Navigation – Plan du site
La Caraïbe face aux changements sur la scène internationale

Transformaciones del modelo económico y relaciones externas de Cuba: impactos sobre el Caribe

Les transformations du modèle économique et de relations extérieures cubains : les impacts sur la Caraïbe
Antonio F. Romero Gómez

Résumés

Dans cet article, il s’agit de parvenir à une meilleure compréhension de la relation entre le processus dit d’actualisation du modèle économique et social cubain et les changements survenus en matière de politique extérieure du pays. Sont analysées ici les principales caractéristiques des liens qu’à maintenu dernièrement l’Île avec les autres nations insulaires de la Caraïbe. L’accent est mis également sur les éléments liés au rétablissement des relations diplomatiques avec les Etats-Unis.

Haut de page

Entrées d’index

Palabras claves :

cambios, economía, política exterior
Haut de page

Texte intégral

Introducción

1El presente documento es resultado de la presentación realizada por su autor en el Seminario Internacional de Alto Nivel “El Caribe en la Asociación Estratégica UE – CELAC”, que tuvo lugar en Paris, Francia; en junio de 2017, co-auspiciado por relevantes instituciones como la Fundación EU-LAC, la Comisión Europea, el Instituto de las Américas de Paris, la Agencia Francesa para el Desarrollo – AFD – y la Universidad de Burdeos.

2El objetivo básico de la ponencia presentada en dicho evento internacional fue realizar un análisis de los principales elementos que caracterizan las relaciones entre Cuba y las naciones del Caribe Insular en los últimos tiempos, vinculando las mismas con el proceso de actualización del modelo económico y social, y el restablecimiento de relaciones diplomáticas con los Estados Unidos de América.

  • 1 Debe tenerse en cuenta que en el VII Congreso del PCC (La Habana, abril de 2016) se discutió lo ava (...)

3Como se sabe, en el VI Congreso del PCC (La Habana, abril de 2011), se aprobaron los “Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución”, los cuales constituyen – grosso modo – la “hoja de ruta” de las transformaciones en términos estructurales, de política económica e institucionales que han tenido lugar en el país en los últimos tiempos1. De igual forma, después de un proceso de negociaciones secretas; el mundo se sorprendía el 17 de diciembre de 2014, cuando en transmisión simultánea desde La Habana y Washington, los presidentes Raúl Castro de Cuba y Barack Obama de EUA; anunciaban un conjunto de medidas que se adoptarían para superar el distanciamiento y enfrentamiento entre las dos naciones; y proceder al restablecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales.

4Esta ponencia está estructurada en tres epígrafes. En el primero se resumen algunas ideas fundamentales para la comprensión de la relación entre el proceso de actualización del modelo económico y social cubano y los cambios producidos en la política exterior del país. Inmediatamente después se presentan las principales características de las relaciones que ha mantenido Cuba con las naciones insulares del Caribe en los últimos tiempos. En el tercer epígrafe se discuten algunos elementos vinculados al restablecimiento de relaciones diplomáticas con los Estados Unidos; y las preocupaciones que al respecto emergieron en algunos sectores caribeños entre los años 2015-2017. Al final se sintetizan las principales ideas recogidas en este documento, en el resumen y las conclusiones.

1. La actualización del modelo económico y social y la política exterior de Cuba

5La complejidad de los desafíos que enfrenta el país en la actualidad, en el orden económico-social y también en el técnico-productivo; es grande. Ello es reflejo – y al mismo tiempo expresión – de las particularidades del proceso de implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social, que se inició desde abril del año 2011.

6La gradual transformación del sistema de propiedad es uno de los ejes más importantes y polémicos dentro de la evolución del modelo económico cubano. La discusión acerca del rol del sector privado nacional ha estado en el centro del debate público que se dio antes, durante y después del VI Congreso del PCC (La Habana, abril de 2011); y también en el que se produjo en vísperas y con posterioridad al VII Congreso del Partido (La Habana, abril de 2016). Este debate se da en el contexto de un horizonte todavía mayoritario que reclama la construcción en Cuba de un modelo alternativo al capitalismo, pero donde deben co-existir armónicamente eficiencia económica y justicia social.

7También el rol del mercado y la necesidad de modificar radicalmente los principios y prácticas de la planificación – que constituyen una traba para el desarrollo de las fuerzas productivas en la actualidad – están en medio de las discusiones que tienen lugar hoy día en Cuba; además de otros desafíos como el de la unificación monetaria y cambiaria; la consolidación de reglas e instituciones que garanticen un sistema de incentivos favorecedoras de la innovación, la productividad y competitividad; así como la re-conceptualización de una política social eficaz y en consonancia con las nuevas condiciones que vive la nación.

8Todo lo anterior implica también re-pensar los mecanismos de regulación estatal, lo que no necesariamente equivale al debilitamiento del Estado, y además formas y mecanismos novedosos de control democrático para propiciar el imprescindible balance de una emergente estructura socioeconómica, que ya es mucho más heterogénea que la existente hace unas décadas atrás.

9Obviamente, los cambios en el modelo económico y social y los importantes desafíos en términos de desarrollo en condiciones de globalización que enfrenta la sociedad cubana, han tenido implicaciones directas - y al mismo tiempo han obligado a ciertas modificaciones - sobre la política exterior del país. La política exterior de Cuba, basada en principios que mantienen vigencia hasta hoy día, también expresa los “intereses” de la nación. En este sentido, se perciben algunas modificaciones en los últimos tiempos, que dan cuenta del nuevo contexto nacional e internacional.

10En primer lugar, la ecuación base determinada por la dualidad “principios-intereses” de la política exterior, en años recientes comienza a otorgar mayor ponderación al componente de “intereses” en una visión de mediano y largo-plazo. Ello es resultado del reconocimiento por parte de las autoridades nacionales, de los límites que el entorno internacional dominante impone al país, y al mismo tiempo de que la solución de muchos de los desafíos económicos y sociales que enfrenta Cuba en la actualidad, requieren de la cooperación de fuentes y actores externos.

11En segundo lugar, el componente económico-comercial (incluyendo el turismo y los flujos de inversión) ha adquirido importancia fundamental en la estrategia de política exterior de Cuba, a partir de las prioridades definidas por la implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social con vistas a la actualización del modelo económico del país. Por ello, ha sido recurrente en los últimos años el intento por ampliar, profundizar y diversificar las relaciones económicas de Cuba con el resto del mundo. Esto se ha reflejado en un aumento perceptible en la ponderación de las cuestiones económicas dentro de los esfuerzos de proyección externa desplegados por las autoridades cubanas en años recientes.

12En tercer lugar, los mismos compromisos asumidos con contrapartes extranjeras – como por ejemplo los derivados de la renegociación de la deuda externa con el Club de Paris, y por tanto el inicio de los pagos por concepto de su servicio– están ejerciendo presión sobre la política y economía doméstica, que en estas nuevas condiciones tiene que generar altos niveles de excedente para cumplimentar dichos compromisos internacionales.

13En relación a lo anterior, resulta interesante la dialéctica que se da entre cambios/restricciones internas y política exterior. El gobierno cubano reconocía que restablecer la confianza en el país por parte de la comunidad financiera internacional era requisito indispensable para el acceso de la nación a fuentes externas de financiamiento, elemento central para la restructuración de la planta productiva doméstica, incorporada en la visión de los Lineamientos de la Política Económica y Social. En función de ello, se decidió enfrentar el proceso de renegociación de la deuda externa acumulada, y por ende, la restructuración de pagos a los acreedores. En este contexto, Cuba tiene ahora la posibilidad de acceder a fuentes externas de financiamiento, pero ello implica que cumpla con sus pagos a los acreedores. Lograr el cumplimiento en tiempo de ingentes pagos por concepto del servicio de la deuda, exige una respuesta productiva que parece deberá incorporar mayores avances en términos de cambios en la política y en los mecanismos de gestión de la economía nacional, de tal forma que se propicie un mayor nivel de descentralización y autonomía empresarial, junto a una más amplia diversificación de la estructura de propiedad.

14En la actualidad hay cierto consenso en el sentido de que la política exterior cubana ha registrado éxitos importantes en los últimos tiempos, los cuales resultan funcionales al proceso de transformación económica, social e institucional en marcha en el país. (Serbín, 2011). Dichos éxitos se manifiestan – esencialmente – en las siguientes dimensiones: i) mejoramiento y consolidación de las relaciones de Cuba con los actores centrales del sistema internacional; ii) una creciente participación de Cuba en organismos regionales e internacionales; iii) avances en las relaciones financieras externas del país; y iv) el inicio de un proceso de diversificación de las relaciones económicas (comerciales y financieras) internacionales con vistas a reducir la vulnerabilidad externa del país, la que en gran medida está asociada al alto grado de concentración geográfica de los intercambios económicos transfronterizos de Cuba. (Romero, 2017)

2. Las relaciones entre las naciones del Caribe Insular y Cuba

15Las relaciones de Cuba con los países del Caribe Insular – en particular las que conforman la Comunidad del Caribe (CARICOM) - han sido muy importantes dentro de la política exterior del Estado cubano. Varios factores – algunos históricos, y otros más recientes - explican la relevancia que ha tenido el relacionamiento de Cuba con sus vecinos del área:

  1. En la época pre-independencia, varios territorios del Caribe insular se constituyeron en bases de emplazamiento temporal – y de intensa colaboración con los ideales de liberación - de los principales líderes del proceso de emancipación nacional de Cuba.

  1. Desde la época colonial, se fue consolidando gradualmente una interacción económica y social muy importante entre varios territorios del Caribe insular con Cuba. Esta incluyó de manera significativa perceptibles corrientes migratorias – temporales y también con carácter más permanente – desde las islas caribeñas hacia Cuba, explicadas en gran medida por la importación de la fuerza de trabajo – de Haití, Barbados y Jamaica, entre otros – requerida para satisfacer las necesidades de reproducción de la economía azucarera cubana.

  1. Lo anterior contribuyó de manera decisiva a la paulatina integración de las comunidades “antillanas” y sus descendientes en la sociedad cubana, incrementando el sincretismo cultural que marcó todo el proceso de consolidación de la nacionalidad cubana; lo que coadyuvó también al reconocimiento de la “identidad antillana” de Cuba.

  1. Después del triunfo de la Revolución cubana, cuando en diciembre de 1972 cuatro países independientes de la CARICOM deciden establecer relaciones diplomáticas con Cuba; se inicia el proceso de superación del aislamiento político en el hemisferio impuesto contra Cuba por la Organización de Estados Americanos (OEA), bajo presión del gobierno de los EUA.

  1. A partir de la década del 70 del siglo pasado, se ha observado de manera creciente, una coincidencia de posiciones entre Cuba y la CARICOM en varios de los temas más importantes de la agenda global; así como la membresía simultánea en varias coaliciones de negociación y en organismos internacionales de carácter inter-gubernamental; y también manifestaciones concretas de solidaridad recíprocas.

  2. A pesar de ciertas etapas de dificultades o tensiones en las relaciones políticas y diplomáticas entre Cuba y CARICOM con posterioridad a 1972 (Martínez, 2012:174) en términos generales se reconoce que ambas partes han promovido mecanismos e iniciativas para superar las diferencias existentes; y hoy día la totalidad de los países independientes de la CARICOM tienen relaciones diplomáticas plenas con Cuba, destacándose en particular la diversidad de actividades, proyectos y programas de cooperación mediante los cuales Cuba apoya el desarrollo económico y social de las naciones caribeñas.

  3. Lo anterior se constata – entre otros – en el hecho de que todos los estados miembros de la CARICOM tienen embajadas acreditadas en La Habana, y al mismo tiempo Cuba tiene representaciones diplomáticas encabezadas por embajadores en la totalidad de países que conforman la Comunidad del Caribe. Cuba se ha constituido en “país bisagra” por excelencia entre el Caribe y Latinoamérica, lo que se ha manifestado de manera decisiva en la defensa por parte de Cuba de los intereses del desarrollo de las naciones de CARICOM en los más diversos foros regionales, y en especial en el proceso de negociación y posterior creación de la CELAC.

  4. Desde el año 2002 se ha institucionalizado el mecanismo de Cumbres trianuales de Jefes de Estado y de Gobierno entre Cuba y CARICOM como el foro político de más alto nivel para sistematizar y evaluar el estado de las relaciones recíprocas. En general, hay cierto consenso – aunque no exento de preocupaciones por desarrollos más recientes, como se verá más adelante – en el sentido de que Cuba y los países de la CARICOM profundizarán el nivel de sus relaciones, especialmente en el terreno económico-comercial; que resulta hasta el momento la “asignatura pendiente” dentro de las relaciones recíprocas, en tanto los componentes político, diplomático y de cooperación han mostrado creciente dinamismo en las últimas dos décadas.

16El Acuerdo de Comercio y Cooperación Económica firmado el 5 de julio de 2000 – marco normativo para la regulación de las relaciones económico-comerciales recíprocas entre Cuba y la CARICOM - estipulaba la posibilidad de más amplias negociaciones entre las partes a partir del 2001 para convertir este Acuerdo de Alcance Parcial en un Acuerdo de Libre Comercio, así como futuras negociaciones en cuanto al comercio de servicios.

17Sin embargo, dicho acuerdo tenía una limitada agenda de liberalización (enfocada en los bienes) y concesiones asimétricas a favor de los países de menor nivel de desarrollo de la CARICOM. El mismo establecía un programa para la liberalización progresiva del comercio bilateral de servicios, una vez se hubiera implementado el régimen correspondiente de la CARICOM. Al respecto, en la lista de los sectores de servicios que se podrían incluir estaban: i) turismo y servicios vinculados a los viajes, ii) servicios de entretenimiento, iii) servicios financieros, iv) servicios profesionales, v) construcción y servicios de ingeniería, vi) computación y servicios relacionados, vii) servicios de telecomunicaciones, y viii) servicios de transporte.

18Por otra parte, la ambición que se observaba en el acuerdo Cuba-CARICOM no se acompañó de una efectiva implementación del mismo. Quince años después de firmado, el acuerdo no había entrado en vigor pues no todos los países de CARICOM lo habían ratificado. Desde el año 2006 comenzaron negociaciones para la ampliación de productos sujetos a tratamiento preferencial, pero estas negociaciones no habían concluido en el 2015. De igual forma, los comités que suponía el acuerdo no habían sido instituidos, y los esfuerzos por el establecimiento del Consejo Empresarial CARICOM-Cuba no se habían concretado.

19Independientemente del status del acuerdo Cuba-CARICOM, la dimensión comercial (y de inversión) de las relaciones recíprocas desde el 2000 y hasta el año 2016, mostraba niveles casi insignificantes; y además estaban altamente concentradas. Trinidad y Tobago (57%) y Guyana (36%) han sido los principales exportadores a Cuba; y si a ellos se suman las transacciones comerciales con Jamaica y Belice, estos cuatro países de la CARICOM daban cuenta de aproximadamente el 95 % del total del comercio con Cuba. Los países de la OECO no parecieran mantener transacciones comerciales perceptibles con Cuba. De todas formas, el comercio entre las dos partes se había ampliado a favor de la CARICOM desde el 2000; pero continuaba siendo predominantemente de “mercancías”, mientras el más dinámico sector (para las dos partes) es el de servicios (ONEI, 2016).

20En general, el sector privado caribeño no veía – hasta hace bien poco - al mercado cubano como muy lucrativo en el corto plazo, y por ende explicaba los bajos niveles de interacción comercial y de inversiones con Cuba, por varias dificultades que prevalecían a la hora de hacer negocios con Cuba. Dentro de estas limitaciones los caribeños destacaban entre otros: a) problemas vinculados a la facilitación del comercio y a la realización de pagos externos en divisas, b) la estructura económica y la dualidad monetaria en Cuba que hace a las exportaciones de bienes de la CARICOM muy poco competitivas, y c) las limitaciones en términos del transporte marítimo y aéreo.

21No obstante, hay oportunidades económicas no aprovechadas por la Comunidad en el mercado cubano. Según un estudio de las Naciones Unidas (CEPAL, 2014), la CARICOM pudiera tener ventajas comparativas en bebidas no alcohólicas, pesticidas y desinfectantes, productos de química orgánica y derivados de la madera en relación a Cuba.

22En cuanto a Cuba, todo indica desde hace años que resulta trascendente para el país la implementación de una estrategia coherente para relanzar las relaciones económico-comerciales con sus vecinos caribeños. Esto sería útil para la diversificación material y geográfica que requieren la inserción económica externa de Cuba, ya que las provisiones de acumulación de origen de varios acuerdos comerciales establecidos por la CARICOM (con la Unión Europea, con Costa Rica y con la República Dominicana); permiten a las naciones de ese bloque subregional, incorporar suministros de países vecinos en sus procesos productivos, y que los mismos clasifiquen como “productos originarios” de la CARICOM (Lowe, 2011).

23Teniendo en cuenta lo anterior, el tema económico-comercial se constituyó en eje central del proceso preparatorio y de las discusiones que tuvieron lugar en la V Cumbre Cuba-CARICOM, la cual se desarrolló en La Habana (8 de diciembre del 2014); aunque obviamente las consideraciones en relación a la cooperación; se mantuvieron en la agenda de las negociaciones.

24Dentro de los resultados más importantes de esta V Cumbre Cuba-CARICOM sobresalen: i) los progresos realizados en la negociación para ampliar el acceso a los mercados recíprocos e impulsar la cooperación económica en los marcos del Acuerdo de Comercio y Cooperación Económica vigente desde el año 2000; lo que debería concluir con la ratificación de dicho acuerdo “actualizado” antes de que terminara el año 2015; ii) Cuba financiará la construcción y el funcionamiento de la Escuela Regional del Caribe para las Artes, la cual tendría por sede a Jamaica; iii) Cuba apoyaría la construcción y el funcionamiento del Centro para el Tratamiento de personas con discapacidades físicas que priorizará la atención de niños y jóvenes caribeños, el cual estará situado en la República Cooperativa de Guyana; y iv) Cuba seguiría considerando las necesidades especiales de las naciones de CARICOM, y por ende trataría de garantizarles un tratamiento diferenciado en el contexto del re-análisis de la política de cooperación internacional del país derivado del proceso de transformaciones económicas y sociales en marcha.

25En esta reunión de Jefes de Estado y de Gobierno, se decidió celebrar la siguiente VI Cumbre Cuba-CARICOM el 8 de diciembre de 2017 en Antigua & Barbuda. En la Declaración Final de esta VI Cumbre CARICOM-Cuba –Saint John, Antigua y Barbuda, el 8 de diciembre de 2017 - se reconoció que la cooperación entre Cuba y los países de la Comunidad del Caribe en esferas tales como la salud, la formación de recursos humanos, la construcción, el deporte y la reducción de riesgos de desastres, había contribuido de manera efectiva al desarrollo y bienestar de esos pueblos caribeños. En este sentido, se reafirmó el compromiso conjunto de continuar impulsando proyectos para mejorar la infraestructura y conectividad aérea y marítima entre las partes, fortalecer la capacidad de reducción del riesgo de desastres y para enfrentar sus efectos, promover la integración energética regional y ampliar las relaciones económicas y comerciales mediante la puesta en práctica del Acuerdo revisado de Comercio y Cooperación Económica entre CARICOM y Cuba. En tal sentido, los jefes de estado y de gobierno presentes, acogieron con beneplácito la suscripción del Segundo Protocolo del Acuerdo de Comercio y Cooperación Económica entre CARICOM y Cuba, dirigido a impulsar el intercambio comercial en la región, y se comprometieron a estimular la implementación de dicho Acuerdo (CARICOM, 2017).

26Igualmente se reafirmó que aun cuando los países de renta media de la región del Caribe habían alcanzado significativos avances en el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, todavía enfrentaban grandes retos en el camino hacia el desarrollo, incluidos los que se derivan de su condición de pequeñas islas y países vulnerables, y aquellos relacionados con el cambio climático. En este contexto, se reiteró el llamado a revisar y modificar los actuales criterios de “graduación” de los países para recibir la Ayuda Oficial al Desarrollo, de modo que reflejen adecuadamente la realidad y necesidades específicas de los países de renta media altamente endeudados, en particular de los Estados caribeños. Por último, y muy importante para las pequeñas naciones caribeñas, se expresó profunda preocupación por la inclusión de Estados miembros de la CARICOM en la lista de jurisdicciones no cooperativas de la Unión Europea y se hizo un llamado a re-examinar la lista sobre la base de criterios objetivos y de acuerdo con las normas internacionales reconocidas.

27En el discurso pronunciado por el Presidente Raúl Castro Ruz, en dicha Cumbre, reconocía que 45 años atrás, los primeros ministros de cuatro países del Caribe anglófono, recién alcanzada su independencia, Errol Barrow, de Barbados; Forbes Burnham, de Guyana; Michael Manley, de Jamaica, y Eric Williams, de Trinidad y Tobago, habían decidido establecer relaciones diplomáticas con Cuba; y que se celebraba también el decimoquinto aniversario de las Cumbres CARICOM-Cuba, de cuyos acuerdos y resultados habían emanado una relación más profunda y efectiva, basada en la solidaridad y la cooperación.

28En tal sentido, el presidente cubano resaltó que la firma de un Memorándum de Entendimiento para la cooperación entre la Defensa Civil de Cuba y la Agencia Caribeña para el Manejo de Desastres y Emergencias constituía un paso significativo. “En el próximo trienio prevemos la continuidad de proyectos conjuntos, resultado de la voluntad política de nuestros gobiernos, como el de la Escuela Regional de Artes en Jamaica y el Centro de Estimulación del Desarrollo de Niños, Adolescentes y Jóvenes con Necesidades Educativas Especiales, con sede en Guyana, que han avanzado en su proceso de implementación” (Castro, 2017).

29Respecto al tema de la cooperación en la formación profesional de nacionales caribeños, se reiteró el compromiso oficial de que Cuba continuaría recibiendo a estudiantes de la región en sus universidades. “Los 5 432 jóvenes del Caribe que se han formado y los 723 que actualmente estudian en ellas, así como los 1 762 colaboradores cubanos presentes en todos los países de CARICOM, de ellos 1 469 en el sector de la salud, son parte de la contribución de Cuba al desarrollo de los pueblos caribeños”. (Castro, 2017). Por último Raúl Castro reiteró su beneplácito por la implementación, en enero de 2018, del Segundo Protocolo al Acuerdo de Comercio y Cooperación bilateral, documento que amplía las preferencias arancelarias otorgadas por Cuba y que facilita el acceso a los mercados recíprocos.

30Los anteriores compromisos – sobre todo el vinculado al mantenimiento de la colaboración al desarrollo de Cuba con los países del área – neutralizaban las preocupaciones que habían surgido en algunos países del Caribe, por las implicaciones del proceso de transformaciones económicas vinculadas a la necesaria transición hacia una política de cooperación externa de Cuba que debiera basarse en la compensación de sus costos por parte de los países beneficiarios.

31Finalmente, debe apuntarse que en la más reciente Cumbre de Jefes de Estado y Gobiernos de la CARICOM (Montego Bay, Jamaica, 4 – 5 de julio de 2018), asistió como invitado especial el nuevo Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez. En el Comunicado Final adoptado en esa Cumbre; se destacó por los presidentes y/o primeros ministros de la CARICOM: i) el continuo fortalecimiento de las relaciones fraternales entre CARICOM y Cuba basadas en la solidaridad, el apoyo mutuo y la cooperación técnica; ii) la necesidad de incrementar las relaciones económicos y comerciales entre ambas partes y, en ese marco, aceptaron la propuesta cubana de establecer grupos de trabajo para identificar oportunidades comerciales recíprocas; iii) se resaltó la importancia del aumento del “bilingüismo” entre la juventud de ambas partes; iv) CARICOM y Cuba coincidieron en la necesidad de un Caribe unido que sea capaz de ejercer el control sobre el Mar Caribe a través de mecanismos de conservación y explotación racional de sus oportunidades económicas; y v) se reiteró la posición caribeña contra el injusto embargo económico y financiero contra Cuba y se manifestó preocupación respecto a la reversión observada en el proceso con vistas a mejorar las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos de América.

32En este análisis de la prioridad y el impulso que se le ha otorgado a las relaciones de Cuba con los países de la región caribeña, debe considerare también que en los últimos años, Cuba ha organizado exitosamente cinco conferencias Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno a nivel regional; con la presencia de líderes caribeños: i) II Cumbre de la CELAC (enero de 2014), ii) Cumbre extraordinaria del ALBA sobre la cooperación internacional para el enfrentamiento al ébola (20 de octubre de 2014), iii) V Cumbre Cuba-CARICOM (8 de diciembre de 2014), iv) Cumbre del ALBA en su X Aniversario (14 de diciembre de 2014), y v) VII Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe - AEC (3-4 de junio de 2016).

3. El restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y los Estados Unidos y las preocupaciones del Caribe

33Los acuerdos alcanzados como conclusión de negociaciones secretas entre los gobiernos de Cuba y Estados Unidos – desarrolladas durante dieciocho meses a partir de mediados del 2013 - constituyen sin lugar a dudas un punto de inflexión histórica, con implicaciones no sólo para los dos países, sino también a nivel internacional y sobre todo para el contexto interamericano.

34Dichos acuerdos suponían el inicio de un proceso gradual de significativa reducción en la confrontación bilateral, que a todas luces era considerada como una absurda anomalía, 25 años después de terminada la Guerra Fría. Sin embargo, el análisis del panorama positivo entre los años 2015 – 2017 derivado del restablecimiento de relaciones diplomáticas bilaterales, no podía desconocer los elementos estructurales que permanecen en la base de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos – en términos de asimetrías, profundos prejuicios, el legado de contradicciones históricas y las actuales diferencias ideológicas – y que determinarían en última instancia el grado de avance y el alcance de la “normalización”.

35De todas formas, el restablecimiento de relaciones y el propio proceso hacia la normalización, se consideraba que tendría implicaciones directas para el entramado de las complejas y contradictorias relaciones inter-americanas; pero también para la interacción tanto de Cuba como de los Estados Unidos con sus contrapartes en el hemisferio.

36Las primeras medidas adoptadas a partir de diciembre de 2017 por la administración del Pressidente Obama – reguladas a través de disposiciones de los Departamentos del Tesoro y de Comercio de ese país - intentaban promover mayores vínculos económicos de Cuba con los EUA. Estas pudieran sintetizarse en las siguientes:

  1. Facilidades para la expansión de las visitas de ciudadanos norteamericanos a Cuba bajo licencias generales;

  2. Otorgamiento de licencias especiales para ampliar las exportaciones y ventas comerciales de empresas de EUA en Cuba;

  3. Autorización para ciertas exportaciones hacia EUA de bienes y servicios producidos por el sector no estatal cubano;

  4. Autorización a instituciones de EUA a abrir cuentas en entidades financieras cubanas;

  5. Uso de tarjetas de crédito y de débito por parte de los viajeros de EUA que visiten a Cuba;

  6. Mejoría en rapidez y eficiencia de los pagos autorizados entre EUA y Cuba.

37Punto culminante en este nuevo escenario de relaciones entre EUA y Cuba lo constituyó la visita del Presidente Barack Obama a La Habana (marzo del 2016), acompañado de una delegación de 39 miembros del Congreso de ambos partidos; la que constituyó la mayor delegación del Congreso que viajara en muchos años a cualquier país. También se habían recibido en Cuba múltiples delegaciones oficiales de alto nivel – incluyendo 6 secretarios de estado - la Administradora de Pequeños Negocios, el Coordinador para Propiedad Intelectual, el Representante para Negociaciones Comerciales, seis gobernadores y un vicegobernador; la Asociación de Alcaldes de Estados Unidos, encabezada por su presidenta, etc. En total, 25 delegaciones oficiales (6 de alto nivel) de Cuba visitaron Washington y 47 delegaciones oficiales (13 de alto nivel) de EE UU visitaron La Habana. Adicionalmente, mil 667 periodistas estadounidenses visitaron Cuba, y muchos otros viajaron desde terceros países; e incontables fueron los intercambios producidos entre universidades, instituciones científicas y organizaciones religiosas.

38El nuevo escenario de esperada normalización en las relaciones económicas entre Cuba y los EUA, junto al contexto general de transformaciones económicas, sociales e institucionales que tienen lugar en Cuba; generaron en un primer momento – sin embargo - ciertos temores en algunos sectores económicos y empresariales de países del Caribe. Estos percibían la posibilidad de pérdidas potenciales a futuro, en la misma medida que Cuba comenzara a interactuar económicamente con agentes e instituciones norteamericanos, en tanto la incrementada competitividad del mercado y la economía cubana, ejercería presiones sobre algunos sectores económicos caribeños.

39En general, los temores de estos sectores empresariales caribeños derivados del proceso iniciado a fines del 2014, hacia la normalización de las relaciones entre Cuba y EUA, se vinculaban a que:

  1. Cuba pudiera sustituir a países miembros de la CARICOM como destino del turismo estadounidense, el cual constituye un mercado muy importante para el sector turístico de las economías caribeñas;

  2. Cuba podría comenzar a sustituir a países de la CARICOM como suministrador de bienes y servicios para satisfacer la muy diversificada demanda del mercado de EUA;

  3. Cuba pudiera comenzar a ejercer una fuerte atracción sobre los capitales de EUA, lo cual pudiera desviar potenciales flujos de inversión extranjera directa (IED) que de otra forma tendrían como destino a países de la CARICOM; y

  4. Cuba competiría en mejores condiciones que la mayoría de los países de la CARICOM por flujos muy escasos de asistencia oficial al desarrollo (AOD) otorgados por fuentes oficiales del gobierno de EUA.

40Esta lectura “pesimista” que se hacía de las consecuencias del escenario post 17-D para las economías del Caribe; presenta cuando menos, varias limitaciones analíticas desde el punto de vista argumentativo:

    1. Desconocía en primer lugar la diferencia significativa existente entre el restablecimiento de relaciones diplomáticas – que fue lo ocurrido realmente a partir de diciembre de 2014 – y la “normalización de relaciones económicas”, que era un proceso complejo, posiblemente reversible, y de mucho más largo plazo;

    1. Contradecía la mayoría de los pronunciamientos de sectores gubernamentales, organismos regionales y también de prominentes intereses corporativos del Caribe que habían señalado que el restablecimiento de relaciones entre Cuba y los EUA – y la posterior normalización – era un paso muy positivo, con potencial para beneficiar a toda la región;

    1. Los temores se asociaban estrictamente al enfoque de los llamados “efectos estáticos” relacionados con los procesos de creación y desviación de comercio (e inversiones) que según la teoría clásica del comercio internacional se vinculan a la entrada de un nuevo competidor en un esquema preferencial de comercio;

    1. Por ende, no tenían en cuenta los efectos dinámicos y de largo plazo – crecimiento en los flujos de inversión recíprocos, efecto multiplicador sobre los ingresos, previsibles cambios en patrones de competitividad relativa, etc - que tendrían relaciones económicas normales entre Cuba los EUA, en tanto motor dinamizador del mercado cubano, generando un aumento en la demanda agregada de Cuba que pudiese ser aprovechada también por empresas caribeñas;

    1. No tenían tampoco en cuenta, la diferencia existente entre acceso teórico a un nuevo mercado – resultado principal para Cuba que se derivaría de la supuesta normalización de sus relaciones económicas con los Estados Unidos – del acceso efectivo a dicho mercado; lo cual resulta muy importante dadas las importantes limitaciones de oferta competitiva de la estructura productiva cubana para satisfacer de manera sistemática y acorde a muy altos estándares de calidad, la potencial demanda generada por el mercado de EUA;

    1. Tampoco consideraba que la economía cubana presenta importantes limitaciones en el corto plazo para absorber montos crecientes de flujos de inversión extranjera directa, a pesar de la necesidad imperiosa de contar con este tipo de recursos financieros externos para modernizar tecnológicamente parte del descapitalizado sector productivo cubano y remontar las considerables limitaciones de la infraestructura física e institucional del país;

    2. Igualmente, estas visiones no incorporaban los efectos beneficiosos que incluso antes de la normalización total de las relaciones entre Cuba y los EUA, tendría el aumento previsto del flujo de visitantes norteamericanos a Cuba y la probabilidad de que empresas de cruceros estadounidense empezaran a incorporar el destino Cuba dentro de sus rutas por el Caribe, lo cual incrementaría la competitividad del turismo caribeño, al tiempo que permitiría el desarrollo de estrategias de complementariedad entre Cuba y otros países del área, incluido el diseño e implementación de programas competitivos de multi-destino.

41Adicionalmente, debe apuntarse que los análisis vinculados a las probables implicaciones negativas para el Caribe del nuevo escenario de relaciones entre EUA y Cuba, también desconocían que a pesar del restablecimiento de relaciones diplomáticas, y las medidas adoptadas por la administración Obama para facilitar mayores relaciones económicas entre Cuba y los Estados Unidos:

  • Las empresas estatales cubanas (la parte dominante del tejido productivo y empresarial del país) no pueden exportar al mercado de EUA; ni importar bienes y servicios desde EUA;

  • Cuba no puede usar el dólar estadounidense en sus transacciones internacionales, lo que incrementa el costo de las transacciones comerciales y financieras del país;

  • Cuba no puede mantener relaciones económicas con filiales de empresas de EUA en terceros países;

  • Las empresas – con excepción las de telecomunicaciones - y ciudadanos norteamericanos no pueden invertir en Cuba;

  • Las sanciones norteamericanas mantienen importantes implicaciones extra-territoriales, obstaculizando muchas transacciones entre agentes e instituciones cubanas con terceros países; y

  • Toda transacción internacional de Cuba continuaba bajo estricta vigilancia por parte de instituciones federales estadounidenses.

42De todas formas, si se considera la ubicación geográfica de Cuba; la dimensión o tamaño relativo de su economía (utilizando un indicador compuesto que incluya el producto interno bruto total generado, la extensión territorial, el tamaño de su población, y el índice de desarrollo humano; Cuba se ubicaría como la 8va o 9na economía más grande de toda América Latina y el Caribe); el coeficiente de apertura económica externa (que todavía está por debajo de la media que registran economías similares de nuestra región) y las necesidades de reconversión tecnológica e industrial del país; un escenario hipotético de relaciones económicas “normales” entre Cuba y los Estados Unidos implicaría una participación relevante de la economía estadounidense en las transacciones externas del país; lo cual implicaría tanto oportunidades como riesgos para la sociedad cubana.

43Como se sabe, el escenario de las relaciones entre EUA y Cuba se modificó radicalmente con la llegada al poder del Presidente Donald Trump. Como se ha dicho, existen serias diferencias entre Cuba y los Estados Unidos, la cuales tienen raíces históricas, y además el conjunto de sanciones económicas, comerciales y financieras que da cuenta del denominado “bloqueo” está presente, se ha recrudecido entre 2017 y 2018; y sólo podría ser eliminado mediante acción congresional.

44Dicha reversión tuvo como punto inicial el 16 de junio de 2017, cuando el Presidente Trump anunció en Miami la “nueva política” que su gobierno había decidido aplicar en sus relaciones con Cuba. En particular dicha nueva política, incluyó: i) la prohibición de las relaciones económicas, comerciales y financieras de las compañías estadounidenses con empresas cubanas relacionadas con el Ministerio de las Fuerzas Armadas y el Ministerio del Interior; ii) la prohibición de los viajes individuales de los ciudadanos estadounidenses en la categoría de intercambios “pueblo a pueblo” y una mayor vigilancia sobre el resto de los viajeros; iii) la revisión con vistas a asegurar una mayor efectividad de varios programas de apoyo por parte de EUA que, de acuerdo a las autoridades de Cuba, tienen como propósito esencial subvertir el orden constitucional cubano; y iv) la derogación de la Directiva Presidencial emitida por el presidente Barack Obama en octubre del 2016 dirigida a la paulatina normalización de las relaciones bilaterales. Más allá de la discusión respecto a las causas esenciales que están detrás de esta “nueva política”, y del alcance real que tienen los cambios anunciados por el Presidente Trump, sí queda claro que el 16 de junio del 2017 se produjo, lo que un destacado experto calificó como un profundo “cambio de ánimo” en la interacción Cuba-EUA, que pudiera tener efectos contraproducentes para los propios intereses nacionales de Estados Unidos.

45Dado lo anterior y más allá de la observación del siempre complejo escenario de las relaciones entre EUA y Cuba, convendría que los caribeños consideren también las probables implicaciones positivas que tendría para sus economías el proyecto de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel (ZEDM); centrado a partir del puerto de aguas profundas estratégicamente situado en la costa noroccidental del país; que tiene como propósito no sólo convertirse en un punto de trasbordo de carga internacional en un escenario post-ampliación del Canal de Panamá, sino también en polo articulador de encadenamientos productivos y logísticos para potenciar la competitividad y el desarrollo nacional. Este proyecto - considerado como la apuesta más importante para modificar la inserción externa de la economía cubana – pudiera resultar importante para las naciones caribeñas, sobre todo a la luz de los problemas de transporte e infraestructura portuaria de la mayoría de los estados miembros de la CARICOM.

46En efecto, a diferencia de los productos básicos exportados por los países de la CARICOM, que se transportan en buques tanque, las importaciones de manufacturas y bienes de consumo de la subregión se desplazan en contenedores. Como el volumen de carga es escaso, los servicios navieros son irregulares y muy costosos. En general, las rutas marítimas internacionales regulares de mayor volumen existentes en la zona son las de conexión entre América del Norte y América del Sur y entre los países europeos y América del Norte. De los 17 puertos más importantes de la CARICOM, solo tres son centros de trasbordo global y regional (Kingston, Freeport en Bahamas, y Puerto España). El resto de las islas no es atendido por navieras internacionales, por lo que el servicio se presta a través de pequeñas embarcaciones de enlace que realizan trasbordo de carga entre los puertos pequeños del Caribe Oriental.

47Los altos costos de transporte marítimo que deben asumir los países de la CARICOM tienen un efecto negativo sobre su competitividad y sus opciones de aprovechar cadenas regionales o globales de valor. En este contexto, los países de la CARICOM debieran explorar las posibilidades de cooperación que en el terreno del transporte marítimo pudiera proporcionar la ZEDM de Cuba, y su aporte a la creación de un servicio rápido de transbordo en el Caribe meridional y a la modernización de la infraestructura regional de puertos (CEPAL, 2014: ). En definitiva, Mariel pudiese incorporarse como elemento central para el establecimiento de un corredor marítimo pan-caribeño, ayudando a enfrentar los desafíos y cuellos de botella que obstaculizan la facilitación del comercio en la mayoría de las naciones caribeñas.

48Así, la ZEDM, junto a la nueva ley de inversiones extranjeras adoptada por el gobierno de Cuba en marzo de 2014 como parte del proceso de actualización de su modelo económico; pudieran - bajo ciertas condiciones – proporcionar oportunidades adicionales y en una escala trascendente, para acelerar y fortalecer los nexos económicos entre Cuba y la CARICOM; anulando quizás con creces los teóricos efectos desfavorables a corto plazo de una hipotética normalización en las relaciones económicas entre Cuba y los EUA.

Conclusiones

49Los cambios en el modelo económico y social y los desafíos en términos de desarrollo en condiciones de globalización que actualmente enfrenta la sociedad cubana, son en extremo complejos. Ello se ha reflejado – y al mismo tiempo es expresión – de las particularidades del proceso de implementación de los Lineamientos de la Política Económica y Social, que se inició desde abril del año 2011. Dichas transformaciones han tenido implicaciones directas - y al mismo tiempo obligan a ciertas modificaciones - sobre la política exterior del país. En este sentido, el componente económico-comercial ha adquirido importancia fundamental en la estrategia de política exterior de Cuba.

50En la actualidad hay un consenso creciente en el sentido de que la política exterior cubana ha registrado éxitos importantes en los últimos tiempos, los cuales resultan funcionales al proceso de transformación económica, social e institucional en marcha en el país. Dichos éxitos se manifiestan en disímiles dimensiones: i) mejoramiento y consolidación de relaciones con los actores centrales del sistema internacional; ii) una creciente participación de Cuba en organismos regionales e internacionales; iii) avances en las relaciones financieras externas del país; y iv) el inicio de un proceso de diversificación de las relaciones económicas (comerciales y financieras) internacionales con vistas a reducir la vulnerabilidad externa del país.

51Se ha registrado un proceso de creciente vinculación de Cuba con la región de América Latina y el Caribe (ALC), el cual se ha visto reflejado – y favorecido – por la incorporación de la isla a algunos de los esquemas u órganos de integración y cooperación regional existentes en nuestra región y también por el acercamiento y consolidación de las relaciones de Cuba con la CARICOM.

52Las relaciones de Cuba con los países que hoy día conforman la CARICOM han sido muy importantes dentro de la política exterior del Estado cubano; lo cual se explica por un amplio conjunto de factores tanto históricos como otros de naturaleza más “coyuntural”. En la actualidad, Cuba se ha consolidado como el “país bisagra” por excelencia entre el Caribe y Latinoamérica, lo cual se ha manifestado de múltiples maneras, y en especial en el papel jugado por Cuba en el proceso de negociación y posterior creación de la CELAC.

53La dimensión económico-comercial se ha venido constituyendo en eje central de los análisis que se han realizado en los últimos años sobre las relaciones entre Cuba y la CARICOM y también del proceso preparatorio y de las discusiones que tuvieron lugar en la V Cumbre Cuba-CARICOM, la cual se desarrolló en La Habana el 8 de diciembre del 2014. Ello se continuó priorizando en el período que condujo a la VI Cumbre que tuvo lugar en diciembre de 2017 en Antigua y Barbudas. En esta última, los jefes de estado y de gobiernos presentes acogieron con beneplácito la suscripción del Segundo Protocolo del Acuerdo de Comercio y Cooperación Económica entre CARICOM y Cuba, dirigido a impulsar el intercambio comercial en la región, y se comprometieron a la implementación de dicho acuerdo.

54Aunque un escenario de normalidad en términos de relaciones entre EUA y Cuba está ahora mucho más alejado que nunca antes; la lectura “pesimista” que se hacía de las consecuencias del escenario post 17-D para las economías del Caribe; presentaba serias limitaciones analíticas; y no reconocían que ese hipotético escenario pudiera tener efectos potencialmente muy beneficiosos para toda la región.

55Por otra parte, procesos estratégicos que forman parte de las transformaciones económicas en Cuba, como la consolidación a futuro de la Zona Especial de Desarrollo del Mariel y la nueva ley de inversiones extranjeras; pudieran - bajo ciertas condiciones – proporcionar oportunidades adicionales y en una escala muy importante, para acelerar y fortalecer los nexos económicos entre Cuba y la CARICOM.

Haut de page

Bibliographie

Braveboy-Wagner & A. Jacqueline (2009). “International Relations”, en Hillman, Richard S. & Thomas J. D’Agostino (ed.), Understanding the Contemporary Caribbean, Second Edition, London.

Bryan, A. (1997). Trading Places: The Caribbean faces Europe and the Americas in the Twenty-first Century, Occasional Paper 27, Miami, University of Miami North-South Center.

CARICOM (2017). Declaración de la VI Cumbre CARICOM-Cuba; Saint John, Antigua y Barbuda, 08 de diciembre, 2017.

Castro, Raúl (2017). Discurso pronunciado en la VI Cumbre CARICOM-Cuba, el 08 de diciembre, 2017

Domínguez, Jorge I. (2017). “Trump quiere negociar con La Habana. ¿Le saldrá el tiro por la culata?”, The New York Times, 19 de junio.

Erisman, H. Michael, and J. M. Kirk (Eds.) (2006). Redefining Cuban Foreign Policy: the impact of the “Special Period”, Gainesville, University Press of Florida.

Girvan, Norman (2001). “Reinterpreting the Caribbean”, in Folke Linndahl and Brian Meeks (eds.), New Caribbean Thought, Kingston, Jamaica: University of West Indies Press.

Hillman, Richard S. & Thomas J. D’Agostino (eds.) (2009). Understanding the Contemporary Caribbean, Second Edition. Lynne Rienner Publishers, Boulder, London.

Lowe, Michele (2014). “Integración CARICOM-Cuba: las iniciativas de comercio y cooperación económica en el marco de una CARICOM más amplia”, En: Laguardia, J. (Coord.), “El Caribe, sus islas y el difícil camino de independencia, identidad e integración”, Editorial Ciencias Sociales y Ruth Casa Editorial, La Habana, p. 201-212.

Marimón Torres, Nestor y Martínez Cruz, Evelyn (2011). Cooperación técnica entre Cuba y la OPS/OMS. Su historia y futuro. [Revista en línea]. Disponible: http://bvs.sld.cu/revistas/infd/n809/infd1309.htm

Marimón Torres, Néstor y Martínez Cruz, Evelyn (2010). “Evolución de la colaboración médica cubana en 100 años del Ministerio de Salud Pública”, Revista Cubana de Salud Pública; La Habana, p. 254-262.

Martínez, Milagros y Jacqueline Laguardia (Comp) (2011). El Caribe en el Siglo XXI: coyunturas, perspectivas y desafíos, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.

Mora, Frank O. & Jeanne A. K. Hey (Eds.) (2003). Latin American and Caribbean Foreign Policy, Rowman and Littlefield Publishers, Inc. New York.

ONEI, (2016). Anuario Estadístico de Cuba, 2016 (Edición 2017), Cuentas Nacionales, La Habana.

Serbin, Andrés (2011). “Círculos concéntricos: La política exterior de Cuba en un mundo multipolar y el proceso de ‘actualización”, en Luis Fernando Ayerbe, (ed.). Cuba, Estados Unidos y América Latina frente a los desafíos hemisféricos. Buenos Aires: CRIES/Icaria Editorial.

Suárez Salazar, Luis (2000). El siglo XXI. Posibilidades y desafíos para la Revolución Cubana, Editorial de Ciencias Sociales, La Habana.

Haut de page

Notes

1 Debe tenerse en cuenta que en el VII Congreso del PCC (La Habana, abril de 2016) se discutió lo avanzando en cuanto a implementación de los Lineamientos, y se realizaron ajustes en los mismos. Después de un proceso de discusión popular, se aprobó por el Partido y luego por la Asamblea Nacional del Poder Popular (junio/2017) la nueva versión de los Lineamientos de la Política Económica y Social, que deberán implementarse en el período 2017-2021. Igualmente se aprobaron otros documentos rectores: la Conceptualización del Modelo de Desarrollo Cubano y las Bases para la Estrategia de Desarrollo a largo plazo de la nación.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Antonio F. Romero Gómez, « Transformaciones del modelo económico y relaciones externas de Cuba: impactos sobre el Caribe », Études caribéennes [En ligne], 42 | Avril 2019, mis en ligne le , consulté le 24 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/14957 ; DOI : 10.4000/etudescaribeennes.14957

Haut de page

Auteur

Antonio F. Romero Gómez

Universidad de La Habana

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus d’Études caribéennes sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Revue soutenue par l’Institut des Sciences Humaines et Sociales du CNRS
  • Logo ERIHPLUS (European Reference Index for the Humanities and Social Sciences)
  • Logo DOAJ (Directory of Open Access Journals)
  • Logo Université des Antilles
  • OpenEdition Journals