Navigation – Plan du site

AccueilNuméros42Escrita do Tempo, escrita do Mund...La historia universal en Bizancio...

Escrita do Tempo, escrita do Mundo: historiografia universal na Ibéria dos séculos XII a XV

La historia universal en Bizancio: problemas de definición y principales formas literarias

Patricia Varona Codeso

Résumés

Dans le domaine des études grecques, l’histoire universelle a fait l’objet d’un intérêt croissant ces dernières années. D’une part, la culture hellénistique qui l’a vit naître a été revendiquée et, d’autre part, les liens entre des disciplines telles que la philologie classique, les études sur l’Antiquité tardive et le début du christianisme ou les études sur le grec et le latin médiévaux ont été renforcés. L’une des conséquences les plus importantes de cette situation a été la remise en question du paradigme actuel en ce qui concerne les formes littéraires de l’histoire universelle, leur origine et leurs relations mutuelles. Partant de ces prémisses, cet article aborde brièvement les concepts de chronique et d’histoire universelle, ainsi que leur origine et leur développement dans le monde grec médiéval, pour se concentrer plus particulièrement sur la définition des genres de la chronographie et du bréviaire universel, les manifestations les plus importantes de l’histoire universelle à Byzance en raison du nombre de textes et de témoignages conservés, ainsi que de leur influence sur d’autres domaines culturels et linguistiques par le biais de traductions et d’adaptations.

Haut de page

Texte intégral

Problemas de definición y terminología

  • 1 José Miguel ALONSO-NÚÑEZ, The Idea of Universal History in Greece from Herodotus to Augustus, Ámste (...)
  • 2 Véase, para una historia crítica del concepto y su utilización, Hervé INGLEBERT, «The Universal Chr (...)

1Durante la Antigüedad tardía y la Edad Media se cultivan en lengua griega diferentes formas de «historia universal» que se distinguen entre sí por su estructura (cronológica u onomástica) y su mayor o menor desarrollo narrativo. El elemento común a todas estas formas de la historia universal es que tienen como punto de partida la Creación, el origen de los tiempos. La historiografía moderna a menudo ha identificado la «universalidad» con el espacio, como reflejan muchas definiciones de la historia universal como historia del mundo conocido1. La historia universal se ha entendido también como relato cuyos planteamientos tienen pretensiones de universalismo en algún sentido, al escoger como tema principal o eje vertebrador un gran tema ético o político que se repite2. Sin embargo, esta aproximación no es útil para comprender las particularidades de una determinada forma de cultivo de la historia que tuvo un enorme éxito durante casi dos mil años y cuyos cultivadores a menudo no fueron grandes intelectuales sino individuos anónimos que apenas analizaban su material, sino que contribuían a una tradición.

  • 3 Por ejemplo, Beryl SMALLEY, Historians in the Middle Ages, Londres: Thames & Hudson, 1974, p. 95: «(...)

2Frente a la definición espacial de esta historiografía, que es difícil de concretar por estar sujeta a restricciones de carácter cultural y político, el tiempo puede ser objeto de medición objetiva y es precisamente la alianza entre la historia y las matemáticas lo que dio un impulso definitivo a esta forma concreta y particularmente exitosa de concebir la historia universal. Esta historia universal, que seguirá cultivándose hasta la Edad Moderna, puede entenderse mejor como historia de la totalidad del tiempo, lo que la convierte, por lo tanto, en una empresa esencialmente inacabada que requiere un estudio diferente del de las obras cerradas, concebidas como finitas y completas como tales. En este sentido fundamental de escritura inacabada sobre la totalidad del tiempo, tanto la historia universal como la crónica universal surgieron, hasta donde sabemos, en el mundo griego helenístico de la mano de historiadores como Éforo y Teopompo, Polibio, Posidonio, Diodoro Sículo, Trogo Pompeyo o Nicolás de Damasco, y fueron adoptadas (y adaptadas) con gran éxito tanto por judíos como por cristianos de acuerdo con su propia visión de la intervención de Dios en la historia tal y como se muestra en el Antiguo Testamento. Sin embargo, el cristianismo no es el germen de esta forma de escribir la historia ni el «universalismo» cristiano es, desde un punto de vista teológico, su base ni su sentido último, pese a que así se ha considerado en ocasiones desde la perspectiva de los estudios medievales3.

  • 4 Catherine DARBO-PESCHANSKI, «Fabriquer du continu (l’historiographie grecque face au temps)», Stori (...)

3En tanto que escritura inacabada por definición, dado su objetivo de abarcar la totalidad del tiempo, la historia universal se comprende mejor como tradición que como género u obra concreta. En todo caso, es preciso relacionarla con lo que a menudo se denomina «historia continuada», pues sólo desde una perspectiva intergeneracional, la de una tradición historiográfica, puede abarcarse verdaderamente la totalidad del tiempo histórico. La voluntad de abarcar el relato completo de la historia por medio del encadenamiento de distintas obras a lo largo del tiempo era ya una práctica de la historiografía clásica4, pero hasta la época helenística no se avanza en la construcción de un marco cronológico que pueda albergar un relato verdaderamente completo de la historia acorde con el conocimiento histórico elaborado hasta la fecha.

4Esta necesidad de recursos y técnicas específicos para llevar a cabo su objetivo explica que la historia universal surgiera con posterioridad a otras formas de la historiografía griega. En primer lugar, requiere un marco cronológico de base aritmética que permita tratar el tiempo como una dimensión objetiva, como una plantilla en la que colocar los acontecimientos históricos, lo que llevará al uso de formatos tabulares en la transmisión manuscrita, como sucedía en la crónica de Eusebio y su traducción por Jerónimo. En segundo lugar, requiere una serie de datos que permitan establecer sincronismos entre distintos sistemas cronológicos (o intervalos dentro de ellos) y convertir las fechas relativas en absolutas. En tercer lugar, un punto de partida para el relato, una fecha inicial desde la que arrancar la cuenta del tiempo.

  • 5 Patricia VARONA, «Chronology and History in Byzantium», Greek, Roman, and Byzantine Studies, 58, 20 (...)

5Como muestran claramente sus orígenes en la época helenística y su desarrollo posterior, la sincronización de la historia de una serie de pueblos de la Antigüedad sirvió originalmente al propósito de establecer la antigüedad de los principales hallazgos de la civilización y de reconstruir la historia primitiva de la humanidad, remontándose en la medida de lo posible a una condición primigenia común, con fines esencialmente apologéticos, identificables tanto en los historiadores helenísticos paganos, que reivindicaban la antigüedad de la cultura griega frente a la de los pueblos gobernados por los sucesores de Alejandro (y viceversa), como en los judíos y cristianos posteriores. La limitada «universalidad» espacial practicada por esta escritura de la historia se sitúa desde sus orígenes al servicio del objetivo de la extensión temporal, que los cristianos llevarán a su máxima expresión, a su perfección podríamos decir, fijando el comienzo de la historia no ya en el annus Adami establecido por los cronógrafos del judaísmo helenístico, sino en el momento mismo de la Creación, seis días antes, y especulando también sobre la fecha exacta del final de los tiempos. Es precisamente la continuidad cronológica de la historia bíblica desde la Creación lo que permite completar con el relato de la historia más antigua el marco cronológico desarrollado por Eratóstenes en Alejandría, que arrancaba con la caída de Troya5.

  • 6 Para una panorámica reciente véase el volumen colectivo P. LIDDEL y A. FEAR (ed.), op. cit., en el (...)

6La evolución posterior del género pondrá de manifiesto el contraste entre la amplitud espacial del relato de los tiempos primitivos y la limitación de la historia posterior a la «universalidad» de Roma6. La tradición posterior se limitará a preservar la historia de otros pueblos dentro del relato de los tiempos primitivos, pero a menudo no la revisará ni la ampliará, concentrándose principalmente en la ampliación del relato en términos del tiempo abarcado y generando así una tradición sometida a actualización permanente.

Principales formas: el problema de la crónica

  • 7 Véase para esto Richard W. BURGESS, «The Origin and Evolution of Early Christian and Byzantine Univ (...)

7La mayor parte de la historia universal conservada en griego consiste, por un lado, en recopilaciones de listas reales de carácter subliterario y, por otro, en obras considerablemente extensas de gran desarrollo narrativo y estructura onomástica. Las primeras pertenecen al género de la cronografía y las segundas al del breviario. Si la cronografía y el breviario son los géneros de la historia universal más cultivados en lengua griega durante la Antigüedad tardía y la Edad Media, ¿qué decir de la crónica? Durante la Edad Media, en el mundo griego el término chronica (χρονικά) se asocia con la escritura de la historia en sentido amplio (como nombre o adjetivo), en tanto que los títulos de las obras conservadas adoptan las denominaciones más variadas, lo que en gran medida guarda relación con el método compilatorio de composición en que se basan, que incorpora toda clase de aspectos de las obras anteriores, incluyendo también sus títulos. Si por crónica entendemos una obra estructurada cronológicamente a partir del año como unidad básica (la palabra griega crónica es de hecho etimológicamente equivalente al latín annales), hay que subrayar que sólo conservamos dos crónicas bizantinas propiamente dichas, la Crónica pascual (s. VII) y la Crónica de Teófanes (s. X)7.

8Sin embargo, mientras que la Crónica pascual se nos ha transmitido (en un único manuscrito, el Vaticanus Gr. 1941) como una obra que abarca la historia desde la Creación hasta 630 (la mutilación del manuscrito es la causa de que el texto concluya en 628), la Crónica de Teófanes se nos presenta como la continuación de la cronografía de Jorge Sincelo (que concluía en 284) hasta 813 y recoge su denominación de «cronografía». Esta situación ejemplifica perfectamente tanto la naturaleza de la empresa de la escritura de la historia universal como la dificultad principal de su estudio en el mundo griego, que radica en que sus manifestaciones no pueden entenderse como textos o testimonios aislados, ni por lo tanto estudiarse de forma independiente de una tradición. Los textos conservados suelen solaparse entre sí de múltiples formas, comenzando donde un determinado predecesor se detuvo y prolongando el relato hasta el presente, enmendando o ampliando a otro, dando forma en su conjunto a un relato canónico de la historia en su totalidad, construido y decantado a lo largo de siglos. Supone un desafío el estudio de estos textos como producciones orgánicas, «vivas», que no pueden ser adscritas con seguridad a una fecha o a un autor, sino que son constantemente revisadas, actualizadas, ampliadas, a modo de patrimonio común, de ejercicio de un determinado uso del texto que difiere enormemente del nuestro y cuyo estudio requiere como paso imprescindible un análisis detallado de los testimonios manuscritos bajo nuevas perspectivas.

  • 8 Para Jöelle BEAUCAMP y Marie-France ROUAN, «La Chronique pascale: le temps approprié», in: Jean-Mar (...)

9Obras como la Crónica pascual también ponen de manifiesto la necesidad de distinguir cuidadosamente entre fuentes y modelos, así como entre los distintos subgéneros cronísticos e históricos, a la hora de analizar estos textos. La Crónica pascual es única por su contenido mitad cronístico, mitad computístico, ya que contiene tanto un relato de la historia de la humanidad desde Adán hasta su propia época, como un compendio de los métodos de cálculo pascual. Desde un punto de vista estrictamente cronológico tenía como objetivo reformar el ciclo pascual alejandrino adaptándolo al calendario romano y restablecer la fecha tradicional de la Pasión de Cristo8. Puede definirse como una crónica propiamente dicha por su estructura analística, pero presenta características del breviario en la medida en que somete sus fuentes a un tratamiento de selección y resumen que en ocasiones tiene objetivos claramente narrativos, como vemos en su primera parte. De un modo semejante, la obra de Teófanes presenta un desarrollo narrativo absolutamente inusual para una crónica, si tenemos en cuenta que la brevedad e incluso el estilo paratáctico son los rasgos más característicos del género junto con la estructura analística.

  • 9 Ver para una crítica de la situación y una propuesta terminológica, R. W. BURGESS y Michael KULIKOW (...)

10El término crónica resulta hoy en día problemático porque en la tradición griega (y en la latina) se aplica a obras de características muy diferentes, y las distintas disciplinas históricas también lo utilizan cada una en un sentido diferente. La bizantinística moderna en buena medida lo ha empleado sin ahondar suficientemente en su significado original, la historia de su estudio o su empleo por parte de otras disciplinas9. Así, en la bibliografía especializada suele designar a una obra de escaso mérito literario, en contraste con la más sofisticada «historiografía», de raigambre clasicista.

La cronografía

  • 10 Para Felix JACOBY, «Über die Entwicklung der griechischen Historiographie und den Plan einer neuen (...)

11Además de la cronografía, el breviario o la crónica, cabe mencionar otras formas de la historia universal en Bizancio. La cronografía constituye una compilación de canones (κανόνες) o listas reales provista o no de comentario (cronografía analítica o comentada frente a cronografía simple o breve) que conforma no una cronología sucesiva, sino una serie de bloques independientes10. Tanto en su forma comentada como en la breve incluye supputationes, sumas de los años transcurridos en intervalos entre distintos hitos históricos como el diluvio o la Encarnación. Cronografías comentadas particularmente influyentes fueron las de Julio Africano (s. II), Eusebio de Cesarea (s. V) y Jorge Sincelo (s. X).

  • 11 Cyril MANGO, «The Tradition of Byzantine Chronography», Harvard Ukrainian Studies, 12/13, 1988-1989 (...)
  • 12 Básicamente, las de Jorge Sincelo, Teófanes y la mal llamada «Crónica Vaticana», que es en realidad (...)

12Se ha argumentado que el siglo IX «represents the pivotal period, which witnessed the transition from a universal to a local perspective» en la cronografía bizantina11. Esta perspectiva histórica se ha ilustrado por medio de las listas reales (las secciones cronográficas o fila regnorum) que integran las cronologías compuestas en esta época12: 1) Patriarcas, jueces y reyes del Antiguo Testamento desde Adán al cautiverio en Babilonia; 2) Reyes de Persia de Ciro a Alejandro; 3) Reyes helenísticos de Egipto (Ptolomeos); 4) Emperadores romanos y bizantinos; 5) Emperatrices romanas; 6) Reyes de Samaria; 7) Sumos sacerdotes judíos; 8) Patriarcas de Constantinopla; 9) Papas de Roma; 10) Patriarcas de Jerusalén; 11) Patriarcas de Alejandría; 12) Patriarcas de Antioquía; 13) Libros bíblicos y parabíblicos. Después del s. X, numerosas cronografías bizantinas se limitan a actualizar la lista de emperadores y emperatrices bizantinos, así como de patriarcas de Constantinopla, sin revisar nada más.

  • 13 Ibid., p. 369-370. Mango trata de relacionar la perspectiva aparentemente reducida de las primeras (...)
  • 14 Arnaldo MOMIGLIANO, «Le origini della storia universale», in: Settimo Contributo alla storia degli (...)
  • 15 A. MOMIGLIANO, art. cit. Posteriormente añadiría un sexto modelo, la sucesión de instituciones polí (...)

13El elenco más amplio lo encontramos en la «Crónica Vaticana», que añade los reyes sasánidas y los califas árabes. El más reducido incluye sólo las cuatro primeras secciones. Este enfoque reducido de la cronología de la historia, que se ha identificado con la recepción eslava de la cronografía bizantina13, coincide sin embargo de manera sustancial con la perspectiva histórica del Canon Real, compilado por Claudio Ptolomeo en el siglo II (Babilonia, Persia, Macedonia y Roma), con la de la columna izquierda de la Crónica de Eusebio-Jerónimo (Asiria, Media, Persia, Macedonia and Rome) o la organización de las listas en la cronografía de Eusebio (Caldea, Israel, Egipto, Grecia y Roma). Es la perspectiva histórica de la denominada «sucesión de los imperios», un modelo historiográfico desarrollado por los antiguos griegos y reinterpretado escatológicamente en el libro bíblico de Daniel, compuesto en época helenística14. Se trata además de uno de los cuatro modelos historiográficos de universalización de la historia identificados en la historiografía grecorromana (y judía): la sucesión de los imperios, la sucesión de las razas, la sucesión de los descubrimientos o tecnologías y la analogía con el ciclo de la vida humana15. El modelo de la sucesión de los imperios es el más cultivado con diferencia en el ámbito de la historiografía griega tardoantigua y medieval y pudo fácilmente exportado a la Europa occidental por la propaganda cultural carolingia a través de las ideas de la translatio imperii y la translatio studii. Su influencia en la cronística latina de la Antigüedad tardía y principios de la Edad Media pudo tener su origen en el epítome de las Historias Filípicas de Pompeyo Trogo elaborado por Justino.

  • 16 Alfred SCHOENE (ed.), Eusebii Chronicorum libri II, 1 Berlín: Weidmann, 1875, p. 63-102.

14Por lo demás, la «Crónica Vaticana» es una compilación de al menos tres textos diferentes, datados entre los reinados de Miguel III (842-867) y Basilio I (867-886)16. El último de ellos, una cronografía breve extraída de las obras de Epifanio de Salamina, también incluye la perspectiva histórica más reducida (cronología del Antiguo Testamento, Persia, Egipto y Roma-Bizancio). El segundo, por el contrario, incluye todas las listas de patriarcas, comenzando por los papas de Roma, y también un número significativo de listas reales (Caldea y Arabia, Asiria, Egipto, Sición, Argos, Micenas, Atenas, Lacedemonia, Corinto, Lacio, Roma (reyes), Media, Macedonia, reyes helenísticos de Egipto y Siria, Lidia, Babilonia, Persia (Aqueménidas), Israel (reyes, sumos sacerdotes y reyes bajo la dominación romana), Persia (Sasánidas) y califas musulmanes). La mencionada obra de Jorge Sincelo, que es una cronografía anotada, incluye listas reales de Caldea, Egipto, Persia, Asiria, Sición, Israel y Judá, Argos, Atenas, Lacio, Lacedemonia, Corinto, Media, Macedonia, Roma, Lidia y los reinos helenísticos. Aunque se trata de una obra compilatoria que bebe de numerosas fuentes, en términos de perspectiva histórica la amplitud de su selección es significativa.

15Además de ser objeto de compilación en las cronografías, los canones tienen existencia independiente en la transmisión manuscrita. El más célebre de ellos es el mencionado Canon Real de Claudio Ptolomeo, incluido entre las tablas que acompañaban al Almagesto, elaborado por los astrónomos babilonios y actualizado después por los alejandrinos y posteriormente por los bizantinos, a quienes debemos las versiones más antiguas conservadas. En sí mismos, los canones son listas reales que establecen una cronología sucesiva. Así, el Canon Real incluye los reyes de Babilona (de 747 a 539 a. C.), de Persia (de 538 a 332 a. C.), de Macedonia (331 a 305 a. C.) y los Ptolomeos (hasta 30 a. C.), ampliándose posteriormente para incluir a los emperadores romanos y bizantinos.

  • 17 Adolf BAUER (ed.), Anonymi chronographia syntomos e codice Matritensi Nº 121 (nunc 4701), Leipzig: (...)

16A estas formas simples o subliterarias de exposición de la historia universal (cronografías y canones) hay que añadir las sinopsis, que surgen de la breve ampliación de los canones con noticias históricas, al modo de las Chronica maiora de Isidoro de Sevilla. El denominado Anonymus Matritensis, que se conserva en las primeras páginas del Matrit. BN 4701, es una sinopsis compuesta en el s. X a partir de la cronografía del s. X atribuida al patriarca Nicéforo17. Incluye numerosos sincronismos entre la historia sagrada y la historia secular, con el objetivo de situar, en el marco proporcionado por la cronografía de Nicéforo, los antiguos reyes de Egipto, Asiria o Grecia, los dioses y héroes de la antigua Grecia reinterpretados en términos evemerísticos, la fundación de algunas ciudades importantes y los principales poetas y filósofos del mundo antiguo.

17Como vemos, la simple dicotomía entre lo «local» y lo «universal» no resulta una base adecuada para aproximarse a la cronografía bizantina, aún muy poco estudiada. Avanzar en el estudio de la perspectiva histórica de la cronografía bizantina, o de la historia universal en Bizancio en términos generales, requeriría una revisión profunda y detallada de nuestros términos y categorías conceptuales, y una adecuada valoración del difícil equilibrio entre conservadurismo (y convención literaria) e innovación en la cultura bizantina. De hecho, el «local turn» que se ha querido identificar en el siglo IX bizantino puede rastrearse ya en los primeros cronistas cristianos, cuando ya se habían subsumido en un solo reino todos aquellos cuyas listas reales había recopilado la historiografía y una corriente principal de interpretación histórica había llegado a considerar esto mismo como un desarrollo natural de la historia.

  • 18 Buena muestra de ello son las distintas versiones de la cronografía atribuida al patriarca Nicéforo (...)

18En la segunda mitad del siglo XII, Constantino Manases compone un resumen de la historia en verso político por encargo de la cuñada de Manuel I Comneno (1140-1183), que abarca la historia desde la Creación hasta 1081 (6620 versos). Se trata de una de las obras históricas más populares del milenio bizantino por el número de manuscritos conservados (125), que incluyen paráfrasis y traducciones a otras lenguas como el antiguo búlgaro. En lugar de ampliar una cronografía previa al modo del Anonymus Matritensis, Manasses se sirve del método inverso, resumiendo breviarios anteriores para obtener como resultado una forma semejante, que sin embargo difiere por su estilo e intención. Numerosas obras ilustran la dificultad de establecer una distinción radical entre canones y sinopsis, que en la transmisión manuscrita encontramos en muy distintos grados de desarrollo con respecto a la estructura del canon, cuyas secciones son objeto de ampliación desigual de acuerdo con los intereses o conocimientos del compilador18. Es necesario tener en cuenta que se trata de una forma asociada originalmente a una función práctica y no sujeta en absoluto a ninguna clase de preceptiva literaria.

El breviario

19El breviario constituye la mayor expansión narrativa posible de la estructura onomástica de una cronografía, un canon o una sinopsis, cuya unidad básica es el reinado. Difiere de la crónica y de otros géneros de la historia universal en que pertenece por completo al ámbito de la historiografía narrativa y no está estructurado cronológicamente. Quizá precisamente por esto es el género por excelencia de la historiografía bizantina en su conjunto, el género más cultivado, más traducido a otras lenguas, más leído y conservado en un mayor número de manuscritos que corresponden a distintos períodos de la historia de Bizancio, y muy especialmente a los siglos XII-XV.

20La expansión de la estructura de la cronografía o de la lista real para formar un breviario no debe entenderse en sí como una cuestión histórico-literaria, sino más bien de método de composición. La cronografía no antecede históricamente como género al breviario, sino que sigue cultivándose intensamente de forma simultánea a éste, ya que sirve a una función diferente en términos de cultura histórica y difiere radicalmente del breviario en extensión y complejidad. Por su parte, la estructura del breviario permite reorganizar a gusto del redactor toda la información concerniente a un reinado y dotarla de un gran desarrollo narrativo, dando lugar a un relato de la historia más que legible y muy a menudo directamente ameno. Frente a esto, la estructura cronológica de la crónica ofrece menos libertad, confinando cada hecho a su año correspondiente y limitando las posibilidades de relacionar unos hechos con otros en términos suficientemente complejos. La Crónica pascual, por ejemplo, incluye años vacíos de información (la cronología se impone como estructura al relato histórico), en tanto que Teófanes, un cronista atípico por sus aspiraciones narrativas, incluye años que ocupan varias páginas, páginas en las que por supuesto se ve obligado a romper el corsé que le impone la estructura analística para explicar adecuadamente, por ejemplo, el desarrollo de una guerra. En el breviario, la narrativa resultante depende en gran medida de la habilidad (y cultura) del redactor, de sus expectativas como tal y de las fuentes que tiene a su disposición.

  • 19 Utiliza como fuentes breviarios históricos (Malalas), consularia (una recensión griega de la Descri (...)

21Con todo, la práctica literaria demuestra que el componente de abstracción implícito en la noción de género muy difícilmente se materializa a la perfección en la realidad de una obra concreta. Así, una obra como la Crónica pascual, cuya estructura cronológica la convierte en un producto indiscutible del género de la crónica, contiene algunas características del género del breviario, lo que se explica muy probablemente por el carácter de sus fuentes. Aun estrictamente fiel a la estructura analística, su compilador tiene ciertas expectativas de exhaustividad en el tratamiento de algunos períodos, por lo que no se limita a seleccionar y secuenciar los acontecimientos, sino que recopila información de varias fuentes (breviarios, crónicas, consularia…) y la combina, dando lugar en ocasiones a una auténtica narrativa19. Por lo demás, los breviarios bizantinos recurren a todo tipo de fuentes y muy a menudo, como veremos, a breviarios precedentes.

22Desde el punto de vista de su función, los breviarios históricos parecen orientados a dotar al conocimiento histórico de un formato manejable y al servicio de los intereses coyunturales mediante una apropiada selección de los hechos que encuentran en sus fuentes. Puede decirse que una de las funciones más importantes de la crónica, la actualización y revisión del pasado, se realiza en el mundo griego fundamentalmente por medio de los breviarios, que a menudo manifiestan explícitamente su vocación de configurarse como reescritura de la historia (como, por ejemplo, afirma el célebre proemio de Juan Skylitzes en el siglo XI) o parecen hurtar a la crónica la pretensión de narrar por vez primera la historia de la época que abarcan (como harán los historiadores patrocinados por Constantino VII).

  • 20 Para los antiguos un epítome no era tanto un resumen como una obra caracterizada por su combinación (...)
  • 21 Véase para esto Eustaquio SÁNCHEZ-SALOR, Historiografía latino-cristiana, Roma: «L’Erma» di Bretsch (...)
  • 22 Véase, por ejemplo, Heinrich LAUSBERG, Manual de retórica literaria, Madrid: Gredos, 1966, § 294-33 (...)

23Otro elemento fundamental para su definición es el método de composición, que se basa en la divisio y compositio (y continuatio) de obras anteriores. Se trata de una historiografía básicamente compilatoria, cuyos productos pueden ser descritos como eklogé (selección), synopsis (compendio), synagogé (recopilación) ο epitomé (resumen). Desde un punto de vista actual, resulta contradictorio que esta historiografía aspire, por un lado, a la exhaustividad, a la totalidad del relato, y, por otro, a la brevedad, pero ambos objetivos son inseparables en una tradición que se remonta a la Antigüedad tardía y se alcanzan por medio de un procedimiento adecuado de selección de las fuentes que pone a prueba la destreza de los autores, su cultura y su memoria20. La brevitas compendiosa opera así de forma menos restrictiva que la brevitas selectiva, imponiendo ambas una selección del material acorde con la finalidad de la obra y en estrecha relación con los principios básicos de la historiografía cristiana, de carácter testimonial –providencialismo histórico–, edificante –anecdotario histórico– o apologético –antigüedad, universalidad, bondad y unión del cristianismo21. La historiografía bizantina, sin embargo, no ha sido objeto de atención desde este punto de vista. La brevedad, por otra parte, había sido elevada al rango de virtud de la narratio por la enseñanza de la retórica22. Estas ideas confluyen además con la típica oposición cristiana entre elocuencia y sabiduría, cuyos antecedentes se encuentran en la obra de Platón y cuya justificación radica en la propia Biblia. Puede decirse que la proclamación de concisión, en el sentido descrito, se convierte en una característica programática de buena parte de la historiografía cristiana.

  • 23 R. W. BURGESS, op. cit., p. 92.

24Burgess distingue dos tradiciones bizantinas de cultivo del breviario que difieren en cuanto a sus fuentes y modelos estilísticos23. Una de ellas deriva directamente de la historiografía narrativa (pagana) de época helenística e imperial (breviario helenístico) y, con la excepción de Juan Zonaras (s. XII) se cultiva en la Antigüedad Tardía o muy a principios de la Edad Media. Representantes de esta tradición serían Heliconio de Bizancio (fin. s. V), Eustacio de Epifania (s. VI), Hesiquio de Mileto (princ. s. VI), Juan Malalas (s. VI), Juan de Antioquía (princ. s. VII) y Juan Zonaras (s. XII), último ejemplo del género. La otra, más propiamente medieval, deriva de la ampliación sucesiva de canones o cronografías por medio de sinopsis y otros breviarios (breviario universal bizantino) y se plasma en una serie de textos muy influyentes de los que poseemos, en casi todos los casos, abundantes copias, versiones y traducciones. Serían exponentes de esta tradición las obras de Jorge el Monje (s. X), Simeón Logoteta (s. X), el Continuador de Teófanes (s. X), el Pseudo-Simeón (s. X), Juan Escilitzes (s. XI), Jorge Cedreno (fin. s. XI-princ. s. XII), Miguel Glicas (s. XII) o Teodoro Escutariotes (s. XIII).

25Ambas tradiciones difieren en cuanto a sus fuentes y estilo, planteamientos y objetivos, pero el caso de Malalas da buena muestra de la dificultad de establecer una separación tajante entre una y otra. Claramente bebe de la tradición del breviario helenístico, pero se inserta plenamente en el milenarismo cristiano, que asume con carácter programático, superponiendo la historia grecorromana al relato y la cronología bíblicos, con no pocas dificultades. Su principal objetivo es convencer a su público de que el temido AM 6000 ha quedado atrás, por lo que el mundo se adentra seguro en el séptimo milenio, sin expectativas de un inminente y largo período de penitencia y castigo. La victoria del cristianismo sobre el paganismo constituye un tema fundamental. Por otra parte, la tradición cronística ha dejado sus huellas en la obra, perceptibles sobre todo a partir del libro XV (Zenón y Anastasio) y especialmente en el XVIII (Justiniano), donde breves entradas analísticas demuestran su dependencia de crónicas o consularia anteriores. A la inversa, del propio Malalas se extraerá en parte una cronología latina de finales del siglo VII conocida como Laterculus Malalianus, único producto erudito conservado íntegramente de la escuela de Canterbury impulsada por Teodoro de Tarso y Hadriano. Tanto en Malalas como en los breviarios griegos posteriores la huella de la cronística es perceptible en las denominadas «annalistic stock phrases»: hoc anno (ἐν τούτῳ τῷ ἔτει, ἐν τῷ ἔτει).

  • 24 Según la visión tradicional, escribió bajo Miguel III y se detuvo en 842. Para los problemas de def (...)
  • 25 Fue traducida al antiguo eslavo y al georgiano.

26Jorge el Monje compiló hacia 870 un breviario que abarcaba la historia de la humanidad desde Adán hasta la restauración de la Ortodoxia en 84324 y que estaba destinada a gozar de una inmensa popularidad25. La obra se estructura por secciones correspondientes a cada uno de los reinados individuales y las indicaciones cronológicas se limitan a la duración de los mismos. En el prefacio se explica que tiene tres partes: la primera relata brevemente la historia antigua desde la Creación hasta los sucesores de Alejandro, resumiendo a Malalas; la segunda comienza de nuevo con la Creación y relata el mismo período en una extensión mucho mayor (siete veces la primera parte) tomando como base la Biblia griega de los LXX; la tercera parte, la más larga, relata la historia de la Roma imperial desde Julio César hasta Miguel III. Cabe preguntarse por qué Jorge escribe una primera parte de su relato desde la Creación hasta los diádocos resumiendo a Malalas y reescribe esta misma parte, en una extensión mucho mayor, a partir del relato de los LXX. Esto se explica por el carácter divergente de sus fuentes, que el género del breviario tendía a reproducir con alteraciones mínimas. La primera parte, que toma básicamente de Malalas, contiene un mínimo de relato bíblico (centrado en Caín y Abel) hasta el episodio de la torre de Babel, donde establece un sincronismo con la historia pagana de persas, asirios y griegos. Significativamente, Jorge menciona en el texto a Josefo, San Basilio y Moisés, pero no a Malalas, porque no lo considera una autoridad, sino un material derivado de los anteriores que él estaba legitimado para retocar. Hay en toda esta parte un mínimo de cronología comparada, y nada de cronología absoluta, pero está claro que Jorge quiso incluirla por las interpretaciones evemeristas que contiene sobre la mitología griega y los orígenes de los reinos orientales, que quería aclarar en términos apologéticos y que sus otras fuentes no incluían. En las dos primeras partes de su obra, por lo tanto, se hace eco tanto de la tradición del breviario helenístico como de la del breviario bizantino, por la que se decanta claramente después.

  • 26 Par. gr. 854, fol. 71-99; John A. CRAMER (ed.), Anecdota Graeca, 2 Oxford: E Typographeo Academico, (...)
  • 27 Ibid., p. 165; Elizabeth JEFFREYS, «The Transmission of Malalas’ Chronicle», in: E. JEFFREYS et al.(...)
  • 28 Anne PETRUCCI, La Chronique anonyme du Parisinus gr. 854, communément appellée Ἐκλογὴ ἱστοριῶν: édi (...)

27La Eklogè historiôn del Parisinus Gr. 854 es un breviario anónimo fechado en el reinado de Basilio I, en cuyo prefacio se dice que el texto pretende ofrecer un relato de la historia desde la Creación hasta el reinado de Anastasio (491-518), aunque el texto conservado se detiene en el rey bíblico Ozías26. Como todo indica que el compilador tomó de la crónica de Eusebio la parte inicial, transcribiendo literalmente una serie de páginas del texto griego hoy perdido, lo que su primer editor consideraba probado por comparación con las versiones latina y armenia, y la propia obra alaba a Eusebio, la declaración del prefacio ha llevado a pensar que no es del siglo IX, sino que se trata de la obra perdida de Eustacio de Epifania27. Sin embargo, una tesis reciente ha demostrado que el prefacio no es original, sino que corresponde a una fase posterior de composición del texto, originalmente compuesto bajo Basilio I y mutilado en el manuscrito28.

  • 29 Concluye la de Jorge el Monje con estas palabras: «ἕως ὧδε τὸ χρονικὸν Γεωργίου καὶ ἀπὸ τῶν ὧδε τοῦ(...)

28El fin del período iconoclasta en 843 y el cambio de dinastía en 867 propician la redacción de nuevos breviarios históricos patrocinados por los emperadores macedonios en el siglo X. La más notable de estas obras es la llamada «Continuación de Teófanes», que, prolongando el relato de la historia donde lo dejara la crónica de Teófanes, aborda en distintas partes los reinados de los emperadores siguientes hasta el fundador de la dinastía, Basilio I, que es objeto de un tratamiento monográfico, extenso y muy rico desde un punto de vista narrativo, que toma prestados algunos elementos de la biografía y el panegírico imperial. El mismo período es tratado por Genesio en la obra Reinados (Βασιλείαι), que muy posiblemente no satisfizo las expectativas de su patrono imperial (Constantino VII, el nieto de Basilio I) debido a su brevedad y a su estilo oscuro y rebuscado. Del breviario de Simeón Logoteta, presumiblemente un funcionario imperial nacido poco antes que el Continuador de Teófanes, conservamos una serie de versiones agrupadas bajo la denominación convencional de «Redacción A», algunas de las cuales han recibido el equívoco título de «Continuación de Jorge el Monje», lo que se explica porque en algunos manuscritos, como el Parisinus Gr. 1708, se presentan a continuación del breviario de Jorge el Monje29. Este título puede suscitar la impresión errónea de que Simeón tenía como objetivo continuar la obra de Jorge el Monje, algo de lo que en realidad no tenemos constancia alguna y que de hecho es muy improbable a juzgar por la evidencia interna. Por otro lado, sabemos que el breviario de Simeón también fue objeto de reelaboración más intensa o utilizado como fuente principal de otros breviarios (la denominada «Redacción B» y, sobre todo, la obra del Pseudo-Simeón). Falta por desarrollar una terminología adecuada de los modos de tratamiento del texto a fin de producir estas «reediciones» o adaptaciones tan características del género, y es imprescindible seguir profundizando en el estudio de la producción de los libros históricos.

  • 30 Hans THURN (ed.), Ioannes Scylitzae synopsis historiarum, Berlín/Nueva York: De Gruyter, 1973, p. 3 (...)

29Pese a las obras patrocinadas por Constantino VII (la Continuación de Teófanes y la obra de Genesio) y el breviario del Logoteta, subsistieron las dudas (o la polémica) sobre el relato historiográfico que completaba el tiempo transcurrido entre el final de la crónica de Teófanes (813) y el siglo XI. De algún modo pervive la necesidad de seguir «continuando» a Teófanes, pero los resultados difieren mucho del propio Teófanes y el género de la crónica. En el proemio de la Synopsis Historiôn de Juan Escilitzes¿(s. XI), se afirma que el primer resumen de la historia (ἱστορία) posterior a los historiadores antiguos que es digno de mención es el de Jorge Sincelo, al que sigue el de Teófanes el Confesor30. La labor de ambos consistía en la lectura de obras historiográficas y el resumen de lo esencial de los acontecimientos en un estilo simple y no rebuscado. Después de Teófanes ningún otro autor había emprendido una obra semejante, salvo por algunos intentos. Con todo, ninguno de ellos se tomó en serio su trabajo, por lo que no lograron llevar a cabo una descripción minuciosa de los hechos, sino que se limitaron a dar cuenta de los distintos reinados y de nada más, motivo de que resulten inútiles para las generaciones posteriores. Y cuando sus exposiciones parecen detalladas, sigue argumentando Escilitzes, perjudican a sus lectores a causa de su tendenciosidad, de lo que cita numerosos ejemplos. Frente a ellos, Escilitzes sostiene que el estilo de Jorge y Teófanes agrada a los lectores y que el resumen de los acontecimientos resultará provechoso a los que se interesan por la historia, sobre todo si anteponen lo fácil a lo complicado. Con este objetivo ha reunido las informaciones precisas ofrecidas por otros historiadores, eliminando tanto la abundancia de documentación que podría hacer fatigosa la exposición, como lo que perjudique la objetividad o tenga un carácter fabuloso, para centrarse en lo verosímil. Los que quieran consultar las obras de los mencionados historiadores podrán así encontrar en la suya una especie de vademécum con toda la información.

30Pese a su admiración por Jorge y Teófanes, la obra de Escilitzes es un breviario quizás por inspiración de sus fuentes, entre las que sobresalen Genesio y la «Continuación de Teófanes», quizás porque otro modo de escribir la historia era ya inconcebible, como atestiguan otros contemporáneos suyos. Sin embargo, a diferencia de los historiadores Miguel Ataliates o Miguel Pselo, Escilitzes no escoge como tema su propia época, sino un largo período de dos siglos y medio, cuya historia pretende hacer más accesible al público culto mediante una labor de recopilación y resumen de las fuentes y los acontecimientos más significativos. La obra puede considerarse como un breviario universal porque, aunque el relato comienza en 811 (hasta 1057), Escilitzes se define claramente como un scriptor post Theophanes, renegando de los breviarios anteriores y dando por canónico el relato de la historia precedente elaborado por Sincelo y Teófanes. En su proemio tenemos quizá la mejor definición histórica del género del breviario bizantino y su función.

31A finales del s. XI o principios del XII Jorge Cedreno compone un extenso breviario titulado Epitomè historiôn que abarca la historia desde la Creación hasta 1057. Cedreno, funcionario imperial como Escilitzes, copia de forma prácticamente literal el breviario de Juan Escilitzes para el relato de la historia entre 811 y 1057, lo que tuvo como consecuencia el virtual olvido de Escilitzes hasta su «redescubrimiento» gracias a su edición crítica en los 70 en el marco del Corpus Fontium Historiae Byzantinae, y para el período anterior recoge información de los breviarios precedentes (Jorge el Monje, Simeón Logoteta y el Pseudo-Simeón).

  • 31 Avelino ÁLVAREZ RODRÍGUEZ (ed.), Juan Zonaras, Libro de los emperadores, versión aragonesa del Comp (...)

32Juan Zonaras no le da título a su obra (Creación-1118), pero en el proemio alude al consejo de algunos amigos de escribir un epitomé historías (el Vindob Gr. 16 la titula Ἐπιτομὴ ἱστοριῶν). Zonaras fue un consumado exégeta, célebre sobre todo por su interpretación de los sagrados cánones, un funcionario imperial de extensa cultura. Su obra es probablemente la historia más larga escrita en griego hasta entonces que ha llegado hasta nosotros, más larga incluso que las obras de Jorge Sincelo y Teófanes juntas. Las ediciones modernas la dividen en 18 libros (desde DuCange), pero los manuscritos la presentan separada en dos grandes bloques. Puede enmarcarse en la tradición del breviario helenístico porque está compuesta en griego clásico, da mucha importancia a la historia propiamente secular y, aparte de los LXX (y Josefo), utiliza como fuentes a historiadores grecorromanos para los períodos más antiguos de la historia (Dión Casio, Jenofonte, Plutarco). Para el período que sigue al siglo IV se basa en Malalas, Procopio, Teófanes, Jorge el Monje, Pselo, Ataliates y Escilitzes, a los que añade su propio relato del reinado de Alejo I. La obra de Zonaras fue traducida al griego popular y luego al aragonés en el siglo XIV, bajo patrocinio de Juan Fernández de Heredia (Libro de los emperadores)31. En popularidad, sólo parece haber sido superada en su tiempo por la obra de Manasses.

33La Bíblos chroniké (Creación-1118) de Miguel Glicas, compuesta en la segunda mitad del s. XII, se estructura en cuatro libros, el primero de los cuales es el más largo con diferencia. En él aborda la historia entre la Creación y Adán en forma de hexamerón, inspirándose en gran medida en el Hexamerón de Basilio de Cesarea y en sus propios intereses teológicos. Los otros tres libros abarcan la historia bíblica entre Caín-Abel y Julio César, la historia romana entre Julio César y Constantino, y su prolongación bizantina Constantino y Alejo Comneno. Incluye sincronismos en formato narrativo, se extiende acerca de Jesús y su época, pero recorre de la forma más sumaria, al estilo de una sinopsis, la historia de gran parte de los emperadores romanos, a quienes dedica su libro más breve, incluyendo en algunos casos únicamente el nombre, a modo de canon. Para la época más reciente resume la obra de Zonaras sin añadir apenas nada.

  • 32 Konstantinos ZAFEIRIS, «The issue of the authorship of the Synopsis Chronike and Theodoros Skoutari (...)

34A Teodoro Escutariotes, eclesiástico que vivió a caballo entre los siglos XIII y XIV, se le atribuyen dos obras del género del breviario, unas Chroniká Parekbolaia y una Synopsis Chroniké. Según su editor, la primera es un borrador de la segunda conservado en un manuscrito autógrafo (Vat. Gr. 1889). En cuanto a la segunda, conocida también como «sinopsis Sathas» por su primer editor, utiliza como fuente principal la primera y fue atribuida por primera vez a Escutariotes a principios del siglo XX, atribución en la que se reafirma su editor más reciente y que algunos cuestionan32. Mientras que el relato de las Chroniká Parekbolaí se detiene en 1118, la Synopsis Chroniké prosigue hasta 1261 (reconquista de Constantinopla por Miguel VIII Paleólogo).

Conclusiones

35La historiografía moderna aprecia mucho las crónicas universales y sus fechas precisas, pero, hasta donde sabemos, los bizantinos dejaron de necesitarlas para explicar su pasado a principios del siglo IX. Esto no significa que no existieran, pero explica al menos en parte por qué no han llegado hasta nosotros. En su lugar, tenemos una extensa evidencia de la composición de cronografías de carácter subliterario y de breviarios como principales manifestaciones de la historia universal.

  • 33 También cabe suponer que las crónicas no habrían gozado de la estima suficiente para asegurar su pr (...)

36Una vez establecida la primacía del cristianismo, en cuya difusión la cultura griega desempeñó un papel esencial, la escritura de la historia en Constantinopla se centró gradualmente en la historia de Roma, evolución que ya prefigura la obra de Eusebio-Jerónimo y que priva hasta cierto punto de sentido al formato de la crónica sinóptica de reinos concebida por Eusebio. Por añadidura, el relato de la historia de Roma y su sucesora imperial, Constantinopla, se expandió progresivamente hasta sobrepasar el marco estructural típico de las crónicas, a fin de servir a propósitos diferentes de la mera localización de acontecimientos y fechas, canibalizando al mismo tiempo el legado de Eusebio en términos de datos históricos y cronológicos, que se incorporan descontextualizados a otras formas de la historia universal33. Los bizantinos parecen haberse centrado paulatinamente en la elaboración de formas narrativas que pudieran arrojar luz sobre el conjunto de la historia sobre la base de ideas político-religiosas de largo alcance e influencia, cuyo público sería tentador identificar con las clases urbanas cultas, vinculadas principalmente a la administración imperial o eclesiástica. En términos del relato historiográfico, la estructuración onomástica, por reinados, permite alterar el encadenamiento de los acontecimientos, ya no sujetos al ordenamiento implacable del tiempo en las formas de estructura plenamente cronológica, lo que a su vez permite alterar su contexto, sus relaciones de causa-efecto y, sobre todo, el relato (moralizante) de sus consecuencias, fundamental desde un punto de vista cristiano. El breviario reúne todo este potencial, mientras que las cronografías suministran el material cronológico e histórico que le proporciona su andamiaje imprescindible. Entre ambas formas se despliega toda una escala de grises que requiere un estudio minucioso y difícil, basado en una sólida distinción entre formas (o géneros), fuentes, modelos, contenidos, contextos y propósitos concretos, todo con especial atención a la transmisión manuscrita.

37Más aún, cabe plantearse si el temprano surgimiento y consolidación del género del breviario universal en Bizancio puede verse como una consecuencia del rápido desarrollo del género de la crónica, que habría alcanzado una magnitud inmanejable en términos de conocimiento histórico, lo que habría justificado a su vez el desarrollo de formatos de abreviación y reorganización del conocimiento histórico a una fecha relativamente temprana. Por el contrario, en la Europa occidental de cultura latina, el surgimiento de nuevos estados pudo haber propiciado una revitalización de la tradición de la crónica. Otro posible factor de este proceso pudo ser la influencia de la enseñanza de la retórica sobre la práctica de la escritura historiográfica en lengua griega, cuyos modelos literarios resultarían radicalmente contrarios a las formas de estructura cronológica. Desde una perspectiva práctica, utilitaria (la localización de fechas y acontecimientos), es posible que la crónica ya hubiera perdido su función. Y de haberse cultivado, quizá no habría sobrevivido a las exigencias de la cultura literaria griega, dando lugar a una transmisión demasiado restringida que desembocó en la pérdida material de los textos. A comienzos del siglo IX, cuando se compone la crónica de Teófanes, querellas religiosas de primer orden insuflan nueva vida en el género de la crónica al crear la necesidad de un nuevo marco cronológico para la historia libre de connotaciones heterodoxas, como muestra la cronografía comentada de su amigo y maestro Jorge Sincelo. Pero esta situación no volvería a repetirse. Los bizantinos legan a sus herederos eslavos una historia narrativa en forma de breviario universal y éstos, a la manera de la Europa occidental, a menudo elegirán la forma de la crónica para escribir su propia historia.

Haut de page

Notes

1 José Miguel ALONSO-NÚÑEZ, The Idea of Universal History in Greece from Herodotus to Augustus, Ámsterdam: Gieben, 2002, p. 11: «Universal historians […] deal with history of mankind from the earliest times, and in all parts of the world known to them»; John MARINCOLA, «Universal History from Ephorus to Diodorus», in: John MARINCOLA (ed.), A Companion to Greek and Roman Historiography, Malden/MA/Oxford: Blackwell, 2007, p. 171-179, p. 171: «In antiquity, to write universally comprehended at least two different types of history; first, histories that covered the entire world (oikoumene) from earliest recorded times to the author’s own day [...] second, histories that treated known events within a restricted time period»; Raoul MORTLEY, The Idea of Universal History from Hellenistic Philosophy to Early Christian Historiography, Lewiston, NY/Lampeter: The Edwin Mellen Press, 1996, p. 1: «The universal history […] provided a view of history which was capable of giving an account of the entire new world opened up by the conquests of Alexander».

2 Véase, para una historia crítica del concepto y su utilización, Hervé INGLEBERT, «The Universal Chronicle in Antiquity and the Middle Ages», in: Robert WISNOVSKY et al. (ed.), Vehicles of Transmission, Translation, and Transformation in Medieval Textual Culture, Turnhout: Brepols, 2011, p. 75-101.

3 Por ejemplo, Beryl SMALLEY, Historians in the Middle Ages, Londres: Thames & Hudson, 1974, p. 95: «What was history if not universal? To deny its universality would have amounted to denying the truth of Christianity»; H. INGLEBERT, Interpretatio christiana. Les mutations des savoirs (cosmographie, géographie, ethnographie, histoire) dans l'Antiquité chrétienne (30-630 après J.C.), París: Institute d'Études Augustiniennes, 2001, p. 464. Véase la crítica de Peter VAN NUFFELEN, «Theology versus Genre? Tradition as Universal Historiography in Late Antiquity», in: Peter LIDDEL y Andy FEAR (eds.), Historiae Mundi. Studies in Universal History, Londres: Duckworth, 2010, p. 162-175.

4 Catherine DARBO-PESCHANSKI, «Fabriquer du continu (l’historiographie grecque face au temps)», Storia della storiografia, 28, 1995, p. 17-34.

5 Patricia VARONA, «Chronology and History in Byzantium», Greek, Roman, and Byzantine Studies, 58, 2018, p. 389-422, p. 392-406.

6 Para una panorámica reciente véase el volumen colectivo P. LIDDEL y A. FEAR (ed.), op. cit., en el que la Edad Media recibe un tratamiento injustificadamente marginal.

7 Véase para esto Richard W. BURGESS, «The Origin and Evolution of Early Christian and Byzantine Universal Historiography», Millennium, 18, 2021, p. 53-154, p. 53-63, el mejor tratamiento conjunto de los géneros bizantinos de historia universal hasta la fecha.

8 Para Jöelle BEAUCAMP y Marie-France ROUAN, «La Chronique pascale: le temps approprié», in: Jean-Marie LEROUX (ed.), Le temps chrétien de la fin de l’Antiquité au Moyen Âge, IIIe-XIIIe siècle, París: Éditions du CNRS, p. 451-68, el cómputo pascual le sirvió como instrumento para el objetivo de recalcular las eras mundiales.

9 Ver para una crítica de la situación y una propuesta terminológica, R. W. BURGESS y Michael KULIKOWSI, Mosaics of Time. The Latin Chronicle Traditions from the First Century BC to the Sixth Century AD, 1, Turhnout: Brepols, 2013, p. 1-62.

10 Para Felix JACOBY, «Über die Entwicklung der griechischen Historiographie und den Plan einer neuen Sammlung der griechischen Historiker-Fragmente», Klio, 9, 1909, p. 80-123, el germen de la cronografía, que diferenciaba de la horografía precisamente por su alcance universal opuesto al local de esta última, se encontraba en la obra de Helánico de Lesbos (s. V a.C.).

11 Cyril MANGO, «The Tradition of Byzantine Chronography», Harvard Ukrainian Studies, 12/13, 1988-1989, p. 360-72, p. 372.

12 Básicamente, las de Jorge Sincelo, Teófanes y la mal llamada «Crónica Vaticana», que es en realidad una compilación de cronografías transmitida en el Vat. Gr. 2210.

13 Ibid., p. 369-370. Mango trata de relacionar la perspectiva aparentemente reducida de las primeras crónicas rusas con una supuesta evolución paralela de sus prototipos griegos.

14 Arnaldo MOMIGLIANO, «Le origini della storia universale», in: Settimo Contributo alla storia degli studi classici e del mondo antico, Roma: Edizioni di Storia e Letteratura, 1984, p. 77-103, y id., «Daniele e la teoria greca della successione degli imperi», Rendiconti Accademia dei Lincei, 35 (4), 1980, p. 157-162; sobre su transmisión a Occidente y su posible origen en la escatología persa véanse Joseph W. SWAIN, «The Theory of the Four Monarchies: Opposition History under the Roman Empire», Classical Philology, 35, 1940, p. 1-21; David FLUSSER, «The Four Empires in the Fourth Sybil and in the Book of Daniel», Israel Oriental Studies, 2, 1972, p. 148-75. Recientemente, Umberto ROBERTO, «Das Buch des Propheten Daniel als Grundlage der christlichen Weltchronistik», in: Martin WALLRAFF, Welt-Zeit. Christliche Weltchronistik aus zwei Jahrtausenden in Beständen der Thüringer Universitäts- und Landesbibliothek Jena, Berlín/Nueva York: De Gruyter, 2009, p. 59-62; Gianfranco GAGGERO, «Alcune considerazioni sulle Quattro Monarchie di Daniele e sulle successive riletture cristiane», in: Lia R. CRESCI y Francesca GAZZANO (ed.), De imperiis. L’idea di impero universale e la successione degli imperi nell’antichità, Roma: «L’Erma» di Bretschneider, 2018, p. 332-342.

15 A. MOMIGLIANO, art. cit. Posteriormente añadiría un sexto modelo, la sucesión de instituciones políticas (Platón, Aristóteles, Polibio…).

16 Alfred SCHOENE (ed.), Eusebii Chronicorum libri II, 1 Berlín: Weidmann, 1875, p. 63-102.

17 Adolf BAUER (ed.), Anonymi chronographia syntomos e codice Matritensi Nº 121 (nunc 4701), Leipzig: Teubner, 1909.

18 Buena muestra de ello son las distintas versiones de la cronografía atribuida al patriarca Nicéforo, base a su vez del Anonymus Matritensis. Carl de BOOR (ed.), Nicephori archiepiscopi Constantinopolitani opuscula historica, Leipzig: Teubner, 1880, p. 81-135.

19 Utiliza como fuentes breviarios históricos (Malalas), consularia (una recensión griega de la Descriptio consulum) y crónicas (el conde Marcelino), pero cultiva un modelo diferente al de todos ellos, quizá novedoso por su eclecticismo.

20 Para los antiguos un epítome no era tanto un resumen como una obra caracterizada por su combinación de brevedad y exhaustividad.

21 Véase para esto Eustaquio SÁNCHEZ-SALOR, Historiografía latino-cristiana, Roma: «L’Erma» di Bretschneieder, 2006.

22 Véase, por ejemplo, Heinrich LAUSBERG, Manual de retórica literaria, Madrid: Gredos, 1966, § 294-334.

23 R. W. BURGESS, op. cit., p. 92.

24 Según la visión tradicional, escribió bajo Miguel III y se detuvo en 842. Para los problemas de definición de la obra y la cronología de las «versiones», véase el resumen de Patricia VARONA, «Why another Greek chronicle? Form and Function in Middle Byzantine Historical Writing», The Medieval Chronicle, 12, 2019, p. 164-191, p. 170.

25 Fue traducida al antiguo eslavo y al georgiano.

26 Par. gr. 854, fol. 71-99; John A. CRAMER (ed.), Anecdota Graeca, 2 Oxford: E Typographeo Academico, 1839, p. 165-230.

27 Ibid., p. 165; Elizabeth JEFFREYS, «The Transmission of Malalas’ Chronicle», in: E. JEFFREYS et al. (ed.), Studies in John Malalas, Sydney: Australian Association for Byzantine Studies, 1990, p. 245-311, p. 260 y n. 25.

28 Anne PETRUCCI, La Chronique anonyme du Parisinus gr. 854, communément appellée Ἐκλογὴ ἱστοριῶν: édition, traduction et commentaire, Dissertation Université Aix-Marseille, 2013.

29 Concluye la de Jorge el Monje con estas palabras: «ἕως ὧδε τὸ χρονικὸν Γεωργίου καὶ ἀπὸ τῶν ὧδε τοῦ λογοθέτου», «hasta aquí la crónica de Jorge y a partir de aquí la del Logoteta». Estamos muy lejos de conocer el motivo de que la crónica de Simeón se presente asociada de este modo a la de Jorge el Monje. Véase la introducción a la edición de Staffan WAHLGREN, Symeonis magistri et logothetae chronicon, Berlín/Nueva York: De Gruyter, 2006.

30 Hans THURN (ed.), Ioannes Scylitzae synopsis historiarum, Berlín/Nueva York: De Gruyter, 1973, p. 3-4.

31 Avelino ÁLVAREZ RODRÍGUEZ (ed.), Juan Zonaras, Libro de los emperadores, versión aragonesa del Compendio de historia universal patrocinada por Juan Fernández de Heredia, Zaragoza: Universidad de Zaragoza, 2006.

32 Konstantinos ZAFEIRIS, «The issue of the authorship of the Synopsis Chronike and Theodoros Skoutariotes», Revue des Études Byzantines, 69, 2011, p. 253-263.

33 También cabe suponer que las crónicas no habrían gozado de la estima suficiente para asegurar su preservación, en comparación con otros géneros historiográficos en lengua griega elevados a la categoría de modelos literarios. Tampoco han llegado hasta nosotros las cronografías de Africano y Eusebio, constantemente sujetas a reinterpretación, fragmentación y adaptación por la tradición posterior, ni el original griego de la crónica de Eusebio y de otras tantas anteriores.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Patricia Varona Codeso, « La historia universal en Bizancio: problemas de definición y principales formas literarias », e-Spania [En ligne], 42 | juin 2022, mis en ligne le 24 juin 2022, consulté le 12 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/44857 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.44857

Haut de page

Auteur

Patricia Varona Codeso

Universidad Autónoma de Madrid

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search