Navigation – Plan du site

AccueilNuméros40El Greco: ambiciones y desafíosLa recepción del Greco desde las ...

El Greco: ambiciones y desafíos

La recepción del Greco desde las artes contemporáneas (siglos XX y XXI)

Emmanuel Marigno

Résumés

Cet article analyse divers aspects de la peinture de Greco, dans le but de démontrer quelques aspects de la modernité de l’œuvre du Maître tolédan. C’est d’abord une approche intrinsèque qui est adoptée, avec la mise en exergue de diverses caractéristiques plastiques qui tendent vers une forme d’atemporalité dans la peinture de Greco. Dans un second temps, et par une lecture extrinsèque, il s’agit d’apprécier les diverses modalités de cette permanence de la peinture de Greco dans la création contemporaine (installation, peinture, vidéo, etc. des XXe et XXIe siècles).

Haut de page

Entrées d’index

Mots-clés :

Greco, arts contemporains
Haut de page

Texte intégral

Principio

  • 1 Isabel Durán, «Otras vidas del Greco. Other lives of el Greco», in: Isabel Durán (dir.), Entre el c (...)

Una de las claves fundamentales para dimensionar la verdadera importancia de un creador es su futuro, lo que llega tras él. El tiempo es el mejor de los filtros, ya que con su paso se sedimentan los hallazgos más importantes de las propuestas artísticas1.

1Éstas son las primeras líneas que sintonizan el propósito de Isabel Durán en el catálogo titulado Entre el cielo y la tierra. Doce miradas al Greco cuatrocientos años después, un apreciable panorama sobre la persistencia de la obra pictórica de El Greco en la creación contemporánea y posmoderna (siglos XX-XXI). Por cierto, el Maestro Toledano sigue inspirando las reflexiones plásticas de los artistas actuales sea cual sea el medium que se emplea: foto, instalación, pintura, video, etc.

2En el ámbito de la hermenéutica diacrónica y transmedial, conviene tener en cuenta siempre el escollo del anacronismo y/o de la sobreinterpretación, es decir, el hecho de analizar obras del pasado con guías de lectura del presente. No siendo ésta mi intención, por supuesto, se pretende aquí destacar en qué medida sigue la obra de Domenikos Theotokópoulos inspirando parte de la creación contemporánea, es decir, siguiendo el esquema de Deleuze, poner de realce cuáles son los rasgos del Greco en la creación de los siglos XX y XXI. Dicho de otra forma, mi propósito aquí consistirá en demostrar que el impulso reflexivo que inició El Greco a finales del Renacimiento y principios del Barroco sigue su rumbo, de cierto modo y con determinadas analogías, en lo que se suele llamar para bien o para mal el Neobarroco contemporáneo.

3¿Qué tipo de isotopías o paradigmas estéticos y éticos pueden vincular parte de la creación contemporánea con las reflexiones plásticas del Maestro toledano? ¿Bajo qué formas se actualizan y modernizan aquellas innovaciones pictóricas que llevó a cabo El Greco? ¿Y en qué medida permiten estas creaciones contemporáneas apreciar aún más el aspecto visionario de la obra del Greco?

4Empieza este análisis con una reflexión sobre la manera cómo la modernidad –siglos XIX, principios del XX– vinculó las obras del Greco con la contemporaneidad de los siglos XX-XXI. Por mi parte, centraré el análisis en una serie de semejanzas pictóricas que presencian la pintura del Greco, y que me llaman la atención por presenciar las obras sea cual sea el género: paisaje, retrato, etc. Desde esta perspectiva, me fijaré sobre todo en el análisis de la luz y, en particular, en la manera cómo circula la luz por los distintos empastes del Greco, igual que en las obras contemporáneas, de modo a elucidar la siguiente respuesta: ¿qué pinta precisamente El Greco, y que pintan hoy quienes siguen sus pasos,… o trazos?

La modernidad como vínculo entre los siglos XVI y XXI

5Con motivo de la conmemoración del cuatrociento aniversario del Greco, el museo del Prado presentó una magnífica exposición diacrónica acerca de la continuación de la obra del Greco en el ámbito de la pintura internacional, un apreciable acontecimiento titulado El Greco y la pintura moderna. El catálogo, que dirigió Javier Barón, da cuenta de manera muy exhaustiva de los trazos que dejó la obra del Greco en la pintura moderna de finales del XIX hasta mediados del siglo XX, sacando a la luz toda una serie de reflexiones plásticas que llevaron a cabo los artistas acerca de colores y formas desde el cubismo hasta la neofiguración.

  • 2 Greco, La dama del armiño, 1577-1579, óleo sobre lienzo, 60x50cm, Glasgow, Glasgow Museum (Stirling (...)
  • 3 Javier Barón, «El Greco y la pintura moderna», in: Javier Barón (dir.), El Greco y la pintura Moder (...)
  • 4 Julius Meier-Graefe, Lovis Corinth, 1912, óleo sobre lienzo, 90,4x70,4cm, París, Museo de Orsay.

6Ha sido primero Paul Cézanne (1839-1906) que, con La dama del armiño según El Greco2, dio a conocer la obra del Maestro toledano en Francia. El pintor galo descubrió dicho óleo, por cierto, indebidamente atribuido al Greco, en la Galería Española de Luis Felipe de Orleáns, en el museo del Louvre, llamándole la atención lo intenso de la paleta cromática a la vez que aquellos cuerpos deformados. En palabras de Javier Barón, esta reescritura de Cézanne fue «una especie de acta de nacimiento de la modernidad»3. Serán a continuación pintores como Julius Meier-Graefe, con el retrato de Lovis Corinth4, quienes van a proseguir esta reflexión pictórica a partir del género del retrato tal y como había influido en él el Maestro toledano. Ahonda Cézanne en esta reflexión sobre color y forma mediante obras como Madame Cézanne con su vestido rojo y Bañistas, una prefiguración de lo que será luego el cubismo según Barón, para quien

  • 5 J. Barón, art. cit., p. 17.

[…] obras como ésta pondrían de manifiesto la primacía de un sentido de la construcción basado en el color que está en la base del cubismo, así como un dibujo expresivo deformado y la monumentalidad que podrían relacionarse con la plasticidad de la obra del Greco, con la grandiosidad de sus figuras y composiciones5.

  • 6 Édouard Manet, Cristo con los ángeles, 1864, óleo sobre lienzo, 179,4x149,9cm, New-York, The Metrop (...)

7Por lo tanto, no podemos dejar de valorar el papel que desempeñaron también obras como Cristo con los ángeles de Édouard Manet6 (1832-1883), un óleo inspirado en La Anunciación del Greco y que pudo haber contemplado en la colección personal del Barón Isidore Taylor. Del mismo modo, Edgard Degas (1834-1917) y Henri de Toulouse-Lautrec (1864-1901) participaron de la difusión de la obra del Greco en Francia con varias obras «a la manera del Greco».

  • 7 Pablo Picasso, Yo, El Greco, 1899, dibujo con tinta negra y sepia en papel, 31,5x21,8mm, Barcelona, (...)
  • 8 Pablo Picasso, Personaje el estilo de El Greco, 1899, dibujo a lápiz de acuarela sobre papel, 218x1 (...)
  • 9 Pablo Picasso, Dos cabezas el estilo de El Greco, 1899, dibujo a lápiz sobre papel, 220x164cm, Barc (...)
  • 10 Pablo Picasso, Cabeza de hombre al estilo de El Greco y otros croquis, 1899, dibujo con tinta en pa (...)
  • 11 Pablo Picasso, Personajes estilizados representados al estilo de El Greco y otros croquis, 1899, di (...)
  • 12 Pablo Picasso, Retrato de un desconocido al estilo de El Greco, 1899, óleo sobre lienzo, 34,5x31,2c (...)
  • 13 Pablo Picasso, Las señoritas de la calle de Avinyó, 1907, óleo sobre lienzo, 243,9×233,7cm, New-Yor (...)
  • 14 Pablo Picasso, Estudio para «Los campesinos», 1906, gouache sobre papel, 690x470cm, París, Museo de (...)
  • 15 El Greco, San José con el Niño Jesús, 1597-1599, óleo sobre lienzo, 109 x 56 cm, Toledo, Catedral.
  • 16 Pablo Picasso, Muchacho con caballo, 1905-1906, acuarela y gouache sobre papel pegado en madera, 49 (...)
  • 17 El Greco, San Martín y el mendigo, 1597-1599, óleo sobre lienzo y madera, 193,5x103cm, Washington, (...)
  • 18 Pablo Picasso, Familia de acróbatas con mono, 1905, acuarela, tinta china, gouache y pastel sobre c (...)
  • 19 El Greco, Sagrada Familia con Santa Ana, 1587-1596, óleo sobre lienzo, 127x106cm, Toledo, Hospital (...)
  • 20 Pablo Picasso, El Entierro de Casagemas, 1901, óleo sobre lienzo, 150,5x90,5cm, Paris, Museo de Art (...)
  • 21 El Greco, El Entierro du Conde de Orgaz, 1586-1588, óleo sobre lienzo, 480x360cm, Toledo, Iglesia d (...)

8A su vez, Pablo Picasso supo entender y percibir el interés que podían representar las reflexiones del Greco sobre color y forma para conseguir otra forma de pintar y de relacionar la pintura con otras artes o con la realidad. Lo mismo que Cézanne, Picasso reflexiona sobre la pintura del Greco a partir del género del retrato, y además de modo serial, con distintos dibujos y óleos titulados, por ejemplo, Yo, El Greco7, Personaje el estilo de El Greco8, Dos cabezas el estilo de El Greco9, Cabeza de hombre al estilo de El Greco y otros croquis10, Personajes estilizados representados al estilo de El Greco y otros croquis11 o también Retrato de un desconocido al estilo de El Greco12. Entre esta primera serie de retratos y el hallazgo del cubismo plasmado en Las señoritas de la calle de Avinyó13 de 1907 –inspirado en La visión de San Juan o La apertura del quinto sello– conviene hacer hincapié en toda una retahíla de reescrituras de las obras del Greco por Picasso. En efecto, Estudio para «Los campesinos»14 de 1906 se inspira en San José con el Niño Jesús15, Muchacho con caballo16 de 1905-1906 retoma San Martín y el mendigo17, Familia de acróbatas con mono18 de 1905 recuerda la Sagrada Familia con Santa Ana19, sin olvidar El Entierro de Casagemas20 de 1901 en perfecta sintonía con El Entierro del Conde de Orgaz21. Queda claro, pues, que tenemos en Picasso todo un recorrido plástico en el periodo 1899-1907, que arranca en El Greco, pasa por Cézanne, Manet y Degas para cristalizarse en una nueva forma de pintar: el cubismo.

  • 22 J. Barón, art. cit., p. 15.
  • 23 Ignacio Zuloaga, El Anacoreta, 1907, óleo sobre lienzo, 190x115cm, París, Museo de Orsay.
  • 24 El Greco, San Bernardino de Siena, 1603, óleo sobre lienzo, 269x144cm, Madrid, Museo del Prado.
  • 25 Ignacio Zuloaga, Toledo desde la Virgen del Valle, 1911-1920, óleo sobre lienzo, 91x120cm, Madrid, (...)
  • 26 El Greco, Vista de Toledo, 1597-1599, óleo sobre lienzo, 121,3x108,06cm, New-York, Metropolitan Mus (...)

9Se suele decir que en España El Greco permaneció en el olvido durante cuatro siglos, opinión falsa a mi modo de ver y que no comparto en absoluto. En efecto, conviene distinguir el ámbito de la crítica del mundo artístico, en que la obra del Greco siempre ha sido un punto de referencia para los artistas. Por cierto, habiendo inspirado a Diego de Velásquez en el siglo XVII y luego a Goya a finales del XVIII y principios del XIX, Javier Barón puntúa que “En efecto, el Greco distaba mucho de ser un desconocido para los pintores españoles”22. Confirman la influencia constante del Greco en el área hispánica artistas como Vicente López (1772-1850), José Aparicio (1770-1838), José de Madrazo (1781-1859) o Juan de Ribera (1779-1860). Conviene dejar claro, pues, que la filiación pictórica del Greco en España ha sido ininterrumpida desde el XVI hasta hoy día, aunque eso sí con intensidades y formas variables. En este contexto se enmarca la obra de Ignacio Zuloaga (1870-1945), cuyo Anacoreta23 se inspira en San Bernardino de Siena24, lo mismo que Toledo desde la Virgen del Valle25 recuerda la Vista de Toledo26. Por lo visto, la huella del Greco en Zuloaga resulta palpable tanto en el género del paisaje como en el retrato, aspecto que analizo más adelante como rasgo común entre todos los pintores, o casi.

  • 27 J. Barón, art. cit., p. 30.
  • 28 Julius Meier-Graefe, Spanische Reise, Princeton: E. Rowohlt, 1923 [1910].
  • 29 El Greco, El bautismo de Cristo, 1597-1600, óleo sobre lienzo, 350x144cm, Madrid, Museo del Prado.

10Si ensanchamos ahora el panorama a toda Europa, nos percatamos de que “[…] Delaunay, muy apreciado por los miembros del Der Blaue Reiter, tuvo un papel de mediador entre la pintura francesa y la alemana […]”, en palabras de Javier Barón27. En efecto, la influencia del Greco cruzó la frontera del Rin llegando a influir en el expresionismo alemán, más precisamente, mediante la paleta cromática. Lo mismo que Théophile Gautier en Francia, el Spanische Reise de Julius Meier-Graefe28 contribuyó a difundir la obra del Greco en tierras sajonas, empezando por la obra de Edwin Scharff (1887-1955), padre del expresionismo alemán, en quien impactó de modo extraordinario El bautismo de Cristo29.

  • 30 J. Barón, art. cit., p. 33.
  • 31 Max Oppenheimer, Sansón, 1911, óleo sobre lienzo, 162x130,5cm, colección particular.

11Desde Alemania, influye la obra del Greco a los artistas de toda Europa central, siendo el punto de conexión Hugo Von Tschudi, quien en 1909 adquiere para la Pinakothek de Múnich una versión de El Expolio y otra del Laocoonte, de hecho, “La presencia de importantes obras del Greco en la colección Von Nemes, que fueron expuestas en Budapest, Múnich y Dusseldorf entre 1910 y 1912, y la irradiación del Expolio y del Laocoonte, estimularon profundamente a los artistas centroeuropeos” precisa Barón30. Así lo demuestran obras como el Sansón31 de Max Oppenheimer (1885-1954), del que Veronika Schroeder subraya que

  • 32 Veronika Schroeder, «El Greco y la modernidad expresionista. Entre la interioridad y la abstracción (...)

Los ejes inestables, el espacio del cuadro completamente determinado por la figura, el suave modelado de los cuerpos, ahora de aspecto sumario y contornos oscuros, la iluminación inquieta y antinatural y el colorido casi monocromo, pertenecen a los principios pictóricos del último Greco32.

12Lo mismo se puede decir de Oskar Kokoschka (1886-1980), quien dictó en Viena una conferencia titulada “Del Greco a Van Gogh”, unas reflexiones teóricas sobre su propia pintura también, a propósito de la que Schroeder opina que

  • 33 V. Schroeder, art. cit., p. 215.

En su Anunciación, esos efectos muestran tensión y cohesión. Esta vez, ocupan el primer plano dos monumentales efigies femeninas: una figura desnuda clara se inclina con gesto ampuloso hacia otra figura que yace ante ella. Ésta está vestida y lleva una toca semejante a la de una monja. Tiene el cuerpo abombado y una pierna levantada. El acercamiento de las manos derechas de ambas mujeres forma el centro de una figura compositiva giratoria, impulsada por los brazos extendidos de la figura desnuda. La figura vestida se funde con la diagonal del cuadro, que a partir del movimiento giratorio se adentra en la profundidad del espacio pictórico. Entre el enlazado de los brazos, la vista se abre hacia el paisaje al fondo, que incluye un viaducto, una iglesia, una laguna y un templete. La relación con el Laocoonte es inequívoca33.

  • 34 Marc Chagall, Judío en rojo, 1914, óleo sobre cartón entelado, 101 x 80 cm, Basel, Stiftung Im Ober (...)
  • 35 Chaïm Soutine, Homme priant ou L’Ancien, 1921, óleo sobre lienzo, 135 x 67,5 cm, Aviñón, Fundación (...)

13No podemos dejar de citar a Marc Chagall (1887-1985) y a Chaïm Soutine (1893-1943), cuyos orígenes comunes pudieron influir de algún modo en su interés compartido por la técnica del Greco, tal y como se puede notar en los respectivos Judío en rojo34 y Hombre rezando o El anciano35, por ejemplo.

  • 36 André Masson, Toledo con crisálidas, 1935, collage, tinta y acuarela sobre papel, 48,8 x 63,3 cm, M (...)

14Volviendo a Francia, El Greco influyó luego en el surrealismo de André Masson (1896-1987) tal y como lo plasma Toledo con crisálidas36, dato importante pues exilándose a los Estados Unidos para huir de la Segunda Guerra Mundial, Masson llevo consigo la huella del Greco, dándola a conocer a Jackson Pollock (1912-1956), y a los demás expresionistas abstractos como Arshile Gorky (1904-1948), Willem de Kooning (1904-1997), Mark Rothko (1903-1970), Clyfford Still (1904-1980) o Philip Guston (1913-1980). Además de haberles seducido el tipo de luz de los cuadros del Greco, precisa Barón que

  • 37 J. Barón, art. cit., p. 40.

Su caracterización, por otra parte, como personaje alejado del poder, o enfrentado a él, le hizo ganar simpatías entre aquellos artistas, que se veían a sí mismos como outsiders en la opulenta sociedad norteamericana. Por fin, su condición de expatriado lo acercaba a la de muchos americanos de origen europea, como Gorky, De Kooning y Rothko37.

  • 38 Charles Demuth, Cielo al estilo de El Greco, 1919, tempera sobre papel, 508x406mm, Tempe, The Arizo (...)

15A continuación, serán los pintores realistas como Edward Hopper (1882-1967), los precisionistas como Charles Demuth (1883-1935), quienes se inspiraron en la luminosidad de los óleos del Greco, tal y como se puede notar en Cielo al estilo de El Greco38. Al propósito, no podemos dejar de citar el análisis de Jeffrey Schrader, para quien

  • 39 Jeffrey Schrader, «La pintura del Greco en la pintura norteamericana del siglo XX», in: Javier BARÓ (...)

La expresiva atmósfera se traduce aquí en un escenario estadounidense impregnado de cubismo. La composición, a base de diagonales que sugieren postes y alambres del teléfono, le confiere un orden arquitectónico y evoca las formas ascendentes de una catedral. Parece incluso que algunas líneas forman cruces. Hacia el centro, Demuth pinta una aguja que puede referirse a la de una iglesia luterana que se veía desde su casa familiar de Lancaster, en Pensilvania; su presencia recuerda a la catedral de la Vista de Toledo. Del mismo modo que el Greco había modificado la situación de la catedral y de otro monumento para realzar su papel en la composición, Demuth sacrificaba la fidelidad topográfica para crear una imagen más potente, posiblemente de su ciudad natal39.

  • 40 Clemente Orozco, Prometeo, 1944, óleo sobre lienzo, 73,5x93cm, Mexico, Museo Carrillo Gil.
  • 41 Greco, San Sebastián, 1577-1778, óleo sobre lienzo, 191x152cm, Palencia, Museo de la Catedral.
  • 42 Diego Rivera, Vista de Toledo, 1912, óleo sobre lienzo, 123x90cm, Puebla, Museo Amparo.
  • 43 Juan O’Gorman, México capital, 1942, óleo sobre lienzo, 66x122cm, Ciudad de México, Museo de Arte M (...)

16La huella del Greco en América latina, se explica también por el interés personal que pudieron tener distintos artistas que, además, acudieron a Europa para empaparse de la obra del Maestro toledano. Así ocurrió con el muralista de José Clemente Orozco (1883-1949), quien descubrió la obra del Greco cuando su estancia en Madrid, París y Toledo, experiencia que impactó de inmediato en el Prometeo40, verdadera muestra de la emoción que debió de provocarle el San Sebastian41 del Greco. Por cierto, también Diego Rivera (1886-1957) recorre España, topando con la Vista de Toledo de la que dará una versión más personal42. De la misma forma, David Alfaro Siqueiros (1896-1974), siguió las pautas de los demás muralistas. Una de las obras que más contextualizan la obra del Greco, quizá es México capital43 de Juan O’Gorman (1905-1982), o la obra de Remedios Varo (1908-1963) que llegó a México huyendo del franquismo. Junto con México, la obra del Greco influyó incluso en la obra del uruguayo Joaquín Torres García (1874-1949) –que también residió en España–, en la del cubano Wilfredo Lam (1911-2002) y en la del argentino Estebán Lisa (1895-1983) –que estuvo en Toledo.

  • 44 Francis Bacon, Mujer tumbada, 1961, óleo sobre lienzo, 198,8x141,6cm, Madrid, Museo Reina Sofía.
  • 45 Graham Sutherland, Crucifixión, 1946, óleo sobre lienzo, 90,8×101,6cm, Londres, Tate Modern.
  • 46 Javier Portús, «El Greco y la pintura europea: del surrealismo a las nuevas figuraciones», in: Javi (...)
  • 47 Alberto Giacometti, Cabeza de hombre III (Diego), 1964, óleo sobre lienzo, 65x55,4cm, Zurich, Kunst (...)

17Entre los artistas finiseculares, los británicos Francis Bacon (1909-1992) y Graham Sutherland (1903-1980) tomaron en cuenta las formas alargadas y la paleta cromática del Greco en sus obras neofigurativas, Bacon en su Mujer tumbada44, por ejemplo, y Sutherland en su Crucifixión45, entre otros. Sobre el aspecto, precisa Portús que “Bacon no está muy lejos del Greco con quien comparte el interés por la expresividad cromática y por la distorsión anotómica”46. Por su parte, los neofiguratistas galos como Bernard Buffet (1928-1999) o Nicolas de Staël (1914-1955) también homenajearon al Greco, lo mismo que el suizo parisiense Alberto Giacometti (1901-1966) Cabeza de hombre47celebra sin la menor duda la reflexión sobre la forma tal y como la llevó a cabo el Maestro toledano, precisando Portús se trata de

  • 48 J. Portús, art. cit., p. 300.

[…] una obra realizada en 1964, dos años antes de su muerte, y que representa a su hermano Diego, su modelo más asiduo. En ella descubrimos varias de las características que unen el Greco y Cézanne y que convierten a Giacometti en el “nuevo Cézanne” […] para el arte de las décadas centrales del siglo XX48.

  • 49 Antoni Clavé, Caballero de la mano en el pecho, 1965, óleo sobre cartón, 162x114cm, colección perso (...)
  • 50 Antonio Saura, Retrato imaginario de Felipe II, 1967, óleo sobre lienzo, 130x96,7cm, Cuenca, Museo (...)

18La neofiguración española, viene representada con el Caballero de la mano en el pecho49 de Antoni Clavé (1913-2005) o con el Retrato imaginario de Felipe II50 de Antonio Saura (1930-1998), sin duda el artista cuyos títulos citan claramente la huella del Greco en su arte informal, pues, según analiza Portús

  • 51 J. Portús, art. cit., p. 308-310.

Saura fue un artista muy consciente, que puso un gran empeño en identificar la tradición a la que pertenecía, y que reflexionó de manera extraordinariamente lúcida sobre la misma, de forma que sus ensayos son muy reveladores sobre las fuentes de una parte importante de la pintura de la segunda mitad del siglo XX. En ellos hermana con el último Picasso, Giacometti, Dubuffet o Bacon, pero al mismo tiempo demuestra hasta qué punto la pintura del Greco era capaz en esos años se seguir actuando como fuente de inspiración para aquellos artistas que –como éstos– conciben el espacio pictórico «como campo de batalle» donde surge “la bestia convulsa” y donde se dirime el conflicto ente pulsión personal y expresión pictórica51.

19Como se podrá notar, las obras en blanco y negro de Saura dan testimonio que la reflexión sobre la luz es, sin lugar a duda, la mayor aportación del Greco a la pintura universal, aún por encima de la reflexión sobre cromatismo y forma. De hecho, parece que El Greco no está analizando un género en particular, sino que está planteando una problemática mucho más amplia, más allá de los géneros y, como se verá en unos apartados, incluso más allá de los media.

Paisaje y retrato

  • 52 Sebastián Covarrubias Horozco, Tesoro de la lengua castellana o española (1ª ed. 1611), Edición int (...)

20En el género del retrato oficial, como se sabe, los pintores de cámara disponían de muy poquito margen para innovar desde perspectivas poéticas y aun menos para expresar el más mínimo parecer político. Dicha rigidez se entiende por el hecho de que el retrato cumplía un papel de exemplum respecto a los contemporáneos, por supuesto, pero incluso cara a la historia. En efecto, conviene tener en cuenta que «La figura contrahecha de alguna persona principal y de cuenta, cuya efigie y semejanza es justo quede por memoria a los siglos venideros. […], tenemos hoy día noticias de las efigies de muchos príncipes y personas señaladas», según precisa Sebastián de Covarrubias Horozco52.

  • 53 P. Civil, art. cit., p. 220.

21Sin embargo, el retrato de personas anónimas o de nivel social menos prestigioso no sufría el peso de dicha codificación estética y ética, por tener un alcance meramente individual o familiar. Por lo tanto, dichas obras no carecen de valor pictórico, al contrario, recordando Pierre Civil que muchas de estos óleos «[…] furent aussi des hommages ou des témoignages d’amitié pour lesquels l’artiste a déployé tout son génie pictural»53.

22Partiendo de estos principios, no resulta descalabrado pensar que el retrato exento de alcance oficial gozaba de una forma de libertad, de posibilidad de innovar, de salirse de los cánones estéticos y éticos. En este contexto, el retrato de personas anónimas podía funcionar como una especie de laboratorio de investigaciones pictóricas, un lugar de creatio e inventio. El Greco pude, de hecho, experimentar nuevas técnicas acerca de la composición del cuadro, de empastes y demás pinceladas, del medium y del soporte, etc., llegando así al propio tema de la pintura, libre de los frenos que imponen los códigos.

23El Greco suaviza el canon empezando por ablandar la forma, es decir, alargando y estirando cuerpos, edificios, vegetación, etc., como para crear más espacio, salir de restricciones formales, ideológicas, oficiales. De hecho, sea cual sea el género, o sea, paisaje o retrato, El Greco diluye la línea, suaviza la forma, mezclando dichas delimitaciones estéticas y éticas en la masa del medium, que luego colorea, empasta, estira, según parecer y sensibilidad personales.

24Y estas masas de medium rebasan de dinamismo, movimiento, vitalidad, dan a sentir y ver el ademán pictórico del artista que materializa en óleo y pigmentos su idea y sensibilidad, su representación propia. En el óleo, se va debilitando, deslizando, resbalando toda la rigidez del canon oficial, dando así lugar a formas nuevas que generan emociones desconocidas, sensaciones inexploradas, es decir, territorios desprovistos de control, horizontes por conquistar.

25Por lo visto, El Greco pinta en margen de géneros y cánones, pero, disidir no significa oponerse, pues no hubiera tenido el menor sentido querer oponerse en el marco de la potente España inquisitorial y postridentina del muy católico Rey Prudente. Tenemos, pues, que entender el estilo del Greco como una estrategia que, bajo la apariencia de cumplir cánones oficiales, consigue crear un espacio de libertad en el mismo cuadro merced una vibración de la forma, como una holgura entre la que pueden fluir color y luz, ideas y sensaciones.

26De hecho, para El Greco, no parecen existir ni cánones ni géneros, es decir, paisaje o retrato constan como una sola y misma posibilidad de pintar, de pintar la pintura, de pensar la creación.

Géneros pictóricos y movimiento plástico

27El sentido de la pintura del Greco no reside, a mi modo de ver, en la problemática de cumplir o incumplir cánones y géneros. La pintura del Greco mora en la hendidura que surca el pincel en la masa pictórica, en el genio del Greco en saber guiar el fluir de la luz por esa mezcla de óleo y pigmentos a los que aviva un sabio tejido alemanisco. De hecho, conviene leer los óleos del Greco partiendo del detalle, siendo cada pincelada una obra de por sí y cada cuadro una pincelada, como si la suma de todos los cuadros del Greco no fuese sino un solo y mismo óleo. En efecto, da lo mismo que El Greco pinte un árbol, un cielo, un edificio o un rostro, lo que pinta El Greco es la propia pintura y, prueba de ello, su técnica de las series, que demuestra que El Greco no representa un tema en el marco de un género, sino que investiga en el mismo hecho pictórico.

  • 54 Greco, Laocoonte, 1600-1614, óleo sobre lienzo, 137,5x172,5cm., Washington DC., National Gallery of (...)
  • 55 Greco, El Cristo crucificado con dos donantes, 1590, óleo sobre lienzo, 258x180cm., París, Museo de (...)
  • 56 Greco, Vista de Toledo, 1597-1599, óleo sobre lienzo, 121,3x108,06cm. New-York, Metropolitan Museum (...)
  • 57 Greco, Cristo en el Monte de los Olivos, 1590, óleo sobre lienzo, 102x131cm., Londres, National Gal (...)
  • 58 Greco Visión del Apocalipsis o Apertura del Quinto Sello del Apocalipsis o Visión de San Juan, 1610 (...)
  • 59 Greco, Retrato del Cardenal Niño de Guevara, 1600, óleo sobre lienzo, 171x108cm, New-York, The Metr (...)

28Desde esta perspectiva, desaparece como tal el cielo del Laocoonte (1610-1614)54, del El Cristo crucificado con dos donantes (1590)55 o el de Vista de Toledo (1599-1600)56; lo mismo ocurre con los pliegues del tejido de Cristo en el Monte de los Olivos (1590)57, en la Visión del Apocalipsis o Apertura del Quinto Sello del Apocalipsis o Visión de San Juan (1610-1614)58 o en el Retrato del Cardenal Niño de Guevara (1600)59, por ejemplo.

29Paisajes y retratos se reúnen en una idéntica reflexión sobre camafeos de azules grises, negros azulados, azules en claroscuro, plasmados todos por la misma mano del Greco, que compone une verdadera dramaturgia de pinceladas que se entrecruzan, juntan para volver a alejarse. La obra del Greco resulta ser un inmenso escenario en que dialogan colores y valores, formas y juegos de luces. Los paisajes del Greco son bosques, caminos y cielos de pinceladas y lo que retrata el Maestro toledano es la propia pintura, no siendo los temas sino pretextos para pintar.

  • 60 Carlos León, El Cardenal don Fernando Niño de Guevara, 2013, tríptico, óleo sobre aluminio, 200x150 (...)

30Así es cómo Carlos Léon (Ceuta, 1948) reescribe El Cardenal Don Fernando Niño de Guevara60 bajo la forma de un tríptico abstracto fechado en 2013. El artista metamorfosea al protagonista principal en una especie de paisaje formado por pinceladas de pintura al óleo, que parecen evocar una especie de motivo acuático y vegetal. En todo caso, León lo mismo que El Greco diluye la forma en el medium, borra el contorno cruzando colores y crea una coherencia pictórica reuniéndolo todo en juegos de luces. además, interpretando la obra del Greco como una oposición ideológica, parecer que me cuesta compartir, como ya he dicho, Carlos León, percibe la obra del Maestro toledano de forma retiniana, es decir, que percibe los cuadros en forma de impresiones o sensaciones cromáticas, precisando que

  • 61 León, citado por IDurán, art. cit., p. 17.

Algunos cuadros del Greco están en mi memoria pictórica de forma permanente. No sé realmente por qué cuando vivía en Nueva York fui tantas decenas de veces al Metropolitan a ver dos obras del Greco, El cardenal Don Fernando Niño de Guevara y la Vista de Toledo61.

  • 62 Manuel Broto, EG1, 2014, óleo sobre lienzo, 300x200cm, colección del artista.

31Casi desde una perspectiva análoga, José Manuel Broto (Zaragoza, 1949) recrea obras del Greco mediante líneas de colores, como un juego cinético de rayas cromáticas que acaban formando masas coloreadas, tal y como se pueden contemplar en un díptico fechado de 2014 y titulado EG1 y EG262. Inspirándose en el Expolio (1577-1579), Broto transforma armaduras, lanzas, paisajes y demás personajes bíblicos o paganos en unas mismas líneas movedizas, cuya vitalidad procede del juego entre colores cálidos y fríos cuyo aspecto visual recuerda los del hipotexto iconográfico.

  • 63 Montserrat Soto, Sin título. Terrado 1, Sin título. Terrado 2, Sin título. Terrado 3, 1997, foto, 1 (...)
  • 64 Soto, citado por I. Durán, art. cit., p. 21.

32Seguimos igualmente atraídos por el dinamismo cromático de los grises azulados o demás azules negruzcos que dan vida a las fotos de Montserrat Soto (Barcelona, 1961), un tríptico fechado en 1997 y titulado Sin título. Terrado 1, Sin título. Terrado 2 y Sin título. Terrado 363. Borrando el origen espacial donde fueron tomadas las fotos, Soto hace hincapié en los borbotones de colores, que la artista plasma en formatos de 190 x 150 cm como si estuviésemos ante una pantalla, una sensación de fotogramas que refuerza la estrategia museológica, que presenta la obra bajo la forma de una lectura diacrónica y lineal, como si las mismas nubes estuviesen trasladándose de una foto hacia la otra ante nuestra mirada, puntuando la fotógrafa que “[…] la parte que manda en las obras del Greco se encuentra en los trágicos cielos que centran las escenas, generan inquietud y tensión, no hay nada relajado en ellos. Hace falta utilizar colores brillantes en las figuras para que destaquen”64.

El moverse de la luz

  • 65 Marina Núñez, Vista y plano de Toledo, 2013, vídeo mono canal, 1 mn, colección del artista.
  • 66 Greco, Vista y plano de Toledo, 1610-1614, óleo sobre lienzo, 132x228cm, Toledo, Museo El Greco.

33Quizá llevando la reflexión aún más allá del color y movimiento, Marina Núñez (Vigo, 1966) alivia el medium del pigmento, conservando solo la luz, una luz coherente, completa y total, que no desea descomponer en distintas gamas cromáticas, y que mantiene como a estado primitivo en su instalación video de 2013. La obra, titulada Vista y plano de Toledo65, sume al espectador en un ámbito absolutamente negro que infunde una tremenda sensación de tinieblas, sentimiento que acaban rompiendo unos hilos de luz que trazan líneas levemente amarillas, como una sensación cálida que introducen un horizonte, una perspectiva, una forma inmaterial que acabamos reconociendo como la vista de Toledo, una representación muy conceptual por ser de luz, casi como una idea, una sensación, un sentir. Si lo vemos bien, la intericonicidad entre la obra de Núñez y su hipotexto visual rebasa de copresencia plástica, pues la artista contemporánea está citando, con los medios tecnológicos del siglo XXI, el texto que figura en primer plano del óleo del Greco: «Para su ornato y hacer figuras grandes me he valido en cierta manera de ser cuerpos celestiales como vemos en las luces que vistas de lexos por pequeñas que sean nos parecen grandes»66. Dar a ver el movimiento merced luz, el anima gracias a la llama viva, quizá sea el pliegue en el que se cruzan el video de Núñez y los cuerpos ondulantes del Greco. Al propósito, se puede recordar la frase de Gian Pablo Lamazzo que declaraba en su tratado sobre manierismo que

  • 67 Gian Pablo Lomazzo, Trattato dell'arte della pittura, scoltura et architettura, Milán: P. Gottardo (...)

La mayor gracia y vivacidad que pueda tener una figura es la de que parezca en movimiento. Los pintores llaman a esto la furia de la figura, y para representar el movimiento no existe forma más apropiadas que la llama del fuego. Por lo tanto, cuanto más tenga la figura del largo de la llama, será tanto más bella67.

34Dicho de otra forma, la contemporaneidad, o sea, la vertiente atemporal o eónica de la pintura del Greco, está en la capacidad de dramatizar el tema pintado, sea paisaje o retrato, como si pintar fuese una especie de alquimia que desmaterializa, produciendo dicho movimiento de lo físico a lo metafísico destello, luz, resplandor: una llama.

  • 68 Din Matamoro, Cenital 1 y Cenital 2, 2014, acrílico sobre tela, 220x330cm, colección del artista.

35También Din Matamoro (Vigo, 1958) con Cenital 1 y Cenital 268, respectivamente fechados en 2013 y 2014, se esfuerza por representar el moverse de luz, el destallar de los colores. Se inspira el pintor en la propia paleta cromática del Greco para crear ambos acrílicos abstractos que pretenden sugerirle al espectador la sensación efímera del paso de la luz. La búsqueda de la luz supera cánones y géneros, medidas y tamaños, estilos y media, etc. Se trata, también en Matamoro, de alcanzar una especie de absoluto pues, en palabras del artista,

  • 69 Matamoro, citado por I. Durán, art. cit., p. 29.

Hace tiempo que pinto la luz cenital, la del cielo y del aire, no sé si mis cuadros son abstractos porque realmente no pinto nada más que la luz y el color del aire […]. El Greco es una referencia clave en este afán de mi trabajo. El Greco me pide siempre que mire hacia lo alto. Los colores que plasma en el aire son los mismos de las figuras: une lo terrestre con lo cenital. Muchas veces he puesto en horizontal reproducciones de obras verticales del Greco, ¡las túnicas se convierten en cielos!69

  • 70 Pierre Gonnord, Konstantina, 2008, foto en color, 166x125cm, Aízpuru, Galería Juana.
  • 71 Pierre Gonnord, Magdalena, 2009, foto en color, 166x125cm, Aízpuru, Galería Juana.
  • 72 Pierre Gonnord, María, 2006, foto en color, 166x125cm, Aízpuru, Galería Juana.
  • 73 P. Civil, art. cit., p. 230.
  • 74 Gonnord, citado por I. Durán, art. cit., p. 26.
  • 75 I. Durán, art. cit., p. 26-27.

36Pierre Gonnord (Cholet, 1963), mediante el medium fotográfico, también está en busca de la luz, todo un juego de claroscuros que intenta captar en los rostros de Konstantina (2008)70, Julia (2011), Magdalena (2009)71 o María (2006)72, entre otras, es decir, personas anónimas cuyos retratos abarcan acontecimientos que la vida grabó en sus rostros, en forma de arugas, cicatrices y demás surcos. La luz, aquí, es la misma que anima cualquier retrato, como si Gonnord estuviese captando lo mas hondo de los seres, sea cual sea su estatus social, una luz ontológica que anima cualquier ser humano. De hecho, la estrategia del anonimato resulta coherente con el propósito y fundamental, algo parecido a lo que encontramos, ya, en determinados retratos no oficiales del Greco, como son por ejemplo el Caballero Anciano (1587-1600), el Caballero desconocido (1600-1607) o El caballero de la mano en el pecho (1580). Pertenezcan al siglo XVII o al XXI, estas personas vueltas obras de arte comparten el mismo anonimato que les confiere una libertad total, la misma de la que goza el artista al momento de experimentar juegos plásticos, innovaciones artísticas, investigaciones metafísicas, recordando Pierre Civil que “Greco s’affranchit des conventions en vigueur pour mettre en œuvre des formulations esthétiques inédites, témoignage d’une liberté artistique assumée tant dans l’audace technique que dans l’indépendance d’esprit”73. Igual que El Greco, Gonnord capta la llama interior del modelo, volviéndose el cuerpo una metáfora física del verdadero objetivo metafísico que quiere representar el fotógrafo. Representar lo invisible animando lo visible, casi un proyecto místico que Gonnord experimentó ante la La Trinidad (1577-1579) con la que topó el fotógrafo en el museo del Prado, cuando solo era “[…] un hombre intelectual no religioso, que cuestiona el sentido de la vida, que indaga en la condición humana”74. Entendemos, pues, que Gonnord rebasa la representación del modelo, cumple el proyecto de alcanzar el sentido de la vida. De hecho, Gonnord representa a cualquier ser humano, “[…] consigue mostrarnos algo de nosotros mismos, ya que el verdadero eje de sus retratos es la condición humana que todos compartimos”75, añade Durán.

  • 76 Darío Villalba, Entre dos mundos, 2008, arena, barniz, grava, fotografía, óleo sobre photolinen ent (...)

37Son los marginales el tema predilecto de Darío Villalba (Saint Sébastian, 1935), autor de un tríptico multimedial titulado Entre dos mundos (2008)76, y compuesto de arena, barniz, grava, fotografía, óleo sobre photolinen entelado y lienzo. La obra representa a un niño gitano, de pelo largo y moreno, en primer plano, sonriente, como si estuviese cantando o hablándole al fotógrafo. Vuelto obra de arte, dicho niño se transforma en el símbolo de todo un pueblo marginal, rechazado y a quien el fotógrafo quiere homenajear, algo parecido a los anónimos de Gonnord. Ubicado en el centro del tríptico, el niño tiene a la izquierda el cuadro con arena coloreada con un camafeo de azules y ocres que recuerdan lo terrestre, mientras el cuadro de la derecha contiene otra foto que representa parte de la bóveda celeste. Ante esta representación, igualmente mística, Darío Villalba habla de

  • 77 I. Durán, art. cit., p. 27.

[…] su niño-día-noche frente al abismo de la muerte. El gitano vive entre dos mundos, es la vida en su estado más puro situado en el centro de sus obras. Delante del amanecer teñido de platas el niño es todo vulnerabilidad y dulzura, un renacimiento de la propia vida. Al lado del negro de una noche infinita, es la carne muerta de Cristo77.

Movimiento plástico y movimientos artísticos: el arte conceptual

  • 78 Pablo Reinoso, Ashes to Asches, 2002, instalación, colección del artista.

38Pablo Reinoso (Buenos Aires, 1955) reescribe la obra del Greco balo la forma de una instalación con distintos trozos de madera, una obra de 2002 titulada Ashes to Asches78, como unas enormes llamas que entran o salen por una ventana y otras por el hogar de una chimenea. Intentando explicar su intención, revela Reinoso que

  • 79 Reinoso citado por I. Durán, art. cit., p. 19.

[…] cuando era niño llegaron a mis manos ilustraciones de sus cuadros que guardaba con las cosas que me gustaban. Sentía una profunda extrañeza en su universo. […]. El tiempo pasó hasta que, llegada mi adolescencia, me encontré en Toledo frente a su gran obra, El entierro del señor de Orgaz. Fue todo un choque. Durante los casi cuarenta años siguientes, he estado visitando el Prado para ver al Greco, Velázquez y Goya cada vez que iba a Madrid. Siento ahora que he crecido con ellos79.

  • 80 Pablo Reinoso, Laocoonte, 2014, madera esculpida, 186,5x150,5x35cm, colección del artista.

39Puede sorprender semejante instalación, sin embargo, conviene recordar que El Greco solía preparar la dramaturgia de sus lienzos preparando un pequeño escenario, es decir, una maqueta en la que ubicaba personajes, decorados, juegos de luces, etc. Por lo visto, Reinoso no hace sino expresar, en sentido contrario, la génesis de los oleos del Greco, como si quisiera ir rumbo al origen de la creación, captar el momento de la concepción de la obra. Las cenizas que escenifica Reinoso, son como el momento que lo físico desaparece para dar lugar a la llama, a la luz, a lo vivo. También ha insiprado El Greco el Laocoonte80 de Reinoso, un entramado de maderas de distintas categorías, y que Simón Marchán Fiz analiza como

  • 81 Simón MarchÁn Fiz, “Miradas actuales sobre el Greco», in: Isabel DURÁN (dir.), Entre el cielo y la (...)

[…] los ritmos agitados y los torbellinos vertiginosos como las deformaciones, los entrelazamientos, el retorcimiento de los cuerpos y los escorzos de las figuras […]. Pero no menos atraen la gestualidad y el accionismo, por no mencionar los rostros de sus personajes u el lenguaje de las manos, las transparencias de los encajes y las veladuras dispersas o las palpitaciones que insinúan una desmaterialización y acentúan las tensiones entre lo real y lo transcendente81.

  • 82 Secundino Hernández, Secular Breeze, 2014, tinta, gouache, acrílico, resina y óleo sobre lienzo, 26 (...)
  • 83 Secundino Hernández, Sol y sombra, 2014, tinta, gouache, acrílico, resina y óleo sobre lienzo, 265x (...)

40Con el mismo proyecto de llegar al momento preciso del acto creador, Secundino Hernández (Madrid, 1975) va en busca de los trazos con los que El Greco limpiaba el pincel en el canto del marco, como unos arrepentimientos durante el propio actor creador, unas masas de pintura que son como la huella de la mente del Greco pensando su propia creación. Mediante Secular Breeze (2014)82 y Sol y sombra (2014)83 Confirma Hernández practicar la pintura en forma de archivos, buscando

  • 84 Hernández, citado por I. Durán, art. cit., p. 23.

[…] los arrepentimientos […], los bordes de algunas obras en las que figuran las descargas del pincel, una especie de paleta adyacente en la que puede ver el proceso de elaboración del cuadro84.

  • 85 S. MarchÁn Fiz, art. cit., p. 111.

41A todas luces, Secular Breeze junto con Sol y sombra recrean «los tratamientos abstractos de las nubes u otros fenómenos de la naturaleza como los colores ácidos y las armonías disonantes»85, en palabras de Marchán Fiz. Mediante un lenguaje abstracto, Hernández investiga, igual que El Greco en su momento, en la manera de guiar la luz por lo surcos de la masa de acrílico o de óleo, inventando toda una gramática plástica de descargas: aplastadas, en masa, erizadas, estiradas, surcadas, etc. De hecho, el lenguaje de Hernández resulta polisémico, es decir, cada empaste de amarillo, azul, rojo o verde puede recordar, a la vez, distintas obras del Greco, funcionando las obras de Hernández como un territorio atemporal, una especie de Eón en que, casi, el espectador podría sentir la mano del Maestro toledano pintando.

Final

42El corpus de artistas contemporáneos que se inspiran en la pintura del Greco y que se ha presentado en este estudio no es, de ningún modo, exhaustivo. Tampoco debía serlo. En efecto, se ha intentado aquí brindar todo un panorama de obras y media (arte multimedial, fotografía, instalación, pintura, video, etc.) que reescriben la obra del Greco manteniendo una forma de coherencia.

43Por supuesto, también merecen ser señalados artistas tan valiosos como Jorge Galindo (Madrid, 1965), Luis Gordillo (Sevilla, 1934) o Cristina Iglesias (San Sebastián, 1958), entre otros. También se podría dar cuenta de las reescrituras del Greco en el espectáculo vivo, con estrategia tajantemente transmedial.

44En todo caso, mi intención aquí consistió en analizar las huellas que dejó El Greco en las artes plásticas contemporáneas, desde problemáticas como son la reflexión sobre el medium, el color, la luz, el movimiento. Se ha demostrado la vigencia del Greco en la pintura contemporánea, por lo menos, el impulso que ha dado el Maestro toledano por hacer visible lo invisible, una empresa casi mística que sobrepasa los límites de las artes, del espacio y del tiempo.

  • 86 María Bolaños, “El Greco. Un estado de ánimo. El Greco. A state of mind”, in: Isabel DURÁN (dir.), (...)

45Quizá lo que más llama la atención, es la diversidad de estrategias artísticas, estilos y lenguajes mediante los cuales sigue manteniéndose viva aquella llama que animó al / El Greco en su momento, “[…] uno de los que llevó más lejos esta soberanía de la visión interior del artista”86. En todo caso, El Greco planteó un interrogante que siguen intentando resolver muchos artistas: ¿Cómo entender, representar y soportar la nada? ¿Siguiendo el movimiento de la luz entre los surcos del pincel?

Haut de page

Bibliographie

Barón, Javier (dir.), El Greco y la pintura Moderna, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2014.

Barón, Javier, “El Greco y la pintura moderna”, in: Javier Barón (dir.), El Greco y la pintura Moderna, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2014, p. 15-49.

Bolaños, María, “El Greco. Un estado de ánimo. El Greco. A state of mind”, in: Isabel Durán (dir.), Entre el cielo y la tierra. Doce miradas al Greco cuatrocientos años después, Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2014, p. 102-103.

Civil, Pierre, “Greco et le portrait : du stéréotype à l’individualité”, in: Emmanuel Marigno (dir.), Le Greco : être artiste et peindre dans l’Espagne post-tridentine, Paris : Ellipses, 2020, p. 216-238.

Covarrubias Horozco, Sebastián, Tesoro de la lengua castellana o española (1ª ed. 1611), Edición integral e ilustrada de Ignacio Arellano y Rafael Zafra, Pamplona / Madrid: Universidad de Navarra, Iberoamericana-Vervuert / Real Academia Española / Centro para la Edición de Clásicos Españoles, 2006.

Durán, Isabel, “Otras vidas del Greco. Other lives of el Greco”, in: Isabel Durán (dir.), Entre el cielo y la tierra. Doce miradas al Greco cuatrocientos años después, Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2014, p. 11-33.

Lomazzo, Gian Pablo, Trattato dell'arte della pittura, scoltura et architettura, Milan: P. Gottardo Pontio a instantia di Pietro Tini, 1584.

Marchán Fiz, Simón, “Miradas actuales sobre el Greco”, in: Isabel Durán (dir.), Entre el cielo y la tierra. Doce miradas al Greco cuatrocientos años después, Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2014, p. 110-111.

Meier-Graefe, Julius, Spanische Reise (1a ed. 1910), Princeton: E. Rowohlt, 1923.

Portús, Javier, “El Greco y la pintura europea: del surrealismo a las nuevas figuraciones”, in: Javier Barón (dir.), El Greco y la pintura Moderna, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2014, p. 277-311.

Schrader, Jeffrey, “La pintura del Greco en la pintura norteamericana del siglo XX”, in: Javier Barón (dir.), El Greco y la pintura Moderna, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2014, p. 241-275.

Schroeder, Veronika, “El Greco y la modernidad expresionista. Entre la interioridad y la abstracción”, in: Javier Barón (dir.), El Greco y la pintura Moderna, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2014, p. 199-239.

Haut de page

Notes

1 Isabel Durán, «Otras vidas del Greco. Other lives of el Greco», in: Isabel Durán (dir.), Entre el cielo y la tierra. Doce miradas al Greco cuatrocientos años después, Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2014, p. 11-33, p. 11.

2 Greco, La dama del armiño, 1577-1579, óleo sobre lienzo, 60x50cm, Glasgow, Glasgow Museum (Stirling-Maxwell Collection). Desde Cézanne, por cierto, la atribución al Greco resulta dudosa. Con todo, Cézanne apreció muchas más obras del Greco, lo cual nos permite mantener la influencia del Greco en Cézanne y demás pintores franceses.

3 Javier Barón, «El Greco y la pintura moderna», in: Javier Barón (dir.), El Greco y la pintura Moderna, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2014, p. 15-49, p. 17.

4 Julius Meier-Graefe, Lovis Corinth, 1912, óleo sobre lienzo, 90,4x70,4cm, París, Museo de Orsay.

5 J. Barón, art. cit., p. 17.

6 Édouard Manet, Cristo con los ángeles, 1864, óleo sobre lienzo, 179,4x149,9cm, New-York, The Metropolitan Museum of Art.

7 Pablo Picasso, Yo, El Greco, 1899, dibujo con tinta negra y sepia en papel, 31,5x21,8mm, Barcelona, Museo Picasso.

8 Pablo Picasso, Personaje el estilo de El Greco, 1899, dibujo a lápiz de acuarela sobre papel, 218x155mm, Barcelona, Museo Picasso.

9 Pablo Picasso, Dos cabezas el estilo de El Greco, 1899, dibujo a lápiz sobre papel, 220x164cm, Barcelona, Museo Picasso.

10 Pablo Picasso, Cabeza de hombre al estilo de El Greco y otros croquis, 1899, dibujo con tinta en papel, 31,5x21,5cm, Madrid, Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso por el Arte.

11 Pablo Picasso, Personajes estilizados representados al estilo de El Greco y otros croquis, 1899, dibujo a pluma con tinta china en papel, 31,5x21,5mm, Madrid, Fundación Almine y Bernard Ruiz-Picasso por el Arte.

12 Pablo Picasso, Retrato de un desconocido al estilo de El Greco, 1899, óleo sobre lienzo, 34,5x31,2cm, Barcelona, Museo Picasso.

13 Pablo Picasso, Las señoritas de la calle de Avinyó, 1907, óleo sobre lienzo, 243,9×233,7cm, New-York, Museum of Modern Art.

14 Pablo Picasso, Estudio para «Los campesinos», 1906, gouache sobre papel, 690x470cm, París, Museo de la Orangerie.

15 El Greco, San José con el Niño Jesús, 1597-1599, óleo sobre lienzo, 109 x 56 cm, Toledo, Catedral.

16 Pablo Picasso, Muchacho con caballo, 1905-1906, acuarela y gouache sobre papel pegado en madera, 49,8 x 32,1 cm, Londres, Tate Gallery.

17 El Greco, San Martín y el mendigo, 1597-1599, óleo sobre lienzo y madera, 193,5x103cm, Washington, National Gallery of Art.

18 Pablo Picasso, Familia de acróbatas con mono, 1905, acuarela, tinta china, gouache y pastel sobre cartón, 104x75cm, Göteborg, Konstmuseum.

19 El Greco, Sagrada Familia con Santa Ana, 1587-1596, óleo sobre lienzo, 127x106cm, Toledo, Hospital Tavera / Fundación Casa Ducal de Medinaceli.

20 Pablo Picasso, El Entierro de Casagemas, 1901, óleo sobre lienzo, 150,5x90,5cm, Paris, Museo de Arte Moderno de la Ciudad de París.

21 El Greco, El Entierro du Conde de Orgaz, 1586-1588, óleo sobre lienzo, 480x360cm, Toledo, Iglesia de Santo Tomé.

22 J. Barón, art. cit., p. 15.

23 Ignacio Zuloaga, El Anacoreta, 1907, óleo sobre lienzo, 190x115cm, París, Museo de Orsay.

24 El Greco, San Bernardino de Siena, 1603, óleo sobre lienzo, 269x144cm, Madrid, Museo del Prado.

25 Ignacio Zuloaga, Toledo desde la Virgen del Valle, 1911-1920, óleo sobre lienzo, 91x120cm, Madrid, Museo de Bellas Artes de San Fernando.

26 El Greco, Vista de Toledo, 1597-1599, óleo sobre lienzo, 121,3x108,06cm, New-York, Metropolitan Museum of Art.

27 J. Barón, art. cit., p. 30.

28 Julius Meier-Graefe, Spanische Reise, Princeton: E. Rowohlt, 1923 [1910].

29 El Greco, El bautismo de Cristo, 1597-1600, óleo sobre lienzo, 350x144cm, Madrid, Museo del Prado.

30 J. Barón, art. cit., p. 33.

31 Max Oppenheimer, Sansón, 1911, óleo sobre lienzo, 162x130,5cm, colección particular.

32 Veronika Schroeder, «El Greco y la modernidad expresionista. Entre la interioridad y la abstracción», in: Javier Barón (dir.), El Greco y la pintura Moderna, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2014, p. 199-239, p. 213.

33 V. Schroeder, art. cit., p. 215.

34 Marc Chagall, Judío en rojo, 1914, óleo sobre cartón entelado, 101 x 80 cm, Basel, Stiftung Im Obersteg.

35 Chaïm Soutine, Homme priant ou L’Ancien, 1921, óleo sobre lienzo, 135 x 67,5 cm, Aviñón, Fundación Calvet.

36 André Masson, Toledo con crisálidas, 1935, collage, tinta y acuarela sobre papel, 48,8 x 63,3 cm, Madrid, Museo Reina Sofía.

37 J. Barón, art. cit., p. 40.

38 Charles Demuth, Cielo al estilo de El Greco, 1919, tempera sobre papel, 508x406mm, Tempe, The Arizona State University Art Museum.

39 Jeffrey Schrader, «La pintura del Greco en la pintura norteamericana del siglo XX», in: Javier BARÓN (dir.), El Greco y la pintura Moderna, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2014, p. 241-275, p. 242.

40 Clemente Orozco, Prometeo, 1944, óleo sobre lienzo, 73,5x93cm, Mexico, Museo Carrillo Gil.

41 Greco, San Sebastián, 1577-1778, óleo sobre lienzo, 191x152cm, Palencia, Museo de la Catedral.

42 Diego Rivera, Vista de Toledo, 1912, óleo sobre lienzo, 123x90cm, Puebla, Museo Amparo.

43 Juan O’Gorman, México capital, 1942, óleo sobre lienzo, 66x122cm, Ciudad de México, Museo de Arte Moderno.

44 Francis Bacon, Mujer tumbada, 1961, óleo sobre lienzo, 198,8x141,6cm, Madrid, Museo Reina Sofía.

45 Graham Sutherland, Crucifixión, 1946, óleo sobre lienzo, 90,8×101,6cm, Londres, Tate Modern.

46 Javier Portús, «El Greco y la pintura europea: del surrealismo a las nuevas figuraciones», in: Javier Barón (dir.), El Greco y la pintura Moderna, Madrid: Museo Nacional del Prado, 2014, p. 277-311, p. 306.

47 Alberto Giacometti, Cabeza de hombre III (Diego), 1964, óleo sobre lienzo, 65x55,4cm, Zurich, Kunsthaus.

48 J. Portús, art. cit., p. 300.

49 Antoni Clavé, Caballero de la mano en el pecho, 1965, óleo sobre cartón, 162x114cm, colección personal.

50 Antonio Saura, Retrato imaginario de Felipe II, 1967, óleo sobre lienzo, 130x96,7cm, Cuenca, Museo de Arte Abstracto Español.

51 J. Portús, art. cit., p. 308-310.

52 Sebastián Covarrubias Horozco, Tesoro de la lengua castellana o española (1ª ed. 1611), Edición integral e ilustrada de Ignacio Arellano y Rafael Zafra, Pamplona/Madrid: Universidad de Navarra, Iberoamericana-Vervuert/Real Academia Española/Centro para la Edición de Clásicos Españoles, 2006, p. 1408.

53 P. Civil, art. cit., p. 220.

54 Greco, Laocoonte, 1600-1614, óleo sobre lienzo, 137,5x172,5cm., Washington DC., National Gallery of Art.

55 Greco, El Cristo crucificado con dos donantes, 1590, óleo sobre lienzo, 258x180cm., París, Museo del Louvre.

56 Greco, Vista de Toledo, 1597-1599, óleo sobre lienzo, 121,3x108,06cm. New-York, Metropolitan Museum of Art.

57 Greco, Cristo en el Monte de los Olivos, 1590, óleo sobre lienzo, 102x131cm., Londres, National Gallery.

58 Greco Visión del Apocalipsis o Apertura del Quinto Sello del Apocalipsis o Visión de San Juan, 1610-1614, óleo sobre lienzo, 222,3x193cm., New York, The Metropolitan Museum of Art.

59 Greco, Retrato del Cardenal Niño de Guevara, 1600, óleo sobre lienzo, 171x108cm, New-York, The Metropolitan Museum of Art.

60 Carlos León, El Cardenal don Fernando Niño de Guevara, 2013, tríptico, óleo sobre aluminio, 200x150cm cada uno, colección del artista.

61 León, citado por IDurán, art. cit., p. 17.

62 Manuel Broto, EG1, 2014, óleo sobre lienzo, 300x200cm, colección del artista.

63 Montserrat Soto, Sin título. Terrado 1, Sin título. Terrado 2, Sin título. Terrado 3, 1997, foto, 190x150cm, Valencia, Galería Luis Adelantado.

64 Soto, citado por I. Durán, art. cit., p. 21.

65 Marina Núñez, Vista y plano de Toledo, 2013, vídeo mono canal, 1 mn, colección del artista.

66 Greco, Vista y plano de Toledo, 1610-1614, óleo sobre lienzo, 132x228cm, Toledo, Museo El Greco.

67 Gian Pablo Lomazzo, Trattato dell'arte della pittura, scoltura et architettura, Milán: P. Gottardo Pontio a instantia di Pietro Tini, 1584, p. 248.

68 Din Matamoro, Cenital 1 y Cenital 2, 2014, acrílico sobre tela, 220x330cm, colección del artista.

69 Matamoro, citado por I. Durán, art. cit., p. 29.

70 Pierre Gonnord, Konstantina, 2008, foto en color, 166x125cm, Aízpuru, Galería Juana.

71 Pierre Gonnord, Magdalena, 2009, foto en color, 166x125cm, Aízpuru, Galería Juana.

72 Pierre Gonnord, María, 2006, foto en color, 166x125cm, Aízpuru, Galería Juana.

73 P. Civil, art. cit., p. 230.

74 Gonnord, citado por I. Durán, art. cit., p. 26.

75 I. Durán, art. cit., p. 26-27.

76 Darío Villalba, Entre dos mundos, 2008, arena, barniz, grava, fotografía, óleo sobre photolinen entelado y lienzo, 250x200cm, colección del artista.

77 I. Durán, art. cit., p. 27.

78 Pablo Reinoso, Ashes to Asches, 2002, instalación, colección del artista.

79 Reinoso citado por I. Durán, art. cit., p. 19.

80 Pablo Reinoso, Laocoonte, 2014, madera esculpida, 186,5x150,5x35cm, colección del artista.

81 Simón MarchÁn Fiz, “Miradas actuales sobre el Greco», in: Isabel DURÁN (dir.), Entre el cielo y la tierra. Doce miradas al Greco cuatrocientos años después, Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2014, p. 110-111, p. 111.

82 Secundino Hernández, Secular Breeze, 2014, tinta, gouache, acrílico, resina y óleo sobre lienzo, 265x184cm, Galería Ehrhardt.

83 Secundino Hernández, Sol y sombra, 2014, tinta, gouache, acrílico, resina y óleo sobre lienzo, 265x184cm, Galería Ehrhardt.

84 Hernández, citado por I. Durán, art. cit., p. 23.

85 S. MarchÁn Fiz, art. cit., p. 111.

86 María Bolaños, “El Greco. Un estado de ánimo. El Greco. A state of mind”, in: Isabel DURÁN (dir.), Entre el cielo y la tierra. Doce miradas al Greco cuatrocientos años después, Madrid: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, 2014, p. 102-103, p. 102.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Emmanuel Marigno, « La recepción del Greco desde las artes contemporáneas (siglos XX y XXI)  », e-Spania [En ligne], 40 | octobre 2021, mis en ligne le 07 octobre 2021, consulté le 08 décembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/41665 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.41665

Haut de page

Auteur

Emmanuel Marigno

Universidad de Lyon, Universidad Jean Monnet de Saint-Étienne, ER ECLLA (Études du Contemporain en Lettres, Langues, Arts)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search