Navigation – Plan du site
Vulnérabilités et atouts de la Caraïbe contemporaine

Retos Compartidos a la Integración y el Desarrollo. Un Análisis de Largo Alcance

Shared Challenges to Integration and Development. A Long Range Analysis
Anthony P. Maingot

Résumés

Este Ensayo intenta una comparación empírica de cuatro retos estructurales de largo alcance a la integración y el desarrollo en el Caribe actual. Basándose en esta comparación, concluye que los países independientes del Caribe confrontan un futuro geopolítico y geoeconómico difícil en el término medio y largo. La larga historia de desunión sigue y debilita una respuesta constructiva.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1 Durante los días 26 y 27 de febrero de este año (2018) se llevó a cabo la 29 reunión de CARICOM en Port-au-Prince, Haití. Haití, es el más reciente de los 15 miembros de la Asociación (CARICOM, 2018). Los discursos fueron mayormente de tono optimista, ya sea la presentación del Primer Ministro de Grenada encargado de preparar el documento introductorio, o de los otros ocho jefes de gobierno que participaron. La opinión era que la entrada de Haití al CARICOM en 2002 había avanzado la integración del Caribe. Interesante que fue el Presidente de Haití, Jovenel Moïses, el que hizo los planteamientos más realistas comparativos. Hablo sobre tres peligros que según él amenazan el futuro bienestar y desarrollo del Caribe (La Nouvelliste, 2018: 1-2).

2 Primero, los fenómenos atmosféricos proveniente de los cambios climáticos que han hecho de la región del Caribe una zona de ciclones y huracanes. Y, según el Presidente Moïses, los expertos, predicen que “la frecuencia de estos fenómenos ira en aumento.” El Fondo Monetario Internacional (FMI) calcula que las probabilidades de que ocurra un huracán en países del CARICOM, van desde un 23.6% para Jamaica, 20.2% para las Bahamas a 4.7 para Montserrat. Los haitianos que sufrieron tres mortíferos huracanes entre 2016 y 2017 (Matthew, Irma y María), no dudan de la veracidad de estos datos del Fondo. El Presidente Moïses enfatizo los daños que causaron y concluyo que desafortunadamente, la esperanza de que el Caribe independiente pudiera financiar mayores reparaciones por medio del Caribbean Catastrophe Risk Insurance Facility (CCRIF) queda como una ilusión. Como ejemplo describió como más allá de los países de CARICOM, está el caso de Puerto Rico – aplastado por el huracán María – y todavía en febrero 2018 esperando la completa restructuración de los daños estructurales. La esperanza se desinfla al observar la escena del Presidente Donald Trump tirando rollos de papel de cocina a un grupo de necesitados, acto que queda como una metáfora de la indiferencia de su gobierno y una advertencia de que la relación EE.UU.-Puerto Rico y el Caribe ha cambiado negativamente.

3El Presidente Moïses cito en segundo lugar el nivel de crimen y la corrupción que está agitando la región entera. Mientras todos los exponentes hicieron mención de esta amenaza, fue Moïses el que más afondó en lo que llamó “la gangrena que consume nuestros estados.” Sus palabras recuerdan un estudio del Banco Inter-Americano de Desarrollo que concluye, “victimization by assault and threat is higher [in the Caribbean] than in any other region:” El crimen en el Caribe es más amenazante que en América Latina y África (World Bank, 2007).

4Finalmente, el presidente haitiano lamentó la falta de inversiones en la agricultura, cosa que como un prominente productor y exportador de bananos, Moïses conoce íntimamente. Los que atreves de los años han lamentado el aislamiento de Haití tienen necesariamente que aplaudir con el Presidente Moïses su integración al CARICOM y al “Caribe.” Sin embargo, antes de celebrar este hecho exageradamente, tenemos que confrontar dos realidades contundentes. Primero esta no fue una reunión “del Caribe” sino de una parte, y la más pequeña parte en términos de población y economía, del Caribe, representan una minoría numérica de la población total de los países independientes de la región que son:

       

Cuba

32% de la población total

República Dominicana

25% de la población total

Haití

23% de la población total

Resto del Caribe

20% de la población total

5Segundo, por más que los discursos en Port-au-Prince hacían referencia a la unidad del Caribe, no existe hoy ni ha existido jamás tal unidad. En esto, es Haití el que más ha sufrido una historia trágica y lo paradójico de su situación actual es que no ha cambiado del todo. Queda la discriminación contra sus migrantes no solo en EE.UU. y la República Dominicana sino también muchos países del CARICOM (Marshall, 1979). El Primer Ministro de Barbados utilizó la reunión en Port-au-Prince para lamentar que los haitianos todavía tienen que obtener visas para visitar países del CARICOM, cosa que no sucede con ciudadanos de otros miembros (Barbados, 2018).

6Más allá del caso haitiano, la fragmentación fue resultado de las diferentes conquistas imperiales y sus diferentes evoluciones.

1. Resultados de una evolución política variada

7Los procesos de reformas políticas en las colonias europeas en el Caribe habían tomado fuerza en los 1930s pero fueron frustrados por la Segunda Guerra Mundial. Al terminar esa guerra, los cambios se hicieron llegar en diferentes modos a todas las colonias. En el francés, se crearon los Départements d’Outre-Mer, en el holandés se expandió la autonomía interna y el sistema de partidos políticos, en las colonias inglesas se hizo universal el voto y se comenzó una franca preparación para el paso a la independencia, primero como una federación, y al fracasar, cada isla por su cuenta. Todo esto nos lleva a un principio metodológico: tantas son la variedades de procesos de descolonización política en el Caribe, además de diferencias culturales y lingüísticas, que el estudio de la región tiene que hacerse a dos niveles: al nivel de generalizaciones (viéndole desde “afuera” como región) y (viéndolos desde “adentro” al nivel de casos particulares).

2. Los datos nos conducen a las siguientes generalizaciones

8 Primero, en cuanto al nivel económico, son las partes todavía ligadas políticamente a Europa las que mejor están y que menos amenazadas están por los retos analizados en este ensayo. Ejemplos particularmente notables de las diferencias de niveles económicos entre islas vecinas son:

       

     Comparación del PBN p.c. de islas vecinas

Países Independientes

Vecinos No-Independientes

St. Lucia

$4,250

Guadeloupe

$22,000

Dominica

5,530

Martinique

26,000

Jamaica

4,870

Cayman Is.

47,000

St. Kitts

10,960

British Virgin Is.

43,366

9En todas los territorios no-independientes hay cambios que van hacia más autonomía interna pero, como queda establecido en múltiples plebiscitos, en ninguna de ellos hay deseos de una independencia total. El factor lingüístico facilita la relación con las diferentes metrópolis, ya sea el inglés, holandés o francés. El único caso donde siempre ha habido dificultades pero donde se han hecho esfuerzos mayores son en las islas de Aruba, Curaçao y Bonaire donde la lengua nativa es el Papiamento pero el oficial es el holandés (En las otras islas holandesas – Sint Maarten, St. Eustatius, Saba – se habla inglés). Con la insistencia de Holanda de que todos que piensan emigrar a Holanda deben de dominar el holandés, ha habido una intensificación de la práctica del holandés en las islas.

10 Esta breve descripción de la fragmentación del Caribe deja claro que en este Caribe falta unidad política y cultural para confrontar tres tipos de dependencia que a pesar de los esfuerzos del presidente haitiano, no quedaron suficientemente enfatizados en la 29 reunión de CARICOM:

  1. Dependencia casi exclusiva en el petróleo para satisfacer las necesidades de energía.

  2. Una dependencia alimenticia generalizada.

  3. Una dependencia económica casi exclusiva en el sector de servicios, fundamentalmente turismo y en menor grado, el sector financiero “offshore.”

3. La dependencia energética

11La modernización del Caribe vino a base de una energía derivado del consumo de petróleo. Como queda descrito en la Tabla No. 1, todos países de la región – con la excepción de Trinidad y Tobago que produce gas natural – son dependientes del petróleo importado. Eso ha permitido el desarrollo de esa parte fundamental de la modernización de un país que es el consumo de la electricidad. En la región este consumo no es visto como un lujo sino como parte esencial de una vida digna y moderna, a pesar de que, según el FMI, el costo de esa electricidad en el Caribe esta entre las más caras del mundo. Dado que el costo promedio por KWH del resto del mundo es US $0.15, ejemplos del Caribe son:

       

St. Vincent

US $0.90 por KWH

St. Lucia

US $0.65 por KWH

Antigua

US $0.45 por KWH

Jamaica

US $0.40 por KWH

12En el Caribe, solamente Trinidad (US $0.05 por KWH) y Suriname (US $0.12) tienen tarifas más bajas que Europa ($0.25) y los EE.UU ($0.15). La extensión de las redes de postes, cables y transistores viene a un enorme costo y, una tragedia como un ciclón, deja las huellas inconfundibles de postes rotos y líneas caídas por todos los territorios. La revista The Economist (30 septiembre – 6 octubre, 2017) publica dos fotos: una de Puerto Rico antes de la llegada del huracán María que nos enseña una isla iluminada de punta a punta, y la otra de la isla en oscuridad después de María. Lo mismo se podría ver después de las tantas catástrofes que han tocado en el Caribe. La realidad es que el Caribe (con excepción de Haití) ya no está en la era del carbón y leña. Todos consumen electricidad, cueste lo que cueste. Y esta electricidad se genera casi exclusivamente a base de petróleo como vemos en el cuadro número uno.

Cuadro 1. Fuentes y porcentajes de la energía consumida en el Caribe. Petróleo, Gas natural, Carbón, Energía renovable (mayomente bagasse)

Cuadro 1. Fuentes y porcentajes de la energía consumida en el Caribe. Petróleo, Gas natural, Carbón, Energía renovable (mayomente bagasse)

Fuente: CARICOM, 2001

  • 1 New York Times, 6 octubre 2017: p. 19.
  • 2 New York Times, 6 marzo 2018: p. B-4.

13No debe extrañar que después del huracán María el puertorriqueño busque de algún modo reestablecer la luz en sus hogares. Varios negocios en la isla informan que están vendiendo entre 250 y 300 generadores al día. El modelo más solicitado es el que cuesta US $6,000 y está, a la semana, ya se había agotado1. Interesante que un pequeño industrialista ofrece construir generadores que utilizan energía solar costando US $2,000 cada uno2.

14El caso de Cuba no es excepción. Cuba es el país que más esfuerzos ha hecho para reducir el consumo de electricidad, pero el consumo de electricidad tiende ser constante, no importa el costo de los elementos de producción. Acciones radicales como cambios de bombillos, de neveras, ventiladores, ayudan algo y reflejan una pueblo con mucha valentía y aguante pero no cambian la realidad de una sociedad acostumbrada a la electricidad basada en la energía petrolera.

15Las consecuencias de esta dependencia energética se notan en las deudas acumuladas y postergadas de PetroCaribe. Excepciones existen como son los casos de la República Dominicana y Jamaica que han aprovechado la venta a baratillo por Venezuela de su deuda y han saldado buena parte de sus deudas con Petróleos de Venezuela (Pdvsa). Pero, con la crisis de producción en Venezuela que afecta directamente a los suministros de PetroCaribe ha empezado una nueva etapa de gastos (y deudas) por la necesidad de importar petróleo de los EE.UU. Según el US Energy Information Administration Database, la exportación de petróleo norteamericano a países de PetroCaribe ha aumentado de 140 mil barriles diarios a 252 mil barriles entre 2008 y 2015 (Energy Information Agency, 2016). Como esta venta es a precios del mercado mundial, todavía no sabemos cuáles van a ser los costos del cambio de un régimen de subvenciones tipo PetroCaribe a uno del mercado controlado por compañías americanas y europeas.

16En el 2016, solamente dos de los 14 países independientes del CARICOM (¡Guyana y Haití – dos de los más pobres!) tenían niveles de endeudamiento vis a vis el Producto Bruto Nacional (PBN) menos del 60%. Como se considera que un nivel de endeudamiento más alto del 60% del PBN es un problema grave para todo proceso de desarrollo, vemos que los países del Caribe están en lo que ya se llama “La Trampa Silenciosa de la Deuda: Alto Endeudamiento/Bajo Crecimiento.”

17Los porcentajes de endeudamiento de los países de CARICOM son:

       

Antigua & Barbuda

92.1 % del PBN

Bahamas

66.9 % del PBN

Barbados

107.9 % del PBN

Belice

98.6 % del PBN

Dominica

81.0 % del PBN

Grenada

84.4 % del PBN

Jamaica

115.2 % del PBN

St. Kitts & Nevis

65.8 % del PBN

St. Lucia

82.6 % del PBN

St. Vincent & Grenadines

79.2 % del PBN

Suriname

64.6 % del PBN

Trinidad & Tobago

61.0 % del PBN

18Según Cyrus Rustomjee las causas de este endeudamiento son: costos de reconstrucción después de catástrofes naturales; reducciones en la ayuda exterior; falta de acceso a financiamiento concesionales; eliminación de los programas preferenciales europeos; y, el impacto de las crisis globales de 2008 (Rustomjee, 2017).

19Pero no todos los países sufren de esta “trampa” en igual grado. El caso de la República Dominicana es la del país que más rápido ha crecido en este Hemisferio, 7.3%, y que más rápidamente está diversificando su economía. La República Dominicana no es miembro de CARICOM, tiene lazos tensos con Haití que son críticos por CARICOM, pero merece ser estudiado por los otros países de la región. Aunque sigue teniendo un gran déficit en la balanza de pagos, está utilizando un plan de desarrollo que ha bajado el porcentaje Deuda/PBN a 45.61%, es decir, debajo de los 60% que se considera una carga dañina. La decisión en enero del 2015 de comprar el 98% de su deuda con PetroCaribe con un descuento del 52% del valor ($1.93 mil millones) redujo la deuda nacional dominicana por un 3.3%. La República Dominicana sigue como cliente del PetroCaribe pero para 2016 su deuda con PetroCaribe quedó reducida a US $96.5 millones (Bloomberg, 2015). Las estrategias Dominicanas implementadas podrían servir de modelo para alguna de las otras islas. Primero, en la cooperación entre sectores públicos y privados y en la promoción activa en estrategias de atracción de capital extranjero. Todo esto a través de 60 zonas francas con 614 compañías que contratan 140,000 empleados y que exportaron $5.24 mil millones en 2013 (World Bank, 2017). A pesar de estos éxitos la República Dominicana sigue sufriendo de un déficit alimentario parecido al resto del Caribe.

4. El déficit alimentario

20Al hablar del déficit alimentario no estamos enfocados principalmente en los problemas de hambre y malnutrición, por más espantosos que estos son. Estamos concentrados en el impacto que tiene el déficit de producción agrícola nacional en los presupuestos nacionales, en las deudas nacionales y de allí en la capacidad de desarrollo social y económico. Toda la información existente nos indica cómo ha ido aumentando sin parar la importación de comida en los países CARICOM que ya para 2011 excede US $4 mil millones al año. Se estima que para el año 2020 esa suma será de entre US $8 y $10 mil millones. Casi todos los países importan más del 60% de su comida, la mitad (incluyendo a Cuba) importa el 80% de los que consumen (FAO, 2015).

21La producción per cápita de comida está decayendo en todas partes y esto va acompañado de un aumento en los gustos alimentarios – menos productos naturales nacionales y más comida procesada (processed foods) importada. La contribución del agro al PBN de la región va en descenso constante. Entre 1995 a 2004 la importación de comida aumentó por 6% anualmente, y desde 2004 el aumento ha sido del 13% anual. En algunos casos (Cuba y Venezuela) una “reforma agraria” – mayormente nacionalizaciones de tierra – han llevado a caídas graves en producción agrícola. Los cinco productos más importados en todo el Caribe son: [1] comida procesada; [2] trigo; [3] arroz; [4] carne (de res, pollo y porcino); y [5] maíz. Es criticó entender: de la demanda de ciertos productos importados es inelástico, es decir, que el aumento de precio no conduce a menos consumo, y que hay una relación inversa entre importaciones y producción local. Encima de esto la dependencia tiende a ser mayor en aquellos productos menos saludables, es decir, altos en grasas, dulces, y carbohidratos refinados, todos conducentes al aumento de obesidad entre la juventud. El envío de remesas en EE.UU. dólares facilita la compra de esta comida importada.

22La vulnerabilidad de la producción agrícola a los desastres naturales (terremotos, ciclones, sequias e inundaciones) va en aumento mientras que la capacidad de renovación de cultivos e infraestructura agrícola disminuye. La falta de presupuesto nacional para inversión también es causa de este déficit y de una distorsión en la carga tributaria. En Haití el porciento del PBN que proviene de los impuestos es de 9.4%, y eso lo pagan casi exclusivamente los agricultores con cultivos empíricamente medibles como son los productores de café y arroz. Finalmente, no hay que ignorar que la migración del campo a la ciudad refleja la crisis en el agro y a la vez un consumo urbano más típico del primer mundo estimulado en buena parte por el turismo.

23En cuanto a la dependencia alimenticia, la República Dominicana a contrario de Haití y muchos otros ha solucionado la producción de arroz, de huevos, pollos, puerco y otros insumos de la dieta popular. Pero la mayoría de esto depende de la importación de maíz para la producción de pollo (80%) y puerco (20%). Además, para un país que no tiene producción alguna de trigo o productos de trigo, consume el más alto nivel de harina en el Hemisferio – la mitad en harina de trigo para el popular pan de agua. También el sector turístico exige un pan tipo americano. En 2015, como no produjo nada de trigo, importó 546,369 toneladas métricas (85% de los EE.UU.), consumió 466,085 toneladas y exportó 80,284, 94% de lo último a Haití (USDA, 2016).

24Es decir, los gustos dominicanos como los del resto de la región son del Primer Mundo. Desafortunadamente no todos los países han sabido balancear la importación de estos insumos con una economía dinámica y con una buena parte de las remesas. Pero la dependencia alimenticia es una realidad continua y permanente mientras las bases económicas están en buena parte en un turismo que, como ya dijimos, no garantizan un desarrollo balanceado predecible.

5. Turismo, una economía frágil

25Es innegable que el sector económico dominante y que más rápido está creciendo en la región entera es el sector turístico. Se reconoce que es el crecimiento más rápido del mundo llegando a 29 millones de turistas en 2015. La contribución del turismo al empleo y al Producto Bruto Nacional de los países de CARICOM en 2013 suman US $35.5 mil millones. Hay que notar que estas cifras no miden las contribuciones del sector informal o el sector de empleo indirecto. Por ejemplo, en la República Dominicana, trabajan 50,000 en el sector turístico y 110,00 indirectamente (World Bank, 2017). Tampoco miden con certeza los gastos de los 26.3 millones de pasajeros por cruceros. El Caribe recibe el 33.7% de todos los pasajeros por crucero del mundo. No sabemos exactamente cuánto contribuye este tipo de turismo porque mientras tenemos datos sobre la contribución en EE.UU dólares de una estadía de un día en tierra (US $158.00), no tenemos datos de una visita por crucero. Es importante saber cuánto gastan estos pasajeros porque ese sector es el que más está creciendo dentro del mundo vital del turismo.

26El caso del pequeño St. Lucia (población: 153,000) describe la situación:

       

Total de turista (2017)

1,105,541

Permanencia en tierra

386,127

Visita por crucero

669,217

27El turismo por crucero va en aumento constante. Todos los países de la región han elaborado sus planes de desarrollo anticipando un futuro turístico. Hasta Cuba que ha hecho un esfuerzo para diversificar su economía demuestra la tendencia caribeña de planear para el turismo. Note el número de proyectos de inversión planeados por el gobierno (Swyter, 2017).

       

Sector

2016-2017

2017-1018

Turismo

    114

    152

Agro-Alimentario

    76

    104

Petróleo

    87

    78

Energía renovable

    23

    13

Azúcar

    13

    7

Minería

    13

    10

Farmacéutica y Biotecnología

    15

    15

ZED Mariel

(Free Trade Zone)

    2

    50

28Y en los países que envían los turistas sigue el crecimiento de navíos. Por ejemplo, en 2017 llegaran 26 nuevos navíos con una capacidad total de 30,000 pasajeros y se planea mucho más. No son pocas las consecuencias de que la gran mayoría de estos pasajeros son norteamericanos y que salen del puerto de Miami, el puerto de cruceros más grande del mundo y donde se hacen las decisiones sobre ese sector.

29La fragilidad de este sector turístico se debe a su susceptibilidad a toda una gama de factores totalmente fuera del control de las islas. Para empezar, como 23.4 millones de los 29 millones de pasajeros vienen de los EE.UU., la vulnerabilidad se concentra en posibles situaciones en ese país, como por ejemplo, recesiones económicas, desastres nacionales, miedo a alarmantes noticias sobre el crimen en las islas, y el hecho que muy a menudo se habla de una crisis un una isla como si fuera del “Caribe” entero. Y como hemos visto en el caso de Cuba, un cambio de gobierno en los EE.UU. puede llevar a consecuencias nada gratas para el trismo norteamericano. Todo esto y más influyen en las decisiones de viajar o no viajar (Caribbean Tourist Organization, 2017).

30A pesar de estos posibles factores negativos hay que estudiar lo positivo del turismo. Primero: contribuye casi en todas partes la entrada más grande de divisas, al estado y directamente a la población. La proximidad geográfica de las islas permite al turismo de navíos un turismo multi-destino y esto a la vez a un potencial mejor entendimiento de lo que es la región y sus múltiples ofertas para una estadía más larga. Aquello de que la expansión de Cuba como oferta turística representa una amenaza para las otras islas no se ha materializado. Hasta septiembre del 2017 cuando el gobierno de Donald Trump tomo acciones contra los viajes a Cuba, la apertura a Cuba había estimulado las visitas a otras islas. La competencia no es la más grande amenaza a este vital sector. La más grande amenaza es otra: una concentración creciente en sectores privados de un país (EE.UU.) que tiende más y más hacia el nacionalismo político y económico.

Conclusión

31La situación geo-económica en el Caribe refleja las siguientes tendencias: Primero, con el parcial retiro de las EE.UU. en asuntos de desarrollo internacional, las decisiones las hace el sector privado. En cuanto a turismo de navíos, esas decisiones se están haciendo en Miami y en cuanto al petróleo, en Houston, Texas.

32 Segundo, hay que reiterar que el Gran Caribe está importando más petróleo (y gasolina) de los EE.UU. y exportando menos de todo inclusive menos petróleo. Las refinerías en el Caribe no han sido ni renovadas ni bien mantenidas. Más y más se produce en las refinerías en los estados norteamericanos del Golfo de México. Las decisiones vitales se hacen en Houston, Texas. La refinería de Pdvsa en St. Croix está cerrada y la refinería CITGO en Houston, propiedad de Pdvsa, se instaló en 2016 para medio refinar crudo pesado obtenido de la franja del Río Orinoco. Donde se sigue refinando en el Caribe, sigue aumentando la importación de los EE.UU. de diluentes (naphtha y “light crude”) para mesclar con el petróleo pesado del Orinoco. Sin esto no se puede terminar la refinación.

33 Tercero, los planes de que la apertura del tercer canal en el Canal de Panamá para navíos post-Panamax llevaría a un aumento de cargas y puertos intermedio en el Caribe, no han dado fruto. El plan de un “hub & spoke” en el Puerto de Mariel en Cuba y su Zona de Desarrollo Económico (en parte financiado por Brasil y construido por Odebrecht) funciona a medias: el Puerto funciona a 39.5% de su capacidad y 85% de los contenedores salen vacíos. Mientras tanto su gran competidor, el Puerto de Miami, ha dragado la bahía para acomodar esos buques tipo Post-Panamax, cosa que no se ha hecho todavía en Mariel (Hemlock, 2018).

34 Cuarto y crucial: Se ha hecho muy poco en términos de energía renovable – viento, hidroeléctrico, y bagasa – de la cual queda muy poco pues que con pocas excepciones ya casi no hay industria de azúcar en el Caribe. Pero hay viento y mucho sol. Países del Caribe, bañados de sol por muchas horas del día, podrían reducir su dependencia aprovechando ese sol. La Agencia Internacional de Energía asegura que energía solar puede ayudar a resolver toda una gama de problemas (International Energy Agency, 2011). Casi nada se ha hecho y dado la ideología dominante en algunos países contrarios a la ayuda exterior o al gasto público en general, se tendrá que depender mucho en el sector privado pero está claro que el costo de un cambio a un sistema de energía renovable es enorme porque hay que poner nuevas redes de conexiones alámbricas, eso no lo va hacer ni lo puede hacer el sector privado exclusivamente. Estamos ante un caso histórico donde un clima ideológico pone frenos a cambios que podrían reducir las dependencias dañinas y el daño a la atmosfera en general. Más que un problema económico es un problema político y en eso los estados caribeños que mejor tienen sus futuros asegurados son los que mantienen lazos con sus metrópolis europeos. Los que menos están protegidos, es decir, más dependientes, son los países independientes. A falta de una unificación y coordinación de sus políticas vis-a-vis los intereses de los sectores predominantes en economía (turismos) y energía (petróleo) de los EE.UU.; quedarán más y más expuestos a la voluntad política impredecible de esos y a los alta-bajos del mercado, también impredecibles.

Haut de page

Bibliographie

Barbados (2018). “Barbados Condemns Discrimination against Haitians by CARICOM Member States”, URL: <http://www.caribbean360.com/news/barbados-condemns-discrimination-haitians>.

Bloomberg (2015). http://www.bloomberg.com/news/articles/2015-01-30/dominican-republic

Caribbean360 News (2018). February 25, 2018. http://www.worldbank.org/en/news/press-release/2017/02/21zonasfrancas-republica-dom

Energy Information Agency (2016). https://www.eia.gov/dnav/pet/pet_move_expc_a_EPP_EEX_mbbl_a.htm

Caribbean Tourist Organization (2017). Latest Statistics 2015 (July 29, 2015), URL: <http://www.onecaribbean.org/events-calendar/cto-2017-calendar/state-industry>.

CARICOM (2018). Twenty-Ninth Inter-Sessional Meeting of the Conference Heads of Government of CARICOM, February 26-27, Port-au-Prince, Haiti.

FAO (2015). State of Food Insecurity in the CARICOM Caribbean, Bridgetown, Barbados, Subregional Office, FAO.

Hemlock, D. (2018). “An Interview with Charles Baker, General Manager of Mariel’s Container Port Terminal”, Cuba Trade, January-February, p. 20.

International Energy Agency (2011). “Solar Energy Perspective: Executive Summary”, December 3, URL: https://www.iea.org/Textbase/npsum/solar2011SUM.pdf

International Monetary Fund (2013). “Caribbean Small States: Challenge of High Debt and Low Growth” (February 20), IMF, p. 6-7.

Jamaica Gleaner (2017). http://www.jamaica-gleaner.com/article/lead-stories/20170421/petrocaribe-quota-ja-falls

Jessup, D. (2017). “The View From Europe: Jamaica-DR Accord Should Give Pause for Thought in CARICOM”, London, Caribbean Council, May 21.

Le Nouvelliste (2018). “Discours du président Jovenel Moïse a la réunion intersessionelle de la CARICOM,” Le Nouvelliste, février 27, p. 1-2.

Maingot, A.P. (2015). Race, Ideology, and The Decline of Caribbean Marxism, Gainesville, University Press of Florida.

Maingot A.P. (1999). “The Decentralization Imperative and Caribbean Criminal Enterprises”, In T; Farer (ed.) Transactional Crime in the Americas, New York, Routledge, p.143-170.

Marshall, D.J. (1979). The Haitian Problem: Illegal Migration to the Bahamas, Kingston: ISER.

Pew Research Center (2017). “The Partisan Divide on Political Values Grows Even Wider”, 5 October, p. 21-27, URL: https://www.pewresearch.org/topics/political-attitudes-and-values/2017/

Rustomjee, Cyrus (2017). “Pathway Through The Silent Crisis”, Canada: Center for International Governance Innovation, Paper No. 125, 12 de Abril.

Swyter, Nick (2017). “Where to Invest in Cuba Today”, Cuba Trade, noviembre-diciembre, p. 48.

United Nations Development Programme and World Energy Council (2000). Energy and the Challenge of Sustainability, USDA URL : https://www.undp.org/content/dam/aplaws/publication/en/publications/environment-energy/www-ee-library/sustainable-energy/world-energy-assessment-energy-and-the-challenge-of-sustainability/World%20Energy%20Assessment-2000.pdf

USDA (2016). Estos datos son tomados del USDA Foreign Agricultural Service, Dominican Republic: Grain and Feed Annual 2016 (Grain Report 4-1-2016), USDA FAS, URL: https://www.fas.usda.gov/data/dominican-republic-grain-and-feed-annual-2

World Bank (2007). Crime, Violence and Development: Trends, Costs and Policy Options in the Caribbean, Report No. 37820 (March), The World Bank, URL: https://openknowledge.worldbank.org/bitstream/handle/10986/7687/378200LAC0Crim1white0cover01PUBLIC1.pdf?sequence=1

World Bank (2017). Free-Trade Zones in the Dominican Republic, an Engine for Competitiveness and Jobs, The World Bank, URL: http://www.worldbank.org/en/news/press-release/2017/02/21zonasfrancas-republic-dom

World Bank (2017). The World Bank in the Dominican Republic, The World Bank, 29 septiembre, URL: https://www.worldbank.org/en/country/dominicanrepublic

Haut de page

Notes

1 New York Times, 6 octubre 2017: p. 19.

2 New York Times, 6 marzo 2018: p. B-4.

Haut de page

Table des illustrations

Titre Cuadro 1. Fuentes y porcentajes de la energía consumida en el Caribe. Petróleo, Gas natural, Carbón, Energía renovable (mayomente bagasse)
Crédits Fuente: CARICOM, 2001
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/15111/img-1.png
Fichier image/png, 581k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Anthony P. Maingot, « Retos Compartidos a la Integración y el Desarrollo. Un Análisis de Largo Alcance », Études caribéennes [En ligne], 42 | Avril 2019, mis en ligne le 15 avril 2019, consulté le 24 juin 2019. URL : http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/15111 ; DOI : 10.4000/etudescaribeennes.15111

Haut de page

Auteur

Anthony P. Maingot

Profesor Emérito, Florida International University, maingota@fiu.edu

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus d’Études caribéennes sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Revue soutenue par l’Institut des Sciences Humaines et Sociales du CNRS
  • Logo ERIHPLUS (European Reference Index for the Humanities and Social Sciences)
  • Logo DOAJ (Directory of Open Access Journals)
  • Logo Université des Antilles
  • OpenEdition Journals