Navigation – Plan du site

AccueilNuméros39VariaA la sombra de un ilustre apellid...

Varia

A la sombra de un ilustre apellido. El canónigo toledano don Juan de Silva y Ribera

Ramón Sánchez González

Résumés

Étude à partir de l’histoire sociale de la trajectoire d’un chanoine du puissant chapitre du primat de Tolède, dont l’origine illégitime, la faible formation religieuse et la simple appartenance aux d’ordres mineurs – seul prêtre d’épistole – ne l’ont pas empêché de faire partie du haut clergé de Tolède et de s’intégrer de façon remarquable dans les élites de la ville, d’où est issue sa lignée, celle des Silva et des Ribera, des marquis de Montemayor, des notaires majeurs, des dirigeants de la ville et des commandants de l’alcazar, des ponts et des portes. Les réseaux sociaux et l’osmose entre les groupes sociaux privilégiés sont notoires.

Haut de page

Texte intégral

1El canónigo de la Santa Iglesia de Toledo, don Juan de Silva y Ribera bien puede representar un estereotipo de personaje “normal” –entendido el adjetivo como sinónimo de habitual, convencional o abundante– dentro de la anormalidad –interpretada en el sentido de ajeno a los convencionalismos establecidos por las leyes– aceptada por los contemporáneos en el diseño de los valores característicos de la sociedad estamental del Antiguo Régimen.

2Hijo ilegítimo de un marqués, integrante del clero superior. He aquí los rasgos más significativos de su personalidad. Ser vástago de un encumbrado aristócrata, no era frecuente, dada la limitación numérica de títulos nobiliarios, pero tampoco revestía una peculiaridad digna de subrayarse, de no darse la circunstancia de ser hijo natural, algo fuera de lo común, si bien, por otro lado, tampoco excepcional, ni mucho menos piedra de escándalo.

  • 1 La trayectoria de este esclarecido noble, a partir del cual, el linaje adquirió su máxima brillante (...)
  • 2 Pese a existir libros sacramentales de bautismos desde 1532, no se han localizado ni el de María, n (...)

3Pertenecía a una familia poseedora de un título, marqués de Montemayor, adquirido en 1538 por concesión del emperador Carlos V a Juan de Ribera, en virtud de los relevantes servicios prestados en la Guerra de los Comunidades de Castilla (1520-1521) desempeñando el cargo de Capitán General de las tropas realistas1. El III marqués de Montemayor, padre homónimo del futuro canónigo, permaneció toda su vida aferrado a la soltería, sin ningún tipo de inclinación por el matrimonio, aunque sí por conculcar el sexto mandamiento. Las largas permanencias en la casa palacio de una de sus villas, Villaseca de la Sagra, donde residía de forma continuada, desataron una pasión por una joven local, María Díaz, a quien rondaba con asiduidad en su domicilio a vista de sus vecinos a la luz del día y quienes la veían entrar en palacio. Fruto de esos encuentros, más o menos clandestinos fue el niño Juan, bautizado probablemente en la parroquia villasecana de Santa Leocadia2.

4Ingresó en el estamento eclesiástico, siguiendo la costumbre de tantos y tantos segundones de las familias nobiliarias. Juan de Silva abrazó la religión, entró a engrosar el nutrido contingente de miembros de la Iglesia, no obstante, da la impresión de acceder más que a servirla a servirse de ella y a disfrutar de todos los privilegios y preeminencias inherentes al estado clerical. La condición de clérigo de epístola –ni siquiera presbítero– no fue óbice para alcanzar una canonjía, pero sí parece delatar el poco entusiasmo por la vocación religiosa.

5Hasta aquí, unos atributos que, sin ser el pan nuestro de cada día, tampoco supusieron ningún contratiempo reseñable en la mentalidad del siglo XVII. Posiblemente sí resultó más llamativa la determinación de su progenitor, tomada en el testamento, dictado en Villaseca el 18 de diciembre de 1604, en una de cuyas cláusulas especifica sin ningún género de dudas: “dejo y nombro y señalo por mi universal heredero a don Juan de Silva y Ribera, mi hijo e hijo de María Díaz, su madre”. He aquí un padre dispuesto a allanarle los obstáculos y si no a sembrar de flores su camino, sí a desbrozárselo de dificultades otorgándole una posición económica desahogada. Preciso es recordar la ausencia de otros descendientes, pero que todas sus posesiones y hacienda pasaran a sus manos con el severo perjuicio ocasionado al patrimonio del Estado de Montemayor, y a quien más tarde sería su nuevo titular, don Juan Luis de Silva y Ribera, primo del canónigo, difícilmente se podía aceptar. Menos aún permanecer de brazos cruzados viendo como lo disfrutaba un descendiente bastardo.

6Con el presente estudio se pretende esclarecer las conexiones entre los dos estamentos privilegiados de la sociedad moderna, el paso de uno a otro, observando las motivaciones, ordenamientos o fórmulas jurídicas habituales. Previamente, se intenta reconstruir, en la medida que los documentos (parroquiales, municipales, capitulares, notariales) lo permiten, la trayectoria vital del canónigo objeto de análisis. Una vez ingresado en el cabildo catedralicio examinar el grado de participación en la vida interna de la institución es un buen procedimiento para conocer el papel desempeñado y la relevancia otorgada por la clerecía catedralicia. Informaciones complementarias nos permitirán constatar su acomodación al nuevo estatus social en cuanto atañe a confort y bienes materiales, ajustándose a la expresión popular de “vivir como un canónigo”.

7Establecidos estos puntos de partida a modo de presentación, conviene pasar a escudriñar algunas cuestiones para una mejor comprensión del personaje y su época.

Datos biográficos de Juan de Silva y Ribera

8No ha resultado sencillo indagar en su pasado. La carencia de suficientes fuentes de información, la dejadez en la observancia de las normas relativas a los libros sacramentales custodiados en las parroquias, la inexistencia de un archivo nobiliario familiar son algunos de los factores negativos a la hora de reconstruir su historia vital. Sin embargo, no impide el conocimiento, imperfecto, de diversas facetas personales y familiares.

Los expedientes de limpieza de sangre

  • 3 Archivo Capitular de Toledo (ACT), Expediente de limpieza de sangre, 113. Oportuna la lectura del e (...)
  • 4 Archivo Municipal de Toledo (AMT), Expedientes de admisión de Hermanos de la cofradía de san Pedro, (...)
  • 5 Documentada en el siglo XV, si bien sus miembros remontan la fundación al reinado de Alfonso VI y l (...)

9Una de las fuentes de mayor utilidad –admitiendo sus limitaciones– para la comprensión de las raíces familiares ha sido la consulta del expediente de limpieza de sangre3, exigencia imprescindible, previa a poder tomar posesión de la canonjía obtenida en 1612. Realmente no fue la primera vez en que se vio obligado a someterse al trámite de comprobación de tener sangre limpia, pues lo necesitó en 1601 al integrarse en la cofradía de san Pedro4, una de las más antiguas de la ciudad5.

10La exploración de la genealogía y limpieza de 1601 pocas novedades aporta en relación con la tramitada por el cabildo once años después, aparte de servirse del testimonio de personas distintas. Las más significativas, el estado de soltería de la madre y la referencia a la instrucción: “ha estudiado y estudia”.

  • 6 Hay alguna referencia personal curiosa a la hora de recordar. Don Gómez Dávila y de las Roelas, de (...)

11Más de medio año duraron las pesquisas, desde el 10 de junio en que, en cabildo, los hermanos y cofrades designan, de entre sus componentes, a dos comisarios –Gaspar Dávila y Alfonso Fernández Pantoja, ambos del Santo Oficio de la Inquisición– para efectuar las indagaciones hasta el 28 de diciembre, fecha de conclusión de la investigación con la emisión de un informe totalmente favorable. Durante estos meses en Toledo, Villaseca, patria chica del afectado y su parentela, Casarrubios y Grajal (León), localidades de procedencia del entorno parental, toman declaración a veinticuatro individuos, cinco pertenecientes al servicio del Tribunal de la Fe. En su inmensa mayoría son de edad avanzada, y todos admiten conocer sobradamente a los investigados, ya fuera de vista, trato, comunicación, conversación, o de todo junto. Circunstancias heterogéneas son invocadas para dar fe de la veracidad de sus explicaciones: compartir vecindad y vivir enfrente de la casa de los Silva Ribera, ser vasallos o naturales y afincados en las villas de reconocimiento, haber desempeñado el oficio de alcalde ordinario, por noticias dadas por cierto “hombre de mucha memoria” o “personas ancianas de fe y crédito”6.

Hijo natural de ilustre cuna

12Sin la menor sombra de duda, la totalidad de los deponentes coinciden en resaltar su origen de ilustre cuna y linaje de cristianos viejos, limpios de sangre todos los ascendientes del aspirante a cofrade. La resolución final presentada es clara y contundente, sin resquicio de la más mínima sospecha de impureza

Don Juan de Silva y Ribera es muy caballero cristiano viejo, limpio, de limpia sangre y generación sin raza ni mácula de judío ni moro ni converso ni de otra secta nuevamente convertido ni condenado ni penitenciados ni castigado por el Santo Oficio de la Inquisición y persona quieto y pacífico y que conforme a la bula y estatutos y regla de nuestro cabildo tiene las cualidades para ser recibido por cofrade y así lo juramos a Dios y a la Cruz.

13Previamente ha subrayado su estado de hijo natural, si bien suavizada la irregularidad con la alusión a la soltería de los progenitores y no estar sujetos a compromiso alguno, ni seglar ni religioso:

Es hijo natural de don Juan de Silva y Ribera marqués que de presente es de Montemayor y de María Díaz habido siendo los susodichos libres, solteros, no sujetos a matrimonio ni religión ni con impedimento alguno por donde no se pudieran casar, y el dicho marqués dijo ser tal su hijo natural y por tal le tenía y había criado que para este efecto nos informamos de palabra del susodicho…

14La coincidencia al respecto es unánime al afirmar “el dicho marqués le tiene en su casa y mesa y le alimenta y sustenta así en su casa como en estudios tratándole como a hijo suyo”. Varios de los interrogados aportan a modo de prueba haber oído al aristócrata llamarle hijo y a éste, padre y madre a sus progenitores.

  • 7 Fernando BOUZA ÁLVAREZ, “Corte es decepción. Don Juan de Silva, Conde de Portalegre”, in: José MART (...)

15Otro argumento de fuerza invocado a favor de la buena reputación de la Casa Silva y Ribera y su estirpe se expresa en la afirmación “por ser como son caballeros muy principales y titulados de esta ciudad y ser de las casas más conocidas de ella”, y contar con primos hermanos en posesión de hábitos de órdenes militares (Juan de Silva, conde de Portalegre7, Calatrava; Pedro de Silva, alférez mayor, Santiago; también el tío don Gómez de Silva, de Calatrava). Alonso Segura, uno de los interrogados, añade un dato curioso y significativo “ser cabeza de bando en esta ciudad”. En cuanto a la genealogía materna, carente de lustre social, se resalta con énfasis la consideración de “gente muy honrada y de muy buen trato y hábitos en esta villa”.

  • 8 Además de la declaración de María Díaz, madre del pretendiente, intervienen seis deponentes en Tole (...)
  • 9 Con igual nombre y apellidos existió un canónigo en la década de 1570, un regidor en 1622 y un caba (...)
  • 10 Como se puede comprobar, el cabildo fue más diligente que la cofradía en la elaboración del informe (...)

16Retomando el hilo catedralicio, el cabildo asignó a Cebrián Muñoz de Vizcaya, Juez Apostólico, canónigo de 46 años, el encargo de llevar a término la información. Para ello inició en enero de 1612 un periplo con etapas en los mismos núcleos urbanos mencionados anteriormente. No faltó algún momento accidentado, como sucedió en Guadarrama, cuando la fuerte lluvia y un “muy grande aire” le impidió pasar el puerto viéndose obligado a detenerse en la villa serrana. Una treintena de hombres y mujeres8 desfilaron ante don Cebrián para dar respuesta a sus preguntas, trasladadas al papel, más otras ocho examinadas in voce. Sujetos de toda condición, vinculados de alguna manera con las familias Silva o Díaz. En la nómina de interpelados se hallan miembros de la nobleza (Lope de Guzmán, conde de Villaverde, doña Juana de Castilla, pariente algo alejada de los Silva quien “trató y comunicó mucho tiempo” a los abuelos), eclesiásticos (fray Jerónimo Mejía de Gomara9, religioso de la orden de san Francisco), escribanos (Gabriel de Morales “ha visto muchos papeles y escrituras” de los Ribera), alcalde de la Santa Hermandad Nueva (Juan de Huerta), alcaldes ordinarios, junto a un nutrido contingente de anónimos lugareños. En los primeros días de abril, es decir a los cuatro meses se dan por concluidas las pesquisas10.

Antecedentes familiares

  • 11 Luis SALAZAR Y CASTRO, Historia genealógica de la Casa de Silva, Madrid, 2 tomos, 1685. En realidad (...)
  • 12 Su nombre aparece recogido en las obras de Juan Cristóbal CALVETE DE LA ESTRELLA, El felicissimo vi (...)

17Muy nítidos son los correspondientes a la vía paterna, cuya genealogía propia de un noble encumbrando aparece perfectamente documentada hasta en sus pormenores más nimios11. De la biografía de don Juan de Silva se puede subrayar varios aspectos, tales son el desempeño del oficio de gentilhombre de boca de la Casa de Borgoña desde 1556 a 1596, su integración en el séquito del “felicísimo viaje”, emprendido en 1548, del entonces príncipe Felipe por los Países Bajos12, su presencia en Picardía combatiendo contra los franceses en 1558 y, años después, poniendo sus armas al servicio de la Corona en tierras portuguesas, bajo el mando del duque de Alba en 1580. Junto al marquesado disfrutaba de otros títulos y cargos honorables, a saber, Notario Mayor, Alcalde Mayor de la Mesta del reino de Toledo, Alcaide del alcázar, puentes y puertas de la ciudad, más regidor de la ciudad del Tajo.

18Los abuelos paternos del canónigo fueron don Juan de Silva Ribera, II marqués de Montemayor y doña María de Vega. Esta dama, oriunda de Grajal (León) era hija de Hernando de Vega y Blanca Enríquez. Don Hernando acumuló títulos y dignidades: señor de la villa de Grajal, presidente del Consejo de la Orden de Santiago, vocal del Consejo Real y comendador mayor de Castilla de la Orden de Santiago. Doña Blanca provenía de una familia de lustre. Emparentada con el tronco de los Enríquez, Almirantes de Castilla, tuvo un hermano, Juan, virrey de Sicilia y presidente del Consejo de Castilla. Gozaba de excelente reputación, considerada “señora muy principal y de muy gran casa”. Murió en el mismo pueblo leonés donde nació y fue enterrada en su iglesia.

19Cosa muy distinta es ahondar en las raíces maternas de una irrelevante familia asentada desde hace décadas en el solar villasecano. Los progenitores de María Díaz, nacida en 1566, Juan Rodríguez Cogeces y María Díaz, eran naturales y vecinos de Villaseca, si bien sobre el varón oscilaban las opiniones de si había nacido aquí o vino siendo de muy corta edad, cuando su progenie, procedente de Casarrubios, se trasladó a vivir a la villa de los Ribera. Fue el abuelo, también Juan de nombre, persona de difícil carácter y temperamento agresivo, quien, por una pendencia habida en su pueblo con un paisano, optó por cambiar de aires y establecerse en Villaseca donde residía una cuñada “rica” –hermana de su esposa Ana Ramos– arrastrando tras de sí a toda la familia. Otro encontronazo, tiempo después, en esta ocasión “porque como mal sufrido que dijo que era riñó en esta villa con un criado del marqués” motivó el retorno a Casarrubios donde pasaría el resto de sus días, no muchos, pues al “poco tiempo como allá llegaron se le hinchó la garganta y murió”.

20Catalina García de Ramos, la tía pudiente, gozó de un abultado patrimonio, merced a haber contraído nupcias con Sebastián Ramírez “hombre muy honrado y rico de esta villa”. Mostró una gran debilidad por su sobrino Juan Rodríguez, de quien llegó a decir “que ella le había hecho bellaco de tanto como le quería cuando le criaba de chico” y por esa razón le auxilió económicamente para evitarle, junto al resto de la parentela, pasar estrecheces y penurias. El agraciado Juan desempeñó “oficios honrados”, casó con María Díaz y del matrimonio nacieron cuatro hijos, un varón y tres mujeres, dos de ellas casadas en la vecina localidad de Añover de Tajo.

  • 13 En el expediente se indica ser de Toledo, pero sus padres y él están inscritos en los libros sacram (...)

21Aunque Gaspar de Santa María, Familiar del Santo Oficio, natural de Villaseca13, marido de María Díaz, la madre del clérigo Silva, apuntó en su declaración un impreciso haber oído decir a su suegro el origen hidalgo de los Cogeces, –“y aún que también podrían probar ser hidalgos”– originarios de Móstoles, afincados en Casarrubios, nada sólido se ha encontrado para confirmar esta afirmación, expresión más bien de un deseo oportunista y no de una realidad tangible y contrastada. Fuera de cualquier tipo de dudas, sin atreverse nadie a ponerla en entredicho, es la inmaculada procedencia familiar: “es muy limpia y cristiana vieja”.

22La trayectoria pulcra de los Silva y Ribera resulta probada y evidente. Linaje acrisolado a lo largo de generaciones, con eximios nombres al servicio del rey, de la monarquía y de la Iglesia. La averiguación de su limpieza de sangre era un mero trámite, inexcusable por la normativa en vigor de la Santa Iglesia toledana, pero casi ofensiva al verse impelidos a responder a una indagación rayana en la impertinencia. El Conde de Villaverde afirma

sabe que son y fueron gente muy principal y calificada como es notorio en estos reinos sin que hayan tenido ellos ni sus ascendientes… raza ni mácula… sino que son cristianos viejos, limpios de ninguna de las dichas razas de moros judíos ni herejes ni penitenciados por el Santo Oficio.

23Otro testigo, Gregorio de Corral de Estrada, de 61 años –“de vivienda”–, no se queda corto al juzgar la prosapia de los marqueses “una de las casas más calificadas de Castilla de nobleza y limpieza”.

Crianza y salvaguarda material de María Díaz

  • 14 Es significativo el dato, pues con frecuencia el reconocimiento se hacía años después. Don Juan Jos (...)
  • 15 Manuscrito del Bachiller Gregorio Díaz Martín, Villaseca, 1867, fol. 175.

24Expuestos los orígenes familiares, de hecho y luego de derecho, el noble admitió de inmediato la paternidad del muchacho. Era público y patente en el pueblo, “por tal lo tiene reconocido desde que nació14 el marqués criándolo y alimentándolo y últimamente dejándole por su heredero”, declaró María la madre; su hermana Catalina manifestó: “destetó al dicho don Juan y estuvo con él en Villaluenga y en el palacio de su padre hasta que ya mayor andaba con su ayo”. Abundan los testimonios de los lugareños coincidentes en la aseveración de la crianza del niño en las casas de don Juan de Silva. Incluso fray Jerónimo Mejía de Gomara, 77 años, conocedor de la familia al ser interrogado afirmó del aspirante a canónigo ser hijo natural “y por tal es tenido y reputado sin haber cosa en contrario y le reconoció por tal su hijo el marqués y le heredó de su hacienda libre”. Resulta aventurado indicar las razones explicativas de tanta diligencia para hacerse cargo de la criatura. Tal vez el ser soltero, no tener hijos –al menos conocidos-, quizás el afecto hacia la madre… estén detrás del rápido reconocimiento. Realmente, mostró preocupación por dejar en una desahogada posición económica a María –no en vano le había dado su único descendiente– y, evidentemente, intervino en la elección de marido. A través de un manuscrito del siglo XIX15, se conoce un documento, extraído de “un cuaderno de escrituras del Sr. Conde de Montemar” conservado en el palacio, fechado en Villaseca a 4 de octubre de 1591, donde se garantiza el futuro de María Díaz. Lleva una aclaración preliminar justificativa

Por hacer bien e merced a la dicha María Díaz e por sus bienes dotales y en remuneración de algún cargo que yo tenga luego que se efectúe el matrimonio le daré los bienes e maravedises (sic) siguientes y con las condiciones siguientes.

25A Gaspar le proporciona “la tenencia y alcaldía de la puerta del Cambrón de la ciudad de Toledo con sus derechos y aprovechamientos, y de ella mandaré librar título en forma… para que la tenga e goce”. Si por decisión del rey o del marqués se la quitasen estaría obligado a entregar a su esposa María anualmente, “por todos los años de sus días”, 25.000 maravedís.

26Al margen de esta circunstancia le concede la cantidad de 10.000 maravedís y 24 fanegas de trigo en grano, señalados de sus rentas tras su fallecimiento, pagaderos por los herederos de sus bienes. Con esta donación quiere evitar la petición de “alimentos por justicia a D. Juan de Silva e Rivera su hijo e mío”, mostrándose muy radical si quebranta este precepto “e si los pidiere por solo poner demanda ante el rey o su audiencia aunque no siga la causa ha de cesar e cesa la paga” de todos los beneficios estipulados, desde el preciso momento de interponer la demanda. Por una sola vez le dará 400 ducados en dos pagos separados por un trimestre de tiempo.

27Además de la parte material determina, en el supuesto del fallecimiento de Gaspar y de aflorar un nuevo deseo de contraer nupcias de María, la imposición de contar con una “orden y licencia” suya o de su hijo, “después de sus días” y para no mancillar el honor del hijo “ha de hacer vida honesta y recogida a elección mía” o, posteriormente, de su descendiente o del tutor, siendo menor. Se recalca en varios momentos un requisito: “todo comenzará a correr desde el día que se velen”, es decir, primero el matrimonio y luego el disfrute de los beneficios dotales. Expresa su voluntad de encargar a Gaspar de Santa María la expedición, ante escribano, de una carta de dote donde se escrituren todos los bienes.

El riesgo de las conjeturas

  • 16 Haciendo cábalas en virtud de las noticias imprecisas recogidas, me atrevo a señalar como datos más (...)

28A partir de aquí se pierde el rastro en la infancia del futuro clérigo, un manto de silencio envuelve su trayectoria vital. Ha sido imposible averiguar cuál fue la fecha exacta de su llegada al mundo. Como hipótesis, sobre la base de conjeturas razonables a partir de las contestaciones de los testigos a los dos expedientes de limpieza de sangre, se puede intentar hacer una aproximación. Fuera de dudas queda el nacimiento e infancia en Villaseca; ahora bien, en 1601 varios declarantes asentados en la ciudad del Tajo dicen conocer al aspirante desde hace cuatro años. Podría deducirse el cambio de domicilio a Toledo en 1597 motivado por el propósito de cursar estudios siendo adolescente (¿13 o 14 años?). De acuerdo con esta presunción habría nacido en 1584 o 1583 y, con casi total certeza, en los años comprendidos entre 1580-158516.

  • 17 David MARTÍN LÓPEZ, Orígenes y evolución de la Universidad de Toledo (1485-1625), Toledo: Ediciones (...)

29Varios informadores señalan la condición de estudiante, pero ¿qué estudios?, ¿de Latinidad o superiores en la Universidad de Santa Catalina o el Colegio de San Bernardino, centros establecidos en la capital17 dedicados a explicar los grados de Artes, Derecho (Canónico y Civil) y Teología? Con anterioridad se dispone de una escueta referencia a un preceptor en Villaseca contratado por el progenitor para encaminar sus pasos, darle instrucción e inculcarle una buena educación. No obstante, con el correr de los años descubrimos su conexión con la Universidad de Toledo, donde se graduó en Leyes y ocupó una cátedra de Víspera. No debe descartarse la posibilidad de proseguir estudios en otros focos del saber, en particular las célebres universidades de Alcalá o de Salamanca. Complementaria al conocimiento letrado mostró una inclinación, verosímilmente más por conveniencia que por vocación, hacia la vida religiosa plasmada en la ordenación, primero recibiendo órdenes inferiores y, más tarde, clérigo de epístola, o subdiácono.

  • 18 Exactamente se señalan 43 libros de marca mayor encuadernados en pergamino de historias y otras cos (...)
  • 19 Miguel de CERVANTES SAAVEDRA, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Madrid, 1963, J. Pérez (...)

30Al hilo de la faceta intelectual, entre los bienes inventariados en su casa de Villaseca de la Sagra se encuentran sobre una mesa grande de taracea 86 libros, sin embargo, salvo una Biblia encuadernada y un misal, amén de una escueta anotación “de historias y otras cosas”, poco más sabemos del contenido para poder conocer sus gustos literarios18. Tampoco se puede comprobar si sus aficiones lectoras coinciden con las del anónimo canónigo toledano del Quijote –“sé más de libros de caballería que de las Súmulas de Villalpando”19– y si sigue los derroteros de los amantes de ese género tan próximo a los ideales de la pequeña nobleza.

Canónigo de la Santa Iglesia de Toledo (1612-1622)

  • 20 Canónigo y Visitador General del Arzobispado, miembro del Consejo de la Gobernación, publicó en 160 (...)
  • 21 Las bulas de coadjutoría suponían una importante fuente de ingresos para Roma. Sobre este aspecto r (...)

31La vinculación con el cabildo catedralicio se estrecha en el momento de adquirir una bula de coadjutoría, ligada al canónigo don Juan Bravo de Acuña20, personaje al que no le une ningún lazo familiar. La coadjutoría se había convertido en práctica habitual dentro de los mecanismos de provisión, objeto, por ello, de especial vigilancia y, por momentos, de censura. Se trataba de una concesión papal21 otorgada con la finalidad de prestar auxilio al titular cuando se encontraba anciano, enfermo o imposibilitado, para poder cumplir con las obligaciones inherentes a su empleo y solía ir acompañada del subsiguiente derecho de sucesión. A pesar de las restricciones introducidas por el Concilio de Trento en aras de evitar abusos, o las precedentes solicitudes de su disminución en la Congregación de las Iglesias de Castilla y León (1517) y en las cortes celebradas en Madrid (1528), fue un procedimiento muy extendido y con gran peso en la composición de determinados cabildos catedrales.

  • 22 Rafael VÁZQUEZ LESMES, Córdoba y su cabildo catedralicio en la Modernidad, Córdoba: Monte de Piedad (...)
  • 23 Antonio IRIGOYEN LÓPEZ, Entre el cielo y la tierra, entre la familia y la institución. El cabildo d (...)
  • 24 Antonio CÁNOVAS BOTÍA, Auge y decadencia de una institución eclesial: el Cabildo Catedral de Murcia (...)
  • 25 Arturo IGLESIAS ORTEGA, “Cómo llegar a ser canónigo en el siglo XVI: formas de ingreso en el cabild (...)
  • 26 Francisco José GARCÍA PÉREZ, “Los canónigos de la catedral de Mallorca durante el siglo XVII”, Caur (...)
  • 27 Emilio CALLADO ESTELA, El cabildo de la catedral de Valencia en el siglo XVII. Crisis y conflicto, (...)

32Un sumario recorrido por algunas diócesis nos ilumina sobre esta cuestión. En Córdoba fue muy utilizada, de forma especial en el Seiscientos22; para esa misma centuria fue la modalidad de acceso más habitual, con el 34%, en el cabildo murciano23 y décadas después, más concretamente en la primera mitad del siglo del Setecientos supusieron un tercio del total24; en Santiago de Compostela, el 24.81 % accedían mediante esta fórmula25. En la Corona de Aragón se hallaba igualmente arraigado este sistema de admisión al canonicato. En Mallorca “fue una práctica bastante común… aunque no muy utilizada”26; en Valencia, la reina gobernadora Mariana de Austria escribió en 1669 al sumo pontífice para solicitar su suspensión y evitar “llenarse por el medio de coadjutorías de sujetos menos a propósito los cabildos”27.

  • 28 Antonio J. DÍAZ RODRÍGUEZ, “El precio del nepotismo. Coadjutoría y resigna en las catedrales andalu (...)
  • 29 Antonio IRIGOYEN LÓPEZ, “Del campo a la ciudad: los racioneros Guerrero y la promoción social de su (...)
  • 30 Javier BURRIEZA SÁNCHEZ, “Ser canónigo en la Castilla del Barroco”, in: Emilio CALLADO ESTELA (ed.) (...)
  • 31 Así lo han puesto de relieve para el cabildo de Évora (Portugal) Antonio J. DÍAZ RODRÍGUEZ y Ana Is (...)

33Juan de Silva alcanzó a aprovecharse de ese arbitrio muy divulgado en la época, junto al de la resigna –renuncia voluntaria al beneficio a favor de otro, resigna in favorem– y que dieron lugar, en algunas catedrales, a una patrimonialización de las prebendas en manos de determinadas familias y a su perpetuación en el seno del cabildo. Numerosos estudios de ámbitos geográficos dispersos, a saber, Andalucía (Córdoba, Sevilla, Cádiz)28, Murcia29, Valladolid30, en el corazón de Castilla, y fuera de nuestras fronteras, en el país vecino31 dan fe de esta situación.

  • 32 Ver nobles incrustados en la Sede Primada fue algo corriente conforme ha demostrado Santos JAIME VA (...)
  • 33 Muy ilustrativo al respecto lo sucedido con Luis de Oviedo, clérigo, familiar de Sandoval y escriba (...)

34Por otro lado, supo sacar partido a una estrategia de promoción social diseñada para estar presente en una de las instituciones de mayor rango social32. Del mismo modo no deja de ser una muestra más de la endogamia propia de una élite nobiliaria firmemente enraizada en la ciudad Imperial, los Silva y Ribera. Existía una situación coyuntural, latente desde hacía unos años, muy restrictiva por parte del cabildo a permitir el ingreso por procedimientos poco ortodoxos, burlando las normas, arrastrada desde hacía unos años por el exagerado nepotismo del cardenal primado don Bernardo de Sandoval, cuya pretensión de colocar en canonjías a familiares y criados fue rechazada con rotundidad avivando, como es lógico, un profundo desencuentro en el seno de la iglesia toledana33. Con la compra de la bula se esquivaba este problema.

  • 34 Archivo Histórico Provincial de Toledo (AHPT), Gabriel de Morales, protocolo 2672, fol. 1528.

35Poniendo el foco de atención en la coadjutoría de Juan de Silva se conocen detalles del acuerdo con el canónigo titular y de su tramitación. En los meses finales de 1610 y a lo largo de 1611 se firma ante el escribano toledano Gabriel de Morales, una serie de documentos donde se conciertan cláusulas concretas, supeditadas siempre a la obtención de la correspondiente bula papal. El de mayor contenido corresponde al 1 de julio de 1611 fecha de tramitación de la solicitud a Su Santidad de una coadjutoría con derecho de sucesión en Juan de Silva Ribera, “clérigo de esta diócesis de Toledo” hijo del difunto marqués de Montemayor. Comienza la escritura34 con unos detalles biográficos: Juan Bravo Acuña mayor de 50 años “con enfermedades continuas e impedido para el servicio por su persona”, antiguo camarero y sumiller de la cortina del cardenal archiduque Alberto y desde hace más de diez años subcolector apostólico del arzobispado. Juan de Silva, “graduado de leyes en cánones, ha sido catedrático de vísperas de leyes en la Universidad de Toledo e tiene más de dos mil e quinientos ducados de renta en cada un año patrimoniales heredados con que se puede sustentar durante el tiempo de coadjutor”. A continuación, se establecen las siguientes estipulaciones:

36Cuando Silva sea admitido y comience a ejercer de coadjutor “ha de tener obligación de ordenarse de epístola e de saber e residir la dicha canonjía” según cómo se lo pida don Juan Bravo. En caso de incumplimiento y de no asistir tendrá que abonar de sus bienes la cantidad que hubiera correspondido ganar al canónigo de horas diurnas no así de las nocturnas. Todos los gastos de la coadjutoría corren a cargo de Silva. Juan Bravo tiene la propiedad exclusiva de la canonjía y sus rentas y Ribera no se podrá entrometer ni pedir dinero alguno de sus frutos. Desde el momento de ocupar el puesto con el consentimiento del titular “le ha de servir e residir e tener voz, voto y estado en el Cabildo e lugar en las procesiones y autos capitulares como tal su coadjutor”.

  • 35 Fue su primer poseedor don Fernán Pérez de Ayala en 1460 y la ocupó entre otros insignes dignatario (...)

37Será, no obstante, el 10 de abril de 1612 la fecha de toma de posesión de la canonjía 27 ocupada a lo largo del tiempo por diversos personajes ilustres35. En ella permanecería durante una década hasta su fallecimiento el 23 de septiembre de 1622 y posterior sepultura: “yace hacia el Sagrario bajo del Pilar de Santo Domingo”.

  • 36 H. RODRÍGUEZ, op. cit., p. 241. Menciona como fuente, AMT, Libro de Cabildos, 1606-1613. Cofradía d (...)
  • 37 Susana VILLALUENGA DE GRACIA, Administración y gestión contable de un patrimonio eclesiástico en el (...)

38Un dato importante para consignar es la categoría de clérigo de epístola del nuevo capitular, estado que no ostentaba en 1601 cuando la cofradía de san Pedro, contraviniendo por única vez en su dilatada existencia las normas de admisión, permitió su ingresó pese a no reunir ninguna de las dos exigencias requeridas, ser eclesiástico o estar casado como se imponía a los laicos. En aquel momento era seglar y soltero36. Naturalmente, el peso del apellido abrió las puertas y forzó sin violencia los férreos cerrojos sociales. Sin ser excepcional, no era habitual carecer de la ordenación in sacris u órdenes mayores propias de beneficiados y diáconos. Esta circunstancia tenía, entre otras consecuencias, una incidencia negativa en la percepción del ingreso denominado vestuario -extraído del diezmo de pan y vino de los arciprestazgos- pues estos canónigos únicamente podían ganar la mitad37, siempre con el requisito previo de haber cumplido las normativas vigentes en cuanto a residencia anual y asistencia a misa mayor, al rezo y a las horas canónicas en el coro.

  • 38 ACT, Actas, 27, fol. 244vº.

39Conscientes de la incongruencia, en cierto modo implícito, en el hecho de hallar entre miembros prominentes del alto clero, personas fuera del presbiteriado, hubo momentos donde la corporación se planteó la necesidad de introducir cambios para paliar esta irregularidad, aunque estuviera absolutamente acorde con las leyes y las reglas establecidas. Se trataba de una búsqueda de sendas innovadoras, sin abandonar los caminos legales. En la sesión capitular desarrollada el 14 de junio de 1617 se estudió una proposición del canónigo tesorero para implantar la exigencia de que los prebendados fueran presbíteros. Precisamente Juan de Silva, en compañía de Antonio Portocarrero y Bernardo de Sandoval y Rojas, arcediano de Talavera y vicedeán respectivamente, se vieron impelidos a ausentarse de las deliberaciones por su estado de no presbíteros. Silva no aceptó de buen grado la determinación de abandonar la reunión. Expresó su protesta, acusó al cabildo de erigirse en juez sin tener parte en ello, incidió en su deseo de querer votar y se reservó el derecho a acciones ulteriores. Pese a ello, “por obedecer el mandato del cabildo”, sale a regañadientes de la sala38.

Labor y actividad en el seno del cabildo

  • 39 Ángel FERNÁNDEZ COLLADO, Alfredo RODRÍGUEZ GONZÁLEZ e Isidoro CASTAÑEDA TORDERA, Anales del Racione (...)

40Mediante una lectura atenta y pormenoriza de las actas capitulares y de otras fuentes complementarias39 se puede ofrecer, aun siendo de forma sumaria, una visión de su actividad de canónigo de la Iglesia toledana, con algunos matices dignos de ser reseñados.

  • 40 El resto de los propuestos por el cabildo para acompañar la procesión fueron el Doctoral, Capellán (...)
  • 41 ACT, Actas, 27, fol. 220.

41Su trayectoria en los diez años de servicio a la catedral parece marcada por la discreción, sin haber dejado ningún rastro llamativo, ni actuación disonante. El establecimiento de comisiones, compuestas por dos o tres individuos, constituía una forma de obrar muy corriente en el funcionamiento de la institución capitular. Las había de hondo calado por la trascendencia de la encomienda asignada. Si eran de cierta enjundia, casi siempre –vale la pena subrayarlo– iban asociadas a los clérigos más sobresalientes, por ser dignidades, ocupar canonjías de oficio o desempeñar cargos diocesanos. Así ocurrió con su participación en el auto de fe celebrado el domingo 10 de mayo de 1615 en la plaza de Zocodover con la asistencia del rey Felipe III40. Sin embargo, la mayoría era triviales, destinadas a asuntos prioritariamente protocolarios. En esta segunda categoría la presencia de don Juan de Silva está a la orden del día. Acude a visitar al arzobispo con motivos dispares. En marzo de 1613, un inoportuno desvanecimiento en el templo –“predicando ayer se cayó en los brazos de los asistentes, de un vahído de cabeza que le dio”41– lo dejó convaleciente y fue a interesarse por su estado de salud; más tarde, 1617, se acercaron al palacio episcopal para dar cuenta de una decisión tocante a “silla y sitial”, con el fin de obviar las siempre vidriosos y delicadas cuestiones de preeminencias en actos públicos en la Santa Iglesia. El gobierno del cabildo, las interferencias ajenas o simples gestos de gratitud por obsequios recibidos son motivo de embajadas para comparecer e informar por sí mismos a las autoridades diocesanas (Prelado, Vicario, Gobernador), o a las provenientes de Madrid a resolver conflictos de jurisdicción (Alcalde de Corte).

42Sin duda, su cuna nobiliaria, puede estar detrás de la designación para agasajar a notables personalidades de la realeza o influyentes individuos de la aristocracia. En 1615, Felipe III, el Príncipe, Ana de Austria, prometida de Luis XIII, llegaron a Toledo y expresaron su deseo de acudir a la iglesia primada para escuchar los oficios divinos. Entre el ilustre séquito venían los duques de Lerma, de Uceda, del Infantado y el marqués de Velada. A todos ellos fue don Juan con el doctor Villegas para manifestar el reconocimiento de cortesía en nombre del cabildo. Al año siguiente figura en la extensa nómina de beneficiados encargados de concurrir “a besar la mano a la Princesa” Isabel de Borbón, de visita en la ciudad. Cuando en 1618 Lerma fue elevado al cardenalato por el pontífice Paulo IV una embajada de cuatro capitulares marchó a la Corte para darle el parabién por la merced obtenida. En mayo de 1622 la Condesa de Olivares escuchó misa en la catedral y por la tarde fueron a cumplimentarla al hospital de Afuera, Silva y su compañero Ariste.

43Cruzar la plaza para ir a la casa consistorial se convirtió en un corto recorrido, frecuentado de forma asidua. Mensajes de invitación para participar en procesiones, rogativas y novenarios a la Virgen del Sagrario, implorando la lluvia; a preguntar sobre una llave donde se guardan las reliquias de Santa Leocadia... A veces, la misión resultó más antipática al tratarse de comunicar la denegación de alguna súplica del regimiento.

44Desplazarse a testimoniar el pésame, personalmente o portando una carta, a los familiares de un finado fue otro de los encargos cumplidos: al Nuncio por la muerte de sus hermanos los duques de Salmonete (1615) o al duque del Infantado por el óbito de la condesa de Saldaña (1619). También se documentan salidas al domicilio de canónigos postrados en cama enfermos a los que se intenta llevar un poco de consuelo espiritual y humano. Tres días antes de entregar su alma a Dios fue Silva, doliente, quien en su casa recibió los ánimos del arcediano de Madrid.

45Innumerables cometidos le son asignados, lógicos por otra parte, pues el prestigio del cabildo debía hacerse sentir en la sociedad y obligaba a dejar constancia permanente de su distinción y calidad.

46No faltan quehaceres de mera organización, regir la solemne procesión del Corpus Christi, señalar sepultura a un fallecido, buscar en el archivo una ejecutoria del Consejo de Cruzada y enviar copia al cabildo de Salamanca u ordenar unas cartas de favor requeridas por el Alcalde Mayor de Toledo. Incluso se documentan tareas cuya simpleza parece inadecuada a la naturaleza eminente de un clérigo de tan alto rango: guarda del tablado puesto para dramatizar un auto o inspeccionar el mesón tributario del refitor.

47Ejerció varios cargos dentro del organigrama administrativo. Unas veces, fruto del azar al entrar en suerte entre varios candidatos. Así sucedió al ser señalado mayordomo del Corpus (1616), administrador (1617), por un trienio de las memorias de doña Isabel de Castilla, provisor de una capellanía fundada por un chantre en la parroquia de Ajofrín (1620). Otras, cabe atribuirlo a la idoneidad para llevar a cabo el oficio. En enero de 1614 –también en 1621– junto al licenciado Sebastián de Garay son nombrados “por mayor parte de votos secretos” Gobernadores de la Sagra, comarca donde estaban ubicados varios lugares pertenecientes al cabildo. El cometido de este destino, de duración anual, era doble: administrar el territorio y garantizar la jurisdicción privativa, impidiendo a otras autoridades, incluida la del corregidor, tomar cuentas o realizar inspecciones. En la primavera de 1617 se escoge un grupo de cinco jueces sinodales “hasta que haya sínodo” entre los que figura. A finales del siguiente año, al elaborarse la provisión de los oficios del arzobispado, fue propuesto oidor del Consejo de la Gobernación, a pesar de encontrarse entonces ausente colaborando con la Congregación del clero. Queda para el simple capítulo de lo anecdótico su nominación en 1617 de vicedeán, aunque el tiempo de desempeño durara únicamente cuatro días hasta el retorno de su titular.

48Con harta frecuencia, su nombre aparece unido al del doctoral don Andrés Aristi. La formación en Derecho de Silva justifica que, juntamente con el máximo asesor jurídico del clero catedralicio, reciban instrucciones relativas a la elaboración de informes y de dictámenes sobre materias legales y judiciales destinados a servir de orientación en la toma de decisiones de la corporación. Varios asuntos fueron objeto de estudio: pleitos o procesos con implicación del cabildo o de alguno de sus miembros, si determinada solicitud “es cosa de gracia o de justicia”, dotar de argumentos y alegatos para pretender los derechos y preeminencias de un memorial, incidentes de convivencia entre capitulares… No se ha podido averiguar si por estar en posesión de estudios de leyes o si, quizás por su forma de ser, tal vez prudente o conciliador, lo cierto es que intervino en abundantes cuestiones conflictivas internas: en 1615 para intentar resolver una pugna suscitada con los Capellanes del Coro, al año siguiente otra buscando acercar posturas entre el Maestrescuela y la Universidad respecto a una discrepancia de opinión con el rector, tiempo después, 1622, tuvo lugar un tenso desencuentro con el Vicario al entrometerse en una causa motivada por una pelea, dentro del templo, entre dos racioneros atropellando la potestad. Es preciso admitir, no obstante, la posibilidad de explicar su presencia en estos cometidos, no por la bondad de su carácter, sino por ser un férreo defensor de los intereses y prerrogativas del cabildo.

49Probablemente su designación en 1618, junto al mencionado doctor Aristi, para intervenir en la Congregación de las Iglesias reunida con el fin de estudiar la concesión a la Corona del subsidio y excusado sea una de las más relevantes. Con cierta asiduidad viajan ambos a la Corte para gestionar asuntos muy diversos, con el común denominador de la defensa de las prerrogativas capitulares. La última un mes antes de su muerte “para que no sea más gravado el estado eclesiástico”. El desplazamiento a la capital del reino se aprovechaba para atender materias de índole desigual, desde hondas preocupaciones de gobierno, demandas comunes al conjunto de las Santas Iglesias de Castilla o entrevistas protocolarias de cortesía. En 1620 Silva visita al rey y al prelado para “besar las manos” y agradecer la elección del doctor Álvaro de Villegas en el cargo de Gobernador del arzobispado en nombre del Cardenal Infante de Toledo. Se llevo a efecto mediante una delegación al lado del maestrescuela Gabriel Ortiz, también residente en la capital, más otros dos canónigos trasladados desde Toledo. En 1622 el capitular Silva entregó al cabildo una carta del presidente de Castilla, don Francisco de Contreras, relativa a un suceso suscitado con el Corregidor, don Diego Hurtado de Mendoza, al pretender –sin éxito– tener llave del arca del monumento instalado en Semana Santa y subir a él con espada y vara. Por los mismos meses con el inseparable doctor Aristi intentaron ante el monarca, el conde de Olivares y don Baltasar de Zúñiga, frenar los continuos intentos del Vicario de inmiscuirse en asuntos ajenos a su competencia, usurpando la jurisdicción capitular, algo inadmisible. Las largas estancias en la ciudad del Manzanares merecieron varias gratificaciones en forma de días de cabildo justificadas por “negocios en Madrid”.

  • 42 Fue objeto de una enconada polémica durante varios años. Ana HORMIGOS GONZÁLEZ, Teatro en el Corpus (...)
  • 43 ACT, Actas, 26, fol. 435. En 1616 le tocó satisfacer los gastos de contratación al “autor” –a la co (...)
  • 44 Se asientan hasta las gestiones para trasladar los restos de sus padres, enterrados en la parroquia (...)
  • 45 Fortunato ANTOLÍN, “Nota sobre Horacio Doria”, Teresianum, 46, 1995/1, p. 209-238.
  • 46 ACT, Actas, 27, fol. 54.

50Analizando la proyección personal de Silva y Ribera en el seno del cabildo –permanentemente citado con la expresión “don Juan de Silva”– se descubre un reducido protagonismo, casi siempre marcado por nombramientos en las cotidianas comisiones. Cuando se recogen los nombres de los concurrentes a las convocatorias capitulares, el suyo aparece anotado invariablemente en último lugar. Sus intervenciones, en aquellos casos donde se asientan todas y cada una de las opiniones de los asistentes, a quienes se obliga a manifestarse, están marcadas por la falta de criterio, sumándose al juicio de la mayoría u otras veces, esquivando el pronunciamiento si se dirimen disputas espinosas. A título de muestra, en diciembre de 1614 en un cabildo sobre autos y representaciones teatrales dentro de la catedral en la festividad del Corpus42, tras escuchar la intervención de los presentes emitiendo sus razonamientos, al llegar el turno de don Juan de Silva “fue de parecer que se estudiase bien este negocio antes de tomar la resolución”43. En la posterior votación, acabado el debate, se abstuvo junto al compañero, Juan de Gómara. Probablemente su corta preparación sacerdotal y teológica ayuden a comprender sus silencios o ese cómodo sumarse al sentir dominante. Prácticamente no existe ni una nota marginal con su nombre, a diferencia de la reiteración observada en otros (Pedro de Salazar y Mendoza44 u Horacio Doria45). Únicamente en una ocasión hizo sonar clara su voz cuando se abordó, en relación con la provisión de oficios o beneficios, la reforma de una constitución relativa al “soborno” planteada en los términos de disponer la proscripción de “pedir palabra ni darla de votar en favor de alguno ni pedir ni dar cosa alguna” y mucho menos ofrecer dinero. Una larga intervención registrada en el acta deja patente su oposición. Se muestra especialmente contrario a que “se prohíba el declararse tener inclinación, o afición, a que sea proveída la tal persona, que en la conferencia se hubiere dicho ser más a propósito”46.

51A veces, pocas, también se mostró disconforme, sumándose a otros compañeros, o en solitario. En 1614 al hilo de unos incidentes relacionados con la función de autos en el Corpus, la institución acordó condenar el proceder del corregidor, pero don Juan se opuso a la resolución, sin más explicaciones. Podría pensarse en alguna influencia externa procedente de su círculo familiar.

  • 47 Don Luis de Silva, alférez mayor de Toledo pidió al Cabildo –lo obtuvo– le hiciese merced de mandar (...)

52Resulta llamativo leer su nombre en comisiones especializadas al lado de dignidades, canónigos de oficio y clérigos señaladamente cualificados. Sorprende ver a un clérigo de epístola, o lo que es lo mismo, con una formación teológica muy liviana, habilitado por el cabildo, “por votos secretos”, para participar en el Sínodo diocesano convocado en 1620, dentro de un selecto grupo, de ocho capitulares al lado de cuatro doctores, dos arcedianos y el maestrescuela. Quizás sea más fácil de entender, en atención al lustre de su estirpe y del marquesado de Montemayor, por los posibles contactos familiares en la Corte, su participación en la Congregación del Estado Eclesiástico para el subsidio. ¿Cómo interpretar esta circunstancia de especial consideración hacia un prebendado con exigua instrucción teológica? Es plausible pensar en consideraciones materiales, de tejas abajo, olvidando lo sobrenatural y piadoso. El peso social de los Silva en la ciudad, regidores o titulares de oficios destacados, la situación de heredero universal de los bienes de su padre el III marqués, fallecido en 1609 –y por quien doblaron las campanas de la catedral47–, son dos eventualidades que pudieron contribuir a dar al canónigo un brillo impropio de un simple ordenado de epístola.

Vida de canónigo

  • 48 Santos JAIME VALOR, “«Vivir como un canónigo». Estereotipos y realidades de los componentes de una (...)

53Es difícil averiguar si don Juan se sentía más canónigo que noble, o viceversa. Ambas naturalezas eminentes se entrelazaban en él. La condición de hijo natural, con todas las matizaciones esgrimidas para mitigar la mancha, suponía un borrón en su linaje. Pero, no obstante, dejando en el aire, sin dilucidar la respuesta a ese interrogante, queda fuera de toda sospecha su forma de vida muy acomodada propia de un canónigo48 de estrato social nobiliario, puesta de relieve con la consulta del repertorio de sus bienes, reflejo de un bienestar material y de un refinamiento conforme tanto con un encumbrado miembro del estado nobiliario como con uno perteneciente al estamento eclesiástico.

  • 49 Archivo de la Real Chancillería de Valladolid (ARCHV), Registro de Ejecutorias, Caja 2510, 35, fol. (...)

54Si examinamos las escrituras de inventarios post mortem dejados al fallecer por el marqués y por su hijo49, salvo la consideración de más voluminoso en cantidad el patrimonio del progenitor, son tantas las similitudes cualitativas que resulta difícil discernir cual corresponde a cada uno. Casas suntuosas, nivel de confort elevado, mobiliario de calidad, elementos todos de distinción social característicos de los individuos integrados en estamentos privilegiados.

55La idiosincrasia señorial, de gente principal, aparece por doquier. Se vislumbra, a través de las anotaciones del escribano, en el domicilio del clérigo toda una retahíla de muebles caros tallados en maderas nobles, tales los bufetes de nogal, “una cama de campo de nogal con tablas de pino y sus colgaduras de damasco”, un “cajón de nogal nuevo con cinco gavetas con sus cerraduras y aldabas doradas”, “escritorio de nogal de los de Salamanca con trece gavetas”. En el palacio del padre abundan todavía en mayor número compartiendo espacio con piezas claramente asociadas a la aristocracia, a saber, los reposteros y paños franceses de planetas, de figuras grandes o de “boscaje”; porcelana de la India, cerámica de Talavera, vidrios de Barcelona y Génova, mesas y casas de taracea; numerosas piezas labradas en plata –solo halladas en casa del marqués- fuentes, cucharas, candeleros, azucarero, pimentero, platos, relicario... sin olvidar la proliferación de sábanas, colchas, manteles, servilletas, toallas, ropas de vestir, carpines y otros muchos enseres domésticos, testimonios elocuentes, en conjunto, de su riqueza.

  • 50 El marqués contabiliza dos cuadros de Ecce Homo uno de pluma y otro de pincel; imágenes de la Soled (...)

56La “república de las letras”, con sendas librerías, está fielmente acreditada, siendo más rica y atractiva la del padre, no solo por su mayor cuantía, sino por la variedad de libros y manuscritos, rasgo revelador de un espíritu refinado e inquieto. De temática heterogénea descubrimos literatura, con Boscán y Garcilaso –con certeza la edición príncipe– Guzmán de Alfarache, un Romancero General, historia nacional, crónicas de reyes, la conquista de Indias narrada por los autores más conocidos, clásicos grecorromanos –“La Ulisea” de Homero, Séneca, Plutarco–, obras escritas por padres de la Compañía de Jesús (Ignacio de Loyola, Rivadeneyra), devocionarios y textos religiosos, incluidos sinodales, numerosos autores contemporáneos (Garibay, fray Luis de Granada, Salazar de Mendoza, Alonso de Villegas), composiciones de Blosio o del humanista italiano Lucio Marineo Sículo. Podrían añadirse los numerosos “papeles viejos” cuidadosamente guardados en cofrecillos, escritorios, cajones, arquillas u otros muebles. Del patrimonio libresco del canónigo poco sabemos, aparte de su número, 43 ejemplares de distintos tamaños. Las expresiones artísticas de temática exclusivamente sacra, pinturas en papel o lienzo, grabados, un Cristo de bulto, cruz relicario… también forman parte escogida de la decoración doméstica50.

  • 51 El padre también sentía debilidad por las armas, entre otras “las armas buenas doradas con su rodel (...)
  • 52 Éste, guardadas en un aposento dentro de un cajón, cuenta con casulla, cíngulo, alba, manípulo, est (...)

57El orgullo de sangre, la satisfacción o incluso jactancia del propio linaje, se detecta en paredes, pinturas y platería. Cuadros de familiares, escudos con las armas de la Casa de Silva grabados en grandes fuentes de plata, reposteros. Es reveladora la aparición inventariada de numerosos elementos ajustados al sentir de una nobleza apegada a las armas y al ideal caballeresco. La existencia entre los bienes de una escopeta con su caja, pistola larga, “esteras de armas de coseletes y moriones y otras piezas”, “ocho espadas de hombres de armas con sus tiros”, tres dagas, otras tantas ballestas, las numerosas piezas de caballería (cabezales, uno “con su bocado y riendas berberisco guarnecidas la cabezada de botones de hueso blanco”, frenos, espuelas, sillas de montar) nos induce a pensar en un noble, y sin embargo, pertenecen al canónigo51. Quizás en su fuero interno, piense y sienta como un noble, aunque inserto en el estamento eclesiástico, utilizado a modo de fórmula de ascenso, carente de auténtica vocación –de nuevo recordamos su posición de clérigo de epístola–. Con esta mentalidad, parece más comprensible la constatación de este tipo de enseres tan identificativos de una categoría social. Se trata de una circunstancia expresiva de un hecho muy significativo de la historia social en la época moderna. Nobleza y clero actúan a manera de vasos comunicantes, siendo en ocasiones difícil discernir con claridad conductas exclusivas de cada estamento. A guisa de ejemplo, fijando la atención en las vestiduras litúrgicas y objetos de culto registrados podría deducirse que, por la condición clerical de canónigo, don Juan hijo, tendría mayor representación, pero no es así52. Es decir, no hay una identificación plena marcada por el desempeño de funciones propias estamentales. Aquí, en definitiva, congregan en sus respectivas viviendas las vestiduras adecuadas para revestirse los sacerdotes –ropa talar– y ornamentos sagrados para poder celebrar Misa, algo vedado para los dos, uno por ser seglar y el otro por tener únicamente órdenes menores. Probablemente, la concurrencia de oratorios privados –signo evidente de prestigio– y la posibilidad de facilitar vestimenta y objetos para el culto a cualquier presbítero ocasional explican su presencia.

Epílogo

  • 53 Ramón SÁNCHEZ GONZÁLEZ, Iglesia y sociedad en la Castilla moderna. El cabildo catedralicio de la Se (...)
  • 54 Se puede comprobar en la Seo, con un porcentaje muy elevado de capitulares de ascendencia nobiliari (...)
  • 55 R. VÁZQUEZ, art. cit., p. 813-829.
  • 56 Arturo IGLESIAS ORTEGA, “Elites eclesiásticas y sociedad en el siglo XVI: la extracción social de l (...)
  • 57 Philippe LOUPÈS, Chapitres & chanoines de Guyenne aux XVIIe et XVIIIe siècles, Paris: Editions de l (...)
  • 58 Jesús GÓMEZ JARA, “Las rentas de vestuarios, llamada parte de los canónigos, del Cabildo catedralic (...)
  • 59 S. VILLALUENGA, op. cit. En cuanto a la receptoría de vestuarios, p. 255-287.

58El acceso de don Juan de Ribera, segundogénito de origen ilegítimo, al canonicato, es, sin duda alguna, una promoción social, un recurso para adquirir poder, una forma de vida distinguida. Supone, en última instancia, engarzar la naturaleza nobiliaria –pese a las limitaciones de nacimiento– con el encumbramiento a una élite eclesiástica. Nobleza y cabildos eclesiásticos eran realidades muy entreveradas, de forma particular en los hijos segundones, excluidos del título por la existencia del mayorazgo. Además de Toledo53, en Barcelona54, Córdoba55, Santiago de Compostela56 y también fuera de nuestras fronteras57 se ha constatado la simbiosis. Probablemente ésta fuera la razón última motivadora del ingreso en el capítulo catedralicio, por encima de los beneficios económicos inherentes al desempeño de la canonjía, pues no se debe olvidar que al tratarse de un clérigo de epístola la percepción de vestuarios58 y demás rentas59, amén de otros aspectos tocantes a preeminencias o protocolo, estaba limitada estatutariamente en cuantías muy inferiores, a la mitad, en el mejor de los casos.

  • 60 Juan RUIZ, Arcipreste de Hita, Libro de Buen Amor, [Edición de Madrid: Espasa-Calpe, 1973, p. 55]. (...)
  • 61 Fray Pablo de LEÓN, Guía del cielo, Alcalá de Henares, Imprenta Juan de Brocar, 1553. [Estudio prel (...)

59Igualmente no debe perderse de vista el desembolso considerable realizado para la obtención de una bula de coadjutoría en Roma, sin olvidar otros ducados repartidos en el camino para ganar voluntades y ayudar a franquear obstáculos, pues como dejó escrito siglos ha Juan Ruiz, Arcipreste de Hita en el Libro de Buen Amor al referirse a las propiedades del dinero y su repercusión en la clerecía “es del mundo el gran agitador” … “placeres y alegrías y del Papa ración”… “a los clérigos necios dábales dignidades”… “él hace muchos clérigos y muchos ordenados”60. No significa que los versos se ajusten en su literalidad a la situación de Juan de Silva, pero el trasfondo subyacente en ellos sí se amolda a la realidad de nuestro canónigo. Otro clérigo, igualmente buen conocer del sustrato eclesiástico y de la fuerza del “poderosos caballero don dinero” fray Pablo de León, escribió en 1553 refiriéndose al ingreso de acomodaticios sin vocación “así como dinero los metió en la Iglesia, nunca buscan sino dinero”61; aquí parece cumplirse únicamente la primera parte de la aseveración.

60Su protagonismo en el seno de la institución capitular se revela de poco peso. Naturalmente, la carencia de órdenes mayores, con una formación teológica y religiosa, por ende, reducida, restringía de forma sustancial su actividad y son escasas las responsabilidades o tareas específicas de calado puestas en sus manos.

61Las consideraciones vertidas sobre el canónigo de la Santa Iglesia Catedral Primada, un oscuro y discreto personaje rescatado del olvido, sirven para asomarnos al siempre complejo mundo de la historia social, lleno de aristas y recovecos, estimulantes para adentrarse en su comprensión. La trayectoria aquí esbozada sobre Juan de Silva Ribera ofrece dos singularidades, sin ser excepcionales, dignas de recalcarse: hijo natural de madre de extracción social humilde, perteneciente al estado llano, es decir, vástago de progenitores integrados en estamentos opuestos; e inclinación a la religión sin preparación específica, y casi con seguridad, dudosa vocación. Desde otra perspectiva, constituye un simple “acontecimiento” concreto en el tiempo, pero digno de ponerse de relieve porque, tomando prestadas unas palabras de Fernand Braudel:

  • 62 Fernand BRAUDEL, El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II, México-Madrid-Bu (...)

Los acontecimientos son el efímero polvo de la historia: cruzan su escenario como pavesas voladoras; brillan un momento, para, inmediatamente, volver a la oscuridad y tal vez al olvido. Bien es cierto que cada uno de ellos, por muy breve que sea, aporta un testimonio, ilumina algún oscuro rincón de la escena o, incluso, una vasta panorámica de la historia62.

62Sirva este estudio de argumento para arrojar luz y clarificar algunos rasgos del estamento eclesiástico y sus conexiones con el estado nobiliario.

Haut de page

Notes

1 La trayectoria de este esclarecido noble, a partir del cual, el linaje adquirió su máxima brillantez, puede leerse en Ramón SÁNCHEZ GONZÁLEZ, “Juan de Ribera, las Comunidades de Castilla y los pleitos de sus sucesores en el marquesado de Montemayor en el siglo XVI”, Chronica Nova, 45, 2019, p. 337-376.

2 Pese a existir libros sacramentales de bautismos desde 1532, no se han localizado ni el de María, ni el de su hijo Juan. Sin duda, la irregularidad y laxitud en el cumplimiento de la obligatoriedad de registrar los bautizados, impuesta por el Concilio de Trento, expliquen su ausencia.

3 Archivo Capitular de Toledo (ACT), Expediente de limpieza de sangre, 113. Oportuna la lectura del estudio de Hilario RODRÍGUEZ DE GRACIA, “«Macula Infamiae» en los expedientes de limpieza de la Catedral de Toledo (1577-1623)”, Historia y Genealogía, 7, 2017, p. 147-188.

4 Archivo Municipal de Toledo (AMT), Expedientes de admisión de Hermanos de la cofradía de san Pedro, Caja, 81. Véase Mariano GARCÍA RUIPÉREZ, “Catálogo de los expedientes de admisión de hermanos en las ilustres hermandades de san Pedro, san Miguel y san Bartolomé”, Archivo Secreto, 3, 2006, p. 33-68.

5 Documentada en el siglo XV, si bien sus miembros remontan la fundación al reinado de Alfonso VI y la conquista de Toledo en 1085, mantenía un “hospitalito” para albergar pobres, mendigos y transeúntes -no hospital de asistencia- ubicado detrás de la catedral. Hilario RODRÍGUEZ DE GRACIA, Asistencia social en Toledo. Siglos XVI-XVIII, Toledo: Caja de Ahorro Provincial de Toledo, 1980, p. 230-235.

6 Hay alguna referencia personal curiosa a la hora de recordar. Don Gómez Dávila y de las Roelas, de 78 años conoció al I marqués “y se acuerda este testigo por su muerte dejó de salir en una máscara en esta ciudad”.

7 Fernando BOUZA ÁLVAREZ, “Corte es decepción. Don Juan de Silva, Conde de Portalegre”, in: José MARTÍNEZ MILLÁN (dir.), La corte de Felipe II, Madrid: Alianza Editorial, 1994, p. 451-502.

8 Además de la declaración de María Díaz, madre del pretendiente, intervienen seis deponentes en Toledo (entre enero y marzo de 1612), diecisiete en Villaseca (enero), nueve en Casarrubios, seis en Grajal (en marzo).

9 Con igual nombre y apellidos existió un canónigo en la década de 1570, un regidor en 1622 y un caballero de la orden de Santiago en 1634.

10 Como se puede comprobar, el cabildo fue más diligente que la cofradía en la elaboración del informe, entrevistó a más personas y de mayor calidad social. Obviamente no eran equiparables el cabildo catedralicio y una de tantas cofradías como existían.

11 Luis SALAZAR Y CASTRO, Historia genealógica de la Casa de Silva, Madrid, 2 tomos, 1685. En realidad, es una composición interesante en muchas cuestiones, pero con numerosos errores. En relación con el canónigo estudiado lo llama Diego, a su madre Ana Díaz de Meneses y a sus abuelos maternos Juan Domínguez e Inés Díaz (1, p. 482). No acierta ni uno de los datos. En consecuencia, hay que tomar con muchas reservas sus filiaciones.

12 Su nombre aparece recogido en las obras de Juan Cristóbal CALVETE DE LA ESTRELLA, El felicissimo viaje del muy alto y muy poderoso Príncipe don Phelippe, Amberes, Martín Nucio, 1552, p. 391, 405 y de Luis CABRERA DE CÓRDOBA, Historia de Felipe II, Madrid, 1619, [Hay una edición a cargo de José Martínez Millán y Carlos Javier de Carlos Morales por la Junta de Castilla y León, 1998], p. 169, 280 y 411. Una breve referencia al marqués en José MARTÍNEZ MILLÁN y Santiago FERNÁNDEZ CONTI (dirs.), La monarquía de Felipe II: la casa del rey, Madrid: Fundación Mapfre. Tavera, 2005, 2, p. 436.

13 En el expediente se indica ser de Toledo, pero sus padres y él están inscritos en los libros sacramentales de Villaseca como nacidos en el pueblo. El matrimonio con María Díaz tuvo lugar el 8 de enero de 1592. Archivo Parroquial de Villaseca de la Sagra (APVS), Matrimonios, 1 (1587-1614), fol. 15vº.

14 Es significativo el dato, pues con frecuencia el reconocimiento se hacía años después. Don Juan José de Austria, hijo de Felipe IV y la actriz Inés Calderón, la Calderona, lo fue a la edad de 13 años.

15 Manuscrito del Bachiller Gregorio Díaz Martín, Villaseca, 1867, fol. 175.

16 Haciendo cábalas en virtud de las noticias imprecisas recogidas, me atrevo a señalar como datos más o menos fidedignos que María Díaz, la madre, debía tener cuando quedó embarazada 18 o 19 años (es plausible su nacimiento en 1565) y el marqués le duplicaba en edad.

17 David MARTÍN LÓPEZ, Orígenes y evolución de la Universidad de Toledo (1485-1625), Toledo: Ediciones Parlamentarias de Castilla-La Mancha, 2014; Florentino GÓMEZ SÁNCHEZ, El sistema educativo en los colegios seculares de la Universidad de Toledo, Toledo: Ayuntamiento, 1982.

18 Exactamente se señalan 43 libros de marca mayor encuadernados en pergamino de historias y otras cosas, Biblia encuadernada, un misal, 5 libros encuadernados de medio cuerpo, 27 libros de marca pequeña encuadernados, 9 libros de cuartilla grandes y pequeños encuadernados y cubiertos en pergamino. Archivo Histórico de la Nobleza (AHNOB), Baena, C. 389, D. 17.

19 Miguel de CERVANTES SAAVEDRA, El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, Madrid, 1963, J. Pérez del Hoyo Editor, I, cap. XLVII, p. 249. El prebendado capitular se nos muestra como un hombre culto, ilustrado, aficionado a las novelas de caballería -confiesa sin pudor tener escrita una de más de cien páginas- con una alta formación literaria. Ramón GONZÁLVEZ, “El canónigo de Toledo en El Quijote”, Homenaje Académico al Quijote. En el IV Centenario de su publicación, Toledo: Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, 2006, p. 109-121.

20 Canónigo y Visitador General del Arzobispado, miembro del Consejo de la Gobernación, publicó en 1604 un libro sobre la fundación de la catedral y fue quien contrató a Doménico Theotocopuli, el Greco, para la realización del retablo del Colegio de San Bernardino en Toledo. Fernando MARÍAS, “La memoria de la catedral de Toledo desde 1604: la descripción de Juan Bravo de Acuña y la planta y dibujos ceremoniales de Nicolás de Vergara el Mozo”, Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte, 21, 2009, p. 105-120.

21 Las bulas de coadjutoría suponían una importante fuente de ingresos para Roma. Sobre este aspecto resulta oportuna la consulta de Mario ROSA, La curia romana nell’età moderna. Instituzioni, cultura, carriere, Roma: Editorial Viella, 2013. Así mismo Antonio J. DÍAZ RODRÍGUEZ, El mercado curial. Bulas y negocios entre Roma y el mundo ibérico en la Edad Moderna. Valladolid: Universidad, 2020.

22 Rafael VÁZQUEZ LESMES, Córdoba y su cabildo catedralicio en la Modernidad, Córdoba: Monte de Piedad y Caja de Ahorro de Córdoba, 1987, p. 51.

23 Antonio IRIGOYEN LÓPEZ, Entre el cielo y la tierra, entre la familia y la institución. El cabildo de la catedral de Murcia en el siglo XVII, Murcia: Universidad de Murcia, 2001, p. 39.

24 Antonio CÁNOVAS BOTÍA, Auge y decadencia de una institución eclesial: el Cabildo Catedral de Murcia en el siglo XVIII. Iglesia y sociedad, Murcia: Universidad de Murcia, 1994, p. 247-249.

25 Arturo IGLESIAS ORTEGA, “Cómo llegar a ser canónigo en el siglo XVI: formas de ingreso en el cabildo de la catedral de Santiago de Compostela”, Cuadernos de Historia Moderna, 39, 2014, p. 77-104 y “Nepotismo y patronazgo eclesiástico en la Galicia moderna: el cabildo catedralicio de Santiago de Compostela”, Hispania Sacra, LXVIII, 137, 2016, p. 259-280, [266].

26 Francisco José GARCÍA PÉREZ, “Los canónigos de la catedral de Mallorca durante el siglo XVII”, Cauriensia, 12, 2017, p. 407-442, [414-415].

27 Emilio CALLADO ESTELA, El cabildo de la catedral de Valencia en el siglo XVII. Crisis y conflicto, Valencia: Tirant Humanidades, 2019, p. 290.

28 Antonio J. DÍAZ RODRÍGUEZ, “El precio del nepotismo. Coadjutoría y resigna en las catedrales andaluzas (ss. XVI-XVIII)”, Chronica Nova, 35, 2009, p. 287-309 e id., “Entre parientes. Modelos de formación de dinastías en el Cabildo Catedralicio cordobés (ss. XVI-XVIII)”, in: Enrique SORIA MESA y Raúl MOLINA RECIO (eds.), Las élites en la época moderna: la monarquía española, vol. 2, Córdoba: Universidad de Córdoba, 2009, p. 161-174.

29 Antonio IRIGOYEN LÓPEZ, “Del campo a la ciudad: los racioneros Guerrero y la promoción social de su familia”, Historia y Genealogía, 4, 2014, p. 75-90.

30 Javier BURRIEZA SÁNCHEZ, “Ser canónigo en la Castilla del Barroco”, in: Emilio CALLADO ESTELA (ed.), La catedral barroca. Iglesia, sociedad y cultura en la Valencia del siglo XVII, vol. 3, Valencia: Institució Alfons el Magnanim, 2020, p. 359-391.

31 Así lo han puesto de relieve para el cabildo de Évora (Portugal) Antonio J. DÍAZ RODRÍGUEZ y Ana Isabel LÓPEZ-SALAZAR CODES, “El cabildo catedralicio de Évora en la Edad Moderna (1547-1801)”, Historia y Genealogía, 4, 2014, p. 45 y 54-55.

32 Ver nobles incrustados en la Sede Primada fue algo corriente conforme ha demostrado Santos JAIME VALOR, “Las relaciones entre el cabildo catedralicio de Toledo y la nobleza a través de las actas capitulares del Setecientos”, in: José Ignacio FORTEA PÉREZ, Juan Eloy GELABERT GONZÁLEZ, Roberto LÓPEZ VELA, Elena POSTIGO CASTELLANOS (coords.), Monarquías en conflicto. Linajes y nobleza en la articulación de la monarquía hispánica, Santander: FEHM-Universidad de Cantabria, 2018, p. 1145-1155. Lo mismo sucedía en otras catedrales Rafael VÁZQUEZ LESMES, “Participación y poder de la nobleza en la composición de un cabildo catedralicio. Córdoba, siglos XVII y XVIII”, in: José Luis CASTELLANO y Miguel Luis LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ (eds.), Homenaje a Don Antonio Domínguez Ortiz, Granada: Universidad de Granada, Junta de Andalucía, Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, 2008, 2, p. 813-830.

33 Muy ilustrativo al respecto lo sucedido con Luis de Oviedo, clérigo, familiar de Sandoval y escribano mayor de rentas decimales. Rechazado por su ascendencia conversa, pleiteó en Roma durante cuatro años, sin conseguir su propósito de revocación de la resolución contraria a su limpieza de sangre, pero terminó convirtiéndose en uno de los principales coleccionistas de arte y de intermediación entre Toledo, Madrid y Roma durante el reinado de Felipe III. Cloe CAVERO DE CARONDELET, “El viaje a Roma de Luis de Oviedo, agente y coleccionista a principios del siglo XVII”, Cuadernos de Historia Moderna 45 (1), 2020, p. 55-79.

34 Archivo Histórico Provincial de Toledo (AHPT), Gabriel de Morales, protocolo 2672, fol. 1528.

35 Fue su primer poseedor don Fernán Pérez de Ayala en 1460 y la ocupó entre otros insignes dignatarios el cardenal Pascual de Aragón en 1664, más tarde arzobispo de Toledo. A Juan de Silva le sucederá Enrique de Haro (1623-1627) por colación del Infante Cardenal don Fernando y posteriormente don Baltasar de Haro, también por idéntico procedimiento. ACT, Sucesión de prebendas, fol. 391.

36 H. RODRÍGUEZ, op. cit., p. 241. Menciona como fuente, AMT, Libro de Cabildos, 1606-1613. Cofradía de san Pedro, fol. 126. El mismo autor, en un trabajo más reciente, puntualiza que en 1611 tampoco lo era, si bien Silva se compromete a ordenarse, id., “Nepotes y limpieza de sangre en la catedral de Toledo”, Historia y Genealogía, 9, 2019, p. 45-78, [52] En realidad, sí se le consideraba eclesiástico al ser mencionado como “clérigo de esta diócesis de Toledo”, pero debía estar en posesión únicamente de órdenes inferiores. AHPT, Escribano Gabriel de Morales, Protocolo, 2672, fol. 1528 y 1636.

37 Susana VILLALUENGA DE GRACIA, Administración y gestión contable de un patrimonio eclesiástico en el siglo XVI: El cabildo catedralicio de Toledo, Castellón de la Plana: Editorial Sar Alejandría, 2018, p. 261.

38 ACT, Actas, 27, fol. 244vº.

39 Ángel FERNÁNDEZ COLLADO, Alfredo RODRÍGUEZ GONZÁLEZ e Isidoro CASTAÑEDA TORDERA, Anales del Racionero Juan de Chaves Arcayos, Toledo: Instituto Superior de Estudios Teológico de San Ildefonso, 2015.

40 El resto de los propuestos por el cabildo para acompañar la procesión fueron el Doctoral, Capellán mayor del coro y el Penitenciario. ACT, Actas, 27, fol. 483.

41 ACT, Actas, 27, fol. 220.

42 Fue objeto de una enconada polémica durante varios años. Ana HORMIGOS GONZÁLEZ, Teatro en el Corpus Christi de Toledo en el Siglo de Oro, Toledo: Instituto Superior de Estudios Teológicos de San Ildefonso, 2015.

43 ACT, Actas, 26, fol. 435. En 1616 le tocó satisfacer los gastos de contratación al “autor” –a la compañía– de unas representaciones con quién las tenía concertadas el cabildo al tomarse la resolución de no ejecutarlas. ACT, Actas, 27, fol. 133vº.

44 Se asientan hasta las gestiones para trasladar los restos de sus padres, enterrados en la parroquia de San Bartolomé de Sansoles para ser sepultados en el lugar asignado para él “al pie del altar de Santa Elena”. ACT, Actas, 27, fol. 167. Sobre este prestigioso penitenciario Miguel F. GÓMEZ VOZMEDIANO y Ramón SÁNCHEZ GONZÁLEZ, “Pedro Salazar de Mendoza (1549-1629): cronista nobiliario y bruñidor de linajes”, Tiempos Modernos, 31, 2015/2, p. 393-422.

45 Fortunato ANTOLÍN, “Nota sobre Horacio Doria”, Teresianum, 46, 1995/1, p. 209-238.

46 ACT, Actas, 27, fol. 54.

47 Don Luis de Silva, alférez mayor de Toledo pidió al Cabildo –lo obtuvo– le hiciese merced de mandar doblar por la muerte de su tío, el marqués de Montemayor, don Juan de Silva “pues es título y natural de esta ciudad”. ACT, Actas, 25, fol. 4.

48 Santos JAIME VALOR, “«Vivir como un canónigo». Estereotipos y realidades de los componentes de una élite social y económica del Antiguo Régimen”, in: Francisco GARCÍA GONZÁLEZ y otros (coords.), La Historia Moderna en la Enseñanza Secundaria. Contenidos, métodos y representaciones, Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha, 2020, p. 591-601.

49 Archivo de la Real Chancillería de Valladolid (ARCHV), Registro de Ejecutorias, Caja 2510, 35, fol. 6-10 (“Memorial de los bienes” del marqués); AHNOB, Baena, C.389, D.17 (“Inventario de bienes" del canónigo).

50 El marqués contabiliza dos cuadros de Ecce Homo uno de pluma y otro de pincel; imágenes de la Soledad, de la Anunciata, de la Verónica, dos de Nuestra Señora, un Cristo crucificado con tablas, otra virgen con su puerta de las Angustias; tabla de la Santísima Trinidad con puertas; dos cruces, una con el Cristo y otra con reliquias; Cristo crucificado de bulto; cuadro del Niño Jesús. Por su parte, el canónigo es más modesto en posesión de obras de arte: cuadro de san Diego en papel, tres tablas pintadas de papel y guarnecidas (dos de la Virgen y la otra de san Francisco y san Diego).

51 El padre también sentía debilidad por las armas, entre otras “las armas buenas doradas con su rodela”, “un estoque del Gran Capitán”, frascos para pólvora, ballestas, cuchillos con sus vainas.

52 Éste, guardadas en un aposento dentro de un cajón, cuenta con casulla, cíngulo, alba, manípulo, estola, ceñidores de seda con su borla, amito, paños de cáliz o de lavatorio, más un oratorio de madera para decir misa “forrado en terciopelillo leonado y bordado y en medio una cruz”; por su parte, el marqués dispone de cáliz y patena de plata, varias casullas, manípulo, alba y frontal de damasco amarillo, dos cíngulos de seda, corporales, amitos, campanillas, vinajeras.

53 Ramón SÁNCHEZ GONZÁLEZ, Iglesia y sociedad en la Castilla moderna. El cabildo catedralicio de la Sede Primada (siglo XVII), Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha, 2000, p. 31-32.

54 Se puede comprobar en la Seo, con un porcentaje muy elevado de capitulares de ascendencia nobiliaria, mucho más alto que los ingresados en el clero diocesano, prueba irrefutable del carácter preeminente dentro de la clerecía. Incluso se constatan linajes capitulares, de sagas familiares. Pedro FATJÓ GÓMEZ, “Aproximación a una élite institucional de la Catalunya moderna: los capitulares de la Seo de Barcelona en el siglo XVII”, Pedralbes: revista d’història moderna, 13 (2), 1993, p. 149-161, p. 156, 152-153 respectivamente.

55 R. VÁZQUEZ, art. cit., p. 813-829.

56 Arturo IGLESIAS ORTEGA, “Elites eclesiásticas y sociedad en el siglo XVI: la extracción social de los capitulares compostelanos” Estudios Humanísticos. Historia, 10, 2011, p. 11-32, [15-16].

57 Philippe LOUPÈS, Chapitres & chanoines de Guyenne aux XVIIe et XVIIIe siècles, Paris: Editions de l'Ecole des Hautes Études en Sciences Sociales, 1985, p. 237.

58 Jesús GÓMEZ JARA, “Las rentas de vestuarios, llamada parte de los canónigos, del Cabildo catedralicio de Toledo en el primer cuarto del siglo XVII”, in: Francisco Javier CAMPOS y FERNÁNDEZ DE SEVILLA (coord.), El Mundo de las Catedrales (España e Hispanoamérica), San Lorenzo del Escorial: Instituto Escurialense de Investigaciones Históricas y Artísticas, 2019, p. 277-298.

59 S. VILLALUENGA, op. cit. En cuanto a la receptoría de vestuarios, p. 255-287.

60 Juan RUIZ, Arcipreste de Hita, Libro de Buen Amor, [Edición de Madrid: Espasa-Calpe, 1973, p. 55]. Qué gran conocimiento del mundo real, sus miserias y las flaquezas humanas demuestra este eclesiástico “jocundo, epicúreo, travieso, sensual, cazurro, socarrón, gran gozador de la vida, gran gustador de los encantos femeninos e irónico con inclinación a lo grotesco” en caracterización de Claudio SÁNCHEZ ALBORNOZ, España. Un enigma histórico, Barcelona: Edhasa, 1977, 1, p. 456.

61 Fray Pablo de LEÓN, Guía del cielo, Alcalá de Henares, Imprenta Juan de Brocar, 1553. [Estudio preliminar y edición de Vicente BELTRAN DE HEREDIA, Barcelona: Ediciones Juan Flors, 1963, p. 383].

62 Fernand BRAUDEL, El Mediterráneo y el mundo mediterráneo en la época de Felipe II, México-Madrid-Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica, 1976, II, p. 335.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ramón Sánchez González, « A la sombra de un ilustre apellido. El canónigo toledano don Juan de Silva y Ribera », e-Spania [En ligne], 39 | juin 2021, mis en ligne le 19 juin 2021, consulté le 01 août 2021. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/40910 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.40910

Haut de page

Auteur

Ramón Sánchez González

Universidad de Castilla-La Mancha

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search