Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47El origen de los Sitios Reales en...El origen de los Sitios Reales en...

El origen de los Sitios Reales en las Coronas Ibéricas (ss. XIV-XVI): de espacios cortesanos a redes de poder

El origen de los Sitios Reales en las Coronas Ibéricas (s. XIV-XVI): de espacios cortesanos a redes de poder

Ana Echevarría Arsuaga, José Eloy Hortal Muñoz et Elena Paulino Montero

Texte intégral

El concepto de Sitio Real y la Península Ibérica

1Hoy en día, los Sitios Reales de los diversos países europeos son vistos en muchos casos como residencias de las familias reales que vivían aisladas de la sociedad, y en donde los monarcas y sus familias únicamente se dedicaban a “holgar” y “solazarse”, tal y como se decía en la época, cazando o realizando fiestas. Sin duda, esa imagen es en esencia la que evocaron historiadores y literatos durante el siglo XIX, idea que debemos desterrar. Esto ha provocado que numerosos y cruciales componentes de los Sitios Reales hayan sido olvidados, y no se haya tenido en cuenta que dichos lugares deben estudiarse desde un punto de vista global para su correcta comprensión.

2Por lo tanto, en primer lugar, se hace necesario acotar qué entendemos por Sitio Real. En el entorno mediterráneo, dicho término no supone ningún problema conceptual, pues se sigue utilizando en el lenguaje común –aunque en la mayoría de las ocasiones el imaginario colectivo remite únicamente a las construcciones arquitectónicas– e, incluso, las entidades encargadas de gestionar dichos lugares siguen empleando esa expresión, caso de Patrimonio Nacional en España.

  • 1 Entre los que resultan famosos los “six Royal Sites” de la Irlanda antigua, que se explican en Cono (...)
  • 2 El debate sobre el término tiene luenga tradición, tal y cómo podemos ver en Evamaria ENGEL y Karen (...)

3Sin embargo, en otros lugares como Reino Unido no se suele emplear, y el término Royal Site evoca emplazamientos arqueológicos relacionados con la Edad Antigua1. Por lo tanto, el término más empleado suele ser Residence, o Court Residence, al igual que sucede en otros ámbitos como el germánico, con su equivalente Residenz2; sin embargo, debemos considerar que este concepto no equivale al de Residencia Real utilizado en España, pues abarca también la relación de estos palacios con las ciudades anexas, en especial las que resultaron ser capital o corte de esas entidades territoriales. Más ajustado a nuestro concepto de Sitio Real nos parece el término Domaine que se emplea en Francia y en otros lugares cómo en los Países Bajos, Domein, pues indica todo lo comprendido en un territorio cuya posesión corresponde al Soberano.

  • 3 Otto BRUNNER, “La «casa grande» y la «Oeconomica» de la vieja Europa”, Prismas: revista de historia (...)
  • 4 Nele DE RAEDT, “Adorning the Prince and his Palace in Fifteenth Century Italy. Seeing, Admiration a (...)

4Gracias a los estudios de los que disponemos hoy en día, no debemos olvidar que, a partir de la Baja Edad Media, la tradición literaria de los Espejos de Príncipes recuperó y adaptó la idea clásica de la Oeconomica, una doctrina que representaba al rey como un pater familias que gobernaba sobre la Monarquía como un padre sobre su familia y con la Casa Real como centro del poder político3. El concepto de virtud fue central en la idea de la Oeconomica. Como cabeza de una casa “extensa”, el pater familias era responsable de gobernar el reino con autoridad moral, especialmente en lo relacionado con el mantenimiento material de la Casa, expresado principalmente en una distribución justa de los ingresos económicos. En una escala más amplia, estas virtudes se expresaron a nivel político con la Casa Real, mientras que los Sitios Reales sirvieron como reflejo físico y espiritual de estas virtudes4. Por tanto, los Sitios Reales y las instituciones que se crearon para gestionarlas, fueron necesarias para generar y organizar sistemas que coordinaran dichos lugares.

  • 5 Éste es el caso, por ejemplo, de las residencias de los aqueménidas persas de Babilonia, Ecbatana, (...)

5En virtud de ello, aunque ya existían desde la Edad Antigua residencias reales e, incluso, los soberanos realizaban movimientos estacionales entre ellas5, debemos considerar que la continuidad dentro del espacio peninsular ibérico se puede rastrear a través de dos tradiciones diferentes. La primera de ellas, la oriental, descendiente directa de los palacios romanos, por un lado, y de los persas, por otro, sería la ciudad palaciega compleja utilizada para representar al poder islámico, desde la dinastía Omeya oriental hasta los nazaríes en la Península Ibérica, estudiada en este monográfico por Villalba Sola. La representación del califato es indisociable de las ciudades palatinas que jalonaron sus múltiples capitales, y que reproducirían todos los imitadores del califato. Estas ciudades, con un sistema de murallas independientes, contaban con un alto número de edificaciones separadas en forma de palacios independientes, pero articulados, en su interior, con mezquitas, oratorios, cementerios, alcaicería, zona administrativa, escuelas o madrasas y maristán, que se reproducirán en numerosos palacios mediterráneos, y que fueron las heredadas por las casas reales castellana, aragonesa y portuguesa, que jugaron a modificarlas, adaptándolas a sus propios usos.

  • 6 Claudio SÁNCHEZ-ALBORNOZ, «Sede regia y solio regio en el reino astur-leonés», Asturiensia medieval (...)

6En segundo lugar, una tradición occidental de la que partiría el Sitio Real puede relacionarse con el desarrollo de la idea de sede regia, que funde desde época de Bermudo II los conceptos de solio real y urbe regia6. Tomado de la monarquía astur, el lugar donde reside el rey, donde asienta su sede, evolucionará para transmitir además el matiz de propiedad real o fundación regia, que se intensifica durante la Baja Edad Media, teniendo un componente fundamental el panteón regio, en un monasterio, convento o catedral elegido por los reyes, tal como desarrolla en su artículo Francesca Español. Automáticamente esa institución religiosa pasará a considerarse también como una extensión de la sede real.

7En este periodo, los monarcas de los diversos reinos fueron utilizando, construyendo y reformando diferentes edificios a lo largo de la geografía de sus territorios, con el fin de que les sirvieran de estancia, y con ellos a sus cortes itinerantes, reconociéndose la propiedad sobre ellos, tal como muestran los artículos de Ramírez Vaquero para Navarra, Domenge y Español para la Corona de Aragón y Echevarría Arsuaga para Castilla. Con el tiempo se llevarán a cabo numerosas obras para consolidar la presencia regia en las nuevas entidades territoriales que se iban gestando.

8Los usos de los palacios y otras sedes regias en Aragón pueden desmenuzarse siguiendo el desarrollo de las celebraciones áulicas, tal como muestran las Ordenaciones de Pedro el Ceremonioso. El caudal de información existente para esta Corona es analizado por Francesca Español Bertrán, junto a las numerosas descripciones de las aulas regias, utilizadas a mayor gloria de la corona para transmitir el mensaje de su poder. Por su parte, Joan Domenge muestra el problemático caso del reino privativo de Mallorca y su posterior incorporación a la corona aragonesa. La dispersión territorial, y las necesidades de autorrepresentación, control territorial, o recreo y caza permitieron que un reino políticamente frágil desarrollara una serie de espacios palatinos que se transformarían a partir de mediados del siglo XIV y en el siglo XV, momento en el que la presencia de los reyes en la isla se hizo magra. Ese periodo, sin embargo, fue muy fructífero en los territorios valencianos, tal y como muestra Rodríguez Moya en su trabajo dedicado al Real de Valencia. En el siglo XV este palacio funcionaba como un palacio estacional dentro de una red de residencias distribuidas en distintos núcleos del territorio. No obstante, a partir del siglo XVI, se produjeron una serie de cambios políticos que harían que Valencia quedara relegada espacialmente y su pasaría a funcionar de manera similar a la de los palacios virreinales en el Mediterráneo, sede de los organismos del reino y como una residencia regia inserta en una geografía real compleja.

9Mientras, la problemática de la presencia regia en el reino de Navarra es más compleja, pues la ausencia de la corte era más habitual que su presencia, y ello condujo a soluciones diferentes a las de las otras casas reales peninsulares, como explica Eloísa Ramírez Vaquero. Sobre unas sedes regias originales en Nájera, Tudela, Pamplona y Estella, durante la Baja Edad Media se pasa a una predominancia del uso del palacio episcopal/real en Pamplona, y a residencias fuera de la capital como Olite o Tafalla. Pero más importante si cabe serían las residencias de la dinastía Evreux en Francia, siguiendo a la corte francesa o en sus dominios patrimoniales, que marcarían el estilo constructivo a la vez que coartaban el desarrollo de un personal de palacio propio en la zona ibérica.

  • 7 En virtud de ello, y también para que pueda ser comprendido en otros ámbitos historiográficos, se e (...)

10Teniendo todo esto en cuenta, podemos definir los Sitios Reales desde finales de la Edad Media en la Península Ibérica como “propiedades que pertenecían a la dinastía reinante donde el soberano y otros miembros de la dinastía solían residir, o existía la expectativa de que pudieran hacerlo, así como otros lugares donde se llevaban a cabo actividades relacionadas con el funcionamiento de la Corte y de la monarquía”. En función de esta definición, podemos comprender que estos Sitios Reales no se referían únicamente a palacios o residencias reales, sino que eran espacios complejos que englobaban otros tipos de construcciones y espacios, que combinaban la presencia del monarca en el mundo urbano y rural, mostrando la complejidad relacional de ambos paisajes en el espacio y en el tiempo a escala micro y macro7.

11Debido a esta dimensión espacial, la relación de los sitios reales con su entorno resulta compleja y fundamental. La inserción en un entorno urbano, la imposición de la arquitectura sobre un paisaje o el perfil de la ciudad debe ser tenida en cuenta. Por un lado, vemos el desarrollo de elementos particulares como galerías, andamios, balcones de apariciones, patios de armas, que ponen en relación la sede regia con el entorno circundante. Por otro, la fiesta, las celebraciones y las entradas de los monarcas, servían para articular la relación del palacio con la ciudad. La organización de diversos itinerarios por la ciudad y la participación de los poderes urbanos, tanto civiles como eclesiásticos, convertían estos espacios en lugares vividos por la ciudad como sede de la corte, tal y como destaca, de nuevo, Rodríguez Moya en su artículo.

El caso de la Monarquía Hispánica: de los alcázares y cuartos reales medievales a la consolidación de la imagen del monarca

  • 8 Destacan, entre otros muchos ejemplos, José Miguel MORÁN TURINA y Fernando CHECA CREMADES, Las casa (...)
  • 9 Entre numerosas publicaciones, destacamos los capítulos dedicados a ello en José MARTÍNEZ MILLÁN y (...)

12Hoy en día nos encontramos con numerosas publicaciones sobre los Sitios Reales españoles, aunque tradicionalmente se han centrado sobre su patrimonio artístico, en especial el arquitectónico8. Sin embargo, los últimos trabajos se están realizando desde un análisis interdisciplinar9, lo que está ayudando a identificar el relevante papel que estos lugares jugaron en el desarrollo político, social, económico, cultural y religioso de la Monarquía Hispánica en su conjunto.

13En una rápida búsqueda en PARES, la primera referencia que nos aparece es una carta de don Juan de Castilla a Carlos V, fechada el 14 de mayo de 1542, informándole de lo que observó en su visita al Real Sitio de Aranjuez, y en la cual describe el estado de las plantas, conejos, edificio, etc.10.

14Pero, sin duda, el concepto debía de existir con anterioridad, pues ya con Isabel la Católica surgió una embrionaria organización de trabajadores vinculados a los Sitios Reales, como veremos posteriormente, aunque sin una dirección común como ya existía en otros lugares de Europa.

15En efecto, a finales de la Edad Media, el papel de la arquitectura como medio de representación del gobierno y las instituciones principescas se refina: mientras que el Príncipe no siempre podía estar presente, sus edificios sí podían hacerlo. Por supuesto, dichos edificios también servían para una serie de propósitos prácticos. Castillos y fortalezas defendían el territorio, mientras que las residencias urbanas y rurales repartidas por el territorio servían a la corte itinerante en sus desplazamientos. Igualmente, nos encontramos con todo tipo de estructuras religiosas, administrativas, de infraestructuras, comerciales, agrícolas e industriales, como conventos, capillas, mataderos, edificios de oficinas, pabellones de caza, graneros, establos y molinos, fundamentales en la administración de los soberanos.

  • 11 La evolución de estas instituciones y numerosa bibliografía en José Eloy HORTAL MUÑOZ y Merlijn HUR (...)
  • 12 Louis P. GACHARD, Inventaire des Chambres des Comptes précédé d’une notice historique, Bruselas: Ha (...)

16Estas redes de sitios, espacios y lugares se convirtieron cada vez más en un medio importante para consolidar el poder de los soberanos y sirvieron como instrumentos clave para promover su gobierno. Para reforzar el control sobre sus posesiones y garantizar su mantenimiento, los gobernantes de finales de la Edad Media comenzaron a establecer órganos administrativos permanentes encargados de su gestión11. Esto introdujo una gobernanza más profesional, en la que la rendición de cuentas pasó a ser central. Los nobles, que no estaban acostumbrados a proporcionar otra prueba que su palabra de sus gastos, fueron reemplazados por letrados con formación universitaria, que estaban sujetos a procedimientos de control cada vez más estrictos, y, en determinadas ocasiones, por arquitectos profesionales12.

  • 13 Reginald Allen BROWN, Howard M. COLVIN y Arthur J. TAYLOR, The History of the King’s Works, I, Lond (...)
  • 14 Isabelle TAVEAU-LAUNAY, Raymond Du Temple, maître d’oeuvre des rois de France et des princes», in: (...)
  • 15 Rafael DOMÍNGUEZ CASAS, “Carlos V y la introducción del sistema administrativo y estético del ducad (...)

17Los primeros ejemplos de estas nuevas instituciones fueron la Surintendance des Bâtiments du Roi en Francia y the Office of the King´s Works en Inglaterra. En un principio fueron organizaciones ad hoc, pero se expandieron simultáneamente en la década de 1370 hasta convertirse en administraciones centralizadas (semi)permanentes que seguirían siendo responsables de los edificios de la corte hasta el final de la Edad Moderna. Enrique III de Inglaterra, por ejemplo, estableció el cargo de Master of the Kings Works´ en 1256, aunque era temporal y no era responsable de todos los edificios reales, que entonces eran más de 60 castillos y numerosos palacios13. En cuanto a Francia, las primeras referencias al maestro de obras real francés también datan de la segunda mitad del siglo XIII14. Esta institución francesa proporcionó a otros príncipes del entorno un modelo para sus propias administraciones, entre los que destacan los duques de Borgoña, que pudieron desempeñar un papel importante en la expansión de organizaciones comparables en el electorado de Sajonia, Dinamarca, y más tarde, bajo Carlos V, en Castilla15.

  • 16 Nuno SENOS y Hélia SILVA, “Managing Royal Buildings in Mediaeval and Early Modern Portugal”, in: Jo (...)

18La influencia de estos modelos, francés e inglés, se extendió gradualmente por Europa a diferentes velocidades, incluidos los reinos cristianos de la Península Ibérica. En Portugal, por ejemplo16, existió un vedor durante el reinado del rey Dinis (1279-1325) que, habitualmente, era designado para un único proyecto de construcción. En casos excepcionales, su jurisdicción se extendía a varios lugares, como los palacios reales del valle del Tajo (Santarém, Almeirim y Muge), que en ocasiones compartían el mismo vedor. Esta oficina sirvió de vínculo entre el monarca y la obra; de hecho, en las disputas legales con los trabajadores, el vedor actuaba como representante del rey. A partir de 1379, Portugal también tuvo vedores encargados de las obras en una comarca, con responsabilidades financieras, seleccionados habitualmente entre la alta nobleza. Sin embargo, no hay evidencia de una centralización clara hasta que el Conde de Arraiolos fue nombrado inspector de todas las obras reales en el reino en 1439, fecha en que el Vedor pasó a llamarse Vedor-mor.

  • 17 Amadeo SERRA DESFILIS, “La imagen construida del poder real en la Corona de Aragón (siglos XIII−XV) (...)

19Estas novedades tardaron en llegar a otros reinos. Así, en la Corona de Aragón, los reyes colocaron a sus representantes a cargo de las obras de sus residencias en cada uno de sus diferentes reinos, caso del Merino en Zaragoza y del Baile en Valencia. La Corte era itinerante, no contaba con una sede permanente, y las residencias de estos reinos solían estar ocupadas por una serie de instituciones y servidores que se ocupaban de un mantenimiento mínimo, que podía incrementarse al aproximarse una visita real. La actitud de los monarcas ante los edificios reales de los distintos reinos que integraban la Corona de Aragón (Aragón, Valencia, Cataluña, Mallorca, Sicilia, Nápoles y Cerdeña) dependía de si estos territorios habían sido heredados, conquistados o una mezcla de ambos; sin embargo, debemos considerar que todos estos lugares fueron mantenidos como espacios reales17.

  • 18 Leonardo BANACLOCHA GINER, “Un estudio de la Junta Patrimonial”, Estudis, 29, 2003, p. 131-77. Pode (...)

20Tras la integración de la Corona de Aragón en el conjunto de la Monarquía Hispánica sabemos que, durante el reinado de Carlos V, en fecha que aún se desconoce pero hacia 1545, se creó una Junta Patrimonial para cada uno de los reinos de dicha Corona; instituciones que aún deben ser estudiadas en profundidad. Entre sus múltiples tareas vinculadas al patrimonio real en dichas tierras, estaba la de gestionar el dinero dedicado a las obras de los edificios reales, asistidos en lo financiero por el Mestre Racional, y en lo político por el Baile de cada reino. Una vez realizadas las deliberaciones pertinentes, estas cinco Juntas debían comunicar sus decisiones al rey, que siempre tenía la última palabra a través del Consejo de Aragón18.

  • 19 Hay varias referencias a musulmanes que ocuparon el cargo de maestros de obras en los distintos alc (...)

21Por su parte, la información más antigua que tenemos de Castilla data del siglo XV, cuando había un maestro mayor (maestro de obras) a cargo de cada uno de los tres principales alcázares del reino: Toledo, Sevilla y Segovia; este último parece haber compartido maestro de obras con el Alcázar de Madrid. Muchos de estos maestros de obras eran musulmanes, que frecuentemente estaban relacionados con figuras importantes de la corte real19.

  • 20 Rafael Domínguez Casas, Arte y etiqueta de los Reyes Católicos. Artistas, residencias, jardines y b (...)
  • 21 María José REDONDO CANTERA, “La arquitectura de Carlos V y la intervención de Isabel de Portugal: p (...)
  • 22 Aunque la fecha exacta sigue estando en duda, tal y como podemos ver en Francisco Javier DÍAZ GONZÁ (...)

22La aparición de instituciones centralizadas con autoridad de supervisión sobre algunas de las obras realizadas en el territorio de los reyes castellanos data de la época de Isabel la Católica. Aunque durante su reinado aún no existía el cargo de superintendente de las obras de la reina, el contino Pedro de Malpaso ejerció tal cargo desde 1494 hasta 150420. Cada alcázar y palacio tuvo así su propio maestro de obras hasta que la emperatriz Isabel de Portugal promulgó una serie de cédulas reales en abril de 1536 y el 21 de diciembre de 1537, por las que se unificaba la dirección de las obras de los alcázares de Sevilla, Toledo y Madrid de acuerdo con los criterios establecidos por la ordenanza de 1431 de Felipe el Bueno para Brabante21. Así, tres personas se encargarían de administrar y gestionar estos Sitios Reales: los maestros mayores Alonso de Covarrubias y Luis de Vega y el aposentador Enrique Persons, quien actuó como pagador y supervisor. Sin embargo, este modelo resultó ineficaz y el príncipe Felipe (futuro Felipe II) decidió mejorarlo estableciendo la Secretaría de Obras y Bosques –germen de la Junta de Obras y Bosques– en 154522. Sin duda, la coincidencia de fechas con la creación de las instituciones de Aragón no puede ser una casualidad.

23Como bien estudia el profesor Pérez Gil en su artículo de este monográfico, prestando atención a los efectos de ese proceso en los casos de León y Valladolid, en el siglo XV, la reiteración de las rutas reales con estancias cada vez más largas fijó la primacía del eje Burgos-Valladolid-Segovia-Madrid-Toledo y su prolongación hacia Córdoba y Sevilla, ubicándose consecuentemente en el mismo las residencias preferidas. De esta forma, aún a pesar de tratarse de un reino sin capital, fue estableciéndose progresivamente entre el conjunto de residencias y sitios de la monarquía una jerarquía que pondría las bases para definir un sistema menos extensivo, pero más coherente y programático. Ese papel fue variando sustantivamente, desde un concepto acumulativo y patrimonialista de propiedades hasta otro integrado o sistémico mediante dos cambios fundamentales: la nueva organización de las obras reales durante el reinado de Carlos V, así como la creación del sistema de Sitios Reales con Felipe II.

24Este segundo, más decisivo, trascendió ese primer objetivo para organizar los propios Sitios. La institucionalización plena de dicho sistema a través de la Junta de Obras y Bosques no llegaría hasta la década de los 80 del siglo XVI, momento en que dicha Junta casi podría ser considerada un Consejo dentro de la creación del sistema polisinodial de la Monarquía Hispánica. Dicho proceso es analizado por el profesor Labrador Arroyo en su artículo, utilizando documentación inédita procedente del Archivo de Valencia de don Juan.

25Para llegar a este punto, y configurar de una manera más precisa el concepto de Sitio Real, fue clave la unión de las cuestiones físicas y simbólicas de dichos espacios. Sin duda, los porteros de cadena, cuya evolución analiza Ezquerra Revilla en su trabajo, fueron relevantes en este proceso desde la Edad Media, pero en especial desde los Reyes Católicos, ayudando a la configuración de la jurisdicción del monarca en los espacios simbólico y físico, así como en la del espacio palaciego y cortesano. Este doble papel, que implicaba una fusión de espacios domésticos originados en distintas coronas, aunque hermanadas como la hispana, la borgoñona y la austriaca, también funcionaba durante las Jornadas Reales, momento en el que cobraban gran relevancia las casas de la cadena durante la permanencia de una persona real que permitía la funcionalidad horizontal del palatium. Del mismo modo, la función de los porteros de cadena en la difusión del espacio cortesano también se percibió fuera de la Península Ibérica en los casos de palacios reales ocupados por virreyes, caso del de Nápoles, o de las audiencias en Indias.

  • 23 Sobre esta transformación hay numerosa bibliografía. Nos remitimos, sobre todo, a los trabajos del (...)

26Debemos indicar, igualmente, la función que estos Sitios Reales y las instituciones que las gestionaban tuvieron en la generación de un efecto de emulación en la nobleza. A lo largo de la Baja Edad Media muchos reyes fomentaron la transformación de la nobleza de un ideal caballeresco a uno cortesano, con el objetivo de domesticar a la misma23. Como resultado, y en combinación con otras medidas, los monarcas lograron integrar a la nobleza en sus proyectos de gobierno e incorporarlos de manera fija a su entorno, especialmente a partir del siglo XVI.

  • 24 Vincent MAROTEAUX, Versailles. Le Roi et son Domaine, París: Editions Picard, 2000, p. 89-126.

27Al mismo tiempo, esta atracción de los principales nobles a la Corte provocó ese señalado efecto de emulación, que hizo que varias de las intervenciones arquitectónicas llevadas a cabo en sus propios territorios tomaran como modelo los edificios reales, transmitiendo las ideas políticas y religiosas de los monarcas a sus enclaves mediante la difusión arquitectónica. Con tal fin, procuraban contratar a los principales arquitectos que estaban al alcance de su bolsillo, además de a cartógrafos, jardineros, ingenieros, etc. La decisión de Luis XIV de convertir a Versalles en polo de atracción de la nobleza, que comenzaría a construir palacios en el entorno de dicha residencia, sería el punto culminante de dicho proceso24.

  • 25 Juan Carlos RUIZ SOUZA et. al., Palacio y Génesis del Estado Moderno en los reinos hispanos, monogr (...)

28Una herramienta clave para obtener esta “domesticación” de la nobleza había sido la codificación del espacio cortesano, proceso que se produjo desde finales de la Baja Edad Media en todos los reinos del momento, incluidos los hispanos. Desde el siglo XIV, ligado al proceso de centralización del poder monárquico y de configuración de las monarquías modernas, los palacios habían ido especializándose25, con espacios diferenciados y bien articulados y con edificios que poco a poco iban adquiriendo características físicas en relación con esta codificación cortesana, tal y como podemos ver con respecto a la familia de los Velasco en el artículo de Viñuales Ferreiro.

  • 26 José Eloy HORTAL MUÑOZ, “Los Validos y  la configuración del espacio: la culminación del sistema co (...)

29La culminación de dicho proceso de codificación del espacio cortesano vendría, en la Monarquía Hispánica, con los validos del siglo XVII26. Al acceder al control de los gobiernos de los Sitios Reales y de las diversas instituciones que los gestionaban, bien directamente o bien a través de hechuras, tuvieron la oportunidad de organizar los espacios de vida del monarca, en particular durante las Jornadas Reales.

  • 27 Únicamente encontramos algunas referencias puntuales en los estudios clásicos de Ignacio Atienza so (...)
  • 28 Últimamente está trabajando en ello Sanne Mekelberg, en concreto sobre la organización de los terri (...)
  • 29 Lisa A. BANNER, The Religious Patronage of the Duke of Lerma, 1598-1621, Farnham: Ashgate, 2009, p. (...)
  • 30 Pedro PONCE DE LEÓN HERNÁNDEZ, La arquitectura del Palacio-Monasterio de Loeches: El sueño olvidado (...)

30En este sentido, queda aún por estudiar en profundidad si existieron instituciones específicas que las grandes familias nobiliarias hispanas crearan a imagen y semejanza de las que disponían los monarcas para gestionar sus espacios27. Sin embargo, podemos intuir que así sería, pues sucedió con grandes familias nobiliarias de otros reinos de la Monarquía Hispánica como los Países Bajos28. Pero, de lo que no cabe duda, es de esa influencia de la arquitectura real en sus territorios, con ejemplos en Castilla tan notables como la Huerta de la Ribera en Valladolid o el Palacio de Buenavista en Toledo, y, sobre todo, convento de San Blas para monjas dominicas anexo al Palacio Ducal de Lerma29 y el Palacio-Monasterio de Loeches, que construyó Olivares para su retiro30.

31Como ha quedado claro en estas líneas, se ha avanzado mucho en el estudio sobre los Sitios Reales, y se sigue trabajando en ello. Con tal fin, de los días 15 a 17 de noviembre de 2022, se celebró en el Edificio de Pavía del Campus de Aranjuez de la URJC el Congreso Internacional titulado El origen de los Sitios Reales en los reinos hispanos (s. XIV-XVI): de espacios inconexos a redes de poder, dirigido por los tres coordinadores de este monográfico en la revista e-Spania, y con participación de diversos investigadores que se ocupan de esta temática desde diferentes perspectivas, algunos de ellos pertenecientes a los proyectos “Court culture exchanges between the Iberian Peninsula and the Habsburg Netherlands” Art. 60 (AR040); Proyecto Puente “Conservar es Innovar. El patrimonio de lo Real a lo Rural: Madrid y su entorno”, URJC (ConInMad/V1254); y “Femarte: Arte, Territorio y Poder en Femenino”, UNED (076-044471).

32Durante estos tres días contamos con 13 ponencias de investigadores procedentes de diversas instituciones españolas, portuguesas y estadounidenses, centradas en la conformación de los Sitios Reales de los diversos reinos medievales hispanos y la estructuración de los mismos desde la Baja Edad Media hasta la fijación de la capital de la Monarquía Hispánica en Madrid en 1561. Del mismo modo, se abordó la conformación del concepto de Sitio Real durante la Baja Edad Media, así como las motivaciones que provocaron la elección específica de algunos lugares para formar parte del sistema generado por Felipe II, mientras otros, que habían sido muy relevantes para los diferentes reinos medievales, no pasaron a formar parte de dicho sistema. Igualmente, se abordó el motivo que propició que este proceso se llevara a cabo con más de un siglo de retraso con respecto a otros territorios europeos como Francia, Inglaterra o Borgoña, aludiendo también a los organismos de la administración cortesana creados específicamente en los diversos reinos hispanos para la gestión de estos espacios, así como el efecto de emulación que las ideas y manifestaciones de este concepto de Sitio Real tuvieron en otros miembros de la familia real diferentes del Soberano con su propia casa principesca o virreinal, así como en la concepción de los nuevos espacios de sociabilidad en palacios y casas nobiliarias, siempre teniendo en cuenta las diversas tradiciones cortesanas que confluyeron en la Península Ibérica.

33Resultado de dicho encuentro es el número monográfico que aquí presentamos aunque, como puede comprobarse a lo largo de estas páginas, el tema aún no está cerrado y la investigación seguirá produciendo fecundos resultados en los próximos años.

Haut de page

Notes

1 Entre los que resultan famosos los “six Royal Sites” de la Irlanda antigua, que se explican en Conor NEWMAN, Reflections on the making of a ‘royal site’ in early IrelandWorld Archaeology, 30 (1), 1998, p. 127-41, DOI: 10.1080/00438243.1998.9980401.

2 El debate sobre el término tiene luenga tradición, tal y cómo podemos ver en Evamaria ENGEL y Karen LAMBRECHT, “Hauptstadt–Residenz–Residenzstadt–Metropole–zentraler Ort. Probleme ihrer Definition und Charakterisierung” in: Evamaria ENGEL, Karen LAMBRECHT y Hanna NOGOSSEK (eds.), Metropolen im Wandel. Zentralität in Ostmitteleuropa an der Wende vom Mittelalter zur Neuzeit, Berlín: De Gruyter Akademie Forschung (= Forschungen zur Geschichte und Kultur des ostlichen Mitteleuropa), 11–31, 1995. Al estudio de dicho término de Residence de un modo transdisciplinar y transnacional se refirieron los trabajos de la red PALATIUM, Research Networking Programme de la European Science Foundation dirigida por Krista de Jonge, que utilizó como punto partida el conjunto de conceptos que la Residenzen-Kommission de la Academia en Göttingen elaboró mediante sus proyectos previos y que fue codificado en su Residenzen Handbuch (https://adw-goe.de/digitale-bibliothek/hoefe-und-residenzen-im-spaetmittelalterlichen-reich/digitales-handbuch/).

3 Otto BRUNNER, “La «casa grande» y la «Oeconomica» de la vieja Europa”, Prismas: revista de historia intelectual, 14, 2010, p. 117−36.

4 Nele DE RAEDT, “Adorning the Prince and his Palace in Fifteenth Century Italy. Seeing, Admiration and Authority”, in: Philip EKARDT, Frank FEHRENBACH y Cornelia Zumbusch (eds.), Politische Emotionen in den Künsten (Mnemosyne 7), Berlín/Boston: De Gruyter, 2020, p. 43-56; José Eloy Hortal Muñoz y Gijs Versteegen, Las ideas políticas y sociales en la Edad Moderna, Madrid: Síntesis, 2016; para la Monarquía Hispánica, Félix LABRADOR ARROYO y José Eloy HORTAL MUÑOZ, «The Magnificence of the Royal Household and Royal Sites: The Case of the Spanish Monarchy », in: Gijs VERSTEEGEN, Stijn BUSSELS y Walter MELION (eds.), Magnificence in the Seventeenth Century. Performing Splendour in Catholic and Protestant Contexts, Leiden: Brill, 2021, p. 135-61.

5 Éste es el caso, por ejemplo, de las residencias de los aqueménidas persas de Babilonia, Ecbatana, Pasargada, Persépolis y Susa, que estaban conectadas entre sí formando un cuadrilátero. A ellas se desplazaba anualmente el soberano persa acompañado de un gran cortejo, nomadismo que inició Ciro II, tal y cómo explica Joaquín VELÁZQUEZ MUÑOZ, “El Gran Rey en movimiento. Banquetes y partetaš. Espacio, Tiempo y Forma. Serie II, Historia Antigua, 24, 2011, p. 161-88.

6 Claudio SÁNCHEZ-ALBORNOZ, «Sede regia y solio regio en el reino astur-leonés», Asturiensia medievalia, 3, 1979, p. 61-86, p. 83; Álvaro CARVAJAL CASTRO, “La construcción de una sede regia: León y la identidad política de los reyes asturleoneses en la crónica de Sampiro y en los documentos”, e-Spania: Revue électronique d'études hispaniques médiévales, 18 (12), 2014, https://journals.openedition.org/e-spania/23714.

7 En virtud de ello, y también para que pueda ser comprendido en otros ámbitos historiográficos, se está trabajando en el concepto de Geografías Reales (o principescas) (Royal (Princely) Geographies), tal y cómo podemos ver, junto a todos los tipos de Geografías Reales que existieron en el periodo, in: José Eloy HORTAL MUÑOZ, “Royal Properties to Maintain: the Royal (Princely) Geographies”, in: José Eloy HORTAL MUÑOZ, Merlijn HURX y Benjamin RINGOT (eds.), Maintaining the Presence of the Prince: Management of Royal Geographies (XIVth-XIXth Centuries), Brepols: Turnhout, 2025 (en prensa).

8 Destacan, entre otros muchos ejemplos, José Miguel MORÁN TURINA y Fernando CHECA CREMADES, Las casas del rey. Casas de campo, cazaderos y jardines. Siglos XVI y XVII, Madrid: El Viso, 1986; Fernando CHECA, “Las construcciones del príncipe Felipe”, in: Ideas y diseño. La Arquitectura. IV Centenario del Monasterio de El Escorial, Madrid: Patrimonio Nacional, 1986, p. 23-45; o José Luis SANCHO GASPAR, La arquitectura de los Sitios Reales: catálogo histórico de los palacios, jardines y patronatos reales del Patrimonio Nacional, Madrid: Patrimonio Nacional, 1995.

9 Entre numerosas publicaciones, destacamos los capítulos dedicados a ello en José MARTÍNEZ MILLÁN y José Eloy HORTAL MUÑOZ, La Corte de Felipe IV (1621-1665). Reconfiguración de la Monarquía Católica, III, Madrid: Polifemo, 2015; Concepción CAMARERO BULLÓN y Félix LABRADOR ARROYO (dirs.), La extensión de la corte: los Sitios Reales, Madrid: UAM, 2017; y José Eloy HORTAL MUÑOZ (ed.), Politics and Piety at the Royal Sites of the Spanish Monarchy in the Seventeenth Century, Turnhout: Brepols, 2021.

10 Archivo General de Simancas, Patronato Real, leg. 26, fol. 66 (https://pares.mcu.es/ParesBusquedas20/catalogo/description/2215396?nm).

11 La evolución de estas instituciones y numerosa bibliografía en José Eloy HORTAL MUÑOZ y Merlijn HURX (eds.), Building the Presence of the Prince: The Institutions Responsible for the Construction and Management of the Buildings of European Courts (14th-17th centuries), Turnhout: Brepols, 2024.

12 Louis P. GACHARD, Inventaire des Chambres des Comptes précédé d’une notice historique, Bruselas: Hayez, I, 1837, p. 76.

13 Reginald Allen BROWN, Howard M. COLVIN y Arthur J. TAYLOR, The History of the King’s Works, I, Londres: HMSO, 1963, p. 51-160.

14 Isabelle TAVEAU-LAUNAY, Raymond Du Temple, maître d’oeuvre des rois de France et des princes», in: Odette CHAPELOT (ed.), Du project au chantier. Maîtres d’ouvrage et maîtres d’œuvre aux XIVe-XVIe siècles, París: Editions des Hautes Etudes en Sciences Sociales, 2001, p. 323-38.

15 Rafael DOMÍNGUEZ CASAS, “Carlos V y la introducción del sistema administrativo y estético del ducado de Brabante en los palacios reales Españoles”, in: Frank DAELEMANS y André VANRIE (eds.), Bruxelles et la vie urbaine. Archives - art - histoire. Recueil d’études dédiées à la memoire d’Arlette Smolar-Meynart (1938-2000), Bruselas: Archives et Bibliotheques de Belgique, II, 2001, p. 749-91; Merlijn Hurx, Keeping in Control: The Modernisation of Architectural Planning by Northern European Courts in the Late Middle Ages, in: Birgitte Bøggild Johannsen y Konrad OTTENHEYM (eds.), Beyond Scylla and Charybdis: European ourts and Court Residences Outside Habsburg and Valois/Bourbon Territories 1500-1700, Copenhague: PNM, 2015, p. 292−307.

16 Nuno SENOS y Hélia SILVA, “Managing Royal Buildings in Mediaeval and Early Modern Portugal”, in: José Eloy HORTAL MUÑOZ y Merlijn HURX, Building the Presence of the Prince.

17 Amadeo SERRA DESFILIS, “La imagen construida del poder real en la Corona de Aragón (siglos XIII−XV): Casas, ceremonial y magnificencia”, Res Publica, 18, 2007, p. 35−57.

18 Leonardo BANACLOCHA GINER, “Un estudio de la Junta Patrimonial”, Estudis, 29, 2003, p. 131-77. Podemos ver numerosas deliberaciones de estas Juntas del Patrimonio en el Archivo de la Corona de Aragón, sección Consejo de Aragón.

19 Hay varias referencias a musulmanes que ocuparon el cargo de maestros de obras en los distintos alcázares y “allende los puertos” en Pablo ORTEGO RICO, “Mudéjares castellanos y fiscalidad real a fines del medievo: élites, reparto, conflicto y fraude», in: Ángel GALÁN SÁNCHEZ, Ágatha ORTEGA CERA y Pablo ORTEGO RICO (eds.), El precio de la diferencia: mudéjares y moriscos ante el fisco castellano, Madrid: Sílex, 2019, p. 51-113.

20 Rafael Domínguez Casas, Arte y etiqueta de los Reyes Católicos. Artistas, residencias, jardines y bosques, Madrid: Alpuerto, 1993, p. 1326.

21 María José REDONDO CANTERA, “La arquitectura de Carlos V y la intervención de Isabel de Portugal: palacios y fortalezas”, in: María José REDONDO CANTERA y Miguel Ángel ZALAMA (coords.), Carlos V y las artes. Promoción artística y familia imperial, Valladolid: Universidad, 2000, p. 105.

22 Aunque la fecha exacta sigue estando en duda, tal y como podemos ver en Francisco Javier DÍAZ GONZÁLEZ, La Real Junta de Obras y Bosques en la época de los Austrias, Madrid: Dykinson, 2002, p. 11 y ss.

23 Sobre esta transformación hay numerosa bibliografía. Nos remitimos, sobre todo, a los trabajos del grupo Europa delle Corti, en especial de Cesare MOZZARELLI y Amedeo QUONDAM.

24 Vincent MAROTEAUX, Versailles. Le Roi et son Domaine, París: Editions Picard, 2000, p. 89-126.

25 Juan Carlos RUIZ SOUZA et. al., Palacio y Génesis del Estado Moderno en los reinos hispanos, monográfico de Anales de Historia del Arte, 2, 2013.

26 José Eloy HORTAL MUÑOZ, “Los Validos y  la configuración del espacio: la culminación del sistema cortesano en la Monarquía Hispánica”, POTESTAS, 23, 2023, p. 65-96, DOI: https://doi.org/10.6035/potestas.7167.

27 Únicamente encontramos algunas referencias puntuales en los estudios clásicos de Ignacio Atienza sobre la casa de Osuna, de Luis Salas Almela sobre los duques de Medinaceli o de Adolfo Carrasco sobre los duques del Infantado, así como de Esther Alegre Carajal sobre la villa de Pastrana o de Santiago Aragón Mateos sobre la nobleza extremeña.

28 Últimamente está trabajando en ello Sanne Mekelberg, en concreto sobre la organización de los territorios de Karel van Croÿ, cuarto duque de Aerschot y primer duque de Croy (Sanne MAEKELBERG, “Intercambios entre la arquitectura de los Países Bajos y España durante el gobierno de los Archiduques. La impronta de la alta nobleza”, in: Bernardo J. GARCÍA GARCÍA y Ángel RODRÍGUEZ REBOLLO (eds), Apariencia y Razón. Las artes y la arquitectura en el reinado de Felipe III, Aranjuez: Doce Calles, 2020, p. 171-86).

29 Lisa A. BANNER, The Religious Patronage of the Duke of Lerma, 1598-1621, Farnham: Ashgate, 2009, p. 109-68.

30 Pedro PONCE DE LEÓN HERNÁNDEZ, La arquitectura del Palacio-Monasterio de Loeches: El sueño olvidado del Conde Duque de Olivares. La emulación de un Real Retiro, Zaragoza: Pórtico, 2016.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ana Echevarría Arsuaga, José Eloy Hortal Muñoz et Elena Paulino Montero, « El origen de los Sitios Reales en las Coronas Ibéricas (s. XIV-XVI): de espacios cortesanos a redes de poder »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 21 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/49130 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.49130

Haut de page

Auteurs

Ana Echevarría Arsuaga

Universidad Nacional de Educación a Distancia

Articles du même auteur

José Eloy Hortal Muñoz

Universidad Rey Juan Carlos

Elena Paulino Montero

Universidad Nacional de Educación a Distancia

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search