Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47El origen de los Sitios Reales en...Los escenarios áulicos en la Coro...

El origen de los Sitios Reales en las Coronas Ibéricas (ss. XIV-XVI): de espacios cortesanos a redes de poder

Los escenarios áulicos en la Corona de Aragón: el espacio representativo

Francesca Español Bertrán

Résumés

Estudio del espacio representativo (aula maior) en los palacios reales de los estados de la Corona de Aragón (s. XIV y XV). Se analiza su tipología arquitectónica y su ornamento y se valora su polivalencia en lo concerniente a las funciones que albergó. Concebido como escenario del poder áulico, acogió asambleas políticas y actos judiciarios, pero asimismo las celebraciones religiosas y profanas a través de las cuales se expresó la potestas y la piedad del rey.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Ernst VOLTMER, “Palatia imperiali e mobilità della corte (secoli IX-XIII)”, en Enrico CASTELNUOVO, (...)
  • 2 Ocurrió con los palacios de Perpiñán, Mallorca, Tortosa y Lérida: Daniel GIRONA LLAGOSTERA, “Itiner (...)
  • 3 Edición del texto en: Próspero de BOFARULL Y MASCARÓ, Ordinacions fetes per lo molt alt senyor en P (...)
  • 4 La edición en: Llorenç PÉREZ MARTÍNEZ, Gabriel LLOMPART, Marcel DURLIAT, Miquel PASQUAL PONT, (eds. (...)

1La abundante documentación conservada para los estados de la antigua Corona de Aragón, procedente de los fondos de Cancillería, o de otras colecciones diplomáticas, permite computar las diversas residencias utilizadas por los miembros de la familia real en sus desplazamientos a lo largo y ancho del territorio, identificar su distinta jerarquía, y en el caso de los edificios principales, reconocer los espacios que comprendieron y sus usos. La itinerancia a la que obligaba la acción de gobierno en el caso del rey y de su lugarteniente (responsabilidad que estuvo a cargo del primogénito y en ocasiones de la reina consorte), amén de la asumida por los restantes miembros de la familia real, y de sus correspondientes séquitos, conllevó que los palacios de mayor rango estuvieran ocupados permanentemente, bien por ellos, bien por los oficiales que debían de custodiarlos, y por los capellanes responsables de celebrar diariamente el oficio divino en sus espacios cultuales1. Ocasionalmente, también por los miembros de la nobleza que recibieron la correspondiente autorización, un extremo que ante el peligro que supuso el pogromo de 1391 se hizo extensible a determinadas comunidades judías2. Las Ordinacions de la Casa i Cort promulgadas por el rey Pedro el Ceremonioso en 13443, versión vernácula (con adaptaciones puntuales) de las Leges Palatinae del reino de Mallorca, compuestas en 1337, 4fueron el marco de la vida en palacio.

  • 5 Francesca ESPAÑOL, Els escenaris del rei. Art i monarquia a la Corona d'Aragó, Barcelona-Manresa: E (...)
  • 6 Se documentan palacios o albergues reales, entre otros, en Piera, Montblanc, Vilafranca del Penedès (...)
  • 7 Según ocurre con las cámaras reales documentadas en el monasterio de Poblet, Agustí ALTISENT, Histò (...)
  • 8 La documentación sobre la obra arquitectónica en: Joaquim GUITERT Y FONTSERÉ, Real monasterio de Po (...)
  • 9 Josep M. MADURELL I MARIMÓN, “La Casa Reial de Valldaura”, Estudis d’Història Medieval, II, 1970, p (...)

2Por lo general, cuando tratamos de la arquitectura áulica fijamos nuestra atención en los edificios que destacaron por su ambición monumental, vinculados a las capitales de los distintos reinos, (Zaragoza, Barcelona y Valencia), o a puntos estratégicos del territorio, como sucede con Lérida o con Tortosa5. No obstante, esta red comprendía también fábricas de categoría modesta6, estancias erigidas en los monasterios7 y, de modo excepcional, en el umbral del siglo XV, y en el caso de Poblet, una residencia privativa8. Junto a todo ello no hay que olvidar la existencia de varios manoirs, ubicados en lugares boscosos y apartados, que favorecieron las prácticas cinegéticas9, y el hospedaje ocasional de los miembros de la familia real en palacios episcopales, y residencias señoriales diversas.

  • 10 Vicenç FERRER, Sermons, Gret SCHRIB (ed.), (6 vols.), Barcelona: Ed. Barcino, 1975, vol. III, p. 81 (...)
  • 11 Su destacado papel como promotor artístico en: Francesca ESPAÑOL BERTRAN, L’art gòtic català, Barce (...)
  • 12 Cf. VVAA, Pere el Cerimoniós i la seva època, Barcelona: CSIC, 1989.

3Según recuerda en uno de sus sermones San Vicente Ferrer: cort e palau de rey, requer gran casa10. En la Corona de Aragón, el primer monarca que asumió la bondad de las iniciativas artísticas como escaparate de la monarquía y fundamento de su prestigio, fue Jaime II (1267- +1327). En 1291, siendo rey de Sicilia, tuvo que volver para hacerse cargo de los estados peninsulares, al morir, sin descendencia, su hermano, Alfonso el Liberal, el primogénito de Pedro el Grande. Durante su estancia insular había convivido con unos espacios de gran calidad formal que sin duda le inspiraron, a su regreso, a emprender la reforma de las principales residencias áulicas, al igual que lo hicieron los panteones de los reyes normandos y de los Hohenstaufen en Palermo, Monreale y Cefalú con respecto a la obra del panteón dinástico de Santes Creus11. Esta brillante política edilicia desplegada por su abuelo, sirvió de modelo al rey Pedro el Ceremonioso (1319 - +1387) que auspiciará asimismo proyectos artísticos de gran calado12.

  • 13 Los estudios monográficos los iremos presentado a lo largo del estudio.

4Al socaire de las iniciativas de Jaime II surge por primera vez la figura del maestro de obras áulico (el mudéjar Juceff Bellito, en Zaragoza, Guillem Vendrell, en Valencia, Bertran de Riquer, en Barcelona, los Prenafeta en Lérida) y la de diversos artífices figurativos de esta misma categoría, fueran vidrieros o pintores, a través de cuya labor los interiores de estas residencias alcanzaron la suntuosidad deseada. No eran edificios homologables. Los había de ascendencia romana (Barcelona, Tarragona), musulmana (Aljafería de Zaragoza, el Real de Valencia, la Zuda de Tortosa); otros (Lérida) se habían concebido a comienzos del siglo XIII según la ordenación característica de la denominada “tipología Felipe Augusto”13. En todos los casos el rey parece estar particularmente atento a dos de sus ámbitos: el aula maior y la capilla. Por lo que respecta al espacio representativo, Pedro el Ceremonioso va a auspiciar algunos de sus testimonios más significativos.

  • 14 Cf. Marcel DURLIAT, L'Art en el Regne de Mallorca, Mallorca: Ed. B. Moll, 1964 [Toulouse, 1962], p. (...)
  • 15 Marcel DURLIAT, L’art en el Regne…., p. 144-216, passim. Claire PONSICH, “L’espace de la reine dans (...)

5Durante el gobierno de este último, y a raíz de su conquista del Reino de Mallorca (1343-1349), se incorporaron al patrimonio real nuevas residencias. La isla contaba con la Almudaina, la principal, más otras rurales, amén del castillo de Bellver, próximo a la capital. En el ámbito continental sobresalía el palacio de Perpiñán, erigido de nueva planta a finales del siglo XIII, aunque se siguió trabajando en él tras la anexión del reino14. De todos estos edificios el único que se había diseñado de acuerdo con las funciones que debía de acoger era este último, de ahí que, al analizar la disposición de sus estancias, descubramos su adaptación a la vida independiente que la pareja real y los integrantes de sus respectivos círculos desarrollaban en su interior: dos capillas, dos conjuntos de estancias domésticas, etc.15. Se trata de una realidad constatable en los restantes edificios áulicos conocidos, aunque tal hecho no se haga explícito en la ordenación arquitectónica.

  • 16 Tot lo poble de Barcelona qui ja era ajustat en lo nostre tinell major. Ferran SOLDEVILA (ed.), Les (...)

6Esta duplicidad no se hacía extensible al aula maior, el espacio representativo por antonomasia, y el de mayor magnitud del edificio, un ámbito que fue consustancial a la arquitectura palatina bajomedieval en su conjunto, de ahí que formara parte de las residencias aristocráticas, fueran nobiliarias o eclesiásticas. En la documentación se identifica como aula maior, o como tinell major, pero en otros casos el apelativo parece derivar de la decoración pictórica de sus muros. Por lo que respecta a la segunda denominación, muy grata a Pedro el Ceremonioso que recurre a ella en varias ocasiones a lo largo de su crónica, deriva de la presencia en la sala del mueble expositor (conocido como tinell), en el que se exhibía la vajilla de aparato cuando se celebraban banquetes de gran solemnidad. Según veremos, y tratándose del espacio con mayor aforo del palacio, amén de la acción de gobierno, albergó otros usos que lo justifican16.

Fig. 1 Planta del Castillo de Perpiñán. Al sur el aula maior

Fig. 1 Planta del Castillo de Perpiñán. Al sur el aula maior

Fig. 2 Castillo de Perpiñán

Fig. 2 Castillo de Perpiñán

7Si estos espacios se conservan (algunos se han perdido, pero podemos recuperarlos virtualmente a través de la información que proporcionan los archivos), sus muros, ahora desnudos, tienen poco que ver con el fasto que los significó en época gótica. No obstante, su arquitectura, nos desvela cuáles fueron las tipologías más recurrentes, y nos alerta de su ambición espacial. En el caso de algunos de ellos, además, los instrumentos permiten ponderar en qué medida fueron ámbitos valiosos para el monarca por estar vinculados al ejercicio de la potestas.

Los espacios representativos y Jaume II: el castillo de Lérida y el Palacio Real Mayor de Barcelona

  • 17 Para algunas de estas intervenciones: Jesús Ernesto MARTÍNEZ FERRANDO, Jaime II de Aragón. Su vida (...)
  • 18 Francisco de BOFARULL, “El castillo de Santa Catalina”, Revista de Gerona, XIV, 1890, p. 161-168, 1 (...)
  • 19 A. SINUÉS RUÍZ, “La construcción de un palacio real en Ejea de los Caballeros en el siglo XIV”, Est (...)

8La documentación confirma que a lo largo de este reinado (1291-1327) se impulsaron obras de distinta envergadura en las residencias de Zaragoza, Valencia, Barcelona, Lérida, Tortosa, y Tarragona, pero la naturaleza de estos trabajos a veces resulta difícil de precisar17. Paralelamente se erigieron edificios ex novo, siendo, para estas fechas, la obra del poderoso castillo de Montgrí la más representativa en el contexto de la arquitectura del poder. Erigido sobre la montaña de Santa Catalina, una privilegiada atalaya sobre el Ampurdán y los dominios del condado de Empúries, se concibió como instrumento persuasivo cuando la beligerancia entre el rey y el conde estaba en su punto más álgido. Al incorporar Jaime II el condado a la órbita áulica, las obras quedaron interrumpidas sine die18. Es un edificio de planta cuadrangular, con torres en los cuatro ángulos, cuyas habitaciones abrían hacia el patio central. También se levantó de nueva planta un palacio en Ejea de los Caballeros, cuya desaparición nos impide ponderar la tipología de su fábrica19.

  • 20 Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “El castillo real de Lleida en época medieval”, Anuario de Estudios Medi (...)

9Por lo que respecta específicamente al ámbito representativo, se documentan dos iniciativas relevantes. Una de ellas en el castillo de Lérida, asentado sobre uno de los dos altozanos de la ciudad. Se había erigido en época de Pedro el Católico (1178- +1213) de acuerdo con la “tipología Felipe Augusto”, y aunque quedó muy maltrecho en 1812, a causa de la explosión de un polvorín durante la Guerra de la Independencia, los planos y secciones que dibujó un ingeniero militar poco antes nos devuelven su notable arquitectura20. Hasta la Guerra Civil Española quedaba en pie la gran sala situada en el área meridional del recinto, pero sufrió importantes daños por entonces. No obstante, es el único sector que ha sobrevivido del recinto medieval, si bien una desafortunada restauración ha enmascarado muchas evidencias de su historia arquitectónica.

Fig. 11-3 Planta del castillo real de Lérida 1796.

Fig. 11-3 Planta del castillo real de Lérida 1796.

Madrid, Servicio Histórico Militar, inv. gral. 9355

10Sus estancias, de un solo nivel, se ordenaban en torno al patio central, y se habían techado inicialmente con madera. La huella de los arcos diafragmáticos que sustentaron la cubierta de la sala del sector sur, se descubre en sus muros perimetrales. Es precisamente ahí donde localizamos la remodelación impulsada por Jaime II a comienzos del siglo XIV, una reforma que conllevó la sustitución de la techumbre originaria por cuatro tramos de bóvedas de crucería, y el necesario refuerzo de los muros perimetrales para sustentar su empuje. Como resultado de todo ello se obtuvo un amplio espacio rectangular que, considerando las fórmulas adoptadas contemporáneamente en la arquitectura civil del territorio, debía de resultar particularmente novedoso. La documentación de cancillería identifica a los Prenafeta como maestros de obra reales, custodios del castillo y responsables de su fábrica, amén de artífices de la fase más tardía de la catedral contigua. El rastro documental de los miembros de esta dinastía se prolonga desde mediados del siglo XIII (1259) a comienzos del XIV, y dada su posición laboral, hay que atribuirles la intervención que acabamos de glosar.

Fig. 4 Fachada del aula maior del castillo de Lérida contigua al patio central (hacia 1915).

Fig. 4 Fachada del aula maior del castillo de Lérida contigua al patio central (hacia 1915).

Barcelona, Archivo Fotográfico de la Diputación de Barcelona.

Fig. 5 Bóvedas del aula maior del castillo de Lérida cuando funcionaba como caserna militar (hacia 1915).

Fig. 5 Bóvedas del aula maior del castillo de Lérida cuando funcionaba como caserna militar (hacia 1915).

Barcelona, Archivo Fotográfico de la Diputación de Barcelona

  • 21 Ferran SOLDEVILA (ed.), Les quatre grans Cròniques: IV Crònica de Pere III…., 2: 34, p. 115.
  • 22 Para el proyecto que iba a comprender 20 efigies de alabastro (11 condes y 9 reyes): Josep BRACONS (...)
  • 23 “Colección diplomática relativa a la campaña naval de la armada aragonesa de 1351”, Memorial Histór (...)
  • 24 Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “La guerra dibujada. Pintura histórica en la iconografía medieval penins (...)

11Durante este mismo reinado, en el Palacio Real Mayor de Barcelona se construyó la capilla real dedicada a Santa María, y debió de abordarse también la obra del espacio representativo. Su existencia se deduce de varios hechos, todos ellos relacionados con la historia posterior del edificio. En primer lugar, el párrafo que dedica Pedro el Ceremonioso en su Crònica, al homenaje que le tributó su cuñado, Jaime III de Mallorca, el 17 de agosto de 1339. Aunque debía de localizarse, según sus palabras, en nostre tinell major de nostre Palau, a petición del rey mallorquín, accedió a que tuviera lugar en la capilla del palacio21. El espacio, por lo tanto, ya existía, y lo corrobora la documentación alusiva al proyecto del monarca de instalar una galería de antepasados en esta estancia. El contrato con el maestro francés que debía de ejecutar las esculturas (Aloi de Montbrai) se firmó en 134222. Naturalmente estaban destinadas al espacio que precedió al que ha llegado hasta nuestros días, puesto que la construcción de este último no debutó hasta el año 1359. Un documento áulico del 23 de mayo de 1351, suscrito in Aula Regia Majori Palatii regi civitatis Barchinone, apoya igualmente nuestra argumentación23, y lo hace también, en otro orden de cosas, la gran composición pictórica descubierta en los años 40 del siglo pasado en uno de los muros perimetrales del aula magna erigida por Pedro el Ceremonioso, que celebra la conquista de Mallorca por parte del rey Jaime I24. Su monumentalidad reclama una estancia que armonizara con tales proporciones, y puesto que la pintura se fecha en torno a 1300, tiene que haber decorado el aula que precedió a la actual, aquella donde, según las notas documentales que acabamos de presentar, se acomodaron sus mismos usos.

Fig. 6 Barcelona, Palacio Real Mayor. Pinturas de la conquista de Mallorca, reinado de Jaime II (hacia 1300)

Fig. 6 Barcelona, Palacio Real Mayor. Pinturas de la conquista de Mallorca, reinado de Jaime II (hacia 1300)

12Esta crónica visual en el espacio representativo del palacio barcelonés, proclamando las victorias de los miembros de la dinastía en sus confrontaciones bélicas (aquí contra el poder musulmán), fue visible hasta quedar concluido el nuevo ámbito que vino a sustituirlo. Dada la relevancia de este mural, no dudamos que pueda haber inspirado iniciativas posteriores de idéntico signo. En especial, según veremos, la remodelación de la denominada Sala de Mallorca del palacio de Perpiñán, auspiciada por Pedro el Ceremonioso.

Los espacios representativos en Perpiñán y Valencia con Pedro el Ceremonioso

Fig. 7 Mallorca, castillo real de la Almudaina. Aula maior.

Fig. 7 Mallorca, castillo real de la Almudaina. Aula maior.
  • 25 Sobre la historia y particularidades del palacio, véanse los trabajos reunidos en: Olivier PASSARRI (...)
  • 26 Para estas noticias y las relativas a la Sala de Mallorca (que retomamos parcialmente de nuevo): Fr (...)

13Las empresas del rey en este contexto siguen este orden cronológico: Perpiñán, Valencia y Barcelona. En el primer caso, las noticias conocidas hasta el momento no permiten esclarecer si el aula maior ya estaba construida al anexionarse el reino de Mallorca. No obstante, dada su coincidencia tipológica con la sala homónima del Palacio de la Almudaina, es probable que así fuera. La conclusión de su arquitectura no excluye, sin embargo, otro género de reformas con posterioridad la conquista25. puesto que la incorporación de una máscara pictórica a sus muros tiene que datar de entonces. En la documentación, su designación como Sala de Mallorca debuta en 1350 y no es un apelativo arbitrario. En la arquitectura palatina, esté género de epíteto identifica el rasgo más singular de una estancia, y la documentación del castillo de Perpiñán proporciona significativos testimonios al respecto. Desde mediados del XIV algunos de sus espacios se conocen como Cambra d’Ysop, Cambra dels Papagays, Cambra Blanca, Cambra dels Timbres, la Cambra Romana/Cambra de la Cort de Roma y la Cambra dels Paraments26. En este contexto, y atendiendo a la personalidad del rey, a la par que al precedente que nos brindan las pinturas heroicas del Palacio Real Mayor de Barcelona, es razonable plantear que las pinturas del espacio más solemne del castillo pudieron mostrar la conquista del Reino, recién concluida.

Fig. 8 Perpiñán. Sala de Mallorca del Palacio real

Fig. 8 Perpiñán. Sala de Mallorca del Palacio real
  • 27 Al igual que Jaime el Conquistador, su tatarabuelo, en su crónica sólo se ocupa de las cosas mayore (...)
  • 28 Començan primerament al rey n Amfos, qui fo primer rey d Aragó e comte de Barchinona ensemps, aques (...)

14En su crónica, el Ceremonioso dedica el tercer capítulo a esta gesta personal, una aventura militar que suponía el cierre del problema surgido tras la decisión de Jaime el Conquistador de segregar una parte del territorio que había atesorado, para dotar a su segundogénito. El (efímero) Reino de Mallorca que no alcanzará el siglo de existencia, inicia su camino con este gesto. Ni Pedro el Grande, el primogénito del rey, ni sus sucesores, aceptaron ese estado de cosas, y Pedro el Ceremonioso materializó la anexión entre 1343-1349. La Cortes Generales convocadas en Perpiñán muy poco después, rubricaron la nueva coyuntura y, dada la personalidad del rey, que el ámbito destinado a acoger la sesión inaugural se conozca a partir de entonces como Sala de Mallorca, no parece en absoluto casual. El valor que el monarca asignó a la conquista no sólo se deduce por la posición (y extensión) que le dedicó en su crónica27. En la carta que dirigió a los miembros del gobierno municipal de Barcelona en 1383, compiló las hazañas de sus predecesores y cerró esa memoria recordando sus propias gestas. La conquista mallorquina figura entre ellas: E nos apres havem conquests e applicats a nostra corona lo regne de Mallorques e los comtats de Rossello e de Cerdanya […] e mes havem cobrada Cerdenya, la qual era perduda28.

  • 29 Los documentos están fechados el 20 y el 22 de octubre 1351. Se publican en: Antoni RUBIÓ Y LLUCH, (...)
  • 30 Ibidem p. 157, doc. CLVII.
  • 31 Glynnis M. GROPP, “Les vers sur les Neuf Preux”, Romania, 120, 2002, p. 449-482.

15Otros elementos pudieron incorporarse a este relevante escenario ad maiorem gloriam del soberano. Por ejemplo, una efigie de alabastro que le representaba, y que por razones que el documento alusivo no aclara, estaba depositada en Castelló d’Empúries. Desde Perpiñán el rey la reclamó en 1351 en dos ocasiones29. También debió de llegar hasta allí el tapiz con la historia novem militum, cuya compra había aprobado ese mismo año30. Recordemos que se trataba de un tema literario cuyos protagonistas eran nueve personajes de distintas épocas, reconocidos por sus gestas militares. Convertidos en arquetipos reales y principescos, los Nueve de la Fama, según también se conoció este asunto, correspondían a los héroes de la época greco-romana: Héctor, Alejandro y Julio César; a los bíblicos: Josué, David y Judas Macabeo, y a los cristianos, representados por Carlomagno, Godofredo y el rey Arturo31.

  • 32 Entre los testimonios más antiguos, aquí en formato escultórico, está el del Aula Hanseatica del Ay (...)
  • 33 El rey en una carta menciona las cartelas (pitafis) que identificaban a los personajes. Se publica (...)

16El éxito de este tema en su dimensión iconográfica fue extraordinario, particularmente en los escenarios asociados al ejercicio de la potestas32. El Ceremonioso ya poseía un tapiz con esta temática desde 1347, pero la nueva adquisición nos alerta de su especial connivencia con el tema33. En el aula maior del castillo de Perpiñán el diálogo que podían establecer la gesta mallorquina desplegada en las paredes, el retrato de su artífice, y los nueve protagonistas del tapiz, convertía este espacio en un microcosmos muy particular. Sin duda el mejor desde el que presidir la sesión inaugural de unas cortes generales. Más allá de 1351, Perpiñán fue la sede de nuevas asambleas, y si esta ordenación iconográfica que proponemos pervivió, los sucesores del Ceremonioso también se beneficiaron de ella.

  • 34 Para el palacio: Joaquín BÉRCHEZ y Mercedes GÓMEZ-FERRER, “El Real de Valencia en sus imágenes arqu (...)
  • 35 Noticias reunidas en: Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “Materiales prefabricados gerundenses de aplicació (...)
  • 36 Johannes VINCKE, Documenta Selecta. Mutuas civitatis Arago-Cathalaunicae et ecclesiae relationes Il (...)
  • 37 Silvia ROMEU ALFARO, “Aportación documental a las Cortes de Valencia de 1358”, Anuario de Historia (...)
  • 38 Cf. Mercedes GÓMEZ FERRER, El Real de Valencia…, p. 69 s

17En el Real de Valencia hubo también un espacio representativo que parece haberse erigido durante este mismo reinado34. Aunque las noticias referidas a las obras emprendidas por entonces son poco explícitas, la llegada de un elevado número de materiales prefabricados gerundenses entre 1342 y 1345 con destino a las ventanas del palacio, confirma una importante actividad edilicia35. Sin duda pudo englobarse en ella la obra del espacio más solemne de la residencia, que consta como existente en 1357. El dato lo proporciona el documento que recoge la bendición del nuevo abad del monasterio cisterciense de Santa María de la Valldigna, en presencia de los reyes, su primogénito, el infante Juan, y los arzobispos y obispos de Zaragoza, Valencia, Segorbe-Albarracín, amén del maestre de la orden de Montesa. La ceremonia que también congregó plurium aliorum nobilium personarum curie regie, tuvo lugar en el aula pro capella regalis palacio civitatis Valentine, sin duda el único espacio capaz de dar cabida a tan notable concurrencia36. Un año después, la Camara maiori sui Regii palati, fue la sede de varias sesiones durante las Cortes reunidas en la ciudad37. Debía de situarse en la planta noble del edificio, y con respecto a la tipología adoptada, aunque no dispongamos de datos directos por el momento, el protagonismo asumido por los maestros carpinteros en las reformas que se emprendieron durante el siglo XV en este mismo sector, lleva a sospechar que las estancias que comprendía (entre ellas, la que tratamos) pudieron techarse con cubiertas de madera sustentadas por arcos diafragma, la solución más recurrente en este escenario, según iremos viendo38.

Pedro el Ceremonioso y los palacios Mayor y Menor de Barcelona

  • 39 Josep M. MADURELLY MARIMÓN, “El Palau Reial Major de Barcelona”, Analecta Sacra Tarraconensia, 12, (...)
  • 40 Los documentos en: Antoni RUBIÓ Y LLUCH, Documents…, vol. II, p. 138-139, doc. CXL, p. 138 (nota). (...)

18En el Palacio Real Mayor de Barcelona la sustitución del aula maior de Jaime II se llevó a cabo entre el mes de octubre de 1359 y el mes de mayo de 1364 y fue capitaneada por el maestro de obras barcelonés, Guillem Carbonell, el artífice que más adelante dirigirá los trabajos de la sala homónima en el Palacio Real Menor de la misma ciudad39. Era un arquitecto reputado al que la reina Leonor de Sicilia (la tercera esposa del Ceremonioso) encargó la construcción de una capilla dedicada a San Miguel en el desaparecido convento de San Antonio y Santa Clara de Barcelona (1362, 1364). La documentación también lo vincula a la obra de un canal del río Ter, en Gerona, y a diversos trabajos de fortificación en el reino de Aragón40.

Fig. 9 Barcelona, Palacio Real Mayor. Aula Magna construida por Gabriel Carbonell (1359-1364)

Fig. 9 Barcelona, Palacio Real Mayor. Aula Magna construida por Gabriel Carbonell (1359-1364)

19El gran salón por fortuna se conserva, y aunque sus paredes descarnadas no evocan la fastuosidad que lo envolvió cuando era un espacio vivo, podemos recuperarla a través de las noticias que informan sobre sus usos. Lo que está fuera de duda es que sus 33,50 metros de largo por 17 de ancho, le otorgaron en el ámbito de la arquitectura civil catalana, una magnitud espacial muy por encima de los estándares de la época, convirtiéndolo en el mejor escenario de las celebraciones que irán desarrollándose a su socaire, muchas de ellas especialmente concurridas. Su planta rectangular comprende siete tramos. A diferencia de otros espacios homónimos, los seis arcos que sustentan la cubierta de madera no son de perfil apuntado, con el fin de situar otras dependencias por encima de su cubierta. Es la misma fórmula que adoptará Guillem Carbonell en el Palacio Real Menor, poco después.

  • 41 El Archivo donde se custodiaban las preseas del tesoro real y la documentación patrimonial, estaba (...)
  • 42 El nombramiento data del 24 de septiembre de ese año. Cf. Jose MADURELL MARIMON, Pere el Cerimoniós (...)
  • 43 El documento en Josep M. MADURELL Y MARIMON, El Palau Reial major…, p. 25, doc. 3 y distintas refer (...)
  • 44 Si se forjaban espadas teniendo en cuenta la posición de los astros, eran imbatibles Cf. Francesh C (...)
  • 45 José M. MADURELL MARIMON, “Documentos para la biografia de Dalmacio Ces-Planes, astrólogo de Pedro (...)

20El rey Pedro el Ceremonioso, su promotor, estuvo muy implicado en el proyecto. Las noticias sobre su voluntad de incorporar las efigies de los miembros de la dinastía al salón precedente, ya son indicativas del valor que otorgaba a este escenario del palacio principal de sus territorios41. Al respecto resulta especialmente reveladora la carta que envió el 15 de octubre de 1359 a Guillem Carbonell, a quien había nombrado director del proyecto el mes anterior 42, informándole sobre el día y la hora más convenientes para la colocación de la primera piedra43. Sin duda perseguía construir la nueva estancia según lo que los textos de la época identifican como constel·lació fortunada44, y tras obtener esta información de sus astrólogos, Pere Gibert y Dalmau Ses Planes45, la trasmitió al arquitecto para que actuara en consecuencia.

  • 46 El documento en: Josep COROLEU, Documents històrichs catalans del sigle XIV. Colecció de cartes fam (...)
  • 47 El texto del epígrafe se señala: Aquesta es la libreria del rei En Pere III. Para el documento: Ant (...)

21Acabada la obra, decidió incorporar sus armas sobre la puerta de acceso, amén de dos inscripciones celebrativas, una en latín y otra en catalán. La orden fue enviada en 1370 y en el documento se recoge el redactado de ambos epígrafes46. El vernáculo, rubricaba la conclusión de los trabajos, e identificaba al Ceremonioso como su promotor. Se encuadraba en la voluntad del monarca de autografiar y fechar los proyectos arquitectónicos que tuvieron un valor especial para él, según ocurrió con la estancia del monasterio de Poblet donde había decidido depositar su biblioteca47. El texto que se materializó en la lauda del palacio barcelonés (que no conservamos) señalaba: EN L'ANY DE LA NATIVITAT DE NOSTRE SENYOR MCCCLXX, LO MOLT ALT SENYOR EN PERE TERÇ REY D’ARAGO FEU OBRAR AQUESTA CAMBRA.

  • 48 En Jr.10:2, leemos: a signis cæli nolite metuere, quæ timent gentes; en Jr. 42:11: Nolite timere a (...)
  • 49 Juan de SALISBURY, Policraticus, Matias GARDA GÓMEZ, Tomas ZAMARRIEGO (coord, traducción), Madrid: (...)
  • 50 Barcelona, Biblioteca Nacional de Catalunya, ms. 9605/2: A signis celi ne timueritis que timent gen (...)
  • 51 Amén del peso que este concepto tiene en el prólogo, en el tercer capítulo señala: Deu els ha donat (...)
  • 52 Georgius HEINRICUS PERTZ (ed.), Monumenta Germaniae Historica. Scriptorum, t. II, Hannoverae: Hahn, (...)

22Por lo que respecta a la leyenda latina, señalaba: A SIGNIS CELI NE TIMUERITIS QUE TIMENT GENTES, QUIA EGO VOBISCUM DOMINICUS DEUS VESTER. ET VERBUM CARO FACTUM EST. Su fuente está en el Libro de Jeremías. El profeta recurre en dos ocasiones a la misma reflexión para alertar al pueblo judío de que si Dios está con él no tiene nada que temer con respecto al rey de Babilonia48. En su Policraticus, Juan de Salisbury retoma este texto (Lib. I, cap. XIII: A signis coeli ne timueritis, quae timent gentes, quia ego vobiscum, dominus Deus vester) trasladándolo a un contexto apotropaico, puesto que recitarlo haciendo el signo de la cruz en momentos de tempestad, tenía efectos protectores49. Aunque en la Cataluña bajomedieval circuló según este cometido50, su inclusión en el texto áulico tiene que vincularse al sentido bíblico inicial. La terminación del aula barcelonesa coincide con el fin de la Guerra de los dos Pedros (1369) y en la mentalidad del Ceremonioso su triunfo sobre las tropas castellanas, no podía ser ajeno a la virtud otorgada por Dios a los reyes de la Corona de Aragón reivindicada a lo largo de su crónica51. En nuestra opinión, es en este contexto donde la cita bíblica adquiere todo su valor, puesto que tiene que ver con un rey que cuenta con la protección de Dios, en los mismos términos en los que este versículo se inserta en la biografía del Astrónomo del emperador Luis el Piadoso52.

  • 53 Josep PUIGGARÍ, “El palau ó Palacio menor de Barcelona”, El Museo Universal, VIII (1), 1864, p. 307 (...)

23A diferencia del Palacio Real Mayor, en uso desde la época condal y situado junto a la catedral, en el corazón de la Barcelona romana, el que se conoce como Palacio Real Menor se localizó en una zona amena de la ciudad, próxima al mar, y por su situación pudo incorporar espacios ajardinados y otros más destinados a labores hortícolas. En sus inicios fue conocido como Palau Reginal, por tratarse de una iniciativa de Leonor de Sicilia, la tercera esposa del Ceremonioso. Aunque el palacio desapareció a mediados del siglo XIX, contamos con un precioso material gráfico y visual para evocarlo: diversos grabados y acuarelas, estas últimas, obra de Domènec Sert i Rius (1832 - +1897), ahora en el Museo de Historia de la Ciudad53.

Fig. 10 Barcelona, Acuarela del desaparecido Palacio Real Menor. Detalle de los arcos diafragma del aula maior, obra de Guillem Carbonell post quem 1367-1368. Domènec Sert i Rius (1832 - +1897).

Fig. 10 Barcelona, Acuarela del desaparecido Palacio Real Menor. Detalle de los arcos diafragma del aula maior, obra de Guillem Carbonell post quem 1367-1368. Domènec Sert i Rius (1832 - +1897).

Barcelona, Museo de Historia de la ciudad

24Tras la adquisición de una serie de edificios y solares, las obras debutaron hacia 1367-1368 bajo la dirección, entre otros, del maestro Guillem Carbonell. Aunque se aprovecharon estructuras previas, también se ejecutaron otras ex novo y el resultado de todo ello fue una residencia cuyas estancias privadas obedecían a la tradicional segregación de los dos sectores destinados a la pareja real y a los integrantes de su círculo más íntimo. El Aula maiori Reginalis palacii, aunque de menores proporciones que la del Real Mayor, compartió con su precedente el diseño de los arcos diafragmáticos, aquí también de medio punto.

Arquitectura y decoro

  • 54 Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “L'art a l'època de Jaume I. Un instrumet aulic?” in: Maria Teresa FERRE (...)

25El aula maior fue el principal ámbito palatino asociado a la potestas, pero no el único, puesto que el rey podía debatir asuntos de estado con sus consejeros en una estancia más privada, la denominada Cambra del Consell. No obstante, esa fue su función principal, pero no la única, y bucear en la documentación nos permite documentar otros muchos usos que confirman su polivalencia. Pudo contribuir a ello la versatilidad de la tipología más común en los palacios de la Corona: una nave rectangular, cubierta con una techumbre de madera sustentada por arcos diafragmáticos. Era la solución más económica entre las posibles, y la más funcional si había que diseñar espacios de gran magnitud, tanto en longitud como en anchura. No se trataba de una creación ex novo, puesto que avanzado el siglo XII su bondad estaba ampliamente acreditada en diversos dominios. Por un lado, en la arquitectura castral más avanzada (la denominada “fórmula Felipe Augusto”) puesto que las estancias ordenadas en torno al patio central, tanto si se trata de un edificio de una sola planta, como si es uno provisto de dos niveles, se resuelven según esta receta. Por su parte, los cistercienses solventaron por este medio, no sólo determinados espacios de sus monasterios (singularmente los dormitorios), sino equipamientos industriales, tales como los molinos hidráulicos de sus granjas. Otras órdenes religiosas también lo hicieron. Lo constatamos en buena parte de la fábrica primitiva del convento femenino sanjuanista de Sigena (s. XIII), comprendida su sala capitular y, en paralelo, en las casas mendicantes de la ciudad de Barcelona que eligieron esta tipología para sus iglesias y otros ámbitos, en razón de su ideario de pobreza54.

26A lo largo de los siglos XIII, XIV y XV (y aún más allá), en la zona más meridional del territorio catalán esta fórmula se sigue en la obra de toda suerte de espacios cultuales. También ocurrió en Mallorca y Valencia, cuando se afrontó la reorganización eclesiástica tras concluir las campañas del rey Jaime el Conquistador contra los musulmanes. En los distintos reinos de la Corona se empleó en la obra de hospitales, sinagogas, casas particulares, incluso en las aulas de la Universidad de Lérida, fundada bajo los auspicios del rey Jaime II en 1300. Por sus características, era una tipología que podía funcionar indistintamente como ámbito litúrgico, doméstico, asistencial, universitario y, por supuesto, palatino, como así fue. En este último caso, adoptando proporciones diversas, según se tratara de espacios representativos o privados.

27Durante el reinado de Pedro el Ceremonioso, es el modelo que parece haberse adoptado en la principal estancia del Real de Valencia, y con seguridad en las de los palacios Mayor y Menor de Barcelona. Por otro lado, es posible que dicha tipología ya estuviera plenamente asentada en el Reino de Mallorca, cuando su territorio fue incorporado a la Corona de Aragón a mediados del siglo XIV. Por lo tanto, en los palacios más destacados que poseyó y habitó Pedro el Ceremonioso, su escenario más relevante obedecía a este diseño, simple y exento de adornos escultóricos, pero cuyos muros podían enmascararse (y enriquecerse) mediante esculturas exentas de los ancestros, o una capa pictórica, evocadora de las gestas dinásticas, al igual que podían aplicarse toda suerte de pigmentos y abundante pan de oro a la madera de la cubierta con este mismo fin.

28No siempre disponemos de noticias documentales respecto a esto último, pero en el caso de las reformas emprendidas por Jaime II en el castillo de Tarragona, y en los de Tortosa, y el Menor de Barcelona en época del Ceremonioso, es evidente que parte de las labores decorativas se centraron en las techumbres.

  • 55 Josep M. MADURELL Y MARIMON, El Palau Reial Major…, p. 505, nota 69.

29Por su parte, el pintor de Barcelona, Jaume Dez Feu, pintaba en 1362 uno de los arcos del aula maior del principal palacio barcelonés55. Podríamos evaluar esta labor en clave de pintura decorativa, sin más. No obstante, a sabiendas del protagonismo iconográfico que asumen las enjutas de los arcos en proyectos más antiguos (en monumentos aragoneses, como la sala capitular de Sigena y en el aula del comendador en la Torre del castillo calatravo de Alcañiz, en Teruel, por ejemplo), no podemos descartar que se tratara de una intervención más ambiciosa y de carácter figurativo.

  • 56 Josep M. MADURELL Y MARIMÓN, “El pintor Lluís Borrassà. Su vida, su tiempo, sus seguidores y sus ob (...)
  • 57 El documento en: Josep M. MADURELL Y MARIMÓN, “Les noces de l’Infant Joan amb Matha d’Armanyac”, Es (...)
  • 58 Francisco de BOFARULL, El castillo de Santa Catalina…., p. 250, doc. 3.
  • 59 Joan MOLINA FIGUERES, “Paine pour joie. La divisa de Pere de Portugal, un Príncep de la tardana Eda (...)

30La documentación vernácula distingue muchos espacios áulicos según las denominaciones que resultan del color dominante en sus paredes, o de los asuntos desplegados en ellas, un hecho cuya correspondencia con la realidad se confirma en el Palacio de la Aljafería de Zaragoza, donde en 1352 se registra la Cambra de Jaufré, a la que parece corresponder la temática de un fragmento pictórico descubierto en una de sus estancias. Denominaciones similares identifican otros ámbitos del palacio zaragozano: Cambra Verda, Cambra Dorada, Cambra Vermella. En el Real de Valencia (al igual que en Perpiñán, en el Palacio Real Menor de Barcelona, o en el de Lérida) existió una Cambra Blanca, amén de la Cambra dels Timbres y la Cambra dels Ángels. El Palacio de los Mármoles, localizado en el sector antiguo del edificio, es un apelativo que también documentamos en Zaragoza, puede que fundado en el ornato musulmán que por su ascendiente andalusí compartieron ambos edificios. No faltaban temas hagiográficos como el San Cristóbal documentado en el castillo de Tortosa (1386)56, o el San Jorge del castillo de Perpiñán (1373)57, junto a otros de temática zoomórfica. También se recurrió a las empresas, tan afines al gusto aristocrático bajomedieval. En los muros de una de las cámaras del palacio real de Torruella de Montgrí, se leía: Sperança ne faudra58 Por su parte, la privativa del condestable Pedro de Portugal, Paine pour joie, se pintó y esculpió en diversos ámbitos del Palacio Real Mayor de Barcelona, al hilo de las reformas emprendidas en el edificio bajo durante su efímero reinado59.

  • 60 Mas axí com en covit de fill de rey no solamente hom s’i sadolla de mengar, mas encara tots los sen (...)

31Aunque no sea posible discernir en qué medida se trata de retórica poética, la literatura vernácula y otras fuentes nos ofrecen testimonios valiosos sobre el impacto que estos acabados pictóricos pudieron tener en sus contemporáneos. Al respecto resultan valiosas algunas evocaciones que San Vicente Ferrer insertas en sus sermones, puesto que frecuentó a los reyes y visitó sus palacios. En una de ellas celebra la belleza de los tapices que adornaban los muros de la sala que acogió un gran banquete, cuya contemplación, en palabras del predicador, saciaba la vista60.

  • 61 Para los del Ceremonioso: Marçal OLIVAR, Els tapissos francesos del rei En Pere el Cerimoniós, Barc (...)

32Los monarcas de la Corona de Aragón (y otros miembros de la familia real) apreciaron los tapices y los coleccionaron a lo largo de los siglos XIV y XV61. Se trataba de piezas de temática religiosa y profana, y en el segundo caso, con protagonistas especialmente significativos, por corresponder a figuras históricas o literarias, con las que el rey podía identificarse y asumir como arquetipos, según parece haber ocurrido con el tema de los “Nueve de la Fama” (Neuf Proeux) al que ya hemos aludido a propósito del aula maior del castillo de Perpiñán.

  • 62 Agustí DURAN I SANPERE, Josep SANABRE, Llibre de Solemnitats (1424-1546), vol I, Barcelona: Institu (...)
  • 63 Manuel de BOFARULL Y SARTORIO, Apéndice al levantamiento y guerra de Cataluña en tiempo de Juan II,(...)
  • 64 Pere Miquel CARBONELL, Opúsculos inéditos I, Manuel de BOFARULL Y DE SARTORIO (ed.) (“Colección de (...)
  • 65 Las tres piezas de los Gozos de la Virgen procedían de Flandes y llegaron a Barcelona en 1477 a tra (...)
  • 66 Miguel ZALAMA Jesús F. PASCUAL, “Tapices de Juan II de Aragón y Fernando el Católico en La Seo de Z (...)

33El recurso a los tapices para el adorno de ciertas estancias fue compatible con la existencia en ellas de pinturas murales, según se confirma para el salón del Palacio Real Mayor de Barcelona. En el desarrollo de las exequias de Carlos, príncipe de Viana, el mes de septiembre de 1461, al tratar sobre el adorno del salón mayor donde fue expuesto el cadáver, se mencionan los tapices de Hércules62, una serie compuesta por cinco piezas, según se registra en el inventario post mortem63. Asimismo, la crónica sobre la muerte de Juan II (+1479) redactada por el archivero real, Pere Miquel Carbonell64, amén de describir el suntuoso lecho de aparato, sitúa en la sala los nueve altares que permanecieron armados mientras duró la exposición pública: tres a cada lado, uno en la cabecera de la sala (donde estaba instalado permanentemente el trono real por entonces), y dos más, enfrente, bajo una gran pintura de la Virgen con el Niño de la que según nuestros conocimientos no habla ninguna otra fuente. Para concluir, no deja de registrar la temática de algunos de los tapices que adornaron los muros perimetrales. Menciona las series dedicadas a los Gozos de la Virgen y a la Historia de Alejandro, sin señalar cuantos ejemplares las componían, aunque apostilla que eran nuevos y bellos y que habían sido adquiridos recientemente en la feria de Medina del Campo y en Flandes65. El inventario de bienes del rey, redactado poco después, aclara este punto: la primera serie la conformaban tres piezas, dos la segunda66. En el documento se vuelve a insistir en su calidad (molt richs textis ab or e seda), y se señalan sus medidas. Puesto que el cronista no es exhaustivo al registrarlos, podemos suponer que otros tapices computados en el mismo inventario pudieron formar parte igualmente del escenario fúnebre. La colección real por entonces la componían un total de treinta y una piezas que comprendían temas heroicos del Antiguo Testamento (las historias del rey Josías, de Sansón y de Jefté), y de la antigüedad (Alejandro). Junto a ellos, otros sobre la Vera Cruz, los Sacramentos, los gozos de la Virgen y los Santos de España. Había también tapices consagrados a la Fama, a las Edades del mundo, a los Planetas, más algunos de Praderías y cacerías. Entre el abundante número de piezas menores, tejidas también en Flandes, constan portaleras (dos de ellas dedicadas a San Jorge), bancales y cortinas en cuya decoración figuran ocasionalmente las armas reales. También consta un elevado número de alfombras (algunas, de origen turco).

34Al formar parte del patrimonio real, los tapices se guardaban en el Archivo de las Puertas de Hierro del Palacio Real Mayor de Barcelona con los restantes objetos suntuosos pertenecientes al patrimonio áulico, y desde ahí viajaron a otras residencias cuando había que adornar sus estancias con motivo de una celebración extraordinaria (la coronación real en Zaragoza, una boda, un banquete, o una solemnidad especial). Naturalmente, tratándose de ejemplares de gran magnitud se requerían espacios ad hoc y el aula maior respondía a estas necesidades. Vamos a abordar ahora sus usos.

El espacio representativo: sus usos

  • 67 Johannes VINCKE, Documenta Selecta…, p. 427-428, doc. 563.
  • 68 Daniel GIRONA I LLAGOSTERA, “Itinerari del rey Martí (1396-1402)”, Anuari de l'Institut d'Estudis C (...)

35Muchas fueron las celebraciones que se acomodaron en este ámbito y además de signo muy diverso. Algunas fueron ocasionales, como la bendición del nuevo abad del monasterio valenciano de Santa María de Valldigna en el Real de Valencia en 135767, o la degradación, en el de Barcelona, de nueve cardenales y del obispo de Tolosa, por parte de Benedicto XIII, el día 21 de octubre de 1409, en el clima cismático dominante por entonces68.

  • 69 Fr. Faustino GUZULLA, Los Reyes de Aragón y la Purísima Concepción de María Santísima, Barcelona: I (...)

36En cambio, no debieron de ser inusuales las celebraciones litúrgicas. Particularmente, las que festejaron año tras año a la Inmaculada Concepción, la titular de la cofradía de esta misma advocación, con sede en el Palacio Mayor barcelonés. Integrada por los miembros de la corte y por quienes detentaban el gobierno de la ciudad y sus oficiales, se regía por las ordenanzas aprobadas por Martín el Humano en 139769. En el documento que las compila, conocido parcialmente por las copias que se hicieron de él en el siglo XIX, la fiesta se ordena minuciosamente. Su epicentro era la sala mayor, adornada fastuosamente (parada sollemnament, se indica), para acoger el altar donde se celebraría una misa matutina, cantada. Ese día también se predicaban tres sermones, dos de ellos en la capilla real contigua y en el patio exterior, el tercero a cobijo del aula maior. Sin duda la elección de la gran sala debía tener que ver con el elevado número de congregantes que la fiesta reunía año tras año, y la pintura mural de la Virgen con el Niño, descrita al tratar del funeral de Juan II por el cronista Pere Miquel Carbonell, constituía la cita mariana en ese ámbito.

  • 70 Martín DE ALPARTIL, Cronica actitorum temporibus Bendicti pape XIII, José Ángel SESMA MUNÓZ, M. Mar (...)

37La celebración de misas debió de ser bastante común. Amén de las que se sucedían durante la exposición del cadáver del rey o de la reina los días previos a las exequias, la Sala de Mallorca perpiñanesa acogió la solemnizada por Benedicto XIII el día de Todos los Santos de 1408, cuando acababa de inaugurarse en el palacio real el concilio convocado para resolver el Cisma de la Iglesia70.

  • 71 Antoni RUBIÓ Y LLUCH, Documents…, II, p. 121-122, doc. CCCXXXI
  • 72 Jesús Ernesto MARTÍNEZ FERRANDO, San Vicente Ferrer y la Casa Real de Aragón, Barcelona: Ed. Balmes (...)
  • 73 Marçal OLIVAR, “Dos discursos de Felip de Malla”, Quaderns d’Estudi, XIII, 1921, p. 189-204. Recogi (...)

38Junto a las celebraciones eucarísticas, las prédicas. En 1390 lo hizo el legado papal,71 y próxima la cuaresma de 1413, Fernando I reclamó los servicios de un discípulo de San Vicente Ferrer72. No todos los sermones eran devotos. El mes de febrero de ese mismo año, con motivo de la fiesta poética de la Gaya Ciencia que tuvo lugar en la gran sala, el teólogo y embajador, Felip de Malla, reconocido por sus dotes oratorias, pronunció ante el rey y su corte un erudito sermón poético que conservamos73.

  • 74 Cf. Francesca ESPAÑOL BERTRAN, Calendario litúrgico y usos áulicos…, p. 205, nota 46, p. 210, nota  (...)
  • 75 Uno de ellos se convocó para celebrar la conquista de la isla: Aunque no se indica su sede, todo ap (...)
  • 76 Ibidem, 6:58, p. 391: Les dites companyes foren ab nós en la dita ciutat de Barcelona, en les feste (...)

39Los banquetes solemnes también hallaron acomodo en el espacio representativo del palacio, entre otras razones por tratarse del de mayor aforo. No siempre disponemos de datos sobre el número de asistentes, pero consta que al que organizó la Navidad de 1365 el infante Juan, cuando ya era lugarteniente de su padre, concurrieron ciento seis personas. Los banquetes tenían una periodicidad prescrita en las Ordinacions de la casa i cort: Navidad, Año Nuevo, Pascua de Resurrección y Pentecostés, cuatro celebraciones anuales a las que se sumaban las festividades de los titulares de las capillas reales, caso de que el rey estuviera alojado en la residencia. Cuando el primogénito asumía la lugartenencia, los convocaba también en paralelo al monarca74. Pedro el Ceremonioso recuerda alguno de estos festines en su crónica75, pero el más relevante de todos ellos, fue el del Año Nuevo de 1366, al que asistió Bertrand Du Guesclin con los hombres de su compañía. Fue tan notable que el aula resultó insuficiente para acomodar a todos los asistentes76.

  • 77 Para los funerales del Príncipe de Viana, Pedro Condestable de Portugal, Juan Duque de Calabria, y (...)
  • 78 M. de los Desamparados CABANES PERCOURT (ed.), Dietari del capellà d’Alfons V el Magnánim, Zaragoza (...)

40El aula palatina ocasionalmente se transmutó en espacio funerario. Se exhibía en ella el cadáver del rey o de la reina durante los días que mediaban entre la muerte y las exequias, y dependiendo del lugar del óbito, se activaron unos espacios u otros. La información disponible es más generosa en el caso de Barcelona que en el de otras ciudades, pero sus datos confirman ciertas rutinas que podemos hacer extensibles a otros escenarios. En el caso de Leonor de Sicilia, que murió el 20 de abril de 1375 en el castillo de Lérida, no consta ni cuantos días, ni dónde se mostró su cadáver, pero dadas las circunstancias tuvo que ser en la sala mayor de la fortaleza. En cambio, para otros monarcas, la documentación es concluyente: los féretros del rey Juan I (+ 1396), del condestable Pedro de Portugal (+1466), de Juan, Duque de Calabria, (+1470), y del rey Juan II (+1479) se exhibieron en el Palacio Real Mayor de Barcelona, mientras que los de Sibila de Fortià, la viuda del Ceremonioso, (+1406), Martín el Humano (+1410) y Violante de Bar, la viuda de Juan I (+1431) lo fueron en el Palacio Real Menor77. María de Castilla, falleció en Valencia el 4 de septiembre de 1448 y su cadáver fue expuesto en el nuevo espacio representativo erigido por Alfonso el Magnánimo en el Real de la ciudad. El cortejo fúnebre partió de la catedral en dirección al palacio para recoger el féretro, y desde allí se dirigió al convento de la Trinidad, fundación de la reina, donde se celebraron sus exequias y se le dio sepultura78.

  • 79 Marcel DURLIAT, L’Art en el Regne…, p. 191, nota 222.
  • 80 Maria BARCELÓ CRESPÍ, “Algunes dades sobre exèquies reials a Mallorca (1416-1516), Butlletí de la S (...)
  • 81 Cf. Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “El Correr les armes: un aparte caballeresco en las exequias medieva (...)
  • 82 Pere Miquel Carbonell registra su presencia en el entorno de Juan II, cuando el rey agonizaba. Pere (...)

41En todos los casos, el lecho de aparato sobre el que era exhibido el cadáver se instaló en el centro de la gran sala, y los altares donde debían de celebrarse las misas diarias, se adosaron a los muros perimetrales. Cuando las exequias eran conmemorativas, y su epicentro los símbolos del difunto colocados sobre el ataúd que coronaba el catafalco armado para la ocasión, la sala mayor del palacio sirvió igualmente. En 1387 la de la Almudaina de Mallorca fue sede (con la catedral) del funeral de Pedro el Ceremonioso79. Más adelante, sin embargo, estas celebraciones abandonaron ese cobijo para trasladarse al patio del castillo80. Durante el tiempo que mediaba entre la muerte y las exequias (podían transcurrir hasta dieciocho días), el trasiego procesional de las comunidades religiosas desde sus respectivos conventos hasta el aula del palacio real era notable. En paralelo, una serie de jinetes recorrían la ciudad anunciando sonoramente la muerte del monarca, escenificando por calles y plazas un ritual del que estaban excluidas las reinas, que en los territorios de la Corona de Aragón se conoció como Córrer les armes81. El aula magna era su última sede, antes de que el séquito partiera con el cadáver hacia la catedral para el oficio religioso. Guillem Turell, uno de los testigos oculares del que se tributó al rey Juan II en 1479, subraya al describirlo en su Arbre de Honor, que cuando el Córrer les armes tenía lugar en ese espacio cerrado era bela serimonia82.

42La celebración hundía sus raíces en el mundo romano. A su muerte, el emperador, como máximo caudillo del ejército, era celebrado por sus soldados, con una coreografía ecuestre que se desarrollaba en torno a la pira funeraria. Este apartado del Funus imperatorum se conocía como Decursio equitum, y con el tiempo se hizo extensible a todos los miembros de la caballería. En época medieval, en los reinos cristianos peninsulares, una celebración que tenía mucho ver con todo ello formó parte de las exequias de los integrantes del estamento militar. Parece haber pervivido sólo aquí puesto que su límite septentrional se sitúa en el condado pirenaico de los Foix, a donde llegó probablemente por influencia catalana.

43Lo común era que tuviera lugar al aire libre, y que se integrara, o no, en cortejo que trasladaba el cadáver hasta la iglesia. No obstante, las fuentes catalanas del siglo XV la localizan también en el interior del aula maior del principal palacio barcelonés, y en la iglesia del monasterio de Poblet, sede del panteón dinástico. En este caso, con un componente parateatral innegable, puesto que los jinetes, tras entrar cabalgando en la gran sala donde se hallaba expuesto el cadáver del monarca, preguntaban por él en voz alta (fingiendo desconocer su muerte), y tras ser informados, iniciaban su coreografía ecuestre en señal de dolor, arrastrando las banderas que portaban y tirándose de las cabalgaduras. En ese momento, según recogen los cronistas, el público asistente también hacía ostensible su duelo. Las fuentes registran el desarrollo de esta ceremonia en la sala del principal palacio barcelonés a la muerte del rey Juan I, del condestable Pedro de Portugal, de Juan, Duque de Calabria, y del rey Juan II. Si conserváramos el primer volumen del Llibre de les Solemnitats que compiló la ordenación de estas celebraciones durante el siglo XIV, probablemente podríamos ampliar esta nómina, pero se ha perdido, y debemos limitarnos al análisis de lo que pervive.

El aula maior y la apparitio regis

  • 83 Francesca ESPAÑOL BERTRAN, La súplica y sus encuadres iconográficos…, p. 55 s.
  • 84 En 1262, Jaime I dictó sentencia en la del castillo de Lérida (Antoni VIRGILI, Josep M. ESCOLÀ, Man (...)

44En el Palacio Real Mayor de Barcelona, la audiencia semanal estaba fijada los viernes por la tarde y, aunque le correspondía presidirla al rey, podía delegar en el canciller, el vicecanciller, o bien en oficiales de menor rango. La gran sala podía ser su escenario, pero cuando el rey se desplazaba a través de sus territorios estas reuniones podían desarrollarse en otros espacios83, comprendidas las capillas de las residencias áulicas84.

  • 85 Ordonam encara que sien fets banchals de lana ben de diversa color obrats qui a Nós servesquen en l (...)

45La apparitio regis estaba investida de gran solemnidad y contribuía a ello tanto el ámbito donde se acomodaba, como la escenografía desplegada en él, de la que formaba parte el trono real dispuesto sobre una tarima, para subrayar la jerarquía de quien lo ocupaba. Las fuentes lo mencionan ocasionalmente aplicándole calificativos tan significativos como bello, solemne, o triunfal. Los cojines y el lujoso paño que pendía tras el mueble le conferían la apariencia lujosa que justifica tales apelativos y que vemos reflejada en los sellos reales, y en las miniaturas que recrean episodios donde se celebra la potestas áulica. Las Ordinacions de la casa i cort promulgadas por Pedro el Ceremonioso en 1344, se ocupan de ello en el apartado consagrado a las vestiduras del rey y a los tejidos ornamentales vinculados a su rango85.

Fig. 11 Frontispicio de las Constitucions de Catalunya. Pedro Michel y Diego de Gumiel, Barcelona 1495. Asamblea presidida por Fernando II.

Fig. 11 Frontispicio de las Constitucions de Catalunya. Pedro Michel y Diego de Gumiel, Barcelona 1495. Asamblea presidida por Fernando II.
  • 86 Francesca ESPAÑOL BERTRAN, La súplica y sus encuadres iconográficos…, passim.

46Sin duda un espacio de la magnitud del aula magna barcelonesa era el mejor escenario para visualizar el poder regio cuando se convocaban reuniones de cortes en la ciudad. No obstante, salvo en ocasiones puntuales, su uso quedó restringido a la sesión inaugural puesto que las que seguían no podían celebrarse en el mismo edificio donde residía el rey, su presidente. De ahí que a lo largo de los siglos XIV y XV documentemos como sede de estas asambleas espacios dotados de aforo ya sea en los conventos mendicantes, o en la catedral86.

  • 87 Jaume SAFONT, Dietari o Llibre de jornades…, p. 139 y 241.
  • 88 Agustí DURAN I SANPERE, Josep SANABRE, Llibre de Solemnitats…, p. 261, doc. LXXXII.

47En cambio, la gran sala del Palau major reyal de Barchinona, según los términos del cronista Jaume Safont, fue el escenario de varias juras. El 30 de julio de 1461 acogió la de la ciudad a Carlos Príncipe de Viana, como primogénito, y el 30 de julio de 1473 la que se tributó a Fernando87. Entre ambas fechas, y antes de que estallara la guerra civil, la reina Juana Enríquez y su hijo pasaron varios meses en Barcelona: desde noviembre de 1461 hasta febrero de 1462. El día 6 de febrero el Llibre de les solemnitats sitúa en la gran sala del palau reyal, adornada con bellos tapices, la de la reina como tutora de su hijo, el heredero al trono. Presidió el acto sentada sobre un sitial elevado, y Fernando se sentó a sus pies, sobre un cojín, con la espada (de justicia) entre sus piernas88. Ignoramos la temática de los ricos tapices que se desplegaron sobre los muros del salón ese día, pero la versatilidad que descubrimos en las colecciones reales (la de Juan II conocida gracias al inventario de sus bienes), lleva a sospechar que existió correlación entre el espíritu del acto, su marco arquitectónico, y su entorno figurativo, al igual que ocurrió con otras efemérides que tuvieron su sede en el espacio representativo de la residencia del rey, según hemos podido acreditar a lo largo del estudio que concluimos.

Haut de page

Notes

1 Ernst VOLTMER, “Palatia imperiali e mobilità della corte (secoli IX-XIII)”, en Enrico CASTELNUOVO, Paolo FOSSATI, Giuseppe. SERGI, (dirs.), Arti e storia nel Medioevo I: Tempi. Spazi. Istituzioni, Torino: Einaudi, 2002, p. 557-630. Edición española: Arte e historia en la Edad Media, Madrid: Akal, 2009. Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “Calendario litúrgico y usos áulicos en la Corona de Aragón bajomedieval: arquitectura y ornamenta”, Studium Medievale, 2, 2009, p. 183-212.

2 Ocurrió con los palacios de Perpiñán, Mallorca, Tortosa y Lérida: Daniel GIRONA LLAGOSTERA, “Itinerari del rei Joan I (1391-1392)”, Estudis Universitaris Catalans, XIV, 1929, p. 114-180, 323-365, esp.  p. 135, 141, 168

3 Edición del texto en: Próspero de BOFARULL Y MASCARÓ, Ordinacions fetes per lo molt alt senyor en Pere terç rey Daragó sobre lo Regiment de tots los Officials de la sua cort (“Colección de documentos inéditos del Archivo General de la Corona de Aragón”, V), Barcelona: D. José Eusebio Montfort, 1850. Olivetta SCHENA, Le Legge palatine di Pietro IV d'Aragona, Cagliari: Consiglio Nazionale delle Richerce, Centro de studi sui rapporti italo-iberici, 1983. Francesc M. GIMENO, Daniel GOZALBO, Josep TRENCHS (eds.), Ordinacions de la Casa i Cort de Pere el Cerimoniós, (“Fonts històriques valencianes”, 39), València: Universitat, 2009. Análisis del documento de 1344 en el contexto de todas las ordenaciones conservadas (comprendidas las mallorquinas de 1337), in: Marta VANLANDINGAN, Transforming the State. King, Court and Political Culture in the Realms of Aragon (1213-1387), (col. “The Medieval Mediterranean”, 43), Leiden: Brill 2002.

4 La edición en: Llorenç PÉREZ MARTÍNEZ, Gabriel LLOMPART, Marcel DURLIAT, Miquel PASQUAL PONT, (eds.), Jaume III,rei de Mallorca. Lleis Palatines, 2 vols., Mallorca: José J. de Olañeta ed., 1991.

5 Francesca ESPAÑOL, Els escenaris del rei. Art i monarquia a la Corona d'Aragó, Barcelona-Manresa: Ed. Angle, 2001, p. 7-105. Anna M. ADROER TASIS, Anna M. Palaus reials de Catalunya, Barcelona: Ed. 62, 2003. Philippe ARAGUAS, “Un roi soucieux de son confort: Pierre IV d’Aragon et III de Catalogne, dit le Cérémonieux, et ses palais”, en Odette CHAPELOT (dir.) Du projet au chantier. Maîtres d’ouvrage et maîtres d’œvre aux XIV-XVI siècles, Paris: Éditions de l´Ecole des Hautes Études en Sciences Sociales, 2001, p. 279-296.

6 Se documentan palacios o albergues reales, entre otros, en Piera, Montblanc, Vilafranca del Penedès, Sant Feliu de Llobregat, Figueras, Castelló, Palamós, Cervera etc.

7 Según ocurre con las cámaras reales documentadas en el monasterio de Poblet, Agustí ALTISENT, Història de Poblet, Abadia de Poblet, 1974, p. 313-317, o con las estancias que les estaban reservadas en los Palacios abaciales de la Valldigna en el Reino de Valencia y de Santes Creus, este último interpretado erróneamente como palacio áulico. Cf. Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “Reial o abacial? El palau de Santes Creus revisat”, Estudis Històrics i documents dels Arxius de Protocols, XIV, 1996, p. 167-186. Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “Els palaus abacials i les residències reials als monestirs”, L'Art gòtic a Catalunya. Arquitectura III: Dels palaus a les masies, Barcelona: Ed. Fundació Enciclopèdia catalana, 2003, p. 279-283.

8 La documentación sobre la obra arquitectónica en: Joaquim GUITERT Y FONTSERÉ, Real monasterio de Poblet, Barcelona: Imprenta de la Casa Provincial de Caridad, 1929, p. 172-178. Maria Rosa, TERÉS I TOMÀS, “El palau del rei Martí a Poblet: una obra inacabada d’Arnau Bargués i Françoi Salau”, D’Art, 16, 1990, p. 19-39. El análisis del edificio en: Agustí ALTISENT, Història de Poblet…., p. 330-334. Para su contexto espiritual: Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “La Santa Capella del rei Martí l'Humà i el seu context”, Lambard. Estudis d’Art Medieval, XXI, 2009-2010, p. 27-52, passim.

9 Josep M. MADURELL I MARIMÓN, “La Casa Reial de Valldaura”, Estudis d’Història Medieval, II, 1970, p. 45-67.

10 Vicenç FERRER, Sermons, Gret SCHRIB (ed.), (6 vols.), Barcelona: Ed. Barcino, 1975, vol. III, p. 81 (sermón LXV).

11 Su destacado papel como promotor artístico en: Francesca ESPAÑOL BERTRAN, L’art gòtic català, Barcelona-Manresa: Angle editorial, 2000, p. 39-47, 59-66.

12 Cf. VVAA, Pere el Cerimoniós i la seva època, Barcelona: CSIC, 1989.

13 Los estudios monográficos los iremos presentado a lo largo del estudio.

14 Cf. Marcel DURLIAT, L'Art en el Regne de Mallorca, Mallorca: Ed. B. Moll, 1964 [Toulouse, 1962], p. 144-216. Joan DOMENGE, “Arquitectura palatina del reino de Mallorca. Símbolos de poder para una efímera dinastía”, Anales de Historia del Arte, 23, 2013, Núm. Especial, II, p. 79-106. Joan DOMENGE, “Les residències dels reis de Mallorca”, in: Olivier PASSARRIUS, Aymat CATAFAU, (eds.) Un palais dans la ville. Le palais des rois de Majorque à Perpignan, 2 vols., Perpignan: Ed. Trabucaire, 2014, vol. I, p. 115-134.

15 Marcel DURLIAT, L’art en el Regne…., p. 144-216, passim. Claire PONSICH, “L’espace de la reine dans le palais. L’exemple de la conféderation catalano-aragonaise (fin XIVe – début XVe siècle)”, en Marie-France AUZÉPY, Joël CORNETTE (dir.), Palais et pouvoir de Constantinople à Versailles, Saint Denis: Presses Universitaires de Vincennes, 2003, p. 183-227, esp. p. 205-216. El Palacio de la Almudaina, el Real de Valencia, o el Menor de Barcelona se rigen por esta misma fórmula.

16 Tot lo poble de Barcelona qui ja era ajustat en lo nostre tinell major. Ferran SOLDEVILA (ed.), Les quatre grans Cròniques: IV Crònica de Pere III el Cerimoniós, Jordi Bruguera, M. Teresa FERRER MALLOL (eds.), Barcelona: Institut d’Estudis Catalans, 2014, 2:34, p. 115.

17 Para algunas de estas intervenciones: Jesús Ernesto MARTÍNEZ FERRANDO, Jaime II de Aragón. Su vida familiar, (2 vols.), Barcelona: CSIC, 1948, vol. II, p. 73-75, doc. 114 (Valencia 1307-1309); p. 231, doc. 309 (Tortosa, 1319-1320). Jesús Ernesto MARTÍNEZ FERRANDO “Nuevos datos inéditos sobre el Palacio del Real de Valencia”, Boletín de la Sociedad Castellonense de Cultura, XXI-3, 1945, p. 165-174. José M. MADURELL MARIMON, “La Aljafería de Zaragoza. Notas para su historia”, Hispania. Revista española de historia, 21, 1961, p. 197-214. Isabel COMPANYS, Núria MONTARDIT, El Castell del rei en temps de Jaume II. Edició comentada dels Llibres de l’Obra (1313-1317), Tarragona: Institut Ramon Berenguer IV, 1995.

18 Francisco de BOFARULL, “El castillo de Santa Catalina”, Revista de Gerona, XIV, 1890, p. 161-168, 193-200, 247-259.

19 A. SINUÉS RUÍZ, “La construcción de un palacio real en Ejea de los Caballeros en el siglo XIV”, Estudios de Edad Media de la Corona de Aragón, II, 1946, p. 420-460.

20 Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “El castillo real de Lleida en época medieval”, Anuario de Estudios Medievales, 26-1, 1997, p. 437-487.

21 Ferran SOLDEVILA (ed.), Les quatre grans Cròniques: IV Crònica de Pere III…., 2: 34, p. 115.

22 Para el proyecto que iba a comprender 20 efigies de alabastro (11 condes y 9 reyes): Josep BRACONS I CLAPES, “Operibus monumentorum qui fieri facere odinamus. L’escultura al servei de Pere el Cerimoniós”, en VVAA, Pere el Cerimoniós i la seva època, Barcelona: CSIC, 1989, p. 215-226, esp. p. 213-215.

23 “Colección diplomática relativa a la campaña naval de la armada aragonesa de 1351”, Memorial Histórico Español. Colección de documentos, opúsculos y antigüedades que publica la Real Academia de la Historia, II, Madrid: Academia de la Historia, 1851, p. 268- 389, esp. p. 287-289, doc. V.

24 Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “La guerra dibujada. Pintura histórica en la iconografía medieval peninsular”, in: La guerra en la Edad Media, XVII Semana de Estudios Medievales, Nájera, julio-agosto 2006, Logroño: Instituto de Estudios Riojanos, 2007, p. 435-479, esp. p. 446-450.

25 Sobre la historia y particularidades del palacio, véanse los trabajos reunidos en: Olivier PASSARRIUS, Aymat CATAFAU (eds.) Un palais dans la ville. Le palais des rois de Majorque à Perpignan, 2 vols., Perpiñán: Ed. Trabucaire, 2014. También: Aymat CATAFAU, Michel MARTZLUFF, Olivier PASSARRIUS, “Le château des roi de Majorque de Perpignan: Exercice et exaltation du pouvoir royal”, in: Carlos LALIENA, Julián M. ORTEGA, Sandra DE LA TORRE GONZALO, (coords.), Arqueología y arte en la representación material del Estado de la Corona de Aragón (siglos XIII-XV), Zaragoza: Universidad, 2022, p. 165-193. Asimismo, los que se citan en la nota que sigue.

26 Para estas noticias y las relativas a la Sala de Mallorca (que retomamos parcialmente de nuevo): Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “Le programme architectural: un palais pour vivre et gouverner”, in: Olivier PASSARRIUS, Aymat CATAFAU (eds.), Un palais dans la ville. Le palais des rois de Majorque à Perpignan, 2 vols., Perpiñán: Ed. Trabucaire, 2014, vol. I, p. 115-134, esp. p. 120-121, 126-129. Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “La súplica y sus encuadres iconográficos”, in: Guillermo TOMÁS FACI, Carlos LALIENA (eds.), Rogar al rey, suplicar a la reina. El gobierno por la gracia en la Corona de Aragón, siglos XIII-XV, Zaragoza: Universidad, 2021, p. 39-91, esp. p. 64s.

27 Al igual que Jaime el Conquistador, su tatarabuelo, en su crónica sólo se ocupa de las cosas mayores de su reinado. En particular, de los hechos de armas que protagonizó. A saber, la conquista de Cerdeña, la conquista de Mallorca (a la que se dedica el capítulo tercero) y la guerra con Castilla (capítulo sexto). Cf. Ferran Soldevila (ed.), Les quatre grans Cròniques: IV Crònica de Pere III el Cerimoniós…,passim.

28 Començan primerament al rey n Amfos, qui fo primer rey d Aragó e comte de Barchinona ensemps, aquest feu molts nobles fets; e apres ell, en Pere, son fill, fo ab lo rey de Castella en la batlla d Ubeda, en la qual fo vençador, despyus son fill lo rey en Jacme conquerí los regnes de Mallorques e de Valencia; e apres ell lo rey en Pere, son fill, conquerí lo regne de Sicilia, gitant ne lo rey Carles, e cobra la terra que havia perduda deça mar e n gita lo rey de França e los altres seus enamics, conseguentment lo rey n Amfos, son fill, tolch lo regne de Mallorca a son oncle, e la illa de Manorcha als moros, e aquest fo lo primer qui tench a sos sotmesos corts generals, e puys dona fi a les guerres de França e de Castella que li concorrien ensemps; apres nostre avi feu de bons fets; e ell vivent son fill, nostre pare, conqueri lo regne de Cerdenya. E tots los fets dessus dits e altres faeren los dessus nomenats, sens que no hagren consell de tots lurs sotmesos. E nos apres havem conquests e applicats a nostra corona lo regne de Mallorques e los comtats de Rossello e de Cerdanya […] e mes havem cobrada Cerdenya, la qual era perduda. (Antonio RUBIÓ Y LLUCH, Documents per l’Historia de la cultura catalana mig-eval, 2 vols, Barcelona: Institut d’Estudis Catalans, 1908 (reprt. 2000), vol. I, p. 310-311, doc. CCCXXXIX.

29 Los documentos están fechados el 20 y el 22 de octubre 1351. Se publican en: Antoni RUBIÓ Y LLUCH, Documents…, vol. I, p. 156-157, doc. CLVI, más la nota 1, p. 157.

30 Ibidem p. 157, doc. CLVII.

31 Glynnis M. GROPP, “Les vers sur les Neuf Preux”, Romania, 120, 2002, p. 449-482.

32 Entre los testimonios más antiguos, aquí en formato escultórico, está el del Aula Hanseatica del Ayuntamiento de Colonia. Giotto plasmó las figuras de los hombres ilustres en el espacio representativo de época angevina del Castel Nuovo de Nápoles, aunque estas pinturas se han perdido (Riccardo FILANGIERI DI CANDIDA, “Rassegna critica delle fonti per la Storia di Castel Nuovo”, Archivio Storico per le Province Napoletana, XV, 1936, p. 251 323, esp. p. 272-273). El tema pervive, en cambio, en el Palacio Datini de Prato y en el Palacio Corboli de la familia Bandinelli, en Asciano, provincia de Siena. En ambos casos son pinturas del Trecento. Cf. M. Monica DONATO, “Un ciclo pittorico ad Asciano (Siena). Palazzo pubblico e l'iconografia politica alla fine del Medioevo”, Annali della Scuola Normale Superiore di Pisa, XVIII, 1988, p. 1105-1272. Los de comienzos del Quattrocento que decoran la antecapilla del Palacio Público de Siena son obra de Taddeo di Bartolo (Ibidem). En Italia y en Francia perviven otros muchos testimonios de avanzado el siglo XV y principios del XVI. El tema también circuló por medio de los tapices. Philippe le Hardi poseyó varios ejemplares, algunos encargados directamente por él. Jean LESTOCQUOY, Deux siècles de l'histoire de la tapisserie, 1300-1500, Arras: Commission départementale des monuments historiques du Pas-de-Calais, 1978, p. 34, 37. Por su parte, la serie que perteneció al Duque de Berry, está depositada en el Museo de los Cloister’s de Nueva York. Para su eco en los reinos cristianos peninsulares, recordemos las pinturas del palacio de Tudela de finales del siglo XIV: Javier MARTÍNEZ DE AGUIRRE, Arte y monarquía en Navarra 1328-1425, Pamplona: Príncipe de Viana, 1987, p. 332.

33 El rey en una carta menciona las cartelas (pitafis) que identificaban a los personajes. Se publica en: Antoni RUBIÓ Y LLUCH, Documents…, vol. I, p. 141, doc. CXXXV.

34 Para el palacio: Joaquín BÉRCHEZ y Mercedes GÓMEZ-FERRER, “El Real de Valencia en sus imágenes arquitectónicas”, Reales Sitios, 158, 2003, p. 33-47. Luis. ARCINIEGA, “Construcción, usos y visiones del Palacio Real de Valencia bajo los Borbones”, Archivo de Arte Valenciano, 85, 2005, p. 21-39. Josep Vicent BOIRA (ed.), El Palacio Real de Valencia. Los planos de Manuel Cavallero (1802), Valencia: Ayuntamiento, 2006. Luis ARCINIEGA, “Construcciones, usos y visiones del Palacio Real de Valencia bajo los Austrias”, Ars longa, 14-15, 2005-2006, p. 129-164. Amadeo SERRA DESFILIS, “Cort e palau de Rey. The Real Palace of Valencia in the medieval ages”, Imago temporis. Medium Aevum, 1, 2007, p. 121-148. Mercedes GÓMEZ-FERRER, El Real de Valencia (1238-1810). Historia arquitectónica de un palacio desaparecido, Valencia: Institució Alfons el Magnànim, 2012. Amadeo SERRA DESFILIS, “Historia de dos Palacios y una ciudad: Valencia 1238-1460”, Anales de Historia del Arte, 23, 2013, Núm. Especial (II), p. 333-367.

35 Noticias reunidas en: Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “Materiales prefabricados gerundenses de aplicación arquitectónica”, in: Joaquín YARZA. Francesc FITÉ (eds.), L'artista-artesà medieval a la Corona d'Aragó, (Lérida, 14-16 enero 1998), Lérida: Institut d'Estudis Ilerdencs, 1999, p. 77-127, esp. p. 03-94, nota 81. Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “Las manufacturas arquitectónicas en piedra de Girona durante la Baja Edad Media y su comercialización”, Anuario de Estudios Medievales, 39 (2), 2009, p. 963-1001, esp. p. 977, nota 54. Para las partidas que llegan al palacio en el siglo XV (p. 977, nota 55).

36 Johannes VINCKE, Documenta Selecta. Mutuas civitatis Arago-Cathalaunicae et ecclesiae relationes Illustrantia, Barcelona: Ed. Balmesiana, 1936, p. 427-428, doc. 563.

37 Silvia ROMEU ALFARO, “Aportación documental a las Cortes de Valencia de 1358”, Anuario de Historia del Derecho Español, 43, 1973, p. 385-428, esp. p. 418, 423-426.

38 Cf. Mercedes GÓMEZ FERRER, El Real de Valencia…, p. 69 s

39 Josep M. MADURELLY MARIMÓN, “El Palau Reial Major de Barcelona”, Analecta Sacra Tarraconensia, 12, 1936, p. 491-518. J. M. MADURELL Y MARIMÓN, “El Palacio Real Mayor de Barcelona. Nuevas notas para su historia”, Analecta Sacra Tarraconensia, 13, 1937, p. 89-113. José M. MADURELL MARIMÓN, “Las antiguas dependencias del Palacio Real Mayor de Barcelona”, Analecta Sacra Tarraconensia, 14, 1941, p. 129-154. J. M. MADURELL Y MARIMÓN, Josep M. “Pere el Cerimoniós i les obres públiques”, Analecta Sacra Tarraconensia, 11, 1935, p. 371-393. Anna M. ADROER I TASIS, Anna M. El Palau Reial Major, Barcelona: Ajuntament, 1979. Ramon J. PUJADES I BATALLER, Pedra i poder. El Palau Major de Barcelona, Barcelona: Ajuntament, 2023.

40 Los documentos en: Antoni RUBIÓ Y LLUCH, Documents…, vol. II, p. 138-139, doc. CXL, p. 138 (nota). Nuevas referencias en Sebastián ROEBERT, “Idcirco ad instar illius Zerobabell templum domini rehedifficantis. La política monástica di Eleonora di Sicilia”, Edad Media. Revista de Historia, 18, 2017, p. 49-74, esp. p. 61, nota 45.

41 El Archivo donde se custodiaban las preseas del tesoro real y la documentación patrimonial, estaba en el Palacio barcelonés. José M. MADURELL MARIMÓN, Las antiguas dependencias…, p. 129-132. Rafael CONDE Y DELGADO DE MOLINA, Reyes y archivos en la Corona de Aragón, Zaragoza, Institución “Fernando el Católico”, 2008, passim. Alberto TORRA PÉREZ, “La conservación de la memoria: Archivos regios”, in: Ángel SESMA MUÑÓZ (dir.), La Corona de Aragón en el Centro de su historia, Zaragoza: Gobierno de Aragón, 2009, p. 271-284. Par el tesoro real: Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “El Tesoro Sagrado de los reyes de la Corona de Aragón”, in: Isidro BANGO, (dir.), Maravillas de la España Medieval. Tesoro Sagrado y Monarquía, <catálogo de exposición>, León: Junta Castilla-León/Caja España, 2001, p. 269-293.

42 El nombramiento data del 24 de septiembre de ese año. Cf. Jose MADURELL MARIMON, Pere el Cerimoniós i les obres públiques…, p. 389-390, doc. 13.

43 El documento en Josep M. MADURELL Y MARIMON, El Palau Reial major…, p. 25, doc. 3 y distintas referencias en el trabajo citado en la nota anterior.

44 Si se forjaban espadas teniendo en cuenta la posición de los astros, eran imbatibles Cf. Francesh CARRERAS CANDI, “Espases maravelloses en lo regnat de Jaume lo Conqueridor”, Revue Hispanique, XV, 1906, p. 652-667. Algunas de las que pertenecieron al tesoro real tenían esta virtud y Pedro el Ceremonioso en sus sucesivos testamentos y codicilos reiteró la prohibición de segregarlas del patrimonio. Sin duda un edificio erigido en constel·lació fortunada, al igual que las espadas, sería el mejor escenario para visibilizar el poder áulico.

45 José M. MADURELL MARIMON, “Documentos para la biografia de Dalmacio Ces-Planes, astrólogo de Pedro el Ceremonioso”, Hispania. Revista española de historia, 96, 1964, p. 581-598.

46 El documento en: Josep COROLEU, Documents històrichs catalans del sigle XIV. Colecció de cartes familiars corresponents als regnats de Pere del Punyalet i Johan I, Barcelona: La Renaixença, 1889, p. 24.

47 El texto del epígrafe se señala: Aquesta es la libreria del rei En Pere III. Para el documento: Antoni RUBIÓ Y LLUCH, Documents…, vol. I, p. 303-304, doc. 331. El proyecto se analiza en: Agustí ALTISENT, Història de Poblet…, p. 317-330.

48 En Jr.10:2, leemos: a signis cæli nolite metuere, quæ timent gentes; en Jr. 42:11: Nolite timere a facie regis Babylonis, quem vos pavidi formidatis: nolite metuere eum, dicit Dominus, quia vobiscum sum ego ut salvos vos faciam, et eruamde manu eius.

49 Juan de SALISBURY, Policraticus, Matias GARDA GÓMEZ, Tomas ZAMARRIEGO (coord, traducción), Madrid: Editora Nacional, 1984, p. 146.

50 Barcelona, Biblioteca Nacional de Catalunya, ms. 9605/2: A signis celi ne timueritis que timent gentes quia vobiscum ego sum, dominus Deus vester. Cf. Anna GUDAYOL, “Manuscrits com amulets. Un nou fragment de la Vida de Santa Margarida en vers català (BC, ms. 9605/2)”, Mot so razo, 19, 2020 p. 1–18, esp. p. 10.

51 Amén del peso que este concepto tiene en el prólogo, en el tercer capítulo señala: Deu els ha donat virtut, recordando el sermón de Jaime II en Portfangós. Ferran SOLDEVILA (ed.), Les quatre grans Cròniques: IV Crònica de Pere III…., 3: 27, p. 150. Otras referencias en: 3: 18, p. 138-139, 3: 207, p. 249-259.

52 Georgius HEINRICUS PERTZ (ed.), Monumenta Germaniae Historica. Scriptorum, t. II, Hannoverae: Hahn, 1829, p. 643.

53 Josep PUIGGARÍ, “El palau ó Palacio menor de Barcelona”, El Museo Universal, VIII (1), 1864, p. 307-312. Recogido en: Josep PUIGGARÍ, Garlanda de joyells. Estudis é Impressions de Barcelona monumental, Barcelona: s.l. 1879, p. 149-158. Anna M. ADROER I TASIS, “El Palau de la reina Elionor: un monument desaparegut”, Lambard. Estudis d’Art medieval, VI, 1991-1993, p. 247-264. Daniel CID MORAGAS, “La restauració del desaparegut Palau Reial Menor de Barcelona a través del Llibre d’Obra. El cas de la Sala Major (1376-1378)”, Acta Archaeologica Medievalia 18, 1997, p. 397-425. Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “El Palau Reial Menor de Barcelona: usos i espais representatius. La Sala dels cavalls”, Lambard. Estudis d’Art Medieval, XXVIII, 2018-2019, p. 57-82.

54 Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “L'art a l'època de Jaume I. Un instrumet aulic?” in: Maria Teresa FERRER MALLOL (ed.), Jaume I. Commemoració del VIII centenari del naixement de Jaume I, vol. I, Barcelona: Institut d’Estudis Catalans, 2011, p. 811-840, esp. p. 824-827.

55 Josep M. MADURELL Y MARIMON, El Palau Reial Major…, p. 505, nota 69.

56 Josep M. MADURELL Y MARIMÓN, “El pintor Lluís Borrassà. Su vida, su tiempo, sus seguidores y sus obras”, Anales y Boletín de los Museos de Arte de Barcelona, VIII, 1950, p. 41, doc. 33; X, 1952, p. 85-86, docs. 482, 484.

57 El documento en: Josep M. MADURELL Y MARIMÓN, “Les noces de l’Infant Joan amb Matha d’Armanyac”, Estudis Universitaris Catalans, XIX, 1934, p. 1-57, esp. p. 52-53, doc. 20.

58 Francisco de BOFARULL, El castillo de Santa Catalina…., p. 250, doc. 3.

59 Joan MOLINA FIGUERES, “Paine pour joie. La divisa de Pere de Portugal, un Príncep de la tardana Edat Mitjana”, Caplletra, 68, Primavera 2020, p. 15-42.

60 Mas axí com en covit de fill de rey no solamente hom s’i sadolla de mengar, mas encara tots los sentiments corporals s’i sadollen: primo, la vista s’i sadolla. E com? Quan hun hom grosser entre en lo Palau del rey, veus que estarà ab la boca oberta, regaurdant les coses tan belles que y són, aquells paraments tan bells de draps, etc. […] E com és entalamat de bells draps! Que yo só de aquesta creença: que si hun hom hi metia lo cap, que estaría mil anys que no volria mengar ni beure ni dormir. E si algú lo’n convidave, que dirie: “Non vull. Lexau-me estar!” E mirarie tots temps. E veus ací com s’i sadolle la vista. Sant Vicenç FERRER, Sermons…, vol. IV, p. 190-191 (Sermón 122).

61 Para los del Ceremonioso: Marçal OLIVAR, Els tapissos francesos del rei En Pere el Cerimoniós, Barcelona: Artur Ramon-Manuel Barbié, 1986. Para la colección de Juan II véase la nota 64.

62 Agustí DURAN I SANPERE, Josep SANABRE, Llibre de Solemnitats (1424-1546), vol I, Barcelona: Institució Patxot, 1930, p. 239-253, doc. LXXXI, esp. p. 241.

63 Manuel de BOFARULL Y SARTORIO, Apéndice al levantamiento y guerra de Cataluña en tiempo de Juan II, (“Colección de documentos inéditos del Archivo de la Corona de Aragón” vol. XXVI), Barcelona: Imprenta del Archivo 1864, p. 227, núm. 600.

64 Pere Miquel CARBONELL, Opúsculos inéditos I, Manuel de BOFARULL Y DE SARTORIO (ed.) (“Colección de documentos inéditos del Archivo de la Corona de Aragón”, XXVII), Barcelona: Imprenta del Archivo,1864, p. 137-288, esp. p. 195-197.

65 Las tres piezas de los Gozos de la Virgen procedían de Flandes y llegaron a Barcelona en 1477 a través del mercader boloñés afincado en la ciudad, Francesc Pipinelli.

66 Miguel ZALAMA Jesús F. PASCUAL, “Tapices de Juan II de Aragón y Fernando el Católico en La Seo de Zaragoza”, Boletín del Museo e Instituto Camón Aznar, 109, 2012, p. 285-320, esp. p. 305-308.

67 Johannes VINCKE, Documenta Selecta…, p. 427-428, doc. 563.

68 Daniel GIRONA I LLAGOSTERA, “Itinerari del rey Martí (1396-1402)”, Anuari de l'Institut d'Estudis Catalans, V, 1913-1914, p. 515-654, esp. p. 647. Petrus de ARENYS, Chronicon, José HINOJOSA MONTALVO (ed.,) Valencia: Anubar, 1975, p. 45. El papa había llegado en Cataluña, procedente de Perpiñán, y durante su estancia en Barcelona se alojó en el Palacio Real Mayor donde tuvo lugar esta ceremonia.

69 Fr. Faustino GUZULLA, Los Reyes de Aragón y la Purísima Concepción de María Santísima, Barcelona: Imprenta de la la Casa Provincial de Caridad, 1905. El documento, extraído del Libre de la Confraria del Senyor Rey, ahora perdido, se transcribe en p. 109-116.

70 Martín DE ALPARTIL, Cronica actitorum temporibus Bendicti pape XIII, José Ángel SESMA MUNÓZ, M. Mar AGUDO ROMEO (eds.), Zaragoza, Gobierno de Aragón, 1994, p. 187.

71 Antoni RUBIÓ Y LLUCH, Documents…, II, p. 121-122, doc. CCCXXXI

72 Jesús Ernesto MARTÍNEZ FERRANDO, San Vicente Ferrer y la Casa Real de Aragón, Barcelona: Ed. Balmesiana, 1955, p. 56-57, doc. 25.

73 Marçal OLIVAR, “Dos discursos de Felip de Malla”, Quaderns d’Estudi, XIII, 1921, p. 189-204. Recogido en Marçal OLIVAR, Obra dispersa. Llibre en homenatge en el seu 90è aniversari, Barcelona: Biblioteca de Catalunya, 1991, p. 25-38.

74 Cf. Francesca ESPAÑOL BERTRAN, Calendario litúrgico y usos áulicos…, p. 205, nota 46, p. 210, nota 112.

75 Uno de ellos se convocó para celebrar la conquista de la isla: Aunque no se indica su sede, todo apunta al aula maior del castillo de la Almudaina: Ferran SOLDEVILA (ed.), Les quatre grans Cròniques: IV Crònica de Pere III…,3:48, p. 169.

76 Ibidem, 6:58, p. 391: Les dites companyes foren ab nós en la dita ciutat de Barcelona, en les festes de Nadal […] E fem-los convit general lo primer dia de gener, qui és apellat Ninou; e, en lo gran Palau nostre, en la sala general, posam-nos a la taula, e posam-nos a la part dreta lo dit Bertran de Claquí e, a la part sinistra, l’infant En Ramon Berenguer, oncle nostre, e, aprés, lo dit mossèn Huig de Calviley e, en la fi de la dita taula nostra, lo Cavaller Verd . E per tot lo dit Palau major foren ordenades moltes taules e encara per altres cases e sales del dit palau taules moltes en les quals foren assetiades totes les companyes convidades les quals foren totes honorablement e bastament servides.

77 Para los funerales del Príncipe de Viana, Pedro Condestable de Portugal, Juan Duque de Calabria, y Juan II: Agustí DURAN I SANPERE, Josep SANABRE, Llibre de Solemnitats…, p. 239-253, 280-285, 301-319, docs. LXXXI, LXXXIX, XCII. Para los funerales de Sibila de Fortià y de Martín el Humano. Petrus de ARENYS, Chronicon…., p. 42, 46. Los de Juan I y Violante de Bar en: Juan Carlos MARTÍN-IGLESIAS (ed.), El denominado Cronicón de Guillem Mascaró (+1405) y sus continuaciones. Introducción, edición y traducción, Paris: e-Spania Books, 2017. Noticias detalladas para los de Violante de Bar, Carlos de Viana, Pedro de Portugal, Juan Duque de Calabria, y Juan II en: Jaume SAFONT, Dietari o Llibre de jornades (1411-1484), Josep M. SANS TRAVÉ (ed.) Barcelona: Fundació Noguera, 1992, p. 28-29, 139-141, 203-207, 220-222, 268- 277. Finalmente, para Juan II: Pere Miquel CARBONELL, Opúsculos inéditos…, I, p. 137-288.

78 M. de los Desamparados CABANES PERCOURT (ed.), Dietari del capellà d’Alfons V el Magnánim, Zaragoza: Anubar, 1991, p. 201-202.

79 Marcel DURLIAT, L’Art en el Regne…, p. 191, nota 222.

80 Maria BARCELÓ CRESPÍ, “Algunes dades sobre exèquies reials a Mallorca (1416-1516), Butlletí de la Societat Arqueològica Luliana, 74, 2018, p. 269-287.

81 Cf. Francesca ESPAÑOL BERTRAN, “El Correr les armes: un aparte caballeresco en las exequias medievales hispanas”, Anuario de Estudios Medievales, 37-1, 2007, p. 867-905.

82 Pere Miquel Carbonell registra su presencia en el entorno de Juan II, cuando el rey agonizaba. Pere Miquel CARBONELL, Opúsculos inéditos I, p. 208. Para su obra: Gabriel TURELL, Arbre d’Honor, Cecília BURGAYA (ed.) Barcelona: Ed. Barcino, 1992, p. 154-158.

83 Francesca ESPAÑOL BERTRAN, La súplica y sus encuadres iconográficos…, p. 55 s.

84 En 1262, Jaime I dictó sentencia en la del castillo de Lérida (Antoni VIRGILI, Josep M. ESCOLÀ, Manel PICA, Montserrat ROVIRA, Diplomatari de la catedral de Tortosa. Episcopats de Ponç de Torrella (1212-1254) i de Bernat d’Olivella (1254-1272), vol. II, Barcelona: Fundació Noguera, 2018, p. 805-813, doc. 1240). En 1351, la venta de la jurisdicción de las parroquias de un señorío monástico tuvo lugar en la capilla de la Santa Cruz del castillo de Perpiñán. según Antoni PLADEVALL, “Creacio i antagonisme de les vegueries de la Ral i Camprodón”, Estudis d’Història Medieval, Barcelona: Institut d’Estudis Catalans, 1971, vol. IV, p. 27‑55. Y una audiencia celebrada en Zaragoza en 1372, lo fue en la dedicada a San Jorge de la Aljafería: Maria Teresa TATJER PRAT, La Audiencia Real en la Corona de Aragón. Orígenes y primera etapa de su actuación (s. XIII y XIV), Barcelona: Universitat Pompeu Fabra, 2009, p. 182, nota 739 y p. 246-252, doc. 8.

85 Ordonam encara que sien fets banchals de lana ben de diversa color obrats qui a Nós servesquen en lo seti nostre en lo qual siurem con menjerem e a taula serem […] Manam encara que sien fets resostenidors e bancals e dos coxins lonchs e quayrats que sien de drap d’aur qui a Nós servesquen con Nos al poble nostre alcuna cosa parlar deurem e ells a nostra presencia appellarem o en altre ús a Nós servesquen segons que a nostra volentat plaurà. Francesc M. GIMENO, Daniel GOZALBO, Josep TRENCHS (eds.), Ordinacions de la Casa i Cort…, capitulo 81, p. 167.

86 Francesca ESPAÑOL BERTRAN, La súplica y sus encuadres iconográficos…, passim.

87 Jaume SAFONT, Dietari o Llibre de jornades…, p. 139 y 241.

88 Agustí DURAN I SANPERE, Josep SANABRE, Llibre de Solemnitats…, p. 261, doc. LXXXII.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Fig. 1 Planta del Castillo de Perpiñán. Al sur el aula maior
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 220k
Titre Fig. 2 Castillo de Perpiñán
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 280k
Titre Fig. 11-3 Planta del castillo real de Lérida 1796.
Crédits Madrid, Servicio Histórico Militar, inv. gral. 9355
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-3.jpg
Fichier image/jpeg, 528k
Titre Fig. 4 Fachada del aula maior del castillo de Lérida contigua al patio central (hacia 1915).
Crédits Barcelona, Archivo Fotográfico de la Diputación de Barcelona.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-4.jpg
Fichier image/jpeg, 412k
Titre Fig. 5 Bóvedas del aula maior del castillo de Lérida cuando funcionaba como caserna militar (hacia 1915).
Crédits Barcelona, Archivo Fotográfico de la Diputación de Barcelona
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 288k
Titre Fig. 6 Barcelona, Palacio Real Mayor. Pinturas de la conquista de Mallorca, reinado de Jaime II (hacia 1300)
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-6.jpg
Fichier image/jpeg, 656k
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 188k
Titre Fig. 7 Mallorca, castillo real de la Almudaina. Aula maior.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 488k
Titre Fig. 8 Perpiñán. Sala de Mallorca del Palacio real
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-9.jpg
Fichier image/jpeg, 276k
Titre Fig. 9 Barcelona, Palacio Real Mayor. Aula Magna construida por Gabriel Carbonell (1359-1364)
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-10.jpg
Fichier image/jpeg, 616k
Titre Fig. 10 Barcelona, Acuarela del desaparecido Palacio Real Menor. Detalle de los arcos diafragma del aula maior, obra de Guillem Carbonell post quem 1367-1368. Domènec Sert i Rius (1832 - +1897).
Crédits Barcelona, Museo de Historia de la ciudad
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 868k
Titre Fig. 11 Frontispicio de las Constitucions de Catalunya. Pedro Michel y Diego de Gumiel, Barcelona 1495. Asamblea presidida por Fernando II.
URL http://journals.openedition.org/e-spania/docannexe/image/49602/img-12.jpg
Fichier image/jpeg, 625k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Francesca Español Bertrán, « Los escenarios áulicos en la Corona de Aragón: el espacio representativo »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 21 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/49602 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.49602

Haut de page

Auteur

Francesca Español Bertrán

Universitat de Barcelona

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search