Navigation – Plan du site
Époques moderne et contemporaine

Pueblo o sociedad en el pensamiento político español de la modernidad

De la república y la comunidad, los súbditos y los vasallos, hacia la soberanía y la ciudadanía1
Francisco José Aranda Pérez
p. 167-192

Résumés

Il s’agit de parcourir les différentes implications et les variantes du concept de « peuple », entendu comme dialectique entre « gouvernés » qui se soumettent et collaborent – ou pas – et « gouvernants», dans un contexte théorique où prévalent les théories monarchiques absolutistes, depuis l’aristotélisme et la scolastique médiévale, en passant par l’humanisme et le baroque, jusqu’à l’Illustration : c’est-à-dire depuis les Partidas et les Cortès de Tolède de 1480, jusqu’aux Cortès de Cadix et à la Constitution de 1812. En effet, alors que la « tête» a toujours bénéficié d’une plus grande définition, il a fallu attendre longtemps pour qu’il en soit de même pour les membres, et ce, au terme d’évolutions complexes. En Espagne comme en Europe, le développement du concept de « citoyenneté» apparaît tout d’abord comme une affirmation socio-économique avant d’adopter un sens proprement politique, ce qui sera pleinement le cas lors des Cortès de Cadix.

Haut de page

Entrées d’index

Index géographique :

Espagne

Index chronologique :

XIII-XIXe
Haut de page

Texte intégral

  • 1 En el seno del Proyecto Nacional de Investigación de Excelencia « Republicanismos, fiscalismos, reg (...)

Senatus Populusque Romanus…
We, the People…

  • 2 Gilbert K. Chesterton, « Las tres clases de personas », in Alarmas y digresiones, Barcelona, Acanti (...)
  • 3 Como botón de muestra ver Raúl O. Fradkin (ed.), ¿Y el pueblo dónde está? Contribuciones para una h (...)
  • 4 La obra de Régine Robin es paradigmática al respecto. V. su consideración y encuadre en nuestro art (...)

1Comentaba en su estilo socarrón el escritor británico Chesterton que en el mundo había tres clases de personas: el pueblo, los poetas y los profesores o intelectuales; aunque otorgaba más valor al pueblo pues las dos últimas categorías, por minoritarias, subsistían gracias a la primera2. Se pueden constatar las amplias resonancias que ha tenido en la historia española y aun en la occidental la palabra « pueblo »: desde sujeto político básico, pasando por ser considerado como una masa pasiva, sometida y paciente, hasta llegar a ser el principal activo del cambio social… De hecho, no hay ahora tiempo para ahondar en la « mitología revolucionaria », sea esta liberal, independentista3, democrática o socialista, que ha puesto en el primer plano la empresa colectiva popular de zanjar el Ancien Régime, con los viejos privilegios y/o desigualdades. Como en todo, es muy claro el cambio entre el Antiguo y el « Nuevo » Régimen, aunque el « concepto popular » no ceja en evolucionar, matizarse, enriquecerse. Nosotros vamos a realizar una aproximación desde la documentación histórica (la mayor parte de ella de naturaleza jurídica) pero también desde la literatura (inclusa la política), aportando la primera una visión de la realidad más pragmática mientras que la segunda está preñada de anhelos y deseos, hasta de mitos, a veces más decisivos que las meras circunstancias. Con ello, perseguimos postulados tanto de la historia conceptual en concreto como de la impronta del giro lingüístico en general en la historiografía más o menos reciente, desde la « lexicografía y la semántica » al « análisis del discurso »; que por cierto adquirieron carta de naturaleza con los estudios de los encendidos sermones de la Revolución Francesa4.

  • 5 En ocasiones hasta se le puede denominar « colegio »: «De esta excomunión del colegio, del pueblo (...)
  • 6 Es costumbre inveterada congregar al pueblo al son del tañido de las campanas, amen de tener éstas (...)
  • 7 Floresta de filósofo, op. cit., dicho 3.074 : « La hacienda hace haber diferencia entre hombre de c (...)

2Si nos ceñimos al ámbito castellano medieval, « pueblo » no deja de ser un núcleo de población (rural, semiurbano, urbano), a veces organizado y formalizado como una junta u congregación – más o menos formal –, como un concejo (de « consejo, ayuntamiento »), como una comunidad e incluso como una universidad5, que, por ende, se relaciona con otras entidades similares6. En efecto, así aparece en multitud de documentación real concediendo tal cual merced o privilegio a algún lugar, aldea, villa o incluso ciudad. En el caso de población, y refiriéndose al aspecto social, se suele aludir a la parte más menesterosa y por ende más necesitada de ayuda, sobre todo en épocas de calamidad; a este pueblo « menudo » o « pequeño » se le suele también aparejar el adjetivo que después se utilizará como sustantivo, esto es, común (« el común »); que, por cierto, cada vez se opondrá más claramente a la « caballería », a la nobleza7, o también a los « ciudadanos », como comentaremos por extenso más tarde. De la misma forma, es un reflejo de la sociedad tripartita o triordinal de « sacerdotes, reyes y pueblo », aproximándose a ser un « estado » propio (« estado del pueblo »). Empero, el pueblo a su vez podía subdividirse también en su fundamento y estructura tanto en linajes, gentes, familias, etcétera.

  • 8 Sobre todo desde la tradición de Las Partidas, aunque con algunos antecedentes, como el manuscrito (...)
  • 9 Alfonso X, General Estoria (ed. de P. Sánchez-Prieto Borja y B. Horcajada Diezma), Madrid, Gredos, (...)
  • 10 Siete Partidas de Alfonso X, manuscrito de la BN I/766 de 1491, editado por P. Sánchez Prieto, Alca (...)
  • 11 Ibid., partida II, títulos XII al XX.
  • 12 Anónimo, Floresta de filósofos, ed. de R. Foulché-Delbosc, Paris, Revue hispanique, 1904, dicho núm (...)
  • 13 Hernando del Pulgar, Crónica de los Reyes Católicos, ed. de J. de M. Carriazo, Madrid, Espasa-Calpe (...)

3Siempre el pueblo aparece como necesitado de ser guiado por las leyes (« señorío de la justicia ») y por los reyes (« fazedores de justicia »), si no quiere degenerar en malas costumbres y ser origen del caos. Por ello, el rey debía comportarse como un verdadero y ejemplar padre. No obstante, el pueblo ya aparece como una verdadera sociedad política, si bien parcelada en la multitud de diferentes entidades poblacionales : este particularismo local va a ser característico del Medioevo y la Modernidad. Además había que tener en cuenta la distinción complementaria entre el pueblo-población de su « alfoz », su « tierra » o jurisdicción territorial. De todos modos, irá surgiendo una concepción cada vez más nacional conforme avance el desarrollo de los príncipes y monarcas como apoderados y árbitros de todos sus pueblos, hasta identificarse el pueblo con el reino. En él el rey era el alma – llena de sabiduría – de su pueblo, su benefactor, mas no su dueño8. En principio, el pueblo tenía que ser muchedumbre para ser digno de un rey consistente9. Como estamos comprobando, será desde las importantísimas Partidas (en sus múltiples copias y ediciones) cuando se otorgue « carta de naturaleza política al pueblo »: « Populus en latín, tanto quiere decir en romance como ayuntamiento grande también de caballeros como de otros hombres de menor guisa. Y tal pueblo como este o la mayor partida de él10… ». No olvidemos que las Partidas, en la jerarquía de los Derechos (después del Divino, el Natural y el de Gentes), respondía al Derecho Positivo, al ius commune, y que su carácter no era reglamentario sino doctrinal. De esta manera, en la Partida Segunda varios títulos se refieren a la relación rey-pueblo11, en donde el rey es « corazón y alma del pueblo… en el rey yace la justicia que es vida y mantenimiento del pueblo de su señorío… es cabeza del reino », etcétera. Pero el pueblo, como ya se ha insinuado, no era unitario, estaba compuesto por diferentes « estados de mayorales », « medianos y menores » – grosso modo –, y aunque había intereses comunes (« ha de ser comunalmente a todo el pueblo »), al final el rey tenía que satisfacer a cada uno con su propio derecho… Pueblo, sí, pero con distinciones; rey, también, pero no tirano, desafecto o dador de malos ejemplos; rey amante, honrador y guardador de su pueblo, para ser amado, temido y servido por él. Aunque siempre había que salvaguardar el « bien común » (positivo), éste no era lo mismo que « opinión popular » (negativa): « No hay cosa tan mala como guiarse hombre por la común opinión del pueblo12 »; por mucho que en algunas ocasiones pudiera llegar a ser casi imperativa: « la voz del pueblo es voz divina13 ».

  • 14 De hecho, el famoso Pedro López de Ayala, en su traducción de las Décadas de Tito Livio, ed. de C.  (...)
  • 15 Rodrigo Fernández de Santaella, en su Vocabulario eclésiastico, ed. de G. Lozano, Madison, Hispanic (...)
  • 16 Cf. Juan Ignacio Fortea Pérez, Juan Eloy Gelabert González, Tomás Antonio Mantecón Movellán (coords (...)
  • 17 Como bien refleja para el caso toledano Óscar López Gómez, La sociedad amenazada. Crimen, delincuen (...)
  • 18 Pedro López De Ayala, Décadas de Tito Livio, op. cit., p. 443.
  • 19 Ibid., p. 498.
  • 20 No nos resistimos a reproducir una consideración del Cuaderno de las Cortes celebradas en Zamora en (...)

4Las luces del Mundo Clásico, aumentadas por la lupa del Humanismo, valoraron como pueblo sólo al de la ciudad de Roma, comandado por el Senado y sus tribunos, en eterna lucha contra la aristocracia14. Si « el senado y el pueblo de Roma » – como reza el lema colocado al principio de este escrito, el famoso S.P.Q.R. – se convirtieron en unos afamados arquetipos, cada vez fueron más frecuentes las alusiones despectivas al pueblo, tildado de « vulgo » (ignorante, mezquino15) o incluso de « chusma ». Acabamos de ver que pueblo podía ser sinónimo de « opinión pública » si se recurría a la paráfrasis « todo el pueblo »; aunque casi siempre ese pueblo vulgar, más que opinar, murmuraba y rumoreaba… cuando no daba rienda suelta a sus bajas pasiones o asistía y era testigo, con complaciente crueldad, al ajusticiamiento de los reos. A más, el pueblo tendía a ser visceral, esto es, díscolo, inflamable, furioso16, tornadizo, envidioso, aborrecedor, sañudo, loco, dispuesto a armar « ruidos » y a devorarse a sí mismo por facciones y partidos; aunque, por el contrario, muchas veces era indolente para guerrear fuera; o alborotado, con el peligro siempre temido de la anarquía17. Casi siempre era una masa infantil que debía ser domada, dirigida paternalmente, mediante la brida o el látigo y la espuela; un gran teatro o ágora al que de vez en cuando se debía apelar (como si fuera superior juez), o casi siempre predicar y arengar, aunque con continente grave y avezados oradores. Además, podía ser una humanidad amorfa que necesitaba una cabeza con seso, pues toda ella era víscera, pasión y corazón, por causa precisamente de encauzar su voluntad y libertad (franqueza); con ella todo podía estar justificado, y difícilmente algo sin su consentimiento o mandamiento. Al final, sería más práctico invocar « …la autoridad y… el consejo de los príncipes que no… las voces del pueblo18 ». Y es que el pueblo era depositario del sacrosanto « provecho o pro comunal » o bien común, y debía evitársele el « daño comunal »; o al menos se debía guardar su honra (y « majestad19 »). En todo caso, hablamos de la res publica (lo público) persistentemente sometida a la ley20.

  • 21 Cf. Dominique Bertrand, S. I., La política de San Ignacio de Loyola. El análisis social, Bilbao, Me (...)
  • 22 Y, por el creciente antisemitismo, tildado de « perverso » en gran parte de la literatura y, cómo n (...)
  • 23 De hecho, toda la primera partida está consagrada al culto cristiano y llena de referencias al pueb (...)

5Frente al particularismo de los pueblos, el único pueblo que se muestra verdaderamente único y universal es el pueblo de Dios, la Iglesia, hasta su aflictiva fragmentación por los embates de las reformas evangélico-protestantes a partir del siglo xvi21. Empero, antes también se había hablado del pueblo judío (o de Israel), primero como antecedente del pueblo de predilección divina, pero, por desgracia, después como un pueblo « infiel » incrustado en la cristiandad (« pueblo cristiano22 »). También pueblo es sinónimo de « fieles », opuestos a los clérigos celebrantes; en este mismo sentido, también se habla de « parroquianos », valorando el criterio de la vecindad cristiana. El binomio es Dios-pueblo, con la intermediación del clero, lógicamente. El pueblo debía ser instruido y, desde luego, no ser escandalizado, religiosamente hablando23. Aunque en definitiva, el conocimiento (creencia, confianza), el amor y el temor se debían tanto a Dios como al rey, su representante terrenal; si bien a Dios era imposible pedirle cuentas mientras que al rey sí era factible, era responsable.

  • 24 Ibid., partida II, título 20. Lo mismo el rey, en el título 11, al que le corresponde el deber supr (...)
  • 25 Ibid., partida II, títulos 12 al 19. La cita del título 13, ley 1.
  • 26 Ibid., partida II, título 21. En los siguientes títulos (hasta el 30) se habla de otros cargos mili (...)

6Para terminar con la doctrina (jurídica, filosófica, social) de las Partidas se introduce el deber del pueblo para con su tierra, esto es, para con su naturaleza, su patria24. Con todo, en lo que concierne al pueblo, como en todo lo demás, aun valdría hablar más de « teología política » que de ciencia temporal política, pues debía referirse tanto a Dios como a su vicario, al Rey: « … debe el pueblo ver y conocer cómo el nombre del rey es el de Dios, y él tiene su lugar en la tierra para hacer justicia y merced25 ». Por ello, las obligaciones morales del pueblo para con su rey, por razón de vasallaje, eran querer su bien, alejarle el mal, decirle la verdad, proteger su progenie, no partir ni enajenar su patrimonio, proteger su tierra desde las fortalezas y castillos, poblar el reino y hacer fructífera la tierra; aunque la defensa del reino, militarmente hablando, seguía correspondiendo fundamentalmente a los caballeros26.

  • 27 Los principales hitos en este asunto son las monografías de Joseph Pérez, La revolución de las Comu (...)
  • 28 Julio A. Pardos Martínez, « Comunidad y “tradición” municipal : Burgos a mediados del siglo xv », i (...)
  • 29 1475, agosto, 25. Valladolid, Archivo Municipal de Toledo, Archivo Secreto, Fondo de Milicias, cajó (...)
  • 30 Sobre la composición y variaciones del poder municipal toledano v. Francisco José Aranda Pérez, Pod (...)
  • 31 Cf. al respecto la obra de Tamar Herzog, Vecinos y extranjeros. Hacerse español en la Edad Moderna, (...)

7Pero no sólo había pueblo, si bien esta era la denominación más popular – valga la redundancia –. Se solían alegar otras enunciaciones mas cada una de ellas tenía sus matices y especificidades. Ya nos ha salido el término « comunidad » (muy unido al de universidad) que lógicamente en nuestra historiografía ha tenido mucho recorrido con el tratamiento del movimiento político-social de las Comunidades de Castilla27. Pero llovía sobre mojado, ya que desde antes se ha hablado de comunidad, como cuerpo político todavía tanto o más informe que el pueblo, precisamente por Pardos Martínez y antes Gutiérrez Nieto28. En todo caso, ¿quiénes componían el ente popular? Una vez más, según que entendamos por pueblo. Si el pueblo está sustanciado en un concejo, las respuestas son cada vez más complejas, conforme se diversificaba la representatividad social. Así, por ejemplo, en un documento de Isabel I de Castilla al Ayuntamiento de Toledo reza así en su dirección: « Alcaldes, Alguacil, Regidores, Jurados, Caballeros, Escuderos, Oficiales y Hombres Buenos de la muy noble y muy leal Ciudad de Toledo29 » ; o sea, un pueblo calificado – no popular – organizado en varias agrupaciones casi estamentales. Aparte de que introduce una variante que también consideraremos, la del pueblo en armas, podemos observar que el gobierno de una ciudad castellana se haya fragmentado y organizado jerárquicamente en una serie de grupos o, más bien, corporaciones de poder : dignidades (alcaldes mayor, de alzadas, de pastores o de la Mesta, de la Santa Hermandad; alguacil mayor), regidores (caballeros y ciudadanos), jurados (representantes parroquiales o de distrito), nobles (caballeros, escuderos, con derecho a intervención en los cabildos), oficiales (oficios nombrados y delegados) y hombres buenos (extraídos del común de los vecinos pero entre las mayores fortunas30)… Otra cuestión diferente es si el pueblo está compuesto por « vecinos » (naturales o naturalizados) o por simples « moradores ». Ni que decir tiene que los vecinos tienen derechos y obligaciones, e incluso identidad horizontalizante, y que la vecindad sería un antecedente de la ciudadanía nacional, de la nacionalidad propiamente dicha, en contraposición a la extranjería, como superación moderna del vasallaje o subditaje medieval; por no decir que eran complementarias la naturaleza local y regional-patrióticas y la nacional-monarquista (reinal-nacional); entre la patria chica y la Patria con mayúscula31. Todo ello amén de que si interrogáramos a cualquiera de los autores que reflexionan sobre el concepto de república desde parámetros clásicos y humanistas, dirían que la sociedad, el pueblo, está compuesto, básicamente, por familias, en tanto que estas están formadas por padres, esposas, hijos y criados, que a su vez constituyen más complejas redes de linajes y de clientelas.

  • 32 « Burgués o ciudadano en la España Moderna: una conceptualización historiográfica » (conjunto con P (...)

8¿Y qué podemos decir de los ciudadanos y, por extensión, de la ciudadanía? Hace tiempo que marcamos un itinerario sobre el que, brevemente, volvemos aquí, jugando con otro concepto hermano como es el de « burgués32 ». Sugerimos entonces tres aproximaciones: la primera, jurídico-locativa, se centraba, como ya hemos visto, en la consecución del estatuto de vecindad (población) y/o naturaleza (reino), con unos derechos inherentes en un hábitat o habitación estable; otra económica, alusiva al ejercicio de determinadas actividades económicas que podríamos llamar « capitalistas » (industria, comercio, finanzas, incluso agricultura intensiva); y una tercera, eminentemente social, que se refiere a esa clase, estamento o estado intermedio, a una exigua franja de permeabilidad entre el pueblo más común y la encumbrada nobleza. Lo cierto es que, a lo largo y ancho de la Modernidad, esta lucha semántica se va decantando, como en muchas otras cosas, por una implicación cada vez más política del término « ciudadano », empezando el cambio antes en el ámbito oriental-aragonés que en el castellano. La valoración del concepto de « ciudadano » y « ciudadanía » en su acepción más política es cada vez más evidente, y no sólo en el ámbito hispano. Lo encontramos en la Política Francia de las Guerras de Religión, en Jean Bodin, quien – por cierto –, lo analiza en el contexto republicano y unido al de la soberanía:

  • 33 Los seis libros de la República (1576), ed. de P. Bravo Gala, Madrid, Tecnos, 1997, p. 35. Añade : (...)

Cuando el cabeza de familia sale de su casa, donde manda, para tratar o negociar con los demás jefes de familia acerca de lo que atañe a todos en general, entonces se despoja del título de amo, de jefe y de señor para hacerse compañero, igual y asociado de los otros… en vez de señor se llama ciudadano que, hablando propiamente, no es otra cosa que el súbdito libre dependiente de la soberanía de otro33.

  • 34 De cive/El ciudadano (1646), ed. de J. Rodríguez Feo, Madrid, Debate-CSIC, 1993. Con todo, es extra (...)

9Luego la soberanía pertenece al conjunto de la república, del pueblo propiamente dicho. Tampoco deberíamos olvidar al no menos famoso Ciudadano de Thomas Hobbes, en el tejido también delicado de las guerras parlamentarias y civiles inglesas, pero del triunfo más claro de la filosofía civil, de la política34. Con todo, las formulaciones específicamente hispánicas no faltan y son muy similares, como esta del agudo Diego Pérez de Mesa que rezaba:

  • 35 Política y razón de Estado (1623), ed. de L. Pereña y C. Baciero, Madrid, CSIC, 1980, p. 40. Los su (...)

La esencia del ciudadano en cuanto tal consiste en lo que es esencial a la forma de la república y ciudad, que es tener magistrados, determinar en juicio jurídico, consultar y decir su parecer en el ayuntamiento, congregación o conción de cosas públicas o tener algún oficio publico no servil sino de autoridad y mando… De modo que el ser ciudadano propiamente se reduce a poder o no poder tener algún cargo o magistratura en la república35.

  • 36 Siempre hay que citar sendos ejemplos de Juan Costa, Gobierno del ciudadano (1584), ed. de A. Ubach (...)
  • 37 Sobre el papel y el sentido de los consejos y consejeros v. nuestro reciente artículo : « Consejero (...)
  • 38 Es el caso del licenciado Jerónimo de Ceballos (1560-1644). Al respecto v. Salustiano de Dios, « La (...)
  • 39 Gaspar Melchor de Jovellanos, Informe de la Sociedad Económica de Madrid al Real y Supremo Consejo (...)
  • 40 Juan Meléndez Valdés, Discursos forenses (1791-1809), ed. de J. Esteban, Madrid, Fundación Banco Ex (...)
  • 41 Gregorio Mayans Y Siscar, Idea de un diccionario universal de jurisprudencia (1768), ed. de A. Mest (...)

10La identificación del ciudadano con el para-nobiliario regidor municipo-concejil estaba servida, máxime cuando esta figura institucional fue común a todos los territorios de la monarquía española a partir del siglo xviii debido a la unificación administrativa borbónica36. Por otra parte, se suponía un lugar de intermediación entre la monarquía y el pueblo/pueblos, siendo los ciudadanos los consejeros de la república37. De la esfera local-municipal a la nacional sólo había un paso cualitativo, máxime si se agrandaba el concepto de patria a la que se debía servir por parte del buen ciudadano; e incluso se pudo llegar a la ciudadanía del mundo, algo tan querido desde el cosmopolitismo de la Ilustración. Además, los regalistas de primera hora, comprendían a los eclesiásticos en las filas de los ciudadanos a la hora de cumplir con sus obligaciones – fundamentalmente fiscales – para con el rey38; aparte de que todos, igualmente, tenían que aspirar a llegar a ser ciudadanos del cielo, esto es, santos, según la normal economía de la salvación cristiana. Tampoco vendrían mal la paulatina extinción de los prejuicios anticonversos y antimercaderes que fueron tan frecuentes en el siglo xvi (con la proliferación de estatutos de limpieza de sangre y oficios), pero ya casi inútiles en el xviii, por mucho que estuvieran legalmente vigentes sus caducos estatutos. En este momento histórico, por cierto, junto a pueblo aparece el término « paisano », que también denota naturaleza de un lugar concreto, como país equivale a paisaje natural (paisanaje). Otro cantar más complejo es ya el de « nación » que se deslizará más adelante con el significado que hoy le damos. De hecho, con el tiempo, ese « buen ciudadano » que tanto se preconizaba sería objeto de las complacencias de nuestros más conspicuos ilustrados e iluminados. Jovellanos propugnaba la consideración, y, por ende, la nobleza de servicio al ciudadano « útil39 ». Ya Meléndez Valdés lo hizo objeto y sujeto preferente de la libertad40. Y por su parte, Mayans y Siscar había elevado la ciudadanía a derecho inalienable, situándola por ello en las antípodas de la esclavitud41.

  • 42 Así se manifiesta, por ejemplo, en Alberto Lista Y Aragón, Elogio histórico del conde de Floridabla (...)
  • 43 Expediente de la insurrección de Guanacaste y Nicoya (Costa Rica, 1812), ed. de R. Fernández Guardi (...)

11En esta movediza frontera histórica entre los siglos xviii y xix, a los viejos significados se le van añadiendo otros nuevos; o, en este caso, más adjetivos y verbos. El pueblo se va constituyendo cada vez más en voz pública y, por tanto, quiere opinar, censurar e intervenir en la gobernanza de sí mismo, intentando solucionar « la nulidad de todos los poderes intermediarios entre el pueblo y el trono42 ». Más allá, el pueblo, esa plebe, que con más frecuencia se rebela, se subleva, es insurgente, tumultuario, comete insurrección « siguiendo el sistema de la libertad … lo que quiere es libertad…43 ». El pueblo, como la nación, quería ser libre, pero en España, en los primeros compases del siglo xix, la revolución para recuperar la libertad se hizo a costa de los usurpadores, esto es, del Imperio francés y del autodenominado emperador Napoleón; o, como mucho, contra una serie de ministros ineptos y entregadamente afrancesados. En ningún caso, contra el rey español…

  • 44 Véase nuestro trabajo : « Revolución e independencia de las Trece Colonias: en los orígenes del pod (...)

12Pero las cosas no eran igual en ambos hemisferios. En el americano, latía con similar fuerza el republicanismo estadounidense, ya estrenado en 1779 y 1787 (revolución y constitución, la primera democrática), con aportaciones del pensamiento y la práctica política inglesa y británica44. Nada más revelador que un fragmento de un famoso discurso del tan traído y llevado – para mal – republicano Simón Bolivar:

  • 45 Discurso de Angostura (1819), ed. M. Pérez Villa, Caracas, Ayacucho, 1976, p. 103 y 112. En este di (...)

La continuación de la autoridad en un mismo individuo frecuentemente ha sido el término de los gobiernos democráticos. Las repetidas elecciones son esenciales en los sistemas populares, porque nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo en un mismo ciudadano el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerle y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía. Un justo celo es la garantía de la libertad republicana, y nuestros ciudadanos deben temer con sobrada justicia que el mismo magistrado, que los ha mandado mucho tiempo, los mande perpetuamente… Un gobierno republicano ha sido, es y debe ser el de Venezuela; sus bases deben ser la soberanía del pueblo: la división de los poderes, la libertad civil, la proscripción de la esclavitud, la abolición de la monarquía y de los privilegios. Necesitamos de la igualdad para refundir, digámoslo así, en un todo, la especie de los hombres, las opiniones políticas y las costumbres públicas45.

13Y es que en una república, el pueblo terminaría siendo, realmente, el cuarto poder, tras el ejecutivo, el legislativo y el judiciario. Y ese pueblo podría ser el receptáculo de lo mejor y de lo peor de la política: como desde el ágora griega y el foro romano un líder lo podía conducir a la gloria… o al desastre:

  • 46 Ibid., p. 78.

Hay en el lenguaje vulgar frases afortunadas que nacen en buena hora y que se derraman por toda una nación, así como se propagan hasta los términos de un estanque las ondas producidas por la caída de una piedra en medio del agua. Muchas de este género pudiéramos citar, en el vocabulario político sobre todo; de esta clase son aquellas que, halagando las pasiones de los partidos, han resonado tan funestamente en nuestros oídos en los años que van pasados de este siglo, tan fecundo en mutaciones de escena y en cambio de decoraciones. Cae una palabra de los labios de un perorador en un pequeño círculo, y un gran pueblo, ansioso de palabras, la recoge, la pasa de boca en boca y, con la rapidez del golpe eléctrico, un crecido número de máquinas vivientes la repite y la consagra, las más veces sin entenderla, y siempre sin calcular que una palabra sola es a veces palanca suficiente a levantar la muchedumbre, inflamar los ánimos y causar en las cosas una revolución46.

  • 47 Cosas que se declaran descaradamente en el famoso Himno de Riego (que después sería oficial en la I (...)

14Pero todavía estaba operativo el providente pueblo de Dios – la Iglesia –, que había reiniciado con el xix una mayor militancia, hacia un pueblo conservador, misoneísta, como reacción a la Enciclopedia y a la Ilustración, y a su corolario, la Revolución (francesas). Empero, de ello se echará la culpa más al clero que a la aristocracia, surgiendo consecuentemente actitudes anticlericales más o menos furibundas, sobre todo a partir del Trienio Liberal de 1820-2347. Hasta tal punto que se llegará a declarar al clero enemigo del pueblo, ya confundido con el Estado:

  • 48 Ibid., p. 25.

El espíritu público de una nación es la opinión pública: la opinión pública sobre un sistema es el juicio que la mayoría de la nación forma sobre las ventajas o desventajas de él; se dice que la opinión pública es la reina del mundo, porque viendo la mayoría de una nación, la conveniencia de un sistema se declara amante suyo, y uniéndose para defenderle, así como se ha unido para probarle, no hay fuerzas humanas que puedan vencerla. Nuestro actual sistema no solo es más conveniente que otro alguno a la mayoría de la nación, sino a todo el pueblo entero, porque pueblo es todo lo que tiene interés en la prosperidad del Estado: es todo lo que ha entrado en la sociedad para llevar sus cargas y sacar sus ventajas recíprocas; se excluyen por consiguiente de la masa pueblo todos los que no se proponen más que participar de sus ventajas, todos los que exigen mucho sin dar nada, y todos los que nada tienen por su industria, por sus propiedades, por sus empleos o por sus servicios. No siendo pueblo esta clase de hombres, su opinión es nula, tanto más cuanto nada les importa que el Gobierno marche como quiera: que el Estado de la Hacienda pública amenace ruina, y que sea ninguna la consideración de su pueblo entre las demás naciones. Nuestro pueblo todo tiene un interés en el nuevo sistema, que por más que se pondere, nunca se presentará tan grande como él es en sí, y los únicos interesados en destruirle son los malos eclesiásticos, que en vez de gloriarse como Jesucristo de ser ricos en virtudes, se glorían de serlo con los despojos del sudor de los miserables; y si esta clase de gentes no son pueblo, porque no tienen en su felicidad interés alguno48

  • 49 Antes de terminar de escribir este trabajo, deslizamos algunas reflexiones al respecto en la ponenc (...)

15Parece que la defección y la caza al Antiguo Régimen comenzaba por su parte, a la postre, más débil. O que el Altar se había mostrado desde siempre como la pieza nodal del sistema, antes aun que el Trono; y que no era tan fácil cortarle la cabeza, como había ocurrido con la o las coronadas… Pero nos hemos ido un poco lejos, por lo que debemos volver sobre nuestros pasos hacia la Constitución de 1812, que habíamos colocado como nuestro punto de llegada49.

  • 50 Promulgada en Cádiz a 19 de marzo de 1812. Manejamos una sencilla edición facsímil, editada por Quo (...)
  • 51 Los ejércitos también aparecen, por tanto, como pueblo. Primer decreto. Dicho juramento sería dirig (...)

16Posando nuestros ojos sobre la Constitución política de la Monarquía Española50, sancionada por unas « cortes generales y extraordinarias », es curioso notar en los decretos iniciales la indicación de « las solemnidades con que debe publicarse y jurarse la constitución política en todos los pueblos de la monarquía y en los ejércitos y armada51… ». No es menos enjundioso el discurso preliminar del anglófilo Agustín de Argüelles Álvarez, más extenso que la constitución misma, del que entresacamos diferentes pinceladas, mientras que dejaremos por ahora el comentario de la constitución misma, por más conocida y porque no deja de ser un texto legal más que filosófico-histórico. Dice, entre otras cosas:

  • 52 Es curioso como indica que « Estos puntos capitales van ordenados sin el aparato científico que usa (...)
  • 53 Dado el sesgo historicista de los padres de esta constitución, indican que dichos derechos ya estab (...)
  • 54 Ibid., p. 1-21.

constitución para la nación española… expectación pública… nación entera… Nada ofrece la Comisión en su proyecto que no se halle consignado del modo más auténtico y solemne en los diferentes cuerpos de la Legislación española… en todo lo concerniente a la libertad e independencia de la Nación, a los fueros y obligaciones de los ciudadanos, a la dignidad y autoridad del rey y de los tribunales, al establecimiento y uso de la fuerza armada y al método económico y administrativo de las provincias52… la noble impaciencia del público… buena voluntad de la Nación… verdadera libertad política y civil… Cortes de los procuradores del reino en las cuales se pedían con el vigor y entereza de hombres libres… mejorar las leyes y las instituciones ha sido el constante objeto de las reclamaciones de los pueblos… no confundir jamás en sus peticiones y reclamaciones los intereses de la Nación con los de los cuerpos o particulares… los derechos de la Nación, del Rey y de los Ciudadanos53… el espíritu de libertad política y civil… La Constitución de la Monarquía española debe ser un sistema completo y bien ordenado, cuyas partes guarden entre sí el más perfecto enlace y armonía… ley política de una monarquía moderada… opinión general de la Nación, del interés común de los pueblos [españoles]… penetrarse profundamente no del tenor de las citadas leyes sino de su índole y espíritu, no de las que últimamente habían igualado a casi todas las provincias en el yugo y degradación sino en las que todavía quedaban vivas en algunas de ellas y las que habían protegido en todas la libertad, la felicidad y bienestar de los españoles…, etc.54.

  • 55 Un poco más adelante se habla de la conveniencia de que el heredero al trono, el príncipe de Asturi (...)
  • 56 Ibid., p. 29. Aquí se introduce incluso la interesante posibilidad de nacionalizar españoles (« der (...)

17A la hora de analizar el plan de esta primeriza constitución del 12, historicista por índole, se hicieron cuatro apartados: 1) « Lo que corresponde a la Nación como soberana e independiente [libre], bajo cuyo principio se reserva la autoridad legislativa »; 2) « Lo que pertenece al Rey como participante de la misma autoridad, y depositario de la potestad ejecutiva en toda su extensión »; 3) « La autoridad judicial delegada a los jueces y tribunales »; y 4) « El establecimiento, uso y conservación de la fuerza armada y el orden económico y administrativo de las rentas de las provincias ». Esto es, « potestad legislativa, ejecutiva y judicial » divididas para afirmar « la libertad y la seguridad », con especial observancia del equilibrio entre el legislativo y el ejecutivo. Y otro fin del texto constitucional es « conservar la integridad del territorio de España… reinos y provincias que componen su imperio en ambos hemisferios… promover y fomentar la unidad de todos los españoles ». A todo esto habría que añadir otras cuestiones nodales como la confesionalidad católica excluyente55; la monarquía moderada (limitada y subrogada) no sólo en la persona del rey sino, sobre todo, en la de sus ministros (todavía secretarios de despacho), y su responsabilidad; los privilegios y deberes de la ciudadanía española, que no debían venir de la gracia de nadie sino de la « naturaleza y la educación »56; la representación parlamentaria permanente (anual) « sin distinción de clases y estados », no estamentalizada en brazos sino por procuradores extraídos del común, de la nobleza y de la Iglesia conjuntamente (tampoco a las antiguas ciudades con voto en Cortes); la plenitud ejecutiva del rey (« Toda la potestad ejecutiva la deposita la Nación por medio de la Constitución en sus manos »); la separación entre la hacienda real y la hacienda estatal y su estricto control; la conformación de un consejo de Estado con la participación de eclesiásticos, nobles y ultramarinos; fijar una única jurisdicción para terminar con las especiales y privilegiadas (salvo la eclesiástica que tendrá que estar sujeta a común acuerdo, y la militar); la igualdad de los derechos para todos los naturales y la igualdad legal para todos los españoles, con la codificación y universalidad de las leyes; la libre elección de los ayuntamientos por parte de los mismos pueblos; o un ejército nacional permanente, una educación pública, etcétera. A la postre, toda la cuestión era remozar « el suntuoso edificio de la libertad política de la Nación… [y] asegurar la libertad civil de los individuos que la componen », que ya no eran meros patres familiae, y, en definitiva, devolver la soberanía a dicha Nación. El conjunto de los artículos de la Constitución vienen a avalar todo el citado preámbulo, que basta por sí sólo para remarcar las continuidades y las novedades de la teoría política en el pasaje del siglo xviii al xix, del Ancien Régime al nuevo Estado liberal.

  • 57 A este respecto repásese la obra de Manuel Pérez Ledesma (coord.), De súbditos a ciudadanos : una h (...)

18La revolución liberal doceañista y, más allá, el independentismo o emancipación americanas (y mucho más tarde asiáticas), pasan del reformismo tradicionalista al rupturismo con el Antiguo Régimen, que se fija en los estertores de la época moderna, en el cercano despotismo ilustrado borbónico dieciochesco y en el extranjerismo de los Austrias de los siglos xvi y xvii. Navegará por la negación y persecución del Trono – menos – y el Altar – más –, también hacia el anticlericalismo57. El pueblo será aupado, pero seguirá siendo manejado. Aún quedará una larga jornada para un pueblo de ciudadanos.

  • 58 Es inútil intentar mesurar todo lo que ha supuesto en la cultura occidental esta iconografía revolu (...)

19Sugerimos como conclusión de estas líneas un ejercicio de comparación gráfica entre las representaciones de la república francesa y las de la república española en los tiempos ya contemporáneos. Que duda cabe que la más arquetípica francesa es la famosa Marianne, máxime desde la icónica obra de Delacroix, La libertad guiando al pueblo (Museo del Louvre, París)58 [Figura 1]:

Figura 1: « Marianne »

20Dicho óleo representa el suceso revolucionario del 28 de Julio de 1830, con bastante más fuerza que la ciclópea y broncínea columna conmemorativa sita en la Place de la Bastille. En ella, el principal atributo de la República-Marianne es ser una libertad dinámica, combativa – y sensual – que dirige al pueblo entero (jóvenes y viejos, pequeños y medianos, soldados… un pueblo unido) a defender sus derechos y a derribar por la fuerza de las armas a un gobierno tiránico por decrépito. Y la Libertad, tocada del libertario gorro frigio, es, a la vez, la Nación, pues empuña la tricolor.

  • 59 Foto del autor (Julio 2916).

21¿La alegoría de la república española es deudora de la francesa? En alguna parte si, pero no exactamente. De hecho, fijémonos en la encarnación plástica de la Constitución de 1812, obra del arquitecto Modesto López Otero y del escultor Aniceto Marinas, situado en la Plaza de España de Cádiz desde su primer centenario, 1912 [Figura 259]. No es el movimiento sino la firmeza la que encarna esta figura: casi a modo de representación helenístico-artemísica de una ciudad o una Atenea-Minerva o una matrona romana, con un espadón en la izquierda pero con una constitución escrita en la derecha, con largo vestido pero con casco marcial, permanece impasible ante los embates de la política, de la Historia… Quizá podemos tildarla de más estática, conservadora, aunque también encarna la guía del pueblo o, más bien, de la nación española. En todo caso, tendríamos que llamarla « Josefina », si seguimos la moda francesa, por no utilizar los nombres más castizos de Josefa o Pepa… Por cierto que esta representación tan rotunda tiene una émula y antecesora en la que campea, por ejemplo, en la Place de la République de París, obra de los hermanos Morice, plantada allí en 1884 [Figura 3].

Figura 2: « Josefina »

Figura 3: La « Marianne de la République » en su plaza de París

22No obstante, las similitudes abundan todavía entre Francia y España en la Primera República de ésta, como podemos ver en la cara de la recién creada moneda de peseta [Figura 4] o en el símbolo de la república progresista española de 1873 [Figura 5].

Figura 4: Representación de España en la cara de la emisión de la primera Peseta (Gobierno Provisional de 1870). La diferencia está sólo en el tocado de corona amurallada.

Figura 5: La Primera República (Federal) Española (1873)

  • 60 Aunque la figura 9 no se puede tildar de tal sino de buena obra de arte, nada menos que del pintor (...)

23En cuanto a naciones y pueblos (o a pueblos nacionalizados) la cosa se representa mejor con féminas… Con todo, la Segunda República Española si acusará en su iconografía una mayor influencia francesa. No en vano, el primer himno de la Rusia Revolucionaria fue la Marsellesa. Con todo, las hibridaciones de modelos serán la tónica, a la vez que se refuerza el carácter popular de las representaciones. Pongamos cuatro ejemplos, diferentes cromos60 [Figuras 6-9]:

  • 61 Utilizando el Diccionario de la lengua española de la RAE, gente es « Pluralidad de personas » o, m (...)
  • 62 Cf. Pablo Sánchez León, « La ciudadanía que hemos perdido. El zóom politikón en perspectiva históri (...)

24En fin, ya no nos corresponde continuar por los derroteros de la Edad Contemporánea, edad o tiempos eminentemente populares, por simple casticismo o por diferentes tendencias socializantes. Es cierto que los conceptos, como las palabras, sufren la fatiga de su abuso. Es lo que está ocurriendo en estos comienzos del siglo xxi. El pueblo, al que todos invocan, sigue en la práctica siendo soslayado, al modo del famoso despotismo ilustrado, tan denostado por cierto por los viejos liberales. Algunos se siguen aprovechando de su desgracia para medrar en el poder. Con el populismo, curiosamente el pueblo está perdiendo forma y sustancia: se ha hecho cada vez más impersonal y se le trata como a un menor, otorgándole un igualitarismo de banda estrecha. La lástima es que en la política retrógrada, por indocumentada, de la actualidad, incluso española o hispanoamericana, el pueblo se haya quedado reducido en una noción tan ramplona, imprecisa y ayuna de notabilidad como lo es el mántrico término de « gente61 », reducido a ovejunos colectivos colectores del maná de un remedo de Estado robinhoodiano. Para este arduo viaje de evolucionar de súbditos y vasallos a conquistar el estado de ciudadanos, y terminar en este pobre resultado, no hacían falta todas estas pesadas alforjas62.

Haut de page

Notes

1 En el seno del Proyecto Nacional de Investigación de Excelencia « Republicanismos, fiscalismos, regalismos. Adhesiones y disidencias en el pensamiento político hispánico en la Alta Edad Moderna (siglos xv al xvii) », REFIRE, 2014-2017, financiado por la Subdirección General de Proyectos de Investigación del Ministerio de Economía y Competitividad del Reino de España (HAR2013-45788-C4-3). Dedicado al profesor Raphaël Carrasco, con los mejores deseos para su merecida jubilación.

2 Gilbert K. Chesterton, « Las tres clases de personas », in Alarmas y digresiones, Barcelona, Acantilado, 2015 (ensayos escritos entre 1908 y 1910), p. 110-114 : « La primera es el pueblo; es la clase más numerosa y, probablemente, la que más valor tiene… es probable que pertenezcamos a ella. La segunda clase podemos llamarla, para entendernos, los poetas; a menudo son una molestia para sus familias, pero, hablando en general, son una bendición para la humanidad. La tercera clase es la de los profesores o intelectuales, en ocasiones descrita como la de los pensadores, que son una plaga para sus familias y también para la humanidad… Pero la división se basa en una verdadera escisión psicológica… Las ideas del populacho son en realidad muy sutiles, aunque no las exprese de forma sutil; de hecho, no las expresa… Los poetas sacan a la luz el apocado refinamiento del populacho… los poetas se distinguen del populacho por su sentimiento y los profesores por su falta de sentimiento… Para elevarse a lo que llaman un plano superior. »

3 Como botón de muestra ver Raúl O. Fradkin (ed.), ¿Y el pueblo dónde está? Contribuciones para una historia popular de la revolución de independencia en el Río de la Plata, Buenos Aires, Prometeo, 2008; Deborah E. Kanter, Hijos del Pueblo. Gender, Family, and Community in Rural Mexico, 1730-1850, Austin, University of Texas Press, 2008.

4 La obra de Régine Robin es paradigmática al respecto. V. su consideración y encuadre en nuestro artículo Jesús Castro Cuenca y Francisco José Aranda Pérez, « El análisis del discurso. Una metodología para el estudio de la Historia Social en la Edad Moderna », in Santiago Castillo (coord.), La Historia Social en España. Actualidad y perspectivas, Madrid, Siglo XXI, 1991, p. 65-86, p. 69. Más reciente: Roberto Ceamanos Llorens, Lingüística e historia social. Los comienzos de una aventura interdisciplinar en la historiografía francesa, Brocar 26, 2002, p. 265-277.

5 En ocasiones hasta se le puede denominar « colegio »: «De esta excomunión del colegio, del pueblo o de la universidad puede absolver el obispo » (caso XXXIIº), in Martín Pérez, Libro de las confesiones (c. 1500) (ed. M. T. Herrera, N. Sánchez, Salamanca, Universidad, 1999).

6 Es costumbre inveterada congregar al pueblo al son del tañido de las campanas, amen de tener éstas otros usos religiosos. A veces « pueblo » es lo mismo que « gobierno », ya no sólo de una localidad sino de alguna facción de la misma. Así, en el Cuaderno de las Cortes celebradas en Zamora el año de 1432 (Madrid, RAH, 1866), se testimonia: « …por cuanto en algunas ciudades y villas y lugares de los mis reinos los labradores por su parte hacen pueblo y universidad, y se ayuntan a hacer muchos repartimientos y derramas, los que son mayores sobre los menores, para hacer dádivas y presentes y para otras muchas cosas que no son necesarias… » (p. 143).

7 Floresta de filósofo, op. cit., dicho 3.074 : « La hacienda hace haber diferencia entre hombre de caballo y el del pueblo común. »

8 Sobre todo desde la tradición de Las Partidas, aunque con algunos antecedentes, como el manuscrito anónimo Bocados de oro, de hacia 1250, publicado por M. Crombach, Romanisches Seminar der Universität von Bonn, Bonn, 1971, in Real Academia Española (RAE): Banco de datos Corpus diacrónico del Español (CORDE) [consulta en 16/02/2016]. Respecto a la volubilidad del pueblo dice : « El que no se aqueja de halagar al pueblo y de sufrir las sus malas costumbres, aquel es gran guiador » (p. 74). Más adelante asevera : « Lo que más endereza el hecho de los pueblos es haber enderezados señores, y lo más que los corrompe es haber corrompidos señores, ca el señor con el pueblo es así como el alma con el cuerpo, ca no puede haber vida sin él » (p. 102). También : « Y conviene al gobernador que no tengo al su pueblo por haber y por heredad, mas téngalos por amigos y por parientes, y no haya sabor por lo que lleva de ellos por fuerza sino por lo que lleva por derecho » (p. 106). No es menos interesante este otro aserto: « … el reinado mantiénese por las leyes, y las leyes establécelas el rey, y el rey es pastor y mantiénese por la caballería, y la caballería gobiérnase con el haber y el haber ajúntase del pueblo y el pueblo es siervo de la justicia, y por la justicia se endereza el mundo » (p. 116). Sobre el rey benéfico: « Pensar de noche en bien del pueblo y mandarlo hacer de día » (p. 134). Pero el pueblo debe someterse: « ¿Con qué se endereza el reinado?… con obedecimiento del pueblo y con justicia del rey » (p. 137)… « Temer el pueblo a su rey es mejor que temer el rey al pueblo. Y obedecer al rey en dos cosas: en lo temer y en lo amar » (p. 184), aunque « … mejor es enderezar al pueblo que muchiguar [aumentar] en la caballería » (p. 140). El ejemplo por antonomasia de rey para su pueblo es Alejandro Magno (Aleixandre).

9 Alfonso X, General Estoria (ed. de P. Sánchez-Prieto Borja y B. Horcajada Diezma), Madrid, Gredos, 1994, tercera parte, p. 228: « Muchedumbre de pueblo parece la dignidad y la gloria del rey, y en poqueza de pueblo, el denuesto del príncipe »… « Sobre el pueblo pobre, león rugiente y oso hambriento serán los príncipes de él » (p. 274).

10 Siete Partidas de Alfonso X, manuscrito de la BN I/766 de 1491, editado por P. Sánchez Prieto, Alcalá de Henares, Universidad, 2004, partida I, ley V.

11 Ibid., partida II, títulos XII al XX.

12 Anónimo, Floresta de filósofos, ed. de R. Foulché-Delbosc, Paris, Revue hispanique, 1904, dicho número 2, atribuido como los demás al filósofo Séneca.

13 Hernando del Pulgar, Crónica de los Reyes Católicos, ed. de J. de M. Carriazo, Madrid, Espasa-Calpe, 1943, I, p. 91.

14 De hecho, el famoso Pedro López de Ayala, en su traducción de las Décadas de Tito Livio, ed. de C. T. Wittlin, Barcelona, Puvill, 1982, « indica que “pueblo” y “plebe” habían esta diferencia: ca pueblo romano esta todo, que quiere decir nobles, no nobles; y plebes era solamente los bajos y los pequeños y los comunes. Y así los nobles eran llamados padres y patricios y los no nobles eran dichos “plebes”, que quiere decir gente del pueblo; y todo en uno era “el pueblo” » (p. 235). A su vez, el pueblo elegía a sus tribunos, ediles y jueces en los plebiscitos. Con todo, aunque se trata de una historia de Roma, la citada traducción se hace con conceptos y palabras del castellano de finales del siglo xiv y comienzos del siglo xv. Por cierto que sobre el mismo tema discurseó nada menos que Maquiavelo (v. infra).

15 Rodrigo Fernández de Santaella, en su Vocabulario eclésiastico, ed. de G. Lozano, Madison, Hispanic Seminary of Medieval Studies, 1992, indica : « Vulgo… tómase por la gente baja y común ». De la misma forma, « divulgar » era informar al pueblo, del mismo modo que « homilía » era predicarle.

16 Cf. Juan Ignacio Fortea Pérez, Juan Eloy Gelabert González, Tomás Antonio Mantecón Movellán (coords.), Furor et rabies: violencia, conflicto y marginación en la Edad Moderna, Santander, Universidad de Cantabria, 2002. « Y es que el pueblo parecía tener más corazón, más pasión, que raciocinio o cerebro. »

17 Como bien refleja para el caso toledano Óscar López Gómez, La sociedad amenazada. Crimen, delincuencia y poder en Toledo a finales del siglo xv, Toledo, Ayuntamiento, 2007.

18 Pedro López De Ayala, Décadas de Tito Livio, op. cit., p. 443.

19 Ibid., p. 498.

20 No nos resistimos a reproducir una consideración del Cuaderno de las Cortes celebradas en Zamora en el año de 1432…, p. I, 4R: « … la ley ama y enseña las cosas que son de Dios. Y es fuente de enseñamiento [enseñanza]. Y maestra de derecho y de justicia. Y ordenamiento de buenas costumbres y guiamiento [guía] del pueblo y de su vida. Y es para hombres y mujeres. Y es guarda del rey y de los pueblos. Y es general a todos. »

21 Cf. Dominique Bertrand, S. I., La política de San Ignacio de Loyola. El análisis social, Bilbao, Mensajero-Sal Terrae, 2003. Especialmente capítulo vi dedicado al pueblo. Que duda cabe que los jesuitas fueron de los máximos teorizadores de este concepto potenciado en el Concilio de Trento. V. también como punto de llegada Walter, S. I. Hanisch Espíndola, El Catecismo Político-Cristiano. Las ideas y la época : 1810, Santiago de Chile, Editorial Andrés Bello, 1970.

22 Y, por el creciente antisemitismo, tildado de « perverso » en gran parte de la literatura y, cómo no, en la documentación inquisitorial. Dicho antisemitismo no es fenómeno exclusivamente español ni moderno…

23 De hecho, toda la primera partida está consagrada al culto cristiano y llena de referencias al pueblo igualmente cristiano. Para más facilidad ver la antología de Las Siete Partidas preparada por F. López Estada y M. T. López García-Berdoy para Madrid, Odres Nuevos de Castalia, 1992.

24 Ibid., partida II, título 20. Lo mismo el rey, en el título 11, al que le corresponde el deber supremo de guardarla y defenderla, sobre todo, en ese momento medieval, con buenas murallas.

25 Ibid., partida II, títulos 12 al 19. La cita del título 13, ley 1.

26 Ibid., partida II, título 21. En los siguientes títulos (hasta el 30) se habla de otros cargos militares, como adalides o almocadenes, y de cuestiones generales de la guerra profesional (por tierra y mar). Que duda cabe que aquí hay muchas interrelaciones con la obra de don Juan Manuel, El libro de los Estados, ed. de I. R. Macpherson y R. B. Tate, Madrid, Castalia, 1991, en donde se habla en la primera parte de la fe cristiana, del emperador, del rey e inmediatamente de la nobleza, dejando poco margen para el pueblo.

27 Los principales hitos en este asunto son las monografías de Joseph Pérez, La revolución de las Comunidades de Castilla (1520-1521), Madrid, Siglo xxi, 1985 ; José Antonio Maravall, Las Comunidades de Castilla. Una primera revolución moderna, Madrid, Alianza, 1981 ; Juan Ignacio Gutiérrez Nieto, Las Comunidades como movimiento antiseñorial : la formación del Bando Realista en la Guerra Civil Castellana de 1520-1521, Barcelona, Planeta, 1973 ; Stephen Haliczer, The Comuneros of Castille, Madison, University of Wisconsin, 1981 ; Pablo Sánchez León, Absolutismo y comunidad : los orígenes sociales de la guerra de los comuneros de Castilla, Madrid, Siglo xxi, 1998.

28 Julio A. Pardos Martínez, « Comunidad y “tradición” municipal : Burgos a mediados del siglo xv », in Mélanges de la Casa de Velázquez, 22, 1986, p. 131-156 ; « Comunidad, persona invisibilis », in Arqueología do Estado. Primeiras jornadas sobre formas de organizaçâo e exercicio dos poderes na Europa do sul. Séculos xiii-xviii, Lisboa, Histórica Crítica, 1988, v. II, p. 935-965 ; Juan Ignacio Gutiérrez Nieto, « Semántica del término “comunidad” antes de 1520. Las asociaciones juramentadas de defensa », in Hispania. Revista Española de Historia, vol. 37, no 136, 1977, p. 319-368.

29 1475, agosto, 25. Valladolid, Archivo Municipal de Toledo, Archivo Secreto, Fondo de Milicias, cajón 17, legajo 27, número 56 (signatura antigua).

30 Sobre la composición y variaciones del poder municipal toledano v. Francisco José Aranda Pérez, Poder y poderes en la ciudad de Toledo. Gobierno, sociedad y oligarquías urbanas en la Edad Moderna, Cuenca-Toledo, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha-Instituto Provincial de Investigaciones y Estudios Toledanos, 1999.

31 Cf. al respecto la obra de Tamar Herzog, Vecinos y extranjeros. Hacerse español en la Edad Moderna, Madrid, Alianza, 2006. Los ejemplos que utiliza son de la Corona de Castilla tanto en la Península Ibérica como en América.

32 « Burgués o ciudadano en la España Moderna: una conceptualización historiográfica » (conjunto con Porfirio Sanz Camañes), in Francisco-José Aranda-Pérez (coord.), Burgueses o ciudadanos en la España Moderna, Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 2003, p. 21-67.

33 Los seis libros de la República (1576), ed. de P. Bravo Gala, Madrid, Tecnos, 1997, p. 35. Añade : « La palabra ciudadano tiene un significado más particular que la palabra “burgués” ; con ella nos referimos propiamente al súbdito natural, que tiene el derecho de integrar corporaciones y colegios así como otros privilegios… » (p. 37-38).

34 De cive/El ciudadano (1646), ed. de J. Rodríguez Feo, Madrid, Debate-CSIC, 1993. Con todo, es extraordinaria la influencia que Hobbes recibió de lo francés, como revela la obra de Louis Roux, Thomas Hobbes, penseur entre deux mondes, Publications de l’Université de Saint-Étienne, 1981. Con todo, como es sabido, Hobbes atribuye toda la soberanía al Estado, con un sentido iusnaturalista pero acendradamente pesimista (Leviathan).

35 Política y razón de Estado (1623), ed. de L. Pereña y C. Baciero, Madrid, CSIC, 1980, p. 40. Los subrayados siempre son nuestros a no ser que se llame la atención sobre lo contrario.

36 Siempre hay que citar sendos ejemplos de Juan Costa, Gobierno del ciudadano (1584), ed. de A. Ubach Medina, Zaragoza, Institución Fernando el Católico, 1998 ; y Juan Castilla y Aguayo, El perfecto regidor (1586), ed. de M. I. García Cano, Universidad de León, 2010.

37 Sobre el papel y el sentido de los consejos y consejeros v. nuestro reciente artículo : « Consejeros del Rey, consejeros de la República. Percepción y práctica habitual en el vademécum político de la Monarquía Hispánica del Quinientos y el Seiscientos », in Studia Historica. Historia Moderna, 38, 2016 (en prensa). Aunque tiene como antecedentes otros dos trabajos propios que desarrollan el tema en general, a saber : « Repúblicas ciudadanas. Un entramado político oligárquico para las ciudades castellanas en los siglos xvi y xvii », Estudis, 32, 2006, p. 7-47; « Un reino de repúblicas. Comunidades políticas oligárquicas y su representación en la Castilla moderna », in María de los Ángeles Faya Díaz (coord.), Las ciudades españolas en la Edad Moderna. Oligarquías urbanas y gobierno municipal, Oviedo, KRK Ediciones, 2014, p. 23-62.

38 Es el caso del licenciado Jerónimo de Ceballos (1560-1644). Al respecto v. Salustiano de Dios, « La doctrina sobre el poder del príncipe en Jerónimo de Cevallos », in El poder del monarca en la obra de los juristas castellanos (1480-1680), Cuenca, Bibliotheca Argentea-UCLM, 2014, p. 567-603.

39 Gaspar Melchor de Jovellanos, Informe de la Sociedad Económica de Madrid al Real y Supremo Consejo de Castilla en el expediente de la Ley Agraria (1794), ed. de J. Lage. Madrid, Cátedra, 1982. Comenta : « Cuando un ciudadano, a fuerza de grandes y continuos servicios, subiere a aquel grado de gloria que lleva en pos de sí la veneración de los pueblos; cuando los premios dispensados a su virtud hubieren engrandecido su fortuna al paso que su gloria, entonces la facultad de fundar un mayorazgo para perpetuar su nombre podrá ser la última de sus recompensas » (p. 237).

40 Juan Meléndez Valdés, Discursos forenses (1791-1809), ed. de J. Esteban, Madrid, Fundación Banco Exterior, 1986. En este caso se trataba de reducir el laberinto de leyes a pocas, claras y breves para dar « al ciudadano toda la libertad que le compete para disponer de sus cosas según su voluntad » (p. 140).

41 Gregorio Mayans Y Siscar, Idea de un diccionario universal de jurisprudencia (1768), ed. de A. Mestre, Valencia, Ayuntamiento de Oliva-Diputación de Valencia, 1985 : « 109. El esclavo que ni tiene libertad, ni derecho de ciudadano, ni de familia, no tiene cabeza civil, esto es, no es persona civil » (p. 546).

42 Así se manifiesta, por ejemplo, en Alberto Lista Y Aragón, Elogio histórico del conde de Floridablanca (1808), ed. de A. Ferrer del Río, Madrid, Rivadeneira, 1867, p. 517 y ss., con ocasión del nombramiento de Floridablanca como embajador de su rey y de su pueblo ante la Santa Sede « centro del orbe político », primer paso para el aupamiento a primer ministro de un « verdadero español ». Se consideraba que el único cuerpo intermedio entre el monarca y la nación era el Real y Supremo Consejo de Castilla, y se colocaban casi a la par a la Corte y al Pueblo, más bien en el seguidismo político.

43 Expediente de la insurrección de Guanacaste y Nicoya (Costa Rica, 1812), ed. de R. Fernández Guardia, Barcelona, Viuda de Luis Tasso, 1907, p. 369 y 373. Como se ve, todavía no se consideraba la libertad como algo intrínsecamente positivo, ni mucho menos para las autoridades españolas.

44 Véase nuestro trabajo : « Revolución e independencia de las Trece Colonias: en los orígenes del poder de los Estados Unidos de América », in José Gregorio Cayuela Fernández (coord.), Un siglo de España : centenario 1898-1998, Cuenca, Coedición Cortes de Castilla-La Mancha / Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha / Universidad de la Habana, 1998, p. 381‑400.

45 Discurso de Angostura (1819), ed. M. Pérez Villa, Caracas, Ayacucho, 1976, p. 103 y 112. En este discurso de ofrecimiento de una constitución y un régimen parlamentario, Bolívar declaró que « uncido el pueblo americano al triple yugo de la ignorancia, de la tiranía y del vicio » (p. 105). Profético contra los autodenominados bolivarianos.

46 Ibid., p. 78.

47 Cosas que se declaran descaradamente en el famoso Himno de Riego (que después sería oficial en la II República Española); o bien en planes políticos tan explícitos como el expresado por Juan Romero Alpuente, Discurso sobre el ministerio actual (1822), ed. de A. Gil Novales, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 1989, II, p. 14: « La opinión pública, que es la guía más segura en tiempos como los presentes basta para conocerlos, y juzgar sobre sus operaciones [el clero]; y si se buscan hechos, en primer lugar, una vez que el espíritu público de los pueblos es el de los curas, sépase cuantos hay en cada obispado amantes de la Constitución, y desafectos o indiferentes de ella, y sin titubear puede echarse el fallo sobre si los obispos son o no convenientes, y a su consecuencia deben o no ser conservados, porque a ejemplo del obispo se compone el clero; en segundo lugar, es una presunción vehementísima la de que los autores de un delito son los interesados en él, y es justo el castigo de consentidores a los que pudiendo impedirles no le impidieron. Así que, siempre que se levante en un pueblo algún alboroto contra la Constitución, o entre en él alguna partida de traidores, que estando decidido el pueblo a favor del sistema, pudo y debió atacarse y deshacerse, y no se hizo, sin detenerte traslada luego a otros puntos todos los frailes, y los principales sujetos del clero secular que hubiera; y si en él estuviere, o debiere estar el obispo, ocúpale las temporalidades, y extráñale del reino. »

48 Ibid., p. 25.

49 Antes de terminar de escribir este trabajo, deslizamos algunas reflexiones al respecto en la ponencia : « Un itinerario republicano. Del “pueblo” a la “ciudadanía” en la historia y el pensamiento políticos hispánicos en la Edad Moderna », in Coloquio Internacional El lenguaje político más allá de la política. Hacia una historia de los conceptos sociales, culturales y jurídicos en los mundos ibéricos, siglos XVIII-XX, organizado por el Grupo de Historia Intelectual de la Política Moderna de la Universidad del País Vasco, la Red Iberconceptos y el proyecto Staraco, celebrado en la Casa de Velázquez, Madrid, el 5 y 6 de septiembre de 2016.

50 Promulgada en Cádiz a 19 de marzo de 1812. Manejamos una sencilla edición facsímil, editada por Quorum, Cádiz, 2008, salida originalmente de las prensas de la Imprenta Tormentaria (¡curioso nombre!).

51 Los ejércitos también aparecen, por tanto, como pueblo. Primer decreto. Dicho juramento sería dirigido por los jefes respectivos de cada ayuntamiento, reunidos los vecinos por parroquias, y hecha la lectura de la constitución (íntegra) por el cura párroco, acompañado todo por salvas, campanas, por supuesto misas, Te Deum, etc. Lo propio se haría en los tribunales, cabildos y comunidades eclesiásticas, universidades y cualquier tipo de corporación. Al mismo tiempo se decretó una amnistía para los presos…

52 Es curioso como indica que « Estos puntos capitales van ordenados sin el aparato científico que usan los autores clásicos en las obras de Política o tratados de Derecho público, que la Comisión creyó [que] debía evitar por no ser necesario, cuando no fuese impropio, en el breve, claro y sencillo texto de la ley constitutiva de una monarquía. Pero al mismo tiempo no ha podido menos de adoptar el método que le pareció más análogo al estado presente de la Nación, en que el adelantamiento de la ciencia del Gobierno ha introducido en Europa un sistema desconocido en los tiempos en que se publicaron los diferentes cuerpos de nuestra legislación; sistema del que ya no es posible prescindir absolutamente… » (p. 2). Más adelante lamenta la falta de estudios y propugnación del sistema parlamentario de las Cortes desde la Guerra de Sucesión Española, y curiosamente se fija más en el viejo sistema de las cortes aragonesas (« Mas nada de esto es comparable a lo que disponía la Constitución de Aragón para asegurar los fueros y libertades de la Nación y de los ciudadanos ») y también navarras… para cargar las tintas a este respecto contra los reinados anteriores de los despóticos Carlos III y Carlos IV, evidentemente « castellanistas ».

53 Dado el sesgo historicista de los padres de esta constitución, indican que dichos derechos ya estaban presentes nada menos que en el Fuero Juzgo, el Código Visigótico del siglo viii romanceado en el siglo xiii. La cuestión nodal era el carácter electivo y no esencial de la monarquía, esto es, « la facultad que tenía la Nación para elegir al Rey según el pro común del reino… en que el rey, los prelados, los magnates y el pueblo hacían las leyes » (p. 9-10). Aparte de dicho código tan vetusto se mencionan, como no podía ser de otro modo, las Partidas, el Fuero Viejo, el Fuero Real, el Ordenamiento de Alcalá, el Ordenamiento Real y la Nueva y la Novísima Recopilación (p. 17).

54 Ibid., p. 1-21.

55 Un poco más adelante se habla de la conveniencia de que el heredero al trono, el príncipe de Asturias, jure a la edad de 14 años ante las Cortes « defender la religión católica, apostólica, romana; guardar la Constitución; y obedecer al Rey, ya porque en esta edad puede contraer matrimonio y ser considerado como en estado libre, ya porque el respecto, obediencia y fidelidad a la religión, a la ley y al rey empiezan a ser desde este tiempo los vínculos que le unen más estrechamente a la Nación que algún día habrá de gobernar » (p. 50). Es tal el catolicismo de este texto que sitúa como máximos deberes los que se tienen hacia Dios, la Patria y el Rey (p. 52), lo cual difiere en nada del credo tradicionalista carlista posterior. V. Jordi Canal I Morell, El carlismo. Dos siglos de contrarrevolución en España, Madrid, Alianza, 2000.

56 Ibid., p. 29. Aquí se introduce incluso la interesante posibilidad de nacionalizar españoles (« derechos de ciudad ») a los negros africanos (esclavos) llevados a las Indias.

57 A este respecto repásese la obra de Manuel Pérez Ledesma (coord.), De súbditos a ciudadanos : una historia de la ciudadanía en España, Madrid, Centro de Estudios Constitucionales, 2007.

58 Es inútil intentar mesurar todo lo que ha supuesto en la cultura occidental esta iconografía revolucionaria que aupa al pueblo y a la libertad. Bástenos indicar el enorme influjo de esta obra, y del ambiente en que se confeccionó, en historiadores tan reputados como Jules Michelet, El pueblo (1846) (trad. Española), Méjico, FCE, 2005. La patria (Francia) se convierte en la inspiración, en la religión del pueblo… Rasgo por cierto cuyos ecos llegará hasta don Miguel de Unamuno, aunque desde una percepción más derrotista.

59 Foto del autor (Julio 2916).

60 Aunque la figura 9 no se puede tildar de tal sino de buena obra de arte, nada menos que del pintor alcireño Teodoro Andreu, de la escuela sorollesca.

61 Utilizando el Diccionario de la lengua española de la RAE, gente es « Pluralidad de personas » o, más significativamente, « Con respecto a quien manda, conjunto de quienes dependen de él ». Lejos queda la etimología latina de gente como nación o pueblo, precisamente, como sublimación de la propia tribu o familia, para ser el rebaño que se sitúa detrás de un líder estridente.

62 Cf. Pablo Sánchez León, « La ciudadanía que hemos perdido. El zóom politikón en perspectiva histórica », in Manuel Pérez Ledesma, Luis Enrique Alonso Benito (coords.), Ciudadanía y democracia, Madrid, F. Pablo Iglesias, 2000, p. 37-66.

Haut de page

Table des illustrations

Légende Figura 1: « Marianne »
URL http://journals.openedition.org/etudesromanes/docannexe/image/5844/img-1.jpg
Fichier image/, 8,3M
Légende Figura 2: « Josefina »
URL http://journals.openedition.org/etudesromanes/docannexe/image/5844/img-2.jpg
Fichier image/, 1,0M
Légende Figura 3: La « Marianne de la République » en su plaza de París
URL http://journals.openedition.org/etudesromanes/docannexe/image/5844/img-3.jpg
Fichier image/, 2,0M
Légende Figura 4: Representación de España en la cara de la emisión de la primera Peseta (Gobierno Provisional de 1870). La diferencia está sólo en el tocado de corona amurallada.
URL http://journals.openedition.org/etudesromanes/docannexe/image/5844/img-4.jpg
Fichier image/, 836k
Légende Figura 5: La Primera República (Federal) Española (1873)
URL http://journals.openedition.org/etudesromanes/docannexe/image/5844/img-5.jpg
Fichier image/, 864k
Légende Figura 6
URL http://journals.openedition.org/etudesromanes/docannexe/image/5844/img-6.jpg
Fichier image/, 836k
Légende Figura 7
URL http://journals.openedition.org/etudesromanes/docannexe/image/5844/img-7.jpg
Fichier image/, 1,1M
Légende Figura 8
URL http://journals.openedition.org/etudesromanes/docannexe/image/5844/img-8.jpg
Fichier image/, 888k
Légende Figura 9
URL http://journals.openedition.org/etudesromanes/docannexe/image/5844/img-9.jpg
Fichier image/, 818k
Haut de page

Pour citer cet article

Référence papier

Francisco José Aranda Pérez, « Pueblo o sociedad en el pensamiento político español de la modernidad », Cahiers d’études romanes, 35 | 2017, 167-192.

Référence électronique

Francisco José Aranda Pérez, « Pueblo o sociedad en el pensamiento político español de la modernidad », Cahiers d’études romanes [En ligne], 35 | 2017, mis en ligne le 02 juin 2018, consulté le 15 août 2018. URL : http://journals.openedition.org/etudesromanes/5844 ; DOI : 10.4000/etudesromanes.5844

Haut de page

Auteur

Francisco José Aranda Pérez

Universidad de Castilla la Mancha, Toledo, Espagne

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Cahiers d'études romanes est mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Centre aixois d’études romanes
  • Logo Aix-Marseille Université
  • OpenEdition Journals