Navigation – Plan du site

AccueilNuméros39Le Sens des formes dans l’Europe ...2. Éloge et auto-promotion : quel...El emblema y sus modalidades como...

Le Sens des formes dans l’Europe d’Ancien Régime
2. Éloge et auto-promotion : quelles formes mettre ?

El emblema y sus modalidades como panegírico de poderosos

L’emblème et ses déclinaisons, ou le panégyrique des puissants
Praising the Mighty : Emblems and their Variations
Sagrario López Poza

Résumés

Je propose d'analyser et de présenter quelques réflexions sur l'usage qui a été fait aux XVIe et XVIIe siècles d'un genre (l'emblème) et de ses déclinaisons (devises, imprese, inventions, hiéroglyphes festifs, etc.) sous formes de panégyriques à visée politique et d’outils de propagande. Bien que mon étude recouvre divers exemples européens, je me concentrerai sur l'Espagne aux XVIe et XVIIe siècles, portant mon attention sur les entrées de certaines reines, un concours poétique et emblématique célébré à l'Université d'Alcalá de Henares pour recevoir le jeune roi Philippe III et sa femme, Marguerite d’Autriche, les funérailles organisées par les jésuites en l'honneur de leur protectrice, l'impératrice Marie d’Autriche (Madrid, 1603), sœur de Philippe II, ainsi que sur les cadeaux – manuscrits et imprimés – offerts aux souverains et aux membres de la haute noblesse. Le but de ces pièces hybrides (qui combinent mots et images) était d'exalter les vertus et les qualités des personnages célébrés, de souligner les actions saillantes de leur vie et de les proposer comme modèles à ceux qui assistaient aux célébrations où elles furent exposées. Parfois, des témoignages imprimés ou manuscrits de ces célébrations ont survécu, mais il s'agissait le plus souvent de cérémonies éphémères.

Haut de page

Notes de l’auteur

Este trabajo se ha realizado en el marco del proyecto Biblioteca Digital Siglo de Oro 6 (BIDISO 6), con referencia : PID2019-105673GB-I00, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación de España por el programa estatal de Generación del Conocimiento (2020-2022), y se integra en el Grupo de Investigación Hispania (G000208) de la Universidade da Coruña

Texte intégral

1Las modalidades del género emblemático (emblema, divisa o empresa, invención y jeroglífico) estaban bien arraigadas en la cultura del Siglo de Oro español. Algunas tenían un largo recorrido, desde mediados del siglo XIV y otras surgieron más tarde y adquirieron enorme difusión en el siglo XVI gracias a la consolidación de la imprenta. Fue precisamente su éxito el que hizo que se aprovechara el extraordinario reclamo que suponían esas creaciones para la promoción y propaganda política y religiosa. Me propongo analizar brevemente cierta metamorfosis de las modalidades emblemáticas durante el Antiguo Régimen – sobre todo durante el siglo XVII – que fueron distorsionando su finalidad primigenia para ser empleadas como panegíricos de utilidad política y propagandística, mediante la apropiación de las formas e introduciendo cambios sustanciales en su sentido y finalidad.

2Todas esas modalidades del género « emblema » tienen en común que son creaciones híbridas de palabra e imagen (« alma » y « cuerpo » – según denominación de la época – ). Dependiendo del objetivo, el destinatario del mensaje, el ámbito de difusión, etc. se destinaron a diferentes auditorios siendo propia de cada modalidad distintas finalidades : divisas, empresas o invenciones (identidad personal, mensajes particulares de diversa índole) ; emblemas (moralidad y doctrina) y jeroglíficos (celebraciones de santos o exequias).

  • 1 La denominación de divisa tiene que ver con la tradición francesa y quienes la siguen, mientras que (...)

3Las más antiguas en el tiempo fueron las divisas o empresas1, usadas desde mediados del siglo XIV como una forma de representación personal con fin de comunicar algo, generalmente aspiraciones heroicas o conceptos amorosos de quienes las ostentaban. Frente al blasón, que era familiar, no personal, y en el que el individuo poseedor no podía cambiar nada (pues las leyes de la heráldica eran extremadamente rígidas), la divisa personal surgió como expresión netamente individual, dando libertad al emisor para comunicar sus aspiraciones o pensamientos de manera simbólica, ayudándose por un breve mote.

4El ámbito de exposición de divisas o empresas, así como las « invenciones » fue cortesano. Se exhibían en torneos, certámenes, fiestas, y en diversidad de soportes y formas : bordadas en la ropa o las gualdrapas de los caballos, en tarjas, rodelas, adargas de los justadores, etc. Las empresas heroicas, de carácter más permanente, pues en ellas solía expresar el propietario una intención elevada como ideal de vida asociado a su persona, aparecían con más frecuencia en la cimera del escudo.

5Un ejemplo lo vemos en el manuscrito en pergamino Le Voyage de Gênes (fig. 1) iluminado por Jean Bourdichon para la relación de Jean Marot, hacia 1508, conservado en la BnF (Français 5091, fol. 15v.). Vemos al rey francés, Luis XII, en abril de 1507, abandonando la fortaleza de Alessandria con su ejército para ir a luchar contra Génova, que se había alzado contra él. Los caballeros de su séquito ostentan en sus atavíos la divisa más usada por del rey : el puercoespín con el mote Cominus et eminus (es decir : « de cerca y de lejos ») con que el rey comunica que igual que el puercoespín, cuando está en peligro, eriza sus púas y hiere, él dispone de armas para defenderse de enemigos domésticos y extranjeros. Pero él, en esta ocasión, lleva bordados en su sobrevesta y en la gualdrapa de su caballo unas colmenas de abejas, otro animal con poderosa arma punzante. Mediante el mote, se muestra como un rey justo, ecuánime y amado por todos : Non utitvr aculeo rex cui paremus (« el rey que nos guía no emplea el aguijón »). Es decir, no necesita usar del aguijón (sus armas) contra sus enemigos (es magnánimo) porque con sola su presencia basta.

  • 2 Un caso excepcional se ha hallado en un manuscrito que contiene una recopilación de canciones reali (...)

6En algunos casos, como en ciertos festejos, se exhibían divisas diseñadas ad hoc para la ocasión, que se ostentaban con cierto grado de parateatralización. Esta modalidad solía denominarse en España « invención ». Siendo empleada en actos efímeros, es rarísimo encontrar hoy alguna imagen, pero es frecuente hallar una descripción del motivo que se mostró pintado y el mote, generalmente expresado en un par de versos o tres, en cancioneros y materiales recopilados por poetas o cronistas que asistieron al festejo2.

Fig. 1. Jean Marot, Le Voyage de Gênes. Ms. Français 5091, folio 15 verso.

Bibliothèque nationale de France. Dominio público. Accesible en Gallica : http ://archivesetmanuscrits.bnf.fr/ark :/12148/cc58081n

7Frente a la divisa, estructurada en dos partes (mote y pictura) el emblema, dirigido sobre todo a la enseñanza de filosofía moral, con finalidad didáctica, se compone de tres partes : mote, pictura y un poemilla (epigrama) que explica el sentido del conjunto. A veces, además, sigue una explicación en prosa con más detalle. Lo propio del emblema es transmitir conceptos morales y didácticos, de carácter general, no particular. La forma más habitual de difundirse fue en libros impresos, y a partir de la publicación del Emblematum liber de Andrea Alciato (en 1531), que obtuvo un enorme éxito, se convirtió en un género no solo literario sino también un género editorial, que fue imitado durante tres siglos con enorme éxito. A finales del siglo XVII se habían producido 171 ediciones de los Emblemas de Alciato no solo en latín, sino en francés, alemán, italiano, español e inglés.

8Los jeroglíficos transmitían conceptos religiosos (en fiestas de beatificación, canonización, exequias, etc.) Su estructura solía contener un versículo de la Biblia, la pictura, el mote y un brevísimo epigrama, porque estaban pensados para ser expuestos en cartelones o affixiones ante los que la gente desfilaba, y debían poder leer el texto sin detenerse mucho.

9En resumen : en un estado primigenio, estos géneros estaban bastante bien determinados y formaban parte de un sistema de comunicación de naturaleza simbólica, en que según el emisor, el destinatario, la intención del mensaje y la situación, se elegía una modalidad u otra del género común emblemático.

10El sistema semiótico que se crea con estas variedades simbólicas fue visto por algunos como un poderosísimo instrumento de propaganda política o religiosa. Los jesuitas fueron muy perspicaces al percatarse de la importancia de la explotación de esos procedimientos retóricos y en su Ratio studiorum (documento que estableció formalmente el sistema global de educación de la Compañía de Jesús en 1599) se puede comprobar claramente cómo se incluyen ejercicios de este tipo para que sus alumnos se ejerciten en la composición de emblemas en varias etapas y en diferentes tipos de clases y materias para exhibirlos en certámenes, festejos, ceremonias, entradas de personas notables, exequias, etc. Durante la segunda mitad del siglo XVI Europa fue llenándose de colegios de jesuitas. En 1599 había 245 colegios, y en los siguientes 27 años llegaron a 441. Muchos vástagos de la pequeña nobleza y la burguesía se educaron en aulas de la Compañía de Jesús en Europa, y pronto también pasaron su enseñanza a América.

11Los jesuitas, que enseñaron a crear emblemas y exhibirlos en los claustros, intervinieron en la evolución del género hacia una utilización de las variedades emblemáticas por personas que deseaban agasajar a reyes, nobles o poderosos creando emblemas, empresas o divisas laudatorias o panegíricas, que emplean el género desviándolo de su fin primigenio.

12A partir de mediados del siglo XVI, pero sobre todo en el XVII, y también en el XVIII, es muy frecuente encontrarnos con ese tipo de materiales que desvirtúan la forma y el contenido del género emblemático orientándolo a unos fines de adulación, obsequio, elogio, encomio o alabanza no contemplados hasta entonces, o al menos no con tanta frecuencia.

  • 3 Karel Porteman, Emblematic Exhibitions at the Brussels Jesuit College (1630-1685). A Study of the C (...)
  • 4 Marc van Vaeck and Toon van Houdt, ‘One in a thousand’. Ephemeral Emblems in the Mechelen Seminariu (...)

13Hay colecciones de affixiones tan notables como las conservadas en la Bibliothèque royale de Belgique procedentes de los colegios de jesuitas, que podemos ver en las publicaciones de Karel Porteman3, Marc van Vaeck y Toon van Houdt. No disponemos de permisos de reproducción de las imágenes, pero intentaré describir como ejemplo dos affixiones expuestas en 1765 en Malinas (Bélgica), en el claustro del Seminarium Archiepiscopale, para honrar al Presidente Petrus Dens4. Cada uno de los carteles expuestos ensalzaba alguna de las virtudes o habilidades del homenajeado. En uno de ellos (p. 61), vemos una mano que sale de las nubes y sostiene un imán al que se ha pegado, por la atracción que ejerce, un puñal por su punta. El mote es : Magnete movetur (« movido por un imán »). Se quiere ensalzar el poder maravilloso de los escritos de Dens, que conmueven y atraen inmediatamente a sus lectores. Otra affixio (p. 49) muestra una bombarda o cañón en el momento del estampido, por lo que hemos de imaginar un gran ruido. Sirve para compararlo con la voz del presidente Dens, que alcanza todos los territorios y puede mover los corazones de sus feligreses. El mote lo indica : Toto circumtonat orbe (« abarca todo el orbe »).

  • 5 Claude François Ménestrier fue uno de los más importantes teóricos y compiladores de emblemas y div (...)
  • 6 Claude François Ménestrier, « Discours ou il est traité de la nature des devises, et de leurs princ (...)

14A pesar de que este tipo de composiciones son constatables en la práctica, en los tratados teóricos sobre el emblema o las empresas (publicados en el siglo XVI a partir del Diálogo de las empresas militares y amorosas de Paolo Giovio, en que por primera vez se establecían ciertas normas para el género) no encontramos alusión a esta distorsión del género, que sí parece ser reconocida como frecuente en la segunda mitad del siglo XVII. Así lo testifica el jesuita francés Claude François Ménestrier5, en su Discours ou il est traité de la nature des devises, et de leurs principales Regles (1686), que menciona esa variedad y les da nombre : devises de commande (divisas de encargo) y devises attribuées (es decir, adjudicadas o dedicadas a un propietario, creadas con finalidad de elogio).6 El Padre Ménestrier se está refiriendo a un tipo de divisa que ya no es la que fue en origen ; se refiere a creaciones artístico-literarias para homenajear a personas notables, elaborar un programa para unos funerales, celebración de una paz, alabanza de un rey, etc. que tanto habían practicado sus alumnos. Ménestrier menciona distintos tipos de divisas (propias, ocasionales y estas nuevas : de commande o attribuées). Estas divisas se emplean sobre todo como complemento de retratos, gitones, sellos, etc. y se distinguen por el hecho de que esas divisas nunca fueron ostentadas por los propietarios.

  • 7 « No he hecho muchas de este tipo que no hayan sido ocasiones de dolor por dos o tres razones ».

15El jesuita francés explica que son muchos los que intervienen en la elaboración de estas divisas, y que entre los que trabajan en esta variedad, hay quien lo hace por crearse una reputación de « bel esprit » (es decir, de tener un espíritu creativo magnífico) o por satisfacer su avaricia. En una palabra, que las crean con ánimo de medro personal, por vanidad o por interés. También comenta (p. 12) : « Je n’en ay guere fait de cette espèce, qui ne m’ayent été des occasions de chagrin pour deux ou trois raisons, qu’il est à propos de toucher icy »7 A tenor de estas reflexiones de Ménestrier, cabría considerar varios casos :

  • Divisas o empresas hechas motu proprio por un creador que aspira a ganar estima o mercedes de un patrono o señor del que depende, a cambio de esta forma de halago.

  • Divisas o empresas realizadas por un creador como parte de su trabajo para un señor que lo tiene a su servicio.

  • Divisas hechas por encargo de alguien para regalarlas a un noble o un familiar de un gran señor o señora con ánimo de halagarlo.

  • 8 Mauda Bregoli-Russo, L’impresa come ritratto del Rinascimento, Napoli, Loffredo, 1990, p. 172.

16El Dialogo dell' imprese militari et amorose, de Paolo Giovio (1483-1552), se publicó en 1555, tres años después de morir su autor, obispo de Nocera, quien confiesa que él había intervenido en varias ocasiones en el diseño y confección de alguna divisa para obsequiar a un gran señor o señora, o había buscado un mote para completar una divisa que solo contaba con la figura. Según su criterio, una divisa perfecta debía tener las dos partes (alma –mote– y cuerpo –pictura–) para ser correcta, y en varias ocasiones indica que ha completado divisas que, a su juicio, eran imperfectas. Es el caso de una empresa que había empleado la marquesa de Mantua, Isabella d’Este, creada en una ocasión especial de su vida, lo cual nos revela que las empresas se empleaban en el siglo XVI como sistema de comunicación para entendidos y ligadas a acontecimientos vitales. Giovio explica que Isabella se queja de la actitud de su hijo Federico, que había heredado el marquesado en 1519. Según Bregoli-Russo8, el acontecimiento al que se alude debió de suceder entre 1522 y 1527. Federico, enamorado de Isabella Boschetto, desdeñaba el consejo de su madre, que le instaba a una alianza conyugal con los Paleologhi de Monferrato (cosa que finalmente hizo, pero más tarde, en 1531). Durante el tiempo de su pasión por Isabella Boschetto, la madre de Federico fue quedando desamparada, permaneciendo como fieles suyos solo un par de caballeros, mientras que la amante de su hijo se lucía por la ciudad con un cortejo. Para mostrar su indignación, Isabella hizo pintar :

  • 9 Giovio, Dialogo dell'imprese militari et amorose, Lyon, Guglielmo Rovillio, 1574, p. 140 : « en su (...)

nel suo palazzo suburbano chiamato Porto, e nella Corte vecchia una bella impresa à questo proposito, che fu il candelabro fatto in triangolo ; il quale ne’divini ufficÿ hoggidi s’usa per le chiese la settimana santa ; nel qual candelabro misteriosamente ad uno ad uno si levano i lumi da’Sacerdoti, fin che uno solo vi resta in cima, à significatione che’l lume della fede non puo perire in tutto.9

  • 10 Esta empresa se usó al menos desde 1512. Ver Giuseppe Gerola, « Un’impresa ed un motto di casa Gonz (...)

17Esta empresa, como otras de Isabella, no llevaba mote, y Giovio le añade uno : Sufficit unum in tenebris (« una sola basta entre tinieblas »), con que aleja lo enigmático de la versión sin mote, y deja patente su elogio por la marquesa (fig. 2)10.

Fig. 2. Empresa de Isabella d’Este, duquesa de Mantua. Paolo Giovio, Dialogo dell’imprese militari et amorose . Lyon, Guglielmo Rovillio, 1574, p. 139.

18Giovio diseñó empresas para caballeros y damas, bien por petición de ellos o por lisonja, como obsequio erudito, según se deduce de su Diálogo, salpicado de anécdotas en que el obispo detalla a su interlocutor la composición de divisas creadas para grandes personajes de la nobleza. Queda manifiesto que en la primera mitad del siglo XVI confeccionar empresas para nobles sin que ellos las hubieran encargado era un quehacer asumido por humanistas, bien impulsados por el deseo de obtener algún tipo de beneficio del propietario o por vanidad, por afán de ostentación de pericia. Comenta Giovio que en la celebración de las bodas de Cosimo de’ Medici (1519- 1574), hijo de Giovanni dalle Bande Nere, Duque de Florencia (1537-1569), gran duque de Toscana (1569-1574), él vio muchas empresas « inventadas por sutiles y agudos ingenios ». Él mismo confiesa haber compuesto muchas, y dice que no es tarea fácil, pues hay que conocer al propietario con bastante profundidad, y es muy difícil acertar en la coherencia del mote y la figura. Pero si a mediados del siglo XVI era la jactancia del creador la que pudo impulsar a estos practicantes del género, parece que se produjo una evolución que Ménestrier constata en la segunda mitad avanzada del siglo XVII y que no duda en calificar de « avaricia » :

  • 11 « Discours ou il est traité de la nature des devises, et de leurs principales Regles », ed. cit., p (...)

Entre ceux que l’on employe pour ces Devises de Commande, il y en a qui travaillent, comme dit Horace, ou pour se faire dans le monde la reputation de bel esprit, ou pour satisfaire leur avarice.11

19Ese tipo de divisas creadas con fines de halago, difícilmente podían ostentarlas los propietarios sin el riesgo de parecer presumidos en exceso, petulantes o engreídos, si tenemos en cuenta el mensaje panegírico emitido por la composición. Lo vemos con un ejemplo en una divisa de la emperatriz Isabel de Portugal (1503-1539), esposa del emperador Carlos V (fig. 3), que claramente fue realizada sin la participación de ella, pues de lo contrario habría que tacharla de vanidosa y presuntuosa, algo inverosímil.

Fig. 3. Jacobus Typotius, Symbola Divina & Humana... Praga, 1601, vol. lám. 20

20Parece que fue su esposo quien, en 1549, diez años después de la prematura muerte de la emperatriz, encargó una medalla de plata a Leone Leoni en la que aparece un retrato de Isabel en el anverso y en el reverso una representación de « las tres Gracias » y el mote : Has habet et superat (« las tiene y las supera ») para poner de manifiesto que a Isabel la adornaban no solo las virtudes de las Tres Gracias (Aglae, Eufrosina y Talía según la mitología clásica), sino que superaba a estas12

21La más extendida utilización de las formas simbólicas con ánimo encomiástico se daba en ocasiones en que algún renombrado personaje entraba en una ciudad o visitaba una institución. La exposición de affixiones en los lugares por donde pasaría la persona ensalzada (en un claustro, la nave de una iglesia, etc.) tenía a la vez un carácter propagandístico y de elogio y alabanza, pero su condición era efímera. Pasada la fiesta, los carteles se retiraban y no quedaba más que el recuerdo fugaz del aparato festivo. Algunas veces, se realizó el esfuerzo de copiar en un cuaderno los textos más destacados y las picturae más relevantes exhibidas, para regalárselo al rey o a la persona elogiada, sobre todo por interés del individuo o institución que asumió la organización y los gastos, para que su gesto de enaltecimiento fuera tenido en cuenta a la hora de repartir mercedes.

22De este tipo son también los jeroglíficos reservados para homenaje a santos, o bien para exequias de difuntos. Artes visuales y literarias se hermanaron en el arte efímero para deslumbrar a la corte y al pueblo con el esplendor y el ingenio a la vez que los promotores o creadores alcanzaban fama o reconocimiento.

  • 13 Enrique Cordero de Ciria, « Emblemas iluminados de la Universidad de Alcalá de Henares », Goya, 223 (...)

23Poco después de las célebres fiestas de Denia y Valencia por la boda del jovencísimo rey Felipe III con Margarita de Austria en 1599, la pareja visitó la universidad de Alcalá de Henares, cuyas autoridades organizaron una exposición de affixiones en su honor, de las que luego se haría una selección que se reprodujo en un volumen manuscrito conservado en la Biblioteca Nacional de España (Res/238). La reina Margarita había sufrido una enfermedad y los reyes fueron a Alcalá a agradecer la curación a san Diego13. El Colegio Mayor de S. Ildefonso de esta ciudad y por decisión del Rector de la Universidad, D. Pedro Zapata, organizó un certamen para recibir a la joven pareja con affixiones que se expusieron. Al parecer, la estancia fue tan fugaz, que no pudieron visitar la exposición ni escuchar los poemas compuestos, por lo que el rector encomendó preparar un manuscrito con excelentes dibujos donde se reproducen los emblemas más destacados, se copian las poesías que ganaron los diferentes premios y al final, se incluye un « Laberynto al nombre de la Reyna Nuestra Señora ».

24Las affixiones de Alcalá de Henares son emblemas (fig. 4), pues además del mote y la pictura, van acompañados de un pequeño epigrama de tres o cuatro versos de arte menor. Su función es ensalzar al monarca o a la reina de forma hiperbólica, exaltar las virtudes de los reyes y asegurarles la fidelidad de la universidad. Citaré como ejemplo una affixio en que se representa al rey como Briareo, uno de los Hacatónquiros de la mitología, gigantes de cien brazos. En la pictura se le representa con 6 brazos, con los que sostiene dos mundos (recordemos que aún se aludía al continente americano como el « Nuevo mundo », que era una de las potencias que dependían del rey Felipe III. El mote es Potentiae typus por el que se alaba la capacidad del rey y su fortaleza, lo cual se amplía con el epigrama :

Sois Briareo en el poder
Y en los reales abraços
No os an faltado los braços
Sino mundos que tener.

Fig. 4. Certamen poético en honor de Felipe III y de Margarita de Austria, manuscrito Res/238.

Biblioteca Nacional de España

25Sigue una explicación en prosa en el manuscrito. Si el rey hubiera podido ver con tranquilidad la exposición, se supone que se lo habrían explicado verbalmente, pero al no ser así, se expone quién era Briareo y el motivo de representar al monarca como tal ser mitológico :

todos se rinden y sujetan a la potentia de el Rey Don Philippe nuestro Señor y que si más mundos ubiera, más se le sujetaran.

Obsequios

  • 14 Sagrario López Poza, « Las empresas de Giacomo Saporiti a las heroicas hazañas del duque se Osuna, (...)

26Regalar el diseño de una empresa o divisa, o un conjunto de ellas, con propósito de encomio o elogio se convirtió en moda durante el siglo XVII. Así, vemos un ejemplo interesante en las empresas que diseñó Giacomo Saporiti para regalar un libro por Navidad a su patrón, el duque de Osuna (1574-1624)14. El manuscrito se conserva en la Biblioteca Nacional de España (Mss/2984), y está fechado en Palermo, en diciembre de 1611 : La sombra de las heroycas hazañas, antigua nobleza, y famosissimo gouierno del Illmo. Y Ecmo. Señor el Señor Don Pedro Girón Duque de Ossuna.

  • 15 Andrea Alciato, Emblemata, Padua, Petro Paulo Tozzi, 1621. El padre Baltasar de Vitoria dedica ampl (...)

27Este volumen manuscrito contiene 10 empresas panegíricas dibujadas e iluminadas a la aguada, acompañadas de comentarios en prosa y poemas. Saporiti, que era capellán del duque de Osuna, le hace este regalo en la primera Navidad que pasó el duque en Palermo como virrey de Sicilia. Las empresas se destinan a loar la virtud, nobleza y fama del virrey. Veremos como ejemplo la primera empresa, con el lema : Poetentia linguae (fig. 5) que representa al Hércules Gálico tal como lo describe el epigrama del emblema 181 de Alciato con mote Eloquentia fortitudine praestantior (« la elocuencia es superior a la fuerza »)15.

Fig. 5. La sombra de las heróicas hazañas [...] de Don Pedro Girón, Duque de Osuna.

Mss/2984 Biblioteca Nacional de España.

28A Hércules gálico se le reconoce por los atributos de la clava e ir vestido con la piel del león de Nemea, y porque destacó por su elocuencia más que por su fuerza (por la que, sin embargo, suele ser más conocido el héroe de la mitología griega). Gracias a su elocuencia dio leyes a las naciones. Se representa con unas cadenillas de luz que salen de su boca y llegan a las orejas de un grupo de hombres que le siguen sin resistencia alguna, atrapados por ellas. Saporiti representa al duque como Hércules gálico, considerando que disfruta de la misma cualidad del mítico ser, la elocuencia. En efecto, debía de ser una de las virtudes de don Pedro Téllez-Girón, pues siendo joven, mientras estaba en Flandes, supo ganarse a muchos rebeldes con solo su palabra en un momento difícil. Eso es lo que recuerda Saporiti en esta empresa y en los sonetos que siguen, en los que la figura del duque es contrastada con los mayores héroes de las fábulas mitológicas.

  • 16 Está accesible a través de Gallica, la biblioteca virtual de la Bibliothèque nationale de France <h (...)

29Ejemplos de materiales emblemáticos de este tipo, concebidos como obsequios para un gran señor o señora los encontramos a menudo como manuscritos en bibliotecas. Así, por ejemplo, un volumen con cien empresas que se regaló al cardenal Richelieu, cuyo retrato se incluye en la lámina 51. El título del libro manuscrito es : Symbolorum selectorum centuria (Ms-1172 de la Bibliothèque de l'Arsenal, en París). El volumen, en hojas de pergamino finísimo o vitela, reúne una composición por hoja, y ha quedado otra página en blanco a la espera de completar la composición con un poema que explique el sentido, algo que solo ocurre en contadísimos casos. Por alguna razón quedó sin terminar. Es un manuscrito del siglo XVII, aunque no se precisa fecha16.

30Otro rico ejemplo, también en fina vitela, es el manuscrito : Recueil de devises (figures et sentences) données à Marie de La Tour, duchesse de La Trémoille, conservado en la Bibliothèque nationale de France. Bibliothèque de l'Arsenal (Ms-5217 réserve). Contiene el blasón y la divisa personal de nobles franceses importantes del siglo XVII. Inserta detrás del folio 5v, está una lámina con una divisa de la reina Ana de Austria, en su etapa de regente (es decir, entre 1643 y 1651), tras la muerte de su esposo, Luis XIII de Francia. La pictura muestra un paisaje de monte, río y bosque, sobre el cual destaca en el cielo una estrella luminosa, el lucero del alba (nombre popular para el planeta Venus cuando es visible al amanecer o al atardecer). El mote lo ratifica : Superstes et praevia soli17 (« posterior y previa al sol »). Dadas las asociaciones solares con la monarquía en ese momento, es posible que aluda al papel de la reina como regente, que actúa después de muerto un rey y antes de que pueda ejercer el siguiente, que además tuvo el apelativo de « Rey Sol ».

31Uno de los ejemplos más manifiestos de esta moda de agasajar a los poderosos por medio de creaciones simbólicas en tono de elogio es el manuscrito bellísimo en que se explican las divisas que adornan los bordes de los tapices realizados para el rey de Francia, sobre los cuatro elementos y las cuatro estaciones del año, que luego se difundieron para que el público francés lo conociera por medio de la imprenta y el grabado : Devises pour les tapisseries du Roy, où sont représentez les quatre Élémens et les quatre Saisons de l'année, par Charles Perrault, François Charpentier et Jacques Cassagne, peintures de Jacques Bailly. Manuscrito, BNF, Français 781918.

Los jesuitas y el elogio panegírico a fallecidos

32Composiciones de este tipo, manuscritas, con dibujos en acuarela, gouache o distintas técnicas, quedaron en las bibliotecas particulares de las personas a quienes se dedicaron las obras, pero los jesuitas iniciaron la moda de trasladar a un libro impreso las affixiones con dibujos, motes y epigramas, así como las composiciones poéticas exhibidas en un acontecimiento dedicado a honrar a algún personaje relevante. La finalidad de este proceder era perpetuar y difundir la fama del homenajeado a la vez que dejar bien manifiesto el papel que la Compañía de Jesús había tenido en el acto de su exaltación.

33En España, esta costumbre se inició en 1603, a la muerte de la emperatriz María de Austria, hija de Carlos V y hermana del rey Felipe II, quien al quedar viuda del emperador Maximiliano II, regreso a España en 1582 y vivió 21 años en Madrid retirada en el convento de las Descalzas Reales con su hija Margarita, monja. Fue protectora de los jesuitas, cediéndoles terrenos que fueron muy importantes para ellos, pues pudieron edificar el Colegio Imperial de Madrid. Por ello, a su muerte organizaron unas magníficas pompas fúnebres, exhibiendo todo tipo de creaciones artísticas en forma de jeroglíficos que loaban sus cualidades y virtudes.

34Acabados los festejos, imprimieron el Libro de las honras que hizo el Colegio de la Co[m]pañia de Iesus de Madrid, à la M.C. de la Emperatriz doña Maria de Austria, fundadora del dicho Colegio, que se celebraron a 21. de Abril de 1603. En Madrid : Por Luis Sanchez, 1603. Se publican en él 36 xilografías que reproducen las affixiones para que quedara eterno testimonio de lo que fue un acto efímero en alabanza de la emperatriz. Pueden servirnos de ejemplo los jeroglíficos que ocupan los folios 51r y 53r (figs. 6 y 7).

Figs. 6 y 7. Jeroglíficos insertos en folios 51r y 53r de Libro de las honras ... a...la Emperatriz doña Maria de Austria (Madrid, 1603).

The Getty Research Institute19.

35María de Austria había sido muy querida y respetada en España. No en vano era la madre de la reina Anna de Austria, cuarta esposa de Felipe II (su hermano) que por fin había dado un heredero a la corona (Felipe III) que ya reinaba en el momento de la muerte de la emperatriz. En los dos jeroglíficos que podemos ver, se alude a su prolífica descendencia (tuvo 15 hijos) que hizo que su estirpe prosperara. Entre sus vástagos, además de los emperadores Rodolfo y Matías, hubo dos reinas, una de Francia (Elisabeth de Austria (1554–1592), esposa de Carlos IX y otra de España, Anna de Austria (1549–1580), esposa de Felipe II y madre de Felipe III.

36El mote procede (como era costumbre en los jeroglíficos) de la Biblia, el salmo 80, v. 12 : Extendit palmites suos usque adque ad mare (« extendió sus ramas hasta el mar, y hasta el río sus retoños »). En el jeroglífico se ha acortado : Extendit palmites suos (« extendió sus ramas »). La pictura nos muestra un orbe terrestre donde se ven los nombres de Alemania, Francia y España. De Alemania brota una vid, cuyos sarmientos, con sus racimos, se extienden sobre Francia y España. El epigrama explicita con un terceto :

37Repartió su virtud desde Alemania,
Honrando el mundo, la que pudo sola,
Con dos Reynas, Francesa y Española.

38El otro ejemplo, insiste en el concepto de fecundidad (que no debemos olvidar, era lo más estimado en una reina). El mote, Succide arborem et germen relinque (« cortad el árbol y dejad el retoño »), es una adaptación del libro bíblico de Daniel (4.11). La pictura nos muestra un esqueleto con un hacha que ha cortado un árbol viejo de cuyo tocón salen renuevos. El epigrama, en un tercetillo expresa el sentido :

Hermosos pimpollos deja,
Donde se conserve y viva
El que hoy la muerte derriba.

39Muchas virtudes de la emperatriz son expuestas en el libro y debidamente comentadas y valoradas, entre ellas el haberse retirado al quedarse viuda, alejándose de la corte, pudiendo haber reclamado para sí comodidades mayores. La representan como el ave Fénix, que por su generosa contribución a los jesuitas, merece gozar de fama eterna, resucitando de sus cenizas.

  • 20 Las Cour des Aydes eran tribunales soberanos del Antiguo Régimen creados para enfrentar disputas fi (...)

40Años más tarde, en Francia, tras la muerte de la reina Anne d’Autriche (Ana María Mauricia de Austria) (1601–1666) hija de los reyes de España Felipe III y Margarita de Austria, esposa de Luis XIII de Francia y madre del Rey Sol, Luis XIV de Francia, se imprime un libro en Burdeos, en 1667, un año después de la muerte de la reina, titulado : Devises panegyriques pour Anne d’Austriche, reine de France. El autor es Léonard de Chaumelz, miembro de uno de los Consejos reales y de la Cour des Aides de Guyenne, al suroeste de Francia (uno de los tribunales del antiguo régimen de los que resolvían disputas financieras de tipo fiscal)20. Dedica el volumen a François II d'Espinay, marquis de Saint-Luc, teniente general de Guyena y hombre leal a la regencia.

  • 21 Devises panegyriqves povr Anne d'Avstriche, Reine de France  : dediees a Monsieur le Marquis de Sai (...)

41El libro contiene cuarenta divisas panegíricas sobre la reina fallecida, para alabar sus virtudes. Es posible que estas divisas se expusieran como affixiones o jeroglíficos en un funeral de la reina, de carácter institucional, celebrado en Burdeos y que el libro se haya proyectado para conservar los diseños, adornados por comentarios del autor. Un detalle que ayuda a constatar esto es que al final del libro se inserta un epitafio y varios sonetos panegíricos (algunos acrósticos)21.

42Durante el siglo XVII, cada vez con más frecuencia se emplearon jeroglíficos fúnebres expuestos en las ceremonias de exequias de reyes y nobles con finalidad panegírica e intención propagandística y política. Estas composiciones emblemáticas se realizaban con pintura sobre papel, en cartelones de un tamaño que rondaba los 60 x 45 cm. y se exponían, junto con poemas y otras creaciones ingeniosas alrededor del túmulo fúnebre, que así se convertía en un « elemento parlante » y enaltecedor de la figura y la estirpe del difunto. También se colocaban a la entrada de la iglesia, y se prendían en colgaduras negras pegadas a los muros del templo. Con frecuencia, había una secuencia de carácter cronológico, de forma que quienes asistían a las honras fúnebres, comenzaban a leer los colocados en el lado de la epístola y se seguía el itinerario hacia el lado del evangelio.

  • 22 José Javier Azanza y José Luis Molins Mugueta, Exequias reales del regimiento pamplonés en la Edad (...)

43Muy pocos de estos jeroglíficos expuestos como affixiones se han podido conservar. Una colección excepcional se conserva en el Ayuntamiento de Pamplona (España). Lo habitual era que se expusieran durante la ceremonia, pero una vez acabada esta, los jeroglíficos eran material preciado como recuerdo del acontecimiento. Algunos iban a parar a instituciones, pero muchos eran arrebatados por los espectadores como tesoro preciado, lo que convirtió a estas creaciones en material efímero. La alcaldía de Pamplona en el siglo XVIII se percató de la importancia histórica de estos materiales, y dispuso que guardias armados impidieran el espolio de esos materiales al final del festejo, gracias a lo cual hoy se conservan en el archivo municipal de Pamplona 101 jeroglíficos originales, pintados sobre papel, que corresponden a los funerales de Felipe V, Bárbara de Braganza, Isabel de Farnesio y Carlos III22.

44Solo en ocasiones excepcionales, y siempre dependiendo del organismo o persona que encargara el funeral y del dinero que tuviera, se encomendaba a algún artista y grabador que reprodujera en grabados calcográficos una selección de los jeroglíficos para imprimir un libro panegírico del fallecido, con ánimo de propaganda política de la estirpe (solían ser reyes o reinas) o con ánimo de hacer méritos la persona que costeaba el libro o el organismo que mostraba así fidelidad al rey o noble.

  • 23 Pompa funeral : honras y exequias en la muerte de la Alta y Catolica Señora Doña Isabel de Borbon r (...)

45Un buen ejemplo fueron las exequias de la reina de España Isabel de Borbón (fallecida en 1644 a los 41 años), esposa del rey Felipe IV de España e hija del rey Enrique IV de Francia y de su segunda esposa, María de Médici. Al año siguiente se publicó un libro ilustrado con el retrato alegórico de la difunta, grabado por Pedro Villafranca, la estampa del túmulo y 16 de los jeroglíficos que se ostentaron. Precisamente una estampa entre los grabados permite ver cómo se exponían los carteles en la portada de la iglesia del Monasterio de los Jerónimos, al lado del actual Museo del Prado, de Madrid.23 El libro impreso lo encomienda un noble con puestos muy relevantes en el Consejo de Felipe IV : el Conde de Castrillo, gentilhombre de la cámara del rey, miembro del Consejo de Estado y Guerra y presidente del Consejo de Indias y parece que lo hace por encargo del propio monarca.

Manipulación ideológica y propaganda

  • 24 Hay manuscritos como los citados por Florence Buttay, en su trabajo « Militant Upbringing at the Je (...)
  • 25 Buttay, Florence, « Le sanglier navarrais et le bon jardinier  : un recueil d’énigmes ligueuses off (...)

46Aparte del empleo de la emblemática con la finalidad que hemos visto (elogio, panegírico, ensalzamiento político), en ocasiones se utilizó con fines menos nobles. Aprovechando lo extraordinariamente útiles que son las imágenes y los textos breves para transmisión de ideas y eslóganes, las modalidades del emblema se emplearon para la manipulación ideológica y de propaganda, como podemos ver en algunas affixiones realizadas por los alumnos del Colegio de Clermont, en París, durante la Liga de Paris (1590-1592)24. Los jesuitas instaron a los alumnos a realizar cartelones pintados con poemas para la recepción de varios legados papales : Enrico Caetani y Filippo Sega. Iban creando un clima ultra-católico y contrario a Enrique IV (calvinista), preparando la elección de un nuevo rey de Francia. Esa incitación al odio y al tiranicidio desencadenó críticas contra los jesuitas, que más tarde sufrieron su expulsión de Francia. Florence Buttay ha realizado un estudio sobre la creación de affixiones en el Colegio de Clermont que delatan esta manipulación ideológica de los jesuitas con sus alumnos.25 En una de las affixiones que reproduce ese estudio, cuyo original se conserva en la Biblioteca Vaticana, se pone de manifiesto la propaganda de la Liga de París. Vemos una imagen de un jardinero (el legado papal Filippo Sega) en su papel de restaurador del jardín de Francia, devastado por Enrique IV. A la izquierda se ven todo tipo de bichos y animales desagradables que han destrozado el jardín ; a la derecha, un jardinero laborioso ostenta un precioso y cuidado jardín merced al buen hacer de la Iglesia católica.

Conclusión

47En estos pocos ejemplos hemos podido ver cómo un género poliédrico como el de la emblemática, con modalidades diferentes, destinadas cada una a funcionar según unos parámetros comunicativos, se vio alterado, manteniendo las formas, pero con cambios sustanciales en el contenido y la finalidad, por intereses vinculados al poder y la propaganda política o religiosa. Aunque a estas composiciones híbridas de palabra e imagen se les siguieran dando los mismos nombres que a otras que les precedieron, ya no eran lo mismo. El emisor del mensaje y la intención habían variado y no pueden ser consideradas estas piezas del mismo modo que las que tenían una diferente intención comunicativa. Constituyen en sí mismas una modalidad dentro de la emblemática que merece estudio particular.

Haut de page

Notes

1 La denominación de divisa tiene que ver con la tradición francesa y quienes la siguen, mientras que empresa remite a la denominación italiana. En España se usaron ambos nombres como sinónimos ; en francés, devise ; en inglés, device ; en italiano, impresa. Para aclaración etimológica, ver Anne Rolet, « Aux sources de l’emblème : blasons et devises », Littérature, 145, 2007/1, p. 53-78.

2 Un caso excepcional se ha hallado en un manuscrito que contiene una recopilación de canciones realizada por un noble flamenco del siglo XVI, que incluye representación figurada de algunas invenciones de las que recopila Hernando del Castillo en el Cancionero General (1511), donde menciona solo el mote, el propietario y una descripción de la pictura. Ver Sagrario López Poza, « Divisas ocasionales o invenciones españolas en un cancionero manuscrito del duque Charles III de Croÿ », en Hipogrifo, 8.1, 2020, p. 453-469, URL : DOI : http ://dx.doi.org/10.13035/H.2020.08.01.31

3 Karel Porteman, Emblematic Exhibitions at the Brussels Jesuit College (1630-1685). A Study of the Commemorative Manuscripts (Royal Library, Brussels), Turnhout, Brepols, 1996.

4 Marc van Vaeck and Toon van Houdt, ‘One in a thousand’. Ephemeral Emblems in the Mechelen Seminarium Archipiscolape in Honour of its President Petrus Dens (1765), Leuven, Peeters, 1996.

5 Claude François Ménestrier fue uno de los más importantes teóricos y compiladores de emblemas y divisas, que además de ser autor de siete libros relacionados con la emblemática, recopiló un muestrario con cientos de ejemplos para su uso secular y religioso : L’Art des emblémes (1662).

6 Claude François Ménestrier, « Discours ou il est traité de la nature des devises, et de leurs principales Regles », que está incluido en su tratado : La science et l'art des devises, Paris, Robert J. B. de La Caille, 1686, p. 12 y p. 56. Algunas de las citas ofrecidas han sido traducidas por mí del francés al español. El padre Ménestrier menciona también las devises attribuées en La Devise Du Roy Justifiée : Par le P. Menestrier de la Compagnie de Jesus. Avec un Recueil de cinq cens Divises faites pour S. M. & toute la Maison Royale, Paris, Michalet, 1679, p. 49, 51-52, 56, 68-69.

7 « No he hecho muchas de este tipo que no hayan sido ocasiones de dolor por dos o tres razones ».

8 Mauda Bregoli-Russo, L’impresa come ritratto del Rinascimento, Napoli, Loffredo, 1990, p. 172.

9 Giovio, Dialogo dell'imprese militari et amorose, Lyon, Guglielmo Rovillio, 1574, p. 140 : « en su palacio suburbano llamado Porto, y en el palacio viejo, una hermosa empresa a este propósito, que fue un candelero hecho en triángulo, que en la Semana Sancta se acostumbra poner en las iglesias en el sacro Oficio de las Tinieblas, sobre el cual encendidas quince candelas, misteriosamente las apagan los sacerdotes una a una hasta que dejan encima una sola encendida, para dar a entender que la lumbre de la fe no puede perecer del todo » (traducción al español de Alonso de Ulloa, Giovio, Diálogo de las empresas militares y amorosas, Lyon, Guillielmo Rovillé, 1561 p. 128-129).

10 Esta empresa se usó al menos desde 1512. Ver Giuseppe Gerola, « Un’impresa ed un motto di casa Gonzaga », Rivista d’arte, 12, 1930, p. 389-390.

11 « Discours ou il est traité de la nature des devises, et de leurs principales Regles », ed. cit., p. 12 : « Entre los que se ocupan de estas divisas por encargo, hay algunos que trabajan, como dice Horacio, o para ganarse una reputación en el mundo como personas de buen ánimo o para satisfacer su codicia ».

12 Véase la ficha en la base de datos Symbola : <https ://www.bidiso.es/Symbola/divisa/184> [11/05/2019]. Sobre el sentido del conjunto de las tres Gracias como la virtud de la Liberalidad, véase José María González de Zárate González de Zárate, « Rubens. Pensamiento estoico y pintura poética. El juicio de Paris. Una alegoría del mal gobierno. Las tres gracias. Imagen de la liberalidad », Potestas, 5, 2012, p. 107-132.

13 Enrique Cordero de Ciria, « Emblemas iluminados de la Universidad de Alcalá de Henares », Goya, 223-224, 1991, p. 16-25, dice que la fecha del regalo del manuscrito a los reyes es 1611, pero no dice en qué se basa. Considera que la visita se celebraría el 18 de diciembre de 1610, porque según una anotación de Luis Cabrera de Córdoba en sus Relaciones de las cosas sucedidas en la Corte de España, desde 1599 hasta 1614 (Madrid, 1875, p. 424) : « Han venido sus Magestades del Pardo, a Palacio, con el Príncipe e Infanta doña María, que llegaron allí de Aranda, habrá un mes, buenos aunque flacos ; y después de estar aquí el Príncipe, habrá quince días, que fue luego que vinieron le sobrevino calentura y le salieron viruelas locas, de que está ya bueno [...] Dicen que pasando la Pascua sus Magestades irán a Alcalá a cumplir la promesa hecha a los Santos fray Diego y San Julián, por la salud del Príncipe, y que se volverán luego ». Pero este dato no casa con que el rector de la Universidad, como figura en el manuscrito, fuera Zapata. Pedro Zapata fue rector entre 1601 y 1602. Según Diego de Colmenares, en la Historia de la Insigne Ciudad de Segovia y conpendio de las historias de Castilla, (Segovia, 1637), cap. 47, p. 593, en 1600 los reyes fueron en junio a la Casa Real del Bosque de Valsaín, y allí enfermó la reina. Cuando mejoró, fueron a Segovia, donde tuvo lugar el desfile de la prisión de Moctezuma, etc. Esta parece ser una fecha más adecuada para ir después a Alcalá, tal vez a finales de año, o comienzos del siguiente. El manuscrito del certamen no dice la fecha, pero en la convocatoria del segundo certamen (fol. 32) se aclara el motivo de la visita de los reyes : fueron a adorar el cuerpo de San Diego en acción de gracias por haber curado la Reina de una enfermedad por intercesión del santo. En otro testimonio, la relación de las fiestas por el nacimiento del príncipe Felipe Próspero (Francisco Ignacio de Porres, Porres, Francisco Ignacio de, Ivsta Poética Zelebrada por la Vniuersidad de Alcalà Colegio Mayor de S. Ilefonso ; en el Nacimiento del Príncipe de las Españas, Alcalá, María Fernández, 1658, p. 68) se halla una referencia a la justa que en 1600 se celebró en honor de Felipe III y Margarita de Austria. Cuenta el autor de la relación que el cartel de la justa poética en honor de Felipe Próspero se colocó en la reja que hay sobre la puerta principal del Colegio Mayor, y que dicha reja había sido transformada en balcón para que desde él contemplasen don Felipe y doña Margarita los festejos que hizo en su honor la Universidad en el año 1600 (Isabel Alastrué Campo, Alcalá de Henares y sus fiestas públicas (1503-1675), Alcalá de Henares, Universidad de Alcalá, 1990, p. 211-230. En p. 214).

14 Sagrario López Poza, « Las empresas de Giacomo Saporiti a las heroicas hazañas del duque se Osuna, virrey de Sicilia », en Rafael García Mahíques y Vicent Francesc Zuriaga Senent (eds.), Imagen y Cultura. La interpretación de las imágenes como Historia cultural, 2 vols., Valencia, Biblioteca Valenciana, 2008, vol. II, p. 973-988.

15 Andrea Alciato, Emblemata, Padua, Petro Paulo Tozzi, 1621. El padre Baltasar de Vitoria dedica amplia explicación a Hércules Gálico (o Galo), así como al emblema de Alciato en su Segunda parte del Teatro de los Dioses de la Gentilidad , Madrid, Imprenta real, 1657, p. 67 y sig.

16 Está accesible a través de Gallica, la biblioteca virtual de la Bibliothèque nationale de France <https ://gallica.bnf.fr/ark :/12148/btv1b525108372>

17 Accesible en Gallica <https ://gallica.bnf.fr/ark :/12148/btv1b55012868s/f9.item>.

18 Accesible en Gallica <http ://archivesetmanuscrits.bnf.fr/ark :/12148/cc56651s>.

19 Accesible en Internet Archive : <https ://archive.org/details/librodelashonras00enma/mode/2up>

20 Las Cour des Aydes eran tribunales soberanos del Antiguo Régimen creados para enfrentar disputas financieras extraordinarias.

21 Devises panegyriqves povr Anne d'Avstriche, Reine de France  : dediees a Monsieur le Marquis de Saint-Lvc, Comte d'Estelan, Cheualier des Ordres du Roy, & son Lieutenant General en la Province & Armées de Guyenne, A Bordeavx  : Chez A Bordeaux  : Chez Iacques Mongiron Millanges, 1667.

22 José Javier Azanza y José Luis Molins Mugueta, Exequias reales del regimiento pamplonés en la Edad Moderna, Ayuntamiento de Pamplona, 2005.

23 Pompa funeral : honras y exequias en la muerte de la Alta y Catolica Señora Doña Isabel de Borbon reyna de las Españas y del Nuevo Mundo, que se celebraron en el Real Convento de S. Geronimo de la villa de Madrid. Mandadas publicar por el Conde de Castrillo Gentilhombre de la Cámara de su Magestad de los Consejos de Estado y Guerra y Presidente de las Indias, que por orden particular de su Magestad (que Dios guarde) acudió y assistio a su disposicion y execución. Madrid, por Diego Díaz de la Carrera, 1645.

24 Hay manuscritos como los citados por Florence Buttay, en su trabajo « Militant Upbringing at the Jesuit Clermont College During the French Wars of Religion » , ponencia en el Sixteenth Century Journal Conference, 18 August 2016. Accesible en https ://www.academia.edu/ 38269418/Militant_Upbringing_at_the_Jesuit_Clermont_College_During_the_French_Wars_of_ReligionUno de ellos, Cote : NAL 2636-2637 Livres d'emblèmes offerts par les Ligueurs au cardinal Enrico Caëtani. Manuscrit en latin, Bibliothèque nationale de France, Département des manuscrits.

25 Buttay, Florence, « Le sanglier navarrais et le bon jardinier  : un recueil d’énigmes ligueuses offert au légat a latere Filippo Sega (1592) », Mélanges de l'école française de Rome, 116.1, 2004, p. 313-348.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Sagrario López Poza, « El emblema y sus modalidades como panegírico de poderosos »Études Épistémè [En ligne], 39 | 2021, mis en ligne le 02 juillet 2021, consulté le 18 septembre 2021. URL : http://journals.openedition.org/episteme/12025 ; DOI : https://doi.org/10.4000/episteme.12025

Haut de page

Auteur

Sagrario López Poza

Professeure émérite de Littérature Espagnole à l’Université de La Coruña, Sagrario López Poza est spécialiste de littérature et culture espagnole des XVIe et XVIIe siècles. Elle a signé de nombreux articles, monographies et éditions portant sur la littérature emblématique en Espagne, l’érudition humaniste, les relaciones de sucesos (canards), les polyanthea et autres encyclopédies du savoir des XVIe-XVIIIe siècles ainsi que des études critiques portant sur des auteurs tels que Francisco de Quevedo, Diego Saavedra Fajardo, Baltasar Gracián entre autres. Elle dirige depuis 1993 le SIELAE (Seminario Interdisciplinar para el Estudio de la Literatura Áurea Española) http://www.bidiso.es/SIELAE/ ) qui a été l’un des premiers laboratoires à s’intéresser à l’informatique appliquée aux sciences humaines et a produit diverses bibliothèques digitales réunies à présent dans le portail BIDISO https://www.bidiso.es/. Elle est présidente d’honneur de l’Association Internationale « Siècle d’or » (AISO) ; présidente d’honneur de la Sociedad Española de Emblemática ; présidente d’honneur de la SIERS (Sociedad Internacional para el estudio de las Relaciones de Sucesos).

Haut de page
  • DOAJ - Directory of Open Access Journals
  • OpenEdition Journals
Rechercher dans OpenEdition Search

Vous allez être redirigé vers OpenEdition Search