Navigation – Plan du site

AccueilNuméros42Las reinas en las crónicas. De la...Sabiduría, bondad, belleza, mater...

Las reinas en las crónicas. De las representaciones generizadas a las agencias discursivas reginales

Sabiduría, bondad, belleza, maternidad: las reinas y sus hijas en las crónicas catalanas

Teresa Vinyoles Vidal

Résumés

Le présent ouvrage tente une approximation des reines de la Couronne d'Aragon, en utilisant comme source les quatre grandes chroniques médiévales catalanes, qui composent un corps historiographique qui couvre les XIIIe et XIVe siècles. Nous avons incorporé des informations sur 17 femmes qui détenaient la couronne. Ce sont toujours des reines épouses, des femmes nobles, parfois presque des filles, arrivant de différentes parties de l'Europe pour épouser des rois aragonais. Les qualités des reines les plus marquantes et répétées par les quatre chroniqueurs sont: la sagesse, la beauté et la bonté, elles donnent une vision générale très positive de presque toutes. Ce sont souvent des compagnonnes et des conseillères du roi, mais surtout des mères de leurs enfants, reproductrices de la monarchie.

Haut de page

Texte intégral

Las crónicas

  • 1 Lluís CIFUENTES, Les quatre grans cròniques catalanes, un dels millors conjunts historiogràfics de (...)
  • 2 Hemos consultado la edición que publicó Ferran Soldevila con un prólogo y una candad importante de (...)

1Las cuatro grandes crónicas medievales catalanas conforman un cuerpo historiográfico que abarca los siglos XIII y XIV1. Fueron escritas aproximadamente en las fechas siguientes: la de Jaime I (c 1270-1276), la de Bernat Desclot (c.1280-1288), la de Ramon Muntaner (1325-1328) y la de Pedro IV el Ceremonioso (c. 1345-1385). Las citaremos por el nombre de sus autores a lo largo de este artículo, cuya finalidad consiste en hacer visibles a las reinas de la Corona de Aragón basándonos en lo que cuentan las citadas crónicas2.

2Ya sabemos que estos textos nos muestran la visión de la historia des del poder; fueron escritas por hombres muy cercanos a la realeza e incluso dos de ellas al dictado del propio monarca. Son los hombres los protagonistas de las hazañas, son ellos los que ostentan el poder y los que narran la historia, de todos modos, podemos encontrar entre sus páginas una cierta presencia femenina. La mayoría de las mujeres citadas están vinculadas a la familia real, hay referencias a las reinas de la Corona de Aragón, a sus hijas y también a otras reinas de las monarquías cercanas, a algunas mujeres de la nobleza y a un número reducido de mujeres que pertenecerían al pueblo llano.

3La finalidad de este artículo es ver qué es lo que cuentan las crónicas sobre las reinas, es decir las princesas o nobles, a menudo forasteras, unidas por matrimonio a los reyes aragoneses. Una sola mujer ostentó el trono de Aragón por herencia, Petronila (1136-1173) que es anterior a la redacción de las crónicas y por lo tanto no hablan de ella, ya que los cronistas esencialmente cuentan hechos contemporáneos. Petronila casó con el conde de Barcelona Ramon Berenguer IV, dando origen a la dinastía de Barcelona que gobernó en el reino de Aragón y los condados catalanes hasta principios del siglo XV. Nos acercaremos a las reinas, y en lo posible a sus hijas, a través del recuerdo que los cronistas tienen de ellas; pero, en primer lugar, vamos a definir cada una de las crónicas con algún ejemplo que nos dé una ligera visión sobre el carácter de cada uno de los textos.

La crónica de Jaime I. Estampas de vida privada

  • 3 Josep M. PUJOL, Composició oral interactiva en el Llibre dels feits, el testimoni de la retòrica”, (...)

4La Crónica del rey Jaime I o Llibre dels feits es una obra autobiográfica, en la que el rey habla en primera persona. El libro fue compuesto a base de unas narraciones orales en las que interviene el propio monarca, que ostentó la corona desde 1213 a 1276, aparecen sus recuerdos y sus memorias por medio de un relato oral interactivo entre el rey y un pequeño grupo de interlocutores3. Fue un libro para ser escuchado.

5Es indiscutible la autoría del rey, que a menudo nos sorprende con un relato muy personal que nos permite hacernos una idea de las relaciones con sus esposas o sus amantes. Veamos unos ejemplos:

  • 4 E nos haguem per muller la reina dona Lionor per consell de nostres homens […] E podiem llaora have (...)

Y nos, tuvimos por esposa a la reina Leonor, por consejo de nuestros hombres […] Y podíamos entonces tener doce años y entrábamos en el año treceavo; de modo que estuvimos un año con ella que no podíamos hacer lo que los hombres han de hacer con sus esposas, ya que no teníamos edad4.

  • 5 Tenían un bisabuelo común: Alfonso VII, y un tatarabuelo común Ramon Brenguer III de Barcelona.

6Este fragmento corresponde a sus recuerdos de infancia y nos acercan a su primera esposa Leonor de Castilla, de la que se separó, a pesar de tener un hijo, tras la nulidad por parentesco5.

7También nos muestra un vivo y entrañable recuerdo de su segunda esposa Violante de Hungría y de su presencia durante la campaña de Valencia. El rey acababa de conquistar el castillo de Almenara y envió mensajeros para que la reina, que se encontraba en Burriana, fuese a su lado; Violante estaba a punto de comer, pero los mensajeros le dijeron que el rey ya había preparado la comida y que fuese con ellos.

  • 6 E ella quan ho oí, lleixà son menjar. E espere-la tro que vene e eixim a la costa del peu del caste (...)

Y ella cuando lo oyó dejó su comida. Yo me esperé- dice el rey- hasta que vino y salí a la cuesta, al pie del castillo, y nos y ella entramos alegremente en el castillo y con gran alegría comimos6.

8Es una escena que muestra una gran ternura entre la pareja real, el simbolismo de compartir alegremente alimento y mesa es importante en la mentalidad de la época. Luego volveremos a hablar de esta reina que viene a ser un ejemplo para las demás mujeres, obediente, siempre a punto para seguir a su marido.

  • 7 Jaime I, c. I 426,432.- Berenguela era hija del infante Alfonso de Castilla, señor de Molina, herma (...)

9El rey Jaime no sólo nos habla de sus esposas, sino también de sus amantes. Antes de la conquista de Murcia (1266) el rey quiso arrepentirse de sus faltas y sólo tenía una: su relación con doña Berenguela Alfonso; pero afirma que quería estar con ella sin pecado y tomarla por esposa. Hacía quince años que había muerto la reina Violante y Jaime I había contraído un matrimonio morganático con Teresa Gil de Vidaure, de la que quería divorciarse para casarse con Berenguela que estaba a su lado durante la campaña de Murcia junto a los hijos del rey. El papa le negó el divorcio7. Como vemos esta crónica es un relato personal, a veces íntimo.

La crónica de Bernat Desclot

  • 8 El historiador Miquel Coll i Alentorn identificó al cronista con Bernat Escrivà (1240-1288), funcio (...)

10La segunda crónica es la que escribió Bernat Desclot, a la que dio el título de Libre del Rey en Pere d'Aragó e dels seus antecessors passats, se refiere esencialmente a la época del rey Pedro III el Grande, que reinó entre 1276 y 1285. El cronista inicia su historia diciendo: “Aquí comienza el libro que Bernat Desclot dictó i escribió de los grandes hechos”. Bernat investiga utilizando métodos históricos, parece más distante de los hechos que cuenta y por lo tanto puede parecer más objetivo8. Recogió leyendas para las épocas más antiguas, pero basó su relato esencialmente en documentos de cancillería, una sola vez afirma haber sido él mismo testigo de lo que cuenta.

  • 9 Se refiere a Berenguela, hermana de Ramón Berenguer IV, casada con el rey Alfonso VII de León, llam (...)

11Los datos que nos ofrece sobre las primeras reinas sirven exclusivamente para establecer lazos dinásticos que permiten remontarnos hasta el inicio de la dinastía, con referencias a Ramon Berenguer IV de Barcelona y a su hermana, la bella Berenguela. Cuando murió la hermana el conde de Barcelona, emperatriz de Castilla, el rey tomó otra esposa, prima hermana del emperador de Alemania9, de la que tuvo una hija llamada Sancha, a la que dio por mujer al rey Alfonso de Aragón, que fue hijo del conde de Barcelona y, podemos añadir, de la reina Petronila, a la que Desclot no cita. Sancha y Alfonso son los abuelos paternos de Jaime I.

  • 10 Coronà madona la reina Constança, sa muller, e mes-li lo pom de l’aur en la ma e la verga de l’aur (...)

12Más detallada y cercana al cronista es la historia de la reina Constanza de Sicilia. Podemos escoger el fragmento de su coronación. Pedro el Grande coronó a la señora reina Constanza, su esposa, y le puso el pomo de oro en la mano y el cetro de oro en la otra mano, en la iglesia mayor de Zaragoza ante el altar mientras el obispo oficiaba la misa, era el 17 de noviembre de 127610. Seguiremos luego hablando de Constanza, reina consorte de Aragón y titular de Sicilia de la que nos ofrecen una interesante visión tanto Desclot como Muntaner.

13Hay en la crónica de Desclot una voluntad de historiar, basándose esencialmente en fuentes directas, escritas u orales, para contar los “grandes hechos”, da la posibilidad de que las reinas a veces sean también protagonistas de estos hechos.

La crònica de Ramon Muntaner. Lo mucho que contó y el libro que jamás escribió

  • 11 A Déu plau que tu recontes aquestes aventures e meravelles con alre no és viu qui ho pogués així en (...)

14La crónica de Ramon Muntaner es la más extensa de las cuatro, el cronista fue protagonista o testigo de la mayor parte de los hechos que cuenta. En su vejez, escribió la crónica que abarca desde la concepción de Jaime I (1207) hasta la coronación de Alfonso IV (1328). Está escrita en primera persona, su condición de soldado y político cercano a la dinastía reinante hace posible una narración muy precisa de los hechos. Consciente de haber sido testigo de acontecimientos históricos importantes sueña que debe escribir la crónica: “A Dios place que tu cuentes estas aventuras y maravillas, ya que no hay alguien más, vivo, que lo puede así en verdad decir”11. Intervino en la guerra de Sicilia, la conquista de Menorca, el sitio de Mesina, en la campaña de Oriente. Emplea un lenguaje directo, interpelando a los lectores u oidores, diciendo a menudo “¿Que os diré?”, lo que puede indicarnos que era un libro para ser contado y escuchado por un público quizá iletrado.

15Entre las páginas de la crónica vamos a detenernos en la figura de la casi reina Teresa de Entenza, esposa del que sería Alfonso IV el Benigno. El cronista define a Teresa como “una mujer muy noble y muy rica y una de las más sabias del mundo, que de su sabiduría podría escribirse un gran libro” (Muntaner c. 291). Libro que desdichadamente el cronista no escribió.

16Esta crónica es un texto optimista, vital. Muntaner nos acerca a interesantes mujeres de la casa real, y también a otras mujeres que fueron protagonistas de las historias que cuenta, incluso nos habla de su propia esposa y de otras mujeres del pueblo. A lo largo de estas páginas iremos desvelando lo que nos cuenta sobre las reinas y princesas que conoció y a quienes sirvió. Es interesante destacar la visión personal del cronista que habla siempre en primera persona.

La crónica de Pedro el Ceremonioso, con sabor a tragedia

  • 12 Salmo 115, que es el 113 en la versión hebrea, de ahí que se cite como 113 en la crónica.

17Al igual que su tatarabuelo Jaime I, el rey Pedro IV el Ceremonioso (que reinó entre 1336 y 1387) escribió su crónica en primera persona, siendo el propio monarca el principal protagonista de su historia. Inicia su relato con un fragmento de un salmo: Non nobis. Domine, non nobis sed nomini tuo da gloriam12, y con referencias a sus antepasados, su abuelo Jaime II y su padre Alfonso el Benigno.

  • 13 SOLDEVILA, Les quatre grans cròniques, p. 105.

18Como dice Soldevila, una de las características de esta crónica es el tono trágico13. Nos habla de su madre, de su madrastra, de sus sucesivas esposas, y de la circunstancia de sus muertes. El rey tuvo una infancia triste, con una madrastra resentida, que intentó disminuir su patrimonio en favor de sus hijos. Pedro IV vivió guerras, levantamientos y traiciones, con las represiones que seguían a estos hechos. Fue testigo de graves epidemias, que le obligaron a huir, con su familia, de un lugar a otro para evitar los contagios; vio a mujeres cercanas a él morir de parto, empezando por su madre Teresa de Entenza y su primera esposa María de Navarra. Sobrevivió a sucesivas pestilencias, dos de sus esposas murieron de peste. Su crónica dista mucho del ambiente de optimismo de las demás, es realmente una narración trágica.

Las reinas

Sancha de Castilla

19Dice Jaime I que su abuelo Alfonso contrajo matrimonio con la reina doña Sancha, que fue hija del emperador de Castilla, a pesar de haberse comprometido con anterioridad con Eudoxia, hija del emperador Manuel de Constantinopla; pero cuando Eudoxia llegó de ultramar, el rey ya se había casado con Sancha (1154-1208), hija de Alfonso VII de León y de su segunda esposa Riquilda de Polonia; la princesa tendría 20 años. Una vez viuda se retiró al monasterio de Sigena que ella había fundado (Jaime I c. 2).

  • 14 El heredero Pedro II, Fernando abad de Montearagón, dos hijos que murieron siendo niños. Leonor y S (...)

20Santa María de Sigena es el primer monasterio femenino de la Orden de San Juan de Jerusalén; en Sigena estuvo temporalmente con ella su hija Constanza, que había enviudado del rey de Hungría, antes de contraer nuevas nupcias con el emperador Federico II. También profesó en Sigena otra de sus hijas llamada Dulce. Allí fueron sepultados la reina Sancha y su hijo Pedro II el Católico. Sancha fue madre de cuatro hijos y cuatro hijas14.

21Las crónicas no hablan de su personalidad, ni de su papel como reina, solamente aparece al hablar de genealogías. El rey Jaime I una sola vez vuelve a recordarla, dice que una festividad de Domingo de Ramos sería el año 1263 o 1264, fue al monasterio de Sigena para honrar el monasterio que había fundado doña Sancha, su abuela (Jaime I c. 379).

María de Montpellier

22Los tres primeros cronistas nos hablan de la triste historia de María de Montpellier (1182-1213) esposa de Pedro el Católico, hija de la princesa bizantina Eudoxia, la que debía haberse casado con Alfonso II y que finalmente lo hizo con el señor de Montpellier. Todos coinciden en alabar su santidad. Su hijo Jaime I dice:

  • 15 De la reina dona Maria, nostra mare , volem aitant dir, que si bona dona havia al món , que ella ho (...)

De la reina doña María, nuestra madre, queremos decir esto: que si había una buena mujer en el mundo que era ella […] reina santa es aclamada por aquellos que están en Roma y por todo el mundo. Y cura muchos enfermos que beben vino y agua de la piedra que emana de su tumba15.

  • 16 Fill de la molt alta dona madona Maria de Montpeller, qui fo molt santa dona e bona a Déu e al món (...)

23Muntaner se refiere a los orígenes imperiales de la reina, que era nieta del emperador de Constantinopla, y la define así: “El rey fue hijo de la muy alta señora doña María de Montpellier, que fue muy santa mujer y buena a Dios y al mundo”16.

24María fue casada por su padre, cuando tenía 11 años, con el vizconde de Marsella; tras enviudar, la casó con el señor de Comange para alejarla de Montpellier, que quería dejar a su hijo ilegítimo; repudiada, se casó en 1204 con Pedro II de Aragón que codiciaba hacerse con la próspera señoría de Montpellier; pero el rey Pedro la alejó de su lado y quería divorciarse de ella.

25Tanto Jaime I como Muntaner y Desclot nos cuentan, con ciertos matices distintos, la historia, o quizá leyenda, de la concepción y el nacimiento del rey. Dice Jaime I “Y ahora os contaré de qué modo fuimos engendrado y de cómo fue nuestro nacimiento”, según él sus padres, que estaban separados, se encontraron esporádicamente en Montpellier y allí fue concebido (Jaime I c. 5).

26Nos parece muy interesante la versión que nos da Bernat Desclot, ya que hace a María responsable de la estratagema que la llevó a concebir a su hijo. Habiendo quedado su esposo en yacer con una dama que deseaba, la reina la suplantó, “la mujer que era muy sabia y cierta”, sabía de su embarazo y mandó escribir el día y la hora en que había yacido con el rey (Desclot c. 4). El conocimiento sobre su propio cuerpo hace de ella una mujer sabia, que conoce su momento fértil y que es capaz de preparar una estratagema para poder concebir un hijo del marido que la ha apartado de su lecho.

27También Muntaner habla de este hecho, se hace eco de un poema trovadoresco que debía circular en su tiempo contando la curiosa historia de la concepción de Jaime I. En esta versión los responsables de la estratagema fueron los nobles de Montpellier: penetraron en la cámara real prohombres, prelados y damas, se anotó el día y la hora en que fue engendrado y la reina fue vigilada durante los meses de embarazo, acreditando así la certeza de la paternidad real. La concepción del rey Jaime, le convertía en un héroe predestinado a grandes hechos, ya que su nacimiento había sido prodigioso.

  • 17 SOLDEVILA, op. cit., p. 192.

28A pesar de haberle dado un heredero, el rey Pedro estaba dispuesto a divorciarse de ella. María acudió a Roma para que el papa se opusiese al divorcio. Allí murió en olor de santidad y fue enterrada en la basílica vaticana, ante el altar de Santa Petronila17.

Violante de Hungría y su hija Violante, reina de Castilla

  • 18 Sobre la reina Violante entre otras obras: Princeses de terres llunyanes, Catalunya i Hongria a l'E (...)

29Ya hemos citado a la primera esposa de Jaime I, Leonor de Castilla, cuando hemos hablado del carácter personal de la crónica del rey Jaime. Tras la nulidad de su matrimonio con Leonor, el rey se casó, en 1235, con Violante (1216-1251) hija de Andrés II de Hungría y de Violante de Courtenay, nieta del emperador de Bizancio. Violante tenía unos diecinueve años, tuvo cuatro hijos y seis hijas18.

30El rey Jaime I nos cuenta como eligió esposa tras la nulidad de su primer matrimonio. El Papa Gregorio IX le propuso a dos posibles candidatas: la hija del rey de Hungría y la hija del duque de Austria, Jaime I eligió a Violante por ser hija de reyes, los argumentos de su elección vemos que no son muy románticos. (Jaime I c. 130) De todos modos la crónica nos muestra un gran respeto por Violante que supo desempeñar perfectamente el papel de reina, consejera y compañera del rey.

31La intervención de la reina es constante en la conquista de les tierras valencianas. La presencia de Violante con de su hijita de pocos meses en Tortosa, eran la garantía de que el rey cumpliría su promesa de no volver a pasar el Ebro hasta conquistar Valencia. Jaime dispuso que ella fuese hacia Peñíscola, de manera que Violante con su séquito y la niña se pusieron en marcha, pero llovió y hubo una crecida del Ebro y no podían pasar el rio; el rey personalmente fue a buscarla y ambos pasaron la corriente y fueron hacia Burriana, donde la reina esperó mientras su marido volvía al asedio que había dejado momentáneamente (Jaime I c. 239). Ya hemos hablado antes del paso de la reina de allí hasta Almenara.

  • 19 I la regina fou ab nos, i eixiren a nos tots los sarraïns e les sarraïnes amb gran alegria (Jaime I (...)
  • 20 Envia’m per la regina. I quan ella fo venguda, fem-ne partir totes les dones que ab ella eren vingu (...)

32Violante se quedó en aquel castillo y el rey volvió al frente, pero fue a pasar la Pascua con ella. Entonces decide que se vaya con él al Puig donde estaban preparando el asedio a Valencia. Violante fue testimonio de la rendición de Paterna, les abrieron las puertas de la población y el rey la dejó allí con una mayoría de población musulmana19. Jaume I consideraba muy importante la presencia de la reina, que se había convertido en su mejor consejera, de modo que ella intervino en la elaboración de los pactos para la rendición de Valencia. El rey quiso que solo estuviese presente la reina, para explicarle su plan de entrar pacíficamente en la ciudad, dando seguridad a los sarracenos y sarracenas para poder salir con sus bienes20. Trató con el representante del rey de Valencia solo en presencia de ella, después le pidió consejo y comprendió que la reina le aconsejaba bien. Violante actuó como mediadora en diversas ocasiones. Gracias a su intervención Jaime I y su yerno el infante Alfonso de Catilla, futuro Alfonso X, firmaron el tratado de Almizra, en 1244 (Jaime I c. 344-348); intervino en la rendición de Játiva, animando al rey a tomar la plaza (Jaime I c. 353).

33Parece haber entre la pareja real complicidad y confianza, pero, no nos engañemos, Violante temía al rey, ni ella ni los demás consejeros del monarca se atrevieron a darle la noticia de la caída de unos castillos en manos de los musulmanes; los consejeros primero se lo notifican a la reina, mucho más asequible y comprensiva que su marido; pero ella no se atrevió a contárselo. Al rey le molestó este hecho y la reprende, ella acepta que su marido tiene razón y le pide que se la lleve de nuevo con él a Valencia (Jaime I c. 361).

  • 21 Blanca de Antillon mantendría relaciones con el rey hacia 1240, el mismo año que nacía el heredero (...)

34A partir de aquel momento hay un cierto distanciamiento, Violente pierde el papel político preeminente que había tenido hasta entonces como consejera del rey. También debemos contemplar que Jaime I tuvo amantes e hijos ilegítimos y que alguna de las amigas el rey fue contemporánea a sus años de matrimonio con Violante21.

  • 22 Sobre la reina Violante entre otras obras: Princeses de terres llunyanes, Catalunya i Hongria a l'E (...)

35La reina murió en 1251, cuando se encontraba en Santa María de Salas, cerca de Huesca, junto a su hijo Fernando, que murió entonces, siendo niño, a causa de unas fiebres; quizá la madre fue contagiada, si bien contemplamos la posibilidad de la muerte tres el parto de su hija Eleonor, que no se cita en las crónicas, y que nació por aquel entonces22. El rey en su crónica no nos habla de la muerte de la reina, solo hace mención a la tumba de su esposa al morir su hija María, que decide que sea enterrada en Vallbona junto a su madre (Jaime I c. 471).

  • 23 Pedro heredó Aragón Cataluña y Valencia, Jaime recibió Mallorca y el Rosellón, Sancho fue arzobispo (...)

36Violante además de reina, esposa y consejera de su marido, sobre todo fue madre y procuró reinos para sus hijos; también procuró matrimonios convenientes para sus hijas: la primogénita, Violante, fue reina de Castilla, casada con Alfonso X; Constanza casó con el infante Juan Manuel, hermano del rey castellano; Isabel fue reina de Francia por matrimonio con Felipe III23. En su testamento disponía que se distribuyesen sus joyas entre sus hijas:

  • 24 ACA , Pergaminos de Jaime I, doc.1264.

Dejo mis joyas a mis hijas Constanza, Sancha, María e Isabel, que se han de dividir entre ellas según disponga el señor rey. A mi hija Violante, esposa de don Alfonso, primogénito del rey de Castilla, ya le di mis joyas24.

37Jaime I habla muy poco de sus hijas, a la única que dedica algunas páginas de su crónica es a su primogénita Violante, que fue reina de Castilla. Los demás cronistas también hablan de ella y alaban la belleza de otra de sus hijas, María, “que murió sin marido, y era muy bella mujer y grande y agradable a toda la gente y de muy buena vida y honesta” (Desclot c. 48). Quedan silenciadas las demás hijas del Conquistador. Pero se desprende una relación especial con su primogénita a quien dio en matrimonio al Alfonso siendo infante de Castilla, el que fuera después Alfonso el Sabio. La pequeña Violante, junto a su madre siguieron al rey en la campaña de Valencia, el rey cronista no habla en absoluto de la infancia de sus otros hijos e hijas. Esta estrecha relación continua con Violante, sostenida tanto por lazos afectivos como por intereses políticos que afectaban a Jaime I y a su yerno como rey de Castilla.

38Podemos escoger un fragmento de la crónica para ilustrar esta relación de Violante con su padre. Traducimos el comentario que hace el rey al recibir la carta que la hija le envió pidiéndole ayuda tras una derrota de su marido frente a los musulmanes:

  • 25 Que nós sabiem be com ella nos amava molt, aixi com a filla deu amar a pare bo e lleial, e que nós (...)

Nos sabíamos bien como ella nos amaba mucho, así como una hija debe amar al padre bueno y leal y que nos la habíamos casado con el rey de Castilla […] nos rogaba como rey y señor, en quien ella confiaba y de quien esperaba, que le ayudásemos, que ella no viese a su marido y a sus hijos desheredados25.

39También Muntaner nos habla de Violante, que junto a su marido, el rey Alfonso de Castilla, atravesaron los territorios de la Corona de Aragón para dirigirse a Roma, narra las fiestas que se celebraron en su honor en los distintos lugares por donde pasaron en su ruta: grandes festejos en Valencia, pasaron las navidades conjuntas en Barcelona, pernoctaron en la casa natal del cronista Muntaner en Perelada (Muntaner c. 23).

Constanza de Sicilia

  • 26 Sobre esta boda (Desclot c. 51).

40Constanza (1248-1302) era hija del rey Manfredo I de Sicilia, fue casada con el infante Pedro de Aragón, futuro Pedro III el Grande en 1262. La más bella alabanza dedicada a una reina se la debemos a Ramon Muntaner que la conoció, la sirvió y la admiró: Desde Nápoles, con 10 galeras bien armadas, trajeron a la doncella, que tenía 14 años, “y era la más bella criatura y la más sabia y la más honesta que naciese después de Nuestra Señora Santa María” (Muntaner c.11). Su marido el príncipe tenía 22 años26.

41Podemos leer en la crónica de Muntaner la armonía de la relación que unió a la pareja real:

  • 27 Madona la reina, en la cambra pres comiat del senyor rey e cascun se pot pensar qual fo lo departim (...)

La señora reina, en la habitación, se despidió del señor rey y cada cual puede pensar cual fue la despedida que fue entre ellos, que jamás hubo tan gran amor entre marido y mujer como era y fue siempre entre ellos27.

  • 28 Para la conquista de Sicilia (Desclot c. 120-129), (Muntaner c. 54, 57 y siguientes) – Constanza en (...)
  • 29 De entre los hijos que tuvo Constanza sobrevivieron cuatro hijos y dos hijas: Alfonso y Jaime, que (...)

42Tanto esta crónica como la de Desclot nos muestran a Constanza actuando como reina consorte de Aragón, pero sobre todo como reina titular de Sicilia, que por iniciativa de los sicilianos fue conquistada en su nombre por su marido28. También nos hablan de su papel de madre29 y su fidelidad a la iglesia, que le valió el título de beata. Quienes la conocieron y fueron testigos de sus sentimientos describen lazos de amistad, de gratitud, de sororidad realmente interesantes, que hacen de la reina Constanza una figura entrañable. Veamos unos ejemplos.

43Cuando llegó Constanza, lo hizo acompañada de un séquito siciliano, entre ellos destacamos a su haya, compañera, consejera y amiga Bella d’Amichi que venía con su hijo, un niño que llegó a ser con el tiempo el almirante Roger de Lauria. Bella “Era una mujer muy sabia y buena y jamás se separó del lado de la reina” (Muntaner c. 18). Como vemos esta mujer es loada por Muntaner y también por el rey Pedro el Grande, quien al nombrar almirante a su hijo le decía: “Roger, doña Bella, vuestra madre, ha bien servido a la reina, nuestra esposa, y vos os habéis criado con nos” (Muntaner c. 76).

44Roger cumplió con su papel de almirante real, luchó en Sicilia; tras la conquista, Constanza embarcó hacia la isla con sus hijos Jaime, Federico y Violante, les acompañaba la fiel Bella. En cuanto la reina puso los pies en el suelo se persignó, alzó los ojos al cielo y llorando besó la tierra (Mutaner c. 97). El almirante fue enseguida a visitarla, hizo una reverencia a la señora reina y fue a besar la mano de Bella, su madre.

45Más de veinte años después, Bella seguía al lado de la reina y navegaba con ella hacia Sicilia y allí abrazaba emocionada a su hijo Roger (Muntaner c. 105 y 159). Es un pasaje lleno de ternura que expresa el amor entre madre e hijo y la proximidad y cordialidad de la reina con su haya, Constanza se acercó a ellos mientras seguían abrazados.

  • 30 Carlos de Anjou había destronado a Manfredo, el padre de Constanza, que había muerto en el campo de (...)

46Las crónicas nos cuentan también un episodio interesante de la guerra contra el príncipe Carlos de Anjou. En el golfo de Nápoles, en 1284, se dio una batalla, perdida por los angevinos, el príncipe Carlos fue hecho prisionero por Roger de Lauria, quien le pidió que liberase a Beatriz hermana de la reina Constanza a quien tenía presa30. Es muy interesante el protagonismo de las mujeres en este episodio: intervino la esposa de Carlos, María de Hungría, que liberó personalmente a Beatriz dedicándole una cordial despedida “Bella amiga y dulce”, dice Desclot en su crónica, mientras le pedía que tratasen bien a su marido al que llevaban preso (Desclot c.128). Muntaner, enlazando con este episodio, nos describe como la reina Constanza abrazó emocionada a su hermana recién liberada. Al llegar vencedoras las embarcaciones, al pie de la escalera les esperaba la reina, las hermanas se abrazaron y estuvieron abrazadas, besándose y llorando, nadie podía separarlas, finalmente cogidas de la mano entraron en el palacio y hubo una gran fiesta (Muntaner c. 113).

47Constanza antes de partir de Sicilia bendijo a su hijo Federico, a quien dejaba allí entronizado como rey en 1297, le persignó y la dio su bendición tal como una madre puede darla a su hijo. La bendición de la madre es un hecho que documentamos en otros textos medievales, en este caso muestra una gran fuerza simbólica, Constanza bendice al hijo que deja como rey de Sicilia, su tierra a la que ella se sentía tan vinculada. La reina junto a su hija Violante y al almirante Roger de Lauria dejaba definitivamente Sicilia, iba como peregrina a Roma. Cinco años después moría en olor de santidad en Barcelona y era enterrada en el convento de los franciscanos, junto a su hijo Alfonso. Era el año 1302, tenía cincuenta años y hacía ya diecisiete años que era viuda (Muntaner c. 185).

48Para terminar podríamos ver el fragmento del testamento de Pedro III en el que habla de ella y que Muntaner incluyen en su crónica: Deja como heredero a su hijo Alfonso y le encomienda a la señora reina, su madre, que fuese durante su vida reina y señora, y que nunca se desviase de su voluntad, que la honrase y amase ya que tenía la mejor mujer y la más santa como madre que hubiese en el mundo (Muntaner c. 145).

49A sus hijas la crónica sólo las menciona en la genealogía, Muntaner dice que cuando el escribía la crónica Isabel, aún vivía y era reina de Portugal. La que sería venerada como Santa Isabel seguía los pasos piadosos de su madre y fundaba hospitales en tierras portuguesas, como Constanza lo había hecho en Barcelona y Valencia.

Blanca de Anjou y las otras esposas de Jaime II

50Jaime II se casó con Isabel de Castilla, por un pacto con el padre de la princesa, Sancho IV, cuando la niña solo contaba 8 años, Jaime tenía 24; cuatro años después (en 1295) el matrimonio fue anulado. Las crónicas nos hablan de las buenas relaciones del rey de Aragón con Sancho IV y María de Molina, los padres de Isabel (Muntaner c. 177).

51Su segunda esposa fue Blanca de Anjou (1280-1310). Es un buen ejemplo de una princesa como moneda de cambio para sellar la paz entre dos monarcas enemigos. Carlos de Anjou, rey de Nápoles, miembro de la dinastía francesa, había sido hecho prisionero por Roger de Lauria, como hemos visto al hablar de Constanza de Sicilia. Con intervención del Papa, se firmó el tratado de Agnani en 1295, además de un acuerdo político sobre Sicilia, se estableció que el rey Carlos daba como esposa a su hija mayor Blanca, que tenía doce años, a Jaime II de Aragón (Muntaner c. 181).

52Jaime tenía otra pretendiente, la hija del rey Eduardo de Inglaterra, que se ofrecía como mediador ante el papa y el rey de Francia (Muntaner c.162). Se dejó en manos de los mensajeros del Papa y de los reyes de Francia y de Inglaterra el acuerdo sobre la esposa que recibiría Jaime II. Finalmente se firmó la paz con Francia y la infanta Blanca fue llevada a Perpiñán, el futuro esposo envió allí a su consejero para firmar las paces y el matrimonio, fue su consejero quien dio el visto bueno a la boda, tras haber visto a la doncella y parecerle adecuada (Muntaner c. 182). Jaime II liberó a los hijos del rey Carlos, que tenía como rehenes en substitución de su padre; la crónica destaca la gran alegría de Blanca cuando pudo abrazar a sus hermanos y ellos a ella.

53Jaime coronó a su esposa como reina: le puso la corona, la más rica y la más bella que jamás ninguna reina llevase sobre su cabeza. Y desde aquel momento recibió el nombre de reina de Aragón, “¿Que os diré?” - sigue diciendo Muntaner: fue un día de gran alegría y gran fiesta en el monasterio de Vilabertran (cerca de Figueres) por la boda, “ya que se puede decir que no hubo jamás tan bella pareja de marido y mujer”. Seguidamente el cronista describe sus cualidades:

  • 31 Que ben pot hom dir que que anc tan bell parell de marit e muller no no s’acostaren null temps”, qu (...)

De la reina doña Blanca se puede decir que fue la más bella mujer y la más sabia y la más graciosa a Dios y a sus pueblos que nunca fuese reina alguna; la mejor cristiana, que ella era fuente de gracia y de todas las bondades, a ella puede dársele el mote que las gentes de Cataluña, Aragón y Valencia le dieron: La reina doña Blanca de santa paz, que paz santa y buena ventura vino por ella a toda la tierra31.

  • 32 Sobre la reina Blanca, entre otras obras: Jesús E. MARTÍNEZ FERRANDO, Jaime II de Aragón. Su vida f (...)

54Nos parece sumamente interesante esta información, la niña que es dada como esposa a un rey y coronada reina; el pueblo y el cronista la perciben como portadora de paz, podriamos decir que fue sacrificada en pro de la paz. Fue una reina caritativa, piadosa y pacificadora32.

  • 33 Sus hijos fueron Jaime (el heredero que renunció a la corona), Alfonso IV rey de Aragón, Juan arzob (...)
  • 34 Núria ARMENTANO; Mercè SUBIRATS; Assupció MALGOSA, Blanca d'Anjou, testimoni de la maternitat medi (...)

55En quince años de matrimonio, Blanca dio 10 hijos al rey (5 hijos y 5 hijas) murió, a la edad de 27 años, a consecuencia del parto de su hija Violante33 (Muntaner c. 2). Un par de años antes de su muerte, cuando ya preveía que podía morir en el parto de su noveno hijo, en 1308, firmó el testamento, en el que hacía hincapié en los peligros que corrían las mujeres antes, durante y después del parto34.

56A pesar de que vivió prácticamente toda su vida embarazada, Blanca acompañó varias veces al rey en sus viajes y sus campañas, estuvo en Roma, en Sicilia y en el asedio de Almería (Muntaner c. 251). Participó en los acuerdos de paz con Castilla y con Sicilia. En este caso se dio también a una princesa como parte del tratado de paz, de manera que Federico rey de Sicilia, hermano de Jaime II de Aragón, se casó con Leonor, hermana de Blanca, que según Muntaner “era, y es aún, de las más sabias criaturas y mejor que en el mundo fuesen, exceptuando solo a su hermana Blanca” (Muntaner c. 198).

  • 35 Sobre la reina Elisenda entre otras obras: Jesús E. MARTÍNEZ FERRANDO, Biografia de Elisenda de Mon (...)
  • 36 Juana nació en 1344, era la segunda hija de Pedro el Cereminioso y Maria de Navarra, que casó con e (...)

57Tras la muerte de la reina Blanca, el rey tomó como esposa a María de Chipre que fue reina consorte de 1215 a 1322, las crónicas ni siquiera la mencionan. Un mes después de su muerte el rey inicia los trámites para tomar nueva esposa, escogió personalmente a la noble Elisenda de Montcada (1292-1364)35. Pedro el Ceremonioso mantuvo un gran respeto por la reina viuda Elisenda, siempre le agradeció su colaboración para que fuese nombrado heredero, fueron su madre, Teresa de Entenza, y la esposa de su abuelo, Elisenda de Montcada, las que intercedieron conjuntamente ante Jaime II para que Pedro fuese nombrado heredero (Pedro IV c. 1.47). También nos habla en su crónica de la presencia de la reina doña Elisenda “relicta de nuestro abuelo”, en la ceremonia de traslación de los restos de Santa Eulalia (Pedro IV c. 2.35). La reina Elisenda, viuda de su abuelo, que construyó el monasterio de Pedralbes donde tenía su habitación, fue madrina de la infanta Juana36.

La madre y la madrastra de Pedro el Ceremonioso

58Alfonso IV, que fue apodado el Benigno, sucedió a su padre, a pesar de no ser el primogénito, ya que su hermano mayor renunció a la corona. Alfonso se había casado, siendo infante, con la noble Teresa e Entenza. Fue un matrimonio, como todos, por intereses políticos, en este caso la anexión a la corona del condado de Urgell que ella había heredado de su madre. Teresa, además de parir a siete hijos en los trece años que duró su matrimonio, acompañó a su esposo, el infante Alfonso, a la guerra de Cerdeña, vio como morían numerosos soldados e incluso doncellas de su séquito; su esposo enfermó. La crónica cuenta que el futuro Alfonso el Benigno estuvo a punto de morir y hubiera muerto si no fuese por los cuidados de su esposa “a Dios y a ella hemos de agradecer, todos, su vida” (Muntaner c.274). Las cartas que envió a su suegro, el rey Jaime II, durante la campaña, muestran su inteligencia y dotes de observación37.

59Teresa, murió en el parto de su séptimo hijo, cinco días antes de ser reina, cuando tendría unos 26 años. Su suegro, el rey Jaime II, murió el 2 de noviembre de 1327, ella había muerto en Zaragoza el 28 de octubre. No llegó a ser reina, pero fue la madre del rey Pedro IV el Ceremonioso.

  • 38 Alejandra RECUERDO, Doña Leonor: infanta castellana, reina aragonesa y elemento de discòrdia en la (...)

60El nuevo rey, tras su viudez, casó con Leonor de Castilla, hija de Fernando IV de Castilla y Constanza de Portugal, fue reina de Aragón entre 1328 y 1336. Leonor tuvo una vida difícil, prometida des de niña al primogénito de Jaime II de Aragón, se vio repudiada por él, que la abandonó en la ceremonia de boda, a la vez que renunciaba al trono en favor de su hermano Alfonso. (Pedro IV c. 1.2 y 3) Cuando éste enviudó de Teresa de Entenza, se casó con ella para cumplir con los acuerdos firmados por su padre, intentando reparar el agravio cometido por su hermano. El rey Pedro jamás se llevó bien con ella, en la crónica siempre le llama “la reina madrastra nuestra”, a menudo sospecha de las traiciones de ella y de sus hijos, sus hermanos, Fernando y Juan (Pedro IV c. 4.65). Es la reina peor valorada en las crónicas catalanas, que sembró la discordia entre Castilla y Aragón y que huyó antes de la muerte de su esposo por miedo a la reacción que podía tener el nuevo rey, su hijastro. Leonor terminó sus días en su Castilla natal, mandada asesinar por su sobrino el rey Pedro I el Cruel en 135938.

Cómo recuerda a sus esposas Pedro el Ceremonioso en su crónica

61Pedro IV que fue rey de Aragón entre 1336 y 1387, casó en primeras nupcias con María de Navarra “mujer de santa vida y de gran honestidad” (Pedro IV c. 2.31). Como era costumbre, el año 1338, se pidió un estipendio para la boda que debía realizar el monarca con la hija de los reyes de Navarra, Felipe de Evreux y Juana hija del rey de Francia Luis X. María le dio tres hijas. Al ver que solo engendraba hijas, miró de nombrar heredera a su primogénita Constanza, para ello convocó a juristas que estudiasen esta posibilidad. Finalmente, la reina dio a luz a un hijo, se celebró una gran fiesta, así lo cuenta el rey: “Y la reina, nuestra esposa, parió un niño, de lo que toda la tierra tuvo una gran alegría […] todos los cortesanos y los de la reina, mujeres y doncellas iban bailando por toda la ciudad de Valencia”. Pero cambió esta alegría por dolor, ya que murió el niño y pocos días después la madre, que en palabras del propio rey “había tenido un mal parto” (Pedro IV c. 4.3,6 y 7).

  • 39 Hija de Alfonso IV de Portugal y de Beatriz de Castilla, se casó con el rey en noviembre de 1347, m (...)

62Era urgente tener un heredero, de modo que poco después, el rey tomó nueva esposa, se casó con Leonor de Portugal39. La crónica cuenta con todo detalle la revuelta que se produjo en Valencia en el contexto de la lucha de la Unión en la que se obligó a bailar tanto al rey como a la reina (Pedro IV c. 4,39). Poco después, la epidemia de peste llegó a Zaragoza, donde estaban reunidas las cortes, empezó la gran mortandad y todos los días crecía, de modo que a inicios del mes de octubre morían cada día en la ciudad más de 300 personas. La reina enfermó, la familia real partió de Zaragoza hacia Teruel donde también había peste y, para restaurar a la reina, fueron hacia Jérica, donde la reina murió el 29 de octubre de 1348. Al igual que su antecesora tendría 20 años (Pedro IV c. 4.51 y 52).

  • 40 Jaume RIERA, “La coronació de la reina Elionor (1352)”, Acta historica et archaeologica Mediaevalia (...)

63Casó de nuevo el rey con Leonor de Sicilia. En 1349, como estaba sin esposa, envió a sus mensajeros a la isla de Sicilia para concertar matrimonio con Leonor, hija del difunto rey Pedro II y de Isabel de Carintia, la infanta siciliana no era tan joven como sus antecesoras, tenía 24 años, y la petición del rey respondía a los intereses de los catalanes establecidos en Sicilia. La princesa, a pesar de las presiones de sus parientes y de los partidarios de los angevinos, aceptó la propuesta del rey aragonés y huyó de la isla con los emisarios que la llevaron a Valencia, donde estaba el rey, que la tomó por esposa (Pero IV c. 4.64); poco después fue coronada reina en Zaragoza40. Los novios eran primos y evidentemente fue una boda por intereses políticos, pero en este caso Leonor se casó por sus propios intereses políticos, contra la voluntad de su familia. Ella aspiraba a reinar en Sicilia, jamás renunció a sus derechos sobre la corona siciliana y mantenía la esperanza de incorporar de nuevo el reino de Sicilia a la Corona de Aragón.

64El día de san Juan e 1351 nació su primogénito en Perpiñán, donde estaban los reyes, y, tras la muerte de su padre reinaría con el nombre de Juan I (Pedro IV c. 4.66). Su segundo hijo varón, Martín nació en 1355. La reina Leonor insistió en ceder los derechos que tenía sobre Sicilia a su hijo Martín, jamás lo consiguió en vida; pero cinco años después de su muerte su marido el rey Pedro le cedió estos derechos; así lo narra en la crónica:

Nos acordamos de los grandes ruegos que la reina doña Leonor, esposa nuestra, nos había hecho sobre la donación que quería que se hiciese al infante Martín, hijo nuestro, que no quisimos complacerla durante su vida, y ahora queremos dar el derecho que tenemos sobre Sicilia al citado infante (Pedro IV apéndice 4).

65El rey nos habla del nacimiento de su hija Leonor en 1358 “nuestra muy cara mujer parió una hija que se llamó Leonor, que después fue reina de Castilla” (Pedro IV c. 6.18). La reina aun tuvo otro hijo, Alfonso, que murió siendo niño (Pedro IV 6.32).

66La reina Leonor actuó como lugarteniente del rey en sus ausencias, le acompañó a la guerra de Cerdeña, propiciando la paz. Era una mujer inteligente y letrada, mandó construir un Palacio sobre los restos del castillo templario en lo alto de las murallas romanas de Barcelona, mirando al mar. Educó personalmente a sus hijos, especialmente a su hija Leonor, es interesante comprobar como interviene personalmente para que su marido dilate la boda de la infanta Leonor con el infante Juan de Castilla, al que no quería por marido su joven y bella hija, será inmediatamente después de la muerte de la reina que se formalice el compromiso que llevará a la infanta Leonor al trono de Castilla (Pedro IV apéndice c. 2).

  • 41 En nostres regnes havia mortaldats e fams e en aquest temps era passada d’aquesta vida la reina Eli (...)
  • 42 Teresa VINYOLES, La vida i la mort entre horts i vinyes, Barcelona 1375, Barcelona: Editorial Base (...)

67Leonor de Sicilia murió el Viernes Santo de 1375. El rey en el capítulo 6 de su crónica dice: “En nuestros reinos había mortandades y hambres y en aquel tiempo había pasado de esta vida la reina Leonor”. En el epílogo de la misma crónica anota como causa de la muerte de Leonor su contrariedad por dos hechos concretos, por la insistencia del rey de Castilla para casar al príncipe Juan con su hija Leonor, a lo que la reina se niega rotundamente; por otro lado no pudo intervenir en los hechos de Sicilia tras la muerte del rey Federico, ella quería ir con el rey a su tierra natal o enviar allí su hijo Martin, pero no lo consiguió, por lo que “estuvo meditabunda y angustiada, de manera que por su gran deseo murió el año 1375”41. La reina estaría disgustada, pero murió en la epidemia de peste que asoló el territorio aquel año42.

  • 43 Alberto BÓSCOLO, La reina Sibil·la de Fortià, Barcelona: Dalmau, 1971.
  • 44 Nos plagué mes per a nos pedre per muller una dona apellada Sibilia de Fortià, filla d’un cavaller (...)

68Estando así viudo, la reina Juana de Nápoles envió mensajeros para ver si el rey o su primogénito Juan, que también era viudo por aquel entonces, quisieran casarse con ella. Pero el rey prefirió casarse con Sibila de Fortià43, que era su amante; de ella tuvo dos hijos que murieron siendo niños y una hija llamada Isabel44; mientras su hijo Juan casaba con Violante de Bar. En las últimas páginas de su crónica Pedro IV nos habla de la coronación como reina de Sibila de Fortià, sería el año 1381.

Reinas de Mallorca

69Jaime I dejó a su hijo Pedro los reinos de Aragón y Valencia y la mayoría de los condados catalanes. Hizo rey de Mallorca, Menorca e Ibiza, conde de Rosellón, Conflent y Cerdaña y señor de Montpelier, a su segundo hijo Jaime (Muntaner c. 25). A partir de esta herencia hubo tres reyes privativos de Mallorca: Jaime II, hijo del Conquistador, que casó con Esclaramunda de Foix; su hijo Sancho I que casó con María de Anjou, y su sobrino Jaime III, que desposó sucesivamente a Constanza de Aragón y a Violante de Vilaragut, de modo que ellas fueron reinas consortes de Mallorca.

70Jaime II de Mallorca casó con Esclaramunda de Foix (Muntaner c. 11 y 25) que aparece al lado de su marido dándole apoyo y consejo, además de darle cuatro hijos y dos hijas que llegaron a la edad adulta. Según Ramón Muntaner, que la conoció, “es una de las mujeres más sabias y de mejor vida y de las más honestas que jamás fue” (Muntaner c. 11).

  • 45 E ells pregaren-li que lleixàs anar la reina de Mallorques lla on se volgués, car a ell no era hono (...)

71Los sucesivos reyes de Aragón no aceptaron bien la división de los reinos e intentaron anexionarse de nuevo el reino de Mallorca. En el contexto de una de las contiendas, Esclaramunda fue apresada por su cuñado Pedro el Grande de Aragón, junto a sus hijos y estando embarazada. Los consejeros reales insisten en que la libere “ya que no era un honor para él tener a una mujer como aquella en la cárcel, mayormente porque estaba preñada”45. El rey liberó a Esclaramunda y a su hija, por el hecho de ser mujeres, pero mantuvo presos a los tres hijos varones de su hermano.

72Uno de los más emocionantes episodios de la crónica de Muntaner corresponde a los hechos vividos en primera persona que se refieren a la azarosa vida del infante Fernando de Mallorca, hijo de Jaime II y Esclaramunda, que capitaneó en 1307 la compañía catalana de Oriente, en la que participaba Muntaner. Al infante le propusieron casarse con Isabel de Sabrán, quiso conocerla y quedó prendado de ella al verla:

Y no fue maravilla si se enamoró, que ella era bella, la más bella criatura de catorce años que uno pudiese ver, la más blanca y la más rubia y con el mejor color y la más sabia de su edad que doncella hubiese en el mundo (Muntaner c. 263).

73Ramón Muntaner que gobernaba la isla de Gerba pidió trasladarse a Sicilia para estar al lado del infante Fernando; cuenta su desembarco y los regalos que le trajo y que mandó mostrar ante la señora infanta, es decir Isabel, y el infante Fernando. El cronista fue de Catania a Mesina y allí le llegó, a los pocos días, la noticia de que Isabel había tenido un hijo, que recibió el nombre de Jaime; la gran alegría desembocó en tragedia, ya que la infanta murió 32 días después del parto. A Isabel le habían silenciado la muerte de su madre mientras estaba en cinta y no pensaban notificárselo hasta que hubiese salido del riesgo del posparto; se consideraba que a los cuarenta días la madre ya estaba fuera de peligro y salía para oír misa, pero la infanta murió unos días antes.

74Tras la muerte de la joven madre, el infante Fernando llamó a Muntaner y le encomendó a su hijo recién nacido para que lo dejase en manos de su madre Esclaramunda. El cronista nos cuenta con todo detalle el viaje que hizo desde Catania hasta Perpiñán, donde se encontraba la reina viuda de Mallorca con su nuera María de Anjou, esposa del rey Sancho (Muntaner c. 266, 268 y 269). Narra los cuidados del pequeño Jaime durante el viaje por mar y por tierra hasta dejarlo en manos de su abuela:

  • 46 Com fom a la porta del castell, jo pris en mos braços lo semyor infant, e aquí ab gran alegría jo e (...)

Cuando estuve en las puertas del castillo de Perpiñán, tomé en mis brazos al infante, y con gran alegría lo llevé ante las reinas que estaban sentadas juntas. Que Dios nos dé a todos tanta alegría como la que tuvo la reina, su abuela, cuando le vio gracioso y sano, con la cara sonriente […] Y ella le besó más de diez veces; y después la señora reina joven lo tomó así mismo y le besó muchas veces”46.

75Este niño, cuando murió su tío Sancho, fue nombrado rey de Mallorca. El pequeño rey, que tenía once años, fue prometido a Constanza, hermana de Pedro el Ceremonioso, que tendría 5 años, tras pedir la dispensa papal ya que ambos eran descendientes de Jaime I. Esta boda era una estrategia de Jaime II de Aragón para incorporar de nuevo Mallorca a la corona (Muntaner c. 288, Pedro IV c1.9).

76La reincorporación la llevaría a cabo Pedro IV. En su crónica el rey de Aragón justifica su enfrentamiento con su cuñado Jaime III de Mallorca por una traición de éste, urdida durante su estancia en Barcelona. Es interesante destacar el protagonismo de Constanza, que estando enferma se quedó en Barcelona con su hermano, mientras su esposo partía hacía el reino de Mallorca, siendo acusado de traición. Parece que Constanza se puso al lado de su hermano, en contra pues de su esposo (Pedro IV c. 3.16-19).

  • 47 Mercè, mairitz, que sufrén pas los mals que·m dats, e doncs tornats, que nulh tresor no val un cor (...)

77Viudo de Constanza, Jaime III de Mallorca se casó con Violante de Vilaragut, que ya era su amante, ella no viene citada en las crónicas. Es interesante destacar que una de estas dos mujeres, Constanza o Violante, fue una poetisa que firmó con el nombre de “Reyna de Mallorques”, se conserva un preciso poema tierno y conmovedor sobre la añoranza por su marido ausente. “Piedad marido, que paso sufriendo los males que me dais; volved, pues, qué ningún tesoro no vale un corazón que muere por vos con amoroso pensamiento” dice en unos de los versos47.

Anotaciones finales sobre las reinas en las crónicas

  • 48 Núria SILLERAS,Reginalitat als regenes hispànics medievals concepte historioràfic per a una reali (...)

78Las reinas y sus hijas fueron objeto de intercambios políticos entre los distintos monarcas y nobles del entorno, e incluso de lugares más lejanos. Se las preparaba desde niñas para un matrimonio políticamente conveniente y se esperaba de ellas la perfección48. Algunas reinas tuvieron una actuación política destacada, algunas infantas convertidas en reinas intervinieron de forma activa aquí y en los diversos territorios en los que reinaron como reinas consortes. Si bien algunas reinas alcanzaron cierto poder, a menudo vivieron vidas difíciles, alguna abandonada como María de Montpellier. Cuando la boda era en tierras lejanas, partían para casarse con un príncipe desconocido y la mayoría de ellas no volvieron jamás a su tierra, ni volvieron a ver a su familia. Reinar y morir en tierras extrañas fue el destino de muchas de nuestras reinas.

79Mención especial merecen las reinas lugartenientes. La función de lugarteniente fue importante en la Corona de Aragón, ya que debían sustituir al rey cuando se encontraba ausente. Actuaron en nombre de sus maridos: Blanca de Anjou, Teresa de Entenza, Leonor de Sicilia y en fechas posteriores a las cónicas fueron lugartenientes Violante de Bar, María de Luna, María de Castilla, Juana Enriquez, también su hija la infanta Juana, y Germana de Foix.

80Todas las reinas fueron utilizadas como reproductoras de la monarquía, debían dar herederos al rey, a menudo siendo muy jóvenes. Estas mujeres vivían en una corte itinerante y acompañaban a sus maridos en las campañas militares, tenían un embarazo tras otro, un parto y tras otro, algún hijo que moría siendo niño, de la gran mortalidad infantil no se libraba la casa real. Entre las reinas que murieron en el parto o a consecuencia del parto podemos citar a: Violante de Hungría, Blanca de Anjou, Teresa de Entrenza, María de Navarra, y también su hija Constanza casada con Federico II, y otras infantas aragonesas como Leonor, hija de Pedro IV, reina consorte de Castilla.

81Las cualidades más destacadas y que se repiten en la breve valoración que nos ofrecen los cuatro cronistas sobre las reinas son: la sabiduría, la belleza y la bondad, dan una valoración en general muy positiva, salvo alguna pequeña excepción, de estas diecisiete mujeres, consortes de reyes, de las que hemos hablado, más difícil ha sido encontrar en las crónicas noticias sobre las infantas, citadas sólo brevemente.

Haut de page

Bibliographie

ALBERTÍ, Elisenda, Dames, reines, abadesses, 18 personalitats femenines a la Catalunya medieval, Barcelona: Albertí Editor, 2007.

AURELL, Martí, Les noces del comte, Barcelona: Omega, 1998.

Diccionari Biogràfic de dones, https://dbd.vives.org/bio.php?id=490.

FUENTE, María Jesús, Reinas medievales en los reinos hispánicos, Madrid: La esfera de los libros, 2004.

GARCÍA CASTÁN, Concha, Las reinas de Aragón, Zaragoza: CAI00, 2000.

“Sobiranes de Catalunya”, Memorias de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, v. 10, 1928.

Jaume SOBREQUÉS y Mercè MORALES, Comtes, reis, comtesses i reines de Catalunya, Barcelona: Editorial Base, 2011.

Teresa VINYOLES, “Reinas e infantas de Aragón”, Panteones reales de Aragón, Zaragoza: Gobierno de Aragón, 2018, p. 154-161.

Haut de page

Notes

1 Lluís CIFUENTES, Les quatre grans cròniques catalanes, un dels millors conjunts historiogràfics de l’Europa Medieval, Catalan Historical Review, 12, 2019, p. 137-149.

2 Hemos consultado la edición que publicó Ferran Soldevila con un prólogo y una candad importante de notas críticas. Ferran Soldevila, Les quatre grans cròniques, Barcelona: Selecta, 1971.

3 Josep M. PUJOL, Composició oral interactiva en el Llibre dels feits, el testimoni de la retòrica”, Jaume I. Commemoració del VIII centenari del naixement de Jaume I, Barcelona: IEC, 2011 vol. 1, p.741-759.

4 E nos haguem per muller la reina dona Lionor per consell de nostres homens […] E podiem llaora haver dotze anys e entravem en lo tretzè; si que un any estiguem ab ella que no podiem fer ço que els homens han de fer ab sa muller, car no haviem edat (Jaime I c. 18 y 19).

5 Tenían un bisabuelo común: Alfonso VII, y un tatarabuelo común Ramon Brenguer III de Barcelona.

6 E ella quan ho oí, lleixà son menjar. E espere-la tro que vene e eixim a la costa del peu del castell e nós e ella entram alegrement dins lo castell, e ab gran alegria menjam (Jaime I c. 248). Burriana dista de Almenara 23 km.

7 Jaime I, c. I 426,432.- Berenguela era hija del infante Alfonso de Castilla, señor de Molina, hermano del rey Fernando III. Sobre las amantes de Jaime I, M.Elisa VARELA, “Teresa Gil de Vidaure, Berenguera Alfonso, Sibil·la de Saga… amistançades, concubines o amants de Jaume I, Jaume I. Commemoració del VIII centenari fel naixement de Jaume I, Barcelona: IEC 2013 v. 1 p. 577-598.

8 El historiador Miquel Coll i Alentorn identificó al cronista con Bernat Escrivà (1240-1288), funcionario real que procedía de la localidad de Es Clot, en el Rosellón, Miquel Coll i Alentorn, Bernat Desclot: Crónica, Barcelona, Barcino, 1949-1951.- Stefano M. CINGOLANI,Historiografia, propaganda i comunicació al segle XIII: Bernat Desclot i les dues redaccions de la seva crónica, Memòries de la Secció Històrico-Arqueològica, 60, Barcelona: IEC, 2006.

9 Se refiere a Berenguela, hermana de Ramón Berenguer IV, casada con el rey Alfonso VII de León, llamado el Emperador, que al enviudar casó con Riquilda de Polonia, prima del emperador Enrique VI.

10 Coronà madona la reina Constança, sa muller, e mes-li lo pom de l’aur en la ma e la verga de l’aur en l’altra ma en l’església major de Saragossa davant l’altar mentre el bisbe cantava la missa (Desclot c. 73). Ferran SOLDEVILA, Pere del Gran v. 3, Barcelona: IEC, 1950, p. 20-21.

11 A Déu plau que tu recontes aquestes aventures e meravelles con alre no és viu qui ho pogués així en veritat dir. (Muntaner c. 1)

12 Salmo 115, que es el 113 en la versión hebrea, de ahí que se cite como 113 en la crónica.

13 SOLDEVILA, Les quatre grans cròniques, p. 105.

14 El heredero Pedro II, Fernando abad de Montearagón, dos hijos que murieron siendo niños. Leonor y Sancha que casaron con los condes de Provenza Ramon VI y Ramon VII, padre e hijo, y las ya citadas Constanza y Dulce, La crónica de Desclot cita brevemente a las hijas de Sancha, c. 4.

15 De la reina dona Maria, nostra mare , volem aitant dir, que si bona dona havia al món , que ella ho era en tembre e en honrar Déu […] reina santa és clamada per aquells qui són en Roma e per tot lo món. E guareix malats molts quan beuen ab vi e ab aigua de la pedra que raen del seu vas”(Jaime I c. 7).

16 Fill de la molt alta dona madona Maria de Montpeller, qui fo molt santa dona e bona a Déu e al món , així com aquella qui eixí de la casa de l’emperador de Roma. (Muntaner c. 1).- Según Desclot: aquesta dona es molt de bona vida, honesta e plasent a Déu e al segle (Desclot c. 4).

17 SOLDEVILA, op. cit., p. 192.

18 Sobre la reina Violante entre otras obras: Princeses de terres llunyanes, Catalunya i Hongria a l'Edat Mitjana. Barcelona, Generalitat de Catalunya, 2009. Claire PONSICH, Une petite fille de l’empereur de Constantinople, reine a’Aragon. Identité et pouvoir de Jolánta Àrpad (1216-1251), Jaume I. Commemoració del VIII centenari fel naixement de Jume I, Barcelona: IEC 2013 v. 1 p. 539-576.

19 I la regina fou ab nos, i eixiren a nos tots los sarraïns e les sarraïnes amb gran alegria (Jaime I c. 354).

20 Envia’m per la regina. I quan ella fo venguda, fem-ne partir totes les dones que ab ella eren vingudes e tots los altres, i no romàs amb nós d’elles sinó ella sola (Jaime I c. 278).

21 Blanca de Antillon mantendría relaciones con el rey hacia 1240, el mismo año que nacía el heredero Pedro III, tuvo del rey un hijo, Fernando Sanxis, VARELA op. cit, p. 590.

22 Sobre la reina Violante entre otras obras: Princeses de terres llunyanes, Catalunya i Hongria a l'Edat Mitjana. Barcelona, Generalitat de Catalunya, 2009.- Claire PONSICH, Une petite fille de l’empereur de Constantinople, reine a’Aragon. Identité et pouvoir de Jolánta Àrpad (1216-1251)Jaume”I. Commemoració del VIII centenari fel naixement de Jaume I, Barcelona: IEC 2013 v. 1, p. 539-576.

23 Pedro heredó Aragón Cataluña y Valencia, Jaime recibió Mallorca y el Rosellón, Sancho fue arzobispo de Toledo, Sancha murió en una peregrinación a Jerusalén, María ingresó en el monasterio de Vallbona de les Monges. Fernando y Eleonor murieron siendo niños.

24 ACA , Pergaminos de Jaime I, doc.1264.

25 Que nós sabiem be com ella nos amava molt, aixi com a filla deu amar a pare bo e lleial, e que nós haviem casada ab lo rei de Castella […] que ens pregava com a rei i senyor en qui ella havia fiança e sa esperança, que nos que li ajudàssem , que ella no vis son marit e sos fills desheretar en sos dies.(Jaime I c. 379).

26 Sobre esta boda (Desclot c. 51).

27 Madona la reina, en la cambra pres comiat del senyor rey e cascun se pot pensar qual fo lo departiment que entre ells fo, que james fo tan gran amor entre marit e muller com entre ells era e fou tots temps (Muntaner c. 95).

28 Para la conquista de Sicilia (Desclot c. 120-129), (Muntaner c. 54, 57 y siguientes) – Constanza entronitzada como reina de Sicilia actua como tal (Desclot c. 103), (Muntaner c. 99).

29 De entre los hijos que tuvo Constanza sobrevivieron cuatro hijos y dos hijas: Alfonso y Jaime, que fueron sucesivamente reyes de Aragón, Federico que fue rey de Sicilia y Pedro. Las dos hijas fueron Isabel, y reina santa de Portugal, esposa del rey Dionisio y Violante casada con el rey Roberto de Nápoles (Muntaner c. 11).

30 Carlos de Anjou había destronado a Manfredo, el padre de Constanza, que había muerto en el campo de batalla en 1266 y había hecho prisionera a su hija Beatriz.

31 Que ben pot hom dir que que anc tan bell parell de marit e muller no no s’acostaren null temps”, que del señor rey vos pusc dir que és lo pus gracias senyor e lo pus cortès e el pus ensenyat e el pus savi e ellor d’armes qui anc fos , e dels bons crestians del món; e de madona la reina Blanca pot hom dir així mateix que fou la pus bella dona e la pus savia e la pus graciosa a Déu e a sos pobles que anc fos regina neguna, e la mellor cretiana, que ella era fontana de gràcia e de totes bonees a ella pot hom dir lo mot que les gents de Catalunya e de Aragó e del regne de València li dixeren: que l’apellarien la santa reina dona Blanca de santa pau, que pau santa e bona ventura venc per ella a tota la terra (Muntaner c. 182)

32 Sobre la reina Blanca, entre otras obras: Jesús E. MARTÍNEZ FERRANDO, Jaime II de Aragón. Su vida familiar, Barcelona: Consejo Superior de Investigaciones Científicas, 1948. Francesc MIQUEL, La reina Blanca d'Anjou, Barcelona: Dalmau, 1975.

33 Sus hijos fueron Jaime (el heredero que renunció a la corona), Alfonso IV rey de Aragón, Juan arzobispo de Toledo, Pedro conde de Ribagorza, Ramon Berenguer conde de Ampurias; María, esposa de Pedro de Castilla hermano de Fernando IV; Constanza esposa de don Juan Manuel, Blanca monja de Sigena, Isabel, casada con Federico I de Austria, Violante casada primero con Felipe de Rumania y después con Lope conde de Luna.

34 Núria ARMENTANO; Mercè SUBIRATS; Assupció MALGOSA, Blanca d'Anjou, testimoni de la maternitat medieval (1280-1320)Actes del V Congrés d’Arqueologia medieval i moderna a Catalunya, 2015, p. 837-846.

35 Sobre la reina Elisenda entre otras obras: Jesús E. MARTÍNEZ FERRANDO, Biografia de Elisenda de Montcada “Regina de Pedralbes, Barcelona: Ayuntamiento de Barcelona, 1953. Ester BALASCH y Francesca ESPAÑOL, Elisenda de Montcada. Una reina lleidatana i la fundació del reial monestir de Pedralbes, Lérida: Amics de la Seu Vella, 1997.

36 Juana nació en 1344, era la segunda hija de Pedro el Cereminioso y Maria de Navarra, que casó con el conde de Ampurias (Pedro IV c. 3.190).

37 Elena CANTARELL, Teresa d’Entença, Diccionari biogràfic de dones, https://dbd.vives.org/bio.php?id=490.

38 Alejandra RECUERDO, Doña Leonor: infanta castellana, reina aragonesa y elemento de discòrdia en las relaciones castellano-aragonesas en la primera mitad del siglo XIV, Estudios medievales hispánicos, Madrid: Universidad Autónoma, 2, 2013, p. 221-240.

39 Hija de Alfonso IV de Portugal y de Beatriz de Castilla, se casó con el rey en noviembre de 1347, murió a causa de la peste negra en octubre de 1348 sin dejar descendència (Pedro IV c. 4,8). Ana Maria SEABRA DE ALMEIDA RODRIGUES, Un destin interrompu: Aliénor de Portugal, bréve reine d’Aragon (1347-1348), Études Roussillonnaises. Revue d'histoire et d'archéologie méditerranéennes: Les femmes dans l'espace nord-méditerranéen, 2013, p. 89-96.

40 Jaume RIERA, “La coronació de la reina Elionor (1352)”, Acta historica et archaeologica Mediaevalia, 26, 2005.

41 En nostres regnes havia mortaldats e fams e en aquest temps era passada d’aquesta vida la reina Elionor (Pedro IV c. 6.64).- Estec-ne consirosa engoixosa en tant que per sobre de desitg ne morí en l’any 1375 (Pedro IV apéndice).

42 Teresa VINYOLES, La vida i la mort entre horts i vinyes, Barcelona 1375, Barcelona: Editorial Base 2020, p. 62-63.

43 Alberto BÓSCOLO, La reina Sibil·la de Fortià, Barcelona: Dalmau, 1971.

44 Nos plagué mes per a nos pedre per muller una dona apellada Sibilia de Fortià, filla d’un cavaller d’Emordà… la qual prenguerem nupcialment en faç d’esglesia, en 1377 (Pedro IV apéndice c. 3).

45 E ells pregaren-li que lleixàs anar la reina de Mallorques lla on se volgués, car a ell no era honor de tenir una dona aital com aquella en presó, majorment com fos prenyada, e havien reguard que no s’afollàs del prenyat per dolor si es vis en presó; e lo rei dix-los que li plaïa, per amor d’ella e d’ells, e que se n’anàs si anarse’n volia (Desclot c. 135) también recoge la prisión de la reina y sus hijos Pedro IV en su crónica c. 3.4.

46 Com fom a la porta del castell, jo pris en mos braços lo semyor infant, e aquí ab gran alegría jo el porté estrò davant les reines, qui seien ensems. E Déu don-hos a tuit tal goig com madona la reina sa àvia hac con lo vee així graciós e bon e ab la cara rient e bella […] E ella pres-lo e besa’l més de deu vegades; e puis madona la reina jove pres-lo e així mateix besa’l moltes vegades. (Muntaner c. 269)

47 Mercè, mairitz, que sufrén pas los mals que·m dats, e doncs tornats, que nulh tresor no val un cor que per vós mor, ab amorosa pensa. Martín de RIQUER, Historia de la literatura catalana, Barcelona: Ariel, 1964. v. 1, p. 519-520. Catalina BONNIN, “L’enyor de la reina de Mallorca”, Estudis Baleàrics, 57,1997, p. 139-145. Sobre la poesia femenina de añoranza: Teresa VINYOLES, Usos amorosos de las mujeres en la época medieval, Madrid: Catarata, 2020.

48 Núria SILLERAS,Reginalitat als regenes hispànics medievals concepte historioràfic per a una realitat histórica, Boletín de la Real Academia de Buenas Letras de Barcelona, 50, 2006, p. 125.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Teresa Vinyoles Vidal, « Sabiduría, bondad, belleza, maternidad: las reinas y sus hijas en las crónicas catalanas », e-Spania [En ligne], 42 | juin 2022, mis en ligne le 24 juin 2022, consulté le 12 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/44389 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.44389

Haut de page

Auteur

Teresa Vinyoles Vidal

(Universidad de Barcelona)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search