Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47Écrire l’histoire au Siècle d’or ...Construyendo una memoria históric...

Écrire l’histoire au Siècle d’or : rôles, usages et pratiques du récit historique dans l’Espagne des Habsbourg (XVIe et XVIIe siècles)

Construyendo una memoria histórica: Olivares mecenas de historiadores

Manuel Rivero Rodríguez

Résumés

Au XVIIe siècle, la conception de l’histoire comme maîtresse de la vie en rendait quasi obligatoire la lecture pour les souverains et les ministres, car ses enseignements servaient à analyser le réel et à chercher des modèles de réponse. Gaspar de Guzmán comte-duc d’Olivares, premier ministre et favori de Philippe IV entre 1622 et 1643, donnait à l’histoire et aux historiens un rôle fondamental dans son programme de gouvernement. D’une part, l’histoire était un outil d’analyse, il y recourait pour prendre des décisions ; d’autre part, elle représentait une réserve mémorielle des faits et accomplissements de son ministère, et c’est pour cela qu’il s’est efforcé à laisser consignés les exploits militaires et actions politiques de son gouvernement comme enseignement pour la postérité. L’histoire soutenait la bonne réputation, et il voulut que les historiens qui furent à son service le placent pour la postérité dans la galerie des grands hommes dont les faits étaient rappelés et célébrés, sans y parvenir toutefois.

Haut de page

Texte intégral

Historia “Magister Vitae

  • 1 Francisco MURILLO FERROL, Saavedra Fajardo y la política del Barroco, Madrid: Instituto de Estudios (...)

1Aunque es algo muy conocido, en el siglo XVII la Historia se consideraba como “magister vitae”, una fuente de sabiduría moral y política de la cual se extraían lecciones tanto para el público en general como para aquellos que tenían responsabilidades de gobierno. Es decir, funcionaba como un repositorio de memoria. Los trabajos de los historiadores constituían un valioso acervo de experiencias de las cuales se derivaban conclusiones prácticas para la toma de decisiones, tanto en el ámbito político como en la vida diaria1. Crónicas, anales y libros de Historia de la Antigüedad clásica -sobre todo- se utilizaban como autoridades que respaldaban proyectos, decisiones o explicaciones de reformas, ajustes y medidas institucionales o gubernamentales. Tito Livio, Tucídides, Polibio o Cornelio Tácito eran consultados para saber cómo responder, comportarse o actuar ante situaciones específicas. Los gobernantes acudían a la Historia en busca de consejo, y Felipe IV tradujo al español la Storia d'Italia de Francesco Guicciardini (1483-1540), explicando que su intención se ajustaba a lo esperado de un buen gobernante:

  • 2 Francesco GUICCIARDINI, Historia de Italia: donde se describen todas las cosas sucedidas desde el a (...)

Con razón hará novedad que un Rey de las Españas y de tantos Imperios haya tomado trabajo y ocupado tiempo en traducir la parte que diré adelante de la historia de Italia, por tantas novedades juntas como concurren en esta acción, y la mayor por juzgar que tiene ocupado el tiempo en tantas y tan graves materias como penden de su asistencia á los negocios, y que se debiera emplear el que hay, antes en ellos, como cosa principal, que no en esto que es accesorio. Mas entiendo que no solamente ha sido este trabajo superfluo, sino necesario y preciso, así para la mayor inteligencia y acertado despacho de los negocios de esta Monarquía2.

  • 3 La nota dice así "Este libro se tradujo de francés en castellano por el señor príncipe Filiberto, g (...)

2No buscaba simplemente mejorar su dominio del idioma italiano a través de este ejercicio, sino adentrarse más en los misterios del imperio, adquirir la experiencia y el conocimiento que le permitirían enfrentar los desafíos que se le presentaban como gobernante. Este interés era bien conocido. Cuando falleció el príncipe Filiberto en la peste de Palermo en 1624 legó al soberano su traducción de Las memorias de Phelippe de Comines, caballero y señor de Arghenton, de los hechos principales de Luys Honçeno y Carlos Octavo, su hijo, Reyes de Francia, un libro que el rey gustaba leer antes de acostarse, según figura en una anotación de Antonio Hurtado de Mendoza hecha en la primera página del manuscrito original que se conserva en el fondo Gayangos de la Biblioteca Nacional de España3.

  • 4 “Borrador de una consulta que se hizo sobre cosas de los infantes. Materia secreta”, domingo 13 de (...)

3La Historia se utilizaba como una herramienta de análisis, siendo consultada en los consejos para justificar los actos de gobierno y prever las consecuencias de los eventos. Como “Magister Vitae”, maestra de vida, servía como guía para la acción. Podríamos citar numerosos ejemplos extraídos de consultas y dictámenes de los consejos, pero solo mencionaré uno. Cuando Felipe IV enfermó gravemente en el verano de 1626, el Consejo de Estado se reunió de manera urgente para tomar medidas en caso de que se necesitara una regencia. El Consejo examinó lo que se había hecho en situaciones similares, estudiando los reinados de Juan II y Enrique IV. Este último caso era relevante debido a que una reina embarazada podría competir con dos infantes vivos, Don Carlos y Don Fernando. Este ejemplo sirve para comprender cómo, en la vida práctica, la Historia proporcionaba un conocimiento realista de la naturaleza humana, deduciendo normas o reglas que permitían establecer protocolos de actuación para cada caso. De esta manera, las historias revelaban la realidad de lo que es la naturaleza humana, en contraste con lo que debería o podría ser4.

  • 5 Charles KEENAN, "Paolo Sarpi, Caesar Baronius, and the Political Possibilities of Ecclesiastical Hi (...)

4La Historia se encargaba de registrar cada situación y deducir los hechos resultantes, mientras que la política tenía la responsabilidad de abordar el deber ético del gobernante. La primera pertenecía al ámbito de la experiencia, mientras que la segunda se situaba en el ámbito moral. Maquiavelo fue condenado por católicos y protestantes por cruzar la línea que separaba la política de la Historia. Era común que quienes tuvieran responsabilidades de mando o gobierno utilizaran los textos de los historiadores como herramientas de análisis. Las afinidades políticas, las tendencias y las actitudes se revelaban a través de las citas, referencias y comentarios sobre diversos historiadores, incluyendo los de la Antigüedad. No era lo mismo emplear a Cornelio Tácito como modelo que a Tito Livio5.

  • 6 P. ROCA, op. cit., p. 211.
  • 7 Copia conservada en la Real Biblioteca (II/1781) del inventario de la Bibliotheca selecta del Conde (...)
  • 8 Gregorio de ANDRÉS, "Historia de la biblioteca del Conde duque de Olivares y descripción de sus cód (...)

5Olivares comprendía plenamente el uso político de la Historia, que iba más allá de ser simplemente un recuerdo de glorias pasadas, por eso instaba al rey, desde el comienzo del reinado, a leer Historia antes de acostarse6. La narración de los hechos desempeñaba un papel crucial en la construcción y justificación de decisiones políticas. Las referencias históricas legitimaban las acciones y establecían consensos sobre la necesidad de actuar en una dirección u otra. Por esta razón, los libros de Historia ocupaban un lugar destacado en su biblioteca, como correspondía a un hombre público. En el catálogo de su librería, elaborado por fray Lucas de Alaejos, se registraban 2700 obras impresas y 1400 manuscritos, de los cuales dos tercios eran obras de historiadores clásicos y modernos7. Según Gregorio Marañón, esto demostraba que era principalmente una biblioteca de trabajo. Sin embargo, más allá de eso, también era un escaparate que revelaba a los visitantes los gustos, inclinaciones y afinidades intelectuales y políticas del propietario. Una colección cuidadosamente seleccionada definía la personalidad y el carácter de su dueño8.

6La abrumadora presencia de volúmenes de Historia en las estanterías de su gabinete revelaban la personalidad de un hombre preocupado por consultar los logros de los grandes estadistas del pasado, lo cual provocó burlas e irónicos comentarios por parte de observadores como Francisco Manuel de Melo que deploraba la costumbre del valido de tomar de manera literal los ejemplos y enseñanzas históricas, confiando más en ellas que de los consejos de sus colaboradores, lamentando que forzase la realidad para aplicar lo aprendido en sus lecturas. A esto le dedica un interesante pasaje de sus Epanáforas, mostrando como defecto algo de lo que el valido solía exhibir como virtud:

  • 9 Francisco Manuel de MELO, Epanáforas de varia historia portuguesa, Evelina VERDELHO (ed.), Coimbra: (...)

El conde duque era por naturaleza vanidoso y emprendía sus acciones de manera extravagante: que, si en la vida particular es molesto, es terrible en el gobierno público. Los libros políticos e históricos que aprendía, le habían dejado algunas máximas desproporcionadas para el signo de nuestros tiempos; de aquí que algunas veces intentase cosas difíciles, sin otra conveniencia que la imitación de los antiguos: Como si los mismos Tácito, Séneca, Paterculos, Plinios, Livios, Polibios y Procopios, viviendo hoy, no cambiasen de opinión en sus consejos y escritos en vista de la diferencia que han hecho los años, los intereses y las costumbres de los hombres9.

  • 10 Gaspar SALA BERART, Proclamacion catolica a la Magestad piadosa de Filipe el Grande, Rey de las Esp (...)

7Era una opinión muy extendida que encontramos en otros autores, como Gaspar Sala cuando habla de sus “políticas imaginarias y platónicas”10.

  • 11 José María DÍAZ FERNÁNDEZ, "Valor instrumental del memorial de Quevedo por el Patronato único de Sa (...)

8La política se nutría de la Historia, tanto como herramienta o como forma de legitimación de los actos de gobierno. Como sabemos, a lo largo de la historia el relato del pasado ha estado controlado por el poder, en la Edad Media la narración de los hechos destacados de reyes y gobernantes era un tesoro de conocimiento que permitían explicar y justificar decisiones confiriéndoles legitimidad. Sin embargo, en la Edad Moderna y, sobre todo, a comienzos del siglo XVII no había un monopolio absoluto en la construcción del discurso histórico, ya que existía un amplio espacio para la crítica y la difusión de opiniones y lecturas alternativas al relato de los cronistas reales. Los debates, las discusiones y las polémicas eran frecuentes, demostrando la presencia de un ambiente de libertad de expresión que -dentro de los límites que marcaban la ortodoxia católica y la autoridad del soberano- permitía que circularan ideas y visiones distintas sobre los problemas11.

Primeros historiadores al servicio de Olivares

  • 12 R. L. KAGAN, op. cit.

9La actitud de Olivares hacia la Historia, tanto como lector como promotor y protector de historiadores, tiene una gran importancia para comprender su figura, el proyecto político que quería llevar a cabo y cómo deseaba ser recordado. La narración del pasado construía la política del presente. Sus intereses históricos iban más allá del mero placer estético, por lo que es relevante destacar que, en 1624, el padre Francisco Rioja, quien ya era bibliotecario del rey y cronista real desde julio de 1621, se convirtió en su bibliotecario. Esto no solo implicaba que el rey y el valido compartieran espacios de trabajo, sino que también conllevaban una cosmovisión y objetivos similares. Rioja era jesuita, su selección de volúmenes y lecturas se inclinaba hacia la adquisición de una historiografía muy ligada a la Compañía de Jesús12.

  • 13 Peer SCHMIDT, La Monarquía Universal española y América. La imagen del Imperio español en la Guerra (...)

10Al mismo tiempo, la designación de Rioja como bibliotecario estuvo ligada a una serie de acontecimientos significativos. En primer lugar, la muerte de Don Baltasar de Zúñiga, que dejó libre el camino al ascenso de Olivares y que se manifestó en la incorporación de destacadas personalidades sevillanas en la Corte, provenientes de los círculos artísticos e intelectuales que frecuentó el valido cuando vivía en Sevilla. Este hecho coincidió con otro cambio interesante: un aumento significativo de jesuitas en la Corte13.

  • 14 John H. ELLIOTT, El Conde-Duque de Olivares: el político en una época de decadencia, Barcelona: C (...)
  • 15 Harro HÖPL, Jesuit Political Thought, Cambridge: Cambridge University Press, 2004, 2, p. 89.

11A mi juicio, el hecho que proporciona la clave de este cambio tuvo lugar en agosto de 1622, cuando el rey solicitó al padre Juan de Mariana que actualizara su Historia General de España, otorgándole una ayuda de mil ducados para su publicación. Al año siguiente, el jesuita fue nombrado cronista real14. Esta elección establecía un vínculo sólido con la Compañía de Jesús, ya que sin su aprobación esto no habría sido posible, dado que todo jesuita siempre estaba sujeto a la disciplina de sus superiores y, en segundo lugar, representaba un cambio ideológico significativo, distanciándose del tacitismo dominante hasta ese momento15.

12Mariana no era un historiador cualquiera, tenía una larguísima carrera a sus espaldas, pero en ese momento era un anciano de 83 años que estaba relativamente marginado porque era contrario al tacitismo dominante y en De Rege sostenía que solo eran buenos soberanos los que actuaban como fieles cumplidores de los preceptos de la Iglesia. Resultaba evidente el significado político de la inclusión del anciano historiador en el proyecto político de Olivares y lo que su nombramiento implicaba en términos de ruptura con las ideas que habían respaldado las reformas durante el cambio de reinado, liderado por Don Baltasar de Zúñiga entre 1618 y 1621.

  • 16 Harald E. BRAUN, Juan de Mariana and Early Modern Spanish Political Thought, Ashgate Publishing, Lt (...)

13El cambio de reinado fue también un cambio de relato histórico. Aquellos que presenciaron la rehabilitación de Mariana entre 1622 y 1623 aún tendrían presente en su memoria una de las controversias historiográficas más acaloradas e intensas del reinado de Felipe III. Recordarían los obstáculos enfrentados por el sabio jesuita años atrás, cuando un influyente grupo de nobles liderado por Juan Fernández de Velasco, condestable de Castilla, combatió con vehemencia sus escritos, localizándose el origen de la controversia en la polémica sobre el patronato de Santiago16.

  • 17 Junta para la Monarquía de Sicilia (1606), AHN. E. Lg. 2180; Juan Beltrán de GUEVARA, Discursos del (...)

14Yendo aún más hacia atrás, se puede decir que todo comenzó cuando el cardenal Cessare Baronio publicó en el año 1605 el volumen XI de sus Annales Ecclesiastici, una obra adoptada como Historia oficial de la Iglesia, que cuestionaba muchas tradiciones, creencias y normas sobre las que se apoyaba la jurisdicción del rey en materia eclesiástica. Por ejemplo, negó la fundación apostólica de la Iglesia española, demostrando que el apóstol Santiago no estuvo en la península ibérica, o mostrando que la institución de la Monarchia Sicula que confería la apostólica legacía a los reyes de Sicilia se fundaba en un documento falso17.

  • 18 Gil GONZÁLEZ DÁVILA, Monarquia de España. Historia del Monarca, amado y Santo D. Felipe Tercero, 3, (...)
  • 19 Fermín LÓPEZ DE MENDIZORROZA, Observaciones de la vida del condestable Juan Fernández de Velasco y (...)
  • 20 G. CIROT, op. cit., p. 191-197.

15Esto suponía una ofensiva contra los fundamentos de la preeminencia de la autoridad monárquica sobre la Iglesia. El cronista Gil González Dávila registró la polémica con el cardenal Baronio como un acontecimiento que estableció una profunda división en la articulación de las rivalidades políticas de la Corte, por un lado tacitistas, defensores de las prerrogativas de la corona vinculados a una espiritualidad castellana estoica y del otro los moralistas, situados en el entorno de los jesuitas y defensores de la superioridad o la autonomía de la Iglesia18. El condestable de Castilla, Juan Fernández de Velasco lideró el combate de ideas contra Baronio; su bibliotecario y secretario particular, Pedro Mantuano, escribió unas virulentas Advertencias a la Historia del padre Mariana (Milán, 1607) que apuntó más allá de lo estrictamente académico, insultando al padre Mariana y la Compañía de Jesús19. Mariana también respondería con injurias, dejando de lado el tono erudito que caracterizaba sus escritos, recibiendo a su vez una contrarréplica mordaz e hiriente en el Aviso o censura a la respuesta firmada por un tal “Juan de Aragón, esclavo del condestable y barrendero de su estudio”. Era Mantuano, quien reimprimió todos los textos de la polémica en el año 1613 con la preceptiva dedicatoria al condestable20.

  • 21 Carmen PERAITA, Quevedo y el joven Felipe IV: el príncipe cristiano y el arte del consejo, Reichenb (...)

16Baltasar de Zúñiga participaba de las ideas del condestable, también era corresponsal de Justo Lipsio y entusiasta tacitista, motivo por el que Francisco de Quevedo le dedicó su comentario a la carta de Fernando el Católico defendiendo la superioridad de la jurisdicción real sobre la eclesiástica21.

  • 22 Diego SAAVEDRA FAJARDO, República literaria, Jorge GARCÍA LÓPEZ (ed.), Barcelona: Crítica, 2006, p. (...)
  • 23 Ricardo GARCÍA CÁRCEL, La construcción de las historias de España, Marcial Pons Historia, 2004, p.  (...)
  • 24 José Antonio FERNÁNDEZ-SANTAMARÍA, Razón de Estado y política en el pensamiento español del Barroco (...)

17Por todo lo expuesto, tuvo que ser muy sorprendente para estos hombres que Mariana fuera nombrado cronista real en 1623. Saavedra Fajardo, por ejemplo, lo consideraba un historiador apasionado, es decir, voz de un partido y poco honesto por no ser objetivo22. Antonio Hurtado de Mendoza, por su parte, lo acusaba de escribir “con ruin intención y mal afecto a lo real y lo noble y a la nación española, que no será menester averiguarle haber nacido escondidamente y de padre francés”23. Tanto Quevedo como Saavedra Fajardo le acusaban de no comprender la verdadera esencia de España y de no tener una visión histórica apropiada y es que había no sólo diferencias ideológicas, también en cuanto a lecturas, preferencias o cultura en general, porque Mariana rechazaba el estilo de Tácito, y manifestaba su preferencia por Tito Livio24.

  • 25 Julio CARO BAROJA, Las falsificaciones de la Historia (en relación con la de España), Barcelona: Se (...)

18El contraste por tanto era provocador. Públicamente Olivares marcaba distancia con su tío, Don Baltasar de Zúñiga, alejándose de sus postulados ideológicos, tacitistas (maquiavélicos, según sus adversarios) que había secundado hasta entonces, al menos en apariencia. Se promocionaba ahora una narración histórica que aquel había combatido pues la Historia de España del padre Mariana, a quien -como ya dijimos- se encomendó que la terminase con un generoso subsidio, pretendía el “conocimiento para adquirir la prudencia y acierto en el gobierno” interpretando la providencia divina en el curso de los tiempos25.

  • 26 R. L. KAGAN, op. cit., p. 300; Benito SÁNCHEZ ALONSO, Historia de la historiografía española, 2, (...)

19Esto significó también que se prescindiera de los servicios de otros cronistas e historiadores que ahora no encajaban como Gil González Dávila, que era cronista real desde 1612, cuya Historia del reinado de Felipe III, encargada por Felipe IV y concluida en 1625, no se publicó. Baltasar de Zúñiga le había ayudado abriéndole los archivos para que consultara numerosos documentos, mostrando una enorme confianza en su trabajo. El pretexto empleado para no llevar el libro a la imprenta fue que el relato del proceso y muerte de Rodrigo Calderón enturbiaba la memoria del reinado. Aunque el autor no dejó de decir que la verdadera causa fue que en su obra se veía que la figura del valido no era conveniente y era inadecuada para el buen gobierno26.

  • 27 A pesar de los esfuerzos de Vitelleschi estos papeles se acabarían publicando simultaneamente en Bu (...)

20La protección al padre Mariana simboliza la cercanía del valido a los jesuitas, pero no exactamente al dictado de la Curia pontificiani a la dirección de la Compañía, porque el historiador mantenía discrepancias con aquellos, motivo por el que, a su muerte, el General Mucio Viteleschi dio órdenes en julio de 1624 para que se buscasen y se le entregasen las copias que hubiere de unos papeles que Mariana había escrito sobre las “faltas” que observaba en el gobierno de la Compañía27.

  • 28 Erin Kathleen ROWE, "St. Teresa and Olivares: Patron Sainthood, Royal Favorites, and the Politics o (...)

21En lo que respecta a la discusión sobre el patronato de España, Olivares sentía una fuerte devoción hacia Santa Teresa, originada por sus estrechos lazos con la orden carmelita, que venían de su vida en Sevilla. Además, era parte de la espiritualidad de su familia, guardando en un relicario de su capilla el corazón de la madre Teresa, al que atribuía la curación milagrosa de su madre. Tiempo más tarde puso bajo la advocación de Santa Teresa la curación del rey, quien estuvo al borde de la muerte durante el verano de 162728.

22El relato que el valido necesitaba construir en estos primeros años de su valimiento, cuando estaba conquistando el poder, estaba en relación con las empresas políticas que tenía que emprender, con la guerra que acababa de comenzar contra los holandeses y los protestantes de Alemania que sería conocida como Guerra de los Treinta Años y que necesitaba fundamentarse sobre un fuerte componente religioso. No en balde, uno de sus mejores amigos sevillanos ocuparía el protagonismo de su proyecto historiográfico, Juan de Vera y Zúñiga que, en esta coyuntura, escribió y publicó en 1622 el Epítome de la vida y hechos del emperador Carlos quinto al serenísimo señor Don Carlos de Austria Infante de España dedicado a la enseñanza del infante que, en ese momento, era el heredero de la corona en tanto su hermano Felipe no tuviera descendencia. El prólogo constituye toda una declaración del uso y utilidad de la Historia para príncipes y soberanos:

  • 29 Prólogo sin paginar de Juan Antonio de VERA Y ZÚÑIGA, Epitome de la vida i hechos del invicto enper (...)

Bien holgara yo que su Alteza durmiera desde hoy con los libros que mejor elección que la mía se señalaran debajo de la almohada como Alejandro con la Ilíada de Homero; que corriente el tiempo de leerlos pasara a escribirlos como de Cipión, Octaviano, Sila, Adriano y otros se escribe y como de Julio César se lee y en España de los dos grandes Alfonsos de Castilla y Aragón del gran Don Jaime y Don Pedro y del mismo Carlos quinto que apuntó sus hechos29.

  • 30 Francisco RIOJA, Nicandro o antidoto contra las calumnias que la ignorancia y embidia ha esparcido, (...)
  • 31 Véase introducción a Diego HURTADO DE MENDOZA, Guerra de Granada, Bernardo BLANCO-GONZÁLEZ (ed.), M (...)

23Olivares fue también promotor disimulado de discursos que favorecían su discurso político, es el caso de la publicación de la Guerra de Granada de Diego Hurtado de Mendoza que menciona en Nicandro como autoridad que legitima su obra política: “vese por lo que dize Don Diego de Mendoza en la historia que anda impressa de las guerras de Granada”30. Este libro fue publicado en Lisboa en 1627 por Luis Tribaldos de Toledo, secretario del conde de Villamediana, que fue contratado por el conde duque para que ordenara su biblioteca y al que en 1625 facilitó el nombramiento de cronista general de Indias. No parece una publicación espontánea sino más bien parte de una campaña de difusión de la idea de que el gobierno por consejos es malo, pues esta obra es un violento alegato contra el ascenso de los letrados, infiriéndose la bondad del valimiento y la superioridad de las armas (la nobleza) sobre las letras (los juristas) en el desempeño del gobierno31

Mecenazgo y construcción de un relato

24En 1627, una vez consolidada su posición y con poca oposición en la corte, siendo ya dueño de todo, el conde duque encargó a su buen amigo Juan de Vera y Zúñiga la escritura de su propia vida. Esta obra no estaba destinada a ser impresa ni difundida de manera masiva, sino que circularía en forma de manuscrito con el propósito de influir en el círculo restringido de la corte, buscando fabricar una idea modélica de su persona. Más allá de ser una mera propaganda elogiosa, era un argumentario, una guía para sus fieles.

  • 32 J. A. de VERA Y ZÚÑIGA, Fragmentos historicos de la vida de Don Gaspar de Guzman, Conde de Olivares (...)

25La obra era un retrato político compuesto por fragmentos “históricos”, historia de un biografiado vivo, lo cual era una novedad que no debe pasarse por alto. En el apogeo de su poder, el relato del amigo construía la imagen del valido a semejanza de un nuevo Moisés al que la providencia había colocado al mando de los destinos de la Monarquía. La narración del conde de Vera y Zúñiga enfatizaba los signos de predestinación, resaltaba el favor divino comenzando con la historia del linaje de los Guzmanes, su elevación nobiliaria por parte de un rey santo, una matriz rodeada de santidad y cómo las sucesivas generaciones condujeron de forma natural a que el último de sus vástagos alcanzase la privanza de Felipe IV. Estos hechos, que eran de conocimiento público entre los cortesanos, se ordenaban, organizaban y dirigían para ser interpretados bajo un punto de vista manipulado, inducía la lectura de los acontecimientos como resultado de una especie de necesidad histórica en la que no se podría dar otra alternativa. Todo había ocurrido como si hubiera un plan preestablecido. Por lo tanto, había un sentido de inevitabilidad que reforzaba de manera indiscutible la legitimidad del valido32.

  • 33 Fabian MONTCHER, La historiografía real en el contexto de la interacción hispano-francesa (1598-163 (...)

26A su vez, el empeño de Olivares por supervisar lo que se escribía en las crónicas y las historias de los acontecimientos fue más allá de la construcción de su imagen, también le interesó dirigir y controlar la del reinado, por lo que propuso que el Consejo de Estado vigilara la publicación de libros de Historia revisando y autorizando su contenido. Aunque esta medida no se llevó a cabo, evidencia su interés por este tema pues no solo buscaba dirigir la narrativa del reinado, favoreciendo a los escritores afines a su causa, sino también poder censurar y acallar opiniones no controladas. No quería dejar al azar un asunto de suma importancia como lo era su reputación y fama y la de su rey, ante la opinión pública, tanto en el presente como en el futuro. Para Olivares, era crucial que su legado y el de Felipe IV fuera reconocido tanto en su época como en las generaciones venideras33.

  • 34 Véase el prólogo de Carmen FERNÁNDEZ-DAZA a Juan Antonio de Vera y Zúñiga, Al pío, al grande, al be (...)

27Hasta 1635 Juan de Vera, destacado en misiones diplomáticas en Saboya y en Venecia, fue el principal artífice de la construcción del conde duque de Olivares. Su posición como “biógrafo oficial” del valido estuvo acompañada de una intensa labor publicística en favor de su patrono, utilizando todos los medios a su alcance para defender la política española, sobre todo en Italia, cuestionando la política del Papa Urbano VIII por medio de la publicación de panfletos, hojas volantes y libros34.

  • 35 B. CINTI, op. cit., p. 161-166; José María JOVER ZAMORA, 1635. Historia de una polémica y semblanza (...)
  • 36 Consulta del Consejo de Estado, 27 de octubre de 1635, AGS. Estado Legajo 2335.

28Esta actividad se intensificó a partir de 1635 a causa de la declaración de guerra del rey de Francia al de España que dio lugar a una literatura reivindicativa de la política mundial de la Monarquía35. El conde duque convocó a los historiadores para que emplearan su arte respondiendo a las “calumnias francesas” dando curso a una contienda de discursos históricos que tendría gran importancia36.

  • 37 F. MONTCHER, op.¿ cit., p. 302-315; R. L. KAGAN, "Las plumas teñidas de Felipe IV ¿periodismo o pro (...)

29Con el objetivo de influir en Roma, Olivares tuvo que concentrar sus esfuerzos de propaganda en el ámbito italiano, ya que ganar la batalla de la narrativa también significaba obtener el reconocimiento de que se actuaba correctamente y mantener el respaldo del mundo católico. Para responder de manera adecuada a los franceses, se llegó a considerar la creación de un comité de historiadores que finalmente no publicó nada y cuya eficacia era incierta. De esta manera, las disputas historiográficas, la circulación de panfletos y textos evidencian una guerra en papel que se libraba en el escenario de la opinión pública, en paralelo a los campos de batalla. Los publicistas e historiadores trabajaban al servicio de los gobiernos y eran empleados para promover la causa que estos defendían. El prestigio de los historiadores se evaluaba según su capacidad para utilizar la verdad, construir una narrativa positiva sin mentir, seleccionando y organizando los hechos de manera demostrativa37.

30En este conflicto internacional de ideas, sobresalió Virgilio Malvezzi, un escritor de Bolonia que en 1622 había redactado unos Discursos sobre Cornelio Tacito, en línea con las tesis de Scipione Ammirato, que no tuvieron mucho éxito. En esos discursos, Malvezzi defendía a Tácito en contraposición a Tito Livio, argumentando que la ciencia política debía centrarse en el estudio de los gobernantes. En ese momento su conexión con la política española era inexistente y buscaba el apoyo de la familia Barberini, muy influyente en el entorno académico de Bolonia, para desarrollar un ambicioso proyecto historiográfico que consistía en cubrir la Historia de Roma a través de biografías de personajes famosos.

  • 38 Jorge GARCÍA LÓPEZ, "El estilo de una corte: apuntes sobre Virgilio Malvezzi y el laconismo hispano (...)

31Su proyecto incluía un nuevo estilo narrativo, inspirado en Tácito, el laconismo, caracterizado por la concisión y el uso de conceptos. Escribió el primer volumen, titulado El Romulo (Bolonia, 1629), que fue aclamado tanto por la crítica como por el público. Su éxito trascendió fronteras, Quevedo lo tradujo al castellano y tres años más tarde, Malvezzi profundizó en su plan historiográfico con otra obra que consolidó su reputación como historiador: El Tarquino (Bolonia, 1632). En este segundo libro, personificó al último rey de Roma para representar al tirano y sus características. Lo más destacado de su argumento es que separaba a la persona del sistema político, arguyendo que un mal rey no implicaba necesariamente que la Monarquía fuera mala y que su eliminación no tenía por qué resultar en un régimen peor, como la república38.

32Las obras de Malvezzi resultaban sumamente ambiguas, y se podía inferir entre líneas su defensa del tiranicidio. Su cercanía con España y Olivares surgió a raíz de una serie de circunstancias fortuitas, en gran parte debido a problemas personales del historiador. Las luchas faccionales entre las familias de Bolonia, los conflictos académicos tumultuosos en la universidad y el temperamento conflictivo y pendenciero de Malvezzi hicieron que su vida en la ciudad se volviera insostenible. Bolonia era sede de la principal universidad de Europa y la segunda ciudad más importante de los Estados Pontificios. Las disputas locales, tanto en el ámbito del gobierno municipal como en el claustro universitario, tenían un gran eco en Italia y en toda Europa.

33En 1632, se publicó sin su consentimiento una carta de consuelo a Galileo que se interpretó como una crítica a la Santa Sede debido al proceso seguido contra el astrónomo. No fue una coincidencia que la carta fuera censurada y retirada de circulación en los Estados Pontificios, pero luego se reimprimió en Milán en 1634 y fue ampliamente difundida por el círculo del gobernador español. Ese mismo año, Malvezzi obtuvo una pensión del Colegio Español de Bolonia y publicó un nuevo libro, Davide perseguitato (1634). Esta obra dejó en claro que el historiador no escribía sus críticas únicamente como miembro de un grupo en el claustro universitario o como partidario de una facción urbana, sino también como beneficiario de una pensión otorgada por el rey de España. Confirmó su cambio de lealtad al pasar de sus protectores iniciales, la familia Barberini y el Papa Urbano VIII, al conde duque de Olivares y la Monarquía de España. El libro que originalmente iba a dedicar a Urbano VIII terminó siendo dedicado a Felipe IV, lo cual causó bastante sorpresa.

  • 39 C. CARMINATI, art. cit.
  • 40 Virgilio MALVEZZI, Il Ritratto Del Privato Politico Christiano : Estratto dall’originale d’alcune a (...)
  • 41 B. CINTI, op. cit., p. 47-48.

34Su expresión definitiva de servicio a España se manifestó un año después, con la publicación de Il ritratto del privato politico christiano (1635), una apología del conde duque de Olivares en la que defendía su política y su figura ante los ojos del mundo39. Era una biografía anotada del conde duque, ampliando para el público italiano la biografía escrita en 1628 por el conde de la Roca. De hecho, Don Juan de Vera, quien en ese momento era embajador en Venecia, fue quien contactó con el historiador boloñés y ambos sostuvieron una intensa correspondencia. A través de estos intercambios, se puede observar que la versión de Malvezzi se basaba en los Fragmentos históricos de Vera, lo que le otorgaba un matiz italiano que se manifestaba en varios episodios, como el énfasis en la infancia romana del valido. Este trabajo conjunto era supervisado y organizado por Olivares, quien hacía llegar la remuneración de Malvezzi a través del embajador40. El historiador italiano cumplió muy bien el encargo, tanto como para ser llamado a España para servir a la Monarquía. Lo primero que hizo, una vez instalado en Madrid, fue publicar una apología de los éxitos españoles en la Guerra de los Treinta Años, Succesi principali della Monarchia di Spagna nell'anno 163941.

35No nos equivocaríamos al afirmar que las biografías del conde de la Roca y Malvezzi, son dos textos fundamentales que el conde duque utilizó para legar a las generaciones futuras un relato de su contribución a la gloria de la Monarquía. Estos textos iban más allá de ser meras exposiciones de ideas o proyectos. El conde duque esperaba que se recordara su programa de manera precisa y clara, gracias al conceptismo, un principio estilístico que buscaba expresar la realidad con términos exactos, sin dejar lugar a interpretaciones confusas o ambiguas.

  • 42 J. GARCÍA LÓPEZ, art. cit.; Juan Antonio de VERA Y FIGUEROA, El Fernando o Sevilla restaurada: Poem (...)

36Olivares no buscaba justificarse ante sus contemporáneos, sino dejar un legado sólido para la posteridad, creando una imagen de sí mismo con perfiles claros, al igual que los grandes caudillos de la Antigüedad. El Imperio español se presentaba como un Imperio cristiano, donde el valido era retratado como un instrumento de la providencia divina para llevar a cabo el proyecto universal de la Casa de Austria. Dentro de este plan, Vera continuó contribuyendo para difundir esta misión trascendental que pretendía plasmar de forma indeleble en una obra de proporciones colosales. Esta obra aspiraba a ser la cumbre de la literatura española, aunque el autor carecía de la capacidad y el ingenio necesarios para superar a su modelo, Torcuato Tasso. Nos referimos a “El Fernando o Sevilla restaurada”, donde en su portada, Olivares es retratado como un atlas que sostiene a la Monarquía42.

37Como mencionamos anteriormente, Olivares no solo buscaba crear un relato para que la posteridad entendiera su valimiento, sino que también quería que Malvezzi construyera la memoria del reinado de Felipe IV para las generaciones futuras. Concedió poderes extraordinarios al historiador italiano para examinar libremente todos los documentos y papeles que necesitara, incluso permitió que sus secretarios obtuvieran información de los consejos e incluso del Archivo de Simancas. Se aseguró de proporcionarle todo lo que pudiera necesitar. Tiempo después, Malvezzi, admirado y agradecido por tanta generosidad, recordaría que ningún historiador había gozado de tanta confianza y facilidades por parte de la Corte española.

  • 43 Decreto dado en Madrid a 19 de octubre de 1639, AHN. Consejos Legajo 13198, exp. 136. Citado por Ga (...)

38Para la recopilación de documentos, el trabajo de redacción y la revisión de los textos, Malvezzi contaba con un equipo de colaboradores. En realidad, el autor boloñés actuaba como una especie de supervisor, dando forma a una gran cantidad de materiales recopilados bajo la atenta mirada del valido. Estos materiales se agregaban mediante corta y pega, incluyendo fragmentos de diversas fuentes, incluso páginas completas de otros historiadores. Uno de los más "plagiados" era Gonzalo de Céspedes y Meneses, su Historia de Felipe IV (1631), así como los anales de Lotichio. En nuestra opinión, el decreto emitido por Felipe IV el 19 de octubre de 1639, en el que ordenaba que los consejos facilitaran copias de los documentos autógrafos del conde duque o los entregaran a los secretarios Carnero y Villanueva, tenía como objetivo facilitar ese trabajo. Felipe IV también mencionó esto en una carta a Andrés de Rojas, recordando que todos los ministros debían cooperar en la construcción de su Historia, como un deber de servicio al soberano y a la Monarquía. La recopilación de dictámenes del valido tenía el propósito de insertar en el relato reflexiones de primera mano, siguiendo el ejemplo de los discursos y dictámenes de grandes hombres, inspirándose en los modelos de los grandes historiadores clásicos como Tucídides y Guicciardini43.

  • 44 Gabriel GARCÍA VICENS, "Sobre las fuentes manuscritas de Sucesos principales de Virgilio Malvezzi", (...)

39El trabajo de Malvezzi como compilador y armonizador de textos ajenos, que les proporcionaba continuidad y unidad narrativa, se puede evidenciar gracias a la conservación de casi todos los materiales recopilados por sus colaboradores. Estos volúmenes misceláneos se encuentran en la Biblioteca Nacional de Madrid, catalogados bajo el título de “Sucesos del año…”, abarcando el período desde 1621 hasta 1644 procedentes de la colección Mascarenhas. Un interesante estudio realizado por García Vicens sobre el historiador y su labor en Madrid revela una clara correlación entre estos materiales y la redacción final de la obra. En realidad, Malvezzi dirigió un taller en el que contó con la colaboración de Antonio Carnero, secretario personal de Don Gaspar de Guzmán, quien se encargaba de la traducción al castellano, y también con Lorenzo Ramírez de Prado y Juan Sancho. Ramírez de Prado se ocupaba de la traducción de los textos al castellano, mientras que Juan Sancho recopilaba los documentos en volúmenes organizados por años. En los márgenes de estos materiales se encuentran muchas anotaciones, tachaduras y comentarios realizados por el propio historiador, los cuales ofrecen información valiosa sobre los diferentes momentos de la redacción de la obra y brindan una visión interesante de su proceso de composición, indicando cómo debían incluirse ciertas informaciones o cuál era su valor dentro del contexto general44.

  • 45 John F. MOFFITT, "The Countduke of Olivares on Horseback: An Emblematic Equestrian by Velázquez", (...)

40Estos materiales ilustran claramente el método de trabajo de Malvezzi, que consistía en realizar un “copy paste” muy particular. Incluso en el primer volumen de la serie, el manuscrito 2352, correspondiente a los sucesos de 1621, se encuentra un “Aparato para el prólogo”, que refleja un enorme esfuerzo para construir una memoria, no delegado a una junta, sino a un equipo dirigido y coordinado por Virgilio Malvezzi. Aunque no existen registros claros al respecto, según su testimonio, en 1651 logró completar siete libros, de los cuales solo dos fueron llevados a imprenta en España. Con estos libros, cumplió con éxito su encargo de narrar los hechos gloriosos de Felipe IV, destacando su prestigio militar y su defensa de la fe. La Guerra de los Treinta Años ocupa aproximadamente el ochenta por ciento del texto, ya que la victoria sobre los enemigos de la fe y del linaje se consideraba la contribución más importante, si no el único mérito destacable. Todo se subordina a la guerra, todos los esfuerzos se justifican en función de ella, y los sacrificios y dificultades se ven como parte de su causa. La victoria brilla como legitimadora de todo, como un fin en sí misma y como garantía de un futuro de paz y prosperidad. Por esta razón, los tratados de paz se presentan como hitos fundamentales que se reproducen con frecuencia en la obra. Así, Felipe IV “El Grande” debe ser recordado principalmente por ello, como se aprecia en la preocupación por representar las victorias en el campo de batalla en las paredes del Palacio del Buen Retiro, cuando Malvezzi fue invitado a España. El relato del historiador enfatiza los mismos valores que se observan en estas pinturas, a las que nos referiremos más adelante45.

  • 46 Rodolfo BRÄNDLI, Virgilio Malvezzi: politico e moralista, Nápoles: Tipografia del’USC, 1964.

41El relato narraba cómo se habían derrotado a los enemigos de la Casa de Austria, comenzando por los herejes en Alemania y Flandes, y posteriormente al tradicional rival francés. Estas victorias habían restaurado la reputación de la Monarquía. Bajo el reinado de Felipe el Grande, con la ayuda de su leal ministro y sus fieles súbditos, se esperaba que el mundo recobrara la paz y resplandeciera la luz de la fe. Sin embargo, cuando se intentó llevar el texto a la imprenta, las circunstancias cambiaron de manera inesperada, y los siete libros que Malvezzi había preparado para su publicación tuvieron que esperar para ver la luz. El proyecto quedó truncado abruptamente. El único libro terminado, los Sucesos principales de la monarquía de España en el año de 1639, quedó obsoleto en el momento mismo de su distribución en las librerías. La revuelta catalana y la secesión de Portugal en junio y diciembre de 1640, respectivamente, condujeron al descrédito del ministro y a su posterior retirada dos años más tarde, lo que socavó su monumento historiográfico y dificultó su publicación. El relato histórico, construido con tanto esfuerzo, se convirtió en una caricatura de la realidad. La lectura de la obra de Malvezzi en 1639 sonaba sarcástica después de 1640, ya que todo lo que se enaltecía en ella se percibía como las causas que desencadenaron el desastre, sin que el historiador y su patrocinador fueran capaces de darse cuenta. Malvezzi no publicó ninguna otra obra en España, su estancia española quedó truncada con el retiro de su patrono, los encargos que recibió del valido quedaron sin terminar y publicaría el resultado de su trabajo muchos años después, ya en Bolonia, en el año 165146

Dejar memoria

  • 47 Antonio de ZAYAS, Ensayos de crítica histórica y literaria, Madrid, 1907.

42La cuidadosa planificación del relato que el conde duque tenía previsto legar a la posteridad tuvo un saldo negativo, ya que el retrato político que fabricó de sí mismo fue completamente desmantelado. En medio de violentas invectivas, pasquines, libelos injuriosos y burlas, resultaba difícil rescatar una visión positiva del ministerio de Olivares. Diez años después de abandonar la Corte española, Malvezzi finalmente publicó en Roma la obra que originalmente estaba destinada a ver la luz en Madrid, sin la protección de Felipe IV “El Grande” ni el respaldo del conde duque de Olivares. Utilizando el material recopilado durante su estancia en la Corte española, su enfoque narrativo fue completamente diferente al plan original. En esta nueva narración, Olivares quedó en un segundo plano, cediendo todo el protagonismo exclusivamente al rey. Es posible que el historiador eliminara el protagonismo del valido para evitar manchar la reputación del soberano, lo que resultó muy distinto a lo previsto en 1639. A partir de entonces, la historiografía cargó al ministro con la culpa del desastre, interpretando su caída como la liberación de la tiranía a la que supuestamente había sometido al rey y al pueblo47.

43A pesar de todos sus esfuerzos, el conde duque no logró transmitir una imagen de sí mismo equiparable a la de los grandes líderes de la antigua Roma, lo cual resultó un fracaso completo de su proyecto historiográfico. Sin embargo, no se rindió y realizó un último intento por silenciar las críticas y defender su legado. En la primavera de 1643, en Madrid, comenzó a circular un panfleto conocido como los Cargos de Andrés de Mena, con fecha de impresión del 13 de febrero de ese año. Este panfleto se difundió poco después de la retirada de Olivares en enero, con el propósito de influir en la opinión pública durante las reuniones del Consejo de Estado, donde ya se organizaba la administración y gobierno de la Monarquía sin la presencia del poderoso ministro. Se cree que detrás de este libelo estaban “los poderosos”, individuos de la alta nobleza presentes en el Consejo de Estado que deseaban ejercer presión como grupo para construir el futuro después de Olivares. Como señaló John Elliott, este panfleto se convirtió en el “corpus antiolivarista por excelencia”. El conde duque respondió casi de inmediato con otro folleto llamado Nicandro, pero este fue requisado y destruido por la Inquisición, lo que hizo que prevaleciera la opinión de Mena en la imaginación colectiva.

  • 48 Caída del Conde duque de Olivares, privado de Felipe IV, rey de las Españas, con los motivos y no i (...)
  • 49 Camilo Ippolito GUIDI, Caduta del Conte d’Olivares l’anno 1643, Ivrea: 1644.

44A pesar de su último intento de defensa, el perfil que Olivares deseaba transmitir quedó prácticamente desconocido para el gran público. Su defensa pasó desapercibida, mientras que el relato de su caída y las críticas a su ministerio se difundieron rápidamente, construyendo la imagen y el retrato que serían recordados en el futuro. Paradójicamente, a pesar de su cuidado por dejar una memoria de buen gobierno y su enérgica defensa de principios de justicia y equidad, estos aspectos quedaron olvidados. Su fama, que tanto le preocupaba, no fue precisamente positiva, prevaleciendo la imagen construida por sus enemigos, la de un “Nerón español”. Entre las obras que tuvieron mayor influencia, destaco dos en particular por el número de copias existentes en las bibliotecas europeas. Una de ellas es una falsa relación veneciana redactada en 1661, que ofrece un balance muy crítico del ministerio de Olivares48. La otra es el relato de la caída del conde duque escrito por el residente modenés, el dominico Hipólito Camilo Guidi, una obra que tuvo una gran difusión al ser traducida al inglés, francés, castellano, portugués y posiblemente otras lenguas49. Esta obra, de gran popularidad, según Morel Fatio dejó sentenciada la fama de Olivares:

Il primo e general motivo di questa caduta sono stati gl'infelicissimi successi della monarchia sotto il suo governo, de' quali senon si attribuiva la cagione al suo intendimento, che pareva destinato alla direttione dell' imperio di tutto il mondo, almeno si riduceva, come in prima origine, nel fatale oroscopo délia sua mala fortuna, in cui estremi sforzi, prevalendo agli eccessi del suo valore, gli davano efficacia di perdere, non uno, ma mille mondi, se alla sua sventurata autorità fossero stati soggetti.

  • 50 Alfred MOREL FATIO, "Caduta del Conte d’Olivares (1)", Bulletin Italien, 12, 1912, p. 27-49, p. 136 (...)

L'haver perduti al re di Spagna in oriente i regni d'Ormuz, di Goa e di Pernanbuco, e tutti gli adiacenti di quella vastissima costa; di più tutto il Brasil e l'isole Terzere, il regno di Portugallo, il principato di Catalogna, il contado di Rossiglione, tutta la contea di Borgogna da Dola e Bisanzone in fuori', Esdin et Arras in Fiandra, molte piazze in Lucemburgh, Brisach nell' Alsatia, et in avantaggio poco meno che distrutti i regni di Napoli e di Sicilia et il ducato di Milano. L'haver perduti più di 200 legni nel Mar' Oceano e nel nostro Mediterraneo, l'haver cavato dalle viscère de' vassalli solo con l'imposte da lui inventate di mezze annate, tanto nel temporale como spirituale, di papeli, sigillache, e altri datij innumerabili 116 millioni d'oro, parte de' quali si sono inutilmente spesi in eserciti disfatti et in armate disperse, e parte iniquamente colati nelle borse de' vicerè, de' governatori, de' generali et altri ministri, creature di lui o per sangue, o per servile dipendenza?50

  • 51 Manifiesto del Conde de la Roca, respondiendo a lo que se dice de la caida del Conde duque. En Milá (...)
  • 52 Edward CHAMBERLAIN, The rise & fall of the late eminent and powerful favorite of Spain, the Count O (...)
  • 53 Introducción a Anónimo, Historia de la caída del conde-duque de Olivares: manuscrito del siglo XVI (...)

45Aunque el conde de la Roca hizo un último servicio a su patrono y amigo con un Manifiesto del Conde de la Roca, respondiendo a lo que se dice de la caida del Conde duque51, su texto fue ignorado y olvidado con el paso del tiempo. Por el contrario, el de Guidi fue objeto de plagio, versionado o incluido de forma resumida en traducciones libres como la de Edward Chamberlain que la adaptó para el público inglés52. De hecho, como recordará Don Antonio Domínguez Ortiz, esta fue la idea que del conde duque quedó firmemente anclada en la postrer memoria colectiva de los españoles y los europeos53.

Haut de page

Bibliographie

Fuentes

ADI: Archivo de los Duques del Infantado

AGS: Archivo General de Simancas

AHN: Archivo Histórico Nacional

BNE: Biblioteca Nacional de España

Bibliografía crítica

ANDRÉS, Gregorio de, "Historia de la biblioteca del Conde duque de Olivares y descripción de sus códices", Cuadernos bibliográficos, 28, 1972, p. 1-30 y 1-69.

ANÓNIMO, Historia de la caída del conde-duque de Olivares: manuscrito del siglo XVII, Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ (ed.). Málaga: Editorial Algazara, 1992.

BELTRÁN DE GUEVARA, Juan, Discursos del origen, principio y vso de la monarquia de Sicilia, desde el Conde Rogerio, por mas de quinientos años, hasta el Rey Don Felipe Tercero (manuscrito BNE ms. 8851), Madrid, 1605.

BRÄNDLI, Rodolfo, Virgilio Malvezzi: politico e moralista, Nápoles: Tipografia del’USC, 1964.

BRAUN, Harald E., Juan de Mariana and Early Modern Spanish Political Thought, Ashgate Publishing, Ltd., 2013.

CARMINATI, Clizia, "MALVEZZI, Virgilio", in: Dizionario Biografico degli Italiani. Last modified 2007. Accedido abril 10, 2017. http://www.treccani.it/enciclopedia/virgilio-malvezzi_(Dizionario-Biografico)/.

CARO BAROJA, Julio, Las falsificaciones de la Historia (en relación con la de España), Barcelona: Seix Barral, 1992.

CARUSO, Gianbattista, Discorso Istorico-Apologetico della Monarchia di Sicilia, Palermo: Stamperia Gaudiano, 1863.

CEPEDA ADÁN, José, "La historiografía", in: Marcelino MENÉNDEZ PIDAL (ed.) El siglo del Quijote 1580-1680, Madrid: Espasa Calpe, 1996, p. 695-833.

CHAMBERLAIN, Edward, The rise & fall of the late eminent and powerful favorite of Spain, the Count Olivares. The unparallel’d imposture of Michael de Molina executed at Madrid in the year, 1641. The right and title of the present King of Portugal Don John the Fourth; with the most memorable passages of his reign unto the year 1644 translated out of the Italian, Spanish, and Portuguese, Londres: Printed by T.N. for T. Heath, 1653.

CID, Jesús Antonio, "Historia, razón de Estado y burocracia. Antonio de Solís contra Jerónimo Mascareñas (1662-1663)", Nueva Revista de Filología Hispánica, 47 (1), 1999, p. 73-97.

CINTI, Bruna, Letteratura e politica in Juan Antonio de Vera, ambasciatore spagnolo a Venezia (1632-1642), Venecia: Libreria Universitaria Editrice, 1966.

CIROT, Georges, Études sur l’historiographie espagnole : Mariana Historien, Burdeos: fondation Thiers, 1905.

CUART MONER, Baltasar, "Juan Ginés de Sepúlveda, cronista del Emperador»" in: Carlos V y la quiebra del humanismo político en Europa (1530-1558): [Congreso internacional, Madrid 3-6 de julio de 2000], Madrid: Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 2001.

DÍAZ FERNÁNDEZ, José María, "Valor instrumental del memorial de Quevedo por el Patronato único de Santiago", Iacobus. Revista de Estudios Jacobeos y Medievales, 15-16, 2003, p. 380-399.

ELLIOTT, John H., El Conde-Duque de Olivares: el político en una época de decadencia, Barcelona: Crítica, 1990.

FERNÁNDEZ-SANTAMARÍA, José Antonio, Razón de Estado y política en el pensamiento español del Barroco (1595-1640), Madrid: Centro de estudios constitucionales, 1983.

GARCÍA CÁRCEL, Ricardo, La construcción de las historias de España. Marcial Pons Historia, 2004.

GARCÍA LÓPEZ, Jorge, "El estilo de una corte: apuntes sobre Virgilio Malvezzi y el laconismo hispano", Quaderns d’Italià, 6, 2001, p. 155-169.

GARCÍA VICENS, Gabriel, "Sobre las fuentes manuscritas de Sucesos principales de Virgilio Malvezzi", Studia Aurea: Revista de Literatura Española y Teoría Literaria del Renacimiento y Siglo de Oro, ISSN-e 1988-1088, 4, 2010, p. 16-18.

GONZÁLEZ CUERVA, Rubén, Don Baltasar de Zúñiga. Una encrucijada de la Monarquía Hispánica (1561-1622), Madrid: Polifemo, 2012.

GONZÁLEZ DÁVILA, Gil, Monarquia de España. Historia del Monarca, amado y Santo D. Felipe Tercero, 3, Madrid: Por D. Joachim Ibarra, Impresor de Camara De S.M., 1771.

GUAZZELLI, Giuseppe Antonio, "Cesare Baronio and the Roman Catholic Vision of the Early Church", in: Katherine VAN LIERE, Simon DITCHFIELD y Howard LOUTHAN (ed.), Sacred History: Uses of the Christian Past in the Renaissance World, Oxford University Press, 2012.

GUICCIARDINI, Francesco, Historia de Italia: donde se describen todas las cosas sucedidas desde el año 1494 hasta el de 1532, 1, editado por Felipe IV. Madrid: Librería de la Viuda de Hernando y Ca, 1899.

GUIDI, Camilo Ippolito, Caduta del Conte d’Olivares l’anno 1643, Ivrea: 1644.

GUZMÁN [conde duque de Olivares], Gaspar de, Memoriales y cartas del Conde duque de Olivares. 1: Política interior (1621-1645), John H. ELLIOTT, José Francisco de la PEÑA, y Fernando NEGREDO DEL CERRO (ed.), Madrid: Marcial Pons CEEH, 2013.

HÖPL, Harro, Jesuit Political Thought, Cambridge: Cambridge University Press, 2004.

HUARTE MORTON, Fernando, "Las bibliotecas particulares españolas en la Edad moderna", Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 61, 1955, p. 555-576.

HURTADO DE MENDOZA, Diego, Guerra de Granada, Bernardo BLANCO-GONZÁLEZ (ed.). Madrid: Castalia, 1970.

IBÁÑEZ DE MONDÉJAR, Gaspar, y MAYANS Y SISCAR, Gregorio, Advertencias a la historia del P. J. de Mariana, Madrid, 1746.

JOVER ZAMORA, José María, 1635. Historia de una polémica y semblanza de una generación, Madrid: CSIC, 2003.

KAGAN, Richard L., "Las plumas teñidas de Felipe IV ¿periodismo o propaganda?" in: Roger CHARTIER y Carmen ESPEJO (ed.), La aparición del periodismo en Europa. Comunicación y propaganda en el Barroco, Madrid: Marcial Pons, 2012, p. 87-102.

KAGAN, Richard L., Los Cronistas y la Corona: La Política de la Historia en España en las Edades Media y Moderna, Madrid: Marcial Pons, 2010.

KEENAN, Charles, "Paolo Sarpi, Caesar Baronius, and the Political Possibilities of Ecclesiastical History", Church History, 2015.

LÓPEZ DE MENDIZORROZA, Fermín, Observaciones de la vida del condestable Juan Fernández de Velasco y cifra de sus dictámenes, Vigevano: 1625.

MALVEZZI, Virgilio, Il Ritratto Del Privato Politico Christiano : Estratto dall’originale d’alcune attioni del Conte Dvca di S. Lvcar. Milano: Ghisolfi, 1636.

MARAÑÓN, Gregorio, El Conde-Duque de Olivares: la pasión de mandar, Madrid: Espasa-Calpe, 1965.

MARIANA, Juan de, La dignidad real y la educación del rey, Luis SÁNCHEZ AGESTA  ed.), Madrid: CEC, 1981.

MELO, Francisco Manuel de, Epanáforas de varia historia portuguesa, Evelina VERDELHO (ed.). Coimbra: Centro de Estudos de Linguística Geral e Aplicada, 2007.

MOFFITT, John F., "The Countduke of Olivares on Horseback: An Emblematic Equestrian by Velázquez". Konsthistorisk Tidskrift/Journal of Art History, 55, 4, enero de 1986, p. 149-167. Accedido febrero 27, 2016. http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/00233608608604121.

MONTCHER, Fabian, La historiografía real en el contexto de la interacción hispano-francesa (1598-1635), Tesis doctoral Universidad Complutense de Madrid, 2013.

MOREL FATIO, Alfred, "Caduta del Conte d’Olivares (1)". Bulletin Italien, 12, 1912, p. 27-49, p. 136-156.

MURILLO FERROL, Francisco, Saavedra Fajardo y la política del Barroco, Madrid: Instituto de Estudios Políticos, 1957.

OLDS, Katrina B., "The 'False Chronicles,' Cardinal Baronio, and Sacred History in Counter-Reformation Spain", Catholic Historical Review, 100 (1), 2014, p. 1-26.

PERAITA, Carmen, Quevedo y el joven Felipe IV: el príncipe cristiano y el arte del consejo, Reichenberger, 1997.

PIZZORUSSO, Giovanni, "Agli antipodi di Babele : Propaganda Fide tra immagine cosmopolita e orizzonti romani (XVII-XIX secolo)", in: Adriano PROSPERI y Luigi FIORANI (ed.), Roma, la città del papa. Vita civile e religiosa dal giubileo di Bonifacio VIII al giubileo di papa Wojtyla, Torino: 2000, p. 477-518.

RAMÍREZ, Alejandro, Epistolario de Justo Lipsio y los españoles (1577-1606), Valencia: Castalia, 1966.

REY CASTELAO, Ofelia, La historiografía del Voto de Santiago: recopilación crítica de una polémica histórica, Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela, 1985.

RIOJA, Francisco, Nicandro o antidoto contra las calumnias que la ignorancia y embidia ha esparcido, por desluzir, y manchar las heroycas è inmortales acciones del Conde duque de Oliuares despues de su retiro: a rey. [Madrid?]: [s.n.], 1643.

ROCA, Pedro, Catálogo de los manuscritos que pertenecieron a Don Pascual de Gayangos existentes hoy en la biblioteca nacional, Madrid: Tipografía de la Revista de Archivos Bibliotecas y Museos, 1904.

ROWE, Erin Kathleen, "St. Teresa and Olivares: Patron Sainthood, Royal Favorites, and the Politics of Plurality in Seventeenth-Century Spain", The Sixteenth Century Journal, 37 (3), 2006, p. 721-737.

SAAVEDRA FAJARDO, Diego, República literaria, Jorge GARCÍA LÓPEZ (ed.). Barcelona: Crítica, 2006.

SALA BERART, Gaspar, Proclamacion catolica a la Magestad piadosa de Filipe el Grande, Rey de las Españas y Emperador de las Indias, Barcelona: por Sebastian y Iayme Matevad, 1640.

SÁNCHEZ ALONSO, Benito, Historia de la historiografía española, Madrid: Imprenta de Sánchez Ocaña, 1947.

SCHMIDT, Peer, La Monarquía Universal española y América. La imagen del Imperio español en la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), México: Fondo de Cultura Económica, 2008.

SILVÉRIO, Carla Serapicos, Representações da realeza na cronística medieval portuguesa, Edições Colibri, 2004.

VERA Y ZÚÑIGA, Juan Antonio de, El Fernando o Sevilla restaurada: Poema heroico, Sevilla: Estefano, 1632.

VERA Y ZÚÑIGA, Juan Antonio de, Al pío, al grande, al beatísimo Papa Urbano VIII, Badajoz: Editora Regional de Extremadura, 2014.

VERA Y ZÚÑIGA, Juan Antonio de Epitome de la vida i hechos del invicto enperador Carlos V, Madrid: Martín de Balboa, 1622.

VERA Y ZÚÑIGA, Juan Antonio de, Fragmentos historicos de la vida de Don Gaspar de Guzman, Conde de Olivares, Duque de San Lucar La Mayor, Comendador Mayor del orden de Alcantara… [S.l.]: [s.n.], 1628.

VERA Y ZÚÑIGA, Juan Antonio de, Manifiesto para lo que sea una verdad indubitable, Milano: G.B. e G.C. Malatesti, 1644.

VIFORCOS MARINAS, María Isabel, "Reflexiones en torno al cronista Luis Tribaldos de Toledo y su 'Historia de Chile'', in: Jesús María NIETO IBÁÑEZ y Raúl MANCHÓN GÓMEZ (ed.), El humanismo español entre el viejo mundo y el nuevo, León: Secretariado de Publicaciones Universidad de León & Servicio de Publicaciones Universidad de Jaén, 2008, p. 491-501.

WIERUSZOWSKI, Helene, «Comes et Legatus Siciliae. Sul privilegio di Urbano II e la pretesa Apostolica Legazia dei Normanni di Sicilia by Salvatore Fodale», Speculum, 48 (1), (s. f.), p. 138-140.

WOOD, Oliver, Poder y saber: bibliotecas y bibliofilia en la época del conde-duque de Olivares, Madrid: Centro de Estudios Europa Hispánica, 2011.

ZAYAS, Antonio de, Ensayos de crítica histórica y literaria, Madrid, 1907.

ZEN, Stefano, «Cesare Baronio sulla Donazione di Costantino tra critica storica e autocensura (1590-1607)», Annali della Scuola normale superiore di Pisa: classe di lettere e filosofia, 2 (1), 2010, p. 179-219.

Haut de page

Notes

1 Francisco MURILLO FERROL, Saavedra Fajardo y la política del Barroco, Madrid: Instituto de Estudios Políticos, 1957, p. 101-130.

2 Francesco GUICCIARDINI, Historia de Italia: donde se describen todas las cosas sucedidas desde el año 1494 hasta el de 1532, 1, ed. de Felipe IV, Madrid: Librería de la Viuda de Hernando y Ca, 1899, p. VI-VII.

3 La nota dice así "Este libro se tradujo de francés en castellano por el señor príncipe Filiberto, gobernando a Sicilia y habiéndole dirigido al Rey Nuestro Señor Don Felipe IV, se le dejó en su testamento y se la envió con un secretario suyo: Y habiéndole leído Su Majestad como acostumbra leer todas las noches las historias de Castilla y extranjeras por habérselo suplicado así de los principios de su felicísimo reinado el conde duque de San Lúcar me mandó a mi Don Antonio de Mendoza su ayuda de cámara, que se elevase en su nombre para que su excelencia le pusiese en su librería. En Madrid al 1 de julio MDCXXVIII años", Pedro ROCA, Catálogo de los manuscritos que pertenecieron a Don Pascual de Gayangos existentes hoy en la biblioteca nacional, Madrid: Tipografía de la Revista de Archivos Bibliotecas y Museos, 1904, p. 210-211.

4 “Borrador de una consulta que se hizo sobre cosas de los infantes. Materia secreta”, domingo 13 de septiembre de 1626, ADI 130/3.

5 Charles KEENAN, "Paolo Sarpi, Caesar Baronius, and the Political Possibilities of Ecclesiastical History", Church History, 2015.

6 P. ROCA, op. cit., p. 211.

7 Copia conservada en la Real Biblioteca (II/1781) del inventario de la Bibliotheca selecta del Conde-duque de Sanlúcar, gran chanciller…, índice realizado por fray Lucas de Alaejos.

8 Gregorio de ANDRÉS, "Historia de la biblioteca del Conde duque de Olivares y descripción de sus códices", Cuadernos bibliográficos, 28, 1972, p. 1-30 y p. 1-69; Oliver WOOD, Poder y saber: bibliotecas y bibliofilia en la época del conde-duque de Olivares, Madrid: Centro de Estudios Europa Hispánica, 2011; Fernando HUARTE MORTON, "Las bibliotecas particulares españolas en la Edad moderna", Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos (LXI), 1955, p. 555-576; Gregorio MARAÑÓN, El Conde-Duque de Olivares: la pasión de mandar, Madrid: Espasa-Calpe, 1965.

9 Francisco Manuel de MELO, Epanáforas de varia historia portuguesa, Evelina VERDELHO (ed.), Coimbra: Centro de Estudos de Linguística Geral e Aplicada, 2007.

10 Gaspar SALA BERART, Proclamacion catolica a la Magestad piadosa de Filipe el Grande, Rey de las Españas y Emperador de las Indias. Barcelona: por Sebastian y Iayme Matevad, 1640, p. 231.

11 José María DÍAZ FERNÁNDEZ, "Valor instrumental del memorial de Quevedo por el Patronato único de Santiago", DÍAZ FERNÁNDEZ, Iacobus. Revista de Estudios Jacobeos y Medievales, 15-16, 2003, p. 380-399; Richard L. KAGAN, Los Cronistas y la Corona: La Política de la Historia en España en Las Edades Media y Moderna, Madrid: Marcial Pons, 2010; Baltasar CUART MONER, "Juan Ginés de Sepúlveda, cronista del Emperador", in: Carlos V y la quiebra del humanismo político en Europa (1530-1558): [Congreso internacional, Madrid 3-6 de julio de 2000], Madrid: Sociedad Estatal para la Conmemoración de los Centenarios de Felipe II y Carlos V, 2001; Carla SERAPICOS SILVÉRIO, Representações da realeza na cronística medieval portuguesa, Edições Colibri, 2004.

12 R. L. KAGAN, op. cit.

13 Peer SCHMIDT, La Monarquía Universal española y América. La imagen del Imperio español en la Guerra de los Treinta Años (1618-1648), México: Fondo de Cultura Económica, 2008, p. 54-55.

14 John H. ELLIOTT, El Conde-Duque de Olivares: el político en una época de decadencia, Barcelona: Crítica, 1990, p. 188; Georges CIROT, Études sur l’historiographie espagnole : Mariana Historien Burdeos: fondation Thiers, 1905, p. 121.

15 Harro HÖPL, Jesuit Political Thought, Cambridge: Cambridge University Press, 2004, 2, p. 89.

16 Harald E. BRAUN, Juan de Mariana and Early Modern Spanish Political Thought, Ashgate Publishing, Ltd., 2013; Rubén GONZÁLEZ CUERVA, Don Baltasar de Zúñiga. Una encrucijada de la Monarquía Hispánica (1561-1622), Madrid: Polifemo, 2012; Alejandro RAMÍREZ, Epistolario de Justo Lipsio y los españoles (1577-1606), Valencia: Castalia, 1966; Ofelia REY CASTELAO, La historiografía del Voto de Santiago: recopilación crítica de una polémica histórica, Santiago de Compostela: Universidad de Santiago de Compostela, 1985; J. M. DÍAZ FERNÁNDEZ, art. cit.

17 Junta para la Monarquía de Sicilia (1606), AHN. E. Lg. 2180; Juan Beltrán de GUEVARA, Discursos del origen, principio y vso de la monarquia de Sicilia, desde el Conde Rogerio, por mas de quinientos años, hasta el Rey Don Felipe Tercero (manuscrito BNE ms. 8851), Madrid, 1605; Helene WIERUSZOWSKI, "Comes et Legatus Siciliae. Sul privilegio di Urbano II e la pretesa Apostolica Legazia dei Normanni di Sicilia by Salvatore Fodale", Speculum, 48 (1), (s. f.), p. 138-140; Gianbattista CARUSO, Discorso Istorico-Apologetico della Monarchia di Sicilia, Palermo: Stamperia Gaudiano, 1863, p. 111-120.

18 Gil GONZÁLEZ DÁVILA, Monarquia de España. Historia del Monarca, amado y Santo D. Felipe Tercero, 3, Madrid: Por D. Joachim Ibarra, Impresor de Camara De S. M., 1771, p. 107-109.

19 Fermín LÓPEZ DE MENDIZORROZA, Observaciones de la vida del condestable Juan Fernández de Velasco y cifra de sus dictámenes, Vigevano: 1625.

20 G. CIROT, op. cit., p. 191-197.

21 Carmen PERAITA, Quevedo y el joven Felipe IV: el príncipe cristiano y el arte del consejo, Reichenberger, 1997, p. 47-67.

22 Diego SAAVEDRA FAJARDO, República literaria, Jorge GARCÍA LÓPEZ (ed.), Barcelona: Crítica, 2006, p. 134 y p. 228.

23 Ricardo GARCÍA CÁRCEL, La construcción de las historias de España, Marcial Pons Historia, 2004, p. 148; Gaspar IBÁÑEZ DE MONDÉJAR y Gregorio MAYANS Y SISCAR, Advertencias a la historia del P. J. de Mariana, Madrid, 1746, p. II.

24 José Antonio FERNÁNDEZ-SANTAMARÍA, Razón de Estado y política en el pensamiento español del Barroco (1595-1640), Madrid: Centro de estudios constitucionales, 1983, p. 67-75.

25 Julio CARO BAROJA, Las falsificaciones de la Historia (en relación con la de España), Barcelona: Seix Barral, 1992; J. M. DÍAZ FERNÁNDEZ, art. cit.; Katrina B. OLDS, "The 'False Chronicles,' Cardinal Baronio, and Sacred History in Counter-Reformation Spain", Catholic Historical Review 100, 1, 2014, p. 1-26; Stefano ZEN, "Cesare Baronio sulla Donazione di Costantino tra critica storica e autocensura (1590-1607)", Annali della Scuola normale superiore di Pisa: classe di lettere e filosofia, 2 (1), 2010, p. 179-219; Giuseppe Antonio GUAZZELLI, "Cesare Baronio and the Roman Catholic Vision of the Early Church", in: Katherine VAN LIERE, Simon DITCHFIELD y Howard LOUTHAN (ed.), Sacred History: Uses of the Christian Past in the Renaissance World, Oxford University Press, 2012; Juan de MARIANA, La dignidad real y la educación del rey, Luis SÁNCHEZ AGESTA (ed.), Madrid: CEC, 1981.

26 R. L. KAGAN, op. cit., p. 300; Benito SÁNCHEZ ALONSO, Historia de la historiografía española, 2, Madrid: Imprenta de Sánchez Ocaña, 1947, p. 308-309; José CEPEDA ADÁN, "La historiografía", in: Marcelino MENÉNDEZ PIDAL (ed.), El siglo del Quijote 1580-1680, Madrid: Espasa Calpe, 1996, p. 695-833.

27 A pesar de los esfuerzos de Vitelleschi estos papeles se acabarían publicando simultaneamente en Burdeos en una traducción francesa bajo el título de "Discours du pere Jean Mariana, jesuite Espagnol, Des grands défauts qui sont en la forme du gouvernement des Jesuites. Traduict d’Espagnol en François", y en otra italiana derivada de esta "Discorso del Padre Giovanni Mariana Gesuita spagnuolo intorno a gran 'errori, che sono nella forma del governo de i Gesuiti. Tradotto di Spagnuolo in francese e dal Francese in italiano", G. Cirot, op. cit., p. 117.

28 Erin Kathleen ROWE, "St. Teresa and Olivares: Patron Sainthood, Royal Favorites, and the Politics of Plurality in Seventeenth-Century Spain", The Sixteenth Century Journal, 37 (3), 2006, p. 721-737.

29 Prólogo sin paginar de Juan Antonio de VERA Y ZÚÑIGA, Epitome de la vida i hechos del invicto enperador Carlos V, Madrid: Martín de Balboa, 1622.

30 Francisco RIOJA, Nicandro o antidoto contra las calumnias que la ignorancia y embidia ha esparcido, por desluzir, y manchar las heroycas è inmortales acciones del Conde duque de Oliuares despues de su retiro: a rey, [Madrid?]: [s.n.], 1643, fol. 6-6v.

31 Véase introducción a Diego HURTADO DE MENDOZA, Guerra de Granada, Bernardo BLANCO-GONZÁLEZ (ed.), Madrid: Castalia, 1970; María Isabel VIFORCOS MARINAS, "Reflexiones en torno al cronista Luis Tribaldos de Toledo y su 'Historia de Chile'", in: Jesús Ma NIETO IBÁÑEZ y Raúl MANCHÓN GÓMEZ (ed.), El humanismo español entre el viejo mundo y el nuevo, León: Secretariado de Publicaciones Universidad de León & Servicio de Publicaciones Universidad de Jaén, 2008, p. 491-501.

32 J. A. de VERA Y ZÚÑIGA, Fragmentos historicos de la vida de Don Gaspar de Guzman, Conde de Olivares, Duque de San Lucar La Mayor, Comendador Mayor del orden de Alcantara… ([S.l.]: [s.n.], 1628.

33 Fabian MONTCHER, La historiografía real en el contexto de la interacción hispano-francesa (1598-1635), Tesis doctoral, Universidad Complutense de Madrid, 2013, p. 301.

34 Véase el prólogo de Carmen FERNÁNDEZ-DAZA a Juan Antonio de Vera y Zúñiga, Al pío, al grande, al beatísimo Papa Urbano VIII, Badajoz: Editora Regional de Extremadura, 2014, p. 27-70; Bruna CINTI, Letteratura e politica in Juan Antonio de Vera, ambasciatore spagnolo a Venezia (1632-1642), Venecia: Libreria Universitaria Editrice, 1966, p. 161-166.

35 B. CINTI, op. cit., p. 161-166; José María JOVER ZAMORA, 1635. Historia de una polémica y semblanza de una generación, Madrid: CSIC, 2003.

36 Consulta del Consejo de Estado, 27 de octubre de 1635, AGS. Estado Legajo 2335.

37 F. MONTCHER, op.¿ cit., p. 302-315; R. L. KAGAN, "Las plumas teñidas de Felipe IV ¿periodismo o propaganda?", in: Roger CHARTIER y Carmen ESPEJO (ed.), La aparición del periodismo en Europa. Comunicación y propaganda en el Barroco, Madrid: Marcial Pons, 2012, p. 87-102; Giovanni PIZZORUSSO, "Agli antipodi di Babele: Propaganda Fide tra immagine cosmopolita e orizzonti romani (XVII-XIX secolo)", in: Adrian PROSPERI y Luigi FIORANI (ed.), Roma, la città del papa. Vita civile e religiosa dal giubileo di Bonifacio VIII al giubileo di papa Wojtyla, Torino: 2000, p. 477-518.

38 Jorge GARCÍA LÓPEZ, "El estilo de una corte: apuntes sobre Virgilio Malvezzi y el laconismo hispano", Quaderns d’Italià, 6, 2001, p. 155-169; Clizia CARMINATI, «MALVEZZI, Virgilio», in: Dizionario Biografico degli Italiani, last modified 2007, accedido abril 10, 2017, http://www.treccani.it/enciclopedia/virgilio-malvezzi_(Dizionario-Biografico)/.

39 C. CARMINATI, art. cit.

40 Virgilio MALVEZZI, Il Ritratto Del Privato Politico Christiano : Estratto dall’originale d’alcune attioni del Conte Dvca di S.  Lvcar, Milano: Ghisolfi, 1636; B. CINTI, op. cit., p. 45-47.

41 B. CINTI, op. cit., p. 47-48.

42 J. GARCÍA LÓPEZ, art. cit.; Juan Antonio de VERA Y FIGUEROA, El Fernando o Sevilla restaurada: Poema heroico, Sevilla: Estefano, 1632.

43 Decreto dado en Madrid a 19 de octubre de 1639, AHN. Consejos Legajo 13198, exp. 136. Citado por Gaspar de GUZMÁN [conde duque de Olivares], Memoriales y cartas del Conde duque de Olivares. 1: Política interior (1621-1645), J. H. ELLIOTT, José Francisco de la PEÑA, y Fernando NEGREDO DEL CERRO (ed.), Madrid: Marcial Pons CEEH, 2013, p. 14.

44 Gabriel GARCÍA VICENS, "Sobre las fuentes manuscritas de Sucesos principales de Virgilio Malvezzi", Studia Aurea: Revista de Literatura Española y Teoría Literaria del Renacimiento y Siglo de Oro, ISSN-e 1988-1088, 4, 2010, p. 16-18; La colección se acabaría integrando en la más amplia de Mascareñas, sobre esta véase Jesús Antonio CID, "Historia, razón de Estado y burocracia. Antonio de Solís contra Jerónimo Mascareñas (1662-1663)", Nueva Revista de Filología Hispánica, 47 (1), 1999, p. 73-97.

45 John F. MOFFITT, "The Countduke of Olivares on Horseback: An Emblematic Equestrian by Velázquez", Konsthistorisk Tidskrift/Journal of Art History, 55 (4), enero de 1986: p. 149-167, accedido febrero 27, 2016, http://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1080/00233608608604121.

46 Rodolfo BRÄNDLI, Virgilio Malvezzi: politico e moralista, Nápoles: Tipografia del’USC, 1964.

47 Antonio de ZAYAS, Ensayos de crítica histórica y literaria, Madrid, 1907.

48 Caída del Conde duque de Olivares, privado de Felipe IV, rey de las Españas, con los motivos y no imaginada disposición de ella… a 17 de enero de 1643… por un cabalero italiano que de Madrid la remitió a Italia…, traducida de la lengua toscana en española o castellana, se conservan tres copias BNE. Ms. 2855, ms. 7589 y ms. 8787.

49 Camilo Ippolito GUIDI, Caduta del Conte d’Olivares l’anno 1643, Ivrea: 1644.

50 Alfred MOREL FATIO, "Caduta del Conte d’Olivares (1)", Bulletin Italien, 12, 1912, p. 27-49, p. 136-56.

51 Manifiesto del Conde de la Roca, respondiendo a lo que se dice de la caida del Conde duque. En Milán a 16 de abril de 1644, BNE ms. 11331, 43-52, también versión impresa J. A. de VERA Y ZÚÑIGA, Manifiesto para lo que sea una verdad indubitable, Milano, G. B. e  G. C. Malatesti, 1644.

52 Edward CHAMBERLAIN, The rise & fall of the late eminent and powerful favorite of Spain, the Count Olivares. The unparallel’d imposture of Michael de Molina executed at Madrid in the year, 1641. The right and title of the present King of Portugal Don John the Fourth; with the most memorable passages of his reign unto the year 1644 translated out of the Italian, Spanish, and Portuguese, Londres: Printed by T.N. for T. Heath, 1653.

53 Introducción a Anónimo, Historia de la caída del conde-duque de Olivares: manuscrito del siglo XVII, Antonio DOMÍNGUEZ ORTIZ (ed.), Málaga: Editorial Algazara, 1992.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Manuel Rivero Rodríguez, « Construyendo una memoria histórica: Olivares mecenas de historiadores »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 21 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/49910 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.49910

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search