Navigation – Plan du site

AccueilNuméros39VariaJuego y burla en el Cancionero de...

Varia

Juego y burla en el Cancionero de Baena: Alfonso Álvarez de Toledo (contador mayor y consejero regio) y su heterónimo poético y literario “Alfonso Álvarez de Villasandino”

Jesús Fernando Cáseda Teresa

Résumés

Tout au long de cette étude, j'identifie – pour la première fois – le poète du Cancionero de Baena Alfonso Álvarez de Villasandino, auteur de plus de deux cents compositions, avec le grand comptable de Castille Alfonso Álvarez de Toledo. Pour ce faire, je relie nombre de ses poèmes à sa biographie. Ainsi, je justifie le choix de son hétéronyme poétique (« de Villasandino »), j'explique les éloges de sa seconde épouse, Catalina, les références à sa fonction de comptable « Mayor », la présence de deux douzaines de poèmes dédiés à D. Álvaro de Luna, d'autres à D. Fernando de Antequera, qu'il a servi en Andalousie, à ses proches de la « casa de Alba », etc. Et je place, à partir de la documentation trouvée dans les archives historiques, la rédaction des derniers textes entre 1447 et 1450. Par conséquent, la datation actuellement acceptée du Cancionero de Baena, la plus grande œuvre créative du XVe siècle, doit être considérablement retardée.

Haut de page

Texte intégral

Antecedentes y propósito

1Los poemas de Alfonso Álvarez de Villasandino ocupan una parte importante del Cancionero de Baena y su autor es el más representado en la colección poética. No obstante, sobre él solo sabemos lo que cuenta de sí mismo en sus composiciones.

  • 1 Juan José CALVO PÉREZ, La poesía de Alfonso Álvarez de Villasandino, Burgos: Institución “Fernán Go (...)
  • 2 Carlos MOTA PLACENCIA, La obra poética de Alfonso Álvarez de Villasandino, Barcelona: Universitat A (...)
  • 3 Alicia PUIGVERT OCAL, Contribución al estudio de la lengua en la obra de Villasandino (aspectos léx (...)
  • 4 Alicia PUIGVERT OCAL, “Paremiología y creación en la obra poética de Villasandino”, in: José Manuel (...)
  • 5 María del Pilar COUCEIRO, “Figuras femeninas y muerte en un poema de Alfonso Álvarez de Villasandin (...)
  • 6 Carlos MOTA PLACENCIA, “Unas observaciones sobre Fernando de Antequera en la obra de Villasandino”, (...)
  • 7 Antonio CHAS AGUIÓN, “Per Afán de Ribera Adelantando mayor de Andalucía, en el contexto biográfico (...)
  • 8 Gema VALLÍN, “Villasandino y la lírica gallegoportuguesa”, in: Jesús L. SERRANO REYES (ed.) Cancion (...)

2Han sido numerosos los trabajos de investigación que han analizado su poesía, aunque bastantes menos los que se han acercado a su biografía. Juan José Calvo Pérez llevó a cabo una notable edición de su obra1 que apostó, como tantas veces se ha hecho, por su procedencia de la localidad de Villasandino, en la actual provincia de Burgos. Carlos Mota Placencia, su mejor estudioso, le ha dedicado una excelente monografía y su Tesis Doctoral, además de diversos artículos2. Otros muchos trabajos actuales se han fijado en su lengua3, en el uso de la paremia4, en la presencia de las figuras femeninas5 o de determinados individuos relevantes de su tiempo que aparecen en las composiciones (Fernando de Antequera6, Per Afán de Ribera7, etc.). Se ha estudiado su poesía en galaicoportugués, uno de los últimos ejemplos de cultivo en la lírica de escritores castellanos de finales de la Edad Media8.

  • 9 Nelly Raquel PORRO, “El ingreso de Villasandino en la caballería (Cancionero de Baena, 225)”, Cuade (...)
  • 10 Erasmo BUCETA, “Fecha probable de una poesía de Villasandino y de la muerte del poeta”, Revista de (...)

3Sin embargo, apenas se ha estudiado la biografía del autor. Cierto es que Nelly Raquel Porro9 descubrió su relación con la caballería, como miembro de la orden militar de la Banda. Y también Erasmo Buceta, en las lejanas fechas de 1929, propuso una “fecha probable de una poesía de Villasandino y de la muerte del poeta”10.

4El trabajo que ahora inicio tiene por objeto descubrir la identidad del autor. Y para ello parto, en primer lugar, de un hecho incontrastable: Se trata de una persona conocida y de cierta relevancia social porque en su poesía se aprecia su relación personal con los más importantes individuos de su tiempo. Entre ellos aparecen Juan I, Enrique III y Juan II. También encontramos al condestable “el viejo” (Ruy López Dávalos) y al condestable D. Álvaro de Luna. En la obra se citan condes, duques, importantes dignatarios eclesiásticos como los arzobispos de Toledo, el cardenal de España… Y, también, los miembros de la familia Álvarez de Toledo, luego condes de Alba; otros como Pedro Niño, los Bobadilla, la reina de Navarra (Dª Leonor de Trastámara). Asiste asimismo Alfonso Álvarez a la coronación de Fernando de Antequera como rey de Aragón en Zaragoza, en cuyo viaje, según cuenta, se malogró su mula.

5La mayor parte de los poemas son, como los del Libro de Buen Amor, “juego e burla”; de manera que, en realidad, se trata de un juego en que su autor, Alfonso Álvarez de Villasandino, se esconde, aunque no mucho. Algo muy parecido hizo también Juan Ruiz (de Cisneros) un siglo antes en el Libro de Buen Amor.

6¿Quién es este autor del que se ha dicho que no hay ningún dato fuera de lo que él mismo expresó en su poesía? Se trata, sin duda, de alguien relevante y de elevado nivel social, cuyas circunstancias personales reales se falsean y ocultan muchas veces en los poemas. En la obra operan siempre el juego y la burla, tal y como ocurre en el Libro de Buen Amor.

7No obstante, de la misma manera que Juan Ruiz de Cisneros apenas encubre su propio nombre como autor de la obra bajo los heterónimos de “arcipreste de Hita” o de “Juan Ruiz”, hace algo parecido quien está bajo otro heterónimo poético y literario, “Alfonso Álvarez de Villasandino”: Alfonso Álvarez de Toledo, contador mayor y consejero de Juan II, regidor del ayuntamiento de Madrid, familiar de los Álvarez de Toledo –señores de Valdecorneja y futuros condes y luego duques de Alba–, judeoconverso y antepasado de Miguel de Cervantes. Este es, con escaso margen de duda, el poético “Alfonso Álvarez de Villasandino”, autor de más de doscientas composiciones recogidas por Juan Alfonso de Baena en el conocido cancionero castellano.

8El trabajo que ahora principio tiene como objetivo fundamental demostrar que el nombre del conocido poeta (“Alfonso Álvarez de Villasandino”) no es otra cosa que un heterónimo, como el “Juan Ruiz” del Libro de Buen Amor, de un personaje muy relevante de la vida política y social de su tiempo, a caballo entre los siglos XIV y XV, Alfonso Álvarez de Toledo, contador mayor de Castilla.

  • 11 Véase Jesús Fernando CÁSEDA TERESA, “Autobiografía poética en el Libro de Buen Amor: Juan Ruiz de C (...)
  • 12 Véase Jesús Fernando CÁSEDA TERESA, “Don Furón o ben Furón: El mundo mozárabe toledano en el Libro (...)
  • 13 Véase Jesús Fernando CÁSEDA TERESA, “El episodio de Doña Garoza (Doña Urraca Artal de Luna) en el L (...)
  • 14 Véase Jesús Fernando CÁSEDA TERESA, “Pedro I «el Cruel» y su amante María de Padilla en el Libro de (...)

9¿Por qué ambos –como probablemente muchos otros– ocultaron su nombre real, uno en el anterior siglo (Juan Ruiz de Cisneros) y otro en el XV (Alfonso Álvarez de Toledo)? Porque los dos escribieron muchas composiciones satíricas y tuvieron que ocultarse para protegerse. Juan Ruiz utilizó la poesía para atacar poéticamente a su compañero de behetrías del norte de Palencia Ferrán García Duque Estrada (“Ferrán García” en la obra11, el primer intermediario de los amores de Juan Ruiz) y a su esposa María de Noriega (la ”Cruz cruzada, panadera”); o para zaherir a la familia de los arzobispos de Toledo Jimeno de Luna y su sobrino Gil de Albornoz a través de la prima de estos Urraca Artal de Luna (la Urraca de la obra), priora del monasterio de Sijena12; o para ridiculizar, asimismo, a Pedro Alfonso de Ajofrín, miembro de la familia mozárabe toledana ben Furón13 (D. Furón, el último intermediario de sus amores en la obra). Juan Ruiz de Cisneros se burló de Pedro I “el Cruel” convirtiéndolo en el “pintor Pitas Pajas”; aunque defendió a su cuñada, la amante de Pedro I, María de Padilla, la “dueña chica”, hermana de su difunta esposa Mencía de Padilla14. También Alfonso Álvarez de Villasandino hace burla de muchos individuos en sus poemas. Sin embargo, es curiosa la forma en que ambos lo llevan a cabo, pues apenas encubren su identidad.

Alfonso Álvarez de Villasandino en el Cancionero de Baena

  • 15 Remito a la excelente colección de estudios sobre el Cancionero de Baena, en el plan de investigaci (...)

10La mayor parte de la poesía de Alfonso Álvarez de Villasandino que conocemos está contenida en el cancionero castellano, recolectado –y de ahí su nombre– por el judeoconverso Juan Alfonso de Baena15. Consta la colección de quinientas setenta y seis composiciones de cincuenta y seis poetas. Podríamos decir que “son todos los que están”; pero “no están todos los que son”, pues tratándose de una compilación que abarcaría poemas desde primeros del siglo XV, e incluso anteriores, hay ausencias de autores muy notables, entre otros el primer marqués de Santillana, el bisnieto de Juan Ruiz de Cisneros, Íñigo López de Mendoza. La nómina de composiciones recolectadas debió de cerrarse, como muy tarde, en 1453, fecha del fallecimiento de Juan Alfonso de Baena.

11Tradicionalmente, se ha considerado que en la colección hay dos clases de composiciones: las que siguen la tradición de la lírica galaicoportuguesa, de ascendencia provenzal; y las que continúan la tendencia más moderna de la poesía alegórica y dantesca, de raíz italiana. A nuestro escritor se le suele incluir en el primer grupo.

12La obra está dedicada al rey Juan II de Castilla, y en el anteprólogo solo cita el compilador al autor más representado, Alfonso Álvarez de Villasandino, y al resto lo hace de forma genérica. En esta declaración de intenciones, Baena se refiere al concepto de la “gaya ciencia”, propia o al alcance solo del individuo “hidalgo, cortés, mesurado, gentil y gracioso”.

13En la tabla de autores, o índice de la colección elaborada por Baena, aparece en primer lugar, y por tanto de forma destacada, Villasandino, cuyas obras se dividen en “cantigas, preguntas y decires”. A continuación, figuran diecisiete poetas. El resto hasta totalizar cincuenta y seis no aparece listado. Ello ya nos da la pista de la importancia que da la colección a la producción de nuestro escritor, pues aproximadamente doscientas composiciones son suyas; esto es, más de la tercera parte.

14Aunque no es objeto de este trabajo establecer la relación de Villasandino con el recolector y con los otros poetas representados en el cancionero, pues excede en mucho las actuales pretensiones de este humilde estudio, parece bastante claro que destaca Villasandino por encima del resto. ¿Cuál es la causa? Tal vez su proximidad, como veremos, al destinatario de la obra, el rey Juan II de Castilla, cuya amistad fue mutua. Es muy probable que Villasandino, en realidad Alfonso Álvarez de Toledo, quisiera complacer al rey que tanto le favoreció a lo largo de su vida y, ya anciano cuando se recogieron los poemas, algunos de ellos escritos muchos años antes, quiso colaborar activamente en la empresa iniciada por Juan Alfonso de Baena.

15Según Jesús L. Serrano Reyes,

  • 16 Jesús L. SERRANO REYES, Antología del Cancionero de Baena, Baena: Ayuntamiento de Baena, 2000, p. X (...)

Villasandino es destacado como el “maestro y patrón” del arte de la poesía, mientras que el resto de los poetas es tratado de forma genérica, ya sea como “frailes y religiosos, maestros en teología, y caballeros y escuderos, y otras muchas y diversas personas sutiles”. Hay, por tanto, dos grupos de poetas: los pertenecientes a la nobleza y los pertenecientes al clero, aunque hay “otras e diversas personas sutiles” entre ellos16.

16En el cancionero, sus poemas nos muestran a un individuo pobre, poeta de profesión, amigo de correr cortes, bufón y frecuentador de la nobleza a la que requiere diversos favores. Según Francisco José Díaz Marcilla,

  • 17 Francisco José DÍAZ MARCILLA, “Las relaciones sociales dentro del Cancionero de Juan Alfonso de Bae (...)

[…] Alfonso Álvarez de Villasandino, no es noble, ni tan siquiera gentilhombre, así como tampoco los restantes 39 poetas, incluyendo al propio Juan Alfonso de Baena. Una explicación a esta incongruencia sería considerar que el concepto de “noble”, para esos poetas, no está asociado a una cuestión de sangre, sino de posición social, o dicho de otra manera, el noble no nace, se hace17.

17Estas afirmaciones, sin embargo, han de ser matizadas, especialmente en el caso de Villasandino, así como otras que suelen repetir lo siguiente:

  • 18 Ibid., p. 166.

Alfonso Álvarez de Villasandino, autor proveniente en principio del pueblo del mismo nombre, en la archidiócesis de Burgos, nacido en torno a 1350-1360, pero viviendo después en Illescas (Toledo). Empezó a escribir en torno a 1375, convirtiéndose en el trovador de moda durante los reinados de Enrique II (últimos años), Juan I, Enrique III y Juan II, hasta su muerte entre 1424 y 143018.

18Casi ninguna de esas aseveraciones es cierta. Todas ellas se basan en buena medida en lo que afirma en sus composiciones. Pero; ¿realmente hemos de creernos mucho de lo que en ellas se dice? En la mayor parte opera el juego y la burla; esto es: el autor –“Villasandino”– se pone una careta y finge ser un menesteroso, un bufón, pobre de solemnidad… Sin embargo, se trata de un simple juego poético. Es necesario, en consecuencia, situar a la persona y confrontar con el personaje.

¿Quién fue Alfonso Álvarez de Toledo (c. 1380-1457)?

  • 19 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario B (...)
  • 20 Sobre esta relevante familia, véanse los trabajos de José Manuel CALDERÓN ORTEGA, El ducado de Alba (...)

19Se trata de uno de los más importantes individuos del tiempo de escritura de los poemas del Cancionero de Baena, nacido en el último tercio del siglo XIV y fallecido en 1457. Su apellido Toledo, según Tomás Puñal Fernández, “le emparenta directamente con una rama de los condes de Alba de Liste, futura Casa de Alba”19. Su padre fue García Fernández de Toledo, señor de Casasbuenas; y su madre –Mayor Fernández de Toledo–, fue prima hermana de este último. Su abuelo fue Fernán Álvarez de Toledo y su bisabuelo García Álvarez de Toledo, I señor de Higares y Valdecorneja y maestre de Santiago, de donde procede la casa de los Alba20. Según Manuel de Parada, la citada Mayor Fernández de Toledo fue condenada por judaizar. Indica este investigador que

  • 21 Manuel de PARADA y LUCA DE TENA, “El contador mayor Álvarez de Toledo y el condado de Cervera, en C (...)

[…] en registros de la Inquisición resultará llamarse también Mayor o María Álvarez, condenada en memoria por el Santo Oficio bajo acusación de judaizar, con orden de exhumar sus huesos de la capilla mayor del monasterio cisterciense de San Bernardo, fundado por su hijo el Contador, para entregarlos al brazo seglar y quemarlos. Que negó repetidamente su descendencia, afirmando que su antepasada se llamó Mayor Fernández y no Álvarez21.

20Según algunos documentos que este investigador aporta, la conversión a la fe católica se produjo en la familia a partir de Juan Álvarez de Toledo, ya en 1320, aunque, no obstante, siguieron muchos de ellos practicando sus ritos judaicos.

  • 22 Ibid.
  • 23 Sobre este aspecto, véase Américo CASTRO, Cervantes y los casticismos españoles, Madrid: Alianza, 1 (...)
  • 24 Véase sobre la relación familiar de Cervantes con el contador mayor Fernando Álvarez de Toledo el t (...)

21En otro documento, un testigo refiere que Alfonso Álvarez de Toledo, estando enfermo en Cuenca y en presencia de su criado, dijo: “¡Adonai, Adonai, en tu ley muero!”22. En esta familia tuvo su origen judeoconverso, como ya reveló Américo Castro23, Miguel de Cervantes, descendiente de una hija de Alfonso Álvarez de Toledo, doña Aldonza Álvarez de Toledo, que casó en Sevilla con Juan de Cervantes, veinticuatro de esta localidad24.

  • 25 Manuel de PARADA y LUCA DE TENA, “El contador mayor Álvarez de Toledo y el condado de Cervera, en C (...)

22Alfonso Álvarez de Toledo pertenece al linaje toledano de los Husillo o Fusillo, los antiguos Uziel hebreos25. Sus familiares fueron muy importantes en el gobierno de la ciudad de Toledo, como regidores o alcaldes, y ostentaron cargos en la administración de los reyes de Castilla. Su padre fue oidor de la Chancillería de Valladolid y regidor de Toledo. Una de las primeras noticias que tenemos de Alfonso Álvarez de Toledo lo pone en relación directa con el futuro rey Fernando I de Aragón, cuando todavía es este infante de Castilla, durante la lucha en la Reconquista de Andalucía en tierras de Antequera, por cuya conquista recibirá el nombre de “Fernando de Antequera”. Demostró entonces Alfonso Álvarez de Toledo su valor en el servicio al infante, siendo recompensado con su nombramiento como caballero de la orden de la Banda. Señala a este respecto Manuel de Parada que

  • 26 Ibid.

el muy noble caballero Alonso Álvarez de Toledo recibió el collar y la divisa de esta Orden de manos del Rey de Castilla Juan el II que fue uno de los doce caballeros que escogió para tan distinguido honor26.

23No sabemos a ciencia cierta su fecha de nacimiento que, en cualquier caso, debió de ser en el último cuarto del siglo XIV. Su primer matrimonio fue con Aldonza Fernández de Valera, hija de Juan Fernández de Valera, miembro de la oligarquía de Cuenca de la que fue regidor. Alfonso Álvarez sucedió probablemente a su suegro como regidor tras su muerte en 1422. A partir de ahí, comenzará a ostentar importantes cargos tanto en aquella localidad como en la administración real. Fue su sobrino el prolífico escritor Diego de Valera, hijo de su cuñada María de Valera, hermana esta última de su primera esposa, la citada Aldonza.

24Parece que ya en 1415 o 1416 es contador mayor, y es entonces cuando recibe el privilegio de hidalguía. Según Paloma Torrijos:

En 1423 era el ya Contador también alcalde de la Casa de la Moneda de Cuenca. En 1437 y en 1438, las autoridades concejiles de Cuenca acordaron “por los muchos servicios prestados por los regidores Juan Fernández de Valera (difunto), Pero Álvarez de Toledo y Alfón Álvarez de Toledo y Ferrand Alonso de Guadalajara otorgarles ciertos galardones”. Los servicios prestados por Juan Ferrández de Valera se premiaron, al hallarse difunto, en su hijo del mismo nombre, para quien se reserva una escribanía del número. A Alfón Álvarez de Toledo se le autoriza a hacer una pared desde unas casas-mesón, recién adquiridas, hasta el adarve, siempre que deje libre la vía pública. Es regidor perpetuo de Guadalajara también en 1421 y de Toledo en 143527.

25De este modo Alfonso Álvarez de Toledo, dueño de carta de nobleza, contador mayor, regidor de Cuenca, de Guadalajara y de Toledo, miembro distinguido de la corte de Juan II, caballero de la Banda y muy apreciado por Fernando de Antequera comienza a medrar económicamente de una forma apreciable. Se trata, como veremos, de una de las personas más ricas del reino, dueño de muchísimas propiedades y acreedor de numerosísimas rentas.

26Debió de enviudar alrededor de 1425 de su mujer Aldonza, y en 1426 se casó con Catalina Núñez de Toledo, judeoconversa toledana de una importante familia. Según Paloma Torrijos, era esta

  • 28 Ibid.

hija del jurado Francisco Núñez de Toledo, vecino de las casas de la Gallinería, luego llamadas de los Toledo, en la judería toledana. Son padres de Pedro Núñez de Toledo, primogénito, de Gonzalo, Isabel y de María del Sol. De esta segunda boda parece ser también Mayor de Toledo, que puede ser natural. En las genealogías del Contador de la Colección Salazar y Castro de la Real Academia de la Historia nos encontramos con un Juan Álvarez de Toledo no dándose noticia de la madre28.

  • 29 Ibid.
  • 30 Ibid.

27A partir de los años treinta, son muchos los privilegios que se conceden por Juan II a su contador mayor y consejero regio como, por ejemplo, exenciones para “él, sus hijos, criados, amas, quinteros y paniaguados de cualquier empadronamiento estuvieran exentos de pechos, derramas y contribuciones”, según privilegio rodado de 142929. En 1432, el rey ordena “que en la villa de Madrid siempre que se hiciese Ayuntamiento se diese cuenta a Alonso Álvarez de Toledo, su contador mayor y de su Consejo, para que se le hiciese saber lo que se iba a tratar y si quisiera estuviera presente”30.

28Según Tomás Puñal, el rey

establece que sus casas de Madrid y Guadalajara fuesen libres de huéspedes durante la estancia de la Corte. En 1445 ordena al concejo de Madrid que, aun sin ser regidor de la villa, le admitiese en su regimiento con voz y voto, ocupando un lugar preeminente.

29Durante sus estancias en Madrid, Juan II solía residir en casa de su contador mayor, D. Alfonso Álvarez, y también lo hizo en muchas ocasiones el condestable D. Álvaro de Luna, cuya esposa dio a luz a su primogénito en una de sus habitaciones.

30Según Paloma Torrijos, alcanzó una fortuna personal y familiar notable, probablemente una de las mayores que vio Castilla, de las que enumera las siguientes:

  • 31 Ibid.

Las posesiones del Contador, su hermano, y sus hijos se extendieron por las actuales provincias de Madrid, Cuenca, Toledo y Guadalajara. Posesiones y señoríos del Contador localizamos en tierras de la ciudad de Huete, en el obispado de Cuenca, donde es propietario de varias haciendas y del castillo de Anguix -ahora Guadalajara-, bajo su señorío durante algún tiempo. En 1423, ya regidor de Cuenca, toma de posesión de unas casas en la calle del Alcázar de Cuenca, donde vivían Gutierre Díaz de Sandoval y Catalina Díaz, su mujer. En 1435, compra heredades y bienes por 80.000 maravedíes en Casas Buenas, Toledo, y en El Cañavate –Alcañavate– en tierras conquenses de Alarcón. El Contador y su segunda mujer, Catalina Núñez, aparecen en los documentos relacionados con la repoblación de las tierras madrileñas de Chamartín y Fuencarral después de su destrucción en la primavera del año 1445 con ocasión de la batalla de Olmedo. En el año 1452 compra en Fuencarral veintiuna heredades. En 1455, compra una partida de molinos a las afueras de Toledo, ya no se le cita como regidor de la villa31.

  • 32 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario B (...)

31El favor político que alcanzó con Juan II y con su hijo Enrique IV se debió en gran medida a su absoluta fidelidad a la institución regia, interponiéndose casi siempre en los ataques de la nobleza, especialmente del condestable D. Álvaro de Luna, personaje muy intrigante bajo el reinado de Juan II. Así, en 1443 intervino como negociador en la Concordia de Rámaga y en1455, una vez acabada la batalla de Olmedo y derrotados los infantes de Aragón, tuvo diversos encuentros con Álvaro de Luna en representación de Juan II. Intervino en 1446 en la Concordia de Astudillo, en la que, “una vez más, aparecen en escena el príncipe, Juan II y el poderoso e influyente Álvaro de Luna, siendo Alfonso Álvarez de Toledo uno de los intermediarios”32.

32Del matrimonio con su primera esposa tuvo como hijos a

  • 33 Ibid.

Juan Álvarez de Toledo, señor de Cervera y Villanueva del Palomar; Alfonso Álvarez de Toledo, regidor de Cuenca; García Álvarez de Toledo, tesorero de Cuenca, consejero real, abad de Santa María de Atocha y obispo de Astorga; Aldonza Álvarez de Toledo, casada con Juan de Cervantes, veinticuatro de Sevilla; Mayor Álvarez de Toledo, con Diego Fernández de Molina, vecino de Cuenca, guarda y vasallo del Rey; y María de Toledo, con Juan de Sandoval, doncel real33.

33De su segundo matrimonio con Catalina Núñez de Toledo nacieron los siguientes:

  • 34 Paloma TORRIJOS, “Alonso Álvarez de Toledo, señor en tierras de Madrid del Castillo de Aulencia y d (...)

Pedro Núñez de Toledo, señor de Cubas y Griñón, contador mayor y consejero de Enrique IV, el cual tuvo después un acentuado protagonismo en la época de los Reyes Católicos; Mencía de Toledo, casada con Pedro Ruiz de Alarcón, señor de Buenache; e Isabel Álvarez de Toledo, con Alonso Fernández de Valladolid34.

34Fundó dos mayorazgos al frente de los cuales puso a sus dos primogénitos varones habidos con sus esposas.

  • 35 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario B (...)

35Falleció en 1457, aunque en esto hay controversia, pues quizás pudo ser en 1459. En cualquier caso, se enterró su cuerpo en el monasterio de San Bernardo de Toledo. Según Tomás Puñal, las posesiones que dejó ascendían a “unas trescientas ochenta casas en los principales lugares de Castilla y, al parecer, poseyó aproximadamente doscientas ochenta y seis yuntas de tierras, cuatro dehesas, tres mil viñas, treinta huertas, mil olivos, cinco molinos y unos 67.425 maravedíes de juros perpetuos”35. Se trata de una suma enorme para su época. Sin embargo, Villasandino en sus poemas aparece siempre como una persona muy pobre en una repetida actitud pedigüeña ante personajes tan relevantes como Álvaro de Luna o los Alba.

La común identidad de Alfonso Álvarez de Toledo y “Alfonso Álvarez de Villasandino”

a) ¿Por qué puso como apellido “de Villasandino” en sus composiciones?

  • 36 Gonzalo CORREAS, Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras fórmulas comunes de la lengu (...)
  • 37 Hernán NÚÑEZ DE TOLEDO, Refranes o proverbios en romance, Madrid: Juan de la Cuesta, 1619 [1555], p (...)

36En la época de escritura de los poemas del Cancionero de Baena, Villasandino, en la actual provincia de Burgos, era una villa, como ahora, de reducidísimas dimensiones, sin apenas habitantes y sin relevancia de ninguna clase. Algo, sin embargo, la hizo conocida, un repetido refrán que aparece en las colecciones de paremia posteriores: “ladrón fino, de Villasandino”. Lo recoge el diccionario de Gonzalo Correas36 y también, antes, el de Hernán Núñez de Toledo, Refranes o proverbios en romance (1555)37. Estuvo probablemente este último emparentado con Alfonso Álvarez de Toledo, y fue hijo del tesorero de los Reyes Católicos Ruy López de Toledo.

  • 38 J. F. CÁSEDA, “Autobiografía poética …”, p. 83-116.

37En el Cancionero de Baena, Alfonso Álvarez de Toledo sustituye “de Toledo” por “de Villasandino”. La razón probablemente sea porque cualquier lector de su tiempo relacionaría inmediatamente a alguien con este apellido (de Villasandino) con un “ladrón fino”, esto es, el que hoy llamaríamos ‘ladrón de cuello blanco’. ¿Y de qué se podía acusar a un contador mayor del reino sino de esto último? Hay una evidente autoironía en el modo de proceder en la obra por Alfonso Álvarez, quien constantemente se burla de sí mismo. Y esta es la diferencia principal con el Libro de Buen Amor. En este último, Juan Ruiz de Cisneros se burla de su compañero y vecino de behetrías “Ferrán García” y de la “Cruz cruzada, panadera” (en realidad Fernán García Duque Estrada Butrón Múxica y su esposa María de Noriega)38 o de D. Hurón (el miembro de la familia toledana ben Furón Pedro Alfonso de Ajofrín). Sin embargo, el arcipreste casi nunca se burla de sí mismo, hasta el punto de que hace un autorretrato físico que parece tal vez algo edulcorado o embellecido.

38Sin embargo, los poemas de Alfonso Álvarez nos presentan a un poeta pobre de solemnidad, casi marginal, que pide una mula cuando la suya se ha malogrado y constantemente reclama un oficio, dinero, alguna merced… para salir de la miseria en que se encuentra. Intenta ocultarse entre el grupo de bufones de corte y alude a varios de ellos a lo largo de diversas composiciones. Da las gracias a aquellos altos señores, o altas damas como Dª Constanza Sarmiento, a los que demanda una y otra vez favores. En definitiva, Alfonso Álvarez de Toledo, contador mayor, consejero regio y una de las mayores fortunas de Castilla en su época se oculta de forma irónica bajo la costra de la pobreza.

39¿Supieron algunos contemporáneos suyos quién se ocultaba bajo la misma? Probablemente. De hecho, cuando Tomás Puñal alude a la biografía del contador mayor de Castilla dice de él que fue reconocido poeta:

  • 39 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario B (...)

Destacó por su afición a la poesía, y se conserva un documento en el que mantiene una larga plática en verso sobre la visión del Apocalipsis de san Juan con un tal fray Pedro Imperial, el cual le define como sabio poeta y caballero39.

b) La visión del Apocalipsis de san Juan y el poema de Alfonso Álvarez

40El poema a que se refiere Tomás Puñal aparece en el Cancionero de Baena y en él se acredita su condición de caballero. Dice así:

  • 40 Cito de ahora en adelante las composiciones de Villasandino a partir del manuscrito del Cancionero (...)

Señor Alfonso Álvarez, grand sabio, perfecto
en todo fablar de linda poesía,
estremo en armas y en cavallería,
de regir compaña sin nengund defecto,
que abrades, vos ruego, el vuestro decreto
y me mostredes aquella visión
que puso sant Johan en revelación
del Apocalipsi escuro, secreto. (
fol.29vº )40

  • 41 Manuel de PARADA y LUCA DE TENA, “El contador mayor Álvarez de Toledo y el condado de Cervera, en C (...)

41En efecto, para entonces Alfonso Álvarez de Toledo ya era caballero de la orden militar de la Banda gracias a su valerosa actuación en Andalucía acompañando al todavía infante Fernando de Antequera, futuro Fernando I de Aragón. En sus últimos años –1453– fue nombrado también miembro de la orden de la Jarra, fundada por Fernando de Antequera en 1403. A partir de entonces, aparecieron en sus escudos las azucenas en la jarra blanca que identifican a esta última orden militar de la que entró a formar parte41.

42Quien reconoce esto, fray Pedro Imperial, de la orden de predicadores, era hermano de Francisco Imperial, que también aparece en sus versos y es autor de varias composiciones del Cancionero de Baena. Pedro Imperial es conocido también como Pedro de Colunga, y con este nombre aparece en varios poemas de Álvarez de Villasandino. De manera que ambos tenían un buen conocimiento el uno del otro. Que asegurara la condición de caballero de Alfonso Álvarez alguien que lo conocía muy bien indica que no puede tratarse en ningún caso de una falsedad y merece, por tanto, todo el crédito. ¿Puede creerse que el “caballero” Alfonso Álvarez de Villasandino era un bufón de corte? Es muy improbable.

43Hay algo que une a ambos –a Pedro Imperial y a Alfonso Álvarez-, la escritura de composiciones de carácter religioso. Alfonso Álvarez de Villasandino fue uno de los primeros autores de poesía religiosa conservada en un cancionero. Marta Piłar Zuzankiewicz ha estudiado este aspecto y concluye a este respecto que

  • 42 Marta Pilar ZUZANKIEWICZ, “Letanía y poesía en el Cancionero de Baena: el caso de Alfonso Álvarez d (...)

[…] su gran conocimiento de la dogmática cristiana, así como el uso poético que hace de los textos litúrgicos. Al insertar en sus cantigas y decires las fórmulas procedentes de los pasajes bíblicos, himnos u oraciones plegarias el autor se resuelve a desarrollarlas no solo a nivel conceptual sino también, o sobre todo, formal, estructurándolas a modo de enumeración litánica o imitando el monótono ritmo de las preces. Como es de esperar, la mayor concentración de los recursos propios del verso litánico se observa en su poesía religiosa, pero tampoco faltan en sus coplas de carácter amoroso, panegírico y lamentatorio donde, perfectamente adaptados al contexto profano, no dejan de desempeñar las funciones que cumplen dentro de las composiciones devotas42.

  • 43 Tomás FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, en Real Academia de la Historia. Diccionario Biográfi (...)

44Sabemos que Alfonso Álvarez de Toledo fue un hombre muy piadoso y profundamente religioso, que hizo muchas donaciones para erigir monasterios, fundaciones religiosas, capillas, etc. Fundó el convento de Santa María de Toledo, de la orden de San Bernardo43. También pagó de su bolsillo una capilla familiar en la catedral de Cuenca con capellán perpetuo. Fundó tres capellanías, una en la catedral de Cuenca en recuerdo de su primera mujer, con 2.000 maravedíes de renta anual; otra en la iglesia de San Salvador, en Madrid y una tercera en el monasterio de San Bernardo, donde fue enterrado. Entregó también importantes cantidades para casa de doncellas y numerosos donativos para cada ermita, convento y santuario de Toledo.

c) “Dezir para una señora que llamaban Catalina”

45En la colección de poemas de Alfonso Álvarez, aparecen dos dedicados a la que dice fue su postrera o segunda mujer, de nombre Mayor. En la primera composición –“Esta cantiga fizo el dicho Alfonso Álvares por amor e loores de su esposa, la postrimera que ovo, que avía nombre Mayor” (fol. 5vº)–, la dueña resulta enaltecida y valorada muy positivamente, siempre jugando su autor con los múltiples significados de la palabra “mayor”. Pero en el segundo Alfonso Álvarez cambia completamente su registro y su percepción de la dueña, de la que dice ser su esposa, procediendo de este modo a satirizarla y a insultarla contradiciendo absolutamente lo que había dicho en el primer poema. Así, en el primer caso habla de “gozo aventajado”, “alegría estraña”, “onra”, “viçio”, y afirma “que non tiene otro serviente de mi estado en toda España” y alude a su honra y bienestar (“onra e más folgança”). Se refiere entonces a su belleza, a su buen hablar y donaire (“el mi coraçón vençió”, “d’esta flor que me forçó”).

46En el segundo, sin embargo, asistimos a un cambio total. Ya el título lo anticipa: “Esta cantiga […] fizo e ordenó el dicho Alfonso Álvarez a su muger después que fue casado con ella; por quanto paresçe por la dicha cantiga, él fue repiso del casamiento e más la quesiera tener por comadre que non por muger, segund la mala vida que en uno avían por çelos e vegez e flaco garañón” (fol. 5vº y fol. 6rº). Habla a continuación de “coita mortal”, de “triste vía” y se refiere a la “saña” de la esposa.

47¿Por qué procede de este modo el poeta? Porque se trata, una vez más, de juego y de burla, como habitual solía ser en la lírica de la época. Basta recordar algunas composiciones, por ejemplo, de Jorge Manrique a su madrastra. En nuestro caso, “Mayor” es primero enaltecida y luego vilipendiada. ¿Por qué juega con este nombre, Mayor? Sabemos que su madre se llamaba Mayor, y que tuvo también una hija natural con este nombre. ¿Se refiere a una o a otra? No lo creo. Muy probablemente, está jugando con el cargo que ostentó durante buena parte de su vida y por el que fue conocido en todo el reino, como “contador mayor” de Castilla, persona muy influyente en la corte y poderosísimo por cuanto se encargó de fiscalizar las cuentas del reino. Bajo una aparente corteza de temática amorosa, en realidad la composición es un juego de dobles sentidos del nombre “mayor” o “contador mayor” y del nombre de una hipotética segunda esposa.

48Algo hay de verdad, sin embargo, en lo que dice. En efecto, y como ya he señalado, Alfonso Álvarez se casó dos veces. La segunda vez tuvo lugar tras la muerte de la primera. Así, en 1426 se desposó con la toledana judeoconversa Catalina Núñez de Toledo a la que, esta vez sí, dirige una composición poética de tono muy diferente. En esta, dedicada a “una señora que llamavan Catalina, según que por el mismo decir parece” (f. 47vº), juega con sus “ocho letras muy preciadas”. En este caso, va calificando a esta mujer a lo largo del poema siguiendo las letras de su nombre: C de castidad; A de alteza; T de Trinidad; A no dice nada porque no quiere repetirla; L de leal; I de Iseo por su “bondad” y “aseo”; N de nobleza; y la A final tampoco quiere repetirla. Concluye afirmando que “digan todas Catalina/ a quien hago reverencia”. ¿Es la protagonista de esta composición la esposa de Alfonso Álvarez de Toledo, el contador mayor de Castilla, y por tanto es el nombre real de quien se esconde bajo el heterónimo de “Alfonso Álvarez de Villasandino”? No me caben muchas dudas. Pero es preciso continuar con el análisis y añadir más datos para reafirmar esta hipótesis.

d) La fecha de escritura de la obra

49La mayor parte de la crítica ha errado al situar la composición de la totalidad de la obra muy tempranamente, en los primeros años del siglo XV. Sin embargo, hay datos que permiten situar los últimos poemas a mitad de este. El conjunto de textos de Alfonso Álvarez forma un cancionero dentro de otro cancionero, el de Baena; y pese a que pudiera parecer que hay un claro desorden en el mismo, existe, sin embargo, una cierta sucesión cronológica en las composiciones, no muy riguroso, aunque grosso modo perceptible. Así, las referencias a los diversos reinados de Juan I y su muerte, más tarde de Enrique III y especialmente de Juan II nos permiten situar la obra en el transcurso de la biografía del autor, desde sus primeros años al servicio del infante Fernando de Antequera, al que se refiere al principio, hasta la asistencia a su proclamación como rey, etc. Entre el grupo formado por sus últimas composiciones, en las que alude repetidamente a su vejez, hay varios poemas en que aparecen como contertulios sus familiares Constanza Sarmiento y Gutierre Álvarez de Toledo, miembros de la familia que luego será de los condes de Alba.

50Una composición de “Alfonso Álvarez a la dicha Constanza Sarmiento” dice lo siguiente:

Que nada no me consuela;
Nin sé cosa que me duela,
Tanto commo vestro enojo,
Non querría este cordojo
Por ser señor de Pozuela.

Pozuela e Torrejoncillo,
Aunque son fuertes lugares,
Non me quitaren pessares
O mucho me maravillo;
Triste ando e amarillo,
Señora noche e mañana […] (f. 54vº)

  • 44 Paloma TORRIJOS, “Alonso Álvarez de Toledo, señor en tierras de Madrid del Castillo de Aulencia y d (...)
  • 45 Archivo Histórico de la Nobleza. ES. 45168. AHNOB /1//OSUNA, C.2273, D.8-10 Doc. 9 (1-2).

51¿A qué se refiere en los anteriores versos Alfonso Álvarez? Está aludiendo a “ser señor de Pozuela e Torrejoncillo”, algo que parece que ve complejo, y cuya dificultad le produce “pesares” y “cordojo”, voz esta última antigua y que, según el DRAE, significa ‘congoja, aflicción grande’. En el juego de ocultaciones de la obra, donde pone Pozuela (actual Pozuelo de Alarcón) y Torrejoncillo (o los Torrejones) de la actual provincia de Madrid hemos de situar a Griñón y Cubas de la Sagra, dos localidades próximas a la villa de Madrid que el rey Juan II regaló en 1445 a su pariente Luis de la Cerda y Rojas, trinchador “oficial del cuchillo” de la Casa Real de Castilla y primo del I duque de Medinaceli, por “los muchos e buenos e leales servicios que me ha fecho e me face cada día“44 y que este vendió dos años después -1447- a Alfonso Álvarez de Toledo. Poco después de su adquisición, en el mismo 1447, Alfonso Álvarez de Toledo pretendió convertirlas en señorío; pero el Ayuntamiento de Madrid se opuso firmemente y este tuvo que llevar la discusión a los tribunales. En el Archivo Histórico de la Nobleza se conserva un “Poder de Luis de la Cerda para posesión e información de valor de Cubas y Griñón vendidas a Alonso Álvarez de Toledo. Carta de Pago de la anterior venta” que tiene fecha de 19 de abril de 145045.

52En 1447, para conseguir que el Ayuntamiento madrileño diera su aprobación al nacimiento de un nuevo señorío en favor de Alfonso Álvarez de Toledo, el rey Juan II ofreció a Madrid “dos ferias anuales francas de alcabalas y pechos de quince días de duración cada una”. La intervención del rey en favor de su contador mayor fue, por lo que vemos, importante y demuestra una vez más el aprecio en que lo tuvo. En la provisión real se dice lo siguiente:

  • 46 Paloma TORRIJOS, “Alonso Álvarez de Toledo, señor en tierras de Madrid del Castillo de Aulencia y d (...)

[…] en hemienda e satisfación de los lugares de grinnón e cubas que heran de la dicha villa, de que yo fize merced dellos a Luys de la cerda mi criado e mi oficial […], e porque la dicha villa sea más ennoblescida e mejor poblada […], mi merced e voluntad es que agora e de aquí adelante para sienpre jamás sean francas dos ferias que de mí tenedes en cada vn anno de quinze días cada vna dellas, en tal manera que todas e quales quier personas vezinos e moradores dela dicha villa e de otras quales quier partes […] non paguen alcauala de todas las cosas que en la dicha villa conpraren e vendieren e trocaren […], saluo delas rentas del pan en grano46.

53Sin embargo, y pese al valioso ofrecimiento, el concejo de Madrid se opuso a la concesión de señorío sobre Cubas y Griñón y Juan II, como castigo, anuló la orden de 1449 que concedía dos ferias.

  • 47 Ibid.

[…] la qual dicha yo les oue fecho porque ellos diesen su consentimiento a la merced que yo fize a Luis de la cerda […], et porque commo quier que la dicha villa ha gozado fasta aquí de la dicha merced […] delas dichas ferias con la dicha franqueza, (y) nunca ha dado […] el dicho consentimiento a la dicha nmerced que fize […] al dicho Luis de la cerda […], es mi merced de rrevocar e por la presente rrevoco e do por ninguna […] la dicha merced […] delas dichas ferias […], e mando que agora nin de aquí adelante non aya feria nin ferias algunas en la dicha villa nin franqueza […]. E […] que ningunos nin algunos de mis súbditos e naturales non vayan nin enbíen a las dichas ferias con mercadurías nin cosas algunas, pues mi merced es que non aya las dichas ferias en la dicha villa47.

  • 48 Ibid.

54Según Paloma Torrijos, “estas ferias deberían celebrarse una por San Miguel, el 8 de mayo, y la otra por San Mateo, el 21 de septiembre, que se extendería hasta el día de San Francisco el 4 de octubre”48.

55En el poema transcrito con anterioridad, aparecen “Torrejoncillo”, en realidad los Torrejones, lindante con Parla, Griñón y Cubas, y “Pozuela”, esto es, Pozuelo de Alarcón, ambas muy próximas entre sí y cercanas a Madrid. Decir Griñón o Cubas hubiera sido descubrirse demasiado ante sus contemporáneos y desvelar a las claras lo que, sin embargo, tal vez muchos entonces intuían, que “Alfonso Álvarez de Villasandino” en realidad era el contador mayor Alfonso Álvarez de Toledo.

  • 49 Archivo Histórico de la Nobleza. ES. 45168. AHNOB/1// OSUNA, C.2273, D.8-10Doc. 1 (1-2).

56Finalmente, y tras instar procedimiento judicial este último, se firmó en 1450 un “Convenio entre Alfonso Álvarez de Toledo y la villa de Madrid”49.

57Es muy importante esta referencia en el poema de Alfonso Álvarez al señorío de Pozuela y Torrejoncillo (en realidad a Griñón y a Cubas de la Sagra), pues forzosamente esos versos no pudieron escribirse antes de 1447 –fecha de la compra a Luis de la Cerda– ni tampoco después de 1450 –año del acuerdo judicial con la villa de Madrid que dio lugar al nacimiento del señorío de Cubas y Griñón, que luego ostentará su primogénito del segundo matrimonio.

58En efecto, Pedro Núñez de Toledo heredará el señorío a la muerte de su padre y hasta 1503, fecha de su fallecimiento, pasando entonces a su hijo bastardo Luis Núñez de Toledo. Este último lo entregará finalmente a su sobrino Bernardino de Mendoza y Toledo, hijo de su hermanastra Beatriz, el último señor de Cubas y Griñón.

  • 50 Absolutamente todos los críticos que se atreven a dar una fecha de defunción dan la de 1424. Descon (...)

59La mayor parte de los estudios sobre el autor y sobre la obra sitúan su escritura muy a principios de siglo, y el nacimiento del autor a mitad del siglo XIV. Su muerte, según se afirma, fue en 142450. Pero esto no tiene ningún sentido. De hecho, la composición titulada “decir que fizo Alfonso Álvarez del Villasandino a Ferrant Álvarez, señor de Valdecorneja, e a su hermano, loándolos por buenos hermanos” (f. 52vº y f. 53rº) se refiere como titular de ese señorío a Fernán Álvarez, el cual lo ostentó a partir de 1430, año de la muerte de su padre D. García. ¿Cómo puede sostenerse entonces que falleció en 1424 el autor de la anterior composición, “Alfonso Álvarez del Villasandino”, si se está refiriendo a algo que ocurrió seis años después?

  • 51 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario B (...)

60Lo cierto es que, si atendemos al estado de la demanda de Alfonso Álvarez en su pretensión por hacer señorío a Cubas de la Sagra y Griñón, citada en los anteriores versos transcritos, estos se escribieron entre 1447 y 1450, año este último del acuerdo entre él y el concejo de Madrid. Alfonso Álvarez de Toledo todavía vivirá unos años más, hasta 1457 –aunque en algunos documentos se afirma que hasta 1459–, siendo ya un anciano con aproximadamente ochenta años51. Es muy probable que naciera entre 1377 y 1382 y que muriera con una edad aproximada de ochenta años. Sus últimos poemas del Cancionero de Baena lo presentan como un anciano, especialmente ante sus familiares Constanza Sarmiento y Gutierre Álvarez de Toledo. En muchos de estos alude a su mal estado físico, a sus dolencias y achaques de la edad, e insiste en que se encuentra al final de su vida.

61No puedo afirmar, sin embargo, que todas las composiciones de la colección se escribieran en las mismas fechas, próximas al intervalo entre 1447 y 1450. Quizás al final de su vida Alfonso Álvarez de Toledo recogió poemas escritos años antes e incluyó otros nuevos elaborados en ese periodo de tres años que sitúo entre 1447 y 1450, no después. Son fechas que encajan con las de la biografía del contador mayor de Castilla.

e) Alfonso Álvarez de Toledo, o “Álvarez de Villasandino”, y Fernando de Antequera

62Ya me he referido con anterioridad a la relación tan estrecha que mantuvo Alfonso Álvarez de Toledo con Fernando de Antequera. Su valor y ayuda al hijo de Juan I fueron recompensados otorgándole como merced su nombramiento como caballero de la orden de la Banda. Y de esto habla también el propio autor en uno de sus poemas dedicado a D. Fernando cuando dice lo siguiente:

Pues yo dexo el gedal
oro e vanda, e avn collares,
andaré royendo altares
por monge conventual,
fuyendo de los poblados,
con cartuxos apartados,
pues condes adelantados
me llaman viejo coytral
después que ferre canal […] (f. 25rº)

63La referencia en el segundo verso a la orden de la Banda parece bastante clara en la composición, algo que también advirtió Nelly Raquel Porro:

  • 52 Nelly Raquel PORRO, “El ingreso de Villasandino en la caballería …”, p. 376.

La afirmación del poeta según la cual había recibido collares… ¿significa que también Fernando de Antequera o su sobrino le otorgaron el suyo [esto es, respectivamente, el de la Orden de la Jarra y Grifo o el de la Escama]?52

64El dato coincide con la circunstancia de que el hijo de Juan I, el futuro rey Fernando I de Aragón, se mostró muy agradecido por los servicios de Alfonso Álvarez en la campaña de Andalucía y por ello lo propuso para la orden de la Banda, en la que ingresará también, años más tarde, su hermano Pedro.

65Ello explica que seis composiciones se dirijan a Fernando de Antequera y a varios miembros de la familia de este, doña Leonor o los infantes Juan y Enrique. Todavía uno más amonesta a ciertos trovadores para que canten las hazañas del infante.

66Quizás el poema más relevante a efectos de estudio sea el que muestra a Villasandino en viaje a la coronación en Zaragoza –1414– del nuevo rey, como Fernando I de Aragón. Para entonces, Alfonso Álvarez de Toledo era ya caballero y solo un año más tarde sería nombrado contador mayor. Muy probablemente ambos tenían una edad parecida, pues el hijo de Juan I había nacido en 1380, fecha en que sitúo el intervalo del nacimiento de Alfonso Álvarez.

67Según Carlos Mota, las citadas composiciones sobre Fernando de Antequera y su familia

  • 53 Carlos MOTA, “Unas observaciones … “, p. 718.

datan probablemente de épocas distintas, lo que mostraría cierta sostenida proximidad –además de un interesado arrimo– de Villasandino a esta poderosa familia; CB 68 pudo ser compuesto entre 1393 y 1412^; CB 69, el dedicado al Infante don Juan, en 1420^; CB 70, por su parte, es indudablemente posterior a la elección de don Fernando como Rey en 1412, pero difícilmente muy posterior53.

  • 54 Ibid., p. 720.

68Señala este investigador que “para nadie tuvo el poeta un elogio tan espléndidamente construido como para don Fernando”, especialmente en el poema número 4, “pese a, o gracias a las llamativas similitudes que éste presenta con la carta que, según la Crónica de Juan II el Infante dirigió a Sevilla anunciando su victoria en la Boca del Asno en mayo de 1410”54.

69Durante la campaña de Andalucía frente a las tropas del rey de Granada Yusuf III encontramos entre sus miembros a Alfonso Álvarez. No deja de ser curioso que los primeros poemas de la colección de Alfonso Álvarez se sitúen en estas tierras, especialmente en Sevilla y en Córdoba. Es muy probable que en estas composiciones su autor nos traiga el recuerdo de sus primeros años al servicio del infante Fernando, de los que obtuvo como mejor tesoro su amistad y también su nombramiento como caballero de la distinguida orden militar de la Banda, a la que luego se refiere en sus poemas.

f) Alfonso Álvarez de Toledo (o “de Villasandino”) y el condestable D. Álvaro de Luna

70Son más de dos docenas los poemas que Alfonso Álvarez de Villasandino dedica a D. Álvaro de Luna a lo largo de diferentes periodos de su vida. También al tío de este último, el arzobispo de Toledo D. Pedro de Luna, el mejor protector de D. Álvaro en sus primeros años. Este es el caso de la composición que titula “[…] decir [que] fizo el dicho Alfonso Alvares de Villasandino a don Pedro de Luna Arçobispo de Toledo desculpandose d'él por quanto non lo yva ver tan a menudo como el Arçobispo quessyera pues que le avia dicho e mandado que sy lo vissytase que le faria merçet” (f. 50rº). Sabemos que Pedro de Luna murió en 1414 y dicho poema, por tanto, debió de escribirse como muy tarde en ese año.

  • 55 Este es el caso, por ejemplo, del ”dezir [que] dizen que fizo el dicho Alfonso Alvares de Villasand (...)

71Tanto Alfonso Álvarez de Toledo como Álvaro de Luna estuvieron muy cerca del primero príncipe y luego rey Juan II; y desde la época de “tutorías” (de Fernando de Antequera y de la madre del futuro rey Catalina de Láncaster) a que se refieren algunas composiciones de “Villasandino”55 ambos se significaron por su proximidad a D. Juan. Se ha dicho que la dependencia de este de D. Álvaro fue patológica y ello enfadó tanto a su madre como a muchos miembros de la corte. Fue el último un hombre sagaz y muy inteligente, excelente diplomático que supo moverse en favor de su rey, especialmente frente al reino de Aragón y los príncipes Juan y Enrique, logrando el máximo del favor político en la victoria de 1445 de Olmedo. No obstante, tuvo diversos enfrentamientos con Juan II y, como es bien sabido, pagó un alto precio finalmente cuando perdió su favor, siendo ejecutado en 1453.

72Alfonso Álvarez de Toledo mantuvo una relación constante con D. Álvaro, siempre como intermediario de Juan II, aunque muy fluctuante. Sabemos que en su casa de la colación de Santiago, en Madrid, en 1435 nació el primogénito de Álvaro de Luna, donde fue bautizado y se hicieron diversas celebraciones auspiciadas por los reyes.

73Participaron ambos –Alfonso Álvarez de Toledo y D. Álvaro– en la llamada concordia de Rámaga, en 1443, para conseguir la liberación de Juan II, preso en el castillo de Portillo, en Valladolid, por sus primos los infantes de Aragón, Juan y Enrique.

74Pero un año después, en 1444, intervino D. Alfonso Álvarez de Toledo con Juan Pacheco y el obispo Lope de Barrientos junto con el rey de Navarra en una conspiración para acabar con el poder político del condestable. En 1445, y tras la exitosa batalla de Olmedo contra los infantes aragoneses, ejerció de intermediario entre Juan II y Álvaro de Luna, buscando una paz entre ambos precisa para apaciguar el reino. A tal fin, se reunió primero en Burgos con el rey y luego en el monasterio de Pelayos, cerca de San Martín de Valdeiglesias. Un año después, 1446, volvió a intervenir como intermediario, esta vez en la conocida como Concordia de Astudillo.

75Según Tomás Puñal,

  • 56 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario B (...)

contemplando el conjunto de su obra, da la impresión de haber mantenido siempre una primordial fidelidad a los Monarcas, por encima de todo y en cualesquiera circunstancias. Una fidelidad interesada, cierto, pero como de trastamarista de la primera hora. Y así en sus últimos años, en que subraya reiteradamente su lealtad a Juan II y a Álvaro de Luna (aún lejos de su dramático final cuando se pierde el rastro histórico del poeta), pese a haber apoyado muy enfáticamente en su momento a Fernando de Antequera y a haber dedicado poemas a sus hijos, los infantes Juan (futuro Juan II de Navarra y de Aragón) y Enrique, enemigos acérrimos del de Luna56.

76En cualquier caso, las últimas composiciones que aparecen en el Cancionero de Baena, que he situado entre 1447 y 1450, ya no hablan del trágico final del condestable en 1453, noticia que sin duda hubiera aparecido glosada poéticamente en el cancionero si hubiera llegado su escritura a estas fechas. La mayor parte de las composiciones poéticas que tratan de D. Álvaro se sitúan una vez ha sido nombrado condestable, a partir de 1423, tras la caída en desgracia de Ruy López Dávalos que también aparece en su obra. La excepción es un “dezir [que] fizo e ordenó el dicho Alfonso Alvares a Álvaro de Luna Condestable de Castilla antes que fuese condestable” (f. 55rº), absolutamente adulatoria. Escribió asimismo un “dezir [que] fizo el dicho Alfonso Alvares al dicho señor Condestable” (f. 55rº).

77Parece anterior a esta última su “dezir [que] fizo e ordenó el dicho Alfonso Alvares de Villasandino para el dicho señor Condestable don Alvaro de Luna después que el Rey nuestro señor lo fizo su condestable, e va por buen arte” (f. 60vº). Y posterior es el “dezir [que] fizo e ordenó el dicho Alfonso Alvares de Villasansino para el dicho señor Condestable don Alvaro de Luna quando el Rey nuestro señor estava en Arévalo e tenia ende ayuntamiento de gentes, año de quatrocientos e veynte e uno, relatandole como ya se yva e derramava la otra gente del Espinar” (f. 55rº y f. 55vº).

78Alfonso Álvarez de Toledo, que fue apaciguador e intermediario del rey y del condestable, convertido en el poeta “Alfonso Álvarez de Villasandino”, parece que escribió la mayor parte de estas composiciones en los primeros años veinte y no trasluce, por tanto, sus enfrentamientos que comenzarán a ser importantes dos décadas después.

79Debe de ser de aproximadamente 1423 el “dezir [que] fizo e ordenó el dicho Alfonso Alvares para el dicho señor Condestable quando le dio el Rey a sant Estevan” (f. 55vº y f. 56rº), puesto que entonces le fue entregada a D. Álvaro por el rey la localidad de San Esteban de Gormaz, en la actual provincia de Soria, donde fundó condado. Y de esta fecha tal vez sea el “dezir [que] fizo e ordenó el dicho Alfonso Alvarez de Villasandino para el dicho señor Condestable en loores de su persona pidiendole merçed” (f. 56rº y f. 56vº), poema elogioso donde nuevamente aparece en actitud petitoria.

80Busca, jocosamente, el amparo de D. Álvaro ante las acusaciones infundadas de “Davihuelo”: “Este dezir fizo e ordenó el dicho Alfonso Alvares para el dicho señor condestable por quanto Daviuelo lo acusava e lo corrya” (f. 55rº y f. 55vº). Se trata de un judeoconverso de nombre Fernán Sánchez, perseguido y procesado por la Inquisición, antepasado de fray Luis de León y bufón de la primera corte de los Trastámara, al que satiriza en su composición Alfonso Álvarez refiriéndose a su “cara endiablada” y también el recolector del cancionero, Juan Alfonso de Baena.

81Contra el mismo bufón escribe otro “dezir [que] fizo e ordenó el dicho Alfonso Alvares de Villasandino para el dicho señor Condestable como en manera de quexo e de querella que le dava del dicho Davihuelo, en el qual lo lastimava e baltonava el dicho Alfonso Alvares al dicho Davihuelo por arte de macho e de fenmbra, e es muy bien fecho” (f. 56vº y f. 57rº).

82En fin, en otro “decir” decide publicar sus “loores e pidiendole merçed e ayuda de vistuario” (f. 57rº y f. 57vº). Y en una docena más de composiciones le pide favores, le reclama su atención, lo llama “leal”, “señor caudillo”, e incluso se queja de que “non le dava audiençia para fablar con él su fasienda e sobre todo querellandose porque non tenia posada ninguna” (f. 59rº). Sin embargo, en otra posterior dice de él que es “de grant coraçon”. En otro poema le pide “por merçed que lo fesiesse Rey de la fava” (f. 60rº y f. 60vº), con clara actitud burlesca o bufonesca.

83La mayor parte de estas composiciones se sitúa en el momento de buena relación de Álvaro de Luna con su rey y con Alfonso Álvarez de Toledo, en los años veinte y treinta del siglo XV, y no en los cuarenta cuando hubo importantes desencuentros de D. Juan y de su contador mayor con D. Álvaro.

84¿Pudo escribir casi dos docenas de composiciones alguien que no tuviera el trato habitual con el entonces condestable? Me parece muy difícil y ello me reafirma, una vez más, en la hipótesis de que quien se oculta bajo el heterónimo de “Alfonso Álvarez de Villasandino” es el contador mayor D. Alfonso Álvarez de Toledo.

g) Colección de poemas a sus familiares Dª Constanza Sarmiento, D. García Álvarez de Toledo, D. Fernán Álvarez de Toledo y D. Gutierre Álvarez de Toledo

  • 57 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario B (...)

85A lo largo de aproximadamente diez composiciones, el poeta se dirige a varios miembros de su familia, los señores de Valdecorneja, futuros condes de Alba. No olvidemos, como señalan sus estudiosos y ya he indicado con anterioridad, que su estirpe forma parte de “una rama de los condes de Alba de Liste, futura Casa de Alba”57. A esta misma familia pertenecen Dª. Constanza Sarmiento, esposa de D. García, madre de D. Fernando y cuñada de D. Gutierre, el que aparece todavía en las composiciones del Cancionero de Baena como arcediano de Guadalajara y que tiempo más tarde será arzobispo de Toledo. En todos los casos, se trata de miembros de la familia Álvarez de Toledo, como el contador mayor del reino, D. Alfonso.

  • 58 “Este dezir fizo el dicho Alfonso Alvarez a don Gutierre de Toledo arçediano de Guadalfajara quando (...)
  • 59 Ramón GONZÁLVEZ RUIZ y Manuel NIETO SORIA, “Gutierre Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Hi (...)

86La primera composición se dirige en elogio a D. Gutierre, cuando acaba de ser “electo de Toledo”58. Fue nombrado arcediano de aquella localidad en 1393, con apenas dieciséis años y elegido “de manera irregular arzobispo de Toledo por el cabildo, a la muerte de Pedro Tenorio en 1399, [aunque] la elección quedó invalidada a instancias del obispo de Sigüenza, Juan Serrano, principal consejero eclesiástico de Enrique III”59. Parece, como quedaría luego acreditado, que envenenó a Juan Serrano, y ello provocó su encarcelamiento primero en Sevilla y luego en el monasterio de Guadalupe. De allí salió en 1407. Todo ello me lleva a pensar que, cuando dirige su composición a D. Gutierre, este es por primera vez (1399) arzobispo de Toledo, antes del asesinato del obispo de Sigüenza y de su posterior encarcelamiento. En los posteriores poemas la datación histórica es mucho más tardía, pues, por ejemplo, aparece como señor de Valdecorneja Fernando Álvarez, el cual no se pondrá al frente del señorío hasta la muerte de su padre D. García en 1430. Existe, por tanto, en composiciones tan próximas y seguidas en la colección cancioneril una diferencia temporal de más de treinta años. No obtendrá D. Gutierre la mitra toledana hasta 1443, apenas tres años antes de su fallecimiento.

  • 60 Dice de él lo siguiente: “Desde el tiempo del rey don Enrique, de gloriosa memoria, padre del Rey N (...)

87Tanto a D. Gutierre, a quien pide ayuda en un pleito que parece que tuvo con Fernán Pérez de Guzmán, señor de Batres, como a la cuñada del primero, Dª Constanza, les envió brevas de su huerta de Illescas. A partir de esta composición, se ha pensado que Alfonso Álvarez de Villasandino tenía su casa en esta localidad de la actual provincia de Toledo. En su conocida “Carta Prohemio”, el I Marqués de Santillana lo llama “Alfonso de Illescas”60.

88Illescas era señorío arzobispal y dependía por tanto de la curia toledana. No extraña que se dirija en tal caso D. Alfonso a Gutierre pidiéndole ayuda frente al señor de Batres, entonces Fernán Pérez de Guzmán, conocido autor de las Generaciones y semblanzas. No obstante, su familiar le advierte de que tal vez no tenga él la razón. Pero me interesa más lo que dice en los siguientes versos dirigiéndose a D. Alfonso:

Al amigo o al pariente
Siempre dó consejo sano.
E por ende a vos, hermano,
Lo que distes por placer,
Yo lo quiero meresçer
E rendir este verano. (f. 52rº)

89Obsérvese que, probablemente, D. Gutierre mete a D. Alfonso en el grupo de sus “parientes”, puesto que en el tercer verso incluso lo llama “hermano”. Y le dice, a este respecto, que revisará el asunto y verá qué puede hacer por él en su pelea judicial:

Sin tomar capa de Lira
Yo faré como se apañe
El derecho en quanto ataña
A ver commo se remira. (f. 52rº)

  • 61 “Este dezir fizo el dicho Alfonso Alvares al dicho arçediano don Gutierre e a doña Constança su cuñ (...)

90Escribe asimismo Alfonso Álvarez varias composiciones poéticas a la esposa de D. García, Dª Constanza Sarmiento, ya entonces viuda y madre del señor de Valdecorneja Fernando Álvarez de Toledo, y cuñada asimismo de D. Gutierre. La llama “linda”, “ennoblecida” (f. 53vº), y se lamenta de sus males y dolencias físicas achacables a la edad. Otra composición elogia al titular del señorío de Valdecorneja y expresa su excelente relación con este, al que envía higos y brevas61.

91En todo caso, se trata de composiciones en que afirma que quiere ser ermitaño, en las cuales se refiere a “dos mozos” que están a su servicio. Dirigiéndose a doña Constanza, cuenta sus cuitas por hacer señorío a Pozuela y Torrejoncillo, en realidad las cercanas Griñón y Cubas de la Sagra. Parece bastante claro que el autor de las composiciones anteriores, que cuenta con al menos dos mozos a su servicio, que se relaciona tan directamente con sus “familiares” D. Gutierre y Dª Constanza Álvarez de Toledo y que pretende señorío no es alguien socialmente irrelevante como tantas veces se ha dicho. No es “Álvarez de Villasandino” un simple bufón de corte, sino que, oculto bajo ese disfraz y con un poco disimulado nombre o heterónimo poético o literario –“Álvarez de Villasandino”–, apenas oculta su identidad: el poderoso y enriquecido contador mayor de Castilla, señor de Griñón y Cubas de la Sagra, regidor de Madrid, Toledo y Guadalajara y protegido de Juan II, D. Alfonso Álvarez de Toledo.

Conclusiones

92Una vez acabado este estudio, y mientras no se aporten pruebas documentales que contradigan o desvirtúen lo aquí expresado, creo que podemos establecer las siguientes conclusiones:

931.- Hay una no fortuita relación onomástica entre el poético “Alfonso Álvarez de Villasandino”, autor de más de doscientas composiciones del Cancionero de Baena, y el conocido y contemporáneo contador mayor de Castilla D. Alfonso Álvarez de Toledo. El primer nombre es un heterónimo del segundo, como “Juan Ruiz” o “Arcipreste de Hita” lo es de Juan Ruiz o Rodríguez de Cisneros en el Libro de Buen Amor. En ambos casos, apenas se encubre el nombre de sus autores, dos nobles y relevantes personajes de su tiempo que crearon sus composiciones poéticas como “juego e burla”.

942.- Propongo que quizás el apellido topónimo “de Villasandino”, en el marco del juego y de la burla que predominan en sus obras, haga referencia al conocido refrán “ladrón fino, de Villasandino” que aparece en los repertorios de paremia de poco tiempo después a la escritura del Cancionero de Baena. Se trataría de una autoironía de su autor, que en algún momento pudo ser tachado de “ladrón fino”, esto es, ‘ladrón de cuello blanco’, por su condición de contador mayor de Castilla, una de las personas más enriquecidas del reino.

953.- Procedo en otro apartado del estudio a trazar la biografía de D. Alfonso Álvarez de Toledo y su importancia en la vida política y social de la primera mitad del siglo XV en Castilla. A este respecto, establezco su relación con las gentes más poderosas de su tiempo: reyes, infante D. Fernando, Álvaro de Luna, nobles diversos …

964.- En sucesivos epígrafes, analizo la relación de semejanza entre la biografía del contador mayor y circunstancias vitales que aparecen en pasajes de la obra de Villasandino, y descubro lo siguiente:

  1. El poema de fray Pedro Imperial, o fray Pedro de Colunga, hermano del conocido poeta Francisco Imperial, sobre la Visión del Apocalipsis de san Juan se refiere a Francisco Álvarez de Villasandino como “caballero”, circunstancia coincidente con lo que afirma también en otro lugar este último, de que es caballero de la Banda. Sabemos que Juan II le honró, a instancias de Fernando de Antequera, por su heroica actitud durante la campaña de Andalucía contra los moros, haciéndolo miembro de esta importante orden militar.

  2. Pese a que alude en otras dos composiciones a que su postrera esposa tenía por nombre Mayor, no parece muy probable que sea verdad porque las dos composiciones son una vez más juego y burla. En la primera, hace continuados elogios de esta; pero en la segunda la humilla haciendo escarnio de esta mujer. En realidad, se trata de un juego con su condición de “contador mayor” de Castilla. A cambio, la que dedica a una dueña llamada Catalina sí que tiene como referente real a su esposa, Catalina Núñez de Toledo, segunda y última, cuyas virtudes, jugando con las letras de su nombre, elogia.

  3. La referencia a su pretensión de crear señorío en Pozuela y Torrejoncillo –en realidad, las localidades madrileñas de Griñón y Cubas de la Sagra– en el poema dirigido a su familiar Dª. Constanza expresa el contencioso que Alfonso Álvarez de Toledo mantuvo a partir de 1447 con el concejo de Madrid, que no quiso inicialmente acceder a su deseo. Sin embargo, un documento que he descubierto con fecha de 1450 establece el acuerdo y permite la creación del señorío en ambas localidades. Ello me hace pensar que dicho poema no pudo escribirse antes de 1447, ni probablemente tampoco después de 1450. Ello tiene dos consecuencias importantes. La primera, que el autor de ese poema, y por tanto de los más de doscientos de “Alfonso Álvarez de Villasandino”, fue el contador mayor de Castilla, el judeoconverso Alfonso Álvarez de Toledo. Y, además, ello invalida lo que se ha venido aceptando y repitiendo en muchos estudios de forma casi automática: que “Alfonso Álvarez de Villasandino” falleció en 1424 y que todas sus composiciones se escribieron en las dos primeras décadas del siglo XV.

  4. Problemático resulta fijar la fecha de composición de muchos poemas porque recorren un periodo muy extenso de la biografía de Alfonso Álvarez de Toledo, desde sus primeros años al servicio de Fernando de Antequera y también con Enrique III y Juan II. Es muy probable que se encuentren desordenados, aunque grosso modo siguen el transcurso de su biografía, situándose en un cierto orden cronológico imperfecto.

  5. Establezco la relación de las composiciones que dedica a Fernando de Antequera con la biografía del contador mayor de Castilla. Sabemos que con él mantuvo una muy buena relación durante la campaña de Andalucía contra Yusuf III, siendo recompensado por su valor, a instancias del infante D. Fernando, con el nombramiento de caballero de la Banda por Juan II.

  6. Pongo en relación las dos docenas de poemas que dedica al condestable D. Álvaro de Luna con la amistad que mantuvo Alfonso Álvarez de Toledo con este importante individuo al que frecuentó y frente al que actuó de intermediario en nombre del rey Juan II.

  7. Indico la causa de la existencia de un abundante número de poemas dedicados a Dª. Constanza Sarmiento y a su cuñado D. Gutierre Álvarez de Toledo. Se trata de sus familiares, miembros del linaje de Alba de Liste, futuros condes y luego duques de Alba, de orígenes tan judíos como los suyos. A este último, al que llama “pariente” y este reconoce como “hermano”, pide ayuda por sus problemas judiciales en Illescas con el señor de Batres, localidad gobernada por la curia toledana.

975.- Alfonso Álvarez de Toledo, probablemente una de las personas más ricas de su tiempo, se esconde bajo la costra de la pobreza, finge ser un bufón de corte, se burla de sí mismo y de otros individuos y hace mofa de su condición cambiando su apellido “de Toledo” por “de Villasandino” (‘ladrón fino, de Villasandino’), imitando, en definitiva, a su predecesor literario, el ricohombre Juan Ruiz de Cisneros, autor del Libro de Buen Amor que al final de su obra nos dice cómo ha de leerse:

  • 62 G.B. GYBBON MONYPENNY (ed.), Libro de Buen Amor, Madrid: Castalia,1990.

Fisvos pequeño libro de testo, mas la glosa, 1631
non creo que es chica, ante es bien grand prosa,
que sobre cada fabla se entiende otra cosa,
sin la que se aliega en la raçón fermosa.


De la santidat mucha es bien grand liçionario; 1632
mas de juego et de burla es chico breviario;
por ende fago punto, et çierro mi almario,
séavos chica fabla, solás et letuario62.

98Así también, en definitiva, hemos de leer los poemas de nuestro escritor, ideados como juego y burla, precioso legado del Cancionero de Baena en el otoño de la Edad Media.

Haut de page

Notes

1 Juan José CALVO PÉREZ, La poesía de Alfonso Álvarez de Villasandino, Burgos: Institución “Fernán González”, 1998.

2 Carlos MOTA PLACENCIA, La obra poética de Alfonso Álvarez de Villasandino, Barcelona: Universitat Autònoma de Barcelona, 1992. Del mismo investigador: Carlos MOTA PLACENCIA, “Unas observaciones sobre Fernando de Antequera en la obra de Villasandino”, in: M. I. TORO PASCUA (ed.), Actas del III Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, 2, Salamanca: Biblioteca Española del Siglo XV-Departamento de Literatura Española e Hispanoamericana de la Universidad de Salamanca, 1994, p. 717-734; Carlos MOTA PLACENCIA, “Villasandino en su posteridad”, en J. PAREDES NUÑEZ (ed.), Medioevo y literatura. Actas del V Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, 3, Granada: Universidad de Granada, 1995, p. 407-423; Carlos MOTA PLACENCIA, “’Bien quebrantado y plañido, segunt lo requería el acto del negoçio’: un túmulo de versos para Enrique III”, in: J. L. SERRANO REYES y J. FERNÁNDEZ JIMÉNEZ (eds.), Juan Alfonso de Baena y su “Cancionero”: Actas del I Congreso Internacional sobre el Cancionero de Baena (Baena, del 16 al 20 de febrero de 1999), 2, Baena: Ayuntamiento, Delegación de Cultura y Diputación de Córdoba, 2001, p. 323-336

3 Alicia PUIGVERT OCAL, Contribución al estudio de la lengua en la obra de Villasandino (aspectos léxico-semánticos), Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 1986.

4 Alicia PUIGVERT OCAL, “Paremiología y creación en la obra poética de Villasandino”, in: José Manuel LUCÍA MEGÍAS, Paloma GARCÍA ALONSO y Carmen MARTÍN DAZA (eds.), Actas II Congreso Internacional de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá de Henares, 1992, p. 653-672.

5 María del Pilar COUCEIRO, “Figuras femeninas y muerte en un poema de Alfonso Álvarez de Villasandino”, in: María Jesús LACARRA DUCAY, Nuria ARANDA GARCÍA, Ana M. JIMÉNEZ RUIZ, Ángela TORRALBA RUBERTE (eds.), Literatura medieval hispánica: “Libros, lecturas y reescrituras”, Logroño: Cilengua. Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española, 2019, p. 281-296.

6 Carlos MOTA PLACENCIA, “Unas observaciones sobre Fernando de Antequera en la obra de Villasandino”, in: María Isabel TORO PASCUA, Actas del III Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval: (Salamanca, 3 al 6 de octubre de 1989), 2, Salamanca: Universidad, 1994, p. 717-724.

7 Antonio CHAS AGUIÓN, “Per Afán de Ribera Adelantando mayor de Andalucía, en el contexto biográfico y literario de Alfonso Álvarez de Villasandino”, in: Josep Lluís MARTOS SÁNCHEZ y Natalia A. MANGAS NAVARRO (eds.), Pragmática y metodologías para el estudio de la poesía medieval, Alicante: Universidad de Alicante, 2019, p. 281-296.

8 Gema VALLÍN, “Villasandino y la lírica gallegoportuguesa”, in: Jesús L. SERRANO REYES (ed.) Cancioneros en Baena: Actas del II Congreso Internacional “Cancionero de Baena”: “in memoriam” Manuel Alvar, Colección Biblioteca Baenense, 4 (2), 2003, p. 79-85. También Andrés José POCIÑA LÓPEZ, “Una cantiga en gallegoportugués, con influencias castellanas, de Alfonso Álvarez de Villasandino”, in: Juan María CARRASCO GONZÁLEZ y Antonio VIUDAS CAMARASA (eds.), Actas del Congreso Internacional luso-español de la lengua y cultura en la frontera: (Cáceres, 1 al 3 de diciembre de 1994), 1, Cáceres: Universidad de Extremadura, Servicio de Publicaciones, 1996, p. 95-104.

9 Nelly Raquel PORRO, “El ingreso de Villasandino en la caballería (Cancionero de Baena, 225)”, Cuadernos de Historia de España, 61-62, 1977, p. 362-378.

10 Erasmo BUCETA, “Fecha probable de una poesía de Villasandino y de la muerte del poeta”, Revista de Filología Española,16, 1929, p. 51-58.

11 Véase Jesús Fernando CÁSEDA TERESA, “Autobiografía poética en el Libro de Buen Amor: Juan Ruiz de Cisneros y la “Cruz cruzada, panadera”. De la trova caçurra a la cantica de escarnio”, Archivum, 70 (2), 2020, p. 83-116.

12 Véase Jesús Fernando CÁSEDA TERESA, “Don Furón o ben Furón: El mundo mozárabe toledano en el Libro de Buen Amor de Juan Ruiz de Cisneros”, Lemir, 25, 2021, p. 141-154.

13 Véase Jesús Fernando CÁSEDA TERESA, “El episodio de Doña Garoza (Doña Urraca Artal de Luna) en el Libro de Buen Amor: Juan Ruiz de Cisneros y la familia aragonesa de los arzobispos de Toledo Jimeno de Luna y Gil de Albornoz”, eHumanista, 47, 2021, p. 230-244.

14 Véase Jesús Fernando CÁSEDA TERESA, “Pedro I «el Cruel» y su amante María de Padilla en el Libro de Buen Amor: Del Pintor Pitas Pajas al «Elogio de las dueñas chicas»”, Lemir, 25, 2021, p. 283-304.

15 Remito a la excelente colección de estudios sobre el Cancionero de Baena, en el plan de investigación “Nobles, oficiales y cortesanos en el entorno literario del Cancionero de Baena: escritura y reescrituras (NOCELBA)” de la Universidad de Vigo, dirigido por el profesor Antonio Chas Aguión en: http://e-lite.uvigo.es/proyectos/proyecto-de-investigacion-nobles-oficiales-y-cortesanos-en-el-entorno-literario-del-cancionero-de-baena-escritura-y-reescrituras.html. Son de obligada lectura los trabajos de Vicenç Beltrán, entre otros los siguientes: Vicenç BELTRÁN, “Tipología y génesis de los cancioneros: la reordenación de los contenidos», en Manuel MORENO y Dorothy SEVERIN, Los cancioneros españoles: materiales y métodos, Londres: University of London, 2005, p. 9-58; Vicenç BELTRÁN y Juan PAREDES (eds.), Convivio: estudios sobre la poesía de cancionero, Granada: Universidad de Granada, 2006; Vicenç BELTRÁN y Juan PAREDES (eds.), Convivio: cancioneros peninsulares, Granada: Universidad de Granada, 2010. Un buen estudio sobre los problemas textuales del cancionero es el de José JURADO, El Cancionero de Baena. Problemas paleográficos, Madrid: Consejo Superior, de Investigaciones Científicas, 1998. E igualmente los coordinados por Jesús SERRANO REYES (ed.), Juan Alfonso de Baena y su Cancionero: Actas del I Congreso Internacional sobre el Cancionero de Baena, Baena: Fundación Juan Alfonso de Baena, 2001; Jesús SERRANO REYES (ed.), Cancioneros en Baena: Actas del II Congreso Internacional Cancionero de Baena. In memoriam Manuel Alvar, Baena: Fundación Juan Alfonso de Baena, 2003. No quiero olvidar el trabajo de difusión y promoción del estudio del Cancionero de Baena que ha venido haciendo a lo largo de los años la localidad de Baena, especialmente a través del Centro de Documentación Juan Alfonso de Baena: https://juanalfonsodebaena.org/

16 Jesús L. SERRANO REYES, Antología del Cancionero de Baena, Baena: Ayuntamiento de Baena, 2000, p. XXX de la “Introducción”.

17 Francisco José DÍAZ MARCILLA, “Las relaciones sociales dentro del Cancionero de Juan Alfonso de Baena (siglo XV). Redes y mentalidades”, Espacio Tiempo y Forma Serie III Historia Medieval, 32, 2019, p. 161-186 (p. 175).

18 Ibid., p. 166.

19 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario Biográfico electrónico. En red: http://dbe.rah.es.

20 Sobre esta relevante familia, véanse los trabajos de José Manuel CALDERÓN ORTEGA, El ducado de Alba. La evolución histórica, el gobierno y la hacienda de un estado señorial (siglos XIV-XVI), Madrid: Dykinson, 2005; José Manuel CALDERÓN ORTEGA, “Fadrique Álvarez de Toledo”, in: Gregorio del SER (ed.), Historia de Ávila, IV (Edad Media. Siglo  XIV-XV. 2ª parte), Ávila: Diputación, 2009, p. 745-752.

21 Manuel de PARADA y LUCA DE TENA, “El contador mayor Álvarez de Toledo y el condado de Cervera, en Cuenca. Un linaje converso de judíos ennoblecido por privilegio”. En red:
https://www.ramhg.es/images/stories/pdf/genealogia-articulos/el%20contador%20lvarez%20de%20toledo%203.pdf

22 Ibid.

23 Sobre este aspecto, véase Américo CASTRO, Cervantes y los casticismos españoles, Madrid: Alianza, 1981.

24 Véase sobre la relación familiar de Cervantes con el contador mayor Fernando Álvarez de Toledo el trabajo de Paloma TORRIJOS, “Cervantes y el Contador Alonso Álvarez de Toledo”. En red: http://palomatorrijos.blogspot.com/2020/10/cervantes-y-el-contador-alonso-alvarez.html.

25 Manuel de PARADA y LUCA DE TENA, “El contador mayor Álvarez de Toledo y el condado de Cervera, en Cuenca. Un linaje converso de judíos ennoblecido por privilegio”. En red:
https://www.ramhg.es/images/stories/pdf/genealogia-articulos/el%20contador%20lvarez%20de%20toledo%203.pdf

26 Ibid.

27 Paloma TORRIJOS, “Cervantes y el Contador Alonso Álvarez de Toledo”. En red: http://palomatorrijos.blogspot.com/2020/10/cervantes-y-el-contador-alonso-alvarez.html.

28 Ibid.

29 Ibid.

30 Ibid.

31 Ibid.

32 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario Biográfico electrónico. En red: http://dbe.rah.es.

33 Ibid.

34 Paloma TORRIJOS, “Alonso Álvarez de Toledo, señor en tierras de Madrid del Castillo de Aulencia y de las villas de Cubas y Griñón. El mayorazgo de su hijo Pedro Núñez de Toledo”. En red: http://www.fotomadrid.com/verArticulo/138?iframe=true&width=80%&height=80%.

35 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario Biográfico electrónico. En red: http://dbe.rah.es.

36 Gonzalo CORREAS, Vocabulario de refranes y frases proverbiales y otras fórmulas comunes de la lengua castellana […], Madrid: Imprenta de la Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1924 [1627], p. 257

37 Hernán NÚÑEZ DE TOLEDO, Refranes o proverbios en romance, Madrid: Juan de la Cuesta, 1619 [1555], p. 58.

38 J. F. CÁSEDA, “Autobiografía poética …”, p. 83-116.

39 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario Biográfico electrónico. En red: http://dbe.rah.es.

40 Cito de ahora en adelante las composiciones de Villasandino a partir del manuscrito del Cancionero de Baena depositado en la Biblioteca Nacional. Ms. 5636. Accesible en red: http://www.cervantesvirtual.com/obra/el-cancionero-de-juan-alfonso-de-baena-manuscrito--0/

41 Manuel de PARADA y LUCA DE TENA, “El contador mayor Álvarez de Toledo y el condado de Cervera, en Cuenca. Un linaje converso de judíos ennoblecido por privilegio”. En red:
https://www.ramhg.es/images/stories/pdf/genealogia-articulos/el%20contador%20lvarez%20de%20toledo%203.pdf

42 Marta Pilar ZUZANKIEWICZ, “Letanía y poesía en el Cancionero de Baena: el caso de Alfonso Álvarez de Villasandino”, Revista de Filología Románica, 36, 2019, p. 219-238.

43 Tomás FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, en Real Academia de la Historia. Diccionario Biográfico electrónico. En red: http://dbe.rah.es.

44 Paloma TORRIJOS, “Alonso Álvarez de Toledo, señor en tierras de Madrid del Castillo de Aulencia y de las villas de Cubas y Griñón. El mayorazgo de su hijo Pedro Núñez de Toledo”. En red: http://www.fotomadrid.com/verArticulo/138?iframe=true&width=80%&height=80%.

45 Archivo Histórico de la Nobleza. ES. 45168. AHNOB /1//OSUNA, C.2273, D.8-10 Doc. 9 (1-2).

46 Paloma TORRIJOS, “Alonso Álvarez de Toledo, señor en tierras de Madrid del Castillo de Aulencia y de las villas de Cubas y Griñón. El mayorazgo de su hijo Pedro Núñez de Toledo”. En red: http://www.fotomadrid.com/verArticulo/138?iframe=true&width=80%&height=80%.

47 Ibid.

48 Ibid.

49 Archivo Histórico de la Nobleza. ES. 45168. AHNOB/1// OSUNA, C.2273, D.8-10Doc. 1 (1-2).

50 Absolutamente todos los críticos que se atreven a dar una fecha de defunción dan la de 1424. Desconozco quién fue el primero que la indicó, pero todos los trabajos posteriores se han limitado a repetir dicha fecha sin ponerla en ningún momento en cuestión.

51 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario Biográfico electrónico. En red: http://dbe.rah.es.

52 Nelly Raquel PORRO, “El ingreso de Villasandino en la caballería …”, p. 376.

53 Carlos MOTA, “Unas observaciones … “, p. 718.

54 Ibid., p. 720.

55 Este es el caso, por ejemplo, del ”dezir [que] dizen que fizo el dicho Alfonso Alvares de Villasandino al Rey don Enrique, padre del Rey nuestro señor, quando estava en tutorias, pero no se puede creer que lo él fiziesse por quanto va errado en algunos consonantes, non enbargante, qu'el dezir es muy bueno e pica en lo vivo” (f. 22rº y f. 22vº).

56 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario Biográfico electrónico. En red: http://dbe.rah.es.

57 Tomás PUÑAL FERNÁNDEZ, “Alfonso Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia. Diccionario Biográfico electrónico. En red: http://dbe.rah.es.

58 “Este dezir fizo el dicho Alfonso Alvarez a don Gutierre de Toledo arçediano de Guadalfajara quando fue electo de Toledo” (f. 51vº y f. 52rº).

59 Ramón GONZÁLVEZ RUIZ y Manuel NIETO SORIA, “Gutierre Álvarez de Toledo”, in: Real Academia de la Historia, Diccionario Biográfico electrónico. En red: http://dbe.rah.es.

60 Dice de él lo siguiente: “Desde el tiempo del rey don Enrique, de gloriosa memoria, padre del Rey Nuestro Señor, y hasta estos nuestros tiempos se comenzó a elevar más esta ciencia y con mayor elegancia. Y ha habido hombres muy doctos en esta arte, principalmente Alfonso Álvarez de Illescas, gran decidor, del cual se podría decir aquello que en loor de Ovidio un gran historiador describe, conviene a saber, que todos sus motes y palabras eran metro. Hizo tantas canciones y decires que sería bien largo y difuso nuestro proceso, si por extenso aun solamente los principios de ellas a recontar se hubiesen”. (Augusto CORTINA (ed.), Marqués de Santillana. Obras, Madrid: Espasa-Calpe, 1968, p. 38-39).

61 “Este dezir fizo el dicho Alfonso Alvares al dicho arçediano don Gutierre e a doña Constança su cuñada” (f. 53rº).

62 G.B. GYBBON MONYPENNY (ed.), Libro de Buen Amor, Madrid: Castalia,1990.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jesús Fernando Cáseda Teresa, « Juego y burla en el Cancionero de Baena: Alfonso Álvarez de Toledo (contador mayor y consejero regio) y su heterónimo poético y literario “Alfonso Álvarez de Villasandino” », e-Spania [En ligne], 39 | juin 2021, mis en ligne le 19 juin 2021, consulté le 01 août 2021. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/40869 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.40869

Haut de page

Auteur

Jesús Fernando Cáseda Teresa

IES Valle del Cidacos, Calahorra (La Rioja)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search