Navigation – Plan du site

AccueilNuméros47DossierContrastes y desigualdades entre ...

Dossier

Contrastes y desigualdades entre zonas turísticas y vecinales en el puerto de Ensenada, Baja California

Contrasts and inequalities between tourist and neighborhood areas in the port of Ensenada, Baja California
Laura Susana Zamudio Vega et Roberto Goycoolea Prado

Résumés

El puerto de Ensenada en Baja California es uno de los principales destinos turísticos del noroeste mexicano. Su cercanía a Estados Unidos favorece la recepción de visitantes, que sostienen parte importante de su economía. El despertar turístico de la llamada Cenicienta del Pacífico surgió de un acontecimiento sobrevenido: la promulgación en el país vecino de la Ley seca (1920), que prohibía la fabricación, importación, venta y consumo de bebidas alcohólicas. Miles de estadounidenses encontraron en el norte de México un lugar donde evitar las prohibiciones. El desarrollo turístico fue explosivo.
Con los años el turismo de Ensenada se ha consolidado y diversificado, incluyendo desde el turismo familiar de la costa a el enoturismo del Valle de Guadalupe. Sin embargo, uno de los mayores -si no el principal- reclamo turístico de la ciudad continúa siendo el consumo de bebidas alcohólicas y las actividades de entretenimiento para adultos asociadas. Lo que sí es nuevo es el crecimiento del turismo de crucero, que ha condicionado el desarrollo del puerto y del centro histórico generando un espacio compartido, pero a la vez disputado con los vecinos. Espacio donde se manifiestan diversos conflictos enfatizados por las marcadas desigualdades sociales y espaciales existentes entre las zonas turísticas y las que no lo son.
En este contexto, el artículo presenta los resultados de un proyecto de investigación que, entre otros temas, estudió la percepción que se tiene de los problemas generados por el turismo de cruceros en Ensenada. Nos interesaban especialmente los conflictos generados por el uso real y simbólico del espacio y la sensación de polarización marcada por el turismo en la morfología, movilidad e imagen urbana. El impacto acotado en el espacio y el tiempo del turismo de cruceros de Ensenada permite generalizar -a modo de advertencia, entendemos- el análisis de los beneficios y problemas detectados.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1El reciente e inesperado parón de la economía mundial debido a las medidas tomadas para evitar la propagación del virus COVID-19 ha hecho todavía más evidente los peligros que supone una economía basada en el consumo y los servicios suntuarios. Lo prescindible se detuvo, convirtiendo al turismo en uno de los sectores económicos más afectados por la pandemia. Las restricciones a la movilidad llevaron a cancelar vuelos y desplazamientos, a cerrar hoteles y restaurantes. El turismo de cruceros, uno de los principales promotores del turismo de masas, se vio pronto y seriamente afectado. Muchos barcos se vieron obligados a realizar la cuarentena en mar al detectarse pasajeros contagiados. Otros, sin contagios registrados, el confinamiento sanitario los pilló en medio del trayecto y tuvieron que interrumpir su itinerario por el cierre de los puertos, impidiendo el descenso de cruceristas. Los viajes previstos fueron cancelados. En tierra, mientras tanto, la ausencia de turistas trajo la quiebra de pequeñas y grandes empresas, una crisis brutal e inesperada.

2La pandemia no solo detuvo la industria turística, también hizo evidente las desigualdades y dependencias económicas que genera. El incierto futuro que se está delineando para los viajes, permite suponer que éstas se acrecentarán porque sin turistas los destinos desfallecen. Es más, si las restricciones a los viajes y las actividades sociales se mantienen, viajar volverá a ser privilegio para unos cuantos, ya que los viajes colectivos se encarecerían haciendo inaccesible a la mayoría acrecentando las brechas sociales que rigen al mundo, a las cuales nos hemos acostumbrado a vivir, muchas veces aceptándolas porque así es, porque así ha sido siempre. Sin embargo, y aunque estemos acostumbrados a convivir con ella (sobre todo en los países en vías de desarrollo), la desigualdad es un problema de primer orden. Así lo hace notar Naciones Unidas, que incluye su reducción entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible; aspiración que los países signatarios se comprometieron alcanzar para el 2030. Pero lejos de alcanzar el objetivo planteado, con la pandemia del coronavirus las diferencias se han acentuado, por lo que el panorama es mucho menos optimista.

  • 1 Responsable del proyecto Laura Susana Zamudio Vega, con sede en la Universidad Autónoma de Baja Cal (...)

3Enfocándonos en las desigualdades urbanas, así como en el uso del espacio público, este artículo explora las desigualdades urbanas enfatizadas por la actividad turística producto del turismo de cruceros en Ensenada, Baja California, el principal puerto de cruceros del pacífico mexicano y el tercero a nivel nacional. Destino donde las deficiencias urbanas de las zonas no turísticas contrastan fuertemente con las que sí lo son. Los impactos del turismo en el modo de entender, configurar y gestionar la ciudad fueron medidos en el proyecto de investigación «Turismo de cruceros de Ensenada BCN. Repercusiones Urbanas, Arquitectónicas y Sociales en el Centro Turístico Portuario»1 (2017-2018).

4Para el desarrollo del tema planteado, el artículo se divide en tres partes:

  1. Breve reseña histórica de Ensenada como destino turístico y de los impactos de la industria de cruceros en las desigualdades territoriales.

  2. Estudio de desigualdades espaciales y urbanas entre la zona turística y las que no lo son, centrada en la comparación de lo que sucede en las dos calles comerciales más importantes del centro de Ensenada, la turística Calle Primera frente a la popular Calle Juárez. Dos espacios urbanos que reflejan con claridad la capacidad transformadora del turismo.

  3. Análisis del proyecto de intervención urbana «Sistema integral de señalización de la zona turística» (implementado por el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Turismo y otras dependencias públicas, con la participación de empresarios locales vinculados al turismo), que pese a ser promovido como un instrumento para revertir la polarización espacial (turística vs. vecinal), mejorando la accesibilidad y la imagen urbana de toda la ciudad, ha terminado acentuado las desigualdades -como muestran los resultados de las encuestas semiestructuradas aplicadas a vecinos de Ensenada sobre la percepción social de este proyecto.

1. Ensenada turística

5Si comparamos el patrimonio turístico en la región, Ensenada tiene mejor reputación que Mexicali (capital del Estado, ciudad industrial con elevadas temperaturas la mayor parte del año) y Tijuana (ciudad fronteriza compleja, también industrial y reconocida mundialmente por la violencia que en ella se vive). No en vano desde hace mucho los viajeros la llaman Cenicienta del Pacífico. El desarrollo turístico de la región llegó de forma imprevista, cuando Estados Unidos de Norte América promulgo en 1920 la Ley Volstead, la conocida Ley seca, que prohibía fabricar, transportar, importar, exportar, vender y consumir bebidas alcohólicas por los efectos perniciosos que produce. La utilización del espacio para realizar las actividades prohibidas en el país vecino produjo el desarrollo acelerado de una franja costera conocida como COCOTREN: Corredor Costero Tijuana-Rosarito-Ensenada. Tras el fin de la prohibición (1933), ahí se asentaría un turismo residencial, «muy asociado con las diferencias sociales, culturales y económicas del contexto donde se ubica» (Bringas, 2017: 43).

6A cien años de la Ley seca, se confirma el fracaso de las prohibiciones. El consumo de alcohol es hoy una práctica normalizada que lejos de erradicarse es utilizada por los gobiernos para recaudar impuestos, sin que esto merme el consumo. Y, en Ensenada, sigue siendo uno de los mayores atractivos turísticos en la región, con la diferencia de que la demanda actual se clasifica en dos tipologías turísticas claramente diferenciadas: (a) Cruceros: turismo de masas focalizado en el centro de Ensenada cuyas principales atracciones son los bares, garitos y tiendas de suvenires de la Calle Primera, el malecón, la Plaza de la bandera, la Plazas de las tres cabezas, la Concha acústica, las Fuentes danzantes y la playa pública urbana. (b) Enoturismo: turismo de élite centrado en el Valle de Guadalupe, localizado a 42 km (46 min en coche) en dirección noreste, con una oferta basada en el enoturismo y la gastronomía gourmet en pequeñas bodegas-restaurantes de diseño exclusivo.

7En México el turismo de cruceros está presente en algunos puertos desde los años 70, década en la que da inicio el arribo de cruceros en el puerto de Ensenada. Para 1985 los principales arribos se presentaban en los puertos de Cozumel, Cabo San Lucas, Puerto Vallarta y Acapulco. En Ensenada la terminal de cruceros fue concesionada en 1994 a la empresa privada Ensenada Cruiseport Village y adquirida en 2001 por Hutchison Port Holdings (Martínez, 2011). La terminal especializada en atraque de cruceros y marina turística tiene capacidad operativa para buques de hasta 3.200 personas. Tiene una superficie de 161.003 m2 y dispone de dos muelles (uno de 163m y otro de 185m) y dos rampas para descenso de pasajeros (APIb, s.f.).

8De acuerdo con la Secretaría de Turismo, en 2019 Ensenada fue el principal destino del Pacífico y el tercero a nivel nacional (por debajo de Cozumel y Majahual Q. Roo). Según los datos de la Administración Portuaria Integral de Ensenada, S.A. de C.V. (APIa, s.f.) en 2019 se registraron 270 arribos de cruceros, con un total de 674.459 turistas, lo que supera los 486.639 residentes registrados en 2015.

9Sin embargo, los números no son tan buenos cuando se estudia el gasto promedio por pasajero (Paredes, 2019). En el estudio Aportación económica del turismo de cruceros en México, realizado por la Business Research & Economic Advisors (2007), Ensenada ocupaba el séptimo lugar con 52,6 US$ de gasto diario. Cifra que el Comité de Cruceros de Ensenada, la Terminal de Cruceros, Proturismo de Ensenada y el Ayuntamiento han buscado incrementar de forma continua, alcanzándose una década después un gasto promedio de 64 US$ (Varela, 2018). Entre las acciones destinadas a aumentar el consumo de los visitantes se encuentra el proyecto de señalética que más adelante presentaremos.

10Por ahora, los efectos de un turismo de masas en Ensenada, pese a las consecuencias negativas observadas, no se han hecho tan patentes como en otros destinos turísticos a nivel mundial (véase el caso de Venecia, Barcelona, etc.). Más bien, podría afirmarse que las intervenciones realizadas para el turismo (generalmente promovidas por la iniciativa privada y financiadas con fondos públicos) han beneficiado a todos los locales ya que el desarrollo urbano de la ciudad, así como los servicios públicos, son deficientes e insuficientes. Por eso, los vecinos ven con buenos ojos que la ciudad cuente con zonas turísticas en mejores condiciones, permitiéndoles gozar de sus ventajas compartidas los fines de semana principalmente. Esta buena percepción de las diferencias espaciales del turismo se ve apoyada por una singularidad del turismo de cruceros en Ensenada, que coincide con las horas en que los vecinos están trabajando o estudiando: de 6:00 a 18:00 h. Así, mientras los ensenadenses trabajan, los turistas invaden la zona turística convirtiéndola en un bar al aire libre en la zona centro dejando a su paso escenas poco edificantes: borrachos vomitando en la calle a plena luz del día, elevada contaminación auditiva producida por la música estridente de la que hacen gala los bares locales, etc. Algo que padecen sobre todo quienes viven de los turistas, por lo tanto, es tolerado de buena gana.

11Otro elemento que ha contribuido a una buena percepción del turismo, son las intervenciones urbanas destinadas principalmente al desarrollo del turismo de cruceros y de las cuales pueden disfrutar los residentes. Entre estas iniciativas cabría destacar cuatro: 1997, construcción del malecón y de la Ventana al Mar, un espacio de recreación y esparcimiento, que dan la bienvenida a los cruceristas al desembarcar; 2014, modernización del malecón con un énfasis turístico; 2015, instalación de una fuente interactiva en el paseo marítimo y construcción de un puente peatonal que conecta la terminal de cruceros con el malecón. (Bautista, 2016); y 2018, el programa de señalética, que veremos en detalle más adelante.

12Sin embargo, pese a este beneficioso desfase horario y a las intervenciones urbanas señaladas, el turismo ha generado diversos tipos de desigualdades claramente reflejadas en la configuración, uso y disfrute del espacio urbano. Poco a poco el turismo se ha apropiado de los lugares más privilegiados: los cercanos a la costa y los ocupados por las vinícolas en el Valle de Guadalupe. Hoy son los turistas quienes tienen el disfrute de lo más conspicuo de Ensenada: el centro histórico, la naturaleza, las vistas, las playas y asimilables. Generando con ello espacios propios para extranjeros y para aquellos nacionales que puedan pagarlo, mientras se limita el disfrute para los locales. Por citar un ejemplo: el bar Bura, el lugar más demandado de la vinícola Cuatro Cuatros que se localiza en lo alto de una montaña en el Valle de Guadalupe, tiene unas vistas privilegiadas hacia la costa del Pacífico. Justificando la exclusividad del lugar, empezaron a cobrar el acceso a la vinícola por vehículo 5 US$. El bar se hizo tan llamativo que hoy cobran 5 US$, por persona, cuota que solo incluye el acceso a la vinícola pero que no garantiza poder subir al bar ya que el aforo es limitado y hay lista de espera.

13En términos económicos, esta segregación socioespacial ha generado un alza en el precio de la vivienda y en sus rentas, las cuales, en muchos casos se cobran en dólares, sobre todo en las zonas más cercanas a la playa y en las zonas donde se concentran hoteles y restaurantes. Enfatizando con ello la desigualdad de acceso a la propiedad local de los extranjeros frente a los nativos.

2. Desigualdades urbanas enfatizadas por el turismo de cruceros

14Antes de pasar al análisis comparativo nos parece importante presentar algunas características de la ciudad, claves para entender el estudio las desigualdades que ocurren entre las zonas turísticas visitadas por los cruceristas y las zonas que no lo son que luego se presenta. Ensenada difiere significativamente de los principios urbanísticos y arquitectónicos del resto del país, tanto por la distancia que la separa del centro de México, así como las dificultades para llegar a la zona, lo que retardó su fundación, la cual estuvo marcada por procesos históricos diferentes al del resto de ciudades mexicanas (ver a Bringas, Calderón, Gómez, etc.).

15A nivel urbano una de las principales características que diferencian esta ciudad de la mayoría de las ciudades mexicanas es que se le dio prioridad a la costa, pero carece de un centro histórico coronado por una plaza en cuyos límites se encuentran los principales poderes públicos, es decir, gobierno, iglesia y comercio. Ensenada, en cambio, tiene dispersos estos poderes (político, religioso y económico). Por eso, más que un centro histórico, un centro de negocios o un centro comercial, las dinámicas sociales vinculadas a su fundación y crecimiento han dado lugar a una estructura lineal basa en cuatro calles relativamente paralelas entre sí y a la costa. Dos de estas calles son de alta circulación (y velocidad), y conectan la ciudad con el exterior. Las otras dos, localizadas en lo que se reconoce como la zona centro, son más pequeñas en longitud y anchura, pero de gran importancia simbólica y por la afluencia de personas que diariamente las circulan. (Fig. 1).

Figura 1. Mapa de la ciudad de Ensenada. Elaboración propia

Figura 1. Mapa de la ciudad de Ensenada. Elaboración propia

16Con el fin de mostrar las diferencias entre el espacio turístico y el espacio no turístico y de los problemas latentes que esto conlleva, se comparan a continuación las condiciones de la Calle Primera y la Calle Juárez, ambas consideradas de uso principalmente comercial, pero destinadas a diferentes usuarios: la Calle Primera, para los turistas y la Calle Juárez o Quinta, para los locales. Los contrastes espaciales y sociales observados entre estas calles son un claro manifiesto de las desigualdades urbanas generadas por el turismo. Una problemática que sin duda requiere atención, sobre todo porque la ciudad presenta una fachada turística que esconde las (difíciles) condiciones en las que vive la ciudadanía. Con este fin se revisan a continuación las diferencias que presentan ambas calles en su morfología e imagen urbana, así como en su uso y oferta comercial.

2.1. Diferencias morfológicas y funcionales

17La Calle Primera se limita al norte con la Av. Ryerson y al sur con la Av. del Mar. Se extiende a lo largo de 9 manzanas y es la calle turística por excelencia de Ensenada. Posee un carril de norte a sur y otro en sentido contrario. Cuenta con estacionamientos, pero de uso exclusivo para los comercios circundantes y limitados a un máximo 2 h. Frente a todas las demás calles de Ensenada, es la única que en toda su extensión dispone de rampas para discapacitados físicos.

18La Calle Juárez o Quinta limita al norte con la Calle Sexta y al sur con la Av. Reforma y se extiende a lo largo de 18 manzanas. Cuenta con dos carriles de norte a sur y dos de sur a norte. En esta avenida el uso de estacionamiento es público pero exclusivo para los comercios que pagan al ayuntamiento por el uso de la banqueta para sus clientes.

19Otras diferencias significativas es que la velocidad vehicular permitida es de 25 km/h en la Calle Primera, en cambio en la Calle Juárez, más ancha, el límite es de 35 km/h. Sin embargo, la usanza habitual en esta avenida es rebasar este límite de velocidad por lo que en 13 intersecciones de calle hay semáforos. En la Calle Primera, en cambio, no hay semáforos, únicamente cruceros de cuatro «altos». Esto nos habla ya de que en su propia morfología la calle turística está pensada para peatones, mientras la calle Juárez está dominada por el uso del automóvil privado y el transporte público quienes, por cierto, se disputan el espacio de circulación.

20A lo anterior se suma que las banquetas son más estrechas en la Calle Juárez, lo que hace que la circulación peatonal sea más peligrosa. Sin embargo, a su favor podemos decir que algunos de los semáforos dispuestos en esta calle tienen un momento exclusivo para el cruce en «x» de los peatones, ante lo que todos los vehículos tienen que detenerse. Algo que no ocurre en ningún otro cruce en la ciudad.

21Un último aspecto para destacar es la mala calidad del asfalto que cubre la Calle Juárez, algo muy representativo del puerto ya que se padece en toda la ciudad, dificultando la circulación, lo que molesta especialmente a los locales (Fig. 2 y 3). En contraste la avenida turística no presenta estos inconvenientes, ya que está bien pavimentada, aunque, en los cruces con las otras avenidas los baches se asoman inmediatamente.

Figura 2. Pegatina. «Estoy harto de los baches»

Figura 2. Pegatina. «Estoy harto de los baches»

Figura 3. Pegatina «Seguimos hartos de los Baches». Es frecuente observarlas los automóviles que circulan en la ciudad

Figura 3. Pegatina «Seguimos hartos de los Baches». Es frecuente observarlas los automóviles que circulan en la ciudad

Fuente: L. Zamudio

22Bastan los datos expuestos para advertir las desigualdades existentes entre dos calles cercanas de la ciudad, pero una destinada a la actividad turística y la otra al quehacer urbano cotidiano (Tabla. 1.).

Tabla 1. Tabla comparativa entre las calles Primera y Juárez de Ensenada

Criterio de comparación

Calle Primera

Calle Juárez/Quinta

Extensión aproximada

1.05 km aprox.

2.20 km aprox.

Bloques/manzanas

9

18

Carriles

2

4

Límite de velocidad

25 km/h

35 km/h

Ancho de la banqueta

6 m en tramos sin estacionamiento

3m en tramos con estacionamiento

Varía entre 2.5 y 3m

Cableado soterrado

No

Mobiliario urbano

No

Semáforos

No

Baches

No

Fuente: Elaboración propia

2.2. Desigualdades perceptivas: imágenes urbanas divergentes

23Las desigualdades entre las calles que nos ocupan no son sólo funcionales. En términos de imagen urbana la distancia es también notoria. La Calle Primera es por mucho la avenida más cuidada de Ensenada, claramente perceptible en la calidad de los servicios públicos y en su apariencia. Es la única calle que lleva el cableado eléctrico soterrado, sus banquetas son anchas y simulan ser de adoquín gracias al concreto estampado con el que están hechas. En algunos tramos existen bancas para sentarse y se dispone de contenedores de basuras. Es, además, la única que se limpia con regularidad y hasta hace poco la única con rótulos indicando el nombre de las calles.

24En cuanto a los servicios, es de las pocas calles de la ciudad que no padece de carencias en cuanto al abastecimiento de agua corriente, servicio de recogida de basuras y limpieza e iluminación nocturna, lo que abona para que sea mejor percibida. Respecto a seguridad se distingue como una calle segura sobre todo en el tramo sur. Sin embargo, tanto turistas como residentes muestran rechazo a la presencia de comercio informal y personas mendigando. En las entrevistas que realizamos en 2018, el 59% de los vecinos encuestados declararon que les resulta molesta la presencia de gente pidiendo dinero en la zona turística, dando cuenta de una aporofobia latente.

25El resto de la ciudad, representado aquí con la Calle Quinta o Juárez, carece de cuidado en su imagen urbana, también carece de mobiliario urbano, a lo que se suma que no hay una normativa que regule las dimensiones de los carteles publicitarios, aunado a que las alturas de los edificios varían significativamente ya que, si bien la mayoría de los locales comerciales tienen dos niveles, también se localizan de un nivel y de tres. En suma, algo que resulta muy desagradable a la vista.

26Sin embargo, más allá de cuestiones puntuales la diferencia mayor está en la imagen urbana. En la Calle Primera los edificios tienen uno a cuatro niveles, sin un estilo unitario pero con una imagen que se cuida, en la que es posible distinguir fachadas que emulan el estilo colonial mexicano mediante el uso de arcos y soportales. Otros edificios exhiben réplicas de detalles de la arquitectura prehispánica, intentando satisfacer a los imaginarios que los turistas esperan encontrar en México. Las edificaciones más antiguas se perciben como arquitecturas importadas al estar construidas en madera con sistema constructivo de baloon frame. Este collage generado de forma no planificada creó un paisaje variopinto, pero atractivo, que hace las veces de la escenografía del performance que se despliega mientras los cruceros arriban al puerto (Fig. 4).

Figura 4. Calle Primera entre Alvarado y Blancarte

Figura 4. Calle Primera entre Alvarado y Blancarte

Fuente: L. Zamudio

27En cambio, la arquitectura en la Calle Juárez no muestra ningún estilo arquitectónico predominante, ni una intensión de manejar una imagen urbana. Se ha construido como se ha podido y no hay regulación al respecto. A excepción del edificio antes ocupado por el Cine de Ensenada (1947), la arquitectura de esta calle es poco agraciada y carece de interés. Sin embargo, a nivel histórico se destaca el edificio de la Logia Masónica (1920), fundada en 1894 como la Primera Logia Occidental a través de una carta patente firmada por el general Porfirio Díaz quien era Gran Comendado en Jefe. (Patronato Centro Histórico Turístico Cultural de Ensenada A.C., s/f) (Fig. 5).

Figura 5. Fachada de la Logia Masónica

Figura 5. Fachada de la Logia Masónica

Fuente: L. Zamudio

2.3. Desigualdades de usos y servicios

28Ambas calles son de uso comercial principalmente, pero está claro que los usuarios son diferentes, aunque en el caso de la calle turística se utiliza en ocasiones específicas también por los locales.

29En el levantamiento de la Calle Primera pudimos diferenciar tres zonas que se distinguen por el tipo de locales comerciales y los servicios que ahí se ofrecen (Fig. 6).

Figura 6. Análisis de uso de la calle Primera

Figura 6. Análisis de uso de la calle Primera

Fuente: Elaboración propia

  • Zona 1. Comprendida entre las avenidas Ryerson y Macheros es la más visitada por los turistas que buscan el consumo de alcohol, ya que en este tramo se concentra la oferta de bares. También es notoria la proliferación de farmacias, que tienen gran éxito entre los turistas porque en ellas se pueden adquirir medicamentos a bajo coste y sin receta, siendo los productos más promovidos: viagra, antibióticos, antidepresivos y productos para adelgazar. Por la noche (sobre todo el fin de semana) los locales también optan por la oferta de ocio de esta zona.

  • Zona 2. Es la parte central de la Primera (entre las avenidas Macheros y Alvarado) y se identifica por concentrar locales comerciales, principalmente tiendas de souvenirs, que dicho sea de paso no venden artesanía regional, sino más bien productos industrializados realizados en otras partes de México e incluso en el extranjero. En esta zona también se localizan algunos moteles de precios elevados, pero con instalaciones más bien precarias. Hay varios locales donde tienen lugar los espectáculos para adultos, especialmente para el público masculino (table dance, clubs, casinos) sumada a una amplia prostitución callejera, por lo que también existen hoteles de paso, localizados en calles aledañas (aunque su localización no se limita a este bloque).

  • Zona 3. El tramo que discurre entre las avenidas Alvarado y Castillo se caracteriza por ser la zona más exclusiva y elitista por la presencia de restaurantes y boutiques que ofrecen productos de lujo como perfumes, joyerías, artículos de piel o piedras preciosas. También se encuentran hoteles 5 estrellas. Esto también se refleja en las banquetas ya que es la zona mejor conservada de esta calle. Es por mucho la zona más visitada por los locales que deciden pagar el sobreprecio impuesto al turismo para poder disfrutar de un lugar agradable y seguro, ya que no existe otro similar en la ciudad y dota de cierta exclusividad a la zona (Fig. 7). Ellos, tradicionalmente asisten a este tramo de la calle para ver y ser vistos, a lo que localmente se identifica como «primerear».

Figura 7. Fachada Zona 3. Calle Primera entre Riveroll y Alvarado

Figura 7. Fachada Zona 3. Calle Primera entre Riveroll y Alvarado

Fuente: L. Zamudio

30Respecto al uso de la Calle Juárez, a diferencia de la anterior, los intereses y necesidades de los ciudadanos varían significativamente. Su función es principalmente comercial y de servicios (sobre todo bancarios) y es muy frecuentada por la comunidad local de nivel socioeconómico medio-bajo (Fig. 8).

Figura 8. Calle Juárez

Figura 8. Calle Juárez

Fuente L. Zamudio

31En el levantamiento realizado en marzo de 2019, de los 306 establecimientos identificados (en ambos lados de la calle) el 28% de los establecimientos son comercios de moda y complementos (ropa, calzado, accesorios, joyería, bisutería, entre otros); el 20% se dedican a salud y belleza (farmacias, clínicas dentales, ópticas, laboratorios, gimnasios, estéticas, barberías); el 13% al hogar (electrodomésticos, mueblerías, tiendas departamentales, florerías, etc.); el 9% a las comunicaciones y publicidad (telefonía, imprenta, fotografías, oficina de correos); el 8% a gestiones (bancos, casas de cambio, casas de empeño, créditos y préstamos, seguros, abogados) y, por último, el 6% son locales que venden alimentos preparados (snaks, súper mercados, tortillerías, taquerías, panaderías, tiendas de abarrotes 24 h).

32Otro punto importante para destacar es que la mayoría de las rutas de transporte público tiene paradas en los cruces con esta calle, lo que la convierte en un lugar de transferencia de personas importante entre la zona sur, la norte y este de la ciudad.

33Como pudimos observar las desigualdades entre ambas calles son significativas, también distinguimos que la trastienda del turismo en la ciudad deja ver problemas que son prioridad para la comunidad local y que de no ser atendidos a la larga pueden generar rechazo hacia la actividad turística entre otros conflictos, que se han puesto de manifiesto en otros destinos turísticos que reciben turismo de cruceros.

3. Programa de señalamiento. Una intervención poco exitosa

  • 2 Se aplicaron también 385 encuestas a locales.

34Pese a que el turismo de cruceros es una de las modalidades que más efectos perniciosos produce en los lugares donde tiene lugar, en Ensenada no existían estudios previos desde la disciplina arquitectónica o urbana que indagaran su impacto en la ciudad y uso del espacio. Ante ello, en 2018 nos dimos a la tarea de investigarlo recogiendo la opinión de turistas de cruceros sobre el puerto de Ensenada, aplicando 385 encuestas a turistas en la zona centro de la ciudad.2

35La valoración del puerto como destino turístico cumple con las expectativas: 55% opinaron que es un buen destino o excelente (26%), mientras un 18% lo considera regular y 1% malo. Sin embargo, con estos resultados, nuestras preguntas de partida no quedaban resueltas al ser demasiado general, por lo que consultamos qué mejorarían de la ciudad para hacerla más atractiva al turismo. Las respuestas nos dieron una imagen más clara de la percepción turística del puerto, atendiendo a lo que decían sobre las deficiencias o posibilidades de mejora que tiene.

36De las 179 personas que respondieron a esta pregunta, solo 47% cambiarían algo. Al 30 % le gustaría que la ciudad tuviera más atractivos turísticos, si bien hay opiniones encontradas sobre cómo lograrlo: algunos consideran que hacen falta más oportunidades familiares ya que hay muchos bares; otros en cambio desearían más locales de diversión para adultos. El 15% de los encuestados recalcó las malas condiciones de los atractivos turísticos y la necesidad de darles mantenimiento. Un 12% reclamó deficientes condiciones de limpieza e higiene urbana. Por último, un 6% considera que debería haber más oferta cultural.

37En términos generales estas respuestas estaban en la línea que esperábamos. Sin embargo, para nuestra sorpresa la segunda carencia más destacada fue la falta de señalización e información turística, con 17%. Algo que la Secretaría de Turismo ya había identificado como un problema de accesibilidad y movilidad en el proyecto de investigación Cartera de proyectos de la Agenda de competitividad del Destino Turístico de Ensenada, BC. (SECTUR, 2014: 163-167). La falta de indicaciones dificulta moverse dentro de la ciudad e impacta negativamente en la calidad de la experiencia del turista y, por tanto, en la derrama económica dentro del destino.

38Para solventar esta carencia, las autoridades promovieron el diseño de un programa para la mejora de la señalética bilingüe denominado «Sistema integral de señalización de la zona turística». El cual fue implementado en 2018 por el Gobierno del Estado a través de la Secretaría de Turismo Federal. La inversión fue de US$ 1,8 millones destinados a la señalética informativa principalmente en el primer cuadro de la ciudad y en el centro histórico del puerto.

39Según Héctor Rosas Rodea, delegado de la Secretaría de Turismo en Ensenada, el programa consta de 10 piezas de señalamiento vial, 334 banderolas de nomenclatura vial, 228 banderines en luminarias existentes, 12 señalamientos con información vertical, 3 señalamientos desmontables, 8 mapas sencillos, 7 mapas triples con un plano de la ciudad, un apartado con información de dónde se encuentra el turista (variable según su lugar de ubicación) y directorio de servicios. Por último, se instalarán 140 señales de STOP en reposición de los existentes [o inexistentes ya que es habitual encontrar calles con cuatro altos donde falta alguna señal]. Por su parte, Óscar Escobe, titular de la SECTURE, señaló que gracias a este proyecto se podrá ofrecer una mejor guía a los turistas nacionales e internacionales que visitan el puerto, incluyendo aquellos que desembarcan en los más de 200 cruceros que arriban año con año. Explicó que lo anterior responde a la petición que se ha tenido por parte de las navieras y que atiende a la necesidad de resaltar los atractivos de la zona turística de la ciudad, tanto para visitantes, cruceristas como para locales. (García, 2018).

40De estos discursos cabe resaltar que la intervención se realiza con fondos públicos, pero su enfoque está encaminado a beneficiar al sector privado que vive del turismo y en menor medida a dar un servicio público a los vecinos. Discriminación que se resalta cuando se analiza el área de impacto de dicho proyecto ya que se centra sobre todo en la zona turística, la cual consiste en una limitación de 6 distritos, como se ilustra en la Tabla 2.

Tabla. 2. Distritos incluidos en mapas de información turística de Ensenada

Distrito

Lugares representativos

Delimitación de calles

1. Distrito Parque

Plaza cívica de la patria. Popularmente conocida como la Plaza de las Tres Cabezas

Malecón costero (Carretera Transpeninsular) y Calle de la Marina, entre Macheros y Alvarado

Parque Revolución

Álvaro Obregrón, Av. Moctezuma, C. Sexta y C. Séptima.

2. Distrito Vino

No existen referencias conocidas en el punto señalado en el mapa. Aparentemente hay un error en la localización de la simbología que quizá quiso señalar la tienda de vinos de la Bodega Santo Tomás que se localiza en otra manzana.

Av. Juárez, C. Sexta, Av. Riveroll y Av. Macheros

3. Distrito Frente de mar

Astillero, Malecón marítimo (zona centro), Terminal de cruceros, Corredor Todos Santos,

Mercado Negro

Plaza Marina

Acceso al mar en zona centro

4. Distrito Turístico - Recreativo

Calle Primera

De norte a sur Av. Ryerson hasta C. Espinoza. De este a oeste Calle Segunda hasta el Bulevar Costero (Carretera Transpenisular).

5. Distrito comercial local

Calle Juárez

De norte a sur Av. Ruíz hasta C. Espinoza. De este a oeste C. Sexta hasta C. Cuarta.

Calle Nueve

De norte a sur Av. 20 de noviembre hasta C. Espinoza

Central de Autobuses

Manzana comprendida entre C. Décima, Av. Riveroll, Av. Miramar y C. Once.

6. Distrito Histórico - Cultural

Riviera

CEARTE

Museo Caracol

Fuente: Elaboración propia con información de mapas turísticos de la ciudad de Ensenada

41El estudio de este programa de señalización puede parecer de poco interés para evaluar el impacto del turismo de cruceros a un nivel más global. Sin embargo, es significativo a nivel local, cuando estamos hablando de uno de los puertos de cruceros más importantes de México.

42Entre agosto y septiembre de 2019 nuevamente nos dimos a la tarea de realizar un sondeo para medir la percepción ciudadana de la nueva señalética, aplicando 256 encuestas a residentes. De estos, el 43% dijo no conocer en qué consistía el proyecto, un 32% dijo que vagamente y sólo un 24% afirmó conocer el programa. En línea con estos datos, al preguntarles si conocían la nueva señalética urbana el 45% dijo que sí, un 31% que los había visto pero no había reparado en ellos y un 24% que no. A la pregunta relacionada -¿Consideras que la señalética implementada en la zona turística beneficia a la ciudad?- el 42% (107 respuestas) respondió que sí, el 39% que no lo sabía, y un 19% que no le ven utilidad.

43Para nosotros resultó sorprendente que el 45% de los encuestados respondieran que les resultaba indiferente si la señalética se extendiera o no a toda la ciudad, pero más inesperado fue saber que a un 22% de los encuestados no les gustaría. La sorpresa se debe a que en Ensenada casi no hay señales que indiquen los hitos urbanos, muestren los nombres de las calles o la preferencia vehicular, lo que causa no poca confusión y accidentes.

44Ahora bien, cuando de dinero se trata los ciudadanos no parecen tan indiferentes. Un 81% de los encuestados aprueba que la ciudad invierta en el desarrollo del turismo, pero con matices ya que un 62% de los encuestados (159 respuestas) opina que el presupuesto público invertido en este proyecto de señalética no estaba bien ejercido, frente a un 30% (77 respuestas) que lo consideraba oportuno y un 8% (20 respuestas) que parcialmente. Esto muestra que para la población local esta inversión era más bien irrelevante, como ya se afirmaba anteriormente.

45Pero cuando a continuación preguntamos a quienes habían respondido que el dinero no había estado bien empleado cuáles serían para ellos las prioridades de inversión pública, la inversión en turismo desaparece. Lo que importa a los ciudadanos son sus problemas, no los de los visitantes:

  • 150 personas (todos los anteriores que respondieron no) en la mejora de las vialidades

  • 91 personas en la mejora del sistema de recolección de basura

  • 74 personas en servicios de salud, educación, deportes, cultura, etc.

  • 61 personas en los servicios de agua potable y transporte público, etc., y

  • 55 personas en la construcción de infraestructura de drenaje.

  • 3 Hasta hace muy poco, con la recién estrenada administración se han realizado mejoras en las vialida (...)

46Esto da cuenta de que la ciudad carece de un sistema de servicios, infraestructuras y equipamientos básicos de calidad, algo que es perceptible nada más salir de la zona turística, ya que el estado de las calles es deplorable3. Muestra, también, que existe ausencia de alumbrado público en la mayoría de las zonas residenciales, constantemente hay desabasto de agua -lo cual en algunas colonias se puede extender por meses-, por su parte los servicios de recogida de basura y del transporte público dejan mucho que desear. Sin hablar de la violencia en alza, algo que, dicho sea de paso, también es prioridad cuando se habla de turismo.

47Cabe apuntar que, si bien el «Sistema integral de señalización de la zona turística» está claramente dirigido al turismo, no es del todo excluyente para los vecinos ya que la señalética se implementó también en el corredor comercial de la zona centro más concurrida por los locales, correspondiente a la calle Juárez o Calle Quinta, que poco interés tiene para los visitantes temporales y que también carecía de señalética urbana.

48Más allá de las percepciones negativas del proyecto de señalética, lo cierto es que en la práctica no ha servido como se esperaba, para mitigar los problemas socioespaciales del turismo del puerto. No solo ha fracasado porque ha sido poco utilizada, sino también porque presenta errores imperdonables cuando se trata de orientar a los visitantes.

Figura 9. Mapa de señalética turística de la ciudad de Ensenada

Figura 9. Mapa de señalética turística de la ciudad de Ensenada

Fuente: L. Zamudio

Figura 10. Detalle del Mapa de señalética turística de la ciudad de Ensenada

Figura 10. Detalle del Mapa de señalética turística de la ciudad de Ensenada

Fuente: L. Zamudio

  • 4 Por su localización en el mapa se intuye que la numeración corresponde a los siguientes hitos: 1. M (...)

49Por ejemplo, la propuesta del mapa difundido en las marquesinas que se han dispuesto en la ciudad tiene ciertas dificultades de lectura (Figs. 9 y 10). En el llamado Distrito Histórico se muestran mediante números en el mapa 14 puntos de interés cultural o histórico. La idea es buena, sin embargo, la numeración no hace referencia a los nombres de dichos lugares siendo imposible localizarlos para quien no conozca la ciudad.4 Ya en los lugares señalados como de interés, la información turística es limitada y en algunos casos, nula ya que observamos que mucho del mobiliario que se instaló carece de la información que explica su relevancia patrimonial y, consecuentemente, su inclusión en el plano turístico.

50Otro problema es que los posters realizados, así como la información que contienen, no fueron difundidos en ningún medio impreso (folletos, revistas, etc.), ni en medios digitales y/o redes sociales, por lo que resultó especialmente complicado confirmar si la numeración sugerida arriba (nota al píe no. 4), corresponda exactamente a la que incluyen en la propuesta. En nuestra interpretación de los lugares señalados llama especialmente la atención la posibilidad de un error en la omisión de las Bodegas de Santo Tomás, o más bien, de que estén mal ubicadas en el plano. Igualmente resulta inquietante que se incluya el Hotel Ritz (s/f) y que no se incluya la Logia Masónica (1920) o la Sociedad Recreativa Mutualista Progreso (1918) construcciones conocidas para los ensenadenses (Fig. 11).

Figura 11. Indicación de error en mapa turístico

Figura 11. Indicación de error en mapa turístico

Fuente: Elaboración propia

51Respecto a la evaluación de la implementación física del proyecto, en un breve espacio temporal se observa que algunas de las banderas colocadas en las luminarias están ya oxidadas, lo cual nos hace dudar si se tuvieron en cuenta las condiciones climáticas del puerto a la hora de elegir los materiales a utilizar. En otros casos el mobiliario fue rápidamente vandalizado con pintas de grafiti y vidrios rotos, y no se han puesto en marcha acciones para su reparación. Con ello se intuye que el programa no incluyó en ningún caso un plan de mantenimiento constante que garantizara su conservación a largo plazo (Fig. 12 y 13).

Figura 12. Marquesinas sin información

Figura 12. Marquesinas sin información

Fuente: L. Zamudio

Figura 3. Marquesina vandalizada

Figura 3. Marquesina vandalizada

Fuente: L. Zamudio

Conclusiones

52El caso de Ensenada, una ciudad de reciente fundación, las acciones encaminadas a potenciar el turismo siempre han tenido como prioridad al visitante, generando un claro agravio comparativo frente a los residentes. No en vano el edificio de mayor relevancia urbana es un edificio turístico: el emblemático Hotel-Casino Playa Ensenada (1930), que hoy acoge al Centro Social, Cívico y cultural Riviera. Así mismo, la inversión pública está principalmente encaminada a embellecer la zona turística, que se encuentra en mejores condiciones que el resto. Por último, territorial y económicamente el turismo ha suplantado a la industria pesquera, que en algún momento tuvo importante auge en la ciudad y que para la sociedad local tiene relevancia histórica y simbólica.

53El estudio presentado da cuenta de distintos impactos del turismo en un enclave particular, Ensenada, pero entendemos que los resultados obtenidos pueden leerse como un síntoma de un problema mayor: la creciente desigualdad social y espacial de los destinos turísticos. Desigualdades que generan, entre otros fenómenos, fragmentación socioeconómica y segregación asociadas a pautas de consumo y estilos de vida potenciados por el turismo. Revertir esta situación no es fácil, como muestra el estudio realizado al bien intencionado proyecto de señalética turística analizado, pero es un problema para abordar porque a la larga puede traer mayor desintegración y exclusión social, retroalimentando el círculo de la pobreza.

54En la comparación realizada entre las calles seleccionadas para el análisis, las desigualdades reforzadas por el turismo en las tres escalas apuntadas tienen un impacto directo en la interpretación simbólica y física del espacio. En la morfología y la movilidad resulta evidente que la inversión privada y en muchos casos extranjera ha mejorado las condiciones urbanas en la zona turística y que esto ha estimulado también la economía local. Sin embargo, el resto de la ciudad carece de unas condiciones mínimas de infraestructuras y equipamientos para sus residentes, algo que como vimos, para los turistas tampoco les es indiferente, lo que pone en riesgo el desarrollo turístico. Por otro lado, si bien la imagen urbana y a la arquitectura de Ensenada no es un atractivo destacable, la calle turística ha optado por ser una fachada que a manera de escenografía reproduce los imaginarios turísticos de México, aunque poco tengan que ver con la cultura local. En cambio, las diferencias simbólicas son más evidentes cuando hablamos de los usos y servicios en la calle primera, enfatizado sobre todo por la presencia de turistas y comercios destinados casi de forma exclusiva a ellos.

55Por último a pesar de que se implementen programas turísticos que de alguna manera buscan incluir a los residentes, estos no necesariamente atacan la problemática estructural que genera los problemas sociales y las desigualdades que tienen de fondo. Por lo que en este sentido están destinados al fracaso. Y si sumamos las deficiencias de contenido, implementación y mantenimiento, damos la razón a los residentes cuando consideran que es poco o nada relevante.

Haut de page

Bibliographie

API (s/f.). Terminal Cruceros de Ensenada. Ensenada: Administración Portuaria Integral de Ensenada. Disponible en:

https://www.puertoensenada.com.mx/esps/0000160/terminal-de-cruceros Consulta: 04/03/2018.

Bautista, H. (2016). Memoria API Ensenada 2016. Ciudad de México: Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Coordinación General de Puertos y Marina Mercante. Ensenada. México.

Bringas, N. (2017). «El turismo residencial en el corredor costero Tijuana-Rosarito-Ensenada en Baja California: Surgimiento, características e imaginarios.» En Osorio, M. y Bringas. Turismo Residencial en México. Comportamientos socio-espaciales. Tijuana: El Colegio de la Frontera Norte, A.C.

Calderón, C. y Geffroy, B. (2001). Un siglo de arquitectura en Ensenada. Mexicali, México: Fondo Editorial de Baja California.

EFE (2017). «México ocupa el primer lugar mundial en turismo de crucero». Disponible en: www.ere.com/efe/america/mexico/mexico-ocupa-el-primer-lugar-mundia-en-turismo-de-crucero/50000545-3280847. Consulta: 24/05/2018.

García, J. (2018). «Invertirán más de 5 mdp en señalización con el fin de brindar mejor orientación y asistir a los miles de turista que visitan diariamente el puerto de Ensenada». Periodico El imparcial. Disponible en:

https://www.elimparcial.com/tijuana/ensenada/Invertiran-mas-de-5-mdp-en-senalizacion-20180316-0012.html. Fecha de consulta: 16 de marzo de 2019.

Goméz, E. (2015). «La International Company of México: el caso de la traza urbana del puerto de Ensenada y su puesta en valor como paisaje cultural». Seminario Internacional de Investigación en Urbanismo. VII Seminario Internacional de Investigación en Urbanismo, Barcelona-Montevideo. Barcelona. Disponible en: http://hdl.handle.net/2117/79068

INEGI (s.f.). Número de habitantes. México: Instituto Nacional de Estadística y Geografía. URL: http://cuentame.inegi.org.mx/monografias/informacion/bc/poblacion/ Consulta: 28/02/2017.

Varela, R. (2018). Los puertos de Ensenada proyectan una derrama de 34 MDD por turismo de cruceros y arribo de embarcaciones. Info-Transportes. Consulta: 15/05/2020. Disponible en: https://info-transportes.com.mx/index.php/cruceros/item/6002-los-puertos-de-ensenada-proyectan-una-derrama-de-34-mdd-por-turismo-de-cruceros-y-arribo-de-embarcaciones

La Jornada. (2018). Impulsarán turismo en Ensenada con proyecto de señalización. La Jornada, Baja California. Ensenada, Baja California, México. Consulta: 19 de marzo de 2018, URL:

https://jornadabc.mx/ensenada/19-03-2018/impulsaran-turismo-en-ensenada-con-proyecto-de-senalizacion

Martínez, C. (2011). Organización espacial del turismo de cruceros en México. Études caribéennes, 18 de abril de 2011. Fecha de consulta 14/6/2020. URL: https://journals.openedition.org/etudescaribeennes/5077

Paredes, M. (2019). México tiene nuevo récord de turistas en crucero… pero hay algo que no está bien. Dinero en imagen. Ciudad de México. Consulta: 07/04/2020. Disponible en: https://www.dineroenimagen.com/empresas/mexico-tiene-nuevo-record-de-turistas-en-crucero-pero-hay-algo-que-no-esta-bien/106910

Patronato Centro Histórico Turístico Cultural de Ensenada A.C. (s/f.). Caminar el centro. Ensenada B.C. Folleto.

SECTUR (2014). Agendas de Competitividad de los destinos turísticos de México 2013-2018. Ensenada, Baja California. Consulta: 25/05/2018. URL: http://www.cmic.org.mx/comisiones/sectoriales/turismo/2015/DOC_VIG_2015/PDF-Ensenada.pdf

SIDURT. (2018). Instala Gobierno del Estado Sistema Integral de Señalización. Gobierno del Baja California. Mexicali, México. Consulta: 22 de noviembre de 2018. Disponible en: http://www.sidue.gob.mx/Noticias/Nota.aspx?id=179

SISPE. (2015), «Impulsan el turismo de cruceros en puertos del país». URL: https://sipse.com/novedades/destaca-cozumel-como-punto-con-mayor-turismo-de-crucero-en-mexico-130641.html Consulta: 25/05/2018.

UNIRADIO. (2017). «Ensenada es punta de lanza en turismo de cruceros». URL: http://www.uniradioinforma.com/noticias/ensenada/465923/ensenada-es-punta-de-lanza-en-turismo-de-cruceros.html Consulta: 25/05/2018.

Zamudio, L. y Goycoolea, R. (2019). «La inesperada percepción de los conflictos sociales y espaciales del turismo de cruceros en Ensenada, México». En la Revista Esempi di Architettura. Monográfico Conflictos turísticos: conceptos, casos, tendencias. 6(2): 144-157. ISSN: 2384-9576. Italia. URL: http://www.aracneeditrice.it/index.php/pubblicazione.html?item=9788825525465&tab=indice

Haut de page

Notes

1 Responsable del proyecto Laura Susana Zamudio Vega, con sede en la Universidad Autónoma de Baja California, Ensenada, BCN, México, realizado con financiación por convocatoria pública de la Secretaría de Educación Pública para el Desarrollo Profesional Docente (México). Con la colaboración del Dr. Roberto Goycoolea Prado de la Universidad de Alcalá, entre otros.

2 Se aplicaron también 385 encuestas a locales.

3 Hasta hace muy poco, con la recién estrenada administración se han realizado mejoras en las vialidades.

4 Por su localización en el mapa se intuye que la numeración corresponde a los siguientes hitos: 1. Monumento a Hidalgo (1910); 2. Antigua Aduana Marítima, hoy Oficinas del INAH (1886); 3. Antiguas oficinas de Gobierno (Década 1920); 4. Museo Histórico Regional / Ex Cuartel de la Compañía Fija (1886 y 1887); 5. Cantina Hussongs (1892); 6. Ex Mercado Municipal / Archivo Histórico (1947); 7. Iglesia Purísimo Corazón de María (1897-1901); 8. Hotel Ritz (s/f); 9. Quisco del Parque Revolución -antes llamado Parque Porfirio Díaz- (1917): 10. No hay nada aparentemente destacable en el punto señalado. La omisión de las Bodegas Santo Tomás (Antes Cuartel Militar, hoy Centro Cultural Santo Tomás), así como la plaza comercial que lleva el mismo nombre nos hace pensar que se trata de un error en el plano, de tal forma que este inmueble estaría en otra manzana. (Bodegas de Santo Tomás, 1913 y 1935 la fábrica); 11. Centro Social, Cívico y Cultural Riviera (1930). Museo de Historia de Ensenada. Bar Andaluz; 12. Centro Estatal de las Artes de Ensenada –CEARTE- (2007); 13. Museo Caracol (1998); 14. Catedral de Nuestra Señora de Guadalupe (1967).

Haut de page

Table des illustrations

Titre Figura 1. Mapa de la ciudad de Ensenada. Elaboración propia
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-1.jpg
Fichier image/jpeg, 349k
Titre Figura 2. Pegatina. «Estoy harto de los baches»
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-2.jpg
Fichier image/jpeg, 122k
Titre Figura 3. Pegatina «Seguimos hartos de los Baches». Es frecuente observarlas los automóviles que circulan en la ciudad
Crédits Fuente: L. Zamudio
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-3.png
Fichier image/png, 307k
Titre Figura 4. Calle Primera entre Alvarado y Blancarte
Crédits Fuente: L. Zamudio
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-4.png
Fichier image/png, 409k
Titre Figura 5. Fachada de la Logia Masónica
Crédits Fuente: L. Zamudio
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-5.jpg
Fichier image/jpeg, 173k
Titre Figura 6. Análisis de uso de la calle Primera
Crédits Fuente: Elaboración propia
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-6.png
Fichier image/png, 323k
Titre Figura 7. Fachada Zona 3. Calle Primera entre Riveroll y Alvarado
Crédits Fuente: L. Zamudio
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-7.jpg
Fichier image/jpeg, 220k
Titre Figura 8. Calle Juárez
Crédits Fuente L. Zamudio
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-8.jpg
Fichier image/jpeg, 184k
Titre Figura 9. Mapa de señalética turística de la ciudad de Ensenada
Crédits Fuente: L. Zamudio
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-9.png
Fichier image/png, 709k
Titre Figura 10. Detalle del Mapa de señalética turística de la ciudad de Ensenada
Crédits Fuente: L. Zamudio
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-10.png
Fichier image/png, 596k
Titre Figura 11. Indicación de error en mapa turístico
Crédits Fuente: Elaboración propia
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-11.jpg
Fichier image/jpeg, 66k
Titre Figura 12. Marquesinas sin información
Crédits Fuente: L. Zamudio
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-12.png
Fichier image/png, 444k
Titre Figura 3. Marquesina vandalizada
Crédits Fuente: L. Zamudio
URL http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/docannexe/image/19992/img-13.png
Fichier image/png, 382k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Laura Susana Zamudio Vega et Roberto Goycoolea Prado, « Contrastes y desigualdades entre zonas turísticas y vecinales en el puerto de Ensenada, Baja California », Études caribéennes [En ligne], 47 | Décembre 2020, mis en ligne le 15 décembre 2020, consulté le 17 avril 2021. URL : http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/19992 ; DOI : https://doi.org/10.4000/etudescaribeennes.19992

Haut de page

Auteurs

Laura Susana Zamudio Vega

Universidad Autónoma de Baja California, arq.zamudio@gmail.com

Roberto Goycoolea Prado

Universidad de Alcalá, roberto.goycoolea@uah.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les contenus d’Études caribéennes sont mis à disposition selon les termes de la Licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Revue soutenue par l’Institut des Sciences Humaines et Sociales du CNRS
  • Logo ERIHPLUS (European Reference Index for the Humanities and Social Sciences)
  • Logo DOAJ (Directory of Open Access Journals)
  • Logo Université des Antilles
  • OpenEdition Journals
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search