Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47El origen de los Sitios Reales en...Las residencias reales entre Alfo...

El origen de los Sitios Reales en las Coronas Ibéricas (ss. XIV-XVI): de espacios cortesanos a redes de poder

Las residencias reales entre Alfonso XI y Enrique IV de Castilla: funcionarios y delegados en el mantenimiento de los reales alcázares

Ana Echevarría Arsuaga

Résumé

Los alcázares reales ocupan un lugar de privilegio en el conjunto de los dominios reales, y suponen el embrión de las propiedades que después pasarían a constituir los reales sitios. Su gestión y mantenimiento a lo largo de la etapa medieval aparece descentralizada, condicionada por la capitalidad itinerante del reino de Castilla. En este artículo se estudiarán las formas de ocupación de los edificios de los recintos de los alcázares durante las estancias y ausencias regias, la delegación del cuidado de los alcázares en oficiales reales y otras instancias ciudadanas. Nos acercaremos a los cargos implicados, tanto en la administración como en la casa del rey y en los propios lugares, y estudiaremos cómo se realizaba el mantenimiento de las obras y hasta qué punto se utilizaron maestros y artesanos mudéjares para reproducir el lujo cortesano «a la morisca».

Haut de page

Texte intégral

El alcázar real como parte de los «sitios del rey»

  • 1 Juan Carlos RUIZ SOUZA, «El palacio especializado y la génesis del estado moderno. Castilla y Al-An (...)

1Los alcázares reales medievales son uno de los edificios más representativos dentro del grupo que conformaría a partir del siglo XVI los «reales sitios», en tanto que cumplen con los requisitos principales de su legalidad y entidad: la propiedad real sobre ellos es incontestable; pueden identificarse como lugar de estancia prolongada del rey con su casa y corte, constituyendo una verdadera sede regia; y su construcción y mantenimiento se relacionan con la consolidación de territorios en los que se quería hacer patente la presencia del monarca y su autoridad. Pero no todos los alcázares gozarían de la atención o presencia regia en todos los reinados, ni fueron siquiera el lugar elegido por el rey para establecerse una vez que la arquitectura palaciega evolucionó a formas más urbanas de palacio, que sustituyeron al castillo. Considerados desde la perspectiva de la larga duración, los alcázares pueden considerarse un «antecedente» del real sitio, o simplemente «un tipo de» sitio real. Su origen como fortificación o parte de ella durante el periodo islámico desde la Extremadura del Duero hacia el sur condicionó claramente su función durante la Baja Edad Media, e hizo que se mantuviera una tradición constructiva diferente de la que aparece en otros países europeos. Por otra parte, como señala Ruiz Souza, dentro del proceso de fortalecimiento de la autoridad monárquica a partir del siglo XIII, el palacio como recinto se vio cada vez más como escenario del poder regio, y se aprovechó el tremendo desarrollo de la arquitectura áulico-civil en Al-Andalus para desarrollar en Castilla unos modelos arquitectónicos únicos en Europa, que se denominaron «a la morisca»1.

2Los alcázares reales se denominan en plural precisamente en atención a su característica de espacio multifuncional, constituido por diferentes edificios encargados a menudo por diferentes gobernantes, en los que se aprovechan las diferentes etapas de construcción con distintos fines. Dentro de un alcázar se percibe una diferencia entre la zona militar (alcazaba propiamente dicha) y el uso residencial o palaciego, con edificios para el alojamiento, recreo y funciones de gobierno y representación de la familia real. De hecho, palacio se refiere precisamente a estas salas públicas en las que el rey recibe a los cortesanos, a las embajadas y a sus súbditos, y no tanto al complejo palaciego. Esta diferencia se reconoce ya en el siglo XIII en la Partida II, Tit. VIII, ley XXIX de Alfonso X el Sabio:

  • 2 ALFONSO X EL SABIO, Las Siete Partidas, Madrid: BOE, 2011, I, Partida II, fol. 29vº.

Que cosa es palaçio, e por que lo llaman asy.
Palaçio es dicho en aquel lugar do el Rey se ayunta paladinamente para fablar con los omnes; e es en tres maneras, o para librar los pleytos, o para comer, o para fablar engasaiado. E porque en este lugar se ayuntan los omnes para fablar con el mas que en otro, por eso lo llaman palaçio, que quiere tanto dezir commo jugar paladino; e por ende conviene que non sean y dichas otras palabras synon verdaderas e complidas e apuestas, ca asy es en juyzio que a meester que sean verdaderas e muy çiertas para librar el pleyto derechamente: e sy es en el comer deve seer conplidas segunt conviene a aquel e non ademas; ca non deven de estar muy callando, nin otrosy fablar a la oreia, nin mostrar por signos lo que quisyere dezir commo omnes de orden, nin deven otrosy dar grandes bozes; ca el palaçio en aquella sazon non a de seer muy de poridat, ca serie ademenos, nin de grant buelta, que serie ademas, porque demientre que comieren non an meester de departir, nin de rretraer nin de fablar en otra cosa, synon en aquello que conviene para gobernarse bien e apuestamiente. E quando es para fablar en manera de gasaiado, asy commo para departir o para rretraer, o para jugar de palabra, ninguna destas non se deve de fazer synon commo conviene: ca el departir deve seer de manera que non mengue el seso al omne por el, asy commo ensannandose; ca esta es cosa que saca mucho ayna de su siesto: mas conviene que la faga de guysa que se acreçiente el entendimiento por el, fablando en las cosas con rrazon para allegar a la verdat dellas2.

  • 3 RUIZ SOUZA, «El palacio especializado», p. 108-109, 112-113. Véase el artículo de Dolores Villalba (...)

3La planta centralizada u ochavada, unida a la qubba (traducida como alcoba), se convirtió en la característica principal de los salones del trono, tanto de recepción como de impartición de justicia, y la aparición del salón rectangular sencillo de acceso central, que a veces podía duplicarse, se convierten en los espacios de representación del monarca castellano, y articulan los ejes en torno a los cuales se moverá la corte3.

  • 4 Ruth COSTA GOMES, «Separation and Distinction: How the court experienced the city», in: Acoger, aba (...)

4Otras consideraciones que deben tenerse en cuenta a la hora de estudiar los reales alcázares es su inserción en un contexto altamente urbanizado: la villa o ciudad (medina)4.

5Una de las cuestiones que no suelen tenerse en cuenta es hasta qué punto las propiedades rurales como bosques, fincas recreativas o casas de fieras se gestionaban de forma asociada o independiente de los alcázares principales de la ciudad si se encontraban en su alfoz, aspecto que requeriría de un estudio más profundizado. ¿Compartían personal, gastos, etc., por ejemplo, el palacio y casa de fieras de San Antonio de Segovia y el alcázar? ¿Los bosques de caza circundantes de la ciudad se manejaban a través de las oficinas del mismo alcázar? La falta de documentos de la casa real impide saber si entre los ss. XIII y XV la gestión se encontraba dividida o centralizada en los mismos oficios de corte, y cómo se llevaba a cargo la gestión de las oficinas o de funcionarios aislados.

  • 5 José Antonio RUIZ HERNANDO, El Palacio Real de San Martín en Segovia, Segovia: Diputación de Segovi (...)

6Los alcázares constituían un importante capital simbólico para la dinastía, que se manifestaba a través del historial de obras efectuadas en los edificios por los diferentes miembros de la familia real, y de forma aún más simbólica y gráfica en las galerías de reyes de Segovia y Sevilla. Podemos también plantearnos qué preferencias personales matizaron esta idea de permanencia de la dinastía. Es evidente que tanto la ruptura de una línea dinástica, como por ejemplo el ascenso de los Trastámara al poder, pudo variar el eje de la capitalidad itinerante en Castilla y privilegiar unas ciudades y por tanto unos alcázares sobre otros, pero también la voluntad de un solo monarca pudo alterar estas preferencias. Finalmente, el deseo de establecer oficinas fijas de la administración junto al alcázar real motivó la estabilización progresiva de la casa del rey hasta llegar en el siglo XVI a las capitalidades sedentarias de Toledo y Madrid. Y dentro de una misma ciudad, se observa otro matiz de gusto personal de los reyes en la voluntad de establecer residencia en un lugar determinado, la vivienda urbana del rey, p. ej.: el Palacio Real de San Martín versus el alcázar de Segovia5.

  • 6 Al contrario que lo que menciona Hervé MOUILLEBOUCHE, «The Management of Buildings in the Duchy and (...)

7Un último elemento que cabe considerar es si los reales alcázares se consideraban un asunto de obras públicas para el reino, o privadas, para el rey. Obviamente su parte militar, vinculada a las defensas urbanas y al mando del ejército y abastecimiento de los núcleos urbanos en tiempo de guerra sugerían un uso público, e incluso las obras hidráulicas destinadas a proporcionar agua al palacio y los jardines podían considerarse de utilidad pública si eran compartidas con los ciudadanos, lo mismo que las carreteras de acceso, puentes, norias y canales6. En ese caso, la vinculación de las obras del alcázar con el concejo y la población de la villa sería importante, como vamos a ver.

Cómo colonizar el espacio interior del alcázar cristiano cuando la corte no reside

8El mantenimiento de enormes edificios como los reales alcázares hacía necesario el plantear su habitabilidad permanente, especialmente aquellos edificios que nos eran utilizados directamente por la familia real pero que requerían de arreglos y conservación durante todo el año, todos los años. En el caso de los alcázares heredados de al-Andalus en los diferentes periodos, había que hacer frente también a los cambios derivados del tipo de estructura familiar islámica y la cristiana. De familias extensas de varias esposas y concubinas, con harén y un número de hijos que podían llegar a la veintena y que en muchos casos disponían de habitaciones en el propio recinto, se pasa a familias mucho más reducidas, con una reina y si acaso alguna concubina, que no siempre residía en palacio, y con un número más reducido de hijos. De los múltiples pabellones y palacios (entendidos como salas) se pasó a unos edificios de planta más central y en varios niveles en altura, con unos requisitos de mantenimiento y de obras diferentes.

9Aparte del alcázar principal, donde se encontraban las casas reales y las oficinas para administradores, destaca entre ellos el recinto militar, tanto el que abarcaba el alcázar principal como el cinturón de murallas de los alcázares y otras posibles torres separadas, que podían poblarse con el alcaide y la guarnición militar. Otras casas se destinaban para particulares, generalmente servidores reales, como el conde Nuño Pérez de Lara o el repostero Fernando Sánchez en el alcázar de Toledo; o personas de confianza de la corona, a menudo de la baja nobleza urbana, o bien laboreros que pudieran mantener los huertos y propiedades reales vinculados al palacio en funcionamiento, para cuando fuera necesario su aprovechamiento. Estas donaciones a particulares se solían hacer en el momento del repartimiento tras la conquista, pero luego podían traspasarse una vez completadas otras donaciones, como las de Don Miguel y su esposa María Fernández, en el recinto de los alcázares almohades de Córdoba, que fueron compradas por el obispo:

  • 7 Los documentos existentes en el Archivo de la Catedral de Córdoba fueron editados por Miguel MUÑOZ (...)

las casas q avemos en el Alcaçar ... por precio nombrado XII. mrs bonos alfonsis contados en dineros a XV SS. soldos cada maravedí… e son lindos de estas casas dela una parte el adarve del Alcaçar e dela otra parte el corral ques vuestro e de las. II. partes la cal del Rey7.

  • 8 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 73.

10En la misma collación de Santa María, junto al adarve del palacio obispal y la judería, residía en 1311 el alcalde del rey D. Gonzalo Pérez de Córdoba8.

  • 9 Juan de MORALEDA Y ESTEBAN, «Don Alfonso X el Sabio. Su nacimiento. Palacio en que acaeciera. Juici (...)
  • 10 «Unum alcazar de duobus quos babeo in Toleto, domos, scilicet, que dicitur fuisse de Galiana», Juli (...)
  • 11 Susana CALVO CAPILLA, «La Capilla de Belén del Convento de Santa Fe de Toledo: ¿Un oratorio musulmá (...)

11Aun así, en los inmensos recintos de los alcázares reales quedaban numerosas edificaciones que ocupar, que fueron concedidas a otros actores. Las órdenes militares, por su cercanía al rey en cuanto que asesores militares, y por su capacidad de defensa de los recintos, figuraban evidentemente entre las primeras opciones. Como ejemplo, dentro del alcázar de Toledo, los palacios de época taifa, situados en el Alficén, sobre los que posteriormente se construiría la capilla de Santa Fe9, habían constituido parte de la donación de Alfonso VIII a la orden de Calatrava en la ciudad, junto con una terraza. La orden daría las casas «que dicen de Galiana» de vuelta más tarde a Alfonso X, que las intercambió por otras que habían pertenecido al obispo Gonzalo de Cuenca con la plaza que tenían delante10. En el mismo recinto, la Orden de San Juan tenía un hospital, al que en 1203 se le añadió un solar. La colonización con otras órdenes religiosas no se hizo esperar, y los benedictinos franceses de San Servando reciben la desocupada iglesia de Santa María del Alficén en 1109; las monjas benedictinas se instalan en San Pedro del Alficén, junto al alcázar de al-Ma’mun (hoy Hospital de Santa Cruz); en la puerta de Alfada, que servía de acceso desde Zocodover, había una prisión y junto a ella estaba la ceca11.

  • 12 Juan TORRES FONTES (ed., introd. e índices), Repartimiento de Murcia, Madrid: CSIC, 1960, p. 1-2; J (...)

12Esta ocupación por parte de las órdenes se hace notar en otros alcázares, como el de Córdoba, donde frey Juan Rodríguez, comendador de la Orden de Calatrava, firmó un documento junto con el cabildo para realizar obras en la cerca del alcázar y en sus obras hidráulicas de los huertos junto al río. O en el alcázar menor de Murcia, repartido en la tercera partición llevada a cabo en 1266-1267, donde se situaron los frailes predicadores, don Gregorio, don Gil García de Azagra y la Orden de Santiago en torno a las casas del rey, quedando el real de la reina al norte del recinto12.

  • 13 Dado que los trabajos arqueológicos sobre el recinto se han sucedido, así como las publicaciones so (...)
  • 14 Magdalena VALOR PIECHOTTA e Isabel MONTES ROMERO-CAMACHO, «La transformación de mezquitas en iglesi (...)
  • 15 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 71-72.
  • 16 «Casas Reales del Alcaçar et son estas casas las q se tiene con las casas q diçen de la moneda q de (...)
  • 17 Así lo dice Alfonso X cuando funda la universidad de Córdoba y dispone que los universitarios deben (...)
  • 18 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 69-70.
  • 19 También de época de Alfonso XI es la reestructuración del alcázar de Guadalajara, ciudad que se con (...)
  • 20 El cantero Mahomad también fue artífice del Castillo de El Carpio, obras de la Calahorra y otras mu (...)
  • 21 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 87.

13Otra forma de estudiar la función de los alcázares pasa por los estudios sincrónicos: un ejemplo que puede contrastarse desde la arqueología y la documentación es la evolución de los alcázares cordobeses entre los ss. XII-XIV, que presenta una interesante alternancia entre la ocupación regia y, en este caso, la «desocupación» a cargo del cabildo de la catedral de la ciudad y otras instituciones. Las reformas efectuadas en las casas reales del alcázar aprovechan los restos de un palacio almohade, que se encontraba dividido entre varios propietarios desde el momento de la conquista de la ciudad13. La parte más próxima a la mezquita, y con acceso directo a la misma a través del ala consagrada como iglesia al ocupar Fernando III la ciudad14, estaría ocupada por el palacio episcopal. La fecha concreta de instalación en los edificios la desconocemos, pero ya había tenido lugar antes de 1242, fecha en la que el obispo Don Lope de Fitero realiza allí algunas compras15. El obispado y los canónigos expandieron la propiedad a varias casas más de la zona, constituyendo así un primer patrimonio de la Iglesia en la zona, apartado del resto del recinto del alcázar, que habría quedado en posesión regia, lo mismo que en otras ciudades castellanas. La otra parte de los alcázares califales, identificada ya como las casas reales, se menciona en 1276 y de nuevo en 1376, junto a otras casas que eran posesión del canónigo Gonzalo de Mesa16. Además del palacio, el recinto contaba con su propia capilla, dedicada a San Eustaquio17. Parte de ese recinto real quedó posteriormente en manos de los agustinos, que lo habían recibido por merced de Fernando IV en 1312, junto con una dádiva de 20.000 maravedíes, para que se trasladaran de su antiguo solar en la iglesia de San Julián, fuera de la muralla, que había quedado derruido por las incursiones benimerines18. El cambio de política regia que marca la reconstrucción de los edificios del alcázar real se da en 16 de Febrero de 1328, debido a la necesidad de defender Córdoba del posible ataque de los benimerines, convirtiéndose en todo caso en lugar de acantonamiento de las tropas reales para los avances de los años siguientes19. Por orden de Alfonso XI, la parte de los agustinos fue permutada el 16 de Febrero del año 1328 por el lugar en el que se instalarían definitivamente, el Convento de San Agustín en la plaza del mismo nombre. En ese momento, el rey paraba en la ciudad, donde permaneció un tiempo, pero pronto se desplazó al frente y a sus asuntos en otras ciudades. Una vez pasado ese primer interés, la continuación de las obras de los alcázares se delegaron en el cabildo catedralicio y sus cargos, debido sin duda a la proximidad y facilidad de gestión que eso suponía. En 1348 encontramos al cabildo catedralicio; a frey Juan Rodríguez, comendador de la Orden de Calatrava en la ciudad y a Gómez García de Sotomayor, en representación de todos los que tienen parte en las aceñas del Guadalquivir conocidas como «del Alhadra», encargan al maestro moro Yusuf Carpintero, yerno del maestro Mahomad cantero, conocido suyo por haber participado en otras obras del recinto por encargo del cabildo20, que labre y repare la azuda, hecha de estacas, rama y piedras según un documento posterior que está cerca de la aceña llamada de Don Tello que es propiedad del cabildo, y los portillos que regulan el tránsito del agua. En este recinto, la parte del río y la azuda que está cerca de las aceñas de Don Tello «es del Rey nuestro señor e del alcayde e alcaydes que fueron en los dichos alcaçares»21.

Oficios reales vinculados al cuidado de los alcázares y de la cámara del monarca en ellos

  • 22 Véase introducción a este monográfico. José Eloy HORTAL MUÑOZ, «Los sitios reales como elementos cl (...)

14A pesar de su cercanía a la cámara real, podemos considerar los oficios encargados del mantenimiento de los espacios de la corona como un grupo aparte de funcionarios de la corte, debido a que en muchos casos ni siquiera se encontraban cerca de los reyes, sino que su trabajo era precisamente disponer los edificios para las visitas reales, más o menos frecuentes. La organización de las oficinas encargadas del mantenimiento de los palacios reales en las monarquías europeas parte de la Inglaterra del siglo XIV, con la creación en 1378 de The King’s Works, que estaría compuesta por un clerk ayudado por un comptroller, un chief mason y un chief carpenter, cuya labor estaría principalmente centrada en Londres y alrededores. A ello le siguió en 1388 en Francia, la figura del visiteur general, y se nombró a un maistre maçon des oeuvres du roi par tout son royaume, quien centraría su labor en París y alrededores22. En Castilla observamos una organización bastante diferente, condicionada posiblemente por la descentralización legal de los reinos y por la inexistencia de una capital fija para la corona. Es evidente que desde que la chancillería se instaló en Segovia, y más adelante en Valladolid, parte de la administración económica de los alcázares reales pudo quedar fija en estas ciudades, pero la parte de la casa regia que viajaba con el rey tuvo que transportar con ellos la burocracia necesaria para seguir con la administración de los espacios regios.

  • 23 Antoni FURIÓ, «El rey en la ciudad. Las repercusiones económicas de la presencia del monarca y del (...)
  • 24 HORTAL MUÑOZ, «Los sitios reales», p. 203, Roxane CHILA, «Une cour en ville, au quotidien. Alphonse (...)
  • 25 Cortes de los Reinos de León y de Castilla, vol. II, p. 233-235. Cit. David TORRES SANZ, La adminis (...)

15Entre los oficiales reales, se observa una división entre aquellos que se encuentran físicamente en la corte, cerca del rey y por lo tanto bajo su control directo, dedicados sobre todo al «vestido» de la cámara real, es decir, a los bienes muebles, mientras que aquellos cargos que se ocupaban de los bienes inmuebles se pueden situar en el ámbito de lo local, relacionados con la ciudad en la que se sitúan los alcázares. Analizando el periodo situado entre el ascenso al trono de Enrique III y el final del reinado de Enrique IV, podemos destacar una lista muy similar a la de los funcionarios ya conocidos para la gestión de la Casa Real de Aragón23. El concepto de la casa real como «familia» del rey24, queda explicitado en las Cortes de Toro de 1371, que ofrecen una clasificación de los oficiales del rey, con mención especial de aquellos que no tenían jurisdicción, los «domésticos», que son precisamente aquellos que más nos interesan con respecto a la administración y cuidado de los alcázares reales: el mayordomo, oficio de cuya delegación salieron otros como el camarero mayor, aposentador mayor, repostero, copero, cocinero, encargado de la escudilla, cuchillo, cámara de paños, el clérigo del rey, camareros, porteros; en cuanto a la administración de todo lo necesario para el rey, además de sus tesoreros, existen diversas contadurías como la de la despensa. Relacionados con las caballerizas reales estaban el zacatero (encargado de cortar hierbas o forraje para el ganado), caballerizo, y el cebadero25.

  • 26 Las cuentas relativas a los oficios de corte se encuentran en ACA, Reial Patrimoni, Mestre Racional (...)

16En la Corona de Aragón, estas funciones están mejor identificadas gracias a las cuentas reales, y aparte del Mayordomo real, cargo del que dependerían los demás y que está perfectamente definido en las Ordenaciones de Pedro IV, junto con el Tesorero o Maestre Racional, que se encargarían de la administración, podemos identificar al Camarlengo, el Caballerizo, el Comprador del rey con sus subordinados, el sots-comprador y su ayudante que se relacionaban con los proveedores de abastos de la corte, y el Posadero. El Platero y el Platero de la cocina del Rey, así como el Lavador de la plata, se encargaban de las vajillas26. A falta de una legislación similar a estas ordenaciones, carecemos de un registro sistemático del marco teórico en el que se inscribían estos funcionarios en Castilla.

  • 27 Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ, La cámara real de Juan II de Castilla. Cargos, descargos, cuentas (...)
  • 28 Pablo ORTEGO RICO, «‘Para que non finque de cosa d’ellos memoria alguna’: información, práctica adm (...)

17Dentro de la Casa real/cámara regia castellana, podemos encontrar al Mayordomo real, Contador de la casa, Caballerizo, y Maestresala, entre los cargos de mayor importancia; una serie de cargos menores encargados de la ropa de casa y el adorno textil, como Cobijera, Maestre de paños franceses del rey, Sedero de la cámara del rey, Reposteros de camas, y otros encargados de la vajilla y otros ornatos: Plateros, Platero «que tenia la plata del maestre de Santiago» y Repostero de plata. Finalmente, y de forma más genérica, los mozos de cámara del rey podían encargarse también de estas funciones. A estos oficios de corte podían añadirse aquellos de la administración real que se responsabilizaban de la contaduría de los gastos de los palacios reales y de los inventarios de bienes que el rey movía consigo: dentro de la cámara regia serían el tesorero, el contador mayor, contadores de cámara, repostero de plata y mozo de cámara del rey27. En cada uno de los alcázares sería el alcaide el que debería rendir cuentas, e incluso a veces adelantar el dinero para el mantenimiento del sitio, tal como indica el encabezamiento de una carta enviada por Enrique III a todos los responsables de gestionar recursos del rey, en la que se especifica quiénes deben hacerlo. bajo la responsabilidad de los contadores mayores de cuentas: «alcaydes de los castiellos e casas fuertes e llanas e a todos los otros <ofiçiales>, aportellados qualesquier de todas las çibdades e villas e lugares de los mis regnos e señoríos […] e a otras qualesquier personas que por los dichos reyes mi avuelo e mi padre, que Dios perdone, e por mí, oviestes de recabdar e resçibir e cobrar e despender e pagar e labrar»28.

  • 29 TORRES SANZ, La administración central, p. 45; los oficios con los nombres mencionados en Pero LÓPE (...)
  • 30 Jean Pierre JARDIN (ed.), Suma de reyes du Despensero, París: e-Spania, 2013, Version majoritaire ( (...)

18El testamento de Juan I de Castilla, al ordenar la casa de su sucesor y proponer la continuidad de sus allegados, da una muestra de cómo se ordenaba este servicio de la corte, con su extensión al espacio físico del palacio. Los cargos de la cámara real relacionados con el mantenimiento de los alcázares son pocos en relación con la cantidad de miembros del séquito real encargados de su persona, sobre todo si dejamos de lado el personal encargado de cocinas y banquetes que, aunque hicieran uso de las instalaciones de palacio, salvo el bodeguero, más relacionado con el espacio que ocupa, posiblemente no tendrían una relación directa con él. De la estructura general de la casa del rey, en la época de Juan I tenían oficios especialmente relacionados con las sedes regias, que continuarían durante el primer periodo de su hijo Enrique III, el mayordomo mayor (Pedro González de Mendoza), alférez mayor (Juan Hurtado de Mendoza), camarero mayor (Juan de Velasco), «pero que non aya otros dineros de la camara si non los que agora ha en el nuestro tiempo». En cuanto a la segunda línea de oficiales, estarían como encargado de cámara Lope Ferrández Lope Ferrández; el repostero (el hijo mayor de Día Gómez Sarmiento, mariscal del rey), copero (Álvaro de Albornoz), encargado de la escudilla (Juan Duque), cuchillo (Juan Martínez de Medrano); en la cámara de paños (Diego López de Estúñiga), aposentador mayor (Pedro López Carrillo), camareros y contaduría de la despensa29. Además, conocemos la figura del despensero mayor de la reina Leonor de Aragón, autor de la Suma del despensero, miembro de su consejo y encargado de todo lo relativo a su casa30.

  • 31 CAÑAS GÁLVEZ, La cámara real de Juan II, p. 47-50.

19Con el paso del tiempo, se añaden especializaciones que aparecen en las cuentas e inventarios de la cámara del rey, que han sido estudiados recientemente por Cañas Gálvez: la cobijera, un portero de cámara, los compradores de la cámara, el maestro de paños franceses del rey, los plateros; una división entre reposteros de camas y reposteros de plata, y el sedero de la cámara del rey, algunos de ellos desempeñados por más de una persona, con el consiguiente aumento del gasto de la corte, y más si se duplicaba en la cámara de la reina31.

Fig. 1. Tabla de oficios relacionados con las residencias reales en Castilla

Fig. 1. Tabla de oficios relacionados con las residencias reales en Castilla

El mantenimiento de los palacios reales

  • 32 Rafael FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, «Los hermanos Téllez de Meneses, primeros alcaides de Córdoba en el sigl (...)
  • 33 En 1314 se cita a la viuda de su hijo Gonzalo Gil, así que había debido fallecer ya. Manuel NIETO P (...)
  • 34 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 84; NIETO PULIDO, «Libro de diezmos», p. 133. En 1303 a 14 (...)
  • 35 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 87.

20A cargo de los reales alcázares en todo momento, estuviera o no la familia real en ellos, estaba la figura del alcaide de los reales alcázares en una ciudad determinada, a quien se le obligaba a tener su morada en él, y cuya defensa les estaba encomendada por el rey. Por poner un ejemplo, en Córdoba a los tenentes se les identifica como «del alcaçar» o «que solía tener el alcaçar», cargo es diferente del de alcaide de la ciudad de Córdoba, concedido a la familia de los Téllez de Meneses32. A fines del siglo XIII el cargo lo ostentaba don Juan Gil de Alcázar33. Entre 1311 y 1320 el oficio era desempeñado por Pay Arias de Castro, alcaide del alcázar de Córdoba, portero mayor en Andalucía y alguacil mayor de la ciudad, que se enfrentó a Don Juan Manuel por el oficio, que este reclamaba como dado por el rey34. En 1382 tenemos de alcaide del Alcázar a Juan Martínez de Useda. En 1432 están Francisco alcaide de los alcázares y un lugarteniente llamado Juan de Castro35. Y así podríamos continuar en el tiempo y en cada uno de los alcázares del circuito real.

  • 36 1442-10-31, Béjar (Salamanca) AHNOB/1//OSUNA,C.314,D.60. El poder para hacer el juramento por el al (...)

21Una vez que los alcázares dejaban de utilizarse con regularidad, su atención podía ser delegada en diferentes miembros de la corte, quienes a su vez podían designar a tenentes de rango inferior, dando lugar a un complicado árbol de relaciones. Así, en el juramento del alcaide de Trujillo de 1442 se nos describe uno de estos casos, que tiene como inicio la delegación de poder en Álvaro de Luna por parte de Juan II, para pasar luego a Pedro López de Zúñiga, I conde de Plasencia, quien a su vez tenía como alcaide con residencia física en la fortaleza a Gómez González de Carvajal, que es quien hace el pleito homenaje por poderes concedidos a su pariente García López de Carvajal36.

  • 37 José Luis PASCUAL CABRERO, Las comunidades mudéjares entre Segovia y la Tierra de Pinares: origen y (...)
  • 38 Miguel Ángel LADERO QUESADA, «1462: Un año en la vida de Enrique IV, rey de Castilla», En la España (...)
  • 39 Sentencia de Medina del Campo. Memorias de Don Enrique IV, Madrid: Real Academia de Historia, 1835– (...)

22Al alcaide de los alcázares se añadirían un alcaide del bosque, que se ocupaba de su mantenimiento y explotación para la casa real, en aquellos lugares que dispusieran de este tipo de terreno. A ellos se añaden en la conformación de los cotos reales de caza una red de cazaderos, con sus pabellones de caza, vinculados a cada uno de los alcázares reales. Un buen ejemplo de esto es la política a la vez de protección del espacio natural y su aprovechamiento para las necesidades y gustos de la casa real, creando así una arquitectura que configurara un espacio adecuado y cómodo para la caza y para el despliegue del lujo de la corte, hospedada en un palacio cercano. Este planteamiento movió a Enrique IV a crear en la sierra de Guadarrama una serie de espacios articulados en torno al palacio de Valsaín, para primavera y verano, y El Pardo, vinculados a los alcázares de Segovia y Madrid, pero como lugar de expansión de los mismos37. El Pardo nació como reserva cinegética durante el reinado de Enrique III, quien construyó el primer pabellón, que fue ampliado por Enrique IV y demolido por Carlos I para construir un «palacio de jornada» diseñado por Luis de Vega. Valsaín, considerado en tiempo de Alfonso XI como «monte de oso e puerco en verano et a las veces en invierno» comenzaría como enclave con la construcción de una torre de caza en Orhizuelo, a orillas del Eresma, que sería ampliada por Enrique III y formulada como Palacio en tiempos de Juan II. Enrique IV cercó los montes y realizó otros edificios menores, entre ellos una casa cercana a la ermita de San Ildefonso, que más adelante se convertiría en La Granja. En ese recinto se guardaban sus famosos animales exóticos38. Cada uno de ellos contaba con un alcaide, que fueron Pedro de la Plata, en Valsaín, mencionado repetidas veces en los Libros de pitanzas de la catedral de Segovia entre 1457-1474, y que recibió en 1462 nada menos que 175.424 mrs. para el mantenimiento de los animales, la reparación de una casa y el inicio de las obras de San Ildefonso. En El Pardo designó antes de 1458 a Juan de Córdoba, antes ballestero de caballo del rey, que levantaría la torre de caza en 1462. Ambos fueron acusados de cohecho en la Sentencia de Medina del Campo39.

  • 40 Alicia CÁMARA, «La profesión de ingeniero: los ingenieros del rey», en Técnica e ingeniería en Espa (...)
  • 41 Cristóbal LECHUGA: Discurso del Capitán Cristoval Lechuga en que trata de la artillería y de todo l (...)
  • 42 CÁMARA, «La profesión de ingeniero», p. 158.
  • 43 1465-1-8. S. l. AGS//CCA/EMR, Quitaciones de Corte, leg. 4, 89. Ana ECHEVARRÍA, Caballeros en la fr (...)

23El ingeniero real, por su parte, estaba encargado de labores que requirieran de un conocimiento técnico relacionado con las matemáticas y la geometría, y que podían incluir la hidráulica: para jardines, abastecimiento del alcázar y canalizaciones de aguas de desecho, mientras que otras funciones estaban relacionadas con la defensa, tanto como ingeniero arquitecto de fortalezas, como de adaptación de la misma a las armas de fuego en uso entonces (bombardas), como a la construcción de fosos, minas y túneles en asedios, el allanamiento de caminos o el derribo de partes de las fortificaciones dañadas, y la construcción de máquinas e ingenios de ataque40. Según la definición de un tratadista del siglo XVI, «Podrían hacer palacios suntuosos, jardines, ingenios, acequias, molinos»41. La necesidad de una extrema fidelidad por su parte hace que a menudo se contratara a extranjeros, papel que los mudéjares también podían representar en cuanto a su relación privilegiada con el rey42. En calidad de ingeniero trabajó para Enrique IV Mahomad de Toledo, hijo de Farax, maestre de obras de los reales alcázares de esta ciudad, cobrando la misma ración que su padre por desempeñar varios cargos, lo que da idea del valor que tenía su trabajo para el rey43. El hecho de que su quitación se registrase en Toledo hace pensar que tenía residencia en la ciudad.

  • 44 1488-11-20, Valladolid. AGS, RGS, LEG,148811,62.
  • 45 1494-09-12, Segovia. AGS//CCA,CED,1,137,1.
  • 46 1494-10-27, Madrid. AGS//CCA,CED,1,173,1.
  • 47 1493-06-26. Barcelona AGS//RGS,LEG,149306,129.
  • 48 1494-11-06, Madrid. AGS//CCA,CED,1,205,1

24Dentro del alcázar de Segovia podemos reconocer las ocupaciones de varios de los oficiales del rey, así como la patrimonialización de los cargos en los alcázares de cada ciudad. Así ocurre con dos de los descendientes de Pedro González del Castillo, secretario de cámara del rey Juan II: tanto Diego González del Castillo como su hermano Alonso ejercieron como alcaides de los alcázares de Segovia. La actuación de Diego del Castillo, nombrado hacia 1477 bajo Enrique IV, abarcó varias cuestiones. Como encargado de organizar las velas de vigilancia del alcázar, se le instó a enviar la documentación necesaria para resolver las quejas de los vecinos de Zamarramala sobre sus servicios en el mismo.44 Además fue el encargado de dirigir las obras del alcázar durante los diecisiete años que desempeñó el puesto, adelantando para ello el dinero necesario45. Por ello, se ordenó a Juan Pérez Coronel, encargado de las obras del alcázar de Segovia, que tasase y pagase las obras efectuadas46, para lo que se le autorizó a recaudar los maravedíes pertenecientes a la Cámara Real, procedentes de los bienes secuestrados a los judíos Mayr y Mosé Cohen, vecinos de Plasencia, y a Amarax, vecino de Segovia para emplearlos en las obras del alcázar47. A su vez, se incurrió entonces en deuda con Juan Pérez Coronel por adelantar parte del pago, y para solventarla volvió a autorizarse un pago de 300.000 mrs. que estaban en posesión de Francisco de Mazuelo o Lesmes de Mazuelo, receptores de deudas y bienes de judíos del obispado de Segovia48. El mismo Juan Pérez Coronel se encargaba también de que de este dinero se abonara a Pedro de Malpaso, alcaide del bosque de la ciudad de Segovia, 16.860 mrs., posiblemente por el aprovisionamiento de madera para las obras. La relación entre las diferentes partes del «real sitio» quedan así de manifiesto.

  • 49 Balbina MARTINEZ CAVIRO, Mudejar Toledano. Iglesias y conventos, Madrid, 1980, p. 280
  • 50 1396-10-30, Madrid. AHNOB//FRIAS, C.1, D.15, repetido en 1404-06-04, Toledo. AHNOB//FRIAS, C.1, D.1 (...)

25En otros lugares observamos como oficiales menores realizan también obras en el entorno de los alcázares, que no parece que hayan sido autorizadas directamente por los reyes. Por ejemplo, Juan Gaitán, conocido como «el Viejo», fue portero mayor del rey Juan II en Toledo, y posiblemente trabajara también para su padre49, pues levantó una serie de edificios en torno al alcázar de Toledo que se ordena reiteradamente que se derriben en dos albalaes dictados por Enrique III50. Los edificios anexionados al alcázar de Toledo fueron objeto de un albalá provisorio de Enrique III dirigido a los alcaldes y alguaciles de la ciudad para que se derribasen los edificios levantados por Juan Gaytán junto a la muralla del alcázar real con motivo de una permiso que el rey le había dado para edificar en unos suelos de la alcaicería, sin que se estableciese ningún plazo para ello, lo que ocasionó seguramente la insistencia en un traslado realizado varios años más tarde (1404) para que se hiciera sin demora. La mención de perjuicios en la muralla del alcázar es la razón evidente de esta medida, que se aplica por medio de funcionarios de la ciudad, no de personal de los alcázares.

  • 51 Clara ALMAGRO VIDAL y Antonio ALMAGRO GORBEA, «Obras en el Alcázar de Sevilla en tiempos de Juan II (...)

26Además de todos estos oficios, pagados por el rey, podía recurrirse a delegados de la autoridad real para aspectos puntuales, como veremos, a menudo situados en el entorno del alcázar, aparte del obispo o cabildo catedralicio como hemos visto anteriormente, los alcaldes, concejales y alguaciles de la ciudad correspondiente o algún encargado de obras designado puntualmente. Es el caso de Pedro Fernández de Almonte, veinticuatro de la ciudad de Sevilla, quien fue obrero «de las labores de los alcázares», es decir, responsable de la conservación y reparación del palacio, al menos entre 1431 y 1432, con un salario de 12.000 mrs. El finiquito de la obra indica que se gastaron 51.160 maravedíes en destajos con carpinteros, pintores y albañiles por reparaciones en diversos lugares de los alcázares; a la compra de maderas y los jornales de maestros y peones se destinaron 88.174 maravedíes51. Estas cantidades eran cuantiosas y en línea con las inversiones que se estaban realizando en otras obras importantes de la ciudad, como las de los caños de Carmona, la catedral o las obras públicas municipales, por lo que parece que fue más que un simple arreglo, y se destinó a obras en la Sala de la Media Naranja, que actualmente puede atribuirse al periodo entre 1427-1432, siendo maestro mayor de las obras de los alcázares Sancho Ruiz, y luego su hijo Diego.

  • 52 Rafael DOMÍNGUEZ CASAS, Arte y etiqueta de los Reyes Católicos. Artistas, residencias, jardines y b (...)
  • 53 Todos ellos estudiados en DOMÍNGUEZ CASAS, Arte y etiqueta, p. 66-70, 72-84.

27Aparte de estos cargos, podemos rastrear a una serie de maestros especializados en técnicas particulares, como Juan de Arcos, posible converso, que era maestro mayor de todas las obras de yesería que los Reyes Católicos encargaran en todas las ciudades y villas del reino, con una ración de 1.800 maravedíes anuales52. En Sevilla se registra un «maestre mayor de los albañares e soladores», que recae en la familia de los Agudo, y posteriormente maestro «de las obras de cañería y albañilería de los alcáçares e ataraçanas», para la familia de Hamete Cobexí, posteriormente converso con el nombre de Francisco Fernández. Y finalmente, maestros mayores de carpintería, nombrados directamente por los reyes para los diferentes alcázares con un sueldo menor que los anteriores; maestros mayores de los pintores, y a menor nivel, maestros canteros, albañiles y soladores, carpinteros especializados en carpintería de lo blanco; soladores, empedradores y de azulejos. Ninguno de ellos residía en los alcázares, y eran contratados entre los maestros artesanos de cada ciudad, contándose con un importante elenco para el reinado de los Reyes Católicos, que no es rastreable para reinados anteriores53.

El mantenimiento y obras de los alcázares por parte de maestros mudéjares

  • 54 ALMAGRO VIDAL y ALMAGRO GORBEA, «Obras en el alcázar», p. 52-54, sobre estas técnicas de construcci (...)

28En cuanto a las obras de mantenimiento de los edificios se observa que en varios de los alcázares reales las obras de reparación y edificación son desempeñadas por maestros musulmanes, especializados en las diferentes técnicas requeridas por las obras «a la morisca»54. Estaban encabezados por un maestro mayor de las obras, que dirigía a cantero, yesero, albañiles, carpinteros, y cañeros (que se ocupaban no solo de las canalizaciones de agua, sino también de las emergencias e incendios). En los jardines y huertos debía haber además jardineros y hortelanos. El mecenazgo real y nobiliario cristiano tuvo mucho que decir en esta interacción. Gran parte de estos maestros de obras de la casa real, eran personajes que procedían de familias destacadas entre la comunidad musulmana, y que estaban emparentados con la élite mudéjar con presencia en la corte real. Conocemos a estos maestros a través de las cuentas reales, por ejemplo, un maestro de obras de las fortalezas ganaba 7.200 maravedís al año, lo mismo que el capitán de una guardia real.

  • 55 Ana ECHEVARRÍA y Rafael MAYOR, «Las actas de reunión de una cofradía islámica de Toledo, una fuente (...)
  • 56 Rafael MAYOR y Ana ECHEVARRÍA, «Hermanos y cofrades en la aljama de Toledo a principios del siglo X (...)

29Los maestros de obras se encargaban de la contratación de los maestres de oficios de los gremios necesarios para su trabajo. Ello presuponía la existencia también de talleres con oficiales y aprendices a su cargo, conformando los famosos talleres familiares que conocemos bien para la Corona de Aragón, pero menos para la de Castilla. La profusión de maestres de oficios de los diferentes gremios relacionados con la construcción en las obras públicas y reales de Toledo aparecen en las actas de la cofradía de la mezquita del Solarejo, durante la primera mitad del siglo XV. La familia de albañiles de los Carcacho, Caracacho o Carcachón es otra de las documentadas en la ciudad, concretamente varios de sus miembros aparecen en estas reuniones entre 1402-1405: el maestre (mu ‘allim en árabe) ‛Abd Allah Qrqyua, transcrito como Caracacho por los escribanos cristianos55 junto a los que presumiblemente serían sus sobrinos, Ahmad b. ‛Ali Qarqayuh y Muhammad b. ‛Ali Qarqayuh. Maestre ‘Abd Allah Caracacho, del gremio de la albañilería, situado en la lista de 1404 poco después de las autoridades, debió ser uno de los viejos de la aljama o una de las personas de más relevancia entre los cofrades, pues asiste a prácticamente todas las reuniones. Los miembros de la generación más joven, Ahmad, Muhammad y ‛Abd Allah b.‛Ali Qarqayuh, aparecen pronto también como maestres, mostrando cómo ascienden de categoría social los miembros de las familias del gremio de la construcción, y su continuidad en la cofradía durante varias generaciones56. En este momento desconocemos el nombre del alcalde mayor de los alcázares.

  • 57 Juan II le nombra repartidor mayor de los servicios e medios servicios, 1452-4-6. Yepes. AGS//EMR, (...)
  • 58 Gerard WIEGERS, Islamic Literature in Spanish and Aljamiado. Yça of Segovia, his Antecedents and Su (...)
  • 59 Diego ENRÍQUEZ DEL CASTILLO, Crónica de Enrique IV, Aureliano Sánchez Martín (ed.), Valladolid: Uni (...)
  • 60 DOMÍNGUEZ CASAS, Arte y etiqueta, p. 332.
  • 61 Para las obras realizadas para la estancia de los reyes en Segovia en 1462 hay unas cuentas detalla (...)

30Unos años más tarde, surge la figura de Farax al-Çadafe, alcalde mayor de los moros y maestro mayor de las obras de Toledo (1446). Sus orígenes fueron probablemente modestos, pues figura como moro yesero y albañil, exento de pagar ciertos impuestos de la aljama desde antes de 1435. Posteriormente ascendió a maestro mayor de los alcázares de la ciudad, repartidor mayor del servicio y medio servicio del reino, y finalmente alcalde mayor de las aljamas del reino57. Contemporáneamente en Segovia, era maestro de las obras del alcázar maestre Yuça de Segovia, al que se ha querido identificar con el "maestro Xadel, alcalde" que aparece firmando las obras de la Sala de los Reyes, y que se ha relacionado con Yça ibn Yabir o Yça Gidelli, muftí de la ciudad, traductor del Corán junto a Juan de Segovia y autor de la recopilación de leyes Breviario sunní58. La variable Yça/Yuça es habitual entre los mudéjares castellanos, si bien asumir que un experto jurista, que destacó por su desempeño de la ley entre los mudéjares, pudo a la vez ejercer como maestro de obras de uno de los principales alcázares del reino, es un poco arriesgado. Con el avance de los estudios sobre la aljama segoviana, podremos ver si esta identificación se mantiene. La referencia al maestre Yuça, que es tangencial en la documentación pues aparece en la concesión a su hijo del cargo de maestro de obras para los alcázares de Segovia y Madrid, demuestra por un lado la patrimonialización del oficio, y por otro la movilidad de los talleres de construcción. Lope hijo del maestre Yuça, a pesar de estar afincado con vecino en Madrid, pudo acompañar a la corte en sus desplazamientos entre los dos alcázares. Además, hay que recordar que Madrid limitaba con el alfoz de Segovia, y era mucho menos importante como ciudad; por otra parte, Enrique IV tenía especial preferencia por estos dos sitios y los cotos reales relacionados con ellos, y posiblemente intentara unificar su administración59. El otro palacio regio establecido en Segovia, junto a la iglesia de san Martín, habitualmente ocupado por la reina Juana y los infantes, tenía su propio casero, Martín de Toledo, confirmado como encargado del bienestar de los reyes Isabel y Fernando cuando estos se desplazaban a Segovia60. Además, Isabel le nombró portero de cámara de su casa y corte. Lo que podría parecer un cambio en el gusto por los alojamientos urbanos se matiza por el recurso al alcázar como sede regia cuando los reyes se establecen en la ciudad, pues alternan ambos lugares. Aparte se encontraba el palacio de san Antonio, donde también se realizaron obras61.

  • 62 DOMÍNGUEZ CASAS, Arte y etiqueta, p. 62-63, 176.
  • 63 Ana ECHEVARRÍA, «Las aljamas mudéjares castellanas en el siglo XV: redes de poder y conflictos inte (...)

31El maestro Lope estaba también a cargo de las obras en los sitios reales que se encontraban entre los dos alcázares, concretamente las realizadas en la torre de El Pardo en 1474, para la que se le extendieron varios documentos62. Su cercanía a los Reyes Católicos facilitó que en 1480, en la cúspide de su carrera, fuera nombrado alcalde mayor de las aljamas de Segovia y Madrid, aunque nunca fue admitido en el cargo por los mudéjares de Segovia, que se oponían a la existencia de un alcalde mudéjar en lugar de estar sometido directamente a la jurisdicción cristiana que se les aplicaba desde hacía varios años63. Solo dos años más tarde, sería sustituido por el maestro Farax, maestro mayor de las obras del alcázar de Toledo, como nuevo alcalde mayor y repartidor de las aljamas.

  • 64 Gonzalo M. BORRÁS GUALIS, «Los artífices del mudéjar: maestros moros y moriscos», en Actas del XIII (...)

32Los nombramientos de maestros mayores musulmanes y conversos de moro para los reales alcázares se suceden durante los reinados de Enrique IV y los Reyes Católicos. Estos, a su vez, elegían a artesanos y obreros que trabajaban en cada uno de los alcázares en las diferentes especialidades, y muchas veces estaban relacionados con ellos por parentesco64. Su selección está claramente relacionada con el primer aspecto que tratábamos al comenzar este trabajo: la incorporación de la arquitectura áulico-militar andalusí a los gustos y necesidades de la casa real castellana, que necesitaba entonces un cuerpo de obreros y maestros especializados precisamente en esta forma de construir.

Conclusiones

33Falta por realizar un estudio pormenorizado, tanto por reinados como por alcázares, del personal empleado por la casa y corte de Castilla en la Baja Edad Media para el mantenimiento de sus alcázares, palacios y sitios reales. Es evidente por la documentación que no existía una oficina centralizada para todos los lugares que podían considerarse «sede regia», pero una incipiente organización de casas y sitios reales se puede encontrar ya con Enrique IV. En parte esto vendría dictado por la multiplicidad de reinos y capitales dentro de las posesiones de la corona castellana, con diferente idiosincrasia y legislación. También vendría determinado por la capitalidad itinerante, que hacía que el personal se desplazase de un sitio a otro, y que estuvieran a menudo en servicio solo cuando el rey se acercaba a su lugar de residencia, en el caso de los oficios menores. Por el momento no se han hallado rastros de la existencia de una organización administrativa de las propiedades regias, establecida en la Cámara de Castilla, donde los contadores reciben los libros de cuentas de los diferentes oficiales de la corte y, presumiblemente, los fiscalizarían. Es posible que nuevos estudios o el hallazgo de nueva documentación permita avanzar en esta línea.

Haut de page

Notes

1 Juan Carlos RUIZ SOUZA, «El palacio especializado y la génesis del estado moderno. Castilla y Al-Andalus en la Baja Edad Media», en Jean PASSINI y Ricardo IZQUIERDO BENITO (coords.): La ciudad medieval: de la casa principal al palacio urbano: Actas del III Curso de Historia y Urbanismo Medieval, Toledo: Consejería de Educación, Ciencia y Cultura, 2011, p. 93-128, p. 95, 99-100.

2 ALFONSO X EL SABIO, Las Siete Partidas, Madrid: BOE, 2011, I, Partida II, fol. 29vº.

3 RUIZ SOUZA, «El palacio especializado», p. 108-109, 112-113. Véase el artículo de Dolores Villalba Sola en este monográfico.

4 Ruth COSTA GOMES, «Separation and Distinction: How the court experienced the city», in: Acoger, abastecer y financiar financiar la corte: las relaciones entre las cortes ibéricas y las sociedades urbanas a finales de la Edad Media, Alexandra BEAUCHAMP et al. (ed.), Valencia: Universidad de Valencia, 2019, p. 53-63.

5 José Antonio RUIZ HERNANDO, El Palacio Real de San Martín en Segovia, Segovia: Diputación de Segovia, 2014.

6 Al contrario que lo que menciona Hervé MOUILLEBOUCHE, «The Management of Buildings in the Duchy and County of Burgundy at the times of the Valois Dukes», in: José Eloy HORTAL MUÑOZ y Merlijn HURX (eds.), Building the Presence of the Prince: The Institutions Responsible for the Construction and Management of the Buildings of European Courts (14th-17th centuries), Turnhout: Brepols, 2024, p. 29.

7 Los documentos existentes en el Archivo de la Catedral de Córdoba fueron editados por Miguel MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos para la historia del alcázar de Córdoba de los reyes cristianos», Boletín de la Real Academia de Córdoba de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, 26 (72), 1955, p. 69-88; p. 71-72.

8 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 73.

9 Juan de MORALEDA Y ESTEBAN, «Don Alfonso X el Sabio. Su nacimiento. Palacio en que acaeciera. Juicios sobre el mismo rey», Boletín de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, IV (10-11), 1921, p. 5-15.

10 «Unum alcazar de duobus quos babeo in Toleto, domos, scilicet, que dicitur fuisse de Galiana», Julio GONZÁLEZ, El Reino de Castilla en la época de Alfonso VIII, 2 vols., Madrid: CSIC, 1960, II, p. 328-329, doc.  98 y III, doc. 862; la orden daría las casas «que dicen de Galiana» de vuelta más tarde a Alfonso X, que las recibió nombrándolas en extenso, pero sin especificar en ningún momento que fueran aquellas en las que nació Copias certificadas de las escrituras del archivo de la orden de Calatrava, realizadas por frey Antonio de León Xarava, t. 4 (años 1261-1300) – AHN//OM, L.1344, fol. 50rº. Cit. Emma SOLANO, La orden de Calatrava en el siglo XV, Sevilla: Universidad de Sevilla, 1978, p. 264-265; Enrique RODRÍGUEZ-PICAVEA, La formación del feudalismo en la meseta meridional castellana. Los señoríos de la orden de Calatrava en los siglos XII y XIII, Madrid: Siglo XXI, 1994, p. 133-135. Agradezco a la Dra. Clara Almagro su ayuda en la localización de esta documentación.

11 Susana CALVO CAPILLA, «La Capilla de Belén del Convento de Santa Fe de Toledo: ¿Un oratorio musulmán?», Madrider Mitteilungen, 43, 2002, p. 353-375; p. 355-356.

12 Juan TORRES FONTES (ed., introd. e índices), Repartimiento de Murcia, Madrid: CSIC, 1960, p. 1-2; Julio NAVARRO PALAZÓN, «El Alcázar Menor de Murcia en el siglo XIII. Reconstrucción de una finca palatina andalusí», in: Jean PASSINI y Ricardo IZQUIERDO BENITO (coords.): La ciudad medieval: de la casa principal al palacio urbano: Actas del III Curso de Historia y Urbanismo Medieval, Toledo: Consejería de Educación, Ciencia y Cultura, 2011, p. 145-188, p. 155.

13 Dado que los trabajos arqueológicos sobre el recinto se han sucedido, así como las publicaciones sobre los mismos, que se completan cronológicamente, cito la más reciente, en la que se contienen referencias a las anteriores. Alberto LEÓN MUÑOZ, «El Alcázar Cristiano y las fortificaciones urbanas de Córdoba en época bajomedieval», Castillos de España, Monográfico Provincia de Córdoba, Córdoba: Universidad de Córdoba, 2021, p. 59-77.

14 Magdalena VALOR PIECHOTTA e Isabel MONTES ROMERO-CAMACHO, «La transformación de mezquitas en iglesias. El modelo andaluz», Anuario de Historia de la Iglesia Andaluza, XI, 2018, p. 99-115.

15 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 71-72.

16 «Casas Reales del Alcaçar et son estas casas las q se tiene con las casas q diçen de la moneda q dexo al cabildo Gonçalo de Mesa e con el adarve del Alcaçar q va facia el río». MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 74-75.

17 Así lo dice Alfonso X cuando funda la universidad de Córdoba y dispone que los universitarios deben celebrar las fiestas de Sta. María «en la capiella Sant Eustaçio en el nuestro alcaçar». MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 77. Además de eso, los reyes tenían dentro de la catedral de Santa María otra capilla, dedicada a San Clemente, y el cabildo disponía dentro del palacio episcopal de una capilla dedicada a Santiago.

18 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 69-70.

19 También de época de Alfonso XI es la reestructuración del alcázar de Guadalajara, ciudad que se concedió a la reina doña María. Julio NAVARRO PALAZÓN, «El Alcázar Real de Guadalajara. Un nuevo capítulo de la arquitectura bajomedieval española», in: Arqueología de Castilla-La Mancha. I Jornadas, Cuenca, 13-17 de diciembre de 2005, Cuenca: Universidad de Castilla-La Mancha, Junta de Comunidades de Castilla la Mancha, 2007, p. 583-613.

20 El cantero Mahomad también fue artífice del Castillo de El Carpio, obras de la Calahorra y otras muchas en la ciudad y su provincia. No está el documento completo. MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 86.

21 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 87.

22 Véase introducción a este monográfico. José Eloy HORTAL MUÑOZ, «Los sitios reales como elementos clave de las monarquías europeas de la edad moderna: una aproximación», Studia Historica-Historia Moderna, 42 (2), 2020, p. 197-217, p. 201.

23 Antoni FURIÓ, «El rey en la ciudad. Las repercusiones económicas de la presencia del monarca y del séquito real en Valencia», in: Acoger, abastecer y financiar, Alexandra BEAUCHAMP et al. (eds.), p. 255-301.

24 HORTAL MUÑOZ, «Los sitios reales», p. 203, Roxane CHILA, «Une cour en ville, au quotidien. Alphonse le Magnanie et Naples (1442-1458), in: Acoger, abastecer y financiar, Alexandra BEAUCHAMP et al. (eds.), p. 35-52.

25 Cortes de los Reinos de León y de Castilla, vol. II, p. 233-235. Cit. David TORRES SANZ, La administración central castellana en la Baja Edad Media, Valladolid: Universidad de Valladolid, 1982, p. 45, 61, 78. Sobre la evolución del mayordomo mayor a un título puramente honorífico que dejaría paso a un mayordomo de la casa del rey para funciones domésticas específicas, p. 76-82.

26 Las cuentas relativas a los oficios de corte se encuentran en ACA, Reial Patrimoni, Mestre Racional, Llibres ordinaris de la tesorería del rei; escribanía de ración del rei 833,835. Estudiados por FURIÓ «El rey en la ciudad» y Alexandra BEAUCHAMP, «La composition de la casa i cort du roi d’Aragon: normes et pratiques au début du règne de Pierre le Cérémonieux», Erasmo: Revista de Historia Bajomedieval y Moderna, 1, 2014, p. 21-42: 30-33, donde prueba que los pagos se relacionan directamente con la procedencia y distancia respecto a su propia casa de los oficiales.

27 Francisco de Paula CAÑAS GÁLVEZ, La cámara real de Juan II de Castilla. Cargos, descargos, cuentas e inventarios (1428-1454), Madrid: La Ergástula, 2016, p. 23-46.

28 Pablo ORTEGO RICO, «‘Para que non finque de cosa d’ellos memoria alguna’: información, práctica administrativa y contractualismo en el cobro de albaquías durante el reinado de Enrique III de Castilla (1398-1404)», Cuadernos de Historia de España, 88, 2021, p. 111-208, p. 194-195. Agradezco al Dr. Pablo Ortego su amabilidad al facilitarme este documento y sus ideas sobre la administración central de las propiedades reales

29 TORRES SANZ, La administración central, p. 45; los oficios con los nombres mencionados en Pero LÓPEZ DE AYALA, Corónica de Enrique III, C.L. y H.M. WILKINS (eds.), Madison:Spanish Seminar, 1992, p. 42-43.

30 Jean Pierre JARDIN (ed.), Suma de reyes du Despensero, París: e-Spania, 2013, Version majoritaire (ms. H), 126-128.

31 CAÑAS GÁLVEZ, La cámara real de Juan II, p. 47-50.

32 Rafael FERNÁNDEZ GONZÁLEZ, «Los hermanos Téllez de Meneses, primeros alcaides de Córdoba en el siglo XIII», Boletín de la Real Academia de Córdoba de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes, 41 (92), 1972, p. 93-126.

33 En 1314 se cita a la viuda de su hijo Gonzalo Gil, así que había debido fallecer ya. Manuel NIETO PULIDO, «El «libro de diezmos de donadíos de la catedral de Córdoba», Cuadernos de Estudios Medievales y Ciencias y Técnicas Historiográficas, 4-5, 1979, p. 125-162, p. 133.

34 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 84; NIETO PULIDO, «Libro de diezmos», p. 133. En 1303 a 14 de enero FemandoIV concede varias franquezas a los moradores del castillo de Espejo que tenía Pay Arias de Castro. Antonio BENAVIDES, Memorias de D. Fernando IV de Castilla, Madrid: Imprenta de José Rodríguez, 1860, II, pp. 340-342. En una carta de pago otorgada por Pedro Díaz de Toledo, hermano del arzobispo de Toledo Gonzalo Díaz Palomeque, se lo menciona como Ruy Arias de Castro, alcaide del alcázar de la ciudad de Córdoba. 1314-07-16, Córdoba. AHNOB//BAENA, C.70, D.71.

35 MUÑOZ VÁZQUEZ, «Documentos inéditos», p. 87.

36 1442-10-31, Béjar (Salamanca) AHNOB/1//OSUNA,C.314,D.60. El poder para hacer el juramento por el alcázar de Trujillo en AHNOB/1//OSUNA,C.314,D.59.

37 José Luis PASCUAL CABRERO, Las comunidades mudéjares entre Segovia y la Tierra de Pinares: origen y evolución, Tesis doctoral. Madrid: UNED, 2019. Agradezco a José Luis Pascual que me haya facilitado las informaciones que siguen.

38 Miguel Ángel LADERO QUESADA, «1462: Un año en la vida de Enrique IV, rey de Castilla», En la España medieval, 14, 1991, p. 237-274: 252-256. También citados en Alonso de PALENCIA, Crónica de Enrique IV, ed. A. PAZ Y MELIÁ, Madrid: Revista de Archivos, 1904, 4 vols., II, p. 84-85, 108-109, 196; Diego de VALERA, Memorial de diversas hazañas, ed. J. de M. CARRIAZO, Madrid: CSIC, 1941, p. 292, 295.

39 Sentencia de Medina del Campo. Memorias de Don Enrique IV, Madrid: Real Academia de Historia, 1835–1913, II, p. 343-344; PASCUAL CABRERO, Las comunidades mudéjares, p. 127.

40 Alicia CÁMARA, «La profesión de ingeniero: los ingenieros del rey», en Técnica e ingeniería en España I: el Renacimiento. Ed. Manuel Silva Suárez. Zaragoza: Institución “Fernando el Católico”/Universidad de Zaragoza, 2004, p. 125-165: p. 135-136, 156. Sobre el valor de la experiencia y la formación junto a otros profesionales, p. 138.

41 Cristóbal LECHUGA: Discurso del Capitán Cristoval Lechuga en que trata de la artillería y de todo lo necesario a ella. Con un tratado de fortificación y otros advertimientos, Milán, 1611, cit. CÁMARA, «La profesión de ingeniero», p. 140.

42 CÁMARA, «La profesión de ingeniero», p. 158.

43 1465-1-8. S. l. AGS//CCA/EMR, Quitaciones de Corte, leg. 4, 89. Ana ECHEVARRÍA, Caballeros en la frontera: la guardia morisca de los reyes de Castilla, Madrid: UNED, 2006, p. 114, 180-181. Sobre la transmisión familiar de estas técnicas, CÁMARA, «La profesión de ingeniero», p. 160.

44 1488-11-20, Valladolid. AGS, RGS, LEG,148811,62.

45 1494-09-12, Segovia. AGS//CCA,CED,1,137,1.

46 1494-10-27, Madrid. AGS//CCA,CED,1,173,1.

47 1493-06-26. Barcelona AGS//RGS,LEG,149306,129.

48 1494-11-06, Madrid. AGS//CCA,CED,1,205,1

49 Balbina MARTINEZ CAVIRO, Mudejar Toledano. Iglesias y conventos, Madrid, 1980, p. 280

50 1396-10-30, Madrid. AHNOB//FRIAS, C.1, D.15, repetido en 1404-06-04, Toledo. AHNOB//FRIAS, C.1, D.16. En la colección de los Fernández de Velasco.

51 Clara ALMAGRO VIDAL y Antonio ALMAGRO GORBEA, «Obras en el Alcázar de Sevilla en tiempos de Juan II», Archivo Hispalense, 309-311, tomo CII, 2019, p. 43-64; p. 46-47. El documento es de 18 de junio de 1442 y está editado al final del artículo.

52 Rafael DOMÍNGUEZ CASAS, Arte y etiqueta de los Reyes Católicos. Artistas, residencias, jardines y bosques, Madrid: Alpuerto editorial, 1993, p. 61.

53 Todos ellos estudiados en DOMÍNGUEZ CASAS, Arte y etiqueta, p. 66-70, 72-84.

54 ALMAGRO VIDAL y ALMAGRO GORBEA, «Obras en el alcázar», p. 52-54, sobre estas técnicas de construcción y su precio en la década de 1440.

55 Ana ECHEVARRÍA y Rafael MAYOR, «Las actas de reunión de una cofradía islámica de Toledo, una fuente árabe para el estudio de los mudéjares castellanos», Boletín de la Real Academia de la Historia, Tomo CCVII, Cuaderno III, 2010, p. 257-293, fol. 2rº, 3rº, 4rº, 5rº, 6rº, 7vº, 9vº, 10vº. Jean Pierre MOLÉNAT, «Les mudéjars de Tolède: professions et localisations urbaines», in: Actas del VI Simposio Internacional de Mudejarismo, Teruel: Centro de Estudios Mudéjares, 1995, p. 429-435: p. 431.

56 Rafael MAYOR y Ana ECHEVARRÍA, «Hermanos y cofrades en la aljama de Toledo a principios del siglo XV», Anaquel de Estudios Árabes, 26, 2015, p. 163-185, p. 180.

57 Juan II le nombra repartidor mayor de los servicios e medios servicios, 1452-4-6. Yepes. AGS//EMR, MP, LEG. 1, 155-156 y confirmado por Enrique IV: 14-6-1454. Medina del Campo, AGS//EMR,MP,LEG. 13,10. Cit. DOMÍNGUEZ CASAS, Arte y etiqueta, p. 62, 65, 177; Jean Pierre MOLENAT, «Une famille de l'élite mudéjare de la Couronne de Castille: les Xarafí de Tolède et d'Alcalá de Henares», Mélanges Louis Cardaillac, Túnez, 1995, vol. I, p. 765-772: p. 768; idem, «Alcaldes et alcaldes mayores de moros de Castille au XVe siècle», in: Regards sur al-Andalus (VIIIe-XVe siècle), ed. François GÉAL, Madrid: Casa de Velázquez, 2006, p. 147-168: ECHEVARRÍA, Caballeros, p. 179-180, 250.

58 Gerard WIEGERS, Islamic Literature in Spanish and Aljamiado. Yça of Segovia, his Antecedents and Successors, Leiden: Brill, 1994, p. 148; ECHEVARRÍA, Caballeros, p. 143, 181-182.

59 Diego ENRÍQUEZ DEL CASTILLO, Crónica de Enrique IV, Aureliano Sánchez Martín (ed.), Valladolid: Universidad de Valladolid, 1994, p. 159. De ahí la designación de la sección del Archivo General de Simancas (AGS//Casas y Sitios Reales, leg. 97, LADERO QUESADA, «1462: Un año en la vida», p. 239, donde se encuentra el libro de cuentas de Juan de Tordesillas, camarero mayor de Enrique IV, mientras su padre había sido copero mayor de Juan II y Enrique IV, y luego lo hizo para Isabel I en la misma capacidad. RGS,LEG,147912,45 y AGS//RGS,LEG,148005,228.

60 DOMÍNGUEZ CASAS, Arte y etiqueta, p. 332.

61 Para las obras realizadas para la estancia de los reyes en Segovia en 1462 hay unas cuentas detalladas de Juan de Tordesillas, LADERO QUESADA, «1462: Un año en la vida», p. 250-252; para las realizadas en los desplazamientos de Isabel I a principios de su reinado, Pablo ORTEGO RICO, «1480: Un año en la corte de Isabel I de Castilla», En la España Medieval, 46 Núm. Especial, 2023, p. 253-287, p. 256-258.

62 DOMÍNGUEZ CASAS, Arte y etiqueta, p. 62-63, 176.

63 Ana ECHEVARRÍA, «Las aljamas mudéjares castellanas en el siglo XV: redes de poder y conflictos internos», Espacio, tiempo y forma. Sección III- Historia Medieval, 14, 2001, p. 93-112, p. 101-102.

64 Gonzalo M. BORRÁS GUALIS, «Los artífices del mudéjar: maestros moros y moriscos», en Actas del XIII Simposio Internacional de Mudejarismo: Teruel, 4-5 de septiembre de 2014, Teruel: Centro de Estudios Mudéjares, 2017, p. 19-30.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. Tabla de oficios relacionados con las residencias reales en Castilla
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49192/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 229k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Ana Echevarría Arsuaga, « Las residencias reales entre Alfonso XI y Enrique IV de Castilla: funcionarios y delegados en el mantenimiento de los reales alcázares »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 21 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/49192 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.49192

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search