Navigation – Plan du site

AccueilNuméros41Poética de la interpolación en la...La interpolación en las misceláne...

Poética de la interpolación en la literatura áurea: de la tradición a la modernización

La interpolación en las misceláneas tirsianas1

Nathalie Dartai-Maranzana

Résumés

Cet article analyse comment s’opère l’interpolation et quelles fonctions elle possède dans les deux oeuvres de Tirso de Molina Cigarrales de Toledo et Deleytar aprovechando. C’est ainsi qu’à partir d’une analyse des textes préliminaires (dédicaces et introductions) et des techniques d’insertion dans la trame principale employées par Tirso, il essaie de montrer que l’interpolation devient un procédé efficace pour exprimer, concrétiser ou exemplifier les idées du mercédaire quant à l’acte de « novelar » c’est-à-dire une véritable poétique.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Para empezar este artículo, quisiera hacer dos advertencias: la primera es que hace mucho tiempo qu (...)
  • 2 Tirso DE MOLINA, Obras completas de Tirso de Molina, Prosa y verso, I II, ed. de Pilar Palomo e Isa (...)
  • 3 Ana Luisa BAQUERO ESCUDERO, La intercalación de historias en la narración de Cervantes, Vigo: Edito (...)

1La obra ficcional en prosa de Tirso de Molina constituida por los Cigarrales de Toledo publicados en 1624 y Deleitar aprovechando editado en Madrid en 16352 se caracteriza por la mezcla de géneros y la interpolación narrativa y se inscribe en una larga tradición literaria de empleo de la interpolación desde Homero y su Odisea, Heliodoro, Boccaccio, Ariosto hasta el mismo Cervantes en La Galatea, El Quijote y El Persiles3. Desde este punto de vista histórico-literario entonces, Tirso no hace alarde de una gran originalidad. Sin embargo, las preguntas que nos interesan al respecto y que interesaron también a los autores áureos son precisamente el porqué de tal práctica de la interpolación y los efectos de la misma: ¿qué razones empujaron a autores como Cervantes, Lope o Tirso a practicar la intercalación narrativa por lo demás tan criticada muchas veces y cómo la pusieron en obra en sus propios relatos? Finalmente ¿qué querían expresar mediante este procedimiento?

2Por consiguiente, partiendo de estas interrogaciones, intentaré mostrar que la interpolación es un elemento esencial del novelar tirsiano y un procedimiento eficaz para expresar y concretar las ideas estéticas del mercedario en cuanto al acto de novelar. En una primera parte, estudiaré las características y técnicas tirsianas de la interpolación, luego las diferentes funciones de la misma para terminar con una tercera parte dedicada a la interpolación al servicio de una poética.

Las características y técnicas tirsianas de la interpolación

3La interpolación practicada por Tirso en Cigarrales de Toledo y en Deleitar aprovechando se caracteriza esencialmente por la mezcla de géneros y la dominación de la técnica de la coordinación narrativa.

1. La mezcla de géneros

  • 4 Mostré en mi tesis que la introducción y el cigarral I constituyen una sola secuencia narrativa.
  • 5 Juego complejo y alegórico propuesto por Narcisa a sus invitados durante el cual seis galanes o «pr (...)

4Las dos obras tirsianas se presentan como misceláneas, es decir obras que mezclan los tres grandes géneros canónicos: poesía, teatro en versos y narración en prosa. En efecto, Tirso no se contenta con insertar relatos episódicos o novelas cortas sino que incluye también abundantes poemas y piezas teatrales. Así cabe recordar para empezar que los Cigarrales se componen de una larga «introducción» que lanza todas las trayectorias narrativas, establece las estrategias novelescas y anuncia el esquema de la narración, así como de cinco partes tituladas «cigarral». Dentro del cigarral I, verdadera conclusión de la parte introductoria4, se inserta la famosa comedia El vergonzoso en palacio; el cigarral II propone dos momentos de diversión: el «Castillo de la Pretensión de amor»5 y la lectura de la «Fábula de Siringa y Pan»; el cigarral III es el único en no incluir poesía o teatro ya que se compone esencialmente de dos largos relatos secundarios: por la mañana, el de don Juan de Salcedo vuelto a Toledo al principio de la obra después de dos años y medio de ausencia y por la tarde, el de la catalana Dionisia que cuenta sus peregrinaciones; en el cigarral IV, se incluyen una larga serie de poemas amorosos y la comedia Cómo han de ser los amigos; en fin, en el cigarral V, la mezcla de géneros opera bajo la forma de una novela corta inspirada en el folclore tradicional y de ambiente burlesco, la de Los tres maridos burlados, y de una tercera comedia El Celoso prudente.

  • 6 T. DE MOLINA, op. cit., p. 357-392; p. 394; p. 395; p. 422-472.

5En cuanto al esquema narrativo global de Deleitar aprovechando, se nota primero que la división en grandes secuencias no se hace como en la primera miscelánea desde un punto de vista espacial sino temporal ya que corresponde con los tres días de Carnestolendas, domingo, lunes y martes, a su vez divididos en «por la mañana» y «por la tarde». Así la primera gran secuencia propone una novela La Patrona de las Musas que cuenta la vida de Santa Tecla y dos momentos poéticos: el famoso auto sacramental El Colmenero divino y un certamen poético compuesto de diez poemas entrecortados por el relato primero. La segunda secuencia es constituida por la novela Los triunfos de la verdad que relata la vida de santo del Papa Clemente y por un nuevo auto sacramental Los hermanos parecidos seguido por un certamen poético con ocho poemas de diversas formas. En fin, la tercera y última gran secuencia (Martes), se compone de la novela calificada a veces de histórica y titulada El bandolero, la cual cuenta la vida de un catalán de la Edad Media San Pedro Armengol, y de un nuevo auto sacramental titulado No le arriendo la ganancia así como de un último certamen poético de veinte poemas (con canciones, romances, octavas, sonetos, madrigales, entre otras formas). Además, es de notar que, en las tres novelas citadas, se encuentran muchos cantos poéticos que puntúan la narración. Podemos citar por ejemplo el poema mitológico «Fábula de Mirra, Adonis y Venus» dentro de La Patrona de las Musas, las cuatro disputas teológicas y filosóficas en versos6 en Los triunfos de la verdad o la «Fábula de Píramo y Tisbe» cantada por Pedro Armengol, el protagonista de la novela El Bandolero. Así que Tirso no deja de mezclar versos y prosa en su obra ficcional y conviene ahora, a partir de esta primera constatación, interrogarnos sobre la manera que elige para relacionar, juntar, «ensamblar» todas estas piezas y formas desunidas.

2. La coordinación dominante y reivindicada

  • 7 A. L. BAQUERO ESCUDERO, op. cit., p. 18.
  • 8 T. DE MOLINA, op. cit., «Al bien intencionado», p. 11.

6En su libro La intercalación de historias en la narración de Cervantes, Ana Luisa Baquero Escudero recuerda la distinción que hace Pilar Palomo entre dos técnicas distintas de inserción: por yuxtaposición –la trama principal es un puro marco y no hay conexión con los relatos intercalados–, y por coordinación –se entrelazan estrechamente las distintas historias–7. En cuanto a las obras tirsianas, si aparentemente se valen de la yuxtaposición, en realidad, si las observamos más atentamente, operan la interpolación por coordinación ya que Tirso reivindica tal técnica afirmando en su Prólogo de Cigarrales de Toledo: «También han de seguir mis buenas o malas fortunas, Doce Novelas, ni hurtadas a las toscanas, ni ensartadas unas tras otras como procesión de disciplinantes, sino con su argumento que lo comprehenda todo»8. O sea que Tirso rechaza aquí la mera yuxtaposición («ensartadas unas tras otras como procesión de disciplinantes») optando por un argumento unificador o integrador que encuentra primero en la creación de un marco heredado del Decamerón de Boccaccio.

El marco integrador inspirado en Boccaccio

7En Cigarrales de Toledo, unos jóvenes nobles se reúnen para divertirse y pasar el tiempo lo más cómodamente posible durante los días caniculares del verano. En Deleitar aprovechando son tres parejas nobles quienes deciden divertirse honestamente durante los tres días de Carnaval. Tirso no sólo reanuda pues con el marco integrador del Decamerón sino que se sirve también del procedimiento de la tertulia-celebración que se encuentra en la novela cortesana. Pero la originalidad tirsiana consiste en ir más allá de este marco hablando de «argumento que lo comprehenda todo». Así que relaciona lógicamente todos los sucesos narrativos entre sí e integra todas las formas genéricas en un todo armonioso y coherente sin que ninguna parezca extraña en él. En resumidas cuentas, utiliza la técnica de la coordinación. Pilar Palomo lo explica en su introducción a los Cigarrales:

  • 9 ibid., p. XIX.

Tirso, al reunir en sus Cigarrales tantas unidades aparentemente desconectadas entre sí, lo ha realizado atendiendo a esa teoría novelesca expuesta de que, en un todo, las partes no pueden estar desconectadas de la causa que las genera. Tirso es eminentemente lógico en la ordenación de sus materiales, como lo es en el desarrollo de los episodios de la trama. De tal manera que ese argumento aglutinador está montado sobre un entramado de relaciones causales, no como la vida las produce, sino como el artificio novelesco las puede sustentar9.

  • 10 Presentados literalmente como «reyes» y «reinas» en cada cigarral y objetos de escenas que podemos (...)
  • 11 Ver el sorteo propuesto y detallado por don Melchor al final de la parte introductoria de los Cigar (...)

8Que me baste con dar brevemente unos elementos que pongan de manifiesto el cuidado con que Tirso «coordina» las unidades a primera vista disyuntas de sus obras. Es significativo, por ejemplo, que el mercedario entreteja los hilos narrativos de los relatos secundarios y del relato principal dando la resolución de las peregrinaciones de Dionisia y don Dalmao a nivel del relato marco en el cigarral III o haciendo que los sucesos de los relatos secundarios tengan incidencias en el relato principal. También hace que todos los personajes secundarios, cuyas historias se desarrollan entre Barcelona y Nápoles, se vuelvan a encontrar en Toledo, espacio del relato principal. Reproduce los esquemas del relato principal en los relatos encajados. De manera sistemática, delega la palabra a narradores intradiegéticos portadores de su propia historia: es el caso de don García y Serafina en la parte introductoria de Cigarrales de Toledo y de don Juan y Dionisia en el cigarral III. Pero tal delegación de la voz narrativa se hace igualmente en el tercer nivel de la narración dentro de los episodios insertados: por ejemplo, en el Deleitar, Matidia, Clemente, personajes secundarios de Los triunfos de la verdad, le cuentan sus infortunios a Pedro; Marco Antonio, don Dalmao confían sus desdichas a don Juan dentro del propio relato secundario de éste. De modo que se puede hablar de un verdadero sistema interactivo de los personajes principales y secundarios. En fin, cabe añadir que el narrador omnisciente de cada miscelánea delega de cierto modo sus poderes a una serie de «maestros» o «maestras de ceremonias»10 encargados de divertir a sus huéspedes mediante funciones teatrales, certámenes poéticos o novelas sabrosas, sorprendentes y edificantes. El reparto de personajes-«maestros de ceremonias» aparece al final de la parte introductoria de cada miscelánea, prueba de que Tirso cuida de la construcción de sus obras11. Se anuncia así todo un programa de pasatiempos que se insertarán en el encuadre toledano y estival de los Cigarrales y en el marco madrileño e invernal del Deleitar. Tirso cuida asimismo de presentar al nuevo rey o nueva reina al principio de cada parte de sus obras, de describir el espacio en que va a pasar la nueva secuencia del relato marco y de clausurar cada parte por una referencia al maestro de ceremonias o a la despedida de los huéspedes, subrayando así la construcción boccacciana de sus misceláneas.

El encuentro, desencadenante de historias y el hilo del viaje

  • 12 El subrayado es mío.

9Si la técnica coordinativa se ejerce pues mediante la creación de un marco integrador como acabamos de verlo, se hace también a través del encuentro y del viaje, otros dos motivos tradicionales inspirados en Homero y Heliodoro. Tales motivos muchas veces se relacionan íntimamente en la medida en que el viaje de los personajes secundarios favorece encuentros o reencuentros con otros personajes. Ahora bien, dichos encuentros muy a menudo desencadenan relatos que sea conciernen a los propios personajes encontrados, los cuales se hacen narradores de su propia historia, sea atañen a las aventuras de otros personajes conocidos de ambas partes. En la larga introducción de los Cigarrales, podemos citar por ejemplo el encuentro entre don Juan de Salcedo que acaba de volver secretamente a Toledo y don García y Serafina. Tal encuentro provoca el doble relato de estos últimos personajes, el cual permite relacionar estrechamente el nivel principal del relato y el secundario ya que el contenido de los dos relatos tiene algo que ver con la historia del propio protagonista don Juan. Este procedimiento se utiliza también en el tercer nivel de la narración. En efecto, por citar sólo un ejemplo, dentro del relato secundario de don Juan en el cigarral III, el encuentro entre éste y Marco Antonio desencadena un nuevo relato de tercer nivel que aparece literalmente como una diversión para el héroe don Juan. El encuentro empieza de modo tradicional: don Juan oye una voz que canta: «Dos horas dormí desvelos… cuando me divirtió12 de ellos, despertándome, una voz» (p. 293). Después de oír la canción triste del personaje y de reconocer en éste a un amigo suyo, empujado por la curiosidad, don Juan pide a Marco Antonio que le cuente sus aventuras: «Pero decidme vos primero quién ha podido sacaros de las comodidades y deleites de Nápoles…» (p. 296). Podemos añadir que en el cigarral III también el relato de Dionisia de sus dos huidas es provocado por su reencuentro con don Garcerán, Marco Antonio y don Juan. En realidad, se podrían multiplicar los ejemplos a porfía, particularmente en este cigarral III que representa el corazón del relato de los Cigarrales, en el que todos los hilos narrativos de la historia se entremezclan hábilmente. Si consideramos ahora el Deleitar, hallamos también el encuentro como desencadenante de historias: por ejemplo, en la novela Los triunfos de la verdad en que Matidia transformada en mendiga después de muchos infortunios encuentra al apóstol Pedro, el cual le pide que le cuente su historia: «Cuéntame tus lástimas» (p. 409). Otro ejemplo es el del reencuentro en El bandolero entre Pedro Guillén (o sea Pedro Armengol) y Saurina en un barco francés, reencuentro que necesariamente provoca el relato de Saurina, el cual se parece a una confesión inesperada para Pedro (pp. 782-783).

  • 13 El texto asocia la peregrinación a la idea de dificultad y de prueba en la frase: «Y remitiendo par (...)

10En lo que atañe al viaje, representa al igual que el encuentro un recurso de la coordinación narrativa en las dos misceláneas puesto que sea causa perturbaciones en la narración, sea resulta de una perturbación. En efecto, los personajes del relato de segundo nivel en los Cigarrales que vienen a contar sus historias en el relato principal son todos viajeros que pasan por diferentes pruebas ocurridas casi todas fuera de Toledo. Por lo demás, el texto emplea de modo significativo los términos de «peregrino» y «peregrinación» en particular para referirse a dos personajes, don Dalmao y Dionisia, verdaderos peregrinos de amor. Hay que recordar la invasión del texto por tal léxico al final del cigarral II cuando llega a Toledo Dionisia, la catalana, precisamente justo antes del cigarral III en que ésta contará la historia de sus peregrinaciones13. En Deleitar aprovechando, el viaje toma la forma de la huida: por ejemplo, la de Tecla (La Patrona de las Musas) que, conmovida por las palabras del predicador y apóstol Pablo, quiere seguirle en su peregrinación evangelizadora; o la de Matidia en Los triunfos de la verdad que huye de Roma hacia Atenas para preservar el honor de su familia y de su marido y sufre una tormenta marítima, verdadera perturbación narrativa que la precipita en un abismo de desdichas. También en El Bandolero, huyen de Barcelona Pedro y Laurisana para ir a Narbona en Francia pero el rapto de Laurisana urdido por Manfredo enamorado de ella hace que Laurisana se encuentre en una galera siciliana y que Pedro se halle con Saurina en un barco francés. Viajes y encuentros permiten pues coordinar las diferentes partes de las dos obras, entretejer los hilos narrativos y relacionar los diversos niveles de personajes.

11Por consiguiente, la interpolación tirsiana reviste formas muy diversas (relatos sí pero también cartas, cantos, poemas, teatro) y se basa resueltamente en la técnica de la coordinación. Pero ¿qué funciones puede tener? ¿Qué aporta a la narración?

Las diferentes funciones de la interpolación tirsiana

  • 14 «De las relaciones entre el relato primario y el intercalado se ocupó en extenso Genette, al establ (...)

12Para contestar estas preguntas, parto de las distinciones teóricas hechas por Pilar Palomo y Genette que recuerda Ana Luisa Baquero en su libro ya citado14.

1. Función distractiva

  • 15 «Parecíame a mí, si pareciese a los demás, que pues estamos en Buenavista y ella cerca de tan bueno (...)
  • 16 «Y porque a ninguno se le haga agravio, será por suertes, entrando todos y todas en ellas, encerran (...)

13Claramente, en Tirso, la interpolación tiene primero una función distractiva aunque los textos tirsianos establecen relaciones más o menos estrechas entre el relato primario y el intercalado, como acabamos de verlo. A pesar de esta aparente contradicción, el marco integrador de inspiración boccacciana no deja lugar a dudas al respecto. Como en El Decamerón, los protagonistas están aquí para divertirse y pasar el tiempo agradablemente. Por lo demás, todas las interpolaciones en prosa (relatos intercalados) o en versos (comedias, autos sacramentales, poemas, cantos) están presentadas ante todo como pasatiempos. Los dos textos en su parte introductoria insisten en esta dimensión y programan literalmente una serie de diversiones. Así, en la primera miscelánea, don Melchor propone a sus compañeros que dejen el casco viejo de Toledo para huir del calor visitando los diferentes cigarrales que se encuentran en sus alturas15 y propone sortear a veinte parejas que deberán ofrecer agradables pasatiempos a sus huéspedes16. En la segunda miscelánea, después de una discusión sobre el modo de divertirse durante los tres días de Carnaval, es don Luis quien va a proponer «contraponerse» a las diversiones habituales de Carnestolendas:

[…] contrapongamos nuestros pasatiempos a los totalmente licenciosos del vulgo, desde el domingo hasta el martes […]. Si ellos se recrean con novelas ridículas, recreémonos nosotros con historias devotas; y si allá se representan comedias que se proporcionan a sus comidas, representemos coloquios que solemnicen el banquete con que en los más de los templos hace el amor plato franco a sus alumnos. Adornen ellos las suyas de entremeses, músicas y bailes; vestiremos las nuestras de poemas, himnos y canciones sacras; (p. 24).

14Se da aquí toda la orientación religiosa de la obra y la estructura general basada en el entretenimiento honesto y moral, o sea las novelas hagiográficas que serán tres («historias devotas»), los tres autos sacramentales («coloquios») y los certámenes poéticos que cierran cada uno de los tres días de Carnaval («poemas, himnos y canciones sacras»). Por lo demás, el mismo título de la obra con el verbo «deleitar» en primera posición afirma de inmediato el proyecto tirsiano de entretener al lector. Pero volveré a ello en mi tercera parte. Cabe notar sobre todo que dentro de este proyecto entra el principio de la variedad, siempre vista como fuente de placer. Ahora bien, desde este punto de vista, la interpolación participa fundamentalmente de esta variedad sin la cual el deleite de la lectura no puede ser completo.

  • 17 «–En todos los banquetes cuerdos, se han de servir manjares no solamente curiosos y delicados, pero (...)

15Notemos también que los mismos relatos interpolados de don Juan y Dionisia en el cigarral III constituyen el plato fuerte de esta parte y los presenta el nuevo «rey» del cigarral como los pasatiempos deseados por sus huéspedes17.

16Podemos añadir que la función distractiva la pone de relieve el texto en otro nivel, el del relato secundario por ejemplo en Deleitar aprovechando. En efecto, en El bandolero, durante el viaje que hacen Saurina y Pedro con serranos y aldeanas hacia Barcelona para asistir a la feria del vidrio, Saurina quiere que Pedro les cuente alguna novela o fábula «para disminuir un poco de cansancio con que el camino, que no acostumbraba, se le atrevía» (p. 583). Volvemos a encontrar aquí el tradicional «alivio de caminantes» que se relaciona por supuesto con el recurso del viaje que hemos visto antes.

17En fin, podemos considerar como una función afín a la distractiva el hecho de que los textos tirsianos no dejan de valerse del procedimiento de la dilatio mediante la fragmentación y las rupturas de los relatos secundarios. Así la interpolación puede aparecer a veces como una digresión que, al romper el hilo del relato principal, difiere la resolución de la perturbación narrativa o el cierre de la historia y mantiene vivo el interés y el placer del lector. Es el caso del relato de Marco Antonio en el cigarral III que encajado en el de don Juan nos hace perder momentáneamente el hilo de la historia de don Juan. Desde este punto de vista, el relato de Dionisia, a raíz de su encuentro con don Garcerán, se parecerá a una larga digresión en que se pierde la huella de las aventuras de don Juan y de Marco Antonio el napolitano. Se podría hablar entonces de la función dilatoria de la interpolación vista como una digresión en el desarrollo del relato principal.

2. Función explicativa y analéptica

18Si volvemos a las distinciones de Gérard Genette, podemos mencionar también la función explicativa de la interpolación estrictamente narrativa en las obras de Tirso. Ahora bien, tal función es casi siempre analéptica en la medida en que el relato que se abre a partir del encuentro de un personaje propone dar las razones de la presencia del personaje en tal o cual lugar o de su estado presente utilizando una vuelta atrás. Entre los numerosos ejemplos que podríamos convocar, citemos el caso del relato de don Juan en el cigarral III que debe colmar el vacío de dos años y medio de ausencia de Toledo. He aquí como presenta su relato: «Y ansí, daré principio a esta relación, comenzándola desde que salí de esta ciudad» y como empieza su relato: «Agravios aparentes, […] me desterraron de Toledo, saliendo de él una noche obscura en todo […]. Iba determinado de pasar a Nápoles» (p. 278); remonta así a su salida de Toledo por razones que va a explicarnos después y que presenta ya como falsos pretextos («agravios aparentes»). Es el caso igualmente del de Marco Antonio que da las razones que lo condujeron a ir a Barcelona (cigarral III). En el Deleitar, Matidia, a petición de Pedro, debe explicar su estado miserable remontando a los hechos que provocaron su ruina. Brevemente desde el mismo principio de su relato, da el porqué de su huida de Roma (el amor «torpe» de su cuñado) y las estratagemas que empleó para salir y escapar de la persecución del hermano de su marido (p. 490).

3. Las demás funciones

  • 18 N. DARTAI, Les “Cigarrales de Toledo”: Recherches sur l’architecture d’un «jardin», Villeneuve d’As (...)

19Entre las funciones restantes definidas por Genette, podemos destacar aún la temática y la persuasiva y aplicarlas a los textos tirsianos. Así muy rápidamente, podemos ver relaciones por semejanza entre los relatos secundarios y el relato primero por una parte y hasta por otra parte, entre la trama novelesca y las interpolaciones teatrales o poéticas: todas en los Cigarrales que sean interpolaciones en verso o en prosa abordan las mismas temáticas del amor, de la amistad, del engaño/desengaño. Las poesías y los cantos son quejas de amor; el enredo de las comedias es siempre fundamentalmente amoroso; los relatos episódicos a fin de cuentas no son más que historias de peregrinos de amor. Incluso la novela de Los tres maridos burlados, que es el episodio que puede parecer más desconectado, responde –a pesar de todo– a la función temática, ya que se basa en el motivo del engaño/desengaño que estructura asimismo gran parte de la trama novelesca de los Cigarrales. Añadamos que la función temática opera también mediante la identidad de las estructuras ya que como lo mostré en mi tesis18, el texto construye un verdadero paradigma del jardín a través de todos los géneros dando a los jardines de las comedias, poemas y novela las mismas características que las del relato. Son jardines del amor, del engaño y del pecado. Además, tanto las comedias como la novela de Los tres maridos burlados se estructuran fundamentalmente en una dinámica del engaño al desengaño o, por decirlo en términos de Claude Bremond por ejemplo, de una degradación a una resolución.

20En Deleitar aprovechando, volvemos a encontrar esta función temática ya que todas las historias giran en torno a la pasión/Pasión y a la Eucaristía. Las historias de Tecla y de Pedro (La Patrona de las Musas y El bandolero) mezclan la pasión con minúscula y la Pasión con mayúscula ya que, por una parte, Tecla rechaza a locos enamorados y Pedro, amado a la vez por Saurina y Laurisana, se encuentra metido en líos amorosos, y, por otra parte, los dos protagonistas van a sufrir martirios que les acercan a Cristo. Por lo demás, Pedro Armengol es presentado varias veces por el narrador como «nuestro segundo Redentor». En cuanto a la Eucaristía, Pilar Palomo en su prólogo de su edición de Deleitar aprovechando escribe:

  • 19 T. DE MOLINA, op. cit., p. XIII-XIV.

[…] como en un carro de la procesión del Corpus, la Eucaristía debe estar en el centro de todo sistema de vida. Por eso, la Eucaristía –auto sacramental- preside en la obra el centro de cada jornada (tres en la obra, todas en un ideal cristiano de la existencia), precedida del testimonio de unas vidas que confirmaron con su ejemplo esta creencia, hasta el martirio […]19.

  • 20 Nathalie DARTAI-MARANZANA, « Le “fin mot” de Tirso dans Deleitar aprovechando : le triomphe du Verb (...)

21Efectivamente, los tres autos sacramentales que desarrollan, amplifican y sobre todo metaforizan el motivo de la gracia divina representan el corazón de la obra, ocupan un lugar central en la estructura formal y temática del Deleitar20.

22En fin, para concluir esta segunda parte de mi artículo, quisiera mencionar otras dos funciones de la interpolación que hallamos en las dos misceláneas de Tirso: la persuasiva y la predictiva. En efecto, notamos que las historias incluidas tienen numerosos efectos en el relato primero. En los Cigarrales por ejemplo, el relato de don García al principio de la obra tiene una incidencia en la historia del protagonista don Juan; los relatos de don Juan y Dionisia se entremezclan y se completan a la vez para resolver las complicaciones o degradaciones de cada historia a nivel del relato principal. En cuanto a la función predictiva, piénsese en el horóscopo del astrólogo Mercurino que aparece al principio de El Bandolero bajo la forma de una carta interpolada (pp. 565-566) y determina por anticipación la trayectoria vital del protagonista Pedro Armengol: «A este niño, un patíbulo ha de hacerle santo». El texto luego no dejará de confirmar y desarrollar esta predicción. No olvidemos tampoco el papel estructurador del relato que le hace Matidia a su marido en la segunda novela del Deleitar refiriéndole un sueño premonitorio en que le aparece la diosa Vesta y le dice una profecía funesta bajo la forma de un poema incluido (p. 294-295); ahora bien, todos estos hechos del relato de Matidia se deben relacionar con la premonición de Fausto al principio de Los triunfos de la verdad (p. 272).

23Por lo tanto, notamos que Tirso en su proyecto de proponer obras coherentes basadas en «un argumento que lo comprehenda todo», consigue dar a la interpolación que utiliza sin moderación un papel central en la construcción de sus dos obras como lo atestigua el gran número de funciones que tiene. Pero a la hora de ver lo que significa este empleo masivo de la interpolación en Tirso se puede añadir una última función que Gérard Genette no propone en su clasificación y que yo llamaré función «ilustrativa». Voy a explicarlo en mi tercera y última parte, la cual me servirá también de conclusión general.

La interpolación al servicio de una poética

24Cabe recordar que finalmente la gran cuestión que a partir de los años 1620 ocupó a Tirso, quien escribió tantas comedias como bien se sabe, es precisamente la de cómo novelar, es decir cómo contar, escribir y construir historias, o por decirlo de otro modo, es la cuestión de la dispositio, dentro de la cual entra el problema de la intercalación. Con sus Cigarrales, nos da una primera respuesta que podemos deducir de todo lo que acabo de decir: novelar es mezclar e interpolar porque lo esencial para el mercedario es dar gusto al lector mediante el viejo principio aristotélico de la variedad en la unidad, siendo la primera la mezcla de géneros y la interpolación, y la segunda, «el argumento que lo comprehenda todo».

1. Novelar es mezclar e interpolar o la miscelánea como género literario y laboratorio de formas e ideas estéticas

  • 21 «Y habiendo él puesto la comedia en la perfección y sutileza que agora tiene, basta para hacer escu (...)

25El gusto es un principio fundamental para el literato Tirso y como lo hemos visto antes, el texto de los Cigarrales no deja de insistir en este aspecto en numerosos momentos de su trama. Pero este gusto debe ser útil y permitir la transmisión agradable de unas ideas y reflexiones. Por eso, consideré en mi tesis que los Cigarrales no son más que, a fin de cuentas, una larga Poética en la que el monje de la Merced nos entrega sus ideas estéticas de dos maneras: primero presentando «en vivo» la práctica de tales ideas y segundo proponiendo un discurso crítico sobre los diferentes pasatiempos y por tanto géneros que jalonan la narración principal de la miscelánea. Así como cada pasatiempo es una ilustración de tal o cual género literario, se inscribe naturalmente en una como cadena demostrativa que sirve el comentario metaliterario. En tales condiciones, la interpolación bien tiene una dimensión «ilustrativa». En efecto, si cada cigarral-capítulo se descompone, desde un punto de vista estrictamente narrativo, en dos grandes momentos (pasatiempo de la mañana y pasatiempo de la tarde), observamos que dentro de la perspectiva estética y crítica que adoptamos aquí, la estructura de cada cigarral es ternaria: la introducción al pasatiempo, el pasatiempo propiamente dicho y la crítica literaria del pasatiempo. Porque cada comedia, cada serie de poemas, la novela corta de Los tres maridos burlados, viene seguida sistemáticamente por una conversación entre los oyentes o espectadores que son los mismos protagonistas de la trama principal. Ahora bien, mediante esta disputa crítica, Tirso nos revela sus ideas estéticas sobre el teatro, la poesía y el relato corto en prosa. Así se presenta como un discípulo y defensor incondicional de los preceptos dramatúrgicos de Lope de Vega21, se hace partícipe del debate de la época entre los Antiguos y los Modernos.

26En cuanto al género poético, la posición de Tirso es paradójica. Si ataca el gongorismo en la larga introducción de su obra mediante el barco Parnaso crítico censurando particularmente la dislocación de la sintaxis, la oscuridad de la expresión de la poesía gongorina, a continuación no se revela tan radicalmente hostil a la poesía culta. Hasta se le ocurre hacer un discreto elogio del cultismo (por ejemplo, en los Cigarrales II o III) y los poemas que integra en su miscelánea manifiestan una influencia gongorina evidente ya que no carecen de hiperbatones, de latinismos o de metáforas mitológicas muy eruditas.

27En fin, en cuanto al relato en prosa, aunque Tirso se presenta como un admirador y un imitador de Cervantes, mantiene las distancias con el autor del Quijote. Así hace el elogio de Cervantes presentándolo como «nuestro español Boccaccio» y «ejecutor acérrimo de la expulsión de andantes aventuras» (Cigarral II, p. 241), reivindicando la verosimilitud de la narración que defiende Cervantes e imitando a éste por lo burlesco de algunas secuencias del relato de los Cigarrales, pero pretende sobrepasar la novela cervantina cuando en su prólogo «Al bien intencionado», se refiere a las Doce novelas (clara referencia a las Novelas ejemplares) «ni hurtadas a las toscanas, ni ensartadas unas tras otras como procesión de disciplinantes, sino con su argumento que lo comprehenda todo» (p. 11). Rechaza pues aquí la construcción de las obras de Boccaccio y de Cervantes basadas según él en una sucesión de novelas cortas sin vínculo y sin marco integrador.

2. «Novelar a lo santo» o la interpolación como medio eficaz de enseñanza y de edificación

28Pero con el tiempo, la reflexión y las prácticas literarias del mercedario evolucionaron y la literatura vino a ser más que una fuente de placer y de enseñanza estética: en 1635, fecha de publicación de Deleitar aprovechando, Tirso pasa del mero novelar al «novelar a lo santo» es decir que conserva la forma de la miscelánea pero ésta debe ser a lo divino y proponer no una enseñanza estética sino una enseñanza moral y religiosa, de modo que dentro de este proyecto, la interpolación aparece como un medio eficaz de enseñanza y de edificación. Así, en su segunda miscelánea, Tirso aplica a la letra dicho programa inicial y el mismo título de su obra que retoma el principio horaciano del delectare ac prodesse. Cabe recordar que el mercedario manifiesta su proyecto en su dedicatoria a Don Luis Fernández de Córdoba y Arce:

  • 22 T. DE MOLINA, op. cit., p. 9.

[…] hagamos una miscelánea provechosa, y, a imitación de la abeja que, con su artificio y las flores de los romerales, saca un tercer mixto que, saludable y dulce, ni es totalmente tomillo ni romero, ni del todo degenera de sus virtudes y sustancia, novelemos a lo santo y, entre lo marañoso y entretejido de lo raro de sus vidas, fabriquemos estos tres panales que, lisonjeando el apetito enfermo, comuniquen confitado lo medicinal de sus ejemplos.22

  • 23 N. DARTAI-MARANZANA, «La poética de Tirso y su evolución a la luz de sus dos misceláneas», in: Blan (...)
  • 24 T. DE MOLINA, op. cit., p. 9: «Si tanto se recrea el común gusto con lo peregrino de los cuentos, l (...)

29Así todo está dicho y la metáfora de la abeja y de sus panales permite entender que Tirso piensa haber encontrado la mejor manera de novelar, una tercera vía que no sea ni una novela profana y quimérica, ni un relato sencillamente histórico o bruto de vidas de santos, sino una mezcla de los dos. Así, crea una «disposición nueva» (p. 8) que en mi artículo de 201523, llamé una «novela hagiográfica de aventuras y de amor», la cual no carece de unos rasgos históricos y no deja de mezclar lo profano y lo sagrado. A continuación, Tirso afirma que tal fórmula es superior a la novela corta italiana, a la novela griega, a la novela de caballerías, a la novela picaresca, a la novela pastoril y hasta al Persiles cervantino24. Es un nuevo género en que lo novelesco, basado en la verdad histórica, sirve para hacer pasar la píldora amarga de la enseñanza moral y religiosa. La superioridad de tal género procede precisamente de la mezcla de la materia atractiva, dulce, e inventada de la novela que existe desde Heliodoro o Boccaccio y de la Historia. Tirso pues va a «novelar a lo santo» es decir partir de hechos verdaderos y no de fábulas inverosímiles, y relatarlos en una forma agradable que se inspira en las técnicas tradicionales de la novela, particularmente de la novela bizantina y de la novela cortesana.

30Por lo tanto, en los dos textos, el de 1624 y el de 1635, vemos que la interpolación forma parte integrante e indispensable de la poética tirsiana que erige el género misceláneo y su imprescindible corolario, la interpolación, en modelo estético y consagra la miscelánea «a lo santo» como la mejor novela posible. Así, la poética tirsiana de la interpolación sobrepasa la varietas barroca y el mero gusto por el cambio que Aristóteles evoca en su Ética a Nicomaco: pues se basa más en el prodesse que en el delectare y es lo que hace toda su originalidad.

Haut de page

Bibliographie

BAQUERO ESCUDERO, Ana Luisa, La intercalación de historias en la narración de Cervantes, Vigo: Editorial Academia del Hispanismo, 2013.

BREMOND, Claude, «La logique des possibles narratifs», Communications, 8, 1966, p. 60-76.

DARTAI, Nathalie, Les “Cigarrales de Toledo”: Recherches sur l’architecture d’un «jardin», Villeneuve d’Ascq: Presses Universitaires du Septentrion, 1998.

DARTAI-MARANZANA, Nathalie, «Le “fin mot” de Tirso dans Deleitar aprovechando: le triomphe du Verbe», in  Le fin mot : œuvres dernières, œuvres testamentaires dans les lettres espagnoles au XVIIe siècle, e-Spania, Revue interdisciplinaire d’études hispaniques médiévales et modernes, 18, juin 2014.

DARTAI-MARANZANA, Nathalie, «La poética de Tirso y su evolución a la luz de sus dos misceláneas», in: Blanca OTEIZA (ed.), Prosas y versos de Tirso de Molina, Madrid-Pamplona: Publicaciones del Instituto de Estudios Tirsianos, 2015.

GENETTE, Gérard, Figures III, Collection Poétique, París: Seuil, 1972.

GENETTE, Gérard, Nouveau discours du récit, París: Seuil, 1983.

TIRSO DE MOLINA, Obras completas de Tirso de Molina, Prosa y verso, I-II, ed. Pilar Palomo e Isabel Prieto, Madrid: Biblioteca Castro, Turner Libros, SA, 1994.

Haut de page

Notes

1 Para empezar este artículo, quisiera hacer dos advertencias: la primera es que hace mucho tiempo que me intereso por la cuestión de la interpolación. En efecto, en mi tesis de doctorado que se titula «Les Cigarrales de Toledo, recherches sur l’architecture d’un “jardín”» (1996), estudié con un punto de vista estructuralista, la construcción del relato en Cigarrales de Toledo y por lo tanto, me interesé particularmente por la relación entre los diferentes niveles narrativos para poner de manifiesto la coherencia de una estructura narrativa aparentemente desordenada. La segunda advertencia es que dada la amplitud del corpus elegido me centraré particularmente en algunos ejemplos, los más sugerentes, y me contentaré con dar unas pistas de reflexión.

2 Tirso DE MOLINA, Obras completas de Tirso de Molina, Prosa y verso, I II, ed. de Pilar Palomo e Isabel Prieto, Madrid: Turner Libros, SA, 1994. Ver las introducciones. Se remitirá a esta edición para todas las citas.

3 Ana Luisa BAQUERO ESCUDERO, La intercalación de historias en la narración de Cervantes, Vigo: Editorial Academia del Hispanismo, 2013.

4 Mostré en mi tesis que la introducción y el cigarral I constituyen una sola secuencia narrativa.

5 Juego complejo y alegórico propuesto por Narcisa a sus invitados durante el cual seis galanes o «pretendientes de amor» deben conquistar el Castillo en el que se encuentran sus damas.

6 T. DE MOLINA, op. cit., p. 357-392; p. 394; p. 395; p. 422-472.

7 A. L. BAQUERO ESCUDERO, op. cit., p. 18.

8 T. DE MOLINA, op. cit., «Al bien intencionado», p. 11.

9 ibid., p. XIX.

10 Presentados literalmente como «reyes» y «reinas» en cada cigarral y objetos de escenas que podemos considerar como escenas de entronización.

11 Ver el sorteo propuesto y detallado por don Melchor al final de la parte introductoria de los Cigarrales: «Y porque a ninguno se le haga agravio, será por suertes, entrando todos y todas en ellas, encerrando en tres vasos de los muchos que adornan estos aparadores, en el uno, los nombres de las damas, en el otro, los de los hombres, y en el tercero los de veinte cigarrales, los más celebrados. Sacaré yo, que soy el más inocente, un cigarral y luego una dama, y después otro cigarral y un caballero, interpolando los hombres con las mujeres» (T. DE MOLINA, op. cit., p. 94). En las dos últimas páginas de la introducción de Deleitar aprovechando, a partir de la propuesta de don Francisco que establece las reglas del sorteo («[…] quepa a cada dos consortes uno de los tres días señalados, con obligación de que, satisfaciendo moderadamente a lo forzoso para la conservación de nuestra vida, nos proponga por la mañana el uno la de un santo […]; por la tarde, haciendo que nos represente su familia un Auto sacramental…» (ibid., p. 24)), se define a cada pareja para cada uno de los tres días: doña Manuela y su marido para el domingo; don Francisco y doña Estefanía para el lunes; en fin, don Luis y doña Beatriz para el martes.

12 El subrayado es mío.

13 El texto asocia la peregrinación a la idea de dificultad y de prueba en la frase: «Y remitiendo para después el saber la causa de su peregrinación y sucesos de sus trabajos» (T. DE MOLINA, op. cit., p. 272-273). El subrayado es mío.

14 «De las relaciones entre el relato primario y el intercalado se ocupó en extenso Genette, al establecer una tipología en la que sintetiza la suya y la desarrollada por Barth (Genette, 1998: 64). De forma breve podemos recordar esas seis funciones básicas a las que responden dichos relatos secundarios: 1. Explicativa –evoca las causas o antecedentes de los hechos–. 2. Predictiva –sueños premonitorios, relatos proféticos…–. 3. Temática pura –relaciones entre ambas narraciones bien por contraste o semejanza–. 4. Persuasiva –la historia incluida ejerce efecto sobre el relato primario–. 5. Distractiva –ausencia de relación entre ambas–. 6. Obstructiva –la relación ya no se establece por ningún tipo de conexión temática, sino por el propio acto narrativo. Vgr, aplazamiento de su muerte, de Sherezade–.» (A. L. BAQUERO ESCUDERO, op. cit., p. 18).

15 «Parecíame a mí, si pareciese a los demás, que pues estamos en Buenavista y ella cerca de tan buenos y acomodados cigarrales […] que nos desterrásemos por estos cuarenta días […] y siguiendo el arbitrio que tengo imaginado, los visitásemos con particulares pasatiempos;» (T. DE MOLINA, op. cit., p. 93). El subrayado es mío.

16 «Y porque a ninguno se le haga agravio, será por suertes, entrando todos y todas en ellas, encerrando en tres vasos de los muchos que adornan estos aparadores, en el uno, los nombres de las damas, en el otro, los de los hombres, y en el tercero los de veinte cigarrales, los más celebrados. Sacaré yo, que soy el más inocente, un cigarral y luego una dama, y después otro cigarral y un caballero, interpolando los hombres con las mujeres; y oblíguese cada uno, por el orden que salieren, a entretenernos el día que le cupiere como más gustare […]; con que, aunque le pese el rigor del tiempo, lo pasemos alegremente» (ibid., p. 94). El subrayado es mío.

17 «–En todos los banquetes cuerdos, se han de servir manjares no solamente curiosos y delicados, pero que se proporcionen con los gustos de los convidados. Siéndolo, pues, vosotros hoy míos, y supuesto que me habéis significado el que tendréis que saber la historia de la discreta doña Dionisia, con los sucesos de mi ausencia, aunque se desazonen los que os guisaba el deseo que de imitar a Narcisa tenía (pues igualarla no fuera posible), quiero más guiarme por vuestra elección que seguir mi parecer; pues por espléndido que sea un convite, da fastidio cuando se come sin apetito. Y ansí, daré principio a esta relación, comenzándola desde que salí de esta ciudad, y prosiguiéndola cuando llegue su vez a nuestra peregrina;» (ibid., p. 278).

18 N. DARTAI, Les “Cigarrales de Toledo”: Recherches sur l’architecture d’un «jardin», Villeneuve d’Ascq: Presses Universitaires du Septentrion, 1998.Ver el primer capítulo de la Tercera Parte: « La cohérence thématique et structurale de la miscellanée ».

19 T. DE MOLINA, op. cit., p. XIII-XIV.

20 Nathalie DARTAI-MARANZANA, « Le “fin mot” de Tirso dans Deleitar aprovechando : le triomphe du Verbe », e-Spania, Revue interdisciplinaire d’études hispaniques médiévales et modernes, 18, juin 2014.

21 «Y habiendo él puesto la comedia en la perfección y sutileza que agora tiene, basta para hacer escuela de por sí y para que los que nos preciamos de sus discípulos nos tengamos por dichosos de tal maestro y defendamos constantemente su doctrina contra quien con pasión la impugnare» (T. DE MOLINA, op. cit., p. 233).

22 T. DE MOLINA, op. cit., p. 9.

23 N. DARTAI-MARANZANA, «La poética de Tirso y su evolución a la luz de sus dos misceláneas», in: Blanca OTEIZA (ed.), Prosas y versos de Tirso de Molina, Madrid-Pamplona: Publicaciones del Instituto de Estudios Tirsianos, 2015.

24 T. DE MOLINA, op. cit., p. 9: «Si tanto se recrea el común gusto con lo peregrino de los cuentos, lo enmarañado de los amores, lo temerario de la valentía, lo ingenioso de las trazas y lo quimérico de las aventuras, ni en cuanto el Bocacio, el Giraldo, el Bandelo y otros escribieron en toscano, Eliodoro en griego, en portugués Fernán Méndez Pinto, Barclayo en Francia, los autores de los Belianises, Febos, Primaleones, Dianas, Guzmanes de Alfarache, Gerardos y Persiles en nuestro castellano, pueden compararse (puesto que todos son patrañas), con los sucesos portentosos, raros y verdaderos de estos tres sujetos».

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Nathalie Dartai-Maranzana, « La interpolación en las misceláneas tirsianas », e-Spania [En ligne], 41 | février 2022, mis en ligne le 23 février 2022, consulté le 21 mai 2022. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/42614 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.42614

Haut de page

Auteur

Nathalie Dartai-Maranzana

Université Lumière Lyon 2 – IHRIM Lyon 2

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search