Navigation – Plan du site
La Caraïbe et ses relations avec l’Amérique latine et l’Union européenne

América Latina y el Caribe: una relación ganar-ganar

Latin American and the Caribbean: a Win-Win Relationship
Nicole Perelmuter et Germán Ríos

Résumés

América Latina y El Caribe se caracterizan por tener bajos niveles de comercio interregional comparadas con otras regiones del mundo como Asia y Europa. Algunas razones para el bajo grado de integración regional son las brechas en infraestructuras, el bajo desempeño logístico, la compleja geografía, los pocos resultados arrojados por los mecanismos tradicionales de integración y las barreras para-arancelarias. Es claro que tanto América Latina y El Caribe tienen mucho que ganar aumentando su grado de integración, puesto que esto les permitiría fomentar cadenas de producción regionales que eventualmente les permitan una mejor integración comercial con el mundo

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1Con una población de casi 650 millones de habitantes la región de América Latina y el Caribe (LAC) cuenta con 9% de la población mundial. El Producto Bruto Interno (PIB) es de aproximadamente USD 6.000 millones en 2017, contribuyendo con el 7% del PIB del mundo. Sus 33 países presentan características dispares y heterogéneas, destacándose economías de gran tamaño como Brasil y México, que acumulan entre ambos más del 50% de la población y del producto de la región. Sus países presentan también variabilidad en su desarrollo. Mientras que el producto per cápita de Haití es de USD 702 al año, éste asciende a USD 28.000 en Bahamas. A nivel de desarrollo humano, se destacan países como Argentina o Uruguay caracterizados como de desarrollo muy alto o alto en contraposición con Haití categorizado como país de bajo desarrollo humano.

2Tanto por el tamaño promedio de sus países como por su nivel de desarrollo económico, los países de la región pueden ser agrupados en tres subregiones con características diferenciadas (Cuadro 1).

Cuadro 1. Diversidad Regional de América Latina y El Caribe

Cuadro 1. Diversidad Regional de América Latina y El Caribe

Fuente: Fondo Monetario Internacional (FMI). Datos a 2016.

3Los países del Caribe concentran el menor porcentaje de la población regional y la menor proporción de PIB, siendo a su vez los de menor producto per cápita promedio en la comparación regional. Por el contrario, los países de América del Sur concentran cerca del 70% de la población y un porcentaje similar del PIB. Estos países presentan también diferentes patrones de inserción internacional y regional, como analizaremos a continuación.

1. Importancia de la integración para el desarrollo

4La integración es un instrumento que al ampliar los mercados, permite generar condiciones para el crecimiento y el desarrollo económico. La integración regional es considerada actualmente como el primer paso hacia la integración global. El concepto revisado de regionalismo abierto combina ambos tipos de integración bajo la convicción que la explotación de las complementariedades entre la integración económica global y la regional puede contribuir al crecimiento combinado con equidad. Los países de Asia Oriental y el Pacífico son vistos como ejemplos exitosos de estos procesos.

5En América Latina el proceso de integración comenzó en la década del sesenta y desde entonces se ha plasmado en la firma de varios acuerdos comerciales. Entre ellos la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC) que luego pasaría a ser Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI), el Mercado Común Centroamericano (MCCA), el Mercado Común del Sur (Mercosur), el Pacto Andino (que luego se llamó Comunidad Andina (CAN)), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) y más recientemente la Alianza del Pacífico.

6Como resultado de una mayor apertura y vocación integradora, el país latinoamericano promedio pasó de tener cerca de cuatro socios regionales en el año 2000 a cerca de diez en 2013. El comercio intrarregional entre los países de LAC se caracteriza por ser de mayor valor agregado y más diversificado que su comercio con el resto del mundo (principalmente basado en recursos naturales), además de ser más accesible para las pequeñas y medianas empresas.

7Pese a esta relevancia y al incremento en el número de socios regionales, el comercio regional aún se mantiene en niveles bajos en la comparación internacional. Mientras que a nivel mundial la mitrad de los flujos comerciales ocurren entre socios regionales, en América Latina y el Caribe solo el 20% de las exportaciones tiene a la región como destino. En los países de la Unión Europea (UE15+) y la región de Asia Oriental y el Pacífico las exportaciones intrarregionales representan el 60 y 50% del comercio respectivamente.

8Nuevamente se observan importantes diferencias entre países y sub-regiones. En América del Sur el comercio intrarregional asciende al 23,3%, ubicándose por arriba del promedio latinoamericano; en tanto en América Central y México este porcentaje desciende al 8,4%. El Caribe se ubica en el medio con una ponderación del comercio interregional de 19,3%.

9Los alimentos representan un buen ejemplo de la escasa integración regional en LAC. Entre 2010 y 2012 la región exportó 3,6 veces más alimentos de los que importó, por lo que podría haber abastecido la totalidad de la demanda regional e incluso haber quedado con un remanente disponible para vender al resto del mundo. Sin embargo, más de la mitad de las importaciones de alimentos de América Latina y el Caribe provienen desde fuera de la región (57% en 2012), siendo Estados Unidos el origen de casi un tercio de ellas.

10La liberalización del comercio intrarregional tampoco ha logrado estimular suficientemente la diversificación productiva y exportadora. Con significativas diferencias entre países, en promedio la región continúa siendo fuertemente dependiente de las exportaciones de materias primas. Los productos primarios representan cerca del 40% de las exportaciones al resto del mundo y del 20% de las exportaciones a los países de la región. Esta dependencia es particularmente relevante en los países de América del Sur, en tanto es menor en México y Centroamérica y en los países del Caribe.

11Resultado de la relativa baja integración y del patrón productivo, los países de la región tienen una limitada participación en las cadenas globales de producción. El porcentaje de exportaciones que son parte de un proceso de producción multi-país es reducido en la comparación internacional, ubicándose por debajo del 50% en el promedio del periodo comprendido entre 2003 y 2010. Por el contrario, éste superaba el 60% en los países de Asia del Este y de Europa en igual período.

2. ¿Por qué países geográficamente cercanos se mantienen tan lejanos?

12La evidencia muestra que los países con mayor PIB per cápita y menor distancia relativa a sus vecinos tienden a estar más integrados. Los países de la Unión Europea son un claro ejemplo al cumplir ambos criterios y presentar altos niveles de integración. Por el contrario, los países de LAC presentan distancias promedio relativamente elevadas entre pares (2.816 km) y PIB per cápita relativamente bajos en la comparación internacional.

13Al interior de la región nuevamente se hacen presente las diferencias. Los países de Centro América y México son los de menor distancia promedio (795 km), pero también los de menor producto per cápita, y como se señaló previamente, los de menor nivel de integración regional. Los de América del Sur tienen mayor distancia promedio (2.504 km) pero también mayor PIB per cápita y se encuentran más integrados con sus vecinos. En este contexto, parece claro que existen factores adicionales que determinan la profundidad de la integración en los países de la región.

14Diversos estudios encuentran en las brechas de infraestructuras, en la baja calidad de la logística y en la compleja geografía algunos de los principales limitantes al desarrollo de la integración regional y global de los países de LAC. La baja calidad de las infraestructuras y el pobre desarrollo logístico determinan elevados costos de transporte. En varios casos, los costos de comerciar con los vecinos y movilizar bienes por tierra superan los costos de exportar hacia fuera de la región. Pese a las elevadas necesidades de inversión en infraestructura, esta representa apenas el 3% del PIB en el promedio de los países de la región, en contraposición al 6% que invierten los países del Sudeste asiático. La infraestructura para la integración regional es donde se perciben los menores avances.

15Existen además otras restricciones más allá de los aranceles que afectan la circulación de bienes, servicios y factores. Entre ellas se destacan las licencias de importación, los subsidios, las barreras para-arancelarias y las normas de origen. Finalmente, la relativa debilidad en los acuerdos de integración regional pone en evidencia falta de compromiso con la integración. Esto no se debe a la carencia de instituciones orientadas a promover la integración, de hecho ha habido una superposición de experiencias; sino fundamentalmente a la frustración derivada del incumplimiento de sus objetivos, a la falta de consensos, a la carencia de una agenda integral de desarrollo, a las disputas bilaterales entre países miembros, y finalmente a la profundización de las tendencias proteccionistas a nivel global.

3. ¿Cómo profundizar la integración regional?

16Dado que la integración regional representa un activo clave para potenciar el crecimiento con equidad, la región debe superar estos limitantes. En tal sentido es necesario reducir los sobre-costos derivados de la inadecuada cobertura y calidad de las infraestructuras de transporte y logística y revisar las medidas no arancelarias que obstaculizan el comercio entre países limítrofes.

17Existen a nivel regional experiencias alentadoras. En lo que respecta a la integración física en el año 2000 los países de América del Sur crearon la Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana (IIRSA). Se establecieron una serie de consejos sectoriales de nivel ministerial que trabajan en diferentes áreas; siendo uno de ellos el Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento (COSIPLAN), creado en 2009 y apoyado por CAF, BID y FONPLATA. La institución lleva adelante 562 proyectos de integración por cerca de USD 200.000 millones. La inversión de USD 49.000 millones ha permitido hasta la fecha finalizar 153 de dichos proyectos. Si bien relevante, el accionar de esta iniciativa aún tiene una incidencia limitada, dadas las cuantiosas necesidades de inversión en infraestructura de integración.

18La profundización de la integración no sólo requiere recursos financieros, sino de la voluntad política que trascienda períodos de gobiernos e involucre a diversos agentes sociales. Esta es clave para solventar las restricciones que limitan la integración. Es muy importante una revisión profunda de los mecanismos tradicionales de integración y apuntar hacia iniciativas concretas que produzcan resultados a corto y mediano plazo. Por ejemplo, América Latina y el Caribe deben profundizar las agendas en temas de interés común, tales como infraestructura, educación y ciencia y tecnología. Esto podría sentar las bases de una colaboración estrecha en temas de transformación productiva en ambas regiones.

4. La integración más allá de la región: el vínculo América Latina y El Caribe – Unión Europea

19La Unión Europea (UE) ha sido tradicionalmente el segundo socio comercial de LAC. Las relaciones comerciales entre ambas regiones parecen ser complementarias debido a la diferenciación en las matrices de exportación, creando espacio para el fortalecimiento de sus relaciones.

20Su relevancia como socio comercial se ha ido erosionando dado el mayor peso de China en las relaciones comerciales con la región. Mientras que en la década del noventa la UE representaba el destino del 25% de las exportaciones de la región y el origen del 23% de sus importaciones, estos porcentajes se han reducido al 11% y 14% respectivamente en 2015.

21Pese a esto, la UE es el socio extra-regional con la mayor cantidad de Tratados de Libre Comercio (TLC) firmados con LAC, habiendo firmado acuerdos con 26 de sus 33 países. Es además la principal fuente de Inversión Extranjera Directa (IED) entrante a la región y mantiene el mayor stock de inversiones en la región. Uno de los desafíos pendientes radica en la firma de un TLC con el Mercosur, actualmente en negociaciones.

22La política de cooperación de la UE con LAC ha tenido el fortalecimiento de la integración regional como uno de sus principales objetivos. El entorno internacional actual y los cambios regionales presentan oportunidades para estrechar vínculos:

  • El creciente interés de China en América Latina (IED y financiamiento)

  • La capacidad y el know-how de las empresas europeas y la privilegiada posición que ya tiene en la región

  • La relevante dotación de recursos naturales en América Latina y

  • El crecimiento del poder adquisitivo de la población latinoamericana

23Estas oportunidades pueden ser aprovechadas mediante la implementación de las siguientes medidas:

  • Acuerdo sobre la necesidad de cooperación para revitalizar la relación

  • Actualizar el plan de acción birregional (innovación, integración regional, educación, seguridad ciudadana, emprendimiento y desarrollo sostenible)

  • Fomentar proyectos concretos de integración, como por ejemplo el cable submarino UE-LAC (cable de fibra óptica que une Lisboa con Fortaleza)

24En el caso particular de El Caribe se sugiere realizar actividades de cooperación para:

  • Promover mayor integración regional (compartir costos y repartir riesgos)

  • Incentivar la adopción de leyes de responsabilidad fiscal

  • Consolidar la apertura a los mercados financieros internacionales preservando los principios de estabilidad y la regulación financiera

  • Apoyar la consecución de los Nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible

25La inserción internacional requiere para ser exitosa, de empresas competitivas. Más allá de estrategias de integración, es necesario implementar políticas integrales que abarquen desde políticas industriales, corrección de fallas de mercado, el apalancamiento de las ventajas naturales existentes así como el desarrollo de nuevas capacidades. La agenda EU-CELAC centrada en temas empresariales y productivos es otra plataforma de facilitación de las relaciones comerciales y económicas entre América Latina y El Caribe.

Conclusiones

26América Latina y El Caribe se caracterizan por tener bajos niveles de comercio interregional comparadas con otras regiones del mundo como Asia y Europa. Algunas razones para el bajo grado de integración regional son las brechas en infraestructuras, el bajo desempeño logístico, la compleja geografía, los pocos resultados arrojados por los mecanismos tradicionales de integración y barreras para-arancelarias. Es claro que tanto América Latina y El Caribe tienen mucho que ganar aumentando su grado de integración, puesto que esto les permitiría fomentar cadenas de producción regionales que eventualmente permitan una mejor integración comercial con el mundo.

27Ha habido algunos avances recientes en materia de integración, pero la estructura exportadora de LAC continúa estando fuertemente concentrada en productos de origen primario, determinando una débil inserción en las cadenas globales de valor. Bajo el entendido que integración regional y global se complementan, se sugiere revisar ambos esquemas de integración en forma coordinada. Esto requiere la implementación de políticas que trascienden lo comercial. El diseño y la ejecución de políticas integrales que comprendan aspectos productivos y de integración en forma coordinada se tornan un requisito clave para profundizar la integración de la región y con el resto del mundo.

Haut de page

Bibliographie

Blyde, Juan S. (Ed.) (2014). Fábricas sincronizadas: América Latina y el Caribe en la era de las Cadenas Globales de Valor. Banco Interamericano de Desarrollo

Bown, Chad P. et al (2017). Mejores Vecinos: Hacia una Renovación de la Integración Económica en América Latina. Grupo Banco Mundial.

CAF. (2014). IDEAL 2014: La infraestructura en el desarrollo de América Latina. CAF

CEPAL. (2017). Anuario Estadístico de América Latina y el Caribe 2017. CEPAL

CEPAL. (2014). Panorama de la Inserción Internacional de América Latina y el Caribe. CEPAL

Haut de page

Table des illustrations

Titre Cuadro 1. Diversidad Regional de América Latina y El Caribe
Crédits Fuente: Fondo Monetario Internacional (FMI). Datos a 2016.
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/14821/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 35k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Nicole Perelmuter et Germán Ríos, « América Latina y el Caribe: una relación ganar-ganar », Études caribéennes [En ligne], 42 | Avril 2019, mis en ligne le 15 avril 2019, consulté le 24 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/14821 ; DOI : 10.4000/etudescaribeennes.14821

Haut de page

Auteurs

Nicole Perelmuter

CAF Banco de Desarrollo de América Latina, Economista Principal para Uruguay, nperelmuter@caf.com, www.caf.com

Germán Ríos

CAF Banco de Desarrollo de América Latina, Director-Representante Uruguay, grios@caf.com, www.caf.com

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus d’Études caribéennes sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Revue soutenue par l’Institut des Sciences Humaines et Sociales du CNRS
  • Logo ERIHPLUS (European Reference Index for the Humanities and Social Sciences)
  • Logo DOAJ (Directory of Open Access Journals)
  • Logo Université des Antilles
  • OpenEdition Journals