Navegação – Mapa do site

InícioNúmerosNúmero especialArtigosFronteras desarticuladas

Artigos

Fronteras desarticuladas

Matilde Córdoba Azcárate
p. 97-102

Texto integral

Tramo de la frontera México-Estados Unidos en Imperial Valley, California, 2021

Tramo de la frontera México-Estados Unidos en Imperial Valley, California, 2021

Fuente: Foto hecha por la autora

1Si miro atrás pensando en mi trabajo muchas veces veo fronteras. Todo tipo de fronteras: geográficas, lingüísticas, culturales, naturales. Fronteras que ya no son y otras que son completamente nuevas. Fronteras bien reales, de muerte y sufrimiento, de bloqueo. Y también fronteras imaginadas, auto-impuestas, enunciadas primero para poder ser desarticuladas después. A estas fronteras llego desde el movimiento. Este es un movimiento físico que ha implicado el desplazamiento entre países, ciudades y lugares diferentes. También es un movimiento virtual que acontece en plataformas de comunicación digital que no cesan de cambiar. Y es también un movimiento intelectual que ocurre en el ámbito del pensamiento y que a veces ha encontrado muros altos forjados de hierros y prohibiciones, y otras veces ranuras para conversaciones fructíferas. Casi siempre, es un movimiento de tipo laboral que ha implicado empezar de cero, cambiar de lenguajes y la reconstrucción, a veces apresurada, de los marcos de referencia y de los horizontes de vida.

2Cruzar fronteras exige un cambio de miras, una disposición de escucha activa a otros modos de estar que unas veces son mejores que los ya conocidos, y que otras veces resultan sofocantes y paralizadores. Cruzar fronteras es mortal para muchas personas en muchas partes del mundo, entre ellas los dos países en los que he crecido, donde resido y trabajo, la frontera entre España y Marruecos, y la frontera entre Estados Unidos y México. En el plano del pensamiento, cruzar fronteras también conlleva dejar morir parte de una misma para que otra parte pueda crecer y florecer. Muchas veces implica también sentir rechazo y momentos de duelo, o rechazar abierta o más sutilmente formas de control foráneo.

3Las fronteras a las que yo llego desde el movimiento cuando pienso en mi trabajo, todas pueden des-articularse, fragmentarse. En su fragmentación resultan instrumentos útiles para pensar en algunas de las líneas de investigación, pasadas y futuras, que han marcado mi trayectoria intelectual. Gran parte de esta en los últimos años apuesta precisamente por rechazar fronteras de representación, fronteras de lenguaje y fronteras de la imaginación en el ámbito del turismo. Este es un rechazo que no nace sólo como un acto de sabotaje sino también de huida hacia delante. Tiene su origen en un espacio fronterizo y enormemente turístico donde la frontera física y material de los Estados Unidos con México ordena la vida social, política, económica y ecológica naturalizando la espera y la muerte como precondiciones para los sueños de consumo y los espacios de ocio.

4La imagen que acompaña mi texto es precisamente un pequeño tramo de la frontera que divide los Estados Unidos y México. Concretamente, es un pedazo de muro en Imperial Valley, justo en el tramo del All-American Canal System, una gigantesca estructura de ingeniería que surte de agua traída del río Colorado a esta región del sur de California – la zona agrícola más productiva del país. La foto la tomé en 2021 en una salida de trabajo de campo con un grupo de arquitectos, antropólogos, historiadores y diseñadores de mi universidad interesados en aprender sobre la tecno-política extractiva de los asentamientos corporativos en regiones fronterizas.

5He elegido esta imagen para pensar en mi objeto de estudio actual, el turismo como una infraestructura económica e intelectual de hacer futuros por dos razones fundamentales. Primero, porque es una foto representativa del lugar fronterizo en el que habito y desde el que pienso y escribo sobre esta necesidad de desarticulación de fronteras. Y segundo, porque muy pocas veces pensamos en el turismo como pensamos en la agricultura, en términos de extracción (de recursos naturales, de trabajo barato, de salud y de futuros), de bloqueo y muerte como los que la frontera aquí elegida genera.

6En la imagen, la violencia de la frontera física está inscrita en los barrotes, en la malla metálica que los une, en las púas de pinchos, en el hierro de los metales bajo un sol abrasador. Esta es la violencia que asociamos con prisiones y lugares de confinamiento, y rara vez, por no decir nunca, cuando pensamos en lugares que son destinos turísticos. Discursivamente, el turismo trata de abrir fronteras, de fomentar diálogos y encuentros culturales. El turismo se imagina como un puente, un portal a lo extra-ordinario. Sin embargo, y sobre todo en aquellos lugares donde ha devenido la única oportunidad laboral, el turismo opera en estos mismos regímenes violentos. Las infraestructuras turísticas inscriben marcas en los cuerpos y condenan lugares y colectivos a regímenes representativos coloniales que imponen lenguajes, saberes y formas de hacer sobre otros lenguajes, otros saberes y otras formas de hacer. En este sentido, las infraestructuras turísticas operan con la violencia simbólica y material que imponen las fronteras.

7Como los lugares de frontera, muchos destinos turísticos son además lugares que viven en la contradicción de tener que extraer y modelar sus recursos naturales y culturales de acuerdo a los deseos de consumo delineados por las corporaciones hoteleras, de servicios y marketing. Estos lugares turísticos se nutren, igual que el Imperial Valley, de mano de obra migrante y barata, de cuerpos desechables porque no pertenecen del todo. Los muros, las bardas y los hierros no se ven, pero están igualmente. Habitan los cuerpos de trabajadores migrantes y ocupan, naturalizando, el pensamiento sobre el tiempo de ocio: un tiempo de privilegio que existe y persiste gracias a la naturalización de la contención de otros cuerpos: cuerpos atrapados física y/o simbólicamente en lógicas laborales predatorias y regímenes de representación cultural estereotipada.

8Desarticular las fronteras de representación en los imaginarios turísticos resulta cada vez más importante como una avenida a nuestro alcance para cultivar formas de vida y futuros más habitables. Esta desarticulación movilizaría a mi entender una lógica muy similar a la abolicionista. Implicaría decir no a representaciones opresivas que sustentan y justifican la construcción de infraestructuras turísticas (complejos hoteleros, cruceros, eco-resorts, carreteras panorámicas, etc.) que van a actuar con lógicas extractivas sobre el medio ambiente, las prácticas culturales, los cuerpos y el mañana. Implica también cambios de registro lingüísticos capaces de sintonizar con esas voces vernáculas y maneras de pensar y de estar que no caben en las representaciones hegemónicas y que chocan con los límites de sentido impuestos por ellas.

9¿Qué podemos aprender los estudiosos del turismo de los esfuerzos abolicionistas dirigidos al fin de las prisiones y muros fronterizos? Sin duda, que todas las fronteras son violentas de alguna manera, pero que todas también son porosas y tienen sus cracks. Que las fronteras son contingentes porque son productos de la historia. Abrazar esta historicidad y porosidad, aunque no se vean claramente tal y como no se pueden ver en la imagen que aquí comparto, es un movimiento hacia delante para desarticular esta violencia. Pensar en los destinos turísticos desde las infraestructuras de frontera y la posibilidad de subvertirlas reorienta preguntas sobre la sostenibilidad de la industria porque ayuda, entre otras cosas, a visibilizar las íntimas relaciones del turismo con las formas de poder hegemónicas, esas mismas que ordenan el movimiento de los cuerpos, objetos e ideas y que permiten, sancionan o prohíben el cruce de fronteras naturales, culturales, políticas, de lenguaje.

Topo da página

Índice das ilustrações

Título Tramo de la frontera México-Estados Unidos en Imperial Valley, California, 2021
Créditos Fuente: Foto hecha por la autora
URL http://journals.openedition.org/etnografica/docannexe/image/12710/img-1.jpg
Ficheiro image/jpeg, 990k
Topo da página

Para citar este artigo

Referência do documento impresso

Matilde Córdoba Azcárate, «Fronteras desarticuladas»Etnográfica, Número especial | -1, 97-102.

Referência eletrónica

Matilde Córdoba Azcárate, «Fronteras desarticuladas»Etnográfica [Online], Número especial | 2022, posto online no dia 22 dezembro 2022, consultado o 29 janeiro 2023. URL: http://journals.openedition.org/etnografica/12710; DOI: https://doi.org/10.4000/etnografica.12710

Topo da página

Autor

Matilde Córdoba Azcárate

Universidad de California, San Diego, EEUU

Topo da página

Direitos de autor

CC-BY-NC-4.0

Creative Commons - Atribuição-NãoComercial 4.0 Internacional - CC BY-NC 4.0

https://creativecommons.org/licenses/by-nc/4.0/

Topo da página
Pesquisar OpenEdition Search

Você sera redirecionado para OpenEdition Search