Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47El origen de los Sitios Reales en...Entre la itinerancia y la permane...

El origen de los Sitios Reales en las Coronas Ibéricas (ss. XIV-XVI): de espacios cortesanos a redes de poder

Entre la itinerancia y la permanencia: la representación espacial del poder almohade y sus pervivencias

Dolores Villalba Sola

Résumé

En este artículo se pretende dar a conocer los medios de representación del poder del califato almohade a nivel espacial y su permanencia. Con ese objetivo se partirá del doble sistema adoptado por los almohades a la hora de implantar su poder: el itinerante y el permanente. El análisis efectuado demostrará cómo la instauración de ambos sistemas supuso una huella permanente a nivel espacial en el territorio: una policapitalidad, la creación de varias ciudades palatinas y la construcción de una red de propiedades reales con unas características muy marcadas a nivel arquitectónico.

Haut de page

Texte intégral

Capitalidad e itinerancia: dos formas de representación para un Califato

  • 1 Según al-Bayḏaq la proclamación oficial de ʿAbd al-Muʾmin se produjo el año 527 de la Hégira a los (...)
  • 2 Dolores VILLALBA SOLA, «La ciudad en época almohade: imagen, propaganda y materialidad», in: Dolore (...)
  • 3 Dolores VILLALBA SOLA, «Reinterpretando el legado de los almorávides. La herencia artística almoráv (...)

1En el año 1133 ‘Abd al-Mu’min se proclama califa de los almohades1, creando el segundo califato del Islam Occidental, el primero de origen amazigh de la historia del Islam. Esta proclamación supuso una transformación en todos los ámbitos de la cultura almohade2 y la adopción del modelo de califato implantado por los omeyas ya en Oriente y Occidente. Sin embargo, el califato de los almohades no puede ser considerado simplemente como un legado de los omeyas, sino como una mezcla entre la herencia omeya, la huella almorávide y su origen amazighe3.

  • 4 IBN ʿIḎĀRĪ, Al-Bayān al-Mugrib, nuevos fragmentos almorávides y almohades, Ambrosio HUICI MIRANDA ( (...)
  • 5 Manuela MARÍN, «El califa almohade, una presencia activa y benéfica», in: Patrice CRESSIER; Maribel (...)

2Uno de los primeros elementos que impondrán será la elevación de una ciudad a capital representativa del Califato, a partir de la cual articular su gobierno y escenificar su poder. Los almohades inicialmente escogieron la ciudad de Tīnmal hasta la conquista de Marrakech en 11474. Sin embargo, los califas almohades no permanecieron inmóviles como los omeyas cordobeses en su capital, sino que ejercieron un poder itinerante, como ya han indicado de forma muy acertada Manuela Marín, Maribel Fierro o Mehdi Ghouirgate5, fruto de su origen amazigh.

  • 6 M. GHOUIRGATE, art. cit., p. 159-171.
  • 7 M. MARÍN, art. cit., p. 451-476; Así como en: M. FIERRO, art. cit., p. 7-9.
  • 8 M. FIERRO, art. cit., p. 8. Para más información ver: Pascal BURESI, «Une relique almohade: l’utili (...)

3La instauración de esta itinerancia supuso la existencia de dos ámbitos de representación del poder: el primero específicamente itinerante representado a través del «Afrā o campamento del califa6, así como por las diferentes propiedades en las que este se alojaba a lo largo del territorio, que constituyen el germen de lo que podemos considerar como «sitios reales», tanto en cuanto serán construidos por al-Majzan para ser residencias temporales del califa y su corte, entrando a formar parte de las propiedades del estado. Y el segundo, una sede permanente representada por la ciudad palatina y los palacios localizados en ella, dentro de las ciudades elevadas a capital del Califato. De esta forma, el elemento principal de representación del Califato será en primera instancia el propio califa, que vivifica, aporta felicidad y extiende la «baraka» acercándose a su pueblo7. La sede del poder, tanto itinerante como permanente, está unida al concepto de «hadar» (presencia), término con el que se designaba al califa y su poder. Asimismo, este poder se ve aumentado a nivel simbólico gracias a que los califas almohades se trasladan portando reliquias consigo, las cuales ayudan a sacralizar sus movimientos por el territorio y a legitimar su poder (destacando el Corán de ‘Uṯmān)8.

  • 9 Miguel VEGA MARTÍN, Salvador PEÑA MARTÍN y Manuel FERIA GARCÍA, El mensaje de las monedas almohades (...)
  • 10 M. MARÍN, art. cit., p. 451-476; Así como en: M. FIERRO, art. cit., p. 7-9.

4Por otro lado, no se debe perder de vista que los califas almohades pretendían que su poder fuese respetado, tanto en cuanto máxima autoridad política y religiosa para sus súbditos, sin que este estuviese unido al nombre de un determinado califa. De este modo, el califa almohade aparece encarnado como un ente impersonal, algo que se manifiesta en la desaparición de los nombres de los califas en las monedas almohades, así como en las crónicas, refiriéndose a ellos en la mayor parte de los casos como «’amīr al-Mu’minī independientemente de quién ostentara el poder en ese momento. De igual forma, se eliminarán los nombres de los califas de las grandes inscripciones epigráficas monumentales9. Se persigue, por lo tanto, la creación de un poder atemporal y omnipresente, pero que, dado su origen amazigh con una importante tradición itinerante y de continua presencialidad del individuo que ostenta el poder dentro de la tribu, es también un poder cercano a su pueblo y que está presente a lo largo y ancho de su gobierno10. Estas continuas expediciones les permitieron que el pueblo renovara su compromiso con los gobernantes, legitimando en todo momento su poder, de ahí las reiteradas audiencias realizadas durante estos viajes, así como los continuos alardes que se describen dentro de las crónicas. Si bien, es importante tener en cuenta que en parte el panorama del poder itinerante almohade se modifica durante el gobierno del tercero de los califas, al-Manṣūr, el cual hace suyo parte del ceremonial representativo omeya, creando para su plasmación una ciudad palatina en Marrakech, la gran capital del Califato.

5Ligado también a ese poder omnipresente en movimiento, encontramos la orden de construcción o reforma de diversas áreas palatinas a lo largo del territorio del Califato, más allá de las áreas palatinas construidas en las tres grandes capitales: Marrakech, Sevilla y Túnez. Ejemplos de esa red de construcciones califales son los palacios construidos en Rabat, Gibraltar, San Juan de Aznalfarache y Córdoba, cuyas áreas palatinas en algún momento de la historia almohade fueron sede del Califato de forma temporal, dada la estancia de los gobernantes en ellas, llegando incluso a ser espacios en los que se llevarían a cabo algunas de las audiencias desarrolladas por los califas almohades.

  • 11 «Llegó la orden ilustre de edificar una ciudad grande con el más completo permiso de Dios y su ayud (...)
  • 12 «…Planearon los constructores el edificar en ella los palacios elevados y las casas, y levantaron e (...)

6Un buen ejemplo de ello es la construcción de Gibraltar, mandada erigir en marzo de 116011 para servir de sede al califa ‘Abd al-Mu’min en su visita a al-Andalus en noviembre de ese mismo año. Para dicha visita se construyeron grandes palacios12 donde recibió en audiencia a las diferentes delegaciones andalusíes que le iban a rendir pleitesía:

  • 13 Ibídem, p. 29.

[…] Fui uno de los delegados que acudieron presurosos en unión con la gente de Sevilla y los que estaban bajo la obediencia almohade en al-Andalus a visitar al Amir al-Mu’minin en Gibraltar, y estuvimos con él unos veinte días; y durante ese tiempo mandó dar a los delegados tres veces el donativo («baraka»), y con él recibió toda la gente los beneficios que acostumbraba dar. […]13

7Con todo, quizás a esta lista de «propiedades reales» deberían unirse todos aquellos palacios que son construidos por orden del Califato aunque no llegaran a convertirse en alojamientos reales de los califas almohades, como ocurre con los palacios de Silves, Jerez de la Frontera o Granada entre otros. Asimismo, no debemos perder de vista, como ya se ha indicado, que la tienda del califa se convierte en su casa, sede y palacio dentro de las expediciones durante el tiempo que estos se encuentran acampados.

  • 14 Dolores VILLALBA SOLA, La senda de los almohades: arquitectura y patrimonio, Granada: Universidad d (...)

8Finalmente, dentro de este punto nos gustaría incidir brevemente sobre la cuestión de la capitalidad. Una de las pervivencias más características del mundo islámico, y que se observa desde la instauración de los primeros Califatos del Islam, es la elevación de una ciudad a capital dentro del territorio dominado por este. En el caso de los almohades, la primera capital del Califato fue la ciudad de Tīnmal como ya hemos indicado hasta que fue sustituida por Marrakech en 1147, tras la conquista de la segunda. No obstante, el carácter itinerante del poder almohade y el amplio espacio que dominaron hizo que se crearan una serie de capitales menores que permitían a los almohades ejercer su poder sobre el territorio. De este modo, podríamos hablar de una multiplicidad de la capitalidad, aunque siempre Marrakech será preponderante a nivel político y Tīnmal a nivel religioso. Sin embargo, encontramos otras dos ciudades distinguidas con esta categoría por los almohades: Sevilla y Túnez, a las que deberíamos sumar la ciudad de Rabat, el gran proyecto de los tres primeros califas de la dinastía que pretendían convertir en la capital del Califato, algo que no llegaría a suceder al quedar inconclusa a la muerte de Abū Yūsuf Yaʿqūb (al-Manṣūr)14.

  • 15 Francisco de Paula, CAÑAS GÁLVEZ, Itinerario de Alfoso XI de Castilla: espacio, poder y corte (1325 (...)
  • 16 José Ángel, GARCÍA DE CORTÁZAR, «Alfonso X y los poderes del reino», Alcanate, 9, 2014-15, p.19.

9Este sistema de adopción de una ciudad como capital fue un elemento normalizado dentro del mundo andalusí hasta el final de al-Andalus. De hecho, los nazaríes no fueron una excepción, puesto que elevaron a la ciudad de Granada a la categoría de capital de su sultanato. Sin embargo, el sistema de la poli-capitalidad o multiplicidad de capitales almohade, no parece ser heredado posteriormente, dentro del mundo andalusí. En efecto, conviene entender más específicamente que dentro de este sistema de poli-capitalidad las ciudades que forman parte del mismo presentan las mismas características arquitectónicas y urbanas que la considerada como capital principal, destacando en el caso almohade la construcción de ciudades palatinas en cada una de ellas. Como se ha indicado en el mundo andalusí esto no tiene continuidad, aunque sí se observa que los nazaríes otorgan un rango superior a una serie de ciudades administrativamente (Málaga, Almería y Salobreña), sin embargo, no presentan las mismas características urbanas y arquitectónicas de la capital Granada. En el ámbito peninsular cristiano se puede observar que la itinerancia real provoca la existencia de una serie de ciudades desde las cuales los reyes ejercían su poder15. No obstante, nunca se designaría en este periodo de manera oficial una capital entre ellas16.

Ciudades palatinas

10La elección de una ciudad como capital llevaba pareja, en los estados constituidos como un Califato, la creación de grandes ciudades palatinas como sede de ese poder. Un sistema instaurado desde el califato omeya de Damasco. De igual forma, se puede observar que aquellas ciudades sedes de un poder califal estaban determinadas a nivel urbano por una representación simbólica de esa forma de gobierno (representación del poder político y religioso), que se plasmaba a través de la ubicación en un mismo espacio de la ciudad de la mezquita mayor y del recinto del palacio real, conectados entre sí.

  • 17 D. VILLALBA SOLA, «La ciudad en época almohade…», p. 180-184. Iñigo ALMELA, «La huella de los almoh (...)

11Los almohades, en cuanto califato, también seguirán estos mismos parámetros instaurando en la ciudad de Marrakech, la capital principal, en un mismo espacio, por un lado la sede del poder político a través de un palacio real y, por otro, la sede del poder religioso con la mezquita mayor17. Una característica que supuso la modificación del flujo urbano y la articulación de la ciudad que habían heredado de los almorávides, puesto que tuvieron que adecuar el espacio urbano para contener la sede del poder religioso, la mezquita mayor, junto a la sede del poder político califal, el Qaṣr al-Ḥaŷar (palacio heredado del periodo almorávide y reutilizado por ‘Abd al-Mu’min y por su hijo Abū Yaʿqūb Yūsuf Ibn ‘Abd al-Mu’min), a la vez que eliminaron la antigua mezquita mayor almorávide localizada en el centro de la ciudad. Esta modificación supuso el traslado de la sede del poder almohade tanto religioso como político al suroeste de la ciudad.

  • 18 D. VILLALBA SOLA, «La ciudad en época almohade…», p. 17-20.
  • 19 D. VILLALBA SOLA, La senda de los almohades…, p. 193-209.

12Sin embargo, el hecho diferencial es que la ciudad de Marrakech no es la única dentro del califato almohade en la que se observa esta unión simbólica en un mismo espacio del poder religioso y político. El modelo también se puede constatar en la ciudad de Rabat, así como en la ciudad de Sevilla, capital del territorio andalusí bajo el Califato, y muy posiblemente en la ciudad de Túnez, que igualmente ostentó también una categoría de capitalidad secundaria18. De hecho, el caso de la ciudad de Sevilla resulta muy interesante, dado que su conversión en capital andalusí del estado almohade supuso una transformación urbana semejante a la de Marrakech, puesto que se creó una nueva mezquita mayor, la cual se construyó junto a la sede del poder político, una ciudad palatina, y llevó pareja la denigración de la antigua mezquita mayor a una mezquita de barrio, modificándose por completo la articulación interna de la ciudad desplazándose la sede religiosa al sur19.

  • 20 Nombre de origen amazigh con el que era conocida la Qaṣba almohade de Marrakech dentro de las fuent (...)
  • 21 IBN ʿIḎĀRĪ, Al-Bayān al-mughrib fī ikhtibār akhbār mulūk al-Andalus wa al-Maghrib, Bashār ʿAWWĀD MA (...)
  • 22 Ibídem, p. 275.
  • 23 ANÓNIMO, Kitāb al-Istibṣār fī ‘ajā’ib al-amṣār, edición de Saad Zaghloul Abdel-Hamid, Casablanca: D (...)

13En la ciudad de Marrakech, también será donde los almohades construyan una de sus ciudades palatinas: Tāmurākušt20. Durante el periodo de gobierno del tercero de los califas almohades, Abū Yūsuf Yaʿqūb (al-Manṣūr) a partir del año 1185, al sur de la ciudad fue construida en parte sobre una construcción precedente creada por orden de su padre21, aunque ejecutada por él22, una gran ciudad palatina. Dicha ciudad se encontraría rodeada de un sistema amurallado independiente al de la ciudad de Marrakech y estaría compuesta en su interior por 12 palacios, una mezquita mayor, zocos, fanādiq (albergues), una gran alcaicería, una zona administrativa-militar, una madrasa y un maristán entre otros elementos23. En otras palabras, contiene todos los elementos propios de una ciudad palatina desde el periodo omeya y que también se pueden ver reflejados en la Alhambra de Granada, la ciudad palatina del reino nazarí de Granada.

  • 24 Buenos ejemplos de ello son la Aljafería de Zaragoza, el Castillejo de Monteagudo en Murcia, los pa (...)
  • 25 Si bien Mohamad Ballad realiza un acercamiento desde el punto de vista histórico y administrativo, (...)

14Los nazaríes fueron los últimos en ejecutar una construcción de la envergadura que supone una ciudad palatina y que fue llevada a cabo en la historia de al-Andalus solamente por califatos. De este modo, aunque podemos considerar que tipológicamente la Alhambra supone una continuidad cuyos precedentes se localizan en época omeya, también supone una ruptura, puesto que es construida por un sultanato, y hasta ese momento el resto de entidades políticas islámicas que gobernaron al-Andalus, y que no fueron califatos, sólo construyeron palacios independientes o áreas palatinas, pero nunca ciudades palatinas24. Por consiguiente, la construcción por parte de los nazaríes de esta ciudad palatina supone a nivel de representación arquitectónica un paso más en algo que ya Mohamad Ballad introducía en su tesis doctoral en 2019, el deseo de los nazaríes de proclamarse como califas25, y también significa a nivel arquitectónico la perpetuación de la tipología de ciudad palatina dentro de al-Andalus hasta el final de su historia, si bien no es trasmitida como tal al mundo cristiano, donde solamente podemos hablar de la creación de áreas palatinas en determinadas ciudades y en determinados periodos.

Palacios, salones de trono y salas de audiencias

15El análisis de los palacios, salones de trono y salas de audiencia almohades resulta mucho más difuso que en otros periodos de la historia de al-Andalus, a causa de ese poder en movimiento y a la falta de vestigios materiales que podamos identificar con las sedes del poder almohade. Sin embargo, los datos de los que disponemos nos permiten conocer sus características y comprobar si existe una serie de pervivencias con respecto a culturas posteriores.

Tipología de palacios

16En primer lugar, debemos acercarnos a las tipologías de palacio que son creadas durante el periodo almohade. El modelo de palacio que los almohades plasmaron está siempre articulado a partir de un patio central, normalmente rectangular o tendente al rectángulo que presenta las estancias principales en los lados menores del rectángulo. No obstante, es importante advertir que únicamente contamos con restos palatinos almohades en al-Andalus y que han desaparecido los pertenecientes al Norte de África, por consiguiente, los que formaban parte de las ciudades palatinas de Marrakech y Rabat.

  • 26 Julio NAVARRO PALAZÓN y Pedro JIMÉNEZ-CASTILLO, «The Wolf King’s Leisure Estate: An Andalusi Agricu (...)
  • 27 Antonio ALMAGRO GORBEA, «El patio del Crucero de los Reales Alcázares de Sevilla», Al-Qantara, 20 ( (...)
  • 28 Dolores VILLALBA SOLA, «Una indumentaria oficial para la arquitectura almohade. La “sebka” entre lo (...)

17Por otro lado, los restos conservados permiten deducir que los patios de dichos palacios seguían la tipología que se ha denominado de Riyāḍ, es decir, patios de crucero, cuyo origen parece remontarse al periodo de las primeras Taifas, desde donde pasarían al emirato almorávide y de allí al califato almohade26. Aunque es necesario indicar que, por los restos que se han conservado, esta tipología evoluciona durante el gobierno de los unitarios al aumentar la profundidad de los parterres rehundiéndose hasta los 4.70 m que se han localizado en el palacio del Patio del Crucero de los Reales Alcázares de Sevilla27. Asimismo, los palacios almohades localizados se caracterizan por el uso de grandes pórticos de paños de sebka28 una decoración surgida durante el califato almohade y que se convirtió en su seña de identidad y uno de los elementos más difundidos con posterioridad. No debemos olvidar la permanencia de su uso hasta la actualidad en el Norte de África y su transferencia a otras culturas dentro de la Península durante la Edad Media y la Edad Moderna principalmente. Así, la vemos utilizada tanto dentro de las construcciones nazaríes, como también en grandes obras mudéjares cristianas. De hecho, fue a través del mudéjar como viajó hasta América.

  • 29 José Luis GARCÍA-PULIDO, «The Last and Most Develped Nasrid Palace in the Alhambra: The Alijares an (...)
  • 30 Antonio ALMAGRO GORBEA, «Los palacios de tradición andalusí en la Corona de Castilla: Las empresas (...)
  • 31 Entre los restos de almunias pertenecientes a este periodo destacan las almunias de la Buḥaīra en S (...)
  • 32 Antonio ALMAGRO GORBEA, «Los palacios de Pedro I. La arquitectura al servicio del poder», Anales de (...)

18Regresando a la cuestión de los patios en Riyāḍ, es necesario también indicar que forman parte de las tipologías que permanecen hasta el final del periodo andalusí dentro de la arquitectura nazarí. Buen ejemplo de ello es el conocido Palacio de los Leones, ar-Riyāḍ as-Said, o los restos que se han localizado del palacio central de la almunia de los Alixares29. Palacios con patios de crucero, que introducen un elemento de ruptura en el modelo, la creación de pórticos y salas principales en los cuatro lados del patio, algo que sin duda es fruto de la influencia cristiana en el arte nazarí30. No obstante, no debemos olvidar que los nazaríes utilizaron otro tipo de palacio: el articulado por un patio con alberca central y andenes perimetrales alrededor de la misma. Dicho modelo de ascendencia omeya también fue utilizado por los almohades, aunque sólo ha sido constatado dentro de las almunias que estos construyeron31 y no en los restos de los palacios conservados de la gran Qaba almohade de Sevilla. Tipologías estas que también parecen tener su permanencia dentro de algunas construcciones cristianas, como las desarrolladas por Pedro I32.

Salas de audiencia y salones de trono

19En lo referente a las salas de audiencias y los salones del trono es necesario señalar que las fuentes no nos ofrecen descripciones de dichos espacios para el periodo almohade, pero sí algunas referencias que junto con los restos que hemos conservado de palacios permiten observar tres modelos diferentes:

  • 33 Estas salas las observamos en los restos del Palacio del Patio del Yeso, en el Palacio del Patio de (...)
  • 34 Rosa GOMES VARELA y Mario GOMES VARELA, Palácio Almoada da Alcáçova de Silves. Museu Nacional de Ar (...)
  • 35 Julio NAVARRO PALAZÓN, «Un palacio protonazarí en la Murcia del siglo XIII: al-Qaṣr al-Ṣagīr», in: (...)

20El primero de ellos son las salas oblongas, es decir, de planta rectangular con alhanías laterales y precedidos por un pórtico de paños de sebka. Este es el tipo de salones que se ha localizado dentro de los palacios almohades de la antigua Qaba sevillana33, así como en otros conjuntos palatinos que hemos conservado de época almohade y que formaban parte de esos «sitios reales», como en los restos del palacio almohade del Alcázar de Córdoba o en los restos del palacio de la Alcazaba de Silves34 y que perpetúan un modelo heredado del mundo omeya, que vemos perfectamente desarrollado en Madīnat al-Zahrā’. En cuanto a su permanencia tras el periodo almohade, la podemos constatar en la arquitectura palatina murciana como en el Qaṣr al-Ṣagīr35, así como en algunas construcciones nazaríes, si bien el elemento articulador de la arquitectura palatina nazarí no serán las salas oblongas.

  • 36 Uno de los últimos estudios realizados sobre la qubba es el llevado a cabo por Walid Abdelazizi AKE (...)
  • 37 Ibídem, p. 85.
  • 38 Antonio ALMAGRO GORBEA, «Qubba palatina del alcázar de Jerez», in: Antonio ALMAGRO GORBEA (dir.), A (...)
  • 39 Magdalena VALOR PIECHOTTA y Alejandro JIMÉNEZ HERNÁNDEZ, «Las almunias de la Sevilla almohade: Buha (...)
  • 40 AL-ʿUMARĪ, op. cit., p. 179-88.

21En segundo lugar, encontramos los salones en forma de qubba precedidos normalmente por pórticos. Los espacios cuadrangulares cubiertos por cúpula (espacios en forma de qubba)36 son otro de los modelos que podemos extraer tanto de los restos conservados de arquitectura almohade como de las fuentes. Si bien sólo podemos hablar de un ejemplo que permanezca en pie, el de un palacio perteneciente al área palatina construida por los almohades en Jerez de la Frontera, que responde a lo que han denominado como qubba compuesta37, puesto que está flanqueada por dos alhanías creando una planta rectangular en conjunto38. Es decir, conservamos una sala de planta rectangular divida en tres espacios cuyo centro, fue delimitado de forma cuadrangular y cubierto por una cúpula. Asimismo, también conocemos la existencia de un espacio en forma de qubba dentro de la almunia de la Buḥaīra, un pabellón junto a la gran alberca39. De mismo modo, también existen varias referencias dentro de las fuentes escritas a la existencia de salas en forma de qubba dentro de la ciudad palatina construida por el Califa al-Manṣūr (Tāmurākušt) en Marrakech: «…A un lado de la puerta está la Qubba al-Jalīfa, desde donde el califa se asomaba cada día…»40.

  • 41 AL-AN-NUMAYRĪ, Fay al-‘ubāb, Muhammad BENCHEKROUN (ed.), Beirut: Dar al-garb al-islami, 1990, p. 2 (...)
  • 42 Ibídem.
  • 43 M. GHOUIRGATE, L’ordre Almohade…, p. 331.

22Las fuentes también hacen referencia a una Qubba al-Ŷulūs41 dominando la explanada mayor del área palatina de Marrakech, que haría referencia a esa sala del trono o sala del consejo, pero también hacen referencia a una Qubba al-Ŷulūs al-‘Ulamā’42 la cual se piensa que se dedicaba a actividades intelectuales43. De este modo, existirían dos salas de audiencias en forma de qubba, una utilizada para cuestiones político-administrativas y otra en la que el califa se reuniría con intelectuales. En cualquier caso, ambas seguirían la estructura de una qubba y, de ahí, el uso de esa palabra para definirlas.

  • 44 Juan Carlos RUIZ SOUZA, «El palacio de Comares de la Alhambra de Granada: tipologías y funciones. N (...)
  • 45 Antonio CAYUELAS PORRAS, «La qubba. El germen de los conjuntos edificados en la arquitectura nazarí (...)
  • 46 Antonio FERNÁNDEZ PUERTAS, The Alhambra I. From the Ninth Century to Yūsuf I (1354), Londres: Saqi (...)
  • 47 W. A. AKEF, op. cit., p. 86-87.

23Este modelo de salas en forma de qubba será el que los nazaríes adoptarán como elemento principal para articular la arquitectura oficial de su ciudad palatina. En la Alhambra se puede observar perfectamente que, además de la construcción del mayor salón de trono de la Edad Media en forma de qubba, la torre de Comares44, el resto de su arquitectura está centrada por la qubba45, de forma individualizada dentro de torres o compuesta introducida en espacios rectangulares, o rodeada por una especie de deambulatorio. Estas últimas fueron denominadas por Antonio Fernández Puertas como «salas con linternas»46, mientras que su última designación ha sido «qibāb-baldaquina»47.

  • 48 A. ALMAGRO GORBEA, «Los palacios de Pedro I…», p. 40-42.
  • 49 Julio NAVARRO PALAZÓN, «El Alcázar Real de Guadalajara. Un nuevo capítulo de la arquitectura bajome (...)
  • 50 Miguel SOBRINO GONZÁLEZ,«El Alcázar de los Velasco en Medina de Pomar (Burgos). Un espacio áulico a (...)
  • 51 Pablo OLIVA MUÑOZ y Miguel Ángel TABALES RODRÍGUEZ, «De Palacio a Monasterio: génesis y transformac (...)
  • 52 Juan Carlos RUIZ SOUZA, «La planta centralizada en la Castilla bajomedieval: entre la tradición mar (...)

24Una sala en forma de qubba fue el modelo elegido por Pedro I para la construcción de su salón de trono en su palacio dentro de los Reales Alcázares de Sevilla48, pero también lo vemos utilizado en otras construcciones cristianas como en el Alcázar de Guadalajara49, en el Alcázar de los Velasco de Medina de Pomar (1370-80)50 o en el Palacio del Infante Don Fadrique en Sevilla (actual Monasterio de Santa Clara la Real, ya que en 1269 pasó a manos de la orden de Calatrava) cuyos restos recuerdan estructuralmente al Palacio de los Leones51. Por otro lado, la qubba también fue utilizada dentro del mundo cristiano ya no para ser la sede del poder terrenal, sino del poder de reyes y nobles en la eternidad al ser utilizadas para la construcción de capillas funerarias52.

  • 53 Alfonso GILSANZ CALVO, El caso del “salón protocolario en planta alta” como tipología constructiva. (...)

25El tercer tipo de espacios utilizados para audiencias serán las salas elevadas o en altura localizadas normalmente en segundas plantas. Un modelo procedente también del mundo omeya oriental como los dos anteriores, y que según los recientes estudios de Julio Navarro Palazón y uno de sus discípulos, Alfonso Gilsanz Calvo, permaneció en al-Andalus hasta el periodo nazarí y fue también asumido por el mundo cristiano53. Si bien en los análisis que han realizado hasta el momento no habían podido constatar si esa tipología se mantendría dentro de las construcciones del periodo almohade. A este respecto, debemos, por lo tanto, centrarnos en las fuentes, ya que nos hablan de varias audiencias que son celebradas en salas que se localizan en altura, muy posiblemente en un segundo piso. Con todo, la mayor parte de estas alusiones hacen referencia a una sala que se encontraba dentro de Qaṣr al-Ḥaŷar en Marrakech, durante el gobierno de los dos primeros califas, un palacio heredado de época almorávide y del que no se conocen con total seguridad las modificaciones efectuadas por los almohades, lo que implica que dicha sala de audiencias podría estar ya construida con anterioridad al periodo almohade.

  • 54 IBN ʿIḎĀRĪ, Al-Bayān al-Mugrib, nuevos…, p. 297.
  • 55 ANÓNIMO, Al-Ḥulal al-mawshiyya fī dhikr al-akhbāral-marrākushiyya, SUHAYL ZAKKĀR y ʿABD AL-QĀDIR ZA (...)

26Sin embargo, lo que sí dejan claro las crónicas es la utilización de una sala elevada en altura con dicha funcionalidad, sala que, a priori según la obra de Ibn ʿIdārī, estaría localizada en la parte superior de la torre más alta de ese Qaṣr al-Ḥaŷar: «…Subió ‘Abd al-Mu’min a lo más alto de la torre del Alcázar de piedra para la sesión; estaba lleno de odio contra ellos y muy hosco…»54. Esta referencia nos indica que al menos el uso de estas salas de audiencias en altura se mantuvo durante el periodo de ‘Abd al-Mū’min. Asimismo, quizás esta torre podría ser la misma que fue utilizada inicialmente como alminar para llamar a la oración, de la mezquita de la primera Kutubiyya, puesto que se indica que era la más alta de dicho palacio y el alminar no sería construido hasta pasado un tiempo. Además, desde dicha torre todo parecería indicar que partiría según lo recogido en las fuentes el túnel del sabat que permitiría la entrada del califa a la maqsura de la mezquita sin ser visto y de forma segura55.

  • 56 A. ALMAGRO GORBEA, «Los palacios de Pedro I…», p. 45-47.
  • 57 A. GILSANZ CALVO, op. cit., p. 73-82.

27En cuanto a la pervivencia de estas salas de audiencias en altura dentro del mundo cristiano el ejemplo más claro es el de la construida sobre la puerta de entrada al Palacio de Pedro I en los Reales Alcázares de Sevilla56. De igual forma, según las últimas hipótesis vertidas también es posible que existiese una construcción similar en el ala sur del Palacio de Comares, donde se localizaría dicha sala de audiencias menores dentro del Dār al-Sulṭān durante el periodo nazarí57.

  • 58 Martín ALMAGRO BASCH et al., Qusayr ‘Amra. Residencia y baños omeyas en el desierto de Jordania, Gr (...)
  • 59 A. ALMAGRO GORBEA, «Qubba palatina del alcázar de Jerez…». Así como en: R. GOMES VARELA, Silves (Xe (...)

28Por otro lado, una característica ligada a los salones de trono califales, independientemente de su tipología es su cercanía a los baños reales. Este binomio lo vemos repetido dentro de los palacios islámicos desde las construcciones omeyas orientales58 y permaneció en el mundo andalusí hasta el periodo nazarí. De hecho, el Palacio de Comares, que alberga el gran salón de trono de Yūsuf I construido en forma de qubba, se encuentra adosado en su lado este al Baño Real, quizás un símbolo más de ese intento de los nazaríes de convertirse en Califas o al menos equipararse con ellos. En lo que a los almohades se refiere, esta unión se ha podido comprobar a nivel de vestigios arquitectónicos en los restos conservados de palacios en Jerez de la Frontera y en Silves (Portugal), donde junto a espacios palatinos principales se han localizado vestigios de baños59 adosados a estos.

Puertas, fachadas y explanadas de aparato

  • 60 Mehdi GHOUIRGATE, «Les procesions, un instrument de gouvernement: quelques remarques sur le cérémon (...)

29En último lugar, nos gustaría llamar la atención sobre las puertas y sus fachadas de aparato posiblemente con balcón frente a grandes plazas o explanadas para la realización de ceremonias asociadas a la representación del poder. Entre estas encontramos salidas y entradas de palacio del Califa ritualizadas, alardes militares, recepción de dignatarios, salidas para expediciones militares, procesiones rituales (entre ellas la peregrinación a Tīnmal), investidura de gobernantes, ajusticiamiento de rebeldes, así como la exposición de sus cuerpos y los desfiles de prisioneros cristianos60. Estas ceremonias que forman parte de la representación protocolaria del Califato se encuentran en muchos casos ligados a los propios palacios y a las grandes capitales. En el caso de los almohades, sabemos que esa exhibición del poder en Marrakech se realizó en diferentes puertas (Bāb al- Šarīʿa, Bāb ad-Dukala, Bāb aṭ-Ṭubūl, Bāb ar-Riyāḍ). Suponemos que en Bāb ar-Riyāḍ ocurrió un episodio acontecido durante el gobierno de al-Ma’mūn, en la que se utiliza el umbral de la puerta para ejecutar a varios jeques almohades:

  • 61 AL- MARRĀKUŠĪ, op. cit., p. 351.

[…] por orden expresa de al-Ma’mūn, los jefes almohades fueron asesinados en el 627 (1229) con una lanza en el umbral que separa la sala del alto consejo (Qubba al-Ŷulūs) y la plaza (explanada) mayor […].61

  • 62 IBN ‘IḎĀRĪ, al-Bayān al-mugrib fi ahbār …, p. 464.

30Ese mismo umbral es referido en otra ocasión como escenario de un besamanos en el que se jura lealtad al Califa62. De todas formas, no son los únicos casos en los que se especifica, dentro de las puertas, el uso del umbral como espacio donde se celebran los actos representativos del poder almohade.

  • 63 Ibídem, p. 304-305.
  • 64 Itinerario analizado a nivel histórico por M. GHOUIRGATE, L’ordre Almohade (1120-1269)…,p. 388-393.

31Igualmente, sabemos, gracias a las fuentes, que existían en la ciudad de Marrakech dos espacios bien definidos en los que se producían los actos representativos más importantes: el eje que iba de Qaṣr al-Ḥaŷar a Bāb al- Šarīʿa y que incluía la utilización de la Muṣalla en parte de la ceremonia, como ya estudiaba Mehdi Ghouirgate63, y en segundo lugar, las grandes plazas o explanadas construidas en la ciudad palatina frente a los palacios y la mezquita mayor de dicha ciudad, todo obra del tercero de los califas almohades, lo que implicó la creación de un nuevo itinerario que iba desde Dār al-Jalīfa a Asārāg al-Awwal pasando por Bāb aṭ-Ṭubūl, Asārāg al-Qibāb, Bāb al-Kaḥl y Bāb ar-Rubb64.

32Estos espacios fueron utilizados para realizar alardes militares, procesiones rituales, juramentos e incluso ejecuciones. En tiempos de ‘Abd al-Mu’min ya tenemos descripciones del uso principalmente de Bāb al- Šarīʿa y la Musalla, y de la explanada junto a Qaṣr al-Ḥaŷar:

  • 65 IBN ʿIḎĀRĪ, Al-Bayān al-Mugrib, nuevos…, p. 431.

[…] Cuando llegó al extenso llano encima de la puerta de la Sari’a, mientras los tambores redoblaban y los soldados se agolpaban, mandó montar un pabellón en el que entró con sus hermanos y sus hijos […].65

33Como se observa en el texto Bāb al- Šarīʿa era utilizada como una puerta de aparato desde la cual el Califa presidía los alardes militares en la ciudad de Marrakech, pero también era utilizada para estos fines la explanada delante de Qaṣr al-Ḥaŷar:

  • 66 AT-TĀDILĪ, At-Tasawwuf ila rigal at-tasawwuf, Ahmad TOUFIQ (ed.), Rabat: Publications de la Faculté (...)

[…]Ibn az-Zayyāt at-Tādilī señala que al principio de la época almohade, en la plaza del palacio (Rabat al-qar), eran ejecutados los quebrantadores del reglamento promulgado en la asamblea áulica que prohibía hablar en voz alta por las noches.66

34Como se puede observar esta plaza o explanada era utilizada durante este periodo para ejecuciones, pero también como escenario de grandes alardes militares, función que también cumplirá en el periodo de Abū Yaʿqūb Yūsuf Ibn ‘Abd al-Mu’min:

  • 67 IBN ṢĀḤIB AL-ṢALĀT, op. cit., p. 174-175.

[…] mandó nuestro señor revistar a los árabes citados, y que se presentasen en la explanada de su castillo antiguo en la «Casa de Piedra», dentro de la capital, Marrakus, a fin de que su entrada fuese por donde pudiese verlos y apreciar su presentación […].
Nuestro señor el Amir al-Mu’minin estaba sentado en su sede honrosa con los jeques […]67.

  • 68 A. GILSANZ CALVO, op. cit.,p. 73-82. Este tema también ha sido objeto de algunas de las mencionadas (...)

35Este tipo de ceremonias implicaban desde el punto de vista arquitectónico la creación de grandes plazas o explanadas de aparato ceremonial y la existencia de una puerta en algunos casos con balcón o de una fachada con balcón desde la cual el gobernante presidiría dichas ceremonias en altura. Una estructura que se repite dentro de los Califatos desde el periodo omeya como demuestra la gran fachada y explanada de entrada al área palatina de Madīnat al-Zahrā’. Esta disposición se reproduce a lo largo del periodo andalusí hasta la época nazarí. De hecho, la función principal de la Puerta de la Justicia de la Alhambra posiblemente sería muy parecida a esta, aunque también se ha indicado la posibilidad de que existiese una explanada de aparato junto con un balcón y fachada de aparato frente al Palacio de Comares68, si bien no existen pruebas materiales hasta el momento.

36Finalmente haremos mención al uso de puertas como salas de audiencia, dado que en época Abū Yaʿqūb Yūsuf Ibn ‘Abd al-Mu’min, se hace alusión al uso de una puerta cerrada y al espacio dentro de ella para ser acondicionado como sala de audiencias:

  • 69 IBN ṢĀḤIB AL-ṢALĀT, op. cit., p. 167.

[…] Cuando llegó el lunes, 19 del mismo mes (30 de noviembre de 1170), mandó abrir la puerta cerrada, la llamada Bab al-Ustuwan, en cuyo interior acostumbraba a sentarse. Se reunieron los almohades para la ceremonia de apertura; se abrió y se tapizó el sitio de la sesión y se adornaron con ropas los bancos llamados al-Mutiqami de los presentes, […]69.

37De este modo, se constata algo muy propio de la arquitectura islámica y es la multiplicidad de usos para los diferentes espacios, como venimos observando dentro de esta última parte, siempre como es lógico adaptándolos para ello.

Conclusiones

38Según lo expuesto con anterioridad podemos extraer una serie de ideas que podrían tomarse como conclusiones preliminares:

39En primer lugar, el origen de lo que actualmente conocemos como «sitios reales» dentro de la Península Ibérica podría tener sus precedentes más antiguos dentro del mundo andalusí, dado que ya desde el periodo omeya existieron una serie de propiedades que pertenecían en exclusiva a los califas. Una red de espacios que se vuelve aún más evidente y necesaria cuando entran a gobernar los califas almohades, los cuales introducen un poder itinerante siguiendo la forma de gobierno propia de las sociedades amazighes. Como hemos podido apreciar, esa itinerancia llevó pareja no sólo el uso de tiendas como sede del poder, sino también la construcción de una red de palacios que permitiesen a los califas almohades disponer de un conjunto de espacios en los que permanecer en sus visitas por el territorio.

  • 70 Algo que se observa de forma más contenida bajo el emirato almorávide, dado que la ciudad de Granad (...)

40Esa itinerancia que surge, por lo tanto, del intento de controlar el territorio tuvo como consecuencia una forma de permanencia en el territorio a nivel representativo y visual, la creación de una red de propiedades reales que junto con la tienda del califa en los campamentos se convierten en sedes permanentes donde reside el poder itinerante del Califa. Sin embargo, a su vez ese mismo intento de control del territorio llevó a los almohades a la adopción de un sistema de capitalidad que asegurase el arraigo de los califas en el territorio de forma permanente. En este caso se introdujo una poli-capitalidad por primera vez en un califato, dado que de manera oficial varias ciudades ostentaron la categoría de capital del califato almohade70, a saber: Marrakech, Sevilla, Túnez y finalmente la gran capital no finalizada de Rabat, las cuales presentaban las mismas características arquitectónicas y urbanas con ciudades palatinas como sede del poder. Estas capitales permitieron a los almohades controlar de forma permanente mejor el territorio del Califato, si bien siempre existió una preponderancia de Marrakech sobre el resto de ciudades designadas con esta categoría. Respecto a esto, cabe señalar que se ha podido constatar que este fenómeno no tiene continuidad dentro del periodo nazarí (posiblemente por la reducción del territorio dominado por estos) y que no parece extrapolarse inicialmente al mundo cristiano, tanto en cuanto no se construyen ciudades palatinas más allá de la Alhambra en la capital del Reino Nazarí.

41En segundo lugar, la instauración de varias capitales supuso la creación, por primera vez en diferentes mudun, de grandes ciudades palatinas (Qabas), sedes del poder permanente del Califato. A nivel arquitectónico y simbólico dichas ciudades palatinas reflejaron la supremacía de los almohades frente al resto de sus contemporáneos. De igual modo, como hemos indicado ya, la creación de ciudades palatinas no es una novedad introducida por los almohades, sino que es propia de aquellos estados que adoptaron como sistema de gobierno el califato. Los cuales a su vez erigieron en un mismo espacio de la ciudad la sede del poder religioso y político, como una trasposición urbana y arquitectónica del significado semántico de Califa. En el caso de los almohades, se observa que dicha transformación urbana supuso el traslado del centro del poder religioso hacia el sur junto a la sede del poder político como se constata en las ciudades de Marrakech y Sevilla.

42En tercer lugar, con respecto a la tipología de palacios, salas y espacios de audiencia, se puede constatar que dentro del periodo almohade ya estaban implementados los diferentes tipos de palacios que van a permanecer hasta el final del periodo andalusí y que llegarían al mundo cristiano: palacios con patios centrales con alberca, patios en forma de riyāḍ (con crucero rehundido), salas oblongas, salas en forma de qubba, salas de audiencia en zonas altas, puertas, fachadas y explanadas de aparato. Tipologías que se trasmitirán desde el arte almohade y desde el mundo nazarí a los reinos cristianos surgiendo construcciones como el famoso Palacio de Pedro I en Sevilla.

43De este modo, se observa cómo gran parte de los elementos base de las construcciones palatinas califales almohades presentan ya una base sólida de lo que posteriormente son denominados como «reales sitios» en las coronas ibéricas, sedes representativas de su poder como en el caso de los almohades.

Haut de page

Notes

1 Según al-Bayḏaq la proclamación oficial de ʿAbd al-Muʾmin se produjo el año 527 de la Hégira a los tres años de la muerte de al-Mahdī (Évariste LEVI-PROVENÇAL, Documents inedits d’histoire almohade. Fragments manuscrits du «Legajo» 1919 du fonds arabe de l'Escurial, París: Librairie Orientaliste Paul Geutbner, 1928, p. 137). Sin embargo, Ibn al-Qaṭṭān e Ibn al-Aṯīr indican que se produjo en el 529 de la Hégira, mientras que Ibn Abī Zarʿ la sitúa en el 526 de la Hégira, según lo recoge Ambrosio Huici Miranda (Ambrosio HUICI MIRANDA, Historia política del imperio almohade, Granada: Universidad de Granada, colección Archivum, 2000, p. 109).

2 Dolores VILLALBA SOLA, «La ciudad en época almohade: imagen, propaganda y materialidad», in: Dolores VILLALBA SOLA (coord.), Al-Muwahhidūn. El despertar del Califato almohade, Granada: Patronato de la Alhambra y Generalife, 2019, p. 180-184.

3 Dolores VILLALBA SOLA, «Reinterpretando el legado de los almorávides. La herencia artística almorávide al servicio de los almohades», in: María MARCOS COBALEDA (coord.), The Almoravids and us: Heritage and Contemporary relevance, Málaga: Universidad de Málaga/IESE, En prensa. Así como en: id., «El califato almohade y la introducción de un nuevo arte», in: María MARCOS COBALEDA (coord.), al-Murabitun (los almorávides): un Imperio islámico occidental. Estudios en memoria del Profesor Henri Terrasse, Granada: Patronato de la Alhambra y el Generalife, 2018, p. 83, 85, 97-98.

4 IBN ʿIḎĀRĪ, Al-Bayān al-Mugrib, nuevos fragmentos almorávides y almohades, Ambrosio HUICI MIRANDA (trad.), Valencia: Gráficas Bautista, 1963, p. 285-286.

5 Manuela MARÍN, «El califa almohade, una presencia activa y benéfica», in: Patrice CRESSIER; Maribel FIERRO y Luís MOLINA (coords.), Los almohades: problemas y perspectivas, Madrid: CSIC/Casa Velázquez, 2005, p. 451-476; Maribel FIERRO, «Algunas reflexiones sobre el poder itinerante almohade», E-Spania, 8, 2009, p. 1-11; Mehdi GHOUIRGATE, «Un palais en marche: le camp califal almohade», in: Patrice CRESSIER y Vicente SALVATIERRA CUENCA (dirs.), Las Navas de Tolosa 1212-2012. Miradas cruzadas, Jaén: Universidad de Jaén, 2014, p. 159-170.

6 M. GHOUIRGATE, art. cit., p. 159-171.

7 M. MARÍN, art. cit., p. 451-476; Así como en: M. FIERRO, art. cit., p. 7-9.

8 M. FIERRO, art. cit., p. 8. Para más información ver: Pascal BURESI, «Une relique almohade: l’utilisation du coran attribué à ‘Utmân b. ‘Affân [644-656] de la Grande mosquée de Cordoue», Études d’Antiquités Africaines, 1, 2008, Lieux des cultes: aires votives, temples, églises, mosquées. IXe Colloque international sur l’histoire et l’archéologie de l’Afrique du Nord Antique et médiévale (Tripoli, 19-25 février 2005), p. 273-280. Así como en: Mehdi GHOUIRGATE, L’ordre almohade (1120-1269). Une nouvelle lecture anthopologique. Tolouse: Presses Universitaires du Midi, 2014, p. 311-355. Así como en: Kamal BOUAYED, «El Corán de ‘Utman en al-Andalus y el Magreb. Antología de las crónicas musulmanas. Análisis y lectura comparada», Anaquel de Estudios Árabes, 31, 2020, p. 102-104, 107-108 y 112.

9 Miguel VEGA MARTÍN, Salvador PEÑA MARTÍN y Manuel FERIA GARCÍA, El mensaje de las monedas almohades. Numismática, traducción y pensamiento islámico. Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha, 2002. Así como: Salvador FONTENLA BALLESTA, «Numismática y propaganda almohade», Al-Qantara, 18 (2), 1997, p. 447-462. Sobre epigrafía ver: María Antonia MARTÍNEZ NÚÑEZ, «Epigrafía y propaganda almohades», Al-Qantara, 18 (2), 1997, p. 415-446.

10 M. MARÍN, art. cit., p. 451-476; Así como en: M. FIERRO, art. cit., p. 7-9.

11 «Llegó la orden ilustre de edificar una ciudad grande con el más completo permiso de Dios y su ayuda, el cual la levantó entre las ciudades y aldeas en la montaña dichosa, de antigua bendición, en la península de al-Andalus, alta y empinada, la montaña de Ṭāriq, […]». IBN ṢĀḤIB AL-ṢALĀT, Al-Mann bil-Imama, Ambrosio HUICI MIRANDA (trad.), Valencia: Anubar, 1969, p. 21.

12 «…Planearon los constructores el edificar en ella los palacios elevados y las casas, y levantaron en sus cimientos bóvedas y arcos para igualar el terreno de la edificación, con piedras labradas y cal, cuyas huellas son admirables, y, como se dice, que construyeron los reyes con arreglo a sus riquezas; y si lo vieran los antepasados de la familia de ʿAbd b. Šadād, se convencerían de su inferioridad, y considerarían a estos superiores a los que construyeron el palacio de Sindād. […]». Ibídem, p. 22.

13 Ibídem, p. 29.

14 Dolores VILLALBA SOLA, La senda de los almohades: arquitectura y patrimonio, Granada: Universidad de Granada y Casa Árabe de Madrid, 2015, p. 241-269.

15 Francisco de Paula, CAÑAS GÁLVEZ, Itinerario de Alfoso XI de Castilla: espacio, poder y corte (1325-1350), Madrid: La Ergástula, 2014. Así como F. de P. CAÑAS GÁLVEZ, El itinerario de la corte de Juan II de Castilla (1418-1454), Madrid: Sílex, 2007.

16 José Ángel, GARCÍA DE CORTÁZAR, «Alfonso X y los poderes del reino», Alcanate, 9, 2014-15, p.19.

17 D. VILLALBA SOLA, «La ciudad en época almohade…», p. 180-184. Iñigo ALMELA, «La huella de los almohades en Marrakech: reconfiguración de una ciudad heredada», Hespéris-Tamuda, 57 (1), 2022, p. 281.

18 D. VILLALBA SOLA, «La ciudad en época almohade…», p. 17-20.

19 D. VILLALBA SOLA, La senda de los almohades…, p. 193-209.

20 Nombre de origen amazigh con el que era conocida la Qaṣba almohade de Marrakech dentro de las fuentes. AL- MARRĀKUŠĪ, Aḏ-Ḏayl wa-t-takmila, Muhammad BENCHÉRIFA (ed.), Rabat: Académie Royale Marocaine, 1984, p. 221.

21 IBN ʿIḎĀRĪ, Al-Bayān al-mughrib fī ikhtibār akhbār mulūk al-Andalus wa al-Maghrib, Bashār ʿAWWĀD MAʿRŪF y Maḥmūd BASHĀR ʿAWWĀD (eds.), 3, Túnez: Dār al-Gharb al-Islāmī, 2013, p. 256.

22 Ibídem, p. 275.

23 ANÓNIMO, Kitāb al-Istibṣār fī ‘ajā’ib al-amṣār, edición de Saad Zaghloul Abdel-Hamid, Casablanca: Dār al-Nashr al-Maghribīya, 1985, p. 210. También en AL-ʿUMARĪ. Masālik al-abār fī mamālik al-amār: L’Afrique moins l’Egypte, Maurice, GAUDEFROY-DEMOMBYNES (trad.), París: Geuthner, 1927, p. 179-88.

24 Buenos ejemplos de ello son la Aljafería de Zaragoza, el Castillejo de Monteagudo en Murcia, los palacios de Ibn al-Abbad en Sevilla, etc.

25 Si bien Mohamad Ballad realiza un acercamiento desde el punto de vista histórico y administrativo, no artístico. Sin embargo su teoría resulta de lo más acertada si analizamos la producción artística nazarí, la cual apoya esos indicios a nivel administrativo e histórico. Mohamad BALLAD, «The Scribe of the Alhambra: Lisān al-Dīn Ibn al-Khaṭīb, Sovereignty and History in Nasrid Granada», Tesis Doctoral, Universidad de Chicago, 2019, p. 338-436.

26 Julio NAVARRO PALAZÓN y Pedro JIMÉNEZ-CASTILLO, «The Wolf King’s Leisure Estate: An Andalusi Agricultural anda Palatine Project (Murcia, 12th Century», Arts, 12 (162), 2023, p. 1-51. También en id., «La arquitectura de Ibn Mardanîsh: revisión y nuevas aportaciones», in: Gonzalo BORRÁS GUALIS y Bernabé CABAÑERO SUBIZA, (coords.), La Aljafería y el Arte del Islam Occidental en el siglo XI, Actas del Seminario Internacional celebrado en Zaragoza los días 1, 2 y 3 de diciembre de 2004, Zaragoza: Diputación provincial de Zaragoza e Institución “Fernando el Castólico”, 2012, p. 291-350.

María MARCOS COBALEDA, Los Almorávides. Arquitectura de un imperio, Granada: Universidad de Granada y Casa Árabe de Madrid, 2015, p. 108-109.

27 Antonio ALMAGRO GORBEA, «El patio del Crucero de los Reales Alcázares de Sevilla», Al-Qantara, 20 (2), 1999, p. 331-376.

28 Dolores VILLALBA SOLA, «Una indumentaria oficial para la arquitectura almohade. La “sebka” entre lo decorativo y lo simbólico», in: René Jesús PAYO HERNANZ et al., Vestir la arquitectura. XXII Congreso Nacional de Historia del Arte, Burgos: Universidad de Burgos, p. 47-52.

29 José Luis GARCÍA-PULIDO, «The Last and Most Develped Nasrid Palace in the Alhambra: The Alijares and Its Estate (Fourteenth Century)», Al-Masaq. Journal of the Medieval Mediterranean, 29 (1), 2017, p. 60-83. José Miguel PUERTA VÍLCHEZ, Leer la Alhambra. Guía visual del monumento a través de sus inscripciones, Granada: Patronato de la Alhambra y Generalife, 2010, p. 148.

30 Antonio ALMAGRO GORBEA, «Los palacios de tradición andalusí en la Corona de Castilla: Las empresas de Pedro I», in: VV.AA. El Legado de Al-Andalus, El Arte andalusí en los reinos de León y Castilla durante la Edad Media. Symposio Internacional. Actas, Valladolid: Fundación del Patrimonio Histórico de Castilla y León, 2007, p. 247. Así como en Juan Carlos RUIZ SOUZA, «El palacio de los Leones de la Alhambra: ¿Madrasa zawiya y tumba de Muhammad V? Estudio para un debate», Al-Qantara: Revista de estudios árabes, 22 (1), 2001, p. 81.

31 Entre los restos de almunias pertenecientes a este periodo destacan las almunias de la Buḥaīra en Sevilla, el Qaṣr al-Sayyid en Granada y las almunias de Agdal y la Menara en Marrakech.

32 Antonio ALMAGRO GORBEA, «Los palacios de Pedro I. La arquitectura al servicio del poder», Anales de Historia del Arte, 23 (2), 2013, p. 25-49.

33 Estas salas las observamos en los restos del Palacio del Patio del Yeso, en el Palacio del Patio del Crucero y en el Palacio del Patio de la Contratación, así como de los palacios excavados dentro del Alcázar de Sevilla, como el que fue localizado bajo el patio de la Montería. En relación a este último, para más información consultar: Miguel Ángel TABALES RODRÍGUEZ, «El palacio islámico localizado bajo el patio de la Montería del Alcázar de Sevilla», Anuario Arqueológico de Andalucía 1997, 2001, p. 224-241. Así como id., «Investigaciones arqueológicas en el Alcázar de Sevilla», Apuntes del Alcázar de Sevilla, 1, 2000, p. 13-45.

34 Rosa GOMES VARELA y Mario GOMES VARELA, Palácio Almoada da Alcáçova de Silves. Museu Nacional de Arqueología, Junho-Decembro 2001, Lisboa: Ministério da Cultura y Câmara Municipal de Silves, 2001. Rosa GOMES VARELA, Silves (Xelb), uma cidade do Gharb Al-Andalus: a Alcáçova, Lisboa: Ministério da Cultura, 2003, p. 50-55.

35 Julio NAVARRO PALAZÓN, «Un palacio protonazarí en la Murcia del siglo XIII: al-Qaṣr al-Ṣagīr», in: Julio NAVARRO PALAZÓN (ed.), Casas y palacios de al-Andalus. Siglos XII-XIII, Barcelona-Granada: El Legado Andalusí- Lunwerg Editores, p. 177-205.

36 Uno de los últimos estudios realizados sobre la qubba es el llevado a cabo por Walid Abdelazizi AKEF, La qubba andalusí. Formas, funciones y significados, Tesis Fin de Máster, José Miguel PUERTA VÍLCHEZ y Julio NAVARRO PALAZÓN (dirs.), Granada: Universidad de Granada, 2015.

37 Ibídem, p. 85.

38 Antonio ALMAGRO GORBEA, «Qubba palatina del alcázar de Jerez», in: Antonio ALMAGRO GORBEA (dir.), ATARAL, Atlas de Arquitectura Almohade, Real Academia de Bellas Artes de San Fernando: https://www.ataral.es/inventario.php?id=qubba-palatina-jerez. (consultado 15/10/2023).

39 Magdalena VALOR PIECHOTTA y Alejandro JIMÉNEZ HERNÁNDEZ, «Las almunias de la Sevilla almohade: Buhayra y Aznalfarache», in: Julio NAVARRO PALAZÓN y María Carmen TRILLO SAN JOSÉ (coords.), Las fincas de las élites en el Occidente islámico: poder, solaz y producción, Granada: Universidad de Granada, 2018, p. 326-327. Así como en Rafael MANZANO MARTOS, «Casas y palacios en la Sevilla Almohade. Sus antecedentes hispánicos», in: Julio NAVARRO PALAZÓN (ed.), Casas y palacios de al-Andalus. Siglos XII-XIII, Barcelona-Granada: El Legado Andalusí/Lunwerg Editores, p. 339-341.

40 AL-ʿUMARĪ, op. cit., p. 179-88.

41 AL-AN-NUMAYRĪ, Fay al-‘ubāb, Muhammad BENCHEKROUN (ed.), Beirut: Dar al-garb al-islami, 1990, p. 228-232.

42 Ibídem.

43 M. GHOUIRGATE, L’ordre Almohade…, p. 331.

44 Juan Carlos RUIZ SOUZA, «El palacio de Comares de la Alhambra de Granada: tipologías y funciones. Nuevas propuestas de estudio», Cuadernos de la Alhambra, 40, 2004, p. 77-102.

45 Antonio CAYUELAS PORRAS, «La qubba. El germen de los conjuntos edificados en la arquitectura nazarí. Conceptos tipológicos», Cuadernos de la Alhambra, 48, 2019, p. 15-39.

46 Antonio FERNÁNDEZ PUERTAS, The Alhambra I. From the Ninth Century to Yūsuf I (1354), Londres: Saqi Books, 1997, p. 84.

47 W. A. AKEF, op. cit., p. 86-87.

48 A. ALMAGRO GORBEA, «Los palacios de Pedro I…», p. 40-42.

49 Julio NAVARRO PALAZÓN, «El Alcázar Real de Guadalajara. Un nuevo capítulo de la arquitectura bajomedieval española», in: Juan Manuel MILLÁN MARTÍNEZ y Concepción RODRÍGUEZ RUZA (coords.), Arqueología de Castilla-La Mancha. Actas de las I Jornadas (Cuenca 13-17 de diciembre de 2005), Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha, 2007, p. 591-594.

50 Miguel SOBRINO GONZÁLEZ,«El Alcázar de los Velasco en Medina de Pomar (Burgos). Un espacio áulico andalusí en le Norte de la vieja Castilla», Loggia: Arquitectura y restauración, 11, 2000, p. 13.

51 Pablo OLIVA MUÑOZ y Miguel Ángel TABALES RODRÍGUEZ, «De Palacio a Monasterio: génesis y transformación del Real Monasterio de Santa Clara de Sevilla», Arqueología de la arquitectura,18, 2011, p. 147-150.

52 Juan Carlos RUIZ SOUZA, «La planta centralizada en la Castilla bajomedieval: entre la tradición martirial y la qubba islámica. Un nuevo capítulo de particularismo hispano», Anuario del Departamento de Historia y Teoría del Arte (UAM), 13, 2001, p. 9-36.

53 Alfonso GILSANZ CALVO, El caso del “salón protocolario en planta alta” como tipología constructiva. Del Islam a los reinos cristianos en el mundo medieval, Granada: CEHA/Claustro Ediciones, 2021. Sobre esta misma cuestión también ha realizado varias conferencias Julio NAVARRO PALAZÓN, «Nuevos descubrimientos en los palacios de la Alhambra y Generalife: Los salones protocolarios en planta alta». Ciclo de Conferencias AGIP, Granada, 2020. Así como en J. C. RUIZ SOUZA, «El palacio de Comares…», p. 83.

54 IBN ʿIḎĀRĪ, Al-Bayān al-Mugrib, nuevos…, p. 297.

55 ANÓNIMO, Al-Ḥulal al-mawshiyya fī dhikr al-akhbāral-marrākushiyya, SUHAYL ZAKKĀR y ʿABD AL-QĀDIR ZAMĀMA (eds.), Casablanca: Dār al-Rashād al-Ḥadītha, 1979, p. 144-5.

56 A. ALMAGRO GORBEA, «Los palacios de Pedro I…», p. 45-47.

57 A. GILSANZ CALVO, op. cit., p. 73-82.

58 Martín ALMAGRO BASCH et al., Qusayr ‘Amra. Residencia y baños omeyas en el desierto de Jordania, Granada: Fundación “El Legado Andalusí”, 2002.

59 A. ALMAGRO GORBEA, «Qubba palatina del alcázar de Jerez…». Así como en: R. GOMES VARELA, Silves (Xelb), uma cidade…, p. 50-81. También en: D. VILLALBA SOLA, La senda de los almohades…, p. 341-365.

60 Mehdi GHOUIRGATE, «Les procesions, un instrument de gouvernement: quelques remarques sur le cérémonial califal almohade», in: Philippe SÉNAC (ed.), Le Maghreb, al-Andalus et la Méditerranée occidentale (VIIIe-XIIIe siècles), Toulouse: CNRS/Université de Toulouse-Le Mirail, 2007, p. 292.

61 AL- MARRĀKUŠĪ, op. cit., p. 351.

62 IBN ‘IḎĀRĪ, al-Bayān al-mugrib fi ahbār …, p. 464.

63 Ibídem, p. 304-305.

64 Itinerario analizado a nivel histórico por M. GHOUIRGATE, L’ordre Almohade (1120-1269)…,p. 388-393.

65 IBN ʿIḎĀRĪ, Al-Bayān al-Mugrib, nuevos…, p. 431.

66 AT-TĀDILĪ, At-Tasawwuf ila rigal at-tasawwuf, Ahmad TOUFIQ (ed.), Rabat: Publications de la Faculté des Lettres de Rabat et Université Muhammad V, 1997, p. 455-456.

67 IBN ṢĀḤIB AL-ṢALĀT, op. cit., p. 174-175.

68 A. GILSANZ CALVO, op. cit.,p. 73-82. Este tema también ha sido objeto de algunas de las mencionadas conferencias de J. NAVARRO PALAZÓN, «Nuevos descubrimientos en los palacios…».

69 IBN ṢĀḤIB AL-ṢALĀT, op. cit., p. 167.

70 Algo que se observa de forma más contenida bajo el emirato almorávide, dado que la ciudad de Granada en al-Andalus realizaría las veces de capital andalusí del territorio.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Dolores Villalba Sola, « Entre la itinerancia y la permanencia: la representación espacial del poder almohade y sus pervivencias »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 21 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/49149 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.49149

Haut de page

Auteur

Dolores Villalba Sola

Universidad de Granada

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search