Navigation – Plan du site

AccueilNuméros39VariaAproximación al entorno femenino ...

Résumés

Ce travail vise à offrir une approximation de l’environnement féminin d’Alphonse X le Sage (1252-1284), roi de Castille-Léon. Les femmes entourant le monarque, à quelques rares exceptions peu connues, contribuèrent à modeler le règne, jouant des rôles de grande importance et exerçant une influence importante sur des aspects variés. Elles forment une mosaïque féminine dotée d’un grand intérêt et d’une grande diversité, qui mérite d’être mieux connue.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo se ha realizado dentro del Proyecto de Investigación de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación HAR 2016-76174-P.

Texte intégral

  • 1 Quizá por estos motivos, el monarca ha dado lugar a múltiples estudios históricos, entre los que se (...)
  • 2 Sin duda, uno de los aspectos más estudiados del reinado. Véase, por ejemplo, el trabajo de Joseph (...)
  • 3 Entre los trabajos más recientes sobre esta cuestión, véase Heraclio SALVADOR MARTÍNEZ, El Humanism (...)

1El 23 de noviembre de 1221 nació en Toledo Alfonso X el Sabio: en el año vigente se cumple el centenario de su nacimiento. No hace falta insistir en que se trata de uno de los soberanos más relevantes de la España medieval. En efecto, Alfonso X protagonizó un largo reinado, que se extendió entre 1252 y 1284, pródigo en acontecimientos, muchos de ellos de gran importancia y con una evidente proyección hacia el futuro1. Además, el monarca castellanoleonés fue capaz de dejar un fecundo legado, en el que descuella tanto su vasta obra legislativa2 como también el amplio programa cultural que desarrolló3.

  • 4 Aparte de los datos sobre ese entorno femenino que se ofrecen en las biografías del rey, véase Jaim (...)
  • 5 Las Cantigas han dado mucho juego, con trabajos como, por citar recientes, los de Sagrario MEDRANO (...)
  • 6 Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Crónica de Alfonso X, Murcia: Real Academia Alfonso X el Sabio, 1998 (...)
  • 7 Concretamente, ha sido de mucha ayuda la documentación compilada por Juan TORRES FONTES (ed.), Cole (...)
  • 8 Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ y María Antonia CARMONA RUIZ, Documentación e itinerario de Alfonso X el Sa (...)

2Aunque el reinado ha dado lugar a una amplísima bibliografía, lo cierto es que el entorno femenino del soberano no parece haber llamado apenas la atención de los investigadores4, pese a que, sin embargo, sí hay diversos estudios sobre temática femenina en relación con el reinado5. Esto es así pese a la importancia que entre los siglos XI a XIII tuvieron las mujeres vinculadas con las parentelas regias en Castilla y León. En efecto, esas mujeres muchas veces desempeñaron papeles de gran relevancia junto a los soberanos, al tiempo que ejercieron una evidente influencia sobre facetas de índole diversa y variada. Y las damas que rodearon a Alfonso X no fueron una excepción, de modo que merecen un estudio, aunque se trate solamente de una primera aproximación a la cuestión. La misma se va a efectuar sobre la base de la crónica del soberano, que relata el reinado desde una amplia perspectiva temporal, con todo lo que esto implica, pues se redactó en torno a 12446, así como recurriendo al manejo de diplomatarios7, sin olvidar el uso del importante volumen que contiene su itinerario y colección documental8.

Los entornos femeninos en Castilla y León entre mediados del siglo XI y los inicios del siglo XIII

  • 9 Georges MARTIN, «Hilando un reinado. Alfonso VI y las mujeres», e-Spania, 10, diciembre 2010, https (...)

3Ya durante el reinado de Alfonso VI (+ 1109) se evidencia el destacado papel que jugaron las mujeres de su entorno. De hecho, se ha afirmado que se trata “de uno de los aspectos más llamativos de su reinado”, pues las damas que lo rodearon influyeron “tanto en su destino como en su gobierno”; esas damas fueron su hermana Urraca, pero también las mujeres con las que compartió su vida (tanto esposas como concubinas), así como sus hijas, sin olvidar que una de ellas, también Urraca, fue la que le sucedió en el trono9.

  • 10 Manuel RECUERO ASTRAY, “La reina doña Berenguela y la Chronica Adefonsi Imperatoris”, in: Esther CO (...)

4Tras esa isla femenina en medio de un océano masculino que fue el reinado de Urraca (1109-1126), su sucesor, Alfonso VII (1126-1157), también reinó rodeado de mujeres que dejaron huella en su tiempo, como su primera esposa, Berenguela de Barcelona, de la que se dicho que puede ser incluida “en el elenco de las grandes mujeres de su época”, o su hermana, Sancha, “el ejemplo más claro de poder e independencia alcanzado por una mujer” en el momento y época que le tocó vivir10.

  • 11 Sobre la reina se han publicado diversos trabajos, entre los que destacan los de José Manuel Cerda (...)
  • 12 Véase la reciente monografía de Georges MINOIS, Blanche de Castille, París: Perrin, 2018.
  • 13 Sobre las hijas de la pareja véase el trabajo, de significativo título, de Miriam SHADIS, “Happier (...)

5Separados León y Castilla tras la muerte de Alfonso VII, situación en la que permanecerían hasta su definitiva reunificación en 1230, con Fernando III, en Castilla reinaron consecutivamente Sancho III (1157-1158) y Alfonso VIII (1158-1214). En el largo reinado del segundo las damas de la parentela regia continuaron desempeñando un destacado papel. Una buena muestra es la influencia que ejerció sobre la corte castellana la consorte del soberano, Leonor Plantagenet, hija de Leonor de Aquitania11. Tampoco se puede olvidar la relevante peripecia histórica de alguna de sus hijas, como Blanca, reina de Francia y madre de Luis IX12, o Berenguela, en la que se profundizará más adelante13.

  • 14 Inés CALDERÓN MEDINA, Cum magnatibus regni mei. La nobleza y la monarquía leonesas durante los rein (...)
  • 15 Ibid., p. 79.
  • 16 Ibid., p. 81.

6En cuanto al reino de León, aunque el papel de las mujeres del entorno regio resulta más oscuro, lo cierto es que “no se puede infravalorar el poder femenino en la corte”14. Durante el reinado de Fernando II (1157-1188) se sucedieron tres consortes, destacando sobre todo las dos últimas. Teresa Fernández de Traba casó con Fernando II después de que se anulara su matrimonio con Urraca de Portugal, aunque su relación se inició antes del casamiento, pues previamente a las bodas la pareja ya había tenido un hijo; similar situación se produjo con Urraca López de Haro, con la que casó Fernando tras enviudar de su segunda consorte, y después de que Urraca le hubiera dado hasta dos hijos. Ambas, Teresa y Urraca, pertenecían “a las parentelas nobiliarias más destacadas del reino”, así que a través de ellas el rey trabajó para “fortalecer y consolidar su poder, gracias al apoyo de las familias nobiliarias”15. La prematura muerte de Teresa, por un mal parto, hizo que poco pudiera influir sobre los destinos del reino de León. Sin embargo, Urraca, que sobrevivió a su marido, se unió a sus hermanos para oponerse al ascenso al trono del nuevo Monarca, Alfonso IX (1-1230), por ser hijo de matrimonio declarado nulo16.

  • 17 El análisis de su figura ha generado una importante bibliografía, tan sólo se van a citar algunos t (...)

7Precisamente durante este último reinado las mujeres del rey volvieron a adquirir un evidente protagonismo político: estamos hablando de la ya citada Berenguela de Castilla17, pero también de Teresa de Portugal, primera esposa del soberano leonés, protagonista de un matrimonio que, igual que el segundo, fue anulado por el próximo parentesco entre los cónyuges. Fueron las dos viudas las que alumbraron el acuerdo que permitió a Fernando III unificar definitivamente los reinos de Castilla y León.

  • 18 En palabras de Miriam SHADIS, “Family and Friends: women at the court of Fernando III”, in: Edward (...)

8Finalmente, el propio Fernando III, cuya madre, Berenguela, desempeñó un papel esencial a lo largo de buena parte del reinado, pues falleció ya en 1246, apenas seis años antes que su hijo. De todas formas, la reina madre no fue la única mujer –aunque sí la más destacada– que gozó de un papel importante a lo largo del reinado de Fernando III, pues este se vio rodeado de mujeres, entre ellas sus dos esposas18.

El entorno femenino del infante

9Alfonso X ciñó la corona castellanoleonesa cuando ya era un hombre adulto, había cumplido los treinta años. Hasta ese momento y desde su nacimiento eran muchas, y muy variadas, las mujeres que había formado parte de su entorno femenino. Algunas de ellas desaparecieron de su vida cuando todavía era infante, otras siguieron estando presentes en su entorno cuando ya era el rey, aunque habían iniciado su relación con el soberano antes de su entronización, de modo que también se hablará aquí de ellas.

10Parece lógico empezar esta aproximación al entorno femenino del infante Alfonso mencionando a aquellas mujeres que marcaron su infancia: su madre y su abuela paterna, Beatriz de Suabia y Berenguela de Castilla, respectivamente. Beatriz murió en 1235, cuando su hijo era un adolescente, mientras que Berenguela falleció en 1246, cuando su nieto era ya adulto. Teniendo en cuenta estos datos, así como la relevancia que tuvo Berenguela en la corte de Fernando III, el progenitor de Alfonso, cabe suponer que su influencia sobre su nieto fue superior a la que pudo ejercer sobre él su propia madre.

  • 19 También corría por sus venas la sangre de la familia imperial bizantina. Sobre la gestación y desar (...)
  • 20 Las crónicas suelen ser parcas en detalles sobre las reinas, como indica Ana RODRÍGUEZ, La estirpe (...)
  • 21 Crónica, p. 98 y 242, respectivamente.

11En efecto, Beatriz es, tanto en la crónica de Alfonso X como en la documentación manejada, apenas una sombra, lo que no deja de causar extrañeza, aunque solo sea porque el linaje de Beatriz de Suabia dio alas a las fallidas pretensiones imperiales de su hijo, pues era nieta del emperador Federico I19. Elegida cuidadosamente por Berenguela de Castilla, muy interesada en encontrar a la candidata más adecuada para desposar a su hijo, Fernando III, las negociaciones con la corte imperial no fueron fáciles20. En la crónica solamente es mencionada en dos ocasiones: cuando se afea al infante Felipe, hermano del monarca, su comportamiento desaforado, recordándole el linaje del que procedía y sus vínculos con el rey, y ya en las últimas líneas de la obra, cuando se alude al enterramiento de Alfonso X junto a sus progenitores en la catedral de Sevilla21.

  • 22 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 125, p. 126-128, p. 127.
  • 23 Ibid., nº 208, p. 230-231.
  • 24 Ibid., nº 387, p. 387-388, p. 387.

12Más generosa en alusiones a la soberana es la documentación manejada. Destacan las menciones de carácter memorial, que muestran la piedad de Alfonso y el afán por tratar de asegurar la vida eterna a su progenitora, así como su deseo de mantener viva la memoria del linaje del que procede. Un buen ejemplo es un privilegio concedido a la catedral de Córdoba en 1254, en el que el ya rey Alfonso expone, entre los motivos para otorgarlo, el afán de lograr la salud “del alma del rey don Ferrando, mío padre, e de la reyna donna Beatriz, mía madre”, sin olvidar la de la suya propia22 (similar planteamiento, en otro privilegio, en este caso otorgado a la catedral de Jaén en 1258)23. En ocasiones, se va más allá, con indicaciones concretas para lograr la salud de las almas de los difuntos. Así, en un privilegio para los clérigos parroquiales de Sevilla en 1271 se estipula que los mismos quedan obligados a realizar cinco aniversarios a lo largo del año, en pro de las almas de Alfonso VIII, Alfonso IX, Berenguela, Beatriz y Fernando III24.

  • 25 J. TORRES FONTES (ed.), op. cit., nº 309, p. 343-350, p. 345.

13En este último documento se ve el afán por mantener viva la memoria del linaje: los progenitores, los abuelos paternos, también la referencia a su bisabuelo Alfonso VIII; el afán legitimador, referido tanto a Castilla como a León, es muy evidente. Otro buen ejemplo es la mención a Beatriz en el testamento del hijo25. Cuando el rey plantea dónde desea ser sepultado, y tras expresar su deseo de ser enterrado en Murcia, en Santa María la Real, admite la posibilidad de que sus testamentarios prefieran darle sepultura en Sevilla; si es así, pide “que sea allí donde el rey don Fernando e la Reyna doña Beatriz yazen, que fagan en tal manera que la nuestra cabeza tengamos a los sus pies de amos a dos”, en una composición que parece sugerir la continuidad dinástica.

  • 26 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 515, p. 545.
  • 27 Así figura en un documento de 1281, en Ibid., nº 516, p. 487. Resalta esa cuestión M. GONZÁLEZ JIMÉ (...)

14También la genealogía adquiere importancia en algunos documentos otorgados por un Alfonso X ya en los últimos tiempos de su vida, dolido con las circunstancias provocadas por la sublevación de su segundogénito, el futuro Sancho IV. Cuando alude a las penas a las que se enfrentarán los que osen quebrantar sus disposiciones, afirma que tendrán que sufrir “la yra de Dios e la maldiçión del rey don Ferrando, nuestro padre, e de la reyna donna Beatriz, nuestra madre, e de todos aquellos onde nos venimos, e la nuestra”26. Asimismo, algunas intitulaciones documentales vuelven sus ojos al pasado: Alfonso X obvia a la reina y a su descendencia, pero recuerda a sus progenitores: “nos don Alfonso, fijo del muy noble rey don Ferrando e de la reyna donna Beatriz”27.

  • 28 J. TORRES FONTES (ed.), op. cit., nº 1, p. 1-2

15Berenguela tiene un protagonismo mucho mayor, posiblemente porque ejerció una función de consejo en la corte castellana que se hace patente con harta frecuencia. Véase, por ejemplo, el documento de 123528 por el que Fernando III concedía la villa de Torres a la Orden de Santiago. En la intitulación, la propia de los documentos más solemnes expedidos en Castilla, tras la mención del propio soberano, de su consorte y de sus tres vástagos varones mayores, se alude también a Berenguela, de forma muy significativa: “ex asensu et beneplacito reginae dominae Berengariae, genitricis mea”.

  • 29 Ibid., nº 2, p. 2-3, así como nº 3, p. 3-4, o nº 4, p. 4-6.
  • 30 Ibid., nº 5, p. 6-7. Véase también nº 9, p. 10, así como nº 11, p. 12-13 y nº 12, p. 13-14.
  • 31 Ibid., nº 20, p. 23-25.

16Algo parece cambiar tras la muerte de Beatriz y el nuevo matrimonio del rey con Juana de Ponthieu: la mención de Berenguela sigue estando presente en estos documentos, en los mismos términos mencionados más arriba, pero ahora inmediatamente después de la alusión del rey, colocándose, por tanto, antes que la menciión a la nueva reina y a los hijos mayores del soberano29. Más significativa todavía parece la inclusión de Berenguela en documentos otorgados ya por Alfonso, como infante heredero del reino. Así, cuando comunica la donación de la villa de Galera a la Orden de Santiago lo hace “ex anensu et beneplacito illustris domini regis, patris mei, et karisime aue mee regine domne Berengaria”30. Estas menciones se mantienen hasta el fallecimiento de Berenguela: todavía en 1246, cuando la vida de la soberana está llegando a su fin, sigue teniendo esa importante presencia documental, como, por ejemplo, en un privilegio rodado otorgado por Fernando III el 16 de enero de 1246, durante el sitio de Jaén31.

17Asimismo, y tal como se ha indicado más arriba, Berenguela también ocupa su lugar en las menciones de carácter memorial de un cierto número de documentos otorgados por Alfonso X: no solamente se observa la preocupación del monarca por el alma de su difunta abuela, sino, igualmente, su afán por resaltar su posición entre sus ancestros. Una vez más, se hace evidente la relevancia que se concede a Berenguela, fundamental en la trasmisión tanto de los derechos a Castilla como de los derechos a León.

  • 32 Véase Antonio SÁNCHEZ DE MORA, “Doña Juana de Ponthieu, reina de Castilla y señora de Marchena”, in (...)
  • 33 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 41.
  • 34 Ibid., p. 87.
  • 35 Ibid., p. 414.
  • 36 J. GONZÁLEZ, op. cit., vol. I, p. 116-117.

18Juana de Ponthieu32 se convirtió en la madrastra de Alfonso tras casar con su padre. Parece evidente que las relaciones con su hijastro fueron difíciles, tanto es así que cuando se aproximaba la muerte de Fernando III, Alfonso estaba preocupado por los importantes dominios que aquel había entregado a Juana, mientras que esta parecía preocupada por su futuro, tanto es así que incluso llegó a entregar al maestre calatravo Fernán Ordóñez una cuantiosa serie de privilegios para que se garantizara su custodia, con el evidente objetivo de servirse de ellos para asegurar las donaciones recibidas33. Otra cuestión que pudo inducir la hostilidad de Alfonso hacia Juana fue la difusión de un rumor que señalaba la posible relación amorosa entre la soberana y uno de sus hijastros, el infante Enrique34. En cualquier caso, lo cierto es que una vez sentado en el trono Alfonso recobró el control sobre buena parte de las villas que su progenitor había otorgado a Juana35. La reina viuda acabó regresando a su tierra natal y se hizo cargo del condado de Ponthieu, que había heredado tras la muerte de su padre. Contrajo de nuevo matrimonio con el noble francés Juan de Neslé, que administró el condado en su nombre36.

  • 37 J. TORRES FONTES (ed.), op. cit., nº 24, p. 28-29.

19En esas circunstancias, la interacción con su hijastro parece escasa, aunque ha dejado algunas huellas documentales. Por ejemplo, en un diploma otorgado por Alfonso, todavía infante, en 1251, se concede a la Orden de Alcántara la población de Alcantarilla juntamente con varios molinos en el río Segura, en compensación por su decisión de entregar a la reina Iso y Minateda, que antes se habían concedido a la citada orden37.

  • 38 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 91, p. 95-96.
  • 39 Ibid., nº 161, p. 176-177.

20Pese a sus complejas relaciones, Alfonso X fue también capaz de comportarse generosamente con su madrastra. Por ejemplo, en 1253 concedió a Pedro Pérez, notario de la reina viuda, unos molinos en Alcalá de Guadaira38. Dos años después, el mismo Pedro Pérez, con el que parece que la soberana se sentía muy obligada, recibió una nueva merced, en este caso en la ciudad de Sevilla y todavía más generosa que la anterior39.

  • 40 Citado por A. BALLESTEROS-BERETTA, op. cit, p. 922-923.

21Aunque no sabemos hasta qué punto estuvo Alfonso X informado de la peripecia vital de Juana de Ponthieu tras su salida de Castilla, sí se conserva un documento referido a su fallecimiento. Está datado en 1279 y va dirigido a Eduardo I de Inglaterra, con el que había desposado Leonor, hija de Juana. En el citado diploma, Alfonso X hacía votos porque los condados que habían pertenecido a Juana quedaran en manos de su hermana y cuñado, pues consideraba que debían heredarlos40.

  • 41 J. GONZÁLEZ, op. cit., p. 113.
  • 42 Véase Carlos REGLERO DE LA FUENTE, “Las ‘señoras’ de las Huelgas de Burgos: infantas, monjas y enco (...)

22No se puede olvidar a las hermanas de Alfonso, cuatro en total, aunque dos de ellas, Leonor y María, fallecieron prematuramente41, siendo Berenguela la única de las hijas de Fernando III y Beatriz de Suabia que llegó a adulta. Siguiendo una tradición familiar, profesó en el Monasterio de las Huelgas de Burgos, donde dejó una destacada impronta, aunque no llegara a ser abadesa, si bien se contó entre las “señoras” del monasterio42. Nacida en 1228, ingresó todavía muy niña, aunque no profesó hasta los 16 años.

  • 43 Sobre el caso concreto de Alfonso X, M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 17-22.
  • 44 Citado por M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 132.

23Cabe preguntarse si entre los hermanos existió realmente una familiaridad, debido a las circunstancias que rodeaban la crianza de los infantes en las primeras décadas del siglo XIII43, también a la temprana profesión monástica de Berenguela. Un buen ejemplo de estas situaciones es la anécdota, directamente relacionada con el reinado de Alfonso X, unas vistas entre Violante de Aragón y Jaime I, que narra así don Juan Manuel en el Libro de las armas: “ella de que vio al rey su padre dexose caer della bestia en que venía, dando muy grandes bozes. Et el rey quando la vio entendio que era la reyna su fija et fue muy marabillado”44. Parece evidente que el soberano aragonés no fue capaz de reconocer en esa mujer a la niña que años atrás había viajado a Castilla para convertirse en su reina, y es muy posible que Violante solo reconociera a su padre porque estaba claro que se trataba del rey. En suma: eran dos extraños, a pesar de ser padre e hija.

  • 45 C. REGLERO DE LA FUENTE, art. cit., p. 19 y 20, respectivamente.
  • 46 Véase, por ejemplo, M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 30, p. 26-27, así como nº 64, p. 6 (...)

24Pero volvamos a Berenguela. Dos años después de esa profesión monástica, la muerte de su abuela Berenguela otorgó a la infanta “una proyección enorme, tanto fuera como dentro del monasterio”, que mantuvo hasta su propio fallecimiento, en 1286. Durante esos años protagonizó una “jerarquización de poderes en la comunidad monástica, relegando a la abadesa a una posición secundaria”, al menos en lo que se refiere a los asuntos temporales45. Es evidente es que los vínculos fraternales entre Berenguela y Alfonso X devinieron en importantes donaciones para el monasterio, que durante esos años siguió gozando de una clara protección regia. En esos documentos se observa la relevancia de la infanta en la estructura monástica, la donación siempre distingue entre Berenguela y la abadesa, a la que se otorga una posición más secundaria: “a vos infante donna Berenguela, mi hermana, e a vos donna Agnes, abadessa del monesterio de Burgos”46.

  • 47 Ibid., p. 23 y 28, respectivamente.
  • 48 Ibid., p. 25.
  • 49 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 521, p. 560.

25Berenguela no se limitó a desempeñar un importante papel en el monasterio: también ejerció una cierta labor de mediación, al mismo tiempo que protagonizó importantes iniciativas en relación con la preservación de la memoria dinástica, debido a la presencia del panteón real en las Huelgas47. Finalmente, parece evidente que Berenguela “tenía una presencia significativa en la vida política del reino”, como puede demostrar el destierro de Burgos al que fue sometida por el futuro Sancho IV en 1283, durante la rebelión que aquel protagonizó frente a su padre; muy probablemente, el citado destierro estuvo provocado por el apoyo que la infanta prestaba a su hermano48, que el mismo monarca quizá reconoció en el codicilo de su testamento, en el que situó a la infanta Berenguela entre “los que non fueron nin son contra nos”, aunque es imposible saber si estaba aludiendo a su hermana o a su hija, también infanta Berenguela, si bien es muy posible, por el contexto, que se estuviera refiriendo más bien a esta última49.

  • 50 A su figura se ha dedicado una importante monografía: John Carmi PARSONS, Eleanor of Castile. Queen (...)
  • 51 Crónica, p. 46.
  • 52 Véase el trabajo de Francisco Javier HERNÁNDEZ, “Relaciones de Alfonso X con Inglaterra y Francia”, (...)

26También hay que destacar la figura de Leonor50, como ya se ha adelantado hija de Juana de Ponthieu. En este caso, casi se puede afirmar sin temor a error que los lazos entre ambos hermanos debieron ser muy laxos: Leonor nació ya en 1240, cuando Alfonso era un hombre adulto. Además, su matrimonio la alejó definitivamente de la corte castellana cuando todavía era una adolescente, y quizá nunca volvió a ver a ese hermano con el que había tenido, en cualquier caso, poco contacto; la crónica de Alfonso X se refiere a unas vistas fallidas, es las que aquel pretendía encontrarse con su hermana y su cuñado en Vitoria, pero que no llegaron a celebrarse51. La infanta casó en 1254, por tanto con el reinado de Alfonso X ya iniciado, con el futuro Eduardo I de Inglaterra. Leonor es un buen ejemplo de la funcionalidad de muchas de las mujeres de las familias reales: servir de peones en las estrategias matrimoniales dinásticas. Por su matrimonio, el soberano castellanoleonés estableció vínculos con Inglaterra, un objetivo para él muy importante52.

  • 53 A ella se refiere con cierta prolijidad Ana RODRÍGUEZ, op. cit., p. 122-125. Sobre el periplo segui (...)
  • 54 A. G. GORDO MOLINA, art. cit., p. 180-181.

27Pero no solo se utilizaba a las mujeres como peones en esas estrategias: también los hombres tenían, frecuentemente, esa función. Y así fue durante el reinado de Alfonso X, que empleó a alguno de sus hermanos como peón en aquellas. Ese fue el caso del infante Felipe, que contrajo matrimonio con la princesa Cristina de Noruega53. El compromiso matrimonial respondió al afán del soberano castellanoleonés por lograr la corona imperial, pues si conseguía el apoyo de Haakon IV de Noruega “podría reforzar una posible debilidad política en el norte de Alemania”54.

  • 55 Se conserva un cierto volumen de documentación: M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., (...)
  • 56 Ibid., nº 2561, p. 468 y nº 3311, p. 581.
  • 57 Véanse las apreciaciones de Isabella LAZZARINI, Communication & conflict. Italian diplomacy in the (...)

28Pero volvamos al caso de Leonor. Las relaciones que mantuvo Alfonso X con su cuñado fueron realmente estrechas55, y muy posiblemente se vieron favorecidas por su esposa, tal como parecen demostrar algunos documentos intitulados por el monarca castellanoleonés. En ellos, Alfonso ruega a su cuñado que escuche lo que Leonor le dirá en su nombre56. Por tanto, parece evidente que, como muchas otras reinas consortes, Leonor nunca olvidó que continuaba debiéndose a su condición de miembro de la familia real en cuyo seno había nacido. Así, debió de actuar, en más de una ocasión, como agente castellanoleonesa en la corte inglesa, siguiendo el dictado de Alfonso X, y ejerciendo una labor diplomática de carácter informal, pero que no por eso dejaba de ser valiosa57.

  • 58 Un segundo documento, de 1262, alude también a esas propiedades (M. GONZÁLEZ JIMÉMEZ y Mª A. CARMON (...)
  • 59 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 521, p. 559.

29Desafortunadamente, desconocemos cuáles fueron esas acciones de Leonor como agente castellana en la corte inglesa. Pero es de suponer que serían satisfactorias para el soberano, que otorgó a su hermana alguna compensación por las mismas. Un buen ejemplo es la concesión, en 1253, de unos molinos en Alcalá de Guadaira en favor del que había sido ayo de Leonor, Garci Martínez58. También Leonor correspondió en algún momento a la generosidad de su hermano enviándole presentes valiosos, como “el panno rico […] que es pera poner sobrel altar” al que se refiere Alfonso X en el codicilo de su testamento, mostrando su voluntad de que se usara en relación con sus exequias, si sus restos mortales acababan enterrándose en Sevilla59.

  • 60 I. CALDERÓN MEDINA, op. cit., p. 114.
  • 61 Ibid., p. 115.

30No se puede olvidar que antes de ser rey y de contraer matrimonio con Violante de Aragón Alfonso X mantuvo varias relaciones amorosas, que siempre le vincularon con damas de elevada alcurnia. Se ha especulado con la posibilidad de que estas “relaciones concubinarias”, al menos en algunos casos, se negociaran “de la misma manera que se hacía en el caso de los matrimonios”60, debido a las importantes consecuencias que podía tener tanto para las amantes regias como para sus linajes, pues suponía, para unas y para otros, un medio de promoción social, económica y política. Todo esto, además, en un momento en el que era evidente “la aceptación social de estas uniones ilegítimas”, que, eso sí, han dejado habitualmente escasa huella documental61.

  • 62 J. SALAZAR Y ACHA, art. cit., p. 220.
  • 63 I. CALDERÓN MEDINA, op. cit., p. 120.
  • 64 J. SALAZAR Y ACHA, art. cit., p. 220.
  • 65 Miguel Ángel LADERO QUESADA, Guzmán. La casa ducal de Medina Sidonia en Sevilla y su reino, 1285-15 (...)
  • 66 I. CALDERÓN MEDINA, op. cit., p. 114-115.
  • 67 Vicente Ángel ÁLVAREZ PALENZUELA, “La nobleza del Reino de León en la Alta Edad Media”, in: El Rein (...)

31Entre ellas, y posiblemente la primera de las concubinas de Alfonso X, María Alfonso de León, que además era su tía, pues era hija de Alfonso IX de León y Teresa Gil de Soverosa62. María Alfonso parece ser la última de una serie de concubinas reales emparentadas entre sí. La primera de ellas, María Aires de Fornelos, había sido amante del monarca portugués Sancho I, mientras que su hija Teresa protagonizó una larga relación amorosa con Alfonso IX de León63. María completó esta peculiar “dinastía” de concubinas regias vinculándose con el futuro Alfonso X, al que dio una hija, Berenguela Alfonso, nacida en torno a 1241, a la que su padre casó con Pedro Núñez de Guzmán, adelantado mayor de Castilla64, miembro de un linaje que estaba destinado a experimentar un importante encumbramiento65. Este matrimonio nuestra claramente que “los bastardos regios gozaban de un gran prestigio social”, convirtiéndose en “piezas clave para emparentar directamente con la monarquía y gozar de la proximidad y el afecto regios”66. María Alfonso, que había enviudado de Álvaro Fernández de Lara antes de convertirse en amante de su sobrino, volvió a casar tras terminar esa relación amorosa, concretamente con Suero Aires de Valladares, que también pertenecía a un importante linaje67.

  • 68 Véase Braulio DÍAZ CAMPOS, “Fernández, Alfonso”, in: Diccionario biográfico de la Real Academia de (...)
  • 69 A las mismas alude M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 151, 152, 210, 237, 296, 298…

32Igualmente en sus años de juventud tuvo Alfonso X amores con Elvira Rodríguez de Villada, hija de Rodrigo Fernández de Villada, que le dio un vástago hacia 1242, Alfonso Fernández, conocido como el Niño68. El monarca se preocupó de beneficiarle con un futuro acorde con sus orígenes, aunque fuera hijo natural: le casó con Blanca Alfonso de Molina, hija del infante Alfonso de Molina, prima hermana de Alfonso X y heredera de los señoríos de su padre tras la muerte prematura de su hermano mayor. La pareja tuvo una única hija, Isabel, que casó con Juan Núñez de Lara, muriendo sin descendencia; por ese motivo, el señorío acabó recayendo en María de Molina, hija del infante Alfonso de Molina y de Mayor Alfonso de Meneses. Desde que llegó a adulto y hasta su muerte en 1281, Alfonso Fernández fue un firme apoyo para su padre, que le encomendó tareas diversas, de índole militar y político-administrativa69. Elvira Rodríguez, posiblemente soltera cuando fue concubina del futuro Alfonso X, casó después con Gonzalo Morante, merino mayor del reino de León y durante algún tiempo merino mayor de Asturias.

  • 70 Véase Pablo MARTÍN PRIETO, “Las Guzmán alfonsinas. Una dinastía femenina en la Castilla de los sigl (...)
  • 71 Crónica, p. 11.

33En sus años de infante, tuvo Alfonso una tercera concubina que también le dio descendencia: doña Mayor Guillén de Guzmán70, la única de los amores de juventud que es identificada con nombre y apellidos en la crónica dedicada al soberano71. Era hermana del ya mencionado Pedro Núñez de Guzman, y por tanto tía de Alonso Pérez de Guzmán, Guzmán el Bueno, hijo de ganancia Pedro, que tanto lustre iba a dar al linaje familiar.

  • 72 J. TORRES FONTES (ed.), op. cit., nº 27, p. 19-20.
  • 73 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 28, nota 66, especula con la posibilidad de que también naciera (...)
  • 74 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 20, p. 97. La entrega se hizo en concepto de (...)

34La primera noticia de su relación es un documento dado en Guadalajara, 31 de diciembre de 124472, quizá no mucho después del nacimiento de su hija Beatriz. En virtud del mismo, hacía donación de Elche a la niña, aunque también se incluían como beneficiarios a los otros vástagos que pudiera darle Mayor Guillén73. Ya que todavía no ceñía la corona, la donación se hacía “con placer del rey, meu padre, e da rayna donna Berengella”. En el tenor del documento se aclara que esa donación beneficiaría de forma muy directa a la madre de su hija, pues se dice “que donna Mayor Guylhelme tenha Elche e la esquime en todos los seus días e que leve ende todas aquellas rendas e todos aquelles dereytos que eu hy ey e devo aver”, especificando que pasarían a Beatriz y sus posibles hermanos una vez que la madre hubiera muerto. Ya en 1246, Alfonso ordenó a la Iglesia de Cuenca que entregara el lugar de Huerta a su favorita74, que se vio beneficiada también con otras donaciones que la permitieron acumular un importante patrimonio.

  • 75 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 28.
  • 76 Ibid., p. 38.

35Todo parece señalar que la relación entre Alfonso y Mayor “tenía un cierto carácter estable”, y no era “una relación pasajera”, como las que habían tenido como fruto a los dos hijos mayores del futuro monarca75. Pero este debía protagonizar un matrimonio acorde con su rango, convirtiéndose, también él, en un peón de las relaciones dinásticas matrimoniales en manos de su padre, Fernando III. Los intereses castellanoleoneses aconsejaban un matrimonio aragonés, “que podía contribuir a estrechar los lazos familiares y a despejar, al mismo tiempo, los problemas que todavía enturbiaban las relaciones” entre ambos reinos76. El matrimonio se celebró en 1249.

  • 77 P. MARTÍN PRIETO, art. cit., p. 254, con referencias a la correspondiente documentación y a bibliog (...)
  • 78 Ibid., p. 256.
  • 79 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 3792, p. 706.

36Todo parece indicar que Alfonso siguió junto a Mayor hasta que llegó el momento de su enlace, que quizá pudo implicar la definitiva separación de la pareja, aunque tal vez se mantuvo unida todavía unos años, hasta que la reina dio a luz a su primera hija en 125377. Mayor se vio obligada a retirarse al señorío que Alfonso X había creado muy generosamente para ella, donde realizó además una fundación monástica, el convento de Santa Clara de Alcocer; muy significativamente, las primeras iniciativas para su fundación se remontan a 1252. Allí pasó Mayor los últimos años de su vida y allí fue sepultada tras su muerte78. El cenobio gozó de la protección regia, pues, como señaló la propia Mayor Guillén, se había creado “con mandado et con placer de mío sennor don Alfonso, por la gracia de Dios rey de Castiella et de León”79.

  • 80 Como se resalta en Crónica, p. 19. p. Señala M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 29, que la rodeó “ (...)
  • 81 MANUEL GONZÁLEZ JIMÉNEZ, “Alfonso X y Portugal”, Alcanate, 4, 2004, p. 19-34.
  • 82 P. MARTÍN PRIETO, art. cit., p. 260.
  • 83 Véanse los documentos regestados por M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ Y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., p. 721-722 (...)
  • 84 Ibid., nº 2460, p. 454, así como nº 3127, p. 553. Las últimas mercedes se datan en los momentos fin (...)
  • 85 Por ejemplo, cuando solicita a Alfonso X que proteja a sus vasallos de Alcocer frente al concejo de (...)

37Beatriz siempre gozó del “gran buen talante que avía” con ella su padre80. Para Beatriz diseñó el monarca un futuro acorde con su origen, aunque hubiera nacido fuera del matrimonio. En 1252 -nótese otra vez la fecha- y por el Tratado de Badajoz, que terminó con las hostilidades que desde tiempo atrás oponían al reino castellanoleonés con Portugal, se asentó su matrimonio con el monarca luso Alfonso III, gracias al cual se solventó la cuestión del Algarbe, uno de los motivos del largo enfrentamiento entre ambos reinos81. Pese a esa boda y al “papel eminente que tuvo en la corte portuguesa”, actuando en algún caso como mediadora entre su padre y su marido, Beatriz también “siguió al tanto de los asuntos castellanos”, residiendo frecuentemente en tierras castellanoleonesas y ocupándose de la herencia recibida de su madre, siempre con el apoyo de su progenitor82. La documentación la muestra apoyando a la fundación conventual de su madre y actuando como señora de Alcocer y Cifuentes83, recibiendo nuevas mercedes de su padre84, así como solicitando su protección cuando le parecía necesario85.

  • 86 Así se indica claramente en Crónica, p. 206, que narra el desaire de don Dionís a su abuelo, que es (...)
  • 87 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 518, p. 551.

38Beatriz acompañó además a Alfonso X durante sus últimos y difíciles años. En 1282 se instaló en Castilla por las discrepancias que mantenía con su hijo mayor, que había sucedido a su progenitor al frente de Portugal86. Esas discrepancias ensombrecieron también las relaciones con el abuelo; las cosas llegaron hasta tal punto, que en su testamento Alfonso X se dolía del proceder de su nieto, afirmando de él que “más lo fallamos amigo de nuestro enemigo que nuestro”87.

  • 88 Crónica, p. 241.

39En el contexto de rebeldía del infante Sancho, Beatriz desempeñó un importante papel político, que la vinculó con la futura reina, María de Molina, que acababa de dar a luz a su primogénita, Isabel. Ambas “encubiertamente, començaron la abenençia entre el rey don Alfonso et el infante don Sancho [por mandaderos] que se enbiauan una a otra, con voluntat de cada uno de los sennores”88. Aunque el intento no llegó a buen puerto, el hecho de que Beatriz negociara en nombre de su padre en esta especie de precedente fallido de la paz de las damas es muy significativo, demuestra hasta qué punto confiaba Alfonso X en su hija, pues, de alguna forma, dejaba su destino en sus manos.

  • 89 Ana RODRIGUES OLIVEIRA, Rainhas medievais de Portugal, Lisboa: A esfera dos livros, 2010, p. 143.
  • 90 nº 521, p. 560 y 561.

40Y lo cierto es que Beatriz nunca le falló a su padre, del que se convirtió en apoyo esencial en sus últimos días, tal como aquel reconoció abiertamente, refiriéndose “al grande amor e verdadero” que en todo momento le había manifestado su hija, así como “la lealdat que siempre mostró contra nos e de como nos fue obediente e mandada en todas cosas como buena fila e leal debe ser a padre”, comparando esa actitud con la de “los otros nuestros filios e la mayor parada de los omes de nuestra tierra”, que se habían rebelado contra él “por cosas que les dixieron e les fizieron entender como no eran”89. Siempre dispuesto a beneficiar a su hija, la mencionaba tanto en su testamento como en el codicilo que otorgó después. En este se refería a la “reyna de Portogal e del Algarbe”, situándola entre los que no le habían traicionado, recordando de forma genérica todo lo que la había otorgado “en estos regnos”, aunque mencionando de forma más específica la concesión de las rentas de Badajoz y la villa de Niebla como mercedes vitalicias, otorgadas en compensación por los bienes que le había arrebatado el infante Sancho90.

  • 91 Ibid., nº 518, p. 554.
  • 92 Ibid., p. 563.
  • 93 Ibid., p. 562.

41Tanto en el testamento como en el codicilo Beatriz goza de un papel de relevancia. En el primero, actuó como testigo, la única mujer de la lista, que además encabezaba91. En el codicilo figuraba entre los cabezaleros o albaceas, de nuevo la única mujer de la lista, en segundo lugar inmediatamente después del infante don Juan92. Asimismo, en el codicilo se otorgaba a Beatriz el papel de garante del cumplimiento de varias mandas que Alfonso X otorgaba a algunas mujeres de las que se hablará más adelante, que pertenecían a la familia no legítima del soberano93. Una vez más, se evidencia la cercanía que siempre había existido entre padre e hija, el profundo cariño que les vinculaba, así como la gran confianza que Alfonso X tenía depositada en Beatriz.

  • 94 Aparte de sus hijos varones, Beatriz había tenido tres hijas. En los inicios de 1264 nació Sancha, (...)
  • 95 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, p. 562.
  • 96 P. MARTÍN PRIETO, art. cit., p. 262 y ss. Sobre el papel de la infanta Blanca en Las Huelgas, véase (...)

42Tampoco se olvidaba el rey en esos momentos postreros de su vida de su nieta Blanca, hija mayor de Beatriz94, que le había acompañado a Castilla, quizá porque temía que su hermano, el monarca luso, no se iba a ocupar adecuadamente de ella, pues no tenía ante sí un futuro claro, todavía soltera aunque había nacido en 1259, de modo que la otorgaba 100.000 maravedíes de la moneda nueva para su casamiento95. Pero Blanca no llegó a contraer matrimonio. Un año después de la muerte de Alfonso X, Beatriz regresó a Portugal, pero Blanca permaneció en Castilla, ocupándose del señorío de su abuela. Terminó sus días como señora del monasterio de Las Huelgas, siguiendo la misma tradición que había llevado al cenobio a su tía Berenguela96.

  • 97 La importancia de ayas y nodrizas de los infantes herederos, en I. CALDERÓN MEDINA, op. cit., p. 12 (...)
  • 98 A ellas se refiere M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 17.
  • 99 Véase M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA DÍAZ, op. cit., nº 3872, p. 723.
  • 100 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 17, nota 15.

43Estas referencias al entorno femenino de Alfonso X el Sabio antes de sentarse en el trono no estarían completas si no se mencionara a dos mujeres vinculadas con la infancia del soberano: su nodriza, Urraca Pérez, casada con García Álvarez, y su aya, doña Mayor Arias, casada con García Fernández de Villamayor97. De la primera poco se sabe, aunque recibió el agradecimiento de Fernando III, que la otorgó algunas mercedes98. Más información se tiene sobre su aya, que estaba directamente emparentada con la familia real, pues era hija de Alfonso IX de León y de Teresa Gil de Soberosa99. Muy posiblemente esa circunstancia, unida a su matrimonio con un noble muy vinculado con la corte desde el reinado de Alfonso VIII de Castilla100, hicieron que ella y su marido fueran considerados muy adecuados para hacerse cargo de la crianza del futuro rey.

  • 101 Véase I. CALDERÓN MEDINA, op. cit., p.  212-217.

44Lo cierto es que era una jugada maestra, a través de la pareja Alfonso se vinculaba con las dos realidades territoriales del reino cuyos destinos iba a regir en el futuro: con Castilla a través de su ayo, como ya queda dicho; con León, a través de su aya, que no solo era hija, aunque ilegítima, de un monarca leonés, pues además, por vía materna, pertenecía a un destacado linaje leonés, aunque de origen luso101. Y el matrimonio fue determinante por más de un motivo, pues, muy posiblemente, a través de la pareja conoció el todavía infante a la madre de su primera hija, María Alfonso de León, hermana de su nodriza.

  • 102 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 18, con indicación de algunas de esas mercedes.
  • 103 Ibid., p. 18, nota 19.
  • 104 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 931, p. 224.
  • 105 Ibid., nº 931, p. 224.

45Mayor fue también objeto de agradecimiento, pero en este caso fue el propio Alfonso quien la otorgó mercedes dotadas de singular importancia, sin contar las concedidas a su marido o a su hijo, Juan García de Villamayor102. En efecto, como consecuencia del repartimiento de Sevilla en 1253 la dama, que para entonces ya había enviudado, recibió la alquería de Benacazón; si se tiene en cuenta que ella y la propia reina Juana fueron las únicas mujeres que obtuvieron donadíos mayores en ese repartimiento, se puede valorar mejor la importancia de esa merced103. A la misma se unió, en 1255, la concesión del heredamiento de Cevico de la Torre104. Las dos mercedes demuestran la gran deuda de gratitud que el monarca había contraído con su aya, y la generosidad con la que estaba dispuesta a pagarla. Parece evidente que Alfonso X guardaba muy buenos recuerdos de sus años de crianza con doña Mayor y su marido, que habían transcurrido en su lugar de Celada. Fue ese el motivo por el que, en 1255, otorgó una importante merced a sus pobladores105. Y también fue ese el motivo por el que, cuando concedió Benacazón a Mayor Arias, decidió que su nombre se cambiara por el de Celada.

  • 106 Ibid., p. 8.

46Los vínculos de Alfonso tanto con su aya como también con su nodriza se muestran con mucha claridad si se tiene en cuenta que ambas estuvieron presentes en un acontecimiento esencial para el futuro monarca: su matrimonio por palabras de presente con Violante de Aragón (entonces todavía muy niña) en el alcázar de Valladolid en 1246, pues entre los escasos asistentes a la ceremonia nupcial se contaban las dos damas106.

El entorno femenino del rey

  • 107 Véase M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 63 y ss., así como Francisco de MOXÓ, «El enlace (...)

47Una vez que ciñó la corona, el entorno femenino de Alfonso X quedó mediatizado por su matrimonio con Violante de Aragón, con la que casó en enero de 1249, así como por las hijas que nacieron de ese matrimonio, aunque, como se ha avanzado, el sistema de crianza de los vástagos de la familia real implicaba que las relaciones entre padres e hijos eran muy laxas. Alfonso participó personalmente en unas negociaciones matrimoniales determinadas por las estrategias dinásticas y no bien conocidas, que han dejado tras de sí escasa huella y presentan algunas incógnitas107.

  • 108 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 3, p. 5-6. Véase también M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. C (...)

48Desde la ceremonia mencionada más arriba y datada en 1246 hasta que se celebró la boda propiamente dicha pasaron unos años, algo totalmente lógico, si se tiene en cuenta la corta edad de la novia, que durante ese lapso continuó su educación en tierras castellanas. La fecha del matrimonio se fijó a través de una serie de cartas que plantean ciertas dudas, pues de su lectura parece deducirse que Jaime I empezaba a impacientarse y que Alfonso se mostró dispuesto a soslayar algunas reservas que hasta ese momento había tenido acerca del enlace matrimonial. Una buena muestra es el documento que dirigió a Jaime I no mucho antes de que aquel tuviera lugar108. En ese diploma, el todavía infante manifestaba su voluntad de apresurar la boda, aludiendo al consejo que había recibido de sus amigos y al deseo de cumplir con la voluntad paterna. También se refería, de manera una tanto críptica, a un futuro en el que se cobraría venganza “de todos míos enemigos et de todos los que mal me queríen et mal me buscavan con él”, en una clara referencia a su progenitor. Cabe preguntarse, aunque sea imposible ofrecer una respuesta, si las reticencias de Alfonso ante el matrimonio que se había proyectado para él estaban determinadas por la relación que todavía entonces mantenía con Mayor Guillén.

  • 109 Crónica, p. 8 y 10, respectivamente.
  • 110 Véase, por ejemplo, M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 81-83.

49El primer vástago de la pareja tardó en llegar, demorándose hasta 1253. Cabe preguntarse si fue el resultado de la extrema juventud de Violante cuando contrajo matrimonio o si hubo otros motivos; por ejemplo, que la pareja tardara en hacer una auténtica vida conyugal, algo que también podría achacarse a la extrema juventud de Violante, incluso a los fuertes lazos que tenía Alfonso con Mayor Guillén. La Crónica de Alfonso X, en sus primera páginas, se refiere a la supuesta impaciencia del rey ante la falta de descendencia en sus primeros años de matrimonio, que habría sentido por ese motivo “muy gran pesar”, hasta el punto de plantearse el repudio de la reina y la celebración de un nuevo matrimonio, con la ya mencionada Cristina de Noruega; pero cuando la princesa llegó a la corte castellanoleonesa, la reina estaba a punto de dar a luz por primera vez, de modo que el rey “ovo ende muy gran vergüenza”, solucionándose la situación gracias al matrimonio de la noruega con el infante Felipe109. Como se ha puesto de relieve en múltiples ocasiones, se trata de una invención, pues Cristina llegó a la corte de Alfonso X en 1257, cuando Violante había tenido ya varios hijos110. Cabe preguntarse si se trata tan solo de un error del cronista, que escribe muchas décadas después de los sucesos que relata y que comete frecuentes errores, o si se trata de una afirmación que pretende dañar la memoria de Violante, de denigrarla poniendo en duda que fuera capaz, al menos en un primer momento, de realizar la función principal de una reina consorte.

  • 111 Véase ibid., que dedica un capítulo a esta cuestión, concretamente el 3, p. y ss.
  • 112 Ibid., p. 104.

50Pero a partir del nacimiento de su primogénita, Berenguela, la reina cumplió con lo primero que se esperaba de ella: que asegurara la sucesión del reino. Violante tuvo hasta once vástagos, seis hijas y cinco hijos, siendo el último Jaime, nacido en 1266. Entre sus principales tareas, como no podía ser de otra forma, encargarse de su crianza, aún con las salvedades que esto implicaba en esa época en el reino castellanoleonés111. Llama la atención que su último hijo naciera cuando la reina tenía solamente 30 años. Se ha especulado con diversas hipótesis112: quizá tantos partos, y tan seguidos, habían terminado con su posibilidad de concebir; tal vez la causa fuera una enfermedad del monarca, aunque lo cierto es que esta opción parece poco factible, pues Alfonso X volvió a ser padre de varios hijos nacidos fuera del matrimonio en sus últimos años de vida; finalmente, que se produjera el alejamiento de la pareja, que parece una hipótesis muy factible, teniendo en cuenta los acontecimientos que sucedieron años después.

  • 113 J. TORRES FONTES (ed.), Documentos…, nº 25, p. 29-31. Véase también M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Dipl (...)
  • 114 M. GONZALÉZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, última vez, nº 482, p. 511-513

51Las menciones documentales a Violante de Aragón se hacen habituales una vez que se sentó en el trono castellano. Su presencia aparece en la intitulación de los documentos más solemnes, expresada con la fórmula habitual: “en uno con la reina Yolant, mi mugier”113. Curiosamente, la presencia de Violante en la intitulación documental no desapareció de forma inmediata como consecuencia de su marcha a Aragón al estallar el problema sucesorio, pues todavía a comienzos de la década de los ochenta se incluye su nombre114, sin que sea posible saber el motivo: ¿acaso todavía existieron hasta ese momento unos lazos, aunque fueran débiles, entre los cónyuges? ¿se trata, quizá, de la pervivencia de un uso cancilleresco con el que resultaba difícil romper, debido a la fuerza de la costumbre? Es imposible dar respuesta adecuada a estas preguntas.

  • 115 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 1527, p. 310; nº 2368, p. 439. Sobre el impo (...)
  • 116 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 1442, p. 298. Similar, dirigido a los clérig (...)

52Por lo demás, la documentación conservada nos ofrece la imagen habitual de la consorte regia. La mayor parte de los diplomas que a ella se refieren son donaciones que recibe del soberano, como el usufructo de la casa de Mazarabuzaque, que era de la Orden de Calatrava, o bien donaciones que realiza ella en favor de otros y que han de contar con la confirmación del soberano, como cuando concede ciertos bienes en Écija y Alcolea a la Orden de Calatrava115. También hay otros que aluden a la participación (en un grado imposible de concretar) de Violante en las negociaciones del fallido matrimonio de su primogénita, del que se hablará más adelante. Todo esto, sin olvidar los documentos de índole religiosa, como aquel por el que se concede una merced a los clérigos de Cuéllar a condición de que celebren aniversarios por la pareja regia116.

  • 117 Ibid., p. 703-705. Respectivamente, nº 3775, 2776, 3777, 3778, p. 703 y 3782, 3783 y 3785, p. 704; (...)
  • 118 En acertada expresión de María Jesús FUENTE, “Las cartas visibles e ‘invisibles’ de una mujer polít (...)

53Aparte de los documentos hasta este momento citados, todos ellos otorgados por el soberano, también se conservan algunos otorgados por la reina, entre los que se pueden destacar los que evidencian su estrecha relación con la Orden de Calatrava, los que la muestran actuando como señora de alguna localidad, como es el caso de Béjar, pero, sobre todo, los que se refieren a la protección que dispensó a los franciscanos117. Junto a estas cartas, que han logrado remontar la barrera de los siglos y llegar hasta nosotros, también hay que aludir a las “cartas invisibles”118, que se pueden rastrear y reconstruir de alguna manera. Estas “cartas invisibles”, unidas a las conservadas, ofrecen una imagen más completa de la soberana, mostrando a veces retazos de su vida personal, en otros su condición de reina consorte, con todo lo que esto implicaba.

  • 119 Crónica, p. 47.

54Como no podía ser de otra forma, la reina participó en los actos más solemnes de la corte castellanoleonesa, agasajando a los ilustres invitados que por ella pasaban. En la crónica del reinado de Alfonso X se menciona algún episodio de esta índole, como, por ejemplo, cuando la emperatriz de Constantinopla, María de Brienne, mujer de Balduino II y pariente de Alfonso X por el lado materno, recaló en tierras castellanoleonesas en el contexto de un viaje para conseguir fondos con los que ayudar a su marido119.

  • 120 Véase M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 206 y ss.
  • 121 Algunos ejemplos en ibid., p. 132-135.
  • 122 Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ, “Jaime I el Conquistador y Alfonso X el Sabio: una compleja relación de en (...)
  • 123 M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 135-136.
  • 124 Ibid., p. 194-201.

55Violante cumplió, también, con la función de intercesión y mediación que se esperaba de las reinas120. Así, actuó en varias ocasiones como enlace entre su marido y su padre, Jaime I121, contribuyendo a suavizar unas relaciones a veces complejas122, y logrando en más de una ocasión la ayuda de su progenitor, por ejemplo cuando apoyó a Alfonso X durante la revuelta de los mudéjares castellanos. Asimismo, hubo también algún caso en que esa mediación se efectuó entre el monarca y sus súbditos, como cuando los concejos de Extremadura solicitaron, y lograron, la intercersión de Violante a su favor123. Sin olvidar que, en ocasiones, también intermedió en los problemas que enfrentaban a sus vasallos con otros poderes, como también intervino en algunos pleitos124.

  • 125 Crónica, p. 152-157 y p. 157-164, respectivamente.

56A veces fue el mismo rey el que encargó a la soberana que mediara en situaciones conflictivas; así, cuando la nobleza castellanoleonesa estaba revolviéndose contra el monarca, Alfonso X la envió a Córdoba para tratar de reconducir la situación. La crónica dedica dos capítulos enteros, el LIII y el LIIII, a tratar “de commo el rey don Alfonso enbió a la reyna a Córdoba para que librase el fecho de los ricos omnes”, a los que se unen otros dos, el LV y el LVI, en los que se narran las consecuencias de sus acciones, tanto en relación con los nobles como en relación con el reino de Granada, al que también acabó afectando el viaje125, que se produjo en un momento realmente complicado, pues las pretensiones imperiales de Alfonso X estaban empezando a resquebrajarse.

57Violante no viajó a Córdoba sola, lo hizo en compañía de su primogénito, de modo que, de alguna forma, se ofrece la imagen de los máximos representantes de la corona –rey, reina, heredero– involucrados en la solución del problema y trabajando unidos para solventarlo. Porque aunque Alfonso X no viajo hasta Córdoba, la soberana recibió del soberano “por escripto las cosas que auía de librar”, por supuesto “lo más a su onra que pudiese”. Asimismo, como se ha adelantado, Violante también “levó cartas para el rey de Granada e para los arrayazes”, de modo que acabó desarrollando igualmente una acción diplomática de gran importancia para el reino. Aunque no hay espacio aquí para desarrollar los pormenores de estas acciones políticas de la reina, es importante añadir que el cronista, habitualmente no muy interesado en Violante, tampoco muy dispuesto a alabarla, afirma que el asunto que “lo libró mejor de commo gelo mandó el rey”.

  • 126 Crónica, p. 91-92. Sobre el papel político de Violante, véase M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragó (...)
  • 127 Además del análisis de esta cuestión por M. J. FUENTE PÉREZ, ya aludido más arriba, véase el espaci (...)

58Lo cierto es que la reina ya tenía experiencia en esas lides: tiempo atrás, después de las difíciles vistas de Alfonso X con los nobles en Burgos, Violante se había contado entre “los que fueron nonbrados para librar el fecho de los ricos omnes e las petiçiones de los perlados”, aunque en ese caso la soberana tuviera que integrarse en un amplio grupo de varones, ella la única mujer, evidentemente partícipe por su condición, que la capacitaba para desempeñar un papel político vedado a las otras féminas126. Ese papel político se muestra con mucha claridad, pues ella, juntamente con su hermano Sancho, a la sazón arzobispo de Toledo y que también se contaba entre los negociadores, tomó importantes iniciativas para lograr la concordia entre el rey y los nobles127.

  • 128 M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 153.
  • 129 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 3328, p. 584. Sobre su situación económica a (...)
  • 130 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit, nº 3643, p. 680.

59Otros documentos nos muestran una imagen mucho más atípica: la de la reina caída en desgracia; una caída en desgracia que Violante asumió, como muestra la firma que utiliza al final de sus días: “reina que ffui”128. Aparte de la ya indicada desaparición de la referencia a la reina en la intitulación de los documentos solemnes, se puede rastrear la desposesión de la soberana de sus bienes, como por ejemplo cuando Alfonso X concede al concejo de Murcia la alquería de Alcantarilla, que había sido de Violante129. En ese contexto, la reina llegó a solicitar al infante Sancho, con el que la relación tenía que ser difícil, que pusiera bajo su guarda a los dominicos castellanoleoneses130, pues ya no se sentía en condiciones de poder ampararlos como antaño.

  • 131 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 303 y ss. Sobre el papel de Violante en el conflicto sucesorio, (...)

60La caída en desgracia está relacionada con un acontecimiento fundamental en la vida de Violante: la muerte de su primogénito, Fernando, en 1275. La tradición castellanoleonesa determinaba que si el infante heredero moría antes que su progenitor, sería designado sucesor el segundogénito, lo que suponía que Sancho adquiría esa condición. Pero eran tiempos de cambios, y entre esos cambios se abría paso la posibilidad de que, muerto el primogénito, fuera el hijo mayor de este el heredero del reino. El conflicto sucesorio se resolvió a favor del infante Sancho131, pero provocó heridas que ya no pudieron cerrarse.

  • 132 Sobre esta cuestión, M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 98.
  • 133 Crónica, p. 193. Sobre otros posibles motivos para la fuga, véanse los argumentos del editor, nota  (...)

61La reina optó por apoyar a sus nietos y a su nuera, sin que sea posible determinar la índole verdadera de los lazos entre ambas mujeres132. La crónica del reinado, aunque con algún error, muestra a la soberana huyendo de Segovia en dirección a Aragón, tras solicitar el amparo de su rey, su hermano Pedro III, acompañada por Blanca y sus dos hijos. Se refiere el pesar de Alfonso X, así como al intento, fallido, de detener a los que marchaban a la fuga. Quizá, Violante también actuó impulsada por otras motivaciones, como pudieron ser las malas relaciones que ya en ese momento tenía con Alfonso X133. Cabe preguntarse si esas posibles malas relaciones estaban condicionadas, entre otras cosas, por la presencia de alguna nueva concubina junto al rey, que le estaba dando sus últimos hijos, cuestión de la que se hablará más adelante.

  • 134 Ibid., p. 198-199.
  • 135 Ibid., p. 223.

62La reina caída en desgracia se convirtió en un problema, para Castilla y León, pero también para Aragón: si aparentemente Alfonso X no hizo muchos esfuerzos por lograr que retornara, el infante Sancho sí se empeñó en conseguirlo, preocupado porque no “le viniese por ellos [se refiere a sus sobrinos] ningún estorbo”. El monarca aragonés estuvo dispuesto a atender la petición de su sobrino, al que “amaua mucho”. Violante se vio obligada a regresar, una vez que se pagaron las deudas que había contraído durante su estancia en Aragón134. La soberana vivió hasta el final de sus días en las tierras sobre las que había reinado, encontrando al menos, al decir del cronista de su marido, una última satisfacción, pues afirma que cuando supo de la rebelión del infante Sancho frente a su padre, “plaziél mucho por esta boz que tomara contra el rey don Alfonso, su marido”135. Se trata de la última mención a la monarca en la crónica de Alfonso X; se podría decir que con ella se cierra el círculo que se inició con su primera mención: si en esta se aludía a sus problemas iniciales para ser madre, con las implicaciones que esto podía tener para el rey y el reino, en aquella se la presentaba disfrutando de la rebelión del infante Sancho frente al monarca, su marido, conducta absolutamente impropia para una esposa, todavía más para una soberana.

  • 136 Nació en 1263 y murió en 1264. Por tanto, existe un problema evidente con el documento datado en 12 (...)
  • 137 Las pocas noticias que se conservan sobre la infanta se pueden consultar en Fernando GUTIÉRREZ BAÑO (...)

63Como se ha avanzado, Alfonso y Violante tuvieron cinco hijas; una de ellas, Isabel136, murió muy niña. También murió joven Leonor, nacida en 1256 y fallecida en 1275, en un contexto muy especial, quizá cuando esperaba, junto con su madre y varios de sus hermanos, el regreso de su padre de la entrevista de Beaucaire, que supuso la finalización de sus pretensiones imperiales, quizá cuando la comitiva había emprendido ya el viaje de vuelta a Castilla. Es, posiblemente, la más enigmática de las hijas de Alfonso X. A los pocos datos que se conocen sobre su corta existencia se une también el hecho de que no se promoviera un compromiso matrimonial adecuado, aunque cabe la posibilidad de que se negociara su boda con Tomás de Saboya, en torno a 1271, cuando el soberano castellano estaba buscando alianzas para sustentar sus aspiraciones imperiales137.

  • 138 J. TORRES FONTES (ed.), op. cit., nº 26, p. 31-32 (aunque debe de haber un error en la fecha, pues (...)
  • 139 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 142, p. 152-154; nº 146, p. 155-158…
  • 140 Ibid., nº 168, p. 187-188…
  • 141 Sancho, Pedro, Juan y Jaime (ejemplos: ibid., nº 207, p. 228-230; nº 229, p. 251-252; nº 262, p. 29 (...)

64La primogénita, Berenguela, nacida en 1253, se unió a sus padres desde ese momento en la intitulación de los documentos, evidentemente por su condición de heredera del reino138. Posteriormente, tras su nacimiento en 1254, también se incorporó Beatriz, que apuntalaba el papel de Berenguela como heredera del reino, ante la falta de hijos varones139. El alumbramiento del ansiado varón en 1255 supuso la desaparición de Berenguela, también la de Beatriz, de la intitulación, viéndose sustituidas por su hermano Fernando140. Los sucesivos nacimientos de sus hermanos varones141 supusieron que, uno por uno, se fueran uniendo a sus padres en la intitulación de los diplomas. No sucedió así con las hijas: ninguna volvió a asomarse a la intitulación documental.

  • 142 Significativamente, muerto Fernando tampoco se hace en un primer momento esa precisión con el infan (...)
  • 143 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 820, p. 208.

65A partir de la inclusión de Sancho, las intitulaciones añaden, además, una precisión tras la mención del infante Fernando, al que se señala como “primero e heredero”, algo que nunca se había precisado en relación a la infanta Berenguela, pese a que durante algunos años fue la heredera oficiosa del reino142 y pese también al hecho de que en 1254 había sido proclamada heredera en Cortes celebradas en Toledo143. Este uso documental, aunque puro artificio cancilleresco, es muy significativo de la situación de la prole regia: asienta claramente la superioridad del varón sobre la mujer.

  • 144 Sobre las negociaciones, ibid., nº 821, 822 y 823, p. 208, así como nº 824, p. 209. El despliegue d (...)

66La suerte de Berenguela y Beatriz fue dispar. La primera protagonizó un fallido compromiso matrimonial con el heredero de Luis IX, del mismo nombre que su padre, fallecido prematuramente en 1260, con 16 años de edad y cuando Berenguela era todavía muy niña. El compromiso plantea algunas incógnitas, pues cuando se asentó Berenguela era considerada la heredera de la corona, de modo que, de haberse llevado a cabo, habría supuesto la unión con Francia (se empezó a negociar precisamente tras su proclamación como heredera)144, aunque no es descabellado pensar que Alfonso X tenía esperanzas de que, antes o después, acabaría naciendo -tal como sucedió- el ansiado varón.

  • 145 Ibid., nº 2592, p. 472. Véase también nº 3133, p. 554 y nº 3862, p. 721. Una de las dos menciones a (...)
  • 146 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., p. 65 y 71, respectivamente.
  • 147 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 521, p. 561.

67No se conoce otro compromiso matrimonial para la infanta, que permaneció soltera, lo que causa cierto asombro. Su padre la concedió el señorío de la ciudad de Guadalajara145, quizá en compensación por su obligada soltería. Alfonso X la visitó en alguna ocasión en esa localidad: el 23 de diciembre de 1270 se reunieron allí padre e hija, para pasar las Navidades juntos, en una visita que se prolongó durante las primeras semanas de 1271; en 1273 nuevamente pudieron reunirse Alfonso X y la infanta Berenguela, pues el rey pasó en la ciudad dos breves temporadas durante el mes de junio, separadas por un rápido viaje a Segovia146. La infanta se mantuvo al lado de su progenitor durante los últimos y difíciles años de su vida. En el codicilo de su testamento Alfonso X lo reconoce así, al tiempo que recuerda cómo se reunió con él en Sevilla, tras ser desposeída por su hermano Sancho de todas las mercedes que previamente se la habían otorgado; en ese contexto, el monarca manifiesta su voluntad de que recupere esas mercedes pero, si no fuera posible, que reciba en compensación las rentas de Écija y Jerez, o cantidad equivalente sobre las rentas de Sevilla, pasando luego esa merced al infante Juan “o al que lo suyo heredare”147.

  • 148 C. REGLERO DE LA FUENTE, art. cit., p. 29.

68Pese a su soltería, no parece haber realizado profesión monástica, como sí hizo la penúltima de las hijas legítimas de Alfonso X, Constanza, que estaba destinada a mantener la tradición familiar de vincular a una de las hijas con el monasterio de Las Huelgas. Nacida en 1259, en 1265 ya se evidencia su presencia en el monasterio. Se ha especulado con la posibilidad de que estuviera destinada a suceder a su tía Berenguela como señora del cenobio, pero su temprana muerte, posiblemente en 1280, impidió que esos planes se hicieran realidad148, aunque la tradición familiar se mantuvo, como ya se ha adelantado, gracias a la infanta Blanca de Portugal.

  • 149 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 233-234.
  • 150 J. SALAZAR Y ACHA, art. cit., p. 219. Véase Crónica, p. 225

69Beatriz sí protagonizó la peripecia más habitual para las hijas de la realeza: contrajo un matrimonio muy conveniente para su progenitor, pues casó con el marqués Guillermo VII de Montferrato, un importante apoyo para las pretensiones imperiales de Alfonso X149. También contrajo matrimonio la última de las hijas de Alfonso X y Violante, nacida muy posiblemente en 1265 y llamada como su madre, aunque su caso resulta un tanto excepcional, pues casó en 1282, cuando ya se había iniciado la sublevación de su hermano Sancho. Esa situación fue esencial para la elección del marido de Violante, Diego López de Haro, señor de Vizcaya, cuyo apoyo era muy importante para los intereses del futuro Sancho IV. De modo que este matrimonio también implicó el uso de la infanta como peón en estrategias matrimoniales tejidas, en este caso, por su hermano150.

  • 151 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 1924, p. 37; nº 2158, p. 406, también nº 339 (...)
  • 152 Ibid., nº 3396 y 3399, p. 613.

70Como ya se ha recordado más arriba, cuando se hablaba de las hermanas de Alfonso X, los varones también eran utilizados en esas estrategias. Especialmente importante fue el matrimonio del hijo primogénito, Fernando, que fue comprometido con una de las hijas de Luis IX, llamada Blanca, igual que su abuela castellana, en un enlace que demuestra, de nuevo, el interés de Alfonso X por estrechar lazos con la corte francesa. El matrimonio ya se concertaba en 1266 (nótese la fecha) y en 1269 se había celebrado por palabras de presente, mientras que en 1270 se hacían gestiones para el cobro de la espléndida dote de la novia151. Se otorgó cierta participación en las negociaciones al afectado: a pesar de su corta edad, en 1266 se le muestra nombrando a los procuradores para contraer matrimonio por palabras de presente con su prometida, así como otorgando un poder para cobrar la sustanciosa dote de Blanca152.

  • 153 Entre los tratos que se anudaron en torno al fallido proyecto matrimonial, la promesa de arras para (...)
  • 154 José Manuel NIETO SORIA, Sancho IV de Castilla (1284-1295), Gijón: Trea, 2014, p. 22.
  • 155 Ibid., p. 43-44.

71Pero no todos los hijos de Alfonso X aceptaron con tanta docilidad los matrimonios que se proyectaban para ellos. En efecto, el rey se empeñó en que su segundogénito, el futuro Sancho IV, casara con Guillerma de Moncada, hija de Gastón, vizconde de Bearne, aunque el matrimonio no llegara a buen puerto153. El compromiso se asentó en 1270, cuando el infante era un niño (no había cumplido los doce años) y estuvo determinado por la riqueza del vizconde, con la consecuente espléndida dote de su hija, también por el “particular valor estratégico” que tenía Bearne para Alfonso X154. Al final, el infante Sancho casó, como es bien sabido, con María de Molina, un matrimonio muy distinto del que se padre había previsto, contraído además cuando ya se había rebelado contra él155.

  • 156 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 521, p. 562. Sobre el concierto matrimonial, M. GONZÁL (...)

72Igualmente fueron peones en las estrategias dinásticas los infantes Pedro y Juan. El primero casó con Margarita, hija del vizconde Aimery VI de Narbona, el segundo lo hizo con otra Margarita, hija del marqués Guillermo VII de Montferrato. A la esposa de Juan se refiere Alfonso X en el codicilo de su testamento, donándole, con ciertas condiciones, La Algaba “pera toda su vida pera mantenimiento de su casa”156. Si escasa debió ser la convivencia de Alfonso X con sus hijas legítimas, es de suponer sería todavía más despegada con sus nueras, incluida la esposa del primogénito.

  • 157 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 521, p. 562. Igualmente, ordena otra merced para ayuda (...)
  • 158 Véase esta hipótesis en M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 368, nota 122. La alusión a esta dama y (...)

73En la fase final de su vida tuvo el rey algunos vástagos ilegítimos, entre ellos al menos una hija, de nombre Urraca Alfonso, que es mencionada en su codicilo juntamente con Martín Alfonso, quizá su hermano, sin que se indique la identidad de su madre. Urraca debía ser todavía muy joven, pues Alfonso X la dona 200.000 maravedíes “de la moneda de la guerra” para su casamiento, que tenía de procurar Beatriz de Portugal, para que fuera “bueno e onrado”. Alfonso X también encarga a Beatriz el cuidado de una misteriosa “donna Ygnés, madre de Ércules”, a quien otorga 50.000 maravedíes de la moneda de la guerra “pera en casamiento o pera tomar órdenes” 157. Su nombre cierra una serie de mandas testamentarias dirigidas, sin excepción, a miembros de la familia real. Cabe preguntarse si se trató, quizá, de la última amante del rey, y si su hijo lo era también de Alfonso X158; no sería asombroso, pues el futuro que se prepara para ella es el habitual en esos casos: bien contraer un matrimonio conveniente, bien ingresar en un monasterio.

Conclusiones

74Alfonso X estuvo rodeado de un copioso entorno femenino, tanto durante su etapa de infante como también tras sentarse en el trono castellano. Las mujeres que le rodearon ejercieron papeles muy diversos y a veces también muy diferentes, ejemplificando de forma habitual los estereotipos femeninos del momento, aunque también en algunos casos se separaron con claridad de los cánones del momento.

75De su madre, Beatriz de Suabia, recibió la vida, pero también un muy ilustre linaje, que le emparentaba con las dos coronas imperiales del momento, lo que fue esencial para sustentar sus fallidas pretensiones imperiales. La nodriza y el aya que le criaron le procuraron una infancia feliz y le dieron el cariño que posiblemente no recibió de su madre, pues fue, siguiendo las costumbres del momento, apartado de ella de forma prematura. Su abuela, Berenguela, representó la estabilidad política lograda tras la definitiva unión de León y Castilla y fue siempre una certera consejera, cuya opinión y consentimiento se buscaban y consideraban esenciales, representando un papel que, por su relevancia, se sale de lo normal para la época. Por el contrario, su madrastra, Juan de Ponthieu, fue una amenaza que había que temer, las mercedes que le concedió Fernando III eran demasiado cuantiosas, podían tener consecuencias muy negativas en el futuro.

  • 159 Véanse las reflexiones conclusivas de M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 229 y ss.

76Alfonso X tuvo una única esposa legítima, Violante de Aragón, pero varias concubinas. Violante arroja una imagen poliédrica: madre prolífica; reina mediadora e intercesora siguiendo los cánones de la época; también de acuerdo con los cánones de la época, protagonista de un mecenazgo religioso y cultural que contribuía a cimentar su propio prestigio, pero también el de la corona. Fuera ya de esa imagen convencional de las reinas medievales, pero sin salirse de parámetros presentes en la época, estaba dotada de una evidente capacidad política que fue fundamental para su regio marido, como se ha podido comprobar. Pero frente a esa faceta positiva, la negativa: el enfrentamiento con el rey, su marido, y las consecuencias que esa acción tuvo, contribuyendo a revolver todavía más a un reino que atravesaba por un momento de división y perturbación. Inevitablemente, esa faceta negativa acaba predominando, y la imagen negativa de la reina no es solo cosa del pasado, pues se ha proyectado con fuerza hacia el futuro159.

77Entre las concubinas destaca claramente Mayor Guillén de Guzmán, si se puede expresar así (aunque quizá resulte un tanto anacrónico) el gran amor del rey. Su relación tuvo una evidente estabilidad y fue consentida en la corte, aunque Alfonso no siguió el buen ejemplo de su padre, Fernando III, al que no se le conoce ninguna relación extramatrimonial. Pero terminó como consecuencia del matrimonio de Alfonso y Mayor se entregó a uno de los dos destinos habituales en estos casos: el claustro. De las otras concubinas solamente se conocen los nombres de las dos primeras, pues Alfonso procuró un destino adecuado a los hijos nacidos de esas relaciones, como también procuró una salida adecuada a sus antiguas amantes, en ambos casos el otro destino habitual de las antiguas concubinas reales: un matrimonio conveniente. Para las tres, damas linajudas, la relación con el futuro rey no fue motivo de oprobio, sino fuente de beneficios, tanto para ellas como para sus respectivos linajes. En contraposición, aunque es sabido que Alfonso volvió a practicar el concubinato durante sus últimos años, se desconocen tanto los nombres como los destinos de sus últimas amantes: el desastrado final del reinado tiene, evidentemente, mucho que ver con esa diferencia crucial.

78Hermanas e hijas, tanto legítimas como ilegítimas, se convirtieron en piezas importantes de la política alfonsina. En unos casos, devinieron en guardianas y depositarias de la memoria del linaje, debido a su vinculación con el monasterio de Las Huelgas; en otros, se convirtieron en mecanismos esenciales en unas estrategias matrimoniales de índole diversa: en ocasiones se trataba de estrechar lazos con los linajes castellanoleoneses, en otras de adquirir proyección internacional, especialmente importante en el contexto del “fecho del imperio”. Destaca el destino escogido para Beatriz, la hija de Mayor Guillén de Guzmán, evidentemente la favorita, posiblemente la hija con la que el monarca tuvo más contacto y más proximidad, la única de las hijas de Alfonso X que llegó a reinar. Asombra esta realidad, como también asombra que la primegénita, Berenguela, acabara llevando una vida alejada de los estereotipos del momento, pues ni contrajo matrimonio ni se consagró a la vida religiosa.

79Muchas veces mal conocidas, pues la documentación sobre ellas es esquiva y las crónicas las soslayan de una forma evidente, estas mujeres fueron, sin embargo, mecanismos importantes del engranaje que hizo funcionar el reinado de Alfonso X el Sabio.

Haut de page

Bibliographie

ALMAZÁN, Vicente, “El viaje de la princesa Cristina a Valladolid (1257-1258)”, Archivos Leoneses, 37, 1983, p. 101-110.

ÁLVAREZ PALENZUELA, Vicente Ángel, “La nobleza del Reino de León en la Alta Edad Media”, in: El Reino de León en la Alta Edad Media: estudios. VII, León: Centro de Estudios e Investigación “San Isidoro” (CSIC-CECEL), 1988, p. 151-329.

BALLESTEROS-BERETTA, Manuel, Alfonso X el Sabio, Madrid: CSIC y Academia “Alfonso X el Sabio”, Murcia, 1963.

BAQUERO MORENO, “Beatriz de Castilla”, in: Diccionario biográfico de la Real Academia de la Historia, http://dbe.rah.es/biografias/8258/beatriz-de-castilla).

BENITO DE PEDRO, Ana, “Elementos de Reconquista: moras y judías en las Cantigas de Alfonso X”, e-Humanista. Journal of Iberian Studies, 12, 2009, p. 87-106.

BIANCHINI, Janna, The Queen’s hand: power and authority in the reign of Berenguela of Castile, Filadelfia: University of Pennsylvania Press, 2012.

CALDERÓN MEDINA, Inés, Cum magnatibus regni mei. La nobleza y la monarquía leonesas durante los reinados de Fernando II y Alfonso IX (1157-1230), Madrid: CSIC, 2011.

CERDA COSTABAL, José Manuel y MARTÍNEZ LLORENTE, Félix, “Un documento inédito y desconocido de la cancillería de la reina Leonor Plantagenet”, En la España Medieval, 42, 2019, p. 59-92.

COLMENERO LÓPEZ, Daniel, “La boda entre Fernando III el Santo y Beatriz de Suabia : motivos y perspectivas de una alianza matrimonial entre la Corona de Castilla y los Staufer”, Miscelánea Medieval Murciana, 34, 2010, p. 9-22.

Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Crónica de Alfonso X, Murcia: Real Academia Alfonso X el Sabio, 1998.

DÍAZ CAMPOS, Braulio, “Fernández, Alfonso”, in: Diccionario biográfico de la Real Academia de la Historia, http://dbe.rah.es/biografias/9109/alfonso-fernandez.

FUENTE PÉREZ, María Jesús, Violante de Aragón, reina de Castilla, Madrid: Dykinson, 2017.

FUENTE PÉREZ, María Jesús, “Las cartas visibles e ‘invisibles’ de una mujer política: Violante de Aragón (1236-1300) reina y madre”, in: Jean-Pierre JARDIN et al. (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2018, p. 17-33.

GORDO MOLINA, Ángel G., “La princesa Kristina de Noruega en la corte de Alfonso X de Castilla y León. La persecución de objetivos políticos e ideológicos por la vía de las alianzas matrimoniales”, Intus-legere: historia, 1-2, 2007, p. 175-190.

GONZÁLEZ, Julio, Reinado y diplomas de Fernando III, 3 vols., Córdoba: Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, 1980.

GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Manuel (ed.), Diplomatario andaluz de Alfonso X el Sabio, Sevilla: Fundación El Monte, 1991.

GUTIÉRREZ BAÑOS, Fernando, “El sepulcro de la infanta doña Leonor, hija de Alfonso X el Sabio, en el Real Monasterio de Santo Domingo de Caleruega (Burgos)”, Quintana, 13, 2014, p. 185-197.

GUTIÉRREZ BAÑOS, Fernando, Alfonso X el Sabio, Barcelona: Ariel, 2004.

GUTIÉRREZ BAÑOS, Fernando, “Jaime I el Conquistador y Alfonso X el Sabio: una compleja relación de encuentros y desencuentros”, in: Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Estudios alfonsíes, Granada: Universidad de Granada y Academia Alfonso X el Sabio, 2009, p. 225-250.

GUTIÉRREZ BAÑOS, Fernando y CARMONA RUIZ, María Antonia, Documentación e itinerario de Alfonso X el Sabio, Sevilla: Universidad de Sevilla, 2012.

HERNÁNDEZ, Francisco Javier, “Relaciones de Alfonso X con Inglaterra y Francia”, Alcanate, 4, 2004, p. 167-242.

KENNEDY, Kirstin, Alfonso X of Castille-León: royal patronage, self-promotion and manuscripts in thirteenth-century Spain, Amsterdam: University Press, 2019.

LADERO QUESADA, Miguel Ángel, Guzmán. La casa ducal de Medina Sidonia en Sevilla y su reino, 1285-1521, Madrid: Dykinson, 2015.

LAZZARINI, Isabella, Communication & conflict. Italian diplomacy in the early Renaissance, 1350-1520, Oxford: Oxford University Press, 2015.

MARTIN, Georges, “Negociación y diplomacia en la vida de Berenguela de Castilla (1214-1246). Cuestionamiento genérico”, e-Spania, 4, diciembre 2007, https://doi.org/10.4000/e-spania.21609.

MARTIN, Georges, “Hilando un reinado. Alfonso VI y las mujeres”, e-Spania, 10, diciembre 2010, https://doi.org/10.4000/e-spania.20134.

MARTIN, Georges, “Cum ipsa femina esset. Berenguela de Castilla y la cuestión de un gobierno femenino (1214-1246)”, in: Georges Martin, Mujeres y poderes en la España Medieval: cinco estudios, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2011, p. 93-126.

MARTÍN PRIETO, Pablo, “Las Guzmán alfonsinas. Una dinastía femenina en la Castilla de los siglos XIII y XIV”, Mirabilia, 17 (213/2), 2013, p. 251-272.

MARTÍNEZ DÍEZ, Gonzalo, Fernando III (1217-1252), Burgos: La Olmeda, 1993.

MINOIS, Georges, Blanche de Castille, París: Perrin, 2018.

MEDRANO DEL POZO, Sagrario, “’Marisaltos’, la judía segoviana protagonista de la Cantiga CVII de Alfonso X el Sabio”, Iacobus, 33/34, 2015, p. 95-128.

MOXÓ, Francisco de, “El enlace de Alfonso de Castilla con Violante de Aragón”, Hispania, 49-171, 1989, p. 69-110.

NIETO SORIA, José Manuel, Sancho IV de Castilla (1284-1295), Gijón: Trea, 2014.

O’CALLAGHAM, Joseph F., El rey sabio. El reinado de Alfonso X, Sevilla: Universidad de Sevilla, 1996.

O’CALLAGHAM, Joseph F., Alfonso X, the Justinian of his age. Law and justice in thirteenth-century Castile, 2019.

PARSONS, John Carmi, Eleanor of Castile. Queen and society in XIIIth-century England, Londres: Palgrave Macmillan, 1995.

RECUERO ASTRAY, Manuel, “La reina doña Berenguela y la Chronica Adefonsi Imperatoris”, in: Esther CORRAL DÍAZ (ed.), Voces de mujeres en la Edad Media. Entre realidad y ficción, Berlín y Boston: Walter de Gruyter, 2018, p. 33-44.

REGLERO DE LA FUENTE, Carlos, “Las ‘señoras’ de las Huelgas de Burgos : infantas, monjas y encomenderas”, e-Spania, 24, junio 2016, https://doi.org/10.4000/e-spania.25542.

RODRÍGUEZ, Ana, La estirpe de Leonor de Aquitania. Mujeres y poder en los siglos XII y XIII, Barcelona: Crítica, 2014.

RODRIGUES OLIVEIRA, Ana, Rainhas medievais de Portugal, Lisboa: A esfera dos livros, 2010.

SALAZAR Y ACHA, Jaime, “Precisiones y nuevos datos sobre el entorno familia de Alfonso X el Sabio, fundador de Ciudad Real”, Cuadernos de Estudios Manchegos, 20, 1990, p. 211-231.

SALVADOR MARTÍNEZ, Heraclio, Alfonso X el Sabio: una biografía, Madrid: Polifemo, 2003.

SALVADOR MARTÍNEZ, Heraclio, Berenguela la Grande y su época (1180-1246), Madrid: Polifemo, 2012.

SALVADOR MARTÍNEZ, Heraclio, El Humanismo medieval y Alfonso X el Sabio: ensayo sobre los orígenes del Humanismo vernáculo, Madrid: Polifemo, 2016.

SÁNCHEZ DE MORA, Antonio, “Doña Juana de Ponthieu, reina de Castilla y señora de Marchena”, in: Juan Luis CARRIAZO RUBIO y Ramón RAMOS ALFONSO (coords.), Actas de las XI Jornadas sobre historia de Marchena: la mujer la historia de Marchena. Marchena, del 4 al 7 de octubre de 2005, Marchena: Ayuntamiento de Marchena, 2007, p. 11-24.

SHADIS, Miriam, Berenguela of Castile (1180-1246) and political women in the high Middle Ages, Nueva York: Palgrave Macmillan, 2009.

SHADIS, Miriam, “Happier in daughters than in sons: the children of Alfonso VIII of Castile and Leonor Plantagenet”, in: Miguel GÓMEZ, Kyle C. LINCOLN y Damian J. SMITH (eds.), Alfonso VIII of Castile: government, family and war, Nueva York: Fordham Press, 2019, p. 80-101.

SHADIS, Miriam, Family and Friends: women at the court of Fernando III, in: Edward L. HOLT y Teresa WITCOMBE (cords.), The sword and the cross: Castile-Leon in the era of Fernando III, Leiden: Brill, 2020, p. 193-223.

TORRES FONTES, Juan (ed.), Colección de documentos para la Historia del Reino de Murcia I: Documentos de Alfonso X el Sabio, Murcia: Real Academia Alfonso X el Sabio, 2008.

VALDEÓN, Julio, Alfonso X el Sabio: la forja de la España moderna, Barcelona: Ediciones Temas de Hoy, 2011.

Haut de page

Notes

1 Quizá por estos motivos, el monarca ha dado lugar a múltiples estudios históricos, entre los que se pueden destacar varias monografías de índole biográfica. Entre los trabajos más destacados, y por orden alfabético, Manuel BALLESTEROS-BERETTA, Alfonso X el Sabio, Madrid: CSIC y Academia “Alfonso X el Sabio”, Murcia, 1963; Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X el Sabio, Barcelona: Ariel, 2004; Joseph F. O’CALLAGHN, El rey sabio. El reinado de Alfonso X, Sevilla: Universidad de Sevilla, 1996; Heraclio SALVADOR MARTÍNEZ, Alfonso X el Sabio: una biografía, Madrid: Polifemo, 2003 y Julio VALDEÓN, Alfonso X el Sabio: la forja de la España moderna, Barcelona: Ediciones Temas de Hoy, 2011.

2 Sin duda, uno de los aspectos más estudiados del reinado. Véase, por ejemplo, el trabajo de Joseph F. O’CALLAGHAM, Alfonso X, the Justinian of his age. Law and justice in thirteenth-century Castile, 2019.

3 Entre los trabajos más recientes sobre esta cuestión, véase Heraclio SALVADOR MARTÍNEZ, El Humanismo medieval y Alfonso X el Sabio: ensayo sobre los orígenes del Humanismo vernáculo, Madrid: Polifemo, 2016, así como Kirstin KENNEDY, Alfonso X of Castille-León: royal patronage, self-promotion and manuscripts in thirteenth-century Spain, Amsterdam: University Press, 2019.

4 Aparte de los datos sobre ese entorno femenino que se ofrecen en las biografías del rey, véase Jaime SALAZAR Y ACHA, “Precisiones y nuevos datos sobre el entorno familia de Alfonso X el Sabio, fundador de Ciudad Real”, Cuadernos de Estudios Manchegos, 20, 1990, p. 211-231. Por supuesto, no se puede olvidar la monografía dedicada a su esposa, debida a la pluma de María Jesús FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón, reina de Castilla, Madrid: Dykinson, 2017.

5 Las Cantigas han dado mucho juego, con trabajos como, por citar recientes, los de Sagrario MEDRANO DEL POZO, “’Marisaltos’, la judía segoviana protagonista de la Cantiga CVII de Alfonso X el Sabio”, Iacobus, 33/34, 2015, p. 95-128 o Ana BENITO DE PEDRO, “Elementos de Reconquista: moras y judías en las Cantigas de Alfonso X”, e-Humanista. Journal of Iberian Studies, 12, 2009, p. 87-106.

6 Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Crónica de Alfonso X, Murcia: Real Academia Alfonso X el Sabio, 1998 (desde ahora se mencionará como Crónica), p. XIII.

7 Concretamente, ha sido de mucha ayuda la documentación compilada por Juan TORRES FONTES (ed.), Colección de documentos para la Historia del Reino de Murcia I: Documentos de Alfonso X el Sabio, Murcia: Real Academia Alfonso X el Sabio, 2008, así como Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario andaluz de Alfonso X el Sabio, Sevilla: Fundación El Monte, 1991.

8 Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ y María Antonia CARMONA RUIZ, Documentación e itinerario de Alfonso X el Sabio, Sevilla: Universidad de Sevilla, 2012.

9 Georges MARTIN, «Hilando un reinado. Alfonso VI y las mujeres», e-Spania, 10, diciembre 2010, https://doi.org/10.4000/e-spania.20134, p. 1. El autor realiza una interpretación de la cuestión sobre una abundante base bibliográfica.

10 Manuel RECUERO ASTRAY, “La reina doña Berenguela y la Chronica Adefonsi Imperatoris”, in: Esther CORRAL DÍAZ (ed.), Voces de mujeres en la Edad Media. Entre realidad y ficción, Berlín y Boston: Walter de Gruyter, 2018, p. 33-44, p. 3, también sobre una interesante base bibliográfica.

11 Sobre la reina se han publicado diversos trabajos, entre los que destacan los de José Manuel Cerda Costabal. El más reciente en el momento en que se escribe este texto es el publicado junto con Félix Martínez Llorente: José Manuel CERDA COSTABAL y Félix MARTÍNEZ LLORENTE, “Un documento inédito y desconocido de la cancillería de la reina Leonor Plantagenet”, En la España Medieval, 42, 2019, p. 59-92, sobre la base de una importante bibliografía.

12 Véase la reciente monografía de Georges MINOIS, Blanche de Castille, París: Perrin, 2018.

13 Sobre las hijas de la pareja véase el trabajo, de significativo título, de Miriam SHADIS, “Happier in daughters than in sons: the children of Alfonso VIII of Castile and Leonor Plantagenet”, in: Miguel GÓMEZ, Kyle C. LINCOLN y Damian J. SMITH (eds.), Alfonso VIII of Castile: government, family and war, Nueva York: Fordham Press, 2019, p. 80-101.

14 Inés CALDERÓN MEDINA, Cum magnatibus regni mei. La nobleza y la monarquía leonesas durante los reinados de Fernando II y Alfonso IX (1157-1230), Madrid: CSIC, 2011, p. 259. Esta autora ha dedicado diversos trabajos, que no se citan por falta de espacio, al papel de las mujeres en la corte leonesa desde la separación con Castilla a la muerte de Alfonso VII y hasta la definitiva reunificación en 1230.

15 Ibid., p. 79.

16 Ibid., p. 81.

17 El análisis de su figura ha generado una importante bibliografía, tan sólo se van a citar algunos trabajos. Una buena introducción a su biografía, en Georges MARTIN, «Negociación y diplomacia en la vida de Berenguela de Castilla (1214-1246). Cuestionamiento genérico», e-Spania, 4, diciembre 2007, https://doi.org/10.4000/e-spania.21609. Véase también, del mismo autor, y entre otros trabajos suyos dedicados a la reina, “Cum ipsa femina esset. Berenguela de Castilla y la cuestión de un gobierno femenino (1214-1246)”, in: Georges Martin, Mujeres y poderes en la España Medieval: cinco estudios, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2011, p. 93-126. Consúltese igualmente el amplio estudio biográfico de Heraclio SALVADOR MARTÍNEZ, Berenguela la Grande y su época (1180-1246), Madrid: Polifemo, 2012, así como los trabajos de Miriam SHADIS, Berenguela of Castile (1180-1246) and political women in the high Middle Ages, Nueva York: Palgrave Macmillan, 2009 y Janna BIANCHINI, The Queen’s hand: power and authority in the reign of Berenguela of Castile, Filadelfia: University of Pennsylvania Press, 2012.

18 En palabras de Miriam SHADIS, “Family and Friends: women at the court of Fernando III”, in: Edward L. HOLT y Teresa WITCOMBE (cords.), The sword and the cross: Castile-Leon in the era of Fernando III, Leiden: Brill, 2020, p. 193-223, p. 194.

19 También corría por sus venas la sangre de la familia imperial bizantina. Sobre la gestación y desarrollo del matrimonio de Beatriz y Fernando III, Julio GONZÁLEZ, Reinado y diplomas de Fernando III, 3 vols., Córdoba: Publicaciones del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Córdoba, 1980, vol. 1, p. 96-99. Véanse también las páginas que dedica a Beatriz de Suabia Gonzalo MARTÍNEZ DÍEZ, Fernando III (1217-1252), Burgos: La Olmeda, 1993. También se ha de consultar Daniel COLMENERO LÓPEZ, “La boda entre Fernando III el Santo y Beatriz de Suabia : motivos y perspectivas de una alianza matrimonial entre la Corona de Castilla y los Staufer”, Miscelánea Medieval Murciana, 34, 2010, p. 9-22.

20 Las crónicas suelen ser parcas en detalles sobre las reinas, como indica Ana RODRÍGUEZ, La estirpe de Leonor de Aquitania. Mujeres y poder en los siglos XII y XIII, Barcelona: Crítica, 2014, p. 117.

21 Crónica, p. 98 y 242, respectivamente.

22 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 125, p. 126-128, p. 127.

23 Ibid., nº 208, p. 230-231.

24 Ibid., nº 387, p. 387-388, p. 387.

25 J. TORRES FONTES (ed.), op. cit., nº 309, p. 343-350, p. 345.

26 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 515, p. 545.

27 Así figura en un documento de 1281, en Ibid., nº 516, p. 487. Resalta esa cuestión M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 349, nota 69.

28 J. TORRES FONTES (ed.), op. cit., nº 1, p. 1-2

29 Ibid., nº 2, p. 2-3, así como nº 3, p. 3-4, o nº 4, p. 4-6.

30 Ibid., nº 5, p. 6-7. Véase también nº 9, p. 10, así como nº 11, p. 12-13 y nº 12, p. 13-14.

31 Ibid., nº 20, p. 23-25.

32 Véase Antonio SÁNCHEZ DE MORA, “Doña Juana de Ponthieu, reina de Castilla y señora de Marchena”, in: Juan Luis CARRIAZO RUBIO y Ramón RAMOS ALFONSO (coords.), Actas de las XI Jornadas sobre historia de Marchena: la mujer la historia de Marchena. Marchena, del 4 al 7 de octubre de 2005, Marchena: Ayuntamiento de Marchena, 2007, p. 11-24.

33 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 41.

34 Ibid., p. 87.

35 Ibid., p. 414.

36 J. GONZÁLEZ, op. cit., vol. I, p. 116-117.

37 J. TORRES FONTES (ed.), op. cit., nº 24, p. 28-29.

38 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 91, p. 95-96.

39 Ibid., nº 161, p. 176-177.

40 Citado por A. BALLESTEROS-BERETTA, op. cit, p. 922-923.

41 J. GONZÁLEZ, op. cit., p. 113.

42 Véase Carlos REGLERO DE LA FUENTE, “Las ‘señoras’ de las Huelgas de Burgos: infantas, monjas y encomenderas”. e-Spania, 24, junio 2016, https://doi.org/10.4000/e-spania.25542.

43 Sobre el caso concreto de Alfonso X, M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 17-22.

44 Citado por M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 132.

45 C. REGLERO DE LA FUENTE, art. cit., p. 19 y 20, respectivamente.

46 Véase, por ejemplo, M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 30, p. 26-27, así como nº 64, p. 60-61. En C. REGLERO DE LA FUENTE, art. cit., se pueden ver ejemplos similares, p. 21. Este autor recuerda que muchas de las donaciones de Alfonso X conservadas entre la documentación del cenobio indican que las mismas se realizaron “por onrra de la inffante donna Berenguella, mi hermana” (p. 22).

47 Ibid., p. 23 y 28, respectivamente.

48 Ibid., p. 25.

49 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 521, p. 560.

50 A su figura se ha dedicado una importante monografía: John Carmi PARSONS, Eleanor of Castile. Queen and society in XIIIth-century England, Londres: Palgrave Macmillan, 1995.

51 Crónica, p. 46.

52 Véase el trabajo de Francisco Javier HERNÁNDEZ, “Relaciones de Alfonso X con Inglaterra y Francia”, Alcanate, 4, 2004, p. 167-242.

53 A ella se refiere con cierta prolijidad Ana RODRÍGUEZ, op. cit., p. 122-125. Sobre el periplo seguido por la princesa hasta su llegada a Castilla, véase Vicente ALMAZÁN, “El viaje de la princesa Cristina a Valladolid (1257-1258)”, Archivos Leoneses, 37, 1983, p. 101-110. Sobre el objetivo último que se perseguía con esa alianza matrimonial, véase Ángel G. GORDO MOLINA, “La princesa Kristina de Noruega en la corte de Alfonso X de Castilla y León. La persecución de objetivos políticos e ideológicos por la vía de las alianzas matrimoniales”, Intus-legere: historia, 1-2, 2007, p. 175-190.

54 A. G. GORDO MOLINA, art. cit., p. 180-181.

55 Se conserva un cierto volumen de documentación: M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 2717, p. 491; nº 2719, p. 491; nº 2988, p. 533; nº 3025, p. 538; nº 3099, p. 549….

56 Ibid., nº 2561, p. 468 y nº 3311, p. 581.

57 Véanse las apreciaciones de Isabella LAZZARINI, Communication & conflict. Italian diplomacy in the early Renaissance, 1350-1520, Oxford: Oxford University Press, 2015, p. 124.

58 Un segundo documento, de 1262, alude también a esas propiedades (M. GONZÁLEZ JIMÉMEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 230, p. 17 y nº 1702, p. 337, respectivamente).

59 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 521, p. 559.

60 I. CALDERÓN MEDINA, op. cit., p. 114.

61 Ibid., p. 115.

62 J. SALAZAR Y ACHA, art. cit., p. 220.

63 I. CALDERÓN MEDINA, op. cit., p. 120.

64 J. SALAZAR Y ACHA, art. cit., p. 220.

65 Miguel Ángel LADERO QUESADA, Guzmán. La casa ducal de Medina Sidonia en Sevilla y su reino, 1285-1521, Madrid: Dykinson, 2015.

66 I. CALDERÓN MEDINA, op. cit., p. 114-115.

67 Vicente Ángel ÁLVAREZ PALENZUELA, “La nobleza del Reino de León en la Alta Edad Media”, in: El Reino de León en la Alta Edad Media: estudios. VII, León: Centro de Estudios e Investigación “San Isidoro” (CSIC-CECEL), 1988, p. 151-329, p. 293.

68 Véase Braulio DÍAZ CAMPOS, “Fernández, Alfonso”, in: Diccionario biográfico de la Real Academia de la Historia, http://dbe.rah.es/biografias/9109/alfonso-fernandez.

69 A las mismas alude M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 151, 152, 210, 237, 296, 298…

70 Véase Pablo MARTÍN PRIETO, “Las Guzmán alfonsinas. Una dinastía femenina en la Castilla de los siglos XIII y XIV”, Mirabilia, 17 (213/2), 2013, p. 251-272, que ofrece importante información.

71 Crónica, p. 11.

72 J. TORRES FONTES (ed.), op. cit., nº 27, p. 19-20.

73 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 28, nota 66, especula con la posibilidad de que también naciera de esa unión Urraca Alfonso, igualmente hija natural de Alfonso X, que es mencionada tanto en el testamento como en el codicilo del monarca, aunque no parece muy factible.

74 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 20, p. 97. La entrega se hizo en concepto de préstamo vitalicio, nº 1494, p. 305.

75 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 28.

76 Ibid., p. 38.

77 P. MARTÍN PRIETO, art. cit., p. 254, con referencias a la correspondiente documentación y a bibliografía.

78 Ibid., p. 256.

79 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 3792, p. 706.

80 Como se resalta en Crónica, p. 19. p. Señala M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 29, que la rodeó “de un cariño que no demostraría a ninguno de sus hijos legítimos”.

81 MANUEL GONZÁLEZ JIMÉNEZ, “Alfonso X y Portugal”, Alcanate, 4, 2004, p. 19-34.

82 P. MARTÍN PRIETO, art. cit., p. 260.

83 Véanse los documentos regestados por M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ Y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., p. 721-722, entre los que se cuenta el contrato para la realización de la sepultura de su madre, así como los reseñados por P. MARTÍN PRIETO, art. cit., p. 260. El apoyo de Alfonso X a las acciones de Beatriz es evidente, tal como muestra un diploma de 1267 por el que el rey aprueba otro previo de Beatriz, en el que indicaba su deseo de que las relaciones entre Santa Clara y el concejo de Alcocer continuaran como en tiempo de su madre (M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ Y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 2012, p. 384).

84 Ibid., nº 2460, p. 454, así como nº 3127, p. 553. Las últimas mercedes se datan en los momentos finales de la vida del soberano, nº 3332 y 3333, p. 584.

85 Por ejemplo, cuando solicita a Alfonso X que proteja a sus vasallos de Alcocer frente al concejo de Huete (Ibid., nº 3045, p. 541)

86 Así se indica claramente en Crónica, p. 206, que narra el desaire de don Dionís a su abuelo, que estuvo esperando en Badajoz para celebrar una entrevista con su nieto a la que aquel finalmente no acudió, pues temía que Alfonso X “lo quería meter en poder de la reyna su madre”.

87 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 518, p. 551.

88 Crónica, p. 241.

89 Ana RODRIGUES OLIVEIRA, Rainhas medievais de Portugal, Lisboa: A esfera dos livros, 2010, p. 143.

90 nº 521, p. 560 y 561.

91 Ibid., nº 518, p. 554.

92 Ibid., p. 563.

93 Ibid., p. 562.

94 Aparte de sus hijos varones, Beatriz había tenido tres hijas. En los inicios de 1264 nació Sancha, que acompañó a su madre y hermana mayor a Castilla, donde falleció en 1279. Cuando ese mismo año tocaba a su fin nació María, que profesó en el monasterio de Santa Cruz de Coímbra; muy posiblemente, su consagración a la iglesia hizo que profesara en el citado cenobio cuando todavía era muy joven, motivo por el que no debió de acompañar a su madre y hermanas mayores a Castilla (véase Humberto BAQUERO MORENO, “Beatriz de Castilla”, in: Diccionario biográfico de la Real Academia de la Historia, http://dbe.rah.es/biografias/8258/beatriz-de-castilla).

95 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, p. 562.

96 P. MARTÍN PRIETO, art. cit., p. 262 y ss. Sobre el papel de la infanta Blanca en Las Huelgas, véase C. REGLERO DE LA FUENTE, art. cit., p. 30-40

97 La importancia de ayas y nodrizas de los infantes herederos, en I. CALDERÓN MEDINA, op. cit., p. 127.

98 A ellas se refiere M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 17.

99 Véase M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA DÍAZ, op. cit., nº 3872, p. 723.

100 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 17, nota 15.

101 Véase I. CALDERÓN MEDINA, op. cit., p.  212-217.

102 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 18, con indicación de algunas de esas mercedes.

103 Ibid., p. 18, nota 19.

104 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 931, p. 224.

105 Ibid., nº 931, p. 224.

106 Ibid., p. 8.

107 Véase M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 63 y ss., así como Francisco de MOXÓ, «El enlace de Alfonso de Castilla con Violante de Aragón», Hispania, 49-171, 1989, p. 69-110.

108 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 3, p. 5-6. Véase también M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit, nº 30, 31 y 34, p. 99.

109 Crónica, p. 8 y 10, respectivamente.

110 Véase, por ejemplo, M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 81-83.

111 Véase ibid., que dedica un capítulo a esta cuestión, concretamente el 3, p. y ss.

112 Ibid., p. 104.

113 J. TORRES FONTES (ed.), Documentos…, nº 25, p. 29-31. Véase también M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 16, p. 14-16; nº 25, p. 21-23; nº 31, p. 27-28… Sin entrar en discusiones sobre las diversas hipótesis que se han propuesto para explicar este uso cancilleresco, de carácter esencialmente protocolario, parece evidente que la mención de las soberanas en los documentos de máxima solemnidad puede ser considerado como un reconocimiento de su poder, también de su capacidad de influencia política a través de su proximidad con el monarca, fuera real o simplemente deseada. Su presencia junto a los reyes en la intitulación contribuía a visibilizar ese poder de las reinas, el destacado papel que jugaban junto a los soberanos, su carácter de pieza imprescindible en el engranaje del reino, sancionado de forma evidente con el nacimiento en su momento de un heredero (que también se incluía en la intitulación), que permitía la proyección hacia el futuro, abriendo nuevas expectativas y una imagen evidente de estabilidad dinástica.

114 M. GONZALÉZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, última vez, nº 482, p. 511-513

115 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 1527, p. 310; nº 2368, p. 439. Sobre el importante patrimonio que atesoró, véase M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 168-172.

116 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 1442, p. 298. Similar, dirigido a los clérigos de Pedraza, nº 1450, p. 299. Otro, para los clérigos de Ávila, nº 1493, p. 305.

117 Ibid., p. 703-705. Respectivamente, nº 3775, 2776, 3777, 3778, p. 703 y 3782, 3783 y 3785, p. 704; nº 3779, p. 703 y nº 3789, p. 705; nº 3781, 3784 y 3786, p. 704. Violante ejerció un importante patrocinio religioso, que también se extendió a la esfera cultural (M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 172-193).

118 En acertada expresión de María Jesús FUENTE, “Las cartas visibles e ‘invisibles’ de una mujer política: Violante de Aragón (1236-1300) reina y madre”, in: Jean-Pierre JARDIN et al. (coords.), Cartas de mujeres en la Europa medieval. España, Francia, Italia, Portugal (siglos XI-XV), Madrid: La Ergástula, 2018, p. 17-33.

119 Crónica, p. 47.

120 Véase M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 206 y ss.

121 Algunos ejemplos en ibid., p. 132-135.

122 Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ, “Jaime I el Conquistador y Alfonso X el Sabio: una compleja relación de encuentros y desencuentros”, in: Manuel GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Estudios alfonsíes, Granada: Universidad de Granada y Academia Alfonso X el Sabio, 2009, p. 225-250.

123 M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 135-136.

124 Ibid., p. 194-201.

125 Crónica, p. 152-157 y p. 157-164, respectivamente.

126 Crónica, p. 91-92. Sobre el papel político de Violante, véase M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón.., capítulo 5, p. 129-165. Señala también que “la reina mantuvo cierta armonía con su esposo, al menos en lo referente a cuestiones políticas”, hasta que la muerte de Fernando de la Cerda determinó el alejamiento, tanto personal como político, de la pareja (p. 141). También afirma que la reina fue protagonista de algunos “éxitos políticos”, que la convirtieron en “esencial” para Alfonso X, pues le permitían dedicar más tiempo y esfuerzos a sus pretensiones imperiales (p. 140).

127 Además del análisis de esta cuestión por M. J. FUENTE PÉREZ, ya aludido más arriba, véase el espacio que le dedica Crónica, p. 114 y ss.

128 M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 153.

129 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 3328, p. 584. Sobre su situación económica al fina de su vida, véase M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 153-155.

130 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit, nº 3643, p. 680.

131 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 303 y ss. Sobre el papel de Violante en el conflicto sucesorio, M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 142-151.

132 Sobre esta cuestión, M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 98.

133 Crónica, p. 193. Sobre otros posibles motivos para la fuga, véanse los argumentos del editor, nota 285.

134 Ibid., p. 198-199.

135 Ibid., p. 223.

136 Nació en 1263 y murió en 1264. Por tanto, existe un problema evidente con el documento datado en 1279 en virtud del cual el rey ordena al concejo de Villa Real que la reciba por señora (M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 3120, p. 552).

137 Las pocas noticias que se conservan sobre la infanta se pueden consultar en Fernando GUTIÉRREZ BAÑOS, “El sepulcro de la infanta doña Leonor, hija de Alfonso X el Sabio, en el Real Monasterio de Santo Domingo de Caleruega (Burgos)”, Quintana, 13, 2014, p. 185-197.

138 J. TORRES FONTES (ed.), op. cit., nº 26, p. 31-32 (aunque debe de haber un error en la fecha, pues consta 1252); nº 34, p. 46-47; nº 35, p. 48-49…. M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 74, p. 70-72; nº 75, p. 72-74; nº 76, p. 74-75…

139 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 142, p. 152-154; nº 146, p. 155-158…

140 Ibid., nº 168, p. 187-188…

141 Sancho, Pedro, Juan y Jaime (ejemplos: ibid., nº 207, p. 228-230; nº 229, p. 251-252; nº 262, p. 292 y nº 348, p. 375-376, respectivamente).

142 Significativamente, muerto Fernando tampoco se hace en un primer momento esa precisión con el infante Sancho, que en principio simplemente es calificado de “hijo mayor” aunque luego sí se le denomine “hijo mayor e heredero”, indudablemente como consecuencia de la problemática sucesoria (ibid., nº 429, p. 452-453 y nº 439, p. 461-462, respectivamente).

143 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 820, p. 208.

144 Sobre las negociaciones, ibid., nº 821, 822 y 823, p. 208, así como nº 824, p. 209. El despliegue de embajadores da idea de la importancia que se daba al concierto matrimonial, ya un hecho en diciembre de 1255 (nº 1053, p. 208; también, nº 1097, p. 246).

145 Ibid., nº 2592, p. 472. Véase también nº 3133, p. 554 y nº 3862, p. 721. Una de las dos menciones a la infanta en la crónica de su padre alude a ella como señora de Guadalajara (Crónica, p. 10).

146 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., p. 65 y 71, respectivamente.

147 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 521, p. 561.

148 C. REGLERO DE LA FUENTE, art. cit., p. 29.

149 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 233-234.

150 J. SALAZAR Y ACHA, art. cit., p. 219. Véase Crónica, p. 225

151 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 1924, p. 37; nº 2158, p. 406, también nº 3396 y 3399, p. 613; y nº 2225, p. 417, respectivamente.

152 Ibid., nº 3396 y 3399, p. 613.

153 Entre los tratos que se anudaron en torno al fallido proyecto matrimonial, la promesa de arras para la novia de Alfonso X (ibid., nº 2245, p. 428).

154 José Manuel NIETO SORIA, Sancho IV de Castilla (1284-1295), Gijón: Trea, 2014, p. 22.

155 Ibid., p. 43-44.

156 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 521, p. 562. Sobre el concierto matrimonial, M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ y Mª A. CARMONA RUIZ, op. cit., nº 2374, p. 440 y nº 2483, p. 457. Ambas bodas se celebraron al unísono, como se indica en Crónica, p. 212.

157 M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ (ed.), Diplomatario…, nº 521, p. 562. Igualmente, ordena otra merced para ayuda de casamiento a su sobrina Inés Alfonso, hija de su tío el infante Alfonso de Molina, 50.000 maravedíes. Parece que se trata de una hija ilegítima del infante, tío de Alfonso X, fallecido en 1272.

158 Véase esta hipótesis en M. GONZÁLEZ JIMÉNEZ, Alfonso X…, p. 368, nota 122. La alusión a esta dama y a su hijo no consta en todas las copias del documento.

159 Véanse las reflexiones conclusivas de M. J. FUENTE PÉREZ, Violante de Aragón…, p. 229 y ss.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

María del Pilar Rábade Obradó, « Aproximación al entorno femenino de Alfonso X », e-Spania [En ligne], 39 | juin 2021, mis en ligne le 19 juin 2021, consulté le 01 août 2021. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/40874 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.40874

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search