Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47Les Comunidades de Castille. Guer...Historia comparada de comunidades...

Les Comunidades de Castille. Guerre civile et restauration de l’ordre monarchique au XVIe siècle

Historia comparada de comunidades y germanías. De mitos y de realidades

Rosa María Alabrús Iglesias et Ricardo García Cárcel

Résumés

Cet article vise à faire une étude comparative des révoltes des Comunidades et des Germanías. Traditionnellement, on considérait que les Comunidades de Castille avaient eu une importance bien plus grande que les Germanías de Valencia et de Mallorca. Si la première avait été une révolte essentiellement politique opposée à l’Empire voulu par le roi Charles, les autres auraient été des jacqueries typiques, avec une composante plus sociale que politique. L’article montre que les Comunidades et les Germanías avaient beaucoup plus de points communs qu'on ne l’a répété. Toutes deux avaient le même point de départ, à savoir l'instabilité de la situation politique après la mort d'Isabelle la Catholique en 1504. Par ailleurs, les Germanías eurent une projection territoriale, avec un réseau de relations dans toute l'Espagne, bien plus vaste que ce que l'image localiste classique a construit.
Enfin, les Germanías eurent un projet politique de grande envergure, accompagné par un discours clairement anti-impérial et proposant même des rois alternatifs à Charles V Cependant, il est clair que le mythe des Germanías n'a jamais atteint la gloire que la pensée libérale, surtout au XIXe siècle, a conféré au mythe des Comunidades, ce qui s'explique à travers le développement de notre présentation.

Haut de page

Texte intégral

  • 1 Sobre las Comunidades de Castilla vid. los estudios clásicos de Joseph PEREZ, La revolución de las (...)

1Los relatos clásicos acerca de las revueltas de las Comunidades de Castilla y las Germanías de Valencia y Mallorca contra el Emperador Carlos son bien conocidos1.

2Las Comunidades se produjeron por el rechazo de algunas ciudades castellanas, lideradas por Toledo, al recién llegado rey Carlos I a partir de su elección como emperador. Las Cortes de Santiago-La Coruña reflejaron la imagen de un rey que solo pedía dinero, que no garantizaba derechos y que estaba rodeado de consejeros flamencos ajenos por completo a la realidad política de la monarquía tradicional. La problemática del enfrentamiento entre manufactureros textiles y exportadores de lana en el ámbito castellano agravaría el conflicto. La marcha de Carlos hacia los Países Bajos para ser coronado Emperador en Aquisgrán será el precipitante definitivo. En julio de 1520 se formó la Junta Santa, que tuvo su momento dorado en la visita en septiembre de ese año por parte de los rebeldes a la reina Juana en Tordesillas. Al final, los comuneros serían derrotados en Villalar con la ejecución subsiguiente de los lideres de Toledo (Padilla), Segovia, (Bravo) y Salamanca (Maldonado). El obispo Acuña, uno de los principales jefes comuneros, prolongó la revuelta en Toledo, pero acabaría siendo también ejecutado en Simancas.

3La revuelta de las Germanías se prolongó un poco más. Empezó con el rey ausente y tuvo un carácter, según la versión tradicional, de reivindicación gremial de signo profundamente anti feudal y de rechazo al virrey Don Diego Hurtado de Mendoza. Si el sector revolucionario del Norte del Reino de Valencia fue ya vencido en julio de 1521, las ciudades valencianas, Játiva y Alcira prolongaron su resistencia hasta mayo de 1522, cuando fue asesinado su líder más singular, el Encubierto de Valencia, un personaje con connotaciones mesiánicas y apocalípticas que venía a sustituir como rey alternativo al primer candidato a monarca en el que pensaron los agermanados: Fernando de Aragón, Duque de Calabria, que estaba preso en Játiva desde hacía unos años. En Mallorca, la revuelta de las Germanías no finalizaría hasta marzo de 1523.

El mito comunero

4La memoria de la revuelta comunera se dejó sentir ya durante el reinado de Carlos V y sobre todo en el reinado de Felipe II. Los conflictos de las cortes castellanas de Toledo de 1538, con las enormes dificultades de la Hacienda Real, los pasquines de la Iglesia de San Pablo de Valladolid expuestos en 23 de abril de 1542, las Coplas del Provincial Segundo de Diego de Acuña... son reflejos de una tensión interna en la sociedad castellana que no se había apagado en Villalar y que emergerá de muchas maneras en el reinado de Felipe II, durante el que se mantendrá la llama de la evocación comunera.

  • 2 José María BLAZQUEZ, Sueños y procesos de Lucrecia de León, Madrid: Tecnos, 1987; Richard KAGAN, Lo (...)

5Las profecías realizadas por Lucrecia de León en los años ochenta y noventa del siglo XVI incidieron en una visión apocalíptica del futuro del reinado de Felipe II, respaldada por sus asesores Miguel de Piedrola y Alonso de Mendoza. La sombra de la repetición de las Comunidades se proyectaría sobre la sociedad castellana: «Los moriscos y herejes habían de destruir España y no había de quedar más que Toledo». Toledo, como el último bastión, la barrera de la resistencia española ante sus muchos enemigos2.

6El viejo comunerismo castellano se refugiaría en Portugal a través de una consciencia ibérica nostálgica de unas presuntas esencias perdidas. Curiosamente, los textos portugueses de la propaganda antifelipista de los años ochenta del siglo XVI reflejan bien la nostalgia de Juana la loca y las Comunidades derrotadas.

7Ni la historiografía española del siglo XVIII, ni el romanticismo liberal sintieron simpatía hacia los Austrias, ni mucho menos hacia el producto que presuntamente generaron: el Imperio. Manuel José Quintana, Francisco Martínez de la Rosa, Antonio Ferrer del Río o Modesto la Fuente denostaron el Imperio y lo que éste, a su juicio, había significado, convirtiendo a comuneros y agermanados en mártires de las libertades patrias frente al tirano o déspota Carlos V.

8Otro tanto harían con los revolucionarios aragoneses de 1591, idealizando a Juan de Lanuza frente a Felipe II.

9La revuelta de las Comunidades de Castilla se acabó convirtiendo en un mito para liberales y republicanos en los siglos XIX y XX. Hasta se bautizó un periódico con el nombre de El Eco de Padilla. Martínez de la Rosa escribió su exitosa obra La viuda de Padilla que se representó con entusiasmo arrollador. Quinta y Martínez Marina vieron en la Junta Comunera una prefiguración del programa de las Cortes de Cádiz. El propio Martínez de la Rosa escribió en 1814 el libro Bosquejo histórico de las Comunidades en el que defendía que «la nación española tiene la gloria de haber sido la primera que mostró en Europa tener cabal idea de monarquía templada, en que se contrapesan todas las clases y autoridades del Estado». La gran idealización comunera se produciría, efectivamente, a comienzos del siglo XIX a través de la glosa del Empecinado, guerrillero contra Napoleón, en el marco del tercer centenario de la batalla de Villalar en 1521.

  • 3 Enrique BERZAL DE LA ROSA, «El mito de los Comuneros de Castilla en la construcción del Estado‑Naci (...)

10El eje argumental era muy claro: los flamencos intrusos rompieron las libertades locales e impusieron los intereses ajenos a los propios de España. El neocomunerismo llegó incluso a las repúblicas latinoamericanas insurgentes en las primeras décadas del siglo XIX. La Historia de España de Modesto Lafuente llevaría a los altares el mito comunero. La pintura de Gisbert, presentada en la Exposición de 1860, constituiría el icono más representativo de la memoria liberal. Se sublimaría la frase que Lafuente atribuía a Juan Bravo: «traidores no, sino celosos del bien público y defensores de la libertad del reino» y la que se atribuía a Padilla: «ayer peleamos como caballeros, hoy toca morir como cristianos». Ambas se convirtieron en dogma de fe liberal. Bravo fue el primero en ser decapitado después fue Padilla y, por último, Maldonado. El cuadro de Gisbert representa el momento anterior a la decapitación de Padilla con Bravo ya muerto. Toda la épica liberal está presente en el cuadro3.

11En el marco de la Restauración, el mito comunero y el resistencialismo liberal decaen en beneficio del Imperio. Manual Dávila y José María Quadrado dieron por primera vez la razón a Carlos V frente a comuneros y agermanados. El franquismo mitificó la España imperial dejando en un extraño limbo las Comunidades, pero la idea imperial como proyecto concreto del franquismo fue flor de un día. Al final de la Segunda Guerra Mundial, se quedó en un puro ejercicio de nostalgia, se intentó entonces evocar un Imperio «a la española» sin fijaciones de extensión territorial, sino pacifista e integrador. No Monarquía Universal sino Universitas Christiana. Un Imperio de misión católica, gendarme del catolicismo universal. El gran promotor de esa idea fue Ramón Menéndez Pidal. Su tesis fue extraordinariamente funcional por lo que suponía de españolización del Imperio, la reivindicación de la naturaleza española de la idea imperial. En los años sesenta y setenta del siglo XX se produjo el gran debate historiográfico sobre los comuneros: ¿hidalgos incapaces de entender la significación del proyecto imperial o rebeldes constitucionalistas pioneros de las revoluciones antiabsolutistas?

12Curiosamente, los discípulos de Menéndez Pidal fueron rebajando progresivamente el entusiasmo ante la idea imperial, conectando cada vez más con la idealización que los liberales del siglo XIX habían hecho de las Comunidades. En el segundo franquismo, de estos años, más que la españolidad de la idea imperial, lo que se acabó defendiendo fue la progresiva españolización de Carlos V después del extrañamiento inicial. El reinado del emperador sería enfocado como un acto de contrición progresiva respecto a la revuelta comunera y a Villalar, un aprendizaje que comenzaría en 1517 y que se cerraría en Yuste con momentos estelares como el famoso discurso en español ante el papa en 1536 en el que Carlos planteó al obispo de Maçon: «Señor obispo entiéndame si quiere y no espere de mí otras palabras que, de mi lengua española, la cual es tan noble que merece ser sabida y entendida de toda la gente cristiana».

13Al mismo tiempo, los historiadores españoles diseccionaron una presunta vía española hacia el Imperio, promovida especialmente por Eugenio Asensio y su reivindicación de las «corrientes espirituales afines» al erasmismo europeo, entendiendo por ello la capacidad intelectual española de llegar a los mismos puertos progresistas que llegó Erasmo sin depender de él. Corriente historiográfica ésta, que apuesta por el indigenismo progresista español, presuntamente capaz de impregnar al Imperio europeo, sin necesidad de depender del erasmismo exógeno.

  • 4 José Antonio MARAVALL, Las Comunidades de Castilla, prólogo de José ÁLVAREZ JUNCO, Madrid: Alianza, (...)

14Pero la obra más representativa en este contexto historiográfico es la de José Antonio Maravall que busca ya explícitamente desvestir de modernidad al Imperio oficial, resucitando la memoria liberal de las Comunidades de Castilla. Maravall, que fue miembro de la Asociación al Servicio de la República creada por José Ortega y Gasset después simpatizante y colaborador de Falange, finalmente se convirtió en uno de los grandes historiadores liberales del siglo XX. Por su parte demostró las aportaciones intelectuales españolas a la idea del Imperio y al mismo tiempo subrayó que la bandera de la modernidad y el progreso la representaban mejor los comuneros que el Imperio naciente de Carlos V. El entierro de los sueños imperiales mediante la resurrección del mito de Villalar. Maravall abrió paso a la historiografía de las últimas décadas, revisionista de los Austrias y el Imperio, que ha barrido mucho debajo de las alfombras imperiales. La iconografía épica quedará demolida y se replanteará la imagen de los Austrias desde una óptica tecnocrática y menos ideologizada4.

15El mito liberal de los comuneros ha quedado ratificado en el marco de la democracia española en la España de las Autonomías. El 23 de abril de 1521, la batalla de Villalar se ha convertido en la fiesta de la Comunidad Autónoma de castilla y León desde 1983. Todo un signo indicador de que el mito comunero pervive. En el año 2015 se esculpió una estatua de Juan de Padilla por parte de Julio Martin de Vidales. El héroe comunero parece imponerse al Emperador en la memoria colectiva actual.

  • 5 Eulalia DURÁN, Les germanies als països catalans, Barcelona: Curial, 1982; Mariana Valeria DE PARMA (...)

16El mito comunero ha sido, sin duda, mucho más beligerante que el de las Germanías de Valencia y Mallorca que, parece, se ha quedado en un escenario mucho más local, que solo ha sido incentivado en los últimos años a caballo del nacionalismo catalán, sobre todo a partir de la obra de Eulalia Durán5. Ciertamente, el liberalismo español fue jacobino y mucho más sensible a la memoria comunera que a la de los agermanados.

17Comunidades y Germanías, las revueltas contra Carlos V han sido generalmente estudiadas por separado. Tradicionalmente las Germanías han sido estigmatizadas como revueltas periféricas, provincianas, sin el proyecto político que se pudiera homologar al de Comunidades. En este artículo ello se pondrá en cuestión.

Las raíces comunes de Comunidades y Germanías

18Conviene dejar bien claro, de entrada, que Comunidades y Germanías se insertan en una misma coyuntura política, la del singular periodo de transición que se inicia con la muerte de Isabel la Católica en 1504 y se agrava con la muerte del Rey Católico en 1516. Esa transición, salpicada de crisis, vacilaciones políticas y tensiones sociales será el caldo de cultivo de las citadas revueltas.

19Cuando se embarca Carlos en el puerto de Flesinga (Países Bajos) hacia España por primera vez en septiembre de 1517, tenía una imagen absolutamente distorsionada del país que iba a gobernar de inmediato. Su encuentro en Tordesillas con su madre, Juana, La Loca, y su primera confrontación con los procuradores de las Cortes de Castilla y León en Valladolid en 1518, le harían tomar una primera decisión: alejar a Fernando, su hermano, de España, en tanto que involuntario competidor al trono.

20Curiosamente, Carlos va a conocer en estos primeros contactos con territorio español mucho mejor la Corona de Aragón que la Corona de Castilla. En Zaragoza se verá obligado a estar ocho meses, de mayo de 1518 a febrero de 1529. En este mes, estando en Lérida, cuando se desplazaba hacia Barcelona recibe la noticia de la muerte de su abuelo Maximiliano y es en mayo de 1519 cuando en Barcelona le notifican que ha sido elegido emperador; y en Cataluña estará hasta febrero de 1520 en que se desplaza rápidamente a Castilla. Allí volverá a visitar a su madre en Tordesillas donde convocará Cortes a celebrar en Galicia. Las Cortes de Santiago-La Coruña en abril de 1520 le harán sudar la gota al rey, pasar por un calvario antes de conseguir su propósito (los servicios solicitados) y poder viajar a Inglaterra en mayo de ese año y ser coronado finalmente emperador en Aquisgrán en octubre de 1520. Se ha hablado mucho de las Comunidades y de las Germanías como el precio del Imperio. Sin negar los problemas generados por la elección imperial, creemos que las tales revueltas fueron el precio, ante todo de una transición política muy difícil y sinuosa.

21Los doce años que transcurren de la muerte de Isabel hasta la muerte de Fernando el Católico están caracterizados por las continuas fluctuaciones. Hasta 1506, es patente el enfrentamiento entre Fernando y su yerno apoyado éste por buena parte de la nobleza castellana, lo que generará el matrimonio del rey Católico con Germana de Foix, sobrina de Luis XII y el tratado de Blois con Francia, antes de su desplazamiento a Nápoles. La muerte de Felipe el Hermoso en septiembre de 1506 abre un nuevo ciclo político hegemonizado, de nuevo, por Fernando que interna a su hija Juana definitivamente en Tordesillas en 1509 y pone en cuestión la unión territorial de las Coronas de Castilla y de Aragón cuando nace un hijo (Juan) de su matrimonio con Germana de Foix, un niño que morirá a las pocas horas y que ha disparado todas las hipótesis contrafactuales en torno a lo que hubiera ocurrido si aquel niño llega a vivir.

22Dos testamentos llega a hacer Fernando. Uno en 1512, en Burgos, que otorga la condición de heredero a Carlos, pero asignando la condición de regente en Castilla a su hermano Fernando. Este testamento llenó de inquietud al círculo flamenco de Carlos hasta el punto de que Adriano de Utrecht tuvo que desplazarse a España a negociar con un Fernando nada proclive a facilitar las cosas a su nieto, el hijo de Felipe el Hermoso. Un segundo testamento en enero de 1516, rectificaba, sin embargo, los términos sucesorios. El heredero sería Carlos con Cisneros como regente en Castilla y con Alfonso de Aragón, el arzobispo de Zaragoza, hijo natural del rey, como regente en la Corona de Aragón.

23Es incuestionable la extrema fragilidad de la coyuntura, con la unión de la Corona de Aragón y de Castilla en situación terriblemente delicada. Parece evidente que la razón de Estado que se ha atribuido a Fernando el Católico distaba de ser cierta. Su matrimonio con Germana de Foix, sus esfuerzas baldíos por la reproducción —su hijo Juan moriría a las pocas horas— que le llevaron a que hasta 1513 confiara en la posibilidad de tener más hijos, son indicativos de su concepto patrimonial de la Corona de Aragón y de su escasa vocación unionista más allá de los resentimientos y las querellas personales con su yerno o con determinados nobles. Su primer testamento demuestra, como señaló Pérez, que no le apetecía favorecer las opciones de su nieto Carlos sino más bien poner palos en las ruedas de una sucesión legítima por la decisión de Isabel la Católica y apoyada además por las Cortes castellanas. La alternativa Fernando implicaba un cierto afán de incordiar la salida lógica del proceso sucesorio y desde luego es muy significativo que en su segundo testamento separara la Corona de Aragón y la de Castilla estableciendo regentes diferentes para ambas Coronas.

  • 6 Joseph PEREZ, Isabel y Fernando, los Reyes Católicos, Madrid: Nerea, 1997.

24Pero del escaso sentido y voluntad unionista de Fernando es también buen indicador la ruptura de la unidad de la Inquisición en el período 1507-16. Desde 1483 Torquemada era Inquisidor General tanto para Castilla como para la Corona de Aragón. En 1507 Fernando el Católico escinde la Inquisición española en dos territorios, con su correspondiente Inquisidor General (Castilla con Cisneros al frente; los reinos de la Corona de Aragón primero con Juan de Enguera —el hombre que negoció el tratado de Blois con Francia— y después con Luis Mercader, obispo de Tortosa). La unidad de la monarquía española estuvo, pues, en peligro en los últimos años del reinado de Fernando el Católico. El problema de la invertebración hispánica estaba bien presente cuando llegó Carlos I a España en 15176.

La proyección territorial de las Germanías

25Constituye un tópico de tan repetido la afirmación sobre la ausencia de proyecto político en las Germanías en contraste con las Comunidades.

26La interpretación tradicional que se ha hecho de las Germanías carga el acento en que se trata de revueltas contra las autoridades locales de Valencia y Baleares. La realidad es más compleja. Del auténtico alcance de las Germanías es bien expresiva la propia proyección de las Germanías en la Corona de Aragón (tanto en Cataluña como en el reino de Aragón) y la interrelación entre los agermanados de Valencia y Mallorca.

27La tesis doctoral de Eulalia Durán les ha dado un alcance superior a las revueltas de las Germanías de Valencia y Mallorca demostrando la, coincidente en el tiempo, agitación revolucionaria que viven varias ciudades catalanas, se llamaran o no propiamente Germanías.

28Del auténtico alcance de estas revueltas son indicadores los signos visibles de la proyección de las Germanías de Valencia hacia los otros reinos de la Corona de Aragón. Una de las acusaciones de los fiscales contra los agermanados fue la de haber intentado «comover el reyno de Aragón, Catalunya e Mallorca, embiando personas propias para predicar la Germanía e comover los pueblos con falsas y muy siniestras informaciones». Bartomeu Monfort, uno de los abogados de las Germanías, estuvo cerca de tres meses en Cataluña, consiguiendo el apoyo de los tres estamentos catalanes al virrey. Más problemática resultó la misión de Jerónimo Soriano en Aragón, encargado de

donar contraria informació del que contra la veritat, los agermanats del present regne de València, havien scrit y, personalment, alguns, eren anats a sembrar per lo dit regne de Aragó, dels officials de sa magestat y dels cavallers del present regne per a provocar la gent popular del dit regne de Aragó [...], y que fessen la mateixa germania que en lo present regne havien feta.

29Soriano vio amenazada su vida en Zaragoza cuando

  • 7 Vicent VALLÉS BORRÁS, La Germania, Valencia: Institució Alfons el Magnànim, 2000, p. 56-60.

hi hagué una emboscada de gent armada en lo pont de Ebro [...], per a matar-lo. E açò havien tramat Gonçalo de Arcos [líder radical] e altres agermanats que estaven en Saragossa; per hon lo salmedina e los jurats de la dita ciutat lo acompanyaron aquella nit fins a sa casa, perquè no rebes mal, essent avisats de la dita emboscada7.

  • 8 Pablo PÉREZ GARCÍA, «Las Germanías quinientos años después», in: Luis ARCINIEGA (coord.), Reflexion (...)

30Mucho mejor documentadas están las relaciones entre los agermanados de Valencia y Mallorca. Al parecer, fueron los valencianos quienes enviaron emisarios con objeto de implantar la Germanía en la isla, siguiéndose por esta causa «la comoción de Mallorca y la expulsión del virrey y todos los otros excessos y desórdenes de aquella isla». Viciana nos informa de las cordiales relaciones entre los dirigentes agermanados de ambos reinos. Los radicales valencianos elogiaban la crueldad con que los de Mallorca habían procedido contra los traidores —mascarats—, proclamando que «a la darrera, axí u haurem de fer d’estos traydors mascarats [los de Valencia] que com han fet en Mallorqua». Una vez reducida la ciudad de Valencia, los radicales de Xátiva y Alzira continuaron sus contactos con los mallorquines a través del puerto de Cullera, desde donde tenían «lo pas segur per anar a Mallorqua y tener avisos de Mallorqua a d’aquells y d’aquells a Mallorqua»8.

31Pero la más destacable son las muestras de evidente relación de simpatía mutua entre comuneros y agermanados de las que aquí sólo podemos aportar algunos ejemplos.

32Los agermanados fueron acusados de haber mantenido contactos con la

Juncta de Castilla y, specialmente con la ciudad de Toledo, por donde se puede bien dezir que de Valencia ha nascido el principio y origen de todos los males de Espanya, porque de aquí provino que los de Toledo, cresciendo su malicia, scrivieron a la ciudad de Gante, en Flandes, en mucho prejuhicio de la cesárea magestad, por comover aquellos pueblos e subvertir de todo su dominio.

33Por su parte, los procuradores fiscales no dudaron en acusarles de que «affavorien la Juncta de Castella, ab la qual tenien moltes intel·ligencies». Igualmente, el 24 de enero de 1521, el cardenal de Tortosa y el almirante de Castilla escribieron a los Trece para pedirles que impidiesen la salida de gente de Valencia en ayuda de los comuneros, lo que permite suponer que el riesgo del posible contacto entre ambos movimientos era contemplado con preocupación por los gobernadores de Castilla. Viciana nos informa de que los comuneros de Murcia se unieron a los agermanados, pero al parecer, sólo fue un episodio esporádico.

34Lo que sí parece incuestionable es la gran admiración que los dirigentes de la Germanía sentían por los líderes comuneros. La derrota de Villalar, el 23 de abril de 1521, produjo gran conmoción en Valencia y especialmente entre los agermanados, quienes según se afirmaba

  • 9 Ricardo GARCÍA CÁRCEL, Historia de Cataluña. Siglos XVI y XVII, Barcelona: Ariel, 1985, p. 44-50.

stavan tan apassionados con la Juncta de Castilla que no suffrian que nadie osase dezir la victoria de los gobernadores. Falsificaron una letra, la qual hizieron imprimir y publicar por la ciudad, en que se rezava la batalla de Johan Padilla con los gobernadores, y davan al dicho Padilla la victoria. Y si algunos mercaderes tenían letras de la verdad, amenazaban y maltractávanlos porque no las publicasen9.

El proyecto político de las Germanías

35Después de la derrota de Villalar se constata la presencia en Valencia de numerosos comuneros, que vinieron a engrosar las filas de los agermanados radicales, y no sería demasiado extraño, aunque no existen pruebas por ahora, que el último líder agermanado, Enrique Manrique de Ribera, l’Encobert, hubiese sido comunero.

36Es indiscutible que la trayectoria del moderantismo al radicalismo de Comunidades y Germanías presenta muchos aspectos comunes. En las Comunidades el moderantismo acabará con el traslado de la Junta a Tordesillas en septiembre de 1520 y la declaración de guerra al mes siguiente. El radicalismo será fugaz, cortado drásticamente en Villalar en abril de 1521 con la capitulación de Toledo en octubre del mismo año y el perdón general con los 293 excluídos en octubre de 1522. En las Germanías, el moderantismo acaba en octubre de 1520 con la elección imperial, aunque será en los primeros meses de 1521 cuando se sucedan toda una serie de actividades propiamente revolucionarias. La guerra comienza en el verano de 1521. Habrá varios enfrentamientos bélicos (victorias de las tropas monárquicas en Castellón y Sagunto, victoria agermanada en Gandía; y derrotas definitivas de los agermanados en Orihuela, Sagunto, Valencia y Xátiva). Desde luego, en las Germanías no encontramos un Villalar conclusivo, sin duda, por la propia dispersión de las fuerzas revolucionarias en esta revuelta. Últimamente, la tesis de Vicent Vallés ha aportado interesantes elementos de juicio al respecto del ideario político de las Germanías.

37El rey Carlos nunca fue deseado, como tampoco lo fue el Imperio. El acceso al trono de este rey fue sobrevenido tras múltiples factores azarosos. El extrañamiento de origen existió tanto en las Comunidades como en las Germanías.

38Pedro Mártir d’Angleria insistió en la hostilidad valenciana respecto al Imperio similar a la de los comuneros:

  • 10 Ibidem, p. 44.

El Imperio no sólo no era conveniente para estos reinos, sino tan siquiera para el propio rey, y acaso, por el contrario, resultara un perjuicio. Afirmaban que era libre y gozaba de sus prerrogativas; bajo el Imperio se convertiría en una provincia miserable. Calificaban el nombre del Imperio de hinchada ambición y de viento vano. ¿Por qué hemos de felicitar a nuestro rey, si las rentas del Imperio son tan cortas? ¿Si no ha de ganarse a ningún soldado alemán para hacer la guerra sino a costa de grandes dispendios? ¡Pluguiera a Dios que tal fantasma hubiera caído sobre el francés! ¡Nosotros hubiéramos disfrutado de nuestra paz y de nuestro rey! Se agotarán nuestras huestes, se secarán nuestros campos y nosotros pereceremos de hambre, mientras tierras ajenas se saturan de nuestro pan...10

39El rechazo de los radicales a la política de la monarquía es bien patente en las Germanías. Desde marzo de 1521 las confrontaciones directas con el Emperador fueron notables. Así, durante el carnaval de 1521, en vísperas de la guerra, los radicales agermanados

pusieron hun dia en el mercado de Valencia, a la entrada de una calle que se dize “el Trenque”, una figura del emperador con la tiara en la cabeça, cabeça abaxo y las nalgas descubiertas. Cobría y descobríalo con una vela de lienço porque la gente más allí se allegase, de donde nasció mucha burla y scarnio, y a muchos paresció mal, porque se interpretó por muchos a mala intención.

40Se fueron generalizando las opiniones irrespetuosas e insolentes hacia Carlos I, proclamando públicamente los agermanados que, «si el rey viniesse en Spanya e no hiziesse lo que ellos querían, con hun cuerno al rabo le harían volver a Flandes».

41Con la guerra y la consiguiente toma del poder por los líderes radicales revolucionarios, se perdió todo respeto por la figura de Carlos I, aun cuando Joan Caro proclamase que el pueblo hacía la guerra por la defensa del Real Patrimonio, en un intento desesperado por salvar la situación y evitar el enfrentamiento con el soberano. Pero todo resultó inútil; Caro fue relegado de su cargo de capitán general y el poder pasó a los revolucionarios Urgellés y Peris. Se proclamó entonces que no existía rey porque nunca volvería a España, e incluso se llegó a preparar la elección de un nuevo monarca. El día en que Vicent Peris se enfrentó al marqués de Zenete y encontró la muerte en su casa de Valencia, la gente lo vitoreaba diciendo: «Déu guart a Vicent Peris de traydors y li done victòria, e vixca Vicent Peris contra lo rey y tot lo món!».

42Desde abril de 1521 los radicales agermanados intentaron crear un nuevo rey. Se pensó inicialmente en Fernando de Aragón, duque de Calabria, de la Casa Real de Nápoles, despojado de su trono en 1501. Estaba preso en Xátiva y se le ofreció la libertad y el trono. El duque contestó: «yo me echaría destas ventanas abaxo antes de verme en poder de tan vil gente como vosotros seys». Curiosamente este personaje se casará después con Germana de Foix en 1526.

  • 11 V. VALLÉS BORRÁS, op. cit., p. 76-137.

43En marzo de 1522 surgió una nueva alternativa con el Encubierto. El primer Encubierto (llamado Enrique Manrique de Ribera) se erige con su discurso en Xátiva como alternativa en tanto que supuesto hijo de Don Juan, hijo de los Reyes Católicos. Fue en realidad un judío converso originario de Orán. En mayo de 1522 el Encubierto fue asesinado. Surgirán entonces toda una serie de Encubiertos: el platero Joan Bernabé que intentó prolongar la revuelta en Aragón; Antón Navarro, labrador; y Joan lo portugués, capellán. En julio de 1522 retorna Carlos a la Península y asegura en una carta: «tomar lo de ahí muy de veras». Y «tomar de veras» los problemas de las Germanías implica la condena a muerte de Sorolla y el cese del virrey Don Diego Hurtado de Mendoza, nombrando a Doña Germana virreina de Valencia en marzo de 152311.

44La represión de la revuelta de las Germanías por parte de Doña Germana fue feroz, incluso más radical que la de las Comunidades.

45Comuneros y agermanados lucharon, en definitiva, frente el rey-emperador por factores o causas muy próximas y siguiendo una periodificación parecida. Fue la progresiva polarización de la monarquía en Castilla, lo que distanció la imagen ulterior de las revueltas comuneras y agermanada, que en su origen no fueron ni tan distintas ni tan distantes, como tradicionalmente se nos ha trasmitido.

Haut de page

Notes

1 Sobre las Comunidades de Castilla vid. los estudios clásicos de Joseph PEREZ, La revolución de las Comunidades de Castilla, Madrid: Siglo XXI, 1978 y J. Ignacio GUTIERREZ NIETO, Las Comunidades como movimiento anti-señorial. Prólogo de Manuel FERNÁNDEZ ÁLVAREZ, Barcelona: Planeta, 1973; Sobre las Germanías de Valencia vid. Ricardo GARCÍA CÁRCEL, Las Germanías de Valencia, Barcelona: Península, 1975; Sobre las Germanías de Mallorca vid. Josep JUAN VIDAL, Els agermanats, Palma de Mallorca: Ayuntamiento de Palma de Mallorca, 1985. Interesan los planteamientos más recientes sobre las Comunidades de Castilla: Miguel GÓMEZ VOZMEDIANO (coord.), Castilla en llamas. La mancha comunera, Ciudad Real: Almud, 2008; Carlos Javier DE CARLOS MORALES y Natalia GONZÁLEZ HERAS (dir.), Las Comunidades de Castilla. Corte, poder y conflicto (1516-25), Madrid: UAM, ed. Polifemo, 2020; Máximo DIEGO HERNÁNDO, «La Corona de Castilla como conflicto interurbano. Sus peculiaridades en el contexto político europeo», Estudis, 47, 2021, p. 9‑36.

2 José María BLAZQUEZ, Sueños y procesos de Lucrecia de León, Madrid: Tecnos, 1987; Richard KAGAN, Los sueños de Lucrecia. Política y profecía en la España del siglo XVI, Madrid: Nerea, 1991.

3 Enrique BERZAL DE LA ROSA, «El mito de los Comuneros de Castilla en la construcción del Estado‑Nación español», Alcores, 12, 2011, p. 55-73; Tomás PÉREZ VEJO, La España imaginada. Historia de la invención de una nación, Madrid: Galaxia Gutenberg, 2015.

4 José Antonio MARAVALL, Las Comunidades de Castilla, prólogo de José ÁLVAREZ JUNCO, Madrid: Alianza, 2021.

5 Eulalia DURÁN, Les germanies als països catalans, Barcelona: Curial, 1982; Mariana Valeria DE PARMA, «La historiografía de la revuelta agermanada. El lugar ausente del relato histórico», Anales de Historia Antigua medieval y moderna, 52, 2018, p. 201‑225.

6 Joseph PEREZ, Isabel y Fernando, los Reyes Católicos, Madrid: Nerea, 1997.

7 Vicent VALLÉS BORRÁS, La Germania, Valencia: Institució Alfons el Magnànim, 2000, p. 56-60.

8 Pablo PÉREZ GARCÍA, «Las Germanías quinientos años después», in: Luis ARCINIEGA (coord.), Reflexiones históricas y artísticas en torno a las Germanías de Valencia, Valencia: Universidad de Valencia, 2020, p. 17-86; «Germanías y Germanías. El conflicto y su progreso historiográfico sobre el territorio valenciano», Pedralbes, 42, 2022, p. 177-243.

9 Ricardo GARCÍA CÁRCEL, Historia de Cataluña. Siglos XVI y XVII, Barcelona: Ariel, 1985, p. 44-50.

10 Ibidem, p. 44.

11 V. VALLÉS BORRÁS, op. cit., p. 76-137.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Rosa María Alabrús Iglesias et Ricardo García Cárcel, « Historia comparada de comunidades y germanías. De mitos y de realidades »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 21 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/50324 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.50324

Haut de page

Auteurs

Rosa María Alabrús Iglesias

Universitat Abat Oliba CEU

Ricardo García Cárcel

Universidad Autónoma de Barcelona

Articles du même auteur

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search