de acuerdo con sus propios intereses.

  • 63 Ésta es la impresión ya de J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 380, n. 19.
  • 64 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464; J. PRELOG, op. cit., p. 98, 3/4.

43Es manifiesto, sin duda, que trató de agrupar las reliquias por secciones temáticas de un modo más riguroso que su predecesor63. Este propósito se advierte también en la posición que ocupa la noticia sobre el manto de Elías en los tres catálogos: en el CREO se menciona, de forma anómala, en la sección de las reliquias relacionadas con la Virgen, por asociación de ideas con el manto que ésta regaló al obispo Ildefonso de Toledo; por el contrario, en los catálogos pelagianos se incluye, de forma mucho más coherente, entre las reliquias relacionadas con los santos veterotestamentarios (en este caso, Moisés y Elías), pero, mientras que esa sección del Liber testamentorum es aún próxima en su redacción al CREO, en el Corpus Pelagianum el autor ha querido ser aún más selectivo y ha suprimido la mayor parte de las reliquias relacionadas con Jesucristo en ese mismo contexto (si bien, de forma incoherente, se mantiene la última de ellas). Véase la clara evolución de ese pasaje64:

CREO, 29-33
- de lapide cum quo sigillatum est sepulcrum Domini
- de oliua quam Dominus tenuit in ramis palmarum
- de petra montis Synay
- de uirga cum qua Moyses diuisit mare Rubrum
- partem piscis assi et fauum mellis

Liber testamentorum, fol. 3rºb
- de lapide cum quo sigillatum est sepulchrum Domini
- de oliua de monte Oliueti

- de petra montis Sinay
- de pallio Elie
- de sudario Dominj
- partem piscis assi et fauum mellis

Corpus Pelagianum, p. 98




- de petra montis Sinay
- de pallio Elie

- partem piscis assi et favum mellis

  • 65 Es la opinión de F. J. Fernández Conde, R. Alonso Álvarez, art. cit., p. 65.
  • 66 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464. Para el Corpus Pelagianum, vid. J. PRELOG, op. cit., p. 98, (...)

44Obsérvese también que la noticia del CREO «de oliua quam Dominus tenuit in ramis palmarum» (30), referida a una reliquia no mencionada en los Evangelios canónicos, aparece en el Liber testamentorum como «de oliua de monte Oliueti», que parece una reescritura del pasaje original para dar mayor sentido a una reliquia de difícil comprensión de acuerdo con el relato evangélico. Llama también la atención la referencia al sudario del Señor en el Liber testamentorum, cuando en el CREO aparece en la primera sección (10), entre las reliquias relacionados con Jesucristo. Se ha señalado que esa posición, casi al final del catálogo de las reliquias ofrecido por Pelayo, estaba quizás destinada a destacar la que se tenía por la reliquia más importante de la iglesia de San Salvador65. Sin embargo, no ocupa la última posición del catálogo del Liber testamentorum, reservada para la Cruz de los Ángeles (fol. 3rºb), que presenta con toda claridad un lugar de preeminencia dentro de las reliquias mencionadas por Pelayo (al igual que en el Corpus Pelagianum)66. Otras explicaciones son posibles. Por ejemplo, su posición tras el manto del profeta Elías podría explicarse porque se trata de dos prendas: primero se mencionan tres objetos inanimados (un fragmento del sepulcro del Señor, un ramo de olivo y un fragmento de la peña del monte Sinaí en la que Moisés ayunó); y a continuación, dos alimentos (el pez asado y el dulce de miel); o porque Pelayo hubiese querido reunir al final del catálogo dos reliquias relacionadas con la muerte y resurrección de Jesucristo (el sudario y los alimentos que compartió con los apóstoles y algunos discípulos tras su resurrección). Es una organización también temática. Por lo demás, me pregunto si su inclusión en ese pasaje del Liber testamentorum no se habrá producido porque, en el proceso de copia de la lista de las reliquias desde del CREO o un escrito parecido, la referencia al sudario del Señor se omitió por un mero salto de ojo. Téngase en cuenta, en efecto, que la expresión «De sudario Domini» (10) sigue a «De sindone Domini» (9). El copista, por error, pudo haber pasado de copiar el primer «Domini» (9) a copiar el inicio de la entrada «De tunica Domini» (11). Si eso hubiese ocurrido y ante el deseo de no omitir una reliquia tan importante, Pelayo podría haber buscado otro lugar en el que incluirla y entender que la posición entre el manto de Elías y los alimentos compartidos por el Señor tras su resurrección podía ser la más indicada. Finalmente, en el Corpus Pelagianum Pelayo ha optado por suprimir la entrada del sudario del Señor junto con las otras dos anteriores referidas a Jesucristo (un fragmento de la roca con la que se selló su tumba y la rama de un olivo del monte de los Olivos, aunque, de forma un tanto incongruente, ha dejado la mención de un trozo del pez asado y del dulce de miel que el Señor, tras su resurección, compartió en Jerusalén con los apóstoles y otros discípulos.

  • 67 J. PRELOG, op. cit., p. 98, 5/9. La fuente del pasaje, como señala J. PRELOG, op. cit., p. 178, n. (...)

45Tras las reliquias del pez asado y el dulce de miel, el Liber testamentorum menciona, como el CREO, un grupo de reliquias constituido por huesos de los profetas y otros venerables despojos de diversos mártires, confesores y vírgenes. Por el contrario, en el Corpus Pelagianum, se inserta entre esos dos pasajes la descripción de una pequeña llave que contenía en su interior un fragmento del hierro de las cadenas de san Pedro y una cruz que, a su vez, contenía un trozo de la cruz del Señor y unos cabellos de san Juan Bautista, unos presentes que Gregorio Magno envió al obispo Leandro de Sevilla en el año 599: «Est ibi vero clavem parvulam, in qua est ferrum de cathenas beati Petri apostoli inclusum, et crucem, in qua est lignum domini et capilli beati Iohannis Babtiste, quod beatus Gregorius papa ad beatum Leandrum Hispalensis ecclesie archiepiscopum transmisit»67.

  • 68 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464-465.

46Otro punto en común entre el CREO y el Liber testamentorum frente al Corpus Pelagianum es que en las dos primeras obras se recoge la noticia de la indulgencia a los peregrinos que visiten San Salvador de Oviedo de un tercio de la penitencia que les haya sido impuesta por sus pecados, mientras que en el Corpus Pelagianum la noticia sobre las reliquias de San Salvador de Oviedo concluye con la mención de la Cruz de los Ángeles. A su vez, la mención de la remisión de un tercio de la citada penitencia en el Liber testamentorum parece un resumen de la noticia recogida en el CREO, centrado en la autoridad pontifical del obispo ovetense y sin ninguna referencia a la Cofradía de San Salvador de Oviedo68:

CREO, 38
Quisquis autem, diuina inspiratione uocatus, tam preciosa sanctorum insignia uisitare meruerit, auctoritate Dei et beatorum apostolorum Petri et Pauli et a Romana ecclesia ipsi ecclesie sancti Saluatoris hac auctoritate concessa sciat sibi ab episcopo eiusdem sedis et a ministris eius terciam partem iniuncte sibi penitentie condonari…

Liber testamentorum, fol. 3rºb
Quisquis autem uocatus amore diuino
meruerit uisitare tam gloriosa sanctorum patrocinia,
benedictjone pontificale firmatus,

tertjam partem penitentje ab ipso episcopo sciat sibi dimitti, ut sic tanta benedictjone letus patrie proprie loca reuisat…

47Creo, en definitiva, que el estudio de las diferentes versiones conservadas del traslado del Arca Santa desde Jerusalén a Oviedo y del catálogo de las reliquias guardadas en la iglesia de San Salvador de esta última ciudad pone de manifiesto que el texto de la versión primitiva del CREO se inspira en el Acta de apertura del Arca Santa de 1075 e influye, a su vez, sobre las noticias dedicadas a ese mismo tema en los escritos del obispo Pelayo de Oviedo: primero, hacia 1118, en el Liber testamentorum, y a continuación, a partir, más o menos, de 1120, en el Corpus Pelagianum. En consecuencia, la redacción de la versión del CREO conservada en Valenciennes, BM, 99, compuesta por un miembro de la iglesia de San Salvador de Oviedo, puede fijarse entre 1075 y 1118, aproximadamente.

  • 69 Sobre este obispo puede consultarse Pablo Dorronzoro Ramírez, «Los obispos durante el reinado de Al (...)
  • 70 P. HENRIET, «Oviedo, Jérusalem hispanique…», p. 236.
  • 71 Así se lee en el Acta de apertura del Arca Santa de 1075: «et Ariani qui in predicta ecclesia presu (...)
  • 72 P. HENRIET, «La lettre d’Osmundus…», p. 69. Puede consultarse también P. HENRIET, «Oviedo, Jérusale (...)

48Por otro lado, dadas las diferencias de criterio entre la organización y contenidos del CREO y las compilaciones de Pelayo de Oviedo y, por el contrario, los estrechos vínculos del CREO con el Acta de apertura del Arca Santa de 1075, creo que la composición de esa buleta de San Salvador de Oviedo que es el CREO pudo deberse a la iniciativa del obispo Arias Cromaz (1069/72-1093/4)69. Téngase en cuenta, en fin, que, como señala Henriet, no existe ninguna mención de las reliquias conservadas en el Arca Santa de San Salvador de Oviedo antes de 107570, que ésta fue abierta, precisamente, una vez iniciado el importante episcopado de Arias Cromaz y en presencia de éste71, y que el CREO aspiraba a exaltar la dignidad de la catedral de Oviedo72.

Nuevas ediciones de los textos73

A) Versión de Valenciennes, Bibliothèque municipale, 99 (92), fol. 2vºa-3rº (V)

49|2va 1Dilectissimi fratres in Xpisto, qui Deum in celis atque in terra omnia quecumque uult posse non dubitatis, manifesta uobis relatione et firma ueritate intimamus (que uos audientes hortamur ut fide uera credatis) quod Deus mirabili potentia et secreto suo consilio arcam de lignis imputribilibus a discipulis apostolorum factam, innumeris Dei magnaliis plenam, ab urbe Iherosolima transtulit in Affricam, ab Affrica in Chartaginem, a Chartagine in Toletum, a Toleto in Asturias in ecclesia sancti Saluatoris, loco qui dicitur Ouetum. 2Que archa ibidem est aperta. 3In qua inuenerunt plures arcellas aureas, argenteas et eboreas. 4Quas aperire presumentes uiderunt oculis in eis contineri subscripta Dei magnalia, appositis scriptis queque per se manifestissime declarata.

505Inuenerunt siquidem ibi cristallinam ampullam cum cruore fuso de latere illius imaginis, quam quidam fideles ad similitudinem Xpisti fecerunt, quam perfidi Iudei, antiqua perfidia obcecati, ligno affixerunt et lancea, ut ueri uiui Xpisti latus, percusserunt, ex qua ad fidem passionis Xpisti astruendam exiuit sanguis et aqua. 6De uera cruce Domini maximam partem. 7De sepulcro Domini. 8Partem spinee corone. 9De sindone Domini. 10De sudario Domini. 11De tunica Domini. 12De pannis quibus Dominus iacuit in presepio inuolutus. 13De pane quo saciauit Dominus .Ve. milia hominum. 14De pane cene Domini. 15De manna quod pluit Dominus filiis Israel. 16De terra montis |2vb Oliueti, ubi Dominus in celum ascensurus pedes tenuit. 17De terra ubi pedes tenuit, quando Lazarum suscitauit. 18De sepulcro ipsius Lazari. 19De lacte matris Domini. 20De capillis et uestimentis eius. 21Pallium quod dedit ipsa regina celi Ildefonso, Toletane sedis archiepiscopo. 22De pallio Elihe. 23Manus sancti Stephani prothomartiris. 24Sandale dextrum beati Petri apostoli. 25Frons sancti Iohannis babtiste et de capillis eius. 26De capillis et de ossibus Innocentum et articulis digitorum. 27De ossibus trium puerorum Ananie, Azarie et Misaelis. 28De capillis cum quibus Maria Magdalene tersit pedes Domini. 29De lapide cum quo sigillatum est sepulcrum Domini. 30De oliua quam Dominus tenuit in ramis palmarum. 31De petra montis Synay supra quam Moyses ieiunauit. 32De uirga cum qua Moyses diuisit mare Rubrum filiis Israel. 33Partem piscis assi et fauum mellis. 34Multa preterea sanctorum ossa prophetarum, multa et aliorum sanctorum martirum, confessorum et uirginum diuersa ibi pignora in capsis aureis, argenteis et eboreis tenentur recondita, quorum numerum sola Dei scientia colligit.

5135Extra arcam ipsam habentur corpora sanctorum martirum Eulogii et Lucricie, et beate Eulalie Emeritensis, et sancti Pelagii martiris, et sancti Vincentii martiris adque abbatis, et sancti Serani episcopi, et sancti Iuliani Pomerii, qui arcam ipsam a Toleto Ouetum transtulit, et corpus regis Casti, qui ecclesiam sancti Saluatoris fundauit. 36Crux ibi monstratur opere angelico fabricata, sporte apostolorum Petri et Andree, lignum cuiusdam trabis deficientis ad edificium ecclesie, quod Deus mirabiliter augmentauit. 37In ipsa autem principali ecclesia habetur una de sex idriis, in quibus Dominus aquam uertit in uinum.

5238Quisquis autem, diuina inspiratione uocatus, tam preciosa sanctorum insignia uisitare meruerit, auctoritate Dei et beatorum |3r apostolorum Petri et Pauli et a Romana ecclesia ipsi ecclesie sancti Saluatoris hac auctoritate concessa sciat sibi ab episcopo eiusdem sedis et a ministris eius terciam partem iniuncte sibi penitentie condonari et se in confraternitate ecclesie recipi, ita ut uir et femina faciat singulas missas celebrare singulis annis uite sue pro defunctis confratribus Ouethensis ecclesie et in obitu suo mittat pro se oblationem obolum aut denarium aut amplius, quod uoluerit, et tunc sui confratres debita persoluent officia, annuente Domino […]. 39Valete !

53Fontes: Sacra Scriptura

541 arcam – imputribilibus] Ex. 25, 10 || 5 ligno affixerunt] cfr Act. 5, 30; ibid. 10, 39 || lancea – latus] cfr Ioh. 19, 34 || exiuit – aqua] Ioh. 19, 34 || 8 spinee corone] cfr Marc. 15, 17; Ioh. 19, 5 || 9 sindone Domini] cfr Matth. 27, 59; Marc. 15, 46; Luc. 23, 53 || 10 sudario Domini] cfr Ioh. 20, 7 || 11 tunica Domini] cfr Ioh. 19, 23 || 12 pannis – inuolutus] cfr Luc. 2, 12 (cfr ibid. 2, 7) || 13 pane – hominum] cfr Matth. 15, 36-38 || 14 pane – Domini] cfr Matth. 26, 26 || 15 de manna – Israel] cfr Ps. 77, 24 (cfr etiam Ex. 16, 13-35) || 16 de terra – tenuit] cfr Act. 1, 12 || 17 quando – suscitauit] cfr Ioh. ibid. 11, 1-44 (cfr etiam ibid. 12, 1) || 18 sepulcro – Lazari] cfr Ioh. 11, 17; ibid. 11, 38 || 22 pallio Elihe] cfr IV Reg. 2, 8; ibid. 2, 13-14 || 26 Innocentum] cfr Matth. 2, 16 || 27 ossibus – Misaelis] cfr Dan. 3, 49; I Mach. 2, 59 || 28 capillis – Domini] cfr Luc. 7, 38 || 29 lapide – Domini] cfr Matth. 27, 66 (cfr etiam Marc. 15, 46) || 30 ramis palmarum] cfr Ioh. 12, 12-13 || 31 petra – ieiunauit] cfr Ex. 24, 12-18 || 32 uirga – Israel] cfr Ex. 14, 16 || 33 partem – mellis] Luc. 24, 42 || 37 una – uinum] cfr Ioh. 2, 6-10

55Fontes: Auctores antiquiores

564 quas – praesuments] cfr Decret. Adef. lin. 40 || 5 cristallinam – cruore] cfr Pass. imag. p. 615 (fol. 136rº) || ampullam – aqua] Anast. Bibl., Mirac. 284D-285C (cfr Pass. imag. p. 612 [fol. 135rº]) || cum cruore] Decret. Adef. lin. 42 || ad fidem – astruendam] Anast. Bibl., Mirac. 286C || 6 de – cruce Domini] Decret. Adef. lin. 42 || 7 de sepulcro Domini] Decret. Adef. lin. 43 || 10 de sudario Domini] Decret. Adef. lin. 45 || 11 de tunica Domini] Decret. Adef. lin. 44/45 || 14 de pane – Domini] Decret. Adef. lin. 42/43 || 16-17 de terra1 ... ubi Dominus … tenuit1 de terra2 – tenuit2] Decret. Adef. lin. 43 || 19-20 de lacte – uestimentis eius] Decret. Adef. lin. 44 || 21 pallium – archiepiscopo] cfr Ps. Cixil., Vit. Ildef. 114/117 || 23 manus – prothomartiris] Decret. Adef. lin. 49 || 24 sandale – apostoli] Decret. Adef. lin. 45 || 25 frons – eius] Decret. Adef. lin. 49 || 27 de ossibus – Misaelis] Decret. Adef. lin. 58 || 34 ossa prophetarum] Decret. Adef. lin. 46 || aliorum … quorum – colligit] Decret. Adef. lin. 59/60 || sanctorum2 …pignora] Decret. Adef. lin. 23 || 35 Eulalie] Decret. Adef. lin. 48 || sancti Vincentii – abbatis] cfr Decret. Adef. lin. 54/55 || sancti Iuliani] cfr Decret. Adef. lin. 53 || 36 lignum – augmentauit] cfr Braul., Vit. Aemil. 26 (p. 34, 10/18)

57Testimonia

581 arcam … a discipulis – factam] Pelag. Ouet., Corp. p. 78, 16/17 || ab … Iherosolima – Affricam] Pelag. Ouet., Corp. p. 79, 1/2 || ab Affrica – Toleto] Pelag. Ouet., Corp. p. 79, 3/6 || a Toleto … loco – Ouetum] Pelag. Ouet., Corp. p. 79, 7/8 || 3 arcellas – argenteas] cfr Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 464); Id., Corp. p. 98, 10 || 5 cristallinam – aqua] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 2vºb-3rºa (p. 463); id., Corp. p. 96, 6/12 || 6-9 de uera – sindone Domini] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºa (p. 463); id., Corp. p. 96, 13 || 10 de sudario Domini] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 464) || 11-18 de tunica – sepulcro ipsius Lazari] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºa (p. 463-464); id., Corp. p. 96, 13 – 97,6 || 19-21 de lacte – archiepiscopo] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºa (p. 464); id., Corp. p. 97, 9/11 || 22 de pallio Elihe] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 464); id., Corp. p. 98, 4 || 23-25 manus – babtiste] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºa-rºb (p. 464); id., Corp. p. 97, 17 – 98, 1 || 25 de capillis eius] Pelag. Ouet., Corp. p. 98, 7 || 26-28 de capillis – pedes Domini] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºa-rºb (p. 464); id., Corp. p. 98, 1/3 || 29-30 de lapide – palmarum] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 464) || 31 de petra – ieunauit] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 464); id., Corp. p. 98, 3/4 || 33-34 partem – recondita] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 464) || 34 sanctorum … diuersa … pignora] Pelag. Ouet., Corp. p. 78, 18/19 || 35 Serani – Iuliani … qui – transtulit] Transl. Ouet. 1, 3-4 || Iuliani – transtulit] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 2rºb (p. 462); id., Corp. p. 92, 3 (et uide etiam Madrid, BN, 1513, fol. 4rºb) || 36 crux – fabricata] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 464); Id., Corp. p. 98, 12/13 || sporte – Andree] Transl. Ouet. 7, 16 + 7, 19 || lignum – augmentauit] Transl. Ouet. 4, 6-8 || 37 in ipsa – uinum] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºa (p. 464) ; Id., Corp. p. 97, 6/8 || 38 quisquis autem … uocatus – meruerit … sciat – condonari] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 464) || annuente Domino] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 465)

59Apparatus

6038 penitentie] scripsi, penitenitentie V || quod] que dubitanter Yarza || domino] postea unum uerbum, cuius superior tantum cernitur pars, habet V, xpisto seu nostro temptaui (cfr Pelag. Ouet., Lib. test. f. 3rb [p. 465], ubi legitur: annuente domino nostro ihesu xristo), nostro legit Yarza

B) Versión del Burgo de Osma, Archivo de la Catedral, 8, fol. 199rº-200rº (B)

61|199r 1Dilectissimi fratres in Xpisto, qui Deum in celis atque in terra omnia quecumque uult posse non dubitatis, manifesta uobis relatione et firma ueritate intimamus (que uos audientes ortamur ut fide uera credatis) quod Deus mirabili potentia et secreto suo consilio archam de lignis imputribilibus a discipulis apostolorum factam, innumeris Dei magnaliis plenam, ab urbe Ierosolima transtulit in Africam, ab Affrica in Carthaginem, a Carthagine in Yspalim, ab Yspali in Toletum, a Toleto in Ansturias in ecclesiam sancti Saluatoris, loco qui dicitur Ouetum. 2Que archa ibidem est aperta. 3In qua inuenerunt plures arcellas aureas, argenteas et eboreas. 4Quas aperire presumentes uiderunt oculis in eis contineri subscripta Dei magnalia, appositis scriptis queque per se manifestissime declarata.

625Inuenerunt siquidem ibi xpistallinam ampullam cum cruore fuso de latere illius imaginis, quam quidem fideles ad similitudinem Xpisti fecerunt, quam perfidi Iudei, antiqua perfidia obcecati, ligno afixerunt et lancea, ut ueri uiui Xpisti latus, percusserunt, ex qua ad fidem passionis Xpisti astruendam exiuit sanguis et aqua. 6De uera cruce Domini maximam partem. 7De sepulcro Domini. |199v8Partem spinee corone. 9De sindone Domini. 10De sudario Domini. 11De tunica Domini. 12De pannis quibus Dominus iacuit in presepio inuolutus. 13De pane quo saciauit Dominus quinque milia hominum. 14De pane cene Domini. 15De manna quod pluit Dominus filiis Israel. 16De terra montis Oliueti, ubi Dominus in celum ascensurus pedes tenuit. 17De terra ubi pedes tenuit, quando Lazarum suscitauit. 38De sepulcro ipsius Lazari. 19De lacte matris Domini. 20De capillis et uestimentis eius. 21Pallium quod dedit ipsa regina celi Ildefonso, Toletane sedis archiepiscopo. 22De pallio Helie. 23Manus sancti Stephani prothomartiris. 24Sandale dextrum beati Petri apostoli. 25Frons Iohannis babtiste et de capillis eius. 26De capillis et de ossibus Innocentum et articulis digitorum. 27De ossibus trium puerorum Ananie, Azarie et Misaelis. 28De capillis cum quibus Maria Magdalene tersit pedes Domini. 29De lapide cum quo sigillatum est sepulcrum Domini. 30De oliua quam Dominus tenuit in ramis palmarum. 31De petra montis Synai supra quam Moyses ieiunauit. 32De uirga cum qua Moyses diuisit mare Rubrum filiis Israel. 33Partem piscis assi et faui mellis. 34Multa preterea sanctorum ossa prophetarum, multa etiam aliorum sanctorum martirum, confessorum et uirginum diuersa ibi pignora in capsis aureis, argenteis et eboreis tenentur recondita, quorum numerum sola Dei scientia colligit.

6335Extra archam ipsam habentur corpora sanctorum martirum Eulogii et Lucrine, et beate Eulalie Emeritensis, et sancti Pelagii martiris, et sancti Vincentii martiris atque abbatis, et sancti Serani episcopi, et sancti Iuliani Pomerii, qui archam ipsam a Toleto Ouetum transtulit, et corpus regis Casti, qui ecclesiam sancti Saluatoris fundauit. 36Crux ibi monstratur opere angelico fabricata, sporte apostolorum Petri et Andree, lignum cuiusdam trabis deficientis ad edificium ecclesie, quod Deus mirabiliter augmentauit. 37In ipsa autem principali ecclesia habetur una de .VI. ydriis, in quibus Dominus aquam uertit in uinum.

6438Quisquis autem, diuina inspiratione uocatus, tam preciosa sanctorum insignia uisitare meruerit, auctoritate Dei et beatorum apostolorum Petri et Pauli et a Romana ecclesia ipsi ecclesie sancti Saluatoris ac auctoritate concessa sciat sibi ab episcopo eiusdem sedis et a ministris eius terciam partem iniuncte sibi penitencie condonari |200r et se in confraternitate ecclesie recipi, ita ut uir et femina faciat singulas missas celebrare singulis annis uite sue pro defunctis confratribus Ouetensis ecclesie et in obitu suo mittat pro se oblationem obolum aut denarium aut amplius, quod uoluerit, et tunc sui confratres debita pro eo persoluent officia, annuente Domino nostro Iesu.

65Fontes: Auctores antiquiores

661 a Carthagine – in Toletum] cfr Hist. Sil. 16 lin. 481/3 (p. 158)

67Apparatus

681 et secreto] scripsi (uide antiquiorem codicis V recensionem), execreto B || ansturias] anstorias B1 || 35 lucrine] lucricie intellege || 38 diuina] in spatione uo add. B1 (sed expunxit B2)

C) Versión de London, British Library, Harley 2253, fol. 131vº-132rº (L)

69|131v 1Scriptum quod peregrini deferunt ab ecclesia sancti Saluatoris in Asturiis.

702Dilectissimi fratres in Xpisto, qui Deum in celis atque in terra omnia quecunque uult posse non dubitatis, manifesta uobis relatione et firma ueritate intimamus (que uos audientes ortamur ut fide uera et plena credatis) quod Deus omnipotens mirabili potencia et secreto suo consilio archam de lignis inputribilibus ab apostolorum discipulis factam siue fabricatam, innumeris Dei magnalibus plenam, ab urbe Ierosolimitana transtulit in Affricam, ab Affrica in Cartaginem, a Cartagine in Yspalym, ab Yspali in Tholetum, a Toleto in Asturias ad ecclesiam sancti Saluatoris, loco qui dicitur Ouetum. 2Que archa ibidem aperta exstitit. 3In qua aperientes plures inuenerunt arcellas aureas, argenteas et eboreas. 4Quas aperire cum Dei timore ac reuerencia presumentes uiderunt oculis in eisdem subscripta Dei magnalia contineri, appositis scriptis per se que predicta manifestissime declarabant.

715Inuenerunt siquidem cristallinam ampullam cum cruore Domini fuso uidelicet de latere illius ymaginis, quam quidem fideles ad similitudinem Xpisti fecerunt, quam perfidi Iudei, antiqua perfidia obstinati, ligno affixerunt et lancea, ut ueri uiui Xpisti latus, percusserunt, ex qua ad fidem passionis Xpisti astruendam exiuit sanguis et aqua. 6De uera cruce Domini maximam partem. 7De sepulcro Domini. 8Partem spinee corone. 9De sindone Domini. 10De sudario Domini. 11De tunica Domini. 12De pannis in quibus Dominus iacuit in presepio inuolutus. 13De pane quo saciauit Dominus quinque milia hominum. 14De pane cene Domini. 15De manna quam pluit Dominus filiis Israel. 16De terra montis Oliueti, ubi Dominus ascensurus in celum pedes tenuit. 17De terra ubi pedes tenuit, quando Lazarum suscitauit. 18De sepulcro ipsius Lazari. 19De lacte matris Domini. 20De capillis et uestimentis eius. 21Pallium quod dedit ipsa regina celi Yldefonti, tunc archiepiscopo Tholotane sedis. 22De pallio Elye. 23Manus sancti Stephani prothomartiris. 24Sandale dextrum beati Petri apostoli. 25Frons beati Iohannis baptiste et de capillis eius. 26De ossibus Innocencium et de articulis digitorum. 27De ossibus trium puerorum Ananye, Azarie et Mysaelis. 28De capillis cum quibus Maria Magdalena tersit pedes Domini. 29De lapide cum quo signatum est sepulcrum Domini. 30De oliua quam Dominus tenuit in festo ramis palmarum. 31De petra montis Synay supra quam Moyses ieiunauit. 32De uirga cum qua diuisit Moyses mare Rubrum filiis Israel. 33Partem piscis assi et fauum mellis. 34Multa preterea corpora sanctorum, ossa prophetarum, multa eciam aliorum sanctorum martirum, confessorum et uirginum diuersa ibi pignora in capsis aureis, argenteis et eboreis tenentur recondita, quorum numerum sola Dei sciencia colligit.

7235Extra ipsam archam habentur corpora sanctorum martirum Eulogii et Lucricie, et beate Eulalie Emeritensis, sancti Pelagii martiris, sancti Vincencii martiris atque |132r abbatis, et sancti Serani episcopi, et sancti Iuliani pontificis, qui predictam archam a Domino benedictam a Tholeto Ouetum transtulit, et corpus regis Costi, qui ecclesiam sancti Saluatoris fundauit et corpus sancte Fflorentine uirginis. 36Crux eciam ibi monstratur opere angelico fabricata spectabili modo, sporte apostolorum Petri et Andree, lignum cuiusdam trabis deficientis ad edificium eiusdem ecclesie, quod Deus mirabiliter augmentauit. 37In ipsa autem principali ecclesia habetur una de sex ydriis, in quibus Dominus in nupciis aquam conuertit in uinum.

7338Quisquis autem, diuina inspiratione uocatus, tam preciosa ac gloriosa sanctorum insignia uisitare meruerit, auctoritate Dei et beatorum apostolorum Petri et Pauli et a Romana ecclesia ipsi ecclesie uel eidem ecclesie sancti Saluatoris auctoritate Dei uel hac auctoritate concessa sciat sibi ab episcopo eiusdem sedis et a ministris eiusdem terciam partem iniuncte sibi penitencie condonari siue dimitti et se in confraternitatem eiusdem ecclesie recipi, ita ut uir et femina faciat singulas missas celebrare singulis annis uite sue pro defunctis confratribus Ouetensis ecclesie et in obitu suo mittat pro se oblationem quam uoluerit, et tunc sui confratres debita pro eo persoluent officia etc.

74Fontes: Auctores antiquiores

7535 Iuliani pontificis] ] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 2rºb (p. 462) || 36 spectabili modo] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 464); id., Corp. 5 lin. 33 (p. 207) || 37 in nupciis] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºa (p. 464); id., Corp. 5 lin. 15 (p. 207) || 38 gloriosa … dimitti] Pelag. Ouet., Lib. test. fol. 3rºb (p. 464)

76Apparatus

7735 abbatis] L, alberis legerunt edd. || costi] casti intellege || 38 ouetensis] scripsi, ouetenensis L

Traducción de la versión de Valenciennes, Bibliothèque municipale, 99 (92), fol. 2vºa-3rº

78Queridísimos hermanos en Cristo, que no dudáis de que Dios puede obrar en los cielos y en la tierra todo cuanto quiere, os comunicamos mediante un relato fidedigno y con absoluta veracidad (y os exhortamos a que, al oír estos hechos, los creáis con una fe verdadera) que Dios con su admirable poder y su oculto juicio trasladó desde la ciudad de Jerusalén a África un arca construida por los discípulos de los apóstoles con leños imputribles, llena de innumerables maravillas de Dios, y desde África a Cartagena, desde Cartagena a Toledo y desde Toledo a Asturias, a la iglesia de San Salvador, en el lugar que recibe el nombre de Oviedo. Esta arca fue abierta allí mismo. En ella encontraron muchas arquetas de oro, plata y marfil. Cuando se atrevieron a abrirlas, vieron con los ojos que en ellas se contenían maravillas de Dios anotadas, explicada cada una de ellas en sí misma con todo detalle mediante unos letreros añadidos.

79Encontraron, en efecto, allí una ampolla de cristal con la sangre derramada del costado de la imagen que unos fieles mandaron hacer a semejanza de Cristo y que los pérfidos judíos, cegados por su arraigada perfidia, clavaron en un leño y atravesaron con una lanza, como hicieron con el costado del verdadero Cristo en vida, y de la que manó sangre y agua para fortalecer la fe en la pasión de Cristo; y una gran parte de la verdadera cruz del Señor y del sepulcro del Señor, parte de la corona de espinas, de la sábana del Señor, del sudario del Señor, de la túnica del Señor, de los paños con los que el Señor yació envuelto en el pesebre, del pan con el que el Señor sació a cinco millares de personas, del pan de la cena del Señor, del maná que el Señor hizo llover para los hijos de Israel, de la tierra del monte de los Olivos donde el Señor puso sus pies cuando iba a ascender al cielo, de la tierra donde puso sus pies cuando resucitó a Lázaro, del sepulcro de este mismo Lázaro, de la leche de la madre del Señor, de los cabellos y vestiduras de ésta, el manto que la reina del cielo en persona entregó a Ildefonso, el arzobispo de la sede de Toledo, del manto de Elías, una mano del protomártir san Esteban, la sandalia derecha del bienaventurado apóstol Pedro, la frente de san Juan Bautista y parte de sus cabellos, parte de los cabellos y los huesos de los Inocentes y de las articulaciones de sus dedos, parte de los huesos de los tres niños: Ananías, Azarías y Misael, de los cabellos con los que Maria Magdalena secó los pies del Señor, de la piedra con la que fue sellado el sepulcro del Señor, del ramo de olivo que el Señor sostuvo el día de los ramos de las palmas, de la peña del monte Sinaí sobre la que Moisés ayunó, de la vara con la que Moisés dividió el mar Rojo para los hijos de Israel, un poco del pez asado y el dulce de miel. Además, muchos huesos de los santos profetas y muchas diversas reliquias también de otros santos mártires, confesores y vírgenes se guardan allí en cajas de oro, plata y marfil, cuyo número sólo conoce la sabiduría de Dios.

80Fuera de esa misma arca están los cuerpos de los santos mártires Eulogio y Lucrecia, y los de la bienaventurada Eulalia de Mérida, san Pelayo mártir, san Vicente mártir y abad, san Serrano obispo y san Julián Pomerio, que transportó esa misma arca desde Toledo a Oviedo, y el cuerpo del rey Casto, que mandó construir la iglesia de San Salvador. Allí se muestran la Cruz fabricada por obra de los ángeles, los morrales de los bienaventurados apóstoles Pedro y Andrés, el madero de una viga demasiado pequeña para el edificio de la iglesia y que Dios hizo crecer de manera milagrosa. Además, en esa misma iglesia principal se guarda una de las seis tinajas en las que el Señor convirtió el agua en vino.

81Por lo demás, todo aquel que, llamado por una inspiración divina, haya visitado tan preciosas reliquias de los santos ha de saber que por la autoridad de Dios y de los bienaventurados apóstoles Pedro y Pablo, así como por esta autoridad concedida por la Iglesia de Roma a la iglesia de San Salvador, le es condonada por el obispo de esa misma sede y por sus ministros una tercera parte de la penitencia que le haya sido impuesta y que él mismo es recibido en la cofradía de la iglesia, de tal modo que todo varón o mujer haga celebrar una misa durante cada uno de los años de su vida en recuerdo de los cofrades difuntos de la iglesia de Oviedo y, con ocasión de su propio deceso, entregue como ofrenda por su propio interés un óbolo o un denario o un poco más, lo que quiera, y entonces sus cofrades celebrarán los debidos oficios con la ayuda de Cristo, [nuestro] Señor. ¡Seguid con salud!

Haut de page

Notes

1 Manuel Cecilio DÍAZ Y DÍAZ, Index Scriptorum Latinorum Medii Aevi Hispanorum, 2 vol., Salamanca: Universidad de Salamanca, 1958-1959 (Acta Salmanticensia. Filosofía y Letras, 13/1-2), vol. 1, p. 171, donde se fecha en el s. xi.

2 Véase, por ejemplo, Patrick HENRIET, «Oviedo, Jérusalem hispanique au XIIIe siècle. Le récit de la translation de l’arca sancta selon l’évêque Pélage d’Oviedo», in: Béatrice Caseau, Jean-Claude Cheynet, Vincent Déroche (ed.), Pèlerinages et lieux saints dans l’Antiquité et le Moyen Âge. Mélanges offers à Pierre Maraval, Paris: Collège de France-CNRS, 2006 (Monographies, 23), p. 235-248, en la p. 247 (texto nº 6). Para una datación temprana, vid. José Antonio VALDÉS GALLEGO, El Liber Testamentorum Ouetensis. Estudio filológico y edición, Oviedo: Real Instituto de Estudios Asturianos, 1999 (Fuentes y estudios de historia de Asturias, 19), p. 380, n. 19; Mark Guscin, La historia del Sudario de Oviedo, Oviedo: Ayuntamiento de Oviedo, 2006, p. 113; José SANZ FUENTES, «Narraciones de inuentiones de reliquias y sus repercusiones archivísticas», in: Agustín Hevia Ballina (ed.), Reliquias y relicarios en los archivos de la Iglesia. Santoral hispano-mozárabe en las diócesis de España. Actas del XXIV Congreso de la Asociación de la Iglesia en España celebrado en Oviedo-Covadonga, 15-19 de septiembre de 2008, Oviedo: Asociación de Archiveros de la Iglesia en España, 2011 (Memoria ecclesiae, 36), p. 37-50, en las p. 38-39 (donde la sección del manuscrito que transmite la versión más antigua de esta pieza es fechada a finales del s. xi). Para una datación más tardía, posterior a Pelayo de Oviedo, vid. Juan Uría Ríu, «La peregrinación a Oviedo en relación con la compostelana», in: Luis Vázquez de Varga, José MªLacarra, Juan Uría Ríu, Las peregrinaciones a Santiago de Compostela, vol. 2, Madrid: CSIC, 1949 (2ª reimpr. 1993), p. 457-496, en la p. 480 n. 57; Enrique López Fernández, Historia de un silencio. El Santo Sudario de Oviedo a través de los siglos, Granda (Siero): Ediciones Madú, 2008, p. 143-144; y Francisco Javier Fernández Conde, Raquel Alonso Álvarez, «Los catálogos de las Reliquias de la Catedral de Oviedo», Territorio, Sociedad y Poder, 12, 2017, p. 55-81, en las p. 70 y 73.

3 Consultado en una reproducción digital en color. Bibliografía: Jacques Mangeart, Catalogue descriptif et raisonné des manuscrits de la Bibliothèque de Valenciennes, Paris-Valenciennes, 1860: Techener-Lemaitre, p. 78 (s. xii); Catalogue général des manuscrits des bibliothèques publiques de France. Départements, vol. 25: Poitiers-Valenciennes, París: Ministère de l’Instruction publique et des Beaux-Arts, 1894 (série in 8º), p. 229-230 (s. xi); Henri Omont, «Manuscrits illustrés de l’Apocalypse aux ixe et xe siècles», Bulletin de la Société française de reproduction de manuscrits à peintures, 6, 1922, p. 62-95, en la p. 83 (s. xii); Mª. J. SANZ FUENTES, «Narraciones de inuentiones…», p. 38-39 (donde lo fecha a finales del s. xi); Peter K. Klein, «L’Apocalisse di Valenciennes. Il MS. 99 della Bibliothèque municipale», Alumina. Pagine miniate, 37 (10), 2012, p. 7-15, e id., «2. Procedencia y origen», in: Peter K. Klein, Ana Belén Sánchez Prieto, Gregorio Solera, Apocalipsis Carolingio de Valenciennes (MS. 99): Libro de estudios, Madrid: Orbis Mediaevalis, 2012, p. 15-23; Bernhard Bischoff, Katalog der festländischen Handschriften des neunten Jahrhunderts (mit Ausnahme der wisigothischen), vol. 3, Wiesbaden: Bayerische Akademie der Wissenschaften, 2014 (Bayerische Akademie der Wissenschaften. Veröffentlichungen der Kommission für die Herausgabe der mittelalterlichen Bibliothekskataloge Deutschlands und der Schweiz), nº 6340, p. 394-395; Herbert L. Kessler, «Arca arcarum: Nested Boxes and the Dynamics of Sacred Experience», Codex Aquilarensis, 30, 2014, p. 83-108, en la p. 89 (s. xii). Es inverosímil la datación de esta adición en el s. xiii propuesta por Peter K. Klein, «1. Descripción codicológica», in: P. K. Klein, A. B. Sánchez Prieto, G. Solera, op. cit., p. 9-14, en la p. 14, donde, por lo demás, se confunde este texto con la Translatio reliquiarum Ouetum (Díaz 1011) copiada en Valenciennes, Bibliothèque municipale, 30 (24), fol. 163vºb-169vºa.

4 La denominaré Decretum Adefonsi VI a. 1075, cum Arca sancta aperta est, y la citaré por F. J. Fernández Conde, R. Alonso Álvarez, art. cit., p. 75-79. Otra edición en Valeriano Yarza Urquiola, «Algunas observaciones sobre las reliquias del Arca Santa de Oviedo y nueva edición del Acta de Apertura de 1075», Territorio, Sociedad y Poder, 15, 2020, p. 67-85, en las p. 81-84. Que su terminus post quem es la redacción de esta Acta de 1075 ha sido señalado ya por MªJosé SANZ FUENTES, «La epístola romana y su pervivencia en la cancillería castellana (1400-1450)», in: Hélène Sirantoine (ed.), La lettre diplomatique (Epistola 2), Madrid: Casa de Velázquez, 2018 (Collection de la Casa de Velázquez, 171), p. 79-96, en la p. 80.

5 H. Omont, art. cit., p. 83-84.

6 Donatien De Bruyne, «Le plus ancien catalogue des reliques d’Oviedo», Analecta Bollandiana, 45, 1927, p. 93-96, en las p. 93-95. Esta edición fue reimprimida en Manuel Gómez‑Moreno, «El Arca Santa de Oviedo documentada», Archivo Español de Arte, 18, 1945, p. 125-136, en las p. 130-132; y Francisco Javier Fernández Conde, La Iglesia de Asturias en la Alta Edad Media, Oviedo: Diputación de Oviedo, 1972, p. 160-162, y de este último lo toma Enrique López Fernández, Las Reliquias de San Salvador de Oviedo, Granda (Siero): Ediciones Madú, 2004, p. 234-235 (con traducción en la columna derecha de esas mismas páginas), e id., Historia de un silencio…, p. 337-339.

7 M. GUSCIN, op. cit., p. 209-210 (con traducción en las p. 113-118).

8 V. Yarza Urquiola, «Algunas observaciones…», p. 75-76.

9José SANZ FUENTES, «El Jubileo de la Santa Cruz», in: Fernando Clavijo Coello (coord.) Oviedo y el Tesoro de su Catedral en los orígenes del Camino de Santiago. Actas del Seminario celebrado con ocasión del I Ciclo de Conferencias del Camino de Santiago, organizado en abril de 2008, Oviedo: Fundación MªCristina Masaveu Peterson, 2010, p. 13-23, en la p. 14; id., «Narraciones de inuentiones…», p. 39; e id., «La epístola romana…», p. 80.

10 Así E. López Fernández, Historia de un silencio…, p. 59 y 114-139; la misma idea se desprende de Patrick HENRIET, «La lettre d’Osmundus, évêque d’Astorga, à la comtesse Ide de Boulogne (avant 1096)», Territorio, Sociedad y Poder, 11, 2016, p. 63-75, en la p. 69.

11 La expresión latina es, sin duda, un nominativo singular, no un acusativo plural.

12 Daniel 3, 49, y con todos sus nombres en I Macabeos 2, 59.

13 Sobre estos santos puede consultarse E. López Fernández, Las Reliquias de San Salvador…, p. 184-188.

14 La identificación, sin duda, acertada, ha sido propuesta por Miguel Calleja Puerta, «La traslación del Arca santa a la catedral de Oviedo según el manuscrito número 8 de la catedral de Osma», in: A. Hevia Ballina (ed.), op. cit., p. 213-221, en la p. 219. Se manifiestan contrarios a ella F. J. Fernández Conde, R. Alonso Álvarez, art. cit., p. 70. Sobre el citado obispo, vid. el Episcopologio ovetense, Oviedo: La Cruz, 1891, p. 7-8; F. J. Fernández Conde, op. cit., p. 56; id., «La consolidación del feudalismo en la Asturias medieval. El señorío de la iglesia de Oviedo», in: Francisco Javier Fernández Conde (coord.), Historia de las diócesis españolas, vol. 17: Iglesias de Oviedo y León, Madrid: Biblioteca de Autores Cristianos, 2016, p. 73-105, en las p. 79-86; y Francisco Javier Fernández Conde, Juan José Tuñón, Jesús Jerónimo Rodríguez González, «Primera parte. La Iglesia de Oviedo: Apéndice», in: F. J. Fernández Conde (coord.), op. cit. p. 555-571, en las p. 558 y 569 (venerado el 29 de enero). Por su parte, Susanna G. Fein, David Raybin, Jan Ziolkowski, The Complete Harley 2253 Manuscript, vol. 3, Kalamazoo (MI): Western Michigan University, 2015 (Middle English Texts Series), p. 344 (nota a la lín. 38), plantean la posibilidad de que la forma «Serani» sea un error de copia por «Seueri», es decir, el obispo Severo de Barcelona martirizado hacia el año 290 (vid., por ejemplo, Anna Rich i Abad, «Sever, sant i màrtir», in: Ramon Corts Blay, Joan Galtès Pujol, Albert Manent Segimon [dir.], Diccionari d’història eclesiàstica de Catalunya, vol. 3, Barcelona: Generalitat de Catalunya, 2001, p. 442). Pero el santo al que se refiere el pasaje no es calificado de mártir, por lo que se entiende que fue, simplemente, un santo confesor.

15 Con toda probabilidad es una confusión con el obispo hispano-visigodo del mismo nombre Julián de Toledo (680-690), con quien, desde el s. viii, se confunde a menudo a Julián Pomerio por la condición de escritores de ambos, vid., por ejemplo, José Madoz, «San Julián de Toledo», Estudios Eclesiásticos, 26, 1952, p. 39-69, en las p. 57-58; Jocelyn N. Hillgarth, «El Prognosticon futuri saeculi de San Julián de Toledo», Analecta Sacra Tarraconensia, 30, 1957, p. 5‑61, en las p. 44-47; Baudoin de Gaiffier, «Les Vies de S. Ildephonse. À propos d’attributions discutées», Analecta Bollandiana, 94, 1976, p. 235-244, en las p. 236-237. Esta identificación se lee ya en E. López Fernández, Las Reliquias de San Salvador…, p. 188 n. 52; y Ariel Guiance, «Memoria y reliquias en la Castilla medieval: de San Isidoro al Arca Santa de Oviedo», in: José Sánchez Herrero (coord.), San Isidoro de Sevilla en Sevilla, Sevilla: Universidad de Sevilla, 2018 (Historia y Geografía, 339), p. 203-223, en la p. 220.

16 Sobre la compleja datación de esta obra, vid. Raquel Alonso Álvarez, «El Corpus Pelagianum y el Liber Testamentorum ecclesiae Ouetensis: Las ‘reliquias del pasado’ de la catedral de Oviedo y su uso propagandístico en la obra del obispo Pelayo de Oviedo (1101-1153)», in: Marie-Françoise Alamichel, Robert Braid (dir.), Texte et contexte. Littérature et Histoire de l’Europe médiévale, París: Michel Houdiard, 2011, p. 519-548, en la p. 521; e id., «La obra histórica del obispo Pelayo de Oviedo (1089-1153) y su relación con la Historia legionensis (llamada silensis)», e-Spania, 14, décembre 2012, artículo electrónico, URL: <http://e-spania.revues.org/21586> (18.12.2020), DOI: 10.4000/e-spania.21586, nº 3.

17 Citaré por J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 459-465. Otra edición de MªJosé SANZ FUENTES en el Liber Testamentorum Ecclesiae Ovetensis, Barcelona: Moleiro, nº 4, 1995, p. 456-461. Ha sido traducida por Emiliano Fernández Vallina en el Liber Testamentorum Ecclesiae Ovetensis…, p. 408-415; y por P. HENRIET, «Oviedo, Jérusalem hispanique…», p. 242-246 (donde puede leerse también el original latino, tomado de la edición de Mª. J. SANZ FUENTES, pero con una ortografía normalizada, en las p. 240-242).

18 Sobre sus diferentes redacciones y su datación, vid. el resumen de R. Alonso Álvarez, «El Corpus Pelagianum…», p. 521-522; e id., «La obra histórica del obispo Pelayo de Oviedo...», nº 4. El estudio fundamental es el de Enrique Jerez Cabrero, «Arte compilatoria pelagiana: la formación del Liber cronicorum», in: Amaia Arizaleta (ed.), Poétique de la chronique. L’écriture des textes historiographiques au Moyen Âge (péninsule Ibérique et France), Toulouse: Universitè de Toulouse-Le Mirail, 2008 (Méridiennes. Études Médiévales Ibériques), p. 47-87. El Corpus Pelagianum parece haber sido dejado inacabado a la muerte del autor en 1153 (no en 1143, como se lee en algunos trabajos). Sobre la fecha de la muerte del obispo Pelayo de Oviedo, vid. Raquel Alonso Álvarez, «El rey Alfonso VI (m. 1109) en la obra del obispo Pelayo de Oviedo (m. 1153)», in: Etelvina Fernández González (ed.), Imágenes de poder en la Edad Media. Estudios in memoriam del Prof. Dr. Fernando Galván Freile, vol. 2, León: Universidad de León, 2011, p. 13-32, en la p. 15; y Sonsoles García González, «La tumba del obispo Pelayo de Oviedo en Santillana del Mar. Las razones de una elección funeraria», Territorio, Sociedad y Poder, 7, 2012, p. 179-190, esp. p. 185. Citaré la Compilación B, editada sólo parcialmente, por Jan Prelog, Die Chronik Alfons’ III. Untersuchung und kritische Edition der vier Redaktionen, Frankfurt am Main-Bern-Cirencester: Peter D. Lang, 1980 (Europäische Hochschulschriften, Reihe III. Geschichte und ihre Hilfswissenschaften. Serie III, 134), p. 76, 16-80, 6 y p. 92, 2-98, 13 (para las secciones que aquí interesan) (= M. GUSCIN, op. cit., p. 202-208).

19 Vid. Lucia Castaldi, «Anastasius Bibliothecarius», in: C.A.L.M.A. Compendium Auctorum Latinorum Medii Aevi (500-1500), vol. 1, Firenze: SISMEL-Edizioni del Galluzzo, nº 40, 2003, p. 208-210, en la p. 210; Benedetta Valtorta (ed.), Clavis scriptorum Latinorum Medii Aevi. Auctores Italiae (700-1000), Firenze: SISMEL-Edizioni del Galluzzo, 2006 (Edizione Nazionale dei Testi Mediolatini, 17; Serie I, 10), p. 24-26 (AnB7). Se lee en PL 129, 283B-286C, de donde lo toma Michele Bacci «Quel bello miracolo onde si fa la festa del santo Salvatore’: studio sulle metamorfosi di una leggenda», in: Gabriella Rossetti (ed.), Santa Croce e Santo Volto. Contributi allo studio dell’origine e della fortuna del culto del Salvatore (secoli ix-xv), Pisa: GISEM, 2002 (Piccola Biblioteca Gisem, 17), p. 7-86, en las p. 47-50.

20 Ha sido estudiada por Jean-Marie Sansterre, «L’image blessée, l’image souffrante: quelques récits de miracles entre Orient et Occident (vie-xiie siècle)», in: Les images dans les sociétés médiévales: pour une histoire comparée. Atti del convegno (Roma, 19-20.VI.1998), Bruselas-Roma: Institut historique belge de Rome, 1999 (= Bulletin de l’Institut historique belge de Rome, 69), p. 113-130, en las p. 119-121. La propuesta de esta obra como fuente del CREO, sugerida ya por J.-M. Sansterre, art. cit., p. 121, es desarrollada por Raquel Alonso Álvarez, «De cruore Domini: la reliquia de la santa sangre en la catedral de Oviedo y el milagro del Cristo de Beirut», in: Francisco J. Hernández, Rocío Sánchez Ameijeiras, Emma Falque (eds.), Medieval Studies in Honour of Peter Linehan, Firenze: SISMEL-Edizioni del Galluzzo, 2018 (Millennio Medievale, 115; Strumenti e Studi, 44), p. 49-65, esp. p. 56.

21 Cito por la edición de P. Savio, «Ricerche sulla Santa Sindone», Salesianum, 18, 1956, p. 578-640, en las p. 610-616 («II. sec. XI-Tradizione latina sopra la icona del Salvatore di Berito», edición del texto latino transmitido en Città del Vaticano, BAV, Vat. lat. 651, fol. 134rº-136vº).

22 De resonancias bíblicas, en cualquier caso, vid. Act. 5, 30: «Deus patrum nostrorum suscitauit Iesum quem uos interimistis suspendentes in ligno» (e ibid. 10, 39).

23 Ioh. 3, 1-21.

24 Así ya J.-M. Sansterre, art. cit., p. 119.

25 Sobre su datación, vid. César García de Castro Valdés, El Arca Santa de la catedral de Oviedo (Ars Mediaevalis), 2, Aguilar de Campoo: Fundación Santa María la Real del Patrimonio Histórico, 2017, p. 84, donde la fecha hacia 1090-1100, y más probablemente, hacia 1096-1097, y propone que el destinatario del presente regio habría sido el obispo Martín de Oviedo (1094-1098). Puede leerse en Daniel Rico Camps, «La inscripción histórica del Arca Santa de Oviedo. Nueva transcripción y estudio», Territorio, Sociedad y Poder, 12, 2017, p. 37-53, en la p. 53. Por lo que dice el Acta de apertura del Arca Santa en 1075, el revestimiento metálico se añadió, sin duda, sobre el Arca original, por lo que no puedo evitar disentir de C. García de Castro Valdés, op. cit., p. 22, en su interpretación del pasaje que dice (la puntuación es mía): «His omnibus (sc. reliquiis) egregius rex Adefonsus humili devocione preditus fecit hoc receptaculum, pignoribus sanctorum penitus insignitum, exterius adornatum non vilibus artis operibus, per quod post vitam eius mereatur consorcium illorum in celestibus sanctorum regnis et suis adiuvari precibus» (lín. 7/9) (trad.: El ilustre rey Alfonso, lleno de una humilde devoción hacia todas ellas (.i. hacia todas las reliquias mencionadas en las líneas precedentes), hizo que este receptáculo, insigne en su interior por las reliquias de los santos, fuese adornado en su exterior con obras de arte no insignificantes para merecer, después de su vida, la compañía de aquéllos en los reinos celestiales de los santos y ser asistido por sus súplicas».

26 Sigo la propuesta de Valeriano Yarza Urquiola, «La Vita uel Gesta sancti Ildefonsi de ps. Eladio. Estudio, edición crítica y traducción», Veleia, 23, 2006, p. 279-325, esp. p. 284-285 (la edición, por la que citaré, se lee en las p. 316-324, únicamente en las páginas pares, con traducción en las impares). Otra edición más reciente de Juan GIL, Scriptores muzarabici saeculi viii-xi, vol. 1, Turnhout: Brepols, 2020 (CC CM 65A), p. 223-230 (introducción en las p. 209-219, donde, en la p. 209, se fecha la redacción de este escrito a finales del s. xi o comienzos del xii y no se emite ninguna hipótesis sobre su origen).

27 Vid. José Carlos Martín-Iglesias, «La Translatio reliquiarum Ouetum (Díaz 1011): edición y estudio, con noticia de un nuevo manuscrito (Paris, BnF, lat. 18123)», Territorio, Sociedad y Poder, 15, 2020, p. 87-113, en la p. 95. Los Miracula b. Virginis Mariae (BHL 5357) han sido editados por Avelina Carrera de la Red, Fátima Carrera de la Red, Miracula Beate Marie Virginis (Ms. Thott 128 de Copenhague) –Una fuente paralela a Los Milagros de Nuestra Señora de Gonzalo de Berceo–. Edición, traducción, introducción y notas, Logroño: Instituto de Estudios Riojanos, 2000 (Centro de Estudios Gonzalo de Berceo, 19), p. 162-392, donde el milagro que aquí interesa se lee en las p. 168-170 (cap. 1).

28 Lo señalan ya P. HENRIET, «Oviedo, Jérusalem hispanique…», p. 242 n. 26; y, con más detalle, V. Yarza Urquiola, «Algunas observaciones…», p. 77-79. El pasaje del Liber testamentorum se lee en J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464 (fol. 3rºa); el del Corpus Pelagianum, en J. PRELOG, op. cit., p. 97, 10/16.

29 Por el contrario, B. de Gaiffier, art. cit., p. 243-244, consideraba el texto del Ps. Cixila como una de las fuentes del CREO.

30 Se ha querido ver, no obstante, en un texto de Pelayo una de las fuentes de la Translatio reliquiarum Ouetum (Díaz 1011), vid. F. J. Fernández Conde, R. Alonso Álvarez, art. cit., p. 72-73. He mostrado mi escepticismo en J. C. Martín-Iglesias, «La Translatio reliquiarum Ouetum…», p. 96.

31 Cito por la edición de Ignazio Cazzaniga, «La vita di S. Emiliano scritta da Braulione vescovo di Saragozza: edizione critica», Bollettino del Comitato per la preparazione della Edizione Nazionale dei Classici Greci e Latini, n. s. 3, 1954, p. 7-44, en las p. 22-40 (el pasaje aducido en la p. 34, 10/18).

32 E. Jerez Cabrero, art. cit., p. 60-78 (p. 61 n. 69 para la presencia de la Vita s. Aemiliani en la compilación conservada por el Soriense).

33 Adopto la terminología de E. Jerez Cabrero, art. cit., p. 66.

34 Desaparecido, pero del que conserva un microfilm parcial en el Servicio de Reproducción de Documentos (Subdirección General de los Archivos Estatales), así como unas fotografías, también parciales, en el Instituto de Historia del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid, vid. José Carlos Martín-Iglesias en José Carlos Martín-Iglesias, Valeriano Yarza Urquiola, Iuliani Toletani episcopi Liber Anticimen, Elogium Ildefonsi. Felicis Toletani episcopi Vita sancti Iuliani. Iuliani Toletani episcopi Fragmenta II. Pseudo-Iuliani Toletani episcopi Ordo annorum mundi, vol. 1, Turnhout: Brepols, 2014 (CC SL 115A), p. 270 n. 87.

35 Sobre los testimonios de la Compilación B de Pelayo de Oviedo, vid. E. Jerez Cabrero, art. cit., p. 72-74. Sobre la tradición manuscrita de la Vita s. Aemiliani, vid. José Carlos Martín-Iglesias, «Braulio Caesaraugustanus ep.», in: Paolo Chiesa, Lucia Castaldi (ed.), La trasmissione dei testi latini del Medioevo. Mediaeval Latin Texts and their Transmission. Te.Tra. 1, Firenze: SISMEL-Edizioni del Galluzzo, 2004 (Millennio medievale, 50; Strumenti e Studi, n.s. 8), p. 38-52, en las p 40-44.

36 Consultado en una reproducción digital en blanco y negro. Bibliografía: Tomás Rojo Orcajo, Catálogo descriptivo de los códices que se conservan en la Santa Iglesia Catedral de Burgo de Osma, Madrid: Tipografía de Archivos, 1929, p. 60-65 (que no da noticia, sin embargo, de la presencia de esta obra en el manuscrito); Peter Linehan, «The Synod of Segovia (1166)», Bulletin of Medieval Canon Law, n. s. 10, 1980, p. 31-44 (reimpr. in id., Spanish Church and Society, 1150-1300, London: Variorum, 1983 [Collected Studies Series, CS184], nº II), esp. p. 31-32 y 39-42; Antonio García y García, «Circulación de manuscritos canónicos extrapeninsulares en España», in: Andreas Meyer, Constanze Rendtel, Maria E. Wittmer-Butsch (ed.), Päpste, Pilger, Pönitentiarie. Festschrift für Ludwig Schmugge zum 65. Geburtstag, Tübingen: Niemeyer, 2004, p. 15-30, en la p. 22 (quien cree que podría ser un manuscrito de origen francés, completado en España con la adición de otras piezas); M. Calleja Puerta, art. cit., p. 218.

37 M. Calleja Puerta, art. cit., p. 220-221.

38 Para el testimonio de las compilaciones de Pelayo de Oviedo sobre el itinerario del Arca Santa, vid. el Liber Testamentorum ecclesie Ouetensis (ca. 1118), editado por J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 460-461 (fol. 2rºa); y la Compilación B del Corpus Pelagianum (ca. 1120-ca. 1142), editada por J. PRELOG, op. cit., p. 78, 16-79, 8 (= M. GUSCIN, op. cit., p. 203, cap. 2 lín. 16/25). En ninguna de ellas se menciona la ciudad de Sevilla en el citado itinerario.

39 El paso del Arca Santa por Sevilla es recogido también en la denominada Hoja del Cabildo del s. xv: «ab vrbe jherosolimitana transtulit in africam: ab africa in carthaginem: a carthagine hispalim: ab hispali toletum: a toleto in asturias», sobre la cual E. López Fernández, Las Reliquias de San Salvador…, p. 121-124 (estudio) y p. 236-237 (transcripción y traducción). Publica otra copia, procedente de la iglesia de Santa María de Besalú, Francisco Monsalvatje y Fossas, Colección diplomática del Condado de Besalú: Tomo XV, IV de la Colección Diplomática, Olot: Sucesores de Juan Bonet, nº 2274, 1908, p. 422-424, documento perteneciente a la colección privada del autor, bajo el título «Auténtica de las santas reliquias que se veneraban en Santa María de Besalú». El documento publicado por Monsalvatje y Fossas es, quizás, el pergamino mencionado ya por José de la Canal, España Sagrada, vol. 45, Madrid: Imprenta de Don José del Collado, 1832, p. 106 (y del que el autor transcribe las primeras líneas), donde señala a propósito de la Colegiata de Besalú (nº 99): «Las reliquias son muchas, y si se da crédito á un pergamino que les sirve de auténtica, fueron llevadas allá desde la catedral de Oviedo. Dice asi. Dilectissimi Fratres in Christo, quia Deus in coelis atque in terra omnia quaecumque vult posse non dubitatis, notum vobis facimus quae omnia manifestissime declarabant. etc.» (agradezco a Patrick Henriet que me llamase la atención sobre la noticia de la España Sagrada). Algunos errores groseros del texto publicado por Monsalvatje y Fossas podrían indicar, no obstante, que éste publicó una copia del citado pergamino (realizada por él mismo o encargada a otro) y que esta copia es la que guardaba en su colección privada.

40 Edición de José Antonio Estévez Sola, Historia Silensis, Turnhout: Brepols, 2018 (CC CM 71B), p. 158 (la puntuación es mía). Sobre el discutido origen de la Historia Silensis, vid. Patrick HENRIET, «L’Historia Silensis, chronique écrite par un moine de Sahagún. Nouveaux arguments», e-Spania, 14, décembre 2012, artículo electrónico, URL <http://journals.openedition.org/e-spania/21655> (18.12.2020), DOI: https://doi.org/10.4000/e-spania.21655; sobre su datación, J. A. Estévez Sola, op. cit., p. 75-76.

41 Vid. J. C. Martín-Iglesias, «La Translatio reliquiarum Ouetum…», p. 95.

42 Consultado en la reproducción digital en color disponible en la página electrónica de la British Library, URL <http://www.bl.uk/manuscripts/FullDisplay.aspx?ref=Harley_MS_2253> (18.12.2020). Bibliografía: S. G. Fein, D. Raybin, J. Ziolkowski, op. cit., p. 1-16. Puede consultarse online, URL <https://d.lib.rochester.edu/teams/text/fein-harley2253-volume-3-article-97> (18.12.2020).

43 S. G. Fein, D. Raybin, J. Ziolkowski, op. cit., p. 258-260 (art. 97) (con traducción inglesa en las páginas impares).

44 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464.

45 J. PRELOG, op. cit. (= M. GUSCIN, op. cit., p. 207, cap. 5 lín. 33).

46 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464.

47 J. PRELOG, op. cit. (= M. GUSCIN, op. cit., p. 207, cap. 5 lín. 15).

48 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464. La primera variante se lee también en la Hoja del Cabildo del s. xv a la que ya me he referido en este trabajo: «tam preciosa atque gloriosa insignia» (cito por E. López Fernández, Las Reliquias de San Salvador…, p. 237). Otras lecturas y adiciones propias de esta tercera versión se leen también en términos muy parecidos en esa misma Hoja del Cabildo del s. xv (ed. ibid., p. 236), como «Que archa ibidem aperta exstitit. In qua aperientes plures inuenerunt arcellas» (2-3) (= Hoja, «Que archa ibidem aperta fuit. in qua aperientes multiplices archellas inuenerunt») y «cum Dei timore ac reuerencia» (4) (= Hoja, «summa cum reuerentia et timore»).

49 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 462.

50 También se lee en la Compilación A del Corpus Pelagianum «Beatus Iulianus Pomerius Tholetane sedis archiepiscopus, qui archam cum sanctorum pignoribus, que nunc Ouetensis ecclesia gloriatur, cum rege Pelagio secum in Asturiis transtulit» (Madrid, BN, 1513, fol. 4rºb); y en la Compilación B: «Nunc revertamur ad archam, quam princeps Pelagius et Tholetanus archiepiscopus Iulianus in Asturiis transtulerunt», ed. J. PRELOG, op. cit., p. 92, 2/3.

51 Esta propuesta de interpretación se lee ya en S. G. Fein, D. Raybin, J. Ziolkowski, op. cit., p. 344 (nota a la lín. 41 del texto). Sobre el epitafio que se grabó en el sepulcro de los tres hermanos, conservado únicamente por vía de tradición manuscrita, vid. José Carlos Martín-Iglesias, «El Epitaphium Leandri, Isidori et Florentinae (ICERV 272) o la compleja transmisión manuscrita de un texto epigráfico. Nueva edición y estudio», Euphrosyne, n. s. 38, 2010, p. 139-163. Apenas ha llegado hasta nuestros días alguna composición en honor exclusivamente de santa Florentina, aunque puede citarse una pequeña pieza litúrgica dividida en seis lecciones, transmitida por el breviario sevillano Paris, Bibliothèque nationale de France, lat. 982, del s. xv, fol. 242rºb-vºa, vid. José Carlos Martín-Iglesias, Scripta Medii Aeui de uita Isidori Hispalensis episcopi, Turnhout: Brepols, 2016 (CC CM 281), p. 55*, 187 y 204-205 (edición del texto). Sobre esta santa familia, vid. José Carlos Martín-Iglesias, Escritos medievales en honor del obispo Isidoro de Sevilla: Introducción, traducción, índices y notas, Turnhout: Brepols, 2017 (Corpus Christianorum in Translation, 29), p. 14-53.

52 Cito por la edición de MªJosé SANZ FUENTES, Miguel Calleja Puerta, Litteris confirmentur. Lo escrito en Asturias en la Edad Media, Oviedo: Cajastur, 2005, p. 272-283, en la p. 280 (se lee también en E. López Fernández, Las Reliquias de San Salvador…, p. 254-258).

53 Esta explicación se lee, no obstante, en la Translatio reliquiarum Ouetum (Díaz 1011), cap. 7, 17-19, donde se refiere que, cuando el Arca Santa fue abierta en el año 1075, la reina consorte, Inés de Aquitania, y una de las hermanas de Alfonso VI, doña Urraca, trataron de apoderarse de algunas reliquias, ante lo que el abad de San Salvador cerró el Arca de forma tan precipitada que los citados morrales no se guardaron de nuevo dentro de ella, vid. J. C. Martín-Iglesias, «La Translatio reliquiarum Ouetum...», p. 90 y, sobre todo, p. 103: «Regina enim et soror regis interim ad archam paulatim accedebant, uolentes, si possent, aliquid preripere de sanctuario. Quod cum abbas animaduertisset, festinanter clausit scriniolum, quod aperuerat, et obserauit et nunquam postea aliquis eum aperire temptauit. Pera autem sancti Petri et pera sancti Andree foris remanserunt». Es posible que remonte a una tradición oral de origen ovetense, fijada por escrito sólo en este momento.

54 E. Jerez Cabrero, art. cit., p. 53 y 55 (ítem nº 8 de su lista).

55 Enrique Jerez Cabrero, El Chronicon mundi de Lucas de Tuy (c. 1238): técnicas compositivas y motivaciones ideológicas, Tesis doctoral, Universidad Autónoma de Madrid, 2006, p. 31 (ítem nº 8).

56 Puede leerse en J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., fol. 1vºa (p. 459): «Hec scriptura docet qualiter archa cum multorum pignoribus sanctorum Oueto ab Iherusalem sit translata».

57 Lo señala M. GUSCIN, op. cit., p. 204.

58 Vid. al respecto M. GUSCIN, op. cit., p. 98-99 y 202-208, si bien la información de este estudioso es confusa y ha sido revisada por mí. La versión de la Compilación B ha sido editada por J. PRELOG, op. cit., p. 76, 16-80, 6 (= Madrid, BN, 1513, fol. 43vºb-45rºa) y p. 92, 2-98, 13 (= Madrid, BN, 1513, fol. 48vºa-50rºb); y por M. GUSCIN, op. cit., p. 202-208.

59 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 463. La misma introducción se lee en el Corpus Pelagianum: «His igitur premissis que archa sanctorum gloriosissima teneat pignora, scripto subtitulavimus eam manifestantes populis fidelibus» (ed. J. PRELOG, op. cit., p. 96, 3/5).

60 Aunque F. J. Fernández Conde, R. Alonso Álvarez, art. cit., p. 69 y n. 37 de esa página, señalan que esta reliquia es mencionada al comienzo del Corpus Pelagianum (Compilación B) conservado en Madrid, Biblioteca Nacional, 1513, fol. 1rºa, en el citado pasaje Pelayo no se refiere a este leño de escasa longitud, sino a treinta vigas de madera demasiado débiles para sostener la iglesia de San Salvador que el propio Pelayo hizo sustituir por otras catorce más firmes. No se trata, en consecuencia, de ninguna reliquia conservada como testimonio del poder de Dios. Transcribo el pasaje a continuación (en el que corrijo alguna lectura de los estudiosos citados y añado mi propia puntuación): «Pelagius Ouetensis ecclesie episcopus fuit consecratus sub era .mª.cª.xxxª.viª. iiiiº. kalendas Ianuarii. Erant tunc in principali ecclesia lignee uetustisime et debiles .xxxª. trabes, quas cum filiis ecclesie sue precipitauit et nouas .xª.iiiior., sicut modo aparent, composuit»uetustissime» es corrección de la lectura precedente «uetuisisime»)

61 Respectivamente: J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464; J. PRELOG, op. cit.

62 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464. Es, básicamente, la misma redacción que se lee en el Corpus Pelagianum: «et de sepulchro ipsius Lazari; et (quod est dignum summa veneracione) in ecclesia ipsi principali sancti salvatoris habetur una ex sex hydriarum, in quibus dominus in nupciis aquam vertit in vinum, ut evangelica monstrat veritas integra», ed. J. PRELOG, op. cit., p. 97, 5/9.

63 Ésta es la impresión ya de J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 380, n. 19.

64 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464; J. PRELOG, op. cit., p. 98, 3/4.

65 Es la opinión de F. J. Fernández Conde, R. Alonso Álvarez, art. cit., p. 65.

66 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464. Para el Corpus Pelagianum, vid. J. PRELOG, op. cit., p. 98, 12/13.

67 J. PRELOG, op. cit., p. 98, 5/9. La fuente del pasaje, como señala J. PRELOG, op. cit., p. 178, n. 354, es una carta de Gregorio Magno a Leandro de Sevilla fechada en agosto del año 599: Registrum epistularum (CPL 1714), 9, 229 lín. 125/130, ed. Dag Norberg, S. Gregorii Magni Registrum epistularum: Libri VIII-XIV, Appendix, Turnhout: Brepols, 1982 (CC SL 140A), p. 805-811 (el pasaje en cuestión en la p. 810).

68 J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 464-465.

69 Sobre este obispo puede consultarse Pablo Dorronzoro Ramírez, «Los obispos durante el reinado de Alfonso VI: aproximación metodológica», Estudios Medievales Hispánicos, 1, 2012, p. 23-58, en las p. 34-46 (= id., Poder e identidad de los obispos del Reino de León en el siglo XI, Madrid: La Ergástula, 2012 [Monografías del Máster Universitario de Estudios Medievales Hispánicos, 5], p. 351-370); Raquel Alonso Álvarez, «El obispo Arias y la apertura del Arca Santa de Oviedo: la reforma litúrgica antes del Concilio de Burgos (1080)», Medievalia, 17, 2014, p. 79-102; F. J. Fernández Conde, art. cit., p. 78-79. Que la tradición que buscaba establecer una relación directa entre las iglesias de Oviedo y Jerusalén podría haberse debido al obispo Arias de Oviedo es una idea sugerida ya por A. Guiance, art. cit., p. 219.

70 P. HENRIET, «Oviedo, Jérusalem hispanique…», p. 236.

71 Así se lee en el Acta de apertura del Arca Santa de 1075: «et Ariani qui in predicta ecclesia presulatus officium fungebatur» (lín. 5/6, ed. F. J. Fernández Conde, R. Alonso Álvarez, art. cit., p. 75). El obispo Arias es, además, uno de los confirmantes del documento: «Arias sancte sedis Ouetensis ecclesie episcopus confirmans» (lín. 103/104, ed. ibid., p. 78). Vid., además: R. Alonso Álvarez, «El obispo Arias…», p. 92-95.

72 P. HENRIET, «La lettre d’Osmundus…», p. 69. Puede consultarse también P. HENRIET, «Oviedo, Jérusalem hispanique…», esp. p. 235-239, aunque este trabajo se centra en la figura del obispo Pelayo de Oviedo como gran propagandista de la sede episcopal ovetense.

73 Abreviaturas y ediciones de las fuentes y la tradición indirecta (Testimonia): Anast. Bibl., Mirac. = Anastasius Bibliothecarius, Miraculum in imagine Berytensi Christi crucifixi (BHL 4227), ed. PL 129, 283B-286C; Braul., Vit. Aemil. = Braulius ep. Caesaraugustanus, Vita s. Aemiliani (BHL 100), ed. I. Cazzaniga, art. cit., p. 22-40; PsCixil., Vit. Ildef. = Ps. Cixila, Vita s. Ildefonsi ep. Toletani (BHL 3919), ed. V. Yarza Urquiola, «La Vita uel Gesta sancti Ildefonsi», p. 316-324; Decret. Adef. = Decretum Adefonsi VI a. 1075, cum arca sancta aperta est, ed. F. J. Fernández Conde, R. Alonso Álvarez, art. cit., p75-79; Hist. Sil. = Historia Silensis (Díaz 888), ed. J. A. Estévez Sola, op. cit., p. 133-231; Pass. imag. = De passione imaginis Domini qualiter crucifixa est in Beryto (BHL 4228), ed. P. SAVIO, art. cit., p. 610-616; Pelag. Ouet., Corp. = Pelagius ep. Ouetensis, Corpus Pelagianum, ed. J. PRELOG, op. cit., p. 76, 16-80, 6 y p. 92, 2-98, 13 (otra edición en M. GUSCIN, op. cit., p. 202-208); Pelag. Ouet., Lib  test. = Pelagius ep. Ouetensis, Liber testamentorum, ed. J. A. VALDÉS GALLEGO, op. cit., p. 459-465 (Hec scriptura docet qualiter archa cum multorum pignoribus sanctorum Oueto ab Iherusalem sit translata); Transl. Ouet. = Translatio reliquiarum Ouetum (Díaz 1011), ed. J. C. Martín-Iglesias, «La Translatio reliquiarum Ouetum…», p. 100-107.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

José Carlos Martín-Iglesias, « El Catalogus reliquiarum ecclesiae Ouetensis (Díaz 722): nueva edición y estudio de las tres versiones conservadas », e-Spania [En ligne], 38 | février 2021, mis en ligne le 09 février 2021, consulté le 03 mars 2021. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/39420 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.39420

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search