Navigation – Plan du site

AccueilNuméros42Journées Cervantines/Giornate Cer...De la esterilidad fecunda al part...

Journées Cervantines/Giornate Cervantine

De la esterilidad fecunda al parto perruno: reproducción y desvío en las Novelas ejemplares de Cervantes

Clea Gerber

Résumés

Cet article s’intéresse à la structure des Nouvelles exemplaires de Cervantès, en se concentrant sur les métaphores qui naissent du prologue et qui connectent la première et la dernière nouvelle du livre. Il s’agit de métaphores de conception, valeur et métamorphose qui forment un chemin qui contraste les deux nouvelles et leurs protagonistes, Preciosa et Doña Estefanía/Cañizares. Avec cet itinéraire, Cervantès réfléchit sur la nature de la fiction : comment elle est née, quels éléments la composent, comment elle affecte écrivains et lecteurs, et quel est son statut vis-à-vis du mensonge et de la vérité.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Miguel de CERVANTES, Novelas ejemplares, ed. Jorge García López, Madrid: Real Academia Española, 20 (...)
  • 2 Loc. cit.

1Uno de los problemas que acucian al estudioso de las Novelas ejemplares (1613) es la cuestión de la unidad del volumen y, por tanto, de su ordenación. En el Prólogo, Cervantes advierte que su libro conjuga variedad y unidad: por una parte, la colección es una «mesa de trucos»1 que ofrece múltiples combinaciones y una variedad casi infinita; por otra, el volumen presenta enseñanza moral a dos niveles, el individual de cada novela y el general del libro, pues el «sabroso y honesto fruto» de su enseñanza se puede obtener «así de todas [las novelas] juntas como de cada una de por sí»2. En suma, si creemos a la voz autoral del Prólogo, las Novelas ejemplares tienen cierta unidad, aunque sea de tenor diferente de la que otorga un marco narrativo. Resta precisar qué herramientas empleó Cervantes para forjarla.

  • 3 El casamiento engañoso es el marco narrativo del Coloquio de los perros y, por tanto, los dos texto (...)

2El presente trabajo examina la cuestión de la estructura de las Novelas ejemplares centrándose en una red de metáforas que nace del Prólogo y liga la primera y última novela de la colección, es decir, La gitanilla y El casamiento engañoso-Coloquio de los perros3. Concretamente, proponemos que esta red conjuga metáforas de gestación, valor y metamorfosis para trazar un itinerario que se extiende desde el Prólogo y contrasta las dos novelas liminares en general y a sus protagonistas femeninas, Preciosa y doña Estefanía/Cañizares, en particular. Mostraremos cómo Cervantes usa ese itinerario para reflexionar sobre la naturaleza de la ficción, es decir, cómo surge, qué elementos la componen, qué efectos tiene en autores y lectores, y cuál es su peculiar estatuto en relación con la mentira y la verdad.

El Prólogo, la gestación y el orden del libro

  • 4 CERVANTES, op. cit., p. 15.
  • 5 Varios críticos se han detenido en la imagen satírica de sí mismo que ofrece aquí Cervantes, y han (...)
  • 6 CERVANTES, op. cit., p. 19.

3El Prólogo a las Novelas ejemplares se abre con una mención a aquel que lo precede en el corpus prologal cervantino: «no me fue tan bien con el que puse en mi Don Quijote, que quedase con gana de segundar con éste»4. No parece casual esta evocación explícita, pues en este texto preliminar Cervantes continúa y profundiza una estrategia cimentada en el anterior: construir una imagen autoral signada por la carencia y el despojo, desde la cual despliega, con ironía, la conciencia de un arte innovador. En este caso, nos ofrece la descripción de un escritor viejo, lisiado, decrépito, a quien la falta de retrato –«me he quedado en blanco y sin figura»– ha dejado en posición de tener que valerse de «un pico que, aunque tartamudo, no lo será para decir verdades, que dichas por señas suelen ser entendidas»5. Esta pintura de sí tan poco halagüeña convive con el orgullo de proclamarse «el primero que ha novelado en lengua castellana»6, aserto que presenta la creación literaria como un acto de metamorfosis capaz de alterar no solo la naturaleza, sino el valor de las cosas, que, como la misma poesía, nacen en lo oprobioso y alcanzan lo excelso.

  • 7 Alban K. FORCIONE, Cervantes, Aristotle and The Persiles, New Jersey: Princeton University Press, 1 (...)
  • 8 Mary GAYLORD, «Cervantes’ Portrait of the Artist», Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of (...)
  • 9 Ibid., p. 101.
  • 10 CERVANTES, Don Quijote de la Mancha, ed. Francisco Rico, Barcelona: Crítica, 1998, p. 9.
  • 11 Esta generación paradójica retornará, como veremos, en la primera novela de la colección.
  • 12 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 20.

4Fijándose en ese tipo de reflexiones metaliterarias, críticos como Forcione7 y Gaylord8 han estudiado el modo peculiar en que Cervantes construye la imagen del artífice: lejos de la idea del autor como un demiurgo que crea una totalidad acabada y perfecta, las figuras cervantinas no sugieren autoridad, control o poder, sino más bien contingencia, limitación e incluso impotencia9. Esto era claro en el Prólogo al Quijote de 1605 a partir de la mención del «estéril y mal cultivado ingenio» del autor prologal, quien se lamentaba además por las atribuladas circunstancias de gestación de su hijo/libro: «bien como quien se engendró en una cárcel, donde toda incomodidad tiene su asiento»10. En 1613, el Prólogo a las Ejemplares vuelve a figurar la gestación ficcional a partir de la carencia: no se trata aquí directamente de un ingenio estéril11, pero hay ecos de ello en la imagen decrépita del autor, que confiesa, en el párrafo final, «Mucho prometo, con fuerzas tan pocas como las mías, pero, ¿quién pondrá rienda a los deseos?»12. Por otra parte, Cervantes retoma aquí el uso de la metáfora de la reproducción, que sirve para subrayar la originalidad del libro:

  • 13 Ibid., p. 19.

A esto se aplicó mi ingenio, por aquí me lleva mi inclinación, y más, que me doy a entender, y es así, que yo soy el primero que he novelado en lengua castellana, que las muchas novelas que en ella andan impresas todas son traducidas de lenguas estranjeras, y éstas son mías propias, no imitadas ni hurtadas: mi ingenio las engendró, y las parió mi pluma, y van creciendo en los brazos de la estampa13.

5Como en el Prólogo del Quijote, en este Cervantes recupera una metáfora clásica (la obra literaria como prole del autor), aunque con llamativa singularidad: aquí, expresa gráficamente el origen y desarrollo del proceso creativo. Este comienza por una entidad masculina (el «ingenio») que habría engendrado las novelas. Luego, vendría una figura femenina («la pluma») que las habría parido. Por último, otra entidad femenina («la estampa») las habría criado, es decir, les habría permitido multiplicarse y así crecer, transformándose y, sobre todo, alejándose de su autor y encontrando a los lectores, que no llegan a aparecer en esta semblanza de la generación y desarrollo del texto literario. Con tal énfasis en la genealogía, el Prólogo a las Ejemplares subraya una metáfora que habrá de ser significativa en la colección, y además incorpora a ella un nuevo factor ausente en el parto prologal del Quijote: la imprenta.

  • 14 CERVANTES, Don Quijote de la Mancha, op. cit., p. 9.
  • 15 A. K. FORCIONE, Cervantes and the Humanist Vision: A Study of Four Exemplary Novels, Princeton: Pri (...)
  • 16 J. D’ONOFRIO, op. cit., p. 205.
  • 17 S. BOYD, op. cit.

6La aparición de la imprenta refuerza un corolario importante de estas metáforas, tal como las utiliza Cervantes: la gestación «desviada» difumina la autoridad del artífice y, en su lugar, enfatiza la libertad lectora. En efecto, el autor del Quijote de 1605 se consideraba «padrastro» y no padre del libro y, en el mismo acto, invitaba al lector a hacer su propia interpretación («tienes tu alma en tu cuerpo y tu libre albedrío como el más pintado»)14. Por su parte, el «pico tartamudo» del Prólogo a las Ejemplares ha sido interpretado como índice de la lectura compleja, atenta a ironías y paradojas15, que Cervantes estaría proponiendo como modo de acercarse no solo a este texto preliminar, un verdadero «elogio de lo inacabado y lo borroso», en palabras de D’Onofrio16, sino a toda la colección, según propone Boyd17. En esta línea, al incluir la imprenta en la genealogía de la ficción, Cervantes acepta la pérdida de control sobre su prole literaria y, por tanto, la injerencia de otras figuras y otras interpretaciones. Este énfasis retornará en algunas de las Ejemplares, y señaladamente en el Coloquio de los perros.

  • 18 Peter N. DUNN, «Las Novelas ejemplares», in: Edward C. RILEY y Juan Bautista AVALLE-ARCE (coords.), (...)
  • 19 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 60.
  • 20 Michael E. GERLI, «Romance and Novel: Idealism and Irony in La Gitanilla», Cervantes, 6 (1), 1986,  (...)
  • 21 Mercedes ALCALÁ GALÁN, Escritura desatada: poéticas de la representación en Cervantes, Alcalá de He (...)
  • 22 N. VITALI, op. cit., p. 487.

7El carácter metaliterario del Prólogo lo retoman la primera y última novela de la colección18. En La gitanilla, Preciosa encarna la poesía, que el texto define en un célebre pasaje19, y asimismo recita numerosos poemas: varios críticos han destacado el importante papel que estos juegan –en conjunción con la figura de la gitanilla, pues son cantados por ella o bien la tienen como tema central– en la expresión de una poética, no solo de la novela, sino de toda la colección20. En El casamiento engañoso-Coloquio de los perros, el alférez Campuzano escribe un diálogo perruno que el licenciado Peralta recibe como un texto de ficción en el que, además, el perro narrador (Berganza) escucha las críticas de su receptor (Cipión) sobre su estilo narrativo. Es decir que se trata en cierto modo –y varios críticos así lo han señalado– de la escenificación de un intercambio entre un narrador, o aspirante a narrador, con sus dudas y temores sobre la práctica, y un crítico literario21. Asimismo, las novelas presentan otras numerosas conexiones. Por ejemplo, el matrimonio de Preciosa tiene un eco siniestro en el de Campuzano y doña Estefanía en El casamiento engañoso y, como señala Vitali22, el parto milagroso en el romance a santa Ana (en La gitanilla) es paralelo al parto prodigioso del Coloquio de los perros (el de la bruja que da a luz a Cipión y Berganza). En las páginas que siguen, examinaremos cómo las dos novelas se unen, además, gracias a las metáforas de gestación y transformación que surgen del Prólogo y que, en última instancia, estaban ya presentes en 1605. Mediante estas metáforas, Cervantes refuerza la unidad de la colección y reflexiona sobre la naturaleza de la literatura, comenzando con La gitanilla.

La gitanilla y la transformación

  • 23 Carroll JOHNSON, «De economías y linajes en La gitanilla», Mester, 25 (1), 1996, p. 41-48, p. 44. A (...)
  • 24 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 44-45.
  • 25 Ibid., p. 60.
  • 26 Las ganancias podrían remitir a los hijos fruto del matrimonio, pero sobre todo aluden a la estabil (...)
  • 27 A. PARODI, op. cit., p. 67. En una línea relacionada, diversos estudiosos han llamado la atención s (...)

8En la primera novela del volumen, Cervantes retoma con decisión la metáfora de la gestación, que va a relacionar con la del interés y la ganancia. Johnson ha incidido en la importancia de estas imágenes, destacando cómo la generación humana proporciona un sistema tropológico para figurar la actividad económica23. Esta conexión se percibe en uno de los discursos centrales de la obra, el que Preciosa dedica a su amante al exponerle las condiciones del «noviciado» que tiene que hacer entre los gitanos24. En él, Preciosa conecta explícita y brutalmente la generación natural (su capacidad para tener hijos) con la ganancia (los beneficios que le reportará tal prole). En ese pasaje, su «joya» ya no es su persona25, sino su «entereza y virginidad», que piensa vender con cuidado, invirtiéndola en un buen matrimonio: unas «ferias que felices ganancias prometen»26. Cabe señalar que estas ideas aparecen en la novela desde el mentado romance de santa Ana, que no en vano encierra claves poéticas que iluminan toda la colección27.

  • 28 Ibid., p. 31.
  • 29 N. VITALI, op. cit., p. 486.

9Para mostrarlo, conviene detenerse en él, pues el poema no solo evoca la fertilidad, sino también la genealogía. Concretamente, Cervantes la simboliza mediante la metáfora del árbol, pues Preciosa invoca a santa Ana en los dos versos iniciales como «Árbol preciosísimo / que tardó en dar fruto»28. El primer adjetivo del poema conecta a santa Ana con Preciosa y el campo semántico de la joya, antes referido, mientras que el sustantivo («árbol») remite al mundo de la genealogía, pues evoca el árbol de Jesé y, con ello, el linaje de la Virgen, como subrayara Vitali29. Esta conexión presenta una genealogía femenina y alternativa como clave poética de la novela. Lo confirma el siguiente vocativo que el romance otorga a santa Ana, «santa tierra estéril»:

  • 30 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 32.

santa tierra estéril,
que al cabo produjo
toda la abundancia
que sustenta el mundo
30.

  • 31 Clea GERBER, La genealogía en cuestión: cuerpos, textos y reproducción en el Quijote de Cervantes, (...)

10Si en el Quijote Cervantes presentaba la creación literaria como una gestación metafórica, un nacimiento paradójico a partir de lo estéril, según el programa del Prólogo31, el romancillo y toda La gitanilla transitarán caminos parecidos. Notemos, para empezar, que la gestación que evocan estos versos supone un desvío del orden natural: a partir de la figura de santa Ana y su «fruto» tardío, el romancillo pone en primer plano la paradoja de una esterilidad fecunda que produjo «toda la abundancia/que sustenta el mundo». El texto se refiere, metafóricamente, a la Virgen, concebida en el vientre de santa Ana y, a su vez, madre de Jesús, pero lo hace con la imagen del dinero, tan importante en La gitanilla. Este campo semántico se desarrolla con insistencia en los versos siguientes, que incluyen el citado concepto que describe el vientre de santa Ana como una casa de la moneda de la que se derivará el valor de Jesús:

  • 32 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 32.

casa de moneda,
do se forjó el cuño
que dio a Dios la forma
que como hombre tuvo;
madre de una hija
en quien quiso y pudo
mostrar Dios grandezas
sobre humano curso
32.

11Así, el primer poema que canta Preciosa sirve de retrato de la protagonista: la gitanilla une simbólicamente fertilidad (tanto biológica como económica) y poesía. Como la santa Ana del romance, la vieja y ya estéril gitana ha concebido (indirectamente) un fruto milagroso: Preciosa. Y la gitanilla es, a su vez, un milagro, una especie de piedra filosofal que lo transforma todo en oro y que representa otra gestación desviada, de nuevo consecuencia de una paradójica esterilidad: la poesía, el parto anunciado en el Prólogo.

12No acaban aquí los elementos esenciales del romancillo a santa Ana. Tras la imagen del árbol, la santa tierra estéril, la casa de la moneda y una serie de alabanzas a la santa, encontramos una referencia central para el sentido de la colección, y que también está presente en el Prólogo: la transformación.

  • 33 Ibid.

Pero vos, humilde,
fuistes el estudio
donde vuestra hija
hizo humildes cursos,
y agora a su lado,
a Dios el más junto,
gozáis de la alteza
que apenas barrunto
33.

  • 34 La generación milagrosa a partir de una materia humilde, representada en la novela por el mundo git (...)
  • 35 «Y, con ser de la calidad y nobleza que os he referido, y de la que casi se os debe ya de ir traslu (...)

13El Cervantes conceptista celebra aquí a santa Ana como una institución de enseñanza («estudio») cuyos cursos permiten subir a una «alteza» insondable. Es decir, el par esterilidad/fecundidad aparece aquí conectado con la dualidad humildes/poderosos: la transformación milagrosa que permite engendrar hijos y, metafóricamente, poesía, que a su vez transforma palabras en valor, se presenta aquí en términos de transformación social. De hecho, esta última oposición recorre toda la novela de La gitanilla, pues Preciosa acabará, recordemos, elevándose a la alteza merecida34. En cualquier caso, Cervantes cierra su romancillo evocando la excelencia a la que se alzan Ana y su hija desde su humildad, en una nota de transformación social que tiene luego eco en la historia de Preciosa, a quien también Don Juan quiere ascender desde la humildad a la grandeza35.

14El tema es, pues, insistente, y reaparece en unas redondillas de Preciosa que constituyen el último poema de la novela:

  • 36 Ibid., p. 93.

La que es más humilde planta,
si la subida endereza,
por gracia o naturaleza
a los cielos se levanta.
En este mi bajo cobre,
siendo honestidad su esmalte,
no hay buen deseo que falte
ni riqueza que no sobre
36.

  • 37 «Ella (o no sé si de improviso, o si en algún tiempo los versos que cantaba le compusieron), con es (...)
  • 38 N. VITALI, op. cit., p. 484.

15Preciosa vuelve a conjugar aquí las metáforas que nos interesan. En primer lugar, encontramos la poesía, pues el propio narrador se mostrará enseguida sorprendido de la habilidad literaria de la muchacha, que lo hace dudar acerca de la procedencia de los versos37. En segundo lugar, topamos con la fertilidad natural, imagen de la gestación: Preciosa se presenta como una «humilde planta», en el mismo campo semántico del «árbol preciosísimo» y la «flor» que vimos arriba. En tercer lugar, hallamos la riqueza monetaria y los metales: el «bajo cobre» de Preciosa (su posición social) está recubierto por un «esmalte» (sus virtudes) que le permite transformarse en «riqueza». En cuarto lugar, y el que aquí nos interesa, se presenta el tema de la transformación, no solo metalúrgica (el cobre se transmutará, alquímicamente, en oro), sino social, que Cervantes expresa mediante movimientos verticales de la tierra al cielo38: lo humilde se levantará a los cielos, se encumbrará, aspirará a gran alteza, llegará, finalmente, «al grado mayor».

16En suma, la metáfora genealógica y el afán metaliterario del Prólogo se recogen en la primera novela del libro, cuyo poema inicial presenta claves que desarrolla el resto del texto. Mediante una tupida serie de imágenes, La gitanilla conecta genealogía y poesía: el parto desviado del Prólogo (la gestación como metáfora de la creación literaria) se retoma en el de santa Ana y pasa, a través de ese romance y el del siguiente (el del parto de Margarita), a Preciosa, quien acaba simbolizando la fecundidad de la poesía. Al insertar el símbolo en una novela que enfatiza las tribulaciones de Preciosa para recuperar su estado, así como su capacidad transformativa y su relación con el dinero, Cervantes reflexiona sobre la problemática genealogía de la poesía y el poder metamórfico de la creación literaria. Como en el Quijote, en La gitanilla Cervantes hace nacer la poesía de una situación de tribulación (de un aduar de gitanos) y de un estado de esterilidad biológica (la de santa Ana, en el romance inicial). A partir de este punto, La gitanilla enfatiza las propiedades transformativas de la poesía, que no solo es reproducción, o al menos no lo es solamente en el sentido de copia: como el cuño que corta la moneda, la poesía da forma; como la piedra filosofal que transforma en oro lo que toca, la poesía es capaz de elevar la materia humilde. El cobre se transmuta en oro, lo estéril en fruto, tránsitos personificados en el ascenso de la bella y discreta gitanilla.

La alquimia de la ficción: El casamiento engañoso-Coloquio de los perros

  • 39 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 108.

17Si La gitanilla culminaba con la afirmación de que «en la alegría del hallazgo de los desposados se enterró la venganza y resucitó la clemencia»39, El casamiento-Coloquio comienza invirtiendo los términos de ese final, pues se abre con la salida del alférez Campuzano del Hospital de la Resurrección, donde se hallaba para curarse la sífilis contraída durante su funesto matrimonio. Así, frente al desenlace idealizante de la novelita inicial, en el que se subsumían incluso las notas oscuras (la gitana vieja no era condenada por robo de la protagonista, y hasta se narraba el perdón de la pena a la Carducha en ese vertiginoso último párrafo), la coda de las Ejemplares nos introduce en un mundo en ruinas en el que, no obstante, subsiste la esperanza de transformación o regeneración.

  • 40 Ibid., p. 523.
  • 41 Ibid., p. 534.

18Esta novela doble presenta desde el comienzo dos personajes: Campuzano se encuentra con el licenciado Peralta, amigo al que no veía hace tiempo, y promete contarle sus sucesos, «los más nuevos y peregrinos»40 que habrá oído. Tras oír misa en San Llorente (iglesia también evocada en La gitanilla), Campuzano narra la cadena de engaños y fingimientos en que consistió su fraudulento matrimonio, que culminó en la pérdida de su mujer, sus bienes, su salud y hasta su pelo. Este contexto de desposesión absoluta resulta ser, sin embargo, propicio para una gestación de otro orden, tal como anuncia Campuzano tras relatar sus infortunios, que da por bien empleados en función de otros sucesos que le quedan por decir y que van «fuera de todos los términos de naturaleza»41.

19Así se nos introduce en el Coloquio, trascripción de un diálogo entre dos perros que el alférez oyó la penúltima noche de su internación en el hospital para sudar las bubas, situación que permite dudar si el artificio de los canes parlantes se debe al delirio del enfermo. Esta ambigüedad arroja al texto en el terreno de lo metaliterario (el Coloquio es una invención, intencional o no, de Campuzano), tema que Cervantes subraya al superponer nuestra lectura a la de un lector intratextual, el licenciado Peralta, a quien su compañero ofrece la trascripción del coloquio mientras, significativamente, se dispone a dormir una siesta de la que despertará justo cuando el otro haya acabado de leer. La esterilidad del matrimonio de Campuzano no ha generado prole, pero sí un texto, convirtiendo al alférez en autor, a Peralta en lector, y mejorando la situación de ambos.

  • 42 Ibid., p. 591.

20Como ocurría en La gitanilla, en El casamiento-Coloquio el tema de la gestación, literal o metafórica es esencial, con matices que a veces acercan y otras alejan esta novela de la inicial. Para empezar, conviene recordar que en el Coloquio de los perros se narra un parto, y que este episodio es fundamental, en tanto aporta la explicación más fuerte que se da desde el interior del texto al misterio del habla perruna: los perros serían en realidad seres humanos, hijos del parto monstruoso de una bruja a quienes su mentora, «la famosa […] Camacha de Montilla»42, hechizó con sus artes mágicas. Esta hechicera habría dejado cifrada en profecía la futura reconversión de los perros en humanos, en unos versos que Cañizares le recita al atónito Berganza. La historia del Coloquio de los perros nace, así, de la del parto de la bruja, madre de los dos animales, si creemos el relato de Cañizares y, a su vez, de la Camacha.

21La novela recogería de este modo el énfasis del Prólogo y La gitanilla, donde la insistencia en la gestación operaba con parecidas consecuencias: si allí se retrataba el parto desviado que da a luz la ficción, en el Coloquio el parto de la bruja, doblemente desviado (por diabólico y por la transformación de los niños en perros), engendra la «novela y coloquio de los perros». No en vano la historia se presenta con ese ambiguo título, que pone de relieve su carácter ficcional hasta el extremo de que su autor, el alférez Campuzano, llega a presentar el texto como ficción y de que su receptor, el licenciado Peralta, solo acepta oírlo como tal:

  • 43 Ibid., p. 537.

Yo me recuesto –dijo el alférez– en esta silla en tanto que vuesa merced lee, si quiere, esos sueños o disparates, que no tienen otra cosa de bueno si no es el poderlos dejar cuando enfaden43.

  • 44 Ibid.

Como vuesa merced –replicó el licenciado– no se canse más en persuadirme que oyó hablar a los perros, de muy buena gana oiré ese coloquio, que por ser escrito y notado del buen ingenio del señor alférez, ya le juzgo por bueno44.

  • 45 Ibid., p. 623.

Aunque este coloquio sea fingido y nunca haya pasado, paréceme que está tan bien compuesto que puede el señor alférez pasar adelante con el segundo45.

  • 46 Ibid., p. 521.

22Así, el parto de la bruja es también, metafóricamente, el del ingenio de Campuzano, quien ha prohijado esta Novela y coloquio de los perros desde una posición de esterilidad. Recordemos que Campuzano nace como autor y engendra su obra en una situación ruinosa, la que se describe al comienzo de la novela, cuando sale del Hospital de la Resurrección tras haber contraído la sífilis de doña Estefanía46. Es decir, el casamiento engañoso de Campuzano y Estefanía habrá sido biológicamente estéril, pero produce ficción: Campuzano no engendra hijos, pero sí literatura. Decimos «Campuzano» porque, en contraste con el panorama mixto del Prólogo y el énfasis en lo femenino de La gitanilla, El casamiento-Coloquio sitúa la gestación más bien en el ámbito masculino: en el Prólogo la obra la engendra el ingenio, pero la pare la pluma y la cría la imprenta; en La gitanilla, las figuras maternales son femeninas (santa Ana, Margarita de Austria, Preciosa, incluso, y, desviadamente, la vieja gitana) y el personaje principal, que representa la poesía, es femenino; en El casamiento-Coloquio, sin embargo, la autoría es masculina, porque las novelas trazan un mundo de parejas o bien puramente masculinas (Campuzano y Peralta; Berganza y Cipión) o bien mixtas (Campuzano y doña Estefanía), pero donde las voces femeninas están mediadas por narradores masculinos: solo sabemos de Estefanía lo que cuenta Campuzano; de las brujas, lo que relatan los perros (y Campuzano a través de ellos).

  • 47 A. PARODI, op. cit., p. 202.

23Este esquema no supone que lo femenino esté ausente de la novela, que se puede leer como una reflexión masculina sobre el poder reproductivo. No en vano, es el trauma físico y psicológico que Campuzano sufre con doña Estefanía lo que le lleva a escribir y a colocar en el centro de su ficción una figura femenina, la bruja, eco abyecto de Estefanía. Además, y si nos fijamos en el contraste entre esta novela y La gitanilla, las brujas Camacha, Montiela y Cañizares forman una trinidad femenina en torno a la gestación de los perros, y un equivalente diabólico del trío que constituyen, en la apertura de la colección, santa Ana, Margarita y Preciosa47. Por tanto, el parto intelectual de Campuzano depende en última instancia del horror y esterilidad que ha provocado doña Estefanía, que se reflejan en el terrible parto de la bruja, degeneración de los diversos alumbramientos (milagrosos y naturales) que encontramos en La gitanilla.

  • 48 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 525.

24No obstante, El casamiento-Coloquio no muestra la gestación ficcional de modo exactamente paralelo a La gitanilla. Ya lo hemos adelantado al subrayar el tema de la verdad y la ficción, que no aparecía en La gitanilla y al que volveremos enseguida. Obviamente, esta preocupación es parte integral del Casamiento, pues la novelita trata del tema de la tropelía y del engaño mutuo entre Campuzano y doña Estefanía, manifiesto a través del tema de los metales preciosos. Recordemos que, para atraer al alférez, doña Estefanía le promete un menaje que valdrá «dos mil y quinientos escudos», pues su hacienda es fácilmente transformable en dinero contante en cuanto se ponga en almoneda, pero que, al final, no le pertenece48. Por su parte, Campuzano ostenta una cadena de oro que «mostraba pesar más de doscientos ducados», pero que resulta no valer más de «diez o doce escudos», ya que, como explica el mendaz soldado, tampoco en ese caso la verdad responde al parecer:

  • 49 Ibid., p. 532.

como no es todo oro lo que reluce, las cadenas, cintillos, joyas y brincos, con sólo ser de alquimia se contentaron, pero estaban tan bien hechas, que sólo el toque o el fuego podía descubrir su malicia49.

  • 50 Por ejemplo, los perros critican la obsesión morisca por «acuñar y guardar dinero acuñado» (ibid., (...)

25Estamos de nuevo ante el tema del dinero, tan importante en La gitanilla para subrayar la fertilidad de Preciosa y el poder transformativo y ennoblecedor de la poesía. En El casamiento-Coloquio estas imágenes monetarias no son tan insistentes, por más que aparezcan en ocasiones50. Sin embargo, no por poco frecuentes resultan menos importantes. En primer lugar, porque los metales aparentemente preciosos están en la base del engaño del Casamiento y, por tanto, del nacimiento de los perros y la ficción. En segundo lugar, porque se ligan al otro tema que examinamos en La gitanilla: la transformación.

26El trabajo de la crítica nos exime de tratar en profundidad el tema de la metamorfosis en El casamiento-Coloquio, que diversos estudiosos han visto reflejado en la imagen de la tropelía, común a las dos novelas hermanas. En El casamiento, la tropelía la perpetran tanto Estefanía como Campuzano, quienes se engañan mutuamente. En el Coloquio, se trata de las transformaciones que son capaces de realizar brujas como la Camacha, tropelías que, por supuesto, se hallan en la base de la historia del parto perruno:

  • 51 Ibid., p. 592.

Pero en ti, hijo mío, la experiencia me muestra lo contrario, que sé que eres persona racional y te veo en semejanza de perro, si ya no es que esto se hace con aquella ciencia que llaman tropelía, que hace parecer una cosa por otra51.

27La metamorfosis ocupa un lugar central en la profecía de la bruja, que vuelve a prometer una transformación, en esta ocasión regeneradora y restauradora:

  • 52 Ibid., p. 594.

Volverán en su forma verdadera,
cuando vieren con presta diligencia
derribar los soberbios levantados,
y alzar a los humildes abatidos
con poderosa mano para hacello
52.

  • 53 Ibid., p. 623.
  • 54 Ibid., p. 18.

28A esta imagen habría que añadir la de la transformación de los metales y personajes antes aludida, así como la metamorfosis que experimenta durante la novela el propio alférez. Si la primera descripción nos muestra un Campuzano derrotado, la comida, conversación y siesta-lectura en casa de Peralta lo regeneran, permitiendo que la novela acabe con la imagen del paseo de los dos amigos, que acuden juntos «al Espolón a recrear los ojos del cuerpo», satisfechos ya «los del entendimiento»53. Esta imagen final remite a las «horas de recreación» evocadas en el Prólogo, para cuyo efecto «se plantan las alamedas, se buscan las fuentes, se allanan las cuestas y se cultivan, con curiosidad, los jardines»54, a lo que el autor añade la «mesa de trucos» –entretenimiento honesto, de efectos benéficos– de sus novelas.

29Así pues, vemos que El casamiento-Coloquio también explora tema de la ficción, y que Cervantes lo examina con los mismos términos metafóricos del Prólogo y La gitanilla: la gestación desde lo estéril, apoyada en imágenes de transformación y de metales preciosos. La doble novela que corona las Ejemplares describe el parto desviado que da origen a la ficción, basado en la mentira que simboliza la alquimia de los metales.

  • 55 Ibid., p. 532.

30En suma, a la reflexión del Prólogo y La gitanilla, El casamiento-Coloquio añade sus propios términos, fundamentalmente dos, íntimamente relacionados: el papel del lector en la ficción y la relación entre ficción y mentira. En cuanto al primero, en El casamiento-Coloquio Cervantes no solo explora la gestación de la poesía y hasta qué punto ostenta un poder transformador; además, estudia cómo nace el autor (de una experiencia traumática y estéril, como la de Campuzano) y, lo que es más importante, el lector y comentarista, esto es, Peralta y Cipión. En lo que respecta al segundo elemento, en El casamiento-Coloquio Cervantes explora la problemática relación entre el binomio verdad/mentira y su síntesis transformadora, la ficción. El casamiento es, claramente, una obra sobre el desengaño, es decir, sobre el carácter engañoso de las apariencias: Campuzano y Estefanía se engañan mutuamente y Campuzano se muestra mal lector, al no comprender que, si en lo suyo no es oro todo lo que reluce, como afirma refiriéndose a sus cadenas55, tampoco lo es en doña Estefanía, cuya hacienda resulta ser igualmente evanescente. Ahora bien, si todo lo que en El casamiento se presentaba como verosímil resultaba no ser verdadero, ante la inverosimilitud del diálogo de los perros se instala por contraste la pregunta de si aquello, el diálogo, y por extensión toda la literatura, podría constituir algún tipo de verdad.

  • 56 Ibid., p. 604.
  • 57 Loc. cit.
  • 58 Ibid., p. 18.

31Así, con la adición del Coloquio Cervantes llega a invertir, o al menos a complicar, los términos: si en la novela realista (El casamiento) lo que parece verdad resulta ser mentira (el oro es alquimia), en el Coloquio lo que parece mentira resulta ser verdad (los perros parlantes llegan a parecer verosímiles, si no verdaderos). Es decir, en su trato dialógico y textual, Campuzano y Peralta superan el binomio verdad/mentira con una nueva categoría: la ficción. Ficción que nace de la falsedad, de la alquimia (en el origen del texto está el engaño de las cadenas de Campuzano), de la tropelía (en el origen de los perros está el parto de la bruja). Con métodos análogos a los «embelecos, mentiras o apariencias del demonio»56 se crea algo nuevo que podría parecer una «grande mentira», pero a lo que lectores hábiles dan otro tipo de «crédito»57, término que nos devuelve al campo semántico del valor, tan presente en La gitanilla. De este modo, el círculo se cierra: si el paseo de Campuzano y Peralta por el Espolón remite a las «alamedas»58 del Prólogo, la figura del lector completa la genealogía con que se abre la colección de novelas: ingenio, pluma, imprenta y, finalmente, lector. Por tanto, en el Prólogo al primer Quijote, en el de las Ejemplares, en La gitanilla, en El casamiento/Coloquio, y tal vez en toda su producción, Cervantes retrata metafóricamente la literatura como una gestación desviada, una fertilidad nacida en lo estéril, una especie de mentira que produce, como la alquimia, crédito, y que, en cualquier caso, engendra una vivificante relación de amistad entre autor y lector.

Haut de page

Bibliographie

ALCALÁ GALÁN, Mercedes, Escritura desatada: poéticas de la representación en Cervantes, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2009.

ALCALDE, Pilar, «El poder de la palabra y el dinero en La gitanilla», Cervantes, 17 (2), 1997, p. 122-132.

BOYD, Stephen, «Cervantes’s Exemplary Prologue», in: Stephen BOYD (ed.), A Companion to Cervantes’s Novelas ejemplares, Woodbridge: Tamesis Books, p. 47-68.

CASALDUERO, Joaquín, Sentido y forma de las Novelas ejemplares, Madrid: Gredos, 1974.

CERVANTES, Miguel de, Don Quijote de la Mancha, ed. Francisco Rico, Barcelona: Crítica, 1998.

CERVANTES, Miguel de, Novelas ejemplares, ed. Javier García López, Madrid: Real Academia Española, 2013.

CLAMURRO, William, «Value and Identity in La gitanilla», Journal of Hispanic Studies, 14 (1), 1989, p. 43-60.

COLÓN CALDERÓN, Isabel, «Retratos y autorretratos de Miguel de Cervantes: en torno al prólogo de las Novelas ejemplares», in: Gregorio CABELLO PORRAS y Javier CAMPOS DAROCA (eds.), Poéticas de la metamorfosis. Tradición clásica, Siglo de Oro y modernidad, Málaga: Universidad de Málaga, 2002, p. 231-246.

D’ONOFRIO, Julia, Cervantes frente a la cultura simbólica de su tiempo. El testimonio de las Novelas ejemplares, Buenos Aires: Eudeba, 2019.

DUNN, Peter N., «Las Novelas ejemplares», in: Edward C. RILEY y Juan Bautista AVALLE-ARCE (coords.), Suma cervantina, London: Grant and Cutler, 1973, p. 81-118.

FORCIONE, Alban K., Cervantes, Aristotle and The Persiles, New Jersey: Princeton University Press, 1970.

FORCIONE, Alban K., Cervantes and the Humanist Vision: A Study of Four Exemplary Novels, Princeton: Princeton University Press, 1982.

FORCIONE, Alban K., Cervantes and the Mystery of Lawlessness: A Study of El casamiento engañoso y El Coloquio de los perros, Princeton: Princeton University Press, 1984.

GARCÍA LÓPEZ, Jorge, ed. Miguel de Cervantes, Novelas ejemplares, Madrid: Real Academia Española, 2013, p. 833-834.

GAYLORD, Mary «Cervantes, Portrait of the Artist», Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America, 1983, 3 (2), p. 83-102.

GERBER, Clea, La genealogía en cuestión: cuerpos, textos y reproducción en el Quijote de Cervantes, Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá de Henares, 2018.

GERLI, Michael E., «Romance and Novel: Idealism and Irony in La Gitanilla», Cervantes, 6 (1), 1986, p. 28-38.

GÜNTERT, Georges, «La gitanilla y la poética de Cervantes», Boletín de la Real Academia Española, 52 (195), 1972, p. 107-134.

GÜNTERT, Georges, «Discurso social y discurso individual en La gitanilla», in: Actas del I Coloquio Internacional de la Asociación de Cervantistas, Barcelona: Anthropos, 1990, p. 249-257.

HUTCHINSON, Steven, Economía ética en Cervantes, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2001.

JOHNSON, Carroll, «De economías y linajes en La gitanilla», Mester, 25 (1), 1996, p. 41-48.

JOLY, Monique, «En torno a las antología poéticas de La gitanilla y La ilustre fregona», Cervantes, 13 (2), 1993, p. 5-15.

PARODI, Alicia, Las Ejemplares: una sola novela, Buenos Aires: Eudeba, 2002.

RESINA, Joan Ramon, «Laissez faire y reflexividad erótica en La gitanilla», Modern Language Notes, 106, 1991, p. 257-278.

RILEY, Edward C., La rara invención. Estudios sobre Cervantes y su posteridad literaria, Barcelona: Crítica, 2001.

TORRES, Bénédicte, «La poesía en La gitanilla: ¿Es Preciosa ‘algo desenvuelta, pero no de modo que descubriese algún género de deshonestidad’?», Hesperia. Anuario de Filología Hispánica, 21 (2), 2018, p. 133-150.

VITALI, Noelia, «Árbol preciosísimo / que tardó en dar fruto: una aproximación al primer poema de La gitanilla de Miguel de Cervantes», en Leonardo Funes (coord.), Hispanismos del mundo: diálogos y debates en (y desde) el Sur, Buenos Aires: Miño y Dávila, 2016, p. 481-489.

Haut de page

Notes

1 Miguel de CERVANTES, Novelas ejemplares, ed. Jorge García López, Madrid: Real Academia Española, 2013, p. 18.

2 Loc. cit.

3 El casamiento engañoso es el marco narrativo del Coloquio de los perros y, por tanto, los dos textos forman una novela doble. Las Ejemplares serían once o doce novelas, según se considere. Cabe destacar que doce son, por ejemplo, las comedias en una parte de comedias, un género muy asentado en la tradición literaria hacia 1613. La indeterminación numérica del cierre de las Ejemplares resulta muy afín al espíritu del Coloquio, una de las novelas más oscuras y desconcertantes de la colección.

4 CERVANTES, op. cit., p. 15.

5 Varios críticos se han detenido en la imagen satírica de sí mismo que ofrece aquí Cervantes, y han señalado el desvío en relación con las estrategias editoriales de sus contemporáneos en lo concerniente al problema del retrato de autor (Isabel COLÓN CALDERÓN, «Retratos y autorretratos de Miguel de Cervantes: en torno al prólogo de las Novelas ejemplares», in: Gregorio CABELLO PORRAS y Javier CAMPOS DAROCA (eds.), Poéticas de la metamorfosis. Tradición clásica, Siglo de Oro y modernidad, Málaga: Universidad de Málaga, 2002, p. 231-246; Stephen BOYD, «Cervantes’s Exemplary Prologue», in: Stephen BOYD (ed.), A Companion to Cervantes’s Novelas ejemplares, Woodbridge: Tamesis Books, p. 47-68; Julia D’ONOFRIO, «El prólogo a las Novelas ejemplares. Un elogio de lo inacabado», in: Cervantes frente a la cultura simbólica de su tiempo. El testimonio de las Novelas ejemplares, Buenos Aires: Eudeba, 2019, p. 185-205).

6 CERVANTES, op. cit., p. 19.

7 Alban K. FORCIONE, Cervantes, Aristotle and The Persiles, New Jersey: Princeton University Press, 1970, p. 305-337; A. K. FORCIONE, Cervantes and the Mystery of Lawlessness: A Study of El casamiento engañoso y El Coloquio de los perros, Princeton: Princeton University Press, 1984.

8 Mary GAYLORD, «Cervantes’ Portrait of the Artist», Cervantes: Bulletin of the Cervantes Society of America, 1983, 3 (2), p. 83-102.

9 Ibid., p. 101.

10 CERVANTES, Don Quijote de la Mancha, ed. Francisco Rico, Barcelona: Crítica, 1998, p. 9.

11 Esta generación paradójica retornará, como veremos, en la primera novela de la colección.

12 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 20.

13 Ibid., p. 19.

14 CERVANTES, Don Quijote de la Mancha, op. cit., p. 9.

15 A. K. FORCIONE, Cervantes and the Humanist Vision: A Study of Four Exemplary Novels, Princeton: Princeton University Press, 1982, p. 3-28.

16 J. D’ONOFRIO, op. cit., p. 205.

17 S. BOYD, op. cit.

18 Peter N. DUNN, «Las Novelas ejemplares», in: Edward C. RILEY y Juan Bautista AVALLE-ARCE (coords.), Suma cervantina, London: Grant and Cutler, 1973, p. 81-118; Joaquín CASALDUERO, Sentido y forma de las Novelas ejemplares, Madrid: Gredos, 1974; Alicia PARODI, Las Ejemplares: una sola novela, Buenos Aires: Eudeba, 2002; Jorge GARCÍA LÓPEZ, ed. Miguel de Cervantes, Novelas ejemplares, Madrid: Real Academia Española, 2013, p. 833-834.

19 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 60.

20 Michael E. GERLI, «Romance and Novel: Idealism and Irony in La Gitanilla», Cervantes, 6 (1), 1986, p. 28-38; Georges GÜNTERT, «La gitanilla y la poética de Cervantes», Boletín de la Real Academia Española, 52 (195), 1972, p. 107-134; G. GÜNTERT, «Discurso social y discurso individual en La gitanilla», in: Actas del I Coloquio Internacional de la Asociación de Cervantistas, Barcelona: Anthropos, 1990, p. 249-257, p. 257; Monique JOLY, «En torno a las antología poéticas de La gitanilla y La ilustre fregona», Cervantes, 13, 2, 1993, p. 5-15; A. PARODI, op. cit.; Bénédicte TORRES, «La poesía en La gitanilla: ¿Es Preciosa “algo desenvuelta, pero no de modo que descubriese algún género de deshonestidad”?», Hesperia. Anuario de Filología Hispánica, 21 (2), 2018, p. 133-150; Noelia VITALI, «“Árbol preciosísimo / que tardó en dar fruto”: una aproximación al primer poema de La gitanilla de Miguel de Cervantes», in: Leonardo FUNES (coord.), Hispanismos del mundo: diálogos y debates en (y desde) el Sur, Buenos Aires: Miño y Dávila, 2016, p. 481-489.

21 Mercedes ALCALÁ GALÁN, Escritura desatada: poéticas de la representación en Cervantes, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2009, p. 170-175; A. K. FORCIONE, Cervantes and the Mystery of Lawlessness…, op. cit., 1984; Edward C. RILEY, La rara invención. Estudios sobre Cervantes y su posteridad literaria, Barcelona: Crítica, 2001.

22 N. VITALI, op. cit., p. 487.

23 Carroll JOHNSON, «De economías y linajes en La gitanilla», Mester, 25 (1), 1996, p. 41-48, p. 44. Acerca de la asociación de Preciosa con la fertilidad, véase A. K. FORCIONE, Cervantes and the Humanist Vision…, op. cit., 1982, p. 136-137.

24 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 44-45.

25 Ibid., p. 60.

26 Las ganancias podrían remitir a los hijos fruto del matrimonio, pero sobre todo aluden a la estabilidad social y económica de la joven: entregar la flor de la virginidad fuera del matrimonio también podría producir prole, pero no dinero seguro y a largo plazo.

27 A. PARODI, op. cit., p. 67. En una línea relacionada, diversos estudiosos han llamado la atención sobre cómo estas imágenes ligan amor y economía (William CLAMURRO, «Value and Identity in La gitanilla», Journal of Hispanic Studies, 14 (1), 1989, p. 43-60; Joan Ramon RESINA, «Laissez faire y reflexividad erótica en La gitanilla», Modern Language Notes, 106, 1991, p. 257-278). Lo evidencia la curiosa metáfora de santa Ana como «casa de la moneda» (CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 32), que subraya N. VITALI (op. cit., p. 485). Además, conviene recordar con la crítica que Cervantes asocia con Preciosa un despliegue de dinero contante y sonante (G. GÜNTERT, op. cit., p. 257; Pilar ALCALDE, «El poder de la palabra y el dinero en La gitanilla», Cervantes, 17 (2), 1997, p. 122-132; Steven HUTCHINSON, Economía ética en Cervantes, Alcalá de Henares: Centro de Estudios Cervantinos, 2001, p. 109-122). La joven es una joya por su nombre, pero además se la llama rápidamente «tesoro» y atrae lluvias y granizadas de dinero: «Y llovían en ella ochavos y cuartos como piedras a tablado»; «Y así granizaron sobre ella cuartos, que la vieja no se daba manos a cogerlos» (CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 29, p. 34). Esta fecundidad acrecienta sobremanera el «caudal» monetario de la vieja gitana y hace que la joven obtenga, entre otras cosas, «el premio y joya de la mejor danza» (ibid., p. 30-31).

28 Ibid., p. 31.

29 N. VITALI, op. cit., p. 486.

30 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 32.

31 Clea GERBER, La genealogía en cuestión: cuerpos, textos y reproducción en el Quijote de Cervantes, Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá de Henares, 2018, p. 34-74.

32 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 32.

33 Ibid.

34 La generación milagrosa a partir de una materia humilde, representada en la novela por el mundo gitano, resuena en la admiración que producen las cualidades de Preciosa en el romance del paje-poeta (ibid., p. 42). Por otra parte, la antítesis humildes/poderosos se concreta en la profecía de la bruja en el Coloquio de los perros, como examinaremos más adelante.

35 «Y, con ser de la calidad y nobleza que os he referido, y de la que casi se os debe ya de ir trasluciendo, con todo eso, quisiera ser un gran señor para levantar a mi grandeza la humildad de Preciosa, haciéndola mi igual y mi señora» (ibid., p. 53, énfasis mío).

36 Ibid., p. 93.

37 «Ella (o no sé si de improviso, o si en algún tiempo los versos que cantaba le compusieron), con estremada gracia, como si para responderles fueran hechos, cantó los siguientes», ibid.

38 N. VITALI, op. cit., p. 484.

39 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 108.

40 Ibid., p. 523.

41 Ibid., p. 534.

42 Ibid., p. 591.

43 Ibid., p. 537.

44 Ibid.

45 Ibid., p. 623.

46 Ibid., p. 521.

47 A. PARODI, op. cit., p. 202.

48 CERVANTES, Novelas ejemplares, op. cit., p. 525.

49 Ibid., p. 532.

50 Por ejemplo, los perros critican la obsesión morisca por «acuñar y guardar dinero acuñado» (ibid., p. 610), lo que parece una inversión improductiva de la metáfora del cuño y la casa de la moneda, en el romance de santa Ana.

51 Ibid., p. 592.

52 Ibid., p. 594.

53 Ibid., p. 623.

54 Ibid., p. 18.

55 Ibid., p. 532.

56 Ibid., p. 604.

57 Loc. cit.

58 Ibid., p. 18.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Clea Gerber, « De la esterilidad fecunda al parto perruno: reproducción y desvío en las Novelas ejemplares de Cervantes », e-Spania [En ligne], 42 | juin 2022, mis en ligne le 24 juin 2022, consulté le 12 août 2022. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/45004 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.45004

Haut de page

Auteur

Clea Gerber

Universidad Nacional de General Sarmiento – Universidad de Buenos Aires

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus de la revue e-Spania sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo CLEA
  • Logo GDRE AILP
  • Logo DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search