Navigation – Plan du site

AccueilNuméros40(Re)Lectures / (Re)Lecturas de Ma...Zayas en el país de las maravilla...

(Re)Lectures / (Re)Lecturas de María de Zayas

Zayas en el país de las maravillas: aguja para navegar la novela corta del Barroco

Rafael Bonilla Cerezo

Résumés

Cet article, relevant de l’essai pratique, passe en revue la nouvelle telle qu’elle est apparue avant et après Cervantès. Après un status quaestionis des aproches critiques de la moitié du XIXe siècle à nos jours, le travail analyse la fortune, dans l’Espagne des Hasbourg, des recueils de Boccace, Salernitano, Doni, Bandello, Straparola, Cinthio, Guicciardini, Firenzuola, Erizzo et Granucci. Une troisième partie aborde, par décennies successives, le développement de la nouvelle des années 1613 à 1685. Le tout avec la volonté de contextualiser, d’ancrer, au sein des champs littéraires de son siècle, l’Honesto y entretenido sarao (1637-1647) de María de Zayas.

Haut de page

Entrées d’index

Haut de page

Texte intégral

1. Trabajos y días

  • 1 Este artículo se inscribe dentro de tres Proyectos de Excelencia I+D+i: La novela corta del siglo X (...)
  • 2 Evangelina Rodríguez Cuadros, Novela corta marginada del siglo XVII español: formación y sociología (...)
  • 3 Alonso de CASTILLO SOLÓRZANO, Picaresca femenina. «Teresa de Manzanares» y «La Garduña de Sevilla», (...)

1Casi al final del primer ciclo de movida crítica sobre la narrativa breve del Barroco1, que había inaugurado en 1979 la tesis de Rodríguez Cuadros2, Laspéras sentó las bases para los trabajos y los días de certera gloria que este género viene apurando desde el 2010. A propósito de las Novelas amorosas y ejemplares (Zaragoza, Hospital Real y General de Nuestra Señora de Gracia, 1637) de María de Zayas (1590-¿c. 1660?), la «Sibila de Madrid»3, el hispanista galo reservó un capítulo de La nouvelle en Espagne au Siècle d’Or (1987) a

  • 4 Jean Michel LASPÉRAS, La nouvelle en Espagne au Siècle d’Or, Montpellier: Université de Montpellier (...)

la oposición entre los términos honor, honesto, decoro / agravio, afrenta, escándalo, deshonor, deshonra, toda vez que decide los desenlaces de sus historias, ya se trate de restaurar el buen nombre, de una venganza […] o de la sanción de una falta. La relación entre causa y efecto no es evidente en sí misma. Estando la aristocracia de la época instruida por el «vocabulario del honor y del decoro», con el que se identifica, si es que no lo acapara por entero, la novela crea programaciones difíciles de delimitar y cuya ejemplaridad es indudable4.

2Pues bien, treinta y cuatro años después, sustantivos como «honesto», «decoro», «aristocracia», «programaciones» y «ejemplaridad» continúan siendo varas preciosas a la hora de medir los libros de relatos publicados durante el Seiscientos. Concedo, eso sí, de la mano de Gillespie, que a día de hoy se puede establecer ya una perspicua analogía entre los subgéneros de la narrativa española y los de otras naciones; excepción hecha precisamente de los cuentos –denominados novelas en la Edad de Oro; y nunca novelas cortas–, que propiciaron, hic et tunc, un anacronismo terminológico luego devenido en doblete con las ficciones de largo vuelo:

  • 5 Gerald GILLESPIE, «Novella, Nouvelle, Novela, Short Novel? A Review of Terms», Neophilologus, 51, 1 (...)

Inglaterra: a) historia, cuento (tale); b) [short story]; c) novela (romance);
España: a) historia, cuento; b) novela (anacronismo); c) novela;
Italia: a) historia, cuento; b) 
novella; c) romanzo;
Francia: a) historia, cuento; b) 
nouvelle; c) roman5.

  • 6 Michelangelo PICONE, «L’invenzione della novella italiana. Tradizione e innovazione», in: Stefano B (...)

3Ni siquiera Picone dio con la brújula para sondear los textos que nos interesan. A su juicio, la novella se asienta en cuatro categorías de la retórica latina: 1) brevitas: tendencia a la reducción temporal y a la condensación; 2) delectatio: deseo de divertir; 3) linearitas: desarrollo de la trama en progresión; y 4) veritas: la peripecia se vende como «auténtica», tanto en el sentido histórico como en el inventado6.

  • 7 Nuccio ORDINE, Teoria della novella e teoria del riso nel Cinquecento, Napoli: Liguori, 1996, p. 56 (...)

4Poco más tarde, Ordine se afanaría en completar las ideas del gran italianista con los apuntes que espigó en los bocetos de poética de los también transalpinos Francesco Bonciani, Girolamo Bargagli y Francesco Sansovino: cualquier novela debe «inducir a la alegría», admirar por su «novedad y maravilla», «erizar (turpitudo) sin dolor ni autoignorancia» y «no burlarse de los poderosos ni de los humildes»7.

5De acuerdo con dichas claves, también yo empezaré aquí –según se acostumbra en mi patria– por las Novelas ejemplares (Madrid, Juan de la Cuesta, 1613) de Miguel de Cervantes, trampolín para el auge de este tipo de volúmenes durante el siglo de los Austrias menores. Entre los múltiples hallazgos que podrían aducirse, solo me detendré en:

  • 8 Remito a Hans-Jörg NEUSCHÄFER, Boccaccio und der Beginn der Novelle. Strukturen der Kurzerzählung a (...)

1. la omisión de una cornice a imagen de la del Decameron (1353) de Giovanni Boccaccio8;

2. su personalísimo concepto –o quizá no tanto– del epíteto «ejemplar»; y

3. un ceñido prólogo, de veras sofista, que hace las veces de marco, de epítome y de preceptiva en miniatura. En el aldabonazo del mismo se lee:

  • 9 Miguel de CERVANTES, Novelas ejemplares, ed. Jorge García López, Barcelona: Crítica, 2013, p. 19. V (...)

Yo soy el primero que he novelado en lengua castellana, que las muchas novelas que en ella andan impresas, todas son traducidas de lenguas extranjeras, y éstas son mías propias, no imitadas ni hurtadas; mi ingenio las engendró y las parió mi pluma, y van creciendo en los brazos de la estampa9.

  • 10 Rafael Bonilla Cerezo, «En torno a las Ejemplares: la novela corta del Barroco», in: Florencio SEVI (...)
  • 11 Pedro RUIZ PÉREZ, «Terra incognita: la invención de la verdad literaria», in: David GONZÁLEZ RAMÍRE (...)

6Habría que preguntarse, entonces, si tan ufanas palabras –comunes en lo que di en llamar «retórica de los inventores»– se ajustaban a la pura verdad10. Y la respuesta se me antoja digna de Gorgias: «Sí, pero no». En efecto, Cervantes fue pionero en publicar («los brazos de la estampa») en España una colección de novelas españolas. No así en escribirlas. De hecho, aquellas «traducidas de lenguas extranjeras» terminarían siendo capitales para su empresa; o mejor, para el «renacimiento» de un género que no «surgió como la diosa Atenea: de la cabeza de Zeus»11. Por mucho que nuestro Zeus en 1613 atendiera por Miguel y se hubiera dejado la mano izquierda en la batalla de Lepanto.

  • 12 Cayetano ROSELL, «Noticia crítico-bibliográfica», en Novelistas posteriores a Cervantes, Madrid: Ri (...)
  • 13 George TICKNOR, «Cuentos y novelas cortas», in: id., Historia de la Literatura Española, trad. con (...)
  • 14 Eustaquio FERNÁNDEZ DE NAVARRETE, «Bosquejo histórico de la novela española», in: Novelistas poster (...)
  • 15 Marcelino MENÉNDEZ PELAYO, Orígenes de la novela [1905-1914], Madrid: CSIC, 1943.
  • 16 Edwin B. PLACE, Manual elemental de novelística española, Madrid: Victoriano Suárez, 1926.
  • 17 Caroline B. BOURLAND, The Short Story in Spain in the Seventeenth Century, Northampton: Smith Colle (...)
  • 18 Agustín GONZÁLEZ DE AMEZÚA, Formación y elementos de la novela cortesana, Madrid: Tipografía de Arc (...)
  • 19 A. GONZÁLEZ DE AMEZÚA, Cervantes, creador de la novela corta española [1956-58], Madrid: CSIC, 1982
  • 20 Véase José Ramón TRUJILLO, «Apuntes para una colección de narrativa Barroca», in: R. BONILLA CEREZO (...)

7Hagamos un poco de historia. Desde la primera Transición (1975-1977), tres generaciones de filólogos han acudido al rescate de este corpus de relatos, puesto que hasta mediados de la pasada centuria lo que sabíamos de ellos se cifró en la «Noticia crítico-bibliográfica» de Rosell12, el capítulo de Ticknor («Cuentos y novelas cortas») en su Historia de la literatura española13, el «Bosquejo histórico» de Fernández de Navarrete14, el tomo III de los Orígenes de la novela de Menéndez Pelayo15, el Manual elemental de novelística española de Place16, el pionero catálogo de Bourland17, el discurso de ingreso en la RAE de González de Amezúa («Formación y elementos de la novela cortesana»)18, las dos entregas que el mismo erudito tituló Cervantes, creador de la novela corta española19 y en la descomunal empresa de Cotarelo y Mori, responsable de las ediciones del Teatro popular: novelas morales de Francisco Lugo y Dávila (Madrid, Viuda de Rico, 1906), las Historias peregrinas y ejemplares de Gonzalo de Céspedes y Meneses (Madrid, Viuda de Rico, 1906), las Novelas de Miguel Moreno y del alférez Baltasar Mateo Velázquez (Madrid, Viuda de Rico, 1906), La niña de los embustes (Madrid, Viuda de Rico, 1906), Noches de placer (Madrid, Viuda de Rico, 1906), Tardes entretenidas (Madrid, Librería de los Bibliófilos Españoles, 1908), Jornadas alegres (Madrid, Librería de los Bibliófilos Españoles, 1909) y Las harpías en Madrid y Tiempo de regocijo (Madrid, Librería de los Bibliófilos Españoles, 1909) de Alonso de Castillo Solórzano, los Casos prodigiosos y cueva encantada de Juan de Piña (Madrid, Imprenta Ibérica, 1907), las Obras de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo (Madrid, Tipografía de Archivos, 1907-1909), la Mojiganga del gusto de Andrés Sanz del Castillo (Madrid, Viuda de Rico, 1908) y el Menandro de Matías de los Reyes (Madrid, Librería de los Bibliófilos Españoles, 1909)20.

8A pesar de sus sobrias introducciones, de la falta de notas y de pequeños deslices a la hora de fijar los textos –bastantes menos, por cierto, que la suma de loci critici que solucionó–, los que vinimos detrás le debemos al polígrafo asturiano la resurrección de los narradores del tiempo de Felipe IV y multitud de noticias biográficas que, haciendo leña del árbol frondoso, hay quien se obstina en eclipsar.

  • 21 Walter PABST, La novela corta en la teoría y en la creación literaria. Notas para la historia de su (...)
  • 22 Peter N. Dunn, Castillo Solórzano and the Decline of Spanish Novel, Oxford: Basil Blackwell, 1952; (...)
  • 23 María del Pilar PALOMO, La novela cortesana. Forma y estructura, Barcelona: Planeta, 1976. Sus teor (...)
  • 24 Émile ARNAUD, La vie et l’oeuvre de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo: contribution à l’etude du (...)
  • 25 Mireya PÉREZ-ERDELYI, La pícara y la dama: la imagen de las mujeres en las novelas picaresco-cortes (...)
  • 26 Jenaro TALENS, «Contexto literario y real socializado. El problema del marco narrativo en la novela (...)
  • 27 Alessandra MELLONI, Il sistema narrativo di María de Zayas, Torino: Quaderni Iberoamericani, 1976; (...)

9Harina de otro costal fue la hermenéutica de estos ingenios. Por la sencilla razón de que hasta el tardofranquismo no contamos con trabajos de calidad, excepción hecha de los capitales deslindes de Pabst y Krömer21. Brillaron fuera de nuestras fronteras las monografías de Dunn, Nougué, Johnson y Brownstein acerca de Castillo Solórzano, Tirso de Molina, Reyes y Salas Barbadillo, respectivamente22. Luego harían fortuna otra de Palomo23, la mencionada tesis de Rodríguez Cuadros sobre Camerino y Prado; la de Arnaud, que abordó en detalle la vida y la obra de Salas24; y la de Pérez-Erdelyi, a propósito de las mujeres que desfilan por las novelas de Zayas y Castillo25; el capítulo de Talens en torno a los marcos narrativos26, y un par de libros de Melloni y Foa que desbrozaron el sistema narrativo y el feminismo avant la lettre de la Sibila de Madrid27.

  • 28 Salvador MONTESA PEYDRÓ, Texto y contexto en la narrativa de María de Zayas, Madrid: Dirección Gene (...)
  • 29 Marina S. BROWNLEE, The Poetics of Literary Theory. Lope de Vega’s «Novelas a Marcia Leonarda» and (...)
  • 30 José FRADEJAS LEBRERO, Novela corta del siglo XVI, Barcelona: Plaza y Janés, 1985. Depuró sus ideas (...)
  • 31 J. M. LASPÉRAS, La nouvelle en Espagne. Véase del mismo autor id., «La novela corta: hacia una defi (...)
  • 32 F. COPELLO, Recherches sur la nouvelle post-cervantine de 1613 à 1624, 2 vol., París: Sorbonne Nouv (...)

10Durante los dorados ochenta se publicaron los asedios de Montesa Peydró a los textos y el contexto de la autora del Honesto y entretenido sarao28; el de Brownlee, que estudió la poética de las Novelas a Marcia Leonarda29; el volumen de Fradejas Lebrero sobre la prosa breve en el Renacimiento30 y el formidable de Laspéras, aún hoy el mejor ensayo de conjunto sobre este género31. Los escoltaría la tesis inédita de Copello, que sondeó la narrativa poscervantina entre 1613 y 162432.

  • 33 P. RUIZ PÉREZ, «“Corta/cortesana”», p. 2. Véase sobre todo E. RODRÍGUEZ CUADROS, «Novela cortesana, (...)

11Redefinido ya el enfoque semiótico-estructuralista, hoy se suele apostar por una mirada «más radical a la historicidad [de la novela española], de fuerte base sincrónica, para sustentar menos el aire de familia que la [concreción] de un discurso, en el que lo genérico de lo narrativo no oculte lo singular de su especie, lo cual la define como un producto singular resultante de una práctica discursiva, material e ideológica no menos singular»33.

  • 34 Begoña RIPOLL, La novela barroca. 1620-1700, Salamanca: Universidad, 1991.
  • 35 Ivonne YARBRO-BEJARANO, The Tradition of the Novella in Spain, from Pedro Mejía (1540) to Lope de V (...)
  • 36 Carmen Rita RABELL, Lope de Vega. El Arte nuevo de hacer novelas, Londres: Tamesis, 1992.
  • 37 María Jesús RUIZ FERNÁNDEZ, Novela corta española del siglo XVII: teoría y práctica en la obra de J (...)

12Así, los noventa debutaron con el catálogo de Ripoll34, el panorama de Yarbro-Bejarano35 y el fino ensayo de Rabell sobre las Novelas a Marcia Leonarda de Lope de Vega36; seguidos por la tesis que Ruiz Fernández dedicó a los Sucesos y prodigios de amor de Pérez de Montalbán37 y la inédita –pero no menos ambiciosa– de Zerari: Du personnage féminin dans la nouvelle post-cervantine (1621-1663). Contribution à l’étude de la nouvelle à travers le «personnage-titre» (París, Université Sorbonne Nouvelle, 1998).

  • 38 Isabel Colón Calderón, La novela corta del siglo XVII, Madrid: El Laberinto, 2001.
  • 39 Miguel Ángel TEIJEIRO FUENTES y Javier GUIJARRO CEBALLOS, De los caballeros andantes a los peregrin (...)
  • 40 Juan Ignacio FERRERAS, La novela en España. Catálogo de novelas y novelistas españoles desde la apa (...)
  • 41 Marina S. BROWNLEE, The Cultural Labyrinth of María de Zayas, Philadelphia: University of Pennsylva (...)
  • 42 Margaret RICH GREER, María de Zayas Tells Baroque Tales of Love and the Cruelty of Men, Pennsylvani (...)
  • 43 Pilar ALCALDE, Estrategias temáticas y narrativas en la novela feminizada de María de Zayas, Delawa (...)
  • 44 Yolanda GAMBOA TUSQUETS, Cartografía social en la narrativa de María de Zayas, Madrid: Biblioteca N (...)
  • 45 Amy R. WILLIAMSEN y Judith A. WHITENACK, María de Zayas: The Dynamics of Discourse, Cranbury: Assoc (...)
  • 46 Shifra ARMON, Picking Wedlock: Women and the Courtship Novel in Early Modern Spain, Maryland: Rowma (...)
  • 47 Nieves ROMERO-DÍAZ, Nueva nobleza, nueva novela: reescribiendo la cultura urbana del Barroco, Juan (...)
  • 48 Karl VOSSLER, Introducción a la literatura española del Siglo de Oro, Madrid: Visor, 2000, p. 27-38
  • 49 Gonzalo MARTÍNEZ CAMINO, «La novela corta del Barroco español y la formación de una subjetividad se (...)
  • 50 E. RODRÍGUEZ CUADROS y Marta HARO CORTÉS, «Introducción» a Entre la rueca y la pluma. Novela de muj (...)
  • 51 Sobre la presencia en los textos de lectores literaturizados o modelo, son valiosos los trabajos de (...)

13En el alba del nuevo milenio se publicarían tres manuales de Colón Calderón38, Teijeiro Fuentes y Guijarro Ceballos39 y Ferreras40, los ensayos zayescos de Brownlee41, Greer42, Alcalde43 y Gamboa Tusquets44, dos colectáneas sobre la narrativa femenina coordinadas por Williamsen y Whitenack, primero, y la propia Whitenack y Campbell, seis años después45; y el libro de Armon a propósito del mismo particular46. Romero-Díaz privilegiaba entonces el papel de la nueva nobleza urbana como receptora de estos libros. Mientras que los aristócratas se acercaban a la incipiente burguesía, surgió en la Península otro estamento: el de los académicos o letrados47. Estos doctores de nuevo cuño abonaron una suerte de nueva élite intelectual, mal mirada por los ingenios legos. Hasta el punto de que se ha caracterizado dicho periodo como el momento en que «la novela se hizo más sociable que social»48. Según Martínez Camino, «el escritor de novelas utilizaba los elementos de la tradición popular y de la realidad protoburguesa para representar los conflictos de la formación de la subjetividad señorial»49. La duda es si esta «primeriza literatura de consumo»50, fruto del desarrollo de la ciudad como espacio social, cultural y libresco, le ofreció a los públicos lo que deseaban o les hizo desear aquello que se les ofrecía51.

  • 52 Anne CAYUELA, Le paratexte au Siècle d’Or. Prose romanesque, livres et lecteurs en Espagne au XVIIe(...)

14Por último, despuntó la tesis de Cayuela sobre los paratextos y el protagonismo de los tipógrafos y bibliópolas en el nacimiento y la difusión de la novela52. Sin ella difícilmente se entenderían los lustros de vino y rosas que venimos celebrando desde el 2005. Daré noticia de ellos en el tercer epígrafe de este trabajo.

2. Yo (no) soy el primero

  • 53 Merecen esta larga nota las contadas tradiciones manuscritas. A saber: las Novelas de Pedro Salazar (...)

15Las páginas venideras procuran matizar que Cervantes fue el padre de la prosa breve del Barroco por lo que atañe a la difusión impresa de relatos genuinamente nacionales, pero solo su padrastro si atendemos a la redacción de este tipo de historias durante el reinado de Felipe II y al éxito en la piel de toro de las traducciones de los novellieri53.

2.1. El «Decamerón» de Boccaccio

16González Ramírez ha vuelto en fechas recientes sobre la acuñación de este neologismo («novela») –pues lo fue– a principios del siglo XV, reseñando que

  • 54 Se custodia en la Biblioteca de Catalunya (MS 1716). Véase D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Boccaccio, El Deca (...)

el anónimo traductor catalán […] de la primera traslación peninsular (1429) que conocemos [del Decamerón] selló los títulos con los que se había divulgado la obra (Ací feneix la deena e derrera jornada del libre appellat de Cameron / nominat Lo Princep Galeot / en altra manera Lo Cento novel·la)54.

  • 55 Giovanni BOCCACCIO, «Libro de las ciento novelas que compuso Juan Bocacio de Certaldo», manuscrito (...)
  • 56 Giovanni BOCCACCIO, Las C. novelas de Juan Bocacio: en las quales se hallan notables exemplos y muy (...)

17Por los mismos años tomaba cuerpo la más antigua paráfrasis castellana de la colección del florentino: el Libro de las ciento novelas que compuso Juan Bocacio, que solo recoge sesenta cuentos y se conserva manuscrita en la Biblioteca del Escorial (J-II-21)55. Dicho testimonio incidiría sobre la princeps del Decamerón en español, publicada en Sevilla por Meynardo Ungut y Stanislao Polono en 149656.

  • 57 Remito a Juan Salvador Paredes Núñez, «El término cuento en la literatura románica medieval», Bulle (...)

18No obstante, hasta el traslado del Cortesano (Barcelona, Pedro Mompezat, 1534) de Baldassarre Castiglione por Juan Boscán, que no tuvo empacho en traducir novela como cuento57, este segundo sustantivo casi no se había usado en el Medievo, relegado por sus sinónimos –no siempre iguales ni precisos– ejemplo, fábula e historia:

  • 58 María Jesús ZAMORA VICENTE, «“En tiempo menos discreto que el de agora, aunque de hombres más sabio (...)

Don Juan Manuel utiliza […] fabliellas en el Libro del caballero y del escudero, al mismo tiempo que emplea exemplo para designar las narraciones incluidas en El conde Lucanor. En el Libro de Buen Amor, Juan Ruiz […] se sirve de [voces] como: proverbio, fabla, estoria, etc., para denominar a este tipo de relatos: [voces] que vuelven a ser empleadas en otras colecciones de cuentos medievales, como el Libro de los exemplos por A.B.C. de Clemente Sánchez Vercial, el Libro de los gatos (mala lectura de Libro de los quentos) o el Libro contra engaños y peligros del mundo58.

  • 59 G. Boccaccio, Decamerón, ed. María Hernández Esteban, Madrid: Cátedra, 2010, p. 108. Según Pamela S (...)

19Lo que nos importa es que Boccaccio ya había etiquetado sus relatos con tres de esos mismos sustantivos en la segunda mitad del siglo XIV: «cien cuentos, o fábulas, o parábolas, o historias, como queramos llamarlos»59; sin descuidar que los humanistas optaron por verter a la entonces lengua de Mena, y con devota fidelidad, por cierto, una palabra («novela») que si en aquella España de Juan II (1405-1454) supuso todo un hallazgo, no lo había sido menos en la Italia del Trecento:

  • 60 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Boccaccio, El Decamerón y la acuñación de un neologismo», p. 110. Véase, sobr (...)

etimológicamente novela deriva del [adjetivo latino] novus (“novellus”) y Boccaccio lo empleó con la consciencia de que había cultivado […] un novedoso arte de narrar más allá de los modelos instructivos propios del Medievo: el placer del texto sobrepujaba su propia finalidad didáctica60.

  • 61 Philippe DAROS, «La nouvelle de Boccace à Cervantès», in: Jean BESSIÈRE y Philippe DAROS (eds.), La (...)
  • 62 Sebastián de COVARRUBIAS, Tesoro de la lengua castellana o española, Madrid: Luis Sánchez, 1611, fo (...)
  • 63 Cristóbal SUÁREZ DE FIGUEROA, Plaza universal de todas las ciencias y artes, traducción y refundici (...)

20Algo similar haría Cervantes corridos tres siglos de nada; y ese paréntesis entre genios representa el quid de este segundo bloque61. Menos de un bienio antes de que las Ejemplares salieran a la plaza del mundo, Covarrubias y Orozco definió en su Tesoro de la lengua castellana (Madrid, Luis Sánchez, 1611) que «novela es una nueva que viene de alguna parte»62, o sea, una noticia; o mejor, una novedad. Y el valor de esa acepción apenas tenía que ver con el fin didáctico («ejemplar») que pronto se les atribuiría para sortear el control del Santo Oficio. Volveré sobre este asunto, pero sorprende que, ya en 1615, Cristóbal Suárez de Figueroa advirtiera en su «refundición» de la Plaza universal de todas las ciencias y artes (Madrid, Luis Sánchez) de Tommaso Garzoni que «un alcahuete […] halla las novelas de Boccaccio, de Cinzio, de Cervantes…, combatiendo con estos dislates lascivos la virtud de las mujeres casadas, la castidad de las doncellas, y la […] honestidad de las viudas, que bien a menudo vienen a quedar violadas con tales razonamientos»63.

  • 64 A. GONZÁLEZ DE AMEZÚA, Cervantes, creador de la novela corta española, I, p. 351. Se hizo eco de es (...)

21Más allá del menudeo de «novela» en las letras del siglo XV –la Comedieta de Ponza (1436) del marqués de Santillana («fablavan novelas e plazientes cuentos»), la Estoria de dos amadores en el Siervo libre de amor (c. 1439) de Rodríguez del Padrón; el Vocabulario español-latino (1495) de Antonio de Nebrija o, en pleno Renacimiento, las veinte Novelas (1563-1567) de Pedro de Salazar, que alternaría novela y cuento64–, vengamos a la difusión del Decamerón en la Península Ibérica.

  • 65 Véanse José Manuel LUCÍA MEGÍAS y Valentín SAMA ROJO, «Bibliografía 1975-2000», Cuadernos de Filolo (...)
  • 66 Remito a la colectánea La recepción de Boccaccio en España, in: M. HERNÁNDEZ ESTÉBAN (ed.), Cuadern (...)

22Luego de la princeps hispalense, los relatos de Boccaccio se reeditaron hasta cuatro veces durante los reinados de Carlos I (1520-1558) y Felipe II (1558-1598): en 1524 (Toledo, Juan de Villaquirán), 1539 (Valladolid, Diego Fernández de Córdoba), 1543 (Medina del Campo, Pedro de Castro) y 1550 (Valladolid, Juan de Villaquirán)65. Pero su éxito en los años treinta y cuarenta sería cortado de raíz tras su inclusión en el Index librorum prohibitorum (1559) del inquisidor Fernando de Valdés, renovado por el de Gaspar de Quiroga (1583); sin duda el golpe de gracia para su futuro comercial66.

  • 67 Georges GÜNTERT, «Cervantes, lector de Boccaccio: huellas y reflejos de la “X Giornata” del Decamer (...)

23Recuérdese que Cervantes nació en 1547, de manera que solo contaba doce años cuando el Tribunal borró del mapa –y de las imprentas– los cuentos de la brigata. Lo cual no impediría que Güntert haya analizado la novela X, 4 como banco de pruebas para «un cierto uso de la ironía y, quizá, [motor de] algunos temas […] de El amante liberal»67. Y es que el alcalaíno pudo acceder al Decameron en dos etapas:

  • 68 Jorge GARCÍA LÓPEZ, Cervantes. La figura en el tapiz, Barcelona: Pasado y Presente, 2015, p. 51-57.

1. al hilo de su estadía en Italia (1569-1575) como camarero del cardenal Giulio Acquaviva d’Aragon68; y

  • 69 Véase Joaquín ARCE, «Boccaccio nella letteratura castigliana», in: Francesco MAZZONI (ed.), Il Bocc (...)

2. ya de regreso a España, tras su cautiverio en Argel (1575-1580), gracias a una edición que, expurgada por los Deputati, con el filólogo Vincenzo Borghini a la cabeza, vería la luz en Florencia (Stamperia de i Giunti, 1573) y acabó siendo la única permitida69.

  • 70 M. HERNÁNDEZ ESTEBAN, «Cervantes lettore del Boccaccio? La cornice del Decameron, modelo di un epis (...)
  • 71 I. COLÓN CALDERÓN, «Sobre el motivo de los enamorados dormidos sorprendidos en el lecho. Aproximaci (...)
  • 72 Alberto RODRÍGUEZ RAMOS, «De venenos y “polvos de sueño”. El celoso extremeño frente al Decamerón I (...)

24Sobre las deudas que Cervantes contrajo con Boccaccio han tratado Hernández Esteban, que iluminó cómo el valle de los cipreses del libro VI de La Galatea (Alcalá, Juan Gracián, 1585) le debe lo suyo tanto al jardín de la jornada III del Decameron como al valle de las damas que clausura la VI70; Colón Calderón, responsable de glosar el lance de los enamorados dormidos (Decameron, III, 6) en El celoso extremeño71; y Rodríguez de Ramos, que rescató aquello que pudo espigar en III, 8 para componer la séptima de sus Ejemplares72.

  • 73 A. RUFFINATTO, op. cit., p. 195-196.
  • 74 Eva LÓPEZ DEL BARRIO, «Nastagio (Decameron V, 8) y Marcela (Quijote, I, XII-XIV): dos visiones en m (...)
  • 75 M. HERNÁNDEZ ESTEBAN, «Boccaccio y Cervantes: posibles fuentes italianas de La cueva de Salamanca», (...)
  • 76 Roxana RECIO, «“Cuando hay pleito descubierto”: ecos del quehacer narrativo de Boccaccio en El juez (...)

25Por lo que respecta al Quijote, bastara citar la autoridad de Ruffinatto, para quien el comienzo del Ingenioso hidalgo («En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme…») recicla el de la tercera novela de la jornada III73; y el trabajo de López del Barrio, que pasó revista al episodio de Marcela (Quijote, I, 12-14) a la luz de aquel otro de Nastagio en el Decamerón (V, 8)74. Sin orillar algunos ecos de las tres primeras novelas de la jornada II en el entremés de La cueva de Salamanca75, y de la X en el del Juez de los divorcios76.

  • 77 Véase María Jesús LACARRA, «De la mujer engañadora a la malcasada ingeniosa. El cuento de “El pozo” (...)
  • 78 Nancy L. D’ANTUONO, Boccaccio’s Novelle in the Theater of Lope de Vega, Madrid: Porrúa Turanzas, 19 (...)
  • 79 Ilaria RESTA, Fuentes, reescrituras e intertextos. La novella italiana en el entremés del Siglo de (...)

26En resumen, la colección de Boccaccio, si bien a través de la edición castigada (1573), se convirtió en una mina de argumentos –más en el siglo XVII que en el XVI– para la novela y la comedia nueva77. Así, D’Antuono puso el acento sobre ocho relatos del Decamerón adaptados por Lope: La boda entre dos maridos (X, 8), El halcón de Federico (V, 9), El ejemplo de casadas y prueba de la paciencia (X, 10), El anzuelo de Fenisa (VIII, 10), El ruiseñor de Sevilla (V, 4), La discreta enamorada (III, 3), El servir con mala estrella (X, 1) y El llegar en ocasión (II, 2)78. Y no solo, porque cuatro de las historias del florentino se deslizarían por otros tantos entremeses: Decamerón VII, 7 (Entremés del amigo verdadero), VII, 9 (Entremés de un viejo que es casado con una mujer moza), VIII, 2 (Entremés del mortero y chistes del sacristán) y IX, 1 (Entremés de la socarrona)79.

  • 80 Giancarlo MAZZACURATI, All’ombra di Dioneo. Tipologie e percorsi della novella da Boccaccio a Bande (...)

27Hasta aquí las fortunas y adversidades del Príncipe Galeotto en nuestra Edad de Oro. Lo cual no obsta para denunciar un tópico de los manuales, con excepciones como el de Mazzacurati80: el rosario de novellieri que escribieron a zaga de Boccaccio se han solido interpretar como si de una procesión de disciplinantes se tratara. Pero más me preocupa que se ignoren dos realidades:

    • 81 Véase Renzo BRAGANTINI, «La Novella del Cinquecento: rassegna di studi», Lettere Italiane, 33 (1), (...)

    la mayoría de ellos narraron y publicaron a mediados del Quinientos, mucho después del Decamerón81; y

  1. Anton Francesco Doni, Matteo Bandello, Gian Francesco Straparola, Giraldi Cinthio y Lodovico Guicciardini se tradujeron entre 1550 y 1590. Y debieron caer tanto en las manos de Cervantes como en las de muchos de los prosistas del reinado de los Austrias menores (1598-1700): Marías de Zayas entre ellos (… y ellas).

2.2. «Il novellino» de Masuccio Salernitano

  • 82 Véase Diana BERRUEZO SÁNCHEZ, «Il Novellino» de Masuccio Salernitano y su influencia en la literatu (...)

28El libro más memorable de Masuccio Salernitano fue sin duda Il novellino, colección de cincuenta novelle –justo la mitad que el Decamerón– en las que desgranaba anécdotas satíricas, burlonas y anticlericales. Saldrían de manera póstuma (1476) en los talleres de Francesco de Tuppo y, como las del Príncipe Galeotto, también sufrieron los azotes del Santo Oficio, que las condenaría al Index de 1557. No obstante, después de la princeps, se publicaron otra docena de ediciones, sobre todo en Venecia82.

  • 83 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 31. Véase Nicoletta MARCELLI, La «Novella del picchio Senese» di (...)
  • 84 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 91. Parte de los novellieri triunfaron en España no solo de forma (...)

29Sus historias verdaderas, no muy populares en la Nápoles humanista, llegarían vivas hasta el ecuador del siglo XVI. Sin ir demasiado lejos, Pulci las comparó con las de Boccaccio en su Novella del picchio Senese (Florencia, Doni, 1547)83. Al margen de que nunca se hispanizaran, su ocaso debe datarse en las últimas décadas del Quinientos, habida cuenta de que solo se conoce una edición después de la de 1565. Un puñado de ellas se reunieron en el florilegio de Francesco Sansovino, Cento novelle scelte (1561), publicado en la Serenísima y reimpreso en varias ocasiones hasta 161084.

  • 85 E. RODRÍGUEZ CUADROS, «Introducción» a Novelas amorosas de diversos ingenios del siglo XVII, ed. E. (...)

30La lengua no representó un obstáculo para nuestros ingenios, ya que la sombra de Salernitano emerge detrás de los que Rodríguez Cuadros etiquetó como «vectores previos» a las Novelas ejemplares85:

    • 86 Véanse José ROMERA CASTILLO, «Organización semiótico-textual en Juan de Timoneda (patraña tercera) (...)
    • 87 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 119-122.

    El patrañuelo (Valencia, Juan Mey, 1567) de Juan de Timoneda: la tercera patraña hubo de basarse en el primer cuento del Novellino86; y la XV en el XLIII y, quizá, también en el XV87;

    • 88 Véase D. BERRUEZO SÁNCHEZ, ibid., p. 124-132; y sobre todo Donald McGRADY, «Introducción», in: Cris (...)

    las novelas en verso (c. 1580) del licenciado Cristóbal de Tamariz: la novella XIX de Masuccio late debajo de El ahorcado, la XLIII sirvió de falsilla a El portugués falconero, la XXXII a Las flores y la XLV a Un estudiante y una dama88; y

    • 89 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 157-163.

    El cortesano (Valencia, Joan d’Arcos, 1561) de Luis de Milán reciclaría la anécdota del cuento XXI, también reelaborada en el Abencerraje89.

  • 90 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, ibid., p. 132-136.
  • 91 Véase Luigi GIULIANI, «Introducción» a Juan PÉREZ DE MONTALBÁN, Sucesos y prodigios de amor, ed. L. (...)
  • 92 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 148-149. Añadiré que Margherita MULAS, «Huellas italianas en Los (...)

31Ya en el Barroco, la fábula XLIX («El caballero leal a su señor») del Fabulario (Valencia, Felipe Mey, 1613) de Sebastián Mey hizo suyo el último de los relatos del Novellino90; y La desgraciada amistad (el sexto de los Sucesos y prodigios de amor, Madrid, Juan González, 1624) de Juan Pérez de Montalbán se escribiría a imagen del XXXVII de Salernitano91. Por fin, El socorro en el peligro (referido durante la cuarta de las Tardes entretenidas, Madrid, Viuda de Alonso Martín, 1625) de Castillo Solórzano eligió como pauta el XXXIII: el mismo que antes diera origen a un cuento de Bandello del que derivaron las comedias Castelvines y Monteses (c. 1606–1612), de Lope, y Los bandos de Verona de Francisco Rojas Zorrilla (1640)92.

  • 93 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 141-148. Además de esta monografía, véanse Marcial RUBIO ÁRQUEZ, (...)

32Finalmente, se registran ecos del Novellino en las dos partes (1637 y 1647) del Honesto y entretenido sarao de doña María de Zayas: pienso en la cuarta maravilla (El prevenido engañado) de la primera de sus colecciones, que sigue de cerca las novelle XXIV, XXVI y XLI93.

2.3. «La zucca» de Doni

  • 94 R. CACHO CASAL, «Anton Francesco Doni y los Sueños de Quevedo», La Perinola. Revista de Investigaci (...)
  • 95 Traducida quizá por Alfonso de Ulloa, pudo sufragarla el propio autor. Véase Anton Francesco DONI, (...)

33Bien distinto es el caso del florentino Anton Francesco Doni. Su prosa debió arraigar en España94, pero la impronta no sería como para tirar cohetes. Con todo, estoy persuadido de que La zucca (1551) descansó sobre el bufete de Cervantes. Ignoro si en su versión italiana, en aquella otra anónima y castellanizada salida de las prensas venecianas de Francesco Marcolini el mismo año que la princeps95, o en ambas.

  • 96 Doris SENN, «Le piacevoli notti (1550/53) von Giovan Francesco Straparola, ihre italienischen Editi (...)

34Gracias a Senn, y después a Federici, conocimos que una de las novelas de Doni («Un caso digno por cierto de compasión, ahora sucedido en la corte de Florencia»), desgajada de los Pistolotti amorosi (Venecia, Francesco Marcolini, 1552), se coló en el Honesto y agradable entretenimiento de damas y galanes (Zaragoza, Juan Soler, 1578)96; o sea, en la traducción de Le piacevoli notti de Giovan Francesco Straparola.

2.4. Las «Novelle» de Bandello

  • 97 María SOLEDAD ARREDONDO, «Notas sobre la traducción en el Siglo de Oro: Bandello francoespañol», in(...)

35El perfil hispánico de las Novelle (Lucca, Busdrago, 1554) de Bandello se ha rastreado con denuedo. Sus 214 relatos pronto circularon en tres tomos –seguidos de un cuarto, póstumo (Lion, Alessandro Marsilii y Pietro Roussino, 1573)– y se divulgarían a ambos lados de los Pirineos. Aunque el obispo de Agen optara por imitar a Boccaccio solo en parte, contando de manera efectista sus idilios y crímenes de alcoba, Arredondo estudió cómo catorce de ellos se trasladaron gracias al valenciano Vicente de Millis: Historias trágicas ejemplares sacadas de las obras de Bandello Veronés. Nuevamente traducidas de las que en lengua francesa adornaron Pierre Boaistuau y Francisco de Belleforest (Salamanca, Pedro Lasso y Juan de Millis Godínez, Salamanca, 1589)97.

  • 98 Véase Jean-Claude ARNOULD, «De Pierre Boaistuau à François de Belleforest, la rupture dans la conti (...)
  • 99 Luana BERMÚDEZ, Itinerario de una novela: Ugo y Parisina. Versión italiana, francesa, española y ad (...)

36Según reza en el título, la traducción no se hizo a partir del texto italiano, sino de las dieciocho novelitas recogidas en la primera paráfrasis francesa, que databa de 1559: XVIII histoires tragiques, extraictes des ouvres italiennes de Bandel, et mises en langue française, les six premières, par Pierre Boisteau, surnommé Launay, natif de Bretaigne. Les douze seyvans, par François de Belle Forest Comingeois (París, Sertenas, 1560)98. La tesis doctoral de Bermúdez abundó sobre el doble trasvase, penetrando cómo Millis también echaría mano de la edición transalpina99.

  • 100 M. MENÉNDEZ PELAYO, Orígenes de la novela, II, p. 272.

37Vale la pena reparar en otro par de certezas, no siempre atendidas:
1) que las
Novelle llegaron pronto a España lo confirma La Diana (c. 1558-1559) de Jorge de Montemayor, cuyo libro II, el de la historia de Felismena, bebió de la novella II, 36: Nicuola innamorata di Lattanzio va a servirlo vestita de [sic] paggio, e dopo molto casi seco si marita100. Y aunque el terreno de las fuentes acostumbre a ser cenagoso, la noticia de Menéndez Pelayo sugiere un asiento peninsular –quizá reducido a los elitistas círculos por los que se movía el luso-hispano– de la princeps de Bandello;
2) lo más probable es que Cervantes –y los que vinieron después– accedieran a las
Novelle a través de la traducción (1589) de Millis, de su reimpresión madrileña (y pirata) a cargo de los tipógrafos Pedro Madrigal y Claudio Curlet, en 1596, o bien de la reedición de 1603, publicada en Valladolid por Lorenzo de Ayala y Miguel Martínez. Recuérdese que la corte de Felipe III –y con ella figuras como Góngora, Quevedo, Lope y Cervantes– se había afincado en Pucela entre 1601 y 1606. Luego no me extrañaría en absoluto que accedieran a un ejemplar de esta última tirada; y menos aún que influyese sobre la redacción in progress de varias de las Ejemplares, empezando por el propio título.

38Carrascón señaló las analogías entre el prólogo cervantino y lo sancionado por Bandello en el marco a rèbours de sus Novelle: las dedicatorias y los comienzos de cada relato. Transcribo el famoso apunte sobre la eutrapelia:

  • 101 M. de CERVANTES, Novelas ejemplares, p. 18.

Sí, que no siempre se está en los templos; no siempre se ocupan los oratorios; no siempre se asiste a los negocios, por calificados que sean. Horas hay de recreación, donde el afligido espíritu descanse. Para este efecto se plantan las alamedas, se allanan las cuestas y se cultivan con curiosidad los jardines101;

acerca de la cual el clérigo lombardo había concluido:

  • 102 G. CARRASCÓN, «Oneste o ejemplares: Bandello y Cervantes», Artifara, 13bis, 2013, p. 284-300 (p. 29 (...)

Né si meravigli alcuno che io a uomo occupatissimo in publici negozii ed affari importantissimi di cosí ampio regno queste mie ciancie ardisca mandare, perciò che questo non faccio io perché voi, lasciando le faccende che tutto il dí per le mani avete, ne la lezione di questa novella debbiate logorare le buon’ore, ché avendo io cotale intenzione sarei bene sciocco e degno d’agra riprensione102.

  • 103 Stanislav ZIMIC, Las «Novelas ejemplares» de Cervantes, Madrid: Siglo XXI, p. 222-261; Antonio GARG (...)
  • 104 G. CARRASCÓN, «Oneste o ejemplares», p. 299-300.
  • 105 L. BERMÚDEZ, «Bandello y Cervantes. Novelle, Histoires tragiques, Historias trágicas exemplares: ha (...)
  • 106 Matteo BANDELLO, Historias trágicas, ejemplares sacadas del Bandello veronés. Nuevamente traducidas (...)
  • 107 Sobre su ejemplaridad remito a Cornelia RUHE, «Prekäre Exemplarität. Geschlechterfigurationem in La (...)

39Como todo genio que se precie, Cervantes se resistió a poner sus cartas italianas encima de la «mesa de trucos» de las Ejemplares, con vistas a que su lector no le ganase por la mano. De ahí que aún no se hayan aclarado los préstamos –contantes y sonantes– que pudo tomar de las Novelle, y si recicló o no motivos de la muy libre traducción de 1589. Tres artículos de Zimic, Gargano y Ruffinatto se esforzaron en cotejar la novella V de la parte I con El celoso extremeño103. Y Carrascón y Bermúdez han arrojado luz sobre los vínculos entre la II, 6 («Ligurina rubata al sacco di Genova») y el secuestro de Isabel al inicio de La española inglesa104; y la II, 15 (duodécima tanto en las Histoires tragiques como en las Historias trágicas) y La fuerza de la sangre105. Añadiré que el esqueleto de la novela V, cuyo título en español reza De cómo un caballero valenciano, enamorado de una doncella hija de un oficial particular, como no pudiese gozarla sino por vía de matrimonio, se casó con ella, y después con otra su igual, de que indignada la primera se vengó cruelmente del dicho caballero)106, se intuye debajo del argumento de Las dos doncellas107.

  • 108 J. GARCÍA LÓPEZ, «Finales de novela en las Ejemplares», Anales cervantinos, XXXV, 1999, p. 185-192.

40Desde otra ladera, García López subrayó un estilema bandelliano (I, 24; I, 43; II, 36) imitado por Cervantes en El casamiento engañoso y El coloquio de los perros: el obispo de Agen gustaba de poner sus relatos en boca de un sujeto ilustre, de un amigo o de un conocido que se lo había oído a otro, aludiendo al final de casi todos al presente de tales personajes, e incluso de sus lectores108.

  • 109 Véanse C. R. RABELL, Rewriting the Italian novella in Counter-Reformation Spain, Londres: Tamesis B (...)

41Y tampoco Darnis erró el tiro al advertir que la huella barroca del Bandello galo-hispano, pasado por el tamiz contrarreformista109, resultó decisiva para la ejemplaridad; tanto al menos como

  • 110 Pierre DARNIS, «¿Por qué y cómo son ejemplares las Novelas ejemplares? (I). Una vuelta a los concep (...)

la reconfiguración que había llevado a cabo Mateo Alemán en la Primera (1599) y en la Segunda parte del Guzmán de Alfarache (1604). La peculiaridad del trabajo del autor sevillano y de la recepción de sus novelas insertas consistió en canonizar la equivalencia «historias ejemplares–historias de venganza»110.

42Llegados a este punto, ofrezco cinco pistas respecto a lo que Cervantes hubo de aprender de Boccaccio y Bandello:

  • 111 P. RUIZ PÉREZ, «Terra incognita», p. 6; y R. BONILLA CEREZO, «En torno a las Ejemplares», p. 290.

1) aunque el título de Novelas ejemplares se haya leído como un oxímoron entre el sustantivo (novelas) y su epíteto (ejemplares), secuela de la fusión de dos tradiciones: la novella italiana y el exemplum español111, también consiente una exégesis aditiva: el invento de Cervantes era fruto de sumar las traducciones del Decamerón (Libro de las cien novelas) y las Novelle (Historias trágicas y ejemplares);

  • 112 A. RUFFINATTO, Dedicado a Cervantes, p. 159-160.

2) caso de ser así, la tesis de Ruffinatto quedaría suscrita por uno de sus flancos: Cervantes, en años cercanos al Quijote, había ejercido como creador de novelas cortas con un doble objetivo: «el de trasladar […] la novella del dominio italiano al español no como simple imitación, sino más bien como proyecto (diseño) autóctono; y en segundo lugar, con el propósito de utilizar algunas de [ellas] como material narrativo intercalable en [obras] más amplias»112;

3) a nadie se le escapa que la canonización española del término novela y, más aún, del calificativo ejemplares se debe al manco de Lepanto. Pero la traducción de las Novelle de Bandello también marcó el paso. No en balde, Lope declaraba al inicio de Las fortunas de Diana (Novelas a Marcia Leonarda, 1621-1624) que

  • 113 Lope de VEGA, Novelas a Marcia Leonarda, ed. Antonio Carreño, Madrid: Cátedra, 2002, p. 105-106.

en España […] también hay libros de novelas, de ellas traducidas de italianos y de ellas propias, en que no le faltó gracia y estilo a Miguel de Cervantes. Confieso que son libros de grande entretenimiento y que podrían ser ejemplares, como algunas de las Historias trágicas del Bandello, pero habían de escribirlos hombres científicos, o por lo menos grandes cortesanos113;

  • 114 Véase M.ª S. ARREDONDO, «Novela corta, ejemplar y moral: las Novelas morales de Agreda y Vargas», C (...)

4) el término ejemplar, entendido como sinónimo de “moral”, se convertiría en tópico a la hora de bautizar esta clase de libros: Novelas morales (Madrid, Tomás Iunti, 1620; Barcelona, Sebastián de Cormellas, 1620) de Diego de Agreda y Vargas; Teatro popular. Novelas morales (Madrid, Viuda de Fernando Correa Montenegro, 1622) de Francisco Lugo y Dávila; Sucesos y prodigios de amor en ocho novelas ejemplares (1624) de Pérez de Montalbán; Novelas amorosas y ejemplares (1637) de Zayas114… No obstante, cabe aventurar que las Historias peregrinas y ejemplares (Zaragoza, Juan de Larumbe, 1623) de Gonzalo de Céspedes y Meneses y las cultas Novelas ejemplares y prodigiosas historias (Madrid, Juan González, 1624) de Juan de Piña sugieren, como poco, que el «Bandello español» mantuvo su predicamento hasta mediados del siglo XVII.

  • 115 G. CARRASCÓN, «Apuntes para un estudio de la presencia de Bandello en la novela corta del siglo XVI (...)

Sabedor de que en la prosa de ficción se mezclaban aguas de distintos cauces, Carrascón examinó relatos tan sugestivos como La inocencia castigada, La más infame venganza y El mayor imposible, los tres de Zayas, detrás de los cuales se atisban las truculentas novelitas de la adúltera piamontesa (II, 12; 4 en Boaistuau/Millis), de la sañuda valenciana (I, 41; 5 en Boaistuau/Millis) y de la difunta pleiteada (II, 41)115.

2.5. Las «Piacevoli notti» de Giovan Francesco Straparola

  • 116 Leonardo COPPOLA, «Introducción», in: Giovan Francesco STRAPAROLA, Honesto y agradable entretenimie (...)

43Estoy convencido de que los volúmenes de Giovan Francesco Straparola, Le piacevoli notti (Venecia, Comin da Trino, 1550 y 1553) también prendieron la mecha de la novela del Barroco. Compuestos por 74 relatos distribuidos a lo largo de 13 noches –5 en cada una de ellas, menos la octava, formada por 6, y la última, que agavilla 13–, la segunda parte no pasa de ser una «apresurada traducción de las 23 novelle del Novellae et fabulae (1520) de Girolamo Morlini […] y de otras inspiradas […] en Boccaccio»116.

  • 117 A. CAYUELA, «Tardes entretenidas de Alonso de Castillo Solórzano: el enigma como poética de la clar (...)
  • 118 Remito a Matías de AGUIRRE, Navidad de Zaragoza, ed. María Pilar Sánchez Laílla, 2 vol., Zaragoza: (...)

44Nos interesa que otras 23 ficciones de este corpus sean fábulas, y que su engarce con las novelas, a las que añadió acertijos en sus desenlaces, funcione como la clave de bóveda del conjunto. He aquí un detalle que incidiría sobre el primero de los libros en prosa de Castillo Solórzano: Tardes entretenidas (Madrid, Viuda de Alonso Martín, 1625). Según se desprende del título, y luego de los de Jornadas alegres (Madrid, Juan González, 1626) y Noches de placer (Barcelona, Sebastián Cormellas, 1631), el magisterio de Straparola sobre el polígrafo de Tordesillas resulta evidente. Más si cabe al observar que los seis relatos de las Tardes (El amor en la venganza, La fantasma de Valencia, El Proteo de Madrid, El socorro en el peligro, El culto graduado y Engañar con la verdad) se cierran con un enigma-jeroglífico, género poco común en la narrativa de la Edad de Oro. Se pueden encontrar algunos en «El patrañuelo de Timoneda, […] en la Diana enamorada (1564) de Gil Polo, en La Galatea (1585) de Cervantes, en los Pastores de Belén (1612) de Lope […] y en los Diálogos de apacible entretenimiento (1603) de Gaspar Lucas Hidalgo»117; pero dentro de la novela solo los cultivaría Matías Aguirre del Pozo en su Navidad de Zaragoza (Zaragoza, Juan de Ybar, 1654)»118.

  • 119 L. COPPOLA, «Prolegómenos a la edición del Honesto y agradable entretenimiento de damas y galanes ( (...)
  • 120 Jules BRAKELMANN, Giovan Francesco Straparola da Caravaggio. Inaugural-Dissertation zur Erlangung d (...)
  • 121 L. COPPOLA, «Introducción», in: G. F. STRAPAROLA, Honesto y agradable entretenimiento de damas y ga (...)

45Acaso lo más significativo de Le piacevoli notti sea su temprana traducción y su copiosa estampa, toda vez que hablamos –tras el Decamerón– del libro de novelas que antes se vertió a nuestro idioma. Coppola y González Ramírez hallaron casi al unísono un ejemplar de la princeps española (Zaragoza, Juan Soler, 1578) de este ramillete de historias de hadas, resucitados, animales parlantes, befas y contrabefas119. Desde la tesis de Brakelman teníamos noticia de su éxito, que alcanzó la friolera de 32 ediciones en la Italia del Renacimiento120. Sin embargo, como en el caso de Bandello, cobraron nueva carta de naturaleza lingüística en Francia: al traslado de Jean Louveau (Lyon, Guillaume Rouillé, 1560) le sucedería el de Benoist Rigaud (París, Mathurin Martin, 1572); y el «Second et dernier livre des Facetieuses nuicts salió solo después [del] de Pierre de Larivey, compuesto en los tórculos de L’Angelier en 1576»121.

  • 122 Véase el detallado capítulo de D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Censura, traducción y erotismo. La versión al (...)
  • 123 Véase L. COPPOLA, «La proyección de Straparola en la novela española del Siglo de Oro desde una per (...)

46Apenas un bienio después de esta última tirada, el baezano Francisco Truchado se encargaría de traducirlas a la lengua de Cervantes –nunca mejor dicho, según se verá enseguida–. Las rebautizó como Honesto y agradable entretenimiento de damas y galanes. Luego queda claro que no quería problemas con la censura122; y, de paso, que el título previsto para la primera colección de Zayas, Honesto y entretenido sarao (c. 1626), le debía lo suyo a esta paráfrasis del novelliere. A la princeps aragonesa no tardaron en sumársele la edición bilbaína de Matías Mares (1580), la baezana de Juan Bautista de Montoya (1581), la granadina de René Rabut (1582; la primera parte) y la madrileña de Luis Sánchez (1598), tío a la sazón de la Sibila de Madrid123.

47Dicha catarata invita a reparar de nuevo en las Ejemplares. Por tres razones:

  • 124 R. Bonilla Cerezo, «Prólogos de ida y vuelta: Juan de Piña, Alonso de Castillo Solórzano, Francisco (...)

1. he sugerido ya que si Cervantes se decidió por fin a imprimir su colección a mediados de 1612, y no antes, se debió no tanto a la edición en dos tomos del Honesto y agradable entretenimiento (Luis Sánchez, 1598) cuanto a la pamplonica de Nicolás de Assiayn, cuya licencia y tasa datan del 10 de febrero de 1612. Nótese que una de las tres reimpresiones de 1614 de las Novelas ejemplares saldría precisamente de los talleres de Assiayn124.

  • 125 J. GARCÍA LÓPEZ, Cervantes. La figura en el tapiz, p. 156. J. R. MUÑOZ SÁNCHEZ, «Cervantes, novelli (...)
  • 126 M. de CERVANTES, Novelas ejemplares, p. 8.
  • 127 M. de CERVANTES, ibid., p. 9
  • 128 M. de CERVANTES, ibid., p. 11
  • 129 M. de CERVANTES, ibid., p. 18. Las cursivas son mías. El primero en sugerirlo fue Carlos ROMERO MUÑ (...)

2. aunque las doce debieron de escribirse a finales del siglo XVI o en la primera década del XVII125, no se ignore que en la aprobación de Salas Barbadillo, firmada el 31 de julio de 1613, reza que «por comisión de los señores del Supremo Consejo de Aragón, vi un libro intitulado Novelas ejemplares de honestísimo entretenimiento»126; y lo mismo se repite tanto en la licencia real de Jorge de Tovar127 como en el privilegio de Aragón128. Abogo, pues, por leer el sintagma «de honestísimo entretenimiento» como un guiño al traslado de Straparola que, ora por una ventolera del librero Francisco de Robles, ora por una decisión de última hora, toda vez que Cervantes lo menciona («por señas») en su prólogo, se acabaría eliminando del título final: «y si no fuera por alargar este sujeto, quizá te mostrara el sabroso y honesto fruto que se podría sacar, así de todas juntas como de cada una de por sí; […] porque los ejercicios honestos y agradables antes aprovechan que dañan»129. Al suprimir «de honestísimo entretenimiento», uno u otro dieron al traste con la agudeza que anudaba los tres modelos italianos: Boccaccio (novelas), Bandello (ejemplares) y Straparola (de honestísimo entretenimiento); y

  • 130 M. FEDERICI, «Cervantes lettore di fiabe? Il furto dell’asino nella Sierra Morena», Rivista di Filo (...)

3. un artículo de Federici sobre el robo del asno de Sancho en el Quijote de 1605 confirma que la novela II de la primera noche de Straparola estaría detrás de uno de los capítulos más debatidos del Ingenioso hidalgo130. Aunque Federici no se decanta por ninguna tirada concreta de la traducción de Truchado, hubo de ser previa a 1605. Acaso la de Luis Sánchez (1598), lo cual ratificaría que el Quijote empezó a componerse por aquellos años; y lo más importante: que Cervantes conocía las «noches» de Straparola desde finales del Quinientos.

2.6. Los «Hecatommithi»de Giraldi Cinthio

  • 131 Edward C. RILEY, Teoría de la novela en Cervantes, trad. Carlos Sahagún, Madrid: Taurus, 1981³, p.  (...)
  • 132 A. RUFFINATTO, Dedicado a Cervantes, p. 226-241.
  • 133 J. R. MUÑOZ SÁNCHEZ, «Cervantes, lector de Giraldi Cinzio y Gaitán de Vozmediano: de Gli Ecatommith (...)

48La huella de los Hecatommithi (Monte Regale, Lionardo Torrenino, 1565) de Giraldi Cinthio en la narrativa barroca obliga a detenerse en la obra del humanista de Ferrara. Autor también del Discorso intorno al comporre dei romanzi (Venecia, Gabriel Giolito de Ferrari e fratelli, 1554), cuyas ideas acerca de la mezcla de estilos, el «maravilloso artificio» y el entrelazamiento y suspensión de tramas adoptaría el mismo Cervantes131, Ruffinatto probó cómo el alcalaíno había leído estas novelitas en italiano para redactar la primera parte de la historia de Ortel Banedre en el Persiles, cuya piedra de toque fue la 6 de la VI década de los Hecatommithi132. Y un reciente artículo de Muñoz Sánchez iluminó el diálogo intertextual entre la II, 8 y el episodio de las bodas pastoriles (II, 11 y 13) en el testamento literario del complutense133.

  • 134 Véase A. GASPARETTI, «Giovan Battista Giraldi e Lope de Vega», Bulletin Hispanique, XXXII (4), 1930 (...)
  • 135 Remito a I. ROMERA PINTOR, «La discordia en los casados de Lope de Vega y su modelo italiano», Cuad (...)

49El legado de Cinthio en las comedias de Lope: La cortesía española (X, 5), El piadoso valenciano (I, 5), Servir a señor discreto (VI, 7), El mayordomo de la duquesa de Amalfi (II, 2)134 o La discordia en los casados (V, 1) informa no solo de su temprana circulación en España, sino de que el Fénix disfrutó (y saqueó) sus novelas en la lengua de Dante135.

  • 136 Mireia ALDOMÀ GARCÍA, «Palabras en fuga o silencios en la Primera parte de las novelas de Giraldi C (...)
  • 137 M. ALDOMÀ GARCÍA, Primera parte de las cien novelas de Giraldo Cinthio, Barcelona: Universo de Letr (...)

50Concebidas como una “miscelánea” en cuyo interior se amalgaman «múltiples y heterogéneos materiales: una larga introducción filosófica, los Diálogos de la vida civil, numerosos poemas procedentes del Orlando Furioso y las dedicatorias particulares en cada década»136, nos concierne –al socaire de Boccaccio, Bandello y Straparola– el modo en que se tradujeron. Saldrían bajo el título de Primera parte de las cien novelas de M. Ivan Baptista Giraldo Cinthio (Toledo, Pedro Rodríguez, 1590), gracias a Lucas Gaitán de Vozmediano, si bien reducidas a las primeras veinte «y [a] la introducción, con sus diez ejemplos»137.

51Cervantes se haría eco en su prólogo a las Ejemplares («yo soy el primero…) de estas palabras de Gaitán en el de su traducción de los Hecatommithi:

  • 138 M. ALDOMÀ GARCÍA, ibid., p. 61. La cursiva es mía. Véase al respecto M. RUBIO ÁRQUEZ, «Lucas Gaitán (...)

y a los que les gustan los cuentos fabulosos, son ciento y diez, que cuentan las personas que para esto introduce, pues en todos ellos debe de haber muy pocos verdaderos, puesto que muy conformes a verdad y razón, ejemplares y honestos. Honestos, digo, respecto de los que andan en su lengua, que para lo que en la nuestra se usa no lo son tanto que se permitieran imprimir sin hacer lo que se ha hecho. […] Moviome a sacarle a la luz el ser de gusto y entretenimiento, y ver que no hay en nuestra lengua cosa de este sujeto que sea de importancia138.

2.7. Las «Ore di ricreazione» de Lodovico Guicciardini

  • 139 Iole SCAMUZZI, «Estudio preliminar», in: Lodovico GUICCIARDINI, Horas de recreación, trad. Vicente (...)

52La última colección que asoma la nariz por el prólogo de las Ejemplares son las Ore di recreazione (Amberes, Guglielmo Silvio, 1568) de Lodovico Guicciardini. Aunque en puridad habría que etiquetarlas como facecias, su tradición textual no discurrió falta de problemas. Según Scamuzzi, Sansovino publicó un par de ediciones de las Ore –sin la autorización de su autor y con el frontis Detti e fatti piacevoli et gravi– en las prensas venecianas de Giorgio de’Cavalli y Domenico Nicolini, respectivamente. Estas tiradas piratas se ofrecían «a Gabriello Strozzi –a quien Lodovico no apreciaba en exceso– en lugar de al Gran Duque de Toscana, que, en la opinión del [florentino], hubiera sido el digno dedicatario de la obra»139.

  • 140 I. SCAMUZZI, ibid., p. 15.

53Por tanto, la primera autorizada es la flamenca de 1568, que serviría como texto base para las demás. En ella, Guicciardini eliminó varios apólogos de las sansovinianas y cambió el orden de los relatos. Víctima de la censura de Cristóforo Zanetti, el autor volvería a publicar las Ore en 1583, sin cambiar de sede ni de tipógrafo140.

  • 141 Véanse D. GONZÁLEZ RAMÍREZ e I. RESTA, «Traducción y reescritura en el Siglo de Oro: L’Ore di ricre (...)

54Nada extrañará a estas alturas que las Ore fueran primero “adaptadas al francés” (Anvers, Guillain Iarissens, 1571) por François Belleforest, con multitud de expurgos, antes de que Vicente de Millis (Horas de recreación, Bilbao, Matías Mares, 1586) las tradujera a partir de la edición veneciana de 1572; y de nuevo, tres lustros más tarde, el jurista Jerónimo de Mondragón: Primera parte de los ratos de recreación (Zaragoza, Pedro Puig y Juan Escarrilla, 1588)141.

55La profusión de géneros que afloran en este libro, una nueva zucca remozada, marcan la originalidad de su teoría estética:

  • 142 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ e I. RESTA, «Traducción y reescritura», p. 62-63.

Una propuesta en la que predominan las facecias, pero en la que también se destacan los relatos mitológicos o las colecciones de sentencias célebres. […] [El volumen se compone], pues, a modo de un breve manual de cortesanos en el que aprender y memorizar anécdotas, proverbios, parábolas o mitos con los que poder amenizar conversaciones y distraer a los discretos invitados142.

  • 143 L. GUICCIARDINI, op. cit., p. 100, 105 y 137-138.
  • 144 L. GUICCIARDINI, ibid., p. 93.

56Su rastro en las colecciones barrocas apenas se ha estudiado. Juzgo factible que Cervantes acudiera a las Ore para alguno de los apotegmas de El licenciado Vidriera –«Los ciudadanos sabios dan muchas veces consejos, con los cuales se libra su república», «El imperio de los locos es el mayor de todos» y «Los necios y locos son algunas veces los que mandan, y los sabios y discretos son mandados»143–; e incluso aventuro que la breve facecia «Que las reprensiones que se hacen a los amigos les son saludables y provechosos»144, al menos por lo que atañe a Cipión, podría contarse entre las fuentes de El coloquio de los perros.

2.8. Agnolo Firenzuola, Sebastiano Erizzo y Niccolò Granucci

  • 145 D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «No hay libro, por malo que sea, que no tenga alguna cosa buena: la difusió (...)

57Fernández Rodríguez ha resucitado para la causa hispánica a tres novellieri que dormían el sueño de los justos: Agnolo Firenzuola, Sebastiano Erizzo y Niccolò Granucci145. En 1548, un lustro después de la muerte del primero, se publicaron las Prose di M. Agnolo Firenzuola fiorentino (Florencia, Bernardo di Giunta), divididas en un par de libros: 1) La prima veste dei discorsi degli animali, epítome de veinticuatro fábulas y cuentos; y 2) Ragionamenti, ocho novelitas que se reeditarían tanto en 1552 (Florencia, Lorenzo Torrentino) como en 1562 (Florencia, Giunti).

58Apenas se difundieron en España, pero

  • 146 D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «La recepción y difusión de las novelas de Agnolo Firenzuola en el Siglo de (...)

hay constancia del conocimiento de una de ellas por Francisco Lugo y Dávila. […] Bourland señaló que El andrógino, séptima novela de su Teatro popular (Madrid, Viuda de Fernando Correa Montenegro, 1622), está basada en la segunda de los Ragionamenti, juicio que han ratificado Hainsworth, Morson y […] Copello. Otros investigadores, sin embargo, citan El celoso extremeño como principal modelo de Lugo, sin mencionar en cambio la novelita de Firenzuola146.

  • 147 Véase María Jesús LACARRA, «El Exemplario contra los engaños y peligros del mundo: las transformaci (...)
  • 148 Milton A. BUCHANAN, «Sebastián Mey’s FabularioI», Modern Language Notes, XXI (6), 1906, p. 167-17 (...)

59La prima veste adapta el Exemplario contra los engaños y peligros del mundo (1493), traducción española del Calila e Dimna147. Y el erudito Buchanan fue pionero en señalar la deuda con Firenzuola del Fabulario de Mey148:

  • 149 D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «La recepción y difusión de las novelas de Agnolo Firenzuola», p. 56 y 59.

el español probablemente se basó en dos cuentos de la Prima veste para las fábulas VIII (El amigo desleal) y XXVIII (El hombre verdadero y el mentiroso) de su Fabulario en que se contienen fábulas y cuentos diferentes, algunos nuevos, y parte sacados de otros autores, publicado en 1613. […] Además, […] Mey imitó otros dos […] presentes en las Cento novelle scelte de Sansovino. […] Que el modelo de la fábula VIII se encuentre solamente en la primera edición de la antología (V, 5) –en la que figuran también los otros tres cuentos imitados– revela que hubo de tener acceso, cuando menos, a la edición de 1561149.

  • 150 Valentín NÚÑEZ RIVERA, «Las diez novelas de Pedro de Salazar y los cuatro cuentos de ejemplos. Auto (...)
  • 151 M. ZERARI-PENIN, «“Mi nombre es doña Isabel Fajardo, no Zelima”: traces de l’esclave volontaire dan (...)

60Erizzo escribió Le sei giornate (Venecia, Giovan Varisco, 1567), colección de treinta y seis novelas cuya fuente principal es Valerio Máximo. Fernández Rodríguez subrayaba que desde fechas aún recientes Erizzo ha empezado a aducirse como modelo para la ficción áurea. Así, Núñez Rivera lo llamó a capítulo para explicar una serie de motivos de las Novelas (c. 1563-1567) de Salazar150. Y Zerari aludió al veneciano y a la historia de Petriello en las Novelle de Bandello como piedras de toque para la Isabel Fajardo de La esclava de su amante (Desengaños amorosos, Zaragoza, Hospital Real y General de Nuestra Señora de Gracia, 1647) de Zayas151.

  • 152 D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «No hay libro, por malo que sea», p. 64.
  • 153 Irving A. LEONARD, Los libros del Conquistador, México D. F.: Fondo de Cultura Económica, 2006 [195 (...)

61Los relatos de Granucci «se repartieron entre L’eremita, la carcere e’l diporto (Lucca, Vincenzo Busdragui, 1569) […] y La piacevol notte et lieto giorno (Venecia, Giacomo Vidali, 1574), [cuyo título recuerda a los de Straparola]. Este par de libros incluyen catorce novelas cada uno de ellos, tomadas en gran medida del antedicho Valerio Máximo, de autores griegos y latinos y de novellieri como Bandello, Sercambi, Firenzuola o Cademosto»152. Gracias a un registro de Leonard153, conocimos que

  • 154 D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «No hay libro, por malo que sea», p. 66-67.

La piacevol notte se contaba entre los 678 volúmenes, pertenecientes a muy distintos saberes (teología, filosofía, ciencia, matemáticas, literatura…), que en 1600 un tal Luis de Padilla mandó embarcar en Sevilla para que se vendieran en Nueva España […] junto a tres colecciones […] tan conocidas como el Decameron, la Zucca de Doni y Ore di ricreazione de Guicciardini, todas ellas [listadas] en el mismo inventario154.

  • 155 El Heptamerón (Margarita de NAVARRA, Heptamerón, París: Gilles Gilles, 1558; id., Heptamerón, París (...)

62Otro novelliere sobre el que habría que indagar es Giovanni Brevio, cuyas Rime e prose volgari, y en concreto la novella IV, también constan dentro de la antología de Sansovino. Bourland sugirió que este relato, del cual traen versiones similares Margarita de Navarra –el XXX de su Heptamerón (1542)155– y Bandello (II, 35), pudo inspirar La mayor confusión (Sucesos y prodigios de amor, 1624) de Pérez de Montalbán.

3. A zaga de las «Ejemplares»

3.1. Siete años en barbecho (1613-1620)

  • 156 Este epígrafe se nutre, con ampliaciones y matices, del que intitulé «La novela corta poscervantina (...)
  • 157 Manuel PIQUERAS FLORES, «El nacimiento de las colecciones de novela corta en español», in: M. ALBER (...)
  • 158 Véase José MONTERO REGUERA, «El nacimiento de la novela corta en España (la perspectiva de los edit (...)
  • 159 Ana María NAVARRETE CURBELO, La obra de Ambrosio de Salazar: un español en la Corte de Luis XIII de (...)

63Entre 1613 y 1620 solo se publicaron cinco colecciones156. Piqueras Flores se detuvo en las interesantes Clavellinas de recreación (Rouen, Adrien Morront, 1614; Bruselas, s. i., 1625) de Ambrosio de Salazar, más cercanas a una miscelánea157; y en los Días de jardín (Madrid, Bernardino de Guzmán, 1619) de Alonso Cano y Urreta158. Aunque Navarrete Curbelo estudió en su tesis la obra completa de Salazar159, ni las Clavellinas ni el libro de Cano han sido objeto de ediciones dignas de tal nombre.

  • 160 M. PIQUERAS FLORES, «El nacimiento de las colecciones», p. 86.

64Los Discursos morales (Zaragoza, Juan de Lanaja y Quartanet, 1617) de Juan Cortés de Tolosa vienen signados por una primera parte que alberga numerosas cartas de asuntos diversos. La segunda la reservó en cambio para cuatro ficciones: Novela del licenciado comadre, Novela del licenciado Periquín, Novela del desgraciado y Novela del nacimiento de la verdad, que se reeditarían un trienio después junto a una quinta (Novela de un hombre muy miserable llamado Gonzalo) y su Lazarillo de Manzanares (Madrid, Viuda de Alonso Martín, 1620), de acusado cuño picaresco160.

  • 161 Véanse D. GONZÁLEZ RAMÍREZ y M. PIQUERAS FLORES, «Introducción», in: Alonso Jerónimo de SALAS BARBA (...)

65Todavía en la segunda década del Barroco, los dos títulos más señeros son la Corrección de vicios (Madrid, Juan de la Cuesta, 1615) del prolífico Salas Barbadillo y las Novelas morales (1620) de Agreda y Vargas. En 2019, González Ramírez y Piqueras Flores editaron la primera, que despunta no solo por la alternancia de cinco relatos en prosa (El escarmiento del viejo verde, La dama del perro muerto, Antes morir que decir verdad, Las galeras del Vendehumo, La niña de los embustes) y tres en verso (El mal fin de Juan de Buenalma, Las narices del buscavidas, La mejor cura del matasanos), sino por la creación de una narrataria interna, Ana de Zuazo, que tal vez le sirviera como hoja de calco a Lope para inventar a su Marcia Leonarda161.

66La Corrección de vicios se levanta sobre el fortuito encuentro de «Boca de todas verdades» con el propio Salas Barbadillo, que le da pie al primero a diseccionar

  • 162 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ y M. PIQUERAS FLORES, «Introducción», in: Alonso Jerónimo de SALAS BARBADILLO, (...)

algún vicio propio de la sociedad áurea. La locura del personaje lo dota de […] elocuencia, lo que le permite llevar a cabo la denuncia sin los límites impuestos por el decoro y el disimulo –la sprezzatura– propios de la sociedad cortesana, que aparecen convertidos ya en simple lisonja y adulación. La denuncia de la hipocresía que realiza Boca de todas verdades recuerda a la actitud del licenciado Vidriera cervantino, protagonista de la novela homónima. […] En cada uno de los [episodios], la conversación desemboca en la censura de un colectivo, o bien de un vicio particular162.

  • 163 Cito, a pesar de sus lagunas, la de Karen SCOLARI DRURY, A Critical Edition of the «Novelas morales (...)

67Desafortunadamente, la docena de Novelas morales (Madrid, Tomás Iunti, 1620; Barcelona, Sebastián de Cormellas, 1620) de Diego de Agreda y Vargas carecen de una edición rigurosa163. De espíritu cervantino, Arredondo estudió cómo

  • 164 M.ª S. ARREDONDO, «Novela corta, ejemplar y moral: las Novelas morales de Agreda y Vargas», Criticó (...)

el conjunto […] está compuesto por la alternancia de comportamientos virtuosos y pecaminosos, de los que se derivan desenlaces felices o desgraciados. Todo ello va debidamente engarzado con la correspondiente temática amorosa, propia de la época, que usa y abusa de asuntos como los siguientes: la acusación falsa del malvado contra el virtuoso, y el triunfo de éste (El premio de la virtud y castigo del vicio); la pasión ilícita del poderoso por una dama, y el feliz matrimonio que todo lo resuelve (Eduardo, rey de Inglaterra); los celos, con o sin motivo aparente, y el triunfo final de la esposa intachable (El daño de los celos); los amores correspondidos, pero estorbados por la presencia de un tercero (La ocasión desdichada); la fidelidad matrimonial y la defensa del honor (Carlos y Laura, La resistencia premiada); la exaltación de la auténtica amistad (La correspondencia honrosa); los riesgos del matrimonio clandestino no autorizado por los padres (Aurelio y Alexandra, Federico y Ardenia); el castigo de la ambición y el deseo de medrar, personificado en dos criados malvados que pagan con la muerte, y en una jovencita mal aconsejada que ha de soportar un matrimonio de conveniencia (El premio de la traición y El viejo enamorado). […] Sólo en dos ocasiones los desenlaces son trágicos, en [las] novelitas de fuente italiana. Una de ellas es Aurelio y Alexandra, que desarrolla el tema de Romeo y Julieta, y la otra es Federico y Ardenia, de final truculento, donde los enamorados mueren a manos del cruel rey de Hungría, padre de Ardenia. […] El tono más común, salvo dos relatos de intención cómica, y hasta satírica en El viejo enamorado, es el sermoneador de un autor más preocupado por la interpretación aleccionadora de los hechos que por el propio argumento164.

  • 165 M. PIQUERAS FLORES, La literatura en el abismo. Salas Barbadillo y las colecciones de metaficciones(...)

68La década se cerraría con la pepitoria de novelas, versos y piezas teatrales que Salas tituló Casa del placer honesto (Madrid, Viuda de Cosme Delgado, 1620), cifra de la tesis doctoral de M.ª Dolores Marrón Guareño (Universidad Autónoma de Madrid), ya próxima a su defensa. Contiene: Los cómicos amantes, basada en el mundillo de la farándula; El coche mendigón, envergonzante y endemoniado, El buscaoficios, El curioso maldiciente, castigado y no enmendado; El caprichoso en su gusto y la dama sesentona y El majadero obstinado165.

3.2. La década prodigiosa (1620-1630)

3.2.1. Las «Novelas a Marcia Leonarda» de Lope de Vega

  • 166 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «La novela corta en su campo literario. La legitimación de un género de consum (...)

69Durante los años veinte, la década prodigiosa de la novela corta barroca, los narradores comparten «sus experiencias literarias en las academias de Madrid y [allí se fragua] un campo literario […] que se deja descubrir, entre otras [claves], a través de los textos laudatorios»166. Dicha hegemonía la capitaneó el gran Lope de Vega, a cuyo alrededor pululaban nombres con las prendas de Piña, Castillo Solórzano, Francisco de Quintana, Pérez de Montalbán y María de Zayas.

  • 167 Remito a D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Lope de Vega y Castillo Solórzano: “Los mejores ingenios de España”. (...)

70Como era de suponer, el Fénix no perdería la oportunidad de aportar su granito de arena. El primero de sus relatos, Las fortunas de Diana, de corte bizantino-pastoril, vio la luz en la miscelánea La Filomena (Barcelona, Sebastián de Cormellas, 1621) e influyó sobre El juez de su causa (1637) de Zayas. Le seguirían otros tres, también alojados dentro de otro cajón de sastre: La Circe (Madrid, Viuda de Alonso Martín, 1624): La desdicha por la honra (morisca), La prudente venganza (novella) y Guzmán el Bravo (caballeresca). Este cuarteto pasaría a la historia como Novelas a Marcia Leonarda, aunque solo se reunieron como colección impura en el ramillete de Novelas de los mejores ingenios de España (Zaragoza, Pedro Vergés, 1648-1649), al cuidado de José Alfay y Martín Navarro167.

  • 168 La última bibliografía sobre los cuentos de Lope y sus ediciones se recoge en Georges GÜNTERT, «Lop (...)

71Lo más original es el marco epistolar y seudo-cómico donde el narrador (Lope) interactúa con su amante Marcia Leonarda (Marta de Nevares). Una cornice que se cose y se descose en el interior de cada relato por medio de paréntesis que el madrileño llamó «intercolunios»168. He aquí el novedoso arte de escritura y también de lectura que supo tejer; aun cuando la narrataria explícita recordara al prólogo Ai candidi e umani lettori de la parte I de las Novelle de Bandello. El dominico empezó a

  • 169 G. CARRASCÓN, «Lope, Bandello y las novelas para Marcia Leonarda», in: D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, E. TORR (...)

escribir algunas novelas empujado por las órdenes de la siempre fresca y honrada memoria, la señora Ippolita Sforza, consorte del señor Alessandro Bentivoglio, que Dios tenga en su gloria. Y mientras ellas vivió, aunque algunas de ellas fuesen a otros dedicadas, todas, sin embargo, se las presentaba a ella169.

  • 170 R. BONILLA CEREZO, «Máscaras de seducción en las Novelas a Marcia Leonarda», Edad de Oro, XXVI, 200 (...)

72Esta clase de receptora interna, mucho más sofisticada que la Ana de Zuazo de la Corrección de vicios, se perpetuaría, de forma algo tosca, en la prosa de Piña, quien en sus Novelas ejemplares y prodigiosas historias (Madrid, Juan González, 1624) le daba la vuelta en El celoso desengañado, puesta en boca de Teodora y dirigida al «mudo» y galán Diego Fernando. Lo mismo le sucede a la cultísima Feliciana que, imitando a la señora Leonarda, desfilaba por Los amantes sin terceros; y también a Laura, dueña de El casado por amor a la que Piña apela sin ningún motivo170.

3.2.2. Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo

  • 171 M.ª S. ARREDONDO, «De La gitanilla a La sabia Flora malsabidilla. Género, personaje y matrimonio», (...)

73Salas entró en los años veinte dando a las prensas La sabia Flora malsabidilla (Madrid, Luis Sánchez, 1621), que Arredondo ha comparado con La gitanilla de Cervantes171. Según López Martínez, el madrileño recoge aquí

  • 172 J. Enrique LÓPEZ MARTÍNEZ, Su patria, Madrid. Vida y obra de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo, T (...)

varios esquemas que aparecieron en otras obras suyas, especialmente un personaje femenino principal, la gitana Flora, caracterizado por su malicia y astucia; es decir, una creación en la misma línea de La ingeniosa Elena y la dama cortesana Marcela172.

  • 173 A. J. de SALAS BARBADILLO, Don Diego de noche, ed. Enrique García Santo-Tomás, Madrid: Cátedra, 201 (...)

74Son muy coetáneos El cortesano descortés (Madrid, Viuda de Cosme Delgado, 1621), las Fiestas de la boda de la incasable malcasada (Madrid, Viuda de Cosme Delgado) y Don Diego de noche (Madrid, Viuda de Cosme Delgado, 1623)173. En el primero de estos libros,

  • 174 J. Enrique LÓPEZ MARTÍNEZ, Su patria, p. 136. Sobre El subtil cordobés, véase ahora M. PIQUERAS FLO (...)

recupera la idea de un personaje con alguna extraña inclinación que lo hace ridículo ante el resto de caballeros: en este caso, la obsesión de no quitarse el sombrero ante nadie. […] Sin embargo, en esta ocasión Salas da un salto formal para desarrollar las aventuras […] en la misma forma de diálogo en prosa en tres actos que utilizó para El sagaz Estacio y La sabia Flora malsabidilla. […] Además, el personaje principal de don Lázaro recupera en su caracterización el mismo elemento de vanidad airosa que con tanta insistencia fue aplicado a don Juan de Toledo en las dos partes de El caballero puntual, y la idea, gratísima a Salas, de las burlas de entretenimiento, que también había aparecido en aquella obra y en El subtil cordobés174.

  • 175 Véanse sobre todo E. GARCÍA SANTO-TOMÁS, Modernidad bajo sospecha. Salas Barbadillo y la cultura ma (...)
  • 176 Véase M. PIQUERAS FLORES, Salas Barbadillo y las colecciones de metaficciones, p. 157-193.

75La estructura de Fiestas de la boda de la incasable malcasada es diferente. Se cifra en un sarao que propicia el despliegue –como en su canto del cisne: Coronas del Parnaso (1635)175– de textos líricos, narrativos y dramáticos de segundo grado. El madrileño narra aquí la historia de la presumida Dorotea y sus pretendientes, con los primos don Luis y don Fernando abriendo el cartel. Terminará casándose con Sebastián, el deforme hermano de Marcela, la esposa de don Fernando176. Nos atañe dentro del conjunto la novela La mayor acción del hombre, de ambiente italiano y medieval.

76En Don Diego de noche, los ingredientes se agrupan dentro de cuatro categorías:

  • 177 E. GARCÍA SANTO-TOMÁS, «Introducción», in: A. J. de SALAS BARBADILLO, Don Diego de noche, p. 61-62.

una narración de aventuras dividida en nueve episodios, y que constituyen el marco principal; una serie de composiciones poéticas de diverso metro y tema; una historia intercalada que tiene en el monte Parnaso su escenario alegórico; y, finalmente, un epistolario en el que la veta satírica [de Salas] pasa revista a tipos y costumbres de su tiempo177.

  • 178 J. E. LÓPEZ MARTÍNEZ, Su patria, p. 168.
  • 179 J. E. LÓPEZ MARTÍNEZ, ibid., p. 207. Véase sobre todo José Enrique LAPLANA GIL, «Lo que va de Momo (...)

77La estafeta del dios Momo (Madrid, Viuda de Luis Sánchez, 1627) es «la primera muestra de su amistad con Castillo Solórzano178. Volumen de cartas satíricas, da cabida también a una novela, El ladrón convertido a ventero, similar a la segunda de las Coronas del Parnaso: Los desposados disciplinantes. Salas retoma aquí «el esquema epistolar que reformula en prosa el modelo de las jácaras quevedianas»179.

3.2.3. El «Teatro popular» de Francisco Lugo y Dávila

  • 180 E. COTARELO Y MORI, «Prólogo», in: Francisco LUGO Y DÁVILA, Teatro popular (novelas morales), ed. E (...)
  • 181 Véanse Alberto SÁNCHEZ, «De las Novelas ejemplares de Cervantes a las Novelas morales de Lugo y Dáv (...)
  • 182 E. COTARELO Y MORI, «Prólogo», in: F. LUGO Y DÁVILA, op. cit., p. XX; y Joaquín del VAL, «La novela (...)
  • 183 Véase C. R. RABELL, «Política de la amistad en De la juventud, de Francisco Lugo y Dávila», in: G.  (...)

78Nacido en Madrid a finales del siglo XVI (c. 1588), Cotarelo remonta los orígenes de Francisco Lugo y Dávila a Canarias, anotando que sirvió a Jorge de Cárdenas, IV duque de Maqueda, como reza en la dedicatoria de su hermano –Dionisio Dávila y Lugo– a la única colección que nos legó: el Teatro popular (Madrid, Viuda de Fernando Correa Montenegro, 1622)180. Dada a la imprenta por aquél y celebrada por cuatro paratextos de Medrano, Francia y Acosta, Montalbán y Salas, nos devuelve la imagen de un autor más que notable181. Tenido por uno de los epígonos de Cervantes182, se han anudado ya parte de sus lazos con las Novelas ejemplares: El andrógino guarda similitudes con El celoso extremeño; La hermanía es un trasunto de Rinconete y Cortadillo; La juventud se inspira en La señora Cornelia; y Cada uno hace como quien es recuerda lo suyo a El curioso impertinente183.

  • 184 E. C. RILEY, op. cit., p. 16.
  • 185 R. BONILLA CEREZO, «“Proemio” e “Introducción” a las novelas del Teatro popular de Francisco Lugo y (...)

79Lugo prologó su colección con un «Proemio al lector» y una «Introducción a las novelas» que pasa por ser «el primer escrito teórico español que expone los principios de un determinado tipo de prosa novelística»184. Sigue con fidelidad a Aristóteles, si bien tomando como ejemplo el Decamerón185. El carácter único de esta «Introducción» se distingue porque Lugo colocó al mismo nivel, «en nuestro vulgar, el Patrañuelo, las Historias trágicas, Cervantes y otras muchas». Estima las colecciones de los novellieri decisivas para el origen de nuestra prosa de ficción, si bien concede que los griegos pusieron los cimientos gracias a los libros de aventuras peregrinas: Teágenes y Cariclea (Heliodoro) y Leucipo y Clitofonte (Aquiles Tacio).

3.2.4. Tirso de Molina y Gonzalo de Céspedes y Meneses

  • 186 Willard F. KING, Prosa novelística y academias literarias en el siglo XVII, Madrid: Anejo X del Bol (...)

80Los Cigarrales de Toledo (Madrid, Luis Sánchez, 1624) de Tirso de Molina, terminados en 1621, son «la primera “novela académica”, pues incluyen no sólo poesía, novelas y piezas teatrales (El vergonzoso en palacio, El celoso prudente y Cómo han ser los amigos), sino […] discursos en prosa sobre temas literarios»186.

81Por lo que respecta a la novela corta, se popularizaría la única que el mercedario incluyó dentro de su laberíntico almacén de trapero: Los tres maridos burlados, en la que se cuenta la historia de tres parejas (Lucas Moreno y Polonia, Morales y Mari Pérez y Santillana e Hipólita) a partir de una irónica relectura del juicio de París. Las mujeres encuentran un diamante y, en el trance de decidir cuál de ellas se lo quedará, le piden consejo a un conde. Este determina que dependerá de la que se muestre más ingeniosa a la hora de embromar a sus esposos en un plazo no superior a un mes y medio.

  • 187 Alfonso M. ESCUDERO, «Tirso novelista», Atenea. Revista de la Universidad de Concepción, LXXXIX, 27 (...)
  • 188 Véanse José Miguel OLTRA, «La miscelánea en Deleitar aprovechando. Reflejo de una coyuntura tirsian (...)

82Aunque se ha exagerado la distancia entre los Cigarrales de Toledo y la segunda miscelánea tirsista, Deleitar aprovechando (Madrid, Imprenta Real, 1635), Escudero observó que, frente a los lunares de esta última, «puede registrarse una ventaja valiosa: el estilo del Deleitar –por lo menos en la novela de El bandolero– es más terso, más liso en su elegancia, menos redicho, menos encrespado, menos culterano que en la parte propiamente cigarralera de la primera obra»187. Convendría volver sobre los relatos La patrona de las musas y Los triunfos de la verdad188.

83La imagen de Gonzalo de Céspedes y Meneses que nos dejó Rosell no es lo que se dice generosa:

  • 189 C. ROSELL, op. cit., p. IX.

¡Ojalá pudiésemos alabar […] el estilo y las formas de El español Gerardo! Céspedes estaba contagiado con los resabios del culteranismo, como la mayor parte de los autores, y en esta obra quiso hacer gala del vano oropel que deslumbraba a nuestros ingenios. Frases conceptuosas, períodos enmarañados, violentas trasposiciones, metáforas altisonantes: todo lo que entonces se creía afluencia de imaginación, no siendo más que extravagancias del mal gusto y desvaríos del atrevimiento, lo hallarán nuestros lectores en la producción a la que nos referimos189.

  • 190 Gonzalo de CÉSPEDES Y MENESES, Historias peregrinas y ejemplares, ed. Yves Fonquerne, Madrid: Casta (...)
  • 191 Abraham MADROÑAL DURÁN, «Sobre el autobiografismo en las novelas de Céspedes y Meneses a la luz de (...)
  • 192 Véanse Angelina COSTA PALACIOS, «La constante cordobesa de Gonzalo de Céspedes y Meneses, una muest (...)

84Por tintas tan gruesas como las que acabo de reproducir, y a pesar de la modesta edición de Fonquerne190, las Historias peregrinas y ejemplares (Zaragoza, Juan de Larumbe, 1623) del talaverano son hoy víctimas del olvido191. Este volumen, ultimado antes de 1617, contiene seis relatos que se ubican en otras tantas ciudades de nuestro solar: El buen celo premiado, El desdén del Alameda, La constante cordobesa, Pachecos y Palomeques, Sucesos trágicos de don Enrique de Silva y Los dos Mendozas, de los cuales apenas se ha prestado atención al tercero192.

85Cucala Benítez identificó los atributos bizantinos y sentimentales de la primera ficción de Céspedes: el Poema trágico del español Gerardo (Madrid, Luis Sánchez, 1615):

  • 193 Lucía CUCALA BENÍTEZ, «Hacia una caracterización genérica de El español Gerardo de Céspedes y Menes (...)

Una cuestión fundamental que hay que tener presente a la hora de estudiar la materia amorosa del Poema trágico es que existen numerosos episodios o casos. Concretamente, […] se narran doce historias, entre la narración principal y las historias secundarias. Dentro de esta amplitud […] es posible encontrar algunos episodios […] que se acercan más a un determinado género. De hecho, dentro de las cuatro experiencias […] que vive Gerardo, […] [algunas] se caracterizan por su estatismo y porque el núcleo de la historia […] se sitúa en el proceso de la recuesta. Es decir, se acercan más a la materia sentimental. Mientras que otras, […], sin embargo, están caracterizadas por el movimiento y la acción y parecen seguir el esquema narrativo de la bizantina193.

  • 194 Véase Julián GONZÁLEZ BARRERA, «Soldados, doncellas y expósitos: Gonzalo de Céspedes y Meneses, un (...)
  • 195 Giovanna FIORDALISO, «Gonzalo de Céspedes y Meneses entre imitación y experimentación», Artifara, 1 (...)

86También vale la pena su incompleto Varia fortuna del soldado Píndaro (Lisboa, Geraldo de la Viña 1626), una síntesis de picaresca y novela de aventuras con paréntesis cortesanos y ecos de Las dos doncellas, La señora Cornelia, El casamiento engañoso y El coloquio de los perros194. Todo ello dentro de una ficticia vida castrense donde no faltan las rodomontadas propias de la segunda mitad del Renacimiento y los albores del Barroco195.

3.2.5. Los «Sucesos y prodigios de amor» de Juan Pérez de Montalbán

  • 196 Juan PÉREZ DE MONTALBÁN, Sucesos y prodigios de amor, ed. Luigi Giuliani, Barcelona: Montesinos, 19 (...)
  • 197 Resucitaron dentro del primer tomo de J. PÉREZ DE MONTALBÁN, Obra no dramática, ed. J. E. Laplana G (...)

87El nombre de Montalbán ha desfilado ya por estas páginas. No en vano, Lope dijo de él en la censura a su única colección (Sucesos y prodigios de amor, 1624) que «no queda inferior al Cintio, Bandelo y Bocacio en la invención de estas fábulas; y en acercarse a la verdad los excede»196. Publicó además el Para todos (Huesca, Pedro Blusón, 1632), donde se contienen otras tres historias: Al cabo de los mil años, El palacio encantado y El piadoso bandolero197.

  • 198 Véase A. CAYUELA, Alonso Pérez de Montalbán.
  • 199 Sobre esta última, véase R. BONILLA CEREZO (ed.), Novelas cortas del siglo XVII, Madrid: Cátedra, 2 (...)
  • 200 Véanse asimismo Alicia SOLER EMERENCIANO, Estudio sobre los «Sucesos y prodigios de amor en ocho no (...)

88Ocho relatos integran su primer volumen, a cada uno de los cuales –como en las Novelle (1554) de Bandello y después en las Noches de placer (1631) de Castillo– antepuso una dedicatoria enderezada a algún personaje próximo a su padre: el influyente librero Alonso Pérez198. Es oportuno leerlos de acuerdo con los criterios clasificatorios de Ruiz Fernández: a) sucesos: narraciones que combinan la noticia histórica con una envoltura moral que se superpone a los argumentos: El envidioso castigado, La mayor confusión, La fuerza del desengaño y Los primos amantes; b) prodigios, que a su vez pueden basarse en: 1) la incorporación del modelo bizantino de cautivos: La villana de Pinto, La desgraciada amistad y La prodigiosa199; y 2) la idealización de tono mítico-caballeresco: La hermosa Aurora200.

  • 201 Véanse Victor DIXON, «La mayor confusión», Hispanófila, 3, 1958, p. 17-26; Luzmila CAMACHO PLATERO, (...)
  • 202 M.ª J. RUIZ FERNÁNDEZ, «Del exemplum a la novela corta barroca: la ejemplaridad confusa de Juan Pér (...)

89Levantó ampollas La mayor confusión, censurada e incluida en el Índice de libros prohibidos de 1632 por desarrollar un doble incesto: el de Casandra, desenfadada joven madrileña, con su hijo Félix –¡sin que este se percate de que había yacido con su madre!–, al que solo revela lo sucedido por medio de una carta que recibirá dos años después de morir Casandra201. Ruiz Fernández precisó que «para Montalbán debía resultar indudable que un tema tan lleno de tabúes […] provocaría en el lector una atracción segura. De hecho, […] [se volvería a tratar] en Los hermanos amantes (Intercadencias de la calentura de amor, Barcelona, Joseph Llopis, 1685) de Luis de Guevara, si bien allí se plantea con otra óptica»202.

3.2.6. La novela culta: José Camerino y Juan de Piña

  • 203 F. COPELLO, «Un écrivain italien dans l’Espagne du XVIIe siècle. Le “Proemio al Crítico Lector” de (...)

90Burócrata y arbitrista, además de promotor de una banca de efímera existencia, la vida de Camerino en la corte se caracterizó por su intensa actividad en las Academias. Dicha vocación lo pondría en contacto con ingenios como Lope, Alarcón o Gabriel del Corral y con los miembros de la Selvaje (1612-1614), fundada por Francisco de Silva, hermano del duque de Pastrana, a quien el ítalo-español le dedicó su opera prima: las Novelas amorosas (Madrid, Tomás Iunti, 1624), cuyo prólogo ha glosado Copello203.

  • 204 Ezio LEVI, «Un episodio sconosciuto nella storia della novella spagnuola», Boletín de la Real Acade (...)
  • 205 E. RODRÍGUEZ CUADROS, Novela corta marginada, p. 79-80.

91Consideradas por Levi el «anillo intermedio en la cadena de experimentos que va de Cervantes a Zayas»204, su colección alberga doce relatos en los que se vislumbra el rastro de las Ejemplares. Empero, Rodríguez Cuadros nos regaló una clave preciosa al afirmar que «su temperamento literario está más próximo a Góngora que a la escuela del complutense. […] Vemos funcionar la estética gongorina en unos cauces de novela trágico-romántica, mito-pastoril, amoroso-itinerante y seudo-picaresca»205.

  • 206 E. RODRÍGUEZ CUADROS, ibid., p. 162. Un resumen de los argumentos en María Dolores LÓPEZ DÍAZ, Estu (...)

92La crítica ha destacado las historias de argumento español: El pícaro amante, El amante desleal, El casamiento desdichado, Los efectos de la fuerza y La catalana hermosa. Bastante menos se han estudiado el resto: La voluntad dividida, La firmeza bien lograda, Los peligros de la ausencia, La triunfante porfía, La soberbia castigada, La persiana y La ingratitud hasta la muerte, que comparte con la poesía de Góngora la sensualidad cromática y la invasión ovidiana del escenario pastoril; pero también una línea culta con conciencia de estilo. De hecho, no resulta difícil «sentar un paralelismo entre sus personajes y los de la Fábula de Polifemo (1612): Sátiro / Cíclope; Clérida / Galatea; Floristo / Acis»206.

  • 207 Emiliano Díaz ECHARRI y José María ROCA FRANQUESA, «Otras formas novelescas del Siglo de Oro», en H (...)
  • 208 G. TICKNOR, op. cit., 1851, p. 341; E. B. PLACE, op. cit., p. 82; M.ª Soledad CARRASCO URGOITI, «La (...)
  • 209 E. RODRÍGUEZ CUADROS, Novelas amorosas, p. 91-126.
  • 210 R. BONILLA CEREZO, Novelas cortas del siglo XVII, p. 46-64 y 181-200.
  • 211 R. BONILLA CEREZO, «Émulo casi del mayor lucero: La ingratitud hasta la muerte (José Camerino, 1624 (...)

93Tanto sus detractores (Díez Echarri y Roca Franquesa)207 como sus apologetas (Ticknor, Place, Carrasco Urgoiti, López Díaz, Sánchez Jiménez, Formichi)208 inciden en el gusto por la mezcla de géneros y también en sus guiños cultos. Rodríguez Cuadros editó El pícaro amante y Los efectos de la fuerza en sus Novelas amorosas de diversos ingenios del siglo XVII209; y desde entonces los asedios al corpus del autor de Fano han llovido con cuentagotas. Además de los artículos y de la tesis de López García, quien suscribe editó La ingratitud hasta la muerte210 y publicó un largo trabajo sobre la fragua virgiliano-ovidiano-gongorina a partir de la cual Camerino elaboró la historia de Clérida y Floristo211.

94Véase asimismo la aportación de Copello sobre La firmeza bien lograda:

  • 212 F. COPELLO, «La novela corta española como género cosmopolita: reflexiones a partir de un relato de (...)

situar una novela morisca en la puerta de entrada de las Novelas amorosas obedece a un criterio prudente, sea este del autor o del editor. A la vez, […] muestra el dominio de la temática más genuinamente castellana de la novela corta entre las manos de un ingenio italiano. Menos destacada es la segunda posición, pero allí se anuncian sotto voce los elementos nuevos. Por un lado, el proyecto de una novela clásica, prestigiosa, nutrida de bucolismo greco-latino en el tema, en la lengua y en la geografía. También una valoración positiva de las capas sociales mercantiles, […] que volverá a aparecer en El pícaro amante. […] La ausencia de debates religiosos quizá sea también un rasgo de modernidad en esta novela, al menos una característica que le permite una difusión más internacional212;

  • 213 M. ZERARI, «Figures de la cruauté dans les Novelas amorosas de José Camerino», in: Agustin REDONDO (...)

y también un capítulo de Zerari, quien sondeó La firmeza bien lograda, La ingratitud hasta la muerte y La soberbia castigada, enfatizando que todas evocan dos tipos de crueldad: la masculina hacia una protagonista femenina tan amada como deseada (lo cual se traduce en violencia física) y la de una dama desamorada de su pretendiente213.

  • 214 A. GONZÁLEZ DE AMEZÚA, «Formación y elementos de la novela cortesana», p. 277-278.
  • 215 Véase G. GIORGI, «Alonso de Castillo Solórzano, reescritor de sí mismo: algunas notas sobre los Esc (...)

95La narrativa de Piña –o más bien la pobreza de su análisis– viene sufriendo los rigores de esta sentencia de Amezúa: «metáforas absurdas, transposiciones violentas, de estilo oscurísimo, crespo y depravado, se hallarán por doquier en [sus] novelas, abortos de una estética degenerada e insufrible»214. De hecho, vale decir que ya en el Barroco se le negó el pan y la sal a su retorcidísimo estilo; verbigracia Castillo Solórzano, quien en el prólogo a su larga novela cortesana Lisardo enamorado (Valencia, Juan Crisóstomo Gárriz), reescritura de los Escarmientos de amor moralizados (Sevilla, Manuel Sande, 1628)215, declaró:

  • 216 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Lisardo enamorado, ed. Eduardo Juliá Martínez, Madrid: Real Academia Espa (...)

Una novela te presento, temeroso de que lo que ha de parecer, pues va preñada de muchas; su estilo no es tan cuidadoso que se acoja a esto que llaman culto, ni tan relevante que le ignore por escuro el que le desea entender, porque no quiero que este libro se compre por no inteligible que estuviera a peligro de correr varias fortunas, hallando en él ignorancias apiñadas216.

  • 217 G. FORMICHI, «Le Novelas Exemplares y Prodigiosas Historias di Juan de Piña», Lavori della Sezione (...)

96La recuperación de este devoto de Lope data de apenas cuatro décadas atrás. Formichi se encargó de darle voz dentro de la novela de su tiempo: «literariamente vecino a la corriente culterana de Góngora, Piña introduce las teorías del Libro de la erudición poética de Carrillo y Sotomayor. Es un diletante en el amplio sentido de la palabra»217.

  • 218 M. J. MORENO PRIETO, Estudio y edición crítica de las «Varias fortunas» de Juan de Piña, Córdoba/Pe (...)
  • 219 Véase Vicente CRISTÓBAL, «Un oscuro manual hispano de mitología: la Epítome de las fábulas de la An (...)

97Luego de las Novelas ejemplares y prodigiosas historias (1624): La duquesa de Normandía, El celoso desengañado, Los amantes sin terceros, El casado por amor, El engaño en la verdad, Amar por exemplo y El matemático dichoso, publicaría las Varias fortunas (Madrid, Juan González, 1627): Fortunas de Antonio Hurtado de Mendoza, Fortunas del segundo Orlando, Fortunas de la duquesa de Milán Leonor Esforcia, Próspera y adversa fortuna del tirano Guillermo, rey de Gran Bretaña218. Se trata de cuatro enrevesadas ficciones a las que finalmente añadió la comedia El príncipe de Polonia. Les seguirían los Casos prodigiosos y cueva encantada (Madrid, Imprenta del Reino, 1628), la Segunda parte de los casos prodigiosos (Madrid, Viuda de Alonso Martín, 1629) y el diccionario de mitos Epítome de la primera parte de las fábulas de la antigüedad (Madrid, Imprenta del Reino, 1635)219.

  • 220 Juan de PIÑA, Novelas exemplares y prodigiosas historias, ed. E. García de Dini, Verona: Università (...)

98Los empeños de García de Dini220 y de quien suscribe por fijar los rasgos de su estilo se concretaron en: la elipsis de verbos y ciertas preposiciones, la sobreabundancia de adjetivos, la riqueza metafórica, las contadas hipérboles y una sorprendente ausencia de latinismos. En sus textos, por fin, se mezclan y entrecruzan las figuras retóricas y las autoridades clásicas (Horacio, Ovidio, Salustio) e italianas (Dante, Marino, Ariosto).

  • 221 Remito a R. BONILLA CEREZO, Novelas cortas del siglo XVII, p. 76-89 y 245-283; y Christelle GROUZIS (...)

99Al margen de las tesis de García de Dini y Moreno Prieto, son pocos los asedios críticos: Del celoso desengañado se nutrió de El celoso extremeño de Cervantes221; y por las Varias fortunas asoman personajes y lances del Furioso. Además, es probable que la dedicada a doña Leonor Esforcia pudiera insinuar la trama de La hermosa fea (c. 1630-1632) de Lope de Vega.

  • 222 M. J. MORENO PRIETO, op. cit., p. 113.

100Lo más genuino del segundo libro estriba en el «Prólogo al mal intencionado», otra suerte de poética en miniatura dentro de esta clase de colecciones. Piña apuesta allí sin ambages por la oscuridad, acogiéndose a las autoridades de Tácito, Persio, Marcial y Justo Lipsio: «el libro no se hizo para los cansados…, sino para los estudiosos… Muchos librillos hay de risa, regocijo y entretenimiento, vadeables, comunes y fáciles, en que no tendrá desvelo su mala intención en lo culto…»222.

  • 223 A. FABRIS, «El diálogo con el público y los espacios reales y de maravilla en Casos prodigiosos y c (...)

101Fabris edita ahora la Primera parte de los Casos prodigiosos y cueva encantada y ha ofrecido sendos adelantos de su labor223. En el primero, observa que

  • 224 A. FABRIS, «El diálogo con el público», p. 274-275.

a lo largo de toda la novela, el autor no se limita […] a incluir un viaje concreto con un mapa de los lugares nombrados en el texto (por ejemplo, el itinerario que prevé Irún como primer destino), sino que añade también la aventura prodigiosa vivida por el protagonista en una cueva encantada, espacio de maravilla […], relevante hasta el punto de figurar en el título de la obra. En este sentido, […] el motivo del viaje se relaciona, por un lado, con una trama de enredo amoroso, a través del recorrido concreto de una corte a otra y de un espacio urbano familiar a otro similar, aunque nuevo, […] y, por otro, con un esquema iniciático: el viaje a lo desconocido dentro del cual se sitúan –aunque no se mencionan– raíces folclóricas, literarias y culturales224.

  • 225 Daniela SANTONOCITO, «Segunda parte de los Casos prodigiosos y cueva encantada (Madrid, Viuda de Al (...)

102En fechas recientes, Santonocito ha recuperado la Segunda parte de los Casos prodigiosos a partir del ejemplar de la editio princeps conservado en la Österreichische Nationalbibliothek de Viena (77.D.57). Aunque peca de no comprender la puntuación en decenas de lugares, sus notas resultan satisfactorias225.

3.2.7. Alonso de Castillo Solórzano

  • 226 P. RUIZ PÉREZ, «Días lúdicos: ocio, juego, literatura», in: E. GARCÍA SANTO-TOMÁS (ed.), Materia cr (...)
  • 227 El volumen contiene la novela Soledades de la vida, la anterior Persecuciones de Aurelia (Valencia, (...)

103Maestro de ese «cronotopo de solaz y esparcimiento, festivo y lúdico»226, que domina los títulos de las colecciones de la década de los veinte, Alonso de Castillo Solórzano se convirtió en el más fecundo de los narradores barrocos, aunque se lo reeditara bastante menos –diríase que nada hasta bien entrado el siglo XVIII– que a Montalbán, Zayas o Cristóbal de Lozano, autor de Soledades de la vida y desengaños del mundo. Novelas y comedias exemplares (Madrid, Mateo Fernández, 1663)227.

  • 228 https://sialpigmalion.es/coleccion/academicas/prosa-barroca/.
  • 229 Edad de Oro, XXIII, 2014.
  • 230 G. CARRASCÓN y C. SIMBOLOTTI (eds.), I novellieri italiani.
  • 231 M. ALBERT, U. BECKER, R. BONILLA CEREZO y A. FABRIS, Nuevos enfoques sobre la novela corta barroca.
  • 232 I. COLÓN CALDERÓN (ed.), «España mi natura, Italia mi ventura: Cervantes e Italia», eHumanista. Cer (...)
  • 233 V. ARANDA ARRIBAS y R. BONILLA CEREZO (eds.), «Alonso de Castillo Solórzano, novelador», Criticón, (...)

104Advertí al inicio que cuando llegara al epígrafe tres informaría cumplidamente del espaldarazo crítico de la novela barroca desde el 2005; y en concreto de las obras del maestresala de Tordesillas. Entiendo que en buena medida se deben a la colección «Prosa Barroca» de Sial Pigmalión, que allá por el 2012 empezó a publicar rigurosas ediciones y ensayos sobre los prosistas228. Sumaré asimismo el monográfico de Edad de Oro (2014) coordinado por un servidor229, la colectánea de Carrascón y Simbolotti sobre la huella de los novellieri en la cultura europea (2015)230, la de Albert, Becker, Bonilla Cerezo y Fabris (2016)231, sendos números de eHumanista dirigidos por Colón Calderón y González Ramírez y González Luque (2018)232, y por fin, el doble monográfico que Criticón le consagró al vasto corpus de Castillo (2019)233.

  • 234 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Tardes entretenidas, ed. Patrizia Campana, Barcelona: Montesinos, 1992. S (...)
  • 235 Véase F. RODRÍGUEZ MANSILLA, «El Proteo de Madrid: la picaresca en ciernes de Castillo Solórzano», (...)
  • 236 Véase Paolo TANGANELLI, «Engañar con la verdad de Castillo Solórzano o la tormenta perfecta del Bar (...)
  • 237 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, El culto graduado, ed. R. Bonilla Cerezo. En línea: http://obvil.paris-so (...)

105Su primer libro, Tardes entretenidas (Madrid, Viuda de Alonso Martín, 1625)234, lo integran seis novelas (El amor en la venganza, La fantasma de Valencia, El Proteo de Madrid235, El socorro en el peligro, El culto graduado, Engañar con la verdad236) y se singulariza por la inclusión de enigmas al modo de los de Straparola y la presencia de un relato (El culto graduado) cuya bibliografía ha crecido mucho últimamente; acaso por su espíritu de sátira contra el gongorismo237.

  • 238 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Jornadas alegres, ed. Julia Barella y Mita Valvassori, Madrid: Sial Pigma (...)
  • 239 Según M. ZERARI, «Furor in fabula: La cruel aragonesa de Castillo Solórzano (o de la dama monstruo» (...)

106Jornadas alegres (Madrid, Juan González, 1626), el segundo volumen del criado de Tordesillas, posee un marco peripatético: Lorenza, esposa de Álvaro de Toledo, se dirige a Talavera –por orden del marido– para vigilar su hacienda238. La acompañan sus dos hermanas y los hermanos del oidor. Una vez llega el invierno, Álvaro envía a su fámulo Feliciano para que los traiga de vuelta. Dicho retorno deberá hacerse despacio, en atención al avanzado embarazo de Lorenza. De ahí que Feliciano proponga que cada día cuenten un relato para amenizar los descansos: No hay mal que no venga por bien, La obligación cumplida, La cruel aragonesa239, La libertad merecida, El obstinado arrepentido y Fábula de las bodas de Manzanares.

  • 240 Véase A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Tiempo de regocijo y carnestolendas de Madrid, R. Bonilla Cerezo y (...)

107Tiempo de regocijo y carnestolendas de Madrid (Madrid, Luis Sánchez, 1627) redujo el número de historias a tres: El duque de Milán, La quinta de Diana y El ayo de su hijo. La primera serviría como falsilla para los torneos de Los amantes andaluces (Barcelona, Sebastián de Cormellas, 1633) y, siete años después, para los narrados en Los alivios de Casandra (Barcelona, Jaime Romeu, 1640). El relato que más puede interesar hoy es el tercero, por su espíritu picaresco y probable influencia –si no fue al contrario– sobre El castigo en la miseria de Zayas y La muerte del avariento y Guzmán de Juan de Dios de Sanz del Castillo240.

  • 241 Cristina CASTILLO MARTÍNEZ, «La Arcadia en el Lisardo enamorado: Castillo Solórzano, lector de Lope (...)
  • 242 La edita M. Rubio Árquez. Véase su artículo: M. RUBIO ÁRQUEZ, «Huerta de Valencia: entre la colecci (...)
  • 243 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Noches de placer, ed. G. Giorgi, Madrid: Sial Pigmalión, 2013. G. GIORGI, (...)

108Tras una novela larga como el Lisardo enamorado (Valencia, Juan Crisóstomo Garriz, 1629), en la que Castillo Martínez divisó el rastro de La Arcadia (Madrid, Luis Sánchez, 1598) de Lope241, y de otro volumen que participa de las academias (Huerta de Valencia, Valencia, Miguel Sorolla, 1629) y contiene cuatro relatos (El amor por la piedad, El soberbio castigado, El defensor contra sí y La duquesa de Mantua)242, Castillo dio la bienvenida a los años treinta con la publicación de las Noches de placer (Barcelona, Sebastián Cormellas, 1631). La edición de Giorgi presta especial atención a El pronóstico cumplido, Las dos dichas sin pensar, La cautela sin efecto y El celoso hasta la muerte; hermanas de La ingratitud y el castigo, El inobediente, Atrevimiento y ventura, El bien hacer no se pierde, La fuerza castigada, El ingrato Federico, El honor recuperado y El premio de la virtud243.

  • 244 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Los amantes andaluces, ed. M. Mulas, Madrid: Sial Pigmalión, 2020.

109Los amantes andaluces (Barcelona, Sebastián de Cormellas, 1633) coincidió con el apogeo tanto de la ficción breve como de la carrera del polígrafo. Dentro de un marco boccacciano se despliegan siete relatos en torno a las idas y venidas de don Félix de Monsalve y doña Laura Esquivel. Esta versión sevillana de Romeo y Julieta discurre a caballo entre España e Italia; y sus tramas y nobles sujetos apuntalan los motivos más clásicos de su autor. La edición de Mulas nos trajo primicias acerca de los servicios de Castillo a las familias Fajardo-Requesens y Benavente-Pimentel, amén de un cancionero («En la corte de las flores», «Pastorcillo, gala del prado» y «Por capitán de las sombras») cuyas piezas se documentan en otros del Barroco244.

110Fiestas del jardín (Valencia, Silvestre Esparsa, 1634) es otro de esos libros en los que las novelas (La vuelta del ruiseñor, La injusta ley derogada, Los hermanos parecidos, La crianza bien lograda) alternan su protagonismo con las comedias (Los encantos en Bretaña, La fantasma de Valencia, El marqués del cigarral). No en vano, la primera de estas obras es una suerte de teatralización de La cautela sin efecto (Noches de placer).

  • 245 Daría lugar a una moda súbita, pues, entre otros, cultivaron este género Alonso Alcalá y Herrera, a (...)
  • 246 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Los alivios de Casandra, ed. Andrea Bresadola, Madrid: Sial Pigmalión, 20 (...)

111Los alivios de Casandra (1640) reúne cinco novelas y una comedia dentro de otra cornice decameroniana donde se relata cómo Casandra, aristócrata de Milán, sufre una profunda melancolía. Los médicos le recetan el abandono de la capital lombarda, de modo que se trasladará a una quinta a orillas del Po, en la grata compañía de su padre, el marqués Ludovico y su séquito. Cada atardecer las damas de esta doncella refieren una historia (La confusión de una noche, A un engaño otro mayor, Los efectos que hace amor, Amor con amor se paga y En el delito el remedio en el jardín de aquel palacete, reservando el último para escenificar El mayorazgo figura, primera comedia de figurón escrita en nuestro país. Este volumen, lleno de novedades, se distingue asimismo por un detalle retórico de En el delito el remedio, origen también de la novela con lipograma, o sea, escrita sin una de las vocales: en este caso la a245. Bresadola probó que el par de testimonios conservados son en realidad dos emisiones (Barcelona, Jaime Romeu, 1640 y 1641)246.

  • 247 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Sala de recreación, ed. Richard F. Glenn y Francis G. Very, Chapell Hill: (...)
  • 248 Acerca de sus tramas véanse C. GROUZIS DEMORY, «Introducción» a A. de CASTILLO SOLÓRZANO, La quinta (...)
  • 249 C. GROUZIS DEMORY, «Introducción» a A. de CASTILLO SOLÓRZANO, La quinta de Laura, p. 37.

112Recalo ya en sus obras póstumas: Sala de recreación (Zaragoza, Herederos de Pedro Lanaja, 1649), que aloja cinco historias: La dicha merecida, El disfrazado, Más puede amor que la sangre, Escarmientos de atrevidos y Las pruebas en la mujer247; y La quinta de Laura (Zaragoza, Matías de Lizau, 1649), formada por La ingratitud castigada, La inclinación española, El desdén vuelto favor, No hay mal que no venga por bien, Lances de amor y fortuna y El duende de Zaragoza. El marco que aglutina los relatos de la segunda colección, fruto esta vez de avatares bélicos, no difiere en demasía de aquel de Los alivios de Casandra: durante las guerras que enfrentaban al duque de Milán –recuerdo que este era el título de la primera novelita de Tiempo de regocijo– con el de Ferrara, el conde Anselmo y su hija Laura deciden retirarse a la quinta lombarda, junto con una tía y seis damas de compañía248. Por su bizarra trama, destaca El duende de Zaragoza, en la que don Carlos «manda a un ingeniero francés que excave un túnel entre [la casa de su amigo don Artal, donde está hospedado], y la de Leonarda. Un día, [el encubierto protagonista] se topa con las criadas que, asustadas, harán correr el rumor de que ha vuelto el duende que habitaba en la residencia»249.

  • 250 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Sobre la princeps de dos textos póstumos de Castillo Solórzano: Sala de recre (...)

113Conviene leer el trabajo de González Ramírez sobre cómo los manuscritos de estos dos volúmenes fueron a parar a las manos de José Alfay, mercader de libros con apenas experiencia, pues en el momento de publicar la Sala de recreación solo había costeado tres obras, y una de ellas cofinanciada; y también a las de Matías de Lizau, que hacía poco que se había iniciado como editor250.

3.2.8. Miguel Moreno, Baltasar M. Velázquez y Francisco de Quintana

  • 251 Nicolás ANTONIO, Bibliotheca hispana nova, II, Madrid: FUE, [1696], 1999, p. 168-169.

114Los datos recabados sobre Miguel Moreno son de veras parcos. La mayoría proceden de Nicolás Antonio, quien corrigió el origen madrileño que le había atribuido Montalbán en su Para todos (1632), localizando su rincón nativo en Villacastín (Segovia), hacia 1591251. González Ramírez halló un ejemplar de La desdicha en la constancia (Madrid, 1624) en la Österreichiste Nationalbibliotek (Viena, Austria): 40.S.49. Hasta entonces el texto se conocía gracias a su inclusión en los Varios efectos de amor (Madrid, José Fernández de Buendía, 1666):

  • 252 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Una novela corta del Siglo de Oro rescatada», p. 26.

Moreno ocupó un puesto en la administración, y logró además […] alcanzar un cierto grado de notoriedad por su honradez, laboriosidad y conocimiento de las materias. Pérez de Montalbán […] aseguró que «dio a la estampa cinco libros que son avisos para los oficios de provincia, y consecuencias generales para otros: Novela de la desdicha en la constancia, Novela del curioso amante, Memorial a su Magestad en favor de la insuficiencia, Diálogo intitulado defensa de damas y tiene para publicar unos asuntos políticos252.

115Encabezada por un prólogo-dedicatoria a Jáuregui, González Ramírez resumió que

  • 253 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Una novela corta del Siglo de Oro rescatada», 2012, p. 31. Véase también D. F (...)

desde las primeras líneas […] nos sumergimos en una espiral de intriga e incertidumbre. La confirmación del «presagio de algún triste suceso» nos coloca repentinamente en una accidentada historia. En su huida por mar, el protagonista, don Jaime, sufre un naufragio, y al llegar a tierra firme cae cautivo en manos del «lugarteniente de la armada del Turco», que lo entrega como donación al consejero y privado «del Gran Turco», Jafer Bajá. Será en una confesión a su jardinero cuando sepamos el origen y desarrollo de una historia mantenida en suspense de la que solo conocíamos su desenlace trágico. La bifurcación de la acción a partir de este momento en dos espacios permite que […] conozcamos los cautiverios que padecen en la lejanía los dos enamorados: él por parte del Gran Turco y ella, doña Juana, raptada por su amante, don Felipe, en cobro por su firmeza de ánimo y lealtad a don Jaime. El premio a la honradez […] le permite a don Jaime ser liberado y planear –al ser avisado de las tropelías de don Felipe, convertido en nuevo bandolero– una estrategia junto a su criado para recuperar a doña Juana. La épica huida final de los dos amantes (con la heroína vestida de hombre) no tendrá su recompensa porque ambos son perseguidos por la caballería de don Felipe; conservando hasta el último momento la fidelidad, acaban feneciendo al intentar defenderse de los ataques de don Felipe y su compañía253.

  • 254 «Tiéneme con cuidado –no menor– el lenguaje, que, aunque soy castellano fino, ignoro si hablo finam (...)

116La segunda novelita de Moreno se titula El cuerdo amante (s. i., 1628) y se la dedicó a Diego Jiménez Enciso y Zúñiga. Porticada por un breve preceptiva en miniatura –con respuesta del interesado– que dirigió a Antonio López de Vega, poeta, autor del Heráclito y Demócrito (Madrid, Diego de la Carrera, 1641) y secretario del condestable de Castilla254, se basa

  • 255 F. J. AYALA, «Introducción», in: M. MORENO, El cuerdo amante, p. III-XXII, bosqueja los pormenores (...)

en una trama amorosa de raíz petrarquista y en «el estudio de las observaciones cortesanas», circunscritas […] al marco espacial de la capital. Ello conlleva […] los rasgos básicos que vienen a [definirla]: deseo amoroso, posibles traiciones, pendencias, noticias equívocas, anagnórisis… […] Pero fue la elegancia y la agudeza estilística de Moreno la que […] más llamó la atención de sus coetáneos. Setenta años después de la publicación de El cuerdo amante, el desconocidísimo […] Miguel de Montreal [puso en letras de molde] sus Engaños de mujeres y desengaños de los hombres, divididos en cuatro discursos históricos, políticos y morales (1698), reeditados varias veces en el XVIII (1709, 1719, 1728). […] En su obra, […] plagia distintos fragmentos de la novela de Moreno, poniendo de manifiesto, por una parte, [su] vigencia casi un siglo después de su [aparición] y, por otra, el interés que su estilo consiguió despertar en algunos […] barrocos255.

  • 256 Baltasar MATEO VELÁZQUEZ, El Filósofo del aldea, ed. Jonathan Bradbury, Madrid: Sial Pigmalión, 201 (...)

117El Filósofo del aldea (1625, Madrid, Juan Fernández [s. l.] [s. f.].), volumen del misterioso alférez Baltasar Mateo Velázquez –quizá el mercedario Alonso Remón, o tal vez su sobrino– es una miscelánea en la que varios personajes comparten saberes y novelitas256. Dichas tertulias nos enseñan cómo se ha de criar a los niños, cuándo uno debe casarse, el mejor sistema de gobierno, los caprichos de la fortuna y los vicios de la poesía culta.

  • 257 Cécile CAVILLAC, L’Espagne dans la trilogie «picaresque» de Lesage. Emprunts littéraires, empreinte (...)
  • 258 J. BRADBURY, «Notas», in: B. M. VELÁZQUEZ, El Filósofo del aldea, p. 84.
  • 259 Véase J. BRADBURY, «La narrativa breve en la miscelánea del siglo XVII», Edad de Oro, XXXIII, 2014, (...)

118Velázquez privilegia el ámbito vernáculo más que cualquier otra miscelánea del Barroco. No en vano, Prudencio extrae sus juicios solo de textos hispánicos y la mayor parte de las once historias se ambientan en la España imperial: Relación del suceso trágico de Polimo y Sigeldo, su hijo, Relación del caso peregrino y extraordinario de las dos Isabelas, fuente directa, según Cavillac, para El ayo de su hijo (Tiempo regocijo, 1627) de Castillo Solórzano257; Relación del caso de Águeda, la mal casada, Historia de doña Violante, que «posee algunos ecos iniciales de la anécdota de la peregrina desafortunada en el diálogo VI de la Corte na aldeia (1619) del portugués Rodrigues Lobo (traducida en 1622 por Juan Bautista de Morales como Corte en aldea258; Relación de la lastimosa pérdida del reino del rey Evandro; Que aquella parte le inclinó su estrella; Los casos acaso, que son cuatro; y Relación del caso del donaire que sucedió a Lorindo en el aldea. No deja de resultar curioso que en la última edición de este libro, datada por Bradbury en 1670, se añadiera la novela El duende de Zaragoza (La quinta de Laura, 1649) de Castillo Solórzano259.

  • 260 Stanislav ZIMIC, «Francisco de Quintana, un novelista olvidado, amigo de Lope de Vega», Boletín de (...)

119De los tres ingenios recogidos en este bloque, el más ambicioso es el madrileño Francisco de Quintana. Amigo de Lope, Montalbán y Castillo, Zimic le devolvió la voz y parte de su biografía en un artículo al que Lepe García ha añadido no pocas noticias, empezando por su fecha de nacimiento, el curso de su carrera eclesiástica, la data de ordenación (1625), sus labores dentro de la Congregación de San Pedro, el proceso de sucesión en la regencia del Hospital de la Latina (1639), sus negocios con su tío don Jerónimo y los pleitos resultantes de su condición de sobrino legatario260.

120Gran teólogo y mejor predicador, compuso un par de novelas largas que reciclan materiales cortesanos. La primera, Experiencias de amor y fortuna (Madrid, Viuda de Alonso Martín, 1626), se divide en cuatro «poemas» (‘partes’) que relatan las correrías de Feniso, caballero madrileño. Su amor por Laura –hija de un enemigo de su padre– lo sume en un sinfín de peripecias por España e Italia. Allí se encontrará de nuevo con su amada, pero enseguida descubre su traición. El peligro de muerte de su padre lo empuja a volver a Madrid. Entretanto, se percata de que Laura ha fallecido, arrepentida de sus pecados. El barco que tenía que devolverlo a su patria naufraga y Feniso queda varado en la costa de Argel. Se prendará allí de otra dueña, María, con la cual, después de otros episodios, desembarca en España, donde contraen matrimonio.

  • 261 Hugo Albert RENNERT, The Spanish Pastoral Romances, Baltimore: Modern Language Association of Ameri (...)

121Quintana aprovechó dicho esqueleto bizantino y una estructura de cajas chinas para fundir lances que proceden de varias fuentes, saqueando a conciencia el repertorio de motivos de la novela y de la comedia urbana. Bresadola, haciendo suyas las palabras de Rennert261, señaló que,

  • 262 A. BRESADOLA, «Introducción», in: F. de QUINTANA, Experiencias de amor y fortuna, ed. A. Bresadola, (...)

en efecto, hay cercanías evidentes con la «leyenda de los dos amigos», que a partir del siglo XII tuvo grande difusión en Europa, en latín y en francés, tanto en verso como en prosa. Es probable que Quintana la leyese en el Speculum historiale del dominico Vincent de Beauvais (donde aparece con el título de «De duobus pueris consimilibus Amicus et Amelio»). […] Los puntos de contacto son muchos: no es difícil reconocer en Carlos a Amis, y en Alberto a Amile: como en la leyenda, los dos [camaradas], físicamente iguales, unidos por una entrañable amistad, se separan y vuelven a juntarse en Francia. Carlos/Amis [regresa] a su patria, contrae la lepra y, después de tres años de pobreza, encuentra a Alberto/Amile262.

122La Historia de Hipólito y Aminta (Madrid, Viuda de Luis Sánchez, 1627), cuya edición publicará Lepe García en 2021, tiene por eje

  • 263 M.ª del R. LEPE GARCÍA, «La Historia de Hipólito y Aminta: un modelo estructural complejo», eHumani (...)

el viaje vital, amoroso y ascético de la pareja protagonista […] desde su encuentro […] en medio de las aguas del arroyo (discurso primero) hasta su regreso definitivo a Madrid (discurso octavo), después de un [cúmulo] de separaciones y reencuentros por la geografía española y mediterránea. A lo largo de los ocho discursos que componen la novela se ensartan […] diversas fábulas secundarias, la mayoría de ellas de género amoroso-cortesano. Algunas contribuyen con sus episodios a la progresión de la trama central, mientras que otras son meros cuadros independientes [dentro del] conjunto. A estos dos planos cruciales del entramado épico −las experiencias amorosas y vitales, por un lado, y las aventuras o casos amorosos de los relatos secundarios, por otro−, hay que añadir un tercer nivel narrativo: las […] digresiones insertas en el discurso263.

  • 264 Véase Mª. R. LEPE GARCÍA, «La Historia de Hipólito y Aminta de Francisco de Quintana: fuentes y mod (...)

123Muy influida por las Etiópicas de Heliodoro, El peregrino en su patria (Sevilla, Clemente Hidalgo, 1604), la Selva de aventuras (Barcelona, Claudes Bornat, 1565) de Jerónimo Contreras, el Persiles (Madrid, Juan de la Cuesta, 1617) de Cervantes y la historia de Fernando y Camila en El español Gerardo (1615) de Céspedes y Meneses, por lo que atañe a la bizantina; y por la Fiammetta de Boccaccio y la Historia de duobus amantibus (1444) de Eneas Silvio Piccolomini, en lo relativo a la novela, entre los hilos secundarios destacan los tres de Leonardo y Feliciana, Alejandro y Victoria, y Carlos y Marcela (cortesanas), el de Hipólito con la mujer del mercader florentín (novella) y una anécdota picaresca apenas reseñada: la de Leandro264.

3.2.9. Las «maravillas» de Zayas

  • 265 Véase R. BONILLA CEREZO, «Prólogos de ida y vuelta». Véase asimismo Emre ÖZMEN, «El “sarao” de Marí (...)

124Sorprenderá la inclusión de María de Zayas dentro de los felices años veinte, ya que sus Novelas amorosas y ejemplares no se publicaron hasta 1637. He aquí uno de los talones de Aquiles de la crítica: a la madrileña se la viene ubicando fuera de campo; o mejor: fuera del campo literario de Lope. Porque es mucho lo que se ignora sobre las deudas que sus «maravillas» contrajeron con el resto de palmeros del Fénix: Castillo, Montalbán y Quintana, principalmente265.

  • 266 Jaime MOLL, Problemas bibliográficos del libro del Siglo de Oro. Madrid: Arco Libros, 2011, p. 177- (...)
  • 267 J. PÉREZ DE MONTALBÁN, Para todos, p. 877, rememoraba en 1632 (o seis años antes, porque su «Indice (...)

125Gracias a Moll averiguamos que si bien Valdivieso pudo firmar la aprobación de la primera colección de doña María tanto en 1626 como en 1636, Juan de Mendieta, el responsable de la licencia y vicario general de Madrid, cesó en dicho cargo a mediados de 1627: «Es, pues, falsa la fecha de 1636 para la aprobación, debiendo considerarse esta como del 2 de junio de 1626, seguida el 4 del mismo mes y año por la licencia del eclesiástico»266. De hecho, Olivares acaba de editar los relatos de Zayas –también los tardíos Desengaños amorosos (Zaragoza, Hospital Real y General de Nuestra Señora de Gracia, 1647)– como Primera y segunda parte del Honesto y entretenido sarao, ya que las Novelas amorosas y ejemplares estaban prontas por tales fechas para imprimirse con aquel título tan straparoliano, que se trocaría en cervantino once años después267.

126Las razones por las que permanecieron en suspenso hasta los treinta y su exilio a los talleres aragoneses continúan en penumbra. Es cierto que la Junta de Reformación tal vez dejara caer sus garras sobre ellas; pero nunca se olvide que la Sibila era sobrina de Luis Sánchez, el impresor real; y que este supo ingeniárselas, meses antes de morir, para publicar el Tiempo de regocijo (1627) de Castillo Solórzano. Tampoco se pierda de vista que Zayas, temiendo la injerencia de la Junta, ya se había curado en salud al evitar a toda costa la voz «novela» en sus volúmenes. Pero de nada le sirvió.

127Desde otra ladera, Yllera ha observado que el sustantivo «maravilla» se avenía a la perfección

  • 268 Alicia YLLERA, «Introducción», in: M. de ZAYAS, Desengaños amorosos, ed. A. Yllera, Madrid: Cátedra (...)

con [su] estética y la de su época. No puede suscitar la admiración un hecho o personaje trivial, de ahí el carácter extraordinario de sus historias. […]. La novelista, consciente de esta dificultad, pone especial interés en acrecentar las apariencias de veracidad de sus obras. Diríase que, entre los distintos tipos de fábulas aceptadas por Aristóteles, la verdadera y la verosímil, […] opta, como […] en Francia Corneille, por la historia inverosímil aunque verdadera o, al menos, intenta presentarla como tal268.

  • 269 M. de ZAYAS Y SOTOMAYOR, Honesto y entretenido sarao.
  • 270 M. de ZAYAS Y SOTOMAYOR, Novelas amorosas y ejemplares, ed. J. Olivares, Madrid: Cátedra, 2020.
  • 271 M. de ZAYAS, Desengaños amorosos.
  • 272 J. ESPEJO SURÓS y C. MATA INDURÁIN, Trazas, ingenio y gracia.
  • 273 Florence RAYNIÉ (ed.), La narrativa de María de Zayas (título provisorio), Criticón, 2021.
  • 274 M. ZERARI, ABCdaire María de Zayas. El línea: https://neolatines.com/slnl/?p=5506 [consultado el 25 (...)

128Las singulares cualidades de Zayas –su bibliografía es oceánica, y en los últimos tiempos transoceánica–, de mi propio artículo y del número en que ve la luz a guisa de aguja o delantal, me eximen de profundizar sobre sus veinte maravillas. Ciñéndome al ciclo comprendido entre 2017 y 2021, remito a la edición de Olivares269, a otra de las Novelas amorosas y ejemplares a cargo del mismo estudioso270, a la de los Desengaños amorosos en el haber de Yllera271, a la colectánea de Espejo Surós y Mata Induráin272, al monográfico de Criticón dirigido por Raynié273 y al abecedario de Zerari274.

  • 275 Noelia S. CIRNIGLIARO, «Megalografía y rhopografía: lecciones de cultura visual en María de Zayas y (...)
  • 276 Véanse M. R. GREER, op. cit.; y las disidencias de Susan C. GRISWOLD «Topoi and Rhetorical Distance (...)
  • 277 Ruth EL SAFFAR, «Ana/Lisis/Zayas: Reflections on Courtship and Literary Women in María de Zayas’ No (...)
  • 278 Tonina PABA, «Pecar con discreción. Doblez y dobles en El prevenido engañado de María de Zayas», Ar (...)
  • 279 Paul Julian SMITH, «Writing Women in Golden Age Spain: Saint Teresa and María de Zayas», Modern Lan (...)

129No me privaré, sin embargo, de ofrecer unos breves apuntes al respecto. De las colecciones de doña María se han destacado sus méritos narrativos («megalográficos») más que descriptivos («rhopográficos»)275, su condición de abanderada de un feminismo en mantillas que no todos los especialistas comparten276 y el marco boccacciano –una suerte de «academia ideal»– que abraza sus colecciones, proyectándose sobre las tramas de varias de las novelas: Lisis, máscara ficcional de la escritora277, reúne durante cinco noches del mes de diciembre, por mor de unas fiebres cuartanas, a un grupo de nobles y damas que la amenizarán con sus historias. Según Paba, «la alternancia en la narración de hombres y mujeres tal vez corresponda al deseo […] de representar la dialéctica de los puntos de vista [de los dos sexos]»278, si bien Smith subrayó que el propósito de sus relatos es sugerir que «the soul can have no gender. […] The moral of the stories is that women must be androgynous or hybrid, combining both male and female qualities»279. Alcalde ha concluido que

  • 280 P. ALCALDE, op. cit., p. 117. 

las mujeres de Zayas […] perciben los defectos del amor de los [varones] al relatarse los ejemplos de sus vidas, y deciden [refugiarse] en el convento, donde además podrán llevar a cabo el cultivo de su educación de forma más dedicada que si vivieran en el mundo exterior280.

3.3. Rarezas de los treinta

130Aunque la decadencia de la novela corta se iniciara en torno a 1665, no hay que perder de vista que el 52% de las colecciones (30 de 58) se comercializaron entre 1609 y 1635. Con un detalle sobre el que falta tela por cortar: el veto de la Junta de Reformacion, por el que desde 1625 a 1634 se prohibió la impresión de novelas y comedias en los reinos de Castilla, trajo consigo una serie de ardides para sortearlo, y también, según acabamos de leer, retrasos editoriales como el sufrido por el primer volumen de Zayas.

  • 281 E. COTARELO Y MORI, «Un novelista del siglo XVII e imitador de Cervantes, desconocido», Boletín de (...)
  • 282 Véase A. MADROÑAL DURÁN, Segunda parte del «Coloquio de los perros», Alcalá de Henares: Centro de E (...)

131En medio del frenesí gongorino, al cual era casi imposible sustraerse, y después del citado Para todos (1632) de Montalbán, tienen cierto interés –o así lo presumo– las Novelas de varios sucesos (Granada, Blas Martínez, 1635) de Ginés Carrillo Cerón. Miembro del Acuerdo de la Chancillería de Granada y “ficcionalizado” por Sanz del Castillo en Pagar con la misma prenda (Mojiganga del gusto, 1641), Carrillo fue autor de ocho relatos (El agraviado de sí mismo, Cada loco con su tema, El más constante, Más vale saber que haber, Las tres joyas, La inocente culpada, Los perros de Mahúdes y La selva de Hungría281) que resucitarán en Prosa Barroca gracias a Madroñal Durán, descubridor del único ejemplar “conocido del libro”. Ya avanzó la edición de Los perros de Mahúdes, secuela del Coloquio de los perros de Cervantes –dedicada a Lope– que cuenta las andanzas de Cipión por Jaén, acompañado de una mondonguera y un jifero, unos pasteleros que se dirigían a Andújar, un pintor de Toledo, unos posaderos de Madrid, un fraile de Cubas y un estudiante de Villacastín282.

132Respecto a las demás, transcribo por ahora un párrafo de Cotarelo y Mori:

  • 283 E. COTARELO Y MORI, «Un novelista del siglo XVII», p. 645.

Al igual que su gran modelo [Cervantes], tomó el asunto de sus fábulas en la realidad palpitante, como se observa en […] El agraviado de sí mismo, que dice había sucedido en Sevilla poco antes; o ya colocando la escena en países lejanos, como la segunda, en Persia; la quinta, en Inglaterra; la sexta, en Polonia; y la octava, en Hungría. También finge en algunas sucesos extraordinarios, como en las tituladas Cada loco con su tema, La inocente culpada y La selva de Hungría; o fantásticos y de hadas, como Las tres joyas, o bien de sucesos comunes y ocurridos en […] España, tales como la citada del Agraviado, El más constante y Más vale saber que haber283.

  • 284 Juan LAGUNA FERNÁNDEZ, «Historia ejemplar de las dos constantes mujeres españolas» (1635) de Luis P (...)
  • 285 J. LAGUNA FERNÁNDEZ, ibid., p. 313-320.

133Si bien se trata de una novela larga, data también de 1635 la Historia ejemplar de las dos constantes mujeres españolas (Madrid, Imprenta del Reino) del espadero real Luis Pacheco de Narváez. Laguna Fernández la editó en 2017, dentro de una tesis que arrojó luz sobre el itinerario vital del autor, de acuerdo con la documentación divulgada en 2014 por el Archivo Histórico de las Palmas; sus orígenes y la estancia en Canarias del maestro de armas antes de asentarse en la villa y corte (1599), su niñez en Baeza, su posible amistad con Alonso de Bonilla y sus odiseas como sargento mayor284. Aludido en La mayor confusión de Montalbán, al igual que en obras de Ben Johnson, Prado (La peregrina), Rojas Zorrilla o la Égloga fúnebre de Angulo y Pulgar, y enemigo acérrimo de Quevedo, opino que la Historia ejemplar de las dos constantes mujeres españolas participa de los códigos de las Experiencias de amor y fortuna (1626) de Quintana y del Lisardo enamorado (1629) de Castillo. No se ignore tampoco la impronta del Teágenes y Cariclea de Heliodoro y del Leucipa y Clitofonte de Tacio en la peripecia de Clavela y Laureana. Laguna Fernández vincula la obra de Pacheco con la novelita El casamiento desdichado de Camerino285.

  • 286 Véase Eva MARQUÉS LÓPEZ, «El agravio agradecido de Matías de los Reyes. Recepción y adaptación del (...)

134Del Para algunos (Madrid, Viuda de Juan Sánchez, 1640) de Matías de los Reyes se ha salvado el manuscrito de imprenta (La culebra de oro), objeto de la tesis de Gómez Moral. En un huerto donde tres amigos (el mismo autor, el napolitano Acrisio y un cura de Talavera) se citan a lo largo de varias jornadas, asistimos a la lectura de una comedia (El agravio agradecido) que el toledano ya había publicado (Jaén, 1629)286. Reescritura del Anfitrión de Plauto, sirve de atrio para la «autobiografía» de Acrisio y su juvenil metaformosis en serpiente como venganza por un desaire amoroso –versión de Della metamorfosi (Orvieto, 1582) de Lorenzo Selva.

135Reyes también publicó el Menandro (Francisco Pérez de Castilla, 1630 y 1636), que se cree escrita en torno a 1624. Según Coppola,

  • 287 L. COPPOLA, «Matías de los Reyes: la relación de la portada y de los elementos paratextuales prelim (...)

su homónimo protagonista huye de los avances incestuosos de Casandra, su madrastra, y cuenta las vicisitudes de un viaje caracterizado por el encuentro de varios personajes cuyos relatos se multiplican […] y aportan nuevos argumentos a su historia, que, dividida en tres jornadas (libros), alcanza una función estructural comediesca. […] Aunque El Menandro no es una clásica colección de novelas cortas, sin embargo, por beber de los novellieri, representa una disolución de géneros en la prosa áurea. […] La columna dorsal debería ser la historia bizantina, […] la aventura amorosa de Menandro y Laura, una pareja en ciernes, aunque […] la atención se inclina hacia el amor incestuoso de Casandra por el hijastro y las novelle intercaladas. […] [He aquí] una «novela de cajones», […] llena de fuentes indefinidas, de temas e intrigas que remiten […] a Boccaccio, Bandello y Cinzio. Entre ellas, […] contamos con la novella IV, 10 del Decamerón y con la III, 6 de los Hecatommithi de Cinzio, fusionadas en la primera historia picaresca de Moncada; Boccaccio (novella IX, 6) [también aflora] en la burla del cambio de las camas; se engasta [en el conjunto asimismo] la Fiel historia de la difunta pleitada de Bandello II, 41, que presenta rasgos parecidos [a los de] la novella X, 4 del Decamerón y [a los de] la III, 5 de los Hecatommithi de Cinzio; el episodio del mensajero procede de la tercera de las Novelle de Ascanio de Mori; y la novella I, 1 de los Hecatommithi […] ofrece materia para algunos episodios de la vida de Casandra287.

  • 288 R. BONILLA CEREZO, «De Góngora a Cerdeña: sociables e industriosas lenguas en El forastero», in: M. (...)
  • 289 Nicola USAI, «Introducción», in: Jacinto ARNAL DE BOLEA, El forastero, ed. N. Usai, Madrid: Sial Pi (...)

136En la periferia, pero sin desligarse del todo del Imperio, dado que Cerdeña por aquellos días estuvo dominada por la nobleza aragonesa, catalana y valenciana, hay que citar un par de largas novelas cortesanas. A Usai le debemos la edición de El forastero (Cagliari, Galcerín, 1636) del sardo Jacinto Arnal de Bolea. El gongorismo de este autor había sido ya reglado por quien suscribe288, pero gracias a Usai comprendimos mejor: 1) la exótica geografía y, por ello, la fusión genérica de lo bizantino y lo cortesano en la bizantinada de Carlos y Laura; 2) la frenética variación de formas y sedes, entre las cuales no es la menor la interpolación del Céfalo, una fábula mitológica de 1800 versos; 3) su estructura e ideología; 4) la geografía ítalo-española por la que se desplaza Carlos; 5) el erotismo del baño de Laura; y 6) los interludios en verso: el Torneo y la Espina amorosa289. Para decirlo de una vez, Arnal de Bolea fue el epígono más original de los poemas mayores de Góngora: el Polifemo (1612) y las Soledades (1613-1614).

  • 290 Joseph ZATRILLA Y VICO, Engaños y desengaños del amor profano, ed. Paolo Caboni, Madrid: Sial Pigma (...)

137Bastante tardíos –los recojo aquí por su carta de identidad sarda–, los Engaños y desengaños del amor profano (Nápoles, Joseph Roseli, 1687-1688) de José Zatrilla y Vico son dos mamotretos recién recuperados por Caboni290. Narran el secreto adulterio entre el duque Federico de Toledo y doña Elvira de Peralta y no faltan citas, cuentos y narraciones breves, de origen clásico, patrístico, y bíblico, que se hibridan con la historia central; amén de las cinco academias del segundo tomo y del vasto aparato paratextual, compuesto por los índices conclusivos y las aprobaciones de algunos de los más ilustres letrados sardos de la segunda mitad del Seiscientos.

3.4. La crisis de los cuarenta

138La Mojiganga del gusto en seis novelas, único volumen de Andrés Sanz del Castillo, se acabó de imprimir en 1641 en el taller zaragozano de Pedro Lanaja. La edición de Bonilla Cerezo, Bresadola, Giorgi y Tanganelli evidencia las deudas que el arriacense contrajo con Castillo y Quintana. Ninguna de sus historias parece escrita antes de 1626, y todas se caracterizan por lo que Piña denominara «el estilo de los enigmáticos»; o sea, por una sintaxis intrincadísima y la acuñación de no pocos hápax a lo largo del discurso.

139Sanz del Castillo bascula desde El monstruo de Manzanares, enredo a raíz de la confusión de dos disfraces –la más fiel al sentido primitivo de la voz «mojiganga»–, a Quien bien anda, en bien acaba, que se abre con el retiro del siglo de su protagonista: don Nuño de Oca. El estudiante confuso se inspira en cambio tanto en la novella italiana como en una suerte de comedia (o farsa) devenida triángulo amoroso; y La muerte del avariento y Guzmán de Juan de Dios es un relato picaresco y preñado de homenajes al Lazarillo, el Guzmán de Alfarache y El Buscón. La quinta, Pagar con la misma prenda, estira el tema de la cortesía española, ya que un par de caballeros se muestran dispuestos a sacrificar su amor por la misma mujer en beneficio del otro; todo lo contrario que La libertada inocente y castigo en el engaño, deudora de las tragedias senequistas del Renacimiento y que coloca en primer plano las tercerías de la criada Isabel.

140Respecto a los citados Varios efectos de amor (1641) de Alcalá y Herrera, Gallo explica que

  • 291 Antonella GALLO, Virtuosismi retorici barocchi: novelle con lipograma, Florencia: Alinea Editrice, (...)

dopo trent’anni, nel 1671, fu oferta una seconda ristampa (Lisboa, Francisco Villela), ma la grande diffusione della silloge si deve ad un’edizione precedente, a cura di Isidro Robles (Varios efectos de amor en once novelas, Madrid, José Fernández de Buendía, 1666), che ripropone le cinque novelle di Alcalá y Herrera insieme ad altre sei, tra cui alcune di Lope de Vega, appropiandosi del titolo della primigenia raccolta291.

  • 292 Francisco NAVARRETE Y RIBERA, Flor de sainetes, ed. A. Gallo, Florencia: Alinea Editrice, 2001.
  • 293 Pedro CASTRO Y AÑAYA, Auroras de Diana, ed. María Josefa Díez de Revenga, Murcia: Academia Alfonso  (...)

141La novelita de El más desdichado amante (Madrid, Juan Sánchez, 1641) de Jacinto Abad de Ayala ha sido editada por Rosso. La única noticia fidedigna sobre el autor se desprende de la portada, donde reza que fue «aposentador y gentilhombre de la compañía de los Cien Continuos hijosdalgo de Castilla». Se le ha supuesto oriundo de la zona de Sierra Nevada, pero la hipótesis se basa en datos tomados del relato. Alguna pista para reconstruir el círculo por el que se movió lo ofrecen los poemas laudatorios de los paratextos y la composiciones firmadas por Abad en obras coetáneas; las cuales, como nos sugiere la editora, prueban sus tratos con Francisco de Navarrete y Ribera, agudo autor de la Flor de sainetes (Madrid, Catalina del Barrio y Angulo, 1640), que incluye otra breve novela lipogramática (Los tres hermanos), seguida del Caballero invisible, compuesta en equívocos burlescos292; y también con Pedro Castro y Añaya, responsable de las Auroras de Diana (Madrid, Imprenta del Reino, 1632)293.

  • 294 Véase Antonio CRUZ CASADO, «La falsedad femenina en El más desdichado amante y pago que dan mujeres(...)

142El más desdichado amante narra los infortunios de un caballero víctima de los engaños de dos mujeres. Parece insertarse, por ello, dentro de una «corriente misógina» que reacciona contra las novelas de Zayas294. Sin embargo, el hecho de que sea una noble quien represente a la justicia divina orienta la ejemplaridad del relato por otra senda: la censura de las pasiones insanas y el elogio de la discreción.

  • 295 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, Del taller de imprenta al texto crítico. Recepción y edición de la «Guía y avi (...)
  • 296 Baptista Ramiro de NAVARRA, Los peligros de Madrid, ed. M.ª Soledad Arredondo, Madrid: Castalia, 19 (...)

143Los peligros de Madrid (Zaragoza, Pedro Lanaja, 1646) de Baptista Remiro de Navarra, «tahúr de vocablos», es una obra de difícil de clasificación. Posee la amenidad satírica de la picaresca y el corte didáctico de los libros de avisos, pero tampoco se priva de notas costumbristas. El universo áulico resulta fastuoso para los grandes y linajudos, no así para los forasteros, a zaga de la Guía y avisos (Madrid, Viuda de Alonso Martín, 1620) de Liñán y Verdugo295. El libro narra en diez «capítulos peligros», cada uno de ellos protagonizado por una mujer asaz ladina, la cartografía galante de la villa y corte: el Soto, el Prado Alto y Bajo, la calle Mayor, los baños del Manzanares, la cazuela de los corrales y los engaños femeninos en el hogar, durante la noche, incluso cuando los enamorados se separan (véase el peligro X: «De la ausencia»)296.

  • 297 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Lope de Vega y Castillo Solórzano», p. 27-54. Ilaria Resta me ha informado de (...)

144Esta década diría adiós con las Novelas amorosas de los mejores ingenios de España (Zaragoza, Pedro Vergés, 1648), antología coeditada por José Alfay y Martín Navarro. Reimpresa solo un año después, contiene las Novelas a Marcia Leonarda de Lope, Las dos venturas sin pensar (Las dos dichas sin pensar en Noches de placer, 1631), El pronóstico cumplido (Noches de placer, 1631), La quinta de Laura (La quinta de Diana en Tiempo de regocijo, 1627) y El celoso hasta morir (El celoso hasta la muerte en Noches de placer) de Castillo Solórzano297.

3.5. De capas caídas (1650-1685)

  • 298 M.ª. P. SÁNCHEZ LAÍLLA, «Introducción», in: Matías de AGUIRRE, op. cit., p. XIII-CCVIII, p. LXXXVII (...)

145Desde los años cincuenta a las postrimerías del Seiscientos las colecciones de novelas disminuyeron a marchas forzadas. La primera de interés son las Navidades de Zaragoza (Zaragoza, Juan de Ibar, 1654) de Matías de Aguirre. Sánchez Laílla acaba de editarlas, desterrando aquella superchería de que la princeps estuviera ya lista en 1634 y sacando a la luz los modelos de Riesgo del mar y de amar, «una complicada trama de triángulos, […] mujeres disfrazadas y, sobre todo, naufragios por los más variados lugares para culminar en el consabido final feliz de [la] unión matrimonial; [al socaire de la Historia de los amores de Clareo y Florisea (1552) de Alonso Núñez de Reinoso, El peregrino en su patria (1604) de Lope y el Persiles (1617) de Cervantes]»298.

  • 299 E. Rodríguez Cuadros (ed.), Novelas amorosas, p. 9-81 y 283-312.
  • 300 Lucia MARZULLO, «La peregrina» y «La más esquiva hermosura» de Andrés de Prado: estudio y edición, (...)

146Andrés de Prado publicó en 1663 sus Meriendas del ingenio (Zaragoza, Juan de Ibar). A saber: El cochero honroso, La venganza a su pesar, El señalado, La peregrina (bizantino-morisca), La más esquiva pobreza (bizantina) y Ardid de la pobreza y astucias de Vireno (picaresca). Rodríguez Cuadros ha firmado estupendas páginas sobre el autor de Sigüenza tanto en su tesis como en su introducción y edición de Ardid de la pobreza y astucias de Vireno, incluida en sus Novelas amorosas de diversos ingenios del siglo XVII299. Empero, son muchas las tareas pendientes, empezando por la fijación textual de los relatos. Marzullo se ocupó de La peregrina y La más esquiva hermosura en un trabajo de fin de máster que permanece inédito300.

  • 301 Véase Joanna GIDREWICZ, op. cit.
  • 302 Federico Rodolfo SCHWEIZER, Cristobal Lozano’s Ideology in «Soledades de la vida y desengaños del m (...)

147Convendría que algún filólogo volviera sobre las citadas Soledades de la vida y desengaños del mundo (1663) de Cristóbal de Lozano. No se olvide que hablamos de uno de los bestsellers del Barroco y de una mina para figuras como Moratín, Lista, Zorrilla, Espronceda o Bécquer301. Es recomendable la tesis de Schweizer, que expuso asuntos tales como las preocupaciones filosóficas y literarias del albaceteño, la trama y los tipos de desengaño, sus modelos, estructura narrativa y tropos más habituales302.

  • 303 Mariana de CARVAJAL, Navidades de Madrid y noches entretenidas, ed. Antonella Prato, introd. Maria (...)
  • 304 Moisés MARTÍN GÓMEZ, Mariana de Carvajal. Industrias y desdenes. Un estudio de las «Navidades de (...)

148La segunda novelista del Barroco fue la jienense Mariana de Carvajal, que debió componer sus Navidades de Madrid y noches entretenidas (Madrid, Domingo García Morrás, 1663) no antes de 1639: La Venus de Ferrara, La dicha de Doristea, El amante venturoso, El esclavo de su esclavo, Quien bien obra siempre acierta, Celos vengan desprecios, La industria vence desdenes y Amar sin saber a quién. Remito a la edición de Prato303 y al libro de Martín Gómez, quien esclareció el factible trueque de títulos entre Celos vengan desprecios y La industria vence desdenes, la trayectoria amorosa de los héroes, la topística amoroso-cortesana, cifrada en los ritos y disfraces del caballero y la relativa pasividad de las damas, los caminos de la discreción, los lazos familiares, el papel del criado y el universo lúdico de la autora304.

  • 305 Precedidas, eso sí, por los Excesos amorosos en cuatro novelas ejemplares (Lisboa, 1681) de Antonio (...)
  • 306 M. ZERARI, «Histoire de sang, histoire d’inceste: Los hermanos amantes de Luis de Guevara», in: Pie (...)
  • 307 Antonio CRUZ CASADO, «Intercadencias de la calentura de amor: notas sobre el erotismo en la prosa d (...)
  • 308 E. RODRÍGUEZ CUADROS (ed.), Novelas amorosas, p. 317-347.

149Las palabras que reservé para las Meriendas de Prado podrían copiarse a plana y renglón a la hora de discurrir sobre las Intercadencias de la calentura de amor (1685) de Luis de Guevara, el canto de cisne de la novela corta del siglo XVII305. Las forman ocho historias: Que son dueñas, Los hermanos amantes, Los bandoleros del amor, Los contrapesos de un gusto, Los celos provechosos, La desdichada firmeza, La porfía hasta vencer y Los celos del otro mundo. A la espera de una edición siquiera anotada, solo han reparado en ellas Zerari306, Cruz Casado307 y, por supuesto, Rodríguez Cuadros, que editó la incestuosa Los hermanos amantes en su antología de 1986308.

  • 309 Acomete su edición Fernando J. Pancorbo (Universidad de Basilea).

150Por último, el culto sefardí Joseph Penso de la Vega mandó imprimir en 1683, en las prensas amstelodanas de Jahacob de Córdoba, sus Rumbos peligrosos, una colección a imagen de las del Barroco peninsular. Lector ávido y crítico de los grandes nombres de nuestras letras, se propuso medirse con plumas tan conspicuas como las de Lope, Castillo o Calderón –Cervantes merece un tratamiento aparte dentro de su obra–. Varias circunstancias hicieron de estos Rumbos un libro de veras excepcional. En primer lugar, informan de la proyección hors patria de los principales cultivadores del género. Así, Penso de la Vega respetó la tradición en cuanto a la forma y el contenido. No obstante, su estilo y erudición se despliegan como un abanico dentro del cual reciclaría tratados filosóficos, teológicos y retóricos escritos por italianos, casi todos congregantes de la Accademia degli Incogniti: Manzini, Lupi, Pallavicino y Tesauro. Con todo, devinieron en un proyecto trunco, por más que parezca completo: su autor prometía seis novelas en su ultílogo, reducidas a tres a causa de la muerte de su padre309.

Haut de page

Notes

1 Este artículo se inscribe dentro de tres Proyectos de Excelencia I+D+i: La novela corta del siglo XVII: estudio y edición (y III) (MINECO, FFI2017-85417-P), Prácticas editoriales y sociabilidad literaria en torno a Lope de Vega (UCO-FEDER 18 REF. 1262510) y El discurso paratextual de la novela corta barroca. Poética y sociabilidad literaria (Junta de Andalucía, P18-FR-3938).

2 Evangelina Rodríguez Cuadros, Novela corta marginada del siglo XVII español: formación y sociología en José Camerino y Andrés de Prado, Valencia: Universidad de Valencia, 1979.

3 Alonso de CASTILLO SOLÓRZANO, Picaresca femenina. «Teresa de Manzanares» y «La Garduña de Sevilla», ed. Fernando Rodríguez Mansilla, Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 2012, p. 482.

4 Jean Michel LASPÉRAS, La nouvelle en Espagne au Siècle d’Or, Montpellier: Université de Montpellier, 1987, p. 419-421. Cito por su traducción: «La ejemplaridad de la novela corta», in: Aurora EGIDO (coord.) Historia y crítica de la literatura española. 3/1. Siglos de Oro: Barroco. Primer Suplemento, Barcelona: Crítica, 1992, p. 294-299, p. 297. Intervengo en la misma. Véase también Angela FABRIS, «El actuar simulado en las figuras femeninas de María de Zayas y Juan de Piña», in: Mechthild ALBERT, Ulrike BECKER, Rafael BONILLA CEREZO y A. FABRIS (coords.), Nuevos enfoques sobre la novela corta barroca, Berna: Peter Lang, 2016, p. 169-186.

5 Gerald GILLESPIE, «Novella, Nouvelle, Novela, Short Novel? A Review of Terms», Neophilologus, 51, 1967, p. 117-127. Véanse asimismo Paul J. GUINARD, «“Novella”: De la nouvelle au roman. Remarques sur l’évolution d’une dénomination littéraire», in: Jean-Claude CHEVALIER y Marie-France DELPORT (eds.), Mélanges offerts a Maurice Molho, París: Éditions Hispaniques, 1988, p. 329-341; y Victor SKLOVSKI, «La construcción de la nouvelle y de la novela», in: Tzvetan TODOROV (ed.), Teoría de la literatura de los formalistas rusos, Madrid: Siglo Veintiuno Editores, 1991, p. 127-146.

6 Michelangelo PICONE, «L’invenzione della novella italiana. Tradizione e innovazione», in: Stefano Bianchi (ed.), La novella italiana. Atti del Convegno di Caprarola (19-24 settembre 1988), Roma: Salerno, 1989, p. 119-154, p. 121-122. Véase por último René ETIEMBLE, Ensayos de literatura (verdaderamente general), Madrid: Taurus, 1977, p. 127-137.

7 Nuccio ORDINE, Teoria della novella e teoria del riso nel Cinquecento, Napoli: Liguori, 1996, p. 56-84. La traducción es mía. Bonciani, autor de la Lezione sopra in comporre delle novelle, recitada en 1574 en la Accademia degli Alterati, e impresa muchísimo más tarde, fue el primero en acudir al magisterio de Boccaccio. Valoraba sus cuentos en función de las posturas neoaristotélicas sobre la tragicomedia. Solo dos años antes, aunque posiblemente lo escribiera y presentara en la Accademia degli Intronati di Siena durante los sesenta, Girolamo Bargagli había estampado su Dialogo de’ Giuochi che nelle vegghie sanesi si usano di fare (Siena, Luca Bonetti, 1572), donde categorizó la novela como entretenimiento lúdico y cortesano. De ambos, y también de Sansovino («Un discorso fatto sopra il Decamerone», al frente de sus Cento novelle scelte da più nobili scrittori della lingua volgare, 1571), se han ocupado María J. VEGA RAMOS, La teoría de la novela en el siglo XVI: la poética neoaristotélica ante el Decamerón, Cáceres: Asociación de Estudios sobre el Renacimiento Europeo y Tradición Clásica, 1993; y José Manuel MARTÍN MORÁN, «La ejemplaridad de las novelas cervantinas a la luz de la teoría de la novella del Cinquecento», Criticón, 124, 2015, p. 65-78.

8 Remito a Hans-Jörg NEUSCHÄFER, Boccaccio und der Beginn der Novelle. Strukturen der Kurzerzählung auf der Schwelle zwischen Mittelalter und Neuzeit, Munich: W. Fink, 1969.

9 Miguel de CERVANTES, Novelas ejemplares, ed. Jorge García López, Barcelona: Crítica, 2013, p. 19. Véase Maria ZERARI, «“Narciso prologuista”. Imágenes y autorretrato en el prólogo de las Novelas ejemplares», Ínsula, 799-800, 2013, p. 4-8.

10 Rafael Bonilla Cerezo, «En torno a las Ejemplares: la novela corta del Barroco», in: Florencio SEVILLA ARROYO (ed.), Guanajuato en la geografía del Quijote. XXIII Coloquio Cervantino Internacional. Cervantes novelista antes y después del Quijote, Méjico: Fundación Cervantina de México/ Universidad de Guanajuato/ Centro de Estudios Cervantinos, 2013, p. 289-361, avecindó la colección del autor del Quijote a otras novedades genéricas de su tiempo: la fábula mitológica en estilo jocoserio, a partir de la Tisbe (1618) de Luis de Góngora; la epopeya burlesca, cuyas raíces se hundían en la Secchia rapita (1622) de Alessandro Tassoni; y la tragicomedia de Lope de Vega: el Arte Nuevo (1609). Rodrigo CACHO CASAL, «La épica burlesca y los géneros poéticos del Siglo de Oro», Edad de Oro, XXX, 2011, p. 69-92, subrayó cómo en una carta escrita en Roma el 3 de julio de 1624, Tassoni informaba a Giovan Battista Milani del resonante éxito que estaba cosechando con su Secchia: «Io non mi glorio d’esser poeta; ma ho però caro d’essere stato inventore d’una nuova sorte di poema e avere occupato il luogo vacante» (Alessandro TASSONI, Lettere, ed. Pietro Puliatti, Roma-Bari: Laterza, 1978, vol. II, p. 160). A mi juicio, la situación no es muy distinta de aquella con la que se topara Cervantes al componer sus relatos. Sabedor de que Aristóteles había exiliado la novela de su Poética, el alcalaíno vino a colmar otra de las lagunas de la preceptiva clásica: un hueco parejo a aquel otro que Tassoni llenaría con la épica burlesca.

11 Pedro RUIZ PÉREZ, «Terra incognita: la invención de la verdad literaria», in: David GONZÁLEZ RAMÍREZ, Eduardo TORRES COROMINAS, José Julio MARTÍN ROMERO, Mª. MANUELA MERINO GARCÍA y Juan RAMÓN MUÑOZ SÁNCHEZ (coords.), Entre historia y ficción. Formas de la narrativa áurea, Madrid: Ediciones Polifemo, 2020, p. 5-27, p. 7. Remito especialmente a Michel MONER, «Cervantes y la invención de la novela: estado de la cuestión», in: Jean CANAVAGGIO (ed.), La invención de la novela, p. 233-267.

12 Cayetano ROSELL, «Noticia crítico-bibliográfica», en Novelistas posteriores a Cervantes, Madrid: Rivadeneyra, 1851, p. 5-14.

13 George TICKNOR, «Cuentos y novelas cortas», in: id., Historia de la Literatura Española, trad. con adiciones y notas críticas por Pascual de Gayangos y Enrique de Vedia, Madrid: Imprenta de la Publicidad, 1851, III, p. 330-358.

14 Eustaquio FERNÁNDEZ DE NAVARRETE, «Bosquejo histórico de la novela española», in: Novelistas posteriores a Cervantes, Biblioteca General de Autores Españoles, Madrid: Real Academia Española, 1854, reimp. 1950, XXXIII, p. V-C.

15 Marcelino MENÉNDEZ PELAYO, Orígenes de la novela [1905-1914], Madrid: CSIC, 1943.

16 Edwin B. PLACE, Manual elemental de novelística española, Madrid: Victoriano Suárez, 1926.

17 Caroline B. BOURLAND, The Short Story in Spain in the Seventeenth Century, Northampton: Smith College, 1927; reimp. Nueva York: Burt Flanklin, 1973.

18 Agustín GONZÁLEZ DE AMEZÚA, Formación y elementos de la novela cortesana, Madrid: Tipografía de Archivos, 1929; reed. en id., Opúsculos histórico-literarios, Madrid: CSIC, 1951, I, p. 194-279. Véase asimismo Arsenio PACHECO RANSANZ, «El concepto de novela cortesana», in: Salvador BACARISSE (coord.), What’s Past Is Prologue. A Collection of Essays in Honour of L. J. Woodward, Edimburgo: Scottish Academic, 1984, p. 114-123, p. 121: «Orazio Ariosto en sus Difese dell’Orlando Furioso dell’ Ariosto (1585) […] relacionó la “tragedia” con la “épica”, la “comedia” con el “Margites” homérico y, fruto del proceso de acercamiento entre la “tragedia” y la “comedia”, que dio lugar a la “tragicomedia”, señaló la aparición de una nueva modalidad, vinculada con esta última, que es la “narración mixta”, donde se situaría, en cierto modo, la “novela”». Remito asimismo a P. RUIZ PÉREZ, «“Corta/cortesana”. Apuntes a propósito de una denominación problemática para la narrativa barroca», Lejana. Revista crítica de narrativa breve, 7, 2014, p. 1-13.

19 A. GONZÁLEZ DE AMEZÚA, Cervantes, creador de la novela corta española [1956-58], Madrid: CSIC, 1982.

20 Véase José Ramón TRUJILLO, «Apuntes para una colección de narrativa Barroca», in: R. BONILLA CEREZO, J. R. TRUJILLO y B. RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, Novela corta y teatro en el Barroco español (1613-1685). Studia in honorem Prof. Anthony Close, Madrid: Sial, 2012, p. 185-211, p. 198-199.

21 Walter PABST, La novela corta en la teoría y en la creación literaria. Notas para la historia de su antinomia en las literaturas románicas, trad. Rafael de la Vega, Madrid: Gredos, 1972; y Wolfram KRÖMER, Formas de la narrativa breve en las literaturas románicas hasta 1700, trad. Juan Conde, Madrid: Gredos, 1979.

22 Peter N. Dunn, Castillo Solórzano and the Decline of Spanish Novel, Oxford: Basil Blackwell, 1952; André NOUGUÉ, L’oeuvre en prose de Tirso de Molina. Los «Cigarrales de Toledo» y «Deleitar aprovechando», París: Centre de Recherches de L’Institut d’Etudes Hispaniques, 1962; Carroll B. JOHNSON, Matías de los Reyes and the Craft of Fiction, Berkeley: University of California, 1973; y Leonard BROWNSTEIN, Salas Barbadillo and the New Novel of Rogues and Courtiers, Madrid: Playor, 1974. Soy consciente de que la tesis de Dunn, nada piadosa con el maestresala de Tordesillas, debe leerse a guisa de «delantal» de las de los setenta.

23 María del Pilar PALOMO, La novela cortesana. Forma y estructura, Barcelona: Planeta, 1976. Sus teorías, a lo largo de seis capítulos, gozaron de mucho alcance, habida cuenta que no especulaba sobre los elementos y niveles de su descripción. Así, fijó tres modelos: 1) tipos de sistemas narrativos de estructura yuxtapositiva; 2) formas cortesanas de estructura coordinativa; y 3) causas concertadas de la narración, profundizando en los vínculos entre el marco y sus unidades.

24 Émile ARNAUD, La vie et l’oeuvre de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo: contribution à l’etude du roman en Espagne au debut du XVIIe siècle, Toulouse: Université, 1979; reseñada por Marc VITSE, «Salas Barbadillo y Góngora: burla e ideario de la Castilla de Felipe III», Criticón, 11, 1980, p. 5-142.

25 Mireya PÉREZ-ERDELYI, La pícara y la dama: la imagen de las mujeres en las novelas picaresco-cortesanas de María de Zayas y Sotomayor y Alonso de Castillo Solórzano, Miami: Universal, 1979.

26 Jenaro TALENS, «Contexto literario y real socializado. El problema del marco narrativo en la novela corta del Seiscientos», in: id., La escritura como teatralidad, Valencia: Universidad, 1977, p. 123-181.

27 Alessandra MELLONI, Il sistema narrativo di María de Zayas, Torino: Quaderni Iberoamericani, 1976; y Sandra FOA, Feminismo y forma narrativa. Estudio del tema y las técnicas de María de Zayas y Sotomayor, Valencia: Albatros, 1979.

28 Salvador MONTESA PEYDRÓ, Texto y contexto en la narrativa de María de Zayas, Madrid: Dirección General de la Juventud y Promoción Sociocultural, 1981.

29 Marina S. BROWNLEE, The Poetics of Literary Theory. Lope de Vega’s «Novelas a Marcia Leonarda» and Their Cervantine Context, Madrid: Porrúa, 1981.

30 José FRADEJAS LEBRERO, Novela corta del siglo XVI, Barcelona: Plaza y Janés, 1985. Depuró sus ideas en id., Trayectoria de la novela en el siglo XVI, ed. revisada y preparada por David González Ramírez, umbral de Guillermo Carrascón, textos complementarios de José Manuel Pedrosa, José Manuel Fradejas Rueda, David González Ramírez y María de los Ángeles González Luque, Torino: Accademia University Press, 2018, p. 43-45.

31 J. M. LASPÉRAS, La nouvelle en Espagne. Véase del mismo autor id., «La novela corta: hacia una definición», in: Jean CANAVAGGIO (ed.), La invención de la novela, Madrid: Casa de Velázquez, 1999, p. 307-317.

32 F. COPELLO, Recherches sur la nouvelle post-cervantine de 1613 à 1624, 2 vol., París: Sorbonne Nouvelle, 1990.

33 P. RUIZ PÉREZ, «“Corta/cortesana”», p. 2. Véase sobre todo E. RODRÍGUEZ CUADROS, «Novela cortesana, novela barroca, novela corta: de la incertidumbre al canon», Edad de Oro, 33, 2014, p. 9-20.

34 Begoña RIPOLL, La novela barroca. 1620-1700, Salamanca: Universidad, 1991.

35 Ivonne YARBRO-BEJARANO, The Tradition of the Novella in Spain, from Pedro Mejía (1540) to Lope de Vega’s «Novelas a Marcia Leonarda» (1621, 1624), Nueva York: Garland, 1991.

36 Carmen Rita RABELL, Lope de Vega. El Arte nuevo de hacer novelas, Londres: Tamesis, 1992.

37 María Jesús RUIZ FERNÁNDEZ, Novela corta española del siglo XVII: teoría y práctica en la obra de Juan Pérez de Montalbán, Cádiz: Universidad, 1995.

38 Isabel Colón Calderón, La novela corta del siglo XVII, Madrid: El Laberinto, 2001.

39 Miguel Ángel TEIJEIRO FUENTES y Javier GUIJARRO CEBALLOS, De los caballeros andantes a los peregrinos enamorados. La novela española en el siglo de Oro, Cáceres: Eneida, 2007.

40 Juan Ignacio FERRERAS, La novela en España. Catálogo de novelas y novelistas españoles desde la aparición de la imprenta hasta principios del siglo XIX, 2 vol., Madrid: Biblioteca del Laberinto, 2009.

41 Marina S. BROWNLEE, The Cultural Labyrinth of María de Zayas, Philadelphia: University of Pennsylvania Press, 2000.

42 Margaret RICH GREER, María de Zayas Tells Baroque Tales of Love and the Cruelty of Men, Pennsylvania: Pennsylvania State University, 2000.

43 Pilar ALCALDE, Estrategias temáticas y narrativas en la novela feminizada de María de Zayas, Delaware: Juan de la Cuesta, 2005.

44 Yolanda GAMBOA TUSQUETS, Cartografía social en la narrativa de María de Zayas, Madrid: Biblioteca Nueva, 2009.

45 Amy R. WILLIAMSEN y Judith A. WHITENACK, María de Zayas: The Dynamics of Discourse, Cranbury: Associated University Press, 1995; y J. A. WHITENACK y Gwyn E. CAMPBELL, Zayas and her Sisters: Essays on novelas by 17th Century Spanish Women, Binghamtom: State University of New York Press, 2001.

46 Shifra ARMON, Picking Wedlock: Women and the Courtship Novel in Early Modern Spain, Maryland: Rowman and Littlefield, 2002.

47 Nieves ROMERO-DÍAZ, Nueva nobleza, nueva novela: reescribiendo la cultura urbana del Barroco, Juan de la Cuesta, Newark: Delaware, 2002, p. 35.

48 Karl VOSSLER, Introducción a la literatura española del Siglo de Oro, Madrid: Visor, 2000, p. 27-38.

49 Gonzalo MARTÍNEZ CAMINO, «La novela corta del Barroco español y la formación de una subjetividad señorial», Bulletin of Hispanic Studies, LXXIII, 1996, p. 33-47, p. 39.

50 E. RODRÍGUEZ CUADROS y Marta HARO CORTÉS, «Introducción» a Entre la rueca y la pluma. Novela de mujeres en el Barroco, Madrid: Biblioteca Nueva, 1999, p. 11-132, p. 33-34.

51 Sobre la presencia en los textos de lectores literaturizados o modelo, son valiosos los trabajos de E. RODRÍGUEZ CUADROS, «Introducción», in: Alonso de ALCALÁ Y HERRERA et al, Novelas amorosas de diversos ingenios del siglo XVII, ed. E. Rodríguez Cuadros, Madrid: Castalia, 1987, p. 24; y F. COPELLO, «La interlocución en prólogos de libros de relatos (1613-1624)», Criticón, 81-82, 2001, p. 353-367.

52 Anne CAYUELA, Le paratexte au Siècle d’Or. Prose romanesque, livres et lecteurs en Espagne au XVIIe siècle, Ginebra: Droz, 1996; y, de la misma autora, id., Alonso Pérez de Montalbán. Un librero en el Madrid de los Austrias, Madrid: Calambur, 2005.

53 Merecen esta larga nota las contadas tradiciones manuscritas. A saber: las Novelas de Pedro Salazar, historiador de Carlos I y Felipe II, han experimentado un revival gracias a Valentín Núñez Rivera (Pedro de SALAZAR, Novelas, ed. V. Núñez Rivera, Madrid: Cátedra, 2014). Conocimos su existencia a raíz de un códice descubierto por José Manuel BLECUA TEIJEIRO, «Notas para la historia de la novela en España (manuscrito de Pedro de Salazar)», in: Emilio ALARCOS et al, Serta Philologica F. Lázaro Carreter, Madrid: Cátedra, 1983, II, p. 91-95, pero su edición –a la que Núñez Rivera añadió las novelas XI-XIV: mss. B89-VI-05 de la Fundación Bartolomé March y 22026 de la BNE– data de hace solo siete años. Se trata, en definitiva, de una colección gestada antes que el Patrañuelo (1567) de Timoneda; de un manuscrito con un prólogo donde se esbozan varias de las claves que Cervantes desarrollaría en el suyo; y, sobre todo, de uno de los pocos casos en los que la novela del Siglo de Oro –tan ligada a la imprenta– no llegó a los tórculos. Hasta donde alcanzo se han documentado las siguientes: 1) Rinconete y Cortadillo y El celoso extremeño, ambas del autor del Quijote, en el ms. Porras de la Cámara (perdido desde 1823); 2) La tía fingida, que se conservó en otro de la Biblioteca Colombina de Sevilla, publicado por Isidoro Bosarte en 1788. Si bien hoy se atribuye a Cervantes, no toda la crítica se muestra de acuerdo. Véase Miguel de CERVANTES, La tía fingida, ed. Adrián J. Sáez, Madrid: Cátedra, 2018; 3) un códice misceláneo de la BNE (Ms. 8433) que contiene «dos novelas, sin nombre de autor y una de ellas sin título: [Novela sin título y Novela ejemplar intitulada «A lo que el amor obliga y los riesgos a que expone»]. Me ocupo junto a Mercedes Moreno de la edición de la segunda, que plagió varios lugares de La Diana (c. 1558-1559) de Jorge de Montemayor; 4) también en el Ms.4.129 de la misma biblioteca figuran, anónimas, otras tres: Más pueden celos que amor, El triunfo de la verdad y La valenciana firme. Véase I. COLÓN CALDERÓN, op. cit., p. 30. El equipo de quien suscribe aborda la edición de ambos testimonios; y 5) J. Ignacio DÍEZ FERNÁNDEZ, Viendo yo esta desorden del mundo. Textos literarios españoles de los Siglos de Oro en la Colección Fernán Núñez, Burgos: Instituto de la Lengua Castellano y Leonés, 2003, p. 227-287, resucitó El castigo merecido y amistad pagada del impresor Juan de Mongastón, incorporada a la Colección Fernán Núñez.

54 Se custodia en la Biblioteca de Catalunya (MS 1716). Véase D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Boccaccio, El Decamerón y la acuñación de un neologismo: la “novela” en el siglo XV», Anuario de Estudios Medievales, 47 (1), 2017, p. 107-128, p. 108-109.

55 Giovanni BOCCACCIO, «Libro de las ciento novelas que compuso Juan Bocacio de Certaldo», manuscrito J-II-21. Biblioteca de San Lorenzo del Escorial, ed. Mita Valvassori, Cuadernos de Filología Italiana, 5 (nº extra), 2009, p. 9-340. Sobre la primitiva traducción del Decamerón véase D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «La traducción perdida del Decameron en castellano: nuevas aportaciones crítico-textuales», in: D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, E. TORRES COROMINAS, J. J. MARTÍN ROMERO, Mª. M. MERINO GARCÍA y J. R. MUÑOZ SÁNCHEZ (coords.), Entre historia y ficción, p. 237-370.

56 Giovanni BOCCACCIO, Las C. novelas de Juan Bocacio: en las quales se hallan notables exemplos y muy elegantes de Iuan Bocacio florentino poeta eloquente, Sevilla: Meynardo Ungut Alemano y Estanislao Polono, 1496. Mantiene su vigencia el concienzudo artículo de C. B. BOURLAND, «Boccaccio and the Decamerón in Castilian and Catalan Literature», Revue Hispanique, XII, 1905, p. 1-232. Véase ahora D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «El incunable del Decameron en castellano (Sevilla, 1496): todo problemas», Revista de Filología Española, CI, 1, 2021, p. 169-198.

57 Remito a Juan Salvador Paredes Núñez, «El término cuento en la literatura románica medieval», Bulletin Hispanique, 86 (3-4), 1986, p. 435-451; y, del mismo autor, id., «Castiglione y la teoría de la narración breve en Il Corteggiano», in: Actas del II Congreso Nacional de Italianistas, Salamanca: Universidad de Salamanca, 1986, p. 429-440.

58 María Jesús ZAMORA VICENTE, «“En tiempo menos discreto que el de agora, aunque de hombres más sabios, se llamaban a las novelas cuentos”. La novela corta y el cuento en el Siglo de Oro», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 109-124, p. 113.

59 G. Boccaccio, Decamerón, ed. María Hernández Esteban, Madrid: Cátedra, 2010, p. 108. Según Pamela STEWART, «Boccaccio e la tradizione retorica: la definizione della novella come genere literario», Standford Italian Review, I (1), 1979, p. 67-74, si bien las palabras «fábula» e «historia» proliferan en el Decamerón, casi nunca aluden a los cuentos que lo constituyen. Así, fábula es aquella que la encantadora Ciciliana narraba para Andreuccio (II. 5. 25); o, según Mecer Guasperrin, las advertencias de Giannotto-Giuffredi que Currado Malaspina «ha de tener muy en cuenta» (II. 6. 72). Historia, en cambio, se reservaría para los hechos que realmente han sucedido, o que son asumidos como verdaderos. El término parábola –trasunto de fábula– no vuelve a aparecer pero es recuperado por Boccaccio en su Genealogia deorum gentilium (XIV. 9) como variante de novela. La repetición de esta última para aludir a los cuentos (racconti) que integran el Decamerón, el escaso registro de fábula e historia y la ausencia de parábola le permiten concluir a Stewart que «novella es el rótulo general e incluye a todos los demás». Remito a Vittore BRANCA (ed.), Tutte le opere di Giovanni Boccaccio. «Decamerón», IV, Milán: Mondadori, 1976; y M. PICONE, Boccaccio e la codificazione della novella. Letture del «Decameron», Ravenna: Angelo Longo Editore, 2008. Sobre la dualidad entre «narración» e «historia» en la novela barroca, véase Clizia CARMINATI, «Narrazione e storia nella riflessione dei romanzieri secenteschi», in: C. CARMINATI y Valentina NIDER (eds.), Narrazione e storia tra Italia e Spagna nel Seicento, Trento: Università di Trento, 2007, p. 37-107.

60 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Boccaccio, El Decamerón y la acuñación de un neologismo», p. 110. Véase, sobre todo, M. ZERARI, «Novas, (Nuova), Novella, Novela, Nouvelle: À propos de l’idée de “nouveauté” en littérature», Les Langues Néo-Latines, 350, 2009, p. 117-141.

61 Philippe DAROS, «La nouvelle de Boccace à Cervantès», in: Jean BESSIÈRE y Philippe DAROS (eds.), La nouvelle. Boccace, Marguerite de Navarra, Cervantès, París: Honoré Champion, 1996, p. 7-47, precisó el giro copernicano que supusieron las Ejemplares a partir de la «doble cualificación» de ciertos personajes y de su «organización binaria», concepto reciclado de Antonia Fonyi: «Cette “organisation binaire” paraît contradictoire avec l’économie narrative de la nouvelle qui […] se caractérise par la tendance à concentrer la séquence actantielle autor d’un seul “événement/péripétie”. L’organisation narrative se trouve en effet généralement conçue par repport à un noeud/dénouement unique que le contexte n’aura eu pour fonction que de mettre en place, dynamiquement» (p. 38).

62 Sebastián de COVARRUBIAS, Tesoro de la lengua castellana o española, Madrid: Luis Sánchez, 1611, fol. 565b.

63 Cristóbal SUÁREZ DE FIGUEROA, Plaza universal de todas las ciencias y artes, traducción y refundición de la versión italiana de Tommaso Garzoni, Madrid: Luis Sánchez, 1615, fol. 292. He consultado la reedición de Perpiñán: Luys Roure, 1630. La cursiva es mía. Según M. ZERARI, «Novela ou “nonada”? Notes sur la nouvelle au Siècle d’Or», in: Paloma BRAVO, Cécile IGLESIAS y Giuseppe SANGIRARDI (dirs.), La Renaissance des genres. Pratique et théories de genres littéraires entre Italie et Espagne (XVe-XVIIe siècles), Dijon: Éditions Universitaires de Dijon, 2012, p. 267-281, «texte creux, texte vain, moralement et esthétiquement parlant, pour beaucoup de contemporains de Cervantès, la novela n’est rien d’autre qu’une “nonada”, d’après un terme familier aux lecteurs du “prologue” de La vida de Lazarillo de Tormes (1554)» (p. 272).

64 A. GONZÁLEZ DE AMEZÚA, Cervantes, creador de la novela corta española, I, p. 351. Se hizo eco de esta lista D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Boccaccio, El Decamerón y la acuñación de un neologismo», p. 113-123, quien adelantó –sin excesivos cambios– los mismos ejemplos en «Del término al género: el rastro de la “novela” desde Boccaccio hasta Cervantes», in: I. COLÓN CALDERÓN y D. GONZÁLEZ RAMÍREZ (coords.), Estelas del «Decamerón» en Cervantes y la literatura del Siglo de Oro, Málaga: Universidad de Málaga, 2013, p. 123-144. Véase sobre todo J. Paredes Núñez, «Novella. Un término y un género para la literatura románica», Revista de Filología Románica, 4, 1986, p. 125-140.

65 Véanse José Manuel LUCÍA MEGÍAS y Valentín SAMA ROJO, «Bibliografía 1975-2000», Cuadernos de Filología Italiana (número extraordinario), 2001, p. 575-602; y Juan Miguel MORENO VALERO, «Decamerón hispano: del manuscrito a la imprenta», Hápax, 3, 2010, p. 109-126.

66 Remito a la colectánea La recepción de Boccaccio en España, in: M. HERNÁNDEZ ESTÉBAN (ed.), Cuadernos de Filología Italiana (nº extraordinario), Madrid: Universidad Complutense, 2001.

67 Georges GÜNTERT, «Cervantes, lector de Boccaccio: huellas y reflejos de la “X Giornata” del Decamerón en las Novelas ejemplares», in: Christoph STROSETZKI (ed.), Actas del V Congreso Internacional Siglo de Oro (Münster, 20-24 de julio de 1999), Frankfurt/Madrid: Vervuert/Iberoamericana, 2001, p. 680-690, p. 680. Remito asimismo a Carmen BOBES NAVES, «Realidad y conocimiento en El Quijote», Castilla, 0, 2009, p. 48-68.

68 Jorge GARCÍA LÓPEZ, Cervantes. La figura en el tapiz, Barcelona: Pasado y Presente, 2015, p. 51-57.

69 Véase Joaquín ARCE, «Boccaccio nella letteratura castigliana», in: Francesco MAZZONI (ed.), Il Boccaccio nelle culture e letterature nazionali, Florencia: Olschki, 1978, p. 63-105, p. 100. Remito a Marco FEDERICI, «La huella de Boccaccio en el Renacimiento español y la recepción de Le piacevoli notti de Straparola», Dicenda, 32, 2014, p. 95-111, p. 96.

70 M. HERNÁNDEZ ESTEBAN, «Cervantes lettore del Boccaccio? La cornice del Decameron, modelo di un episodio della Galatea», Rivista di Filologia e Letterature Ispaniche, X, 2007, p. 41-61. Véase además Mita VALVASSORI, «El valle de las damas en la traducción castellana antigua del Decamerón», in: Isabel COLÓN CALDERÓN, David CARO BRAGADO, Clara MARÍAS MARTÍNEZ y Alberto RODRÍGUEZ DE RAMOS (eds.), Los viajes de Pampinea: novella y novela española en los Siglos de Oro, Madrid: Sial, 2013, p. 47-60.

71 I. COLÓN CALDERÓN, «Sobre el motivo de los enamorados dormidos sorprendidos en el lecho. Aproximaciones a la imitación cervantina: de la leyenda de Tristán al Decamerón en El celoso extremeño», in: I. COLÓN CALDERÓN y D. GONZÁLEZ RAMÍREZ (coords.), Estelas del «Decamerón», p. 13-29. Véase en especial Aldo RUFFINATTO, Dedicado a Cervantes, Madrid: Sial Pigmalión, 2015, p. 184-197.

72 Alberto RODRÍGUEZ RAMOS, «De venenos y “polvos de sueño”. El celoso extremeño frente al Decamerón III, 8», in: I. COLÓN CALDERÓN y D. GONZÁLEZ RAMÍREZ (coords.), Estelas del «Decamerón», p. 31-45.

73 A. RUFFINATTO, op. cit., p. 195-196.

74 Eva LÓPEZ DEL BARRIO, «Nastagio (Decameron V, 8) y Marcela (Quijote, I, XII-XIV): dos visiones en medio del bosque», in: I. COLÓN CALDERÓN y D. GONZÁLEZ RAMÍREZ (coords.), Estelas del «Decamerón», p. 81-95.

75 M. HERNÁNDEZ ESTEBAN, «Boccaccio y Cervantes: posibles fuentes italianas de La cueva de Salamanca», Quaderns d’italià, 14, 2009, p. 77-97.

76 Roxana RECIO, «“Cuando hay pleito descubierto”: ecos del quehacer narrativo de Boccaccio en El juez de los divorcios de Cervantes», in: I. COLÓN CALDERÓN y D. GONZÁLEZ RAMÍREZ (coords.), Estelas del «Decamerón», p. 97-120.

77 Véase María Jesús LACARRA, «De la mujer engañadora a la malcasada ingeniosa. El cuento de “El pozo” (Decamerón VII, 4) a la luz de la tradición», Cuadernos de Filología Italiana, 2001 (nº extra), p. 393-414.

78 Nancy L. D’ANTUONO, Boccaccio’s Novelle in the Theater of Lope de Vega, Madrid: Porrúa Turanzas, 1983. Véanse también Rosa NAVARRO DURÁN, «Lope y sus comedias de enredo con motivos boccaccianos», Ínsula, 658, 2001, p. 22-24; y sobre todo Juan Ramón MUÑOZ SÁNCHEZ, «“Escribía / después de haber los libros consultado”: a propósito de Lope y los novellieri, un estado de la cuestión (con especial atención a la relación con Giovanni Boccaccio). Parte I», Anuario Lope de Vega, 16, 2011, p. 85-106; e id., «Escribía / después de haber los libros consultado”: a propósito de Lope y los novellieri, un estado de la cuestión (con especial atención a la relación con Giovanni Boccaccio). Parte II», Anuario Lope de Vega, 19, p. 116-149, quienes ampliaron la nómina a veintidós comedias lopescas de raíz decameroniana: La difunta pleiteada (Dec., X: 4), Don Juan de Castro I (Dec., X: 8), El amigo hasta la muerte (Dec., X: 8), Viuda, casada y doncella (Dec., X: 9), La dama boba (Dec., V: 1), El perro del hortelano (Dec., V: 7), Los embustes de Celauro (Dec., II: 9), El juez de su causa (Dec., II: 9), La reina doña María (Dec., III: 9), La bella malmaridada (Dec., VIII: 4), El mayordomo de la duquesa de Amalfi (Dec., IV: 1), El maestro de danzar (Dec., VII: 7) y El dómine Lucas (Dec., VII: 7).

79 Ilaria RESTA, Fuentes, reescrituras e intertextos. La novella italiana en el entremés del Siglo de Oro, Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 2016, p. 101-164. La misma Resta (p. 189-231) ha aclarado los préstamos de las Novelle de Bandello: I, 3 (Entremés del zapatero de viejo y alcalde de su lugar), I, 5 (El viejo celoso; El boticario) y III, 20 (Entremés de las visiones).

80 Giancarlo MAZZACURATI, All’ombra di Dioneo. Tipologie e percorsi della novella da Boccaccio a Bandello, Florencia: La Nuova Italia, 1996.

81 Véase Renzo BRAGANTINI, «La Novella del Cinquecento: rassegna di studi», Lettere Italiane, 33 (1), 1981, p. 77-114.

82 Véase Diana BERRUEZO SÁNCHEZ, «Il Novellino» de Masuccio Salernitano y su influencia en la literatura española de la Edad de Oro, Vigo: Academia del Hispanismo, 2015, p. 29. Dichas estampas sí que escaparon de los índices locales de Parma (1580), Turín (c. 1580) y Nápoles (1583). Remito de nuevo a D. BERRUEZO SÁNCHEZ, ibid., p. 81; y a M.ª J. VEGA RAMOS, «La ficción ante el censor. La novella y los índices de libros prohibidos en Italia, Portugal y España (1559-1596)», in: V. NÚÑEZ RIVERA (ed.), Ficciones en la ficción. Poéticas de la narración inserta (siglos XV-XVII), Barcelona: Universidad Autónoma de Barcelona, 2013, p. 49-75.

83 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 31. Véase Nicoletta MARCELLI, La «Novella del picchio Senese» di Luigi Pulci. Studio ed edizione critica, Filologia Italiana. Rivista annuale, 8 (estratto), Pisa-Roma: Fabrizio Serra Editore, 2011.

84 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 91. Parte de los novellieri triunfaron en España no solo de forma individual, sino a través de la antología de Sansovino. Véase Giulia GIORGI, «Novelar muy a imitación de lo de Italia: Castillo Solórzano, lector de Sansovino», in: R. BONILLA CEREZO, J. R. TRUJILLO MARTÍNEZ y B. RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, Novela corta y teatro en el Barroco español (1613-1685), p. 77-85, quien descubrió que tres relatos de Sansovino (VII, 10; IX, 6; y VII, 4 de las Cento novelle) sirvieron de base, respectivamente, a una novelita de Las harpías en Madrid, otra de las Jornadas alegres (La cruel aragonesa) y una tercera de las Noches de placer: El pronóstico cumplido. Remito a J. M. LASPÉRAS, La nouvelle en Espagne au Siècle d’Or, p. 96-99. No en balde, como ha estudiado Daniel FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «La influencia de las novelas de Girolamo Parabosco (pasando por Sansovino) en la literatura española del Siglo de Oro», Estudios románicos, XXV, 2016, p. 217-228, a pesar de que no se tradujeron al español, Sansovino incluyó en su antología quince de las diecisiete novelitas de los Deporti (Venecia, Giovan Griffio, c. 1550–1551) de Girolamo Parabosco, reeditados ocho veces hasta 1607. Se comprende mejor así su influencia sobre la comedia Los muertos vivos (c. 1599–1602) de Lope de Vega (novella 10), la Novela del médico de Cádiz (Teatro popular, 1622) de Francisco Lugo y Dávila (novella IV) y La cruel aragonesa y En el delito el remedio de Castillo Solórzano (novella I).

85 E. RODRÍGUEZ CUADROS, «Introducción» a Novelas amorosas de diversos ingenios del siglo XVII, ed. E. Rodríguez Cuadros, Madrid: Castalia, 1987, p. 9-87, p. 17-27.

86 Véanse José ROMERA CASTILLO, «Organización semiótico-textual en Juan de Timoneda (patraña tercera) y Masuccio Salernitano (N. 1)», in: id., Calas en la literatura española del Siglo de Oro, Madrid: UNED, 1998, p. 372-384; y R. NAVARRO DURÁN, «Masuccio y la novela española de la Edad de Oro», in: María de las Nieves MUÑIZ (ed.), La traduzione della letteratura italiana in Spagna (1300-1939). Atti del Primo Convegno Internazionale. Universitat de Barcelona (13-16 aprile 2005), Florencia: Franco Cesati, 2007, p. 233-252.

87 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 119-122.

88 Véase D. BERRUEZO SÁNCHEZ, ibid., p. 124-132; y sobre todo Donald McGRADY, «Introducción», in: Cristóbal de TAMARIZ, Novelas en verso, ed. D. McGrady, Virginia: Charlottesville, 1974, p. 13-90. Remito ahora a G. CARRASCÓN, «Observaciones sobre las novelas en verso del Licenciado Tamariz», Atalaya, 2021 (en prensa).

89 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 157-163.

90 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, ibid., p. 132-136.

91 Véase Luigi GIULIANI, «Introducción» a Juan PÉREZ DE MONTALBÁN, Sucesos y prodigios de amor, ed. L. Giuliani, Barcelona: Montesinos, 1992, p. 7-55, p. 42.

92 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 148-149. Añadiré que Margherita MULAS, «Huellas italianas en Los amantes andaluces de Castillo Solórzano», Criticón, 136, 2019, p. 23-41, ha demostrado que la novella XXXIII de Masuccio, junto con la II de la década VI de los Hecatommiti de Cinthio, también inspiró una de las novelas largas de Castillo Solórzano: Los amantes andaluces (A. CASTILLO SOLÓRZANO, Los amantes andaluces, Barcelona: Sebastián Cormellas, 1633).

93 D. BERRUEZO SÁNCHEZ, op. cit., p. 141-148. Además de esta monografía, véanse Marcial RUBIO ÁRQUEZ, «Los novellieri en Mateo Alemán: las novelas en el Guzmán de Alfarache (1599-1604)», in: Guillermo CARRASCÓN y Chiara SIMBOLOTTI (eds.), I novellieri italiani e la loro presenza nella cultura europea: rizomi e palinsesti rinascimentali, Torino: Accademia University Press, 2015, p. 633-645; y Edoardo VENTURA, «Le novelle “italiane” del Guzmán de Alfarache», in: G. CARRASCÓN y C. SIMBOLOTI (eds.), I novellieri italiani, p. 646-656.

94 R. CACHO CASAL, «Anton Francesco Doni y los Sueños de Quevedo», La Perinola. Revista de Investigación Quevediana, 7, 2003, p. 123-145.

95 Traducida quizá por Alfonso de Ulloa, pudo sufragarla el propio autor. Véase Anton Francesco DONI, La Zucca en Spañol, ed. Daniela Capra, Turín: Accademia University Press, 2015. Remito a D. CAPRA, «Educare e divertire: La Zucca del Doni en Spañol e la creazione di un nuovo destinatario», in: G. CARRASCÓN y C. SIMBOLOTTI (eds.), I novellieri italiani, p. 444-458.

96 Doris SENN, «Le piacevoli notti (1550/53) von Giovan Francesco Straparola, ihre italienischen Editionen und die spanische Übersetzung Honesto y agradable entretenimiento de damas y galanes (1569/81) von Francisco Truchado», Fabula, 34, 1993, p. 45-65; y M. FEDERICI, «Recepción de Doni en España: la traducción de “un caso intervenuto in Firenze, degno certo di compassione”», eHumanista, 38, 2018, p. 315-339.

97 María SOLEDAD ARREDONDO, «Notas sobre la traducción en el Siglo de Oro: Bandello francoespañol», in: Francisco LAFARGA (ed.), Imágenes de Francia en las letras hispánicas, Barcelona: PPU, 1989, p. 217-228.

98 Véase Jean-Claude ARNOULD, «De Pierre Boaistuau à François de Belleforest, la rupture dans la continuation», Réforme, Humanisme, Renaissance, 73, 2012, p. 73-87.

99 Luana BERMÚDEZ, Itinerario de una novela: Ugo y Parisina. Versión italiana, francesa, española y adaptación teatral. Estudio y edición, Ginebra: Universidad de Ginebra, 2017. Véase de la misma autora: id., «Erotismo y violencia entre “histoire tragique” y “novela corta”: unos excesos literariamente apetecibles», eHumanista, 38, 2018, p. 411-430.

100 M. MENÉNDEZ PELAYO, Orígenes de la novela, II, p. 272.

101 M. de CERVANTES, Novelas ejemplares, p. 18.

102 G. CARRASCÓN, «Oneste o ejemplares: Bandello y Cervantes», Artifara, 13bis, 2013, p. 284-300 (p. 298).

103 Stanislav ZIMIC, Las «Novelas ejemplares» de Cervantes, Madrid: Siglo XXI, p. 222-261; Antonio GARGANO, «Difficile est proprie communia dicere: el género de la novella entre Boccaccio y Cervantes», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 35-51; y A. RUFFINATTO, Dedicado a Cervantes, 2015, p. 184-198.

104 G. CARRASCÓN, «Oneste o ejemplares», p. 299-300.

105 L. BERMÚDEZ, «Bandello y Cervantes. Novelle, Histoires tragiques, Historias trágicas exemplares: hacia La fuerza de la sangre de Miguel de Cervantes», in: G. CARRASCÓN y C. SIMBOLOTTI (eds.), I novellieri italiani, p. 432-443.

106 Matteo BANDELLO, Historias trágicas, ejemplares sacadas del Bandello veronés. Nuevamente traducidas de las que en la lengua francesa adornaron Pierres Bouistau y Francisco de Belleforest, Valladolid: L. de Ayala, 1603, p. 102vº-126vº.

107 Sobre su ejemplaridad remito a Cornelia RUHE, «Prekäre Exemplarität. Geschlechterfigurationem in Las dos doncellas von Miguel de Cervantes», Romanische Forschungen, 119, 2007, p. 317-345; y Christian GRÜNNAGEL, «Men’s Studies y el Siglo de Oro: una lectura ejemplar de Las dos doncellas», Hipogrifo, 1 (2), 2013, p. 39-49.

108 J. GARCÍA LÓPEZ, «Finales de novela en las Ejemplares», Anales cervantinos, XXXV, 1999, p. 185-192.

109 Véanse C. R. RABELL, Rewriting the Italian novella in Counter-Reformation Spain, Londres: Tamesis Books, 2003; y G. CARRASCÓN, «Lope y Bandello, entre libertad y censura», in: Maria ROSSO, Felice GAMBIN, Giuliana CALABRESE y Simone CATTANEO (eds.), Trayectorias literarias hispánicas: redes, irradiaciones y confluencias, Roma: Aispi Edizioni, 2018, p. 255-272.

110 Pierre DARNIS, «¿Por qué y cómo son ejemplares las Novelas ejemplares? (I). Una vuelta a los conceptos de mímesis y ética», Artifara, 13 (extra), 2013, p. 7-32, p. 10.

111 P. RUIZ PÉREZ, «Terra incognita», p. 6; y R. BONILLA CEREZO, «En torno a las Ejemplares», p. 290.

112 A. RUFFINATTO, Dedicado a Cervantes, p. 159-160.

113 Lope de VEGA, Novelas a Marcia Leonarda, ed. Antonio Carreño, Madrid: Cátedra, 2002, p. 105-106.

114 Véase M.ª S. ARREDONDO, «Novela corta, ejemplar y moral: las Novelas morales de Agreda y Vargas», Criticón, 46, 1989, p. 77-94, p. 86.

115 G. CARRASCÓN, «Apuntes para un estudio de la presencia de Bandello en la novela corta del siglo XVII», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 53-67, p. 60. Véase también María Amparo ADÁN ROCA, La influencia italiana en doña María de Zayas y Sotomayor, Valencia: Universidad de Valencia, 1998.

116 Leonardo COPPOLA, «Introducción», in: Giovan Francesco STRAPAROLA, Honesto y agradable entretenimiento de damas y galanes, trad. Francisco Truchado, ed. crítica Leonardo Coppola, Madrid: Sial, 2016, p. 9-103, p. 10.

117 A. CAYUELA, «Tardes entretenidas de Alonso de Castillo Solórzano: el enigma como poética de la claridad», in: Florencio SEVILLA ARROYO y Carlos ALVAR EZQUERRA (eds.), Actas del XIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, Madrid: Castalia, 2000, I, p. 449-450. Véanse asimismo M. FEDERICI, «La traduzione e la ricezione degli enigmi de Le piacevoli notti nella Spagna del XVI secolo», Rivista di Filologia e Letterature Ispaniche, 14, 2011, p. 9-30; e I. RESTA, «El marco y los enigmas de Straparola en las Tardes entretenidas de Castillo Solórzano: entre imitación y metamorfosis», eHumanista, 38, 2018, p. 504-518.

118 Remito a Matías de AGUIRRE, Navidad de Zaragoza, ed. María Pilar Sánchez Laílla, 2 vol., Zaragoza: Larumbe, 2020; Ulrike BECKER, «“No es mi intento acreditarme humanista”: erudición y novela en Navidad de Zaragoza de Matías de Aguirre», in: M. ALBERT, U. BECKER, R. BONILLA CEREZO y A. FABRIS (eds.), Nuevos enfoques sobre la novela corta barroca, p. 261-280; y los primerizos asedios de Hans HANSEN, Studien zu Matías de Aguierre und seiner «Navidad de Zaragoza». Ein Beitrag zur Unterhaltungsliteratur Spanien im 17, Jahrhundert, Inaugural Dissertation, Göttingen: Universität Göttingen, 1929a; e id., «Matías de Aguirre und seine Navidad de Zaragoza», Zeitschfrift für romanische Philologie, 49, 1, 1929b, p. 50-70.

119 L. COPPOLA, «Prolegómenos a la edición del Honesto y agradable entretenimiento de damas y galanes (1580)», in: Alain BÈGUE y Emma HERRÁN ALONSO (dirs.), Pictavia aurea. Actas del IX Congreso de la AISO, Toulouse: Presses Universitaires du Mirail, 2013, p. 367-374; y D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «La princeps del Honesto y agradable entretenimiento de damas y galanes (Zaragoza, 1578) de Straparola: hallazgo de una edición perdida», Analecta Malacitana, XXXIV, 2, p. 517-528.

120 Jules BRAKELMANN, Giovan Francesco Straparola da Caravaggio. Inaugural-Dissertation zur Erlangung der philosophischen Doctorwüde, Göttingen: Universitäts-Buchdruckerei von E. A. Huth, 1867.

121 L. COPPOLA, «Introducción», in: G. F. STRAPAROLA, Honesto y agradable entretenimiento de damas y galanes, p. 20.

122 Véase el detallado capítulo de D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Censura, traducción y erotismo. La versión al español de Le piaccevoli notti de Straparola», in: Francisco Javier BLASCO PASCUAL (ed.), Lasciva est nobis pagina. Erotismo y literatura española en los Siglos de Oro, Vigo: Academia del Hispanismo, p. 95-132.

123 Véase L. COPPOLA, «La proyección de Straparola en la novela española del Siglo de Oro desde una perspectiva editorial», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 69-85.

124 R. Bonilla Cerezo, «Prólogos de ida y vuelta: Juan de Piña, Alonso de Castillo Solórzano, Francisco de Quintana, Juan Pérez de Montalbán y María de Zayas en el campo literario de Lope de Vega», Rilce, XXXVII, 3, 2021 (en prensa).

125 J. GARCÍA LÓPEZ, Cervantes. La figura en el tapiz, p. 156. J. R. MUÑOZ SÁNCHEZ, «Cervantes, novelliere», Boletín de la Real Academia Española, XCVIII (347), 2018, p. 177-196.

126 M. de CERVANTES, Novelas ejemplares, p. 8.

127 M. de CERVANTES, ibid., p. 9

128 M. de CERVANTES, ibid., p. 11

129 M. de CERVANTES, ibid., p. 18. Las cursivas son mías. El primero en sugerirlo fue Carlos ROMERO MUÑOZ, «Las Novelas ejemplares. Los paratextos y La gitanilla: cuestiones ecdóticas», Annali dell’Istituto Universitario Orientale di Napoli, XXXVII (2), 1995, p. 549-568.

130 M. FEDERICI, «Cervantes lettore di fiabe? Il furto dell’asino nella Sierra Morena», Rivista di Filologia e Letterature Ispanische, XIII, 2010, p. 67-75.

131 Edward C. RILEY, Teoría de la novela en Cervantes, trad. Carlos Sahagún, Madrid: Taurus, 1981³, p. 201-202.

132 A. RUFFINATTO, Dedicado a Cervantes, p. 226-241.

133 J. R. MUÑOZ SÁNCHEZ, «Cervantes, lector de Giraldi Cinzio y Gaitán de Vozmediano: de Gli Ecatommithi y la Primera parte de las cien novelas a Los trabajos de Persiles y Sigismunda», Anales cervantinos, LI, 2019, p. 197-229.

134 Véase A. GASPARETTI, «Giovan Battista Giraldi e Lope de Vega», Bulletin Hispanique, XXXII (4), 1930, p. 372-403.

135 Remito a I. ROMERA PINTOR, «La discordia en los casados de Lope de Vega y su modelo italiano», Cuadernos de Filología Italiana, 5, 1998, p. 127-145; y, sobre todo, a I. RESTA y D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «La recepción de los Hecatommithi de Giraldi Cinzio en el teatro del Siglo de Oro: entre reescrituras y adaptaciones», Bulletin of the Comediantes, LXVIII (1), 2016, p. 103-129.

136 Mireia ALDOMÀ GARCÍA, «Palabras en fuga o silencios en la Primera parte de las novelas de Giraldi Cinzio», in: G. CARRASCÓN y C. SIMBOLOTTI (eds.), I novellieri italiani, p. 413-431, p. 427.

137 M. ALDOMÀ GARCÍA, Primera parte de las cien novelas de Giraldo Cinthio, Barcelona: Universo de Letras, 2019, p. 61.

138 M. ALDOMÀ GARCÍA, ibid., p. 61. La cursiva es mía. Véase al respecto M. RUBIO ÁRQUEZ, «Lucas Gaitán de Vozmediano, Giraldo Cinzio y los inicios de la novella en España», Lejana. Revista crítica de narrativa breve, 7, 2014, p. 1-12.

139 Iole SCAMUZZI, «Estudio preliminar», in: Lodovico GUICCIARDINI, Horas de recreación, trad. Vicente de Millis, ed. crítica de I. Scamuzzi, Madrid: Sial, 2018, p. 11-76, p. 15.

140 I. SCAMUZZI, ibid., p. 15.

141 Véanse D. GONZÁLEZ RAMÍREZ e I. RESTA, «Traducción y reescritura en el Siglo de Oro: L’Ore di ricreazione de Ludovico Guicciardini en España», in: I. COLÓN CALDERÓN, D. CARO BRAGADO, C. MARÍAS MARTÍNEZ y A. RODRÍGUEZ DE RAMOS, Los viajes de Pampinea, p. 61-76, p. 72-76; e I. SCAMUZZI, op. cit., p. 28-29.

142 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ e I. RESTA, «Traducción y reescritura», p. 62-63.

143 L. GUICCIARDINI, op. cit., p. 100, 105 y 137-138.

144 L. GUICCIARDINI, ibid., p. 93.

145 D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «No hay libro, por malo que sea, que no tenga alguna cosa buena: la difusión de las novelle de Sebastiano Erizzo y Niccolò Granucci en la España del Siglo de Oro», Anuario Lope de Vega, XXV, 2019, p. 55-74.

146 D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «La recepción y difusión de las novelas de Agnolo Firenzuola en el Siglo de Oro», in: Michela GRAZIANI y Salomé VUELTA GARCÍA (eds.), Traduzione, riscritture, ibridazioni. Prosa e teatro fra Italia, Spagna e Portogallo, Florencia: Leo S. Olschki Editore, 2016, p. 53-61, p. 55.

147 Véase María Jesús LACARRA, «El Exemplario contra los engaños y peligros del mundo: las transformaciones del Calila en Occidente», in: Marta HARO CORTÉS (coord.), Exemplario contra los engaños y peligros del mundo: estudios y edición. Valencia: Publicacions de la Universitat de València, 2007, p. 15-41.

148 Milton A. BUCHANAN, «Sebastián Mey’s FabularioI», Modern Language Notes, XXI (6), 1906, p. 167-171.

149 D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «La recepción y difusión de las novelas de Agnolo Firenzuola», p. 56 y 59.

150 Valentín NÚÑEZ RIVERA, «Las diez novelas de Pedro de Salazar y los cuatro cuentos de ejemplos. Autoría común y estructura compartida», Nueva Revista de Filología Hispánica, LVIII (1), 2010, p. 59-93.

151 M. ZERARI-PENIN, «“Mi nombre es doña Isabel Fajardo, no Zelima”: traces de l’esclave volontaire dans une novela et trois comedias», in: Teresa RODRÍGUEZ y Florence RAYNIÉ (eds.), Dire, taire, masquer les origines dans la péninsule ibérique du Moyen Âge au Siècle d’Or, Toulouse: Méridiennes, 2013, p. 235-246.

152 D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «No hay libro, por malo que sea», p. 64.

153 Irving A. LEONARD, Los libros del Conquistador, México D. F.: Fondo de Cultura Económica, 2006 [1953].

154 D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «No hay libro, por malo que sea», p. 66-67.

155 El Heptamerón (Margarita de NAVARRA, Heptamerón, París: Gilles Gilles, 1558; id., Heptamerón, París: Claude Gruget, 1559) acabó recogiendo setenta y dos relatos –el proyecto no llegaría a término– que cuentan a lo largo de una semana cinco caballeros y cinco damas atrapados por el derrumbe de un puente. Véase Nicole CAZAURAN, «L’Heptamerón face au Décameron», in: J. BESSIÈRE y P. DAROS La nouvelle, p. 69-108.

156 Este epígrafe se nutre, con ampliaciones y matices, del que intitulé «La novela corta poscervantina (1615-1698)» en R. BONILLA CEREZO y María J. MORENO PRIETO, «Tocata y fugas en la novela corta del Barroco», in: Javier ESPEJO SURÓS y Carlos MATA INDURÁIN, Trazas, ingenio y gracia. Estudios sobre María de Zayas y sus «Novelas amorosas y ejemplares», Pamplona: Universidad de Navarra, 2021, p. 11-63, p. 24-47.

157 Manuel PIQUERAS FLORES, «El nacimiento de las colecciones de novela corta en español», in: M. ALBERT, U. BECKER, R. BONILLA CEREZO y A. FABRIS, Nuevos enfoques, p. 77-91, p. 85.

158 Véase José MONTERO REGUERA, «El nacimiento de la novela corta en España (la perspectiva de los editores)», Lectura y signo, 1, 2006, p. 165-175. Sobre las misceláneas véase Jonathan BRADBURY, The Miscellany of the Spanish Golden Age: a Literature of Fragments, Londres/Nueva York: Routledge, 2017. A propósito de Salazar, remito a F. COPELLO, «Ambrosio de Salazar: la narración breve en un contexto no hispánico», Filología, 22 (1), 1987, p. 149-163.

159 Ana María NAVARRETE CURBELO, La obra de Ambrosio de Salazar: un español en la Corte de Luis XIII de Francia, Madrid: Universidad Autónoma de Madrid, 2013.

160 M. PIQUERAS FLORES, «El nacimiento de las colecciones», p. 86.

161 Véanse D. GONZÁLEZ RAMÍREZ y M. PIQUERAS FLORES, «Introducción», in: Alonso Jerónimo de SALAS BARBADILLO, op. cit., p. 25-29. Remito en especial a José Enrique LÓPEZ MARTÍNEZ, «Corrección de vicios, de Salas Barbadillo, y la primera etapa de la novela corta española», Lejana. Revista Crítica de Narrativa Breve, 7, 2014, p. 1-16.

162 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ y M. PIQUERAS FLORES, «Introducción», in: Alonso Jerónimo de SALAS BARBADILLO, op. cit., p. 33-35.

163 Cito, a pesar de sus lagunas, la de Karen SCOLARI DRURY, A Critical Edition of the «Novelas morales, útiles por sus documentos» de Diego de Agreda y Vargas, Michigan: Ann Arbor, 1989.

164 M.ª S. ARREDONDO, «Novela corta, ejemplar y moral: las Novelas morales de Agreda y Vargas», Criticón, 46, 1989, p. 77-94, p. 89-90.

165 M. PIQUERAS FLORES, La literatura en el abismo. Salas Barbadillo y las colecciones de metaficciones, Vigo: Academia del Hispanismo, 2018, p. 114-157.

166 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «La novela corta en su campo literario. La legitimación de un género de consumo», in: Elena MARTÍNEZ CARRO y Alejandra ULLA LORENZO (eds.), Ámbitos artísticos y literarios de sociabilidad en los Siglos de Oro, Kassel: Reichenberger, 2020, p. 309-338, p. 312.

167 Remito a D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Lope de Vega y Castillo Solórzano: “Los mejores ingenios de España”. Consideraciones críticas sobre la transmisión, la repercusión, la compilación y la repercusión de las Novelas amorosas (Zaragoza, 1648)», Alazet, 19, 2007, p. 27-54.

168 La última bibliografía sobre los cuentos de Lope y sus ediciones se recoge en Georges GÜNTERT, «Lope de Vega: Novelas a Marcia Leonarda», Studia Aurea, 4, 2010, p. 227-247; y Antonio SÁNCHEZ JIMÉNEZ, «La poética de la interrupción en las Novelas a Marcia Leonarda en el proyecto narrativo de Lope», in: V. NÚÑEZ RIVERA (ed.), Ficciones en la ficción, p. 99-114.

169 G. CARRASCÓN, «Lope, Bandello y las novelas para Marcia Leonarda», in: D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, E. TORRES COROMINAS, J. J. MARTÍN ROMERO, Mª. M. MERINO GARCÍA y J. R. MUÑOZ SÁNCHEZ, Entre historia y ficción, p. 151-166, p. 161.

170 R. BONILLA CEREZO, «Máscaras de seducción en las Novelas a Marcia Leonarda», Edad de Oro, XXVI, 2007, p. 91-145; p. 117.

171 M.ª S. ARREDONDO, «De La gitanilla a La sabia Flora malsabidilla. Género, personaje y matrimonio», Edad de Oro, XXXIIII, 2014, p. 163-178.

172 J. Enrique LÓPEZ MARTÍNEZ, Su patria, Madrid. Vida y obra de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo, Toulouse: Presses Universitaires du Midi, 2020, p. 127.

173 A. J. de SALAS BARBADILLO, Don Diego de noche, ed. Enrique García Santo-Tomás, Madrid: Cátedra, 2013.

174 J. Enrique LÓPEZ MARTÍNEZ, Su patria, p. 136. Sobre El subtil cordobés, véase ahora M. PIQUERAS FLORES, «El subtil cordobés Pedro de Urdemalas, de Salas Barbadillo, más allá de los límites de la novela (corta y larga)», in: M. ALBERT, V. ARANDA ARRIBAS y L. COPPOLA (eds.), La narrativa de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo, Berna: Peter Lang, 2021, p. 95-112.

175 Véanse sobre todo E. GARCÍA SANTO-TOMÁS, Modernidad bajo sospecha. Salas Barbadillo y la cultura material del siglo XVII, Madrid: CSIC, 2008, p. 13, 94 y 115; A. CAYUELA, «Coronas del Parnaso y platos de la musas de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo: una miscelánea polisinodal bajo el reinado de Felipe IV», in: M.ª S. ARREDONDO (coord.), Géneros híbridos y libros mixtos en el Siglo de Oro (dossier). Mélanges de la Casa de Velázquez, 43 (2), 2013, p. 69-94; y R. BONILLA CEREZO, «La peregrinación sabia en las Coronas del Parnaso y platos de las musas de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo», in: M. ALBERT, V. ARANDA ARRIBAS y L. COPPOLA (eds.), La narrativa de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo, p. 241-317.

176 Véase M. PIQUERAS FLORES, Salas Barbadillo y las colecciones de metaficciones, p. 157-193.

177 E. GARCÍA SANTO-TOMÁS, «Introducción», in: A. J. de SALAS BARBADILLO, Don Diego de noche, p. 61-62.

178 J. E. LÓPEZ MARTÍNEZ, Su patria, p. 168.

179 J. E. LÓPEZ MARTÍNEZ, ibid., p. 207. Véase sobre todo José Enrique LAPLANA GIL, «Lo que va de Momo a Momo: Salas Barbadillo y su Estafeta», in: M. ALBERT, V. ARANDA ARRIBAS y L. COPPOLA (eds.), La narrativa de Alonso Jerónimo de Salas Barbadillo, p. 181-202.

180 E. COTARELO Y MORI, «Prólogo», in: Francisco LUGO Y DÁVILA, Teatro popular (novelas morales), ed. E. Cotarelo y Mori, Madrid: Colección Selecta de Antiguas Novelas Españolas, 1906, p. V-XXIV, p. XI-XIII.

181 Véanse Alberto SÁNCHEZ, «De las Novelas ejemplares de Cervantes a las Novelas morales de Lugo y Dávila», Anales Cervantinos, XXI, 1982, p. 135-151; el opúsculo de Edward NAGY, Teatro popular de Francisco de Lugo y Dávila y la ejemplaridad novelística de Cervantes, Valladolid: Sever-Cuesta, 1983; y los trabajos de Agapita JURADO, «El andrógino de Lugo y Dávila: il perturbante uomo vestito da donna», en Raccontare nella Spagna dei Secoli d’Oro, Firenze: Alinea Editrice, 1996, p. 121-143; C. R. RABELL, Rewriting the Italian Novela in Counter-Reformation Spain, p. 140-152; y M. ZERARI, «Los estereotipos del hombre y de la mujer en una novela publicada en 1622: El andrógino de Francisco de Lugo y Dávila», Nueva Revista de Filología Hispánica, LVI, 1, 2008, p. 155-173.

182 E. COTARELO Y MORI, «Prólogo», in: F. LUGO Y DÁVILA, op. cit., p. XX; y Joaquín del VAL, «La novela española en el siglo XVII», in: Guillermo DÍAZ PLAJA (dir.), Historia General de las Literaturas Hispánicas, III. Renacimiento y Barroco, Barcelona: Editorial Vergara, 1949 (reed. 1968), p. XLV-LXXX, p. XLIV.

183 Véase C. R. RABELL, «Política de la amistad en De la juventud, de Francisco Lugo y Dávila», in: G. CARRASCÓN y C. SIMBOLOTTI (eds.), I novellieri italiani, p. 569-584.

184 E. C. RILEY, op. cit., p. 16.

185 R. BONILLA CEREZO, «“Proemio” e “Introducción” a las novelas del Teatro popular de Francisco Lugo y Dávila: estudio y edición», Edad de Oro, XXX, 2011, p. 25-68. Conocedor de los coloquios renacentistas y de poéticas dialogadas como la de Pinciano, Lugo no se resistió a salpimentar el discurso con citas de Claudiano, Ausonio, Cornelio Gallo, Horacio u Ovidio.

186 Willard F. KING, Prosa novelística y academias literarias en el siglo XVII, Madrid: Anejo X del Boletín de la Real Academia Española, 1963, p. 152.

187 Alfonso M. ESCUDERO, «Tirso novelista», Atenea. Revista de la Universidad de Concepción, LXXXIX, 276, 1948, p. 420-435, p. 428-429. Véase asimismo Secundino HERNÁNDEZ, «Facetas estilísticas de la prosa de El bandolero, de Tirso de Molina», Estudios, XVIII, 57, 1962, p. 257-277 y, sobre todo, A. NOUGUÉ, op. cit. Acerca de El bandolero, remito a Antonio REY HAZAS, «El bandolero en la novela del Siglo de Oro», in: Juan Antonio MARTÍNEZ COMECHE (ed.), El bandolero y su imagen en el Siglo de Oro, Madrid: Casa de Velázquez, Centre de Recherche sur L’Espagne des XVI et XVII siècles (Universitè de la Sorbonne Nouvelle-CNRS), Edad de Oro (UAM), Universidad Internacional Menéndez Pelayo, 1989, p. 201-215; y A. NOUGUÉ, «Introducción», in: Tirso de MOLINA, El bandolero, ed. A. Nougué, Madrid: Castalia, 1979, p. 7-47.

188 Véanse José Miguel OLTRA, «La miscelánea en Deleitar aprovechando. Reflejo de una coyuntura tirsiana», Criticón, 30, 1985, p. 127-150; Rinaldo FROLDI, «Il Deleitar aprovechando nella poetica tirsiana», Studi Tirsiani di Guido Manzini, Ermanno Caldera, Ferdinando Rosselli, Carmelo Samonà, Vittorio Salvadorini y Rinaldo Froldi, Milano: Feltrinelli Editore, 1958, p. 165-188; M.ª del P. PALOMO, Estudios Tirsistas, Málaga: Universidad de Málaga, 1999; y Alejandro LOEZA, «Melancolía: notas a Los triunfos de la verdad de Tirso de Molina», in: C. MATA INDURÁIN y A. J. SÁEZ (eds.), Scripta manent. Actas del I Congreso Internacional de Jóvenes Investigadores Siglo de Oro, JISO, 2011, Pamplona: Universidad de Navarra, 2011, p. 255-266.

189 C. ROSELL, op. cit., p. IX.

190 Gonzalo de CÉSPEDES Y MENESES, Historias peregrinas y ejemplares, ed. Yves Fonquerne, Madrid: Castalia, 1970.

191 Abraham MADROÑAL DURÁN, «Sobre el autobiografismo en las novelas de Céspedes y Meneses a la luz de nuevos documentos», Criticón, 51, 1991, p. 99-108, aportó datos de fuste sobre su trayectoria.

192 Véanse Angelina COSTA PALACIOS, «La constante cordobesa de Gonzalo de Céspedes y Meneses, una muestra de novela corta del siglo XVII», Alfinge, 2, 1984, p. 83-99; y N. ROMERO-DÍAZ, «La constante cordobesa de Céspedes y Meneses: la política sexual del Barroco», in: F. SEVILLA y C. ALVAR (eds.), Actas del XIII Congreso de la Asociación Internacional de Hispanistas, I, p. 706-713. El desdén en la alameda está emparentada con La fuerza de la sangre de Cervantes; La constante cordobesa con La ilustre fregona y El amante liberal; Pachecos y Palomeques con Las dos doncellas; y Sucesos trágicos de don Enrique de Silva con La española inglesa.

193 Lucía CUCALA BENÍTEZ, «Hacia una caracterización genérica de El español Gerardo de Céspedes y Meneses. Entre la novela bizantina y la ficción sentimental». Hesperia. Anuario de Filología Hispánica, XIII (1), 2010, p. 49-65, p. 52-53.

194 Véase Julián GONZÁLEZ BARRERA, «Soldados, doncellas y expósitos: Gonzalo de Céspedes y Meneses, un fiel lector cervantino», Nueva Revista de Filología Hispánica, LVII (2), 2009, p. 761-776.

195 Giovanna FIORDALISO, «Gonzalo de Céspedes y Meneses entre imitación y experimentación», Artifara, 13bis, 2013, p. 97-116.

196 Juan PÉREZ DE MONTALBÁN, Sucesos y prodigios de amor, ed. Luigi Giuliani, Barcelona: Montesinos, 1992, p. 3-4.

197 Resucitaron dentro del primer tomo de J. PÉREZ DE MONTALBÁN, Obra no dramática, ed. J. E. Laplana Gil, Madrid: Biblioteca Castro, 1999. Acerca de la tercera véase J. PÉREZ DE MONTALBÁN, El palacio encantado (Para todos, 1632), ed. Rogelio Miñana, Ottawa: University of Ottawa, 1996 (tesis de maestría inédita). Remito sobre todo a A. GONZÁLEZ DE AMEZÚA, «Dos estudios sobre el doctor Juan Pérez de Montalbán», Opúsculos histórico-literarios, Madrid: CSIC, 1951, II, p. 48-94.

198 Véase A. CAYUELA, Alonso Pérez de Montalbán.

199 Sobre esta última, véase R. BONILLA CEREZO (ed.), Novelas cortas del siglo XVII, Madrid: Cátedra, 2010, p. 64-76 y 201-243.

200 Véanse asimismo Alicia SOLER EMERENCIANO, Estudio sobre los «Sucesos y prodigios de amor en ocho novelas ejemplares» de Juan Pérez de Montalbán, Valencia: Universidad de Valencia, 1976-1977 (memoria de licenciatura inédita); y A. REY HAZAS, «Apuntes sobre el género novelesco de Sucesos y prodigios de amor, de Juan Pérez de Montalbán», Edad de Oro, XXVI, 2007, p. 199-217.

201 Véanse Victor DIXON, «La mayor confusión», Hispanófila, 3, 1958, p. 17-26; Luzmila CAMACHO PLATERO, «Amor transgresor en La mayor confusión y Los primos amantes de Juan Pérez de Montalbán», Destiempos, I (22), 2009, p. 31-46; y José SIMÓN DÍAZ, «Los Sucesos y prodigios de amor de Pérez de Montalbán vistos por la Inquisición», Revista Bibliográfica y Documental, II, Suplemento 2, 1948,p. 1-6. Como recuerda I. COLÓN CALDERÓN, La novela corta del siglo XVII, p. 26-27, «también fueron censuradas […] La hermosa Aurora, El envidioso castigado, La villana de Pinto y La desgraciada amistad, pero las cuatro se libraron de la condena al Índice».

202 M.ª J. RUIZ FERNÁNDEZ, «Del exemplum a la novela corta barroca: la ejemplaridad confusa de Juan Pérez de Montalbán», in: Cristina ALMEIDA RIBEIRO y Aires AUGUSTO NASCIMENTO (coords.), Congresso da Associacao Hispánica de Literatura Medieval, Lisboa: Cosmos, 1993, p. 83-91 (p. 87). Véase A. REY HAZAS, «El erotismo en la novela cortesana», Edad de Oro, IX, 1990, p. 271-288, p. 278-288. El motivo del incesto aflora tanto en La porfía hasta vencer, del propio Guevara, donde se enamoran padre e hija, como en la lipogramática (sin la letra «a») Novela de los tres hermanos, de Francisco Navarrete y Ribera. En esta última, «el incesto tiene lugar entre dos hermanos que ignoran su parentesco, puesto que se han criado separados al ser hijos de distinta madre; el narrador no critica el incesto en sí, sino la relación sexual entre dos jóvenes que no están casados» (I. COLÓN CALDERÓN, La novela corta del siglo XVII, p. 88).

203 F. COPELLO, «Un écrivain italien dans l’Espagne du XVIIe siècle. Le “Proemio al Crítico Lector” de José Camerino, auteur de Novelas amorosas (1624)», in: Françoise MORCILLO y Catherine PÉLAGE (eds.), Prologues et cultures. Médiations littéraires et artistiques, Orléans: Éditions Paradigme, 2017, p. 359-370.

204 Ezio LEVI, «Un episodio sconosciuto nella storia della novella spagnuola», Boletín de la Real Academia Española, XXI, 105, 1934, p. 687-736, p. 704.

205 E. RODRÍGUEZ CUADROS, Novela corta marginada, p. 79-80.

206 E. RODRÍGUEZ CUADROS, ibid., p. 162. Un resumen de los argumentos en María Dolores LÓPEZ DÍAZ, Estudio y edición anotada de las «Novelas amorosas» de José Camerino, Madrid: Universidad Complutense de Madrid, 1992, p. 13-18.

207 Emiliano Díaz ECHARRI y José María ROCA FRANQUESA, «Otras formas novelescas del Siglo de Oro», en Historia de la literatura española e hispanoamericana, Madrid: Aguilar, 1960, reimp. 1979, p. 262-271 (p. 266),

208 G. TICKNOR, op. cit., 1851, p. 341; E. B. PLACE, op. cit., p. 82; M.ª Soledad CARRASCO URGOITI, «La voluntad dividida de Camerino en la trayectoria de la novela morisca», in: Luce LÓPEZ BARALT y Francisco MÁRQUEZ VILLANUEVA (eds.), Erotismo en las letras hispánicas. Aspectos, modos y fronteras, México: El Colegio de México, 1995, p. 47-69; M.ª D. LÓPEZ DÍAZ, «Un novelista poco conocido: José Camerino y sus Novelas amorosas», EPOS, VIII, 1992, p. 291-298; Antonio SÁNCHEZ JIMÉNEZ, «Comedia y novela en El pícaro amante de José Camerino», Rilce, 18 (1), 2002, p. 109-124; y Giovanna FORMICHI, «Saggio sulla bibliografía critica della novela spagnola seicentesca», Lavori Ispanistici, Serie III, Messina-Firenze, Casa Editrice D’Anna, 1973, p. 5-105.

209 E. RODRÍGUEZ CUADROS, Novelas amorosas, p. 91-126.

210 R. BONILLA CEREZO, Novelas cortas del siglo XVII, p. 46-64 y 181-200.

211 R. BONILLA CEREZO, «Émulo casi del mayor lucero: La ingratitud hasta la muerte (José Camerino, 1624) y el Polifemo de Góngora», Studi Ispanici, 35, 2010, p. 121-158.

212 F. COPELLO, «La novela corta española como género cosmopolita: reflexiones a partir de un relato de José Camerino», eHumanista, 38, 2018, p. 473-483, p. 480.

213 M. ZERARI, «Figures de la cruauté dans les Novelas amorosas de José Camerino», in: Agustin REDONDO (ed.), Relations entre hommes et femmes en Espagne aux XVIe et XVIIe siècles, París: Sorbonne Nouvelle, 1995, p. 177-186.

214 A. GONZÁLEZ DE AMEZÚA, «Formación y elementos de la novela cortesana», p. 277-278.

215 Véase G. GIORGI, «Alonso de Castillo Solórzano, reescritor de sí mismo: algunas notas sobre los Escarmientos de amor moralizados y el Lisardo enamorado», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 257-266.

216 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Lisardo enamorado, ed. Eduardo Juliá Martínez, Madrid: Real Academia Española, 1947, p. 57. Véase A. CAYUELA, Le paratexte, p. 203-205. Una reacción parecida contra la novela culta se lee en el prólogo-dedicatoria a Juan de Jáuregui de La desdicha en la constancia de Miguel Moreno (Miguel MORENO, La desdicha en la constancia, Madrid: Juan González, 1624): «Demás de ser posible en mí haber errado el argumento, especialmente en lo verisímil, y faltarme conocimiento de voces cultas y elección para colocallas, dudo si contiene novedad la invención; si suspende y deleita el discurso; si producen moralidad el caso y las sentencias; y si el lenguaje ofende a la excelencia de las frases de nuestra lengua» (D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Una novela corta del Siglo de Oro rescatada: La desdicha en la constancia (Madrid, 1624) de Miguel Moreno», Voz y letra, 23, 1, 2012, p. 25-66, p. 36).

217 G. FORMICHI, «Le Novelas Exemplares y Prodigiosas Historias di Juan de Piña», Lavori della Sezione Fiorentina del Grupo Ispanistico C.N.R., Serie I, Firenze: Università degli Studi di Firenze, Casa Editrice D’Anna, 1967, p. 99-163, p. 104-120. Véase asimismo R. BONILLA CEREZO, «El gongorismo en las Novelas exemplares y prodigiosas historias de Juan de Piña (II)», Il Confronto Letterario, 45, 2006, p. 25-54. Sobre su biografía remito a los artículos de Y. R. FONQUERNE, «Quelques documents inédits sur Juan de Piña et sa famille», Cahiers du Monde Hispanique et Luso Brasilien, Caravalle, 27, 1976, p. 127-134 ; y Encarnación GARCIA DE DINI, «Juan de Piña, escribano de oficio y poeta por afición», Miscelánea Filológico-Letteraria, I, 1980, p. 99-116.

218 M. J. MORENO PRIETO, Estudio y edición crítica de las «Varias fortunas» de Juan de Piña, Córdoba/Pescara: Universidad de Córdoba/Università di Chieti-Pescara, 2020.

219 Véase Vicente CRISTÓBAL, «Un oscuro manual hispano de mitología: la Epítome de las fábulas de la Antigüedad de Juan de Piña (Madrid, 1635)», Cuadernos de Filología Clásicas. Estudios latinos, 10, 1996, p. 229-236.

220 Juan de PIÑA, Novelas exemplares y prodigiosas historias, ed. E. García de Dini, Verona: Università degli Studi di Pisa, 1987. Véase también A. CAYUELA, «Análisis de la enunciación editorial en algunas colecciones de novelas cortas del siglo XVII», in: V. NÚÑEZ RIVERA (ed.), Ficciones en la ficción, p. 77-98.

221 Remito a R. BONILLA CEREZO, Novelas cortas del siglo XVII, p. 76-89 y 245-283; y Christelle GROUZIS DEMORY, «El motivo del marido celoso: de la novella italiana a la novela corta española del siglo XVII. Imitación y reescritura en Cervantes, Castillo Solórzano y Juan de Piña», in: G. CARRASCÓN y C. SIMBOLOTTI (eds.), I novellieri italiani, p. 491-505.

222 M. J. MORENO PRIETO, op. cit., p. 113.

223 A. FABRIS, «El diálogo con el público y los espacios reales y de maravilla en Casos prodigiosos y cueva encantada de Juan de Piña», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 267-280; y A. FABRIS, «El actuar simulado», p. 169-186.

224 A. FABRIS, «El diálogo con el público», p. 274-275.

225 Daniela SANTONOCITO, «Segunda parte de los Casos prodigiosos y cueva encantada (Madrid, Viuda de Alonso Martín, 1629) de Juan de Piña», Lemir, 24, 2020, p. 679-808.

226 P. RUIZ PÉREZ, «Días lúdicos: ocio, juego, literatura», in: E. GARCÍA SANTO-TOMÁS (ed.), Materia crítica: formas de ocio y de consumo en la cultura áurea, Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 2009, p. 35-58, p. 44-45.

227 El volumen contiene la novela Soledades de la vida, la anterior Persecuciones de Aurelia (Valencia, Silvestre Esparsa, 1641) y una colección de relatos conocidos como Serafinas: El más mal pagado de amor, Todo es trazas, Buscar su propia desdicha, Pasar mal por querer bien y El muerto celoso. Véanse Joanna GIDREWICZ, «Soledades de la vida y desengaños del mundo de Cristóbal Lozano: novela barroca de desengaño y best seller dieciochesco», in: C. STROSETZKI (ed.), Actas del V Congreso de la Asociación Internacional Siglo de Oro, p. 614-622; y Elena LIVERANI, Narrativa barroca: las «Soledades de la vida y desengaños del mundo» di Cristóbal Lozano, Roma: Bulzoni Editore, 2000. Arsenio PACHECO RANSANZ, «Varia fortuna de la novela corta en el siglo XVII», Revista Canadiense de Estudios Hispánicos, X, 3, 1986, p. 407-421, cuantificó cómo de las 56 colecciones de relatos originales, por lo menos 16 se reimprimieron en el siglo XVII, superando una docena de ellas la segunda estampa. Y en la lista de bestsellers se impusieron Montalbán, Zayas, Lozano, Alcalá y Herrera, Agreda y Vargas, Céspedes, Velázquez, Tirso, Salas, Lope, Castillo, Campillo de Bayle e Isidro de Robles. Remito también a Antonio FERNÁNDEZ INSUELA, «Sobre la narrativa española de la Edad de Oro y sus reediciones en el siglo XVIII», Revista de Literatura, LV (109), 1993, p. 55-84.

228 https://sialpigmalion.es/coleccion/academicas/prosa-barroca/.

229 Edad de Oro, XXIII, 2014.

230 G. CARRASCÓN y C. SIMBOLOTTI (eds.), I novellieri italiani.

231 M. ALBERT, U. BECKER, R. BONILLA CEREZO y A. FABRIS, Nuevos enfoques sobre la novela corta barroca.

232 I. COLÓN CALDERÓN (ed.), «España mi natura, Italia mi ventura: Cervantes e Italia», eHumanista. Cervantes, 6, 2018; y D. GONZÁLEZ RAMÍREZ y M.ª de los Ángeles GONZÁLEZ LUQUE (eds.), «Compuestas fábulas, artificiosas mentiras. La novela corta del Siglo de Oro», eHumanista, 38, 2018.

233 V. ARANDA ARRIBAS y R. BONILLA CEREZO (eds.), «Alonso de Castillo Solórzano, novelador», Criticón, 135-136, 2019. Véanse también la tesis de Manuela SILERI, Le novelas cortas di Alonso de Castillo Solórzano tra narrativa e teatro, Pisa: Università di Pisa, 2008; y C. GROUZIS DEMORY, «De las Tardes entretenidas (1625) a La quinta de Laura (1649): apuntes sobre la evolución narrativa de Castillo Solórzano», Creneida, 7, 2019, p. 168-187.

234 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Tardes entretenidas, ed. Patrizia Campana, Barcelona: Montesinos, 1992. Se ha traducido al italiano por I. Resta: A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Le piacevoli sere, Bari: Pensa, 2015.

235 Véase F. RODRÍGUEZ MANSILLA, «El Proteo de Madrid: la picaresca en ciernes de Castillo Solórzano», Criticón, 136, 2019, p. 59-72.

236 Véase Paolo TANGANELLI, «Engañar con la verdad de Castillo Solórzano o la tormenta perfecta del Barroco», Criticón, 135, 2019, p. 77-95.

237 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, El culto graduado, ed. R. Bonilla Cerezo. En línea: http://obvil.paris-sorbonne.fr/corpus/gongora/1625_el-culto-graduado/body-1 (consultado el 01/12/2020). Véanse F. RODRÍGUEZ MANSILLA, «Un Quijote culterano: El culto graduado de Alonso de Castillo Solórzano», Bulletin of Hispanic Studies, 89 (4), 2012, p. 331-345; María Augusta da COSTA VIEIRA, «Códigos de conducta en El culto graduado de Castillo Solórzano», Criticón, 135, 2019, p. 65-75; Patricia FESTINI, «El culto graduado de Castillo Solórzano: un texto marginado de la polémica gongorina», Filología, XLV, 2013, p. 29-46; y R. BONILLA CEREZO, «Estimaciones gongorinas en la narrativa de Alonso de Castillo Solórzano», Criticón, 136, 2019, p. 211-279.

238 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Jornadas alegres, ed. Julia Barella y Mita Valvassori, Madrid: Sial Pigmalión, 2019.

239 Según M. ZERARI, «Furor in fabula: La cruel aragonesa de Castillo Solórzano (o de la dama monstruo», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 241-256, «lo que domina en La cruel aragonesa y le otorga su poder de paradójica seducción es, de manera manifiesta, la figura de doña Clara. Esta hermana menor, liviana y caprichosa, de las furiosas trágicas, senequianas y renacentistas, ideada, en teoría, para moralizar a los lectores merced al recurso del horror y el castigo del crimen, viene a confirmar el poder de captación de los personajes negativos y quizá, más aún, de las protagonistas relacionadas con el mal, cuyo venenoso encanto es el de la peligrosa tentación, o, en otras palabras, el de la mujer fatal, a la vez muy temida y un tanto deseada» (p. 252).

240 Véase A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Tiempo de regocijo y carnestolendas de Madrid, R. Bonilla Cerezo y Matteo Mancinelli (eds.), Madrid: Sial Pigmalión, 2021 (en prensa). Remito asimismo a M. MANCINELLI, «La quinta de Diana (1627), novela corta de Alonso de Castillo Solórzano: transmisión textual y filiación de impresos», Criticón, 136, 2019, p. 5-21.

241 Cristina CASTILLO MARTÍNEZ, «La Arcadia en el Lisardo enamorado: Castillo Solórzano, lector de Lope», Criticón, 135, 2019, p. 99-111.

242 La edita M. Rubio Árquez. Véase su artículo: M. RUBIO ÁRQUEZ, «Huerta de Valencia: entre la colección de novelas y el cancionero de academia», Edad de Oro, XXXVI, 2017, p. 45-58.

243 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Noches de placer, ed. G. Giorgi, Madrid: Sial Pigmalión, 2013. G. GIORGI, «Técnicas e influencias teatrales en la narrativa breve de Alonso de Castillo Solórzano: el caso de las Noches de placer». Lejana. Revista Crítica de Narrativa Breve, 7, 2014, p. 1-10, volvió sobre esta colección en un trabajo orientado esta vez a Las dos dichas sin pensar, La cautela sin efecto –en la que no será ocioso reconocer a algún personaje de La vida es sueño de Calderón– y El honor recuperado, que se diría inspirada en la primera de aventura de Don Juan en El burlador de Sevilla de Tirso. M. ALBERT, «Las noches: un subgénero novelístico en perspectiva comparada», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 365-382, razonó el menudeo de la voz «noches» –con cierto valor genérico en los títulos de las colecciones– desde las Noches áticas de Aulo Gelio hasta las Navidades de Madrid y Noches entretenidas (Mariana de CARVAJAL, Navidades de Madrid y Noches entretenidas, Madrid: Gregorio Rodríguez, 1663) de Mariana de Carvajal, pasando por las Noches de invierno (Antonio de ESLAVA, Noches de invierno, Pamplona: Carlos Labayen, 1609) de Eslava y las Piacevoli notti de Straparola.

244 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Los amantes andaluces, ed. M. Mulas, Madrid: Sial Pigmalión, 2020.

245 Daría lugar a una moda súbita, pues, entre otros, cultivaron este género Alonso Alcalá y Herrera, autor de Varios efectos de amor (Lisboa, Manuel de Silva, 1641): Los dos soles de Toledo (sin la a), La carroza con las damas (sin la e), La perla de Portugal (sin la i), La peregrina eremita (sin la o) y La serrana de Sintra (sin la u); y Manuel Lorenzo BERBINZANA Y LIZARAZU, Acasos de fortuna y triunfos de amor (Zaragoza, Diego Dormer, 1654), díptico novelesco en el cual la primera se escribió sin la a. Serán editados por el proyecto La novela corta del siglo XVII: el cotejo de los dos ejemplares supérstites (BNE, R/8124 y R/11824) evidencia gruesas intervenciones del taller de imprenta, y seguramente del propio autor, en el texto del segundo de ellos.

246 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Los alivios de Casandra, ed. Andrea Bresadola, Madrid: Sial Pigmalión, 2020.

247 A. de CASTILLO SOLÓRZANO, Sala de recreación, ed. Richard F. Glenn y Francis G. Very, Chapell Hill: North Carolina, 1977.

248 Acerca de sus tramas véanse C. GROUZIS DEMORY, «Introducción» a A. de CASTILLO SOLÓRZANO, La quinta de Laura, ed. C. Grouzis Demory, Madrid: Verbum, 2014, p. 11-58, p. 31-37; y M.ª Rocío LEPE GARCÍA, «El hibridismo genérico en La quinta de Laura de Castillo Solórzano. I. La impronta bizantina», Etiópicas, 4, 2008, p. 21-76.

249 C. GROUZIS DEMORY, «Introducción» a A. de CASTILLO SOLÓRZANO, La quinta de Laura, p. 37.

250 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Sobre la princeps de dos textos póstumos de Castillo Solórzano: Sala de recreación y La quinta de Laura», in: R. BONILLA CEREZO, J. R. TRUJILLO y B. RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ, Novela corta y teatro en el Barroco español, p. 55-75.

251 Nicolás ANTONIO, Bibliotheca hispana nova, II, Madrid: FUE, [1696], 1999, p. 168-169.

252 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Una novela corta del Siglo de Oro rescatada», p. 26.

253 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Una novela corta del Siglo de Oro rescatada», 2012, p. 31. Véase también D. FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, «La viuda, casada y doncella de Lope, fuente de La desdicha en la constancia, novela corta bizantina de Miguel Moreno (con unas notas sobre La Circe)», Rilce, XXXV (3), 2019, p. 875-895.

254 «Tiéneme con cuidado –no menor– el lenguaje, que, aunque soy castellano fino, ignoro si hablo finamente la lengua castellana. Sentencia de Aristóteles dicen que condena por bajo –aunque claro– el estilo que se ejercita con palabras propias y naturales, y constituye en alteza el que va adornado de forasteras y peregrinas. No disputo la inteligencia de este lugar. […] Sólo sé que soy católico en la lengua en que nací y, pues en ella se han salvado tan insignes escritos, no he de desnaturalizarme buscando livianamente condenación a los míos. Sea hereje contra ella quien quisiere, desconociendo los seguros tesoros que encierra y dándose a imaginar que puede ser dogmatizador de nuevas frases y términos, que para esto hay tribunal de inquisición de críticos» (Miguel MORENO, El cuerdo amante, ed. Francisco J. Ayala, Barcelona: Universidad de Barcelona, 2016, p. 3-4).

255 F. J. AYALA, «Introducción», in: M. MORENO, El cuerdo amante, p. III-XXII, bosqueja los pormenores de la peripecia en las p. XIII-XIX.

256 Baltasar MATEO VELÁZQUEZ, El Filósofo del aldea, ed. Jonathan Bradbury, Madrid: Sial Pigmalión, 2018. D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «El Filósofo de aldea (1625) de Baltasar Mateo Velázquez: recepción textual e hipótesis autorial», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 193-2010, también ha sugerido que bajo esa máscara, y quizá bajo las de Baltasar del Angulo y Antonio Liñán y Verdugo, a cuya Guía y avisos de forasteros (1619), se oculta el rostro de Remón.

257 Cécile CAVILLAC, L’Espagne dans la trilogie «picaresque» de Lesage. Emprunts littéraires, empreintes culturelles, Burdeos: Presses Universitaires de Bordeaux, 1984, p. 837.

258 J. BRADBURY, «Notas», in: B. M. VELÁZQUEZ, El Filósofo del aldea, p. 84.

259 Véase J. BRADBURY, «La narrativa breve en la miscelánea del siglo XVII», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 211-224.

260 Stanislav ZIMIC, «Francisco de Quintana, un novelista olvidado, amigo de Lope de Vega», Boletín de la Biblioteca Menéndez Pelayo, 51, 1975, p. 169-229; y M.ª R. LEPE GARCÍA, «Biografía inédita de Francisco de Quintana: recuperación de un novelista olvidado», Dicenda, 33, 2015, p. 133-162.

261 Hugo Albert RENNERT, The Spanish Pastoral Romances, Baltimore: Modern Language Association of America, 1912, p. 191.

262 A. BRESADOLA, «Introducción», in: F. de QUINTANA, Experiencias de amor y fortuna, ed. A. Bresadola, Sevilla: UNIA, 2012, p. 8-104, p. 74-75.

263 M.ª del R. LEPE GARCÍA, «La Historia de Hipólito y Aminta: un modelo estructural complejo», eHumanista, 28, 2014, p. 724-747, p. 726, con la bibliografía más actual. Sobre el papel del matrimonio en la bizantina y su quiebra en la Historia de Hipólito y Aminta, véase M. A. TEIJEIRO FUENTES, De los caballeros andantes a los peregrinos enamorados, p. 158-160.

264 Véase Mª. R. LEPE GARCÍA, «La Historia de Hipólito y Aminta de Francisco de Quintana: fuentes y modelos genéricos», Etiópicas, 9, 2013, p. 261-352. Los dos volúmenes del madrileño fueron traducidos a varios idiomas: Experiencias de amor y fortuna primero al francés, La Fenise: histoire espagnole (París, 1636); después al inglés, The History of Don Fenise (1651); y más tarde al italiano, Il Feniso, ovvero Avvenimenti d’amore e di fortuna (1654). La Historia de Hipólito y Aminta, después de tres reediciones en el siglo XVII, se vertería al inglés un siglo más tarde con el título de The Most Entertaining History of Hippolyto and Aminta: Containing Great Variety of surprising Events in their Lives, and Those of Other Remarkable Persons. El traslado de John Stevens fue impreso en el taller de Arthur Bettesworth y Jeremiah Batley, en 1718, y reeditada poco después, en 1729. Véanse A. BRESADOLA, «La novela española en la Italia del siglo XVIII: el caso de Il Feniso de Quintana», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 295-316; y M.ª del R. LEPE GARCÍA, «La traducción inglesa de Hipólito y Aminta: una adaptación con fines comerciales», Edad de Oro, XXXIII, 2014, p. 281-294.

265 Véase R. BONILLA CEREZO, «Prólogos de ida y vuelta». Véase asimismo Emre ÖZMEN, «El “sarao” de María de Zayas: estrategias y sociabilidad», Studi Ispanici, XLIII, 2018, p. 201-221.

266 Jaime MOLL, Problemas bibliográficos del libro del Siglo de Oro. Madrid: Arco Libros, 2011, p. 177-178. Véase ahora Julián OLIVARES, «Introducción» a María de ZAYAS Y SOTOMAYOR, Honesto y entretenido sarao (primera y segunda parte), ed. Julián Olivares, Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 2017, p. XI-CVI, p. XXVI.

267 J. PÉREZ DE MONTALBÁN, Para todos, p. 877, rememoraba en 1632 (o seis años antes, porque su «Indice de los ingenios de Madrid» data de c. 1626) que la «musa de nuestro siglo […] tiene acabada una comedia de excelentes coplas y un libro para dar a la estampa en prosa y verso de ocho Novelas ejemplares»

268 Alicia YLLERA, «Introducción», in: M. de ZAYAS, Desengaños amorosos, ed. A. Yllera, Madrid: Cátedra, 2021, p. 11-163, p. 51.

269 M. de ZAYAS Y SOTOMAYOR, Honesto y entretenido sarao.

270 M. de ZAYAS Y SOTOMAYOR, Novelas amorosas y ejemplares, ed. J. Olivares, Madrid: Cátedra, 2020.

271 M. de ZAYAS, Desengaños amorosos.

272 J. ESPEJO SURÓS y C. MATA INDURÁIN, Trazas, ingenio y gracia.

273 Florence RAYNIÉ (ed.), La narrativa de María de Zayas (título provisorio), Criticón, 2021.

274 M. ZERARI, ABCdaire María de Zayas. El línea: https://neolatines.com/slnl/?p=5506 [consultado el 25/10/2021].

275 Noelia S. CIRNIGLIARO, «Megalografía y rhopografía: lecciones de cultura visual en María de Zayas y Mariana de Carvajal», Letras femeninas, XXXVIII (2), 2012, p. 45-68.

276 Véanse M. R. GREER, op. cit.; y las disidencias de Susan C. GRISWOLD «Topoi and Rhetorical Distance: The Feminism of María de Zayas», Revista de Estudios Hispánicos, 14 (2), 1980, p. 97-116, para quien el supuesto feminismo no pasa de ser un topos, en la misma medida que las querellas contra la mujer de varios protagonistas masculinos, con el Fadrique de El prevenido engañado abriendo el cartel. Véase también Y. GAMBOA TUSQUETS, op. cit.

277 Ruth EL SAFFAR, «Ana/Lisis/Zayas: Reflections on Courtship and Literary Women in María de Zayas’ Novelas amorosas y ejemplares», in: A. R. WILLIAMSEN y J. A. WHITENACK, María de Zayas: The Dynamics of Discourse, p. 192-216.

278 Tonina PABA, «Pecar con discreción. Doblez y dobles en El prevenido engañado de María de Zayas», Artifara, 17, 2017, p. 171-180, p. 172.

279 Paul Julian SMITH, «Writing Women in Golden Age Spain: Saint Teresa and María de Zayas», Modern Languages Notes, 102 (2), 1987, p. 220-2401987, p. 228 y 235.

280 P. ALCALDE, op. cit., p. 117. 

281 E. COTARELO Y MORI, «Un novelista del siglo XVII e imitador de Cervantes, desconocido», Boletín de la Real Academia Española, XII, 1925, p. 640-661.

282 Véase A. MADROÑAL DURÁN, Segunda parte del «Coloquio de los perros», Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2013.

283 E. COTARELO Y MORI, «Un novelista del siglo XVII», p. 645.

284 Juan LAGUNA FERNÁNDEZ, «Historia ejemplar de las dos constantes mujeres españolas» (1635) de Luis Pacheco de Narváez: texte et contextes, Toulouse: Universidad de Toulouse, 2017.

285 J. LAGUNA FERNÁNDEZ, ibid., p. 313-320.

286 Véase Eva MARQUÉS LÓPEZ, «El agravio agradecido de Matías de los Reyes. Recepción y adaptación del Amphitruo de Plauto en el teatro clásico español», in: José María MAESTRE MAESTRE, Luis CHARLO BREA y Joaquín PASCUAL BAREA (eds.), Humanismo y pervivencia del mundo clásico. Homenaje al profesor Antonio Fontán, IV, Madrid: Laberinto, 2002, p. 2081-2090.

287 L. COPPOLA, «Matías de los Reyes: la relación de la portada y de los elementos paratextuales preliminares en las emisiones de El Menandro (1636)», eHumanista, 38, 2018, p. 554-586, p. 558-559.

288 R. BONILLA CEREZO, «De Góngora a Cerdeña: sociables e industriosas lenguas en El forastero», in: M. ALBERT (ed.), Sociabilidad y literatura en el Siglo de Oro, Madrid/Frankfurt: Iberoamericana/Vervuert, 2013, p. 301-343.

289 Nicola USAI, «Introducción», in: Jacinto ARNAL DE BOLEA, El forastero, ed. N. Usai, Madrid: Sial Pigmalión, 2016, p. 11-112.

290 Joseph ZATRILLA Y VICO, Engaños y desengaños del amor profano, ed. Paolo Caboni, Madrid: Sial Pigmalión, 2019.

291 Antonella GALLO, Virtuosismi retorici barocchi: novelle con lipograma, Florencia: Alinea Editrice, 2003, p. 38. Sobre sus mistificaciones editoriales entre 1692 y 1709, véanse F. COPELLO, «Cuestiones de gusto, mercado y costos. La transformación de La desdicha por la honra de Lope de Vega en Los amantes sin fortuna (Madrid, 1666)», in: A. CAYUELA y R. CHARTIER (coords.), Edición y literatura en España (siglos XVI y XVII), Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 2012, p. 269-288; y C. CASTILLO MARTÍNEZ, «Falsificaciones literarias y editoriales en la novela corta del siglo XVII», in: Joaquín ÁLVAREZ BARRIENTOS (ed.), Imposturas literarias españolas, Salamanca: Universidad de Salamanca, 2011, p. 33-56.

292 Francisco NAVARRETE Y RIBERA, Flor de sainetes, ed. A. Gallo, Florencia: Alinea Editrice, 2001.

293 Pedro CASTRO Y AÑAYA, Auroras de Diana, ed. María Josefa Díez de Revenga, Murcia: Academia Alfonso X el Sabio, Biblioteca Murciana de Bolsillo, 1989.

294 Véase Antonio CRUZ CASADO, «La falsedad femenina en El más desdichado amante y pago que dan mujeres (1641), de Jacinto Abad de Ayala», in: Túa BLESA, María Teresa CACHO, Carlos GARCÍA GUAL et alii (eds.), Actas del IX Simposio de la Sociedad Española de Literatura General y Comparada, I, Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 1994, p. 115-120.

295 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, Del taller de imprenta al texto crítico. Recepción y edición de la «Guía y avisos de forasteros de Liñán y Verdugo», Málaga: Universidad de Málaga, 2011.

296 Baptista Ramiro de NAVARRA, Los peligros de Madrid, ed. M.ª Soledad Arredondo, Madrid: Castalia, 1996. Véase asimismo A. GONZÁLEZ DE AMEZÚA, Un costumbrista madrileño olvidado del siglo XVII, Madrid: Instituto de Estudios Madrileños, 1956.

297 D. GONZÁLEZ RAMÍREZ, «Lope de Vega y Castillo Solórzano», p. 27-54. Ilaria Resta me ha informado de su intención de editarlas en la editorial Castalia.

298 M.ª. P. SÁNCHEZ LAÍLLA, «Introducción», in: Matías de AGUIRRE, op. cit., p. XIII-CCVIII, p. LXXXVII-LXXXVIII.

299 E. Rodríguez Cuadros (ed.), Novelas amorosas, p. 9-81 y 283-312.

300 Lucia MARZULLO, «La peregrina» y «La más esquiva hermosura» de Andrés de Prado: estudio y edición, Córdoba/Ferrara: Universidad de Córdoba/Università di Ferrara, 2014. Véase también N. ROMERO DÍAZ, «Sobre la política espacial del Seiscientos español: el caso de Valladolid y la novela corta (de Cervantes a Prado)», Voz y Letra, XIV (2), 2003, p. 61-77.

301 Véase Joanna GIDREWICZ, op. cit.

302 Federico Rodolfo SCHWEIZER, Cristobal Lozano’s Ideology in «Soledades de la vida y desengaños del mundo», Austin: University of Texas, 2007.

303 Mariana de CARVAJAL, Navidades de Madrid y noches entretenidas, ed. Antonella Prato, introd. Maria Grazia Profeti, Verona: Franco Angeli, 1988.

304 Moisés MARTÍN GÓMEZ, Mariana de Carvajal. Industrias y desdenes. Un estudio de las «Navidades de Madrid», Cádiz: Universidad de Cádiz, 2003. Véanse además S. ARMON, «The Romance of Courtesy: Mariana de Carvajal’s Navidades de Madrid y noches entretenidas», RCEH, XIX, 1995, p. 241-261; N. ROMERO-DÍAZ, «De la quinta a la ciudad: Carvajal reflexiona sobre la posición de la mujer en el dinamismo social del Seiscientos», in: Francisco DOMÍNGUEZ MATITO y María Luisa LOBATO (eds.), Memoria de la palabra. Actas del VI Congreso de la Asociación Internacional del Siglo de Oro, Burgos-La Rioja, 15-19 de julio de 2002, II, Madrid/Frankfurt, Iberoamericana/Vervuert, 2004, p. 1535-1543; N. ROMERO DÍAZ, «Mariana de Carvajal como sujeto resistente», in: P. RUIZ PÉREZ (ed.), Cánones críticos en la poesía de los Siglos de Oro, Vigo: Academia del Hispanismo, 2008, p. 235-246; y S. ARMON, «Novelas y narrativas de mujeres en la España de la temprana Edad Moderna», in: Nieves BARANDA y Anne J. CRUZ (eds.), Las escritoras españolas en la Edad Moderna (1500-1700). Historia y guía para la investigación, Madrid: UNED, p. 273-299.

305 Precedidas, eso sí, por los Excesos amorosos en cuatro novelas ejemplares (Lisboa, 1681) de Antonio Vital Pizarro y Cuña. Los edita Chiara Bergamini (Università di Ferrara), que presentó su TFM en octubre de 2020. Hay otra edición en curso, fruto del TFM defendido en 2019 por Míriam Ortega-Álvaro, Estudio y edición crítica de «Excesos amorosos en cuatro novelas ejemplares» de Antonio Vital Pizarro y Cuña (Jaén, Universidad de Jáen).

306 M. ZERARI, «Histoire de sang, histoire d’inceste: Los hermanos amantes de Luis de Guevara», in: Pierre CIVIL (coord.), Écriture, pouvoir et société en Espagne aux XVIe et XVIIe siècles, París: Presses de la Sorbonne Nouvelle, 2001, p. 281-290.

307 Antonio CRUZ CASADO, «Intercadencias de la calentura de amor: notas sobre el erotismo en la prosa de ficción del Siglo de Oro», in: María Remedios SÁNCHEZ GARCÍA (ed.), Un título para Eros: erotismo, sensualidad y sexualidad en la literatura, Granada: Universidad de Granada, 2005, p. 159-186.

308 E. RODRÍGUEZ CUADROS (ed.), Novelas amorosas, p. 317-347.

309 Acomete su edición Fernando J. Pancorbo (Universidad de Basilea).

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rafael Bonilla Cerezo, « Zayas en el país de las maravillas: aguja para navegar la novela corta del Barroco », e-Spania [En ligne], 40 | octobre 2021, mis en ligne le 07 octobre 2021, consulté le 08 décembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/42269 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.42269

Haut de page

Auteur

Rafael Bonilla Cerezo

Università di Ferrara

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search