Navegação – Mapa do site

InícioNúmeros17Lo que la pandemia deja al descub...

Lo que la pandemia deja al descubierto. El COVID-19 en España

Lo que la pandemia deja al descubierto. El COVID-19 en España
O que a pandemia revela. El COVID-19 na Espanha.
What the pandemic reveals. The COVID-19 in Spain.
Révélations de la pandémie. La Covid-19 en Espagne
Maricarmen Tapia e Jerónimo Bouza.

Resumos

O surgimento do COVID-19 surpreendeu a Espanha em um longo período de instabilidade política e sem ter resolvido os grandes problemas colocados pela crise econômica de 2007. Os dois governos sucessivos do Partido Popular não foram apenas incapazes de superá-la, mas forçaram um desmantelamento do estado de bem-estar social. A atual epidemia desvelou as deficiências dessa política. Nós refletimos sobre alguns deles.

Topo da página

Texto integral

Introdução

1La tentación de hablar de pandemia global y comparar los países entre sí, reduce la realidad a unas estadísticas de las que se desconocen las metodologías de recuento e ignoran el contexto en que se desarrolla la pandemia. Cada país, cada región se encuentra en unas condiciones completamente diferentes para enfrentar la crisis sanitaria, con historia de ganancias y pérdidas en cuestiones tan básicas como el acceso universal a la salud. La crisis del Coronavirus recae en España sobre una sociedad que no ha acabado de recuperarse de la crisis financiera del 2008.

2Actualmente existe una fuerte presión desde los agentes políticos y económicos para que el Estado se haga cargo de los costos de la crisis causada por la pandemia. La política desarrollada por los gobiernos de derecha durante los últimos años ha debilitado o desmantelado los fundamentos del estado de bienestar. Entonces, ¿de qué Estado hablamos?

Algunas evidencias

3Uno de los rasgos más notables de la actual pandemia es que deja en evidencia características propias del sistema socioeconómico que se ha ido imponiendo desde los años 70, como son la depredación de los recursos naturales, la desigualdad, y el desmantelamiento del estado de bienestar.

4Desde el primer momento en que se ha desarrollado la epidemia en España, se detectan carencias que condicionan su evolución. La primera de ellas es la falta de información que se ha ido proporcionando, muy dosificada. Fueron necesarios diversos ajustes en los discursos de las autoridades para asumir finalmente que se trataba de un problema de capacidad del sistema de salud para responder a la demanda de la pandemia. Son necesarias salas de UCI, camas y personal, parte de las cuales fueron drásticamente disminuidos, durante los últimos años, con las diversas políticas de austeridad económica, surgidas a partir de la crisis del 2008.

5El personal sanitario ha denunciado la falta de material básico sanitario y médico para enfrentar la crisis. España, y toda Europa, ha tenido que recurrir a la importación debido a la falta de empresas locales capaces de abastecer al país. Es uno de los frutos de la deslocalización de las empresas a raíz del proceso de globalización.

  • 1 Para ver diversas declaraciones e informes Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Públ (...)

6Para dar solución a la urgente necesidad de camas, el Estado, a través de sus facultades, ha intervenido la sanidad privada bajo la dirección única del sistema público. No siendo esto suficiente, se han medicalizado hoteles y trenes para el transporte de enfermos, se han construido hospitales de campaña y se han habilitado recintos para albergar a los fallecidos. Todo ello demuestra la magnitud de la crisis generada por las privatizaciones y la reducción de recursos para la sanidad pública. Situación que venía siendo denunciada en diversas manifestaciones desde el 2011, por miles de médicos y personal del servicio público, ante mirada indiferente de las autoridades y de gran parte de una población que se creía ajena al problema1. Hoy la ciudadanía se vuelca cada día, a su ventanas y balcones, para aplaudir la labor titánica que está realizando este personal.

7En la misma línea de la externalización de los servicios públicos, habría que mencionar cómo esta crisis ha impactado en los centros geriátricos y residencias de tercera edad. En la comunidad de Madrid el 40% del total de fallecidos eran atendidos en estos centros. Estas cifras no solo muestran la necesidad de reforzar los recursos humanos, materiales y la supervisión pública de estos centros, sino que dejan al descubierto el vacío que existe en cuanto a la responsabilidad social respecto a las tareas de cuidado de las personas mayores.

8Otro rasgo que nos devela la actual crisis se relaciona con la vieja discusión del centralismo. Aunque es conveniente y recomendable unificar la cadena de responsabilidades y decisiones para garantizar la igualdad de derechos de todos los y las ciudadanas, debería haberse tenido en cuenta las condiciones sociales y económicas de cada Comunidad Autónoma y las características de su poblamiento. Por ejemplo, no es lo mismo si se trata de ciudades con fuerte movimiento de personas y una gran población concentrada, que ciudades con menor dinamismo. Ello requería medidas a una velocidad diferente, acordes con el desarrollo de cada proceso. Situación que despertó la crítica desde algunas Comunidades Autónomas dispuestas a medidas más estrictas que las se tomaron inicialmente desde el poder central.

9En estas últimas semanas hemos visto con asombro y fascinación la aplicación de las tecnologías en el contexto de la pandemia: uso de cámaras en el espacio público y privado, reconocimiento de personas, seguimiento de trayectos por los teléfonos móviles y hábitos de consumo y comportamiento a través de las redes sociales. Todo ello plantea al menos tres cuestiones fundamentales: la primera, relacionada con la libertad y cuánto estamos dispuestos a ser controlados en nombre de la seguridad. Segunda, quiénes manejan estos datos, cómo y para quién; y en tercer lugar, cuánto está costando al Estado acceder a esta información.

Propuestas para enfrentar la crisis

  • 2 Para un análisis económico de los antecedentes y desarrollo de la crisis de COVID-19, ver Juan Torr (...)

10Durante estas semanas de cuarentena se han realizado múltiples propuestas, desde los sectores más afectados, ante la necesidad de ampliar o corregir las medidas económicas y sociales decretadas por el gobierno2.

11Las medidas tomadas por el gobierno eran todas ellas imprescindibles, aunque en algunos casos los mecanismos para llevarlas a cabo son criticados. Por ejemplo, canalizar los créditos y las ayudas a través de la banca privada, que no dejará de recibir beneficios por ello, en vez de hacerlo directamente con los beneficiados.

12Respecto a las medidas tomadas en relación con la vivienda, se fueron modificando a raíz de las exigencias de los afectados. En un principio se propuso el aplazamiento del pago de la hipoteca durante el estado de alarma, la paralización de los desahucios y desalojos y medidas para mitigar la pobreza energética. Luego, más tarde, se ampliaron las medidas para el aplazamiento del pago de los alquileres, prórroga de los contratos de alquiler por seis meses y ayudas económicas para PYMES y trabajadores autónomos.

13Estas medidas fueron tomadas al amparo del artículo 47 de la Constitución sobre el derecho a la vivienda. El vicepresidente Pablo Iglesias, al presentar estas medidas, señaló que la vivienda hoy más que nunca es necesaria y que es la trinchera desde donde las familias pueden enfrentar esta crisis. Siguen pendientes demandas de colectivos como el Sindicato de Inquilinos3, que han convocado a una huelga de alquileres. Exigen, entre otras medidas, la condonación de los pagos del alquiler – que han subido un 40% desde el 2013- a las grandes corporaciones. El gobierno ha justificado, hasta ahora, el pago de los alquileres argumentando que detrás de cada arrendador hay una familia. Sin embargo, ello no es exacto: a modo de ejemplo, en Barcelona “1.000 arrendadores controlan 75.000 viviendas, un tercio del mercado”4.

14Esta crisis sanitaria ha venido a agravar aún más el problema de la vivienda en España, que afecta a miles de personas, de manera dramática, desde el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2007 y las posteriores políticas de rescate de la banca con dinero público. Paradójicamente, en España hay alrededor de 3.500.000 viviendas vacías (INE 2011), de las cuales medio millón son de nueva construcción sin vender (Ministerio de Fomento, 2018).

15Otras de las propuestas que han surgido en esta crisis retoman la discusión sobre la Renta Básica Universal. El gobierno dice estar trabajando en una renta mínima, que no es lo mismo, ya que se dirige sólo a quienes justifiquen que la necesitan. Esta discusión es relevante, ya que permite cuestionar las bases sobre las que se estructura el reparto de la riqueza. La forma en que se financiaría la Renta Básica Universal difiere entre posturas de izquierda y derecha. Mientras desde una perspectiva de izquierda se trata gravar al porcentaje más rico de la población, actuar sobre paraísos fiscales o suprimir ciertas exenciones fiscales, desde la derecha se contempla, más bien, como un subsidio asistencial para combatir la pobreza y ampliar la capacidad de consumo.

La ética en tiempos de crisis

16La política inicial de diversos países de considerar que el impacto de la pandemia en un bajo porcentaje de la población no justificaba medidas que afectarían negativamente a la economía, se ha tenido que rectificar. Independientemente de la efectividad o no de estas posturas, es necesario detenerse en su trasfondo ético. En primer lugar, el derecho de las personas, el derecho a la salud y la vida. Este discurso predispone a una aceptación de facto de que personas, por tener determinada edad o prevalencia de patologías, no cuentan con sus derechos universales. En segundo lugar, se omite que no todas las personas se encuentran en igualdad de condiciones de vida, lo cual pone en desventaja a las personas de menores rentas. En tercer lugar, es la estigmatización de las personas afectadas, que por ello son marginadas y abandonadas a su suerte. Estas situaciones, como posición a priori, demuestran la negación de la responsabilidad como Estado – y sociedad- respecto a no haber cumplido con las necesarias inversiones para garantizar la salud de los ciudadanos. Y más peligrosa aún es la idea de que es posible sacrificar vidas por mantener la estabilidad económica.

17Este discurso es especialmente peligroso, porque parece lógico y fácilmente internalizable, porque responde muy bien a la lógica con que nos hemos venido desarrollando, a los sentimientos más primarios y a una lógica de la eficiencia estadística, al margen de los principios y derechos que fundamentan nuestras sociedades. En este mismo sentido las Naciones Unidas advirtieron en un primer momento sobre la necesidad del respeto a los Derechos Universales en este contexto5. Todo ello cobra mayor relevancia al considerar que tenemos por delante una serie de desafíos de cambio necesario del sistema económico para el 2030, con la descarbonización: ¿O es que ya se ha decidido que se deberá sacrificar territorios y poblaciones para mantener un sistema demostradamente insostenible?

18Finalmente es necesario insistir en rol que juegan los medios de comunicación en cuanto a la difusión de este tipo de discursos, a la creación de opinión y su influencia en la predisposición de la población para asimilarlos.

19Cabe esperar que toda esta crisis lleve a las personas, en forma individual, a cuestionarse si la manera en que vivíamos sigue siendo aceptable. Las redes de solidaridad que se han creado a partir de la crisis, los aportes individuales y colectivos desde los más diversos ámbitos, la valoración que hoy tenemos de diversos trabajos de cuidado, abastecimiento y servicios básicos muestran que tenemos capacidad para sobreponernos y buscar una sociedad mejor que la actual, basada en este capital solidario que se ha creado.

20Hoy existen variadas propuestas de economía alternativa que implican una distribución sostenible de la riqueza. Es el momento de no retroceder y de retomar las exigencias que han movilizado, durante la historia de la humanidad, en busca de respuestas a crisis como la que ahora vivimos y que han permitido el avance en las mejoras sociales y ambientales. Es necesario ahora retomar la utopía de avanzar hacia sociedades más justas y ambientalmente respetuosas; es el momento de retomar el rumbo y no de renunciar.

21O Seixo, 5 de abril de 2020

Topo da página

Notas

Topo da página

Para citar este artigo

Referência eletrónica

Maricarmen Tapia e Jerónimo Bouza., «Lo que la pandemia deja al descubierto. El COVID-19 en España»Espaço e Economia [Online], 17 | 2020, posto online no dia 07 abril 2020, consultado o 18 julho 2024. URL: http://journals.openedition.org/espacoeconomia/10946; DOI: https://doi.org/10.4000/espacoeconomia.10946

Topo da página

Autores

Maricarmen Tapia

Jerónimo Bouza.

Editores da Revista Crítica Urbana

www.criticaurbana.com

Topo da página

Direitos de autor

CC-BY-NC-SA-4.0

Apenas o texto pode ser utilizado sob licença CC BY-NC-SA 4.0. Outros elementos (ilustrações, anexos importados) são "Todos os direitos reservados", à exceção de indicação em contrário.

Topo da página
Pesquisar OpenEdition Search

Você sera redirecionado para OpenEdition Search