Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47VariaCortesía y estatus en El libro de...

Varia

Cortesía y estatus en El libro de Apolonio (C. 151-241): códigos socioculturales y fórmulas de tratamiento

Mónica María Martínez Sariego

Résumés

Le Livre d'Apollonius est le résultat de l’adaptation de l’Historia Apollonii Regis Tyri aux goûts et coutumes de la société castillane du XIIIe siècle. L'auteur espagnol anonyme est particulièrement habile pour adapter la source au contexte socioculturel hispanique et à la nouvelle sensibilité, comme en témoigne l’attention avec laquelle il traite les aspects de politesse formelle, y compris, mais sans s’y limiter, les aspects linguistiques, tels que les formules de traitement nominatives et les pronoms. Dans cet article nous analysons les aspects linguistiques, sociologiques et psychologiques liés aux usages sociaux et les règles qui régissent ces usages dans la section centrale du Livre d'Apollonius (c. 151-241), qui s’étend de l’arrivée du héros à la cour du Roi Architrastes jusqu'à son mariage avec Luciana. Ces strophes, qui constituent un ensemble doté d’une certaine autonomie dans l’ensemble du poème, reflètent des situations sociales délicates dont la résolution passe par une bonne gestion des codes courtois et linguistiques.

Haut de page

Notes de l’auteur

Agradecemos a los revisores anónimos sus valiosas sugerencias, que han enriquecido notablemente el texto original.

Texte intégral

Introducción

1El anónimo Libro de Apolonio (LA), uno de los más hermosos poemas de la literatura hispánica medieval, surge de la adaptación de la Historia Apollonii Regis Tyri (HART) a los gustos y las costumbres de la sociedad castellana del siglo XIII. El anónimo autor demostró una notable destreza al ajustar la fuente al contexto sociocultural castellano y a la nueva sensibilidad de la época, como evidencia su cuidadosa atención a los aspectos corteses y protocolarios, incluyendo consideraciones lingüísticas, como las fórmulas de tratamiento nominales y pronominales, según examinaremos en este trabajo tras efectuar una breve contextualización.

  • 1 Históricamente ha habido ciertas discrepancias con la datación del manuscrito: Amador de los Ríos y (...)
  • 2 Elimar KLEBS, Die Erzählung von Apollonius aus Tyrus. Eine geschichtliche Untersuchung über ihre la (...)
  • 3 Cf. Gioachino CHIARINI, «Esogamia e incesto nella Historia Apollonii regis Tyri», Materiali e Discu (...)
  • 4 Cf. Niklas HOLZBERG, «The Historia Apollonii regis Tyri and the Novel», in H. Hoffmann (ed.), Groni (...)
  • 5 Maurice DELBOUILLE, «Apollonius de Tyr et les débuts du roman français», in: Mélanges offerts à R. (...)
  • 6 Carlos ALVAR, «De Samaría a Tiro. Navegaciones de Apolonio en el siglo XIII», Bulletin Hispanique, (...)
  • 7 Sobre las versiones medievales y renacentistas del argumento, cf. Elisabeth Archibald, Apollonius o (...)

2El LA se conserva en un manuscrito único, copiado en el siglo XIV (ms K.III.4 de la Biblioteca del Monasterio de El Escorial), si bien el original parece datar de mediados del siglo XIII1. La HART, en la que se inspira, de acuerdo con Elimar Klebs, fue primariamente escrita por un autor pagano en el siglo III d.C. y reescrita por un cristiano en el siglo V2. Al siglo VI se remonta, de hecho, una posible primera alusión al personaje de Apolonio, en Venancio Fortunato (Carmina VI 8, 5-6), pero el manuscrito más temprano conservado corresponde al siglo X. La historia, que muestra un notable parentesco tanto con el cuento popular3 como con la literatura grecolatina, especialmente con la Odisea y la novela griega de época romana y bizantina4, conoció múltiples versiones latinas durante la Edad Media, como la Gesta Apollonii (siglo XI), escrita en hexámetros leoninos, o la incluida en el Pantheon de Godofredo de Viterbo (finales del siglo XII). Paralelamente se desarrollaron versiones en culturas vernáculas, como en la románica, germánica, eslava, húngara y griega. En el mundo románico las primeras referencias al personaje se encuentran, ya desde el siglo XII, en los trovadores –Guerau de Cabrera, Arnaut Guillem de Marsan, Bertrand de Paris de Rouergue– o en la novela occitana Flamenca, del siglo XIII; pero también en cantares de gesta, narraciones corteses, y poemas didácticos de los dominios de oïl5. En la Península Ibérica la primera alusión a Apolonio ha sido documentada por Carlos Alvar en la Fazienda de ultramar, obra anterior a 1244, así como en otras obras ya de época alfonsí6. El carácter moralizante de la historia contribuyó, junto a su calidad narrativa, a su enorme popularidad en todas las latitudes durante el Medievo y el Renacimiento, hasta culminar en el Pericles de Shakespeare7.

  • 8 Cf. Joaquín ARTILES, ‘El Libro de Apolonio’, poema español del siglo XIII, Madrid: Gredos, 1976, p. (...)
  • 9 Alan DEYERMOND, «Motivos folklóricos y técnica estructural en el Libro de Apolonio», Filología, 13, (...)
  • 10 Cf. Joaquín ARTILES, op. cit., p. 47-90.
  • 11 Ibidem, p. 189-193; Filippo CONTE, «Las emociones de Apolonio», in: I. Tomassetti et al. (coord..), (...)
  • 12 Sobre el uso del estilo directo en el poema, véase Pablo ANCOS, «Notas al uso del estilo directo en (...)

3El castellano Libro de Apolonio narra las aventuras del rey de Tiro, que es perseguido por haber revelado la relación incestuosa del rey Antíoco con su hija. En su huida llega a la corte del rey Architrastes, donde acaba casándose con Luciana, la heredera. En el curso de sus aventuras, cree perder a su mujer y se separa de la hija de ambos, Tarsiana, pero, muchos años después, se produce el reencuentro feliz de la familia. Al igual que sucedía con su fuente latina, las semejanzas con la novela bizantina son notables desde un punto de vista argumental, singularmente por la inverosimilitud general, con encadenamiento de motivos peregrinos (viajes, naufragios, pérdida y reencuentro con seres queridos). El hilo conductor de la obra son las peripecias de Apolonio, que, según Artiles, pueden articularse en tres grandes núcleos dependientes entre sí: enigma de Antíoco y persecución contra su descubridor, historia de Luciana en Éfeso e historia de Tarsiana en Tarso y Mitilene8. No obstante, el argumento no avanza rectilíneo, sino que la acción se interrumpe para dejar en suspenso la atención del auditorio. Es frecuente también el recurso a las recapitulaciones y analepsis, al modo de la Odisea. Al decir de Alan Deyermond, la estructura del poema español está más conseguida que la de las versiones latinas, pues se reducen las contradicciones y se llenan algunas lagunas9. La caracterización de los personajes aparece también como uno de los grandes logros del poeta español10, pues de todos se nos ofrece un completo perfil psicológico y moral, particularmente de las tres figuras principales: Apolonio, Luciana y Tarsiana. El mundo afectivo tiene un gran protagonismo a través de las miradas, gestos y ademanes de los diferentes personajes11, pero también mediante el diálogo, cargado de expresividad y dinamismo12.

  • 13 Domina «le arti del trivium e perlomeno una del quadrivium […]. A guidarlo nelle numerose imprese n (...)
  • 14 La expresión es de Jamile TRUEBA LAWAND, «El Libro de Apolonio, modelo del caballero virtuoso», Rom (...)

4A lo largo del poema, Apolonio representa la contención y la mesura. Lejos del arquetipo del héroe medieval, hombre esencialmente de armas, valiente ante el peligro hasta la temeridad, aparece como un intelectual, cultivador de las artes y de las letras13, y, simultáneamente, como un hombre prudente, que, frente a la adversidad, adopta una resignación estoica, similar a la de los santos cristianos. Se le ha llamado por ello “caballero virtuoso”14. Luciana, en contrapartida, representa la pasión. Por sus temperamentos contrastados y por la singularidad de las situaciones en que los coloca el poeta, sus interacciones plantean situaciones delicadas desde el punto de vista social, que merecen ser estudiadas con detenimiento. En estas páginas nuestro objetivo es analizar los aspectos lingüísticos, sociológicos y psicológicos relacionados con los usos sociales y con las reglas que rigen tales usos en una sección concreta de la obra (c. 151-241). Esta parte abarca desde la llegada de Apolonio a Pentápolin hasta su matrimonio con Luciana y tiene como actantes principales, por tanto, a Apolonio, Luciana y el rey Archistrastes.

  • 15 Manuel ALVAR, Libro de Apolonio. Ediciones, Vol. 2. Valencia: Castalia-Fundación March, 1976.
  • 16 Carroll C. MARDEN, Libro de Apolonio. An Old Spanish Poem. Part I. Text and Introduction, Baltimore (...)
  • 17 Carmen MONEDERO, Libro de Apolonio, Madrid: Castalia, 1987.
  • 18 María Dolores CORBELLA, Libro de Apolonio, Madrid: Cátedra, 1992.
  • 19 Giovanni Battista DE CESARE, «Per una edizione critica del Libro de Apolonio», Cultura Neolatina, 3 (...)
  • 20 Margherita MORREALE, «Libro de Apolonio. Introduzione, testo e note a cura di Giovanni Battista De (...)
  • 21 Nicasio SALVADOR MIGUEL, «Una edición del Libro de Apolonio», Archivum, XXIX-XXX, 1979-1980, p. 253 (...)

5 A la hora de citar el texto, nos decantamos por la monumental edición de Manuel Alvar (1976)15, que, al incluir, junto a la edición crítica, la paleográfica, adopta una actitud intermedia entre el cauteloso conservadurismo de Carroll Marden (1917-1922)16, Carmen Monedero (1986)17 y Dolores Corbella (1992)18, que se limitan a editar un texto lo más cercano posible a la lectura del único manuscrito conservado, y el progresismo de De Cesare (1974)19, que, por haber defendido el isosilabismo como rasgo definitorio del Mester de Clerecía, fue objeto de la crítica de Morreale20. Aunque no se halle, como las restantes, exenta de deficiencias, la edición de Alvar es, en efecto, como quiere Salvador Miguel, “ejemplo de aemulatio para numerosos investigadores”21.

Planteamiento y resolución de situaciones sociales delicadas en LA (c. 154-241): lengua y códigos socioculturales

  • 22 Carroll C. MARDEN, op. cit., p. LVII.
  • 23 Joaquín ARTILES, op. cit., p. 153-170. Han tratado esta cuestión con más detenimiento otros investi (...)

6Como hemos anticipado, el Libro de Apolonio no es específicamente español ni por su leyenda ni por sus caracteres, ya que surge como adaptación de la Historia Apollonii Regis Tyri a los gustos y costumbres de la sociedad burguesa que emerge a partir del siglo XIII en Europa. En ese proceso de reelaboración del argumento mediante amplificación, reducción o matización, el autor español se mostró particularmente hábil al adaptar la fuente a su específico contexto sociocultural. El autor castellano prestó más atención que el latino y que muchos de sus congéneres europeos a la caracterización de los personajes, que, aunque paganos por sus nombres, como ya señaló pioneramente Carroll Marden, quedaron castellanizados en pensamiento, sentimiento y acción22. Muchas de las escenas, además, reflejan aspectos de la vida castellana del siglo XIII, como el juego de pelota o el espectáculo de la juglaresa Tarsiana23.

  • 24 Las fórmulas de tratamiento empleadas por Apolonio y Luciana en el pasaje las estudiamos, desde una (...)
  • 25 Cf. Isabel BECEIRO PITA y Ricardo CÓRDOBA DE LA LLAVE, Parentesco, poder y mentalidad. La nobleza c (...)
  • 26 Como recuerda Julian WEISS, “Apolonio’s Mercantile Morality and the Ideology of Courtliness”, en Ra (...)
  • 27 Penelope BROWN y Stephen LEVINSON, «Universals in language usage: Politeness phenomena», in: E. GOO (...)

7En el marco de la nueva sensibilidad destaca una peculiar plasmación de las normas de cortesía, que se manifiesta en el empleo de las fórmulas de tratamiento, pronominales y no pronominales24, y en otros aspectos básicos de las relaciones sociales. De hecho, el origen de la cortesía tal y como hoy la entendemos hay que buscarlo en la vida de la corte de la Baja Edad Media, cuando los cortesanos trataron de distinguirse del pueblo común y burgués mediante la creación de un sistema de buenas maneras que involucraba usos lingüísticos y actitudes sociales25. De hecho, en varios episodios del Libro de Apolonio entran en conflicto el sistema de valores aristocrático y el burgués26. La cortesía, por su parte, cuyo estudio en el ámbito de la pragmática ha dado lugar a numerosos trabajos tras las aportaciones pioneras de Brown y Levinson27, atañe también, en igual medida que a los aspectos lingüísticos, a las nociones tradicionales de etiqueta, buenos modales y educación, que son, además de la lengua, los aspectos en los que centraremos nuestro comentario al presentar la sección de c. 151-241 por partes. La sutileza de los usos en esta sección justifica un análisis independiente.

8Siendo nuestro objetivo primordial en este trabajo analizar los aspectos lingüísticos, sociológicos y psicológicos relacionados con los usos sociales y con las reglas que rigen tales usos en esta sección, comenzaremos articulando la serie de cuadernas en subsecciones: invitación de Apolonio a palacio (c. 151-161), encuentro entre Apolonio y Luciana (c. 162-177), el recital (c. 178-191), enamoramiento de Luciana (c. 192-200) y concertación del matrimonio (c. 201-241). A continuación, veremos cómo se plantean y resuelven en ellas algunas situaciones sociales delicadas. Aunque para la cabal comprensión de los hechos narrados en el pasaje es preciso tener en cuenta todo cuanto ha acontecido antes –las desventuras previas de Apolonio– y cuanto acontecerá después –la separación y reencuentro de la pareja–, las estrofas seleccionadas para el análisis pueden leerse como una historia dotada de cierta autonomía, lo que justifica también su estudio individualizado.

Invitación de Apolonio a palacio (c. 151-161)

  • 28 Algunos investigadores consideran que el vocativo “amigo” podría tener una connotación homoerótica. (...)

9Apolonio, después de haber sufrido los reveses de una tempestad que lo hizo naufragar, no se atreve a entrar en Pentápolin por lo impresentable de su atuendo, ya que, como Odiseo al llegar al país de los feacios, conserva su orgullo real (Od. VII 302-307; VIII 165-185 y 446-460). No obstante, acaba jugando a la pelota con los jóvenes de la nobleza (c. 144-146) e incluso con el mismo rey, que, admirado de su destreza en el juego, lo invita personalmente a su mesa (c. 151): “Dixo al pelegrino: -Amigo, yo te ruego / que yantes hoy conmigo, non busques otro fuego”28. Apolonio, que no quiere ofender a los cortesanos entrando sin el atuendo conveniente, permanece en la puerta del refectorio, y solo se atreve a penetrar en el recinto cuando el rey, que gracias a un escudero ha comprendido la penosa situación de su invitado, le proporciona vestidos apropiados. La decorosa conducta de Apolonio le hace acreedor del máximo respeto por parte del monarca, quien, cortésmente, temeroso de equivocarse al juzgar la condición del hombre, le solicita que escoja él mismo su plaza en la mesa (c. 158):

Dixo el rey: -“Amigo, escoge tu logar,
tú sabes tu fazienda, con quién debes posar,
tú cata tu mesura, cómo debes catar,
ca non te coñoscemos e podriémos errar”.

  • 29 María Jesús LACARRA DUCAY, «Amor, música y melancolía en el Libro de Apolonio», in: V. BELTRÁN (ed. (...)

10En la mesa el protagonista decide ocupar, como corresponde a su condición, un escaño contiguo al del monarca. Con este gesto y a través de su melancolía intenta recuperar la dignidad y, además, atraer la atención sobre sí mismo. En el contexto cultural del amor cortés, la tristeza se asociaba naturalmente con la nobleza29. Sin embargo, Archistrastes reprocha a Apolonio esta expresión desmedida de dolor, por ser una actitud inconveniente (c. 161):

Entendiólo el rey, començól’ de fablar:
-“Amigo, diz, mal fases, non te debiés quexar:
“sol que tú quisieres la cara alegrar,
“Dios te dariá conseio, non se t’podrié tardar”.
Encuentro entre Apolonio y Luciana (c. 162-177)

11La llegada de Apolonio a palacio provoca una situación de suma ambigüedad, y también de gran interés, porque el desconocimiento de su estatus hace que todos se sientan inclinados a averiguar por diversos conductos el comportamiento al que con él deben atenerse. Así, el rey hace venir a su hija Luciana no solo para consolar al huésped, sino para recabar información sobre su estatus (c. 166):

“Fija, si vos queredes buscarme gran placer,
“que vos yo siempre haya mucho que gradecer,
“sabet de su fazienda cuant’ pudierdes saber,
“contra él que sepamos cómo nos captener.”

  • 30 Hortante patre puella uenit ad iuuenem et uerecundo sermone ait ‘licet taciturnitas tua sit tristio (...)

12La petición, ausente en el hipotexto latino30, se justificaría en efecto, por causas de cortesía y protocolo, por el deseo de dispensar a un huésped de alta cuna un trato apropiado a su condición.

  • 31 Roger BROWN y Albert GILMAN, «The Pronouns of Power and Solidarity», in: T.A. SEBEOK (ed.), Style i (...)
  • 32 A las fórmulas familiares y corteses se las ha denominado, por comodidad y a partir de los pronombr (...)

13Por otro lado, es preciso señalar que ya en este pasaje observamos cómo Architrastes se dirige a su hija con la fórmula de tratamiento vos, propia de la interacción entre individuos de alta alcurnia, aunque a lo largo de la obra veremos que se producen fluctuaciones. Las importantes diferencias jerárquicas características de la Edad Media empezaron a manifestarse paulatinamente a través de un estricto control sobre el empleo de las fórmulas de tratamiento. Para Brown y Gilman, proponentes de una hipótesis diacrónica al respecto31, el poder semántico asimétrico prescribía el uso del “tú” (T) de condescendencia con el inferior y el “vos” (V) de reverencia con el superior 32. No existía diferenciación, en cambio, en las formas de tratamiento intercambiadas entre iguales en estatus. Si ambos interlocutores pertenecían a los estamentos superiores, habitualmente intercambiaban V, dado que V se introdujo desde la cima de la sociedad; si pertenecían a los estamentos inferiores, en cambio, habitualmente intercambiaban T. Ahora bien, el intercambio lingüístico fluía de manera fácil solo cuando la situación social se hallaba claramente definida. Luciana, consciente de la ambigüedad social que define su interacción con Apolonio, en quien había fijado la mirada nada más besar las manos del rey y saludar a la corte, resuelve, de momento, dicha limitación abordándole con T, procedimiento que en este contexto no debe considerarse indicio de falta de respeto, pues el anónimo autor subraya que la muchacha se dirige al apesadumbrado visitante con sencillez, dedicándole las “palabras d’amiztat” (c. 167c) propias de una mujer cariñosa (c. 168-171):

- “Amigo, dixo ella, faces grant cobardía,
“no t’sabré componer entre tal compañía,
“semejam’ que non amas gozo nin alegría,
“tenémostelo todos a muy gran villanía.
“Si lo fazes por pérdida que te es avenida,
“si de linaje eres, tarde se te olvida,
“es tota tu bondat en fallencia caída,
“poco l’miembra al bueno de la cosa perdida.
“Todos dizen que eres homne bien enseñado,
“veyo que es el rey de ti mucho pagado;
“el tu buen continente que habías mostrado
“con esta gran tristeza todo lo has afollado.
“Pero que eres en tan grande dolor,
“quiero que por mí fagas aqueste grant amor:
“que digas el tu nombre al rey mío señor;
“de saber tu fazienda habriémos gran sabor.”

14La infanta no se arredra ante el laconismo de Apolonio. Por el contrario, intenta animarlo emocionalmente, sugiriendo que no hay que abatirse por ninguna desgracia; sociológicamente, describe el porte de Apolonio como propio de un individuo noble, que ha causado una buena impresión en el rey. Finalmente, le pregunta expresamente cuál es su estatus social (“fazienda”).

15Apolonio contesta en justa correspondencia con idéntica fórmula de tratamiento, aunque sin responder a la pregunta de la princesa (c. 172):

…-“Amiga cara, búscasme grant pesar;
“el nombre que había, perdílo en la mar,
“el mió linaj’ en Tiro te lo sabrién contar.”

16No obstante, Luciana logra, en última instancia, que el joven, abrumado por los suspiros, “en un coloquio asordinado y en penumbra, como a media voz, humedecido de lágrimas” (Artiles, 1976: 54) relate, cual nuevo Odiseo (Od. IX-XII) o nuevo Eneas (Aen. I 595-610, II-III), sus desventuras, revelando su nombre, su tierra y cuál era su reino. El recuerdo de la tragedia no mengua, sino que aumenta el pesar del protagonista, y el rey, advirtiendo su estado de ánimo, solicita a su hija que haga algo oportuno para aliviar su dolor (c. 176-177).

El recital (c. 178-191)

  • 33 Según Artiles (op. cit., p. 52) esta es una de las dos ocasiones en que parece perturbarse la elega (...)
  • 34 Juan Asís PALAO GÓMEZ, art. cit., p. 295.

17Nos adentramos así en uno de los pasajes claves de la obra, el recital de Luciana, que, por desarrollarse en palacio, en tempo pausado y ante el silencio de los presentes, constituye una estampa cortesana representativa de su tiempo, hábilmente contrapuesta por el autor a la del mercado bullicioso y arremolinado de gentes en el que actuará Tarsiana –futura hija de Apolonio y Luciana– ya avanzada la obra. La dama, mientras canta un melodioso son, toca la vihuela con gran sentimiento, y recibe alabanzas de todos salvo del indiferente Apolonio, que, sumido en un silencio tenaz, hace gala de una descortesía incongruente con la caballerosidad que ha exhibido hasta ese instante33. Nuevamente Apolonio vulnera las reglas de cortesía, tal vez “para subir en la jerarquía de la afinidad del rey”34. Cuando Architrastes le pregunta la causa de su actitud, Apolonio, consciente de su inigualable maestría en el saber musical, no duda en manifestar que él toca hasta tal punto “más con razón” (c. 182d) que la infanta, que, si entablasen una contienda musical, ella debería darse por vencida. Irrumpe entonces Luciana con un que es el de la mujer que, indignada y herida en su orgullo, quiere batirse con el hombre en pretendido pie de igualdad (c. 184):

- “Amigo, dixo ella, sí Dios te benediga,
“por amor, si la has, de tu dulce amiga,
“que cantes una laude en rota o en giga:
“si no, dicho me has soberbia e nemiga.”

  • 35 Daniel DEVOTO, «Dos notas sobre el Libro de Apolonio». Bulletin Hispanique, LXXIV (3-4), 1972, p. 3 (...)
  • 36 Este episodio puede leerse en paralelo con el pasaje de la Odisea en que, con ocasión de la prueba (...)
  • 37 Juan Asís PALAO GÓMEZ, art. cit. p. 293. Sobre la actuación de Apolonio en la Historia latina puede (...)

18Apolonio, que no desea contrariar a la dama, aminorando así la infracción infligida al código caballeresco, toma una vihuela y la templa, pero para “violar” requiere una corona, es decir, ornamento de rey, porque, deseando repetir, sin duda, una práctica que acostumbraba a ejercer cuando tenía un reino, “non queriá –maguer pobre– su dignidat baxar” (c. 185d). Architrastes “hobo d’esta palabra… muy gran sabor” (c. 186a), es decir, reconoció la justeza de la actitud, e hizo traer la mejor de sus coronas para ese “buen violador”, que era, ante todo, un señor como él. No hay en este lugar del poema –argumenta Daniel Devoto– una escena estrafalaria, sino un clarísimo ejemplo por un lado de las jerarquías –las jerarquías sociales, y las de las artes liberales dentro de ellas– y, por otro, de esa exquisita lucha de cortesías que llevará al desposorio de Apolonio y Luciana sin que este se permita promoverlo: “fina cortesía del ruego de la princesa y del astuto circunloquio que la expresa; delicada cortesía del invitado que no quiere ‘contrastarla’ y la obedece hasta donde se lo permite su propia dignidad”35. Cuando el rey le presta la mejor de sus coronas, Apolonio, que ha empezado a deponer su tristeza, comienza a tocar la vihuela tan dulcemente que todos comentan que Apolo y Orfeo no lo harían mejor36. Esto supone “la victoria psicológica, artística y social de Apolonio”37.

Enamoramiento de Luciana (c. 192-200)

  • 38 María Jesús Lacarra Ducay, art. cit. p. 371.
  • 39 UTHER, Hans-Jörg, The Types of International Folktales: A Classification and Bibliography Based on (...)
  • 40 Joaquín ARTILES, op. cit. p. 55.

19A la meloterapia, que motivó inicialmente a Luciana a sacar la vihuela, se superpone a partir de este momento el motivo de la música que enciende el amor, que, como señala Lacarra Ducay38, supondría un caso peculiar de enamoramiento de oídas, singularmente de la variante “novia atraída por la música”, incluida por Aarne-Thompson-Uther en su Motif-Index of Folk Literature39. Que la dueña quede tocada de “malos aguijones” (c. 189c) es signo de que fue herida de amores, de que nació “temblorosa, con un roce de miradas y entre sones de vihuelas, la historia de un amor”40. Es justo después del concierto cuando Luciana, conmovida, solicita a su padre que Apolonio sea su maestro (c. 192):

  • 41 Tal como se encuentra el manuscrito, parece que Luciana pregunta a su padre si estima que ha actuad (...)

–“Padre, dixo la dueña al rey su señor,
“vos me lo condonastes que yo, por vuestro amor,
“pensás’ de Apolonio cuanto pudiés’ mejor;
“quiero que me digades cóm’ habedes sabor41.

20Una vez aceptado su requerimiento por el complaciente Architrastes, la joven ofrece al recién llegado huésped doscientos quintales de oro, otros tantos de plata, manjares, vino y criados personales.

  • 42 Joaquín ARTILES, op. cit. p. 53.
  • 43 Sobre el amor hereos en la literatura medieval, cf. Eukene LACARRA LANZ, «El ‘Amor que dicen hereos (...)
  • 44 El tópico de la aegritudo amoris o mal de amores remite a la tradición grecolatina. Cf. Ángel Jacin (...)
  • 45 María Victoria FERNÁNDEZ-SAVATER MARTÍN, Temas y motivos novelescos en Historia Apollonii Regis Tyr (...)
  • 46 En el original latino tal pasión se expresaba con fraseología tomada textualmente del Libro IV de l (...)
  • 47 Tal y como se relata en HART el motivo del insomnio de amor remite también de forma directa al libr (...)

21A partir de este momento los hechos se aceleran, como si a los personajes los impulsara una “oculta fuerza biológica”42. Impartidas un número inconcreto de lecciones, la dama cae enferma de amor. Los síntomas (signa) que presenta la mujer, adelgazamiento y debilidad, no son tan acusados como en los enamorados de ojos hundidos, párpados pesados y pulso anormal que pueblan el imaginario medieval43, pero sí lo suficientemente graves como para obligarla a guardar cama, y tan inexplicables a primera vista que ningún médico acierta a determinar la causa de su dolencia. Lo más notable en el tratamiento de este motivo tan abundantemente explotado en la literatura de todos los tiempos y países44 es, en concordancia con el código sociocultural al que se adscribe la obra, el pudor y el recato con que se elude la referencia al componente más carnal del amor: el deseo sexual. Cierto es que la Historia latina ya se caracterizaba, frente al resto de novelas griegas, por una cierta negación del deseo, como ha argumentado Fernández-Savater45, pero el hipertexto español acentúa todavía más esta pureza de sentimientos, eliminando toda referencia a la pasión de la princesa46 y al motivo novelesco del “insomnio de amor”47, probablemente porque el autor quería investir a Luciana con el pudor que prescribía el cristianismo a las doncellas.

Concertación del matrimonio (c. 201-241)

22Un día en que Architrastes pasea con Apolonio, se encuentra con tres apuestos jóvenes, hijos de reyes, que habían solicitado por esposa a Luciana y deseaban obtener una respuesta. Architrastes les informa de que han llegado en mal momento porque su hija ha caído enferma por el estudio y los médicos no confían en que se mantenga con vida. Les ruega, no obstante, que escriban cartas en las que indiquen sus nombres, tierras y arras; y promete desposar a su hija con quien ella escoja. Cuando Apolonio, a quien Architrastes encarga llevar las cartas a Luciana, irrumpe sofocado en su habitación, esta, sorprendida, le reprocha con turbadora ingenuidad que no está acostumbrada a qué le dé él la lección a esa hora (c. 213):

–“Maestro, dixo ella, quiérote demandar,
“¿qué buscas a tal hora, qué quieres recabtar?
“A sazón cómo ésta, non sueles hí entrar,
“nunca lición me sueles a tal hora pasar”.

  • 48 Cf. Carmen Monedero, op. cit., p. 45.
  • 49 Manuel ALVAR, op. cit. vol. 1, p. 126. La Historia latina, más explícita que el poema español en to (...)

23Aunque se ha detectado en estas líneas el miedo de Luciana a un posible abuso sexual o violación48, una lectura literal del fragmento nos desvela tan sólo el desconcierto de la muchacha que, viendo aparecer al amado en el recinto íntimo de su alcoba, siente que sus palabras eluden, mediante la alusión a elementos cotidianos y contextuales en el progreso de la acción –como una clase a deshoras–, la mención de aquello que tal vez se teme, pero que también se anhela. Y es que la hija del Architrastes español, por contraposición a su homóloga latina, “no puede empañar con palabras atrevidas un amor que nace en el candor de la niñez”49. Apolonio, que, no obstante, comprende el alcance de su pregunta, la tranquiliza explicándole el motivo de su visita intempestiva (c. 214-216):

–“Fija, dixo, non vengo por pasarvos lición,
“d’esto seyet segura en vuestro corazón,
“mas mensatge vos trayo por que mereciá don.
“El rey, vuestro padre, sallós’ a deportar,
“fasta que fuesse hora de venir a yantar;
“vinieron tres infantes para vos demandar,
“todos son muy fermosos, nobles e de prestar.
“Sópoles vuestro padre ricamient’ recebir,
“mas non sabié atanto qué pudiese dezir;
“mandóles sendas cartas a todos escrebir,
“vos veyet cuál queredes de todos escogir.”

  • 50 El incesto como tema literario aparece, no en vano, en varias ocasiones a lo largo de la obra, desd (...)

24Apolonio emplea, para este fin, el vocativo “fija”, que, aunque no desprovisto de connotaciones incestuosas para ciertos comentaristas de este pasaje50, puede entenderse meramente como una de las fórmulas de tratamiento nominal que los maestros medievales empleaban más a menudo para dirigirse a sus discípulos. En esta misma obra la utiliza también el médico de Éfeso cuando, feliz, augura un buen futuro a su discípulo (c. 304a); y Aristóteles no vacila en emplearla reiteradamente cuando se dirige a su alumno en el Libro de Alexandre (c. 36b, 51b, 60a, 61a).

25Por lo que respecta a las fórmulas pronominales de interlocución, debe subrayarse que este es el fragmento en el que por vez primera se constata el uso del voseo (V) por parte de Apolonio en su trato con la infanta, y que este hecho parece sintomático, porque, al seguir empleando Luciana la fórmula no deferencial (T), que, al menos en los diálogos conservados, ha regido siempre su intercambio pronominal con Apolonio, nos hallamos no ya ante un tratamiento simétrico T-T, sino ante un asimétrico T-V, tónica diferencial bajo la que transcurrirá toda la plática. Llegados a este punto, en efecto, la dama solicita el consejo de Apolonio, a quien trata de tú, y éste responde, de vos, que se tendrá por honrado si ella se casa para mejorar su situación, declaración que la apasionada Luciana recibe con tristeza (c. 221):

–“Maestro, dixo ella, si amor te tocase,
“non querriés tu lazerio que otrie lo lograse,
“nunca lo creyería fasta que lo probase
“que del rey de Tiro desdeñada fincase.”

  • 51 Considérese el fragmento del Libro de Alexandre que nos presenta al atribulado protagonista recibie (...)
  • 52 Sobre el amor entendido como servicio a la dama, véase lo expuesto en relación con los tres tipos d (...)

26El cambio del tratamiento simétrico T-T al asimétrico T-V parece no ser fruto de una desviación fortuita o momentáneo descuido del autor; ni tampoco una variante diafásica, ya que si el empleo de la fórmula deferencial fuera producto del distanciamiento de Apolonio al ver puesta en duda su integridad, no tendría razón de ser su pervivencia una vez formalizado el matrimonio, como de hecho sucede (c. 249-254). Evitando caer en la falacia del post hoc, ergo propter hoc, hemos de suponer que en el “comedio” o período fantasma cuyo contenido dialogal nos escatima el poema, el de las lecciones, se hallaba ya vigente el tratamiento asimétrico que se da en la ya manida escena del dormitorio. De hecho, la peculiaridad de que la jerarquía social se imponga sobre la académica se documenta también en otro ejemplo literario coetáneo de relación preceptor-alumno en el seno de familias reales, aristocráticas o regentes: en el Libro de Alexandre, el protagonista, en su interacción con Aristóteles, aunque este lo aborde mediante el respetuoso vos, emplea siempre la fórmula no deferencial51. En ambos casos (el Libro de Apolonio y el Libro de Alexandre) podríamos interpretar que el preceptor forma parte, de alguna manera, de la servidumbre de palacio: de ahí su uso de la modalidad V para dirigirse a su pupilo o pupila real. Por otra parte, en el caso de Apolonio cabría incluso conjeturar que el tratamiento respetuoso que usa (V) responde a su perspectiva de servicio de amor implícito: dentro de las convenciones del amor cortés, se dirige a Luciana como un súbdito a su señora52.

27Apolonio vuelve ante Architrastes con la contestación de la dama: una carta cerrada en la que dice que desea casarse con el peregrino que se había salvado del mar. Esta es otra ocasión en que el pudor cristiano se impone (c. 223):

  • 53 También en la Historia latina la joven escribe al rey describiéndole la sencillez de sus sentimient (...)

Abrió el rey la carta e fízola catar;
la carta dizía esto – sópola bien dictar-:
que con el peregrino queriá ella casar,
que con el cuerpo solo estorció de la mar53.

28El monarca, confundido, consulta a Apolonio, que enrojece al comprender el sentido de la misiva y revela al rey el sentido de la frase, aclarando que, si el rey no se muestra conforme con la elección de la princesa, a Apolonio habrá de pesarle mucho (c. 231):

Respuso Apolonio: –“Rey, mucho me embargas,
“fuertes paraulas me dizes e mucho me amargas;
“creyo que de mí traen estas nuevas tan largas,
“mas, si a ti non plazen, son para mí amargas”.

  • 54 M. ALVAR, op. cit., vol. 1, p. 197.

29A propósito de la actitud de Apolonio frente al casamiento, que podría interpretarse como fría o distante, Manuel Alvar comenta que Apolonio no recibe la noticia con apatía, sino que por su “gran cordura” la admite como resultado de un proceso: “tuvo que fingir objetividad para que su presencia no fuera intrusión, mantuvo la dignidad que debía a la hospitalidad y al magisterio, sintió emoción al considerarse blanco de las preguntas y entonces tampoco faltó a la Verdad, que era su verdad”54. Es decir, de alguna manera Apolonio hace primar con esfuerzo la cortesía sobre sus deseos personales: como huésped, preceptor y enamorado cortés se dirige a la princesa mediante la modalidad V, sin tomarse confianzas, ocultando discretamente su amor y aceptando con contención el deseo matrimonial de Luciana. Como corolario lógico del comportamiento cortés y sensato (que no distante) de Apolonio, el rey Architrastes, tras consultar con Luciana y su futuro yerno, accede al deseo de su hija, de modo que se celebran unas suntuosas bodas con numerosos convidados. Se cumple así la convención, propia de las narraciones románticas, del final feliz, con celebración de solemnes bodas.

Conclusiones

30El Libro de Apolonio aparece, en conclusión, como una adaptación de la Historia Apollonii Regis Tyri a las preferencias de la sociedad castellana del siglo XIII. Lejos de trasladar miméticamente los contenidos del original, el autor hispánico supo imprimir a una leyenda que era entonces de dominio común en Occidente un sello particular, manifiesto en la alusión a los usos y costumbres vigentes en la península ibérica. En este proceso de adaptación a la nueva sensibilidad es de particular interés la forma en que se manejan los aspectos corteses y protocolarios, desde los propiamente lingüísticos (fórmulas de tratamiento, apelativos) hasta los relativos a los usos y costumbres, incluyendo las dignidades cortesanas y actitudes y ademanes explicables en virtud de la modestia cristiana.

31En este trabajo hemos centrado nuestra atención en la sección central del libro (c. 151-241), ya que, además de ofrecer cierta autonomía, es la que presenta mayor interés para el estudio de los usos cortesanos. Hemos señalado como hito inicial el instante en que Apolonio coincide con Architrastes, circunstancia que da pie a su entrada en palacio y a su encuentro con Luciana, con quien finalmente contrae matrimonio. La boda, por otra parte, es el desenlace feliz que clausura la subtrama que tiene por protagonistas a esos tres personajes. A lo largo de la sección, que hemos articulado en cinco subsecciones para su análisis pormenorizado, se producen varias situaciones delicadas desde el punto de vista social. El protagonista, como “clérigo entendido”, demuestra saber navegar por estas aguas procelosas, haciendo primar la cortesía sobre sus deseos. Es cierto que Apolonio incurre igualmente en faltas de cortesía, explicables por el estrés psicológico o tensión emocional a los que se ve sujeto. El personaje reivindica, en primer lugar, su condición regia, solicitando vestimentas apropiadas para entrar en palacio, ocupando un escaño contiguo al del monarca y requiriendo una corona –la mejor de la que disponía Architrastes– para interpretar su música. Con esta sutil manifestación de estatus logra recabar el interés y el favor del rey. Convertido en maestro de Luciana y en objeto de su amor, maneja también con delicadeza la situación cuando se ve obligado a irrumpir en su dormitorio de forma intempestiva. Al trasladar a Architrastes el sentido de la misteriosa misiva, sabe, de igual modo, emplear las palabras apropiadas con el monarca. De esa manera, el exiliado rey de Tiro pasa de ser un náufrago harapiento a marido de Luciana y rey simbólico de Pentápolin. Luciana, por su parte, frente a su homóloga latina, si bien al retar al huésped a medirse con ella en el recital, lo interpela con un exceso de confianza, hace gala luego de recato cristiano, mostrándose moderada en su expresión de la pasión.

32Nuestra intención ha sido, en definitiva, demostrar que esta sección de la obra, al adaptar la fuente latina, ofrece una fidedigna plasmación de unos códigos socioculturales muy concretos, relacionados con la Castilla del siglo XIII; y que la resolución de todas las situaciones delicadas que se plantean en las cuadernas pasa por una adecuada gestión tanto de los aspectos protocolarios o meramente corteses, como de los lingüísticos.

Haut de page

Bibliographie

ALVAR, Carlos, «De Samaría a Tiro. Navegaciones de Apolonio en el siglo XIII», Bulletin Hispanique, 93 (1), 1991, p. 5-12.

ALVAR, Manuel, «Apolonio, clérigo entendido», in: Symposium in honorem prof. M. de Riquer, Barcelona: Quaderns Crema, 1986, p. 51-73.

ALVAR, Manuel, «La originalidad española del Libro de Apolonio». Boletín del Museo e Instituto ‘Camón Aznar’, IV, 1981, p. 77-91.

ALVAR, Manuel, Libro de Apolonio. Ediciones, Vol. 2. Valencia: Castalia-Fundación March, 1976.

ALVAR, Manuel, Libro de Apolonio. Estudios, Vol. 1. Valencia: Castalia-Fundación March, 1976.

ANCOS, Pablo, «Notas al uso del estilo directo en el Libro de Apolonio (y en otros poemas del mester de clerecía)», Bulletin of Hispanic Studies, 88 (8), 2011, p. 893-909.

ARCHIBALD, Elisabeth, Apollonius of Tyre. Medieval and Renaissance Themes and Variations, Cambridge: D.S. Brewer, 1991.

ARTILES, Joaquín, ‘El Libro de Apolonio’, poema español del siglo XIII, Madrid: Gredos, 1976.

BECEIRO PITA, Isabel y CÓRDOBA DE LA LLAVE, Ricardo, Parentesco, poder y mentalidad. La nobleza castellana. Siglos XII-XV, Madrid: CSIC, 1990.

BROWN, Penelope y LEVINSON, Stephen, «Universals in language usage: Politeness phenomena», in: E. GOODY (ed.), Questions and Politeness: Strategies in Social Interaction, Cambridge: Cambridge University Press, 1978, p. 56-289.

BROWN, Penelope y LEVINSON, Stephen, Politeness: Some Universals in Language Usage, Cambridge: Cambridge University Press, 1987.

BROWN, Roger y GILMAN, Albert, «The Pronouns of Power and Solidarity», in: T.A. Sebeok (ed.), Style in Language, Cambridge, Massachusetts: The M.I.T. Press, 1960 (reimpresión de 1966), p. 253-276.

Cañas, Jesús, Libro de Alexandre, Madrid: Cátedra, 2003 [1988].

Carbonetti, María de los Ángeles, «Leer al editor Reflexiones en torno al Libro de Apolonio en la edición crítica de Manuel Alvar» Anuario de la Facultad de Ciencias Humanas, 2 (2), 1999-2000, p. 305-312.

Chiarini, Gioachino, «Esogamia e incesto nella Historia Apollonii regis Tyri», Materiali e Discussioni, 10-11, 1983, p. 267-292.

Conte, Filippo, «Las emociones de Apolonio», in: I. Tomassetti et al. (coord..), Avatares y perspectivas del medievalismo ibérico, Fundación San Millán de la Cogolla: Cilengua, 2019, Vol. 1, 553-567.

Corbella, María Dolores, Libro de Apolonio, Madrid: Cátedra, 1992.

DE Cesare, Giovanni Battista de (ed.) Libro de Apolonio, Milano, Cisalpino-Goliardica, 1974.

DE Cesare, Giovanni Battista, «Per una edizione critica del Libro de Apolonio», Cultura Neolatina, 33, 1973, p. 331-356.

Delbouille, Maurice, «Apollonius de Tyr et les débuts du roman français», in: Mélanges offerts à R. Lejeune, Gembloux: Duculot, 1969, Vol. 2., p. 1171-1204.

Devoto, Daniel, «Dos notas sobre el Libro de Apolonio». Bulletin Hispanique, LXXIV (3-4), 1972, p. 291-330.

Deyermond, Alan, «Motivos folklóricos y técnica estructural en el Libro de Apolonio», Filología, 13, 1968-1969, p. 121-149.

Doppagne, Albert, «La expresión de la cortesía», in: C. H. MAGIS (ed.), Actas del Tercer Congreso Internacional de Hispanistas, México D.F.: El Colegio de México, 1970, p. 285-291.

ESTÉVEZ SOLA, Antonio, «Esclavitud de amor», in: R. MORENO (ed.), Diccionario de motivos amatorios en la literatura latina (siglos III a.C.-II d.C.), Huelva: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Huelva, p. 164-169

Fernández–Savater Martín, María Victoria, Temas y motivos novelescos en Historia Apollonii Regis Tyri, Huelva: Universidad de Huelva, 2005.

García Blanco, Manuel, «La originalidad del Libro de Apolonio». Revista de Ideas Estéticas, 11.3, 1945, p. 351-378.

García Gual, Carlos, Primeras novelas europeas, Madrid: Istmo, 1990.

Hilty, Gerold (2009), «La lengua del Libro de Apolonio», Medievalismo en Extremadura, in: J. CAÑAS MURILLO, F. J. GRANDE QUEJIGO y J. ROSO DÍAZ (eds.), Estudios sobre literatura y cultura hispánicas de la Edad Media, Cáceres: Universidad de Extremadura, 2009, p. 367-380.

Hilty, Gerold, «Liebe als Krankheit. Altspanische Texte des 12. und 13. Jarhhunderts», in: T. Stemmler (ed.), Liebe als Krankheit, Tübingen: Narr, 1990, p. 127-138.

Holzberg, Niklas, «The Historia Apollonii regis Tyri and the Novel», in: H. HOFFMANN (ed.), Groningen Colloquia on the Novel, Groningen: Forsten, 1990, vol. 3, 91-10.

Holzberg, Niklas, The Ancient Novel: An Introduction, London, 1995.

Hunt, J. M. «Apollonius Citharoedus», Harvard Studies in Classical Philology, 91, 1987, p. 283-287.

Jiménez Cano, José María, «Bosquejo general para el comentario sociolingüistico de textos literarios», in: P. DÍEZ DE REVENGA y J. M. JIMÉNEZ CANO (eds.), Estudios de sociolingüística. Sincronía y diacronía, Murcia: DM, 1996, 155-183.

Klebs, Elimar, Die Erzählung von Apollonius aus Tyrus. Eine geschichtliche Untersuchung über ihre lateinische Urform und ihre späteren Bearbeitungen, Berlin, 1899.

Lacarra Ducay, María Jesús, «Amor, música y melancolía en el Libro de Apolonio», in: V. BELTRÁN (ed.), Actas del I Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Barcelona: PPU, 1988, 369-379.

Lacarra Lanz, Eukene, «El ‘Amor que dicen hereos’ o Aegritudo Amoris», CEHM, 38, 2015, p. 29-44 https://www.cairn.info/revue-cahiers-d-etudes-hispaniques-medievales-2015-1-page-29.htm (cons. 13/03/2022).

Laguna Mariscal, Gabriel, «Insomnio», in: R. MORENO (ed.), Diccionario de motivos amatorios en la literatura latina (siglos III a.C.-II d.C.), Huelva: Universidad de Huelva, 2011, p. 205-206.

LAGUNA MARISCAL, Gabriel, «¿Por qué la llamáis divina?: la religio amoris en la poesía amorosa del Cancionero de Baena», Revista de Filología Románica, 38, 2021, p. 63-76.

Lewis, Clive Staples, The Allegory of Love: A Study in Medieval Tradition, Oxford: Clarendon Press, 1936.

Líbano Zumalacárregui, Ángeles, «Morfología diacrónica del español: las fórmulas de tratamiento», RFE, LXXI, 1991, p. 107-121.

Librán Moreno, Miryam, «Enamoramiento», in: R. MORENO (ed.), Diccionario de motivos amatorios en la literatura latina (siglos III a.C.-II d.C.), Huelva: Universidad de Huelva, 2011, p. 157-160.

LOT-BORODINE, Myrrha, De l’amour profane à l’amour sacré. Études de psychologie sentimentale au moyen Âge, París: Nizet, 1961.

Marden, Carroll C. Libro de Apolonio. An Old Spanish Poem edited by C. Carroll Marden. Part I. Text and Introduction, Baltimore-París: The John Hopkins Press, 1917.

Monedero, Carmen, Libro de Apolonio, Madrid: Castalia, 1987.

Morreale, Margherita, «Libro de Apolonio. Introduzione, testo e note a cura di Giovanni Battista De Cesare…», Quaderni Ibero-Americani, 47-48, 1976, p. 392-399.

Nieto Ibáñez, Jesús María, La novela en la literatura española. Estudios sobre mitología y tradición clásicas (siglos XIII-XVIII), León: Universidad de León, 2004.

Palao Gómez, Juan Asís (2008), «La ascensión cortés de Apolonio», Troianalexandrina, 8, 2008, p. 287-298.

Paltrinieri, Elisabetta, La Spagna letteraria. Dalle origini al XIV secolo, Roma: Carocci, 2002.

PARRILLA, Carmen, «Ethos de Apolonio y clerecía del mester», in: M. VAQUERO y A. D. DEYERMOND (eds.), Studies on Medieval Spanish Literature in Honor of Charles F. Fraker, Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1995, p. 229-244.

Redondo, Jordi, «La presencia de la literatura griega en el Libro de Apolonio», Flor. Il., 28, 2017, p. 199-210.

Rousset, Jean, Leurs yeux se rencontrèrent. La scène de première vue dans le roman, París: Jose Corti, 1981.

Rubio Fernández, Lisardo, Catálogo de manuscritos clásicos latinos existentes en España, Madrid: Editorial de la Universidad Complutense de Madrid, 1984

Ruiz Montero, Consuelo, «La estructura de la Historia Apollonii regis Tyri», CFC, 18, 1983-1984, p. 291-334.

Salvador Miguel, Nicasio, «Una edición del Libro de Apolonio», Archivum, XXIX-XXX, 1979-1980, p. 253-264.

Schmeling, Gareth, «Manners and Morality in the Historia Apollonii Regis Tyri», in: P. LIVIABELLA FURIANI y A. M. SCARCELLA (eds.), Piccolo mondo antico. Le donne, gli amori, il mondo nel romanzo antico, Perugia: Università degli Studi de Perugia, 1989, p. 199-215.

Scordilis Brownlee, Marina, «Writing and Scripture in the Libro de Apolonio: the Conflation of Hagiography and Romance», Hispanic Review, 51, 1983, 159-174.

Smyth, Albert H. «Shakespeare’s Pericles and Apollonius of Tyre», Proceedings of the American Philosophical Society, 37 (158), 1898, p. 206-312.

Traver Vera, Ángel Jacinto, «Mal de amores (amor hereos, aegritudo amoris)», in: R. MORENO (ed.), Diccionario de motivos amatorios en la literatura latina (siglos III a.C.-II d.C.), Huelva: Universidad de Huelva, 2011, p. 259-262.

Traver Vera, Ángel Jacinto, «Síntomas de amor (signa amoris)», in: R. MORENO (ed.), Diccionario de motivos amatorios en la literatura latina (siglos III a.C.-II d.C.), Huelva: Universidad de Huelva, 2011, p. 398-402.

Trueba Lawand, Jamile, «El Libro de Apolonio, modelo del caballero virtuoso», Romance Notes, XXXVI (3), 1995, p. 261-264.

Uther, Hans-Jörg, The Types of International Folktales: A Classification and Bibliography Based on the System of Antti Aarne and Stith Thompson, Helsinki: Academia Scientiarum Fennica, 2004.

Valle Inclán, Ramón María, Sonata de Invierno, Madrid: Renacimiento, 1924.

WEISS, Julian, «Apolonio’s Mercantile Morality and the Ideology of Courtliness», in: Ralph PENNY e Ian MACPHERSON (dir.), The Medieval Mind: Medieval Iberian Studies in Honour of Alan Deyermond, Woodbridge, Támesis, 1997, p. 501-516.

WEISS, Julian, The ‘Mester de Clerecía’. Intellectuals and Ideologies in Thirteenth-Century Castile, Woodbridge, Támesis, 2006, p. 198-209.

Valle Inclán, Ramón María, Sonata de Invierno, Madrid: Renacimiento, 1924.

Zubillaga, Carina Alejandra, «La voz de las mujeres en el Libro de Apolonio», Mirabilia: Electronic Journal of Antiquity, Middle & Modern Ages, 29, 2019, p. 13-28.

Haut de page

Notes

1 Históricamente ha habido ciertas discrepancias con la datación del manuscrito: Amador de los Ríos y García de Diego lo consideraban del siglo XII, pero Rubio Fernández señaló que componen el códice materiales de los siglos XIII y XIV. Cf. Lisardo RUBIO FERNÁNDEZ, Catálogo de manuscritos clásicos latinos existentes en España, Madrid: Editorial de la Universidad Complutense de Madrid, 1984 n. 147; Manuel ALVAR, Libro de Apolonio. Estudios, Vol. 1. Valencia: Castalia-Fundación March, 1976, p. 42). Alvar, guiándose por el tipo de papel y sirviéndose de argumentos paleográficos, data el manuscrito, donde también se incluyen otras obras (Vida de Santa María Egipciaca y Libre dels tres reys d’Orient), hacia 1390 (ibid. p. 34). Otros investigadores consideran que “existen argumentos contundentes para fechar la composición de esta obra en los años veinte del siglo XIII”. Cf. Gerold Hilty, «La lengua del Libro de Apolonio», Medievalismo en Extremadura, in: J. Cañas Murillo, F. J. Grande Quejigo y J. Roso Díaz (eds.), Estudios sobre literatura y cultura hispánicas de la Edad Media, Cáceres: Universidad de Extremadura, 2009, p. 368.

2 Elimar KLEBS, Die Erzählung von Apollonius aus Tyrus. Eine geschichtliche Untersuchung über ihre lateinische Urform und ihre späteren Bearbeitungen, Berlin, 1899.

3 Cf. Gioachino CHIARINI, «Esogamia e incesto nella Historia Apollonii regis Tyri», Materiali e Discussioni, 10-11, 1983, p. 267-292; Consuelo RUIZ MONTERO, «La estructura de la Historia Apollonii regis Tyri», CFC, 18, 1983-1984, p. 291-334.

4 Cf. Niklas HOLZBERG, «The Historia Apollonii regis Tyri and the Novel», in H. Hoffmann (ed.), Groningen Colloquia on the Novel, Groningen: Forsten, 1990: vol. 3, p. 102-204; Niklas HOLZBERG, The Ancient Novel: An Introduction, London, 1995; Jesús María NIETO IBÁÑEZ, La novela en la literatura española. Estudios sobre mitología y tradición clásicas (siglos XIII-XVIII), León: Universidad de León, 2004; Jordi REDONDO, «La presencia de la literatura griega en el Libro de Apolonio», Flor. Il., 28, 2017, p. 199-210.

5 Maurice DELBOUILLE, «Apollonius de Tyr et les débuts du roman français», in: Mélanges offerts à R. Lejeune, Gembloux: Duculot, 1969, Vol. 2., p. 1171-1204.

6 Carlos ALVAR, «De Samaría a Tiro. Navegaciones de Apolonio en el siglo XIII», Bulletin Hispanique, 93 (1), 1991, p. 5-12.

7 Sobre las versiones medievales y renacentistas del argumento, cf. Elisabeth Archibald, Apollonius of Tyre. Medieval and Renaissance Themes and Variations, Cambridge: D.S. Brewer, 1991. Desde muy pronto estudia su presencia en la literatura inglesa, con atención especial a Shakespeare, Albert H. Smyth (1898), «Shakespeare’s Pericles and Apollonius of Tyre», Proceedings of the American Philosophical Society, 37 (158), 1898, p. 206-312.

8 Cf. Joaquín ARTILES, ‘El Libro de Apolonio’, poema español del siglo XIII, Madrid: Gredos, 1976, p. 32-34.

9 Alan DEYERMOND, «Motivos folklóricos y técnica estructural en el Libro de Apolonio», Filología, 13, 1968-1969, p. 146-147.

10 Cf. Joaquín ARTILES, op. cit., p. 47-90.

11 Ibidem, p. 189-193; Filippo CONTE, «Las emociones de Apolonio», in: I. Tomassetti et al. (coord..), Avatares y perspectivas del medievalismo ibérico, Fundación San Millán de la Cogolla: Cilengua, 2019, Vol. 1, p. 553-567.

12 Sobre el uso del estilo directo en el poema, véase Pablo ANCOS, «Notas al uso del estilo directo en el Libro de Apolonio (y en otros poemas del mester de clerecía)», Bulletin of Hispanic Studies, 88 (8), 2011, p. 893-909. Sobre la “voz de las mujeres” y su valor expresivo y afectivo en el Libro de Apolonio, véase Carina Alejandra ZUBILLAGA, «La voz de las mujeres en el Libro de Apolonio», Mirabilia: Electronic Journal of Antiquity, Middle & Modern Ages, 29, 2019, p. 13-28.

13 Domina «le arti del trivium e perlomeno una del quadrivium […]. A guidarlo nelle numerose imprese non è il valore cavalleresco, come nel caso di Alexandre, bensì quello spirito di cortesía strettamente legato ai nuovi modelli culturali della clerecía (Elisabetta Paltrinieri, La Spagna letteraria. Dalle origini al XIV secolo, Roma: Carocci, 2002, p. 89, apud Conte, art. cit., p. 553).

14 La expresión es de Jamile TRUEBA LAWAND, «El Libro de Apolonio, modelo del caballero virtuoso», Romance Notes, XXXVI (3), 1995, p. 261-264. Sobre la confluencia del romance con la hagiografía en el LA, cf.

Marina SCORDILIS BROWNLEE, «Writing and Scripture in the Libro de Apolonio: the Conflation of Hagiography and Romance», Hispanic Review, 51, 1983, 159-174. Véase también a este respecto Carmen PARRILLA, «Ethos de Apolonio y clerecía del mester”, in: M. Vaquero y A. D. Deyermond (eds.), Studies on Medieval Spanish Literature in Honor of Charles F. Fraker, Madison: Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1995, p. 229-244.

15 Manuel ALVAR, Libro de Apolonio. Ediciones, Vol. 2. Valencia: Castalia-Fundación March, 1976.

16 Carroll C. MARDEN, Libro de Apolonio. An Old Spanish Poem. Part I. Text and Introduction, Baltimore-París: The John Hopkins Press, 1917.

17 Carmen MONEDERO, Libro de Apolonio, Madrid: Castalia, 1987.

18 María Dolores CORBELLA, Libro de Apolonio, Madrid: Cátedra, 1992.

19 Giovanni Battista DE CESARE, «Per una edizione critica del Libro de Apolonio», Cultura Neolatina, 33, 1973, p. 331-356; id., Libro de Apolonio, Milano, Cisalpino-Goliardica, 1974.

20 Margherita MORREALE, «Libro de Apolonio. Introduzione, testo e note a cura di Giovanni Battista De Cesare…», Quaderni Ibero-Americani, 47-48, 1976, p. 392-399.

21 Nicasio SALVADOR MIGUEL, «Una edición del Libro de Apolonio», Archivum, XXIX-XXX, 1979-1980, p. 253. Sobre el valor de la edición de Alvar, pese a los defectos que le reprochan sus detractores, cf. también María de los Ángeles CARBONETTI, «Leer al editor Reflexiones en torno al Libro de Apolonio en la edición crítica de Manuel Alvar» Anuario de la Facultad de Ciencias Humanas, 2 (2), 1999-2000, p. 305-312; Gerold Hilty, art. cit., p. 368-370.

22 Carroll C. MARDEN, op. cit., p. LVII.

23 Joaquín ARTILES, op. cit., p. 153-170. Han tratado esta cuestión con más detenimiento otros investigadores. Cf. Manuel GARCÍA BLANCO, «La originalidad del Libro de Apolonio». Revista de Ideas Estéticas, 11.3, 1945, p. 351-378. Manuel ALVAR, op. cit., vol. 1, p. 118-182; Id., «La originalidad española del Libro de Apolonio». Boletín del Museo e Instituto ‘Camón Aznar’, IV, 1981, p. 77-91; Carmen MONEDERO, op. cit., p. 47-50.

24 Las fórmulas de tratamiento empleadas por Apolonio y Luciana en el pasaje las estudiamos, desde una perspectiva lingüística, en un trabajo anterior. Cf. Mónica María Martínez Sariego, «Fórmulas de tratamiento pronominal en la relación preceptor-alumna en el seno de familias aristocráticas: el caso de Apolonio (s. XIII)», in: J. RODRÍGUEZ MOLINA y D. M. SÁEZ RIVERA (coords.), Diacronía, lengua española y lingüística: Actas del IV Congreso Nacional de la Asociación de Jóvenes Investigadores de Historiografía e Historia de la Lengua Española, Madrid: Síntesis, 2006, 541-556. El estudio se inscribe en la tradición de comentarios sociolingüísticos de textos literarios iniciada por José María JIMÉNEZ Cano, «Bosquejo general para el comentario sociolingüistico de textos literarios», in: P. DÍEZ DE REVENGA y J. M. JIMÉNEZ CANO (eds.), Estudios de sociolingüística. Sincronía y diacronía, Murcia: DM, 1996, 155-183.

25 Cf. Isabel BECEIRO PITA y Ricardo CÓRDOBA DE LA LLAVE, Parentesco, poder y mentalidad. La nobleza castellana. Siglos XII-XV, Madrid: CSIC, 1990.

26 Como recuerda Julian WEISS, “Apolonio’s Mercantile Morality and the Ideology of Courtliness”, en Ralph PENNY e Ian MACPHERSON (dir.), The Medieval Mind: Medieval Iberian Studies in Honour of Alan Deyermond, Woodbridge, Támesis, 1997, p. 501-516 (retomado y revisado en The ‘Mester de Clerecía’. Intellectuals and Ideologies in Thirteenth-Century Castile, Woodbridge: Támesis, 2006, p. 198-209).

27 Penelope BROWN y Stephen LEVINSON, «Universals in language usage: Politeness phenomena», in: E. GOODY (ed.), Questions and Politeness: Strategies in Social Interaction, Cambridge: Cambridge University Press, 1978, p. 56-289; id., Politeness: Some Universals in Language Usage, Cambridge: Cambridge University Press, 1987.

28 Algunos investigadores consideran que el vocativo “amigo” podría tener una connotación homoerótica. Cf. Juan Asís PALAO GÓMEZ, «La ascensión cortés de Apolonio», Troianalexandrina, 8, 2008, p. 290.

29 María Jesús LACARRA DUCAY, «Amor, música y melancolía en el Libro de Apolonio», in: V. BELTRÁN (ed.), Actas del I Congreso de la Asociación Hispánica de Literatura Medieval, Barcelona: PPU, 1988, p. 371.

30 Hortante patre puella uenit ad iuuenem et uerecundo sermone ait ‘licet taciturnitas tua sit tristior, generositas tamen nobilitatem ostendit. Si uero tibi molestum non est, indica mihi nomen et casos tuos’ (XV). No obstante, cf. Hom. Od. VIII 550-556. Se ha apreciado ya cómo a veces el poema español recupera aspectos del prototexto homérico que se perdieron en HART. Cf. Redondo, art. cit., p. 201.

31 Roger BROWN y Albert GILMAN, «The Pronouns of Power and Solidarity», in: T.A. SEBEOK (ed.), Style in Language, Cambridge, Massachusetts: The M.I.T. Press, 1960 (reimpresión de 1966), p. 253-276.

32 A las fórmulas familiares y corteses se las ha denominado, por comodidad y a partir de los pronombres latinos tu y vos, T y V. T representa al tu del francés, al tu y al vos del español actual o al du del alemán, mientras que V representa las contrapartidas corteses vous, usted o Sie. Para una perspectiva diacrónica sobre las fórmulas de tratamiento en español, véase Albert DOPPAGNE, «La expresión de la cortesía», in: C. H. MAGIS (ed.), Actas del Tercer Congreso Internacional de Hispanistas, México D.F.: El Colegio de México, 1970, p. 285-291; y Ángeles LÍBANO ZUMALACÁRREGUI, «Morfología diacrónica del español: las fórmulas de tratamiento», RFE, LXXI, 1991, p. 107-121.

33 Según Artiles (op. cit., p. 52) esta es una de las dos ocasiones en que parece perturbarse la elegancia medida y juiciosa de Apolonio, que calla torpemente mientras los demás alaban la música y el canto de Luciana. La versión española, no obstante, suaviza, en su opinión, la rudeza de la Historia latina.

34 Juan Asís PALAO GÓMEZ, art. cit., p. 295.

35 Daniel DEVOTO, «Dos notas sobre el Libro de Apolonio». Bulletin Hispanique, LXXIV (3-4), 1972, p. 329. Muy apropiadamente, Devoto compara la actitud de Apolonio con el ademán del Marqués de Bradomín, que, en la Sonata de invierno, cuando el rey le pide, entre las risas de los cortesanos, que suba a una silla para recitar un soneto, contesta: “Señor, para juglar nací muy alto” (Ramón María del Valle Inclán, Sonata de Invierno, Madrid: Renacimiento, 1924, p. 109, apud Devoto, loc. cit.).

36 Este episodio puede leerse en paralelo con el pasaje de la Odisea en que, con ocasión de la prueba del disco, el protagonista supera en habilidades a todos los feacios (Hom. Od. VIII 186-233). A este respecto, cf. Jordi REDONDO, art. cit. p. 204).

37 Juan Asís PALAO GÓMEZ, art. cit. p. 293. Sobre la actuación de Apolonio en la Historia latina puede verse J. M. HUNT, «Apollonius Citharoedus», Harvard Studies in Classical Philology, 91, 1987, p. 283-287.

38 María Jesús Lacarra Ducay, art. cit. p. 371.

39 UTHER, Hans-Jörg, The Types of International Folktales: A Classification and Bibliography Based on the System of Antti Aarne and Stith Thompson, Helsinki: Academia Scientiarum Fennica, 2004.

40 Joaquín ARTILES, op. cit. p. 55.

41 Tal como se encuentra el manuscrito, parece que Luciana pregunta a su padre si estima que ha actuado correctamente con Apolonio, pero, como apunta Monedero, “es más plausible que haya habido un nuevo salto en el relato del cual queda, como testimonio, desto, que hace referencia a la petición de la infanta de que le den como maestro de música al náufrago: Historia, XVIII; Gesta, lín. 261; Incunable, lín. 331: “que me dedes al mancebo por maestro”. De ahí las palabras de Architrastres en la estrofa siguiente [Seya vuestro maestro]” (Monedero, op. cit. p. 154). No compartiríamos, por tanto, la lectura e interpretación de Lacarra Ducay, para quien Apolonio se convierte en maestro de Luciana por deseo del rey y el amor surge tan solo de forma paulatina (art. cit. p. 372). En nuestra opinión, aunque no cabe duda de que el amor de Luciana crece y se aviva con el tiempo, su sentimiento no es ajeno al motivo literario según el cual de la visión del ser amado a la pasión no hay más que un instante. Cf. Miryam Librán Moreno, «Enamoramiento», in: R. MORENO (ed.), Diccionario de motivos amatorios en la literatura latina (siglos III a.C.-II d.C.), Huelva: Universidad de Huelva, 2011, p. 158-159. El motivo adquirirá gran protagonismo en la tradición novelística occidental. Cf. Jean ROUSSET, Leurs yeux se rencontrèrent. La scène de première vue dans le roman, París: José Corti, 1981.

42 Joaquín ARTILES, op. cit. p. 53.

43 Sobre el amor hereos en la literatura medieval, cf. Eukene LACARRA LANZ, «El ‘Amor que dicen hereos’ o Aegritudo Amoris», CEHM, 38, 2015, p. 29-44; Gerold HILTY, «Liebe als Krankheit. Altspanische Texte des 12. und 13. Jarhhunderts», in: T. STEMMLER (ed.), Liebe als Krankheit, Tübingen: Narr, 1990, p. 127-138.

44 El tópico de la aegritudo amoris o mal de amores remite a la tradición grecolatina. Cf. Ángel Jacinto Traver Vera, «Mal de amores (amor hereos, aegritudo amoris)», in: R. MORENO (ed.), Diccionario de motivos amatorios en la literatura latina (siglos III a.C.-II d.C.), Huelva: Universidad de Huelva, 2011, p. 259-262. Sobre las señales de amor (signa amoris) en general, véase id. «Síntomas de amor (signa amoris)», in: ibid., p. 398-402.

45 María Victoria FERNÁNDEZ-SAVATER MARTÍN, Temas y motivos novelescos en Historia Apollonii Regis Tyri, Huelva: Universidad de Huelva, 2005, p. 106-110. Véase también Gareth SCHMELING, «Manners and Morality in the Historia Apollonii Regis Tyri», in: P. LIVIABELLA FURIANI y A.M. SCARCELLA (eds.), Piccolo mondo antico. Le donne, gli amori, il mondo nel romanzo antico, Perugia: Università degli Studi de Perugia, 1989, p. 199-215.

46 En el original latino tal pasión se expresaba con fraseología tomada textualmente del Libro IV de la Eneida: Sed 'regina' sui 'iam dudum saucia cura' Apolloni figit in 'pectore vultus verbaque', cantusque memor credit 'genus esse deorum'. Nec somnum oculis nec 'membris dat cura quietem'.

47 Tal y como se relata en HART el motivo del insomnio de amor remite también de forma directa al libro IV de la Eneida: Vigilans primo mane irrumpit cubiculum patris. Pater videns filiam ait: "Filia dulcis, quid est quod tam mane praeter consuetudinem vigilasti?" Puella ait: “Hesterna studia me excitaverunt. Peto itaque, pater, ut me tradas hospiti nostro Apollonio studiorum percipiendorum gratia. Sobre el tópico del insomnio de amor en la literatura latina, cf. Gabriel LAGUNA MARISCAL, «Insomnio», in: R. Moreno (ed.), Diccionario de motivos amatorios en la literatura latina (siglos III a.C.-II d.C.), op. cit., p. 205-206.

48 Cf. Carmen Monedero, op. cit., p. 45.

49 Manuel ALVAR, op. cit. vol. 1, p. 126. La Historia latina, más explícita que el poema español en todos los sentidos, nos presenta por un lado a una muchacha cuya malicia no deja lugar a dudas, y, por otro, a un preceptor mucho menos diplomático, pues, aunque reconoce a la joven como su señora (domina), la tilda de niña (nondum mulier) y afirma implícitamente que su enfermedad –curiosa paradoja– la incapacita para el amor: Quid est, magister, quod sic singularis cubiculum introisti?” Cui Apollonius respondit “Domina, es nondum mulier et male habes! (XX).

50 El incesto como tema literario aparece, no en vano, en varias ocasiones a lo largo de la obra, desde el consumado por Antíoco y su hija al comienzo mismo del poema (c. 6-8) hasta el acercamiento frustrado de Tarsiana a su padre Apolonio, cuando ambos desconocen sus respectivas identidades (c. 527-528).

51 Considérese el fragmento del Libro de Alexandre que nos presenta al atribulado protagonista recibiendo el consuelo y consejo de Aristóteles, su preceptor: “Enpeçol’ el maestro al infant demandar: / “Fijo, vos ¿qué oviestes?, ¿quién vos fizo pesar?; / si yo saberlo puedo, nom lo podrá lograr; / e vos non me lo deves a mí esto çelar.” (36), palabras a las que Alexandre contesta: “Maestro, tú m crïeste, por ti sé clerezía; / mucho me as bien fecho, graçir non tel sabría; / a ti me dio mi padre quand siet’ años avía, / porque de los maestros aviés gran mejoría” (38). Seguimos la edición de Jesús CAÑAS, Libro de Alexandre, Madrid: Cátedra, 2003 [1988].

52 Sobre el amor entendido como servicio a la dama, véase lo expuesto en relación con los tres tipos de amor propios del Medievo («l’amour abandon», «l’amour courtois» y «service d’amour») por Myrrha LOT-BORODINE, De l’amour profane à l’amour sacré. Études de psychologie sentimentale au moyen Âge, París: Nizet, 1961, p. 30-49. Sobre la “feudalización del amor” y el vasallaje amoroso, véanse Clive Staples LEWIS, The Allegory of Love: A Study in Medieval Tradition, Oxford: Clarendon Press, 1936, p. 1-43 (esp p. 2, 9-13, 18) y Carlos GARCÍA-GUAL, Primeras novelas europeas, Madrid: Istmo, 1990, p. 73-84 (esp. 75). Sobre la conexión de este vasallaje con el tópico clásico del servitium amoris, cf. Juan Antonio ESTÉVEZ SOLA, «Esclavitud de amor», in: R. MORENO (ed.), Diccionario de motivos amatorios en la literatura latina (siglos III a.C.-II d.C.), op. cit., p. 164-169; Gabriel LAGUNA MARISCAL, «¿Por qué la llamáis divina?: la religio amoris en la poesía amorosa del Cancionero de Baena», Revista de Filología Románica, 38, 2021, p. 64.

53 También en la Historia latina la joven escribe al rey describiéndole la sencillez de sus sentimientos:  Illum uoto coniugem, naufragio patrimonio deceptum. Pero estas “nobilísimas palabras” quedan recubiertas por un “vaho procaz” (ALVAR, op. cit. vol 1, p. 126) cuando agrega: Et si miraris, pater, quod tam pudica uirgo tam impudenter scripserim: per ceram mandaui quae pudorem non habet. (XX). Esta sentencia no deja lugar a dudas sobre la índole más expresamente carnal de su deseo.

54 M. ALVAR, op. cit., vol. 1, p. 197.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Mónica María Martínez Sariego, « Cortesía y estatus en El libro de Apolonio (C. 151-241): códigos socioculturales y fórmulas de tratamiento »e-Spania [En ligne], 47 | Février 2024, mis en ligne le 17 février 2024, consulté le 21 avril 2024. URL : http://journals.openedition.org/e-spania/50455 ; DOI : https://doi.org/10.4000/e-spania.50455

Haut de page

Auteur

Mónica María Martínez Sariego

Universidad de Las Palmas de Gran Canaria

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-ND-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC-ND 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search