Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47El origen de los Sitios Reales en...«Nos apparallets los castells […]...

El origen de los Sitios Reales en las Coronas Ibéricas (ss. XIV-XVI): de espacios cortesanos a redes de poder

«Nos apparallets los castells […] e les cases»: sitios (y espacios) de la dinastía mallorquina (1276-1343)

Joan Domenge

Résumés

Entre 1276 y 1343 la dinastía mallorquina, independiente de la corona aragonesa, impulsó un importante programa constructivo en la isla. Fue un reino disgregado territorialmente, en el que los reyes crearon una red de palacios destacable. Aunque residieron la mayor parte del tiempo en el palacio de Perpiñán, no descuidaron las residencias mallorquinas: los castillos de la Almudaina y Bellver y las llamadas casas o palacios en Sineu, Manacor y Valldemosa. A pesar de la parquedad de las fuentes, los mandatos de los reyes para preparar sus estancias, las obras realizadas en los distintos lugares y el ordenado ceremonial que aparece en las Leges Palatinae nos permiten aproximarnos estructura y disposición de los espacios de una dinastía efímera y su progresiva caída en desuso a lo largo de los siglos XV y XVI.

Haut de page

Notes de l’auteur

Esta contribución se inscribe en el proyecto de investigación PGC2018-094265-B-I00 (MCIU/AEI/FEDER,UE), vinculado al Institut de Recerca en Cultures Medievals (IRCVM) de la Universitat de Barcelona. En buena medida, el texto es deudor de nuestras anteriores aportaciones sobre el tema: Joan DOMENGE, «Arquitectura palatina del reino de Mallorca. Símbolos de poder para una efimera dinastía», Anales de Historia del Arte, 23, 2013, p. 79-106; id., «Les residències del reis a Mallorca», in: Olivier PASSARRIUS, Aymat CATAFAU (coord.), Un palais dans la ville, 2 vols, vol. I: Le Palais des rois de Majorque à Perpignan, Canet: Éditions Trabucaire, 2014, p. 313-336; id., «Los castillos reales de Jaime II de Mallorca en torno a 1300», in: Maria Concetta DI NATALE, Marco Rosario NOBILE, Giovanni TRAVAGLIATO (a cura di), Chiaromonte. Lusso, politica, guerra e devozione nella Sicilia del Trecento. Un restauro verso il futuro, cat. exp., Palermo: New digital frontiers, 2020, p. 95-102.

Texte intégral

1. Preámbulo: Juan I en Mallorca (1395)

  • 1 «[…] Illustrissimus Dominus Iohannes, Dei gratia Rex Aragonum, venit de Barchinona cum illustri Dom (...)

1Juan I de Aragón, junto con su esposa Violante de Bar, las infantas y un nutrido grupo de servidores moraron en la isla de Mallorca durante unos cuatro meses, entre el 17 de julio y el 20 de noviembre de 13951. Poco antes de emprender la travesía, el soberano escribe desde Barcelona una carta a los representantes de la corona en el reino de Mallorca para comunicarles su intención de viajar a la isla y ordenarles que de inmediato preparen los castillos de la capital, es decir, Almudaina y Bellver, así como las casas de Valldemossa, Sineu y Manacor para que la corte pueda alojarse cómodamente:

  • 2 Carta escrita el 4 de julio, dirigida al gobernador y procurador reales del reino o a sus lugarteni (...)

Nos havem deliberat […] passar en aquex regne de Mallorques […] Per que us manam que encontinent nos apparellets los castells de Mallorques e de Bellver, e les cases de Vall de Muça, de Sineu e de Manacor; e aquells e aquelles en tot ço que necessari serà façats reparar, per manera que nos ab nostra cara companyona, la reina, e nostres servidors necessaris, hi puxam [esser] ben aleujats2.

  • 3 José María QUADRADO, «Miscelánea histórica (1387 á 1399)», Bolletí de la Societat Arqueològica Lul· (...)

2Cabe suponer que el mandato real se ejecutó. Quien se ocupa de la gestión es el portero del rey, Bernat Miró «diputat a administrar las obras que foren fetas de manament del senyor rey stant personalment en Mallorques». Para ese fin, Miró recibe las cantidades procedentes de las rentas y derechos de la procuración real mallorquina. Sin embargo, los gastos anotados en las cuentas de la procuración real parece que se llevaron a cabo una vez instalada la corte en Mallorca. En las cuentas se especifica que se realizaron mesas y bancos para «la sala major del dit castell reyal de la ciutat e’ls guardarobes, rebosts, botellerias, panicerias, muserias –entiéndase despensas– dels dits senyors rey e reyna». Se especifica luego que también se amueblaron los comedores del castillo de Bellver y las posadas de tres camarlengos de los soberanos, instalados en el castillo de la ciudad. Se alude también a la fabricación de varias camas de tablas y yacijas para uso de los monarcas, infantes y donceles. Finalmente se deja constancia de la realización de candelabros de madera para iluminar con blandones «la sala» del castillo real de Palma (probablemente se trate de la gran sala para los actos más protocolarios), el refectorio de Bellver y los «palaus» de Valldemossa, Sineu y Manacor3.

3Esta distinción entre castillos y casas (o palacios) no resulta baladí: los castillos serían los lugares en los que el rey se sentiría protegido, en donde se llevarían a cabo todos los actos oficiales y administrativos, además de las recepciones más protocolarias para hacer ostensible su poder. Las casas, en cambio, serían aposentos que destacarían sin duda en su contexto urbano, pero que no tendrían la dignidad suficiente –ni material ni funcional– para ser consideradas residencias de primera categoría, equiparables a las dos de la capital.

  • 4 Las cartas fueron expedidas el 11 de julio. D. GIRONA, art. cit., p. 71.
  • 5 Incluso más adelante, poco antes de regresar a Cataluña, Juan I se dirigía a su hija, la condesa Jo (...)

4Algunos días después de mandar la primera carta, Juan I remite otras al baile de Aragón, al merino de Zaragoza y a Eximino Gordo, ciudadano de la capital aragonesa, exigiéndoles que, a través de Martí Eximeno, uno de sus monteros, le envíen dos perros lebreles de los más bellos y grandes que puedan encontrar, aptos para la caza de la liebre, así como su perro alano y otro que sirva para la caza de bueyes salvajes en Mallorca4. Estas peticiones revelan –al igual que muchas otras contenidas en su correspondencia– una de las auténticas pasiones de Juan I: la caza. Queda claro, pues, que el rey, haciendo honor al apodo que le ha acuñado la historiografía –el rey cazador–, no iba a renunciar a su gran afición durante la estancia en la isla5.

  • 6 Ibid., p. 74-76. Para otros particulares acerca de su llegada y residencia en la isla, vid. Maria B (...)

5Al parecer, después del desembarco en la isla, la familia real pudo alojarse algunos días en Valldemossa. Sin embargo, durante la mayor parte de su estancia residieron en el castillo de Bellver, pues las cartas aparecen firmadas en el «nostre castell de Bellver» o «in castro nostro de Pulcro visu». Por una misiva del 8 de octubre dirigida al baile de Sineu se descubre la intención del soberano de visitar la villa. Por ello, requiere que se le procuren las cabalgaduras necesarias: quince de silla para montar, y veinte de baste para transportar cargas. No parece que al final estuviera en Sineu, mientras sí es verosímil que a mediados de octubre visitara Llucmajor y Campos, pues desde estos pueblos se envían algunas cartas6.

  • 7 «[…] vistes les presents endreçets o façats endreçar lo castell de Perpenyà». D. GIRONA, art. cit., (...)

6Por entonces Juan I pensaba ya dejar la isla, de modo que el 12 de octubre se dirigía al procurador real del Rosellón y castellano del castillo de Perpiñán para notificarle que pronto pensaba salir de Mallorca y establecerse en Perpiñán. Le mandaba ordenar y arreglar personalmente el castillo, o procurar que otros lo hicieran7. Finalmente, no dejó la isla hasta finales de noviembre y no se dirigió a Perpiñán sino a Barcelona.

  • 8 «Dijous a XVIII del mes de noembre, any dessusdit, lo dit Senyor Rey ab la Senyora Reyna, e les inf (...)
  • 9 Álvaro CAMPANER, Cronicón mayoricense, Mallorca: «Sa Nostra» caixa de Balears, 2007, p. 80. (ed. fa (...)

7Las crónicas de Mallorca recuerdan el numeroso séquito real y los festejos que se hicieron para su recepción. Pero también dejan constancia de las cargas que suponía tener una corte real en la ciudad. Probablemente las exigencias del rey y de su comitiva provocaron tensiones de modo que el notario Salcet dejó escrito, lacónicamente, que la corte partió sin despedirse de la ciudad ni entrar en ella. Y añade: más bien estuvo ausente de la misma, estando en el castillo de Bellver8. Seguramente el malestar de la población «así por razón de los alojamientos que se daban a los Señores de la comitiva y servidumbre, como por la multitud de exigencias que los oficiales reales tenían contra todas las clases de la sociedad mallorquina»9 incidiría en la decisión de no aposentarse en el castillo del centro de la ciudad y optar por alejarse de las tensiones urbanas instalándose en Bellver.

2. «Los castells de Mallorques e de Bellver»

8Aunque Juan I y su corte permanecieran «in castro de Pulcro visu», el rey había ordenado que también se adecentara el castillo real de la ciudad, a saber, el que se conocería como la Almudaina. En ambos casos se trataba de construcciones impulsadas a comienzos del trescientos por Jaime II, el primer monarca del reino privativo de Mallorca.

  • 10 «El regne de Mallorca, creat per Jaume el Conqueridor amb un artificiós conjunt de territoris, port (...)

9Recordemos sucintamente unas referencias cronológicas y unas coordenadas históricas. El rey de Aragón Jaime I había conquistado Mallorca en 1229; al otorgar testamento estableció una insólita y descompensada división territorial entre sus hijos Pedro y Jaime. La historiografía ha considerado que la segregación del reino de Mallorca fue una decisión privada de astucia política y estratégica. Con independencia de los intereses políticos y de las coyunturas específicas de cada momento, lo cierto es que el reino de Mallorca nacía como una entidad territorial pequeña y disgregada, formada por las islas Baleares, los condados del Rosellón y Cerdaña, el señorío de Montpellier y las baronías de Omelades y Carlades. Lo subraya Martínez al hablar de un frágil reino de cristal o de una corona de espinas10. La historiografía ha reincidido en este aspecto al señalar que, en efecto, se trataba de una entidad pequeña, dispersa y débil, rodeada por estados poderosos y absorbentes.

  • 11 La bibliografía sobre el reino de Mallorca es abundante; recordamos algunos títulos sin pretensión (...)

10La decisión del Conquistador fue puesta en entredicho cuando después de su muerte se procedió al reparto de los territorios entre los dos hermanos. Pedro el Grande consideró que la creación del reino de Mallorca lesionaba sus derechos, pero fue su sucesor, Alfonso II, quien en 1285 sometió Mallorca a la Corona de Aragón hasta que, en 1298 con la Paz de Anagni y el Tratado de Argelers, su hermano Jaime II de Aragón restituyó el reino mallorquín al legítimo soberano. Así daba comienzo un período de relativa tranquilidad en el que se acometió el ambicioso programa edilicio del que trataremos. Un período que no logró alcanzar la media centuria al verse interrumpido por los deseos expansionistas de la Corona de Aragón, pues entre 1343 y 1349 Pedro el Ceremonioso logró someter los distintos territorios del efímero reino y dar muerte a su rey11.

  • 12 Roger FIGUÈRES, «La résidence des rois de Majorque», e-Spania [en línea], 28, 2017, consultado el 1 (...)

11Ante tal dispersión territorial, cabe preguntarse dónde residía la corte. Según un reciente estudio12 –cimentado en las fragmentarias fuentes documentales conservadas– se ha calculado que los reyes habitaron dos terceras partes del tiempo en los territorios continentales, básicamente en Perpiñán, y de manera muy excepcional en Montpelier. Tampoco viajaron de manera regular a Mallorca, pero cuando lo hicieron fue por largos períodos, pues los peligros de la travesía marítima, así como el coste y los inconvenientes del desplazamiento de toda la corte no facilitaban un traspase fluido y regular entre Perpiñán y Palma. Estas circunstancias frenaron la movilidad y el arraigo de un sentimiento nacional común. Las diferencias de las estructuras socioeconómicas y político-administrativas de los distintos territorios tampoco propiciaron la convivencia entre la población del Rosellón, Montpelier y Mallorca. Por añadidura, los representantes del poder real en los distintos territorios fueron a menudo de origen rosellonés, con las susceptibilidades que esto conllevaba. La falta de cohesión y unidad no era pues solamente territorial.

  • 13 A. RIERA, «Un regne dins en la mar»…,p. 151-153; Jaume SASTRE, Maria LLOMPART, La tesorería del rei (...)
  • 14 Guillem FORTEZA, «El cicle arquitectònic de les nostres llotges medievals», in: Miquel SEGUÍ (ed.): (...)
  • 15 Para una aproximación global a la arquitectura del reino de Mallorca continúa siendo imprescindible (...)

12A pesar de estas circunstancias poco favorables, la historiografía ha puesto en evidencia el dinamismo económico del pequeño estado, cimentado en la actividad mercantil, y la eficaz administración que hicieron viable esta realidad política durante algunas décadas13. Sin esta base, los soberanos difícilmente hubieran logrado acometer un programa constructivo de tan gran calado, cuya expresión material más tangible son las construcciones que levantaron ex novo o las que remodelaron para atender a las necesidades defensivas, residenciales, gubernamentales y religiosas del nuevo reino. Lo expresa con claridad G. Forteza al observar que, si la división fue considerada como un «gran error político», para el arte y la construcción fue en cambio de una fecundidad extraordinaria, pues en Perpiñán y Palma dio frutos «superabundantes, si se comparan con la base ficticia de su esqueleto político»14. En efecto, en estas capitales se concentran las iniciativas más monumentales de la arquitectura palatina que, sumadas a las restantes expresiones artísticas, reflejan el alcance del proyecto con el que Jaime II quiso mostrar ostensiblemente su poder y prestigiar a la joven dinastía15.

  • 16 M. DURLIAT, op. cit., p. 154-155. Tal vez las casas de los ricos mercaderes y caballeros de la ciud (...)

13Recordemos que en Montpelier los reyes disponían de un castillo remodelado en tiempos de Jaime I del que no quedan restos. El primer soberano del reino independiente de Mallorca pasó allí su infancia; cabe suponer, pues, que conocería bien esta residencia. Los documentos mencionan distintas estancias articuladas en torno a un patio: una torre, una capilla de dimensiones notables, la gran sala, las cámaras del rey y de la reina, la recámara y la despensa. Es probable, aunque indemostrable, que esta edificación influyera en el resto de la arquitectura áulica posterior16.

  • 17 Por ello remitimos a estas contribuciones y a su aparato bibliográfico: O. PASSARRIUS, A. CATAFAU ( (...)

14Igualmente, el castillo de Perpiñán (figs. 1 y 2) –que, como ya se ha comentado, fue la residencia más habitual de los soberanos mallorquines–, es fundamental para comprender las obras llevadas a cabo en la isla por Jaime II. Resulta imposible resumir en unos párrafos las distintas –y a la vez complementarias– aportaciones contenidas en la publicación monográfica sobre esta construcción, que versan sobre aspectos históricos, materiales, formales, funcionales, etc.17 Nos limitaremos pues a mencionar algunos de los espacios más significativos, tanto desde el punto de vista espacial como funcional, e incidiremos en algunos paralelismos con el castillo de la Almudaina, ya señalados por la historiografía.

  • 18 Son escasos los datos conocidos sobre el proceso constructivo. Sí se sabe que en 1275 los trabajos (...)

15El castillo rosellonés recibió un decidido impulso constructivo en tiempos de Jaime II, quien continuó las obras ya iniciadas por su padre18. Se sabe que en 1275 ya se habían iniciado las obras y que al cabo de diez años el rey Jaime II residía ya en el castillo. Transcurridos otros diez (h. 1295-1300) las dos capillas superpuestas, encajadas en la torre que destaca sobre el ala oriental del recinto, estaban en uso (Fig. 1). La inferior, dedicada a Santa Magdalena, era la de la reina; la superior, bajo la advocación a la Santa Cruz y dotada de importantes reliquias, la del rey.

Fig. 1. Perpiñán. Palacio de los reyes de Mallorca. Vista exterior de las capillas superpuestas de la Magdalena y la Santa Cruz.

Fig. 1. Perpiñán. Palacio de los reyes de Mallorca. Vista exterior de las capillas superpuestas de la Magdalena y la Santa Cruz.
  • 19 M. FERNÁNDEZ, «Sala, tinell y palau…», p. 227.

16En el flanco meridional del patio estaba la gran sala de representación (fig.2), conocida desde antiguo con el nombre de «aula regia» o «sala de Mallorca», probablemente por las pinturas que decoraban sus muros; las ventanas del muro meridional se abrían al «prat» o vergel, seguramente con la voluntad de procurar un deleite visual19, que se persigue en otras construcciones de la dinastía privativa con huertos y/o jardines en los que pueden confluir una flora y fauna tanto autóctonas como exóticas. El carácter versátil o polivalente de las salas monumentales (aptas para asambleas de gobierno, manifestaciones festivas y luctuosas, sesiones de cortes, etc.) ha sido ponderado repetidamente.

Fig. 2. Perpiñán. Palacio de los reyes de Mallorca. Interior de la «sala de Mallorca»

Fig. 2. Perpiñán. Palacio de los reyes de Mallorca. Interior de la «sala de Mallorca»

17A parte de espacios identificados por su función, como las cocinas, bodegas, escribanía, tesorería, etc., otras estancias relevantes del palacio perpiñanés son designadas con singulares nombres que no siempre permiten inferir cuál o cuáles eran sus usos: la «camera regia consilii» o cámara de los papagayos, probablemente llamada así por las aves pintadas en sus muros; la de los timbres, cuyo nombre podría aludir a la decoración heráldica bien de las paredes, bien de la techumbre; la cámara romana o «de la cort de Roma»; la de «Ysop» que podría tomar el nombre de la representación en los muros de episodios pertenecientes a las fábulas de Esopo; la sala, palacio o cámara blanca, ubicada en el ala occidental del patio, enfrente de las capillas, concebida como un espacio abierto a manera de porche que se podría cerrar con estructuras de madera o los «paraísos», ubicados en las partes más altas del castillo, y decorados con vidrieras, que servirían de belvederes y/o de agradables estancias para la vida curial privada.

18También en tiempos de Jaime II, en la capital balear se reforma el castillo islámico de la Almudaina y se construye otro de nueva planta, Bellver. No deja de sorprender que los monarcas pusieran tanto empeño en las edificaciones isleñas si residieron la mayor parte del tiempo en Perpiñán. A pesar de haberse conservado algunos libros de cuentas sobre dichos castillos, los datos precisos sobre su construcción escasean, pues la documentación se refiere más bien al proceso de acabado y decoración de los mismos.

  • 20 M. DURLIAT, op. cit., p. 181-198; Francisco ESTABÉN, La Almudaina. Castillo Real de la Ciudad de Ma (...)

19La remodelación y ampliación de la Almudaina (fig. 4) tuvo lugar básicamente en la primera década del siglo XIV20. Las sucesivas transformaciones soportadas a lo largo del tiempo desdibujan la que debió ser una importante reforma que partió del primitivo recinto islámico, situado en el ángulo suroeste del actual complejo. Con un trazado aproximadamente rectangular y flanqueado por cuatro torres angulares, se adaptaron varias cámaras, tanto en la planta baja (bodega, cocina, baños) como en piso noble, que se destinó a la cámara real, la recámara, la sala del consell, que servía también de refectorio, etc. Entre las dos torres del viejo alcázar, se tendió una galería con vistas al mar. Contigua a este viejo cuerpo se edificó la sala mayor, con ventanales también abiertos hacia el mar, duplicando el frente marítimo del castillo trecentista.

Fig. 3. Palma de Mallorca. Vista exterior del palacio de la Almudaina.

Fig. 3. Palma de Mallorca. Vista exterior del palacio de la Almudaina.
  • 21 Para la disposición y medidas de las capillas vid. José CARRASCO, La estructura gótica catalana: so (...)
  • 22 Sobre las posibles incidencias del promotor y del pensador Ramón Llull en los maestros responsables (...)

20A diferencia de Perpiñán, las capillas del rey y de la reina (desaparecida) no se presentan superpuestas, sino que se ubican en lugares distintos. La del rey, dedicada a Santa Ana, ocupa la parte central del castillo y en torno a ella se distribuyen una serie de espacios. En su estructura y en sus formas arquitectónicas es prácticamente idéntica a la capilla superior de Perpiñán; incluso las medidas (longitud, anchura y grosor del muro) son exactamente las mismas21. La semejanza se hace todavía más explícita en los portales de ambas capillas, construidos con los mismos materiales importados desde el Rosellón a Mallorca: mármoles rojos-violáceos de Conflent o alrededores y blancos de Ceret. Puede que estas coincidencias sean el reflejo de los deseos de un mismo promotor, el rey Jaime II, pero sin duda también son fruto de la praxis de un mismo maestro, Ponç Descoll –responsable de las obras en los distintos territorios– que repite los mismos tipos, módulos y medidas en los dos oratorios palatinos22.

21Quizá resulta más difícil apreciar las concomitancias arquitectónicas entre las respectivas salas de representación, ya que en Mallorca se presenta dividida en dos niveles, como lo estaba también en Perpiñán antes de su restauración. Suprimiendo mentalmente el falso forjado, se recupera la espacialidad del gran salón, que entronca con la arquitectura de arcos diafragma en piedra y cubierta de madera. Utilizada con anterioridad en grandes espacios monásticos, como dormitorios o refectorios, esta solución estructural hizo fortuna en el ámbito de la arquitectura palatina, y civil en general, como lo evidencian ejemplos barceloneses tan conocidos como la gran cambra o tinell del palacio real mayor (1359), la sala major del desaparecido palacio real menor (1376-78) o el llamado saló de Cent en la sede del gobierno municipal (c. 1369-73). En realidad se trata de grandes espacios versátiles, adaptables a cualquier acto o ceremonia que comportara una concentración grande de personas o que quisiera celebrarse con solemnidad. Evidentemente, hay que imaginar el mobiliario y los arreos originales que decoraban estos espacios, según los eventos que se realizaban: recepciones, cortes, festejos nupciales, exequias fúnebres, etc.

  • 23 M. Durliat recorre exhaustivamente las distintas dependencias del palacio, sirviéndose de las menci (...)

22A partir de las reformas que se llevan a cabo con posterioridad, sobre todo tras la extinción de la dinastía privativa, se conocen los nombres de otras estancias del castillo, probablemente construidas cuando los soberanos mallorquines impulsaron la reforma y ampliación del alcázar islámico. Sin embargo, es probable que en algunos casos su función fuera variando a lo largo del tiempo23.

  • 24 J. DOMENGE, «Les residències…», p. 323-336 (con la bibliografía esencial sobre el tema).

23Con simultaneidad a las reformas de la Almudaina, Jaime II impulsa otra construcción, en este caso de nueva planta: el castillo de Bellver (fig. 5). No incidiremos de nuevo en su singularidad, ni en los posibles referentes tipológicos, ni en quien pudo ser el ideólogo de esta original y atrevida estructura circular24. Sí merece subrayar la ambición de Jaime II al no conformarse con la vieja Almudaina remodelada y emprender esta edificación en un promontorio cercano a la ciudad, con bellas vistas –como su nombre indica– sobre toda la bahía de Palma, con una clara función defensiva, pero también residencial. A pesar de su indudable originalidad tipológica, con una disposición anular, generada a partir de una serie de círculos concéntricos que exigían gran habilidad en el corte de la piedra, cuando se analiza con detenimiento, se descubren unos módulos o hábitos constructivos similares a los que se ven en la Almudaina de Palma y en el castillo de Perpiñán. Es el caso del uso de arcos de medio punto en las galerías de la planta baja y dobles arcos apuntados en los pisos nobles, aunque en Bellver se enriquezca con el detalle de trifolios calados en las enjutas de los arcos superiores.

Fig. 4. Palma de Mallorca. Castillo de Bellever. Planta y vista desde el exterior.

Fig. 4. Palma de Mallorca. Castillo de Bellever. Planta y vista desde el exterior.

24Resulta difícil imaginar cómo se resolvía la funcionalidad de los espacios curvos del castillo de Bellver, en especial cuando se trataba de actos con muchos asistentes o actividades que requerían múltiples servidores. Se sabe que en julio de 1322 hubo una reunión de alto nivel que congregó al rey y a importantes personajes de rango, pero ignoramos dónde se llevó a cabo, si se aprovechó el espacio abierto del patio y si se hizo en Bellver y no en la sala mayor de la Almudaina para esquivar el sofocante calor de la ciudad. Sea como fuere, parece que todos los espacios cubiertos del castillo, sin un eje longitudinal recto, supondrían un problema si no de comunicación auditiva, sí visual. La singular estructura conlleva también una falta de jerarquización o dignificación de determinados espacios: así, el presbiterio de la capilla es igual a los «tramos de la nave»; cabe suponer que la diferencia la marcarían los elementos del mobiliario y la ornamentación. Los restantes espacios tienen idéntica estructura. Su mayor o menor dimensión resulta simplemente del número de tramos idénticos que se destinan a una determinada estancia, todo condicionado por la disposición arquitectónica. De nuevo pues serían los muebles y la decoración lo que marcaría la diferencia y permitiría dar respuesta a las necesidades de la corte o de los castellanos y guarniciones que se encargaban de la vigilancia y defensa del territorio.

25A partir de la reintegración del reino en la Corona de Aragón, estas construcciones pasaron a ser residencias de un reino con confines territoriales mucho mayores. Sin embargo, hay que señalar una diferencia clara entre el castillo de Perpiñán, que fue utilizado con regularidad por la dinastía aragonesa, y las residencias de Mallorca en las que vivieron o al menos ejercieron su cargo los procuradores, representantes o empleados de la corte, pues las estancias reales brillaron más bien por su ausencia, aunque muchos miembros de la corte pasaran por la isla, deteniéndose por escaso tiempo.

3. «Les cases de Vall de Muça, de Sineu e de Manacor»

  • 25 En algunas cartas el rey certifica hallarse «in nostro palatio regio de Valldemussa». D. GIRONA, ar (...)

26Una de las visitas más prolongadas fue precisamente la de Juan I de Aragón en 1395, con la que iniciábamos nuestro comentario. Al planear su viaje a Mallorca, ordenó que no solo se prepararan los castillos de la capital, sino también las «casas» –este es el término usado por el rey– de Valldemossa, Sineu y Manacor. No hace explícita la razón. Tal vez quería disponer decentemente de ellas para practicar su afición favorita, la caza, pero no se puede excluir que fuera también para visibilizar el poder real sobre el territorio. Como ya señalamos, los registros de cancillería atestiguan que, después del desembarco, la familia real se alojó unos días en Valldemossa25. También certifican que a comienzos de octubre el soberano tenía intención de visitar Sineu y por ello pedía al baile las cabalgaduras necesarias. No queda constancia de esta visita, ni tampoco parece que se desplazara a Manacor durante los meses que estuvo en la isla.

  • 26 En realidad no se trata de obras de nueva planta sino de antiguas fortificaciones musulmanas (husun(...)
  • 27 La distinción nominal continúa en los registros más tardíos. Por ejemplo, en el de 1377 se hace ref (...)

27Estas tres «casas» remontan también a la época de Jaime II y sus sucesores, quienes no se conformaron con los dos grandes castillos de la capital, sino que quisieron disponer de una serie de residencias en otros enclaves de la isla, aprovechando seguramente estructuras preexistentes. En los registros del real patrimonio estas tres edificaciones son llamadas «palaus», tal vez para diferenciarlas de las estructuras claramente defensivas, a saber, los castillos de Alaró, Pollença, Santueri y Capdepera, que la historiografía refiere como «castells roquers o de muntanya»26. Las casas o «palaus rurals» han llegado a nuestros días completamente transformadas por las vicisitudes históricas y por los distintos usos a que se han destinado, de modo que difícilmente se puede restituir su configuración inicial. Tan solo con la ayuda de la documentación escrita que se refiere a las reformas que se practicaron en ellas se alcanza a nombrar las dependencias que las integraban27.

  • 28 Jaume SASTRE, «Els palaus rurals de Mallorca i la política cinegètica de la monarquia mallorquina d (...)
  • 29 Ubicada cerca de Valldemossa, sirvió básicamente para dar cobijo a las comitivas que practicaban la (...)

28La historiografía ha subrayado que estas construcciones estaban pensadas para alojar debidamente al rey y a su comitiva cuando practicaban cacerías28. Si para el palacio de Valldemossa y la casa del Teix29 –a la que no alude Juan I– esta pudo ser la razón fundamental, para Sineu y Manacor es probable que se sumaran otros motivos. Desde estas residencias se podía ejercer un mayor control sobre los territorios y hay constancia de que eran utilizadas por los representantes del poder real, al menos cuando ejercían sus funciones, en especial la recaudación de las rentas reales. De estas casas solo se han preservado prominentes torres –en la actualidad completamente restauradas– con las que se garantizaría la presencia simbólica del poder real sobre el territorio circundante.

29Aunque se hubiera considerado que el palacio de Valldemossa fue una residencia impulsada por Sancho para recuperarse de su enfermedad respiratoria, la documentación revela que fue su padre Jaime II quien mandó construir esta casa, partiendo tal vez de estructuras preexistentes. Los parajes que circundan la villa, además de brindar bellísimas panorámicas, ofrecían óptimas condiciones para actividades como la caza o la cría de halcones.

30Como se ha señalado, el intento de restituir el aspecto primigenio del palacio, con la ubicación precisa de los espacios es una tarea harto difícil por el carácter lacónico de los datos documentales y las transformaciones sufridas, en especial a partir del momento en que se transformó en un monasterio cartujo. La descripción que se da en la crónica de fray Albert Puig (1632) ya presenta una construcción adaptada a lo largo de más de doscientos años a la vida monástica, sin que ello signifique que se hubieran perdido completamente las estructuras del viejo palacio.

  • 30 Ibid., p. 156-158; C. BAUÇÀ DE MIRABÒ, La real cartuja…, p. 51-79. La autora ofrece una detallada c (...)

31M. Durliat restituye la probable disposición del edificio en tiempos de la dinastía mallorquina, sirviéndose de noticias documentales relativas a reparaciones efectuadas en el conjunto y de testimonios más tardíos como la citada crónica30. Circundados por un valle, las distintas estructuras de la casa se distribuían en torno a un patio rectangular, cerrado en el lado norte por un cuerpo de notables dimensiones, la sala real o regia, también llamada «la casa dels ceros», por los ciervos que supuestamente decoraban sus muros. Al lado se hallaba la torre mayor en donde se ubicaría la cámara del rey. En la parte meridional estaban la cocina y la despensa, transformadas por los cartujos en su primitiva iglesia. En la zona de poniente se situarían las dependencias de la reina. Las constantes referencias a la reparación de distintos porches delatan la importancia de estos elementos arquitectónicos, que abundan en toda la arquitectura palatina del reino privativo y evocan una vida placentera en espacios semiabiertos.

32Sin duda el palacio contaba con una capilla –de la que no hay referencias documentales– y con otras dependencias como la prisión o los establos. Todo el recinto estaba debidamente fortificado, protegido por el valle y abastecido de agua a través de canalizaciones, constantemente reparadas, que la conducían a los aljibes del centro del patio, en el que se hallaba un surtidor.

  • 31 «[…] assignamus, concedimus et donamus perpertuo monasterio […] Palatium seu domum nostram quam hab (...)
  • 32 Al año siguiente, el rey mandaba entregar al monasterio una campana que estaba «en lo mur del nostr (...)

33Pocos años después de que Juan I pasara unos pocos días en Valldemossa (1395), su hermano y sucesor en el trono, Martín I cambiaba el destino de esta casa. A finales de 1398 el rey se dirigía al obispo y al lugarteniente del reino para manifestar su apoyo incondicional a la fundación de un monasterio cartujo y hacer explícita su intención de «assignar hi hem de gran voler e de bon grat la nostra casa o palau de Valledemuça». A mediados de 1399 se formalizaba la donación31 y unos días después Martín I suplicaba a los jurados y al lugarteniente del reino que fueran asignadas y entregadas al monasterio la mayor cantidad posible de rentas32. Fijémonos que, tanto en los documentos escritos en latín como en catalán, casa y palacio son usados como sinónimos; incluso el rey al referirse al castillo real de Palma también se sirve del poco común término de palau.

34Algo diferente es el caso de Sineu (fig. 6). Su situación geográfica –en pleno centro de la isla–, su proximidad a otras villas de nueva fundación y las rentas reales que se percibían podrían ser razones que explicaran la voluntad de Jaime II de tener una residencia en este enclave. En 1301 el rey expedía cartas desde Sineu y en 1310 se hallaba de nuevo allí, cuando el imaginero perpiñanés Arnau de Campredon tuvo que desplazarse a la villa con el ángel-veleta que estaba realizando para coronar la torre principal de la Almudaina, pues el rey deseaba verlo. La concesión de diversos privilegios a Sineu certifica el interés del monarca por potenciar esta villa.

Fig. 5. Vista del monasterio de Sineu y de la torre del antiguo palacio.

Fig. 5. Vista del monasterio de Sineu y de la torre del antiguo palacio.
  • 33 «Lo senyor rey dech entrar en Sineu ab lo senyor en Sanxo e de madona sa enfanta» (a saber, María d (...)
  • 34 Jaume SASTRE, «Palaus rurals a Mallorca: la reestructuració del Palau de Sineu», Bolletí de la Soci (...)
  • 35 J. DOMENGE, «Les residències del reis…», art. cit., p. 319-320.

35Gracias a un libro de cuentas de 1309-10 se sabe que con motivo de una visita del rey y de los infantes33, el cantero Bernat Terrat y el carpintero Jaume Tomàs llevaron a cabo obras como la renovación de tapias, revestimientos de muros, reparación de tejados o la construcción de una escalera y unos portales en piedra. Las dependencias mencionadas son la capilla, la cocina, la despensa, la bodega, la cámara de los infantes, la recámara y la «privada del rei»34. También se practicaron intervenciones importantes en los «ayres», probablemente una especie de balcones, voladizos o miradores que podían quedar medio cerrados a través de un entramado de tablas o listones, a manera de celosía. Esta operación se completó con la decoración pictórica de algunas de las estancias. Perpinyà Bonaventura, quien intervino también en el castillo de Bellver y en las casas del Teix, recibía 10 libras «per lo pintar de la obra del enfant, que la pinta a preu fet» (suponemos que se trataba de la alcoba del infante Sancho) y 4 más por «perfilar» otras dos cámaras. Las cantidades que recibe no permiten inferir que se tratara de ciclos figurativos sino más bien de pinturas decorativas como imitación de sillares, cenefas de motivos vegetales o geométricos, etc. Sea como fuere, revela la voluntad de ennoblecer estos espacios35.

36Desde finales del siglo XVI (1583) y hasta hace pocos años, el palau de Sineu fue ocupado por monjas de clausura, con las transformaciones y adaptaciones a la vida monacal que ello supuso. Queda solamente una torre que ha sufrido varias restauraciones, con pequeños portales de medio punto en el interior y cuatro almenas situadas en los ángulos del remate superior (fig. 6). Así, resulta prácticamente imposible restituir la imagen de cómo pudo ser esta residencia en los siglos XIV-XV, pues las referencias a obras realizadas que se señalan en los registros del Real Patrimonio no son suficientes para restablecer la ubicación ni el aspecto que podían tener las distintas estancias que integraban el palau.

37El único vestigio conservado del palacio de Manacor es también una torre de características similares a la de Sineu, que ha sufrido varias intervenciones y restauraciones; la que se llevó a cabo entre 2008 y 2011 le imprimió su actual apariencia (fig. 7).

Fig. 6. Torre del palacio de Manacor. Estado actual.

Fig. 6. Torre del palacio de Manacor. Estado actual.

38Jaime II decidió crear esta residencia en el levante de la isla hacia 1300. Se compraron algunas casas y se llevaron a cabo trabajos constructivos de poco calado en torno a 1310. Sin embargo, en 1322 se acometió una reforma más profunda, de unos seis meses, por un importe que superó las 500 libras, supervisada por el «obrer del palau de Manacor» Pere Corney asistido por su hijo Simó, quien se encarga de anotar lo que reciben los maestros y peones, así como los restantes gastos que genera la obra. Se sabe que al inicio visitó la obra el maestro de las obras reales, Llorenç Santacreu, probablemente para dar las pertinentes indicaciones para la ejecución de la reforma. No obstante, la supervisión corrió a cargo del carpintero oficial de las obras reales, Pere Joan quien se desplazó a Manacor varias veces durante los seis meses de ejecución de las obras. No es de extrañar que así sea, pues se reforman las cubiertas de varias estancias, aunque no aparecen individualizadas con nombres específicos, lo que impide intuir su función.

  • 36 Jaume SASTRE, «El alcázar de Manacor (Mallorca). Datos para su estudio», Estudis Baleàrics, 14, 198 (...)

39Las cuentas informan no solo de los materiales y del utillaje (trasladados desde la capital), sino también del desplazamiento de los canteros –lo que indica que no fueron maestros locales– encargados de dignificar esta casa del rey, y de lo que percibieron los herreros por la clavazón, cerraduras y llaves para las puertas de las cámaras y para las rejas. El palacio de Manacor estuvo en manos de la corona hasta que Fernando el Católico lo cedió a su consejero y secretario Joan Ballester, por los servicios que él y su padre habían hecho a la monarquía36.

4. El testimonio de las Leges Palatinae (1337): De folrerio, de paratore

  • 37 Esta normativa fue compilada en un lujoso manuscrito, bellamente iluminado, que se conserva en la B (...)

40El famoso códice de las Leges Palatinae, promulgadas por Jaime III en 1337, permite, hasta cierto punto, imaginar cómo se vivía, o más bien, cómo idealmente quería vivir el soberano en las mencionadas residencias (fig. 8)37. Durliat –a quien debemos el más completo estudio realizado sobre el códice– comenta que las Leges

  • 38 Marcel DURLIAT, «La cort de Jaume III de Mallorca (1324-1349) segons les Lleis Palatines», in : JAU (...)

representan, en realidad, un acto político, un esfuerzo notable con miras a reforzar la autoridad y el prestigio de la realeza mediante la organización y el mantenimiento de un séquito brillante y mediante la institución de un gobierno mejor y una administración más eficaz: el objetivo final era defender mejor el estado mallorquín contra sus divisiones internas y contra los peligros exteriores, siempre renacientes38.

41En las ordenanzas se regulan con una minuciosidad sorprendente las tareas que deben llevar a cabo todos los servidores de la corte, desde los grandes funcionarios hasta los que desempeñan oficios muy humildes. Todos aparecen agrupados bajo la dirección y responsabilidad de cuatro oficiales: los mayordomos, al frente de la casa del rey; los camarlengos, responsables de su seguridad personal; el canciller que se ocupa de la cancillería, de la justicia real y de la capilla; y el maestro racional que lleva el control de las finanzas.

42Este ordenamiento descubre a un rey altamente interesado en defender y prestigiar su soberanía, e impresionar a reyes y súbditos con una rigurosa, ordenada y magnificente etiqueta curial. Sin duda la pompa del ritual palatino contribuía de modo eficaz a crear una imagen impactante y propagandística del soberano y de su corte. Como ha sido señalado, las Leges más bien expresan los anhelos y aspiraciones de un rey cuyos recursos difícilmente alcanzaban a poner en práctica un protocolo tan complejo y costoso.

  • 39 Nos referimos al conocido por la historiografía como «Maestro de los Privilegios» y a su taller, ac (...)

43Hay que lamentar que las referencias a los lugares y escenarios de esta vida curial tan meticulosamente pautada más bien brillen por su ausencia. Las ilustraciones que acompañan el texto tampoco permiten adentrarnos en los auténticos ambientes áulicos en los que se desarrolló la vida de los soberanos mallorquines, pues son tratados como espacios «irreales» que remiten a los modelos pictóricos, de raíz italiana, utilizados por el maestro o taller que se encargó de ilustrar las leyes (fig. 8)39.

44Algunas ordenanzas nos parecen especialmente reveladoras del empeño que el monarca puso en disponer de todo lo necesario para su propia cámara y para acoger a los invitados con la dignidad merecida. Para ello se dispusieron una serie de cargos específicos. Veamos dos ejemplos de oficiales que trabajaron bajo las órdenes del camarlengo, de quien dependían otros empleados como camareros, barberos, médicos, cirujanos, ujieres de armas, sastres, cosedoras, boticarios, etc.

  • 40 «De folrerio: Non solum congrua hospitia ad quae principes et magni domini declinare valeant sunt a (...)

45El albergador o hospedador (folrerio) tenía que ser un hombre apto y capacitado para preparar los alojamientos, tanto los del propio rey como los del personal doméstico. Le incumbía comprar paja para las camas, ocuparse de la ropa de las mismas, así como procurar un servicio completo de mesas y escaños cuando el soberano celebraba convites con sus acompañantes. Se especifica también que estas labores obviamente eran de su competencia cuando la corte se desplaza40.

  • 41 «De paratore et eius coadiutore: Camera seu cubicula nostra decet esse convenienter ornata non quid (...)

46Otro cargo era el del preparador o aparejador de la cámara real (paratore et eius coadiutore). El rey designaba a un hombre para que se hiciera cargo de colocar los paramentos y cortinas del lecho real y adornar los asientos usados en el consejo y en el comedor. En los desplazamientos de la corte le competía llevar «sellam pro secretis naturae», agua, ornamentos, paramentos, vajilla de plata, etc. También era el encargado de preparar el agua para el lavado de los pies del monarca y para cuando este quisiera, en un gesto de humildad, lavar los pies a los pobres. Parece lógico asumir que él y su ayudante partirían antes en los viajes para que al llegar al rey todo estuviera debidamente preparado41.

  • 42 Ibid., p. 111-112 (traducción al catalán), p. 168-169 (versión latina).

47A pesar de las escasas referencias a los sitios en los que se despliega el fasto curial, algunas ordenanzas descubren claramente la importancia de la decoración textil, y en especial de los tapices y cortinajes que se utilizaban no solo para ennoblecer un determinado espacio, sino también para delimitarlo, definirlo o connotarlo, y no solo por razones de ornato sino también de confort. Bajo el epígrafe «De las vestiduras y otros ornamentos»42, Jaime III dicta un sinfín de normas para que sus sirvientes dispongan de los paños adecuados para cada circunstancia y los instalen según el agrado del rey, observando siempre la honestidad y sobriedad de todos los ornamentos para evitar así la altivez y lo superfluo.

48Entre la regulación de los paramentos de las camas, y en concreto de las cortinas, llama la atención el uso que puede hacerse de ellas: «ad mediandum sive per medium dividendum una cameram vel aliam magnam domus vel [ad] usos alios similes». O sea, podían servir para dividir una estancia o sala grande, como si de tabiques se tratara. Con los paramentos textiles se compartimentarían grandes espacios que, si bien eran funcionales para celebraciones especiales, resultarían poco prácticos para actividades de carácter más íntimo o privado. Si tenemos en cuenta la itinerancia de la corte, otra ordenanza adquiere todo su sentido: las cortinas tenían que estar disponibles para preparar un oratorio siempre que el soberano quisiera oír el oficio divino.

49Otros tejidos también formaban parte de la escenografía áulica: ocho paños y dieciséis cojines de lana de distinta forma tenían que servir a la vez para el oratorio real o para dignificar las reuniones del consejo real, colgándose los paños tras el rey, a manera de cortinajes de ceremonia. En este sentido las miniaturas de los folios 1 y 56v. de las Leges, con la representación del consejo real, acreditan la importancia de los cortinajes en el fondo de la escena y de los paños que cubrían los escaños del rey y sus consejeros (fig.8).

Fig. 7. Leges Palatinae, Bibliothèque royale de Belgique, ms. 9169, fol. 56vº. Detalle.

Fig. 7. Leges Palatinae, Bibliothèque royale de Belgique, ms. 9169, fol. 56vº. Detalle.
  • 43 Véanse estas cuestiones con más detalle en J. DOMENGE, «Arquitectura palatina…», p. 93-98.

50Jaime III también prescribió el uso de «panni linei magni et historiati» (probablemente tapices) para servir de fondo a su figura, cuando se sentaba a la mesa o para poner en la cabecera de la cama. El listado de ornamentos textiles no se agota aquí. El soberano quiso disponer de ocho bancales de lana, bien obrados y de diversos colores, para cubrir los escaños del comedor. Asimismo, para sus actos públicos requirió dos doseles (retrodorsaria), dos bancales y seis almohadones de ricos tejidos. Otras disposiciones más sumarias acaban revelando el esmero que puso el rey en regular todo lo concerniente a los tejidos lujosos43.

51La normativa deja meridianamente claro el valor otorgado a las decoraciones textiles, bien para delimitar ciertos espacios, bien para magnificar al soberano y darle un particular relieve enmarcándolo en un aura de solemnidad cuando se presentaba ante sus iguales y sus subordinados. En definitiva, revela el interés del monarca en la adecuación de espacios pensados para la exaltación de la majestad regia y con la pompa que el ceremonial exige. Crear una imagen de poder con una rigurosa etiqueta cortesana debía de sentirse como una necesidad en un reino frágil que prácticamente siempre fue puesto en entredicho.

52Las Leges, pues, aunque sea idealmente, reflejan hábitos cortesanos vigentes y es de suponer que esas prácticas se seguían, aunque con un protocolo menos estricto y riguroso que el exigido por Jaime III en el texto normativo. Pero ignoramos en qué grado se aplicaron estas medidas en la vida curial del último de los reyes mallorquines. La pérdida de todo el patrimonio textil y la falta de referencias documentales que permitan contrastar las normas estipuladas en las Leges demanda prudencia.

5. Epílogo

53El sucesor de Juan I en el trono de Aragón, su hermano Martín, no visitó Mallorca. Hemos comentado que en 1399 cedió el palacio de Valldemossa a los cartujos para la fundación de un monasterio. Aunque sea fuera del territorio mallorquín, creemos que merece la pena recordar que en 1408 adquirió una finca en las inmediaciones de Sarrià, con una bella vista panorámica sobre la llanura barcelonesa: de ahí el nombre de Bellesguard.

54Sacamos a colación esta residencia porque precisamente en una carta que el monarca manda al procurador real de Mallorca, explica las razones de esta adquisición: «per sanitat, plaer e deport de nostra persona» (salud, placer y deporte, en su acepción, creemos, de recreo y diversión). También comenta su intención de residir allí la mayor parte del año. En realidad, el motivo de la carta es la petición al procurador de Mallorca de un buen esclavo apto para plantar árboles, realizar injertos y hacer todo lo necesario para cultivar y ordenar vergeles, huertos y jardines. Desconocemos el porqué de esta elección, pero sugiere que los hortelanos mallorquines, herederos de la tradición islámica, tendrían fama de ser expertos en este tipo de labores.

  • 44 Francesc CARRERAS CANDI, «Bellesguart, real sitio de Martin I», Butlletí de la Reial Acadèmia de Bo (...)

55Poco después se dirigía al baile de Aragón para que le mandara injertos de peral y de manzano (concretamente de Tarazona) pues su deseo era plantar e injertar árboles de todo tipo en la «torre» (predio o quinta) que acababa de adquirir. Otros detalles que brinda la documentación, como la imagen del rey que contempla desde la ventana de su cámara la llegada de los mensajeros que le traen la feliz noticia de la victoria de su hijo en Cerdeña, dan en efecto la idea de una residencia agradable, de un «real sitio», como lo llamó F. Carreras al dar a conocer en 1401 los documentos que acabamos de evocar44.

56Si Martín I no estuvo en Mallorca, sí lo hicieron otros miembros de la realeza a lo largo del siglo XV, aunque se tratara en general de estancias de corta duración. Los castillos y casas a los que nos hemos referido eran utilizados por los representantes reales, lo que sin duda contribuía a su correcta conservación, como revelan las cuentas del real patrimonio. Para las visitas de distinguidos miembros de la corte se procuraba adecentar convenientemente las residencias reales, bien con antelación, bien durante el tiempo en que se hospedaban en ellas. De nuevo, los gastos anotados en los libros de cuentas ofrecen fugaces referencias de estas actuaciones.

  • 45 M. BARCELÓ, «Estada de membres…», p. 44-46. La autora resigue la estancia en Mallorca de otros miem (...)

57Martín el Joven, rey de Sicilia, estuvo 8 días en Mallorca en 1405, «emperò no entrà en la ciutat, be que entrà en lo castell per la part de la porta de la mar. E aqui’s dinà é dormí e lo sendema stech tot lo jorn dins en lo castell». Al día siguiente de dejar la isla se anotaron algunos gastos efectuados para aposentar con dignidad al rey de Sicilia: se compraron cuerdas para manipular los candelabros de madera de la sala del castillo real; tal vez se trataba de los que se habían fabricado diez años antes con motivo de la estancia de Juan I para iluminar la sala mayor de la Almudaina. Este mismo espacio se decoró con paños, pues se instaló una barra a tal fin en la parte donde supuestamente se situaría el rey Martín para presidir algún acto45.

  • 46 ARM, RP, Dades, reg. 3514, fol. 48rº.
  • 47 El escribano de las cuentas especifica que se convino «fer lo dit parament» en la cámara donde dorm (...)

58Otros testimonios documentales descubren las mismas exigencias. En previsión de una posible parada en Mallorca del rey Alfonso el Magnánimo en su retorno de Nápoles (1422), se pedía «que atrobàs lo dit castell aparellat», refiriéndose al castillo de la Almudaina46. Cuatro años después (1426) el procurador real remuneraba al maestro Joan Nadal por las cortinas de tafetán verde que se habían comprado para decorar algunos espacios del mismo castillo para la venida del infante Don Pedro, hermano del rey Alfonso, pues éste «volia e manava que li fos apperellat lo castell reyal de la ciutat, e aquí fos […] rebut axí com la persona del dit senyor rey», es decir, que fuera recibido con la misma pompa que le correspondería si fuera rey 47.

  • 48 Vera-Cruz MIRANDA, «La ciudad de Mallorca recibe al príncipe de Viana en agosto de 1459», in: Alexa (...)

59La estancia más prolongada del príncipe de Viana (entre agosto de 1459 y marzo de 1460) exigió de nuevo reparaciones y adaptaciones para acoger la comitiva principesca. Su padre Juan II mandó una misiva al lugarteniente de Mallorca para expresarle su satisfacción por haber recibido debidamente al príncipe y haberle «liurat lo palau e castell nostre de aqueixa ciutat per a la habitació sua». En realidad su hijo había solicitado también el castillo de Bellver, petición atendida favorablemente, pero luego revocada tal vez para facilitar su vigilancia continua en una única sede, dada la desconfianza del rey hacia el príncipe. Antes de la llegada de Carlos hay noticias ya de reformas en la cámara «de parament»: se enceraron las telas de las ventanas y se arreglaron los bancos del mirador; también se repararon las alas del ángel que remataba la torre principal y se le restituyó una cruz en sus manos. Pero fue durante la estancia del príncipe cuando se intervino de manera más intensa. Se arreglaron las estacas, pesebres y puertas de los establos para los caballos; se fabricaron siete mesas de distinta medida con sus respectivos bancos y siete camas, también con bancos; se reparó la tarima del comedor del príncipe y se arregló el puente de madera que daba acceso a Bellver. Carlos de Viana era amante de los libros y poseía una nutrida biblioteca. No es de extrañar que quisiera un aposento adecuado para conservarlos y practicar la lectura; por ello se enceraron las telas de las ventanas de la librería y se construyeron una mesa-escritorio y cuatro estantes para colocar los libros. Hay constancia también de la compra de alfombras para la cámara del príncipe, supuestamente la que estaba destinada al asesor del gobernador cuando no había ningún miembro de la realeza en palacio48.

  • 49 Estanislau AGUILÓ, «Relació inèdita de la vinguda a Mallorca del emperador Carles V, y de sa expedi (...)

60Transcurridas dos centurias desde la extinción de la dinastía mallorquina, todavía en 1541 el emperador Carlos V moró en el castillo real, al dirigirse a la fracasada expedición de Argel contra el otomano Barbarroja. Así lo constatan las crónicas que conservan la memoria del paso del emperador por Mallorca: «Sa Magestat posa an el seu castell, y tots los altres senyors foren aposentats molt be per la ciutat». No sabemos por qué razón a su vuelta decidió alojarse en una casa privada en vez de hacerlo en la residencia real: «Sa Cesàrea Magestat […] aposentàs en casa de Don Francesch Burgues, procurador reyal de Mallorcha»49. Tal vez a la ida el castillo no había satisfecho sus expectativas de comodidad y representación y optara por quedarse en una de las más grandes y solemnes casas, recién construida, que era la más valorada según los impuestos del momento.

61La falta de interés por un territorio pequeño y periférico en el marco del gran imperio con confines territoriales prácticamente inabarcables no favoreció la conservación del nutrido conjunto de inmuebles que la efímera dinastía mallorquina logró construir ex novo, o ampliar y restaurar a comienzos del trescientos. Esta utilizó el potencial simbólico que tiene la arquitectura para crear una imagen de poder y para manifestar ostensiblemente el prestigio del nuevo reino. Su esfuerzo y tenacidad dieron sus frutos con la erección de múltiples residencias en un restringido territorio que, al estar separado por el mar, no facilitó la itinerancia de la corte. Pero su legado arquitectónico perdura, evocando el empeño que pusieron en magnificar su soberanía con los medios al alcance.

Haut de page

Notes

1 «[…] Illustrissimus Dominus Iohannes, Dei gratia Rex Aragonum, venit de Barchinona cum illustri Domina Regina, eius consorte, et cum quadam eorum filia, et cum filia illustris Regis Petri bonae memoriae, patris ipsius Regis Iohannis, et cum multitudine militum, baronum, domicellarum, et aliarum notabilium personarum»: Tomás AGUILÓ, «Noticiario de Salcet», Almanaque de las Islas Baleares, 1872, p. 79.

2 Carta escrita el 4 de julio, dirigida al gobernador y procurador reales del reino o a sus lugartenientes. El rey, informado de que los jurados y prohombres de la ciudad y reino de Mallorca tenían intención de enviarle una galera y una galeota que, uniéndose a las del monarca, reforzarían su «protección y compañía», les escribe el día anterior para que efectivamente las naves vayan a Barcelona para acompañarle. Enterado también de las fiestas que le quieren tributar, ordena que no se preparen hasta la llegada al reino, pues su intención es desembarcar en Sóller «e cercar la dita illa ans que entrem en la dit ciutat»; mientras tanto se dispondría del tiempo necesario para los preparativos. Según la documentación municipal barcelonesa –que no concuerda exactamente ni con la de la cancillería ni con el testimonio del notario Salcet– el rey estuvo en los mares de Juiçe (Ibiza?), desplazándose de un lugar a otro, hasta el miércoles 28 de octubre «que entra ab gran sollemnitat e ffesta qui li fo feta en la ciutat de Mallorques»: Daniel GIRONA, «Itinerari del rei en Joan I (1394-1396)», Estudis Universitaris Catalans, 15, 1930, p. 41-91, p. 69-70.

3 José María QUADRADO, «Miscelánea histórica (1387 á 1399)», Bolletí de la Societat Arqueològica Lul·liana, II, 1887, p. 105-110, p. 107-108.

4 Las cartas fueron expedidas el 11 de julio. D. GIRONA, art. cit., p. 71.

5 Incluso más adelante, poco antes de regresar a Cataluña, Juan I se dirigía a su hija, la condesa Joana de Foix, para que le enviara con urgencia «un lebrer o dos, e que sien gentils e leugers e no massa grans e que acompanyen», pues los que tenía en su cámara de Bellver habían muerto. Ibid., p. 78.

6 Ibid., p. 74-76. Para otros particulares acerca de su llegada y residencia en la isla, vid. Maria BARCELÓ, «Estada de membres de la reialesa a la Mallorca medieval», Bolletí de la Societat Arqueològica Lul·liana, 76, 2020, p. 39-59, p. 40-44.

7 «[…] vistes les presents endreçets o façats endreçar lo castell de Perpenyà». D. GIRONA, art. cit., p. 75.

8 «Dijous a XVIII del mes de noembre, any dessusdit, lo dit Senyor Rey ab la Senyora Reyna, e les infantes e altres, partiren de Mall., e recullirense en la galea reyal de Portopí, sens que no pres comiat de la ciutat, ne entrá en aquella, ans stech de aquella absent per lonch temps stant en lo castell de Bellver, é partissech ab V galees». T. AGUILÓ, art. cit., p. 80.

9 Álvaro CAMPANER, Cronicón mayoricense, Mallorca: «Sa Nostra» caixa de Balears, 2007, p. 80. (ed. facsímil de la versión original de 1881). Campaner añade: «díjose que los jurados se vieron obligados a dar al rey 100.000 florines». El notario Salcet aumenta la cifra en 4.000 florines. Vid. también M. BARCELÓ, art. cit., p. 42-44.

10 «El regne de Mallorca, creat per Jaume el Conqueridor amb un artificiós conjunt de territoris, portaria gèrmens mortals d'ençà dels seus orígens. No cal veure sinó un mapa històric amb les circumstàncies de l'època per a augurar tot seguit que la seva existència seria precària, espinosa, difícil». Jesús Ernest MARTÍNEZ, La tràgica història dels reis de Mallorca, Barcelona: Editorial Aedos, 1960, p. 26.

11 La bibliografía sobre el reino de Mallorca es abundante; recordamos algunos títulos sin pretensión alguna de exhaustividad: Antoni PONS, Els reis de la casa de Mallorca, Barcelona: Barcino, 1957; David ABULAFIA, Un emporio mediterráneo. El reino catalán de Mallorca, Barcelona: Omega, 1996; Gabriel ENSENYAT, La reintegració de la corona de Mallorca a la corona d’Aragó, 1343-1349, Palma: Editorial Moll, 1997; Pau CATEURA, El Regne esvaït: desenvolupament econòmic, subordinació política, expansió fiscal (Mallorca, 1300-1335), Palma: El Tall, 1998; Jaume II i les ordinacions de l’any 1300, Palma: Consell de Mallorca, 2002; Jordi MAÍZ, Lluís TUDELA, Sanç I, el rei pragmàtic, Palma: Illa Edicions, 2016; Antoni RIERA, «Un regne dins en la mar». Estudis sobre l’economia, la societat i la fiscalitat de Mallorca a la baixa edat mitjana, Lleida: Pagès Editors, 2020.

12 Roger FIGUÈRES, «La résidence des rois de Majorque», e-Spania [en línea], 28, 2017, consultado el 16 enero 2024. URL: http://journals.openedition.org/e-spania/27179; DOI: https://doi.org/10.4000/e-spania.27179.

13 A. RIERA, «Un regne dins en la mar»…,p. 151-153; Jaume SASTRE, Maria LLOMPART, La tesorería del reino de Mallorca durante su época de esplendor, Palma: Edicions UIB, 2008.

14 Guillem FORTEZA, «El cicle arquitectònic de les nostres llotges medievals», in: Miquel SEGUÍ (ed.): Guillem Forteza: estudis sobre arquitectura i urbanisme, 2 vol., Barcelona: Publicacions de l’Abadia de Montserrat, 1984, vol. 2, p. 76-99, p. 95.

15 Para una aproximación global a la arquitectura del reino de Mallorca continúa siendo imprescindible la obra de Marcel DURLIAT, L’art en el regne de Mallorca, Mallorca: Editorial Moll, 1964. Vid. las aportaciones recientes de Marta FERNÁNDEZ, «Las residencias reales del reino de Mallorca y la construcción ex novo de un reino», in: Construir para perdurar. Riqueza petrificada e identidad social. Siglos XI-XV, Pamplona: Gobierno de Navarra, 2021, p. 425-433; Id., «Sala, tinell y palau. Espacios y elementos representativos en la arquitectura regia y señorial mallorquina», in: Tina SABATER (coord.), La casa medieval en Mallorca y el Mediterráneo. Elementos constructivos y decorativos, Gijón: Trea, 2021, p. 221-249.

16 M. DURLIAT, op. cit., p. 154-155. Tal vez las casas de los ricos mercaderes y caballeros de la ciudad pueden evocar –a escala más reducida– aspectos concretos del castillo real. Véanse los ejemplos estudiados por Bernard SOURNIA, Jean-Louis VAYSSETTES, L’ostal des Carcassonne. La maison d’un drapier montpelliérain du XIIIe siècle, Montpellier: direction régionale des affaires culturelles, 2014; Jean-Louis VAYSSETTES et. al., La conquête de Majorque par Jacques d’Aragon. Iconographie d’un plafond peint montpelliérain du XIIIe siècle, Montpellier: direction régionale des affaires culturelles, 2017.

17 Por ello remitimos a estas contribuciones y a su aparato bibliográfico: O. PASSARRIUS, A. CATAFAU (coords.), op. cit., vol. I: Le palais des rois de Majorque à Perpignan. Pero merece recordar la «clásica» e ineludible aportación de M. DURLIAT, L’art en el regne…, p. 163-181.

18 Son escasos los datos conocidos sobre el proceso constructivo. Sí se sabe que en 1275 los trabajos ya se habían activado y que, al cabo de diez años, Jaime II residía en el castillo. Transcurridos otros diez años (h. 1295-1300) las dos capillas estaban en uso.

19 M. FERNÁNDEZ, «Sala, tinell y palau…», p. 227.

20 M. DURLIAT, op. cit., p. 181-198; Francisco ESTABÉN, La Almudaina. Castillo Real de la Ciudad de Mallorca, Palma: Imp. Alcover, 1975.

21 Para la disposición y medidas de las capillas vid. José CARRASCO, La estructura gótica catalana: sobre los conceptos de medida y espacio. El problema de la forma en la cubierta, tesis doctoral, Universidad Politécnica de Cataluña, 2002, p. 126-127.

22 Sobre las posibles incidencias del promotor y del pensador Ramón Llull en los maestros responsables de las construcciones impulsadas por la monarquía, vid. Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, «The King, the Architects and the Philosopher: Invention in Mallorcan Architecture around 1300», in: Tom NICKSON, Nicola JENNINGS (ed.), Gothic Architecture in Spain: invention and Imitation, Londres: Research Forum of the Courtauld Institute, 2020, p. 60-78.

23 M. Durliat recorre exhaustivamente las distintas dependencias del palacio, sirviéndose de las menciones documentales que se hacen a ellas, por lo general cuando son reparadas. M. DURLIAT, L’art en el regne…, p. 181-198.

24 J. DOMENGE, «Les residències…», p. 323-336 (con la bibliografía esencial sobre el tema).

25 En algunas cartas el rey certifica hallarse «in nostro palatio regio de Valldemussa». D. GIRONA, art. cit., p. 69. Si confiamos en el testimonio del notario Salcet, el rey Juan «aplicuit com quatuor galeis armatis in portu de Soller» el domingo 18 de julio y, después de comer, la comitiva dejó Sóller para encaminarse a Bunyola, «e de qui parti e venchsen a Valldemussa ahon stech fins al dimecres». T. AGUILÓ, art. cit., p. 79.

26 En realidad no se trata de obras de nueva planta sino de antiguas fortificaciones musulmanas (husun) consolidadas y adaptadas a las nuevas necesidades para proteger a los habitantes del reino. Josep MERINO, Llibre dels castells, Palma: Edicions de Turisme Cultural, 2002.

27 La distinción nominal continúa en los registros más tardíos. Por ejemplo, en el de 1377 se hace referencia a lo que tiene que percibir Bernat Tarragó «fuster, mestre de les obres del senyor rey en Mallorques» por las cantidades avanzadas en «les obres e reparacions necessàriament e profitosa fetes en los palaus rayals de Manacor, de Valldemuça e de Sisneu; e en los castells reyals del Cap de la Pera e de Sentuiri, d’Alaró e de Pollensa, situats en la illa de Mallorques, fora de la ciutat». Concepció BAUÇÀ DE MIRABÒ, La real cartuja de Jesús de Nazaret en Valldemossa. Formación y evolución de su patrimonio histórico-artístico, Salzburg: Institut für Anglistik und Amerikanistik, 2008, p. 53.

28 Jaume SASTRE, «Els palaus rurals de Mallorca i la política cinegètica de la monarquia mallorquina de la primera meitat del segle XIV», in: Jaume II i les ordinacions…, p. 221-229.

29 Ubicada cerca de Valldemossa, sirvió básicamente para dar cobijo a las comitivas que practicaban la caza. Se sabe que el terreno fue adquirido por el rey en 1301. A pesar de imaginar una construcción rural, sin pretensiones, se sabe que a finales de 1309 las casas del Teix fueron decoradas por el pintor Perpinyà Bonaventura, activo también en el castillo de Bellver. Por la cantidad que iba a recibir, 4 libras, se supone que pintaría ornamentos sencillos y de rápida ejecución. M. DURLIAT, op. cit, p. 162.

30 Ibid., p. 156-158; C. BAUÇÀ DE MIRABÒ, La real cartuja…, p. 51-79. La autora ofrece una detallada compilación de las noticias referidas a las reparaciones efectuadas en el palacio a lo largo de todo el siglo XIV, partiendo de los libros de gastos del real patrimonio y ensaya, siguiendo las huellas de Durliat, una aproximación a los encargados de la obra, a la evolución constructiva y sus reformas, a los materiales, etc.

31 «[…] assignamus, concedimus et donamus perpertuo monasterio […] Palatium seu domum nostram quam habemus intus Vallem predictam de Valledemuça, cum ortis, terris et possessionibus quibuscumque que sunt de pertinentiis dicte domus et cum aqua que decurrit ad palatium seu domum eamdem cum introitibus et exitibus juribus et pertinentiis et prout melius et plenius nobis spectat et competunt». Mateu ROTGER, «Documento del rey D. Martín. Donación de su Palacio de Valldemossa para la erección de la Cartuja de Jesús Narazeno (1399)», Bolletí de la Societat Arqueològica Lul·liana, XII, 1909, p. 56-58, p. 56.

32 Al año siguiente, el rey mandaba entregar al monasterio una campana que estaba «en lo mur del nostre palau de la ciutat de Mallorques» y que no pertenecía a ninguna iglesia ni era necesaria para la capilla o castillo reales. Estanislao AGUILÓ, «Lletres reyals sobre la fundació del monestir de la cartoxa de Valldemossa», Bolletí de la Societat Arqueològica Lul·liana, XI, 1905-1907, p. 181-182.

33 «Lo senyor rey dech entrar en Sineu ab lo senyor en Sanxo e de madona sa enfanta» (a saber, María de Anjou, con quien había casado en 1304). M. DURLIAT, op. cit., p. 159.

34 Jaume SASTRE, «Palaus rurals a Mallorca: la reestructuració del Palau de Sineu», Bolletí de la Societat Arqueològica Lul·liana, 60, 2004, p. 63-100.

35 J. DOMENGE, «Les residències del reis…», art. cit., p. 319-320.

36 Jaume SASTRE, «El alcázar de Manacor (Mallorca). Datos para su estudio», Estudis Baleàrics, 14, 1984, p. 75-81; J. DOMENGE, «Les residències del reis…», p. 320-323.

37 Esta normativa fue compilada en un lujoso manuscrito, bellamente iluminado, que se conserva en la Biblioteca Alberto I de Bruselas (ms. 9169). Sobre las vicisitudes del manuscrito, su historia, contenido y características, véase la edición facsímil, acompañada de un volumen de estudios: JAUME III REI DE MALLORCA, Leges Palatinae / Lleis palatines, 2 vol., Palma: José J. de Olañeta editor, 1991. Remitimos también al más reciente conjunto de contribuciones que versan sobre el códice: Gisela DROSSBACH, Gottfried KERSCHER (eds.), Zeremoniell und symbolische Kommunikation in den «Leges Palatinae» König Jacobs III von Mallorca (1337), Wiesbaden: Reichert Verlag, 2013.

38 Marcel DURLIAT, «La cort de Jaume III de Mallorca (1324-1349) segons les Lleis Palatines», in : JAUME III, op. cit., I, p. 20. En realidad, la investigación fue realizada con anterioridad a 1962, pero no se publicó hasta 1991. Sobre el contenido de las Leges, contextualizado a partir de otras ordenanzas de la Corona de Aragón, vid. Marta VANLANDINGHAM, Transforming the State. King, Court and Political Culture in the Realms of Aragon (1213-1387), Leiden: Brill, 2002.

39 Nos referimos al conocido por la historiografía como «Maestro de los Privilegios» y a su taller, activo en Palma entre 1325 y 1345, aproximadamente, y en el que se pintaron retablos e ilustraron manuscritos. Es probable que este taller fuera el formado por el pintor Joan Loert (bien documentado en Mallorca) y el rosellonés Arnau Boas (activo en Perpiñán y Mallorca), pues se sabe que formaron una sociedad de «officis pictorie». Gabriel LLOMPART, Miscelánea documental de pintura y picapedrería medieval mallorquina, Palma: Museo de Mallorca, 1999, p. 24-30; J. DOMENGE, «Arquitectura palatina…», p. 98-99.

40 «De folrerio: Non solum congrua hospitia ad quae principes et magni domini declinare valeant sunt assignanda, immo quod ea decenter parata et fornida mensis, scannis, lectis et aliis similibus inveniant, fore necessarium arbitramur». JAUME III, op. cit., I, p. 156.

41 «De paratore et eius coadiutore: Camera seu cubicula nostra decet esse convenienter ornata non quidem superstitiosis apparatibus, sed undique servetur honestes nostro consona statui et modestia congruens pudicis moribus inibi perseveret. Quapropter ordinamus in nostro reposito unum deputari specialiter virum qui paramenta et cortinas…», ibid., p. 156.

42 Ibid., p. 111-112 (traducción al catalán), p. 168-169 (versión latina).

43 Véanse estas cuestiones con más detalle en J. DOMENGE, «Arquitectura palatina…», p. 93-98.

44 Francesc CARRERAS CANDI, «Bellesguart, real sitio de Martin I», Butlletí de la Reial Acadèmia de Bones Lletres de Barcelona, I (2), 1902, p. 55-65.

45 M. BARCELÓ, «Estada de membres…», p. 44-46. La autora resigue la estancia en Mallorca de otros miembros de la realeza a lo largo de la época medieval.

46 ARM, RP, Dades, reg. 3514, fol. 48rº.

47 El escribano de las cuentas especifica que se convino «fer lo dit parament» en la cámara donde dormía el procurador, pues las otras estaban decoradas con paños aportados por el propio escribano. Además del tejido se compraron anillas, cuerdas, vetas y flecos para instalar dicho cortinaje. S. A. «Noticias curiosas», Almanaque de las Islas Baleares, 1877, p. 86-94, p. 93; M. BARCELÓ, «Estada de membres…», p. 59.

48 Vera-Cruz MIRANDA, «La ciudad de Mallorca recibe al príncipe de Viana en agosto de 1459», in: Alexandra Beauchamp BEAUCHAMP et al. (ed.), Acoger, abastecer y financiar la corte. Las relaciones entre las cortes ibéricas y las sociedades urbanas a finales de la Edad Media, Valencia: Universitat de València, 2019, p. 89-103, p. 96-98; M. BARCELÓ, «Estada de membres…», p. 51-52.

49 Estanislau AGUILÓ, «Relació inèdita de la vinguda a Mallorca del emperador Carles V, y de sa expedició a Alger, escrita per Gabriel Sampol, notari», Bolletí de la Societat Arqueològica Lul·liana, 10, 1904, p. 231-233; Joan DOMENGE, «La arquitectura en el reino de Mallorca, 1450-1550. Impresiones desde un mirador privilegiado», Artigrama, 23, 2008, p. 185-239, p. 232.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1. Perpiñán. Palacio de los reyes de Mallorca. Vista exterior de las capillas superpuestas de la Magdalena y la Santa Cruz.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49554/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 416k
Titre Fig. 2. Perpiñán. Palacio de los reyes de Mallorca. Interior de la «sala de Mallorca»
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49554/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 400k
Titre Fig. 3. Palma de Mallorca. Vista exterior del palacio de la Almudaina.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49554/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 392k
Titre Fig. 4. Palma de Mallorca. Castillo de Bellever. Planta y vista desde el exterior.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49554/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 876k
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49554/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 768k
Titre Fig. 5. Vista del monasterio de Sineu y de la torre del antiguo palacio.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49554/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 404k
Titre Fig. 6. Torre del palacio de Manacor. Estado actual.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49554/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 508k
Titre Fig. 7. Leges Palatinae, Bibliothèque royale de Belgique, ms. 9169, fol. 56vº. Detalle.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49554/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 584k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Joan Domenge, « «Nos apparallets los castells […] e les cases»: sitios (y espacios) de la dinastía mallorquina (1276-1343) »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 21 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/49554 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.49554

Haut de page

Auteur

Joan Domenge

IRCVM-Universitat de Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search