Navigation – Plan du site

AccueilNuméros40El Greco: ambiciones y desafíosPrefacio

Texte intégral

“El alma enamorada es alma blanda, mansa, dulce y paciente”
Dichos de Luz y Amor
San Juan de la Cruz

1De todos los aspectos, rasgos y peculiaridades que atañen a la poliédrica figura de Domenikos Theotokópoulos, el Greco, es mucha la literatura que hay ya dedicada a escudriñar los múltiples enigmas que aún permanecen ocultos respecto de su obra, pero especialmente de su vida. Un magnífico ejemplo de ello es este excelente compendio de estudios y nuevas aportaciones promovido por la Faculté des Langues de la Université Lumière-Lyon 2, con el apoyo del Instituto Cervantes de Lyon, del Museo del Greco de Toledo y la participación del Musée du Louvre de París y el Kimbell Art Museum de Fort Worth (Texas). Y ello sin duda gracias al impulso e infatigable dedicación de Marion Le Corre-Carrasco, profesora de la citada Universidad, que ha sabido reunir en esta publicación a un ramillete de especialistas cuyos estudios se editan ahora en OpenEdition, gracias a e-Spania, revista universitaria francesa especializada en estudios hispánicos medievales y modernos.

2La convocatoria inicial de este conjunto de trabajos volvía a hacer hincapié en el análisis de algunos aspectos de la obra del cretense y su relación con el panorama artístico de su época, o de las peculiaridades del momento y del ambiente político y religioso en el que le tocó vivir y ejercer su pictórico magisterio. Sin embargo, y a pesar de que tras más de un siglo de investigaciones y publicaciones en las que también se recogen informaciones sobre su vida en numerosos frentes: familiar, social, económico, jurídico, religioso, de valoración de su arte, etc., hay uno en particular, distinto y singular, que es precisamente del que menos sabemos, y que, por su enigmático secreto, nos provoca un sugerente anhelo y seducción: el sentimental y amoroso. Y como tanto y tanto se ha escrito y discutido sobre los otros, permítaseme que yo, en estas líneas, me haga a un lado de los estupendos trabajos que contiene esta magnífica publicación y esboce una ensoñación, quizás un deseo, sobre ese mundo hasta ahora impenetrado de la vertiente amorosa y pasional de un personaje que en el inconsciente colectivo se dibuja –porque así se ha transmitido en numerosas ocasiones– como un genio de carácter y personalidad difícil y compleja: orgulloso, altanero, soberbio, arrogante, vanidoso, extravagante, excéntrico o pintoresco.

3Por ello, si consideramos el ‘dicho’ del místico Juan de la Cruz que encabeza este prefacio y lo confrontamos con la idea generalizada que sobre la personalidad del Greco han manejado frecuentemente biógrafos y exégetas de su carácter e idiosincrasia, podríamos concluir que el Greco nunca estuvo enamorado. Pero tal vez las cosas no fueran como pudiera aparentar tan frívolo y simplón análisis.

4Ni los conocidos referentes de su fortuna crítica, desde sus contemporáneos (Alonso de Villegas, Francisco de Pisa, Antonio de Covarrubias, Pedro Salazar de Mendoza, Francisco Pacheco, Giulio Mancini…, incluso Jusepe Martínez) hasta los historiadores más modernos y actuales, hacen referencia alguna a este aspecto de su vida íntima, que no sea analizar el por qué no estuvo casado –al menos en Toledo– a pesar de que podamos inferir –según sus principales biógrafos– que el Greco debió de ser un hombre pasional, ardiente, impulsivo, y, por tanto, que hubiera sentido el amor con la misma pasión y devoción que demostró sentir al interpretar y ejecutar sus cuadros.

5A pesar de que tantos autores se han ocupado de su excelso, alabado y a veces incomprendido arte, de sus eternos pleitos, de sus modos de vida, de su extravagancia o locura, de sus supuestas enfermedades de la vista, de su mística, de su imaginación visionaria, incluso de sus conquistas de reconocimientos sociales y derechos fiscales –exención de las alcabalas para artistas liberales– o de la búsqueda de sus perdidos huesos, son muy pocos los que se han interesado por un aspecto tan íntimo, tan personal, tan recóndito y profundo como el amor pasional. No hablamos del amor paterno-filial, que demostró sobradamente para con su querido hijo Jorge Manuel.

6¿Sintió un artista grandioso y sublime como el Greco el amor apasionado? De su periodo juvenil en Creta, nada sabemos. De sus diez años vividos en Italia –aunque las fuentes documentales son pocas– no podemos inferir que tuviera allí ninguna relación seria o duradera con mujer alguna, aunque, obviamente, sí pudo tener algún escarceo amoroso ocasional, habida cuenta del periodo de su vida en tierras itálicas, cuando tenía entre veintiséis y treinta y seis años aproximadamente, el periodo de la vida tal vez más fogoso y apasionado. Pero, ¿y en Toledo? Lo único indudable es que tuvo un hijo con una tal Jerónima de las Cuevas. Y este dato aparece sólo en el final de su vida, cuando se encuentra ya viejito, enfermo y acabado, en el lecho de muerte. ¿Fue producto del amor, o sólo de una aventura ocasional? Nada sabemos… Sin embargo, intriga mucho, y alienta y espolea con frecuencia el interés y la curiosidad por saber más de este velado secreto del candiota, y que probablemente permanecerá oculto e impenetrable eternamente.

7Pero al final, lo que los eruditos no han sido capaces de descubrir y aclarar en este intrincado ámbito, no podía quedarse sin una interpretación, y es por ello que ha sido debidamente sintetizado por la imaginación popular en forma de leyenda: la leyenda de ‘La Dama del Armiño’. Toledo, ciudad de estirpe legendaria y origen de leyendas sin fin, no podía dejar de ‘explicar’ la vida amorosa de uno de sus moradores más singulares. ¿Y quién mejor que esta preciosa e imaginaria dama y el embrujo de un hechizo para desatar el fogoso enamoramiento de tan ilustre personaje? Nada que objetar. Así se dice…, y así se cree!!

8Y aunque nuestra venerada leyenda sea asaz persuasiva y convincente para las almas enamoradas, blandas, mansas, dulces y pacientes…, no me resigno a revivir la incertidumbre, inquietud y desazón amorosa que evoca la lectura del soneto que en 1944 le dedicara el poeta, crítico del arte y escritor español Ezequiel González Mas, amigo de Jean-Paul Sartre, Albert Camus, Henri Matisse…

No sé si hubo alabastros en tu vida,
Alabastros con sangre, vivos oros.
No sé si esbeltas risas, leves lloros.
No sé si hubo saeta, si hubo herida.

¿Estuvo en tus brazos, trascendida,
una mujer? ¿Hallaste los sonoros
labios meridionales, labios moros
que incendiaran tu faz descolorida?

Muy poco sé de ti, de tu existencia
mortal. No te conozco en carne y hueso.
Apenas intuición, infusa ciencia.

Y no quiero pensarte así: poseso
de un frenesí carnal, de una inconsciencia
que se revuelve en ronco espasmo, en beso.

9Queridos lectores, disfrutad del magnífico elenco de estudios que presenta este espléndido compendio que tenéis a vuestra disposición, e indagad, con ternura y benevolencia, si alguna vez el Greco pudo estar enamorado.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Juan Antonio García Castro, « Prefacio », e-Spania [En ligne], 40 | octobre 2021, mis en ligne le 07 octobre 2021, consulté le 08 décembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/41500 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.41500

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search