Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47El origen de los Sitios Reales en...La administración de los sitios r...

El origen de los Sitios Reales en las Coronas Ibéricas (ss. XIV-XVI): de espacios cortesanos a redes de poder

La administración de los sitios reales castellanos en la década de 1580: la institucionalización de la Junta de Obras y Bosques

Félix Labrador Arroyo

Résumés

La Junta de Obras y Bosques alcanzó su madurez institucional durante el reinado de Felipe IV, cuando comenzó a definirse de manera clara el patrimonio real, al mismo tiempo que se consolidaba el sistema de los Sitios Reales. Si bien, fue durante el reinado de Felipe II, sobre todo en la década de 1580, cuando esta institución encargada de la administración, gestión, conservación y guarda de los bosques y Sitios Reales, además de tener otras competencias de carácter jurídico, artístico o de gracia real, se fue consolidando e institucionalizando, al mismo tiempo que los sitios y bosques reales se integrarían en una continuidad territorial de orden cortesano. En este contexto, la Jornada de Portugal obligó a dotar a esta institución de una impronta más institucional, ya que la misma se preveía larga y era necesario dar respuesta a las necesidades administrativas, económicas y jurídicas de estos espacios singulares, que se reflejaría en los años siguientes de la mano de Mateo Vázquez y de Juan de Ibarra.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo se inserta dentro de las actividades del Proyecto Puente del Programa Propio de lnvestigación de la URJC, convocatoria 2022 “Conservar es Innovar. El patrimonio de lo Real a lo Rural: Madrid y su entorno” (ConInMad/V1254).

Texte intégral

  • 1 Entre otros, destacamos Francisco Javier DÍAZ GONZÁLEZ, La Real Junta de Obras y Bosques en la époc (...)
  • 2 Como muestra, los trabajos de María Victoria GARCÍA MORALES, “La merced del oficio de maestro mayor (...)
  • 3 Félix LABRADOR ARROYO, “Gasto y financiación de los oficiales y obras de los Reales Sitios (1612-16 (...)

1En las últimas décadas, desde las Historias del Derecho y de las Instituciones, la metodología de los estudios de la Corte y la Historia del Arte, se ha prestado atención a la Junta de Obras y Bosques, abordando cuestiones que tienen que ver con su nebuloso origen, los motivos de su creación, su evolución hasta su desaparición en tiempos de Carlos III, sus integrantes y las funciones que tuvo1, así como los oficiales vinculados con las obras reales2, su financiación y el mantenimiento de la misma3. Sin embargo, todavía quedan cuestiones por analizar, como, por ejemplo, su proceso de institucionalización dentro de la evolución de la administración de la Monarquía Hispana.

2En este trabajo, pretendemos analizar este proceso en la década de 1580, teniendo en consideración, principalmente, documentación procedente del Instituto Valencia de Don Juan, pues la Jornada de Portugal, que se preveía larga, permitió a Felipe II, en colaboración con los herederos políticos del cardenal Espinosa, poner en práctica la definitiva institucionalización de la Monarquía y culminar las reformas que se pusieron en marcha algunos años antes bajo la sombra de la Confesionalización. El “Rey Prudente” viajaría a Lisboa para tomar posesión de su nuevo reino, acompañado por un grupo de servidores selectos, que tomarían las decisiones de carácter político, mientras que en Madrid se quedarían los Consejos de la Monarquía para asumir tareas rutinarias de gobierno bajo la dirección de cardenal Granvela, que había sido llamado a Madrid desde Italia, donde llegaría en julio de 1579.

  • 4 Para la transformación institucional de la Monarquía de Felipe II me remito a José MARTÍNEZ MILLÁN (...)
  • 5 J. MARTÍNEZ MILLÁN y C. J. CARLOS MORALES (dirs.), ibid.
  • 6 Sobre la creación de la Junta de Noche, Santiago FERNÁNDEZ CONTI, Los Consejos de Estado y Guerra d (...)

3En este sentido, se produciría una clara separación entre lo político, ejercido principalmente por miembros de la nobleza, y lo jurisdiccional, es decir, el ejercicio técnico de la administración, que recaería en los Consejos y Juntas, que estaría en manos, mayoritariamente, de letrados4. En este proceso se produjo, desde 1579, la creación de los Consejos de Italia, Aragón, Guerra y Portugal, así como la aprobación de nuevas ordenanzas para los Consejos de Flandes y de la Cámara5, y la formación, durante la Jornada de Aragón de 1585, de la Junta de Noche6, ajustándose así los mecanismos de funcionamiento del sistema “polisinodial” característico del gobierno y administración de la Monarquía Hispana, que también influiría en la administración y gobierno de los asuntos de obras y bosques y que conoció, en esta década de 1580, un desarrollo institucional destacable.

La situación de la Junta de Obras y Bosques antes de la década de 1580: unas breves notas

  • 7 Instituto Valencia de Don Juan (en adelante IVDJ), Envío 100, carpeta 41, fol. 344rº. El origen de (...)

4En una memoria de Francisco de Prado, secretario de Obras y Bosques, de 23 de febrero de 1634, se señalaba que el origen de la institución encargada de la administración, gestión, gobierno y jurisdicción de las obras y casas reales fue una Junta que “pareçe que por costumbre está assentada desde el año de 545 a esta parte, que es del tiempo que se hallan libros…”7. Ahora bien, esta Junta no tuvo continuidad institucional en el tiempo ni peso de gobierno hasta mucho más tarde; siendo, seguramente, una reunión ad hoc formada por miembros de la Cámara, encargada de gestionar los asuntos de las obras y bosques para intentar abordar labores de conservación y mantenimiento de la heterogénea diversidad de palacios y cazaderos reales que heredó Carlos I, así como de su guarda, conservación y protección y para tratar de resolver los problemas jurisdiccionales que se pusieron de manifiesto con las comunidades próximas o con otros propietarios de tierras lindantes con las primeras cédulas de límites.

  • 8 José M. SANZ HERMIDA, «Las representaciones geográficas como elementos de prestigio y representació (...)

5Estos espacios reales configuraban un gran espacio cortesano que polarizaba territorios y poblaciones aledañas y transformaba y reestructuraba paisajes, con una jurisdicción especial, pues se establecían límites para garantizar, proteger y preservar la caza, los bosques y los recursos silvícolas del soberano, convirtiéndose en espacios vertebrados en función de una estructura administrativa que comenzaba por el rey y que se iría complejizando con el paso de los años8.

  • 9 Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, “La Junta de Obras y Bosques”, p. 2048.

6La multiplicidad de estos espacios reales diseminados por el reino, aunque concentrados tras la fijación de la capital en Madrid en torno a la capital, eran complicados de administrar y gestionar pues faltaba una institución que los relacionase, gestionándose a través de la elaboración de ordenanzas, instrucciones, provisiones y cédulas para su gobierno, lo que demoró la consolidación institucional en un único organismo de gestión de las obras y bosques. De este modo, esta complejidad provocaría la necesidad de desarrollar y articular una institución que administrase, gobernase y conservase este patrimonio privativo de los monarcas; es decir, como ha indicado el profesor Ezquerra, los Sitios Reales crearían la Junta de Obras y Bosques, y no ésta a los Sitios Reales9.

  • 10 Pedro de CERVANTES y Manuel Antonio de CERVANTES, Recopilación de las Reales Ordenanzas y Cédulas d (...)
  • 11 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 345rº.
  • 12 José MARTÍNEZ MILLÁN y Carlos J. de CARLOS MORALES, ibid., p. 509.
  • 13 Francisco J. DÍAZ GONZÁLEZ, ibid., p. 13 y José MARTÍNEZ MILLÁN y Carlos J. de CARLOS MORALES, Ibid (...)

7De este modo, podemos observar como a comienzos del reinado de Felipe II, en 1559, se perfiló la composición y el funcionamiento de una Junta de Obras y Bosques10, si bien, carecía de instrucciones, decretos ni órdenes, siendo el primer documento conocido un decreto de 18 de noviembre de 1568 que se dio a Martín de Gaztelu para ejercer como su secretario, tras el fallecimiento de Pedro del Hoyo que lo fue desde 1556 y que, a su vez, sustituyó a Juan Vázquez de Molina, que lo era desde su constitución en 1545, teniendo que despachar estos asuntos con los miembros del Consejo de Cámara11. Unos años más tarde, en 1572, se constituiría una comisión para entender los asuntos de las obras, así como las cédulas y provisiones para las compras de los sotos y dehesas que se incorporaban al Monasterio de San Lorenzo de El Escorial o Aranjuez y los arrendamientos de tierra de este último lugar12, que podría suponer el paso previo a la recuperación, desde el punto de vista institucional, de la Junta de Obras y Bosques en 1575, cuando se confirmó la autoridad y autonomía jurisdiccional de la Junta frente a la Cámara de Castilla. Un poco más tardes, en 1577, ya actuaban de manera colegiada en las cuestiones de las obras y sitios reales el licenciado Fuenmayor, Francisco Hernández de Liébana, el licenciado Juan Tomás, el contador Garnica y el consejero de Castilla, don Iñigo de Cárdenas13, poniendo de manifiesto la separación de los temas de la Cámara de los de Obras y Bosques. La complejidad en la gestión y la administración de las obras y Sitios Reales provocó el restablecimiento de la Junta de Obras y Bosques.

La Junta de Obras y Bosques en la década de 1580: cambio de personas

  • 14 Además, el principal ejercicio de “este oficio es satisfacer a las cartas que los ministros y ofici (...)
  • 15 Al darle el oficio de secretario de las Obras y Bosques se le hizo entrar en el Consejo de Cámara, (...)

8Sin embargo, esta Junta carecería todavía de una impronta institucional, lo que ocurriría durante la Jornada de Portugal, que coincidiría con el fallecimiento del secretario Martín de Gaztelu, en septiembre de 1580, y que tenía, entre otras funciones, los asuntos de las obras y bosques y las cuestiones de administración, personal y de gobierno del Alcázar de Madrid, la Casa de Campo, la Casa Real de El Pardo, la fundación y dotación del Monasterio de San Lorenzo El Real y la Fresneda, el bosque y Alcázar de Segovia, Arévalo, el Abrojo, Aranjuez, Aceca, los alcázares de Toledo y Sevilla, el Lomo del Grullo y la Alhambra de Granada, cuyos despachos eran acordados en el Consejo de Obras y Bosques (así denominado en 1581) y que eran señalados por el licenciado Fuenmayor, don Iñigo de Cárdenas y el contador Garnica14. También era responsable de los nombramientos de la caza de montería y volatería, así como de las cuestiones de la Caballeriza de Córdoba, donde se juntaba con el prior don Antonio de Toledo, caballerizo mayor, y con el licenciado Fuenmayor y Garnica15.

  • 16 IVDJ, Envío 7, t. I, fol. 206rº. Sobre este personaje Ana GUERRERO MAYLLO, “Estilo de vida de un bu (...)

9Para suplir a Gaztelu, el primero de noviembre de 1580, estando el rey en Badajoz, se ordenó que todos los billetes con letra a mano del rey se recogiesen en un cajón con buena cerradura, sin verse, y los guardase Francisco González de Heredia para entregarlos a quien el monarca mandase, guardando la llave del cajón el presidente de Castilla hasta que el soberano estuviese en Madrid, mientras que los billetes que no se hubiesen ejecutado se remitiesen de nuevo cerrados y sellados al rey. A este secretario le tocarían además los asuntos del patronato real, obras pías y de las órdenes militares, por lo que recibiría 200 ducados de salario y un asiento de contino. Por su parte, los papeles que tocaban al Escorial y a las obras y bosques se debían de entregar a Juan de Ibarra, apadrinado por Mateo Vázquez y que había servido bajo Gaztelu, aunque no disfrutase de su favor, por inventario ante escribano, no dándole más salario, aparte de los 200 ducados que ya tenía, pero sí un asiento de contino16.

  • 17 IVDJ, Envío 7, t. I, fol. 206rº.
  • 18 IVDJ, Envío 55.

10El secretario Mateo Vázquez intervino en el devenir de esta decisión real, aunque la misma parece que no fue su primera apuesta17, ya que, en un principio, quiso que otra de sus “criaturas”, Antonio de Eraso, fuese el encargado de los asuntos de obras y bosques; el cual, llegó a presentar antes de recibir una respuesta oficial, un memorial al monarca, el 14 de diciembre de 1580, en donde señalaba que estos asuntos podían estar en manos del propio Mateo Vázquez18. Finalmente, Juan de Ibarra se encargaría en Castilla de llevar los asuntos de las obras y bosques mientras que en Lisboa estos temas eran tratados por Mateo Vázquez, quien se los comunicaría directamente al monarca.

  • 19 IVDJ, Envío 7, t. II, fol. 107.
  • 20 La amistad entre ambos era manifiesta. A. GUERRERO MAYLLO, ibid., p. 42.
  • 21 Pedía la devolución del cargo y el prestigio que le habían quitado Ibarra y Hurtado (IVDJ, Envío 10 (...)

11Este nuevo sistema generó malestar entre los gobernadores y alcaldes de los Sitios Reales, tal como reflejó Rogier Patié siendo gobernador de Aranjuez19, ya que estaban acostumbrados a tratar directamente con el monarca las cuestiones referentes a su administración y gobierno, mientras que ahora, toda comunicación debía de pasar por manos de Ibarra o de Vázquez, con el lógico malestar de estos oficiales por la novedad, que, sin duda, limitaba los cauces de comunicación directa con el soberano. Asimismo, el nombramiento de Ibarra no fue bien acogido por todos los oficiales de las obras y bosques. Sin duda, las amistades previas influirían en esta percepción. En este sentido, el 26 de mayo de 1583, el alcalde Francisco de Contreras, que servía en la Casa de Campo, puso de manifiesto como por la usencia del monarca acudían a “Juan de Ibarra como secretario, a Luis Hurtado20 como veedor y a otras personas allegadas a vuestra Magestad” particulares que estaban realizando sus jardines en sus casas de Madrid para pedirles materiales, esquejes, plantas o autorización para que los jardineros reales trabajasen en sus casas, lo que autorizaban y provocaba un perjuicio al monarca. También indicaba que permitían en el servicio a oficiales que no ejercían bien sus funciones y que los mantenían por ser sus protegidos, como en el caso del sobrestante, que era amigo del vino y poco cumplidor21. Lo que sin duda había en estas quejas era un proyecto de remoción en algunos cargos, poniendo Ibarra personas de su confianza, y alejando a algunos oficiales vinculados con el anterior secretario Martín de Gaztelu. Para estos cambios se aprovecharon algunas de las visitas que comenzaron en estos años y que veremos un poco más adelante.

  • 22 F.J. DÍAZ GONZÁLEZ, ibid., p. 73.

12Durante la Jornada de Portugal, una vez que se solucionó la cuestión de la secretaría, se produjeron diferentes nombramientos en este Consejo de Obras. Todos ellos estarían vinculados al partido castellanista, destacando el conde de Barajas y Rodrigo Vázquez de Arce, perdiendo peso en las decisiones el contador Garnica y de don Iñigo de Cárdenas22. La entrada del conde de Barajas fue muy celebrada, como lo puso de manifiesto el licenciado Muñoz en carta al monarca de 3 de abril de 1581 tras ser informado por Ibarra del nombramiento, ya que se esperaba que con él se regularizasen las reuniones del Consejo:

  • 23 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, núm. 349rº.

con q aya de entrar el conde de Barajas en Consejo de Obras me e alegrado mucho, porque avra dueño en los negoçios, y asi les paresçe a todos […]. Supplico a vuestra merced que le escriua le encargue me faborezca en lo que osfreçiere, que por si caso se aura de proueer Juez de Bosques me podría hazer merced y ternialo por bueno por quedar aquí siruiendo a vuestra merced23.

  • 24 José MARTÍNEZ MILLÁN y Carlos J. de CARLOS MORALES, ibid., p. 208.

13Al mismo tiempo, en Portugal, el secretario Mateo Vázquez elaboró, el 12 de julio de 1582, unas advertencias para aliviar de trabajo al monarca, en donde a Felipe II se le hacía participé solo de las materias de Inquisición, Cámara, Patronato, Obras y Bosques, Casas Reales, Estado y Guerra24.

  • 25 Manuel RIVERO RODRÍGUEZ e Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, ibid., p. 415.
  • 26 IVDJ, Envío 7, t. I, fol. 212rº-213vº.

14Tras regresar de Lisboa, este proceso de institucionalización del gobierno de los asuntos de obras y bosques se mantuvo y vio reforzado, de nuevo, con una Jornada, en este caso la de Aragón, de 1585, que puso de manifiesto como las reformas administrativas experimentadas por la Monarquía estaban ocupando los negociados y la gestión de las obras y casas reales25. En este sentido, Mateo Vázquez escribió a Juan de Ibarra, con copia al conde de Barajas, para informarle que se le había hecho merced, el 18 de noviembre, del título de secretario, teniendo que refrendar despachos de obras y bosques y servir “en el mismo ministerio según y de la manera que su magestad ordenó lo hiziesse después que falleció el secretario Gaztelu”, indicándole que “sea muy en hora buena haver llegado la hora que tanto havemos deseaso de ver a v.m. secretario de su majestad”26.

  • 27 IVDJ, Envío 90, caja 129, fol. 609rº, carta del licenciado Ortega a Mateo Vázquez de 4 de septiembr (...)
  • 28 Archivo General del Palacio Real de Madrid (en adelante AGP), Administración General (en adelante A (...)

15Sin embargo, el regreso de este Jornada parece que no sentó especialmente bien al proceso de institucionalización de la Junta de Obras y Bosques, pues esta, en todo 1586, apenas tuvo actividad. Así lo puso de manifiesto el licenciado Ortega a su protector Mateo Vázquez en diferentes cartas27, o el propio secretario Ibarra al señalar que “… las juntas se tenían mui raras vezes, por que todo lo resolvía Su Md”, poniéndose, además de manifiesto, una mayor participación del confesor Chaves en la toma de decisiones en detrimento de la propia Junta28.

16Como han señalado los profesores Rivero y Ezquerra

  • 29 Manuel RIVERO RODRÍGUEZ e I. J. EZQUERRA REVILLA, ibid., p. 414.

el interés de Felipe II por mantener esta discrecionalidad, propicia a un control directo e inmediato de su patrimonio, explica el mantenimiento del expediente comisarial en este ámbito y la consiguiente dificultad para seguir el rastro de una Junta de Obras y Bosques como tal29.

  • 30 Además, también se le encargó evaluar los daños ocurridos en los alrededores de El Pardo (excluidas (...)

17Es decir, el soberano, en estos momentos, tras la creación de la Junta de Noche, prefería gobernar los asuntos de obras, casas y bosques reales de manera discrecional, cambiando constantemente las competencias y cometidos de los alcaldes jueces de bosques y de los gobernadores y alcaldes de los Sitios Reales, sin tener muy en cuenta la opinión de la Junta. Sin embargo, en los años siguientes, esta dinámica convivió con un intento de institucionalizar la Junta que coincide con el nombramiento del licenciado Francisco de Belvis Galarza como juez de bosques, el 30 de junio de 1588, al mismo tiempo que se le encargaba la averiguación de los daños provocados por la caza de El Pardo en el trienio 1586-88, cuyo resultado se debía de enviar al secretario Juan de Ibarra30.

Las actividades de la Junta de Obras y Bosques en la década de 1580

  • 31 Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, El Consejo Real de Castilla en el espacio cortesano (siglos XVI-XVIII) (...)
  • 32 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 361rº-vº, Juan de Ibarra a Mateo Vázquez a 27 de febrero de 1581.

18Una de las funciones principales de la Junta o Consejo de Obras y Bosques sería la de articular el gobierno de un territorio propio de disfrute y uso privativo del soberano, a través del desarrollo de una serie de normas, instrucciones y restricciones de uso, así como la creación de un aparato administrativo encargado de la gestión, gobierno, obras, conservación y guarda de estos lugares reales31. En todo este proceso se vería reforzada la cuestión jurisdiccional, de inspección y visita de las obras y de los bosques, puesto que el monarca iría restringiendo y limitando los derechos y privilegios de las comunidades o particulares sobre el territorio incorporado o afectado por un sitio real32.

19En la década anterior destacaría la elaboración de la ordenanza de 23 de julio de 1572 para El Pardo, que también se usaría en el resto de los bosques reales, si bien se aprecia una indecisión en la manera de gestionar los asuntos de la caza y de las obras y bosques, propia de otras comisiones creadas en tiempo del cardenal Diego de Espinosa para reformar el gobierno de la Monarquía. Ahora bien, en esta década, sin duda debido a los cambios llevados a cabo antes y durante la Jornada de Portugal, observamos una línea de actuación coherente en cuanto al desarrollo de nuevas instrucciones de gobierno.

  • 33 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 348rº-360vº.
  • 34 María de los Ángeles TOAJAS ROGER, “Las ordenanzas de Aranjuez en los siglos XVI a XVIII: referente (...)
  • 35 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 208rº.

20Así, podemos destacar la aprobación el 7 de junio de 1582 de una nueva instrucción para el gobierno y administración del Real Heredamiento de Aranjuez, donde se detallaban las funciones y obligaciones de los oficiales y los arrendamientos y rentas, de 14 artículos, que no era más que un reglamento de aplicación de las instrucciones de 1563 que se dieron a don Juan de Ayala, comendador de Beas33. Este nuevo reglamento fue emitido por la Junta de Obras y Bosques y firmado por el Conde de Barajas, el licenciado Fuenmayor y don Iñigo de Cárdenas34. Esta instrucción venía acompañada de un dibujo con los límites, indicándose que se habían solucionado algunos de los problemas por daños de caza, tal y como escribió Andrés de Salazar, el 4 de noviembre de 1582, a Mateo Vázquez35.

  • 36 Beatriz TEJERO VILLARREAL, “El Real Sitio de la Casa del Campo de Madrid”, Torre de los Lujanes, 17 (...)

21Poco después, el 7 de diciembre de 1585 se aprobó la Relación e Instrucción que hemos mandado ordenar para la buena guarda, gobierno y conservación de nuestro heredamiento de la Casa del Campo que está en esta Villa de Madrid, que tomaba como modelo las provisiones y cédulas que se habían dado para la conservación del bosque de El Pardo36. Al margen de la instrucción el rey señalaba que la misma se hacía “Por convenir así a nuestro servicio y a la buena guarda y gobierno y conservación del nuestro heredamiento de la Casa del Campo”. Esta instrucción establecía, entre otras cuestiones, que hubiese un teniente de alcalde “nombrado por su majestad el cual ha de parar y vivir de ordinario en ella para visitar continuamente y ver cómo trabaja la gente que llevare salario o jornal de su majestad en los jardines, huertas y bosques del dicho heredamiento”. También se indicaba

  • 37 AGP, Administraciones Patrimoniales, Casa de Campo, caja 18, exp. 3.

que toda la fruta y rosa y otras cosas que hubiere y produjere y recogieren en la dicha Casa del Campo y sus jardines, fuera de la que se ha de reservar para el servicio de su majestad y alteza, no se disponga de nada de ello sin orden de su majestad, avisando a los tiempos que se hubiere de coger para que entonces se les dé la que hubieren de guardar [o que] el dicho alcaide y en su ausencia el teniente ordenaran que en el jardín y cuadros de los frutales y huertas y todo lo demás comprendido dentro de la zanja de la dicha Casa del Campo y lo a ello anejo, trabajen y se ocupen de ordinario solamente los jardineros, arbolistas, guardas y peones que forzosa y necesariamente fueren menester. Y no más teniendo consideración a los que serán menester que trabajen en invierno y en la primavera y en verano, y que esto lo hagan a las horas y con la continuación a que son obligados. Y que el dicho alcaide y teniente reciban los que fueren necesarios y despidan lo que no lo fueren a su tiempo, con comunicación y parecer de los oficiales de su majestad de las obras del Alcázar de la dicha villa de Madrid, que han de pagar a la dicha como está ordenado y se acostumbra, teniendo cuenta con que, no habiendo falta en el servicio y buen recaudo de lo sobre dicho, se excusen los jardineros, peones y personas que no fueren menester. Las cuales, ninguno de ellos, no se han de ocupar ni tener cargo de componer ni poblar con plantas ni hierbas de su majestad ni en otra manera, jardines ni huertas de otras personas particulares de su majestad, ni fuera de ella ni en otra ninguna cosa, durante el tiempo que ganaren salario o jornal de su majestad sin orden, so pena que el que lo contrario hiciere sea castigado y despedido37.

  • 38 Félix LABRADOR ARROYO, “Política de príncipes: el desarrollo institucional y normativo de los sitio (...)
  • 39 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 401rº-402vº.

22Esta instrucción de 1585 culminaba el trabajo emprendido desde comienzos de la década, cuando se puso de manifiesto la necesidad de dotar de autonomía a la Casa de Campo frente a El Pardo y de reformar y actualizar su planta de oficiales. Así se manifestaba, por ejemplo, en una cédula de 4 de junio de 1580, que sacaba a este lugar de la administración de El Pardo con el objeto de mejorar la situación del real sitio, limitar las tensiones con los municipios aledaños y mejorar la conservación de la caza y de los recursos económicos del bosque38; o unos meses más tarde se volvía a poner de manifiesto cuando Juan de Ibarra escribía a Mateo Vázquez el 5 de enero de 1581 y le avisaba de “que tiene mucha neçesidad de reformación [la Casa de Campo] y que esta se a de començar por la cabeça que es de donde proçede el daño”. En este escrito critica al alcalde Contreras, señalando que no cumplía con sus cometidos, al tiempo que repasaba los diferentes empleados que servían allí39.

23También en 1585 se aprobó una nueva instrucción para la conservación de la caza y bosque en el Lomo del Grullo, en Sevilla, que además serviría para generar unos ingresos con los que mantener el Alcázar sevillano, como se hacía con el Soto de Roma y la Alhambra granadina:

  • 40 Consulta de 3 de abril de 1585 (IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 95rº.).

Hauiendo sido Vuestra Magestad informado que hauia mucha desorden en el bosque de los Palacios del Lomo del grullo que es annexo a los Alcáçares de Seuilla y que demás de caçarse públicamente en él, también se apascentauan ganados de diferentes personas de ordinario, y se talaua y arrancaua el monte para hazer carbón40.

  • 41 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 95rº.

24Esta instrucción fue el resultado de diferentes informes y documentos analizados por la Junta y por el conde de Olivares, alcaide de los alcázares sevillanos desde 1581, y de las ordenes que el monarca dio a Antonio Guevara para ver “del remedio que podría hauer” y a Juan Núñez de Illescas, quien señaló que “todos dizen que aquel bosque se puede beneficiar mejor de lo que ha estado, y hazerse buena renta en él, y que conuiene se haga mayor prouisión para la Guarda del dicho bosque, y de la caça del”41.

  • 42 Félix LABRADOR ARROYO y Koldo TRÁPAGA MONCHET, “La configuración del espacio y la explotación fores (...)

25Asimismo, en estos años, se produjo la institucionalización del gobierno del Soto de Roma, enclave próximo a Granada y que permaneció en manos de la Corona por su riqueza forestal, a pesar de diferentes propuestas y proyectos de venta en las décadas de 1560, 1570 y comienzos de los 8042:

  • 43 Consulta de 13 de abril de 1585 (IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 94rº-vº.).

En la Junta se ha visto (como Vuestra Magestad mandó) lo que el conde de Barajas consultó a Vuestra Magestad habiendo visto la consulta del Consejo de Hacienda sobre la guarda y conservación del Soto de Roma y nombramiento del Juez que es necesario para ello, como lo ha habido siempre, y también un memorial que se le dio al conde de algunos excesos […] y asimismo lo que el Presidente de Granada a quien se ordenó que informasse sobre ello […] ha paresçido que importa mucho que esto se assiente de una vez y se le de la instrucción y orden que en la conseruación del dicho Soto se ha de guardar por ser muy a propósito para el servicio de la corona43.

  • 44 AGP, Registros, libro de cédulas VII, fol. 141-49. Esta ordenanza suponía la fijación de toda una s (...)

26Además de su riqueza forestal, que sería usada para el encabalgamiento de la artillería en lugares como Málaga, Sevilla o Cartagena, y para la construcción naval, de sus rentas se mantendría la Alhambra ya que, por cédula de 3 de febrero de 1581, refrendada por el secretario Mateo Vázquez, se consignaron 6.000 ducados para las obras en la Alhambra. Sin embargo, a pesar de este programa, en las postrimerías del reinado, la situación del Soto iba a empeorar, tal y como se desprende del informe remitido al secretario Ibarra en 1587 por parte del arquitecto Juan de Minjares. Al final de esta década también podemos señalar otro programa de administración y gobierno, cuando el 12 de marzo de 1589, se aprobaron unas ordenanzas para el gobierno del caz de Colmenar de Oreja44.

27Una de los aspectos más destacados en la gestión, gobierno y jurisdicción de los sitios y bosques reales fue la elaboración de disposiciones normativas sobre sus límites, con el doble objetivo de delimitar el territorio y de conservar la caza y los recursos agrícolas, forestales y silvícolas, dotando de entidad propia al territorio de estos reales sitios y, por otro, establecer quién y cómo se ejercía el gobierno y fijar los delitos y penas de los furtivos, así como las cuestiones vinculadas con el pago de los daños de caza. En esta década se elaboraron, sobre todo durante la Jornada de Portugal, nuevos decretos de límites en donde se fijaba una reducción de los mismos para mejorar la guarda y conservación y reducir, en la medida de lo posible, los gastos provocados por los daños de la caza.

  • 45 José Manuel MORÁN TURINA y Fernando CHECA CREMADES, Las casas del rey: casas de campo, cazaderos y (...)

28La Junta de Obras y Bosques conservaba la capacidad de comprobar la aplicación en ese espacio de los mandatos originados por la necesidad de proteger el carácter específico de los Sitios Reales mediante visitas y averiguaciones, lo que se traducía en unos límites de estos espacios cambiantes, cuyo cumplimiento directo correspondía al alcalde juez de Bosques, y su supervisión a la propia Junta45.

  • 46 P. CERVANTES y M. A. CERVANTES, ibid., p. 545-51.
  • 47 María de los Ángeles TOAJAS ROGER, ibid., p. 93.

29En estos años, se produjo la fijación de los límites de caza en Valsaín, aprobados el primero de mayo de 1579 (que fueron revisados el primero de abril de 1593) y por cédula de 26 de marzo de 1580 se aprobaban unos nuevos límites en El Pardo, que reducían los recogidos en 157246 y que serían de nuevo reducidos por otra de 20 de enero de 1591, así como se fijaron unos nuevos límites en Aranjuez, por cédula de 23 de julio de 158647.

  • 48 AGP, AG, leg. 1209, caja 1, exp. 20.

30Este proceso de reducción de límites vino acompañado, en esta década, por nuevas adquisiciones que permitieron configurar Sitios Reales ya existentes, como Aranjuez o El Escorial, o crear nuevos espacios, como Vaciamadrid en 1589, que se adquirió a los herederos de Sebastián de Santoyo. En el primero de los casos, menos conocido, podemos señalar la operación realizada en septiembre de 1582 con la orden Calatrava por la tercera parte de la dehesa del Castañar, la adquisición, el 17 de septiembre de 1585, de dos fanegas y media de tierra de sembradura en el prado de Salobral, en la dehesa de Alhóndiga, en el término de Borox, o la compra este mismo año del Soto de las Cuevas, junto a Colmenar de Oreja, así como la compra el 24 de febrero de 1587 de la isla del Soto de Tembleque e islas que llamaban “Madre de los postigos”, que lindaban con la dehesa y Soto del Redondillo y el trueque, el 26 de octubre de este último año, con los vecinos de Borox de unas tierras que se agregaron en la vega de la Serba, en la dehesa de Alhóndiga, con una extensión de 61 fanegas y 56 estadales a cambio de 53 fanegas y 178 estadales en la dehesa de la Higuera, así como los Sotos del Gasco y Jembleque que eran de Seseña48. Todas estas incorporaciones hicieron que el 20 de junio de 1588 se hiciese una relación de la hacienda, posesiones, preeminencias, derechos y aprovechamientos que el rey tenía en Aranjuez, Otos y Aceca.

  • 49 IVDJ, Envío 99, carpeta 39, fol. 242rº-250vº.

31Sin embargo, esta década de 1580, fue poco prolífica en cuanto al desarrollo de normas, ordenanzas e instrucciones que regulasen las obras realespues estas continuaron, sobre todo, aprovechando lo realizado en la Jornada de Portugal. Sin duda, la aprobación de la instrucción que se dio en 1579 para el buen gobierno de las obras del alcázar de Madrid, Casa de Campo y El Pardo había clarificado mucho la situación, aunque en un primer momento esta norma generó dudas, como puso de manifiesto Juan de Herrera, el 18 de agosto de dicho año, al secretario Francisco González de Heredia49. Así, por ejemplo, en relación con el tercer punto de la instrucción señalaba que

  • 50 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 242rº. Aparte de estas consideraciones, señalaba que en las obras (...)

el precio y las condiciones las a de hazer el maestro y aparejador o qualquiera de ellos, y después de hecho dar cuenta al veedor de lo que es. Y al veedor toca tomar la seguridad de los destajeros y quales han de ser los oficiales y el conoscer la perfection de cada uno de ellos y el elegirlos es propio del maestro. Y fuera bien advertir aquí las cosas que suceden quando las obras se dan a destajo para ver el remedio que en ellas podría aver por ser de importancia. En lo demás la condición está buena50.

  • 51 José María DE AZCÁRATE RISTORI, “Instrucción para las construcciones reales en el siglo XVII”, Bole (...)
  • 52 Para ver otras cédulas e instrucciones Félix LABRADOR ARROYO, “Política de príncipes…”, p. 208-14.
  • 53 Archivo General de Simancas (en adelante AGS), Casa y Sitios Reales (en adelante CSR), leg. 265, fo (...)

32Con todo, esta instrucción se mantuvo vigente hasta 1615, cuando se aprobaron las Instrucciones Generales para las Obras Reales51. Se podría decir que el modelo para las obras, con las probaturas previas, se fijó en las décadas de 1560 y 157052, aunque en los años objeto de este trabajo podemos destacar unas ordenanzas aprobadas el 5 de junio de 1588 para la Alhambra53, que se acompañarían por una cédula, de 20 de septiembre de 1589.

  • 54 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 83rº-88rº.

33Sin embargo, a lo largo de esta década, como en las anteriores, fueron corrientes los informes que se realizaban en relación con la situación y necesidades de las obras. En este caso, por ejemplo, podemos destacar el remitido desde El Escorial el 10 de noviembre de 1583, en donde se informaba de la situación de las obras, del personal de las mismas y sobre la conservación futura54:

  • 55 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 83rº-85vº.

a perpetuidad y conseruaçión de la obra me pareze que Su Magestad tiene nezessidad de poner en esta su cassa una persona principal el qual sea alcayde, y guardamayor de las dehessas de la herrería y fresneda, y dehessas o prados que a ellas se juntaren, y esta persona podría ser algún comendador no cassado, a quien se le diesse la tenencia por merced de Su Magestad, con cargo de visitar cada día el monasterio55.

  • 56 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 206rº-207rº.
  • 57 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 206rº-207rº.

34Antes de aprobar unas nuevas ordenanzas, de fijar unos nuevos límites o de cambiar cuestiones vinculadas con las obras, se llevaban a cabo visitas, las cuales, eran una práctica común en la acción de la administración castellana. Poco antes de su fallecimiento, Martín de Gaztelu consideró necesario visitar las obras y la congregación de San Lorenzo, ya que se había puesto de manifiesto las diferencias que había entre el alcalde mayor del Escorial y el contador Cabrera56. En este documento indicaba a Juan de Ibarra los inconvenientes que podía haber para la administración del real patrimonio si la visita no se hacía correctamente, poniendo como ejemplo, la que, en 1567, el licenciado Ortega realizó a los oficiales del bosque de Segovia y que “priuó a algunos dellos de sus offiçios y hasta oy no se an proueydo aquellos”, la que el mismo Ortega llevó a cabo a los oficiales del Alcázar de Madrid y que tras las apelaciones de los afectados se quedaron sin condena y “que después acá ay más descuydo que antes en el seruicio de Vuestra Magestad”, o la que realizó el licenciado Valcárcel a los oficiales del Alcázar de Sevilla y que tras más de 4 años el asunto estaba sin resolver, tras la apelación, en el Consejo de Cámara57.

  • 58 Ibid.
  • 59 AGP, Registros, libro de cédulas VIII, fol. 224vº-228rº; IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 376rº, 37 (...)

35En este tiempo, el 3 de mayo de 1580, Juan de Ibarra informaba al monarca de que en breve se llevaría a cabo una visita de los oficiales del Alcázar de Madrid58, y en agosto de 1580 hubo una visita llevada a cabo por Francisco Lorenzo de Villavicencio, el licenciado Ortega y los alcaldes de El Pardo a Valsaín, en donde pusieron de manifiesto como el aumento de los límites perjudicaban a la ciudad de Segovia, recomendado reducir los mismos a Mateo Vázquez59. Villavicencio aducía que el rey tenía reservadas y limitadas para la caza más de 50 leguas de tierra en el corazón de Castilla (límites de Aranjuez, El Pardo y Valsaín), lo que, sin duda, generaba mucho perjuicio a sus súbditos, por lo que

  • 60 Informe de 20 de enero de 1581 (IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 381rº).

parece no ser lícito tomar tanta tierra en medio de lo mejor de su reyno para su recreación, con tantos y tan claros daños de sus vasallos y si los que hace la caça como de los que reciben los lugares quitándoles las tierras que llevarán pan, cevada, vino y otras cosas necessarias para la vida humana, las quales tuvieran los vasallos más abundantes y más baratos si hubiera más tierras que las llevaran y ahora ay menos y valen más caras por tener tanta tierra ocupada en el pasto y cría de la caça, habiéndola Dios criado y dado a los hombres para su sustento60.

  • 61 AGS, CSR, leg. 305, fol. 147-148; IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 36rº-38vº, 148rº.
  • 62 AGP, Registros, libro de cédulas VI, fol. 79vº-80rº. El nombramiento fue ratificado el 17 de julio (...)

36Poco después, en Lisboa, Felipe II firmó la inspección de las obras de Aranjuez que llevó a cabo el doctor Pérez Manuel, por cédula de 26 de mayo de 158161, informando de la misma en mayo de 1583. Esta visita supuso la caída del gobernador Alonso de Mesa y del veedor Gabriel de Santoyo, entre otros muchos (véase tabla 1), y el nombramiento en interinidad de Luis Osorio, como gobernador, alcalde y guarda mayor de Aranjuez, por cédula de 26 de mayo de 1582, mientras se resolvía definitivamente la cuestión de Mesa62.

  • 63 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 51rº-52rº.

Tabla 1. Relación de 10 de enero de 1584 de todas las personas que habían sido condenados en Aranjuez tras la visita63

Persona

Oficio que desempeñaba

Condenación

Alonso de Mesa

Gobernador

Privación del oficio por un año y 197.910 maravedís (en adelante mrs) para la cámara y hacienda y mil mrs para obras pías o para pagar deudas de salarios

Los herederos de Alonso Frías de Miranda

Mayordomo y pagador

12.000 mrs

Gabriel de Santoyo

Veedor y proveedor

48.562 mrs

Francisco de Torres

Contador

Seis meses de suspensión del oficio y 4.244 mrs

Francisco Temiño

Ejecutor

Un año de suspensión de oficio y 6 mil mrs.

Miguel Cambronero

Tenedor de materiales y casero Aceca

Un año suspensión del oficio de tenedor de materiales y 9.093 mrs para la cámara y otros treinta mil mrs

Diego del Valle

Escribano

Tres meses de suspensión del oficio y 5.000 mrs para la cámara

Juan de Soto

Alguacil

Dos mil mrs para la cámara

Francisco Holueq

Alguacil

No fue condenado con ninguna pena

Juan de Castro

Maestro de obras

111 reales

Licenciado Carrión

Apercibido para que cumpla con su obligación

Juan Peinado

Ayuda de veedor y mayoral de las vacas

Condenado al pago de 1.375 mrs

Alonso Robleño

Sobrestante mayor

Fue declarado culpable de no haber usado de su oficio con la diligencia y cuidado, pero sin cuantía

Pedro Bravo

Estanquero

Un año de destierro de Aranjuez y 840 mrs para la cámara

Andrés de Salazar

Guarda principal

Culpable de un solo cargo de haber dado ciertos conejos de los que se cazaban a los guardas

Francisco Moreno

Guarda a caballo

Suspensión del oficio por seis años y 8.000 mrs para la cámara

Gabriel Cerezo

Guarda a caballo

Suspensión del oficio durante un año y 6.000 mrs de multa

Esteban Correas

Guarda

2.400 mrs para la cámara

Alonso Magán

Guarda

3.000 mrs

Diego Hernández

Guarda

2.000 mrs

Jerónimo Hernández

Guarda

3.000 mrs

Pedro Aguado

Guarda

1.000 mrs

Juan Peinado

Guarda

1.000 mrs

Pedro Hernández

Guarda

1.000 mrs

Bartolomé Muñoz

Guarda

1.000 mrs

Tomás Rivero

Guarda

1.000 mrs

Joan Moreno

Guarda

Tres meses de suspensión de oficio y 6.000 mrs para la cámara

Francisco Vasco

Guarda

1.500 mrs para la cámara

Juan de Perales

Guarda

1.500 mrs para la cámara

Sebastián Garrido

Guarda

3.000 mrs para la cámara

Luis Jiménez

Guarda

6.000 mrs para la cámara

Juan Sánchez Prieto

Guarda

1.000 mrs para la cámara y mes y medio de salario

Gaspar Carta

Asentador de copias

500 mrs

Juan Caro de Corrales

Ejecutor

1.000 mrs para la cámara

José de Castro

Ejecutor

Un año de suspensión del oficio

Gabriel de Ortega

Sobrestante

8 reales para la cámara

Sebastián Aguado

Fiel de conejos

Seis meses de suspensión del oficio y 6.000 mrs para la hacienda

Doctor Juan Fernández

Médico

Que no faltase en las visitas

Luis Muñoz

Barquero

1.000 mrs para la cámara

Maturin Roel

Jardinero

1.000 mrs para la cámara

Andrés Chamorro

Jardinero

1.000 mrs para la cámara

Juan Rodríguez

Ordinario de los jardines y calles

1.000 mrs para la cámara

Juan de Acevas

Ordinario de los jardines y calles

1.000 mrs para la cámara

Juan Naranjo

Ordinario de los jardines y calles

1.000 mrs para la cámara

Pedro de Montoya

Jardinero

1.600 mrs

Pedro Adrián

Jardinero

1.600 mrs

Gregorio Aparicio

Jardinero

1.600 mrs

Juan Rodríguez

Jardinero

1.600 mrs

Pascual Pastor

Guarda de los jardines

1.600 mrs

Juan Cambronero

Tenedor de materiales

No fue condenado

Baltasar García

Depositario del pan de los molinos de Aceca

1.000 mrs para la cámara

Gabriel Arda

Sobrestante

500 mrs

Francisco de Villegas

Sobrestante

500 mrs y suspensión de un año del oficio

  • 64 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 35rº.

37En las apelaciones que realizaron algunos de estos oficiales hicieron referencia a su condición especial de criado real. De este modo, en la respuesta de la Junta se señalaba efectivamente que los ministros y criados de los Sitios Reales tenían un carácter distinto porque estaban “fundados para ocuparse en cosas de su recreación y justo y hauer en los títulos y razones”64.

  • 65 AGP, Registros, libro de cédulas V, fol. 57vº-58vº, VI, fol. 72rº y 191rº. En julio de 1582 se enco (...)
  • 66 AGP, Registros, libro de cédulas V, fol. 309rº y 324vº-325vº.
  • 67 Mateo Vázquez pidió el parecer al alcalde de El Pardo, don Andrés de Salazar, el cual ya había reco (...)

38Por señalar algunas visitas más, podemos citar la que se ordenó el 8 de octubre de 1581 para que el licenciado Ortega investigara los daños causados por la caza real en los alrededores de Aranjuez desde finales de 1572 hasta dicho año como ya lo hacía en El Pardo, que se le encomendó el primero de agosto de 157965. Poco tiempo después, en 1584, Juan de Minjares visitó las dehesas de Campillo y Monasterio que serían declaradas cotos cerrados por real cédula de 28 de abril de 1595, generando negociaciones con los propietarios afectados como el Real de Manzanares, la villa y tierra de Madrid, y el 7 de marzo de 1584 se le volvió a encargar a Ortega visitar los oficiales del Alcázar y Bosque de Segovia66. La ejecución de esta comisión se prolongó un año al coincidir con la continuación de las averiguaciones de los daños hechos por la caza de El Pardo en 1583 y 1584. Al amparo de esta visita, el doctor Palacios de Terán, cura en Colmenar Viejo, escribió a Mateo Vázquez, el 21 de julio de 1584, para solicitarle que se redujesen los límites de la caza mayor de El Pardo por los problemas que causaba la misma a los vecinos de Colmenar67.

39Tras las visitas, las personas encargadas de la misma recomendaban a la Junta medidas para conservar y guardar los bosques y sitios reales, preservando y conservando la flora y la fauna en beneficio del monarca. En este sentido, el licenciado Ortega refirió al monarca el 17 agosto de 1585, desde Carabanchel, en relación con la comisión que le había encargado Juan de Ibarra para el tema de los daños que se producían en los bosques reales y la manera en la que se abordaban:

  • 68 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 182rº. También escribió a Mateo Vázquez.

aduierte por lo que deue a la fidelidad y amor que a Su Magetad tiene que esto sería de grandes incouenientes y disgustos para Su Magestad como ya la experiencia lo ha mostrado, dexandose de castigar muchos atreuimientos por no considerar los juezes el respecto con que semejantes cosas deuen tratatarse para que inuiolablemente sean guardadas. Que assi antes de agora aunque las dichas apelaciones hauian de yr a Valladolid conforme a las leyes se mandó que fuesen a los Alcaldes con limitación que no pudiessen soltar preso ni reuocar sentencia sin primero consultar a Su Magestad Y también por euitar fraudes se mandó al consejo que no se entrometiese. Se muestra contrario al nuevo medio que se quiere introducir68.

  • 69 Al margen, se indicaba “assí” (IVDJ, Envío 7, t. I, fol. 118rº-122rº).

40Poco después, el 11 de enero de 1586, de nuevo, el licenciado Ortega escribió desde Carabanchel a Mateo Vázquez con ciertos asuntos vinculados a los bosques reales cercanos a Madrid, en donde le informaba que con comunicación del alcalde de El Pardo le parecía que se debía de mandar a los frailes de san Jerónimo de Madrid que no cazasen en El Pardo, ya que los mozos y criados que tenían en la granja que se llamaba de Casanueva había maltratado a los guardas y provocaban daños en la caza. Además, para mejorar la guarda del lugar había ordenado al guarda Pedro Morán que residiese en la casa que había en el partido de Trofa, ya que era un lugar donde había muchos ladrones y muchas mujeres de mala vida69.

  • 70 AGS, CSR, leg. 321, núm. 48.

41Al tiempo que se preservaban estos espacios singulares, la Junta tenía que hacer frente, como hemos visto, a los daños que la caza causaba en los municipios y posesiones aledañas al real patrimonio. Para compensarlos los oficiales del monarca con intervención de los representantes de dichos municipios o personas afectadas reconocían las fincas clasificando el perjuicio y valorándolo. El pago de los daños de caza se demoraba muchos años, con un claro perjuicio, por lo que se buscaban medidas parciales como las de usar las 30 yuntas de tierra que el emperador permitió a diferentes laboradores arrendar en la zona de Amaniel, dentro de El Pardo, que se dedicasen desde 1580 al pago de los daños de caza70. En ocasiones, como las cuantías económicas eran muy elevadas, los monarcas permitían la caza menor y otros usos del monte a estas comunidades.

  • 71 Un ejemplo centrado en El Escorial, Jesús IZQUIERDO MARTÍN, El rostro de la comunidad. La identidad (...)
  • 72 AGS, CSR, leg. 321, núm. 53.

42Para evitar estos gastos tan cuantiosos, como hemos visto, se trató de reducir los límites. Asimismo, para paliar las fricciones con los municipios próximos71, la Junta de Obras y Bosques, el 3 de julio de 1585, señalaba al monarca la necesidad de reunirse con la villa de Madrid y con el resto de los municipios afectados para tratar de buscar una solución definitiva al tema de los daños de caza. El soberano respondió de manera afirmativa, indicando que participasen en estas reuniones, por su experiencia y conocimiento, el licenciado Ortega y Andrés de Salazar72.

  • 73 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 28. Se avisó de la respuesta al conde de Barajas en enero de 1584.

43En este contexto, unos años antes, Andrés de Salazar escribió a finales de 1583 unas advertencias al monarca para la guarda y conservación de la caza y montes de El Pardo en donde señalaba, entre otras cuestiones, que se nombrase un escribano de bosques en la persona de Alonso Cotán ante quien se pudiesen hacer las denuncias, que no tocasen a los secretarios del crimen las partes de las condenaciones de cámara sino al veedor Luis Hurtado y que también era necesario aclarar los límites de pragmática, como se indicaba en la última cédula. Igualmente, en este mismo documento señalaba que el licenciado Ortega debería de tener la superintendencia de Aranjuez y Valsaín y que se le diese comisión para que tomase todos los procesos que había desde hacía 6 años73.

  • 74 Pedro CERVANTES y Manuel Antonio CERVANTES, ibid., p. 478.
  • 75 IVDJ, Envío 7, t. II, fol. 115vº-116rº.
  • 76 IVDJ, Envío 7, t. II, fol. 111rº. y Envío 99, carpeta 40, fol. 22rº.

44La Junta intervenía también, como una de sus funciones, en los nombramientos de todos los oficios de las casas y bosques reales, presentando una terna por puesto para que el soberano eligiera, normalmente acogiendo el parecer de la Junta74. Podemos señalar, entre múltiples casos, como el 29 de octubre de 1581, Mateo Vázquez mandaba desde Lisboa poner en los libros del pagador de las obras de Alcázar y casa real del Bosque a Jaques Papenhoven, que era archero, como casero de la casa real del Bosque en lugar del fallecido Erasmo de Lovaina, al casarse con su viuda Catalina de la Fontaine, dándosele una relación de sus funciones75; o el nombramiento, en verano de 1583, de Juan Gascón como conserje de la casa de la Aceca, dándole también unas instrucciones, el 5 de julio de 158376.

  • 77 Madrid, 19 de febrero de 1582 (IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 152rº).

45En muchas ocasiones, tras la consulta de la Junta, el secretario hacía saber su opinión particular que podía diferir del resto de miembros. Así ocurrió en el caso del puesto de veedor de Aranjuez, oficio que estaba vaco tras la muerte de Pedro Ruiz de Valdivieso. En este caso, tras remitir el Consejo de Obras y Bosques su opinión al monarca, en donde señalaba que el mejor de todos era Hernando del Mármol, Juan de Ibarra puso de manifiesto que la persona más adecuada era el capitán Juan Núñez, hermano de la guarda menor de damas que fue de la reina Ana, doña María de Ovando77.

  • 78 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 345rº.
  • 79 Juan Antonio ÁLVAREZ DE QUINDÓS Y BAENA, Descripción histórica del Real Bosque y Casa de Aranjuez, (...)
  • 80 Una muestra de estas cédulas en Pedro CERVANTES y Manuel Antonio CERVANTES, ibid., passim.

46Asimismo, en la Junta se trataban asuntos de gracias “de que Su Magestad haga merced a los que sirven en este ministerio de Obras y Bosques; tratando destas materias con la generalidad que su calidad pide, consultando todo género de merçedes”78. Indicar, también, la importante labor jurisdiccional que la misma tenía y que fue aumentando con el transcurrir de los años, ya que la Junta “daba jurisdicción civil y criminal a los jueces que nombraba para ejercerla en sus distritos” que se encargaban de hacer cumplir los decretos de conservación de los bosques y las obligaciones de los habitantes de los alrededores79, y que se vio reforzada tras la creación de la figura del juez de obras y bosques. El mismo, se encargaba de controlar que nadie entrase en el espacio delimitado por la Corona, de que ninguno aprovechase los recursos o la posesión de perros y ciertas armas en los municipios aledaños, así como de confirmar las indemnizaciones por los daños de la caza80. En este sentido, los Cervantes indicaban:

  • 81 Ibid., p. 473.

esta calidad es la jurisdicción del Gobernador de Aranjuez dentro de aquel Real Sitio y sus bosques. La del Corregidor de Segovia dentro de Valsaín y los suyos. La del Alcalde Mayor del Escorial en los de aquel distrito. Y la del Alcalde Juez de Bosques en El Pardo y los suyos, en el Alcázar de Madrid81.

  • 82 AGP, Registros, libro de cédulas VIII, fol. 137vº-138rº.

47Sin duda, en la década analizada en este artículo, esta función jurisdiccional se reforzó. Así, en este sentido, podemos destacar, entre otros casos, la cédula de 19 de julio de 1585 para El Pardo, que volvía al modelo anterior a lo que se recogía en la provisión de 23 de julio de 1572 en donde los negocios de caza y pesca se verían en primera instancia por el juez de bosques y en segunda por la sala de alcaldes de casa y corte; el apoyo de Felipe II, el 9 de agosto de 1589, a la jurisdicción privativa del Soto de Roma frente a los alcaldes del crimen de la Real Chancillería con lo que les dotaba de plena autonomía para la conservación y guarda de este real sitio; o la creación, el 12 de diciembre de 1589, del cargo de alguacil fiscal de bosques, siendo nombrado Juan de Gorbalán82.

A modo de conclusión

  • 83 Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, “Los sitios reales y la continuidad territorial”, p. 2049.
  • 84 Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, “Más allá de los sitios reales: la corte como continuidad territorial” (...)

48Como ha señalado Ezquerra Revilla, la atomización de los Sitios Reales en tiempos de Carlos I y de Felipe II complicó su gestión, teniéndose que acudir a la elaboración de ordenanzas, instrucciones, provisiones y cédulas para su gobierno, administración y conservación, lo que demoró, sin duda, la consolidación institucional de la gestión de las obras y bosques, al no existir plenamente una institución que centralizase todos estos temas83. Poco a poco, estas normas, instrucciones, cédulas y limitaciones irían configurando un espacio patrimonial y privativo de la Corona vinculado, sin duda, con el entorno del que surgían84, poniendo de manifiesto no solo el deseo de mejorar la administración y gestión de estos espacios reales sino también los problemas de coordinación y el poco desarrollo institucional que existía.

49Sin embargo, las décadas finales del reinado de Felipe II, tras los preparativos y la Jornada de Portugal, pusieron de manifiesto el deseo de institucionalizar los cauces de la administración y gestión del real patrimonio, reflejándose en los medios que para tramitar estos instrumentos pasaron de la Real Cámara, o de una comisión informal y ocasional de ministros, a otra reglada y permanente, la Junta de Obras y Bosques, la cual, a finales del reinado de Felipe II conocería finalmente de las apelaciones contra las sentencias dictadas en primera instancia por los alcaldes, completando su capacidad jurisdiccional.

  • 85 I. J. EZQUERRA REVILLA, “Los sitios reales y la continuidad territorial”, p. 2049.
  • 86 Fernando CHECA CREMADES, “El monasterio de El Escorial y los palacios de Felipe II”, Fragmentos, 4- (...)
  • 87 Pedro CERVANTES y Manuel Antonio CERVANTES, ibid., p. 338.

50La Jornada real de Portugal, dentro de una dinámica global, permitió cambios en las personas que gestionaban estos asuntos, quedando ahora en manos de Juan de Ibarra, de Mateo Vázquez o del conde de Barajas. Así, en estos años se produjo, no sin algún retroceso, la consolidación de la gestión de estos asuntos y la institucionalización de la Junta de Obras y Bosques, en principio, más ágil que el Consejo de Cámara85. Al tiempo, se constituyó un sistema de sitios y residencias reales, entendidos como un conjunto de elementos relacionados entre sí y que conformaban una entidad íntegra, sujeta a su propio orden y sinergia, integrada en una continuidad territorial de orden cortesano86. Asimismo, observamos en estos años una tentativa desde la Corona por reducir la extensión de los límites de sus posesiones reales, debido al coste de las indemnizaciones y por la necesidad de mejorar la conservación de la caza y los bosques con los guardas a pie y a caballo que tenía en estos Sitios Reales y la consolidación de una jurisdicción privativa, en donde los delitos que allí se cometían no podían ser vistos en otras instancias87.

51Sin embargo, la Junta de Obras y Bosques no alcanzaría su madurez hasta el reinado de Felipe IV, cuando comenzó a definirse de manera clara el patrimonio real, al mismo tiempo que se consolidaba el sistema de los Sitios Reales88. A partir de entonces, como indicó Gil González Dávila, la Junta se podría incluir con pleno derecho después de los Consejos como la última de las grandes instituciones centrales de la Monarquía89. En este sentido, Garma y Salcedo, en el siglo XVIII, expondría que era “Uno de los Tribunales más antiguos y distinguidos de la Monarquía, así por no conocer otro Presidente que el Rey, como por haberse compuesto en todos tiempos de los sujetos de la primera elevación de la Corona, es la Junta de Obras y Bosques”90.

Haut de page

Notes

1 Entre otros, destacamos Francisco Javier DÍAZ GONZÁLEZ, La Real Junta de Obras y Bosques en la época de los Austrias, Madrid: Dykinson, 2002; Juan Francisco BALTAR RODRÍGUEZ, Las Juntas de Gobierno de la Monarquía Hispánica (siglos XVI-XVII), Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 1998; Manuel RIVERO RODRÍGUEZ e Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, “La caza en la casa y corte de Felipe II”, in: José MARTÍNEZ MILLÁN y Santiago FERNÁNDEZ CONTI (dirs.), La monarquía de Felipe II: la casa del rey, Madrid: Fundación Mapfre-Tavera, 2005, I, p. 377-423; Ignacio J. EZQUERRA REVILLA y Rubén MAYORAL LÓPEZ, “La vigilancia de la caza real. La Junta de Obras y Bosques” y “Evolución de la Junta de Obras y Bosques”, in: José MARTÍNEZ MILLÁN y Maria Antonietta VISCEGLIA (dirs.), La monarquía de Felipe III: la casa del rey, Madrid: Fundación Mapfre-Instituto de Cultura, 2008, I, p. 886-923 y 924-92, respectivamente; e Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, “La Junta de Obras y Bosques”, in: José MARTÍNEZ MILLÁN y José Eloy HORTAL MUÑOZ (dirs.), La corte de Felipe IV (1621-1665). Reconfiguración de la Monarquía católica, Madrid: Polifemo: 2015, I-3, p. 2047-149.

2 Como muestra, los trabajos de María Victoria GARCÍA MORALES, “La merced del oficio de maestro mayor”, Espacio, Tiempo y Forma. Historia del Arte, 2, 1988, p. 103-10, “Los artistas que trabajan para el Rey: la Junta de Obras y Bosques”, Espacio, Tiempo y Forma. Historia del Arte, 3, 1990, p. 123-36, y “El superintendente de las obras reales en el siglo XVII”, Reales Sitios, 27, 1990, p. 65-74; Luis CERVERA VERA, “Oficios burocráticos en las obras reales madrileñas (1540-1563)”, Anales del Instituto de Estudios Madrileños, 18, 1981, p. 99-118; y José Luis SANCHO, La arquitectura de los Sitios Reales. Catálogo histórico de los palacios, jardines y patronatos reales del Patrimonio Nacional, Madrid: Tabapress-Patrimonio Nacional, 1995.

3 Félix LABRADOR ARROYO, “Gasto y financiación de los oficiales y obras de los Reales Sitios (1612-1635)”, in: José MARTÍNEZ MILLÁN, Manuel RIVERO RODRÍGUEZ y Gijs VERSTEEGEN (coords.), La Corte en Europa: política y religión (siglos XVI-XVIII), Madrid: Polifemo, 2012, III, p. 1969-2019 y “La financiación de los Sitios Reales (1599-1665)”, in: José MARTÍNEZ MILLÁN y José Eloy HORTAL MUÑOZ, ibid., I-3, p. 2150-232.

4 Para la transformación institucional de la Monarquía de Felipe II me remito a José MARTÍNEZ MILLÁN y Carlos Javier de CARLOS MORALES (dirs.), Felipe II (1527-1598). La configuración de la Monarquía Hispana, Salamanca: Junta de Castilla y León, 1998, p. 225-31, 238-43 y 272-76.

5 J. MARTÍNEZ MILLÁN y C. J. CARLOS MORALES (dirs.), ibid.

6 Sobre la creación de la Junta de Noche, Santiago FERNÁNDEZ CONTI, Los Consejos de Estado y Guerra de la Monarquía en tiempos de Felipe II, 1548-1598, Salamanca: Junta de Castilla y León, 1998, p. 185-208.

7 Instituto Valencia de Don Juan (en adelante IVDJ), Envío 100, carpeta 41, fol. 344rº. El origen de la Junta es un poco confuso y no todos los autores coinciden en este momento de 1545, e incluso se lleva al reinado de Felipe II. Al respecto Francisco J. DÍAZ GONZÁLEZ, ibid., p. 11 y ss.

8 José M. SANZ HERMIDA, «Las representaciones geográficas como elementos de prestigio y representación de la Monarquía de España y las descripciones de ciudades de Enrique Cock», in: Enrique MARTÍNEZ RUIZ (ed.), Felipe II y las ciudades de la Monarquía, Madrid: Actas, 2000, p. 289-305.

9 Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, “La Junta de Obras y Bosques”, p. 2048.

10 Pedro de CERVANTES y Manuel Antonio de CERVANTES, Recopilación de las Reales Ordenanzas y Cédulas de los Bosques Reales del Pardo, Aranjuez, Escorial, Balsain y otros, Madrid: Melchor Álvarez, 1687, p. 471. Disponible en https://bibliotecavirtualmadrid.comunidad.madrid/bvmadrid_publicacion/es/consulta/registro.do?id=1971

11 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 345rº.

12 José MARTÍNEZ MILLÁN y Carlos J. de CARLOS MORALES, ibid., p. 509.

13 Francisco J. DÍAZ GONZÁLEZ, ibid., p. 13 y José MARTÍNEZ MILLÁN y Carlos J. de CARLOS MORALES, Ibid., p. 364, 384 y 398.

14 Además, el principal ejercicio de “este oficio es satisfacer a las cartas que los ministros y oficiales de las dichas obras y bosques escriben al secretario y hacer relación a su majestad de algunas cosas de las que avisar y ordenar … y mucho de esto se hace sin cédula de su majestad por la brevedad y poca importancia de los negocios” (IVDJ, Envío 7, t. I, fol. 144r.). Sobre otras cuestiones que tenía Gaztelu, ibid., fol. 146rº.

15 Al darle el oficio de secretario de las Obras y Bosques se le hizo entrar en el Consejo de Cámara, tal y como lo hacía Pedro del Hoyo, su antecesor (IVDJ, Envío 7, t. I, fol. 144rº-148rº.).

16 IVDJ, Envío 7, t. I, fol. 206rº. Sobre este personaje Ana GUERRERO MAYLLO, “Estilo de vida de un burócrata del siglo XVI: D. Juan de Ibarra y Mallea”, Espacio, Tiempo y Forma. Serie IV. Historia Moderna, 4, 1991, p. 39-56.

17 IVDJ, Envío 7, t. I, fol. 206rº.

18 IVDJ, Envío 55.

19 IVDJ, Envío 7, t. II, fol. 107.

20 La amistad entre ambos era manifiesta. A. GUERRERO MAYLLO, ibid., p. 42.

21 Pedía la devolución del cargo y el prestigio que le habían quitado Ibarra y Hurtado (IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 32rº-34rº.).

22 F.J. DÍAZ GONZÁLEZ, ibid., p. 73.

23 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, núm. 349rº.

24 José MARTÍNEZ MILLÁN y Carlos J. de CARLOS MORALES, ibid., p. 208.

25 Manuel RIVERO RODRÍGUEZ e Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, ibid., p. 415.

26 IVDJ, Envío 7, t. I, fol. 212rº-213vº.

27 IVDJ, Envío 90, caja 129, fol. 609rº, carta del licenciado Ortega a Mateo Vázquez de 4 de septiembre de 1586. Poco antes, el 8 de junio de 1585, indicaba que la Junta no se reunía por “las grandes ocupaciones que tenían los miembros de la junta” (IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 152rº.).

28 Archivo General del Palacio Real de Madrid (en adelante AGP), Administración General (en adelante AG), leg. 853.

29 Manuel RIVERO RODRÍGUEZ e I. J. EZQUERRA REVILLA, ibid., p. 414.

30 Además, también se le encargó evaluar los daños ocurridos en los alrededores de El Pardo (excluidas algunas aldeas), Aranjuez, Valsaín y El Escorial (AGP, Registros, libro de cédulas VII, fol. 43rº-vº, 83vº-86rº y 213rº-vº.).

31 Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, El Consejo Real de Castilla en el espacio cortesano (siglos XVI-XVIII), Madrid: Polifemo, 2017, p. 403 y ss.

32 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 361rº-vº, Juan de Ibarra a Mateo Vázquez a 27 de febrero de 1581.

33 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 348rº-360vº.

34 María de los Ángeles TOAJAS ROGER, “Las ordenanzas de Aranjuez en los siglos XVI a XVIII: referentes documentales para la historia y arquitectura del Real Sitio”, Anales de Historia del Arte, 6, 1996, p. 94-95. Original en IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 360vº-362rº.

35 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 208rº.

36 Beatriz TEJERO VILLARREAL, “El Real Sitio de la Casa del Campo de Madrid”, Torre de los Lujanes, 17, 1991, p. 39.

37 AGP, Administraciones Patrimoniales, Casa de Campo, caja 18, exp. 3.

38 Félix LABRADOR ARROYO, “Política de príncipes: el desarrollo institucional y normativo de los sitios reales en el siglo XVI”, in: Vera-Cruz MIRANDA MENACHO (coord.), La imagen del príncipe entre la edad Media y el Renacimiento: nuevos enfoques, Madrid: Sílex, 2023, p. 224.

39 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 401rº-402vº.

40 Consulta de 3 de abril de 1585 (IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 95rº.).

41 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 95rº.

42 Félix LABRADOR ARROYO y Koldo TRÁPAGA MONCHET, “La configuración del espacio y la explotación forestal de un enclave singular: el Real Sitio del Soto de Roma durante la dinastía Habsburgo”, Studia Histórica: Historia Moderna, 39 (2), 2017, p. 293–327 (https://doi.org/10.14201/shhmo2017392293327).

43 Consulta de 13 de abril de 1585 (IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 94rº-vº.).

44 AGP, Registros, libro de cédulas VII, fol. 141-49. Esta ordenanza suponía la fijación de toda una serie de prácticas que se venían realizando en los años anteriores, donde podemos destacar la orden de 15 de junio de 1581 para recoger los frutos y rentas en la vega de Colmenar de Oreja (AGP, AG, leg. 1209, caja 1, exp. 20).

45 José Manuel MORÁN TURINA y Fernando CHECA CREMADES, Las casas del rey: casas de campo, cazaderos y jardines, siglos XVI y XVII, Madrid: El Viso, 1986, p. 41.

46 P. CERVANTES y M. A. CERVANTES, ibid., p. 545-51.

47 María de los Ángeles TOAJAS ROGER, ibid., p. 93.

48 AGP, AG, leg. 1209, caja 1, exp. 20.

49 IVDJ, Envío 99, carpeta 39, fol. 242rº-250vº.

50 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 242rº. Aparte de estas consideraciones, señalaba que en las obras del Alcázar había mucha necesidad de un carpintero y un albañil solador y que ambos después podrían servir de aparejadores o tenedores de los materiales o sobrestantes (ibid., fol. 245rº.).

51 José María DE AZCÁRATE RISTORI, “Instrucción para las construcciones reales en el siglo XVII”, Boletín del Seminario de Estudios de Arte y Arqueología, 26, 1960, p. 223-30.

52 Para ver otras cédulas e instrucciones Félix LABRADOR ARROYO, “Política de príncipes…”, p. 208-14.

53 Archivo General de Simancas (en adelante AGS), Casa y Sitios Reales (en adelante CSR), leg. 265, fol. 111.

54 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 83rº-88rº.

55 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 83rº-85vº.

56 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 206rº-207rº.

57 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 206rº-207rº.

58 Ibid.

59 AGP, Registros, libro de cédulas VIII, fol. 224vº-228rº; IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 376rº, 377rº-382rº.

60 Informe de 20 de enero de 1581 (IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 381rº).

61 AGS, CSR, leg. 305, fol. 147-148; IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 36rº-38vº, 148rº.

62 AGP, Registros, libro de cédulas VI, fol. 79vº-80rº. El nombramiento fue ratificado el 17 de julio de 1584 (ibid., fol. 325vº-326rº.).

63 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 51rº-52rº.

64 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 35rº.

65 AGP, Registros, libro de cédulas V, fol. 57vº-58vº, VI, fol. 72rº y 191rº. En julio de 1582 se encontraba el licenciado Ortega en Carabanchel de Abajo, ocupándose de los daños causados por la caza en el bosque de la zona de El Pardo durante los siete años anteriores (IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 376rº).

66 AGP, Registros, libro de cédulas V, fol. 309rº y 324vº-325vº.

67 Mateo Vázquez pidió el parecer al alcalde de El Pardo, don Andrés de Salazar, el cual ya había recomendado reducir los límites en algunos lugares (IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 11rº).

68 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 182rº. También escribió a Mateo Vázquez.

69 Al margen, se indicaba “assí” (IVDJ, Envío 7, t. I, fol. 118rº-122rº).

70 AGS, CSR, leg. 321, núm. 48.

71 Un ejemplo centrado en El Escorial, Jesús IZQUIERDO MARTÍN, El rostro de la comunidad. La identidad del campesinado en la Castilla del Antiguo Régimen, Madrid: Consejo Económico y Social, 2001.

72 AGS, CSR, leg. 321, núm. 53.

73 IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 28. Se avisó de la respuesta al conde de Barajas en enero de 1584.

74 Pedro CERVANTES y Manuel Antonio CERVANTES, ibid., p. 478.

75 IVDJ, Envío 7, t. II, fol. 115vº-116rº.

76 IVDJ, Envío 7, t. II, fol. 111rº. y Envío 99, carpeta 40, fol. 22rº.

77 Madrid, 19 de febrero de 1582 (IVDJ, Envío 99, carpeta 40, fol. 152rº).

78 IVDJ, Envío 100, carpeta 41, fol. 345rº.

79 Juan Antonio ÁLVAREZ DE QUINDÓS Y BAENA, Descripción histórica del Real Bosque y Casa de Aranjuez, Aranjuez: Doce Calles, 1993, p. 415.

80 Una muestra de estas cédulas en Pedro CERVANTES y Manuel Antonio CERVANTES, ibid., passim.

81 Ibid., p. 473.

82 AGP, Registros, libro de cédulas VIII, fol. 137vº-138rº.

83 Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, “Los sitios reales y la continuidad territorial”, p. 2049.

84 Ignacio J. EZQUERRA REVILLA, “Más allá de los sitios reales: la corte como continuidad territorial”, in: Concepción CAMARERO BULLÓN y Félix LABRADOR ARROYO (dirs.), La extensión de la corte: los sitios reales, Madrid: UAM, 2017, p. 90-91.

85 I. J. EZQUERRA REVILLA, “Los sitios reales y la continuidad territorial”, p. 2049.

86 Fernando CHECA CREMADES, “El monasterio de El Escorial y los palacios de Felipe II”, Fragmentos, 4-5, 1985, p. 5-19; e I. J. EZQUERRA REVILLA, “Más allá de los sitios reales”, p. 87-131.

87 Pedro CERVANTES y Manuel Antonio CERVANTES, ibid., p. 338.

88 José Eloy HORTAL MUÑOZ, «La integración de los sitios reales en el sistema de corte durante el reinado de Felipe IV», Libros de la Corte, 8, 2014, p. 27-47.

89 Gil GONZÁLEZ DÁVILA, Teatro de las grandezas de Madrid, Madrid: Thomas Iunti, 1623, p. 521-23. Disponible en: https://archive.org/details/A017111.

90 Francisco Javier de GARMA Y DURÁN, Teatro Universal de España, Madrid: [n.n], 1751, 4, p. 512. Disponible en Biblioteca Digital Hispanica: http://bdh-rd.bne.es/viewer.vm?id=0000000826.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Félix Labrador Arroyo, « La administración de los sitios reales castellanos en la década de 1580: la institucionalización de la Junta de Obras y Bosques »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 21 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/49512 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.49512

Haut de page

Auteur

Félix Labrador Arroyo

Universidad Rey Juan Carlos

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search