Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47El origen de los Sitios Reales en...Sedes reales ¿«sitios»? y presenc...

El origen de los Sitios Reales en las Coronas Ibéricas (ss. XIV-XVI): de espacios cortesanos a redes de poder

Sedes reales ¿«sitios»? y presencia regia en la Navarra medieval

Eloísa Ramírez Vaquero

Résumé

Navarra queda fuera del elenco de lugares definidos como « reales sitios », esencialmente castellanos, con una excepción mallorquina. Desde la perspectiva medieval resulta así mismo un concepto complicado, porque su vigencia es sobre todo moderna. Sin embargo, se trata aquí de atender un escenario diferente y en una cronología más temprana, para analizar una serie de elementos ligados a los centros de residencia y afán memorial de la realeza navarra en la plena y baja edad media. En Navarra, la prolongada ausencia regia, desde 1234, marcó hitos relevantes en los hábitos del rey y del reino, y en el interés por unos u otros lugares. La estabilización de una presencia sostenida de los monarcas, al menos entre 1361 y 1441, asentó una serie de espacios, unas preferencias y unos objetivos. Unas y otras coordenadas son el objeto de este estudio.

Haut de page

Entrées d’index

Palabras claves:

Sede regia, palacio, memoria, Navarra
Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 La Web del Patrimonio Nacional, que lo gestiona, lo evidencia claramente; en el caso de la Corona d (...)

1Resulta de particular interés que se contemple el escenario de Navarra en un contexto como éste, vinculado a los « reales sitios », concepto que esencialmente se asocia en la actualidad al patrimonio de la casa real española y predominantemente a orígenes modernos1. Sin embargo, el concepto en sí, que cabría asociar –con matices– a la idea de una “sede regia”, merece ser considerado en un sentido histórico más dilatado, centrado en los espacios donde el poder regio se expresa, bien porque reside allí o bien porque desarrolla en ellos actividades concretas y estables que proyectan la figura real, su prestigio o su majestad. Y, en este sentido, puede contemplarse igualmente en el marco de las otras realezas hispanas. En todos los casos, se trata de escenarios singulares, reconocibles para todo súbdito y para cualquier visitante ajeno a quienes conviene -interesa- mostrar determinadas capacidades. Y aunque hay que pensar, por tanto, en palacios y residencias, claro, también cabe en cuenta otros espacios de despliegue de la majestad, que en el caso de Navarra son ciertamente más limitados. No es, quizá, la definición tradicional de “real sitio”, pero desde el horizonte medieval es una visión que merece ser tenida en cuenta.

El escenario navarro: varias realidades relevantes

2En Navarra, primero, es preciso considerar las escalas. El reino es mucho más pequeño que sus vecinos peninsulares de Castilla y Aragón, de forma que el monarca puede acceder de manera más constante a toda la geografía; bastan unas pocas residencias de diverso perfil desde las que desplazarse por las respectivas comarcas sin grandes dificultades. Sus movimientos dentro del reino son de corto recorrido y fácil acceso. Cosa distinta será cuando en el Baja Media el rey se instala –no solo visita– en París, Champaña, Evreux o Normandía; ahí hablamos de distancias de no menos de 1.000 km. que con frecuencia incluyen traslados en barco desde Bayona a Bretaña, o por el Ebro al Mediterráneo para remontar el Ródano. Implican, por tanto, ausencias muy largas, incluso cuando ya la realeza está claramente instalada en el reino.

  • 2 Con el título de “Sedes reales”, y referido a Navarra, se editó hace años un libro de perfil divulg (...)

3Pero, por otro lado, y retomando este último aspecto, se trata de un reino donde en la Baja edad media se añade un elemento muy importante en relación con las sedes regias2: la ausencia de la realeza. No se trata de una itinerancia interna, que también existe y es de corto radio, sino de la falta de la presencia del rey y su corte en el reino, porque está en posesiones distintas, condales o regias en Francia. Y en espacios de tiempo prolongados. Desde la llegada de Teobaldo I, conde de Champaña (1234), hasta el retorno a Navarra de Carlos II derrotado y desposeído de casi todos sus bienes en Francia (1361), la lejanía regia y la preferencia de otros “sitios”, otras sedes, es predominante. En el período capeto (1274-1328) hablamos de una única y veloz estancia de cuatro meses en 1307. Es importante tener en cuenta este contexto para, entre otras cosas, ubicar mejor algunos aspectos que enseguida se verán respecto al impulso de determinados enclaves navarros, intensamente ligados a las expresiones de la majestad, sobre todo ya a partir de la segunda mitad del siglo XIV y durante el primer cuarto del siglo XV. Es decir, cuando la presencia regia se convierte en algo destacable, estable, muy por encima de sus ausencias (que no faltan).

4Un elemento adicional puede ser considerado, y es la idea de “capitalidad”, o de “cabeza del reino” ligada a un enclave concreto (Pamplona) donde, por ese motivo precisamente, se desarrollen determinados edificios y se instalen instituciones que, paulatinamente, refuerzan el escenario de poder. Señorío jurisdiccional del obispo hasta que en 1276 se abra el largo proceso que culmina en su paso definitivo al control regio directo en 1319, Pamplona es siempre indiscutida “cabeza” de un reino que hasta 1162 se llamaba “de los pamploneses” (y antes, “de Pamplona”). Pero no es un lugar de asiento regio o desarrollo de la escenografía de la majestad, más allá de coronaciones o funerales, y eso desde mediados del siglo XII. En cualquier caso, en un reino que tiene las dimensiones de un condado francés y donde el rey puede moverse de un extremo a otro de sus posesiones en menos de dos días, considerar este papel pamplonés tiene su relevancia, por más que las dificultades para residir en Pamplona sean más que complejas, incluso después de 1319. Pamplona es referente ineludible de la dignidad real, y en este centro urbano quieren los reyes radicar elementos distintos.

Qué precedentes de “sedes regias” antes del siglo XIII

  • 3 Se destaca en el Albeldense el llamado “surgimiento” del rey Sancho Garcés I, y, al hilo de esta ap (...)
  • 4 Varios son los aspectos destacables, vid. Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, Navarra Medieval, Madrid, 2024 (e (...)

5Interesa mirar un poco hacia atrás para comprender la realidad espacial y política del reino en la fase bajomedieval y el desarrollo de unos focos de residencia, sobre todo, y de ciertos escenarios ceremoniales, que dan lugar a los que podemos calificar como “reales sitios del reino”. Dos cuestiones, como mínimo, deben tenerse en consideración. Primero, que Pamplona no es la sede real central hasta lo menos el siglo XIV. Señorío episcopal sólidamente articulado desde fechas que no conocemos con precisión, pero podrían situarse a finales del siglo X, no hay una residencia regia que sepamos, pero Pamplona presenta un sello simbólico esencial, que los textos reflejan desde tiempos muy tempranos, y eso en una tierra predominantemente ágrafa en cuanto a textos narrativos y justificativos3. Pero no es una sede regia habitual: los Sanchos se instalarán, que sepamos, en Nájera –al menos desde 920– que acabará siendo también un panteón familiar. Y, segunda cuestión para tener en cuenta, cuando en 1076 se produzca el magnicidio de Sancho IV y la conocida redistribución de espacios, con Alfonso VI hasta Nájera y Sancho Ramírez en el sector pamplonés.… el centro de referencia tampoco será Pamplona sino Jaca. Y cabe tener en cuenta que, como parte del proceso de construcción regia de la descendencia ilegítima de Sancho el Mayor en el sector aragonés, Jaca se había ido rodeando ya antes de una serie de “signos regios” directamente ligados al interés por generar un espacio de majestad laboriosamente en construcción desde al menos la generación precedente: sede episcopal ya en los años sesenta, palacio regio, panteón próximo y cercano retiro de las mujeres y los hombres del linaje –Santa Cruz de la Serós y San Juan de la Peña–, ceca monetal, etc4.

  • 5 García Ramírez suscribe el 37% de sus documentos con data tópica en Tudela (su hijo y su nieto más (...)
  • 6 Aún se identifican algunos muros, románicos, y su construcción se considera de la segunda mitad del (...)
  • 7 Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “De los Sanchos a los Teobaldos, ¿Cabe reconsiderar la Navarra del siglo XI (...)

6Cabe entonces una breve mirada a esa Pamplona que, sin embargo, sigue siendo nombre de referencia del reino en sí y que, cuando en 1135 se separen los destinos regios de ambos espacios, tampoco acogerá la residencia del monarca5. El hecho es relevante, además, porque la realeza ha perdido las dos entidades urbanas hasta entonces sede de la corte, Nájera y Jaca. Sede episcopal de época visigoda y señorío jurisdiccional del obispo, éste sí cuenta con un palacio en el contexto catedralicio, el luego llamado palacio de Jesucristo6. La Civitas, junto a la cual se irá desarrollando un conglomerado urbano franco desde mediados o finales del siglo XI, no cuenta con residencia para unos reyes que tienen que reiniciar toda una nueva reconstrucción regia a partir de 11357.

  • 8 Ángel MARTÍN DUQUE, “Monarcas y cortes itinerantes”, p. 258-261.
  • 9 Tudela es el enclave de control de esta parte del Ebro, conquistada a principios de 1119, apenas do (...)
  • 10 Se atribuye a Sancho VI, aunque las referencias a residencia regia en Estella parecen compaginarse (...)

7Los documentos emitidos por García Ramírez, desde 1135, y dejando de lado lugares de poca parada, evidencian que está en Tudela en casi el 40% de las veces, un 26% en Pamplona (no sabemos dónde exactamente, pero existe una “torre del rey” donde quizá puede haber un espacio de residencia) y un 16% en Estella, y en este caso, además, en una casa concreta en al menos una referencia: in domun Cançelini monetarii. En este sentido, hay que tener en cuenta que, al menos mucho después, la ceca navarra estará en Estella precisamente, y es un elemento muy distintivo respecto al papel de la entidad urbana en relación con el poder regio8. En cuanto a Sancho el Sabio, entre 1150 y 1194, casi la mitad del tiempo está en Tudela, un 22% en Pamplona y solo un 9% en Estella. Sancho el Fuerte incrementa su estancia en Tudela a un 65% (sabemos que pasó allí casi los últimos 20 años de su vida) y se constata en Pamplona solo un 15%, o en Estella un 8%. ¿Por qué interesan estas cifras? Unas pocas cosas pueden ser significativas, y sobre alguna volveremos luego, al hablar del palacio pamplonés. En primer lugar, tras la separación del reino de Pamplona y el de Aragón, la preferencia por Tudela es obvia; los reyes tenían al menos un castillo en la parte elevada sobre el centro urbano9 y no hay noticia de otro tipo de residencia y edificaciones de peso para este período. Pero conviene tener en cuenta que es un centro nuclear para el control de la Ribera y que había quedado bajo dominio navarro porque en 1135 el rey era el señor directo de Tudela. Esta circunstancia, con el rey de un Aragón ya desligado de Pamplona prestando vasallaje a Castilla por el reino Cesaraugustano, puede explicar quizá la preferencia, sobre todo si se añade la tensión de esta etapa ante los dos reinos vecinos. Segunda cuestión, Estella parece un centro de interés emergente, con al menos un edificio de cierta relevancia ligado al poder regio: la ceca monetal. Y en Estella habrá un palacio urbano interesante, si bien su cronología constructiva no es clara10.

  • 11 Sancho Ramírez empieza a titularse rey de “aragoneses y pamploneses” en 1076, como es bien conocido
  • 12 Sobre la relevancia de los lugares de enterramiento, Fermín MIRANDA GARCÍA, “Los lugares del rey mu (...)

8Pero, y en tercer lugar, es importante fijarse en Pamplona. No corresponde a la jurisdicción real, pero sí forma parte de lo que podemos considerar un bastión ideológico esencial, ligado a las concepciones regias y al nombre mismo del reino o como etiqueta que aglutina su élite nobiliaria: los “barones pamploneses”11. Con unos reyes como García Ramírez, su hijo Sancho VI y su nieto Sancho el Fuerte -sobre todo los dos primeros- la realeza se fija en Pamplona de manera más intensa (ha perdido las sedes regias por excelencia de Nájera y Jaca) y ello se detecta en algunos detalles interesantes para lo que aquí interesa. García enterrará en la catedral de Pamplona a la primera figura real de que tenemos noticia, su esposa Margarita de l’Aigle, y él mismo será depositado allí por Sancho VI, que también descansa en la catedral. No conocemos qué tipo de sepulcro pudo instalarse; la catedral románica ha desparecido casi por completo, pero el objetivo de generar un nuevo panteón real y sitio de culto12, y eso además en unos monarcas que precisamente no cuentan con el reconocimiento del pontífice, resulta muy interesante.

  • 13 Sobre el palacio, y aparte de obras generales, Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “El palacio real”.
  • 14 Aunque el obispo culpa de los males a los excesos del propio monarca, y en la concesión foral Sanch (...)
  • 15 El obispo García Fernández (1194-1205) había dado 70.000 sueldos sanchetes al rey en medio de un at (...)

9Y aún hay otro aspecto imprescindible en el interés por Pamplona, la construcción de un palacio real en toda regla, a cargo de un monarca de nombre Sancho que habitualmente se identifica con Sancho VI13. Situado en lugar estratégico, elevado, coloca al rey en medio de los centros urbanos pamploneses y a escasos metros de la catedral generando unos espacios de expresión de la majestad no exentos de complejidad, habida cuenta que el señorío episcopal abarca la totalidad del término pamplonés. Aunque no conozcamos la fecha precisa de la construcción del edificio, del que se conserva una interesante sala protogótica, sí puede situarse en la segunda mitad del siglo XII, una cronología en la que se van manifestando otros signos del interés regio por la cabeza del reino con la consiguiente presión frente a su señor feudal, el obispo. Precisamente Sancho VI se entromete claramente en la jurisdicción feudal haciendo valer su condición de “señor del señor de Pamplona”, tomando medidas para evitar el declive demográfico otorgando un estatuto privilegiado, un fuero de francos (1180), nada menos que a la Civitas14. Su palacio está allí mismo. Curiosamente, su hijo Sancho VII, que opta preferentemente por Tudela como asiento de la realeza, como antes se ha visto, parece dar marcha atrás en algunos de los pasos del padre y abuelo: dará ese palacio al obispo, que no perdió tiempo en ocuparlo. Y tampoco mostró interés alguno en ser enterrado allí15.

Las nuevas dinastías (1234-1425)

  • 16 El obispo (aunque llamado Pedro Ramírez de Piedrola, pertenece a uno de los linajes nobiliarios de (...)
  • 17 No hay acta expresa del acto, que según lo recogido en el juramento (conservado en el Fuero General (...)

10Los aspectos antes señalados son relevantes para comprender el escenario en que se han de mover los condes de Champaña cuando se conviertan en reyes de Navarra y lleguen a un reino propio que, además, desconocen. Los espacios indicados más arriba no tienen, en primer lugar, el perfil de sus lugares de origen (mucho menos luego con los Capeto) y mediatizan, en cierto modo, algunas de sus decisiones. Hay que tener en cuenta, en todo caso, que las noticias de residencias regias resultan muy desiguales. El perfil del reino ya estaba definido con una carga territorial decisiva -Navarra- que había intentado señalar Pamplona como centro esencial y a pesar del señorío del obispo, entrometiéndose claramente en su jurisdicción16. Dos aspectos pueden destacarse en este interés simbólico y de proyección regia: la presencia regia es progresivamente relevante en la ciudad, pero lo es por el uso que se hace de ella, ligado a los actos relevantes: posiblemente el acceso al trono (aún poco documentado) y la muerte. Teobaldo I presta un juramento solemne al reino, que aunque no se ligue a una coronación en todo su sentido17, muy probablemente se desarrollaría en el espacio catedralicio. Lo mismo ocurre con el funeral, en este caso sin duda alguna puesto que está enterrado precisamente allí.

11Pero interesa especialmente el segundo elemento: la residencia del rey. Cierto que el palacio regio había sido donado al obispo por Sancho VII, pero se documentan estancias regias en Pamplona que, si bien pudieron implicar un alojamiento en la llamada Torre del rey, ya señalada como opción en etapas anteriores, también pudieron desarrollarse en el palacio cedido al obispo, situación que en años posteriores está más que documentada. Y hay referencias concretas a los condes en el llamado “palacio del obispo”. De hecho, Teobaldo I y su nieto Enrique I mueren en ese palacio concreto y se entierran luego en la catedral. La cesión de Sancho VII al obispo, por tanto, no implicó una erradicación regia de esas estancias, sin duda las más relevantes de la ciudad.

  • 18 Ángel. MARTÍN DUQUE, “Cortes y monarcas itinerantes”, p. 262.

12Hay que tener en cuenta que, en todo caso, desde 1234 también se desencadena esa predominante “ausencia” real antes indicada. Teobaldo I estuvo en Navarra durante menos de un tercio de su reinado; Teobaldo II algo más de la quinta parte y su hermano Enrique algo más de dos quintas partes18. La relación de estas carencias con el desarrollo, o más bien el “mal desarrollo”, de las sedes regias es evidente y cabe combinarla, además, con una diferente percepción respecto a cómo deben ser los escenarios de la realeza y cuáles son los centros que más se aproximan al imaginario de estos condes champañeses, habituados a la corte parisina y a sus palacios de Troyes, sobre todo, y Provins. Hay que pensar igualmente en un rasgo derivado precisamente de la ausencia, y es la valoración de que se acentúa la relevancia emblemática del espacio cuando el soberano sí está presente, “en casa”, in residence en la terminología inglesa y, sobre todo, moderna. Que predominantemente falte… da mayor notoriedad a que esté.

  • 19 Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “El palacio”, p. 104.
  • 20 Jean MESQUI, “Les palais des comtes de Champagne à Provins (XII-XIIIe siécles)”, Bulletin Monumenta (...)

13Se observa que estos monarcas no parecen tener un interés especial en Tudela, la sede preferente hasta entonces, ahora colocada claramente por detrás de su residencia principal, que es Estella, y a la que sigue Pamplona. Quizá el ribereño es un paisaje y contexto demasiado distante a sus realidades de origen, más semejantes a lo que pueden esperar, por ejemplo, en Estella. Porque su sede principal fue esa, el pequeño palacio de Estella, unas estancias que no está claro cuándo se construyen, pero parece ser que en el siglo XIII; en 129419 el estellés se califica como palatium maior, lo que hace pensar que quizá sustituyó a aquella casa del monedero antes citada, y que por otras fuentes podemos deducir que estaba en la misma calle del burgo primitivo de Estella, el de San Martín. Es un edificio que se suele calificar de románico, uno de los pocos ejemplos de románico civil en el reino, y que previsiblemente es previo a la llegada de los champañeses, o quizá lo hace –o reforma y amplía– Teobaldo I, aunque no tenemos información alguna al respecto. En todo caso, si consideramos lo que los Teobaldos pudieron tener en la cabeza, lo que traían en la memoria, hay que pensar en modelos parecidos al edificio estellés, venidos desde Champaña. No se han conservado restos razonables del palacio, más bien castillo, de Provins, pero sí del de Reims20 (actualmente sede de Taittinger), y su imagen no es tan distinta de lo que para un conde de Champaña podía ser un “modelo residencial urbano”. En un recinto, claro, de condición franca: el burgo de San Martín de Estella.

  • 21 El proceso de confiscación tras la guerra de 1276, zanjado con un acuerdo en 1319 por el que todo e (...)
  • 22 Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “El palacio”, p. 21.

14Para una concepción regia como la que podían tener los champañeses, incómodos con el juramento prestado nada más alcanzar el trono e interesados en una ceremonia de acceso más acorde a los moldes franceses (coronación y unción), un mayor peso en Pamplona resulta ineludible. Teobaldo II llegará a alcanzar un acuerdo con el obispo para la devolución del palacio pamplonés (1255), que finalmente quedó en el aire y la pugna por ese lugar es continua, aunque se permita su uso a los reyes. Cuando en 1319 se zanje el dominio sobre Pamplona, que vuelve al poder regio21 y se confisque el dominio feudal, no se incluyó el palacio: los obispos no quieren soltar aquella residencia, aunque tenían el palacio de Jesucristo en el complejo catedralicio, si bien ya quizá convertido en dormitorio de los canónigos. Mantendrá así esa nomenclatura, de “palacio del obispo” aunque su uso compartido genera confusión: el 1276 el poeta Guillem Anelier, en su relato sobre la guerra de Navarra y el asalto de las tropas francesas a la Navarrería, no lo tiene claro en absoluto: a veces lo llama del obispo y a veces del rey22.

  • 23 Eloísa. RAMÍREZ VAQUERO, En el espejo de cartularios e inventarios: el archivo de Navarra ¿cómo arc (...)
  • 24 Carlos II unificó los diversos fondos de archivo en Tiebas (1361), a pesar de que ya Pamplona iba s (...)

15Resulta de interés tener en cuenta que el propio Teobaldo II intentó, de hecho, generar una sede regia nueva, con su propio palacio, a unos 20 km. de Pamplona, generando una fundación franca ex novo y construyendo un edificio (1264) donde ubicó precisamente el tesoro: el de documentos, hasta entonces repartido entre Tudela, Estella y quizá la torre del rey en Pamplona y el derivado de las rentas del patrimonio, que quizá también se centralizaban desde la misma torre del rey23. Tiebas quedará en un intento urbano y palaciego fallido: no reunía realmente ninguno de los rasgos esenciales de centros de este tipo: ni trayectoria previa urbana o residencial, ni elementos emblemáticos distintivos, ni siquiera un contexto viario de primer orden, aunque estaba en la ruta que descendía desde Pamplona al valle del Ebro. Tampoco tuvo, en realidad, una presencia regia que lo consolidase, alojando una corte estable o una vida residencial relevante24. Merece la pena señalar, en todo caso, que el experimento de un palacio regio se liga a la fundación de centro de franquicia: no parece que la residencia de rey deba estar en un espacio de otra categoría, por más que Tiebas resulte ciertamente un núcleo reducidísimo.

  • 25 El trabajo más reciente sobre los palacios de Olite: Clara FERNÁNDEZ LADREDA (dir.), Carlos MARTÍNE (...)

16Ya con los champañeses empieza a ser relevante otro enclave urbano cuya mayor relevancia será posterior. Junto al ya indicado de Estella, y quizá por motivos parecidos, Olite también implica un escenario más próximo a las imágenes residenciales que los champañeses podrían tener. La construcción del palacio del siglo XIII parece corresponder a Sancho VII, si bien sus estancias en Olite son muy escasas y se le puede considerar un alojamiento totalmente marginal en ese momento. Pero la percepción de los Teobaldos será otra y llevan a cabo intervenciones y obras diversas. El palacio inicial25 es quizá el segundo en tamaño después del de Pamplona y por delante del de Estella; presenta planta rectangular y cuatro torres; tiene una gran sala ceremonial y luego las estancias de habitación, además de la capilla regia, dedicada a San Jorge. Será residencia regia luego y muy habitual de los Evreux también, no solo los champañeses, hasta que Carlos III empiece su ampliación.

  • 26 Sobre el hostal regio de Navarra hay diversidad de análisis. N. ONGAY planteó en su día un balance (...)
  • 27 Archivo Real y General de Navarra, AGN, Comptos, Registros, 26, fol. 328vº.

17Porque el contexto propicio para el máximo desarrollo de una serie de “sedes regias” viene dado precisamente a partir del período Evreux, cuando distinguimos una noción específica de dos cosas fundamentales: en primer lugar, un desarrollo e intensificación de la figura regia, de la majestad. Si la presencia real no va a ser todavía estable en 1328, sí avanza hacia una progresiva proximidad, sobre todo si la contrastamos con la radical lejanía capeta. Y camina hacia una exaltación de la figura regia, que necesita un escenario donde mostrarse. El reino demanda la persona de la reina, en primer lugar, y del marido en segundo lugar; y tienen que presentarse en el reino. También la política peninsular, aunque ligada en parte a los intereses franceses, se convierte en un aspecto relevante para los monarcas y los obliga a cruzar el Pirineo. Y eso necesita una atmósfera que Juana y Felipe van construyendo de manera paulatina y Carlos II prosigue: no hay que esperar a Carlos III, aunque él lo culmine de manera espléndida en el cambio de siglo. Una serie de elementos se van poniendo en marcha desde sus abuelos recién llegados, empezando por la propia noción de una “casa del rey”, o de “casa de la reina”, el Hostal, con todo lo que ello conlleva26. Sin embargo, cuando los reyes llegan a Pamplona por primera vez no tienen dónde alojarse en realidad; en ese momento desde luego no lo hacen en el palacio real o del obispo: para su estancia se hacen obras en el convento de Predicadores (prosiguen en 1330)27.

  • 28 A las construcciones de los Evreux dedica un análisis específico, Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, Arte (...)
  • 29 En la guerra de la Navarra, el gobernador francés, Beaumarchais, se documenta refugiado en uno de l (...)

18Pero, y en segundo lugar, la presencia de los reyes, siquiera todavía con muchos vaivenes (porque Juana II y Felipe III cuentan todavía con demasiadas ausencias, como ocurre durante los primeros diez años del reinado de Carlos II), acentúa y aumenta otros aspectos de tipo suntuario, que requieren, entre otras cosas, de nuevo un sitio estable y digno de la majestad. Volvemos a la idea de un escenario, que implica un entorno digno y unos espacios ceremoniales y de culto del poder regio28. En los cincuenta años de radical ausencia del período capeto, y en los de la etapa champañesa previa, sus gobernadores seguramente residirían en los palacios de Estella y Olite, prioritariamente, y más raramente en el de Pamplona29.

19Llegados a la etapa Evreux, son varios los aspectos reseñables, pero por razones de espacio cabe centrarse, esencialmente, en una residencia concreta y en un lugar memorial esencial como “sitio regio”. Y más tangencialmente cabe tener en cuenta ciertas construcciones palaciegas nuevas que responden a un potente afán mayestático, pero de las que hoy no queda nada. Su relevancia fue muy puntual, aunque fueron edificios de peso; en el fondo fracasan, quizá por la falta de determinados contextos complementarios que luego habrá que considerar.

Olite: un “sitio” singular, una “sede” excepcional

  • 30 Sobre la cronología y fases de Olite, salvo indicación expresa de lo contrario, vid, nota 23.
  • 31 Sobre las residencias parisinas de los Evreux, María NARBONA CÁRCERES, “Las residencias de Carlos I (...)
  • 32 Son varios los posibles palacios del condado o de sus inmediaciones: Bréval, donde muerte Juana II, (...)

20Olite no es una sede regia nueva con los Evreux, ya se ha tratado antes respecto a los champañeses, alojados habitualmente en el palacio del siglo XIII -todavía conservado- que se mantiene como lugar residencial al menos hasta el inicio de la construcción del nuevo en 140030. Carlos III ya indicaba que vivía en el “palacio viejo” de Olite, al tiempo que se constata cómo va adquiriendo una serie de solares en su entorno, que en cierto modo van rodeando la trasera de la iglesia de Santa María y se ubican en la zona de contacto entre el llamado “Cerco de Dentro” de Olite y el burgo de San Pedro, hacia el sur. Este proceso merece una reflexión más pausada: en realidad, lo primero que se va detectando es una ampliación del palacio viejo, que el monarca parece percibir como escaso para su concepto de las expresiones regias. En su mente están sin duda modelos muy claros, como el Louvre en París, o quizá más el palacio parisino de Saint Pol, que usó tanto Carlos V como Carlos VI de Francia de manera asidua, y lugar de presencia habitual de los Evreux cuando están en la capital31. Se conservan diversos muros de esta ampliación olitense, por ejemplo en la capilla, pero el conjunto implicará una residencia regia que se extiende más allá del núcleo central inicial (actual Parador de Turismo). Cabe insistir, por otro lado, en que los Evreux conocieron otros palacios del entorno regio francés, y destacan en este sentido las residencias del duque de Berry o de los duques de Bretaña, en cuyas instalaciones se alojaron, aparte, por supuesto del palacio pontificio de Aviñón. La propia residencia condal en Evreux podría ser un elemento a considerar, si bien no se conserva nada del palacio de los condes construido por la madre de Carlos II a unos 2 km. de la actual villa de Evreux32.

  • 33 Entre otros, Clara FERNÁNDEZ LADREDA, El Arte Gótico, p. 458-483. Para el proceso constructivo véas (...)
  • 34 Para los viajes del rey, itinerarios y cronología, Fernando BOZANO GARAGORRI, “Itinerarios en Franc (...)

21Hay que tener en cuenta, además, que Carlos III traerá a Navarra a un relevante artista -escultor y arquitecto- flamenco, Jehan Lome de Tournay, que pondrá al frente de las obras olitenses desde el principio33. Sabemos que a partir de la vuelta de Carlos III de Francia en 1410 se incorporan a las estructuras de Olite una serie de elementos más floridos, con nombres ligados al mundo caballeresco (la Joyosa guarda…) y una muralla exterior más simbólica –por innecesaria– que real. Pero hay que tener en cuenta que el monarca ha cruzado las tierras borgoñonas y visitado el palacio de Aviñón, cuyas reminiscencias son más que evidentes34.

  • 35 En su sepulcro, comandado en vida Carlos (y donde aparece cubierto de flores de lis) se hace llamar (...)

22Junto a estos posibles modelos, en mi opinión esenciales, el de palacios castellanos –Carlos III había convivido en la corte castellana desde su vuelta a la Península en 1381– resulta quizá más ajeno a la imagen regia más próxima a Carlos II o Carlos III, monarcas intensamente ligados a sus raíces capetas y de la línea de Valois35. Su estancia, en por ejemplo el palacio real de Barcelona fue más limitada –y con el palacio de Olite ya muy avanzado en sus ampliaciones– al hilo de rutas de vuelta por el sector oriental de Francia, descendiendo el Ródano hacia el Mediterráneo.

23Importa destacar que el proceso constructivo va modificándose en Olite; de un primer momento de ensanchamiento del palacio viejo, se pasa desde 1402 a acometer una estructura mucho más ambiciosa que, en todo caso, cabe proponer como una ampliación aún más potente del viejo inicial, y eso al hilo de nuevas adquisiciones de terrenos en el entorno. La idea de ampliación viene dada por el hecho de que se produce, en realidad, un reparto de estancias y funciones entre “ambos palacios”, matiz que conviene destacar. El que conocemos como palacio nuevo, puede entenderse así, en realidad, como una parte dedicada sobre todo a la vida doméstica de la familia regia, con todo lo que ello conlleva de entorno cortesano. Pero el viejo no se abandona, ni queda relegado a cuestiones secundarias, todo lo contrario: es ahí donde perviven los espacios adecuados para las grandes ceremonias, en su gran sala y con la capilla regia, llamada de San Jorge. En las nuevas estancias no se contemplan ese tipo de salas ni una capilla, lógicamente.

24El palacio nuevo de Olite ha sido objeto de atención desde muy diversos puntos de vista, esencialmente artísticos, pero quizá no se ha puesto suficientemente de relieve este papel complementario del otro que siempre tuvo. Uno no sustituye al otro; en cierto modo, y para la concepción del propio monarca, quizá podría ser más adecuado hablar de un solo “gran palacio” que incorpora las zonas antiguas y reestructura todo o, en todo caso, de un complejo palaciego completo. El repaso de las nuevas estancias es muy revelador: zonas de dormitorio y solaz del rey o de la reina, galerías de paseo y jardines. Es decir, hablamos de la vida normal y cotidiana de un monarca con todo su entorno áulico: del asiento cortesano en torno al soberano. No hay en las zonas nuevas o ampliadas espacios adecuados, en realidad, para los aspectos ceremoniales de envergadura, o incluso cabe pensar que algunos más ordinarios como audiencias a embajadores, registradas con frecuencia, o comidas de un cierto número de comensales, que las cuentas de los hostales reales reflejan de continuo. Muchas de ellas tuvieron necesariamente que desarrollarse en aquellas salas amplias que sí tenía el palacio viejo y que aún hoy en día pueden percibirse, a pesar de su intensa remodelación moderna. Hay que destacar cómo se embellecieron de manera excepcional sus balcones, en el estilo gótico más espléndido, signo evidente de un deseo de proyección regia de la mejor calidad posible en el viejo edificio del siglo XIII.

Fig. 1. Plano del conjunto palaciego de Olite (en Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “Palacios y Torres”, in: Clara FERNÁNDEZ LADREDA, Clara (dir.), El Arte Gótico en Navarra, Pamplona: Gobierno de Navarra, p. 465).

Fig. 1. Plano del conjunto palaciego de Olite (en Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “Palacios y Torres”, in: Clara FERNÁNDEZ LADREDA, Clara (dir.), El Arte Gótico en Navarra, Pamplona: Gobierno de Navarra, p. 465).
  • 36 Se copia al inicio del primer compto, AGN, Comptos.Registros, 295, fol. 49vº.

25En la vida de ese complejo palaciego se habla de huertos, jardines, una colección de animales exóticos, es decir, un paisaje inmediato que en cierto modo se acerca más que ningún otro caso navarro al concepto de “sitio regio” que conocerá el mundo moderno castellano. Y dos cuestiones importantes deben considerarse sobre Olite en tanto que “real sitio” por excelencia. La primera y esencial, que en función de su relevancia como sede y asiento regio, se reestructura incluso la gestión del patrimonio real necesario para hacer frente a una corte estable in situ. No hay, realmente, una asignación específica de rentas para el “sitio regio”, o un distrito específicamente ligado al palacio, pero sí hay una fórmula equivalente, ajustando la estructura de la gestión de una buena parte de las rentas regias del entorno para sostener todo este marco áulico. Ese es el sentido de la creación de la merindad de Olite, con recibidor propio a cargo de un vasto distrito que se sustrae a las merindades vecinas de Sangüesa y la Ribera, sobre todo. Y así lo expresa el documento de creación en 1407, cuando la construcción de las estancias ha avanzado de manera clara y evidencia unas necesidades singulares36. Y la segunda, que pasa más desapercibida, pero constituye un complemento esencial de la sede regia, es la potenciación de un santuario familiar cercano, en Ujué.

  • 37 Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “El corazón del rey: el culto del poder real. Carlos II de Navarra”, in: M. (...)

26No cabe detenerse en ello ahora37, pero los soberanos navarros no cuentan con fundaciones eclesiásticas propias, a la manera de sus equivalentes regios o condales franceses, o castellanos; tampoco con santuarios esencialmente vinculados a la familia, quizá hasta que Juana I, la abuela de Juana II, acometiese obras en Ujué, iniciando un interés que Carlos II recuperará de manera sustancial y el resto de los Evreux mantendrá. Las conocidas peregrinaciones a Ujué de Carlos III y de su hija Blanca se han entendido siempre como expresiones ligadas a la piedad, y sin duda lo son, pero no hay que olvidar así mismo el interés por un santuario de perfil “dinástico”, situado precisamente a la vista desde los balcones del palacio olitense. Y donde Carlos II hizo descansar su corazón.

El lugar de la memoria dinástica: Pamplona

27Otro tipo de escenario resultaba esencial a la hora de analizar los espacios ligados a los Evreux y es el que mejor encarna la idea antes indicada de un lugar memorial. Y esto nos traslada de vuelta, indudablemente, a Pamplona con sus dos elementos esenciales, el palacio real ya conocido y en posesión –siempre debatida– del obispo, y la catedral, igualmente coto del obispo, pero donde la realeza despliega un intenso mensaje de majestad, no solo en los momentos clave de la coronación y funeral –también de las bodas y otras celebraciones, mucho menos documentadas– sino en el propio despliegue emblemático de sus estructuras constructivas, intensamente ligado a los intereses regios. Pamplona se consolida con los Evreux como un conjunto esencial de la proyección de la majestad regia en torno a palacio y panteón, por más que el primero implique los problemas ya indicados. Y no solo por eso, sino también por la especial atención que le dedican los Evreux en cuanto “cabeza del reino”, donde deben asentarse las instituciones e instrumentos centrales de la monarquía. El conjunto pamplonés, que Carlos III convertirá en una sola ciudad (1423), se consolida como auténtica cabeza del reino y encarna lo más cercano a lo que podemos llamar “capital”.

  • 38 Susana HERREROS LOPETEGUI, “En busca del desaparecido archivo real”, p. 120
  • 39 Félix SEGURA, Fazer Justicia. Fuero, poder público y delito en Navarra (s. XIII-XIX), Pamplona: Gob (...)
  • 40 Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “Carlos III, el rey del buen gobierno”, in: Julia. PAVÓN, Ana HUESO, José R (...)
  • 41 Vid. nota anterior. Edición del Privilegio, de Carmen MARTÍNEZ PASAMAR, El “Privilegio de la Unión” (...)

28No será la residencia preferente de los reyes, ya lo sabemos, pero en el siglo XIV se detecta el progresivo asiento en Pamplona de instancias claves. Es uno de los efectos directos de la presencia estable de los reyes, desde 1361: Carlos II reúne allí los fondos documentales dispersos aún por diversos castillos, imprescindibles para el adecuado funcionamiento de la Cámara de Comptos, asentada enseguida en un edificio de la Civitas38. Pero no solo eso, porque desde la segunda mitad del siglo XIV también los instrumentos centrales de la administración de la justicia, elemento esencial del poder soberano, se van fijando en Pamplona39. Colofón ineludible, y sin duda en el marco de un plano más amplio de atención regia a determinados centros urbanos, Pamplona ve replanteado por completo su perfil urbano con la anulación radical de sus tres centros separados para inaugurar, desde 1423, un estatuto unificador de todo el entramado pamplonés con un único alcalde, consistorio, jurisdicción y perímetro40. Más allá de un acto destinado a encauzar viejos roces vecinales entre los burgos y la Civitas, que también, la reordenación urbana de Pamplona atiende inquietudes más políticas; forma parte de la política de reajuste urbano del monarca, que interviene intensamente en sus tres centros principales: Pamplona, Estella y Tudela. En la primera de ellas, la nueva emblemática de la ciudad, establecida por el propio Carlos III, es bien elocuente: un león pasante y coronado, rodeado “de nuestras armas de Nauarra”; y sobre todo el conjunto una corona real “en senyal que los reyes de Nauarra suelen et deuen ser coronados en la eglesia Cathedral de Santa Maria de nuestra dicta Muy Noble Ciudad de Pomplona (sic)” 41. Pamplona es “ciudad regia”, y no hay que olvidar que hasta un siglo antes lo era “episcopal”.

  • 42 Embargado a raíz de una disputa con el obispo Barbazán en 1343, que se había negado a acudir con el (...)
  • 43 La secuencia que conocemos mejor de coronaciones regias (Carlos II y Carlos III), o de funerales (l (...)

29Tampoco hay que dejar de lado que, a pesar de la pertenencia ajena, los reyes Evreux reiteran sus estancias en ese “palacio del obispo” que consideran suyo y que de hecho embargan temporalmente en 1343. Lo usan vez tras vez, y constan obras a cargo de la corona precisamente para mejorar sus instalaciones: Juana II llegó a utilizarlo, aunque en su primera visita claramente no, como antes hemos visto, y su hijo Carlos II también (muere allí). En 1380 lo llama tranquilamente “mi palacio de Navarra”, por más que los monarcas lo usasen en el marco de una titularidad siempre resbaladiza y contestada42. Pero el palacio, aparte de ser el único alojamiento digno de reyes en la propia cabeza del reino, había ido adquiriendo además un papel ceremonial interesante, ligado a los actos más solemnes; desde allí parten bodas, funerales y coronaciones.… a la catedral43.

Fig. 2. Planos del palacio de Pamplona (en Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE y Javier SANCHO (dir.), El palacio real de Pamplona, Pamplona: Gobierno de Navarra, 2004, p. 73-74.

Fig. 2. Planos del palacio de Pamplona (en Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE y Javier SANCHO (dir.), El palacio real de Pamplona, Pamplona: Gobierno de Navarra, 2004, p. 73-74.
  • 44 Sobre la financiación de la construcción, Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “La fábrica de la catedral de Pam (...)
  • 45 Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “Memoria del rey-memoria de la dinastía: Otra lectura del panteón regio de (...)
  • 46 Los reyes se empeñan en estar presentes en Pamplona como mínimo desde el siglo XII, perdidas sus se (...)

30Y es que la catedral se ha consolidado como el lugar memorial por excelencia donde, a pesar de no pertenecer en absoluto a los monarcas, nadie discute su papel central e imprescindible como escenario de la majestad, que se despliega de manera ya espléndida tras las obras de la nueva construcción gótica, iniciada en 1391 y terminada básicamente a mitad de ese siglo, incluyendo el magnífico panteón regio. No hay constancia alguna de inversiones regias sistemáticas en la catedral nueva, aunque los reyes se ocuparon de adecuar capillas para sepulcros diversos, de los monarcas anteriores o de otros miembros de la familia44. Hay que pensar, en todo caso, que el magnífico sepulcro de Carlos III, encargado a su arquitecto del palacio de Olite, tuvo que correr a cargo de la corona. La secuencia de emblemas de la nave central y laterales, intensamente concentrados en el crucero y sobre el sepulcro mismo –que originalmente estaba rodeado por el coro de los canónigos, hoy desaparecido– puede asociarse a un mecenazgo del que, en todo caso, no hay ni rastro en las cuentas regias o de la catedral misma. Pero, sin duda, puede relacionarse singularmente con todo un proyecto memorial de la corona, que ampara un sepulcro de primera categoría bajo las armas de los Evreux –primero– para continuar con las de los Trastámara castellanos –la reina Leonor lo era– y cerrar con los Trastámara aragoneses, es decir, Juan II y Blanca, cuya inicial se intercala en diversos tramos45. Con o sin financiación específica para las obras de la nueva catedral, hay ciertamente una determinada ocupación real del espacio eclesiástico relacionada quizá con la relevancia que la catedral y la propia Pamplona tiene para los monarcas: allí se coronan los reyes, como recuerda expresamente Carlos III en 1423 en el prólogo del Privilegio de la Unión de Pamplona, cuando modifica por completo las armas de la nueva ciudad unificada para mostrarla como una “ciudad regia”46.

Sitios alternativos… finalmente fracasados

31Un tercer elemento ligado a la presencia regia desde mediados del siglo XIV es el que se refiere a otros “sitios” adicionales, nuevos en su factura física o totalmente rehechos, con un éxito efímero cuando no fracasado. Ciertamente, no parece haber ya un especial interés por el palacio de Estella, tan relevante para los champañeses y sus predecesores; mucho menos para el de Tiebas, radicalmente abandonado en muy breve espacio de tiempo y del que Carlos II desalojó el tesoro en la segunda mitad del siglo XIV. Pero sí se promocionan dos palacios totalmente nuevos, de gran formato, y de los que no queda nada: el de Tafalla y el de Tudela, que al menos contaba con el castillo previo de tiempos de Sancho VII.

  • 47 Clara FERNÁNDEZ LADREDA, El Arte Gótico, p. 484-487.
  • 48 Está documentado un palacio en Tafalla desde 1318, aunque constan estancias regias desde tiempos de (...)

32Respecto a Tafalla, resulta ante todo sorprendente: una inversión tan enorme a poco más de 4 km. de Olite, con unas obras que se inician cuando el otro se está ya terminando del todo, en 141747. Se trata de una construcción de nueva planta y diseño totalmente nuevo, por más que antes pudiera haber un edificio de menor relevancia apenas documentado. Pero no se trata de una adaptación o desarrollo arquitectónico de edificios previos de peso, como había sido el caso de Olite48. Este detalle es relevante porque implica una decisión específica respecto a qué se quiere fabricar y con qué objetivo. Su planta es muy regular y de grandes espacios; destacan las salas espaciosas, esencialmente pensadas para la ceremonia y el boato. Es un palacio de lucimiento, y es nuevo. Cabe pensar quizá que, teniendo en cuenta que en Olite el espacio disponible y la propia estructura del conjunto no permitía más ampliaciones, las salas del antiguo palacio del siglo XIII se hubieran quedado más bien pequeñas para las aspiraciones regias de Carlos III. El objetivo del rey, de hecho, lo conocemos bien porque lo dice expresamente: “para que de nos perpetuamente quede memoria”. Hay, por tanto, un interés expreso en construir unas estancias magníficas con afán de futuro, sin duda, por más que su evolución posterior fuera otra; la misma reina Blanca, su hija, y luego el príncipe de Viana, prefirieron Olite. La boda del príncipe de Viana, por ejemplo (1441), tuvo lugar en Olite.

33Tafalla, fue residencia, sobre todo, de Leonor, nieta de Carlos III y eterna lugarteniente de Juan II en la segunda mitad del siglo XV (1457-1479), pero habría que tener en cuenta el contexto de banderización del reino, donde Olite suele estar ligado al bando contario a Leonor y al padre, al igual incluso que la propia Pamplona. Esta circunstancia puede ser un elemento interesante para definir unas preferencias, que al dirigirse a Tafalla, por ejemplo sitúan a la lugarteniente en un espacio casi central del reino, casi equidistante entre Pamplona y el Ebro.

Fig. 3. Plano del palacio de Tafalla, de Vicente de Arizu (1771). Archivo Real y General de Navarra.

Fig. 3. Plano del palacio de Tafalla, de Vicente de Arizu (1771). Archivo Real y General de Navarra.
  • 49 Sobre el castillo en sí, Clara FERNÁNDEZ LADREDA, El Arte Gótico, p. 457-450. Hay que pensar, ciert (...)

34El caso de Tudela es de otro perfil, y resulta quizá más explicable; había sido residencia ineludible y consolidada de Sancho el Fuerte, y muy frecuente de su padre y abuelo como antes se ha visto, pero ésta había radicado en el antiguo castillo. Tudela no contaba con un palacio urbano propiamente dicho, digno de los rasgos de la realeza del siglo XIV, incluso de la del XIII. En ese sentido es muy distinto de todos los hasta ahora analizados, salvando quizá el efímero de Tiebas. Pero aunque ahora se trate en último lugar, el palacio tudelano fue el objeto de una de las primeras intervenciones arquitectónicas de Carlos III, de hecho, antes de las ampliaciones olitenses, en torno a 1388-1391, y consistió sobre todo una reforma del viejo castillo regio para darle una imagen palaciana adecuada a la realeza que el monarca quería mostrar. Hay que tener en cuenta que no había otro lugar de estancias razonable en todo el sector meridional del reino y esa será esencialmente su función: la primera parada en toda entrada desde el valle del Ebro o las tierras castellanas. No parece que fuera un espacio contemplado como lugar preferente, sino transitorio, y sus obras más bien parecen una mejora sustancial del perfil ya existente, castral. No queda nada del mismo, si bien se ha intentado alguna aproximación basada en los planos de Retz, de principios del siglo XIX49.

Fig. 4. Plano de Tudela, de Alejandro de Retz (1800) (en Pablo GUIJARRO SALVADOR, “Plano y vista de Tudela, por el ingeniero Alejandro de Retz: el estado del castillo y las muralas en 1800”, in: Ricardo FERNÁNDEZ GRACIA, Pulchrum. Scripta varia in honorem Ma. Concepción García Gañinza, Pamplona: Gobierno de Navarra / EUNSA, 2011, p. 384). [plano completo y detalle]

Fig. 4. Plano de Tudela, de Alejandro de Retz (1800) (en Pablo GUIJARRO SALVADOR, “Plano y vista de Tudela, por el ingeniero Alejandro de Retz: el estado del castillo y las muralas en 1800”, in: Ricardo FERNÁNDEZ GRACIA, Pulchrum. Scripta varia in honorem Ma. Concepción García Gañinza, Pamplona: Gobierno de Navarra / EUNSA, 2011, p. 384). [plano completo y detalle]

Conclusiones

35Como reflexiones finales en torno a lo señalado aquí, merece la pena destacar ciertos aspectos que, aunque referidos a Navarra, pueden quizá constituir elementos comparativos relevantes para otros contextos, esencialmente peninsulares y, sobre todo, de cronologías medievales. La terminología de “real sitio”, tal y como la plantea la historiografía general, se vincula a aspectos que, en cierto modo, dejan fuera el tiempo y el territorio aquí atañido, pero si pensamos en el concepto de espacios regios ligados a las expresiones del poder regio por medio de su residencia y de otros elementos memoriales, y vinculados lógicamente a un dominio –en el sentido patrimonial del término–, Navarra presenta unas realidades interesantes. El mundo medieval, con esas mismas premisas, por supuesto también.

36En primer lugar, Navarra es un reino de proporciones reducidas, de forma que el alcance y presencia efectiva del poder real es muy obvio… cuando el rey está en el reino. Porque ese será uno de los elementos esenciales, la ausencia/presencia de los soberanos, con diversa intensidad, durante un extenso período de tiempo, entre 1234 y 1361. Los “sitios” de la realeza, durante mucho tiempo, estuvieron muy lejos. Lo mismo podría decirse después, entre 1441 y 1494, otra cincuentena de años, y después del entorno a 1507-1508, si bien aquí me he centrado en la primera gran “ausencia” regia, donde se identifican esos lugares de relevancia para el asiento de la realeza.

37Una serie de elementos previos a ese contexto de ausencias debe tenerse en cuenta, porque marca la relevancia de determinados lugares y la inevitable dificultad de otros esenciales, cuyo proceso de “puesta en escena” requirió tiempo, por un lado, y todo un desarrollo del poder regio. Sin pretender ahora un repaso completo, el esencial es el señorío jurisdiccional del obispo de Pamplona sobre la totalidad del término: la Civitas y los burgos adyacentes, que bloquea Pamplona como sede natural de los reyes y lugar donde asentar un palacio y unos espacios claros de control regio, mucho menos un dominio patrimonial que lo sustente en su entorno cercano. Hasta el siglo XII los centros políticos del reino son otros –Nájera, Jaca–; y desde 1135 ni uno ni otro forman ya parte del reino (Nájera en realidad desde 1076). Desde entonces la realeza navarra acomete una total refundación de la misma que, para lo que aquí interesa, implica un proceso de paulatina presión sobre el obispo en relación con el papel que Pamplona juega para los monarcas. Surge así una residencia regia, un palacio en Pamplona –con todos los problemas que implica el señorío episcopal vigente y la falta de dominio propio– y la progresiva noción de un papel memorial para la catedral. Un escenario que será siempre problemático para el asentamiento de un centro residencial regio. Pero se consolidan así mismo dos “sitios reales”, dos alojamientos preferentes de los reyes: Tudela y Estella, con perfiles distintos en cuanto al carácter de la residencia real: un antiguo castillo regio al margen del centro urbano, en lo alto, y un palacio en pleno centro del primer burgo franco, de fisonomía y atmósfera totalmente diferente.

  • 50 No hay noticia expresa de cotos de caza ligados a un palacio o residencia, pero los reyes cazan hab (...)

38Este es el escenario que encuentran las primeras dinastías francesas: condes de Champaña, a quienes seguirán los propios monarcas capeto, que jamás residieron en el reino. Unos condes que se sintieron más cómodos en el palacio de Estella, y mostraron un claro interés por Pamplona, incluso ensayando una fundación urbana y palaciega en terrenos próximos y del patrimonio regio, donde intentar asentar cuestiones institucionales esenciales. Pero Tiebas, en realidad, no parece aspirar a convertirse en un complejo residencial; su propia estructura castral lo pone de manifiesto. Con los Evreux (1328), sin duda, se inicia el proceso de paulatina presencia regia, todavía vacilante hasta 1361, y con ella el despliegue de una serie de rasgos esenciales para la vida de ciertos lugares y para su desarrollo como verdaderos focos de manifestación de la majestad. Hostales regios ordenados y asentados físicamente hablan de unas formas de vida y de un entorno áulico de prestigio; incluso cabe entrever prácticas semejantes a las que cualquier otro monarca de su tiempo desarrolla en sus escenarios residenciales50. Las obras de mejora en unos u otros edificios anuncian ya un desarrollo de determinados “sitios” regios consolidados ahora de manera clara.

39Destacan por último tres cuestiones esenciales y, quizá, un interrogante. Empezando por este último, cabe preguntarse por la residencia, no ya de los y las monarcas titulares, sino también por la de reinas consortes, príncipes e infantas que no parecen situarse en lugares distintos al soberano o soberana, al menos cuando tenemos datos más precisos. Los libros del hostal de la reina, o de la condesa de Foix –hermana de Carlos II, repudiada en Foix y reinstalada en Navarra– las sitúan sobre todo en Olite; lo mismo sabemos de lal reina Blanca cuando llega de Sicilia en 1415 (no será reina de Navarra hasta 1425, ni se trasladará a Castilla hasta después de su boda en 1418), o del príncipe de Viana a mediados del siglo XV. No hay constancia, realmente, de una sede regia habitual y distinta para estos personajes: están en la corte y en las mismas estancias habituales del soberano. No tienen “palacio propio”.

40Y finalmente las tres cuestiones aludidas. Primero, el imparable interés por Pamplona, recuperada para el dominio regio en 1276-1319, con un palacio que, de compleja propiedad, se manifiesta como residencia regia irrenunciable. Es donde Juana II querrá estar, así como su hijo Carlos II, aunque Carlos III luego plantee otras preferencias evidentes, ligadas a contar con grandes construcciones de perfil emblemático indubitado. Pero no es lo único relevante en Pamplona, convertida en verdadera cabeza del reino, con todo su sentido –asiento de las instituciones de la monarquía, ya sin excepción– y en foco memorial indiscutible, con el potente despliegue emblemático de perfil regio en su catedral.

41Segunda cuestión, la relevancia de Olite es un rasgo ineludible, no solo por el extraordinario desarrollo de su palacio anterior en una magna construcción residencial, sino también por el rediseño de la gestión de las rentas del patrimonio regio para dotar a Olite de un distrito propio capaz de soportar el peso de la corte y sus gastos esenciales. Olite, que ordena todo un territorio circundante y sus rentas desde 1407, cuenta además en su cercanía con el que cabe considerar el nuevo centro religioso ligado a las devociones familiares: Ujué. Es sin duda ninguna, con su complejo palaciego y todo lo que lo rodea, el ejemplo más significativo y quizá equiparable a esa noción posterior de “sitio regio”, que la historiografía reseña para períodos modernos y para otros escenarios.

42Y tercera y última cuestión, se constata en el tránsito al siglo XV la intervención en otras residencias renovadas por completo, con singular interés por la de Tafalla, muy cerca de Olite y con una nueva planta completa, donde un palacio suntuoso y de específico afán memorial se despliega, aunque de manera ciertamente efímera. Las nuevas ausencias regias desencadenadas a partir de 1441 y ya apenas solventadas iniciado el siglo XVI con grandes dificultades y con una evidente fragilidad del poder real, incluyendo el control de los bandos en lucha (en Pamplona y Olite precisamente), o la atracción por el Bearne y el resto del poderoso entramado de dominios franceses de los Foix-Albret, marcan de nuevo un claro abandono de sedes, y un profundo deterioro de los “sitios regios” del reino.

Haut de page

Notes

1 La Web del Patrimonio Nacional, que lo gestiona, lo evidencia claramente; en el caso de la Corona de Aragón, incluso, solo se considera el palacio real de Mallorca. La Web de la casa real española, por otro lado, especifica que Patrimonio Nacional gestiona ocho palacios reales, cinco residencias reales de campo y diez monasterios y conventos fundados por la Corona, a lo que se suman 20.500 hectáreas de bosque y 589 de jardines históricos, de las cuales 154 han sido reconocidas como Paisajes Culturales Patrimonio de la Humanidad. Salvo La Almudaina, todos están en el ámbito de la anterior corona de Castilla.

2 Con el título de “Sedes reales”, y referido a Navarra, se editó hace años un libro de perfil divulgativo y generosidad de imágenes, que se centró en aquellos lugares donde la realeza asentó dos tipos esenciales de presencia: lugares de residencia y lugares de enterramiento. Luis J. FORTÚN PÉREZ DE CIRIZA (coord.), Sedes Reales de Navarra, 1991, Pamplona: Gobierno de Navarra. La noción de “sede” para señalar los lugares de asentamiento –en vida o ya muerto– de los monarcas tiene una singular dimensión que cabe considerar política, simbólica, ideológica.

3 Se destaca en el Albeldense el llamado “surgimiento” del rey Sancho Garcés I, y, al hilo de esta aparente “epifanía” se destaca específicamente que “pasa a someter Pamplona y su entorno” (Arbam namque Pampilonensem suo iuri subdidit.), evidenciando indirectamente su relevancia (el texto, entre otros, en José María LACARRA, “Textos navarros del códice de Roda”, Estudios de Edad Media de la Corona de Aragón, 1, 1945, p. 194-283, p. 259). Y el propio códice incluye un interesante poema laudatorio de Pamplona, igualmente significativo (Fermín MIRANDA GARCÍA, “De laude Pampilone y la construcción ideológica de una capital regia en el entorno del año Mil”, in: V. LAMAZOU-DUPLAN (dir.), Ab urbe condita…Fonder et refonder la ville: récits et répreentations (second Moyen Age-premier XVIe siècle), Pau, 2011, p. 293-308).

4 Varios son los aspectos destacables, vid. Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, Navarra Medieval, Madrid, 2024 (en prensa). Sobre la construcción de la catedral de Jaca, I. BANGO TORVISO, Catedral de Jaca. Un edificio del siglo XI, Palencia, 2020; para el análisis monetal Miguel IBÁÑEZ ARTICA, “Consideraciones sobre las primitivas monedas del reino de Pamplona-Navarra”, Numisma, 232, 1993, p. 109-145. Cabe reseñar que las monedas de Sancho Ramírez o de sus hijos, los dineros jaqueses, harán referencia a dorsos con Jaca o con Aragón; eventualmente Monzón cuando avance la conquista; jamás consta una Pamplona que estos monarcas no identifican como centro político.

5 García Ramírez suscribe el 37% de sus documentos con data tópica en Tudela (su hijo y su nieto más aún, un 48 y un 65%, respectivamente). En Pamplona solo un 26, 22 y 15% cada uno. Ángel MARTÍN DUQUE, “Monarcas y cortes itinerantes en el reino de Navarra”, in: Viajeros, peregrinos, mercaderes en el Occidente Medieval, Pamplona, 1992, p. 245-270, p. 259. Ya veremos enseguida en qué alojamiento.

6 Aún se identifican algunos muros, románicos, y su construcción se considera de la segunda mitad del siglo XII; a finales del siglo XIII una parte relevante se reconvierte en dormitorio de los canónigos: Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “El palacio real durante la Edad Media”, in: Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE y Javier SANCHO (dir.), El palacio real de Pamplona, Pamplona, 2004, p. 11-135, p. 89-103.

7 Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “De los Sanchos a los Teobaldos, ¿Cabe reconsiderar la Navarra del siglo XIII?”, in: Carlos ESTEPA DÍAZ, Mª Antonia CARMONA (coord.) La Península Ibérica en el tiempo de las Navas de Tolosa, Madrid, 2014, p. 395-423.

8 Ángel MARTÍN DUQUE, “Monarcas y cortes itinerantes”, p. 258-261.

9 Tudela es el enclave de control de esta parte del Ebro, conquistada a principios de 1119, apenas dos meses después de Zaragoza; cabe pensar que la necesidad de mantener el dominio sobre la comarca, sobre todo a partir de 1135 en que se produce la separación de Aragón, potenció que la nueva residencia real fuera la anterior fortaleza islámica, situada en altura sobre el conglomerado urbano y el río. Hay que pensar, así mismo, que la fisonomía del enclave urbano no favorecía especialmente la construcción de un nuevo palacio de perfiles urbanos a la manera del pamplonés, por ejemplo, o del que eventualmente podía quizá haber ya en Estella.

10 Se atribuye a Sancho VI, aunque las referencias a residencia regia en Estella parecen compaginarse (siglo XIV) con las de oficiales delegados suyos (el recibidor de la merindad), Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “Palacios de Pamplona y Estella”, in: Clara. FERNÁNDEZ LADREDA, Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, Carlos MARTÍNEZ ÁLAVA (dir.), El Arte Románico en Navarra, Pamplona, 2002, p. 293.

11 Sancho Ramírez empieza a titularse rey de “aragoneses y pamploneses” en 1076, como es bien conocido.

12 Sobre la relevancia de los lugares de enterramiento, Fermín MIRANDA GARCÍA, “Los lugares del rey muerto en el reino de Pamplona, s. X-XIII”, in: Fernando ARIAS AGUILLÉN y P. MARTÍNEZ SOPENA (dir.), Los espacios del rey. Poder y territorio en las monarquías hispánicas (siglos XII-XIV), Bilbao, 2018, p. 455-472. Para el enterramiento de Margarita, Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, Navarra Medieval, p. 198.

13 Sobre el palacio, y aparte de obras generales, Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “El palacio real”.

14 Aunque el obispo culpa de los males a los excesos del propio monarca, y en la concesión foral Sancho VI expresa otorgarla con consentimiento del obispo y respetando su jurisdicción, no deja de indicar que depopulata erat ualde. (José María LACARRA, Ángel MARTÍN DUQUE, Fueros de Navarra. I. Fueros derivados de Jaca, 2, Pamplona, Pamplona, 1969, doc. 15.

15 El obispo García Fernández (1194-1205) había dado 70.000 sueldos sanchetes al rey en medio de un ataque conjunto de Castilla y Aragón sobre Navarra (1198); a petición del prelado, el monarca le otorgó el palacio con todas sus dependencias (se señalan capilla, granero, bodega, vajilla, una viña y una pieza de cultivo cercana (con era y pajar). Además le entregó el peaje de Pamplona y varias otras ventajas, más la promesa de no volver a intervenir en ninguno de los centros urbanos de Pamplona (José GOÑI, Historia de los obispos de Pamplona (s. IV-XIII), I, Pamplona, 1979, p. 512-513. En todo caso, Sancho VII no dejó de considerar el palacio como suyo; en 1215 permutaba una casa de su propiedad junto a la catedral por otra iuxta palacios meos (Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “El palacio de Pamplona”, p. 21).

16 El obispo (aunque llamado Pedro Ramírez de Piedrola, pertenece a uno de los linajes nobiliarios de peso en el reino, los Baztán) resulta, en todo caso, uno de los avales principales del complicado acceso al trono de Teobaldo I (1234) y no parece que el monarca quisiese violentar especialmente el control sobre Pamplona; atender litigios pendientes con él fue lo único que el nuevo rey hizo después de su llegada (Raquel GARCÍA ARANCÓN, La dinastía de Champaña en Navarra. Teobaldo I, Teobaldo II, Enrique I (1234-1274), Gijón, 2010, p. 45-46). Para el parentesco con los Baztán, José GOÑI, Historia, p. 569.

17 No hay acta expresa del acto, que según lo recogido en el juramento (conservado en el Fuero General), fue un alzamiento, sin coronación ni mucho menos unción. Sobre las ceremonias de coronación, sobre todo Merche OSÉS URRICELQUI, “El ritual de la realeza navarra en los siglos XIV y XV: coronaciones y funerales”, in: Eloísa RAMÍREZ VAQUERO (coord.), Ceremonial de la coronación, unción y exequias de los reyes de Inglaterra, Pamplona: Gobierno de Navarra, 2008, p. 305-321.

18 Ángel. MARTÍN DUQUE, “Cortes y monarcas itinerantes”, p. 262.

19 Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “El palacio”, p. 104.

20 Jean MESQUI, “Les palais des comtes de Champagne à Provins (XII-XIIIe siécles)”, Bulletin Monumental, 151 (2), 1993, p. 321-355.

21 El proceso de confiscación tras la guerra de 1276, zanjado con un acuerdo en 1319 por el que todo el término de Pamplona vuelve al realengo, es muy conocido. Una reflexión más reciente sobre las dimensiones del acuerdo, en Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “Un claustro nuevo para una dinastía nueva. El contexto histórico de la construcción del claustro”, in: El claustro de la catedral de Pamplona, una mirada renovada, Pamplona, 2023, p. 9-72, sobre todo p. 28-46.

22 Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “El palacio”, p. 21.

23 Eloísa. RAMÍREZ VAQUERO, En el espejo de cartularios e inventarios: el archivo de Navarra ¿cómo archivo de familia?”, in: Veronique LAMAZOU-DUPLAN (dir.), Les Archives familiales dans l’Occident Médieval et Moderne. Trésor, arsenal, memorial, Madrid, 2021, p. 357-368, p. 361-364.

24 Carlos II unificó los diversos fondos de archivo en Tiebas (1361), a pesar de que ya Pamplona iba siendo sede navarra preferida (acabarán recalando allí luego); resulta de interés observar que en 1365 se creará oficialmente la Cámara de Comptos. Susana HERREROS LOPETEGUI, “En busca del desparecido archivo real de Navarra: el “Libro de préstamos” (1403-1417), in: Veronique LAMAZOU-DUPLAN (ed.), Les archives familliales (vid. nota anterior), p. 119-122. En todo caso, la creación de la Cámara forma parte de un deliberado interés de control contable que aquí no es posible abordar, salvo para destacar que su sede será precisamente Pamplona.

25 El trabajo más reciente sobre los palacios de Olite: Clara FERNÁNDEZ LADREDA (dir.), Carlos MARTÍNEZ ÁLAVA, Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, Carmen LACARRA DUCAY, El Arte Gótico en Navarra, Pamplona, 2015, en concreto (FERNÁNDEZ LADREDA), p. 458-483.

26 Sobre el hostal regio de Navarra hay diversidad de análisis. N. ONGAY planteó en su día un balance general muy certero “Notas para una historia de los “hostales” reales (Navarra, s. XIV), Cuadernos de Historia de España, 77, 2001), y contamos con un inventario detallado de los libros del Hostal con breve estudio introductorio (Fernando SERRANO, Margarita VELASCO, “Inventario de los hostales reales (s. XIV-XV). Fuentes contables del Archivo Real y General de Navarra”, Príncipe de Viana, 250, 2010, p. 375-500). Sobre el hostal específico de Carlos III el Noble: María NARBONA CÁRCERES, La corte de Carlos III el Noble, rey de Navarra: espacio doméstico y escenario de poder, 1376-1415, Pamplona, 2006.

27 Archivo Real y General de Navarra, AGN, Comptos, Registros, 26, fol. 328vº.

28 A las construcciones de los Evreux dedica un análisis específico, Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, Arte y monarquía en Navarra 1328-1425, Pamplona, 1987.

29 En la guerra de la Navarra, el gobernador francés, Beaumarchais, se documenta refugiado en uno de los burgos, no en la Civitas, donde estaba el palacio del obispo, pero hay que tener en cuenta que la Navarrería acoge precisamente a los rebeldes.

30 Sobre la cronología y fases de Olite, salvo indicación expresa de lo contrario, vid, nota 23.

31 Sobre las residencias parisinas de los Evreux, María NARBONA CÁRCERES, “Las residencias de Carlos III el Noble en París a comienzos del siglo XV: el Hôtel de Clisson y el Hôtel de Navarre”, e-Spania, 8, 2009. El de Saint Pol, del que no queda nada en la actualidad, fue construido por Carlos V sobre otro anterior, y usado reiteradamente, incluso para reunir el Consejo Real; fue además lugar de alojamiento de otros visitantes reales, en particular el rey de Navarra (Carlos II era su cuñado, y Carlos III su sobrino; primo de Carlos VI de Francia). Un obra clásica, pero esencial aún: Georges BORDONOVE, Charles V (1364-1380) Fils de Jean le Bon, (Coll. Les Rois qui ont fait la France), (1ª ed. 1985), París: Pygmalion, 2014. Sobre las dificultades para la reconstrucción de la fisonomía palaciega parisina de época medieval, con un balance esencial de las mismas, Boris BOVE, “À la recherche des hôtels princiers de Paris : un inventaire impossible ?”, in: M. GAUDE-FERRAGU, B. LAURIOUX y J. PAVIOT (ed.), La cour du Prince. Cour de France, cours d’Europe (XIIe-XVe siècle), París: Champion, 2012, p. 177-192.

32 Son varios los posibles palacios del condado o de sus inmediaciones: Bréval, donde muerte Juana II, Mantes (donde nace el futuro Carlos III), o Anet, que Carlos V confisca en 1378. Conviene tener en cuenta, en todo caso, que en tanto condes de Evreux residir en París, cerca del monarca, y no en su apanage, es una circunstancia relevante ya antes del acceso de Felipe III, cuyo padre era un príncipe parisino. El hijo se movió intensamente por todas las tierras de Evreux y Normandía, pero un tercio de sus documentos se firman en París. Juana II, en cambio, prefirió el condado tras la muerte del marido, pero en una itinerancia permanente por las diversas residencias. Philippe CHARON, Princes et Principautés au Moyen Age. L’exemple de la principauté d’Évreux. 1298-1412, París: École de Chartes, 2014, p. 278-280.

33 Entre otros, Clara FERNÁNDEZ LADREDA, El Arte Gótico, p. 458-483. Para el proceso constructivo véase igualmente Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, Arte y Monarquía, que dedica a Olite un parte más que notable del volumen.

34 Para los viajes del rey, itinerarios y cronología, Fernando BOZANO GARAGORRI, “Itinerarios en Francia del rey Carlos III de Navarra”, in: Eloísa. RAMÍREZ VAQUERO (coord.), Estudios sobre la realeza navarra en el siglo XV, Pamplona: Universidad de Navarra, 2005, p. 129-178.

35 En su sepulcro, comandado en vida Carlos (y donde aparece cubierto de flores de lis) se hace llamar Carlos IV, señalando que su predecesor inicial había sido nada menos que Carlomagno; prescinde de los restantes Carlos del elenco francés, aunque sí señala su ascendencia de San Luis. Esas son las raíces que quiere expresar: sus referentes esenciales para la realeza.

36 Se copia al inicio del primer compto, AGN, Comptos.Registros, 295, fol. 49vº.

37 Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “El corazón del rey: el culto del poder real. Carlos II de Navarra”, in: M. Teresa LÓPEZ DE GUEREÑO SANZ, Fermín MIRANDA GARCÍA, Margarita CABRERA SÁNCHEZ (eds,), Migravit a seculo. Muerte y poder de príncipes en la Europa Medieval. Perspectivas comparadas, Madrid: Sílex Universidad, 2021, p. 703-732.

38 Susana HERREROS LOPETEGUI, “En busca del desaparecido archivo real”, p. 120

39 Félix SEGURA, Fazer Justicia. Fuero, poder público y delito en Navarra (s. XIII-XIX), Pamplona: Gobierno de Navarra, 2005, p. 189.

40 Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “Carlos III, el rey del buen gobierno”, in: Julia. PAVÓN, Ana HUESO, José Ramón CORPAS, El privilegio de la Unión. Un año, una ciudad, un reino, Pamplona: Ayuntamiento de Pamplona, 2023, p. 26-41.

41 Vid. nota anterior. Edición del Privilegio, de Carmen MARTÍNEZ PASAMAR, El “Privilegio de la Unión” (1423) de Carlos III, rey de Navarra. Edición, estudio filológico y vocabulario, Pamplona, 1995.

42 Embargado a raíz de una disputa con el obispo Barbazán en 1343, que se había negado a acudir con el monarca a la cruzada de Algeciras, fue devuelto por Carlos II en 1350, que en todo caso volvió a confiscarlo en 1362, recién llegado al reino de manera ya definitiva. A partir de ese momento el vaivén de confiscaciones y devoluciones es constante. En 1366 hizo obras para alojar a la reina, que llegaba de Francia y lo usó preferentemente desde entonces. En 1377 el monarca decía que “vivía allí” aunque lo llama “del obispo”. Y en él, efectivamente, morirá (Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, El palacio, p. 23-24).

43 La secuencia que conocemos mejor de coronaciones regias (Carlos II y Carlos III), o de funerales (la reina Blanca), bien documentado, parten en procesión hasta la catedral (Merche OSÉS URRICELQUI, “El ritual de la realeza”, y “Ceremonias funerarias de la realeza en la Baja Edad Media”, in: E. Ramírez Vaquero (ed.), Estudios sobre la realeza navarra en el siglo XV, Pamplona, 2005, p. 103-128).

44 Sobre la financiación de la construcción, Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “La fábrica de la catedral de Pamplona. ¿Una obra pública?”, in: Tecnología y Sociedad. Las grandes obras públicas en la Europa medieval, Pamplona: Gobierno de Navarra, 1996, p. 197-234. Sobre el resto de aspectos constructivos, Clara FERNÁNDEZ LADREDA (dir.), El Arte Gótico en Navarra, p. 427-454.

45 Eloísa RAMÍREZ VAQUERO, “Memoria del rey-memoria de la dinastía: Otra lectura del panteón regio de Navarra”, in: Patrizia SARDINA, Daniela SANTORO, María RUSSO, Marcelo PACIFICO (ed.) Medioevo e Mediterraneo. Incontri, scambi e confronti. Studi per Salvatore Fodale, Palermo: Palermo University press, 2021, p. 283-302.

46 Los reyes se empeñan en estar presentes en Pamplona como mínimo desde el siglo XII, perdidas sus sedes habituales hasta entonces (Nájera y Jaca), y es desde entonces precisamente cuando constatamos el primer enterramiento regio en la catedral. Respecto al prólogo del Privilegio de la Unión, y a los aspectos aquí anotados, vid. notas 40 y 41.

47 Clara FERNÁNDEZ LADREDA, El Arte Gótico, p. 484-487.

48 Está documentado un palacio en Tafalla desde 1318, aunque constan estancias regias desde tiempos de Sancho el Fuerte al menos. Sin embargo, no es hasta que Carlos III adquiere diversas casas y huertas que se acomete la construcción de algo totalmente nuevo y de envergadura. Se conocen, además, maestros comunes respecto a la construcción del de Olite. Aparte de la bibliografía citada en la nota anterior, Concepción GARCÍA GAÍNZA, Carmen HEREDIA MORENO, Jesús RIVAS CARMONA, Mercedes ORBE SIVATE, Catálogo Monumental de Navarra. III. Merindad de Olite, Pamplona: Gob. de Navarra, 1985, p. 491-492. Excavaciones posteriores arrojan información adicional de su estructura y planos, vid. Merche UNZU URMENETA, Fernando CAÑADA PALACIO, “El palacio real de Tafalla: actuaciones arqueológicas”, Trabajos de Arqueología navarra, 12, 1995-96, p. 235-250. Su destrucción es producto sobre todo del siglo XIX.

49 Sobre el castillo en sí, Clara FERNÁNDEZ LADREDA, El Arte Gótico, p. 457-450. Hay que pensar, ciertamente, que sería lugar de parada del rey en sus movimientos por el sur del reino; documentos como el privilegio fundacional del principado de Viana (1423) se emiten desde allí. Respecto a los planos de Retz, vid., Pablo GUIJARRO SALVADOR, “Plano y visita de Tudela, por el ingeniero Alejandro de Retz: el estado del castillo y las murallas en 1800”, in: Ricardo FERNÁNDEZ GRACIA (coord.), Pulchrum. Scripta varia in honorem Mª Concepción García Gainza, Pamplona: EUNSA/ Gob. de Navarra, 2011, p. 382-392.

50 No hay noticia expresa de cotos de caza ligados a un palacio o residencia, pero los reyes cazan habitualmente, como pone de manifiesto su interés por la cetrería, la obtención de halcones y azores, o incluso la protección de sus lugares de nidada, para mantener la provisión. Por ejemplo, en 1359 se paga a un escudero que cuida determinados nidos de azores del rey, en Valcarlos, se detallan las crías, etc. (AGN, Comptos, Registros, 89, fol. 79).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. Plano del conjunto palaciego de Olite (en Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, “Palacios y Torres”, in: Clara FERNÁNDEZ LADREDA, Clara (dir.), El Arte Gótico en Navarra, Pamplona: Gobierno de Navarra, p. 465).
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49175/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 760k
Titre Fig. 2. Planos del palacio de Pamplona (en Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE y Javier SANCHO (dir.), El palacio real de Pamplona, Pamplona: Gobierno de Navarra, 2004, p. 73-74.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49175/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 232k
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49175/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 276k
Titre Fig. 3. Plano del palacio de Tafalla, de Vicente de Arizu (1771). Archivo Real y General de Navarra.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49175/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 644k
Titre Fig. 4. Plano de Tudela, de Alejandro de Retz (1800) (en Pablo GUIJARRO SALVADOR, “Plano y vista de Tudela, por el ingeniero Alejandro de Retz: el estado del castillo y las muralas en 1800”, in: Ricardo FERNÁNDEZ GRACIA, Pulchrum. Scripta varia in honorem Ma. Concepción García Gañinza, Pamplona: Gobierno de Navarra / EUNSA, 2011, p. 384). [plano completo y detalle]
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49175/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 856k
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49175/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 831k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Eloísa Ramírez Vaquero, « Sedes reales ¿«sitios»? y presencia regia en la Navarra medieval »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 20 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/49175 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.49175

Haut de page

Auteur

Eloísa Ramírez Vaquero

Universidad Pública de Navarra
Instituto I-COMMUNITAS

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search