Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47Écrire l’histoire au Siècle d’or ...Un cronista mayor frente a la caí...

Écrire l’histoire au Siècle d’or : rôles, usages et pratiques du récit historique dans l’Espagne des Habsbourg (XVIe et XVIIe siècles)

Un cronista mayor frente a la caída del duque de Lerma: la actualidad candente y su puesta en perspectiva histórica en los discursos manuscritos de Antonio de Herrera y Tordesillas

Adrian Guyot

Résumés

Parmi les discours manuscrits de l’historien espagnol Antonio de Herrera y Tordesillas (1549-1625), les Advertimientos cibiles y conçetos politicos (ou discurso 18 des Veinte y nueve discursos politicos historicos literarios originales e ineditos de Herrera) sont d’un grand intérêt. S’il s’agit avant tout d’une traduction non reconnue d’un texte tacitiste antérieur, les Discorsi sopra Tacito de Filippo Cavriana, ce discours présente de substantielles remarques ajoutées par Herrera au texte original. Commentant tantôt avec prudence, tantôt avec une certaine liberté de ton, la récente chute du duc de Lerma, favori de Philippe III, Herrera s’appuie sur Tacite et sur son commentateur Cavriana pour nous offrir de précieuses analyses sur le favori disgracié, ses méthodes et ses créatures. Cet article se propose de recomposer ce portrait diffracté des deux décennies aux cours desquelles Lerma régna en maître sur le destin de l’Espagne, tel que nous le présente l’historien Antonio de Herrera y Tordesillas.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Richard L. Kagan precisa que el oficio de cronista mayor de las Indias fue creado “by royal decree (...)
  • 2 Sobre este cargo, ver José Luis BERMEJO CABRERO, “Orígenes del oficio de cronista real”, Hispania, (...)
  • 3 R. L. KAGAN, op. cit., p. 188.
  • 4 Para una breve introducción a esos discursos, véase id., “El cronista oficial, ¿Historiador o conse (...)
  • 5 Antonio de HERRERA Y TORDESILLAS, Veinte y nueve discursos politicos historicos literarios original (...)
  • 6 Me refiero al manuscrito ms. 1035 y al manuscrito ms. 3011 ambos titulados Primera parte de las var (...)

1Si el cronista mayor de las Indias1 y cronista de Castilla2 Antonio de Herrera y Tordesillas (1549-1625) legó a la posteridad una obra publicada abundantísima, dejó asimismo unos cuantos discursos manuscritos, recogidos en varios cuadernos, otros tantos ensayos de índole político-histórica, que nos aclaran algunos aspectos del método del historiador y de sus opiniones sobre varios asuntos geopolíticos de su época, productos de la mente de un hombre que según Richard L. Kagan, “fancied himself as something of a one-man political think tank3. En el marco de mi post-doctorado, estudié atentamente estos discursos manuscritos4, en particular en la versión propuesta por el manuscrito IB 15092 de la Biblioteca Fundación Lázaro-Galdiano5, que lleva la fecha de 1632, con el título de Veinte y nueve discursos politicos historicos literarios originales e ineditos. Un texto en particular me llamó la atención, el discurso 18, un texto que no figura en las otras versiones del manuscrito que pude consultar6, titulado

Varias Proposiciones, o Consideraciones En Materia de cosas de estado, debaxo de Titulo de Aduertimientos cibiles y conçetos Politicos. En los quales se contienen diuersas reglas Preçetos y sentençias muy prouechosas para los que tienen mano En los gobiernos De estados Prouincias y Ciudades y en Particular a los que tratan de escribir y leher historia.

  • 7 Lisa KATTENBERG, The Power of Necessity: Reason of State in the Spanish Monarchy, ca. 1590-1650, Ca (...)

2Se trata de hecho del texto más extenso del conjunto, más de doscientas páginas que parecen constituir a priori una suerte de tratado político típico de la empresa española de definir, según la fórmula de Lisa Kattenberg, “a special, Providence-friendly reason of state7. En el océano casi infinito de tratados españoles sobre la razón de estado publicados en el Siglo de oro, me parecía destacar este texto por sus francas concesiones a cierto pragmatismo que lindaba con el maquiavelismo, en particular en torno a la oportunidad de la mentira y de la ruptura de la palabra dada.

  • 8 A. de HERRERA Y TORDESILLAS, Los cinco primeros libros de los Anales de Cornelio Tacito, que comien (...)

3El texto se presenta como un conjunto desordenado de reflexiones políticas y gubernamentales, cuyas extensiones oscilan entre unas pocas líneas y largas disertaciones, que tratan tanto de problemas fiscales, como de la elección del privado o de cuestiones militares y religiosas. Menudean las citas y referencias a Tácito, como era típico de una época rendida al tacitismo, y esperable en un autor como Herrera, que conocía bien y admiraba a Tácito, del que había traducido los cinco primeros libros de los Anales8. Herrera divide cada página en dos partes, dejando mucho espacio en el margen para añadir títulos, comentarios, correcciones, referencias y un juego de códigos cuyo sentido no he podido todavía completamente entender.

4Emprendí entonces el estudio, la traducción al francés y la anotación de este texto singular, que parecía ser pues una suerte de borrador muy avanzado, aunque algo desorganizado, de un tratado político inédito de Herrera y Tordesillas, que declara, en el texto liminar de este discurso 18:

  • 9 La paginación de este manuscrito es muy fluctuante, errónea, defectuosa y corregida varias veces, r (...)

He comprendido que los preceptos, así antiguos como modernos en las cosas políticas, aunque infinitos y no dispuestos para reglas firmes y determinadas, serán de mucha utilidad para los que tratan de gobierno. Por lo cual he juntado los que mejor me han parecido en este tratado. Unos extendidamente con ejemplos y otros como aforismos con título de conceptos políticos que será la segunda parte de nuestro escrutinio9.

5Notemos que Herrera irá siguiendo cada vez menos este proyecto formal a la par que avancemos en el texto.

  • 10 También y mejor conocido como Flippo Cavriani, nacido en Mantua en 1536 en una familia noble e hijo (...)
  • 11 Filippo CAVRIANA, Discorsi sopra i primi cinque libri di Cornelio Tacito, Florencia: Filippo Giunti (...)
  • 12 A. de HERRERA Y TORDESILLAS, Historia general del Mundo, Madrid: Luis Sánchez, 1601, primera parte.

6Sin embargo, cuando traté de identificar algunas fuentes de las citas de Tácito, Séneca, o Aristóteles que adornan el discurso, un texto no dejaba de llamarme la atención, aunque no de inmediato, ya que el hecho de que dos textos del período presenten similitudes voluntarias o involuntarias, declaradas o plagiadas, no es nada sorprendente. Decidí finalmente comparar el texto de Herrera con un texto del médico mantuano Filippo Cavriana10, titulado Discorsi sopra i primi cinque libri di Cornelio Tacito11, publicado en Florencia en 1597. Lo que descubrí cambió completamente mi perspectiva sobra la naturaleza del texto del historiador español. Se trata de hecho de una traducción no reconocida y selectiva de este tratado de Cavriana, el cual traducía y comentaba de modo sistemático los cinco primeros libros de los Anales de Tácito. Cabe señalar que Herrera valora positivamente a Cavriana, del que considera que escribió “diligente y curiosamente sobre Tacito” en el cuarto discurso de este mismo volumen, titulado “Sobre que Tacito excede a todos los historiadores antiguos”. Asimismo, Herrera menciona a “Felipe Cauriano, sobre Cornelio Tacito’, entre “Los autores que en esta historia se han seguido, demas de muchas escrituras y papeles autenticos” en las primeras páginas de su Historia general12, seguramente por los numerosos análisis que depara Cavriana en cuanto a la política interior francesa de la segunda mitad del siglo XVI. Sin embargo, ningún rastro de su nombre figura en las páginas de las “Varias proposiciones” de Herrera, lo cual nos lleva a creer que nuestro historiador pensaba claramente presentar los fragmentos tomados de Cavriana como suyos. Estaríamos entonces frente a un verdadero plagio, lo cual reduciría drásticamente el interés científico del manuscrito de Herrera. Sin embargo, considerarlo de este modo sería obviar los añadidos fascinantes de Herrera, entre los cuales resaltan sus comentarios sobre la caída entonces muy reciente del duque de Lerma, Francisco de Sandoval y Rojas:

En el tiempo que este tratado se va escribiendo, ha sucedido que por mandado de su majestad se ha retirado a su casa el cardenal duque de Lerma, dejando el mayor imperio y mayor gracia que jamás tuvo con príncipe ningún privado. Muchos se han maravillado de ello. Yo no me maravillo ni me espanto, considerando que la grandeza, ni la privanza, ni el poder no puede estar siempre de una misma manera, porque los términos de nuestra gloria son finitos y determinados, como lo son todas las otras cosas de este mundo, aunque nuestros deseos no tengan fin, como no le tienen ni término alguno.

7De hecho, Herrera se vale a menudo del texto de Tácito comentado por Cavriana como pretexto o punto de partida para sus propios comentarios sobre la figura de Lerma, su política, sus hechuras y su caída. Notemos que los textos en cuestión vienen la mayoría de las veces acompañados con la mención marginal de “Ojo”, o con una suerte de W mayúscula, o con un asterisco. Se nota además que estos textos son de composición más reciente que el resto del texto, ya que aparecen escritos en una tinta mucho más oscura, y amontonados en el margen o en final de página, como añadidos de segunda intención.

  • 13 Mariano CUESTA DOMINGO, Antonio de Herrera y Tordesillas, Madrid: Fundación Ignacio Larramendi, Bib (...)
  • 14 John LYNCH, The Hispanic World in Crisis and Change 1598-1700, Cambridge: Massachusetts: Blackwell, (...)

8El mismo Herrera se había involucrado en asuntos cortesanos, en actividades “de índole palaciega”13 como lo subraya Mariano Cuesta Domingo. Trató de trabar amistad con uno de los hombres fuertes del régimen lermista, Rodrigo Calderón, un hombre de “scandalous behaviour14 según John Lynch, el que sentiría quizás con más dolor la caída del cardenal duque.

  • 15 John H. ELLIOTT, Imperial Spain 1469-1716, Londres: Edward Arnold, 1963, p. 317.
  • 16 La caída de Lerma “was followed by the arrest, in February 1619, of his henchman Don Rodrigo Calder (...)
  • 17 Antonio FEROS, El Duque de Lerma, Realeza y privanza en la España de Felipe III, Madrid: Marcial Po (...)

9La mención reciente de la caída del valido de Felipe III nos permite fechar, por lo menos en lo que concierne a las añadiduras posteriores, el texto de después del 4 de octubre de 1618, día en que Lerma “fell from power as the result of a palace revolution engineered by his own son, the Duke of Uceda15. Una mención del nombre de Rodrigo Calderón al lado de un texto que trata de una inculpación y de un encarcelamiento nos permite afinar nuestras conjeturas a febrero de 1619, fecha de su arresto16. Si Lerma pudo mantenerse en sus atribuciones cardenalicias obtenidas en marzo de 161817, y en las que John H. Elliott ve una suerte de “insurance policy”, sus hechuras no sobrevivieron a su desgracia, como lo subrayará el mismo Herrera. El duque fue reemplazado por Cristóbal, su propio hijo, y, en palabras de Manuel Rivero Rodríguez,

  • 18 Manuel RIVERO RODRÍGUEZ, La monarquía de los Austrias, Historia del Imperio español, Madrid: Alianz (...)

se retiró alegando la incompatibilidad de su condición de cardenal y consejero del rey, una forma elegante de marcharse dejando el campo libre al rey, que quería ser valido de sí mismo, al duque de Uceda, su propio hijo, que quería la privanza y al confesor Aliaga que quería ser dueño de la conciencia regia18.

10Herrera se vale entonces del texto de Cavriana para comentar y analizar la actualidad más candente, poniéndola en perspectiva con el texto de Tácito correspondiente. Vamos a ver cómo procede con unos cuantos ejemplos.

  • 19 F. CAVRIANA, op. cit., p. 103-105.

11Uno de los temas más obvios de las críticas de Herrera será los gastos inmoderados y abusivos de Lerma y de su administración. Sin embargo, Herrera avanza aquí con cautela, sugiriendo más que denunciando vehementemente tal grave defecto de la política del valido. Lo hace primero evocando una suerte de edad de oro, el reinado de Felipe II, en comparación tácita del cual se ponen de realce la corrupción y la codicia de Lerma. El aviso “Príncipe cómo ha de gobernar su hacienda” sigue así de cerca el texto original de Cavriana19, que compara al príncipe con el padre de familia en la gestión atenta de su hogar, so pena de verse rápidamente en apuros. Augusto vigilaba con mucho cuidado sus gastos, que eran proporcionales a sus rentas y tributos. Proceder de otro modo nos expone al peligro de la prodigalidad, y añade Herrera, “hacen mal los privados y consejeros que no aconsejan a su príncipe que no derrame sus tesoros sino que los guarde para las necesidades”. Las líneas que siguen, obra de Herrera, vienen señaladas en el margen por un asterisco:

Yo [no] me quiero meter en los gastos de estos tiempos ni en las mercedes y gracias hecha[s] con tan demasiada liberalidad y no sé si muy justificadas, pero diré que don Juan de Zúñiga comendador mayor de Castilla, persona de gran consejo y muy desinteresado, siempre persuadía a don Felipe 2° que advirtiese que su gran monarquía necesariamente había de dar ocasión de gastar en una parte o en otra, y que convenía conservar la reputación y el estado.

  • 20 Ibid., p. 309-310.

12Otra estrategia para subrayar la culpabilidad del duque es evocar el vicio sin atribuirlo al rey, dejándolo caer, por defecto, en la persona del valido. Se nota por ejemplo en el aviso titulado “De la prodigalidad”. El texto empieza sin embargo por una aserción que no se encuentra en Cavriana20:

  • 21 “Mundo” es una conjetura porque es muy difícil de leer.

Es gran culpa de un consejero poderoso con un príncipe que no le va a la mano en el gastar pródigamente, porque después en las ocasiones sea forzado a cargar los pueblos con tributos, que es cosa muy odiosa. Y por esto siempre se ha de traer delante de los ojos los casos que en este mundo21 suelen levantarse para que el haber gastado mucho en lo que se pudiera excusar no ponga al príncipe en punto de perder la reputación, la vida y el reino.

13Cavriana precisa que “Calígula emperador gastó en poco tiempo vanamente 67 millones, y personalmente pedía después dineros a unos y a otros”. Más lejos, Herrera añade, con mucha reserva en la formulación: “De don Felipe 3°. se entiende que se han gastado en 20 años 150 millones y no por culpa de su majestad”.

  • 22 F. CAVRIANA, op. cit., p. 311.

14En una misma perspectiva, el aviso “Distribución de bienes” participa de la voluntad del historiador de exculpar completamente a Felipe III, y en el proceso, incriminar casi a desgana a Lerma y su administración. Cavriana22 traducido por Herrera estima que es preciso poner términos a la liberalidad, para no caer en pobreza, y practicar una “liberalidad usada con los debidos modos”. El gasto desenfrenado y desordenado no es sino “falsa liberalidad, siempre perjudicial a los príncipes y a los particulares. Y por la mayor parte caen en esto porque se mueven más a persuasión de otros que por su propia elección”. Y Herrera añade:

  • 23 Frente a estas líneas, aparece la mención “ojo”.

Don Felipe 3°, príncipe naturalmente liberal, se halla que a persuasión ajena ha dado tanto que ha hecho notable falta en su servicio, y por esto ha sido aconsejado de venir de un extremo a otro23.

15Característico de semejante estrategia de quitarle la culpa al rey, podemos también mencionar el aviso “Favor de príncipes”, en el que se puede leer:

  • 24 Las palabras a propósito de la corte de Enrique III de Francia son de Cavriana (op. cit., p. 50) y (...)

Sucedió en la corte del rey Enrique 3° que hombres de la hez de la tierra, en un momento subieron a grandes oficios y dignidades, que entre lo demás fue causa de la destrucción de Francia, porque se veía no hacer caso de los buenos y beneméritos y dar los cargos a los no experimentados y que nunca sirvieron a la corona, con gran disgusto y sentimiento universal. Y mucho de esto hemos visto en nuestros tiempos en la corte de nuestro católico rey, puede ser sin consentimiento suyo24.

  • 25 Ibid. p. 552.

16Las críticas retrospectivas de Herrera conciernen también a la decadencia moral y a las costumbres depravadas de la corte de su época. El aviso “Menosprecio de avaricia”, que se apoya parcialmente en Cavriana25, es muy característico en este aspecto. De nuevo, la constatación de la decadencia surge de la comparación ácida entre tiempos más o menos remotos y los contemporáneos:

Usábase que los hombres nobles y de gran valor por solo este medio llegaban a mucha grandeza porque también aborrecían la avaricia. Y acontecía que como comenzaban a servir sin riquezas, sin ellas acababan habiendo sido emperadores de ejércitos, como aconteció a Curio y a Fabricio romanos, los cuales con su pobreza fueron tenidos por más nobles y más honrados que Mida y Craso con sus grandes riquezas y tesoros […]. Los duques de Alba, de Sesa y de Alburquerque, los dos hermanos comendadores mayores de Castilla, el conde Olivares y el conde Miranda, el duque de Parma y príncipe Vespasiano Gonzaga y otros muchos señores siempre han salido de los cargos que han tenido empeñados. Ahora no parece que los desean y procuran sino para enriquecerse con gran daño de la república.

  • 26 Ibid., p. 52-53.

17Sobre este tema del tráfico de los oficios, mencionemos este texto, basado en uno de Cavriana26 y que se cierra con un detalle notable y muy crítico:

  • 27 “Notaré” es una conjetura porque resulta difícil de leer.

El corromper a los magistrados y ministros es cosa muy perniciosa para el príncipe y para los pueblos, y no menos cuando los oficios que se deberían dar por méritos y servicios se hacen venales, porque a donde manda el oro la virtud no tiene su lugar. Yo de España no notaré27 de esto más de que tal hubo que dio seiscientos mil ducados por un oficio.

  • 28 Retomado de F. CAVRIANA, op. cit., p. 92.
  • 29 Un asterisco figura al lado de estas líneas.
  • 30 F. CAVRIANA, op. cit., p. 34.

18Con cierto descaro, Herrera apunta también en el aviso “De la incontinencia”28: “Yo bien osaré asegurar la continencia ejemplarísima del rey don Felipe 3°. pero en la de sus privados no me atrevo a juzgar”29. Mencionemos, en una perspectiva comparable, un aviso que toma su fuente en Cavriana30, titulado “Adulación vicio pésimo”, un vicio muy presente en tiempos de Augusto:

Los buenos ingenios se abstuvieron de escribir por causa de la adulación en la cual daban la mayor parte de los escritores por estar tan introducida que era necesario el usarla, como en estos tiempos en que ahora vivimos también se ha visto, aunque al presente por la divina gracia parece que con el ausencia de algún poderoso, va volviendo la edad dorada.

19Algunos comentarios de Herrera nos deparan asimismo preciosas informaciones de primera mano sobre el carácter y costumbres del duque. En un aviso titulado “Palabras de cortesanos y privados”, nuestro historiador juzga que Lerma fue “excelente” en el arte de hablar a lo cortesano, con palabras “muy dulces y concertadas, y sabe Dios lo que queda dentro”, a fin que “nadie se vaya” de él “descontento”. Y Herrera precisa que Lerma

a todos agradaba y a nadie dijo cosa que le pesase. Y verdaderamente como no hay nadie que quisiera ser desengañado serían muy aborrecidos los ministros que hablasen claro y así, y es la costumbre dejar que el tiempo lo haga aunque sería mayor caridad decir a cada uno lo que le conviene.

  • 31 Frente a estas palabras figura la mención “ojo”.

20En cuanto al trato del valido de Felipe III, nos informa también Herrera, en el aviso titulado “De la fisionomía”, que el “cardenal duque de Lerma31 estando en cólera hablaba muy claro, sin ella sabía astutamente disimular y con agradables palabras contentar”.

  • 32 F. CAVRIANA, op. cit., p. 330.

21Sobre las prácticas abusivas del poder por parte de Lerma y de sus hechuras, Herrera, en un aviso titulado “Poco caso de parlerías y murmuraciones”, parte del análisis llevado a cabo por Cavriana32 de la política de majestad de Tiberio, que no pretendía castigar todo lo que se decía contra él en el pueblo, pero que “no disimulaba lo que se decía contra Augusto para conservación de la reputación de su majestad y por gratitud de él que le había puesto en tan alto grado”, lo cual genera la pregunta de saber “si es bien que un príncipe castigue a todos los que dicen mal de él”. Al final de esta disputa, añade Herrera:

  • 33 Frente a estas palabras figura la mención “ojo”.

Mucha gloria ha sido la de don Felipe 3°. pues jamás se han visto ni oído en escrito y de palabra maldiciones ni murmuraciones contra su majestad pero sus ministros en esto han sido muy vidriosos, porque no teniendo causa que castigar por ofensa del príncipe, las suyas flacas y ligeras públicas y secretas han castigado en muchas maneras aprovechándose del brazo real, aunque con gran rigor33.

  • 34 A. FEROS, op. cit., p. 376.

22Y de hecho, como lo recuerda Antonio Feros, “Lerma trataba de protegerse de sus oponentes declarando que aquellos que lo criticaban estaban en realidad criticando al rey, y por ello debían ser acusados de lesa majestad”34. Cabe aquí mencionar un pasaje de otro discurso, que no se encuentra en los Veinte y nueve discursos, pero sí en los manuscritos 1035 (fol. 119a) y 3011 (fol. 160b) que recogen muchos de los mismos discursos. En el tratado en cuestión, que se titula “Discurso y tratado, cómo se ha de entender qué cosa es majestad, decoro y reputación”, se puede leer el comentario siguiente, que complementa perfectamente lo dicho: “En tiempo de don Felipe 3° nadie dijo mal, y si alguno habló algo fue de los privados, y se castigaba como ofensa real”.

  • 35 Ibid., p. 318-319: “Lo que Prado y Franqueza no sabían es que en esos momentos Lerma ya había llega (...)

23Por otra parte, Herrera nos informa sobre otra práctica política típica de la corte en la época de Lerma, la presencia masiva de espías. Como lo relata Antonio Feros, el duque de Lerma se valía de espías incluso contra sus propios agentes, entre los cuales Alonso Ramírez de Prado y Pedro Franqueza35. En el aviso “De las chismerías”, Herrera recuerda así que “visto hemos tiempo que andaban multitud de espiones sobre nosotros”.

  • 36 Príncipe 2.
  • 37 Francisco TOMÁS Y VALIENTE, Los validos en la monarquía española del siglo XVII, Madrid: Siglo XXI (...)

24Pero se ha de notar que Herrera tampoco presenta la relación entre el duque y Felipe III como irremediablemente corrupta y malvada. De hecho, evoca la manera como Lerma “siempre respetaba” a Felipe III “con una misma reverencia y grandes demostraciones de sumisión y humildad”36, y evoca también el “mucho amor” que tenía Lerma “a su señor”, que le impedía ceder al desánimo al llegar malas noticias. Como lo recuerda Francisco Tomás y Valiente, este amor e intimidad entre Lerma y el rey es uno de los “dos requisitos típicos del valido: la íntima amistad con el rey y la intervención directa en el gobierno de la monarquía”37.

  • 38Il favorito poi oltre molti di questi n’ha due altri di non picciola importanza, i quali son propr (...)

25Estos rasgos aparecen teorizados de cierto modo en un aviso titulado “Del privado”, parcialmente retomado de un comentario de Cavriana38 en torno a Sejano, en el que se evocan dos cosas “de no pequeña importancia” para el privado, que Herrera debió de reconocer en las relaciones entre Felipe III y el duque:

La una tener en continua necesidad de sí al príncipe; la otra hacer todo lo que puede para que el mundo crea que enteramente es poseedor de la gracia de su señor. Con la primera que es todo industria hace de manera que el príncipe no puede determinar nada sin él, y como el príncipe no oye a otro, hace el privado cuanto quiere. Con la 2ª se conserva en su grandeza, porque cuando los hombres juzgan que está en la gracia, le buscan, a él acuden, y le sirven, le ruegan y le presentan. Y el príncipe le hace mercedes, no queriendo trabajar en nada y dejando el cuidado de todo al privado, de donde nace su autoridad y su poder. Y si el privado quiere sustentar por largo tiempo la gracia del señor conviene que advierta a tres cosas. La primera que no dé enojo al príncipe ni por sí ni por otro ni le canse. La 2ª que no dé ocasión al pueblo justa ni aparente que se murmure de él ni por ello se muestre vengativo, ni para ello use del brazo poderoso de la justicia. La 3ª que se debe huir más que todas, es el tomar porfías, enemistades y debates con los grandes, porque todos se sirven del arco de la envidia para tirarle con rabiosas saetas.

  • 39 Frente a estas palabras figura la mención “ojo”. De hecho, Antonio Feros nos enseña que Lerma tomó (...)
  • 40 Frente a estas palabras figura la mención “ojo”.

26La relación entre privado y rey se entiende ante todo en términos de control del primero sobre el segundo, y Herrera expone uno de los métodos propios de Lerma para asegurarse el monopolio de la voluntad del rey. En el aviso “Audiencia de príncipe y privados”, el cronista mayor recuerda que la audiencia del duque “era dificultosa y muy trabajosa”, lo cual “debía de ser por la multitud de negocios que de él pendían”39. Esta dificultad de acceso participaba de hecho de la estrategia lermista de monopolización del poder, de ahí lo curioso de esta nota de Herrera: “la audiencia de la majestad del rey se convidaba tanta era la facilidad de haberla”, cuando se sabe que Lerma, por esta razón, multiplicaba las trabas e intermedios para conservar su dominación sobre Felipe III. Quizás esta formulación proceda por parte de Herrera de la voluntad de disculpar otra vez al rey de los problemas del reino, y de limitar los riesgos en el momento de criticar a más grandes que él. Otro texto, el aviso “Respeto y reverencia a príncipes”, complementa lo dicho, y muestra las vacilaciones de Herrera en momento de formular dictámenes que se pudieran asemejar a críticas: Lerma remitía40

a los que negociaban con el rey que hablasen a su majestad, cuyas audiencias siempre fueron más fáciles que las suyas, pero no dejaba por eso de estar muy cuidadoso en saber quién hablaba a su majestad y qué papeles se le daban.

  • 41 A. FEROS, op. cit., p. 186-187.
  • 42 Álamos realizó esta traducción mientras estaba encarcelado por su apoyo a Antonio Pérez. En una car (...)
  • 43 F. CAVRIANA, op. cit., p. 551.

27Pero Herrera atestigua en dos otros lugares de este proceso de “inaccesibilidad-invisibilidad del rey”41, para citar la fórmula de Antonio Feros, al mencionar particularmente los retiros de Lerma con Felipe III en la casa de campo de Ventosilla, cerca de Valladolid. En el proceso, Herrera establece un paralelo poco halagador entre Sejano, el consejero maquiavélico de Tiberio, y el duque, siguiendo las pautas del tacitismo, tendencia intelectual de la época que trataba de entender mediante los relatos de Tácito los acontecimientos de la historia más reciente. De este modo, Herrera se incluye en una suerte de tradición española, ya que en su momento Baltasar Álamos de Barrientos ya tenía como proyecto en los borradores de su Tácito español comparar a Antonio Pérez con Sejano, y a Felipe II con Tiberio42. En el aviso “Astucia de privados”’, Herrera retoma el análisis de Cavriana43, recordando que

Sejano, deseoso de mandarlo todo y que por ninguna parte pudiese su príncipe saber ni entender sino lo que quería, le puso en consideración la vida del aldea. […] Fue muy murmurado lo que hizo Tiberio en dejarse persuadir de Sejano que dejando el gobierno se fuese a la vida solitaria, de lo cual se ve con cuánto artificio procuró Sejano que Tiberio se saliese de Roma, diciéndole que excusaría las muchas molestias que cada día recibía de diversas gentes estando en la ciudad y que viviría con descanso. […] Y de esta manera aquel príncipe que solía tener por gusto el despacho de los negocios públicos, se dejó llevar de la astucia de Sejano y del gusto de la vida ociosa. Y este lugar es muy al propósito para los que tratan de reducir a su propia voluntad al príncipe.

  • 44 Frente a estas palabras figuran la mención “ojo” y un asterisco.

28Y aquí añade Herrera, con reserva y prudencia, sin embargo: “y no sé si Ventosilla se podría aquí traer por ejemplo”44. Será aun a la vez más claro y más ambiguo nuestro historiador en el aviso “Seguridad de príncipes”, que examina la oportunidad para el príncipe de permanecer en un solo sitio. Las líneas siguientes son una añadidura de Herrera:

Ya se ha visto ser poderosos los privados para traer a un príncipe en continuo movimiento con diversas razones, siendo su fin que nadie le hable ni le pueda decir cosas a ellos perjudiciales porque no pierdan su gracia.

  • 45 F. CAVRIANA, op. cit., p. 547.

29Vuelve la comparación implícita entre Sejano y el duque, en el aviso titulado “Privado qué debe hacer cuando mengua su fortuna”, basado en Cavriana45, que recomienda al privado como “prudencia grandísima” el saberse “apartar” “cuando echa de ver que su fortuna disminuye”. En esta ocasión, Cavriana evoca un fragmento de los Anales de Tácito, en el que Tiberio deja entender a Sejano

  • 46 TÁCITO, Anales, 4.

que Augusto podía servirse de Caio Proculeio y de otros privados por ser de vida y costumbres moderadas y que se contentaban con su estado no se entremetiendo en las cosas del gobierno46, queriendo inferir que el mismo Tiberio no se podía fiar tanto de Sejano.

30Y cuando Cavriana concluye con las palabras siguientes: “De manera que en conociendo el privado alguna mudanza de voluntad en el señor con reputación podrá dejar su servicio y excusará grandes inconvenientes”, comenta en el margen nuestro historiador: “En este caso nos da ejemplo el duque de Lerma”.

  • 47 F. CAVRIANA, op. cit., p. 598.

31Encontramos otro ejemplo de este paralelo entre Sejano y el duque en el aviso “Privados sujetos a la fortuna”, con una referencia apasionante a otra figura del régimen lermista, Rodrigo Calderón. Valiéndose de Cavriana47, Herrera resalta la soberbia y arrogancia de Sejano, nacidas de su “mucha privanza” con Tiberio, puesto que “la cosa que más ensoberbece es verse privado de un príncipe y respetado de todo el mundo”. Sin embargo, la situación del privado es muy precaria, ya que depende mucho menos de la “constante prudencia”, la “virtud” y la “doctrina” que de “la fortuna”. Y Herrera añade: “O gran ejemplo nos da en estos tiempos de este propósito el duque de Lerma y sus hechuras y particularmente don Rodrigo Calderón que si se apartara cuando pudiera no peligrara”.

  • 48 M. RIVERO RODRÍGUEZ, op. cit., p. 184.
  • 49 Ibid., p. 214.
  • 50 J. H. ELLIOTT, op. cit., p. 297-298.
  • 51 A. FEROS, op. cit., p. 180-181.
  • 52 J. LYNCH, op. cit., p. 35-36.
  • 53 A. FEROS, op. cit., p. 444.
  • 54 “Calderón había sido detenido unos pocos meses después de la caída de Lerma, y acusado criminal y c (...)

32Como lo subraya Manuel Rivero Rodríguez, el gobierno de Lerma era “un gobierno por hechuras”48 entre las cuales sobresale el “marqués de Siete Iglesias, don Rodrigo Calderón, el hombre de confianza del duque de Lerma”49, un personaje que según John H. Elliott formaba parte de los “plausible rogues50 y otros “most unsavoury characters” que formaban la facción lermista. Había sido paje de Lerma en 1597, y luego nombrado ayuda de cámara del rey en 1598 y secretario de la cámara del rey en 160151, según, en palabras de John Lynch, un “rapid rise from obscurity to fame and fortune” que “at once fascinated and scandalized contemporaries52. No sobrevivió a la caída del valido: fue detenido por varios motivos en febrero de 161953, entre los cuales asesinatos y malversaciones financieras54. Fue encarcelado, torturado y finalmente ejecutado en 1621.

  • 55 Ibid., p. 242.

33El nombre de “Don Rodrigo Calderón” vuelve a aparecer bajo la pluma de Herrera, frente a estas líneas reveladoras de la tristísima caída de un hombre que había sido una de las figuras centrales de la galaxia lermista, e incluso, según Antonio Feros, una suerte de “favorito del valido”55:

  • 56 F. CAVRIANA, op. cit., p. 346.

Cualquiera que se hallare culpado en alguna cosa recorra la memoria de su vida y vea si en algo ha ofendido a la justicia, antes que se presente en las cárceles porque siempre se ha de temer nuevo castigo de los pecados viejos y nueva penitencia56.

  • 57 Patricia ESCANDÓN, “Antonio de Herrera y Tordesillas”, in: Juan A. ORTEGA Y MEDINA y Rosa CAMELO (c (...)
  • 58 A. de HERRERA Y TORDESILLAS, Los cinco primeros libros de los Annales de Cornelio Tacito, que comie (...)

34Y, por lo que parece, Calderón tenía muchísimos pecados por recordar. Mencionemos que Rodrigo Calderón aparece en un contexto completamente diferente en la obra de Herrera, elemento que atestigua tanto de su irremediable caída, como de las aspiraciones áulicas de nuestro historiador. Herrera era, en palabras de Patricia Escandón, un “cortesano profesional –experto en las artes de la diplomacia, la lisonja y la intriga– y prolífico”57, y no fue por casualidad si dedicó su traducción de Tácito58, publicada en 1615, a Calderón. Si el carácter lisonjero de esta dedicatoria no es nada excepcional en el marco del Siglo de oro, merece la pena evocarla, por lo menos por su alto grado de ironía retroactiva: Herrera celebra la “grandeza” y la gran perspicacia política del destinatario, “tan versado” en las “materias politicas”, y encomia su “larga mano en el favorecer” y su piedad “en el socorrer a los pobres y necessitados”.

  • 59 F. CAVRIANA, op. cit., p. 461.

35Herrera se vale también de Cavriana59 para insistir en varios lugares en la necesidad de emplear a ministros y privados experimentados. Se puede así leer lo siguiente en este discurso 18:

Los cargos y gobiernos los deberían dar los príncipes a personas experimentadas, porque no parecería bien dar el gobierno de un senado o de un consejo a un mozo y quitarle al viejo, como sucedió en el principio del gobierno de la majestad de don Felipe 3° por consejo de sus privados.

36Herrera volverá a poner de realce la importancia de emplear a hombres escarmentados, en un aviso titulado apropiadamente “Experiencia y prudencia”, en el que recuerda que

  • 60 Frente a estas líneas aparece la mención “ojo”.

dijo el arzobispo de Toledo García de Loaysa al rey don Felipe 3° sobre la elección que hacía de un privado60 que era pobre y no experimentado. La experiencia se adquiere con el curso de los años y con el ejercicio de grandes negocios y de otra manera sucede gran daño como lo hemos probado en estos tiempos.

  • 61 A. FEROS, op. cit., p. 45.

37Recordemos que el arzobispo García de Loaysa Girón había sido, como lo precisa Antonio Feros “consejero de Estado”61 y desde 1585 “tutor del príncipe”. Pero sus consejos no fueron seguidos por Felipe III, y fue alejado por Lerma en el momento de su acenso.

38Herrera explica finalmente la caída de Lerma (en el aviso “Privanza de reyes”), siguiendo a “los que con sutileza discurren de la retirada del cardenal duque de Lerma”, por “algunas ausencias [que] le hicieron daño”, y por el hecho de “que el mandar no quiere compañía ni entre padres e hijos”, en referencia al papel predominante que iba desempeñando entonces el propio hijo de Lerma, Cristóbal, el cual llegaría a reemplazar a su padre en la privanza. Al reformular estas ideas en el aviso “Privanza de criados”, Herrera añadirá:

El caso que conforme a esto ha sucedido en nuestros tiempos ha sido ejemplo de gran prudencia. Y en suma es cierto que Dios se cansa de que los príncipes sufran tanto y su divina majestad vuelve por ellos inspirándolos en lo que deben hacer.

  • 62 “De quien podía mucho confiar” ha sido añadido posteriormente en el margen.

39Llegados a este punto y para concluir, nos queda por plantear la cuestión de la intención real de Herrera con este discurso 18. ¿Pensaba publicar sus propios discursos sobre estos cinco primeros libros de los Anales de Tácito, tomando notas preparatorias al leer los comentarios de Cavriana? ¿O era todo el discurso 18 una estrategia para esconder y esparcir críticas y comentarios sobre un poderoso? Hemos podido ver con cuánta prudencia y reserva Herrera formula dichas críticas, a veces incluso bajo la forma de una mera sugerencia. Sin embargo, es de notar que en el aviso “Gracia de príncipes” declara no querer que le parezca “a quien leyere este tratado”, haber pasado en silencio algunas “de las cosas presentes”, por “miedo o contemplación” (o sea “adulación” según el Diccionario de autoridades), y Herrera se atreve en consecuencia a declarar la resolución del joven Felipe III de "ayudarse en el gobierno de su monarquía en la poca edad que entró en ella” como “cándida y de gran deseo de acertar, pareciéndole que lo hacía escogiendo para que le ayudase un señor castellano de quien podía mucho confiar”62, o sea, con toda probabilidad, el duque de Lerma. Al comentar los eventos más recientes, Herrera dejó entonces de ser en estas páginas “un cronista mayor”, según la acepción entonces vigente del término, para hacer obra de cronista en su sentido más contemporáneo, y casi de periodista redactor de la necrología cauta del régimen lermista.

Haut de page

Notes

1 Richard L. Kagan precisa que el oficio de cronista mayor de las Indias fue creado “by royal decree in October 1571”, Richard L. KAGAN, Clio and the Crown, Baltimore: John Hopkins, 2009, p. 151. Un texto citado por Richard L. Kagan nos ayudará a entender mejor las apuestas de este cargo. En la Recopilacion de leyes de los reinos de las Indias mandadas imprimir y publicar por la magestad catolica del rey don Carlos II. nuestro señor (Madrid: Iulian de Paredes, 1681, I, 2, 12, fol. 184b-185b), se encuentra un texto titulado “De el Coronista mayor del Consejo Real de las Indias” en el que podemos leer lo siguiente: “Porque la memoria de los hechos memorables y señalados, que ha havido y huviere en nuestras Indias se conserve, el Coronista mayor dellas, que ha de assistir en nuestra Corte, vaya siempre escriviendo la historia general de todas sus Provincias, o la particular de las principales de ellas, con la mayor precision y verdad, que ser pueda […]”. El cronista “presentará lo que fuere escriviendo” al Consejo de las Indias, “y se guardará en el Archivo, y no se pueda publicar, ni imprimir mas de aquello que a los del dicho Consejo pareciere”. El cronista tendría también que escribir y recopilar “la historia natural” de las Indias

2 Sobre este cargo, ver José Luis BERMEJO CABRERO, “Orígenes del oficio de cronista real”, Hispania, 40, 1980, p. 395-409 y Francisco BAUTISTA PÉREZ, “Historiografía y poder al final de la Edad Media: en torno al oficio de cronista”, Studia historica. Historia medieval, 33, 2015, p. 97-117.

3 R. L. KAGAN, op. cit., p. 188.

4 Para una breve introducción a esos discursos, véase id., “El cronista oficial, ¿Historiador o consejero?”, Jerónimo Zurita. Revista de historia, 88, p. 204-208 en particular.

5 Antonio de HERRERA Y TORDESILLAS, Veinte y nueve discursos politicos historicos literarios originales e ineditos, Madrid: 1632, manuscrito IB 15092, Biblioteca Fundación Lázaro-Galdiano.

6 Me refiero al manuscrito ms. 1035 y al manuscrito ms. 3011 ambos titulados Primera parte de las varias epistolas discursos y tratados de Antonio de Herrera y que se encuentran en la Biblioteca Nacional de España.

7 Lisa KATTENBERG, The Power of Necessity: Reason of State in the Spanish Monarchy, ca. 1590-1650, Cambridge: Cambridge University Press, 2023, p. 110.

8 A. de HERRERA Y TORDESILLAS, Los cinco primeros libros de los Anales de Cornelio Tacito, que comienzan desde el fin del Imperio de Augusto, hasta la muerte de Tiberio. Traducidos en castellano por Antonio de Herrera, Madrid: Juan de la Cuesta, 1615.

9 La paginación de este manuscrito es muy fluctuante, errónea, defectuosa y corregida varias veces, razón por la que no me referiré a páginas precisas. Modernicé la ortografía.

10 También y mejor conocido como Flippo Cavriani, nacido en Mantua en 1536 en una familia noble e hijo de médico. En 1565, se encuentra en Francia como médico privado del duque de Nevers, Luis Gonzaga. Ejerce también como médico de Caterina de Médici y de Cristina de Lorena. Durante su estancia francesa, actúa como informador del gran duque de Toscana Francisco I de Médici. En 1589 vuelve a Italia, acompañando a Cristina a Florencia. Muere en Pisa en 1606. Me valí del artículo Gino BENZONI, “CAVRIANI, Filippo”, in: Dizionario Biografico degli Italiani. https://www.treccani.it/enciclopedia/filippo-cavriani_(Dizionario-Biografico), (consultado el 20 de agosto 2023).

11 Filippo CAVRIANA, Discorsi sopra i primi cinque libri di Cornelio Tacito, Florencia: Filippo Giunti, 1597.

12 A. de HERRERA Y TORDESILLAS, Historia general del Mundo, Madrid: Luis Sánchez, 1601, primera parte.

13 Mariano CUESTA DOMINGO, Antonio de Herrera y Tordesillas, Madrid: Fundación Ignacio Larramendi, Biblioteca Virtual Ignacio Larramendi de Polígrafos, 2015, p. 11.

14 John LYNCH, The Hispanic World in Crisis and Change 1598-1700, Cambridge: Massachusetts: Blackwell, 1992, p. 39.

15 John H. ELLIOTT, Imperial Spain 1469-1716, Londres: Edward Arnold, 1963, p. 317.

16 La caída de Lerma “was followed by the arrest, in February 1619, of his henchman Don Rodrigo Calderón, who was later brought to trial on an imposing array of charges”, ibid.

17 Antonio FEROS, El Duque de Lerma, Realeza y privanza en la España de Felipe III, Madrid: Marcial Pons Historia, 2002, p. 429-430.

18 Manuel RIVERO RODRÍGUEZ, La monarquía de los Austrias, Historia del Imperio español, Madrid: Alianza Editorial, 2017, p. 212. Véase también José Antonio ESCUDERO: “la situación del valido se había deteriorado a lo largo del año anterior. Sus diferencias con Albanell en las tareas de educación del príncipe, el descrédito de sus hechuras y protegidos (Calderón y García de Pareja), la irritación del monarca por el ostentoso testamento de Lerma, así como su enfrentamiento con el poderoso consejero de Estado, Baltasar de Zúñiga, debieron ser circunstancias más y más desfavorables que tornaron esa situación en insostenible”, J. A. ESCUDERO (ed.), Los validos, Madrid: Dykinson, 2004, p. 166.

19 F. CAVRIANA, op. cit., p. 103-105.

20 Ibid., p. 309-310.

21 “Mundo” es una conjetura porque es muy difícil de leer.

22 F. CAVRIANA, op. cit., p. 311.

23 Frente a estas líneas, aparece la mención “ojo”.

24 Las palabras a propósito de la corte de Enrique III de Francia son de Cavriana (op. cit., p. 50) y se refieren a eventos que pudo seguramente ver directamente durante su estancia en la corte francesa. La última frase es una añadidura de Herrera.

25 Ibid. p. 552.

26 Ibid., p. 52-53.

27 “Notaré” es una conjetura porque resulta difícil de leer.

28 Retomado de F. CAVRIANA, op. cit., p. 92.

29 Un asterisco figura al lado de estas líneas.

30 F. CAVRIANA, op. cit., p. 34.

31 Frente a estas palabras figura la mención “ojo”.

32 F. CAVRIANA, op. cit., p. 330.

33 Frente a estas palabras figura la mención “ojo”.

34 A. FEROS, op. cit., p. 376.

35 Ibid., p. 318-319: “Lo que Prado y Franqueza no sabían es que en esos momentos Lerma ya había llegado a la conclusión de que para salvar sus planes fiscales, y quizás su propia privanza, necesitaba librarse de sus dos protegidos. Sabemos, gracias a un informe que Fernando Carrillo envió a Felipe III en 1616, que ya en el verano de 1606 estaba a cargo de investigar en secreto las acciones de Franqueza y Prado y que sus órdenes eran entregar a Lerma toda la información que encontrase”.

36 Príncipe 2.

37 Francisco TOMÁS Y VALIENTE, Los validos en la monarquía española del siglo XVII, Madrid: Siglo XXI de España editores, 1982, p. 32.

38Il favorito poi oltre molti di questi n’ha due altri di non picciola importanza, i quali son propriamente suoi. L’uno è di tenere continuamente in necessità di se il padrone : l’atro di fare quanto può, che il mondo creda, che egli sia sempre della gratia del suo signore interamente possessore. Col primo, il quale è d’industria pieno, fa di maniera, che’l Principe non può senza’l suo consiglio cosa veruna terminare : col secondo nella propria sua grandezza si mantiene ; percioche quando gl’huomini stimano, che egli sia nel medesimo favore, è corteggiato, servito, di tutte quelle cose, le quali occorono, avvisato, & non meno del padrone presentato, e stimato. Perche quelli bene spesso non vuole, ne fatica, ne noia di cosa veruna, anzi a lui ne lascia il carico, e la cura, e da questo nasce poi d’esso l’autorità, e’l potere. E si quei tempi egli non volesse esser visto, e corteggiato perderebbe tosto quel credito, il quale fine allhora si ha procacciato. Ma quando egli si truova fermo, e stabilito in quello, debbe mutar costume, per fuggire l’importune domande, e le visite delle persone, e l’invidia. Ora il segreto del favorito, se gl’è caro di mantenersi lungo tempo del suo Principe la gratia in queste tre cosa, è posto. La prima di non gli dare mai di se in cosa, che sia sospetto, ne meno per servigio d’altri noia. La seconda non dar cagione al popolo, o giusta, ò apparente di mormorare di lui. La terza, & ultima, che è più dell’altre malagevole, è di fuggire il più, che possibil sia il venir co’grandi in contesa, percioche ciascuno si serve dell’arco dell’invidia per tirargli con saette di rabbia contra, in quella guisa, che sogliono gl’arcieri al segno”, F. CAVRIANA, op. cit., p. 548-549.

39 Frente a estas palabras figura la mención “ojo”. De hecho, Antonio Feros nos enseña que Lerma tomó en 1612 una “importante decisión: dejar de dar audiencias públicas. En una carta a su hechura Juan Ciriza, secretario del rey, Lerma justificaba su decisión asegurando que los pretendientes le impedían atender a los negocios del rey, quien había consentido en que a partir de esos momentos Bernabé de Vivanco se hiciese cargo de recibir todos los memoriales y de escuchar a los pretendientes (AGS, Es., leg. 247/s. 1., Lerma a Juan de Ciriza, 29 de octubre de 1612)”, A. FEROS, op. cit., p. 410-411.

40 Frente a estas palabras figura la mención “ojo”.

41 A. FEROS, op. cit., p. 186-187.

42 Álamos realizó esta traducción mientras estaba encarcelado por su apoyo a Antonio Pérez. En una carta a este último, declara “que andaba ya muy adelante la traducción de Cornelio Tácito y que debajo de estos nombres de Tiberio y Sejano, tocaba muchos puntos de la historia, porque así no se tardase tanto en salir al público algo que entendiesen los amigos y que sería la señal una estrella en la margen”. Francisco Sanmartí-Boncompte señala que “en la edición de 1614 parte de los aforismos van con un asterisco […]. Como es de suponer, Tiberio denota a Felipe II, y Sejano a Antonio Pérez. Con todo, su animosidad fue menguando […] como porque vería lo inútil de sus sacrificios y porque, buen cristiano y digno patriota, se consideraría relevado del deber de seguir a ultranza al que traicionaba vilmente en el extranjero a su Patria y a su Rey”, Francisco SANMARTÍ-BONCOMPTE, Tácito en España, Barcelona: Ariel, 1951, p. 73-74.

43 F. CAVRIANA, op. cit., p. 551.

44 Frente a estas palabras figuran la mención “ojo” y un asterisco.

45 F. CAVRIANA, op. cit., p. 547.

46 TÁCITO, Anales, 4.

47 F. CAVRIANA, op. cit., p. 598.

48 M. RIVERO RODRÍGUEZ, op. cit., p. 184.

49 Ibid., p. 214.

50 J. H. ELLIOTT, op. cit., p. 297-298.

51 A. FEROS, op. cit., p. 180-181.

52 J. LYNCH, op. cit., p. 35-36.

53 A. FEROS, op. cit., p. 444.

54 “Calderón había sido detenido unos pocos meses después de la caída de Lerma, y acusado criminal y civilmente. Civilmente por haber acumulado decenas de oficios, títulos, pensiones y propiedades, pero también por haber participado en la gobernación de la monarquía sin tener oficio para ello, y por haber pervertido la justicia y recibido un número inmenso de sobornos. Pero los cargos más serios eran los que acusaban a Calderón de haber planeado y causado la muerte de la reina Margarita, de usar pociones mágicas contra fray Luis de Aliaga, el duque de Uceda, y el príncipe Felipe, y de haber ordenado la ejecución de al menos cinco individuos que se habían atrevido a criticarle a él o a su patrón Lerma”, ibid., p. 456-458.

55 Ibid., p. 242.

56 F. CAVRIANA, op. cit., p. 346.

57 Patricia ESCANDÓN, “Antonio de Herrera y Tordesillas”, in: Juan A. ORTEGA Y MEDINA y Rosa CAMELO (coord.), Historiografía mexicana. Volumen II. La creación de una imagen propia. La tradición española. Tomo 1: Historiografía civil, México: Universidad Nacional Autónoma de México, 2012, p. 305-322, p. 307.

58 A. de HERRERA Y TORDESILLAS, Los cinco primeros libros de los Annales de Cornelio Tacito, que comienzan desde el fin del Imperio de Agusto, hasta la muerte de Tiberio, Madrid: Juan de la Cuesta, 1615.

59 F. CAVRIANA, op. cit., p. 461.

60 Frente a estas líneas aparece la mención “ojo”.

61 A. FEROS, op. cit., p. 45.

62 “De quien podía mucho confiar” ha sido añadido posteriormente en el margen.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Adrian Guyot, « Un cronista mayor frente a la caída del duque de Lerma: la actualidad candente y su puesta en perspectiva histórica en los discursos manuscritos de Antonio de Herrera y Tordesillas »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 21 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/49700 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.49700

Haut de page

Auteur

Adrian Guyot

Université de Toulon, IHRIM-UMR 5317

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search