Navigation – Plan du site

AccueilNuméros57-58Tourisme, sécurité et violence mu...Contar la violencia : influencia ...

Tourisme, sécurité et violence multidimensionnelle

Contar la violencia : influencia del turismo en la narración de episodios violentos en el área maya ixil (Guatemala)

Raconter la violence : influence du tourisme dans la narration des épisodes violents dans la zone maya Ixil (Guatemala)
Talking about violence: the influence of tourism on the narration of violent episodes in the ixil Maya area (Guatemala)
Coralie Morand

Résumés

De 1960 à 1996, le Guatemala a traversé un conflit armé interne particulièrement sanglant, laissant derrière lui une société durablement fracturée quant à la nature réelle de ce conflit. Au début des années 1980, la lutte contre-insurrectionnelle menée par l’État prend des accents génocidaires dans plusieurs régions du pays, notamment dans la zone maya ixil, située dans le nord du département du Quiché. Nichée au cœur de la cordillère des Cuchumatanes, cette région attire quelques rares touristes adeptes du trek ou du tourisme mémoriel, entraînant ainsi le développement d’initiatives visant à transmettre la mémoire du conflit à ces visiteurs d’un genre particulier. Se basant sur une enquête de terrain ethnographique de onze mois, cet article analyse les modalités de mise en langage de l’expérience de la violence en fonction du contexte d’énonciation. L’auteure s’attache ici à comprendre la façon dont la présence des touristes dans la zone influence ce qui est dit de la violence et la façon dont des femmes membres d’une coopérative artisanale narrent la mémoire d’épisodes violents.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

1De 1960 a 1996, Guatemala atravesó un conflicto armado interno particularmente sangriento, dejando tras de sí una sociedad que permaneció dividida de forma duradera sobre la naturaleza real del conflicto. A inicios de la década de los 1980, la contrainsurgencia del Estado adquirió tintes genocidas en varias regiones del país, particularmente en el área maya ixil, norte del departamento El Quiché (CALDH, 2013; CEH, 1999; ODHAG, 1998). Enclavada en el corazón de la cordillera de los Cuchumatanes, esta región atrae a un reducido número de turistas montañistas o interesados en el turismo de memoria, lo que ha propiciado el desarrollo de iniciativas orientadas a la transmisión de la memoria del conflicto a estos visitantes especiales (Duterme, 2013).

  • 1 La noción de “víctima inocente” se entiende acá como una víctima civil, no armada. Esto no signific (...)

2Como parte de un doctorado en antropología, he llevado a cabo un estudio de campo de casi un año de duración en la región, entre 2017 y 2018, con cincuenta socias de una cooperativa artesanal ubicada en Cotzal. Esta cooperativa se inserta en un movimiento turístico nacido en los años 1980: el turismo alternativo. Jouault (2018: 64-69) lo define como una modificación del paradigma de turismo de masas, una nueva oferta basada en un “turismo de masas individualizado”, sinónimo de turismo ético. “Este enfoque de desarrollo alternativo se centra en el ser humano y propone un modelo de crecimiento económico endógeno (bottom-up) en lugar del modelo top-down, haciendo hincapié en la participación comunitaria y los procesos de toma de decisiones” (Jouault, 2018: 65). Por lo tanto, con el objetivo de enfocar las actividades en las personas que constituyen la cooperativa, esta última propone actividades centradas en las vida de las socias, que sea sus actividades cotidianas como sus historias de vida. Además, el área siendo famosa por haber atravesado un genocidio, los turistas que llegan en la zona suelen ser interesados en este periodo, razón por la cual la cooperativa desarrolla tiempos de intercambio con viudas del conflicto, dedicados a sus recuerdos de aquella época. Como ya fue comprobado por Vanthuyne (2008) en otra región maya del país, los testimonios de víctimas, construidos sobre una base judicial de la noción de “víctima inocente”1, se utilizan regularmente en los espacios discursivos públicos. Sin embargo, esta noción no aparece en las conversaciones privadas, ya sean informales o en el contexto de entrevistas más formales. Esta observación plantea interrogantes sobre la forma en que se construyen y transmiten las memorias individuales del conflicto armado y sobre los contextos en los que se expresan. Retomando algunos de los análisis presentados en mi tesis de doctorado (Morand, 2021), examino los efectos del contexto de enunciación sobre las formas en que la experiencia de la violencia se plasma en el lenguaje. ¿Cómo influye la presencia de turistas en lo que se dice sobre la violencia y en la narración de recuerdos de episodios violentos? ¿Modifica el contacto con los extranjeros la percepción de la memoria del conflicto, y cómo se co-construye una memoria individual a través de un juego de ida y vuelta entre lo colectivo y lo individual?

1. La Cooperativa Tejidos Cotzal

  • 2 Todas las traducciones y transcripciones son de la autora.

3La cooperativa Tejidos Cotzal está conformada por cuarenta y cinco a cincuenta tejedoras, todas originarias de Cotzal y las aldeas aledañas, dos costureros y un coordinador-diseñador. La edad de las mujeres oscila entre los quince y los sesenta años. Pocas de ellas poseen tierras agrícolas. Tienen distintos niveles de educación: las más jóvenes suelen seguir asistiendo a la escuela, mientras que las mayores han tenido poca o ninguna escolarización y son en su mayoría monolingües ixiles. Son mayoritariamente viudas o separadas, pero algunas de las menores de cuarenta años están en pareja. Las afiliaciones políticas y religiosas son muy diversas dentro de la cooperativa, sin que esto sea un motivo de conflictos internos. Su objetivo es proporcionar ingresos dignos a las artesanas mediante la comercialización de productos elaborados con telar de cintura (chem) en circuitos nacionales e internacionales, esencialmente para evitar las migraciones estacionales a fincas de la región o de la costa del Pacífico. Desde hace algunos años, la cooperativa busca desarrollar actividades turísticas para viajeros en busca de autenticidad y naturaleza, en la línea del “turismo alternativo”2 (Jouault, 2018: 64-69).

  • 3 Turismo que implica viajar a lugares asociados con la muerte y el sufrimiento.
  • 4 Esta condena fue cancelada por la Corte de Constitucionalidad diez días después, pero el motivo de (...)
  • 5 Este folleto ha sido redactado con la ayuda de un voluntario francés, en español y en inglés.

4La región también es famosa por el “turismo de memoria” (Crahay, 2014), el dark tourism3 (Lennon y Foley, 1999: 46-47; Sharpley, 2009), e incluso el “turismo político con una dimensión conmemorativa” (Melenotte y Marie dit Chirot, 2010: 11), debido a la atracción ejercida por el conflicto armado interno y las repercusiones internacionales del juicio por genocidio (Duterme, 2013: 2017) en el que el ex jefe de Estado de facto Efraín Ríos Montt fue condenado a 80 años de prisión por crímenes contra la humanidad y crímenes de genocidio en contra del pueblo maya ixil4 (CALDH, 2013). Además, para reforzar el argumento de la solidaridad, la cooperativa ofrece a los turistas la posibilidad de sumergirse en la autenticidad de la región y en la vida cotidiana de las mujeres ixiles: preparación de tortillas y café, uso de la piedra de moler, muestra del chem. Por último, la cooperativa completa estas visitas con relatos de víctimas del conflicto, en respuesta a las peticiones de testimonios de los visitantes, tal como anunciado en su folleto de presentación5 : “Las mujeres pueden, visitando sus casa:

  • Contarle la historia de la región ixil durante la guerra civil

  • Enseñarle como hacer tortillas, candelas, como muelen y tuestan café

  • Y como tejen y bordan con telar de cintura

    • 6 El b’oxb’o’l se prepara

    Servirle comida más deliciosa y típica, el Box bol6 (sic)”.

5Los tiempos de charla con las viudas pueden tener formas variables según el formato elegido: viajeros individuales, grupos puntuales o visitas de varios días como lo vamos a ver en el ejemplo que sigue.

6Cada año, en julio, la cooperativa acoge a grupos de jóvenes estudiantes estadounidenses de unos quince años, en el marco de un programa de inmersión en el país. En Cotzal, participan en actividades de “turismo cotidiano” (Jouault, 2018: 223-227) para conocer la cultura local y participar en el desarrollo de la cooperativa (limpieza de un campo de frijol o participación en la construcción de un centro turístico por ejemplo). Están alojados en las casas de las socias para compartir las condiciones de vida locales. Al final de su estancia, se organiza una reunión con tres viudas del conflicto armado, que relatan episodios clave de sus vidas. Las historias son contadas en ixil y traducidas por Lu’, el coordinador de Tejidos Cotzal. La narración es siempre la misma, y cuando falta información, Lu’ la toma de las mujeres o la añade directamente, pues las historias se han contado ya tantas veces. Luego, hay un momento de debate entre los jóvenes y las mujeres. El ritual, como los discursos, parece inmutable. La historia nacional apenas se menciona, y siempre de forma fragmentaria. El conflicto parece estar presente en los relatos de memoria como algo natural, nunca cuestionado, nunca analizado ni explicado, lo que a menudo deja a los jóvenes visitantes con “ganas de más”. Para otros turistas, en cambio, impregnados de la retórica difundida por testimonios emblemáticos como el de Rigoberta Menchú (Burgos, 2009 [1983]), los relatos de las víctimas refuerzan su visión de una guerra unilateral y de los mayas como víctimas inocentes, aunque ello suponga a veces adoptar un discurso simplificador.

7El desconocimiento de la historia del conflicto por parte de las mujeres ixiles las lleva a veces a reinterpretar los hechos y sus recuerdos, quizás para dar un sentido inteligible a este episodio de sus vidas. Es el caso, por ejemplo, de las mujeres que nos contaron que el ex jefe de Estado bajo cuyo mandato se perpetró el genocidio, Efraín Ríos Montt, había sido el artífice de la paz en la región, o de otra vecina de Cotzal que nos explicó que el ex jefe de Estado le había salvado la vida a su marido al declarar que no había que matar a más gente. Estas reinterpretaciones históricas nos informan sobre el modo en que la memoria individual y la memoria colectiva se co-construyen para hacer evolucionar los relatos de la memoria. Esta es una de las teorías centrales desarrolladas por Halbwachs sobre la construcción de la memoria: “El pasado no se conserva, se reconstruye a partir del presente. Dado que el individuo aislado es una ficción, la memoria del pasado sólo es posible gracias a los marcos sociales de la memoria o, invirtiendo el punto de vista, la memoria individual sólo tiene realidad en la medida en que forma parte de la memoria colectiva” (Lavabre, 2000: 54). Este ir y venir entre los distintos niveles de la memoria también se nutre del contacto con extranjeros que visitan la cooperativa, tal como lo vamos a entender analizando una secuencia testimonial concreta.

2. Contar la violencia en la relación turística

2.1. Ejemplo de una secuencia de memoria frente a los turistas

8A continuación se detallará el relato realizado a un grupo de once jóvenes estadounidenses. Luego se comparará con otro contexto narrativo, el contexto más íntimo de una entrevista semi-directiva realizada con una de estas tres mujeres. Interesarse en las diferentes formas de expresión de estas narrativas conmemorativas nos permite poner de relieve las diferencias que surgen en el “estatuto social” (Bergeret, 2017: 292) de la narrativa, es decir, la distinción entre narrativas públicas e íntimas. Este método también nos permite fijarnos en la dimensión performativa de la narración, es decir, el propósito específico de cada tipo de narración y las implicaciones de estos dos factores en la construcción de la narrativa de memoria individual.

  • 7 Extracto de grabación (21.07.2017).

9El 21 de julio de 2017, alrededor de las tres de la tarde, el grupo de visitantes se instala en la sala del centro turístico de la cooperativa, todavía en construcción. Afuera, la vida sigue como siempre: las mujeres barren el suelo, otras lavan los platos mientras charlan, los niños juegan, los albañiles trabajan... Se han colocado sillas de plástico en arco frente a una gran pared vacía. Los dos guías del grupo explican que las mujeres hablarán de sus vidas y del conflicto armado en la región. Recibirán un pago de cuantía desconocida por este trabajo. Los adolescentes parecen asombrados, algunos de ellos por seguro apenas se enteran que se ha producido un conflicto armado en el país, constatación confirmada por uno de los acompañantes al día siguiente. Frente al arco del círculo, tres sillas ya están ocupadas por mujeres de unos sesenta años. Junto a ellas hay una silla para Lu’, que traducirá al español los relatos de las mujeres, que luego serán traducidos de nuevo al inglés por los acompañantes de los jóvenes cuyo español es demasiado básico para entender plenamente las historias. Lu’ toma la palabra para presentar la charla, anunciando que las mujeres hablarán del pasado, del presente y del futuro. “Tenemos jóvenes ahora, señoras y señoritas, ¿verdad? Entonces, tenemos un poquito de todo. Porque según las historias de las mujeres, ¿verdad?, no podemos dejar la cooperativa sólo tener una clase de personas, ¿verdad? Sino que hay que hacer como, mezclar un poco de todo porque… el trabajo que siga, ¿verdad? [el brazo izquierdo hace grandes círculos] (…) Hoy vamos a presentar la charla de cada una de las, cada una de las señoras. La charla consiste en presente, pasado y futuro, ¿verdad? Entonces el presente es eee… El pasado es lo que sucedió anteriormente, lo que vivió. El presente es lo que vive ahora en su vida [ambos brazos giran hacia adelante a la altura del pecho]. El futuro es lo que se pasa de la cooperativa, ¿verdad? [con ambos brazos por delante del pecho, el brazo derecho se mueve hacia adelante y hacia atrás alejándose de la mano izquierda]”7. Establece así desde el principio el registro discursivo de la charla: un registro normalizado, diferente del que suele encontrarse cuando se evoca un conflicto (Bergeret, 2017: 300-302). También destaca el papel de la cooperativa como instrumento de resiliencia a través del empoderamiento económico en la vida de estas mujeres.

  • 8 “¿Siete años?”
  • 9 “Un helicóptero, ¿dices que es algo como un helicóptero? Un, un… Dicen que van a vigilar”.

10La charla empieza sin que las mujeres hayan sido realmente presentadas y se inicia un diálogo entre Lu’ y Nan An. El diálogo dura media hora, incluida la traducción simultánea. La voz de Nan An es muy baja, igual que siempre cuando entabla un diálogo cerrado con alguien. Lu’ traduce secuencias largas, de más de tres minutos, que reproduce como un monólogo, reordenando las respuestas de Nan An a sus propias preguntas. A veces se interrumpe para preguntar detalles muy concretos: la edad de su hijo en el momento de su muerte (“Siete iyab’?8”),, el hecho de que un helicóptero esté vigilando el humo de las casas (“Elikopter, kala nale’ elikopter? Val, val… Ni chi van chequear9”) o el número de muertos que ha visto Nan An. El papel de Lu’ en esta narración lo convierte en un actor que influye sobre la construcción de este relato conmemorativo, guiando su estructura por ejemplo. Parece haber repetido la historia tantas veces que conoce todos los detalles, y por eso interroga a la oradora sobre puntos que se le olvidó mencionar, construyendo así una narración casi polifónica. Esto resalta también cuando se integra al relato usando la primera persona del plural al hablar de las exhumaciones evocadas por Nan An: “Y entonces es ahí nos dios cuenta a veces que sí, realmente pasó esta situación horrible, ¿verdad?” La historia contada a los jóvenes turistas sigue un patrón narrativo cronológico: la infancia, el trabajo en las fincas y el conflicto armado. El tiempo dedicado a cada uno de estos tres temas es cada vez más largo, lo que permite desarrollar cada vez más detalles, en particular sobre el período del conflicto. En el cuadro que figura a continuación (1) se resumen los ejes temáticos abordados en cada gran tema y el tiempo de intervención asignado a cada uno de ellos.

Cuadro 1. División temática de una secuencia de memoria, 21.07.2017

  • 10 Las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC) eran milicias compuestas por civiles, a menudo sobrevivien (...)

Temática

Detalles

Duración

Niñez

Edad y orfanato;

Aprendizaje del tejido.

2’

Fincas

Condiciones de trabajo en las fincas;

Violencias domésticas, fallecimiento del niño.

7’30’’

Conflicto armado

La “organización” como método de lucha contra la explotación;

Represión militar;

Huida en las montañas;

Constitución de un guerrilla;

Susto y denuncia como riesgo de muerte;

Restricciones alimenticias;

Explosión de una bomba;

Testigo de asesinato, excavación de fosas comunes;

La calle como un lugar peligroso;

Reclutamiento en las PAC10, control de la población;

Engaño de los militares para matar a líderes;

Exhumaciones como prueba;

Tiro de granada y miedo a la muerte.

19’

  • 11 El Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) es una organización guerrillera establecida en el depar (...)

11La división en temas y subtemas pone de relieve la forma en que se estructuran las memorias cuando están destinadas a foráneos. La historia de Nan An, contada por Lu’, se caracteriza por un vaivén entre la experiencia colectiva y la individual: la violencia de las condiciones de trabajo en las fincas frente a las diferentes formas de violencia experimentadas por la interlocutora, la historia del conflicto armado en Cotzal frente a hechos concretos de la vida de Nan An. Este tipo de construcción narrativa da cuerpo a una historia impersonal y suscita el interés emocional del público. Para los transmisores del mensaje, la inclusión de la historia personal en el relato colectivo permite dar sentido a experiencias traumáticas. La veracidad histórica no es aquí el objetivo principal, como cuando se explica que el EGP11 fue creado por personas de la comunidad. Lo que se busca es la construcción de un sentido global, en particular mediante la presentación de lo que se considera ser el origen del conflicto: la rebelión contra las condiciones de vida y trabajo en las fincas. “Ya después estaba eee, comenzando el conflicto armado eee. Con la gente ¿verdad? que iba viajando a las fincas, había, decía, pequeñas comunidades, eee pequeñas organizaciones que peleaba (sic) por sus derechos, ¿verdad? …que exigía eee, con tal de que no eee, sean explotadas durante ese (sic) tiempos ¿verdad? en las fincas eee, el derecho que peleaban ellos para las autoridades locales era aumentar el sueldo, ¿verdad? (…) Y entonces comenzaron a organizarse, comenzaron a hacer pequeñas organizaciones. Y, como decía, que el gobierno no quería se; es que el gobierno de Guatemala junto con los locales, ¿verdad? (…) El gobierno estaba en contra. ¿Entonces qué hizo el gobierno? Mandó militares para callar a las personas, para separarlo”.

12La búsqueda de un significado colectivo a través de los recuerdos individuales también es compartida por Lu’, quien emplea la primera persona del plural trece veces en su traducción. Algunos de estos usos parecen corresponder a un estilo indirecto libre (en negrita): “Y entonces, decía ella, que comenzamos a trabajar muy temprano (…).Y luego, regresamos, y nos dan una comida, (…) no nos dice cuánto dinero recibimos cada día, decía”. Otros extractos son más ambiguos, y pueden reflejar la inclusión de su propia experiencia en la narración: “Fuimos a ver también. (…) Y entonces es ahí nos dimos cuenta a veces que sí, realmente pasó esta situación horrible, ¿verdad?”. Lu’ también ha trabajado en las fincas, cuyas condiciones de vida le han afectado mucho. Además, varios miembros de su familia fueron víctimas del conflicto armado, ya que sus familiares se quedaron en el país durante los años ochenta. Así pues, no podemos descartar la hipótesis de que el uso de la primera persona del plural tenga por objeto crear una genericidad de la experiencia individual. Parece incluir la experiencia de la comunidad en el relato de Nan An, creando así un vínculo entre el testimonio y la ejemplaridad de la experiencia vivida. También es plausible que en las traducciones aparezca un compromiso personal por su parte, al haber oído contar la misma historia durante varios años. Aunque nunca específica a quién se refiere este “nosotros”, los últimos extractos citados parecen evocar las experiencias compartidas entre la narradora del relato y su propia familia cuando recuerda las primeras exhumaciones que se llevaron a cabo en la región.

13Sin embargo, las secuencias de memoria ofrecidas a los turistas no permanecen inmutables en el tiempo, sino que evolucionan en función de los intercambios con los turistas y voluntarios extranjeros quienes ayudan a los miembros de la cooperativa a completar su oferta, con el fin de satisfacer mejor las expectativas de los futuros visitantes. Estudiar estos cambios es una clave importante para entender los mecanismos de co-construcción de la memoria individual en este espacio turístico.

2.2. Evolución de las secuencias de testimonios a lo largo del tiempo

  • 12 La cooperativa hace una distinción entre “voluntarios”, que se quedan en el lugar para trabajar var (...)

14Las historias de vida que se ofrecen a los extranjeros visitantes evolucionan constantemente, en consonancia con las sugerencias que hacen a la cooperativa los “turistas” y “voluntarios”12 visitantes. Una comparación entre los formatos ofrecidos a los turistas tal y como existían en sus inicios en 2010 (Duterme, 2013: 85-101) y nuestras propias observaciones realizadas entre 2017 y 2018 revela tanto cambios como continuidades (cuadro 2).

Cuadro 2. Evolución de los formatos turísticos en la Cooperativa Tejidos Cotzal 2010 – 2018

2010

2017-2018

Opciones disponibles

Tours.

Tours,

Viajes en grupo,

Alojamiento en casa de las socias,

Alojamiento en un centro dedicado.

Etapas de los tours

Testimonio de una hora sobre el conflicto armado;

Paradas en casas de socias con demostración de chem, preparación (y degustación) de tortillas y café, y elaboración de velas;

Visita del pueblo y de lugares conmemorativos con socias.

Presentación de los locales y de los productos artesanales;

Paradas en casas de socias con demostración de chem, preparación (y degustación) de tortillas, café y b’oxb’o’l, parada en la tienda de artesanías.

Formato de relatos

Testimonio de una decana, traducido por una joven socia de la cooperativa.

Preguntas y respuestas en casa de las socias, traducidas por el coordinador.

Colaboración local

Con una agencia en Nebaj.

Nada.

Fuentes: comparación de datos de terreno con datos de Duterme (2013: 85-101; 2017: 61-68).

15La visita de Cotzal con las mujeres se sustituye ahora por trayectos entre las casas de las mujeres, realizados en tuk-tuk o a pie. Este tiempo en el que Lu’ se queda a solas con los turistas suele ser una oportunidad para señalar algunos lugares conmemorativos importantes, como la iglesia católica (donde se encuentra uno de los dos monumentos conmemorativos del conflicto en la ciudad) o la escuela (antiguo campamento militar). El formato testimonial propuesto para las visitas en 2010 se repitió en las visitas ofrecidas a los grupos de jóvenes estadounidenses, aunque de forma ligeramente diferente, ya que el intercambio de experiencias tiene lugar la víspera del final de la estancia y no al principio. Sin embargo, el contenido de esta etapa parece haber cambiado muy poco, si nos basamos en las observaciones de Duterme: “El discurso hace hincapié en las emociones sentidas: el miedo, la tristeza y las violencias sufridas. Mantiene un punto de vista muy personal. No está vinculado a explicaciones político-históricas del conflicto” (Duterme, 2017: 64).

  • 13 Presidente de la República de Guatemala a partir de 2012, dimitió en 2015 a raíz de un caso de corr (...)
  • 14 Referencia a las PAC.

16Los elementos de la política nacional raramente se comentan con extranjeros, en parte debido al desconocimiento de la historia nacional del conflicto. Sin embargo, algunos pasajes del relato de 2017 intentan anclar la experiencia personal en el relato histórico nacional, como en el siguiente extracto: “Había un capitán que vigilaba los tres municipios, que se llama Otto Pérez Molina13, el ex, ex presidente, ¿verdad? Entonces, son las que conocía muy bien la (sic) área ixil decía, ¿verdad?, que vigilaba y todo eso, cuando estaba el presidente… Ríos Montt, decía. Y entonces eee, al final, todo ese tiempo, los militares obligaron también a personas para patrullar14, se decía, ¿verdad?”. En general, los testimonios que se entregan a los turistas no mencionan las opiniones políticas de los testigos. Sin embargo, un extracto del relato de vida permite conocer la opinión de Lu’ sobre los guerrilleros: « Porque eee, el grupo de personas que querían lo mejor para las otras personas eee, estaban en contra, decía, ¿verdad? ». En aras de la claridad, para distinguir entre los que se rebelaban contra las condiciones de trabajo en las fincas y los que apoyaban al gobierno, utiliza una formulación que ofrece una visión algo simplificada de las fuerzas políticas que dividían la región en aquella época. Aquí, el lugar en el que se cuenta la historia influye en la forma en que se estructura y en el tipo de información que se intercambia como resultado de tensiones existentes en el seno de las comunidades. Este extracto también destaca la dimensión emocional de las narraciones testimoniales de Tejidos Cotzal, haciéndose eco así de la retórica conmemorativa como “principal estrategia narrativa” (Vanthuyne, 2008: 81) para dar sentido al conflicto armado.

17Duterme (2017) comparte un extracto de un testimonio pronunciado ante turistas, tal y como anotó en su cuaderno de campo (citación 1). Solo está transcrito en francés, pero es interesante compararlo con el extracto del mismo recuerdo que he grabado (citación 2), teniendo en cuenta al mismo tiempo las posibles síntesis realizadas por Duterme en el momento de la redacción.

“Entonces los soldados nos prohibieron cocinar. Si salía humo de una casa, pensaban que era una señal, que se estaban haciendo tortillas para mandárselas a la guerrilla y entonces sí, doña [XX] dice que si alguien tenía fuego, lo mataban, lo torturaban [...] le quemaban la casa. Ella dice que había mucha guerra. Y a veces no comían por varios días, dos veces a la semana, porque no podíamos hacer fuego”, Duterme (2017: 64).

“Y después, sí había personas que colaboraba, que le daba comida a la guerrilla, decía. (…) Y dice que tal fulano da comida para guerrilleros, decía, ¿verdad? Dice que ya después estas personas es (sic) tomada y matada, ¿verdad? Si su familia está en la casa, o él se fue en las montañas, su familia es matada adentro de la casa, decía, ¿verdad? Decía que un día venía los aviones para chequear porque el militar había prohivido (sic) cocinar, eee, cocinar, ¿verdad?, en cualquier hora. El militar dice que había puesto un horario. Había juntado toda la gente en el parque para decirle que tenía un horario, para, una hora para cocinar todos, y si hay una casa que está cocinando eee, si el humo sale adentro de una casa fuera del horario del militar, dice que esta casa es quemada, y es matada las personas que están adentro”, extracto de grabación (21.07.2017).

18Algunos elementos clave de la historia reaparecen casi idénticos en estos dos relatos realizados con siete años de diferencia: la prohibición de cocinar impuesta por los militares y vinculada a la sospecha de connivencia con la guerrilla, el peligro del aspecto visual del humo que sale de la cocina, las consecuencias de cocinar fuera de las horas autorizadas. La noción de hambre asociada a las restricciones horarias ha desaparecido del relato que registré, pero se reintegra en una secuencia sobre el trabajo en las fincas. El relato de 2017 aporta, sin embargo, algunos datos nuevos, en particular el de la vigilancia desde el aire, que parece haber sido algo llamativo para el testigo, ya que el traductor le pide más detalles sobre este tema, como ya lo hemos visto antés. La importancia concedida a este punto específico de la experiencia vivida puede explicarse por la noción de victimización planteada por Vanthuyne (2008), ya que se trata de una amenaza desproporcionada para los habitantes de Cotzal, un peligro procedente del cielo sobre el que no tienen ningún control. En apoyo de esta hipótesis, la secuencia narrativa que sigue recuerda un episodio en el que una bomba cayó del cielo y destruyó el techo de la casa de Nan An: “Y entonces eee, decía doña Ana que, una vez cayó una bomba cerca de la casa de ella, dice. Y entonces destruyó su techo de la casa”.

19La historia de vida individual se reformula con fines didácticos, pero este objetivo parece difícil de alcanzar. La falta de contextualización inicial, unida a la temprana edad de los oyentes, dificulta la comprensión de estos recuerdos. La forma en que se transmite el recuerdo de los acontecimientos está sesgada por el contexto particular del entorno turístico, por lo que ahora vamos a analizar las memorias de Nan An en el marco más íntimo de su hogar.

3. Contar la violencia en un contexto íntimo

20Nan An, de unos sesenta años, vive sola en una pequeña casa en las alturas de Cotzal. Siempre está contenta de recibir visitas, y su sonrisa contagiosa y sus ojos risueños lo transmiten al instante a la gente que pasa por su cocina. Siempre les da la bienvenida con un café con cardamomo que prepara ante sus ojos. La primera entrevista formal que realizamos juntas tuvo lugar a principios de agosto de 2017 y duró una hora y media. Nos acompañó una joven bilingüe en ixil y español, ya que Nan An no habla español y yo solo dominaba unas pocas palabras en ixil tras unas pocas semanas de trabajo de campo.

3.1. La historia de Nan An fuera del circuito turístico

21El objetivo de esta entrevista es ante todo exploratorio, y por eso quise darle la estructura de una historia de vida, sin tener una trama de entrevista demasiado rígida. He dejé guiar por la forma en que Nan An quería hablar de los episodios clave de su vida, optando por centrarme en lo que ella consideraba importante en lugar de recopilar información en bruto. Por ello, a continuación presento los principales puntos que tratamos durante la entrevista, así como un resumen de las respuestas que dio. Volveremos sobre algunos de los temas ya señalado, para analizar las repeticiones y diferencias entre estas historias contadas en distintos contextos de enunciación.

  • 15 Todos los extractos provienen de una entrevista realizada en la casa de Nan An en agosto 2017.

22La entrevista empieza con una presentación formal de la persona. Nan An me había hablado de sus visitas familiares cuando sale de compras, así que oriento la entrevista hacia la repartición de tareas en su día. Compara su rutina diaria actual con la que tenía antes de que se fundara la cooperativa. Cuenta que antes se levantaba muy temprano, cuando trabajaba en las fincas, algo que ya no tiene que hacer ahora que es socia de la cooperativa. La conversación deriva hacia la migración estacional a las fincas, y habla de los bajos salarios que recibía, los diferentes trabajos que realizó allí, las dificultades asociadas a cada uno de ellos y las difíciles condiciones de vida en las fincas: “Ella, se fue en la finca. Ella se, daba de comer a los otros, a los (sic) otras personas que estaba en la finca. Es como una molinera […] Y te daba ocho quetzales cada mes. Entonces era difícil para ella. […] Se cansó entonces, por el fuego, porque mucha gente le daba de, de almorzar. Entonces, ella yo no sirvió de molinera […]. Entonces empezó a trabajar, a buscar otros trabajo (sic) en la finca dice, a cortar café. Entonces, ella, pa-, cuando estaba llo-, lloviendo, a la fuerza se va en la finca, porque quiere ganar su dinero, dice”15. Según una entrevista realizada con Lu’ en julio de 2017, las condiciones de trabajo han cambiado poco desde los años setenta.

23Nan An se detiene largamente en las condiciones del transporte hasta la costa: un viaje largo (trece horas de media): “En camión, dice. Sale parado (sic). O sea que está parado cuando llegan allí. Se van en un camión. No sentado, sino que parado allí. Mhm, así [brazos a los costados]. (…) Ella se va a las cuatro y media de la mañana. Y llega allí por la tarde en la finca dice. A las cinco de la tarde, o a veces llega por la noche dice. Y una vez directo par allá, no, no lleva de comer, aguanta este el, el almuerzo entonces”. Habla de cuando iba allí con su marido, una oportunidad para evocar el encuentro con su primer marido, pregunta que provoca risas al recordar cómo se burlaba de los chicos que la molestaban en la calle cuando era joven. La ligereza del momento se ahoga rápidamente cuando la conversación gira en torno a la violencia doméstica que sufrió. Según la traductora, uno de sus maridos tenía “vicio”, que, en sus palabras, evoca el alcoholismo, una condición que lo volvía particularmente violento con Nan An. Su único hijo, de siete años, murió después de que el hombre se negara a pagar un tratamiento médico. “Le pegaba tanto. Y cuando tenía siete años este, su hijo, entonces se murió. Se murió su hijo. Su único hijo que nació, se murió. Y ese hombre le pegaba, su segundo marido, le pegaba tanto a ella”. Luego la obligó a trabajar en las fincas, quedándose él con el dinero que ella ganaba. Luego acudió a una iglesia evangélica porque estaba enferma. Dios la curó y ahora está bien, porque siente Su presencia en su vida diaria. El brillo de alegría que se enciende en sus ojos cuando habla de su relación con Dios nos lleva a considerar que esta etapa marca el primer punto de ruptura en su vida.

24Como el tema le parecía cerrado, hablamos de su niñez, empezando por su escolarización, interrumpida a una edad muy temprana tras la muerte de su padre. Luego hablamos de cómo aprendió a tejer de niña. Le resultaba muy difícil tejer, por lo que su madre solía gritar mucho: “Le gritaba tanto [su madre], porque no, ella aprendió, este. Muy difícil para ella. Pero, su mamá le gritaba. Por esto está llorando. Yo aprendí, pero a la fuerza, y ahora estoy aquí”. El repaso de estos recuerdos resulta especialmente doloroso para Nan An, que termina este episodio llorando, razón por la cual nos desviamos hacia las condiciones en las que se creó la cooperativa, de la que fue una de las fundadoras. El proyecto habría sido creado por Lu’, concebido como una pequeña organización. Juntaron su dinero para comprar los primeros hilos. El proyecto creció con el tiempo, hasta convertirse en la cooperativa que es hoy. Desde entonces, nunca ha tenido que volver a trabajar en las fincas.

25Después le pregunto si aceptaría hablar de la época del conflicto, a lo que responde riendo. No tuve tiempo de hacerle preguntas concretas, pues enseguida pasó a relatar sus recuerdos. Sus ojos se nublaron y algunas lágrimas salpicaron su discurso. Cuenta cómo los helicópteros sobrevolaban las casas y les tiraban piedras. Recuerda el ruido ensordecedor que hacían pronunciando la onomatopeya “¡poom!” en voz alta. Explica que los soldados querían que todo el mundo estuviera a oscuras por la noche y que eso la asustaba: “Y, si alguien ponía fuego, le venían los soldados para venir a matarlo, a quemar la casa dice. Porque quería estar que las personas, en, en oscuridad, cuando en la noche. Nadie se ponía fuego, nada. Nada, nada. Entonces ella les tenía miedo”. Este episodio, que al principio parecía un recuerdo que abarcaba todo el periodo del conflicto, se convierte en un recuerdo aislado al desviarse hacia los acontecimientos que tuvieron lugar “el día siguiente”. Se enteró de que habían matado a mucha gente, entre ellos mujeres y niños: “Y en la noche, siguiente día, dice, escuchó que ya estaba matando a las otras personas dice. Los, los, los guerrilleros empezó (sic) a pelear con los, con los soldados. Y es allí donde se murieron tantas personas. Y se moríaban (sic) este, mujeres, este hombres, niños también dice ella”. Los hombres no volvían cuando salían al campo. Ya nadie salía; en la calle sólo había pajaritos y perros. El ambiente sonoro parece un recuerdo especialmente llamativo, ya que contrapone regularmente el silencio (bien porque las calles estaban deshabitadas o porque la gente ya no hablaba) con el ruido provocado por los helicópteros y los bombardeos. Cuando se le pregunta por los orígenes de la guerra, explica que fue a causa de los sueldos en las fincas. Según ella, los ricos se aprovechaban mucho de ellos, así empezó la guerrilla, y luego vino la guerra: “Dice que empezó por las fincas. Porque las fincas le pagaban poco a las personas. Entonces los, las personas se juntaron como seee, le llamamos guerrilleros. Entonces se juntaron. ‘Y ¿por qué los ricos no nos pagan, este justamente?’, decían. Entonces, empezó a pelear con, a pelearse con los soldados. Entonces, es allí donde se empezó la guerra, dice ella. Los (sic) fincas nos, se aprovechó de nosotras, dice”.

26A continuación le preguntamos por el juicio de 2013, para saber si había oído algo al respecto. No está segura; son cosas que escuchó en la radio o mientras hablaba por la calle, y no vistas, ya que no salía de casa. Este dato es tanto más relevante cuanto que el principal vector de prueba para ella parece ser la vista, por lo que insiste en que sólo escuchó cosas. “Y sólo escuchó ella, que… Sólo estaba escuchando, dice, porque yo no estoy viendo también dice ella. Y yo estaba escuchando que Ríos Montt y, este, hizo la paz, le mandó, este… […] Sólo estoy escuchando sino que, este, no estoy tan segura, dice ella. […] No estoy viendo también, sino que sólo estoy escuchando que, estoy hablando afuera dice ella”.

27Luego pasamos a temas más ligeros, tras tocar episodios claramente dolorosos para ella, antes de concluir nuestra entrevista. Le pedimos que hable de lo que quiera: una pregunta que quiera hacerme o una historia que le gustaría contar. Con entusiasmo, enseguida menciona lo orgullosa que está de ser la dueña de su casa, que construyó ella sola: “Ella dice que tiene, este, esta casa es propia de ella. […] Y el, ella le, le construyó, y trabajaba, este, por la noche, para con piocha dice. […] Y está muy contenta porque tengo una casa propia”. Está muy contenta porque acaba de terminar de tejer un nuevo huipil que podrá usar. Además de sentirse orgullosa de mostrar a otras tejedoras la belleza de su trabajo, llevar su huipil es una oportunidad para venderlo a turistas, lo que le permitirá terminar la construcción de su casa. Una vez más, destaca el papel crucial que desempeña la cooperativa en su vida cotidiana, ya que esta organización le permite ser totalmente independiente y no tener a un hombre en su vida.

3.2. Contar la memoria: ¿qué historia en qué contexto?

28Al comparar dos historias de vida contadas en contextos diferentes, podemos definir la forma en que se transmite la memoria, dependiendo del espacio y de los interlocutores. Por un lado, nos encontramos en un espacio abierto, considerado público, y los destinatarios del mensaje son desconocidos de paso durante unos días. Además, hay destinatarios indirectos: los demás miembros de la cooperativa presentes ese día que eventualmente pueden oír lo que se dice en la sala. Por otro lado, la escena tiene lugar en casa de la interlocutora, en su cocina, el espacio habitual de las discusiones familiares íntimas en los hogares ixiles. Los receptores del relato son una joven en la que parece confiar y yo, por quien ha confesado sentir una especie de afecto casi filial. Como la casa está aislada, es poco probable que alguien pueda escuchar la conversación. Sin embargo, hay que tener en cuenta la presencia del grabador, que también puede considerarse un destinatario indirecto del relato, y que puede introducir un sesgo en el discurso. Además, el espacio doméstico no es totalmente privado; Groark (2008: 433-435) ha analizado el espacio doméstico como una zona gris, un espacio semiprivado. Teóricamente se percibe como íntimo, pero debe permanecer abierto para que lo que allí ocurre pueda ser visto desde fuera, bajo pena de ser acusado de cometer actos reprobables.

  • 16 Frijol.

29El análisis de los dos relatos conmemorativos revela rasgos permanentes y discontinuidades vinculadas a estas diferencias contextuales. Una de las características encontradas en ambos relatos es la importancia otorgada a la cuestión de la alimentación. En el relato dado a los turistas, la cuestión de la alimentación aparece en el pasaje sobre las fincas, donde se presenta la frugalidad del menú, y en los recuerdos del conflicto, donde se discuten las dificultades encontradas para preparar las comidas bajo las restricciones impuestas por los militares. Estas mismas cuestiones aparecen en los relatos privados, pero allí están más desarrolladas, lo que demuestra la importancia crucial de esta cuestión para Nan An. Cuando habla de las raciones de comida en las fincas, nos lanza una mirada cómplice con el rabillo del ojo y, con su inimitable risita, dice, levantando los ojos al cielo “txikon16, txikon, txikon, treinta días txikon, txikon, txikon”, mostrando el profundo cansancio que sentía ante un menú tan poco variado. Al hacerlo, revela una forma de ira y resentimiento que era completamente invisible durante la charla. La noción del hambre ocupa un lugar central en el relato de vida de Nan An. Cuando habla de las difíciles condiciones de transporte para llegar a las fincas, lo hace a través del recuerdo de un viaje durante el cual no llevó nada de comer y, por lo tanto, tuvo que aguantar hambre: “Y una vez directo par allá, no, no lleva de comer, aguanta este el, el almuerzo entonces”. Esta misma hambre también está presente en sus recuerdos del conflicto, no sólo por las restricciones impuestas por el ejército, sino también por el miedo que le impedía salir a comprar su comida: “Ella ya, tenía hambre pero no ponían (sic) fuegos, aguantaba el hambre, no… Tenía hambre, pero sólo está aguantando porque tenía miedo dice. Porque ya no tenía nada de comer y aguantaba el hambre”.

30Aunque los hechos concretos relatados durante la charla son los mismos que los relatados durante la entrevista en casa, los puntos de ruptura en la historia de vida son diferentes. Lu’ anuncia dos rupturas importantes en la vida de Nan An: el trabajo en las fincas y el conflicto armado. Además, la distribución del tiempo de palabra entre cada periodo de su vida destaca la guerra como el principal punto de inflexión en su trayectoria personal (ver cuadro 1). Sin embargo, en los relatos más íntimos de su vida, estos puntos de inflexión no parecen producirse en los mismos momentos. Como ya se ha mencionado, la conversión religiosa parece marcar un punto de inflexión en cuanto a los cambios de comportamiento que supuso, pero también en cuanto al apoyo que le dio su fe. Además, la cuestión de la fe y las razones de su conversión fueron planteadas espontáneamente por la entrevistada, sin que la hubiésemos orientado hacia este tema. De su relato se desprenden otros dos puntos de ruptura importantes, ambos relacionados con el tejido. La primera parece haber tenido lugar en el momento de aprender a tejer, ya que Nan An se detiene en estos recuerdos, que le resultan especialmente doloroso verbalizar. La segunda ruptura es más reciente y corresponde a la fundación de la cooperativa. La cooperativa se destaca como un factor de cambio profundo, ya que marca el inicio de la independencia financiera de la interlocutora. La conversión religiosa también puede verse desde el punto de vista de la autonomía adquirida por Nan An, en particular porque le permitió resolver un problema de salud, oponiéndose así a la dependencia médica de la que había sido víctima cuando estaba casada. En cierto modo, entendemos que el trabajo en las fincas y el conflicto forman un continuo para Nan An, probablemente vinculado a la permanencia de un sistema de opresión, abuso y violencia que sólo la conversión religiosa y la fundación de la cooperativa han permitido romper. Se trata de una diferencia importante en la forma de compartir la memoria del conflicto. Cuando el relato de la memoria deja de estar vinculado a una relación comercial (la del turismo) y al marco formateado y polifónico (con Lu’) que ésta impone, los recuerdos ya no se articulan de la misma manera. La entrevistada hace hincapié en sus éxitos personales, como se desprende del tema que decide plantear en la pregunta más abierta de la entrevista, en la que se le da la oportunidad de añadir lo que desee al intercambio.

Conclusión

31He analizado la forma en que se construye la memoria del conflicto en colaboración con turistas que solicitan testimonios de victimas centrados en el periodo del genocidio. La comparación entre las historias de vida contadas a los turistas y las contadas en la intimidad del hogar revela los rasgos permanentes, las diferencias y las negociaciones que surgen de las formas contextuales en que se cuenta la historia. Esto recuerda los trabajos pioneros de Halbwachs (1925; 1968) sobre la relación entre pasado y memoria y sobre la plasticidad contextual del recuerdo y su transmisión; trabajos retomados y completados por Gómez (2014: 111): “(…) las evocaciones del pasado no tendrían lugar si no hubiera necesidades que las justificaran. Estas necesidades confieren a los recuerdos un significado que dependerá del “marco social” en el que aparezcan. Esto significa que un mismo acontecimiento puede recordarse en momentos y de maneras diferentes, según la comunidad y las razones que tengan sus miembros para recordarlo”. De este modo, la memoria de la violencia se co-construye en la relación turística. Se complementa con información histórica, pero también se reordena para satisfacer las expectativas de un público muy específico que es adepto al turismo de memoria. El contacto con los extranjeros puede brindar la oportunidad de relatos catárticos, así como dar lugar a reinterpretaciones históricas, o incluso acentuar los silencios, con el fin de evitar el fenómeno de la reviviscencia traumática.

Haut de page

Bibliographie

Bergeret, A. (2017). Narrativas del conflicto y construcciones del pasado entre los q’eqchi’es. Journal de la Société des Américanistes, 103, pp. 291-330.

Burgos, E. (2009 [1983]). Moi, Rigoberta Menchú : une vie et une voix, la révolution au Guatemala. Gallimard.

CALDH (2013). Sentencia por genocidio y delitos contra los deberes de humanidad contra el pueblo maya ixil. CALDH.

CEH (1999). Guatemala Memoria del Silencio. UNOPS.

Crahay, F. (2014). Tourisme mémoriel. Revue pluridisciplinaire de la Fondation Auschwitz (117). https://doi.org/10.4000/temoigner.1215.

Duterme, C. (2013). Tourisme alternatif et mémoire du conflit armé dans deux communautés au Guatemala. Thèse de doctorat, Université Toulouse II Le Mirail.

Duterme, C. (2017). Tourisme de mémoire au Guatemala : interactions transnationales et construction locale de la parole des victimes. Cargo, 6-7, pp. 57-72.

Gómez, A. E. (2014). L’histoire sous le scanner. Les historiens des émotions et les études atlantiques face à la révolution des sciences cognitives. In Capdevila, L. & Langue, F. Le passé des émotions d’une histoire à vif. Amérique latine et Espagne. PUR, pp. 107-119.

Groark, K. P. (2008). Social Opacity and the Dynamics of Empathic In-Sight among the Tzotzil Maya of Chiapas, Mexico. ETHOS, 36 (4), pp. 427-448.

Halbwachs, M. (1925). Les cadres sociaux de la mémoire. PUF.

Halbwachs, M. (1968). La mémoire collective. PUF.

Jouault, S. (2018). Mayas d’hier et d’aujourd’hui. Le rôle des sociétés locales dans le développement touristique. PUR.

Lavabre, M.-C. (2000). Usages et mésusages de la notion de mémoire. Critique internationale, 7, pp. 48-57.

Lennon, J. J. & Foley, M. (1999). Interpretation of the Unimaginable: The U.S. Holocaust Memorial Museum, Washington, D.C., and ‘Dark Tourism’. Journal of Travel Research, 38, pp. 46-50.

Melenotte, S. & Marie dit Chirot, C. (2010).  Entre voyage et militantisme : les ambigüités du tourisme politique dans l’État du Chiapas. RITA : Revue Interdisciplinaire de Travaux sur les Amériques, 3, 16 pp. http://www.revue-rita.com/dossier-thema-49/entre-voyage-et-militantisme-thema-139.html

Morand, C. (2021). Du conflit armé aux conflits mémoriels. Les femmes mayas ixil et la reconstruction sociale post-génocide au Guatemala. Thèse de doctorat, Université Paris Nanterre.

ODHAG (1998). REMHI - Informe del Proyecto Interdiocesano Recuperación de la Memoria Histórica, Guatemala: Nunca Más (versión resumida). Gakoa.

Olson, K. (2019 [2016]). “Waging peace: a new generation of Ixiles confronts the debts of war in Guatemala”. In Oglesby, E. & Nelson, D. M. Guatemala, the Question of Genocide. Routledge, pp. 207-223.

Sharpley, R. (2009). Shedding Light on Dark Tourism: An Introduction. In Sharpley, R. & Stone, P. R. (eds.). The Darker Side of Travel. The Theory and Practice of Dark Tourism. Channel View Publications, pp. 3-22.

Vanthuyne, K. (2008). Guatemala : se souvenir de la guerre, devenir une victime ?. Problèmes d’Amérique latine (68), pp. 81-100.

Haut de page

Notes

1 La noción de “víctima inocente” se entiende acá como una víctima civil, no armada. Esto no significa que no sean víctimas las personas que han tomado las armas sino que se hace el hincapié en las víctimas civiles para poner de relieve el tratamiento cruel del cual fueron víctimas los ixiles de forma general.

2 Todas las traducciones y transcripciones son de la autora.

3 Turismo que implica viajar a lugares asociados con la muerte y el sufrimiento.

4 Esta condena fue cancelada por la Corte de Constitucionalidad diez días después, pero el motivo de genocidio fue reconocido por un segundo tribunal en el año 2018.

5 Este folleto ha sido redactado con la ayuda de un voluntario francés, en español y en inglés.

6 El b’oxb’o’l se prepara

7 Extracto de grabación (21.07.2017).

8 “¿Siete años?”

9 “Un helicóptero, ¿dices que es algo como un helicóptero? Un, un… Dicen que van a vigilar”.

10 Las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC) eran milicias compuestas por civiles, a menudo sobrevivientes de masacres reclutados de forma más o menos voluntaria, responsables de garantizar la seguridad de las zonas bajo control del ejército y de participar en las campañas de masacres en el área.

11 El Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) es una organización guerrillera establecida en el departamento del Quiché. Inspirada por el guevarismo, por un lado, y por la teología de la liberación, por otro, se consideraba la principal representante de las poblaciones campesinas e indígenas.

12 La cooperativa hace una distinción entre “voluntarios”, que se quedan en el lugar para trabajar varias semanas o incluso meses, y “turistas”, que llegan por unos días u horas.

13 Presidente de la República de Guatemala a partir de 2012, dimitió en 2015 a raíz de un caso de corrupción por el que fue inmediatamente encarcelado. En 1982, participó activamente en las campañas de contrainsurgencia en el ixil.

14 Referencia a las PAC.

15 Todos los extractos provienen de una entrevista realizada en la casa de Nan An en agosto 2017.

16 Frijol.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Coralie Morand, « Contar la violencia : influencia del turismo en la narración de episodios violentos en el área maya ixil (Guatemala) »Études caribéennes [En ligne], 57-58 | Avril-Août 2024, mis en ligne le 30 avril 2024, consulté le 24 mai 2024. URL : http://journals.openedition.org/etudescaribeennes/30543 ; DOI : https://doi.org/10.4000/etudescaribeennes.30543

Haut de page

Auteur

Coralie Morand

EREA/LESC, jeune docteure,
cora.morand@gmail.com

Haut de page

Droits d’auteur

CC-BY-NC-4.0

Le texte seul est utilisable sous licence CC BY-NC 4.0. Les autres éléments (illustrations, fichiers annexes importés) sont « Tous droits réservés », sauf mention contraire.

Haut de page
Search OpenEdition Search

You will be redirected to OpenEdition Search