Navigation – Plan du site

Sociedad Civil versus Elites. Las transiciones a la democracia en España y Chile

Société civile versus Élites. Les transitions à la démocratie en Espagne et au Chili
Civil Society versus Elites. Transitions to democracy in Spain and Chile
Alvaro Soto

Résumés

En Espagne comme au Chili, la société civile et les élites ont participé aux processus de transition à la démocratie et à la transition elle-même, bien que leur rôle respectif dans les deux pays ait été différent. En Espagne, la société civile a eu un rôle central jusqu'aux élections du 15 juin 1977 - qui ont posé les bases de la transition - avant de céder la place aux élites. Au Chili, ces dernières ont toujours joué un rôle prépondérant, ne se tournant qu'exceptionnellement vers la société civile comme notamment lors de la campagne d'inscription sur les listes électorales en vue du plébiscite du 5 octobre 1988. Elles ont, par la suite, assumé un leadership exclusif et encouragé la démobilisation sociale.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Un recorrido sobre la historiografía existente en Álvaro Soto Carmona, “Ni modélica ni fracasada. L (...)

1Tanto en España como en Chile la sociedad civil y las elites participaron en los procesos que condujeron a la democracia y en el propio periodo de transición, aunque el protagonismo en cada país fue distinto. En España la sociedad civil fue la protagonista hasta las elecciones fundacionales del 15 de junio de 1977, para dar paso a continuación a las elites1. En Chile estas últimas siempre tuvieron un papel predominante, acudiendo de forma excepcional a la sociedad civil en la campaña para la inscripción en los registros electorales anterior al plebiscito del 5 de octubre de 1988, para después tomar el protagonismo en exclusiva y alentar la desmovilización.

  • 2 Claudio Fuentes Saavedra, El Pacto. Poder, Constitución y prácticas políticas en Chile (1990-2010), (...)

(…) El ciclo político 1990-2010 se caracteriza precisamente por la ausencia de la ciudadanía. Las principales decisiones políticas se tomaron en los pasillos de las sedes del Poder Ejecutivo y Legislativo, y no se crearon espacios para el involucramiento del pueblo. Los legisladores delegaron poder en un grupo relativamente reducido de actores políticos, quienes fueron definiendo los contornos de esta reforma. Reinó una elevada disciplina partidaria, un papel proactivo del Ejecutivo y las negociaciones de una elite política altamente especializada2.

  • 3 Manuel Antonio Garretón, La sociedad en que vivi(re)mos. Introducción a la sociología al cambio de (...)

2Los caminos para alcanzar la democracia fueron básicamente cuatro desde el inicio de la "tercera ola de democratización": fundaciones democráticas, reformas, transiciones y revoluciones. Los tres primeros se dieron en América Latina3, aunque también en otros lugares; mientras que el último tuvo sus principales manifestaciones en Europa central y oriental.

3Las transiciones a las democracias son procesos de naturaleza política en los que se manifiesta un conflicto de intereses, que suele ser resuelto por acuerdos entre las elites políticas provenientes del régimen autoritario y de la oposición al mismo. Toda transición a la democracia implica una ruptura, pero no todos los procesos de transición son rupturistas, pueden ser reformistas. Como explica Duverger para el caso español :

  • 4 Maurice Duverger, Instituciones políticas y derecho constitucional, Barcelona, Ariel, 1984, p. 492.

La reforma fue el fruto de una necesidad de autotransformación del Estado y constituyó un proyecto político que fue paulatinamente modificándose en función de los impulsos interiores y exteriores pero sin abandonar en ningún momento el objetivo que había perseguido desde el principio: el control de la transición y el control del nuevo tipo de Estado a instaurar ejercido desde los mismos centros e instituciones de decisión inscritos en la anterior forma de Estado4.

  • 5 “Concertación de Partidos por la Democracia : Programa de Gobierno. Comisión Administración del Est (...)

4En Chile se asistió más a un traspaso de gobierno que de poder, una vez que Patricio Aylwin fue investido como presidente de la República5. Ricardo Lagos calificó el traspaso como “la transmisión hipócrita”; además, hubo una total ausencia de colaboración por parte del gobierno autoritario:

  • 6 Rafael Otano, Crónica de la Transición, Santiago de Chile, Planeta, 1995, p. 107.

Pero lo más inquietante era la ausencia de papeles y documentos, el blanco de los escasos computadores. Como alguien comentaba con humor: “Ya se sabe que, en las últimas semanas del gobierno de Pinochet, la quema de papeles hizo que no se pasase frío en las distintas reparticiones de la administración pública”. El archivo del Ministerio del Interior, sin duda el más importante, había desaparecido sin dejar rastro6.

5En España como en Chile el control de los aparatos del Estado siguió en manos del personal vinculado con el régimen autoritario, lo cual define al proceso como reformista, aunque la paradoja fue que mientras que en España los gobiernos elegidos eran reformistas, aunque provenían del franquismo; en Chile eran rupturistas y provenían de la oposición.

6Una de las características específicas de los procesos de transición es que durante un tiempo conviven elementos autoritarios con otros democráticos. A lo largo del proceso los primeros van desapareciendo, siendo sustituidos por los segundos, a no ser que se asista a una regresión autoritaria. El paso de un Estado no democrático a uno democrático se puede comprobar por los cambios que se producen al desaparecer el Estado con Derecho e instaurarse el Estado de Derecho. Las normas básicas que caracterizan éste son la antítesis del Estado Autoritario.

  • 7 Los protagonistas de dichos procesos políticos tienen la tentación de situar el comienzo del proces (...)

7Existe un amplio consenso en situar el comienzo de la transición a la democracia en España cuando se produce la muerte del dictador el 20 de noviembre de 1975, y en Chile con la victoria del No en el plebiscito del 5 de octubre de 19887. Mayor controversia hay en las fechas del final de los procesos de transición.

8En nuestro análisis, para evitar depender exclusivamente de factores jurídico-políticos, pese a su importancia, vamos a centrarnos en la posible existencia de amenazas autoritarias de regresión, las cuales al generar incertidumbres obliga a que la acción de gobierno se sitúe a la defensiva, evitando o tratando de superar aquellos temas que condicionan negativamente el camino hacia la democracia.

9En el caso de España las incertidumbres fueron básicamente tres: el golpismo, la organización territorial del Estado y la configuración del sistema de partidos. En Chile fue la presencia del general Augusto Pinochet, primero como presidente de la República, después como inamovible comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, y por último como senador vitalicio.

10El golpismo fue una amenaza permanente en el proceso español, además se alimentó del fracaso electoral de los grupos de la ultraderecha que apoyaban el franquismo, lo que les llevó a plantear la “estrategia de tensión” como la forma más idónea de hacer inviable la transición. El punto culminante fue el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981.

11En España se relacionó el cambio democrático con la desaparición del modelo centralista de gobierno que había estado presente prácticamente durante toda la época contemporánea. La Constitución acabó con la estructura unitaria del Estado para establecer una estructura compuesta. El “derecho a la autonomía” se ligó al poder constituyente.

  • 8 Álvaro Soto Carmona, “Las derechas en el laberinto. En busca de un proyecto realista y democrático” (...)

12El mayor problema a la hora de constituir un sistema de partidos estable residió en el carácter transitorio de Unión de Centro Democrático (UCD) y en la dificultad de la derecha española de crear un partido sólido con posibilidades de ser alternativa de gobierno. La derecha catalana y vasca buscó en el nacionalismo su representación política, lo que les condujo a apostar más por un proyecto nacionalista que nacional8.

13La creación de UCD trataba de reproducir un “centro político” al estilo europeo, pero en el caso español se hizo de forma “anómala”. En Europa el “centro político” se constituía de tres grandes familias políticas: democristianos, liberales y socialdemócratas. Los grupos regionalistas existían, pero dentro de estos ámbitos ideológicos. Lo “anómalo” en España fue el peso que tuvieron las personas provenientes del franquismo político.

14En Chile la presencia del general Pinochet constituyó la principal incertidumbre en el proceso de transición, que no se despejó hasta que que fue detenido en Londres en octubre de 1998. Durante casi el año y medio que estuvo en Londres, Pinochet perdió su imagen de intocable, se fue desvaneciendo el miedo que había impuesto y los chilenos comprobaron que era vulnerable. Desde un punto de vista político, la detención significó el finan de su poder.

15Pero hasta ese momento la personalidad de Pinochet le condujo a mantener un permanente pulso con las autoridades elegidas democráticamente y con sus decisiones. Así antes de la “transmisión de poderes” dejó clara su postura respecto a la posibilidad de que se exigiesen responsabilidades por las violaciones de los derechos humanos durante su mandato:

  • 9 Declaraciones de Augusto Pinochet a la Revista Qué Pasa (14 de octubre de 1989), citado por Luis A. (...)

Yo no amenazo. No acostumbro amenazar. No he amenazado en mi vida. Yo sólo advierto una vez ‘nadie me toca a nadie’. El día que me toquen a algunos de mis hombres se acabó el Estado de Derecho. Eso lo he dicho una vez y no lo repito más, pero que sepan que va a ser así. Bien clara la cosa9.

16Buena muestra de ello fueron los permanentes desplantes, provocaciones, y amenazas (“Ejercicio de Seguridad, Alistamiento y Enlace”, diciembre de 1990; el “boinazo”, mayo-junio de 1993; concentración de militares en Punta Peuco en julio de 1995) que realizó durante la presidencia de Aylwin y Frei Ruiz-Tagle.

  • 10 Informe realizado por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación. La Comisión fue presidida po (...)
  • 11 Para la Comisión de Derechos Humanos, “(…) las Fuerzas Armadas, como institución, no han colaborado (...)
  • 12 La Época, 28 de marzo de 1991.

17Cuando se produjo la presentación del Informe Rettig10 (Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación), el general Pinochet dijo de él que es una “verdad incompleta” y los miembros de las Fuerzas Armadas “no tenemos que arrepentirnos” de lo sucedido, ya que fueron llamados “a intervenir en la crisis institucional en que el país se encontraba11. No aceptaba que se le acusara de acciones de apremio y tortura, ni que se le condenara, pues él consideraba haber “salvado la libertad y la soberanía de la patria12”.

  • 13 El Mercurio, 4 de septiembre de 1991.

18Poco después no dudó en humillar a las víctimas. Así durante el mes de septiembre de 1991 se encontraron restos de detenidos desaparecidos en el Patio 29 del Cementerio General de Santiago, cuando a la salida de una conferencia los periodistas preguntaron a Pinochet sobre los cuerpos encontrados, dos y tres cuerpos por tumba en la fosa común, respondió con sorna: “¡Qué economía más grande!13”.

19Ambas transiciones se dieron en un periodo favorable desde el punto de vista internacional. La española se produjo durante la “coexistencia pacífica” y el “deshielo” establecido durante la Conferencia de Helsinki; y la chilena, en plena decadencia de la Guerra Fría y la caída del Muro de Berlín.

1. Elites y sociedad civil.

  • 14 Andrew Arato, “Emergencia, declive y reconstrucción del concepto de sociedad civil. Pautas para aná (...)

20La sociedad civil implica la capacidad de la población de auto-organizarse al margen del Estado autoritario, y en apelación a una esfera pública no mediatizada por ningún Estado ni partido14. En España, desde los años sesenta, se dieron las condiciones legales y sociales para que se fueran constituyendo diversos tipos de asociaciones al margen del Estado, capaces de crear una red que permitiese recoger y encauzar las demandas de los ciudadanos, a la vez que se constituían como lugares de aprendizaje de la democracia, de agitación y movilización. Estas asociaciones se comunicaron entre sí con el fin de llevar a cabo acciones colectivas no institucionales. Se trataba de que los individuos realizaran esfuerzos conjuntos dirigidos a influir en la distribución existente del poder.

  • 15 Sidney Tarrow, “Mass Mobilization and Regime Change : Pacts, Reform, and Popular Power in Italy (19 (...)

21Los medios a través de las cuales la sociedad civil condiciona los procesos de transición fueron la movilización y el voto15. Ambas formas de presión obligaron a los actores políticos y sociales a variar su discurso y a adaptarse, no sólo a aquello que la sociedad demandaba, sino también a la puesta en práctica de un método que no implicase la ruptura con el pasado más inmediato. Aquellos actores que optaron por mantener sus postulados por encima de la sociedad civil cayeron en la marginalidad o desaparecieron.

22Existen unas diferencias sustanciales entre España y Chile en cuanto al tipo de sociedad y la cultura política. En España a lo largo de los años sesenta se fue transformando la sociedad, asistiéndose a un proceso de cambio que produjo la quiebra del viejo sistema de clases y su sustitución por uno “emergente”, que respondía a la estratificación propia de las modernas sociedades capitalistas. Se produjo un importante descenso de los activos agrarios y de los obreros industriales sin especializar, al mismo tiempo que aumentaban los asalariados en el conjunto de la población activa. Fue especialmente intenso el incremento de la “nueva clase media”. Los rasgos distintivos de dicha transformación fueron: desruralización, asalarización y mesocratización.

  • 16 Arturo León, Javier Martínez, “La estratificación social chilena hacia fines del siglo XX”, en Cris (...)

23En Chile el modelo económico implantado por la dictadura rompió los lazos de solidaridad, propiciando un fuerte individualismo y la mercantilización de las relaciones sociales. A mediados de la década de los ochenta las tendencias de la sociedad marcaban una desestructuración cuyas claves eran “la inorganicidad, la exclusión y la impermeabilidad16”. En cuanto a la inorganicidad se refiere a la pérdida de identidad por pertenecer a una clase social.

24Ello supuso la pérdida de identidad de la clase obrera chilena, con una marcada caída en la tasa de asalarización, abundante mano de obra sin empleo formal, lo que dificultad para el acceso al trabajo estable de mujeres y jóvenes, descenso salarial y una intensa competencia, todo lo cual rompía los lazos de solidaridad. Los rasgos distintivos de lo sucedido en Chile se pueden resumir en: desobrerización, terciarización y burocratización del empleo. La comparación entre ambas transformaciones explica que el peso de la sociedad civil fuera mayor en España.

  • 17 Una explicación del sistema político en Enrique Cañas Kirby, Proceso político en Chile. 1973-1990, (...)

25En cambio la cultura de la negociación política en España era prácticamente inexistente, debido a la persistencia de regímenes autoritarios y a la falsificación de la opinión pública respecto al sistema político. Chile, por el contrario, se situaba en las antípodas de España: Tras los convulsos años veinte y primeros treinta con la irrupción de las masas, la vida política se estabilizó con la presidencia de Arturo Alessandri, seguido de sucesivos gobiernos elegidos democráticamente de distinto signo. Pero las características del sistema de partidos en Chile, altamente competitivo, y la disfuncionalidad que se originaba al no coincidir las elecciones presidenciales con las parlamentarias, hacían que la negociación entre los partidos fuera fundamental para la viabilidad del sistema17. Así se fue desarrollando una potente capacidad de negociación entre las elites partidarias, que si bien se convierte en intransigencia en 1972 y 1973, vuelve a recuperarse a lo largo de la década de los ochenta. De hecho, entre las explicaciones de la victoria del No en el plebiscito no se debe de olvidar que la oposición logró jugar con las armas que conocía, mientras que los militares y la derecha autoritaria no estaban preparados al no tener cultura de negociación.

26Los acuerdos entre las elites partidarias más importante en España fueron los de la Moncloa (octubre de 1977) y el pacto constitucional. Son una excepción en la historia política española y suponen la ruptura con un pasado donde primaba la intransigencia.

27La transición en España estuvo marcada desde el punto de vista económico por la crisis que fue “profunda, grave y mundial”. Comenzó en 1973 en la mayoría de los países y se agravó a partir de 1979, para iniciar una tímida recuperación a finales de 1981. En España, la crisis económica no se dejó sentir hasta 1974, representando el final de una larga etapa de prosperidad y el comienzo de un periodo marcado por el estancamiento y la inflación.

28Los últimos gobiernos de la dictadura y los primeros de la transición fueron incapaces de hacer frente al creciente deterioro de la economía, más preocupados por el difícil momento político que por los desequilibrios de la economía. Fue el primer gobierno salido de las urnas el que tomó conciencia de la situación, junto al resto de los actores políticos y sociales, poniendo en marcha la política del consenso en el campo económico y social con la firma de los Acuerdos de la Moncloa (octubre de 1977).

29La lucha contra la inflación constituyó el objetivo prioritario, por lo que era necesario conseguir un acuerdo sobre reducción de los incrementos salariales. El planteamiento del gobierno abría una etapa basada en la negociación y el compromiso.

30Los Acuerdos de la Moncloa definen un nuevo funcionamiento de la economía española al crear o desarrollar instituciones fundamentales del Estado del Bienestar, y posibilitar así la puesta en marcha de una política económica homologable con las economías europeas. La reforma fiscal fue una pieza básica. El objetivo que se perseguía era igualar para 1978 la recaudación por imposición directa con la recaudación por imposición indirecta, continuando en sucesivos ejercicios con la progresividad fiscal. Los anteriores cambios se centraron en la reforma de la estructura de los presupuestos del Estado, con un incremento del sector público.

31Por último, los Acuerdos de la Moncloa incluían una política de rentas, que obligó a la subordinación de la negociación colectiva a la política macroeconómica. El crecimiento de los salarios se limitó al objetivo gubernamental de inflación, estableciendo los aumentos salariales de acuerdo con la inflación esperada y no con la inflación histórica. Esta estrategia dio lugar al inicio de una política neocorporativa.

  • 18 Miguel Ángel Giménez Martínez, Las Cortes Españolas en el régimen de Franco. Nacimiento, desarrollo (...)

32El punto de partida del consenso constitucional en España fue la aprobación por las Cortes franquistas de la Ley para la Reforma Política(LRP)18. La misma se convirtió en una ley-puente que permitió el paso del régimen autoritario al democrático. Partía de la necesidad de la auto-transformación del Estado, controlando los cambios desde el poder (reformismo). Permitió “el paso pacífico de la legalidad franquista a la legalidad democrática” a la vez que “siguiendo la legalidad se vulnera el contenido de dicha legalidad”. Nos encontramos pues ante una “auto-ruptura”.

33El proceso auto-constituyente se inició con la Ley para la Reforma Política y concluyó con la aprobación de la Constitución. En él se combinaron dos condicionantes: el contenido de la LRP y la constitucionalización de la Corona. Ambos se presentaban como hechos consumados y suponían una línea de continuidad con el régimen anterior. No estamos ante un proceso constituyente “originario e ilimitado”, sino que procede directamente de la legalidad anterior.

34Los temas objeto de mayor disputa fueron los referidos a la inclusión del término “nacionalidades”, y como derivación a la estructura territorial del Estado; la enseñanza, ligada al papel de la Iglesia en la misma; las Fuerzas Armadas; el cierre patronal, la huelga y la ley electoral; y en menor medida la fijación de la mayoría de edad y la abolición de la pena de muerte. En todos ellos se llegó a acuerdos a través de la negociación. La votación puso de manifiesto el amplio consenso conseguido.

35La aprobación por referéndum de la Constitución implicó dotar a la monarquía de legitimidad democrática. En ningún momento los partidos de la izquierda con representación parlamentaria, tradicionalmente republicanos, plantearon un plebiscito sobre dicho tema. Los principios que conformaron el sistema político fueron: Estado social y democrático de derecho, monarquía parlamentaria, y Estado autonómico.

36La Constitución de 1978 representó el restablecimiento jurídico-formal de la democracia en España y una indudable conquista de los sectores democráticos. Pero siendo eso lo importante, no debemos de ocultar los pasivos que contiene, tales como las imperfecciones en la técnica jurídica, fruto del compromiso político y las imprevisiones.

  • 19 El País, 11 de octubre de 2003.

37En Chile los dos acuerdos entre las elites más sobresalientes fueron el Acuerdo Nacional para la Transición a la plena Democracia (1985) y las reformas constitucionales de 1989. El primero coincidió con las movilizaciones de la oposición contra la dictadura. Nos referimos a las “Jornadas de Protestas Nacional” que se produjeron entre mayo de 1983 y julio de 1986. En opinión de Enrique Krauss las estrategias de movilización “aparte de no lograr ningún resultado, generaban pérdidas de vidas humanas, encarcelamientos y daños en los precarios bienes de los pobres19”.

38El hecho más significativo fue que la Democracia Cristiana (DC) tenía que salir de su aislamiento político, al haber apoyado la dirección de dicho partido el golpe de Estado de 1973. Esta circunstancia va a marcar la vida política de muchos chilenos, en especial de Patricio Aylwin, no sólo por su importancia, sino sobre todo porque va a condicionar algunos comportamientos durante la oposición a la dictadura y también durante su gestión como presidente de la República.

39Así la DC se movió con el “pecado original” de haber apoyado el golpe de Estado y unas profundas diferencias internas, que sólo se superaron volviendo a la senda democrática, pasando entonces a ser considerada por el régimen militar parte de la oposición.

  • 20 “Exposición del Señor Patricio Aylwin Azócar” en Instituto Chileno de Estudios Humanístico, Una sal (...)

40Esto se produjo a comienzos de la década de los ochenta. En 1984, Aylwin se manifestó por la tesis de utilizar la Constitución de 1980, apartándose de la estrategia de movilización social y excluyendo a los comunistas de cualquier alianza o coalición electoral20. Dentro de esa estrategia se inscribe el Acuerdo Nacional para la Transición a la Plena Democracia suscritos en agosto de 1985 en Santiago de Chile. La iniciativa correspondió al cardenal de Santiago, Juan Francisco Fresno. El objetivo político que buscaba con el Acuerdo era la democracia a través de la “reconciliación nacional”, excluyendo a los comunistas. Los partidos firmantes fueron: Unión Nacional, Liberal, Nacional, Demócrata Cristiano, Social Democracia, Radical, Unión Socialista Popular, Socialista, Socialista (fracción Mandujano), e Izquierda Cristiana.

  • 21 La Concertación de Partidos por la Democracia, tiene su origen en la Concertación de Partidos por e (...)

41El segundo tema en el que las elites tuvieron un papel central en Chile fue las reformas constitucionales de 1989. Tras la victoria del “No” en el plebiscito, y antes de la celebración de las elecciones presidenciales y parlamentarias, se produjo un pulso entre el gobierno no democrático y la Concertación de Partidos por la Democracia21 sobre el contenido de las necesarias reformas de la Constitución de 1980.

  • 22 A finales de la década de los sesenta los partidos conservador y liberal, que formaban la tradicion (...)

42Para el gobierno había que modificar la Constitución pensada para Pinochet y no, como era previsible tras los resultados del plebiscito, para un candidato de la oposición. La Concertación comenzó una negociación con Renovación Nacional22, tratando con ello de provocar la división de los apoyos civiles de Pinochet y profundizar en las reformas. Tras un acuerdo, la Concertación se retiró y negoció directamente con el gobierno pinochetista, teniendo que rebajar sus planteamientos. Fue una mala negociación para los demócratas que además contribuyeron con su voto positivo a legitimar el texto de 1980. Las reformas, pese a su importancia, no impidieron la existencia de los denominados “enclaves autoritarios” y de las “leyes de amarre”. Fue un acuerdo entre las elites que supuso el abandono de la demanda de un proceso constituyente.

2. Opinión y movilización

  • 23 Sobre la utilización de la memoria de la Guerra Civil en España, se debe de consultar Paloma Aguila (...)

43La dictadura española y la chilena tuvieron finales que pueden ser objeto de comparación. En cambio los orígenes son muy distintos: en el caso español la dictadura tuvo su origen en un golpe de Estado fracasado contra el régimen democrático republicano, que produjo la división de las Fuerzas Armadas y la población dando lugar a una Guerra Civil23. El final de ésta última implicó la implantación de una dictadura que tuvo en principio un proyecto totalitario, para convertirse al hilo de los acontecimientos bélicos de la guerra mundial en un régimen autoritario. La dictadura española se sitúa históricamente en la incapacidad de numerosos países europeos (Portugal, Polonia, Rumania, Grecia…) de integrar “a las masas” en un sistema político democrático durante el periodo de entreguerras.

44En América Latina durante la década de los sesenta y setenta del siglo pasado, condicionada por la Doctrina de la Seguridad Nacional, se asistió a una regresión autoritaria en aquellos países en los que habían surgidos importantes movimientos populares, como fue el caso de Brasil, Uruguay, Chile y Argentina.

45El golpe de Estado en Chile se llevó a cabo por el ejército como institución, apenas hubo disidencias, con el apoyo de la derecha conservadora y liberal, a la que se sumó una parte de la democracia cristiana. Se implantó una dictadura que inicialmente tuvo un proyecto totalitario (“cambiar valores”) para tener una “concreción autoritaria”.

  • 24 Nos referimos a Edgardo Boeninger, Democracia en Chile. Lecciones para la gobernabilidad, Santiago (...)
  • 25 El documento fue enviado por el Embajador de España en Santiago, Luis García de Llera, al Ministro (...)

46No deja de ser una especulación con fines políticos y sin una base empírica afirmar que el golpe del 11 de septiembre tuvo un “evidente apoyo social mayoritario”, como hizo un estrecho colaborador de Aylwin durante su presidencia24. La Iglesia justificó el golpe de Estado. En un informe privado de la Conferencia Episcopal culpaba al gobierno de la Unidad Popular de saltarse la legalidad, introducir la violencia política, el odio y el rencor. Con ello se produjo una “crisis de carácter nacional” ante el temor de la implantación de un proyecto “del socialismo marxista leninista”. A ello se añadió el conocimiento de las Fuerzas Armadas del “descontrol” en la posesión de armas, lo que fue un “hecho determinante” para “el pronunciamiento del 11 de septiembre25”.

47En Chile no hubo guerra civil, pese a lo que dijeran los militares con el fin de justificarse. Manuel Contreras, formado en la Escuela de las Américas y director de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), afirmó: “no existen detenidos desaparecidos en una guerra”, tratando de justificar así la existencia de muertos y desaparecidos durante la dictadura. A dicha tesis contribuyó el “Marco político” realizado por el ex ministro de Educación de la dictadura Gonzalo Vial, incluido en el Informe Rettig. En el mismo se afirmaba que con el gobierno de la Unidad Popular: “Existía un clima de guerra civil”, dicho “clima” se hubiera transformado en “guerra efectiva”, por lo que para “evitar el mal mayor” se produjo una intervención de las Fuerzas Armadas y de Orden.

48El reconocimiento de la ausencia de guerra civil fue mantenido en secreto por el propio Ministerio de Defensa Nacional que en su “Circular reservada 2400-34-74” afirmaba:

  • 26 Ministerio de Defensa Nacional, “Circular reservada 2400-34-74”, Archivo Ministerio de Defensa Naci (...)

(la) situación interna chilena era difícil de calificar como conflicto armado interno, pues fuera de la fuerza militar que depende de la Honorable Junta de Gobierno, no existe fuerza militar organizada, ni autoridad responsable de algún bando contrario que actúe en alguna porción de nuestro territorio26.

49El final de ambas dictaduras sí tiene elementos comunes que pueden ser comparados. Tanto en España como en Chile los regímenes políticos estaban en crisis, pero no en descomposición. En ambos casos no hubo un vacío de poder, sino que se siguieron las normas previamente establecidas. También es un elemento común la existencia de diferencias entre los apoyos al dictador. Los políticos ligados al franquismo tenían diferentes proyectos para una “España sin Franco”, lo que les debilitó una vez que éste desapareció. Igualmente, los políticos ligados al pinochetismo tenían diferencias en temas como el candidato en el plebiscito, o las reformas constitucionales, pero mantuvieron mayor unidad que en España, entre otras razones por la servidumbre de la ley electoral.

  • 27 José Ramón Montero, Leonardo Morlino, “Legitimidad y Democracia en el Sur de Europa”, Revista Españ (...)

50En los dos países la opinión pública era favorable a la democracia. En España pese a la escasa tradición democrática, las encuestas ponían de manifiesto la preferencia de los ciudadanos a ser gobernados por los representantes elegidos desde mediado de los años sesenta. En 1985 en una encuesta realizada para los países del sur de Europa que habían tenido una transición reciente (Portugal, Grecia y España), a la que se añadió Italia, ponía de manifiesto el amplio apoyo a la democracia y la escasa preferencia por el autoritarismo27. En el caso español es importante subrayar que los partidos que explícitamente reivindicaban el franquismo, tan sólo obtuvieron un escaño en las elecciones generales de 1979. En dicho país existieron “miedos” en la sociedad, pero estos no impidieron la llegada de la democracia, aunque actuaron como moderadores del proceso político. Sin duda el mayor “miedo” que estuvo muy presente fue la repetición de una nueva guerra civil.

  • 28 Carlos Huneeus, Luis Maldonado, “Demócratas y nostálgicos del antiguo régimen. Los apoyos a la demo (...)

51En Chile el apoyo a la democracia de la opinión pública era mayoritario, pero llama la atención el alto porcentaje de ciudadanos que afirmaban que “da(ba) lo mismo” un régimen autoritario o democrático28, lo cual se debe de explicar por el apoyo civil que tuvo la dictadura y luego los partidos vinculados a la misma. Nunca fueron mayoría, pero sí tuvieron un considerable peso político, que les permitió bloquear las reformas constitucionales.

52En la década de los sesenta en España tuvo lugar el nacimiento de una oposición caracterizada por su juventud, desconectada del recuerdo de la República y que compartió la lucha con los viejos partidos antifranquistas. Una oposición alejada de comportamientos radicales y donde la violencia, como parámetro fundamental, había sido sustituida, excepto en el País Vasco, por una aceptación del régimen en la idea de buscar transformaciones desde el interior del sistema, pero con el último fin de romper con él. Esto explicaría igualmente el relevo en el protagonismo por parte de los cuadros políticos del interior frente a las direcciones en el exilio.

  • 29 José Mª Maravall, “Eurocomunismo y socialismo en España : la sociología de una competición política (...)

53Desde el punto de vista partidista fueron los comunistas los que protagonizaron la oposición desde los años cincuenta. Pero al igual que en Chile perdieron ese papel durante la transición, a favor de los socialistas, hecho al que no fue ajena la Internacional Socialista en ambos países. El resurgimiento del partido socialista en España tuvo un carácter radical29. Tal es así que tenía fama de estar ubicado en la extrema izquierda de la Internacional Socialista. Pero cuando la transición finalizó el partido había experimentado una transformación tan drástica que lo llevó a la derecha de la Internacional. El cambio experimentado por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) durante la transición, fue un recorrido desde el marxismo a la socialdemocracia, del doctrinarismo al pragmatismo. Su punto de inflexión hay que situarlo en el momento de la celebración de las elecciones de junio de 1977, que convirtieron al PSOE en la fuerza hegemónica de la izquierda.Los deseos que los socialistas tenían de sintonizar con la sociedad les llevó a ir adaptándose para ajustar su ideología a la realidad social. La trayectoria de los socialistas chilenos no fue muy diferente, abandonaron el legado de Allende y Clodomiro Almeyda, que fue reemplazado por socialistas moderados como Ricardo Núñez y Ricardo Lagos.

54En España la movilización social fue una constante desde los años sesenta, convivió con la dictadura. Su presencia fue mayor que la actividad de los partidos políticos, diferencia importante con Chile. La movilización la protagonizaron básicamente los trabajadores, los estudiantes, los movimientos vecinales y los nacionalistas.

55La huelga era un delito de lesa patria, calificado de sedición, prohibida y reprimida por las fuerzas del orden y los militares durante la dictadura. Pese a ello entre 1963 y 1972, España ocupó el cuarto lugar en el número de huelgas de Europa, tras Italia, Francia y Gran Bretaña. Las huelgas durante el franquismo tuvieron un claro significado político, por lo que suponen el cuestionamiento de un marco legal que las prohíbe, que “tutela” la negociación colectiva y reprime a los sindicatos de clase. No todos los obreros que participaron en las huelgas estaban contra la dictadura, pero el hecho de participar en las mismas, aunque fuera por causas laborales, tenía consecuencias políticas.

56Tras la muerte de Franco se produjo un incremento del número de huelgas, así como de huelguistas y de jornadas de trabajo perdidas, hasta alcanzar cotas desconocidas desde los años treinta. El proceso de transición abrió un periodo en el cual múltiples sectores de la sociedad se movilizaron, no sólo para conseguir el cambio político, sino demandas que habían sido postergadas y “silenciadas”, debido a la represión que durante años había presidido las actuaciones gubernamentales. La transición a la democracia se llevó a cabo en un ambiente de conflictividad, que sirvió como impulso del proceso de cambio político.

  • 30 Álvaro Soto, “Conflictividad social y transición sindical”, en Javier Tusell, Álvaro Soto (coords.) (...)

57En el ámbito laboral, vecinal, autonómico y en otros movimientos sociales (feministas, pacifistas, ecologistas…), se asistió a una amplia movilización, que implicó no sólo una presión “desde abajo”, sino también un modelo de transición30. Las huelgas se producen en una situación de crisis económica, por lo que no se pueden explicar por causas laborales exclusivamente, ya que en situaciones de crisis el movimiento obrero toma posiciones defensivas. Por lo que la explicación a la “oleada huelguística” habida en España en estos años hay que buscarla en causas políticas. El movimiento obrero, al no estar institucionalizado, participó en la vida política a través de acciones colectivas. La mayoría de las plataformas reivindicativas recogían demandas como la amnistía, derechos políticos y sindicales, lo que implicaba un apoyo explícito al proyecto rupturista encabezado por los socialistas y los comunistas.

58La presión fue muy intensa, así durante el primer trimestre de 1976 :

  • 31 Asociación Española de Dirección del Personal, Reivindicaciones y conflictos laborales (España-1976 (...)

(…) nos encontramos la cifra de 50.000.000 de horas perdidas, que representan más de 1.800.000 personas afectadas, o lo que es lo mismo, que alrededor del 13% de la población activa ha acudido al paro en poco más de dos meses y medio del año 1976, y que el número de situaciones de conflicto o alteración con paro ha sido del orden de 3.00031.

  • 32 Salvador Sánchez Terán, De Franco a la Generalidad, Barcelona, Planeta, 1988, p. 41.
  • 33 Palabras de José Mª López de Letona a Laureano López Rodó, el 16 de enero de 1976, que llevaron a d (...)

59La mayor parte de dichas huelgas eran ilegales. El gobernador civil de Barcelona denunciaba con contundencia la situación vivida en dicha provincia durante el primer semestre de 1976: “O sea (…) que hemos tenido 5 huelgas legales y 255 ilegales. Evidentemente algo está mal: la ley o la huelga32”. Esta escalada de la conflictividad se veía como una situación “prerrevolucionaria” para la extrema derecha, que amenazaba con un golpe militar33. Lo cierto es que se vivieron momentos muy difíciles con una elevada violencia y radicalidad

  • 34 Dirección del Trabajo. Gobierno de Chile, Compendio de Series Estadísticas. Capítulo Nº 3. Huelgas, (...)

60Esta situación vivida en España no es comparable con lo sucedido en Chile, donde la presión huelguística fue muy escasa y los motivos de las huelgas tenían que ver con causas laborales. Entre 1990 y 1998 la participación media en las huelgas fue tan sólo del 1,3% de la población activa34. La dictadura había quebrado el movimiento sindical y éste salió debilitado de la misma, a lo cual contribuyó decisivamente el modelo económico.

61Desde 1983 a 1986 la vida política chilena estuvo condicionada por una serie de protestas sociales, las denominadas “Protestas Nacionales”, que hicieron pensar que la dictadura podía ser derrocada por la movilización. La importancia de las mismas generó temor por parte de los sectores moderados de la oposición y de los socialistas, dando lugar a la marginación de los comunistas, utilizando como argumento su apoyo a la lucha armada y su vinculación al Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR).

  • 35 Gonzalo de la Maza y Mario Garcés, La explosión de las mayorías. Protesta Nacional 1983-1984, Santi (...)
  • 36 “Llamado de la Protesta efectuado por la CTC”, en Patrick Guillaudat y Pierre Mouterde, Los movimie (...)

62Las protestas se dieron en un marco de crisis económica generalizada, que en Chile tuvo un importante impacto sobre el modelo neoliberal implantado. Hubo una explosión de las mayorías35 compuesta por amplios sectores de la población que estaban sufriendo la crisis. Se iniciaron como consecuencia de un llamamiento al paro de la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC) el 11 de mayo de 1983, que se convirtió en una jornada de protestas masivas. En las demandas de las protestas se combinaban reivindicaciones coyunturales con el rechazo a la dictadura. Durante la primera protesta la convocatoria decía: “Nuestro problema no es una ley más o menos, o de una modificación u otra de la existente, sino que es mucho más profundo y medular. Se trata de un sistema completo económico, social y cultural y político que nos tiene envueltos y oprimidos36”.

63A partir de este momento y hasta 1986 se sucedieron numerosas jornadas de “protesta nacional” que tuvieron una respuesta represiva por parte de las autoridades (a ello se sumó la extensión de la lucha armada). Así entre mayo de 1983 y julio de 1986 murieron hasta 142 personas en las movilizaciones. La estrategia de la oposición, tras un periodo de resistencia, pasó a ser la movilización con la esperanza de poder derrocar a la dictadura. Se trataba de conseguir la “Democracia ahora”, establecer un gobierno provisional y una asamblea constituyente, es decir un programa rupturista.

64Esta fase de movilización causó preocupación en los Estados Unidos que veía el resurgir de la lucha armada como un problema. Si bien es cierto que este país se había ido posicionando contra Pinochet, quería también evitar que el gobierno que le sustituyera se encontrase con una situación de inestabilidad, como declaró Robert Gelbart, subsecretario de Estado para Asuntos Interamericanos en 1986; se temía que la incapacidad para llegar a un entendimiento entre militares y civiles para un gobierno de transición creara condiciones “más propias para que el PC chileno provoque en Chile una insurrección armada semejante a la de los Tupamaros o a la de los Montoneros”. A ello se añadió que un sector de los socialistas chilenos, muy condicionado por la Internacional Socialista, deseaba desvincularse de su aliado tradicional, los comunistas. Por otra parte la Democracia Cristiana, deseosa de hacerse perdonar los pecados anteriores y de jugar un papel central y moderador en la situación de salida de la dictadura se posicionó a favor de un proceso de transición tranquilo. Por todo ello la movilización debía de ser desactivada para evitar desbordamientos por la izquierda, llegándose así a una fase de aceptación de la institucionalidad creada por la dictadura, donde las elites se convierten en la pieza clave.

65Ese momento fue durante el denominado “año decisivo” (1986), llamado así porque se tenía la esperanza de acabar con la dictadura, sin embargo no fue así. El cambio de estrategia se explica por el fracaso del FPMR en Carrizal Bajo y el atentado frustrado contra el general Pinochet. Ambos hechos facilitaron la explicación del cambio de estrategia de los democristianos y socialistas de abandonar la movilización, aislar a los comunistas e iniciar una vía reformista, que tenía como objetivo: “convertir la mayoría social en mayoría política”.

Conclusión

66En conclusión en España la sociedad civil actuó a través de la movilización durante la oleada huelguística de enero-febrero de 1976, con la convocatoria de la huelga general del 12 de noviembre de ese mismo año y durante la “Semana Negra” de enero de 1977. Así mismo su opinión se reflejó en el referéndum del 15 de diciembre de 1976 y en las elecciones generales del 15 de junio de 1977. A partir de este momento, la puesta en marcha de las políticas de consenso dio el protagonismo a las elites.

67En Chile, tras el plebiscito, prevalecieron los acuerdos entre las elites (reformas constitucionales) y la opinión pública, tanto en las elecciones presidenciales como en las parlamentarias. A ello se sumó, la acción de la Concertación para evitar cualquier movilización.

68No deja de ser una paradoja que la victoria de los reformistas en España implicara un proceso sin rupturas hasta la aprobación de la LRP y la Constitución, proceso controlado siempre por los reformistas. Mientras que en Chile, el triunfo de la oposición, tanto en el plebiscito como en las elecciones presidenciales y parlamentarias, no condujo a la puesta en marcha de un proceso rupturista, sino reformista.

Haut de page

Notes

1 Un recorrido sobre la historiografía existente en Álvaro Soto Carmona, “Ni modélica ni fracasada. La transición a la democracia en España : 1975-1982”, Índice Histórico Español, nº125, 2012, p. 117-156. Es conveniente consultar los seis volúmenes de los Congresos Internacionales sobre la Transición española dirigidos por Rafael Quirosa Cheyrouze y Muñoz, que inician su publicación en el 2007 en la editorial Biblioteca Nueva.

2 Claudio Fuentes Saavedra, El Pacto. Poder, Constitución y prácticas políticas en Chile (1990-2010), Santiago de Chile, Ediciones Universidad Diego Portales, 2012, p. 17.

3 Manuel Antonio Garretón, La sociedad en que vivi(re)mos. Introducción a la sociología al cambio de siglo, Santiago de Chile, Lom, 2000, p. 120-121.

4 Maurice Duverger, Instituciones políticas y derecho constitucional, Barcelona, Ariel, 1984, p. 492.

5 “Concertación de Partidos por la Democracia : Programa de Gobierno. Comisión Administración del Estado. Coordinador : Edgardo Boeninger. Coordinador Adjunto : Enrique Correa. Documento Nº 3. Análisis operación entrega del Gobierno. Coordinador responsable : Guillermo Ríos Vejar. 30 de noviembre de 1989”, en Corporación Justicia y Democracia-Archivo Periodo Presidencial (en adelante CJD-APP), documento 007896.

6 Rafael Otano, Crónica de la Transición, Santiago de Chile, Planeta, 1995, p. 107.

7 Los protagonistas de dichos procesos políticos tienen la tentación de situar el comienzo del proceso en un hecho en los que ellos tuvieron un papel importante. Así, por ejemplo, en el caso de España se produce en Fernando Álvarez de Miranda, Del “contubernio” al consenso, Barcelona, Planeta, 1985. En el caso de Chile, Ricardo Lagos pone el énfasis en la noche del 25 de abril de 1988 cuando “hablé directamente a Pinochet, extendiendo mi brazo y apuntándolo con el dedo”, en Así lo vivimos. La vía chilena a la democracia, Santiago de Chile, Taurus, 2012, p. 31. En cambio, Tomás Moulian afirma que la fecha del plebiscito supone el comienzo de la transición, en Chile Actual : Anatomía de un mito, Santiago de Chile, Lom-Arcis, 1997, p. 15.

8 Álvaro Soto Carmona, “Las derechas en el laberinto. En busca de un proyecto realista y democrático”, en Manuel Redero San Román (coord.), Adolfo Suárez y la Transición Política, Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2017, p. 15-54.

9 Declaraciones de Augusto Pinochet a la Revista Qué Pasa (14 de octubre de 1989), citado por Luis A. Salinas, The London Clinic, Santiago de Chile, Lom, 1999, p. 28.

10 Informe realizado por la Comisión Nacional de Verdad y Reconciliación. La Comisión fue presidida por Raúl Rettig. Se realizó en 1990 y fue presentado por el Presidente de la República en marzo de 1991. Se trata del informe más importante elaborado en Chile sobre los muertos y desaparecidos habidos durante la dictadura.

11 Para la Comisión de Derechos Humanos, “(…) las Fuerzas Armadas, como institución, no han colaborado en la tarea de facilitar las investigaciones, proporcionando los antecedentes de personas que pudieran haber conocido o participado en actos de violación de derechos fundamentales.” “Comisión Chilena de Derechos Humanos ante la situación actual en materia de verdad, justicia y reconciliación. Santiago de Chile, 26 de julio de 1993.” CJD-APP, documento 007446.

12 La Época, 28 de marzo de 1991.

13 El Mercurio, 4 de septiembre de 1991.

14 Andrew Arato, “Emergencia, declive y reconstrucción del concepto de sociedad civil. Pautas para análisis futuros”, Isegoría, nº13, 1996, p. 6. Debe de consultarse Víctor Pérez Díaz, La primacía de la sociedad civil, Madrid, Alianza Editorial, 1993 ; y del mismo autor, España puesta a prueba 1976-1996, Madrid, Alianza Editorial, 1996.

15 Sidney Tarrow, “Mass Mobilization and Regime Change : Pacts, Reform, and Popular Power in Italy (1918-1922) and Spain (1975-1978)”, in Richard Gunther, P. Nikiforos Diamandouros and Hans-Jürgen Puhle (coords.), The Politics of Democratic Consolidation Southern Europe in Comparativa Perspectiva, Baltimore and London, The Johns Hopkins University Press, 1995, p. 208-209.

16 Arturo León, Javier Martínez, “La estratificación social chilena hacia fines del siglo XX”, en Cristián Toloza y Eugenio Lahera (coords.), Chile en los noventas, Santiago de Chile, Presidencia de la República-Dolmen Ediciones, 1998, p. 285-311.

17 Una explicación del sistema político en Enrique Cañas Kirby, Proceso político en Chile. 1973-1990, Santiago de Chile, Editorial Andrés Bello, 1997, p. 27-50.

18 Miguel Ángel Giménez Martínez, Las Cortes Españolas en el régimen de Franco. Nacimiento, desarrollo y extinción de una Cámara Orgánica, Madrid, Congreso de Diputados, 2012, p. 302-339.

19 El País, 11 de octubre de 2003.

20 “Exposición del Señor Patricio Aylwin Azócar” en Instituto Chileno de Estudios Humanístico, Una salida político constitucional para Chile, Santiago de Chile, ICHEH, 1985, p. 145-154.

21 La Concertación de Partidos por la Democracia, tiene su origen en la Concertación de Partidos por el No que se formó como una coalición electoral de la oposición política a la dictadura, excluyendo al Partido Comunista, para hacer la campaña para el plebiscito del 5 de octubre de 1988. Tras su triunfo, cambio el nombre por Concertación de Partidos por la Democracia.

22 A finales de la década de los sesenta los partidos conservador y liberal, que formaban la tradicional oligarquía en Chile, se fusionaron formando el Partido Nacional. Esta última se auto disolvió con el comienzo de la dictadura por entender que el nuevo régimen político cumplía con sus objetivos programáticos. Una vez que se volvió a un sistema partidista, fundaron Renovación Nacional.

23 Sobre la utilización de la memoria de la Guerra Civil en España, se debe de consultar Paloma Aguilar, Memoria y olvido de la guerra civil española. Madrid, Alianza Editorial, 1996.

24 Nos referimos a Edgardo Boeninger, Democracia en Chile. Lecciones para la gobernabilidad, Santiago de Chile, Editorial Andrés Bello, 1997, p. 364.

25 El documento fue enviado por el Embajador de España en Santiago, Luis García de Llera, al Ministro de Asuntos Exteriores en Madrid, con fecha de 16 de octubre de 1974. Archivo del Ministerio de Asuntos Exteriores de Madrid, R19454EZ.

26 Ministerio de Defensa Nacional, “Circular reservada 2400-34-74”, Archivo Ministerio de Defensa Nacional.

27 José Ramón Montero, Leonardo Morlino, “Legitimidad y Democracia en el Sur de Europa”, Revista Española de Investigaciones Sociológicas, nº64, 1993, p. 14.

28 Carlos Huneeus, Luis Maldonado, “Demócratas y nostálgicos del antiguo régimen. Los apoyos a la democracia en Chile”, Revista Española de Investigaciones Sociológicas, nº103, 2003, p. 18 (Gráfico 1).

29 José Mª Maravall, “Eurocomunismo y socialismo en España : la sociología de una competición política”, Sistema, nº28, enero 1979, p. 58. Dicho radicalismo no sólo era táctico, para evitar su subordinación al PCE, sino que el grupo de Sevilla estaba situado a la izquierda de vascos y madrileños. Richard Gillespie, Historia del Partido Socialista Obrero Español, Madrid, Alianza Editorial, 1991, p. 319 ; Francisco Bustelo, La izquierda imperfecta, Barcelona, Planeta, 1996, p. 77-78. Según un protagonista del momento, algunos sectores no sólo vivían un “socialismo marxista”, sino que había “entusiasmos doctrinarios” y “partidismos cerrados” creyendo que “todo lo nuestro era lo mejor”, Gregorio Peces Barba, La democracia en España. Experiencias y reflexiones, Madrid, Temas de Hoy, 1995, p. 141 ; Abdón Mateos, Historia del PSOE en transición. De la renovación a la crisis, 1970-1988, Madrid, Editorial Sílex, 2017 ; y, por último, Álvaro Soto Carmona, Abdón Mateos López (coords.), Historia de la época socialista. España 1982-1988, Madrid, Editorial Sílex, 2013.

30 Álvaro Soto, “Conflictividad social y transición sindical”, en Javier Tusell, Álvaro Soto (coords.), Historia de la transición 1975-1986, Madrid, Alianza Editorial, 1996, p. 363-409. Del mismo autor, Transición y cambio en España, 1975-1996. Madrid, Alianza Editorial, 2005.

31 Asociación Española de Dirección del Personal, Reivindicaciones y conflictos laborales (España-1976), Madrid, Ibérico Europea Ediciones, 1977, p. 169.

32 Salvador Sánchez Terán, De Franco a la Generalidad, Barcelona, Planeta, 1988, p. 41.

33 Palabras de José Mª López de Letona a Laureano López Rodó, el 16 de enero de 1976, que llevaron a decir al general Santiago y Díaz de Mendivil, vicepresidente para la Defensa, que “el Ejército no consentirá que se quebrante el orden institucional. Yo no soy el General Berenguer”, en Laureano López Rodó, Claves de la Transición. Memorias, IV, Madrid, Plaza Janes, 1993, p. 211.

34 Dirección del Trabajo. Gobierno de Chile, Compendio de Series Estadísticas. Capítulo Nº 3. Huelgas, Cuadro 2, p. 11.

35 Gonzalo de la Maza y Mario Garcés, La explosión de las mayorías. Protesta Nacional 1983-1984, Santiago de Chile, ECO, 1985.

36 “Llamado de la Protesta efectuado por la CTC”, en Patrick Guillaudat y Pierre Mouterde, Los movimientos sociales en Chile 1973-1993, Santiago de Chile, Lom, 1998, p. 142.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Alvaro Soto, « Sociedad Civil versus Elites. Las transiciones a la democracia en España y Chile », Les Cahiers de Framespa [En ligne], 27 | 2018, mis en ligne le 01 juin 2018, consulté le 16 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/framespa/4706 ; DOI : 10.4000/framespa.4706

Haut de page

Auteur

Alvaro Soto

Alvaro Soto, Catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad Autónoma de Madrid. Sus líneas de investigación son la historia laboral (huelgas y sindicalismo) y los procesos de transición a la democracia desde los regímenes autoritarios. alvaro.soto@uam.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les Cahiers de Framespa sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Les Cahiers de Framespa
  • Logo France, Amériques, Espagne – Sociétés, pouvoirs, acteurs
  • Logo Université Toulouse – Jean Jaurès
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals