Navigation – Plan du site

AccueilNuméros39Hommage à Joseph Pérez (1931-2020)Période contemporaineHace cien años… Españoles en Laro...

Hommage à Joseph Pérez (1931-2020)
Période contemporaine

Hace cien años… Españoles en Laroque d’Olmes, 1916-1938

Il y a cent ans… Des Espagnols à Laroque d’Olmes, 1916-1938
A hundred years ago… Spaniards in Laroque d'Olmes, 1916-1938
Alet Valero

Résumés

À partir de la date et de la ville de naissance de Joseph Pérez, on a consulté les registres de naissance de 1931 de Laroque d’Olmes et les archives départementales de l’Ariège. Ils ont révélé l’existence d’un groupe d’inmigrés espagnols d’environ 500 à 600 personnes identifiées par les déclarations soit environ 300 couples. La recherche a consisté à appréhender l’attractivité professionnelle de la ville qui comptait 1545 habitants en 1921, l’impact démographique de l’arrivée de ces inmigrés, la proportion des Espagnols par rapport aux naissances locales, son évolution entre 1917 et 1938, les métiers déclarés par les pères et les mères, l’origine géographique de ceux-ci, les prénoms choisis, l’« assimilation » réalisée par la loi de 1927. Eléments qui permettent de contextualiser les premières années de la vie de Joseph Pérez.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 François GADRAT, «Le mouvement de la population en Ariège de l’An IX à 1936», Revue géographique de (...)

A Joseph Pérez, desde esta tierra de Ariège.
« L’Ariège produit des hommes et du fer »
1

Preámbulo epilogal

  • 2 Alet VALERO, Oriente, playas y Castillos. Pratiques, images et politiques touristiques en Espagne, (...)

1Como se verá más adelante, intento investigar sobre temas de «movilidades». Para mi tesis tenía que consultar fondos dispersos por España sobre un tema, el turismo, poco o mal considerado entre los hispanistas2. A principios de los años 1980, cierto movimiento de renovación de las formaciones universitarias impulsó en Francia y en este ámbito el desarrollo de titulaciones en licenciatura y master con una implicación fuerte de los geógrafos en el caso del turismo. Mi primer enfoque era semiológico e histórico. El periodo elegido, el famoso boom turístico del franquismo de los años 50-60. En mi primera candidatura a la Casa de Velázquez me apoyaba don Mauricio Molho que fue maestro mío en la ENS de St Cloud y en la Universidad de Paris IV y mi primer director de tesis. Luego conté con Gérard Chastagnaret quien me dirigió, me orientó y fue mi cómplice en mis andanzas investigadoras y en mi cuestionamiento del supuesto retraso español, en particular, en el desarrollo turístico. Hay encuentros extraordinarios que, encadenados, pueden hilar una vida. Mi gratitud hacia ambos crece aún más con el tiempo. Joseph Pérez me aceptó en 1989 como miembro científico y los dos años de la Casa fueron de los más fértiles de mi carrera.

2Joseph Pérez me dejó plena libertad y uno de sus objetivos, así lo entendí, era que las investigaciones desembocaran en una tesis. Los años de la Casa me permitieron un contacto directo y activo con Alicia Alted y Benito Bermejo y los primeros trabajos sobre los exiliados republicanos españoles en Francia. Así se fortaleció otra faceta de las «movilidades», el exilio que trajo de la mano las migraciones.

  • 3 En un principio había ideado un artículo titulado Correlación de tiempos y movilidades, 1916-1938 q (...)

3Durante mucho tiempo, en mi investigación, fueron campos más bien separados como suelen serlo académicamente. Pero la participación en investigaciones históricas colectivas, en particular sobre África y el Maghreb, me persuadieron que en muchas circunstancias los «viajes» son complejos tanto en sus causas como en sus modalidades. Entre la obligación y la elección, los límites pueden ser borrosos si no en un principio, por lo menos, cuando se alargan o repiten, por motivos varios. También tuve que considerar que los límites nacionales, o sea, las «fronteras» no siempre lo son o no lo son tanto como algunos pretenden o quisieran. Y cuando lo son, ¿por qué? A lo largo de los siglos, los movimientos se reinician y, a veces, de manera más llamativa en las zonas llamadas «fronterizas», las cuales no siempre aparecen como tales. Además los movimientos no son forzamente limítrofes, conexiones misteriosas establecen enlaces entre puntos diversos de la geografía hispana con puntos determinados de Francia, en este caso con Laroque d’Olmes. Así es como, más ampliamente, tienen lugar intercambios, idas y retornos, viajes definitivos, en una misma vida o de una generación a otra, sean económicos o políticos, éxodos, migraciones, exilios, visitas, viajes, excursiones, turismo, con variaciones que sólo el estudio pormenorizado permite poner de realce. En el entramado de las vidas individuales, familiares, profesionales, las migraciones y exilios como las diversas formas de moverse, se combinan, se oponen, se completan, se encadenan, se compenetran. Dejan una estela de trabajos, entusiasmos, descendientes, obras, instituciones, luchas, ideas, ilusiones, proyectos y una sensación de correlación de tiempos y movilidades3. Por razones de espacio me limitaré a presentar algunos aspectos de la emigración que explica que Joseph Perez naciera el 14 de febrero de 1931 en Laroque d’Olmes en el departamento de Ariège.

  • 4 Claudine PAILHÈS, La frontière pyrénéenne: guide des sources d'archives des relations et des espace (...)
  • 5 Archives départementales de l’Ariège, Des Espagnols en Ariège, Conseil départemental de l’Ariège, 2 (...)
  • 6 En mi primera opción Correlación de tiempos y movilidades, 1916-1938, introducía aquí el enlace con (...)
  • 7 Natacha LILLO, «La emigración española a Francia a lo largo del siglo XX. Entre la “perfecta integr (...)

4Entre Francia y España, España y Francia se dan muchos casos singulares que causan admiración. Los archivos departamentales de Ariège contienen documentos de los intercambios por esos territorios que ya venían reseñados en una publicación4. En 2019, una nueva publicación muy ilustrada se centra sobre españoles en Ariège aprovechando el fondo archivado5. En línea, el trabajo que François Gadrat publicó en 1938 da indicios de la maraña de esos movimientos que se dieron en el departamento de Ariège que no destaca por su movilidad en el territorio francés. Permite intuir además el ambiente intelectual, docente, universitario y científico que existía localmente cuando Joseph Pérez tenía tan sólo siete años o sea el momento en que empezaría su Cours Préparatoire y el itinerario que le llevaría a la brillante carrera que fue la suya6. Tras el choque del principio de la guerra, a partir de 1915 se reinició o se intensificó una corriente migratoria de españoles7. Su presencia se puede percibir en los registros civiles de Laroque d’Olmes.

Hace 100 años

5Cuando se le solicitó para que hablara de su memoria personal, Joseph Pérez indicó:

  • 8 Ricardo GARCÍA CÁRCEL y Eliseo SERRANO MARTÍN, Exilio, memoria personal y memoria histórica. El his (...)

Soy hijo de emigrantes españoles que tuvieron que salir de su patria hacia 1922. Yo nací en Francia y me eduqué en una de las escuelas francesas creadas por la III República francesa. De esta forma me convertí en francés pero sin tener que renegar de mi ascendencia española. Me encuentro pues heredero de una doble tradición […]8.

6Hoy podemos celebrar entonces el Centenario de esta ola migratoria que se inserta en estos movimientos mencionados por estudiosos y cuyos rastros permanecen en los archivos.

7El departamento de Ariège fue durante la época moderna y hasta finales del siglo XIX una reserva demográfica que alimentaba una emigración hacia tierras francesas, andorranas y españolas. Los años 1880 marcan una ruptura y una tendencia al descenso de la población local que favorece una inmigración extranjera:

  • 9 Traducido de François GADRAT, «Le mouvement de la population en Ariège de l'an IX à 1936», p. 27. L (...)

Desde hace unos veinte años, cuando estalló la Gran guerra [1914-1918], una inmigración extranjera se detectaba en Ariège. La cosa era nueva. El censo de 1851 mencionaba apenas 27 159 extranjeros. Detallaba [en Ariège] 86 españoles, 20 polacos, 11 alemanes, 8 italianos, 7 belgas. Considerando que no estábamos lejos de las guerras carlistas y menos aún de las reacciones en Europa central, opino que eran ante todo, refugiados políticos. En relación con España ese «frente humano» que impedía la penetración de los ibéricos en Francia con más seguridad que la altura de los Pirineos […] ya no existe en 1911 año en que se cuentan 1200 extranjeros. A pesar del aumento sigue siendo baladí: 1 de cada 166 lugareños, pero es una indicación valiosa si se considera que desde hacía diez años, el número de extranjeros ya se había triplicado9.

  • 10 Ibid.
  • 11 Esta estimación viene confirmada por la base que hemos constituido a partir de las partidas de naci (...)
  • 12 Ibid., p. 44.

8El proceso se acelera entre 1911 y 1936 año en que el departamento sólo cuenta con 148 352 ciudadanos franceses (49 180 menos que en 1911) y con un extranjero por cada 22 franceses10. En los años 1930 los extranjeros trabajan en fábricas, minas, canteras, obras y campo. Los extranjeros se concentran en Lavelanet (817), Pamiers (712), Laroque d’Olmes (512)11 y Tarascon (454)12:

  • 13 Ibid., p. 38.

De las cuatro ciudades industriales más típicas de Ariège, las que conocieron el crecimiento más rápido desde 1921, Tarascon y Laroque d’Olmes, fueron las que mayor proporción tenían de extranjeros: el 20% en Tarascon, el 24% en Laroque. Ambas tuvieron hasta el 28% en 193113.

9El crecimiento más rápido se produce en Laroque d’Olmes en torno a la industria textil lanera: 1.545 habitantes en 1921, 2.018 en 1926, 2.129 en 1931, 2.105 en 1936 con un descenso progresivo del número de españoles entre 1932 y 1936.

  • 14 Georges JORRÉ, «L'industrie dans les Pyrénées de l'Ariège», Revue géographique des Pyrénées et du S (...)

10Este proceso es excepcional porque globalmente algunas producciones tradicionales decaían o iban extinguiéndose. Georges Jorré indicaba para 1931: «El departamento de Ariège ya escasamente produce hombres: casi ha dejado de producir hierro»14. En cuanto a las producciones textiles se habían concentrado en unos pocos focos. Muchas carderías, hilanderías artesanales y fábricas de paño habían cerrado a lo largo del último medio-siglo. Esas actividades se fueron concentrando en el valle del Touyre, en la tierra de Olmes donde existía una larga tradición, en particular desde finales del siglo XVIII cuando se introdujeron los primeros artefactos para cardar y peinar y a finales del siglo XIX con la generalización de los telares mecánicos. Poco a poco, a la lana local se había sustituido las producciones australianas y argentinas, los tejidos de recuperación, nuevos o usados, y los residuos de algodón. A principios del siglo XX se asiste a una evolución no sin resistencia:

  • 15 Ibid., p. 125.

[…] a pesar de la existencia de algunas casas bastante potentes, en particular en Lavelanet que sigue siendo el gran centro, las pequeñas empresas son todavía bastante numerosas: la industria de Lavelanet, globalmente, es industria pequeña; no puede compararse con la del Norte o del Este. Existe ahí, sin embargo, una zona textil interesante: en torno a Lavelanet que cuenta, en 1934, con 13 hilanderías y carderías y con 30 fábricas de paño. L’Aiguillon, Dreuilhe, Laroque d’Olmes, Villeneuve d’Olmes y Montferrier totalizan 13 hilanderías15.

  • 16 Ibid., p. 129.

11En 1938, a la hora de evocar el porvenir artesanal e industrial de Ariège, Georges Jorré insiste en que no hay que temer la falta de mano de obra porque «allí donde la industria prospera, los hombres se quedan; es el caso de Luzenac [con el talco]. Si la industria nace en sitios que los hombres han abandonado, los hace regresar y atrae a los extranjeros, españoles y otros»16.

Los nacimientos españoles en Laroque d’Olmes (1906-1938)

12No sé si el proceso señalado por Georges Jorré es tan mecánico como lo afirma. Las primeras décadas del siglo XX son muy inestables. En Ariège, el 4 de agosto de 1914, con la declaración de guerra todos los trabajadores extranjeros son despedidos, los españoles salen para Andorra, se dirigen hacia otros puntos de Francia o regresan a España. Pero con la falta de mano de obra pronto vuelve la contratación:

  • 17 Traducido de: Archives départementales de l’Ariège, Des Espagnols en Ariège, Conseil départemental (...)

La empresa Escoffier, encargada de lotes del Transpirenáico, contaba con 300 obreros antes de la guerra; reanuda las obras con 46 obreros de los que 14 son españoles. La salida de los hombres para el frente, la economía de guerra y la llegada de quintas escasas imponen recurrir masivamente a la mano de obra extranjera constituida en un 85% por españoles. La fábrica metalúrgica de Pamiers que, en 1912, sólo ocupaba a 57 obreros españoles, contrata 428 en diciembre de 1916 o sea el 12% del total de su plantilla extranjera. En diciembre de 1919, 68 establecimientos industriales emplean mano de obra extranjera cuando sólo eran 18 en 191217.

  • 18 Véase tabla p. 45 en A.D.A, Des Espagnols en Ariège

13Se puede formular la hipótesis de que esta contratación masiva se divulgó rápidamente por España por canales que convendría investigar. Varias empresas venían contratando españoles en los años anteriores a la guerra18. Las obras en la Transpirenáica (Empresas Pellerin, Bartissol, Escoffier en L’Hospitalet y Lambert en Ax-les-Thermes), las Canteras de talco y mármol de Montferrier, la Sociedad de carburo de calcio de Perles-et-Castelet, la Sociedad de los talcos de Luzenac, la Sociedad de las canteras de pizarra y minas de Miglos, la Sociedad de las minas de Rabat y la de Seintein, la Sociedad metalúrgica de Tarascon, la Sociedad de productos electroquímicos de los Pirineos de Auzat, la Empresa Garcia de ferrocarriles de Saint-Girons-Oust (lote 3) empleaban cada una más de 10 obreros españoles en 1912 y las plantillas de las primeras empresas de esta lista, en particular de la Transpirenáica, se componían casi por completo de españoles, por orden: Pellerin, 280 (total de la plantilla 295), Bartissol, 275 (300), Escoffier, 450 (500), Lambert, 300 (450), Cantera de Montferrier 270 (500).

  • 19 Sobre la legislación y la política laboral francesa a finales del siglo XIX y el primer tercio del (...)
  • 20 Entre 1906 y 1938 hemos contado 1088 partidas. Entre 1906 y 1916 no se menciona ningún español entr (...)
  • 21 El 9 de abril de 1925, el Comisario especial de Foix distingue los casados y los solteros; éstos «s (...)
  • 22 Por ejemplo en 1935 (la fecha nos parece significativa, como si la pareja sintiera la necesidad de (...)

14En este contexto de auge industrial, el sector textil y en él, los centros más dinámicos, se beneficiaron de una inmigración que reaccionó rápidamente a la demanda de mano de obra. Los archivos muestran que Laroque d’Olmes atrajo a españoles19 entre 1916 y 1933. En las partidas de nacimiento entre 1906 y 1939 se ve que hay que esperar 1917 para que los primeros nacimientos, con al menos un padre español, estén registrados en el ayuntamiento20. En el gráfico hemos elegido la fecha de 1913 para indicar la ausencia de nacimientos españoles antes de 1917 y nos hemos detenido en 1938 para no tener eventuales incidencias con el exilio republicano de 1939. La información contenida en las partidas evoluciona con el tiempo, de ahí que los periodos elegidos en los diferentes grafos sean algo diferentes. Hasta los años veinte no se menciona la fecha de nacimiento de los padres ni el lugar. Se indica sólo que la persona «es española o de nacionalidad española». En los primeros años se apunta, a veces, que sólo el padre es español21. Por eso mencionanos que son nacimientos con, como mínimo, un ascendente español. Que lleguen primero hombres suele ser habitual. Pero también aparecen parejas españolas desde el principio, e incluso, algunas que vienen de la misma localidad. Sin duda ya formadas o ya casadas o ya con hijos. Por ejemplo, se encuentran unos pocos casos en que el casamiento de la pareja en Laroque d’Olmes da lugar a la lista de todos los nacidos incluidos los nacidos en España22. Aparecen también madres con hijos naturales que luego se suelen legitimar con el matrimonio.

  • 23 Loi du 10 août 1932 protégeant la main d’œuvre nationale (Journal officiel du 12 août 1932). Jeanne (...)

15Lo singular es el crecimiento rápido a partir de los años 1920 con un pico en 1931, luego se observa un descenso que se acelera a partir de 1933. Las explicaciones pueden ser varias incluyendo la ley del 10 de agosto de 1932 que protege la mano de obra nacional23. Singular también la importancia de los nacimientos con padres españoles con relación al total de los nacimientos. En Laroque d’Olmes, el número de nacidos de padres no españoles, solía oscilar entre 25 y 30 por año entre 1900 y 1913. Cuando esta cifra baja, la proporción de los nacidos españoles marca un pico como se observa en la curva verde, en particular en 1917, durante la guerra de 1914-1918 (3 nacidos españoles o sea el 20% de los 15 nacidos en total), en 1926 (23 nac. esp., 36 en total, o sea el 72% del total), en 1933 (26 nac. esp., 43 en total, o sea el 60% del total).

Fig. 1. Nacimientos en Laroque d’Olmes (1913-1938). Datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335).

Fig. 1. Nacimientos en Laroque d’Olmes (1913-1938). Datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335).

Elaboración Alet Valero.

Los municipios originarios de los padres (1925-1938)

  • 24 La base de datos utilizada para analizar los nacimientos entre 1913 y 1938 reunía 292 declaraciones (...)

16Desde septiembre de 1925 y hasta 1938, las partidas mencionan la fecha y el lugar de nacimiento24. El análisis de estos datos permite ver cuáles son los municipios de procedencia de los emigrantes.

17Aparecen algunos focos de emigración con un número significativo de emigrantes tanto hombres como mujeres. Hemos elegido, para padres y madres, los 8 municipios más relevantes (véanse mapa y tabla). De ellos salieron 101 padres y 88 madres lo que deja suponer una mayor dispersión de las mujeres a la hora de emigrar, algo confirmado en las listas de los municipios no incluidos en la tabla. El caso de Aýna es una excepción puesto que de allí salieron más mujeres que hombres.

18El total de los municipios de los padres españoles asciende a 37, siendo los 8 primeros los que vienen en la tabla (Fig. 3). Hay 29 localidades no mencionadas en ella que están repartidas por el territorio español: Alcadozo, Alcampell, Barcelona, Buñol, Caravaca, Cartagena, Cerdillo, Chiclana, L’Eliana, Gélida, Irún, La Unión, Lietor, Madrid, Maluenda, Manilva, Onteniente, La Puebla Vallbona, Rubió, Santa Bárbara, Santa Coloma de Farnés, Valencia, Villafranca [de la Puente] del Arzobispo, Villena. Salvo muy pocas excepciones cada uno de estos lugares corresponde a un solo nacimiento. A veces las grafías o las declaraciones no permiten identificar todos los municipios o lugares: ¿Flan? (¿Plan? ¿Filan?), ¿Huel? (¿Muel?), ¿Motrit? (¿Motril?), ¿Norio? ¿Jesús del Monte?

Fig.2. Mapa del origen de los emigrantes españoles hacia Laroque d’Olmes entre 1925 y 1938.

Fig.2. Mapa del origen de los emigrantes españoles hacia Laroque d’Olmes entre 1925 y 1938.

Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335).

Fig. 3. Tabla de los municipios principales de la emigración española hacia Laroque d’Olmes, padres y madres (1925-1938).

Padres

Número de hijos

Número de padres

Madres

Número de hijos

Número de madres

1

Aýna, Albacete

79

33

Aýna, Albacete

77

43

2

Santiago de la Espada, Jaén

49

35

Santiago de la Espada, Jaén

31

20

3

Ceclavín, Cáceres

12

8

Alcoy, Alicante

11

8

4

Bocairente, Valence

10

7

Ceclavín, Cáceres

8

7

5

Embún, Huesca

9

6

Bocairente, Valence

5

4

6

Alcoy, Alicante

7

6

Béjar, Salamanca

4

2

7

San Pedro de Latarce, Valladolid

7

4

Embún, Huesca

4

3

8

Beas de Segura, Jaén

4

2

Beas de Segura, Jaén

2

2

  • 25 En la línea 8 de la columna de las madres, en rigor, se hubiera tenido que mencionar Miller en el t (...)

Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335)25.

19El total de los municipios de origen de las madres es de 41; si se restan los 8 primeros que vienen en la tabla (Fig. 3) quedan 33 o sea: Alcadozo, Alcalá [¿del Júcar?], Alcudia, Alhama, Amer, Barcelona, Cáceres, Coria, Cuevas Labradas, Elche de la Sierra, Fuente del Pino, Gontar, Hellín, Horta, Miller, Mollet del Vallés, Onil, Peñas de San Pedro, La Puebla Vallbona, Rueda, San Pedro [de Alcántara], San Andrés de Linares, Segura, Ulldecona, Vélez Blanco, Villacarrillo, Villanueva, Villaverde, Yeste. Algunos no se han podido identificar: ¿Baldepenal? (¿Valdepeñas?), ¿Norio? ¿San Nicolas? (¿una parroquia?), ¿Sainte Croix? (¿Santa Cruz?). Volveremos sobre esta aproximación denominativa en relación con la documentación de los inmigrantes.

20Amén de las situaciones laborales nacionales y locales en España, esta distribución geográfica más bien extensa, del origen de los inmigrantes plantea la cuestión de cómo se organizaba la información en los pueblos de origen para que los candidatos a la emigración reaccionaran tan rápidamente. Vimos que existió un movimiento de contratación masiva en diferentes puntos industriales o en obras en Ariège a consecuencia de la Guerra de 1914-1918. Pudo producirse un fenómeno de contaminación de unos sectores punteros hacia otros sectores menos organizados, en particular a partir de las obras en la Transpirenáica o de las Canteras de talco y mármol situadas en Montferrier donde existía también una tradición de batanes, carderías y manufacturas textiles.

  • 26 A.D.A, Des Espagnols en Ariège…, p. 46.
  • 27 Ibid.

21El mecanismo de la noria (primero unos pocos hombres, luego vienen otros, mujeres, parejas, familias formadas) puede explicar el caso de los focos es decir los ocho primeros reunidos en la tabla (Fig. 3). Pero no excluye la existencia del enganche que existía para la emigración hacia América. Este sistema es conocido en Ariège. El Comisario especial de Ax-les-Thermes26 nombrado para dar cuenta del comportamiento de los extranjeros escribe, el 3 de marzo de 1923, en su informe al Prefecto que los empresarios se quejan de la falta de mano de obra, de la versatilidad de los españoles porque, según él, se quedan en el departamento justo el tiempo necesario para obtener papeles y el dinero suficiente para marcharse a un lugar más productivo lo cual obliga a contratar más obreros de los estrictamente necesarios. Añade que muchos españoles se dirigen hacia los centros industriales más desarrollados o devastados y que «ganchos [agents recruteurs] recorren, según parece, la región durante el verano, prometiendo sueldos más altos en otros sitios pero, en realidad, se dedican al tráfico de contratos de trabajo». No se puede descartar tampoco, a pesar del analfabetismo de algunos, el papel del correo que parece activo en Francia entre inmigrantes. El mismo Comisario insiste: «una correspondencia se establece entre españoles de las regiones devastadas y los de nuestras tierras que tiende a atraer hacia el Norte a esos trabajadores que, es cierto, ganan menos en Ariège, pero que consiguen vivir con poco gasto»27. Sin duda existían varios canales de información, varias formas y modalidades de emigración y el caso de las mujeres en particular sigue necesitando más investigación.

El oficio y la edad de los padres

  • 28 Véase Jeanne SINGER-KEREL, «Protection de la main-d’œuvre…», y en particular la nota 10. Puede que (...)
  • 29 Alexandre Millerand, socialista, Ministro del Comercio y de la Industria en el Gobierno de Waldeck- (...)
  • 30 Ibid., p. 44.

22Las partidas del mismo periodo (1925-1938) indican los oficios de los padres. Los datos recaudados plantean varios problemas28 primero por la grafía. Se encuentran muchas aproximaciones en la denominación de pueblos, de nombres, de apellidos y existen variaciones en fechas y demás datos lo cual hace dudar de la existencia efectiva de una documentación oficial tal y como teoricamente lo exigían los decretos29 del 11 de agosto de 1899 y cada vez más, a partir de 1917, los decretos del Ministère de l’Intérieur adoptados para controlar la contratación, la circulación y la vigilancia de la mano de obra extranjera en Francia (J.O. del 22 de abril de 1917). Parece que no ha cambiado muchísimo la situación que el Prefecto de Ariège describe, el 14 de octubre de 1909, para informar al Presidente del Consejo. Tras señalar que los españoles hacen «lo que los obreros franceses se niegan a hacer por ser demasiado penoso» añade que «la mayoría son iletrados e ignoran o fingen ignorar las obligaciones a las que, como extranjeros, son sometidos. A veces ni tienen documentación»30.

23Las declaraciones pueden ser aproximadas por culpa de los informes comunicados por el declarante. En general, se indica el padre como declarante y éste tiene que firmar. Las madres no aparecen como declarantes y no aparecen sus firmas. Las mujeres pueden firmar si son quienes declaran el nacimiento, en general, en el caso de hijos «naturales»: abuelas, comadronas, amigas, vecinas o conocidas. La firma es indicio de la instrucción del firmante, casi siempre, el padre. En muchos casos se indica que no sabe firmar o si sabe, aparecen en la firma presente en la partida, el nombre y apellido con los que se auto-identifican, una grafía aproximada o incompleta, una letra poco hábil o, por el contrario, ágil o incluso elegante. Evidentemente, son lecturas empíricas y puramente indicativas. Pero, por su nivel de instrucción, se puede pensar que el declarante no siempre sabe explicarse o indicar correctamente los datos solicitados.

24Las declaraciones pueden ser imprecisas por culpa de quién las recibe. Es evidente la tendencia a afrancesar todos los datos expresados o en español o en un francés que, forzosamente, en el caso de esos inmigrantes, tenía que ser dificultoso o incomprensible. Es evidente para los nombres de los municipios de nacimiento de los padres como ya pudimos comprobarlo. Lo es también para el trabajo al que los y las inmigrantes se dedicaban. Para los hombres, este trabajo tiene lugar fuera de casa, de ahí que tengamos una variedad consecuente. Sin embargo quedan zonas de incertidumbre. Por ejemplo, la categoría de obreros y jornaleros («manœuvres et journaliers») es la más sustancial pero no permite conocer el sector en el que se ejercía la faena. La actividad de Laroque d’Olmes donde dominaban las manufacturas e industrias textiles, la poca representación de los demás sectores incitan a pensar que estos obreros, braceros y jornaleros trabajaban en el sector textil sin cualificación precisa o sin conciencia de ella o sin voluntad de expresarla en el momento de una declaración de nacimiento.

25Cuando los declarantes mencionan una cualificación, ésta pertenece mayoritarimente al sector textil pero existen cambios entre dos o varias partidas lo que puede corresponder a una realidad de la oferta laboral. Se puede percibir que algunos cambian fácilmente de trabajo. Es un aspecto que no hemos sistematizado. Aparecen entonces: tejedores, hilanderos, tintoreros, bataneros, almidoneros, carretilleros, un lavandero, un esquilador, un chófer, un carbonero pero también oficios extremadamente específicos y por consiguiente difíciles de traducir (bourreur, débourreur, drosseur, effilocheur, rentreur de peignes). Se mencionan dos capataces, uno entre los hilanderos y otro entre los tintoreros. Entre los que trabajan en la construcción encontramos los oficios habituales: albañiles, carpinteros, pintores, yeseros, un fontanero, un electricista. Entre los artesanos tenemos individualidades: panadero, peluquero, comerciante, tendero, feriante. En el campo se definen como campesinos o braceros (ouvrier agricole).

26Otra particularidad interesante de señalar es que en 1937 a la hora de indicar el oficio de tres padres de nacimientos seguidos (n° 14, 16 y 18) se indica para cada uno de ellos que el padre «reside momentáneamente en España».

Fig. 4. Trabajo de los padres inmigrantes en Laroque d’Olmes, (1925-1938). Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335)

Fig. 4. Trabajo de los padres inmigrantes en Laroque d’Olmes, (1925-1938). Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335)

27En el trabajo de las mujeres encontramos también aspectos que merecerían más detalles. Con la mención «labores» hemos reunido «ménagère» que domina ampliamente y «sans profession». No vamos a comentar la indicación segunda pero sí la primera porque no precisa si las madres que se dedican a las labores domésticas se quedan en su hogar o si trabajan también fuera de casa como asistentas. En los trabajos claramente identificados como ejerciéndose fuera de casa con la excepción de una mujer que tiene o atiende en una tienda de ultramarinos (épicière), sólo encontramos oficios del sector textil esencialmente hilanderas y tejedoras pero también traperas, sombrereras. Por supuesto aparecen faenas muy específicas que, aunque parece entenderse a que se refieren, sería excesivamente atrevido traducir ignorando el contexto y la actividad precisa de la época: bobineuse, classeuse de chiffons, débourreuse, dévideuse, drosseuse, énoueuse, espointilleuse, passeuse, rattacheuse, rentrayeuse. Cabe señalar que la proporción del 35% de estos trabajos en fábricas es indicio de la evolución que viven las parejas de los emigrantes. La proporción de mujeres que salen del ámbito doméstico aumenta.

Fig. 5. Trabajo de las madres inmigrantes en Laroque d’Olmes (1925-1938).

Fig. 5. Trabajo de las madres inmigrantes en Laroque d’Olmes (1925-1938).

Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335

28Si consideramos, para terminar, la edad de los padres y de las madres es preciso indicar que el periodo se puede ampliar porque se menciona la edad a partir de 1921. En las declaraciones, se dan algunas aproximaciones, errores o incoherencias. Algunos padres o madres pueden aparecer con fechas de nacimiento diferentes en cuanto a mes o año, o ambos.

Fig. 6. Edad de los padres y madres inmigrantes en Laroque d’Olmes, (1925-1938).

Fig. 6. Edad de los padres y madres inmigrantes en Laroque d’Olmes, (1925-1938).

Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335

29Los otros datos (nombres, apellidos, cónyugue, lugares de nacimiento, varios nacimientos) permiten ayudar a limitar los errores y las dudas. No distinguimos las monoparturientas de las poliparturientas lo cual obliga a considerar también a los padres en su globalidad. El análisis pone de manifiesto consideraciones que valen para otros grupos sociales no inmigrantes. Las parturientas suelen ser jóvenes y los nacimientos tienen lugar entre 20 y 35 años. La diferencia de edad en la pareja suele ser bastante reducida y, en general, inferior a 5 años. El ritmo de los nacimientos no suele ser muy elevado lo que parece confirmar el número de hijos por familia.

30La base utilizada para dar una idea del número de hermanos en una misma familia cubre el periodo entre septiembre de 1925 y diciembre de 1938 o sea 242 de las 292 partidas de nacimiento iniciales. No sería pertinente evocar la tasa de natalidad entre los inmigrantes españoles a partir de una base tan reducida pero puede ser significativo conocer el número de hermanos por familia. Cabe reseñar que estos elementos sólo constituyen indicaciones porque en el momento de reunir los datos aparecen situaciones o cuestiones humanas que escapan a cualquier clasificación. Puede extrañar que, para un mismo individuo, aparezcan fechas de nacimiento diferentes. Esto puede achacarse al hecho de que los inmigrantes no tuvieran documentación o el ayuntamiento no se mostrara especialmente exigente en aquel momento de oferta laboral expansiva, entre 1920 y 1931. Cuando, en la base, aparece varias veces un mismo individuo, el conjunto de los datos reunidos puede permitir prudentes correcciones. Por fin, las vicisitudes de la vida con los meandros de algunas relaciones conyugales y parejas que se forman, se deshacen y se recomponen explican también algunos casos de padres con varios hijos pero con diferentes madres. En la base considerada éstos son muy pocos y al final, el conjunto, al parecer, ofrece cierta coherencia en los resultados:

Fig. 7. Hijos por familia española entre los inmigrantes en Laroque d’Olmes, 1925-1938.

Número de niños

1 hijo/a

2 hijos/as

3 hijos/as

4 hijos/as

5 hijos/as

Total

Número de familias con

101

33

18

4

1

157

Nacidos

101

66

54

16

5

242

Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335

31Esta presencia creciente de españoles, aunque limitada en el tiempo, dejó huellas diversas e influencias mutuas. En los registros y, cómo no, en diversas etapas de la vida colectiva, social e institucional se da la curiosa y silenciosa (a veces silenciada) evolución de los nombres y apellidos.

De los nombres y de los apellidos

  • 31 Marie-Claude CASPER, «L’effet de transmission du prénom: d’un héritage à son appropriation», Cliniq (...)

32Se suele decir que nombres y apellidos no siguen las reglas ortográficas académicas. Es cierto. Sin embargo existen las reglas no escritas del uso que sigue influencias varias y misteriosas. El apellido viene de padres y el nombre lo eligen los padres31. Existe una poesía de los nombres. Es muy compleja porque entraña lo más querido y entrañable, contiene un universo de sueños y porvenir, es espejo de los mayores, identifica para siempre, es prolijo y hay que asumirlo toda una vida. El cambio de entorno, hoy se diría de ecosistema, influye forzosamente en los nombres; cuando se medita un poco sobre una pequeña colección de ellos se abren horizontes de los que trazaré solamente algunas líneas de brújula.

33Primero nos encontramos con el filtro de algunos empleados o responsables de los ayuntamientos. Pueden ortografiar mal apellidos y municipios, pero también parece imponerse la obligación funcionaria y asimiladora de darles un giro afrancesado a los vocablos. Sea dicho en honor a la verdad, hay muchos casos en que se respeta el nombre de nacimiento de los adultos: Gregorio, Josefa, Victoria, Francisco, etc. Pero se comprueba una tendencia fuerte a que Gregorio, padre, venga a figurar como Grégoire pero firma Gregorio. Por el mismo camino se notan varias conversiones: Marcelina, Claudio, Josefina, Juan, Vicente se transforman en Marceline, Claude, Joséphine, Jean, Vincent seguidos por Jacques, Rose, Louis, Isabelle, Antoine y un largo etc. A veces se da un paso más: Fidel en Laroque será Fidele, Santos será Saint, Pilar, Pilard. Y la administración encuentra aliados en una parte de esos emigrantes.

34Aunque la variedad es muy grande, para el nombre de los nacidos es bastante usual que se adopte el equivalente francés del nombre del padre o de la madre: José e Irene llaman a su hijo Joseph, lo mismo hacen José y Pilar. José y Concepción tienen una hija a quien nombran Josette, Remigio y Milagro eligen Rémi, Hipólito y Celestina prefieren Hyppolite, Jean Palau nacido en La Pobla Vallbona y Hélène San José nacida en Rueda llaman a su hija Jeannine en 1931.

35Ya abierto el camino de las adaptaciones, se nota que, en el momento de dar nombre, a algunos emigrantes les emula acceder a cierta dignidad administrativa y la voluntad asimiladora y poética es palpable en algunos casos. Por ejemplo Fidel reúne en su niña el pueblo de origen (Aýda) y la vida por delante, el pasado y el presente con su matrimonio con Marie Louise una joven local: la niña nacida en 1917 se llamará Ayda, Marcelle. En otros casos de parejas mixtas se dan tres nombres a los hijos: Jacques, padre recién emigrado de 33 años y Louise de Ariège con 29 años, nombran a su hijo Gilbert, Joseph, Louis en 1921. Pero ya en 1920, Cándida y Juan llamaron a su hija Maxime, Victoria, Jeanne.

36Los nombres hispanos resisten: Mariano, Concha, Benita, Salvador, Conception, Dolores, Sacramento, etc. Algunos mucho: [A]Suncion, Etoile, Rémédio, Félicité, Faust, Scholastique. Los hay binacionales o casi: Anna, Daniel, Félix, Firmin, Gabriel, Isabelle, Isidore, Manuel, Marie, Maxime, Nicolas, Rosalie, Simon, Thomas, etc., e incluso Carmen. Quizás con la ayuda de la administración local, una llegada sin duda reciente y el entusiasmo de la época (1921), hay ejemplos muy voluntarios: la hija de Louis [Luis] Ortéga y de Pilard se llamará Pierrette Orthégua. Y la evolución se insinúa lentamente: Eustache, Yvette, Yvonne, Yvon, Yolande, Antoinette, Ginette, Paulette, Marinette, Odette, Lydie, Hortense, René, Roland, Noel, etc.

37Pero la influencia se observa también en el otro sentido y a causa de los apellidos que no cambian. La tabla decenal de 1923-1932 muestra que unos sesenta nuevos apellidos quedan ya registrados en los archivos y en la vida local. Algunos ya se habían multiplicado y se pronunciaban a la francesa: Garcia y Lopez (10 cada uno), Campayo, Martinez, Moréno, Palacios (9), Ramos, Sanchez (8), Borell, Félipe, Florés (6) y sigue descreciendo la lista con Bautista, Alvarez, Gomez, Gutierrez, Lozano, etc. Desde la llegada de los primeros emigrantes estos apellidos forman parte ya del territorio local y de la vida cotidiana. Se asiste a una verdadera territorialización (o re-territorialización) incluyendo a los inmigrantes. Se empiezan a ver en las listas de escuelas, colegios, plantillas, y poco a poco en letreros, anuncios, escaparates, deportes, radio, prensa, fotos, etc. Los emigrantes trajeron su palabra, su vivencia y el impacto con la historia local, su cultura que algunos cultivaron a su manera y que otros olvidaron, dejaron también sus vidas y dejaron sus apellidos. Y es que, en general, aquellos españoles buscaban formar parte de la sociedad en la que se habían afincado.

Asimilación compartida

  • 32 Loi sur la nationalité, JORF_19270814_189.pdf. Instructions aux préfets et aux parquets relatives à (...)

38Las consecuencias de la guerra y la llegada masiva de extranjeros en Francia produjo una adaptación de la legislación sobre la nacionalidad francesa. La ley32 de 10 de agosto de 1927 fija las nuevas pautas y las instrucciones para otorgar la nacionalidad. Sale de nuestro propósito el comentario de esta ley que es compleja pero nos centramos en algunos de sus motivos que vienen pormenorizados en el texto de las intrucciones. El objetivo viene repetida y claramente expuesto:

  • 33 Instructions aux préfets et aux parquets…, p. 8072.

El legislador de 1927 se ha limitado, levantando acta de la situación demográfica del país y de la importancia del movimiento de inmigración, a acentuar la tendencia de los autores de la ley de 1889 e incluso de los legisladores anteriores desde quienes redactaron el código civil de 1803, incorporando de pleno derecho y de oficio en la nación a todos los elementos de origen extranjero realmente asimilables y susceptibles de fundirse en ella rápidamente a la segunda generación, tanto por el nacimiento y la educación en el mismo suelo de Francia como de una consanguinidad frecuente de raza y por alianzas con familias francesas33.

39Estas instrucciones aluden por primera vez a la noción de «asimilació» que retoma la idea de «incorporar», de «fundirse en», más adelante de «absorber». Está también presente la rapidez del proceso y el papel que se espera de la segunda generación, del suelo, de la educación, de la consanguinidad de la raza y de alianzas con franceses. El objetivo es compensar una debilidad demográfica francesa pero también anticipar un posible peligro interior:

La importancia de la cuestión demográfica, en un país en que la población autóctona no crece, impone imperiosamente una política racional de asimilación de los elementos extranjeros instalados en el territorio de la República tras un importante movimiento de inmigración, aunque sólo fuera para impedir, en algunas regiones de Francia donde la población disminuye, la constitución de grupos extranjeros y homogéneos que, al perpetuarse bajo la vigilancia de un representante o agente de su nación de origen, serían legítimamente considerados como un peligro para la vida y la seguridad del país.

  • 34 Instructions aux préfets et aux parquets…, III, A.-Naturalisation. Condition, p. 8074.

40Este peligro se puede salvar ya que los inmigrantes están bajo control en el territorio y proceden «en mayoría de naciones de razas hermanas cuyos elementos parecen particularmente asimilables –italianos, belgas, españoles–». Parece legítimo privilegiar en paralelo una asimilación de hecho (estancia en el territorio) y de derecho (acceso a la nacionalidad): «gracias a la asistencia a la escuela puramente francesa y a la obligación del servicio militar se garantizaría la absorción más completa y perfecta de los elementos extranjeros en la nación»34. Para conseguir esos objetivos el legislador de 1927 ha reducido a tres años la estancia mínima para pedir la naturalización, ha bajado la edad a 18 años para quienes quisieran postular y ha simplificado los trámites para no desanimar a los posibles candidatos.

41Con esta ley de 1927, el papel de la administración aumenta y se hace más delicado. Primero ésta no tendrá que olvidar que, en rigor, «el derecho a acceder a la naturalización no existe y que no basta con reunir las condiciones legales para estimar que alguien es digno de ser francés». Segundo que esta manera de adquirir la nacionalidad francesa, la naturalización, en derecho francés, «no es sino un modo esencialmente subsidiaro de absorber a los extranjeros». Tercero que la naturalización se concede por decreto emitido después de una encuesta sobre el extranjero.

  • 35 A.D.A., Des Espagnols en Ariège…, p. 55-56.

42De ahí la necesidad de obtener información sobre el comportamiento de los inmigrantes. El 9 de abril de 1925, el Comisario especial de Foix informa al Prefecto de Ariège sobre la «mano de obra extranjera» presente en el distrito35:

  • 36 Liberión hasta 1924.

Los obreros extranjeros observan una actitud deferente respecto de las autoridades y se conforman dócilmente a las obligaciones administrativas y policiales correspondientes. En general no buscan aislarse de nuestra población, por el contrario procuran adoptar poco a poco su modo de vivir, en una palabra, tienden todos, salvo algunas excepciones a asimilarse a nuestro medio. En el departamento (en Lavelanet) sólo se ha señalado a un pequeño grupo de españoles, asiduos lectores del periódico anarquista Iberion36 publicado en español e impreso en París. Este grupo, objeto del informe especial adjunto, se ocupa únicamente de acontecimientos españoles pero siempre ha observado, de cara a las autoridades francesas y al público, una actitud correcta. Es de señalar que un pequeño número de obreros extranjeros asisten a reuniones públicas, sindicales o políticas, pero observando en ellas una actitud reservada.

43En este mismo informe, el Comisario especial de Foix señala que «los trabajadores extranjeros suelen vivir en condiciones tales que no siempre se observan las reglas de higiene». Pero los apartados relacionados con los españoles son más bien favorables:

La presencia de los extranjeros no obliga los municipios a aumentar significativamente sus gastos de asistencia. En efecto se han firmado tratados de asistencia recíprocos con Bélgica, Polonia, Luxemburgo e Italia. Son los miembros de esta última nación quienes son los más numerosos en pedir el beneficio de las leyes de asistencia. Para España hay pocas demandas a pesar del gran número de españoles.

  • 37 A.D.A., Des Espagnols en Ariège…, p. 60-62.

44El 28 de enero 1939, el Prefecto dirige un informe al Ministro de Justicia para tomar las correspondientes decisiones relativas a la naturalización de extranjeros. Comunica datos sobre la situación local y sobre «las posibilidades de asimilar quienes solicitan su ingreso en la Comunidad francesa». Concluye que «ningún grupo étnico se ha constituido y que se observan las leyes de la hospitalidad. En general simpatizan con nuestras instituciones y se asimilan fácilmente a la población francesa sin que se les pueda achacar ninguna tendencia particularista»37.

  • 38 Bernard LAGUERRE, «Les dénaturalisés de Vichy (1940-1944)», Vingtième siècle. Revue d’histoire, 198 (...)
  • 39 Ibid., p. 10.

45Esta situación favorece las nacionalizaciones: «De hechola aplicación de esta ley provoca un aumento significativo –por lo menos un aumento de la mitad– de afrancesamientos [francisations] ya que éstos pasan de 45 000 en 1926 a 86 000 en 1927 y a 71 000 en 1928»38. De los 485 200 que fueron naturalizados39 entre 1927 y 1940, 55 131 fueron españoles o sea el 11,4%. De éstos Bernard Laguerre estima que muy pocos (unos 1000) fueron «desnaturalizados» entre 1940 y 1944. En comparación con los italianos, los españoles fueron menos afectados porcentualmente por estas revisiones si bien hay que considerar que las emigraciones eran diferentes en número de emigrados.

46También se puede formular la hipótesis de que se tendría una visión favorable de los españoles a la hora de plantearse la cuestión de «desnaturalizarles» o no entre 1940 y 1944. Es un tema complejo que sale del propósito del presente trabajo pero al fin y al cabo, en el caso de los españoles, la asimilación resultó ser un proceso eficaz para la emigración aquí analizada.

47Queda por saber como esa «asimilación» fue vivida por los asimilados. La ley de 1927 es compleja porque afecta tanto a los habitantes de las colonias francesas, de los departamentos y tierras de ultramar como a los inmigrantes en Francia. En cuanto a éstos y en particular a los españoles, la asimilación es una palabra que ha suscitado malentendidos. Su aspecto polisémico ha presentado facetas que le han sido nefastas. Si miramos el contexto de los años veinte, la ley de 1927 favoreció la inmigración y la adaptación a la sociedad francesa. Las reacciones conservadoras y reaccionarias que suscitó hasta las medidas de «desnaturalización» del régimen xenófobo, racista, antisemita y anti-izquierdista del Mariscal Pétain muestran qué fuerzas se movilizaron en contra de esa ley de 1927 entre el momento de su adopción y 1944. Pero el semantismo mismo de la palabra abría una glosa también compleja que evoluciona con el tiempo. Primero porque la asimilación crea un símil que, por naturaleza, no es el original. Además, el papel fundamental asignado a la enseñanza desde la primaria va a consolidar estos malentendidos entre los inmigrantes en particular con el llamado «relato nacional». La expresión que ha venido a resumir la línea de diferenciación entre descendientes o no de franceses es el famoso «nuestros antepasados los galos/nos ancêtres les Gaulois». Evidentemente si el presente y el porvenir son asimilables porque permiten la adhesión libre o la no-adhesión, el pasado se hereda y no se asimila por decreto. La noción de integración nacida más bien de la experiencia que de la norma, sea legal o reglamentaria, ha dejado obsoleta la de asimilación. En el caso de la inmigración española, la variedad de opiniones y situaciones parece muy grande pero no impide intentos de tipología.

48En el caso de Joseph Pérez, muy modestamente y teniendo en cuenta que, con el tiempo, vendrán varias aportaciones, sus propias palabras permiten ya subrayar algunos elementos. Si retomamos las líneas señaladas en la nota 8 se afirma la herencia de una doble tradición que la cita ha truncado por razones de extensión: «la familiar» y «la cultural». Pero a estas alturas del análisis solo podemos señalar algunas orientaciones. La tradición familiar es ya de por sí algo compleja y la cultural no lo es menos:

  • la familiar por mi ascendencia española, mejor dicho valenciana, ya que mi lengua materna fue el valenciano;

  • la cultural por la educación que recibí, francesa, más exactamente: republicana y jacobina. […].

49Sigue una larga explicación sobre su visión de la República francesa de la que extraemos estas líneas:

El Estado republicano tiene que ser un Estado fuerte porque representa el interés de todos los ciudadanos contra los intereses particulares y contra los feudalismos de toda clase –económicos o regionales–. […] La auténtica idea republicana francesa consiste en respetar las diferencias individuales y las culturas minoritarias, pero ello no significa que se proclame una diferencia de derechos entre los hombres según sus orígenes raciales, geográficos o ideológicos.

50Con lo cual acabamos este pequeño camino circular iniciado con la marcha migratoria de los años 1920 y la ley de 1927. Con Joseph Pérez pudimos acercarnos a esos españoles y españolas que salieron, mayoritariamente, de sus pueblos de España. Respondieron con un reactividad sorprendente a una coyuntura favorable: la crisis abierta en 1917 en España que se prolonga con la dictadura de Primo de Rivera, la guerra y sus consecuencias en Francia en particular en su demografía. Esta ola de emigración hacia Francia permitió el nacimiento de Joseph Pérez en Laroque d’Olmes en 1931. Fue la primera, con cifras signicativas, de las que se produjeron en el siglo XX. Luego vendrían el exilio republicano de 1939, la emigración durante el franquismo (1956-1973), y las corrientes migratorias posteriores a 1986. La coyuntura favorable duró poco tiempo, realmente entre 1920 y 1932. La situación en Francia permitió que españoles, con sus diversas particularidades, pudieran ser «asimilados» gracias a las dos características contempladas por la ley de 1927: la estancia en Francia y la posibilidad facilitada de acceder a la nacionalidad francesa por naturalización. La noción de «asimilación» no aparece en la ley sino en las «instrucciones» destinadas a quienes iban a decidir si el candidato podía ingresar o no en la comunidad francesa. De su semantismo nació, en Francia, un malentendido que en el caso de Joseph Pérez no se dio. Él mismo indica que no tuvo que «renegar de [s]u ascendencia española» y recuerda sus raíces valencianas y su doble cultura. Lo cual demuestra que el Estado, las instituciones, las diferentes etapas que permitieron su larga carrera y la sociedad no mellaron para nada las diferentes facetas de su personalidad. De ahí quizás que Joseph Pérez subrayara que «[l]a auténtica idea republicana francesa consiste en respetar las diferencias individuales y las culturas minoritarias». Hasta tal punto que permitió que Joseph Pérez hiciera la brillante carrera de hispanista que conocemos hasta ser recompensado, en 2014, por el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias sociales de las manos del Rey Felipe VI cerrando el círculo abierto por José Pérez e Irene Belda que, hacia 1922, tuvieron que dejar su patria, la España de Alfonso XIII.

Haut de page

Annexe

Fig. 8. Nacimientos en Laroque d’Olmes (1913-1938). Datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335). Elaboración Alet Valero.

Años

1. Nacidos* españoles**

2. Total de nacidos*

% col.1/col. 2

1913

0

30

0

1914

0

26

0

1915

0

26

0

1916

0

14

0

1917

3

15

20

1918

1

12

8

1919

1

26

4

1920

5

35

14

1921

7

36

19

1922

4

26

15

1923

7

24

29

1924

17

37

46

1925

12

41

29

1926

26

36

72

1927

12

39

31

1928

19

48

40

1929

21

50

42

1930

23

57

40

1931

28

63

44

1932

19

40

48

1933

26

43

60

1934

22

51

43

1935

13

28

46

1936

12

35

34

1937

7

28

25

1938

7

29

24

* nacidos de ambos sexos
** por lo menos un padre español

Haut de page

Notes

1 François GADRAT, «Le mouvement de la population en Ariège de l’An IX à 1936», Revue géographique des Pyrénées et du Sud-Ouest. Sud-Ouest Européen. Année 1938, 9 (1), p. 5-45. Persée: https://www.persee.fr/doc/rgpso_0035-3221_1938_num_9_1_4473

2 Alet VALERO, Oriente, playas y Castillos. Pratiques, images et politiques touristiques en Espagne, 1830-1928, Aix-en-Provence: Université de Provence, Aix-Marseille 1, 1993, Centre d’Aix.

3 En un principio había ideado un artículo titulado Correlación de tiempos y movilidades, 1916-1938 que uniera la emigración presentada a continuación y un viaje de Manuel Azaña a Francia. Con la extensión tomada por el estudio de los archivos de Laroque d’Olmes, he tenido que renunciar para conformarme a las normas de publicación.

4 Claudine PAILHÈS, La frontière pyrénéenne: guide des sources d'archives des relations et des espaces transfrontaliers pyrénéens: France-Andorre, Foix: Conseil général de l'Ariège, 2005.

5 Archives départementales de l’Ariège, Des Espagnols en Ariège, Conseil départemental de l’Ariège, 2019.

6 En mi primera opción Correlación de tiempos y movilidades, 1916-1938, introducía aquí el enlace con Azaña de este modo: En aquel momento, 1938, ya se estaba vislumbrando que la Guerra civil española acabaría con la victoria militar del General Franco. Otros destinos se estaban fraguando entre España y Francia en una historia que pasaba la frontera. He elegido sacar de mis archivos un comentario «El viaje de Manuel Azaña al frente (Verdún, octubre de 1916)» sobre la embajada en la que Manuel Azaña participó en otro momento de guerra, cuando Francia luchaba en Verdún y una delegación española vino a aportar su apoyo. El acercamiento entre España y Francia en aquel momento permitió la actuación de universitarios de las Universidades de Burdeos, París y Toulouse. El proyecto de la Casa de Velázquez formaba parte de los intercambios. Entre Azaña y Pérez se daban dos caminos «migratorios» diferentes pero con parecidos en la vivencia doble entre España y Francia, pasos humanos, intelectuales e ideológicos, vivencias que se responden con el tiempo.

7 Natacha LILLO, «La emigración española a Francia a lo largo del siglo XX. Entre la “perfecta integración” y el retorno», in: Un siglo de inmigración española en Francia, Colección Crónicas Emigración, Grupo de Comunicación Galicia en el Mundo, S.L., 2009, p. 11-28, en particular las primeras páginas. http://www.cronicasdelaemigracion.com/libro/coleccion-cronicas-de-la-emigracion/un-siglo-de-inmigracion-espanola-en-francia/20120529151425000292.html

8 Ricardo GARCÍA CÁRCEL y Eliseo SERRANO MARTÍN, Exilio, memoria personal y memoria histórica. El hispanismo francés de raíz española en el siglo XX, Zaragoza: Institución «Fernando el Católico»/(C.S.I.C.), 2009, p. 121.

9 Traducido de François GADRAT, «Le mouvement de la population en Ariège de l'an IX à 1936», p. 27. Le mouvement de la population en Ariège de l'an IX à 1936 - Persée (persee.fr)

10 Ibid.

11 Esta estimación viene confirmada por la base que hemos constituido a partir de las partidas de nacimiento que ascienden a unas 292 con una mayoría aplastante de parejas españolas, es decir, casi 600 individuos. Esta coincidencia aboga a favor de un grupo homogéneo, con pocos antecedentes migratorios españoles en Laroque d’Olmes anteriores a esta ola migratoria, y de un impulso natalista sólido pero no excesivo.

12 Ibid., p. 44.

13 Ibid., p. 38.

14 Georges JORRÉ, «L'industrie dans les Pyrénées de l'Ariège», Revue géographique des Pyrénées et du Sud-Ouest, 9 (1), 1938. p. 110-129. https://www.persee.fr/doc/rgpso_0035-3221_1938_num_9_1_4475

15 Ibid., p. 125.

16 Ibid., p. 129.

17 Traducido de: Archives départementales de l’Ariège, Des Espagnols en Ariège, Conseil départemental de l’Ariège, 2019, p. 44-45.

18 Véase tabla p. 45 en A.D.A, Des Espagnols en Ariège

19 Sobre la legislación y la política laboral francesa a finales del siglo XIX y el primer tercio del siglo XX se puede consultar en síntesis: Jeanne SINGER-KEREL, «Protection de la main-d’œuvre en temps de crise, le précédent des années trente», Revue Européenne des Migrations internationales, Année 1989, 5 (2), p. 7-27. https://www.persee.fr/doc/remi_0765-0752_1989_num_5_2_1016. En parte permite comprender que, en los años veinte, existe una coyuntura favorable en el país receptor, y también entender mejor las razones de la ausencia de españoles antes de la guerra, el brote de 1917 y el cierre de los años 18 y 19 así como la llegada importante a partir de los años veinte.

20 Entre 1906 y 1938 hemos contado 1088 partidas. Entre 1906 y 1916 no se menciona ningún español entre los padres ya sea padre o madre. Entre 1917 y 1938 incluidos, hemos contado 292 declaraciones de nacimiento con, por lo menos, un ascendente español. En general los dos padres son españoles. Entre las declaraciones algunas duplican un nacimiento porque el niño o la niña son declarados «naturales» y luego se menciona la legitimación porque los padres se casan y se actualizan los datos. Pero son casos poco numerosos.

21 El 9 de abril de 1925, el Comisario especial de Foix distingue los casados y los solteros; éstos «se desplazan a menudo y dejan una región sin motivo plausible, sencillamente para reunirse con un conocido que le propone ir a trabajar con él, y luego regresar, si se da el caso, a su faena inicial incluso poco tiempo después de haberla dejado», A.D.A., Des Espagnols en Ariège…, p. 54.

22 Por ejemplo en 1935 (la fecha nos parece significativa, como si la pareja sintiera la necesidad de legalizar su situación) en la declaración 9, un matrimonio reciente reconoce y legitima a sus hijos: 1. V., nacido en Aýna en […] 1916; 2. R., Aýna, […] 1921; 3. B., Aýna, […] 1924; 4. T., Aýna, […] 1927, […]; 5. E. nacido en Laroque d'Olmes, […] 1932; 6. A., nacida en Laroque d'Olmes, […] 1934 […]. Estos datos permiten ver que, en este caso, la emigración de la pareja se produjo entre 1927 y 1932.

23 Loi du 10 août 1932 protégeant la main d’œuvre nationale (Journal officiel du 12 août 1932). Jeanne Singer-Kerel reproduce la ley: Jeanne SINGER-KEREL, «Protection de la main-d’œuvre en temps de crise, le précédent des années trente», p. 7-27. En A.D.A., Des Espagnols en Ariège…, p. 46 se indica que «En 1932, los centros industriales, víctimas de la crisis económica, son menos activos y muchos obreros son despedidos» y, p. 46-47, que en 1939 el comandante de gendarmería del departamento señala que de «ningún modo puede hablarse de competencia con los obreros franceses ya que el Departamento de Ariège no está muy poblado».

24 La base de datos utilizada para analizar los nacimientos entre 1913 y 1938 reunía 292 declaraciones. En septiembre de 1925 se añaden en las partidas la fecha y el lugar de nacimiento de los padres. La base de datos utilizada para confeccionar el mapa de los puntos de origen de los migrantes reúne las partidas entre septiembre de 1925 y diciembre de 1938 o sea 242 de las 292 iniciales. Las 50 eclaraciones entre enero de 1913 y agosto de 1925, salvo excepciones, solo mencionan la edad.

25 En la línea 8 de la columna de las madres, en rigor, se hubiera tenido que mencionar Miller en el término de Santiago-Pontones, Jaén (3 niños pero 1 madre) en vez de Bea de Segura que llegaba en la línea 9 con 2 niños pero 2 madres. Seleccionamos Bea por razones técnicas y por las dos madres. Sin embargo Miller es interesante porque parece indicar una extensión tierras adentro que forma como un arco. De todas formas, la gran variedad de municipios dispersos muestra una extensión muy grande de la emigración. Muchas veces, se trata de una persona aparentemente aislada.

26 A.D.A, Des Espagnols en Ariège…, p. 46.

27 Ibid.

28 Véase Jeanne SINGER-KEREL, «Protection de la main-d’œuvre…», y en particular la nota 10. Puede que esta comprensión por parte de las administraciones locales tenga que ver con la necesaria tolerancia de los empresarios también locales a pesar de la xenofobia que, en algunos momentos, pudo crecer en el seno de la población.

29 Alexandre Millerand, socialista, Ministro del Comercio y de la Industria en el Gobierno de Waldeck-Rousseau (1899-1902) adoptó por primera vez decretos para reglamentar la inmigración extranjera en empresas de obras públicas adjudicadas por el Estado. La contratación de extranjeros quedaba limitada entre el 5 y el 30% del total de las plantillas. Intenta satisfacer reivincaciones obreras con el fin de proteger el mercado laboral nacional. Pierre MILZA, «Quand Millerand restreignait l’immigration», Mensuel 16, octubre de 1979, https://www.lhistoire.fr/quand-millerand-restreignait-limmigration.

30 Ibid., p. 44.

31 Marie-Claude CASPER, «L’effet de transmission du prénom: d’un héritage à son appropriation», Cliniques méditerranéennes, 2001/2, n° 64, p. 157-168 y la bibliografía indicada.

32 Loi sur la nationalité, JORF_19270814_189.pdf. Instructions aux préfets et aux parquets relatives à la loi du 10 août 1927 sur la nationalité. Paris, le 13 août 1927. JORF 14 août 1927, p. 8072. Gaston Doumergue era Presidente de la República (1924-1931), Raymond Poincaré, Presidente del Consejo (1923-1929), Louis Barthou, Ministro de Justicia, Aristide Briand, Ministro de Asuntos exteriores, Léon Perrier, Ministro de las colonias. Estos tres últimos firmantes de la ley. La ley completa se puede ver también en https://gallica.bnf.fr/ark:/12148/bpt6k6149355b/f15.item

33 Instructions aux préfets et aux parquets…, p. 8072.

34 Instructions aux préfets et aux parquets…, III, A.-Naturalisation. Condition, p. 8074.

35 A.D.A., Des Espagnols en Ariège…, p. 55-56.

36 Liberión hasta 1924.

37 A.D.A., Des Espagnols en Ariège…, p. 60-62.

38 Bernard LAGUERRE, «Les dénaturalisés de Vichy (1940-1944)», Vingtième siècle. Revue d’histoire, 1988, 2, p. 5. https://www.persee.fr/doc/xxs_0294-1759_1988_num1_2792

39 Ibid., p. 10.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. Nacimientos en Laroque d’Olmes (1913-1938). Datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335).
Crédits Elaboración Alet Valero.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/40155/img-1.png
Fichier image/png, 36k
Titre Fig.2. Mapa del origen de los emigrantes españoles hacia Laroque d’Olmes entre 1925 y 1938.
Légende Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335).
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/40155/img-2.png
Fichier image/png, 718k
Titre Fig. 4. Trabajo de los padres inmigrantes en Laroque d’Olmes, (1925-1938). Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335)
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/40155/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 52k
Titre Fig. 5. Trabajo de las madres inmigrantes en Laroque d’Olmes (1925-1938).
Légende Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/40155/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 36k
Titre Fig. 6. Edad de los padres y madres inmigrantes en Laroque d’Olmes, (1925-1938).
Légende Fuentes de los datos: registros civiles de Laroque d’Olmes (État civil E9, E10, E11) y archivos departamentales, Foix, Ariège (4E5332, 4E5334, 4E6335
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/40155/img-5.png
Fichier image/png, 9,5k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alet Valero, « Hace cien años… Españoles en Laroque d’Olmes, 1916-1938 », e-Spania [En ligne], 39 | juin 2021, mis en ligne le 19 juin 2021, consulté le 01 août 2021. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/40155 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.40155

Haut de page

Auteur

Alet Valero

Université Jean Jaurès
CEIIBA EA 7412

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search