Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47Écrire l’histoire au Siècle d’or ...El momento Juan de Mariana en las...

Écrire l’histoire au Siècle d’or : rôles, usages et pratiques du récit historique dans l’Espagne des Habsbourg (XVIe et XVIIe siècles)

El momento Juan de Mariana en las concepciones de la historia del primer Siglo de Oro español: apuntes sobre un arte de la composición historiográfica

Renaud Malavialle

Résumés

Actualisant l'idée cicéronienne d'une histoire magistra vitæ, soucieux de l'affirmation du genre comme lumière de vérité et facteur de prudence, les humanistes espagnols expriment et ratifient, à l'instar de Vivès (« jus totum ex historia manat »), une conscience historique modernisée. La nécessité de poursuivre l'entreprise historiographique médiévale dans un contexte d'émulations entre institutions, pouvoirs et puissances européennes régulées par la naissante République des lettres invite les acteurs de l'écriture du passé à affirmer une conception de l'histoire comme facteur non seulement de légitimation et d’affirmation du prestige des corps politiques, mais encore comme construction identitaire. L'accumulation des tentatives, de la part des chroniqueurs et historiens, d'exposé synthétique des connaissances et de certaines croyances sur la genèse d'une réalité énigmatique appelée l'Espagne, a permis à un jésuite sage et expérimenté, Juan de Mariana, de composer un récit ab origine plausible pour une communauté culturelle large et cependant territorialement réaliste, convergeant sous une même souveraineté. La réception de son œuvre historique par Antonio de Herrera y Tordesillas, le grand chroniqueur des Indes et de Castille, auteur tacitiste jaloux de ses prérogatives, illustre le prestige qu'acquit bientôt ce récit prudent d'un passé patriotique qui ne pouvait faire l'unanimité. Malgré pourtant certaines attaques, le moment Juan de Mariana de la conscience historique hispanique a peut-être été celui du besoin, enfin satisfait, d'illustrer et de justifier, grâce à un style sérieux et une méthode critique suffisante, la trajectoire à la fois spécifique et privilégiée, élective et providentielle de la Monarchie hispanique et de son aire juridictionnelle la plus viable ou plausiblement souhaitable : la péninsule Ibérique des trois couronnes. En admettant des mythes et légendes constitutives d’un imaginaire facteur de cohésion de cette aire géographique de la Monarchie hispanique, l'orientation téléologique de l'histoire de Juan de Mariana expose les orientations des politiques monarchiques entrelacées du passé patriotique à mesure qu'elles forgent le présent, les anciens rapports de force objectifs trouvant confirmation dans les représentations elles aussi en lutte pour leur formulation. La conscience juridico-historique exprimée par Vivès trouve alors grâce à l’Historia general de España une formulation littéraire nécessaire, facteur de la représentation des temps historiques d'une communauté ibérique adaptée aux ambitions de la Monarchie hispanique. Sans se détacher complètement de l’idée de monarchie universelle, le moment Mariana apparaît comme la mise en forme littéraire, par une plume compétente, cultivée, protégée par l’Église, militante et relativement désintéressée, d'un projet de consolidation d'une communauté viable sur les bases d’un compromis méthodique. Le moment Mariana est celui qui réunit les conditions de réalisation, tant pour le monarque souverain de plusieurs Españas que pour tous les membres des corps sociaux qui composent une spécificité patriotique, d’un récit de la construction dans un temps historique, providentiellement motivé, d'une communauté supérieure, capable de lutter pour des idéaux traditionnels et universalisables.

Haut de page

Texte intégral

L’articulation entre les propriétés sociales objectives et leur intériorisation dans les individus sous forme d’un habitus social qui commande pensées et actions conduit à considérer les conflits, ou les négociations entre les groupes comme des luttes de représentations dont l’enjeu est toujours leur capacité à faire reconnaître leur identité. C’est du crédit accordé (ou refusé) à l’image qu’une communauté produit d’elle-même, donc à son « être perçu », que dépend l’affirmation (ou la négation) de son être social. De là l’importance de la notion de représentation […]. L’histoire de la construction des identités sociales se trouve ainsi muée en une histoire des rapports de force symboliques. Cette histoire définit la construction du monde social comme la réussite (ou l’échec) du travail que les groupes effectuent sur eux-mêmes –et sur les autres– pour transformer les propriétés objectives qui sont communes à leurs membres en une appartenance perçue, montrée, reconnue (ou niée).
Roger Chartier, Au bord de la falaise. L’histoire entre certitudes et inquiétude

Imposition de la hiérarchie royale aux grandes maisons de l’aristocratie, inscription de l’institution de la couronne dans la perspective de l’édification d’une monarchie universelle chrétienne, monopolisation du rôle d’avant-garde de la catholicité militante : autant de formulations qui, en leur temps, servirent à légitimer la monarchie hispanique puis la française. La réversibilité des arguments accusatoires lancés par les écrivains français contre la maison d’Autriche de la fin du xvie au milieu du xviie siècle et par les écrivains européens, pas uniquement protestants, contre l’ambition continentale de Louis XIV montre assez l’intensité du phénomène mimétique. […] La rivalité stratégique de la France et de l’Espagne a été d’autant plus vive qu’elle opposait deux mondes extrêmement proches et dont les idéologies royales forgèrent des représentations politiques, pour partie, communes.
Jean-Frédéric Schaub, La France espagnole. Les racines hispaniques de l’absolutisme français

Introducción

  • 1 CICERÓN, De oratore, II, 9, 36.
  • 2 Juan Luis VIVES, Opera Omnia, Valencia: Edición Mayans, 1782-90, t. VI, De tradendis disciplinis, l (...)
  • 3 Ver Opera Omnia Ioannis Lodovici Vivis Valentini:Commentarii ad divi aurelii Augustini de Civitate (...)
  • 4 Al respecto son estudios fundamentales los de Henri-Xavier ARQUILLÈRE, L'Augustinisme politique: es (...)

1Es clásica y muy conocida la definición de la historia propuesta por Cicerón, porque compendia unas exigencias constantes del género: “Est enim historia vero testis temporum, lux veritatis, vita memoriæ, magistra vitæ, nuntia vetustatis”1. Presentar la lectura de las historias como maestra de vida, instructora en ética como en política, es decir factor de prudencia, es un lugar común entre los humanistas del Siglo de Oro, así como afirmar que es luz de la verdad. En efecto, ningún autor deja de afirmar, en teoría, que la historia tiene que ser verdadera y fiel a lo que pasó o ha pasado más recientemente, si bien concretamente muchos transigen por obligación, ya que no es tarea sencilla, o por malicia. Y tampoco nunca se niega que la historia nutre la memoria de un pasado indispensable entre los humanos. Pero no siempre se conciben las inmensas y tan hondas implicaciones de la locución testis temporum, precisamente por ser tan extenso su significado. Una actualización por Juan Luis Vives, sin embargo, de este aspecto de la definición ciceroniana consistió en definir precisamente el derecho relativamente a la historia, o sea a las versiones oficializadas de los resultados de las relaciones de fuerza que determinaron en particular los asuntos políticos y las decisiones gubernativas consignadas por la ley, y que constituyen el derecho. Y entonces, del devenir histórico y de la memoria histórica, Vives afirma que deriva la misma existencia y definición del derecho, plasmando la relación en una fórmula eficaz: “jus totum ex historia manat2. Cabe tomar en cuenta que Vives no solo fue quien trató de la regeneración del arte histórica en el De tradendis disciplinis, sino que fue también el comentador de la Civitas Dei de Agustín de Hipona3. De modo que Vives permite entender parte de lo que se juega con la idea moderna de historia, o sea no sólo la legitimación del presente y de las normas sociales vigentes por las soluciones oficializadas de acontecimientos pasados, sino una concepción dinámica y progresiva del tiempo, originada en la teología agustiniana de la historia4. Pero no hay que olvidar que su concepción del tiempo histórico anuncia la que también va afirmándose en un proceso de secularización de la teología agustiniana de la historia, en una percepción temporal que busca plasmarse con el modelo historiográfico de Tito Livio. Dicha secularización acompaña en efecto la constitución de hecho, y validada por el derecho, de los cuerpos políticos bajomedievales y modernos desde el surgimiento del agustinismo político y la monopolización por la Iglesia de la interpretación de las Escrituras Santas que iba pareja con la identificación de la ecclesia agustiniana con la institución católica romana. De hecho, los términos elegidos por Vives no son casuales: el verbo mano (“manat”) expresa un curso, una fluidez que implica el tiempo, la fragua de un derecho que regula la realidad después de consignarse unas relaciones de fuerza y unos acontecimientos que se llaman historia y cuyo relato tiene el mismo ambiguo nombre.

  • 5 Para una síntesis de la recepción y continuación de la Historia general de España de Juan de Marian (...)

2Al final del siglo xvi, si Juan de Mariana extrapola la fórmula ciceroniana en el De rege et regis institutione (1599), el tratado de educación del príncipe a quien se pretende aleccionar gracias a la experiencia que confirma las sabidurías humanas y sagradas, fue en su obra magna, la Historia general de España (1592, 1601 en castellano), donde el padre jesuita formuló el compromiso histórico y político que erige, a modo de proyecto viable, tanto para el monarca como para todos miembros del cuerpo social cuya especificidad pretende definir. Si semejante tarea, desmedida, sólo podía intentar llevarla a cabo un sabio con credenciales excepcionales y una capacidad asombrosa de resistir las críticas que no podía sino suscitar, resulta también delicado definir en qué consistió proponérselo y, a juzgar por la posteridad de la obra, lograrlo por lo menos en parte de forma duradera5. Este artículo sólo pretende sugerir unas pistas de reflexión sobre la ambiciosa empresa que, lograda o no, constituyó un momento decisivo de la escritura del pasado de España.

Historia magistra vitæ y condiciones de afirmación de la historia moderna

  • 6 Juan de MARIANA, De rege et regis institutione, Toledo: Apud Petrum Rodericum, 1599, Liber II, cap. (...)
  • 7 Sobre Juan de Mariana, existe ya una bibliografía importante y muchos estudios están en preparación (...)
  • 8 Antonio CORTIJO OCAÑA, Teoría de la historia y teoría política en Sebastián Fox Morcillo, Historiæ (...)
  • 9 R. MALAVIALLE, “Les historiens de la monarchie hispanique et l'expertise politique en Espagne dans (...)

3Si se coteja la visión de la historia propuesta por Juan de Mariana en el prólogo de la Historia general de España con la definición que formula en el capítulo De aliis artibus del De rege et regis institutione (1599)6, un texto rigurosamente contemporáneo dirigido al joven rey Felipe III, puede sorprender la insistencia en la dimensión más tradicional y proverbial desde el De oratore de Cicerón en el tratado de educación general y política del príncipe. En efecto, en el De rege el padre Mariana insiste más en “lo universal”7. La definición que el autor del De rege le somete al príncipe prolonga la preocupación por el criterio de origen aristotélico que presentó la poesía como un arte superior a la historia, según se interpretaba, y en realidad más bien a la crónica, por su interés por lo general y universal. Al reconocerle una función nomotética, con posibles aplicaciones nomológica, en la línea de Vives, de Sebastián Fox Morcillo8 y de otros muchos pensadores políticos e interesados en el auge de las actividades afines a la historia, los cronistas exaltan la función de inventario de experiencias destinadas a formar al futuro monarca. Y dan a menudo un paso más al reivindicar que se les considere como expertos capaces no sólo de aleccionar y educar al monarca, sino de aconsejarle en las consultas9. Por eso Mariana reproduce la ya citada definición de la historia por Marcus Tullius Cicero, el maestro de retórica, definición, ya citada y consagrada: “Est enim historia testis temporum, lux veritatis, vita memoriæ, magistra vitæ, nuntia vetustatis, uti eleganter Cicero ait. El encadenamiento de metáforas, trilladas en el siglo xvi, que ofrece la frase de Cicerón, resume la ambición general de las actividades históricas tanto en versos como en prosa, si bien se discute qué formas y géneros son más aptos para ilustrarla.

  • 10 Robert BONFIL, Guglielmo CAVALLO y Roger CHARTIER (dir.), Historia de la lectura en el mundo occide (...)
  • 11 Véase Claude-Gilbert DUBOIS, La conception de l’histoire en France (1560-1610), París: A. G. Nizet, (...)
  • 12 Véase Antoni BIOSCA y Francisco SEVILLANO (ed.), Lorenzo Valla. Refutación de la Donación de Consta (...)
  • 13 Véase R. MALAVIALLE, “Juan de Vergara (1492-1557) vs Annius de Viterbe (1432-1502). Critique histor (...)
  • 14 Sobre Jerónimo Zurita, ver la tesis de Isabel EXTRAVIS HERNÁNDEZ, Jerónimo Zurita (1512-1500). Huma (...)
  • 15 Sobre la rebelión de Zaragoza, véase Jesús GASCÓN PÉREZ, Alzar banderas contra su rey: la rebelión (...)
  • 16 Gregorio COLÁS LATORRE, “Los Argensola y la Historia”, Argensola: Revista de Ciencias Sociales del (...)
  • 17 Jesús GASCÓN PÉREZ, “‘Cuatro varas de sangre’. Patria, comunidad política y creación de identidad c (...)
  • 18 H. HERMANT, Les Chroniqueurs d’Aragon et les pouvoirs de l’écrit. Les tisseurs du temps, París: Cla (...)
  • 19 Véase R. MALAVIALLE, L’essor de la pensée historique au siècle d’Or, de Joan Lluis Vivès à Antonio (...)
  • 20 Es también el momento en que el futuro valido, el conde-duque de Olivares, reúne una biblioteca per (...)

4Pero en el siglo xvi, muchos cambios van a incidir en la actividad de los cronistas e historiadores. Unas realidades sociales, políticas, ideológicas, religiosas y culturales van a darle una significación nueva y duradera a la “historia”. Emergen en efecto, se afirman o se reorganizan entidades comunitarias, desde meras poblaciones, ciudades, instituciones y universitas hasta cuerpos políticos señoriales o monárquicos prenacionales, que convocan cada vez más el argumento histórico con fines propagandistas e identitarias en un contexto nuevo de circulación del escrito, luego de difusión del libro impreso y de las ideas10. En tiempos de las guerras de religión, las controversias confesionales y rivalidades políticas van otorgando al uso del argumento histórico, tanto imaginario como documentado, una significación y un impacto inéditos11. La filología crítica de Lorenzo Valla ya había ilustrado lo que podía jugarse con la incipiente crítica histórica de los documentos12. En España, la crítica histórica la promovió Juan Luis Vives en el De tradendis disciplinis, y la ilustrará Juan de Vergara en las Ocho cuestiones del Templo13. Al afirmarse la República de las letras, la crítica histórica adquiría un potencial de desmitificación de entidades institucionales, tanto civiles como eclesiásticas, que reivindicaban unos orígenes, luego un prestigio y hasta derechos a veces exagerados o en todos casos controvertibles. Sin entrar en detalles por ahora, fueron tan ilustrativas, al final del siglo xv, las pretensiones falsarias de Annio de Viterbo de encontrarles orígenes bíblicos a las monarquías cristianas y de demostrar su continuidad, como un siglo después lo fueron, bajo Felipe II, las de los falsarios de los “plomos del Sacromonte de Granada”. Y fueron unos esfuerzos de signo contrario, constructivos, aquellos realizados por ejemplo por los cronistas oficiales Ambrosio de Morales (Castilla) o Jerónimo Zurita (Aragón) quienes intentaron asentar los relatos del pasado en datos fiables, documentales y archivísticos14. Pero las investigaciones históricas y las escrituras de un pasado específico de un cuerpo político, de una institución o de una comunidad podían también reforzar imaginaciones identitarias, o fraguar identidades probables. Entonces la escritura de un pasado tanto reciente como antiguo, en el giro del siglo xvi, no se limita a la tradicional propaganda a favor de un campo político u otro, lo que, al contrario de lo que se ha podido afirmar, no es nada nuevo, sino que forja, encauza o pretende controlar la construcción de identidades en ciernes. Para limitarse a los autores más conocidos, en Castilla se puede señalar el caso del trabajo de Cabrera de Córdoba cuando ensalza la figura de Felipe II o cuando relata con prudencia la revuelta de Zaragoza y la represión de 1591-159215. También es el propósito de Antonio de Herrera y Tordesillas, si bien su proyecto historiográfico es imperial, al insistir, como lo indica el mismo título, en que la conquista de las Indias es obra de los castellanos. Su relación de los movimientos de Aragón es, en efecto, puramente propagandística. Y es el caso de Bartolomé Leonardo de Argensola. La crisis aragonesa de finales del siglo xvi y principios del xvii es ilustrativa. Como lo han mostrado Gregorio Colas Latorre16, Jesús Gascón Pérez17, y recientemente Héloïse Hermant en un libro admirablemente documentado18, la represión y la publicación de textos que descalificaban el sistema jurídico aragonés incitaron las instituciones de aquel reino a defenderse mediante la fragua de unos relatos de difusión ambiciosa con la necesidad de afianzar la autoridad de los autores. Las autoridades invirtieron entonces en plumas de confianza, concediendo a unos cronistas e historiadores un estatus protector y los medios financieros para trabajar. Así se concretó una alianza muy estrecha entre ministros de la pluma y órganos de poder del reino, de la diputación o del poder concejal. Era en parte rival de aquella alianza que habían fraguado la monarquía y un cronista castellano solicitante como Cabrera de Córdoba, autor de una biografía de Felipe II, y aquella, muy oficial, con Antonio de Herrera y Tordesillas. Aquellos dos autores se empeñaron de forma distinta y con diversos objetos en justificar los puntos de vista de una monarquía considerada por encima de los partidos19. Mientras se trate de identificar con ella los intereses de los castellanos, o de defender la prudencia de Felipe II, no surgen dificultades insuperables. No así al ocurrir un acontecimiento tan grave como la ejecución de Juan de Lanuza, el joven Justicia de Aragón, y la abolición de una institución histórica y emblemática del reino aragonés que produjo unas tensiones tan duraderas entre publicistas, cronistas e historiadores para interpretarlo. En aquel caso de los años 1591-1592 y de sus consecuencias, en efecto, fue dentro de la monarquía compuesta, entre dos reinos fronterizos, donde y cómo se crearon las condiciones de una emulación y rivalidad historiográfica, factor de emergencia de métodos. Sin innovar en absoluto al hacerse portavoces de un partido o al contrario al encarnar el logos de la monarquía, llevarán una lucha por reafirmar unas autoridades políticas, afianzando su prestigio y credibilidad mediante un relato bastante hábil para que su impugnación resulte por lo menos incómoda. No se trata aquí de ahondar en esta cuestión, sino de entender por qué los aragoneses tuvieron que movilizar muchos medios institucionales. Fue así en parte porque se trataba de competir con las versiones y los relatos de los acontecimientos de unos cronistas castellanos al servicio de la monarquía, ya muy asentados institucionalmente y experimentados como lo eran los autores citados. Y es que en los tres decenios después del descabezamiento del Justicia Mayor en Zaragoza, la escritura monárquica de la historia consigue una fase de equilibrio duradero. Dicho momento se corresponde con los años de madurez intelectual de los autores citados y de plena productividad editorial de Juan de Mariana (1536-1624), el autor de la Historia general de España (1601, 1592 en latín) que logró proponer un título con proyección territorial20. El título elegido por Mariana, en el que traduce el nombre de la provincia romana (Hispania) con el término de “España”, presenta un relato integrador de la Península en la lengua romance de mayor difusión (el castellano) cuando la monarquía va a necesitar unas contribuciones fiscales y militares más amplias de los demás reinos y provincias y un relato cohesionador de los diversos componentes de la monarquía compuesta en sintonía con el proyecto de “Unión de Armas” de Olivares. Y vincula historia monárquica, imaginario cultural común y afirmación de realidades de cohesión peninsular. En tiempos de unión ibérica, ese relato integrador, cuyo eje era Castilla, pudo sugerir un receptáculo geográfico e histórico prudentemente inclusivo de sus dimensiones míticas o legendarias, para posibles cristalizaciones identitarias a escala amplia y territorial, útil y tal vez viable. Este contexto historiográfico es indisociable de una afirmación del autoritarismo regio vinculado con la posición demográficamente ventajosa y geográficamente central de la corona de Castilla. La escritura aragonesa del pasado propio e hispánico en general no podía sino movilizar, satisfacer o fraguar aspiraciones identitarias en parte destinadas a reforzar ciertas relaciones de fuerza favorables a su situación dentro de la monarquía compuesta.

5Ahora bien, así como el estatus del cronista y la movilización de medios institucionales y de competencias se explican en Aragón por un contexto de tensión con el poder monárquico, así mismo la emulación monárquica entre los hermanos enemigos que son durante tanto tiempo españoles y franceses merecería unos estudios profundizados. En el ámbito de este artículo, después de unas reflexiones sobre lo que significaba la escritura de la historia en el siglo xvi y de situar el momento Mariana en las concepciones rivales y complementarias de unas Españas también afectadas por los cambios políticos de la modernidad, sólo se trata de contemplar cruces de trayectorias que pudieron ser determinantes en las opciones de quien satisfizo parte de las expectativas historiográficas de la monarquía.

¿Albores de la historia moderna en el Siglo de Oro de las Españas?

  • 21 Véase Catherine DARBO-PESCHANSKI, L’Historia. Commencements grecs, París: Gallimard, 2007, p. 21-22 (...)
  • 22 Muchísimos pensadores se interesaron en la teoría crítica de la historia, como fue especialmente el (...)

6El vocablo historia es extraordinariamente polisémico. Lo es hoy y lo fue en los Siglos de Oro político y de las artes. Su significado es tan complejo que sería imprudente pretender definirlo rigurosamente en pocas líneas: resulta difícil incluso limitándose al que le dieron los griegos antiguos21. Desde el siglo xix, se han afianzado hondamente las disciplinas que metódicamente dan cuenta de unas realidades del pasado, mediante documentos analizados, confrontados e interpretados y con todo la “historia” no deja de ser un tema de controversias epistemológicas. Sea para promover la lectura, sea para defender ciertos objetos de estudio o diversas maneras de llevarlos a cabo, siguen planteándose dificultades de todo tipo. Cuando los conocimientos históricos, los métodos de investigación de los saberes que están por descubrir o producir, cuando la reflexividad que requiere la práctica historiográfica y lo que se juega con ella en el mundo social se enseñan en las universidades, se abren, como en toda actividad intelectual, más preguntas todavía. Muchas obras maestras han ilustrado unos modos de investigación y de exposición de sus resultados que se enseñan según normas propias de unas comunidades académicas, pero la escritura del pasado sigue cuestionando, planteando dificultades, a muchos niveles del mundo social, donde se intuye parte de lo que se juega. Las comunidades científicas actuales favorecen producciones complejas y, por cierto, diversas, pero promoviendo métodos ampliamente reconocidos por sus miembros que intentan redefinir los objetos y metas eventuales de la historia, y especialmente en qué consiste la exigencia de verdad, de lo que Cicerón llamó lux veritatis, recogiendo una tradición por supuesto ya antigua. Y con todo, perduran muchos debates sobre su estatus, sobre las conclusiones más admitidas de dichas comunidades científicas, no ya tan sólo dentro de ellas sino incluso fuera22. Tantas reflexiones son pruebas de la complejidad de una disciplina que es a la vez una actividad de investigación y un género plural de exposición de los resultados. Las dimensiones epistemológicas, en sentido amplio, de la historia, parecen ser insondables.

7Ahora bien, si la historia como actividad investigadora y como intento de rendir cuenta de un pasado o de restituir lo analizando y confrontando fuentes, documentos y testimonios plantea tantas dificultades, es porque el esfuerzo por investigar y representar a los humanos de cualquier época, o a cualquier relación de los mismos con su mundo, no puede sino cuestionar la misma dimensión temporal de la condición humana. Y en tiempos de lucha entre colectivos se cuestionaron las condiciones de posibilidad de su cohesión o de su fuerza, basadas en el sentimiento de pertenencia y unión que confiere todo proyecto común. Así que la escritura de la historia tiene que vérsela, aunque no solamente, con la fragua de la conciencia de tener orígenes compartidos, sean imaginarios, sean comprobables, es decir con las identidades, una fragua que puede tanto motivar como estorbar al escritor encargado de darle forma, y que en todos casos condiciona de diversas maneras la misma investigación y la exposición de sus resultados, generalmente bajo la forma de un relato. Movido tanto por una misión y un encargo como por sus categorías intelectuales y sus intereses, el cronista o el historiador implican necesariamente en su quehacer una antropología a veces muy difícil de explicitar, cuando siquiera intentan hacerlo, aunque la cuestionen en ciertos procesos de corrección o de reflexividad cuyas huellas se pueden intentar investigar. Si bien desde los siglos xx-xxi hay historias de cualquier objeto cuya producción humana o cuyas percepciones son cambiantes, la historia que se ha constituido como disciplina ha tenido como objeto privilegiado a los mismos seres humanos. Y la naturaleza de los humanos es no tener esencia sino una(s) identidad(es) construida(s), complejas, y por eso mismo cuestionables. En cuanto a los colectivos, la misma dimensión cuestionable y compleja de las identidades de sus miembros explica en parte que sus identidades sean motivos de lucha.

  • 23 Se concibe el cuerpo político más aún que como una metáfora, como una homología, si bien en todos c (...)
  • 24 H. HERMANT, Les Chroniqueurs d’Aragon et les pouvoirs de l’écrit. Les tisseurs du temps, op. cit.
  • 25 E. GARCÍA HERNÁN, “Construcción de las historias de España en los siglos xvi y xvii”, art. cit.
  • 26 H. HERMANT, Les Chroniqueurs d’Aragon et les pouvoirs de l’écrit, op. cit., “Police du livre et col (...)
  • 27 Es ejemplar el ataque del conde de Puñonrostro contra Herrera según lo analiza María del Carmen MAR (...)
  • 28 R. L. KAGAN, op. cit., Capítulo V: “En defensa del Imperio”, p. 215-279.
  • 29 Béatrice PEREZ, “Figure d’un favori exemplaire au xve siècle : le règne d’Álvaro de Luna, ‘mayor se (...)

8Historiar lo humano, es decir representar el pasado de un “animal político”, trascendido por un contexto, o historiar sus percepciones cambiantes de unas realidades que pueden también serlo, José Ortega y Gasset lo resume con esta sentencia: “la historia es la ciencia de la persona”. Esta definición, que por ser exclusiva no deja de ser eficaz, especialmente en la época en que Ortega y Gasset la propone, permite resumir lo que la historia moderna tendió a ser durante unos siglos al contribuir, a su medida y a su manera, distinta de cómo lo hicieron los juristas, a la formación de los cuerpos políticos modernos, con intenciones a veces hasta performativas y en una relación problemática con la idea de verdad, una cuestión tópica que observaremos en un tratado de Cabrera de Córdoba. Con un uso más o menos crítico de las fuentes, de los documentos y relatos contemporáneos de unas épocas anteriores, o percibidos como tales, hubo una emulación inaudita, en los siglos xvi-xviii, entre las entidades políticas y territoriales comparables o de desigual tamaño, densidad o estatus jurídico. Así mismo pasó entre instituciones y en fin de cuenta entre todas aquellas realidades reconocidas jurídicamente. Se historiaron entonces de forma privilegiada a dichas entidades sociales o a grandes personajes, antes de que pudieran existir biografías de individuos o grupos relativamente más modestos, o una historia social, por ejemplo, que se preocupara por diversos ciudadanos e incluso de marginados y excluidos de unas sociedades con principios democráticos. Lo importante es que al forjar el pasado antiguo o reciente de esos cuerpos políticos23, un ethos de historiador o de cronista oficial empujaba a obrar por una “ciencia de la persona” o de cualquier personalidad jurídica. Y especialmente en el caso de los cronistas oficiales, dicho ethos podía chocar con las exigencias, con las prevenciones y con las enemistades y los descontentos políticos, sociales e ideológicos de sus patrocinadores, de la institución que los contrataba y del mismo soberano, a través de varios dispositivos de censura como aquellos que condicionaban el trabajo y la producción de los cronistas de Aragón a los que Héloïse Hermant llama tejedores del tiempo24. Los intereses institucionales y particulares, gremiales o nobiliarios, con implicaciones culturales o simbólicas del tiempo de la escritura o de la misma preparación por el cronista participan estrechamente de la elaboración del relato. Y es que la historia consagrada o exitosa en su versión del pasado antiguo o reciente no puede salvarse de severas críticas e intentos de censuras, como lo ilustran los ejemplos del mismo Juan de Mariana25, quien no pretendía ser cronista oficial y cuya obra sin embargo acabó imponiéndose, el de Luis Cabrera de Córdoba quien sí lo pretendió y no lo logró, además de no lograr publicar la segunda parte de su biografía de Felipe II26, o del mismo Antonio de Herrera y Tordesillas, el cronista mayor que cumuló los cargos para las Indias y para Castilla27. Porque la interpretación de los acontecimientos incide, con los mismos acontecimientos, en la forja de las instituciones y de los gremios, de los principados, de los reinos y de las coronas, mediante la construcción de las representaciones que las realidades sociopolíticas pretenden darse a sí mismas, en una suerte de negociación con la monarquía compuesta, y de lucha entre sus diversos componentes a menudo rivales. Porque los seres humanos, tanto al nivel de las personas y de la familia como al nivel de cualquier institución, no dejan de ser unos entes conformados no sólo de materia sino de símbolos, porque son animales políticos, según la formulación consagrada por Aristóteles, la interpretación y la representación que se hacen de los acontecimientos –o que se les impone a los colectivos y comunidades– trascienden la vida social. Por eso se juega también mucho, para el presente y el porvenir de una comunidad, en la plasmación escrita de su pasado (rerum gestarum), así como antes en el curso de los acontecimientos (res gestæ), aunque por supuesto de otra forma: la condena a muerte pública de un alto magistrado tiene consecuencias, pero la interpretación del acontecimiento, cuya legitimidad se discute, no deja de tenerlas igualmente. Relatar el pasado de cualquier personalidad jurídica, y en particular el de unos cuerpos políticos preocupados por las condiciones de su viabilidad conduce lógicamente a ahondar la conciencia de lo que significa la construcción de las identidades. Y por eso la historia es un campo de batalla y lo fue especialmente en su “giro político”28. Si lo sigue siendo hoy, cuando los métodos y el ethos del historiador se han afirmado ampliamente, con sólidos cuerpos profesionales y autónomos, con una libertad de expresión académica y editorial amparadas por el Estado de derecho, se entiende que la historia fuera tanto más un terreno de lucha cuando por motivos hondamente políticos el cronista trabajaba por encargo y bajo control, y cuando los proyectos historiográficos eran desmedidos, aunque necesarios, como en el caso de las historias generales. Entonces ni se proyectaba, por ejemplo, reducir los corpus necesarios, como un trabajo científico lo requiere, al pretender tan a menudo elaborar unos relatos ab origine. E incluso tratándose de acontecimientos recientes, abundan los conflictos de relatos entre obras de servicio, obras serviles y hasta relaciones mercenarias. Lo ilustró de forma deslumbrante el caso de la privanza y de la desgracia de Álvaro de Luna bajo Juan II en que un mismo autor, como Diego de Valera, pudo cambiar radicalmente de enfoque y apreciación de los acontecimientos29. Lo ilustró la guerra que llevó al trono a Isabel de Castilla que les costó a los cronistas elegir los documentos, utilizarlos para interpretar los acontecimientos. También es elocuente y fundador, para la reflexión sobre la escritura de la historia, el caso paroxístico de las alteraciones de Aragón (1591-1592) que produjo duraderas y encarnizadas controversias historiográficas. Se jugaba la relación entre el príncipe y los fueros del reino, la relación entre aragoneses y castellanos y otras problemáticas aún que requirieron, tanto en el campo historiográfico como en los administrativos o jurídicos, diversas negociaciones. Nunca faltan relatos del pasado (sea o no nacional) que ignoren incluso las elementales conclusiones de los especialistas más reconocidos por el método observado y lo racionalmente y razonablemente equilibrado de sus conclusiones y formulaciones.

9En el siglo xvi rivalizaron así diversos relatos cuya fragua se controlaba antes de que se plasmaran en libros portadores de representaciones de unas identidades colectivas. Era el caso para los gremios, las órdenes o las ciudades, pero para los reinos o las mismas monarquías, se jugaban, en la república de las letras, unos intereses superiores. Y dichas plasmaciones ya realizadas en ciertas monarquías como la francesa, desde que Paolo Emilio compuso para Luis XII una historia del reino galo, fomentaron una emulación entre las potencias rivales, más allá de sus radicales diferencias constitutivas. Se constata la emergencia y el surgimiento paralelos de unos relatos que siguen diversos modos de elocuencia y grados de rigor. Son relatos de los grandes cuerpos políticos que fueron por ejemplo la corona o el reino de Aragón, en el caso de Zurita y sus sucesores, o la historia de una Hispania de ambigua definición y proyección territorial escrita por Mariana quien incluye el área portuguesa. Rendir cuenta, más o menos verídicamente, de las evoluciones de aquellos espacios geográficos y culturales, de la trayectoria de las realidades institucionales tan complejas que pretendieron y pretenden vertebrarlos o controlarlos, que conforman identidades cuya realidad, siempre discutible, o cuya invocación, a veces performativa, pudieron desempeñar papeles políticos e históricos, implica siempre más agudeza en la conciencia de los agentes de la historia, de lo que historiar implica y significa. En el caso de los cronistas oficiales de los tiempos recientes, en un proceso de transacción permanente con las instituciones que les confían un trabajo, bajo el control de diversas instancias (ciudadanas, regnícolas y monárquica principalmente) se trata de seguir construyendo, a medida que fluye el tiempo, las representaciones sociales que defienden o promueven identidades útiles para los intereses dominantes en una negociación con las instancias de control del soberano. La producción de un discurso que busca un equilibrio entre lo verdadero y lo útil plantea así un sinfín de dificultades. La misma elección de los documentos, la de los términos, o la de los relatos y crónicas pasados implica actores sociales o representaciones de las trayectorias de unos linajes poderosos o de unas instituciones influyentes, por ejemplo. Y la conciencia de las consecuencias posibles de esta elección incide en la tarea del cronista oficial. Esta conciencia incorporada implica una censura previa a las censuras externas propias de su entorno profesional, institucional y social. La escritura del pasado histórico de una comunidad o de cualquier colectivo, al igual que ocurre tratándose de una biografía, implica para el cronista la conciencia del carácter eminentemente sociopolítico e ideológico de su actividad.

  • 30 Existen conatos de unas concepciones de una historia total entre los teóricos franceses de finales (...)

10Al nivel de las entidades políticas mayores como lo es un reino, que contrata a un cronista oficial, la formulación validable por las autoridades de la comunidad de una identidad que se considera viable –lo que es mejor callar o revelar– es necesariamente un compromiso entre unas verdades de delicada definición y una versión aceptada después de unos procesos de censura colaborativa o correctiva. En el siglo xvi, lejos de promover un interés por todo tipo de objeto de todas escalas, dimensiones y realidades del pasado, la crónica, los anales o la historia consistían en consignar o narrar las “cosas memorables” y “dignas”30. Por eso se trataba de contribuir a justificar los derechos, reivindicaciones o pretensiones que dan cuerpo a unas entidades institucionales de diferentes escalas (monarquía, corona, reino, ciudad, orden religiosa, gremio), y en cuanto al caso de la Monarquía hispánica que nos interesa aquí, una monarquía compuesta, de legitimar la articulación de diferentes coronas o reinos. En la edad moderna, la historia no se propone cualquier objeto, sino que es interpretación y construcción, a la vez que ciencia interesada en el conocimiento y en la interpretación de la trayectoria de afirmación, jurídica y cultural, de los cuerpos políticos en el sentido amplio de las palabras.

11Ahora se puede intentar proponer una definición de la tarea del cronista oficial que se afirma en la modernidad, y con respecto a la que tiene que situarse cualquier historiador ocasional o a cuenta casi propia, si bien según fases diferentes en función de diversas circunstancias. Se trata de narrar un pasado lo más posible legitimador de unos cuerpos políticos de consideración y con pretensiones de control territorial y cultural, interpretándolo con cierta pretensión de atenerse a unas verdades controladas mediante ciertos dispositivos de censura prudenciales, institucionales o sociales, y gracias a unas formulaciones documentadas que dificulten cualquier contestación de la versión validada. Ahora bien, esta definición, que nos parece compendiar las circunstancias que por ejemplo condicionan cada vez más el trabajo del cronista oficial de Aragón hoy rigurosamente estudiado, no da cuenta tan estrictamente cuenta de las obligaciones y limitaciones conocidas por otro tipo de relator del pasado hispánico como emblemáticamente lo fue Juan de Mariana.

12A falta de disponer todavía de una encuesta suficiente sobre la gran obra historiográfica de Juan de Mariana, que permita medir lo que significó aquel momento historiográfico, es útil intentar sugerir lo que pudo significar, a partir de un esfuerzo de interpretación de sus propias afirmaciones contrastadas con los escritos de otros teóricos de la historia. Cabe dar una idea de lo que era la reflexión en la época y por eso las artes historicæ, a pesar de su interés privilegiado por la retórica de la historia, permiten la tensión entre imaginario de los tiempos primitivos, exigencia de un relato continuo del pasado ab origine y crítica histórica en el siglo xvi español gracias al ejemplo de Cabrera de Córdoba tan a menudo invocado.

Retórica de la historia, imaginario de los tiempos antiguos y crítica histórica en la España del siglo xvi

  • 31 Son fundamentales los trabajos de Helio Alves para Portugal y de Mercedes Blanco, María José Vega, (...)
  • 32 Véase Georges HUPPERT, L'idée de l'histoire parfaite (trad. Françoise y Paulette BRAUDEL), París: F (...)

13En el siglo xvi, la circulación de los libros impresos aceleró la difusión de las ideas y representaciones y el cisma religioso implicó una controversia confesional y la utilización política e identitaria intensiva del argumento histórico. Surgieron entonces reflexiones sobre el problemático género de la historia escrita. Problemático, lo es en efecto la misma noción de escritura de la historia, puesto que si así se designa cómodamente la prosa que narra acontecimientos pasados verdaderos, entonces surgen dificultades. En aquella época, en efecto, la epopeya también era una escritura del pasado, así como podía serlo la comedia31. Así que no resulta nada evidente limitar el estudio a la prosa. Por eso también, si bien existió en el Siglo de Oro una producción teórica o reflexiva sobre el arte de escribir una prosa histórica, que necesitaba afianzarse frente al prestigio de los poemas épicos, esa producción se preocupaba ampliamente de cuestiones retóricas y de método de exposición. Aquellas preocupaciones muy presentes en las artes historicæ distaron bastante de tener la complejidad y la hondura epistemológicas de los escritos italianos del primer siglo xvi y de los franceses de finales del mismo siglo, estudiados respectivamente por Silvina Vidal y por Georges Huppert32. Resumiendo a grandes rasgos, en el caso italiano aquellos escritos fueron movidos por agudas cuestiones identitarias y lingüísticas, cuando en el de Francia el auge de la idea de método y su puesta en práctica rigurosa resultaron no sólo de la lucha confesional entre calvinistas y católicos sino del esfuerzo de superación, por los politiques, de aquella lucha ideológica. En el contexto francés de las guerras de religión se compusieron obras novedosas y especialmente metódicas, como la de Étienne Pasquier (Recherche de la France) o la teoría de la historia tan aguda formulada por Lancelot Voisin de la Popelinière en L’idée de l’histoire accomplie. Aquellas realizaciones pretendían en gran parte encontrar fundamentos documentales seguros para fortalecer el prestigio de una monarquía francesa al bordo del abismo mediante un relato a base de documentos archivísticos. Aquel proyecto y sus realizaciones contrastaban con aquellos que, bajo la pluma de polemistas de los campos católicos y protestantes, invocaban consabidos y entrecruzados argumentos sacados de tradiciones bíblicas, míticas o leyendarias.

  • 33 Véase Silvina Vidal, “Los teóricos españoles de la historia: Luis Cabrera de Córdoba (1599-1623)”, (...)
  • 34 Sobre las artes historicæ, Luis CABRERA DE CÓRDOBA, De historia, para entenderla y escribirla, Sant (...)
  • 35 Benito SÁNCHEZ ALONSO, Historia de la historiografía española, Madrid: Imprenta de Sánchez Ocaña, 1 (...)
  • 36 S. VIDAL, art. cit., p. 326.
  • 37 L. CABRERA DE CÓRDOBA, op. cit., Discurso XVI, “De lo que se ha dudado de la verdad y crédito de lo (...)
  • 38 Commentaria fr. Ioannis Annii Viterbiensis theologiæ professoris super operadiversorum auctorum de (...)
  • 39 Véase R. MALAVIALLE, “Juan de Vergara (1492-1557) vs Annius de Viterbe (1432-1502)…”, art. cit.
  • 40 Melchor CANO, De locis theologicis, Juan BELDA PLANS (ed.), Madrid, Biblioteca de Autores Cristiano (...)
  • 41 Véase Antonio AGUSTÍN, Diálogos de las medallas, inscripciones y otras antigüedades, Andrés GONZÁLE (...)
  • 42 Julio CARO BAROJA, Las falsificaciones de la Historia (en relación con la de España), Barcelona: Se (...)
  • 43 Entonces el valido había conseguido la delegación de la firma real.

14En cambio, para el caso español, Benito Sánchez Alonso y José Luis Antonio Maravall subrayaron una prevaleciente “preocupación por la manera de exponer”33 entre los preceptistas españoles, tal como aparece en las artes historicæ34. Y dicha preocupación por la retórica de la escritura histórica iría según los historiadores de las ideas con un “marcado olvido de los problemas que entraña la investigación y depuración de los hechos”35. Ahora bien, un tratado que se presenta como una teoría de la historia es representativo de las ideas comunes, aunque superadas por los eruditos, que circulaban a principios del siglo xvii y seguían siendo lugares comunes. Escrito por Luis Cabrera de Córdoba, el De historia, para entenderla y escribirla (1611) merece ser mencionado contextualizándolo, como lo hizo Silvina Vidal para matizar los juicios críticos y de valor de Sánchez Alonso y de Maravall. Pero hay más. Ya llamativo por el mismo título, el tratado de Cabrera de Córdoba ha tenido por cierto una amplia difusión y tal vez haya sido valorado en exceso al conocer una edición relativamente reciente por Santiago Montero Díaz. Pero una lectura integral de ese tratado dirigido al duque de Lerma y destinado a solicitar en vano un cargo de cronista permite medir, como es el caso de muchos títulos conocidos de la preceptiva hispánica de aquella época, cómo se desarrolla en circunstancias muy distintas de la italiana y de la francesa, eludiendo cuestiones delicadas en un contexto de control riguroso. Por supuesto, Silvina Vidal recuerda atinadamente que en aquel entonces “la retórica −lejos de limitarse a cuestiones de estilo y elocución− era considerada un sistema de pensamiento que permitía organizar los datos extraídos de la experiencia y reciclar los conocimientos heredados”36. Sin embargo, aunque no se puede negar que Cabrera de Córdoba tuvo indiscutibles cualidades de historiador de los tiempos recientes, con la Historia de Felipe II (1619), y de cronista de su tiempo, como lo demuestran las Relaciones de las cosas acaecidas en la Corte desde 1599 hasta 1614, tampoco se puede reconocerle competencias en materia de crítica histórica. A no ser que de ocultación voluntaria se tratara, fue precisamente en su memorial, el De historia, donde Cabrera de Córdoba desconoció algunas graves cuestiones de fuentes antiguas ya resueltas entre los círculos sabios de su época. No se trata de enjuiciar extensivamente el rigor del cronista en cuanto al método de “investigación y depuración de los hechos” en sus áreas de competencia, lo que exigiría sondeos en cuestiones particulares, que no son el objeto de este estudio. Como cronista de una época en que fue consejero y diplomático, abogan por las cualidades de Cabrera de Córdoba la posteridad de sus interpretaciones de los acontecimientos. Sus relatos siguen siendo hoy unas fuentes importantes. Pero el autor del De historia pasa por alto un importante dossier de conclusiones nutridas por Juan de Vergara, Fox Morcillo y Melchor Cano, por no hablar de las del anticuario Antonio Agustín a quien sin embargo elogia. En tiempos del De historia, la crítica histórica española había sido ampliamente ilustrada y sus conclusiones sobre las falsificaciones de Annio de Viterbo eran rotundas. Ahora bien, en el Discurso XVI del De historia, para entenderla y escribirla, uno de aquellos que versan sobre la materia antigua (desde el siglo xiv hasta el xvii), Cabrera de Córdoba se refiere precisamente a los escritos de Giovanni Nanni (1437-1502), para defender la validez de las fuentes de dicho autor37. Conocido como Annio de Viterbo, el monje italiano había editado y comentado, al final del siglo xv, una serie de fragmentos de historiadores antiguos. A pesar de que mezclaran falsificaciones con documentos auténticos, sus escritos conocieron traducciones y fueron recibidos y difundidos por ciertos publicistas que pretendían precisar la cronología universal. El éxito de Annio de Viterbo procedía del hecho de que ofrecía a ciertos territorios, a ciertas instituciones y a muchas ciudades un pasado venerable por su antigüedad y por los héroes fundadores a los que presentaba como gobernadores o reyes suyos. Una tradición crítica, sin embargo, se desarrolló desde la publicación de sus Commentaria38. En España conoció un momento decisivo en Castilla con los trabajos de Juan de Vergara, quien en las Ocho questiones del Templo demostró prudentemente los métodos del falsario39. Las conclusiones de Juan de Vergara, redactadas en castellano, eran de acceso fácil, y fueron además resumidas poco después por Melchor Cano en el De locis Theologicis40. Cuando, a finales del siglo xvi y principios del xvii, Cabrera de Córdoba pretende conseguir un cargo oficial, el prestigioso jurista y anticuario zaragozano Antonio Agustín Albanell (1517-1586), autor también de una Cyropedia de Xenofonte en castellano (1579) era un afamado sabio a quien Cabrera de Córdoba elogia. Por eso cuesta trabajo admitir que el autor de la Historia de Felipe II, inspirada precisamente en la Cyropedia, según lo afirma él mismo, desconociera los trabajos de quien se refirió a los escritos de Annio de Viterbo en los Diálogos de las medallas, inscripciones y otras antigüedades (Tarragona, 1587)41. Julio Caro Baroja deja claro que a principios del siglo xvii, entre los círculos eruditos, Annio de Viterbo no era ya ninguna autoridad desde hacía tiempo, aunque hasta el siglo xviii tuvo defensores42. Uno de ellos fue Cabrera de Córdoba. Ahora bien, no se trata de condenar, pero tampoco se puede ocultar la mención de aquel falsario en este tratado. El título y los primeros capítulos bien pudieron llamar la atención de los estudiosos del siglo xx por su aspecto muy teórico y ambicioso. En el De historia, para entenderla y escribirla (1611), sí se puede apreciar los esfuerzos del autor por definir lo que es la historia, tarea ardua por la misma ambigüedad del término, también tiene interés observar cómo Cabrera de Córdoba intenta tematizar diversas dimensiones epistemológicas de las ciencias del pasado. Y es allí precisamente donde llama la atención la ausencia de un aspecto de las concepciones de la historia que emergen en su tiempo, una ausencia estrechamente vinculada con la ocultación o el desconocimiento de los avances de la crítica histórica. Otra ausencia interpela, comprensible por la fecha de redacción del De historia (1611) y el contexto político. Resulta difícil silenciar totalmente la obra de Juan de Mariana cuando la primera publicación en castellano de la Historia general de España (1601) ya cumplía diez años y dicha obra proponía no solo un relato pro patria continuo desde los orígenes, sino integrador de las diferentes entidades políticas de la península ibérica con un eje castellano. Cabrera de Córdoba no se refirió a ella ni siquiera para criticarla: fue la época en que Mariana estaba perseguido por la Inquisición. Ahora bien, lo que queda aquí claro es que un tratado, por muy teóricos que puedan parecernos el título e incluso ciertos capítulos, no es una especulación gratuita y abstracta. Para que lo sea, son necesarias circunstancias y condiciones raramente reunidas que le dejen al autor la posibilidad de llevar a cabo un escrito no ya solo “sin pasión”, como se repetía mucho y es por supuesto evidente, sino además sin intereses materiales o simbólicos. La emergencia de unos campos académicos o de esferas editoriales, o en general de espacios sociales autónomos en los últimos dos siglos ha forjado, bien se sabe, un ideal del intelectual libre de producir un saber gratuito o desinteresado, especialmente en las ciencias fundamentales. Si olvidarse de que dichas condiciones no siempre se reúnen en tiempos de libertad de conciencia, de expresión y de palabra amparada por la ley, puede ser problemático en ciertos casos muy emblemáticos del Antiguo Régimen. Concretamente, Cabrera de Córdoba redactó el De historia, para entenderla y escribirla esperando un cargo en 1611, cuando el valido de Felipe III era todopoderoso43. ¿Cuál pudo haber sido el interés del cortesano en honrar a un autor cuya De monetæ mutatione (1609) era perseguido por la Inquisición? ¿Cómo iba Cabrera de Córdoba a homenajear la obra de Mariana quien, en el De rege et regis institutione (1599), no dejó de alertar al príncipe contra las peores llagas de los reinos que son los aduladores? Los consejos de Mariana en el De rege et regis institutione son los de aquellos hombres, próximos a García de Loaysa, que ven cómo se afianza el posible valimiento de Lerma. Cuando Cabrera de Córdoba escribe, Mariana va denunciando la política de los ministros de Felipe III con unos textos sólidos después de haber explicado repetidamente en el De rege et regis institutione (1599) cómo ciertos cortesanos oportunistas desvían las monarquías hacia la tiranía. A esas alturas, no resulta difícil comprender que no solo callara, sino que tergiversara los méritos de Mariana, al contrario de lo que sí hará Antonio de Herrera y Tordesillas en unas cartas confidenciales.

Cuestiones de método y propuesta de servicio en el De historia, para escribirla y entenderla de Luis Cabrera de Córdoba

  • 44 L. CABRERA DE CÓRDOBA, op. cit., p. 23.

15El Discurso IV, titulado De las partes y definición de la historia, permite observar cuáles son las autoridades teóricas alegadas por Cabrera de Córdoba. Platón que todo lo “dijo con agudeza, consejo, verdad y sutileza en nombre de Socrates en Cratilo” e Isidoro de Sevilla no le satisfacen totalmente pero la etimología de Isidoro de Sevilla le parece más interesante. Estriba en el verbo historin (sic), cuya significación griega no es tan monosémica como Cabrera de Córdoba la considera: “significa ver, porque antiguamente no tenían por historia, sino la que fue hecha de quien había visto las cosas que ponía escrito”44.

  • 45 Ibid.
  • 46 Ibid., p. 24.
  • 47 Pilar SAQUERO QUÁREZ-SOMONTE, “La disputa sobre el oído y la vista: dos formas distintas de acceso (...)
  • 48 Krzysztof POMIAN, L’ordre du temps, París: Éditions Gallimard, 1994, capítulo III (Époques), “De la (...)

16La reducción que el autor del De historia propone de la polisemia del verbo griego es inexacta pero apunta al nudo epistémico de la concepción griega: el historiador ve, y es testigo de lo que vio o de lo que dedujo por una investigación en el terreno. Se trata de una experiencia vivida, contada a la manera de las memorias y que prolonga la percepción inmediata por la encuesta. La vista, el oído y la confrontación de los testimonios permiten el conocimiento. Cabrera de Córdoba afirma que Estrabón plasmó esta idea, prolongada por Polibio y Flavio Josefo: “[…] la historia ha de narrar las cosas que vio o oyó a los que fueron presentes, porque el vocablo griego quiere decir también ver, conocer, y oir preguntando”45. Esta precisión etimológica introduce una epistemología fundamental. Expone los límites de la concepción clásica a través de la cuestión de las fuentes al constatar que la producción histórica rebasa esta definición: “En todo suele haber errores; el más principal no puede de por entero ver todo lo que se hace y pone en una larga y varia narración”46. El historiador conoce entonces la complejidad de cualquier situación y la imposibilidad de contemplar con pocos testimonios una historia general. Pilar Saquero Suárez-Somonte documentó el debate sobre la vista y el oído en la Edad Media y el Renacimiento citando a Pedro Mexía: “El oído hace discípulos, la vista maestros” y evoca la emergencia de una cultura de la lectura y de los escritos que privilegia la vista sobre el oído47. Krzysztof Pomian recuerda por su parte que en la Edad Media el primer principio del conocimiento es inmediato: se considera que la vista no engaña pero que el Renacimiento afirma un principio de conocimiento mediato necesario a la superación de las crónicas48 Cabrera de Córdoba recuerda por su parte que la tradición greco-latina reconoce otras formas de documentación:

  • 49 L. CABRERA DE CÓRDOBA, op. cit., Discurso IV, “De las partes y definición de la historia”, p. 24.

Si nadie puede escribir si no sólo lo que ha visto, condenen a este título a griegos y latinos que los sucesos prosiguieron de otra nación; y a los que contaron historias de siglos más atrás que sus vidas, y a los que no peregrinaron toda la tierra con sus personas, como con sus libros49.

  • 50 Ibid.

17Asimilando distancia en el espacio y distancia en el tiempo, Cabrera de Córdoba fundamenta en derecho una epistemología mediata del conocimiento histórico. El desarrollo de la historiografía en su época le conduce evidentemente a rechazar este criterio y las autoridades antiguas que lo fundamentan: “Sería pequeña la historia que de lo que vio solamente se hiciese y forzosamente ha de creer lo que le dicen; no uno sino muchos, en quienes no hallará la perfecta narración que él presupone uniforme”50.

18Tratándose del oído, se llega a otro momento epistemológico, el de una teoría de la crítica de las fuentes. El historiador, afirma Cabrera de Córdoba, sabe que pocas veces coinciden:

  • 51 Ibid.

Antes porque es ordinario y cierto el variar, habrá de argumentar sobre probables en la diversidad de los hechos que le refieren, para sacar en limpio la fineza de la verdad y establecer lo que más verdadero o verosímil le pareciere51.

  • 52 Véase Lorenzo VALLA, La Donation de Constantin, texto editado y traducido por Jean-Baptiste GIARD, (...)

19La formulación de la técnica de confrontación de las fuentes revela la implicación del juicio del historiador. Su trabajo de establecimiento de los hechos se parece a una encuesta judicial que procede por conjeturas (“argumentar sobre probables”) confrontaciones de testimonios y otras fuentes (“diversidad de los hechos”) para acercarse lo más posible a una formulación verdadera (“lo más verdadero” o por lo menos “verosímil”). Setenta años antes de Mabillon y de la diplomática, la gran referencia en materia de establecimiento y de crítica de los hechos era Lorenzo Valla52 por la demostración de que la donación de Constantino era una falsificación. Y gracias a él Cabrera de Córdoba enuncia los principios de autentificación de los documentos y del tratamiento de las fuentes, citando en nota el precioso texto en latín donde el autor italiano describe la necesidad de confrontación de los testimonios:

  • 53 L. CABRERA DE CÓRDOBA, op. cit., Discurso IV, “De las partes y definición de la historia”, p. 28, n (...)

Laurentius Vala in proemio suæ historiæ: Qui vero interfuerunt, ii non modo si adversis partibus steterint inter se dissentire solent sed etiam si ab eisdem. Raro nam que eadem res a pluribus eodem modo narratur partim studio aut odio, partim varietate, cum aliqua, quæ scire poterat, nesciens videri vult scire, vel referentibus, temere non videri nescire: partim credulitate53.

  • 54 Ibid., p. 24.

20La conciencia crítica del historiador se afirma en una experiencia de los límites subjetivos del testimonio: la confrontación intersubjetiva de puntos de vista siempre da mejores resultados que el testimonio ocular, aunque fuera el del mismo autor, puesto que él mismo puede equivocarse con tanto más ingenuidad cuanto que presenciaba los acontecimientos, lo que no garantiza ningún punto de vista privilegiado sobre una situación. Así Cabrera de Córdoba concluye su reflexión considerando que “vale más en estas cosas la relación que la presencia”54.

  • 55 Ibid., Discurso XIV, “Si la materia es antigua, lo que ha de considerar y buscar para ella”, p. 54.
  • 56 Ibid., Discurso XVI, “De lo que se ha dudado de la verdad y crédito de los que han escrito”, p. 61.
  • 57 Ibid., Discurso XVII, “De la antigüedad y valor de las tradiciones”, p. 64.
  • 58 Ibid., Discurso XIX, “Si la materia es nueva, lo que debe hacer el historiador”, p. 70.

21La cuestión de la verdad histórica debe entonces estudiarse bajo el ángulo de la crítica de las fuentes. Esta problemática no tiene que ver con las experiencias del cronista sino que Cabrera de Córdoba las considera en un plano teórico. El Discurso X titulado Anima de la historia, es la verdad, debe relacionarse con los discursos XIV55, XVI56, XVII57 y XIX58 que examinan las cuestiones de investigación histórica desde la diversidad de sus objetos hasta la crítica. Va a tratar de problemáticas de historia que no fueron de su incumbencia. Gracias a una cita de Polibio, invoca un ideal absoluto:

  • 59 Ibid., Discurso X, “Quemadmodum corpora animalium, si ab eis ossa exemeris inutilia reddentur, ita (...)

La verdad de la historia es ánima della, como la racional informa, actúa y perfecciona el cuerpo del hombre y en tanto lo es, cuanto la tiene, que en faltándole muda especie y pasa al ser de cadáver, así la historia. Dícelo Polibio (en el lib. 12)59.

  • 60 Ibid.
  • 61 Ibid., p. 45.
  • 62 Ibid.
  • 63 Ibid.

22De este criterio, que la república de las letras obliga cada vez más a tener presente, Cabrera de Córdoba parece querer convencerse. No oculta que la historia antigua estriba en la posibilidad de establecer unos hechos no sólo según un testimonio directo sino también gracias a la confrontación de las fuentes y de las huellas más diversas, pero el conocimiento inmediato sigue siendo el que pretende privilegiar: “No hay duda, sino que a los que intervinieron en las expediciones, como ministros y se hallaron presentes a los hechos, se les ha de dar crédito”60. Recuerda que “Tucidides era de real estirpe y no sólo intervino en lo que escribió, sino presidió y en la guerra de Peloponeso fue legado y pretor” y de la misma forma que “Polibio se ejercitó en la civil y militar disciplina, y para entender las costumbres de Asia, África y Europa, vio sus provincias”61. De la misma forma, Tácito “se ejercitó en el gobierno civil y militar, fue procurador de la Galia bélgica por Vespasiano emperador […]”62. El ejercicio del poder permite según Cabrera de Córdoba el testimonio directo, como lo prueban las memorias: “César obró lo que escribe” y por eso, al revés, el cronista áulico es un buen consejero. Si la proximidad con las fuentes de las decisiones soberanas es también privilegiada, se entiende que le interesa al memorialista: “Libio fue íntimo del emperador Augusto, que basta”. Entre los historiadores recientes, los modelos, según Cabrera de Córdoba, son en Italia “Guichardino [que] fue privado del pontífice León décimo y prefecto de sus legiones sacras” y en Francia “Felipe de Comines, señor de Argenton, de la casa de Luis Onzeno, rey de Francia, y su ministro en la paz y en la guerra”63.

23Para comprobar o matizar la veracidad de los relatos de semejantes autores, se contemplan tres tipos de criterios: las referencias espaciales y temporales que permiten confundir falsificaciones groseras, los protagonistas que pueden ser comprobados y los datos sobre las condiciones materiales de los territorios y el estado de las sociedades implicadas. Son efectivamente los criterios que Luis Cabrera de Córdoba pone en obra en la Historia de Felipe II y que le permiten tomar en cuenta las determinaciones de peso tales como la economía, las finanzas, los medios de la guerra. El Discurso X hace la lista, sin mucha coherencia, de los autores antiguos cuya lectura desaconseja, según que contradicen la Biblia o que la tradición los haya quitado todo crédito. Sobre la historia de la Antigüedad resume los procedimientos de confrontación de las fuentes gracias a las ciencias auxiliares de la historia:

  • 64 Ibid., Discurso XIV, “Si la materia es antigua, lo que se ha de considerar y buscar para ella”, p.  (...)

Cuando la materia que se le da o elige es muy antigua válgase de lo más probable de los escritos de otros: saque de allí la relación o de la fama más universal y constante o de la común opinión, y de los repugnantes o imposibles64.

24La función de cronista que Cabrera de Córdoba solicita no implicaba, como este pasaje lo deja claro, mucha libertad en la elección en el historiar: al cronista se “le da” una materia. El cargo implica que acepte unos trabajos en los que no es necesariamente el más experto, lo que explica que no dude en tratar de temas de antigüedad. Por otra parte, Cabrera de Córdoba contempla aquí las condiciones de redacción de una historia completa de la Antigüedad, es decir un relato continuo que debe necesariamente valerse de los testimonios directos. Semejante reto fue precisamente aquel con el que Juan de Mariana acababa de enfrentarse. Cabrera de Córdoba expone entonces un ideal metódico absoluto:

  • 65 Ibid.

Valiéndose del armonía de los tiempos, lugares, sitios, personas, nombres, armas, mármoles, trofeos, estatuas, sepulcros, inscripciones, monedas, empresas, blasones, etimologías, privilegios y tradiciones65.

25Geografía, cronología, prosopografía, arqueología, numismática, filología e historia del derecho deben servir la historia. Y en efecto, cuando escribe, los métodos anticuarios y la erudición han avanzado mucho. Cabrera de Córdoba sugiere así las condiciones de un encuentro fructífero entre estas disciplinas y la escritura de la historia como en el caso los trabajos de Jerónimo Zurita, de Benito Arias Montano y sobre todo de Antonio Agustín. Ahora bien, entonces es precisamente cuando surge una valoración del quehacer histórico y una jerarquización de dos tipos de escritura del pasado en función de la época considerada cuyas significaciones hay que intentar medir:

  • 66 Ibid., p. 54.

En esta materia dicen hay menos riesgo del crédito que en la de las cosas presentes, porque le conserva con la confirmación de los autores auténticos y opiniones, que o por la autoridad de los que escriben o por la antigüedad es creído66.

26Esta aseveración, la comparte Juan de Mariana en el prólogo de la Historia general de España. Pero en el caso de Cabrera de Córdoba, esta postura tiene la doble ventaja de no cuestionar la tradición de historia antigua que incluso integra falsificaciones, afectando al mismo tiempo una intransigente y muy teórica crítica histórica:

  • 67 Ibid., p. 55.

El crédito de los libros (y no de todos) se ha de tomar y sacar no quitando ni añadiendo, dando lo que recibió en la misma manera; para esto es menester cuidado, diligencia, trabajo, estudio grande para conocer y ver los escritos de tantos y examinarlos: porque por seguirlos, no se ha de errar67.

27Ahora bien, después de exaltar tan indiscutibles principios es cuando Cabrera de Córdoba alude sin nombrarlo a Juan de Mariana:

  • 68 Ibid.

Y así, un grave escritor nuestro en la dedicatoria de la traducción de su historia de España al rey don Felipe III nuestro señor, excedió cuando dijo: y aún por seguirlos habemos [sic] alguna vez errado, yerro digno de perdón, por hollar en las pisadas de los que nos iban delante68.

28En el prólogo de su Historia general de España, la versión en castellano de su De rebus hispaniæ historia, Juan de Mariana anticipaba los posibles ataques sobre ciertas dimensiones poco críticas de su relato. Pero al padre jesuita, Cabrera de Córdoba le opone Cicerón, Quintiliano y otras autoridades, que Mariana invocaba él mismo:

  • 69 Ibid., p. 55: “Porque, aunque puede parecer que no se equivoca, el que se sirve de aquellas palabra (...)

A esto alude Quintiliano, cuando dize: Multos, ac magnos duce, secuentibus honestius est error. Más Lucrecio dize en el libro octavo: Quærunt cum qua gente cadant. Y así Séneca en el libro sexto de las Instituciones oratorias, se ríe de Aruncio porque imitó a Salustio en las palabras inusitadas, diciendo: Nam etiam si potest videri non peccare, qui utitur iis verbis, quæ summi autores tradiderunt: multum tamen refert non solum quid dixerint, sed quid persuaserint69.

  • 70 Ibid.: “Conociendo la dificultad en averiguar la verdad, Libio dice en el libro 8: Nec facile est a (...)

29En Tito Livio mismo se busca un argumento para refutar la precaución de Juan de Mariana70. El autor del De historia adopta la postura del censor cuyos criterios teóricos son totalmente legítimos. Interpela mucho, sin embargo, que estos criterios invoquen los escritos de Flavio Josefo (Contra el gramático Apión) pero también los de Magastenes (“Libro del juicio de los tiempos”):

  • 71 Ibid., p. 56.

Los que pretenden escribir los corrientes de los tiempos no se deben fiar de lo que oyen ni de particulares opiniones de escritores, sino de aquellos de quien pende la fe pública de los hechos, como son los anales de los archivos reales, en que las sucesiones de los reyes y la derivación de los linajes se hallan con mayor verdad proseguidos71.

30La exigencia de que se utilicen documentos oficiales de una época antigua como fuente primaria es coherente para un cronista áulico y Cabrera de Córdoba no puede entrar en un debate que cuestionaría las condiciones mismas de posibilidad de un discurso controlado. Así que en lo ideal, como él lo sugiere, en historia antigua muchas dificultades como aquellas que él encuentra en su trabajo son menores. Sin embargo, al seguir el criterio de la “proximidad”, que implica generalmente la “naturalidad”, Cabrera de Córdoba no ve, u oculta cuál pudo ser el proyecto de Mariana y los motivos de sus prevenciones, como veremos. Y defiende además a ciertos autores falsarios denunciados desde hacía tiempo por los eruditos, lo que permite dudar de su ethos de teórico de la historia, y tener pocas dudas sobre su desconocimiento del caso de Annio de Viterbo. En efecto, prosiguiendo en la idea de una mayor conveniencia de la escritura de la historia gracias a unas fuentes contemporáneas y nacionales, considerando que:

  • 72 Ibid.

Metástenes, Cicerón, Macrobio, Libio y Estrabón, con Agathio y otros muchos, dicen que a los anales e historias se debe crédito entero, como a los ciertos autores de la verdad y fe pública: no igualmente, sino a los más propinquos, a los tiempos de las cosas que escribieron72.

31Y como la proximidad máxima es la participación activa a los acontecimientos, Tucídides es de nuevo invocado por su autoridad:

  • 73 Ibid.

Pues como dice Tucidides y Lesbio, en el libro del Origen de Italia, a los naturales criados en la tierra se ha de dar más crédito que a los extranjeros. Por esto siguen a Beroso, sacerdote de los caldeos, Manetón, egipcio, y Metástenes, persa, tomando éste el hilo de la historia donde Beroso la dejó, en la línea de los reyes egipcios73.

32La lógica de solicitante del autor del memorial le presenta como insuperables las fuentes narrativas directas, las crónicas contemporáneas oficiales. Pero esta misma lógica le impide aceptar una manipulación fundamentada precisamente en dicha creencia y confianza, en el caso de la forja, tal como la realizó Annio de Viterbo, de un relato engañosamente contemporáneo y apócrifo. Así se explican las referencias a Manetón, a Megástenes (sic) y a Beroso. Aunque Cabrera de Córdoba señale la existencia de ciertos reyes a los que Beroso no cita y a pesar de bastante oscuridad en materia de crítica histórica y de historia antigua, dedica un discurso entero a la defensa de Annio de Viterbo, en una apuesta oportunista cuya significación merecería ser ahondada.

33Cabrera de Córdoba y Herrera y Tordesillas pretenden justificar la política de los monarcas hispanos al compilar, seleccionar, documentar, en fin escribir el pasado más bien reciente de la Monarquía. Los medios del Cronista mayor le permiten contemplar tareas generales importantes al nivel geo-político así como puede exponerse a redactar relatos mercenarios como el Tratado, relación y discurso de los movimientos de Aragón. Si por las mismas fechas, o casi, Antonio de Herrera y Tordesillas encomia con reservas, como se verá, la obra de Juan de Mariana y si Cabrera de Córdoba no lo hace, las causas hay que buscarlas no tanto en una conciencia distinta, ni siquiera en competencias diferentes o motivos metodológicos, sino en cuestiones de conveniencia política que incluyen la calidad de los respectivos destinatarios. Exaltar la obra de Juan de Mariana en 1611 en un texto dirigido a Lerma con esperanza de medrar, es impensable, no así algunos años después, cuando el valido pierde influencia y al dirigirse Antonio de Herrera a un posible rival del duque. Ahora bien, en la obra de composición de Mariana, la Historia general de España figura de forma emblemática. En efecto, el autor de aquella compilación dejó claro en el prólogo las opciones críticas que adoptó para producir un relato continuo desde los orígenes de una España que nombra a la vez un territorio, unos pobladores, y una monarquía destinada a que se recobrara una unidad de mando en todo el territorio que los romanos llamaban Hispania.

El compromiso historiográfico de Juan de Mariana: “Plura transcribo quam credo”

34Si bien el éxito de Antonio de Herrera y Tordesillas como cronista mayor contrasta con la suerte del biógrafo de Felipe II, tienen en común la formación italiana con funciones diplomáticas semejantes en la misma época, y son autores de historias con ambiciones comparables, uno oficial y el otro no. Por eso permiten hacerse una idea de la reflexión sobre la historia en tiempos del Siglo de Oro político. La comparación de perfiles intelectuales e ideológicos semejantes permite sin mucha sorpresa constatar cierta unidad doctrinal, cierta coherencia entre lo asumible y las pretensiones acerca del objeto, del fin y de las formas de la historia. Pero es más interesante aún constatar las diferencias que, aunque leves en el caso de aquellos dos escritores tacitistas, revelan la importancia decisiva de las condiciones de producción del texto, considerando la fecha de emisión de un mensaje, el autor y el destinatario. En el caso de ambos cronistas, los destinatarios determinan en gran parte el mismo contenido del discurso. No es lo mismo dirigirse a unos grandes nobles, como en el caso de Herrera y Tordesillas quien escribe por ejemplo al conde de Gondomar y no publica su carta, y al todopoderoso valido Lerma a quien se dirigía en un memorial Cabrera de Córdoba por los años 1610 que como lo recuerda Martínez Millán se imprimió pero sin vocación de difusión a gran escala. El De historia, para entenderla y escribirla se destinaba a solicitar un cargo de cronista. Apuntaba a convencer a los miembros más eminentes del primer círculo de poder de que el autor del tratado era el hombre de la situación. El caso de Cabrera de Córdoba merecería una contextualización más precisa, pero es interesante para nuestro propósito observar cómo Cabrera de Córdoba alude a Juan de Mariana sin escribir su nombre. El prestigio de la Monarquía hispánica y de muchos colectivos peninsulares, como en otras tierras, estribaba en la posibilidad de producir relatos que invocaban orígenes bíblicos y que el mismo Mariana en parte reproduce, si bien con prevenciones explícitas, y excluyendo otras.

Juan de Mariana y el arte de la composición historiográfica

35El padre jesuita no puede abandonar el tubalismo, al que Annio de Viterbo no inventó. Pero sí condena las invenciones de un falso Beroso y la inclusión de ciertas leyendas en la historia de los primeros tiempos de los pobladores de España. Se explica muy precisamente, justificando la costumbre universal seguida:

  • 74 Juan de MARIANA, Obras del padre Mariana, Madrid, Ribadeneyra, BAE, 1864, Historia general de Españ (...)

Concedido es a todos y por todos consagrar los orígenes y principios de su gente y hacerlos más ilustres de lo que son, mezclando cosas falsas con las verdaderas; que si á alguna gente se puede permitir esa libertad, la española por su nobleza puede, tanto como otra, usar della por la grandeza y antigüedad de sus cosas […]74.

36Esta digresión teórica que razona sobre la relación entre la crítica histórica y el imaginario de los orígenes, inserta en el relato mismo, merece ser comentada. Casi todo el vocabulario empleado es negativo. El verbo “conceder”, que implica una transacción o una licencia, la locución “más ilustres de lo que son”, que en historia supone contrariar el principio de lux veritatis, el adjetivo “falsas” e incluso esta acepción de la “libertad” son dimensiones del relato que requieren una reflexión del autor. La concesión retórica le permite a Mariana expresar una conciencia viva de la necesidad imperiosa de una suerte de licencia historiográfica que pretende proteger la imagen de España en un tiempo en que domina el prestigio del origen a pesar del que adquiere la crítica histórica entre los eruditos, en ciertos reinos y principados vecinos y en la república de las letras en general. La nobleza, la grandeza y la “antigüedad”, en una suerte de tautología, puede permitirse proclamarse a sí misma asumiendo falsedades. No deja de ser irónica la suerte de la obra de Mariana a la que se llegará al extremo de presentar como antiespañola, si se considera la retórica hiperbólica del elogio que se repite aquí de la realidad territorial, natural, cultural y hasta cierto punto lingüística, así como pretendidamente política de una España por concebir. Sin embargo, el mismo Mariana se plantea límites, que apuntan a excluir de la tolerancia imaginativa ciertas falsedades ni siquiera verosímiles:

  • 75 Ibid.

Sea así y yo lo confieso con tal que no se inventen ni se escriban para memoria de los venideros fundaciones de ciudades mal concertadas, progenies de reyes nunca oídas, nombres mal forjados, con otros monstruos sin número deste género [...]; yerro que estamos resueltos de no imitar [...], y mucho menos pretendemos poner en venta las opiniones y sueños del libro que poco ha salió con nombre de Beroso y fue ocasión de tropezar y errar a muchos; libro, digo, compuesto de fábulas y mentiras, por aquel que quiso, con divisa y marca ajena, como el que desconfiaba de su ingenio, dar autoridad a sus pensamientos75.

  • 76 Sobre la Compañía de Jesús y los jesuitas, véase Pierre-Antoine FABRE, Les jésuites, histoire et di (...)
  • 77 Ofelia REY CASTELAO, “Patronos e identidades en la Monarquía Hispánica en el período de la disputa (...)

37El padre jesuita no puede contradecir ciertas tradiciones propugnadas por la Compañía de Jesús76. De la misma forma defendió la creencia en la venida del apóstol Santiago a España, en consonancia con la orientación mesiánica de la Historia de Mariana que pretendía reforzar la unidad territorial incluyendo el reino luso. Su tratado De adventu Iacobis Apostolis Maioris (1609) pretendió así revisar los fundamentos de la tradición jacobea en los textos de Isidoro de Sevilla y acogió la tesis de la comunidad judía que, si les convenía a los portugueses, le valió ser atacado y ver su tratado expurgado por la Inquisición77. Así que Mariana manifiesta en este pasaje la importancia de estar al tanto de las más groseras falsificaciones desmitificadas por los humanistas y eruditos, por lo que condena al Beroso inventado por Annio de Viterbo:

  • 78 Juan de MARIANA, op. cit., p. 7b-8a.

Así que lo que nació de la oficina y fragua del nuevo Beroso, que Noé, después de largos caminos venido a España, fue el primero que fundó a Noela en Galicia y a Noega en las Asturias es una mentira hermosa y aparente por su antigüedad, y hacer Plinio, Estrabon y Ptolemeo mención destos pueblos; y como tal invención la deshechamos78.

38Sin que sea necesario multiplicar los ejemplos de una crítica consecuente, queda clara la intención de Mariana de pretender hasta cierto punto que “en la historia no tengan lugar las fábulas” concluyendo un capítulo casi enteramente dedicado a una afirmación metodológica de una forma significativa:

  • 79 J. de MARIANA, op. cit., p. 8b. Para más precisiones sobre la crítica histórica de Juan de Mariana, (...)

Esto baste de los reyes fingidos y fabulosos de España, de quien me atrevo a afirmar no hallarse mención alguna en los escritores aprobados, ni de sus nombres, ni de su reinado. Como es muy ajeno, según yo pienso, de la gravedad de la historia contar o relatar consejos de viejas, y con ficciones querer deleitar al lector, así no me atreveré a reprobar lo que autores testificaron y dijeron79.

39Sin culpar a aquellos que erraron por su culpa, Mariana se compromete, como el uso repetido del verbo “atreverse” lo señala, con tanta más insistencia cuanto que no puede desconocer que en la misma época en que compuso la Historiæ de rebus Hispaniæ fueron afirmándose otros proyectos de escritura de la historia. Aquellos proyectos, en parte realizados, que brotaron de un reino de Francia desgarrado y obligado a encontrar una tercera vía, Mariana pudo conocerlos por su estancia de cuatro años en el París de las guerras de religión. Consisten en una auténtica revolución metódica y puede en parte explicar que se comprometa personalmente y explícitamente, en primera persona, insistiendo en que los escritos del falso Beroso son “fábulas y mentiras”, y alude a las divagaciones (“pensamientos”) del falsificador sin citar a Annio de Viterbo.

La invención de lo específico. Mariana, ¿historiador?

  • 80 Paul VEYNE, Comment on écrit l'histoire. Essai d'épistémologie, París: Le Seuil, 1970 (Cómo se escr (...)
  • 81 La traducción es nuestra.
  • 82 Sobre la cuestión de la traducción de la Poética de Aristóteles, y del libro 9 en particular, véase (...)

40Una de las formulaciones más logradas del historiador francés Paul Veyne sobre el objeto de su disciplina se encuentra en Comment on écrit l’histoire. Essai d’épistémologie (1970)80. En dicho ensayo de teoría historiográfica, el especialista de la antigüedad romana pretendió disipar una confusión frecuente, de origen aristotélico, al sostener que la historia “no investiga y describe lo particular o singular, ni lo universal, sino lo específico”81. En el siglo xvi son muchas las lecturas del capítulo 9 de la Poética de Aristóteles que al modo de López Pinciano no pueden todavía tomar en cuenta la afirmación de una concepción de la escritura de la historia propia de la época moderna. Y de hecho, en aquel siglo, el mismo uso del término de historia apenas empezaba a distinguirse del de crónica82. Sin embargo, analizando el prólogo de Juan de Mariana a la Historia general de España, dedicado “Al Rey Católico de las Españas Don Felipe, Tercero deste nombre, nuestro señor”, queda claro un proyecto. Después de subrayar las motivaciones −que presenta como suyas− de la escritura de la obra latina, o sea remediar la “falta” de historia (“mengua sin duda notable”), perjudicial para una España “más abundante en hazañas que en escritores”, según un tópico muy al uso que se encuentra en la correspondencia de Antonio de Herrera y Tordesillas, el padre Mariana evoca una necesidad identitaria. El verbo peregrinar no deja lugar a dudas, en efecto, al situar la fragua de su misma motivación en la época de sus viajes. Y consta según él otra motivación, vivencial, vinculada con la primera. La afirma en una sugerencia de lo que el viaje inspira en términos de necesidad del comercio simbólico, de intercambio cultural:

  • 83 J. de MARIANA, op. cit., Prólogo, LI-LII.

Juntamente me convidó a tomar la pluma el deseo que conocí en los años que peregriné fuera de España, en las naciones extrañas, de entender las cosas de la nuestra […]83.

  • 84 Y la diferenciación ocurre tanto al nivel colectivo de las más amplias comunidades, como a niveles (...)

41El deseo de los demás aparece como lo que forjó el del propio Mariana, en conformidad con la vocación jesuítica del viaje. La comprensión que de la alteridad y de la identidad de otras “naciones” alcanzó el viajero jesuita parece en este texto implicar una necesidad simbólica antidoral, la de permitir que los súbditos y ciudadanos de otras tierras entiendan las “cosas”, o sea las realidades de España. Aquellas realidades, difíciles de nombrar hasta el punto de que los historiadores se valgan a menudo del término más extensivo de las lenguas latina y castellana (“rebus”, “cosas”), según Mariana no pueden sino entenderse relatando el proceso temporal durante el cual se construyeron las realidades peculiares que designan: “[entender] los principios y medios por donde se encaminó a la grandeza que hoy tiene”. Cabe tomar la medida de lo que implican y significan las palabras elegidas en esta proposición: el uso del presente del indicativo, en efecto, contrasta con el del pretérito indefinido, inmediatamente anterior, para insistir en un proceso de diferenciación en el tiempo, más que de permanencia. El autor juega con las diversas significaciones del vocablo “grandeza” que, por supuesto, caracteriza la “España” del tiempo de la escritura, tanto remitiendo a un orden simbólico como a aspectos y realidades puramente geográficas. Y dicho proceso de diferenciación vincula unos “principios”, que pueden significar tanto unos orígenes como unos ideales rectores, con la actualidad del prologuista y del monarca, insistiendo en el proceso de cambio. En efecto, tanto el sustantivo “medios”, como la locución “por donde” y el verbo “caminar”, que hace eco a las peregrinaciones de Mariana, expresan de forma redundante, mediante una metaforización espacial, un movimiento sobre todo temporal, es decir unos cambios constitutivos de identidades en construcción. Unos cambios que construyen peculiaridades identitarias, lo que producen es una especificidad, por supuesto compleja, pero por definición distintiva84.

Evaluación de la obra de Juan de Mariana por Antonio de Herrera y Tordesillas

  • 85 Antonio de HERRERA y TORDESILLAS, Discursos morales, políticos e históricos, Juan Antonio de Zamáco (...)
  • 86 Sobre el tacitismo véase Alexandra MERLE y Alicia OÏFER-BOMSEL (coord.), Tacite et le tacitisme en (...)
  • 87 Sobre la influencia de Maquiavelo en la Monarquía hispánica, véase el reciente e importante estudio (...)
  • 88 Sobre ese giro ver Harro HÖPFL, Jesuit Political Thought. The Society of Jesus and State, 2004, Cam (...)
  • 89 A. de HERRERA y TORDESILLAS, op. cit., p. 35.

42Para confirmar que la plasmación concreta de esta concepción de la historia urgía, con todos los inconvenientes que podía plantear para el autor, aunque no se trate de dar cuenta aquí de la polémica recepción de la gran obra de Mariana, sí se puede citar lo que de ella afirmó Antonio de Herrera y Tordesillas en documento epistolar. Se trata de carta mandada con toda verosimilitud a Diego Sarmiento de Acuña, primer conde de Gondomar (1567-1626), un diplomático gallego embajador en Inglaterra entre 1613 y 162285. El cronista mayor de Indias y de Castilla expresa de modo muy distinto al de Cabrera de Córdoba su recepción de la Historia general de España de Juan de Mariana: son otras circunstancias, otro destinatario y otro tipo de documento. La carta de Herrera es más personal y más confidencial que el memorial de Cabrera de Córdoba. En ella el cronista mayor se refiere con mucho respeto a Bernardino de Mendoza, autor de un Método de escribir historia, por su “mucha elegancia y curiosidad”, y le parece que es “obra de gran ingenio […]”. También Herrera considera que “merece ser muy loado y estimado que tan gran caballero, que es el autor, tenga tan loable inclinación”. Sin embargo, después de lo que puede intuirse como una prudente concesión retórica, con la cual Herrera expresa su deferencia hacia la alta nobleza, y tras observar cómo Mendoza cita, después de los griegos y latinos, a Juan de Mariana como principal historiador español, le confiesa al conde de Gondomar, su destinatario, el motivo de su carta. Cuando se trata de no “disimular” y de “reputación”, y más aún de “honra de la nación”, entre personalidades notablemente tacitistas86, en cuanto a Herrera, y experto en política, en el caso del conde de Gondomar al que se consideró incluso como un maquiaveliano, este vocabulario es revelador y se entiende que lo que se juega es especialmente político87. El éxito de la obra de Mariana parece resultar molesto para un cronista oficial y tal vez, aunque habría que indagar más en la cuestión, por la posibilidad de que se haga hegemónica su visión del pasado hispánico, en conformidad con los proyectos de Gaspar de Guzmán y Pimentel (1587-1645), conde duque de Olivares. En efecto, según Harro Höpfl, las opciones historiográficas de la política de Olivares significan una orientación distinta de la del tacitismo privilegiado por los precedentes validos88. En todos casos, al constatar la atención tan privilegiada que Bernardino de Mendoza le concede a la historia de Juan de Mariana, el cronista Herrera expresa su preocupación por los “inconvenientes” que implicaría considerar a los otros autores de historias “destos Reynos […] por falsos y negligentes”89. Y los inconvenientes formulados por Herrera informan sobre los puntos políticamente álgidos en materia de escritura del pasado porque determinan la concepción oficial de la utilidad de los cronistas, la manera de contemplar la tarea del cronista en particular. Con respecto a la recepción de la obra de Mariana merecerían ser estudiados en la línea propuesta en este dossier por Manuel Rivero Rodríguez. Entre los varios reproches dirigidos contra la Historia de Mariana, el cronista Herrera recuerda los dos principales: el de inducir cierta duda sobre “lo que por tradición y por historias es tan notorio de la antigüedad, claridad e ilustreza de la sangre Real de Castilla”. Que según el cronista de Indias y de Castilla la Historia de Mariana, cuyo eje es castellano, no se centre bastante sobre la Corona que él defiende, parece en conformidad con la función de un cronista oficial. Más interesante es que la pretensión de confirmar a priori la antigüedad de la sangre real provenga de un cronista más avisado de las falsificaciones de Annio de Viterbo de lo que demostró serlo Cabrera de Córdoba. La afirmación de una continuidad del linaje tiene por supuesto mucho que ver con la de esencializar, con el pretexto de respetar de forma acrítica la “tradición”, luego de sugerir la elección providencial de los castellanos para la dominación ibérica, que también puede justificar su misión en las Indias. Por eso probablemente Antonio de Herrera y Tordesillas sigue formulando una suerte de destino manifiesto de “la sangre Real de Castilla”, con connotaciones evidentemente providencialistas, en su época, presentándola como aquella “a la cual se han reducido las sucesiones de todas las otras coronas de España”, y que “es ahora más antigua que ninguna de todas las del mundo, como lo afirma un gran autor italiano”. Nótese de paso la validación por un autor extrapeninsular aunque sí posiblemente del área constitutivo de la Monarquía hispánica. Al fin y al cabo, para Herrera el jesuita Juan de Mariana no trata bastante de la preponderancia de la historia de la casa real de Castilla en la trayectoria de una España tan evidentemente destinada, según él, a unirse bajo su imperio. La historia teleológica compuesta por Mariana, a ojos de Herrera, no lo es bastante y su preocupación por cuestionar ciertas tradiciones parece indecorosa. La cuestión es tanto más política cuanto que al autor jesuita, el cronista oficial le reconoce ciertos esfuerzos críticos a la vez que lo caracteriza como un compilador. Al fin y al cabo, se percibe en esta carta de Herrera una dificultad para criticar la obra de Mariana sin parecer envidioso y con criterios que él mismo pudiera ilustrar predicando rigurosamente con el ejemplo.

  • 90 Ibid., p. 35.
  • 91 Ibid., p 36.
  • 92 Ibid., p. 37.

43El segundo inconveniente enunciado parece más calumniador: “que es falso quanto se predica de los heroicos y valerosos hechos de los españoles en una guerra tan larga e importuna contra nación tan áspera y porfiada como los Árabe de España”90. Por fin, el tercer y último inconveniente que encuentra en privilegiar la lectura de la historia de Juan de Mariana es “el agravio que se hace a tantos santos Arzobispos, Obispos, Abades, Doctores, Caballeros, y otras personas de gran autoridad, virtud y doctrina, que han escrito las cosas de España en historias graves y no romances”. Si no niega la reputación que al padre jesuita le valieron cierto repudio “de la falsedad” y la unión de “la verdad con la elegancia en lengua latina y española”, Antonio de Herrera y Tordesillas no admite que hubiera tantos “fingimiento de los autores […] dados a romances y cantares”. Valora los modos orales de transmisión de los acontecimientos, los mismos “romances y cantares” que “quedaron […] más en la memoria […] por ser verdaderos, al contrario de otras naciones”91. E insiste por fin en que aunque “más despacio”, los autores españoles pusieron “en historia con gravedad, fidelidad y eloquencia lo que pasaba, aunque no tanto como en otra parte”. Y si los autores españoles han tardado en escribir su pasado, un asunto que en la república de las letras empieza a ser más que nunca de estado, y que lógicamente le interesa a un embajador, es porque, según Herrera, “había más necesidad de obrar que de hablar”92. Así es como la subyacente lucha por la preeminencia de prestigio y reputación, condicionada cada vez más por la calidad del relato del pasado y del discurso historiográfico, fomenta una retórica de justificación de la tradición cronística y del elogio de la patria que invierte los criterios modernos de autovaloración. Para Antonio de Herrera y Tordesillas, lejos de ser una señal de atraso artístico, la relativa falta de relatos del pasado la presenta como la consecuencia de unas empresas incomparables.

  • 93 Ibid., p. 39.

44Por fin, enumera todos aquellos cronistas e historiadores que dieron cuenta de los acontecimientos, en un fresco temporal que restituye las diversas “edades” de la historia hispánica y cómo se relató “antes de que escribiese Juan de Mariana”93. Finalmente, formula un juicio que como cronista mayor considera le incumbe:

  • 94 Ibid., p. 40-41.

Del Padre Juan de Mariana se puede decir que no hay duda, sino que con mucha elegancia escribió su historia de España, porque siendo (demás de la teología) adornado de varias diciplinas, iguala curiosamente los años de los Árabes con los nuestros, preciándose de haber restituido los nombres antiguos a los lugares, a las tierras, y a los ríos, declarando los sucesos de la república y las mudanzas de la Iglesia y comenzando su historia desde Tubal, la va tejiendo hasta la expulsión de la secta mahometana en tiempo de Fernando quinto, mostrando que escribe sin afecto, y que no trata de cosas modernas por evitar ofensas: y con todo eso ha parecido que queriendo ser otro Lipsio, tuvo más cuidado de imitar en el decir a los antiguos escritores, que de escudriñar nuestras antigüedades, aunque a muchos parece que ha cumplido bastantemente con su obligación en haber seguido los trabajos de Florián, Zurita, Ambrosio de Morales, y de Esteban de Garibay, Cronistas Reales, diligentes y curiosos; y todo sin duda fuera lo mejor si no se mostrara tan poco afecto a la nobleza castellana, y hubiera acrecentado su historia con la desigualdad que últimamente ha hecho94.

  • 95 Ibid., p. 41.

45Juan de Mariana era un conocido teólogo y Antonio de Herrera y Tordesillas encomia sus múltiples competencias presentadas como propias del historiador, una suerte de sabio cumplido. La elegancia del estilo, la precisión geográfica y el conocimiento tanto de la vida civil como eclesiástica distinguen a Juan de Mariana, y Herrera precisa que “escribe sin afecto, y no trata de cosas modernas por evitar ofensas”95. El juicio afecta positividad: la historia de Mariana es según Herrera una hábil síntesis que logró conjurar dos riesgos, la inmediatez y la parcialidad que producen ofensas. La sutil apreciación de Herrera sobre las debilidades de la historia del jesuita en cuanto a investigación documental (“escudriñar”) le permite subrayar las dificultades del trabajo del mismo cronista. Y al final de su carta, Herrera se presenta como el continuador idóneo:

  • 96 Ibid., p. 42.

Para este trabajo me hubiera sido de gran alivio el museo de V. S. y tanta multitud de libros y historias antiguas como en él hay; pero ya que no me he podido valer de él, pues que se halla en Inglaterra empleando también su ingenio, su prudencia, y cuidado y diligencia, por acá me he aprovechado de otras librerías. Suplico a V. S. que se acuerde de sus servidores, y que los grandes cuidados de esa embaxada no den causa de olvidar a quien siempre le tiene en la memoria96.

46En efecto, es probable que esta carta del cronista a un eminente personaje de confianza del entorno del rey pretenda asumir lo hecho por Mariana y prolongar su trabajo según las metas y los métodos de un cronista de Castilla. Sería interesante precisar, como los trabajos previstos sobre Antonio de Herrera y Tordesillas se lo proponen, las implicaciones del posicionamiento del cronista con respecto a la obra de Mariana y a su recepción, así como precisar las facciones que tienen interés en moderar la consideración de la que entonces goza la Historia general de España. La insistencia en la falta de “afecto a la nobleza castellana” sugiere algunas pistas que no se trata aquí de indagar.

Consideraciones finales

47Lo que para nuestro propósito importa es constatar el juicio de Antonio de Herrera y Tordesillas, el cronista cortesano por excelencia bajo el reinado de Felipe III y al principio del de Felipe IV sobre la obra histórica de Juan de Mariana. Llama la atención que a pesar de que el éxito del jesuita entre ciertos próceres como Bernardino de Mendoza presente, para el experimentado cronista, “inconvenientes”, el juicio crítico sea más bien positivo. Antonio de Herrera y Tordesillas no difunde acusaciones y difamaciones como aquellas, ad hominem y extravagantes, que pudo proferir Antonio Hurtado de Mendoza. La polémica recepción de la Historia general de España de Juan de Mariana se explica por ser aquella una obra de composición, que por definición no podía dar satisfacción a todas las tendencias metodológicas ni tampoco, ni mucho menos, a todas las facciones políticas y a todos los intereses de los poderosos. El estilo grave para escribir una intriga continuada desde los orígenes que sea en cada etapa y en todo momento magistra vitæ, una crítica histórica que Antonio de Herrera y Tordesillas considera limitada a la vez que sin embargo parece preocuparle, en determinados aspectos, luego una fidelidad conveniente o prudente, y por fin un relato teleológico que permite una visión integradora de las Españas, a pesar de no valorar debidamente la continuidad de la sangre real y la nobleza castellanas, son cualidades necesarias, al parecer del cronista mayor, a pesar de que tal vez no las encuentre suficientes, por motivos políticos.

  • 97 Sobre Alfonso X el Sabio, véase Georges MARTIN, Inés FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ, La historia alfonsí: el mod (...)

48Ahora bien, sin indagar más, como unas investigaciones lo permitirán sin lugar a duda próximamente, este juicio procedente del cronista mayor de Castilla y de Indias, explica ampliamente por qué la Historia general de España de Juan de Mariana siguió su rumbo hasta llegar a ser, mal que bien, la versión oficial de cierta historia nacional antes de la letra. Lo que es importante, es que caben pocas dudas de que sí consistió en punto medio feliz entre por una parte los intentos de los precursores tales como Ambrosio de Morales, Jerónimo Zurita y Esteban de Garibay, y por otra unos esfuerzos que no sólo habrían exigido todavía mucho tiempo y recursos sino que podían haber perturbado los criterios que regían la escritura de la historia de tantas ciudades, de tantas órdenes e instituciones con ansias de legitimar su existencia, aumentar su prestigio o sencillamente forjar su identidad colectiva. La Historia general de España de Juan de Mariana, para sobrevivir, no podía sino encontrar un equilibrio muy precario entre la necesidad de dar cuerpo a una identidad común, según unas emulaciones tan europeas como ibéricas, y la imposibilidad de satisfacer tantas expectativas y representaciones, documentadas o no, de otros pasados, imaginarios o documentados y también específicos. En este sentido, Juan de Mariana intentó ser, en la línea de la tradición medieval de Alfonso X el Sabio y de Jiménez de Rada y como seguidor, émulo y rival de otros modelos o ejemplos de la República de las letras, uno de los inventores de una especificidad histórica compleja que llamó “España”97.

Haut de page

Notes

1 CICERÓN, De oratore, II, 9, 36.

2 Juan Luis VIVES, Opera Omnia, Valencia: Edición Mayans, 1782-90, t. VI, De tradendis disciplinis, liber V, p. 390. Ver también J. L. VIVES, De disciplinis. Savoir et enseigner, edición, traducción e introducción por Tristan Vigliano, París: Les Belles Lettres (“Le miroir des humanistes” 13), 2013.

3 Ver Opera Omnia Ioannis Lodovici Vivis Valentini:Commentarii ad divi aurelii Augustini de Civitate Dei, F. Georgivs Pérez Durà, Iosephvs M.a Estellés González, Valentiæ Vniversitatis Prefessores, Edicions Alfons El Magnànim, Generalitat Valenciana, Diputació Provincia de València, Instituto de Cultura Juan Gil-Albert, 1992, y Los comentarios de Juan Luis Vives a La ciudad de Dios de San Agustín (versión en línea: https://bivaldi.gva.es/es/corpus/unidad.do?posicion=1&idCorpus=1&idUnidad=10148).

4 Al respecto son estudios fundamentales los de Henri-Xavier ARQUILLÈRE, L'Augustinisme politique: essai sur la formation des théories politiques du Moyen-Age, París: Vrin, 1934. Sobre la obra y el pensamiento del padre de la Iglesia, véase Henri-Irénée MARROU, L'ambivalence du temps de l'histoire chez saint Augustin, París: Vrin, 1950 y su Teología de la Historia, (trad. Rafael Sánchez Mantero), Madrid: Rialp, 1978.

5 Para una síntesis de la recepción y continuación de la Historia general de España de Juan de Mariana, véase Enrique GARCÍA HERNÁN, “Construcción de las historias de España en los siglos xvi y xvii”, in: Ricardo GARCÍA CÁRCEL, La construcción de las Historias de España, Madrid: Marcial Pons Historia, 2004.

6 Juan de MARIANA, De rege et regis institutione, Toledo: Apud Petrum Rodericum, 1599, Liber II, cap. VIII, De aliis artibus, p. 191-193.

7 Sobre Juan de Mariana, existe ya una bibliografía importante y muchos estudios están en preparación. Véase la tesis fundacional de Georges CIROT, Études sur les historiographes espagnols. Mariana, historien, Burdeos: Feret et Fils Éditeurs, 1905 y E. GARCÍA HERNÁN, “Construcción de las historias de España en los siglos xvii y xviii”, art. cit., p. 127-193. Sobre el pensamiento político del padre jesuita, véase Harald E. BRAUN, Juan de Mariana and Early Modern Spanish Political Thought, Farnham: Ashgate, 2007 y del mismo autor, “¿Quién fue Juan de Mariana? En busca de un pensador político europeo”, in: Jacinto RIVERA DE ROSALES (dir.), La actualidad del padre Juan Mariana, Actas del Congreso Internacional de los 22,-24 de marzo de 2017, Universidad Francisco de Vitoria, Talavera de la Reina, 2018, p. 177-188, p. 177-188; Fernando CENTENERA SÁNCHEZ-SECO, El tiranicidio en los escritos de Juan de Mariana, Madrid: Editorial Dykinson, 2009; véase también Renaud MALAVIALLE, “L’histoire et le roi dans la monarchie catholique: une refondation humaniste par le jésuite Juan de Mariana”, in : Georges MARTIN, Araceli GUILLAUME-ALONSO y Jean-Paul DUVIOLS (dir.), Le monde hispanique, histoire des fondations, Hommage au professeur Annie Molinié-Bertrand, París: Presses de l’Université Paris-Sorbonne-Iberica, 25, 2012, p. 85-100; Alexandra MERLE, “El De rege de Juan de Mariana (1599) y la cuestión del tiranicidio: ¿un discurso de ruptura?”, Criticón, 120-121, 2014, p. 89-102, Francisco GÓMEZ-MARTOS, La creación de una historia nacional. Juan de Mariana y el papel de la Antigüedad en la Edad Moderna, Madrid, Anejos de la Revista de Historiografía, 8, 2018 y el dossier de Renaud MALAVIALLE (dir.), “Juan de Mariana (1536-1624), le jésuite espagnol ou l’art de la composition. Introduction”, e-Spania 31, en línea el 28 de octubre de 2018, consultado el 2 de enero de 2024. URL: http://journals.openedition.org/e-spania/29349; DOI: https://doi.org/10.4000/e-spania.29349. Véase recientemente Francisco SÁNCHEZ TORRES, “Modificaciones en la segunda edición de los De Rege et Regis institutione libri tres de Juan de Mariana”, eClassica, n°6, 2020, y Iago BRAIS FERRÁS GARCÍA, “La Historia general de España de Juan de Mariana y su relación con la Edad Media”, Universidad de Santiago de Compostela, Revista de historia y teoría, n°21, 2021, p. 97-115.

8 Antonio CORTIJO OCAÑA, Teoría de la historia y teoría política en Sebastián Fox Morcillo, Historiæ institutione dialogus (Amberes, 1557), Alcalá de Henares: Universidad de Alcalá, 2000.

9 R. MALAVIALLE, “Les historiens de la monarchie hispanique et l'expertise politique en Espagne dans la première modernité”, Julia CASTIGLIONE y Dora D'ERRICO (dir.), Les Experts avant l'expertise. Une généalogie du conseil et du recours à l'expérience, París: Classiques Garnier, p.135-152, 2020; “Historia, reputación y método bajo Felipe III: logros e ilusiones de Clio en la primera modernidad”, in: Béatrice PEREZ (dir.), La reputación. Quête individuelle et aspiration collective dans l'Espagne des Habsbourg. Hommage à la professeure Araceli Guillaume-Alonso, 29, Sorbonne Université Presses, 2018, p. 175-189.

10 Robert BONFIL, Guglielmo CAVALLO y Roger CHARTIER (dir.), Historia de la lectura en el mundo occidental, (trad. Cristina GARCÍA OHLRICH), Madrid: Taurus, 1999.

11 Véase Claude-Gilbert DUBOIS, La conception de l’histoire en France (1560-1610), París: A. G. Nizet, 1977 y Arnaldo MOMIGLIANOProblèmes d'historiographie ancienne et moderne, (trad. Alain Tachet), París: Gallimard, 1983.

12 Véase Antoni BIOSCA y Francisco SEVILLANO (ed.), Lorenzo Valla. Refutación de la Donación de Constantino, Madrid: Akal, 2011.

13 Véase R. MALAVIALLE, “Juan de Vergara (1492-1557) vs Annius de Viterbe (1432-1502). Critique historique et épistémologie de l’histoire en Espagne au xvie siècle : un enjeu politique”, e-Spania, en línea el 5 de febrero de 2019, consultado el 10 de enero de 2024. URL: http://journals.openedition.org/e-spania/29718; DOI: https://doi.org/10.4000/e-spania.29718

14 Sobre Jerónimo Zurita, ver la tesis de Isabel EXTRAVIS HERNÁNDEZ, Jerónimo Zurita (1512-1500). Humanismo e Historia al servicio del Reino y la Corona, Prólogo de Ricardo García Cárcel, Madrid: Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, 2018, el importante libro de Héloïse HERMANT, Les Chroniqueurs d’Aragon et les pouvoirs de l’écrit. Les tisseurs du temps, París: Classiques Garnier, 2023 y la tesis de Kassandre ASLOT, La campagne de défense de l'Aragon depuis Saragosse au tournant des xvie et xviisiècles: enjeux politiques, historiographiques et éditoriaux, bajo la dirección de la profesora Paloma Bravo, defendida en Paris (Sorbonne-Nouvelle) el 9 de diciembre de 2022. Ver también un caso de solidaridad erudita ibérica y de tensión identitaria constructiva para la afirmación de un método historiográfico: R. MALAVIALLE, Apología de Jerónimo Zurita par Ambrosio de Morales (1564). Un modèle aragonais pour l’histoire espagnole ?” in: Geneviève CHAMPEAU (ed.), Diversité culturelle et enjeux de pouvoir dans la Péninsule Ibérique, Burdeos: PUB, Collection Maison des Pays Ibériques, 2008.

15 Sobre la rebelión de Zaragoza, véase Jesús GASCÓN PÉREZ, Alzar banderas contra su rey: la rebelión aragonesa de 1591 contra Felipe II, Zaragoza: Institución Fernando el Católico, Prensas universitarias de Zaragoza, 2010, y Manuel GARCÍA RIVAS, La “Invasión” de Aragón en 1591: una solución militar a las alteraciones del reino, Diputación general de Aragón, 1992. Para unos estudios recientes sobre la revuelta zaragozana en el reino de Aragón en una perspectiva de historia social, véase Héloïse HERMANT, “(Dé)fragmentation d’un espace urbain insurgé et réprimé. Saragosse 1591-1592, Les Cahiers de la Méditerranée, n° 95, 2017, p. 235-252 y de la misma autora “Les papiers du désordre. Une histoire sociopolitique de la révolte de Saragosse de 1591”, Revue historique, 2020/4, n°696, p. 87-115 y Paloma BRAVO, “L’occupation de l’espace urbain par les insurgés de Saragosse: enjeux symboliques et stratégiques des révoltes des 24 mai et 24 septembre 1591”, in: Paloma BRAVO y Juan Carlos D’AMICO (dir.), Territoires, lieux et espaces de la révolte, xive- xviiie siècles, Dijon: Editions Universitaires de Dijon, 2017, p. 89-107.

16 Gregorio COLÁS LATORRE, “Los Argensola y la Historia”, Argensola: Revista de Ciencias Sociales del Instituto de Estudios Altoaragoneses, n °119, 2009, “Las ‘revoluciones’ de 1591 y Bartolomé Leonardo de Argensola”, Cuadernos de estudios borjanos, n °25-26, 1991 y “Los Austrias, la Corona de Aragón y la de Castilla: cuestiones a la luz de la historia comparada”, in: Juan Luis CASTELLANO, Miguel Luis LÓPEZ-GUADALUPE MUÑOZ y Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ (coord.), Homenaje a Antonio Domínguez Ortiz, Granada: Universidad de Granada, vol. I, 2008, p. 277-296.

17 Jesús GASCÓN PÉREZ, “‘Cuatro varas de sangre’. Patria, comunidad política y creación de identidad colectiva en el Aragón de los siglos xvi y xvii, Hispania: Revista española de historia, vol. 80, n °266, 2020, p. 753-781.

18 H. HERMANT, Les Chroniqueurs d’Aragon et les pouvoirs de l’écrit. Les tisseurs du temps, París: Classiques Garnier, 2023.

19 Véase R. MALAVIALLE, L’essor de la pensée historique au siècle d’Or, de Joan Lluis Vivès à Antonio de Herrera y Tordesillas, tesis doctoral defendida en la Université de Provence, Aix-Marseille, dirigida por Jean-Michel Laspéras, el 12 de diciembre de 2003 y, en castellano, R. MALAVIALLE, “Historia, reputación y método bajo Felipe III: logros e ilusiones de Clio en la primera modernidad”, art. cit., p. 175 y sobre la política de la historia en la época medieval y moderna, ver la importante obra de Richard L. KAGAN, Los Cronistas y la Corona. La política de la Historia en la España de las Edades Media y Moderna, Madrid: Marcial Pons Historia, 2010.

20 Es también el momento en que el futuro valido, el conde-duque de Olivares, reúne una biblioteca personal compuesta mayoritariamente de obras históricas. Sobre las bibliotecas en la época del valido de Felipe IV, véase Oliver WOOD, Poder y saber: bibliotecas y bibliofilia en la época del conde-duque de Olivares, Madrid: Centro de Estudios Europa Hispánica, 2011.

21 Véase Catherine DARBO-PESCHANSKI, L’Historia. Commencements grecs, París: Gallimard, 2007, p. 21-22 sobre los tres sentidos principales de la misma palabra griega: “un modo de conocimiento empírico propiamente griego […], las formas de historicidad o sea la manera de concebir el devenir y lo que lo mueve […], el género histórico, es decir una forma de composición discursiva” (traducimos).

22 Muchísimos pensadores se interesaron en la teoría crítica de la historia, como fue especialmente el caso de los alemanes Wilhem Dilthey y Max Weber, más recientemente de Hans Georg Gadamer y Reinhart Koselleck, de los italianos Benedetto Croce y Carlo Ginzburg, de los españoles José Orteg y Gasset y ahora de José Carlos Bermejo Barrera, de los anglosajones Robin George Collingwood y Joan W. Scotty, en Francia de Raymond Aron, Michel de Certeau, Michel Foucault, Krzysztof Pomian y Paul Ricœur. Y no fueron menos los historiadores que propusieron definiciones de los objetos y de los métodos de la escritura histórica contemporánea, sin agotar una ciencia y un género incesantemente renovados. Fue y es el caso de los franceses Marc Bloch, Fernand Braudel, Jacques Le Goff, Christophe Charles, Roger Chartier, François Hartog, Henri-Irénée Marrou, Paul Veyne, Pierre Vilar y muy recientemente Johann Chapoutot y Jean-Frédéric Schaub, para sólo citar a unos de los historiadores más conocidos.

23 Se concibe el cuerpo político más aún que como una metáfora, como una homología, si bien en todos casos consideramos como cuerpo lo que permite hacer cuerpo, mediante símbolos, sean palabras u otros signos, que atan. Para una importante reflexión e historicización de la cuestión de la imagen del vínculo social, véase François GAUDICHEAU y Pablo SÁNCHEZ LEÓN (ed.), Palabras que atan. Metáforas y conceptos del vínculo social en la historia moderna y contemporánea, Madrid: Fondo de Cultura Económica de España, Universidad Bordeaux Montaigne, 2015.

24 H. HERMANT, Les Chroniqueurs d’Aragon et les pouvoirs de l’écrit. Les tisseurs du temps, op. cit.

25 E. GARCÍA HERNÁN, “Construcción de las historias de España en los siglos xvi y xvii”, art. cit.

26 H. HERMANT, Les Chroniqueurs d’Aragon et les pouvoirs de l’écrit, op. cit., “Police du livre et collaboration transterritoriale”, p. 91-98, gracias a la documentación del archivo de la Diputación Provincial de Zaragoza, la autora estudia cómo Bartolomé Leonardo Argensola, Cronista Mayor del Reino de Aragón desde 1615 hasta 1631, logró que no se editara la obra de Cabrera de Córdoba por su relato de los acontecimientos aragoneses de 1591. Gracias a sus relaciones en la Corte de Madrid y con el Consejo de Aragón, contribuyó a que la Diputación, el vicecanciller y los dos regentes para Valencia y para Cataluña en el Consejo dificultaran un proceso de negociación historiográfica con Cabrera de Córdoba (p. 96-98). Se formularon en efecto unas censuras y se requirieron modificaciones que podían menguar la reputación de prudencia del candidato a un cargo de Cronista en 1621. Por fin, en 1622, unas nuevas exigencias de modificaciones, formuladas por el regente Martín del Villar quien se encargó de la revisión de la escritura del episodio con las “annotations de Bartolomé en marge de la copie du texte de Cabrera”, el autor de la segunda parte de la Historia de Felipe II intentó quejarse sin que el asunto encontrara una solución, poco antes de morir Cabrera de Córdoba en 1623. Para más detalles, ver también Aurelio GARCÍA LÓPEZ, “Sobre la historiografía en tiempos de Felipe II: vida y obra de Luis Cabrera de Córdoba”, in: José MARTÍNEZ MILLÁN (dir.), Felipe II (1527-1598): Europa y la Monarquía católica, Madrid: Parteluz, 1998, vol. IV, p. 217-234.

27 Es ejemplar el ataque del conde de Puñonrostro contra Herrera según lo analiza María del Carmen MARTÍNEZ MARTÍNEZ, “Pro defensione veritatis: Antonio de Herrera, Cronista Mayor de Indias”, e-Spania, 18, en línea en junio de 2014, consultado el 17 de enero de 2024. URL: http://journals.openedition.org/e-spania/23687; DOI: https://doi.org/10.4000/e-spania.23687

28 R. L. KAGAN, op. cit., Capítulo V: “En defensa del Imperio”, p. 215-279.

29 Béatrice PEREZ, “Figure d’un favori exemplaire au xve siècle : le règne d’Álvaro de Luna, ‘mayor señor sin corona’”, in: Ricardo Sáez (dir.), L’Espagne des validos, 1598-1645, Rennes: PUR, 2009, p. 15-44.

30 Existen conatos de unas concepciones de una historia total entre los teóricos franceses de finales del siglo xvi, pero son excepcionales y no se ponen en práctica.

31 Son fundamentales los trabajos de Helio Alves para Portugal y de Mercedes Blanco, María José Vega, Lara Vilà y Aude Plagnard sobre España. Ver en particular Helio ALVES, “Teoría de la Épica en el Renacimiento Portugués”, in: María José VEGA y Lara VILÀ (ed.), La teoría de la épica en el siglo xvi: España, Francia, Italia y Portugal, Vigo: Editorial Academia del Hispanismo, Biblioteca Giambattista Vico 20, 2010; Mercedes BLANCO, “Sur les frontières mouvantes de l’historiographie et de l’épopée: l’Araucana d’Alonso de Ercilla (1569-1589)”, in: Paloma BRAVO, Cécile IGLESIAS et Giuseppe SANGIRARDI (dir.), La Renaissance des genres. Pratiques et théories des genres littéraires entre Italie et Espagne (xve-xviiesiècles), Dijon: Éditions Universitaires de Dijon, 2012, p. 241-265 y “Del poeta épico al maestro del arte de prudencia, Juan Rufo o la fábrica de una fama en vida y muerte”, in: Creneida: Anuario de Literaturas Hispánicas, n°6, 2018, p. 76-117 y “La batalla de Lepanto y la cuestión del poema heroico”, Calíope: journal of the Society for Renaissance and Baroque Hispanic Society, Vol. 19, n° 1, 2014, p. 23-54, y A. PLAGNARD, Une épopée ibérique, Alonso de Ercilla et Jerónimo Corte-Real (1569-1589), Madrid: Casa de Velázquez, 2019. Estos trabajos permiten medir cómo la poesía épica era una forma de escritura de la historia de la monarquía rival de la prosa. Para el teatro, ver los trabajos de Florence D’ARTOIS, Du nom au genre. Lope de Vega, la tragedia et son public, Madrid: Casa de Velázquez, 2017, capítulo III, “La tragédie sans l’étiquette (1590-1615): Le patron tragique à l’ère de la Comedia Nueva”, p. 95-127. Véase también, sobre la representación del poder en el teatro, Oana Andreia SÂMBRIAN, Mariela Insúa CERECEDA y Antonie MIHAIL (coord.), La voz de Clío. Imágenes del poder en la comedia histórica del Siglo de Oro, Craiova: Editura Universitaria Craiova, 2012.

32 Véase Georges HUPPERT, L'idée de l'histoire parfaite (trad. Françoise y Paulette BRAUDEL), París: Flammarion, 1973 y Silvina VIDAL, La historiografía italiana del tardo-Renacimiento, Buenos Aires: Miño y Dávila, 2016.

33 Véase Silvina Vidal, “Los teóricos españoles de la historia: Luis Cabrera de Córdoba (1599-1623)”, in: Anuario del Centro de Estudios Históricos “Prof. Carlos S. A. Segreti”, Córdoba (Argentina), año 10, n° 10, 2010, p. 325-341, donde se resume para matizarla la apreciación de Sánchez Alonso y de José Luis Antonio Maravall sobre los autores de artes historicæ.

34 Sobre las artes historicæ, Luis CABRERA DE CÓRDOBA, De historia, para entenderla y escribirla, Santiago MONTERO DÍAZ (ed), Madrid: Instituto de Estudios políticos, 1948 (1611), R. MALAVIALLE, L'essor de la pensée historique au siècle d'or: de Juan Luís Vives à Antonio de Herrera y Tordesillas, tesis de doctorado bajo la direccion de Jean-Michel Laspéras, defendida en la Universidad de Provenza, Aix-Marseille I, 2003 (no publicada), e “Historia, reputación y método bajo Felipe III: logros e ilusiones de Clio en la primera modernidad”, art. cit. Cesc ESTEVE (dir.), Disciplining History. Censorship, Theory and Historical Discourse in Early Modern Spain, Londres: Routlege, 2018. Sobre la rivalidad en las artes entre la historia y la poesía, véase Victoria PINEDA, “La poesía de los historiógrafos”, Bulletin hispanique, en línea el 1ero de junio de 2018, consultado el 10 de septiembre de 2023. URL: http://journals.openedition.org/bulletinhispanique/3722; DOI: https://doi.org/10.4000/bulletinhispanique.3722. Ver por fin la tesis de doctorado de Muriel DEBOUVRY VALCÁRCEL, Prouver, transmettre, légitimer: la démonstration de la vérité historique (Espagne, xvie-xviie siècles). Regards croisés sur les travaux de Juan Páez de Castro, de Ambrosio de Morales et de l’Inca Garcilaso de la Vega, defendida bajo la dirección de Christophe Giudicelli, Sorbonne Université, enero de 2023 (no publicada).

35 Benito SÁNCHEZ ALONSO, Historia de la historiografía española, Madrid: Imprenta de Sánchez Ocaña, 1947, p. 1-2. Ver también José Antonio MARAVALL, “Sobre la Naturaleza e Historia en el Humanismo Español”, Arbor, n° 64, t. XVIII, 1951, p. 470-493, citados por S. VIDAL, “Los teóricos…”, art. cit.”, p. 326.

36 S. VIDAL, art. cit., p. 326.

37 L. CABRERA DE CÓRDOBA, op. cit., Discurso XVI, “De lo que se ha dudado de la verdad y crédito de los que han escrito”, p. 61. Sobre las fuentes y los métodos y las motivaciones del monje falsario Giovanni Nanni (Annio de Viterbo) véase Christine DUMAS-REUNGOAT, “Bérose, de l’emprunt au faux”, Kentron, 28, 2012, en línea el 12 de diciembre de 2017, consultado el 2 de diciembre de 2023. URL: http://journals.openedition.org/kentron/1176; DOI: https://doi.org/10.4000/kentron.1176, Walter STEPHENS, Giants in Those Days: Folklore, Ancient History, and Nationalism, Lincoln NE: University of Nebraska Press, 1989, p. 98-138 y “From Berossos to Berosus Chaldaeus: The Forgeries of Annius of Viterbo and Their Fortune” in: Johannes HAUBOLD, Giovanni B. LANFRANCHI, Robert ROLLINGER, John STEELE (ed.), The World of Berossos (Proceedings of the 4th International Colloquium on «The Ancient Near East between Classical and Ancient Oriental Traditions», Hatfield College, Durham, 7-9. 07. 2010, Wiesbaden, Harrassowitz Verlag, Classica et Orientalia, 5, 2013, p. 277-289. Véase también Anthony GRAFTON, “Invention of Traditions and Traditions of Invention in Renaissance Europe: The Strange Case of Annius of Viterbo” in: Anthony GRAFTON y Ann BLAIR (ed.), The Transmission of Culture in Early Modern Europe, Filadelfia: University of Pennsylvania Press, 1990, p. 8-38.

38 Commentaria fr. Ioannis Annii Viterbiensis theologiæ professoris super operadiversorum auctorum de antiquitatibus loquentium; eiusdem chronographia etrusca et italica, Roma: Eucherio Silber, 1498. Sobre aspectos biográficos del monje falsario, véase Riccardo Fubini, “Nanni, Giovanni (Annio de Viterbo),” Dizionario Biografico degli Italiani, 77, 2012, p. 726-32, https://www.treccani.it/enciclopedia/giovanni-nanni_%28Dizionario-Biografico%29/. Entre los primeros eruditos que denunciaron las Antiquitates de Annio de Viterbo figuran Pietro Crinito, en el De honesta disciplina (1504) y Lefèvre d’Étaples en unos comentarios sobre la Política de Aristóteles (Hecatonomia, 1506). Véase Eugène TIGERSTEDT, “Ioannes Annius and Graecia Mendax” in: Louis ULLMAN, Charles HENDERSON (ed.), Classical, Mediaeval, and Renaissance Studies in Honor of Berthold, Roma: Edizioni di Storia e Letteratura, 1964, 2:293-310, Christopher R. LIGOTA, “Annius of Viterbo and Historical Method,” Journal of the Warburg and Courtauld Institutes, 50, 1987, p. 44-56, y Walter STEPHENS, “When Pope Noah Ruled the Etruscans: Annius of Viterbo and His Forged Antiquities”, Modern Language Notes, 119, n° 1, 2004.

39 Véase R. MALAVIALLE, “Juan de Vergara (1492-1557) vs Annius de Viterbe (1432-1502)…”, art. cit.

40 Melchor CANO, De locis theologicis, Juan BELDA PLANS (ed.), Madrid, Biblioteca de Autores Cristianos, liber XI, La autoridad de la Historia humana, capítulo 6, “Autores dignos de crédito y autores no fiables”, p. 624-659.

41 Véase Antonio AGUSTÍN, Diálogos de las medallas, inscripciones y otras antigüedades, Andrés GONZÁLEZDE BARCIA (ed.), Madrid: José Francisco MARTÍNEZ, 1744 (editio princeps: Tarragona, 1587), Diálogo onzeno, p. 448: un relato alecciona a los historiadores sobre los métodos de Annio de Viterbo, gracias a un informador, un tal “Latino Latini, natural de Viterbo, hombre docto y de acrisolada honradez […]”. Dicho Latino Latini le habría contado al anticuario cómo “el hermano Juan Annio mandó esculpir determinados caracteres en una piedra que enterró en un viñedo cercano a Viterbo. Algún tiempo después, pidió que cavaran en aquel mismo sitio, asegurando que, según sus libros, allí se había alzado el templo más antiguo del mundo. Cuando apareció la piedra, se mostró muy asombrado e hizo que se llevaran con gran pompa a los magistrados de la ciudad. La utilizó para hacerles creer que la ciudad de Viterbo era más antigua que Roma y que la había fundado Isis y Osiris, que vivieron dos mil años antes que Rómulo. Y tradujo la inscripción hallada, que comenzaba como sigue: “EGO-SUM-ISIS”.

42 Julio CARO BAROJA, Las falsificaciones de la Historia (en relación con la de España), Barcelona: Seix Barral, 1992.

43 Entonces el valido había conseguido la delegación de la firma real.

44 L. CABRERA DE CÓRDOBA, op. cit., p. 23.

45 Ibid.

46 Ibid., p. 24.

47 Pilar SAQUERO QUÁREZ-SOMONTE, “La disputa sobre el oído y la vista: dos formas distintas de acceso al conocimiento en el medievo y en el Renacimiento”, in: Maurilio PÉREZ GONZÁLEZ (coord.), Actas del Congreso Internacional sobre Humanismo y Renacimiento, Vol. I, León: Universidad de León, 1998.

48 Krzysztof POMIAN, L’ordre du temps, París: Éditions Gallimard, 1994, capítulo III (Époques), “De la théologie de l’histoire aux sciences sociales”, p. 152: “Fondée jusqu’au xve siècle sur la perception de chaque auteur et de ceux qu’il tient pour digne de foi, l’histoire, à partir de là, se dédouble. Elle accepte toujours la validité de la perception. Mais aussi, de plus en plus, la validité de la connaissance médiate”. El paso de un acercamiento inmediato a los hechos a un estudio mediato de sus huellas constituye una modificación epistémica fundamental.

49 L. CABRERA DE CÓRDOBA, op. cit., Discurso IV, “De las partes y definición de la historia”, p. 24.

50 Ibid.

51 Ibid.

52 Véase Lorenzo VALLA, La Donation de Constantin, texto editado y traducido por Jean-Baptiste GIARD, París: Les Belles Lettres, 1993, XXI.

53 L. CABRERA DE CÓRDOBA, op. cit., Discurso IV, “De las partes y definición de la historia”, p. 28, nota b.

54 Ibid., p. 24.

55 Ibid., Discurso XIV, “Si la materia es antigua, lo que ha de considerar y buscar para ella”, p. 54.

56 Ibid., Discurso XVI, “De lo que se ha dudado de la verdad y crédito de los que han escrito”, p. 61.

57 Ibid., Discurso XVII, “De la antigüedad y valor de las tradiciones”, p. 64.

58 Ibid., Discurso XIX, “Si la materia es nueva, lo que debe hacer el historiador”, p. 70.

59 Ibid., Discurso X, “Quemadmodum corpora animalium, si ab eis ossa exemeris inutilia reddentur, ita historiæ narrationi, si veritatem ademeris quod in ea reliquum, est inane quidem manebit”. Traducimos: “Igual que los cuerpos de los animales, si se les quita los huesos, se hacen inútiles, igualmente si se quita la verdad de un relato histórico, lo que subsiste se quedará realmente desprovisto de sentido”, p. 41-42.

60 Ibid.

61 Ibid., p. 45.

62 Ibid.

63 Ibid.

64 Ibid., Discurso XIV, “Si la materia es antigua, lo que se ha de considerar y buscar para ella”, p. 54.

65 Ibid.

66 Ibid., p. 54.

67 Ibid., p. 55.

68 Ibid.

69 Ibid., p. 55: “Porque, aunque puede parecer que no se equivoca, el que se sirve de aquellas palabras que los más grandes autores reprodujeron, importa sin embargo mucho no solo lo que dijeron sino sobre todo sus argumentos”.

70 Ibid.: “Conociendo la dificultad en averiguar la verdad, Libio dice en el libro 8: Nec facile est aut rem rei autoritatem autori præferre vitiatam memoriam funebribus laudationibus, reor falsisque imaginem titulis, dum familia ad se, quæque fama rerum gestarum, horumque fallente mendatio trahit. Inde certe, et singulorum gesta, et pública monumenta rerum confusa, nec quisquam æqualis temporibus illis scriptor extat, quo statis certo autore stetur ».

71 Ibid., p. 56.

72 Ibid.

73 Ibid.

74 Juan de MARIANA, Obras del padre Mariana, Madrid, Ribadeneyra, BAE, 1864, Historia general de España, libro primero, capítulo VII, p. 7b.

75 Ibid.

76 Sobre la Compañía de Jesús y los jesuitas, véase Pierre-Antoine FABRE, Les jésuites, histoire et dictionnaire, París: Bouquins éditions, 2022 y Pauline RENOUX-CARON, Cécile VINCENT-CASSY (ed.), Les Jésuites et la Monarchie catholique (1565-1615), París: Éditions Le Manuscrit, 2012.

77 Ofelia REY CASTELAO, “Patronos e identidades en la Monarquía Hispánica en el período de la disputa del patronato de Santiago (1618-1630)”, Hispania, 2020, vol. LXXX, n °266, septiembre-diciembre, p. 783-816, y La historiografía del Voto de Santiago. Recopilación crítica de una polémica histórica, Santiago: Universidad de Santiago, 1985. Ver también E. GARCÍA HERNÁN, “La España de los cronistas reales en los siglos xvi y xvii”, Norba, 19, Cáceres, 2006, p. 125-150.

78 Juan de MARIANA, op. cit., p. 7b-8a.

79 J. de MARIANA, op. cit., p. 8b. Para más precisiones sobre la crítica histórica de Juan de Mariana, ver G. CIROT, op. cit., Troisème partie, “Valeur de son Histoire d’Espagne”, p. 269-290: el juicio del autor de esa tesis sobre la obra histórica de Juan de Mariana obedece a los criterios de la escuela positivista del final del siglo xix y de principios del siglo xx. Más recientemente, Francisco Gómez Martos volvió a considerar este aspecto en La creación de una historia nacional

80 Paul VEYNE, Comment on écrit l'histoire. Essai d'épistémologie, París: Le Seuil, 1970 (Cómo se escribe la historia, traducción de Joaquina Aguilar, Madrid: Alianza Editorial, 1984).

81 La traducción es nuestra.

82 Sobre la cuestión de la traducción de la Poética de Aristóteles, y del libro 9 en particular, véase ARISTÓTELES, La Poétique, texto, traducción y notas de Roselyne Dupont-Roc y Jean Lallot, París: Éditions du Seuil, 1980, p. 65 para el capítulo 9. En la nota 1 de las páginas 221-222, los editores y traductores explican por qué prefieren una traducción de ἱστορία por “chronique”, según la significación que el filósofo le da al término, al incluir en su análisis el capítulo 23 de la Poética. Sería interesante un estudio lexicográfico sobre la frecuencia del uso de la palabra historia en los títulos castellanos de las producciones de los cronistas e historiadores de los siglos xv-xvii, en comparación con la del uso de crónica o de anales, tomando en cuenta el contenido de cada obra. En el caso de las historias o crónicas de Carlos Quinto, las obras de Pedro Mexía, de Alonso de Santa Cruz o de Prudencio de Sandoval no parecen facilitar una conclusión. Jerónimo Zurita, el autor de los Anales de la Corona de Aragón, escribió una Historia del rey Don Fernando el Católico (1580): ¿acaso sea un indicio de que la forma biográfica tiende a orientar la elección del término? En cuanto al título de “cronista”, que se impone para designar al encargado de escribir un relato oficial del pasado, no parece favorecer la permanencia de títulos encabezados por el término “Crónica”. En efecto, el cronista mayor de Castilla y de Indias, Antonio de Herrera y Tordesillas, utiliza el sustantivo Historia o el adjetivo histórico en casi todas sus obras. También es el caso de un solicitante como Luis Cabrera de Córdoba, tanto en el De historia, para entenderla y escribirla, de 1611, como en la posterior Historia de Felipe II (1619). La misma Historia general de España (1601) de Juan de Mariana, quien según Manuel Rivero Rodríguez será nombrado cronista de forma honorífica poco tiempo antes de su muerte, actualiza en castellano la palabra latina utilizada en el título de la primera publicación (Historiæ de rebus Hispaniæ). En el siglo xvi y a principios del siglo xvii, nuestra hipótesis sería que este término (historia) parece tender a sustituirse al de “crónica” o de “anales”, si bien siguen empleándose todavía como en el caso de la gran obra de Jerónimo Zurita. Pero también habría que comprobar si la palabra historia se impone o no, o hasta qué punto, especialmente en los títulos que abrazan un largo periodo de tiempo, que tratan de un amplio campo territorial, o proponen una síntesis. Parece sobre todo imponerse cuando se pretende no sólo conservar la memoria de unos acontecimientos pasados dignos de recordarse sino sacar de la trayectoria de una universitas o de un cuerpo político existente, como una ciudad, un reino y la misma monarquía, o posible, como un espacio geográfico con características comunes, un sentido y una significación, para afirmar su realidad jurídica o promover y facilitar su efectuación.

83 J. de MARIANA, op. cit., Prólogo, LI-LII.

84 Y la diferenciación ocurre tanto al nivel colectivo de las más amplias comunidades, como a niveles intermediarios de los cuerpos políticos y demás corporaciones y de las mismas personas de importante consideración social. Es obvio que en unas sociedades estamentales no se concibe historiar ni retratar a unos súbditos de poca consideración, aunque sí lo hacen un José Ribera, un Esteban Murillo o un Mateo Alemán con el Guzmán de Alfarache (1599). Después del autor anónimo del Lazarillo de Tormes, se representaron vidas humildes y ejemplares que tienen una especificidad potencial. Sobre la literatura picaresca, véase entonces Fernando LÁZARO CARRETER, “Lazarillo de Tormes” en la picaresca, Barcelona: Ariel, 1972; Florencio SEVILLA ARROYO (ed.), La novela picaresca española, Madrid: Alianza, 2001; Juan Antonio GARRIDO ARDILLA, La novela picaresca en Europa 1554-1753, Madrid: Visor Libros, 2009; en francés y sobre la picaresca española, la mirada social y unos relatos de personajes humildes, Edmond CROS, Protée et le Gueux, recherches sur les origines et la nature du récit picaresque dans Guzmán de Alfarache, París: Didier, 1967; Maurice MOLHO, Jean-Francis REILLE, Romans picaresques espagnols, París: Gallimard, 1968; Michel CAVILLAC, Gueux et marchands dans le Guzmán de Alfarache (1599-1604) : roman picaresque et mentalité bourgeoise dans l’Espagne du Siècle d’Or, Burdeos: Bière, 1983; Philippe RABATÉ, “Le roman picaresque, entre naissance et renaissance générique (Lazarillo de Tormes, Guzmán de Alfarache)”, in: Paloma BRAVO, Cécile IGLESIAS et Giuseppe SANGIRARDI (dir.), op. cit., p. 195-208. Philippe Rabaté recuerda en la página 207 (nota 4) de este artículo la propuesta de ciertos críticos que como Michel Cavillac propusieron calificar la novela de Mateo Alemán de “atalayista”, según los propios términos del novelista (“Atalaya de la vida humana”), por su pretensión de “dévoiler les motivations des conduites humaines et le cours de l’histoire individuelle et collective” (desvelar las motivaciones de las conductas humanas y el curso de la historia individual y colectiva). Ver Michel CAVILLAC, “Guzmán de Alfarache” y la novela moderna, Madrid: Casa de Velázquez, 2010, p. 7-22 y 197-215 (citado por Philippe Rabaté). Esta propuesta es interesante para nuestro propósito, por expresar un interés por el relato de lo oficioso y humilde que la literatura de ficción toma en cuenta cuando la escritura de la historia y la biografía los ignora por la “gravedad” reivindicada y requerida del género, que se limita a unos “hechos memorables” y “cosas dignas”.

85 Antonio de HERRERA y TORDESILLAS, Discursos morales, políticos e históricos, Juan Antonio de Zamácola (ed.), Madrid: Imprenta de Ruiz, 1804, “Discurso sobre las historias e historiadores españoles”, p. 34-42. Diego Sarmiento de Acuña, conde de Gondomar, próximo a Jacobo I de Inglaterra, desempeñó un papel importante en la política de la Monarquía hispánica en la isla británica. Era famoso por su erudición, por su compromiso en la polémica sobre la venida de Santiago a España y por su bibliofilia.

86 Sobre el tacitismo véase Alexandra MERLE y Alicia OÏFER-BOMSEL (coord.), Tacite et le tacitisme en Europe à l’époque moderne, París: Honoré Champion, 2017, Antonio FEROS, El duque de Lerma. Realeza y privanza en la España de Felipe III, Madrid: Marcial Pons, 2002, José Luis SÁNCHEZ LORA, “El pensamiento político de Arias Montano”, in: Anatomía del Humanismo. Benito Arias Montano (1598-1998), Luis GÓMEZ CANSECO (ed.), Huelva: Universidad de Huelva, p. 149-179, José María MAESTRE MAESTRE, “En torno a la prosa latina de los humanistas: el tacitismo de Juan de Verzosa”, in: La recepción de las artes clásicas en el siglo xvi, Eustaquio SÁNCHEZ SALOR, Luis MERINO JEREZ y Santiago LÓPEZ MOREDA (coord.), Cáceres: Universidad de Extremadura, 1996, p. 205-235, Beatriz ANTÓN MARTÍNEZ, El tacitismo en el siglo xvii en España. El proceso de receptio, Valladolid: Universidad de Valladolid, 1992. Son clásicos los estudios de Enrique TIERNO GALVÁN, Escritos, Madrid: Tecnos, 1977 y de José Antonio MARAVALL, Estudios de Historia del pensamiento español (“La corriente doctrinal del tacitismo político en España”), Madrid: Ediciones Cultura Hispánica, 1984 y del mismo autor, Estudios de historia del pensamiento español. El siglo del Barroco, Madrid: Centro de Estudios Políticos, 1999 (1984).

87 Sobre la influencia de Maquiavelo en la Monarquía hispánica, véase el reciente e importante estudio de Adrian GUYOT, L’influence de Machiavel dans la littérature politique du Siècle d’or espagnol (1535-1700), París: Classiques Garnier, 2023 donde el autor revisa la recepción de la obra de Maquiavelo en relación con el tacitismo hispánico (p. 477-556) y “Trois traductions espagnoles des œuvres de Machiavel au Siècle d’or”, Cahiers d'études hispaniques mediévales, n°43, 2020, p. 193-206. Véase también Miguel Antonio PASTOR PÉREZ, “El pensamiento político clásico español entre el maquiavelismo previo (premaquiavelismo) y el tacitismo tardío (tardotacitismo)”, in: Tácito y tacitismo en España, Pablo BADILLO O´FARELL y Miguel Antonio PASTOR PÉREZ (ed.), Barcelona: Anthropos, 2013, p. 143-192.

88 Sobre ese giro ver Harro HÖPFL, Jesuit Political Thought. The Society of Jesus and State, 2004, Cambridge: Cambridge University Press, 2004, Chapter V, “The confrontation with reason of state”, p. 84-90. Sobre el valimiento de Olivares, ver John H. ELLIOTT, El Conde-duque de Olivares: el político en una época de decadencia, Barcelona: Critica, 2004 (1986) y más recientemente Manuel RIVERO RODRÍGUEZ, Olivares. Reforma y revolución en España (1622-1643), Madrid: Arzalia, 2023 y La monarquía de los Austrias. Historia del Imperio español, Madrid: Alianza Editorial, 2017.

89 A. de HERRERA y TORDESILLAS, op. cit., p. 35.

90 Ibid., p. 35.

91 Ibid., p 36.

92 Ibid., p. 37.

93 Ibid., p. 39.

94 Ibid., p. 40-41.

95 Ibid., p. 41.

96 Ibid., p. 42.

97 Sobre Alfonso X el Sabio, véase Georges MARTIN, Inés FERNÁNDEZ ORDÓÑEZ, La historia alfonsí: el modelo y sus destinos (siglos xiii-xv), Madrid: Casa de Velázquez, 2000; Amaia ARIZALETA, Les clercs au Palais, Chancellerie et écriture du pouvoir royal (Castille, 1157-1230), e-Spania Books, 2010, URL: https://books.openedition.org/esb/154; Corinne MENCE-CASTER, Un roi en quête d'auteurité, Alphonse X et l’Histoire d’Espagne (Castille, XIIIe siècle), e-Spania Books, 2011, URL: https://books.openedition.org/esb/260. Y recientemente, Georges MARTIN, La sagesse d’Alphonse X, e-Spania Books, 2022, URL: https://books.openedition.org/esb/4223.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Renaud Malavialle, « El momento Juan de Mariana en las concepciones de la historia del primer Siglo de Oro español: apuntes sobre un arte de la composición historiográfica »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 20 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/49822 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.49822

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search