Navigation – Plan du site

¿La democratización en contra de los trabajadores? La CUT, el movimiento sindical y el dilema de la transición pactada en Chile

La democratisation contre les travailleurs ? La CUT, le mouvement syndical et le dilemne de la transition négociée au Chili
Democratization against the working class ? The CUT, trade-unions and the dilema of the pacted transition to democracy in Chile
Sebastián Osorio et Franck Gaudichaud

Résumés

Cet article interroge le processus de démocratisation au Chili à partir du prisme d’un acteur essentiel, bien que peu étudié au moment de penser la transition: le syndicalisme. En questionnant la portée réelle de la « transition pactée » à la démocratie, et le contenu du projet néolibéral mis en place par le premier gouvernement postdictatorial dans le champ du travail, cette étude cherche à expliquer de quelle manière les orientations politiques de la CUT (Centrale Unitaire de Travailleurs) durant la présidence de Patricio Aylwin ont pu déterminer l’échec, non seulement de la stratégie syndicale des partis de la « Concertation », mais aussi celle des mobilisations des salariés dans les années suivantes.

Haut de page

Texte intégral

1. Introducción

1El proceso de transición chilena a la democracia liberal representativa entre fines de los ochenta y comienzos de los noventa ha generado un importante debate sobre sus derroteros. Aunque no parece haber mayor discusión en torno al continuismo de la nueva democracia respecto al modelo económico heredado, aún se mantiene vigente la controversia acerca del rol de la Concertación de Partidos por la Democracia en cuanto a la desmovilización de actores sociales que formaron parte de la lucha contra la Dictadura una vez recuperado un régimen civil pluralista. De entre estos actores, uno de los más emblemáticos fue el movimiento sindical.

2Durante los años 80, el sindicalismo convocó y se movilizó activamente, y como resultado de un complejo esfuerzo de unidad logró converger casi sin excepciones en una nueva Central Unitaria de Trabajadores (CUT) hacia 1987, con el objetivo prioritario de luchar por la democratización del país. Como es sabido, esta meta se cumpliría al poco andar, pero pese a que sus referentes más importantes (grandes sindicatos, federaciones, confederaciones e incluso la CUT) eran presididos por dirigentes que compartían militancia con los partidos políticos de oposición al Régimen Militar, y que a excepción del Partido Comunista (en adelante, PC) formaban parte de la misma coalición que se convirtió en Gobierno a partir de 1990, la plataforma reivindicativa que impulsaron estuvo lejos de verse materializada conforme a sus expectativas, ni al comienzo de la transición ni tampoco con el correr de los años.

  • 1 Sebastián Osorio, Franck Gaudichaud, “Los caminos del movimiento sindical ante la democracia neolib (...)
  • 2 Sebastián Osorio, Trayectoria y cambios en la política del movimiento sindical en Chile, 1990-2010. (...)

3En otros trabajos, hemos intentado dar una explicación a este paradójico fenómeno por medio del análisis de la trayectoria política –durante las primeras dos décadas bajo el nuevo régimen político- del sindicalismo en general1, y de la CUT en particular2. En estos textos se expuso la forma específica en que este movimiento intentó hacer cumplir sus demandas, y de qué modo se desarrollaron sus consecutivas derrotas.

4A partir del cuestionamiento de los reales alcances de la “transición pactada” a la democracia, y del contenido concreto del proyecto neoliberal implementado respecto a los trabajadores por parte del primer gobierno postdictatorial, el presente trabajo buscará dar cuenta de cómo las orientaciones políticas de la CUT durante la presidencia de Patricio Aylwin determinaron el fracaso no solo de la estrategia sindical concertacionista, sino que también condicionaron la derrota del movimiento de trabajadores en los años venideros.

  • 3 La Época fue un periódico distribuido entre marzo 1987 y julio 1998, con una línea editorial de opo (...)
  • 4 Para una discusión teórica sobre este punto, ver Karim Campusano, Franck Gaudichaud, Sebastián Osor (...)

5Metodológicamente, nos basaremos en el estudio comparado de diversas fuentes escritas: investigaciones recientes sobre estudios laborales y sindicales, análisis historiográficos y sociológicos de la transición, en nuestros propios trabajos anteriores y en curso, como también en una revisión del diario La Época del periodo 1989-19933. Este articulo buscará explicar cómo operó en el proceso de transición la dinámica entre el peso de la estructura y la voluntad de los agentes en los resultados obtenidos por el movimiento sindical, asumiendo que sus formas de acción responden a un proceso de politización coherente con sus expectativas4 y en el que fue determinante el equilibrio de fuerzas políticas existente al momento de la coyuntura.

6Para ello, se comenzará revisando la situación concreta de la estructura sindical en Chile hacia el fines de los 80, las fuerzas políticas que alcanzaron su conducción y sus definiciones programáticas, para luego exponer la estrategia política adoptada por la CUT durante la coyuntura transicional, y cómo ésta se convirtió en un pilar central de la consolidación de un modelo económico cuya política requería precisamente la exclusión de los intereses de los trabajadores organizados en la toma de decisiones de Estado. Finalmente, cerraremos con algunas reflexiones acerca de los motivos del sindicalismo para actuar del modo en que lo hizo con sus respectivas consecuencias.

2. El movimiento sindical en los estertores de la Dictadura

  • 5 Jorge Rojas H., “El movimiento sindical chileno en la transición a la democracia”, Revista Proposic (...)

7Si bien se ha afirmado que “al iniciarse la transición a la democracia en 1988 tras la derrota del general Pinochet, en el plebiscito realizado ese año el movimiento sindical aparecía como el único actor social popular con cierta presencia nacional y legitimidad social5”, un análisis de la situación objetiva del sindicalismo en las postrimerías de la Dictadura es mucho menos prometedora, ya que gran parte de su fuerza tanto cuantitativa como cualitativa fue diezmada por al menos tres factores.

  • 6 Rafael Agacino, Hegemonía y contrahegemonía en una contrarrevolución neoliberal madura. La izquier (...)
  • 7 Guillermo Campero, René Cortazar “Lógicas de acción sindical en Chile”, Revista Mexicana de Sociol (...)
  • 8 Rolando Álvarez, “¿Represión o integración? La política sindical del Régimen Militar. 1973 – 1980” (...)

8El primero y más obvio, fue el impacto del Golpe de Estado contrarrevolucionario de 19736 sobre el sindicalismo como movimiento protagónico de la política nacional, altamente politizado y en claro ascenso, que lo llevó a ser tempranamente identificado como un enemigo interno a destruir7. Por ello, no se escatimó en recursos para perseguir, torturar, exiliar y hacer desaparecer a importantes militantes y dirigentes sindicales, especialmente aquellos vinculados a partidos de izquierda. En la misma línea, se proscribió a la Central Única de Trabajadores y se caducó la personalidad jurídica de decenas de organizaciones sindicales, además de reducir al mínimo la actividad del resto de éstas al prohibir la negociación colectiva y la huelga. A este primer momento de Terrorismo de Estado (que se mantuvo durante todo el régimen con desigual intensidad) le siguió la exploración de una estrategia de cooptación de dirigencias sindicales mediante la Secretaría Nacional de los Gremios, que fue prontamente abortada por la imposición de los sectores “neoliberales” en la Junta Militar8.

  • 9 Manuel Gárate, La revolución capitalista de Chile (1973-2003), Santiago de Chile, Ediciones Univer (...)

9El segundo factor está íntimamente relacionado con el nuevo modelo económico impulsado hacia fines de los 70, y que le ha valido al régimen ser caracterizado como una “revolución conservadora” o “revolución capitalista”9. Como se ha señalado en otros trabajos, este proceso fue a la postre el de mayor trascendencia que emprendió la Dictadura, y consistió:

  • 10 Sebastián Osorio, “De la estrategia concertacionista al sindicalismo de contención. Un balance de (...)

en un giro radical en la estrategia de acumulación capitalista en Chile, en la que se prioriza a los capitales privados como motor de la economía por sobre un Estado reducido y restringido en muchas de sus prerrogativas, y una apertura al mercado mundial como forma de inserción internacional buscando aprovechar las ventajas comparativas disponibles, lo que trajo como consecuencia una importante caída del sector industrial debido a su incapacidad de valorizarse competitivamente respecto a las importaciones10.

  • 11 Guillermo Campero, “Chile: las tareas del sindicalismo”, Nueva Sociedad, no. 83, 1986, p. 134-145.
  • 12 Carlos Ruiz, Giorgio Boccardo, Los chilenos bajo el neoliberalismo. Clases y conflicto social, San (...)

10Como resultado, la estructura del empleo en Chile sufrió una importante transformación que socavó el peso relativo de la fuerza de trabajo en los sectores donde la clase trabajadora mantenía sus principales enclaves organizativos, esto es, el sector público y la industria11, al mismo tiempo que se amplió en aquellos donde no había ni presencia, ni tradición sindical significativa como el sector comercial y los servicios en general12.

11Estos cambios estructurales deben entenderse como parte de una tendencia mucho más amplia, y de alcance plenamente mundial respecto al mundo del trabajo, surgida hacia 1974 como reacción a la llamada “Crisis del Petróleo”, y conocida como “políticas de reestructuración productiva”, que buscaban frenar la caída de las tasas de ganancia de los capitales y luego aumentarlas. Para ello, como ha sintetizado Julio Neffa, se recurrió principalmente a la flexibilidad laboral, a la adaptación de la producción a los cambios de la demanda, a la tercerización y la subcontratación, a la reducción de plantas laborales y a la eliminación de derechos laborales y sindicales. Además, este giro radical se da:

  • 13 Julio Neffa, “La transición desde los ‘verdaderos empleos’ al trabajo precario”, dans Enrique De la (...)

en el contexto de la emergencia y consolidación del crecimiento de los nuevos países industriales que producen para la exportación nuevos bienes, de calidad y a bajo costo que penetraron en todos los países, impactando negativamente sobre la producción nacional a cargo de pequeñas y medianas empresas. Todo ello presionó sobre los costos salariales directos e indirectos, obligando a los empresarios a cambiar la estructura de las empresas para hacerlas más ágiles y flexibles, buscando nuevas formas de gestión de la producción y de la mano de obra (…) con menores costos y mercados protegidos que contaban con mano de obra calificada y más barata que ofrecían atractivos fiscales para la IED (Inversión Extranjera Directa) y la subcontratación y la tercerización con empresas nacionales que no siempre cumplen con todas las normas impositivas, laborales y provisionales13.

  • 14 Franck Gaudichaud, “La vía chilena al neoliberalismo: miradas cruzadas sobre un país laboratorio”, (...)
  • 15 Para entender el punto de vista de uno de sus ideólogos: José Piñera, La revolución laboral en Chil (...)

12En otras palabras, se puede decir que el neoliberalismo tuvo como consecuencia deliberada una intensificación de la explotación de la mano de obra nacional, mediante múltiples mecanismos que también afectaron la base material de organización del sindicalismo. Esta “vía chilena al neoliberalismo”14 es consagrada en 1979 con la imposición de una nueva institucionalidad conocida como el “Plan Laboral”15, y que como tercer factor debe ser entendido como la expresión jurídica que adopta el Estado respecto a las transformaciones anteriores (destrucción del sindicalismo y su base económica), y no como la causa de ellas.

  • 16 Sebastián Osorio, Elementos para una historia del sindicalismo reciente en el gremio de la constru (...)
  • 17 Rodrigo Araya, Organizaciones sindicales en Chile. De la resistencia a la política de los consenso (...)

13Pese a estos antecedentes, el movimiento sindical se resistió a morir. Diversos gremios prevalecieron y mantuvieron la defensa de sus intereses aun habiendo sido disueltos legalmente, como por ejemplo el de la construcción dirigido por Hector Cuevas16. En 1978 se formaba la Coordinadora Nacional Sindical (CNS) liderada por el democratacristiano Manuel Bustos, y en 1983 se formaba el Comando Nacional de Trabajadores (CNT), que agrupaba a diversos referentes socialcristianos como el CNS, el Frente Unitario de Trabajadores (FUT, más conservadora), la Unión Democrática de Trabajadores (UDT), y la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), y que convocó a las primeras Jornadas de Protesta Nacional contra el régimen17.

  • 18 Guillermo Campero, Trade Union Responses to Globalization: Chile, Geneva, Discussion Paper, Interna (...)
  • 19 Rolando Álvarez, “El plan laboral y la negociación colectiva: ¿origen de un nuevo sindicalismo en C (...)
  • 20 Rodrigo Baño, Lo social y lo político. Un dilema clave del movimiento popular, Santiago de Chile, (...)
  • 21 Rafael Durán, “Movilización y desmovilización del movimiento obrero en la transición chilena a la (...)

14Por otro lado, es menester recordar que el sindicalismo de base se encontraba con un piso de afiliación mucho menor, ya que de 939.319 registrados como miembros de sindicatos en 1973, luego de la actualización de los padrones en 1980 se contabilizaban apenas 386.910, mientras que de 87 federaciones afiliadas a la Central Única de Trabajadores, solo quedaban en pie 5118. Sin embargo, luego de varios años sin reglas del juego claras, el sindicalismo logró despertar de su letargo al promulgarse los decretos ley que dan comienzo al Plan Laboral legalizando su actividad. Así, resurgió la conflictividad laboral en su faceta más tradicional: el sindicalismo como instrumento de negociación de los salarios y condiciones de trabajo. Y aunque las organizaciones suprasindicales fueron vetadas de las negociaciones colectivas y huelgas por la nueva institucionalidad, lograron apoyar y extrajeron fuerzas de algunos de sus conflictos más relevantes para emerger públicamente y formular demandas más politizadas19. Al respecto, Baño ha argumentado que por el carácter cerrado de la Dictadura, cualquier tipo de demanda social podía escalar rápidamente a un nivel político-estatal al no encontrar respuesta en los cauces legales20. Además, se ha hecho énfasis en que el sindicalismo se convirtió de facto en el canal principal de oposición ante la desintegración, y mucho más lenta recomposición, del sistema de partidos, que como veremos, una vez recuperado desmovilizará y desplazará el protagonismo de lo laboral21.

  • 22 Alan Angell, “Sindicatos y trabajadores en el Chile de los años 1980”, dans Paul Drake y Iván Jaks (...)
  • 23 Guillermo Campero y René Cortazar, “Actores sociales y la transición a la democracia en Chile”, Es (...)
  • 24 Arturo Martínez, “Estrategia sindical en un Chile internacionalizado”, dans Jaime Ensignia, Mitos (...)

15Ya en el umbral de la transición, los investigadores caracterizaban al sindicalismo de diversas maneras. Angell sostiene que éste se encontraba dividido en tres sectores: uno altamente politizado y basado en confederaciones nacionales con su base en los enclaves mineros e industriales, un segundo sector de sindicatos de empresa carentes de proyección o estrategias nacionales, y un tercero sin poder de negociación alguna y desprovisto de protección22. Por su parte, Campero y Cortazar esbozarán una tipología entre sindicatos “consolidadores”, “revolucionarios” y “sindicalismo de mercado”, fijando el criterio en sus tipos de acción, habiendo entre los primeros dos una alianza en la medida que compartían la necesidad de movilización para abrir paso a la democracia, mientras que el tercero se agotaría en las luchas económicas propias de la fijación de salarios23. Desde un punto de vista más político, analistas involucrados en el proceso como el futuro presidente de la CUT Arturo Martínez, distinguía los sindicatos preocupados de su lugar de trabajo y las organizaciones “superestructurales” que afrontaron la lucha contra la Dictadura24.

  • 25 Gonzalo de la Maza y Mario Garcés, La explosión de las mayorías (1983-1984), Santiago de Chile, EC (...)
  • 26 Rodrigo Araya, Organizaciones sindicales en Chile..., op. cit., p. 172-173.
  • 27 Eduardo Boeninger, Democracia en Chile. Lecciones para la gobernabilidad, Santiago de Chile, André (...)

16Como se observa, es evidente la tensión entre una lucha gremialista, y el tránsito a formas políticas que apuntan a la democratización. Ambas tendencias se comunicaban débilmente, y de hecho no parece haber una correlación significativa entre los ciclos de conflictividad huelguística convencional –que responde a movimientos seculares de vigencia de contratos colectivos- y los movimientos suprasindicales, excepto cuando estas instancias hicieron llamados a paros nacionales que, en cualquier caso, no tuvieron como protagonista principal al sindicalismo sino más bien a las organizaciones de pobladores25. Es precisamente en torno a la cuestión de las protestas y de las posibles salidas políticas a la Dictadura, que comienzan a generarse las primeras fracturas en el sindicalismo en 1987, cuando la Democracia Cristiana (en adelante, DC) conducida por la línea moderada de Aylwin emprendió una ofensiva mediática y de presión hacia sus cuadros sindicales (altos dirigentes de la CNT, como su Presidente Rodolfo Seguel) para encaminar la transición “pactada”26, que en la práctica implicaba oponerse a toda perspectiva rupturista (como lo proponía una parte de la izquierda), asumir –aunque fuese con algunas modificaciones- la Constitución pinochetista de 1980, y acceder al gobierno con una democracia plagada de “enclaves autoritarios” en el plano institucional, económico y social que harían muy difícil la materialización de las demandas populares en postdictadura, y sobre todo, suponía una moderación y postergación de la conflictividad social en aras de un acuerdo nacional que asegurara la “estabilidad económica” y “gobernabilidad democrática”, así como lo argumentó unos de los ideólogos de este proceso, el demócrata-cristiano Edgardo Boeninger27.

17No obstante, las sucesivas elaboraciones programáticas del movimiento sindical bajo el Régimen Militar sugerían la necesidad de una estrategia bastante más radical. Por ejemplo, en 1983, la CNT exigía una reparación por los costos sociales del neoliberalismo, pero también un cambio en el rol del Estado como garante de derechos sociales; en 1984 proponía una Comisión Patriótica de Reconciliación nacional que condujera a un plebiscito para cambiar al Gobierno, a la par que mantenían su movilización; y ya hacia fines de ese mismo año planteaba una estrategia de concertación social, pero con el objetivo de una salida democrática que derivara en un cambio de fondo al modelo neoliberal.

  • 28 Ibid. p. 133.
  • 29 Rodrigo Araya, Organizaciones sindicales en Chile..., op. cit., p. 164-165.

18Con todo, a mediados de 1985 se vislumbraba ya la victoria de los sectores moderados, al firmarse con el apoyo de la CNT el “Acuerdo Nacional para la Transición a la Plena Democracia” impulsado por la Iglesia Católica, que en lo esencial y pese a ser rechazado por la Junta Militar, “constituyó el primer reconocimiento por parte de sectores de la oposición de elementos del modelo económico neoliberal”28, aunque siempre con la idea de trasfondo de la participación de los trabajadores en el diseño e implementación de las futuras políticas de Estado y, desde luego, con el objetivo irrenunciable de modificar el nuevo Código del Trabajo, como declaró la CNT en su primera Conferencia Nacional, misma en la cual se impusieron un plazo de dos años para convocar un Congreso Constituyente para refundar una central unitaria. Así, diversos dirigentes de la CNT divulgarán a comienzos de 1987 el documento “La Central Unitaria: tarea fundamental del movimiento sindical”, como puntapié inicial de lo que sería la nueva Central Unitaria Trabajadores (CUT)29. En este llamamiento destacó tempranamente la renuncia a contar con un organismo multisindical único de trabajadores, ya que se asumía la existencia de esfuerzos orgánicos paralelos similares pero con posiciones ideológicas específicas (fundamentalmente democratacristianas conservadoras), y también se proponía una alternativa que apuntara a la unidad de diferentes posturas ideológicas con un programa común, y por ende, que incluyera a comunistas y democratacristianos en la representación de los intereses de las mayorías trabajadoras, pese a que esta unidad era denegada a nivel político por la diferencia de estrategias que tenía el PC respecto al resto de partidos en cuanto a la vía para terminar con la Dictadura.

  • 30 Alejandro Foxley y Guillermo Sandoval, Conversaciones con Manuel Bustos, Santiago de Chile, Editor (...)

19Junto con esto, también llama la atención que, ese mismo año, la CNS (conducida por Manuel Bustos y alineada con la formación de la nueva CUT, de la cual será su primer Presidente) apostaba todavía por una Central que consolidara la tradición sindical anticapitalista chilena, pero con los cambios propios del proceso de modernización impulsado por el régimen. No obstante, una vez asumida la presidencia de la CNT, Bustos abogará por la moderación de las movilizaciones de los trabajadores ante un eventual Gobierno democrático siempre y cuando se considerase la voz de los trabajadores30.

  • 31 Guillermo Campero, “La economía política de las relaciones laborales 1990-2006”, Estudios Socio-Ec (...)

20Las consideraciones expuestas hasta aquí son relevantes, ya que muestran las contradicciones manifiestas que portaban los máximos dirigentes del sindicalismo entre un espíritu “restauracionista” de la legalidad previa a 1973, y otro “continuista” del legado dictatorial31, que eran expresiones a su vez de tensiones entre el sindicalismo y los partidos políticos, y en particular de la Democracia Cristiana que en su seno albergaba las dos visiones, y controlaba el grueso de las cúpulas de los referentes sindicales señalados. Todo esto se proyectaría inevitablemente una vez formada la nueva CUT, al coincidir con la campaña del Plebiscito de 1988 en el que se decidiría el camino de la transición a la democracia.

3. La CUT ante el dilema de la transición: ofensiva sindical o concertación social

  • 32 Patricio Frías, Los desafíos del sindicalismo en los inicios del siglo XXI, Santiago de Chile, CLAC (...)
  • 33 Sebastián Osorio, “De la estrategia concertacionista...”, op. cit.
  • 34 José Ponce y Rolando Álvarez, “¿Comunismo después del fin del comunismo? La política sindical del (...)
  • 35 Sobre la estrategia de los diferentes partidos: Pierre Mouterde, Patrick Guillaudat, op. cit., p. (...)

21Como resultado de los acuerdos previos de los más importantes referentes sindicales (CNS y CNT), en 1988 se celebra el Congreso Constituyente de la CUT, con la participación de 1027 delegados de 99 organizaciones nacionales que representaban a unos 307.000 trabajadores32, resultando electo como Presidente Manuel Bustos con un 38,4% de la votación para la DC, a la que se sumaba la de sus aliados del Partido Socialista con el 24,1%, relegando a un tercer lugar al Partido Comunista con un 22,2%33. Con ello y ante la urgencia de la inminente elección presidencial una vez derrotada la Junta Militar en el plebiscito de 1988, al sindicalismo le fue imperativo tomar postura entre dos posiciones políticas: la primera, impulsada principalmente por el PC, buscaba sostener un sindicalismo movilizado cautelando la independencia política respecto a los intereses de los empresarios y del Gobierno34, con la pretensión de aprovechar la coyuntura transicional para profundizar el proceso democratizador atendiendo al programa histórico de la clase trabajadora; y la segunda, impulsada por el eje DC-PS, era hacerse parte del proyecto concertacionista apostando por el diálogo, atenuando el alcance de la conflictividad sindical para facilitar la “transición” al nuevo Gobierno, esperando que éste concediera graciosamente lo que prometía35.

  • 36 Jorge Rojas, op. cit., p. 54-79.

22Evidentemente, la composición partidaria del Congreso Constituyente determinó que el asunto fuera dirimido a favor de la segunda opción, lo que se corroboró en abril de 1989 con la difusión del documento “Propuestas para la Transición a la Democracia”, en el cual se proponía un extraño maridaje entre la demanda por reconquistar los derechos previos al Golpe de Estado (negociación por rama de actividad, fin al reemplazo en huelga, restricciones a los despidos, entre otros), y la aceptación de los nuevos imperativos económicos del modelo neoliberal, reconociendo a la empresa privada como motor de la economía y la idoneidad de una regla de aumentos salariales ajustada al crecimiento de la producción en las empresas36 y, sobre todo, refrendando el camino del diálogo iniciado en marzo del mismo año, cuando se constituyeron las primeras Comisiones de Trabajo entre trabajadores y empresarios, precursoras de los Acuerdos Marco Tripartitos.

23Una vez tomado el camino de la concertación social, la revisión de prensa permite observar cómo brotaron las primeras fricciones, al plantearse desde el equipo programático de la campaña de Aylwin (candidato de la Concertación de Partidos por la Democracia, cuyos partidos centrales eran también la DC y el PS) la inconveniencia de una medida como la sindicalización obligatoria, ya que ésta atentaría contra la libertad individual, o las reservas respecto a la negociación por rama y la prohibición de los despidos. La flexibilidad y la vista gorda que se hicieron ante estas señales del futuro gobierno, reflejan que al menos en la dirección de la organización no existía un acuerdo absoluto sobre el programa de la multisindical, lo que en todo caso no fue impedimento para que ésta llamara a votar por la Concertación: en este contexto, el único tipo de movilizaciones que se concibieron tenían que ver con defender la decisión del pueblo expresada en las urnas.

  • 37 La Época, Santiago de Chile, 19/12/1989.
  • 38 La Época, Santiago de Chile, 24/04/1990.

24La estrategia de la CUT entonces se volcó a aprovechar los meses anteriores a la toma de posesión presidencial de Aylwin para que, una vez instalado el nuevo ejecutivo, se enviaran proyectos de ley previamente acordados con los empresarios y de rápida tramitación, con la salvedad de que “si no hay acuerdo, el gobierno no puede renunciar a legislar para equilibrar y poner un mayor grado de justicia en las relaciones empresario-laborales37”, suponiendo una clara inclinación gubernamental hacia los intereses de los trabajadores. Más adelante, la cúpula de la CUT llegará a afirmar que “la promoción y defensa de los intereses de la clase trabajadora están íntimamente ligadas al afianzamiento de la democracia y la estabilidad política de Chile38”.

  • 39 La Época, Santiago de Chile, 01/02/1990.

25Ahora bien, tan pronto como Aylwin asumió como nuevo Presidente de la República, en Enero de 1990 se hacían carne los primeros resultados de la apuesta por el diálogo con la firma del documento “Marco de referencia para el diálogo” entre la CUT y el principal gremio patronal, la Confederación de la Producción y el Comercio (en adelante, CPC). Este marco, en lo inmediato, traía consigo una serie de concesiones inéditas del sindicalismo para los intereses del empresariado, al consagrar “el derecho a la propiedad”, “la necesidad de un sostenido crecimiento de la economía nacional”, “la empresa privada” como “agente principal del desarrollo económico”, el “funcionamiento eficiente, abierto y competitivo del mercado como asignador de recursos”, y todo esto supervigilado por el Estado, que debería prestar “especial atención a la estabilidad y equilibrio de las variables macroeconómicas”, respetándose también “las atribuciones y características propias de las empresas39”. Todo ello, en el contexto de las reglas del juego legadas por la Dictadura, implicaba una renuncia tácita (táctica o no) a varias de sus demandas.

  • 40 Alejandro Foxley y Guillermo Sandoval, op. cit., p. 69.

26Simultáneamente, y antes de asumir, el equipo del futuro Gobierno avanzaba conversaciones con los trabajadores, advirtiendo los problemas que traería para las Reformas Laborales la estructura del Parlamento con sus enclaves autoritarios y senadores vitalicios. En cierto modo, Bustos le concedió margen a estas dificultades al declarar que en la nueva democracia debería reconocerse espacio para las diferencias entre quienes habían sido parte de la misma alianza política de oposición durante la Dictadura. A contrapelo, el 12 de marzo de 1990 se alimentaban las expectativas de los trabajadores: ante más de 80.000 personas en el Estadio Nacional, Aylwin incluyó en el discurso de inauguración de su presidencia una instrucción al Ministro de Hacienda, de Trabajo y Economía, “para que instalaran inmediatamente una mesa de diálogo con la Central Unitaria de Trabajadores”40.

  • 41 La Época, Santiago de Chile, 24/04/1990.
  • 42 La Época, Santiago de Chile, 27/04/1990.

27Con este importante espaldarazo, el mes siguiente se formalizó la primera mesa negociadora con la CPC y el Gobierno. Y las críticas desde la CUT no demoraron en llegar por “la insensibilidad e inflexibilidad” de los empresarios, “que se apoyan en una legislación negativa para los trabajadores”, y también por la poca iniciativa del gobierno41. Esto último era relevante en tanto la CUT, a sabiendas de las resistencias empresariales a allanarse a un acuerdo que implicara ceder en sus posiciones, confiaba en que el Ejecutivo intercedería a su favor en términos de iniciativa legal. El desenlace llegó al tercer día, con la multisindical dando por cerrada la discusión y buscando entenderse sólo con el gobierno42. Sin embargo, días antes del 1º de mayo y con presiones gubernamentales de por medio, los empresarios acceden y se logra la firma del primer Acuerdo Marco Tripartito.

  • 43 La Época, Santiago de Chile, 28/04/1990.

28Podría definirse como una victoria pírrica para la CUT el contenido de este acuerdo, pues reafirmaba una vez más los principios rectores del modelo económico neoliberal, renunciando de antemano a varias de las demandas históricas del movimiento sindical que requerían cambios estructurales contrarios a los intereses empresariales. Más aun,, los beneficios obtenidos para los trabajadores venían con tres particularidades: primero, eran condicionales a nivel de empresa, es decir, denegables por razones de tipo financiero en cada caso; segundo, la mayor parte de éstos se financiarían con los recursos obtenidos por la Reforma Tributaria que se encontraba en tramitación, y que suponía un financiamiento mixto entre trabajadores y empresarios; y tercero, varios de estos beneficios fueron financiados de forma directa por el Estado. Entre los aspectos positivos, debe mencionarse que posibilitó que el salario mínimo aumentara significativamente, si bien por debajo de la expectativa de los dirigentes, alcanzando un 13,4% real. Adicionalmente, el Gobierno reafirmó su compromiso con la Reforma Laboral que enviaría pronto, y con la cual deberían subsanarse varias de las demandas que el acuerdo dejó pendientes43.

  • 44 Tomás Moulian, Chile actual, anatomía de un mito, Santiago de Chile, Lom Ediciones, 1997.

29Durante estos primeros años, el presidente Aylwin cumplió en parte con su palabra mediante el envío de proyectos de ley complementarios, que apuntaron a mejorar la capacidad de negociación de los sindicatos y el establecimiento de condiciones más exigentes para despedir a trabajadores, aunque descartando una restauración del modelo de relaciones laborales anterior al de 1980. Estas reformas, en sí mismas muy moderadas, fueron tenazmente resistidas por el empresariado y representantes de la derecha en el parlamento, que siendo mayoría en el Senado pese a ser minoría electoral (gracias a la institucionalidad consagrada en el plebiscito de 1989), logró que el Gobierno transara sus posiciones, aprobándose leyes más bien cosméticas, manteniendo la prerrogativa patronal del libre despido y sin medidas concretas de fortalecimiento sindical. En la misma línea, se aprobó la Ley de Centrales Sindicales en 1992, legalizando a la CUT que hasta entonces existía de facto, pero abriendo la puerta a la creación de otras centrales con el solo requisito de reunir al 3% de los trabajadores sindicalizados del país, lo que amenazaba con asentar el paralelismo sindical a nivel de centrales, justamente lo que se buscaba evitar. En otras palabras, la lógica de los consensos operó del modo que el sociólogo Tomás Moulián caracterizó, años después, como “transformismo” y “mito democrático”44.

  • 45 La Época, Santiago de Chile, 17/10/1990.

30No faltó en todo este escenario, por cierto, la movilización de los trabajadores. De hecho, la CUT realizó varias protestas públicas en las afueras del parlamento45 por la insuficiencia de los proyectos de ley, argumentándose que estas no recogían las aspiraciones del movimiento sindical: “estuvimos seis meses discutiendo y parece que perdimos el tiempo”, concluía Arturo Martínez, vicepresidente de la CUT, al fracasar el primer intento legislativo que luego se repetiría con idénticos resultados en la década de 1990 y 2000.

  • 46 La Época, Santiago de Chile, 02/05/1991.
  • 47 La Época, Santiago de Chile, 02/05/1992; La Época, Santiago de Chile, 02/05/1993.

31En este contexto, la celebración del día del trabajador se tendió a convertir cada año en una tribuna de discusión pública entre la CUT y el Gobierno, añadiendo el hecho de que los Acuerdos Marco Tripartitos se celebraban tradicionalmente días antes del 1° de Mayo, con lo que la discusión sobre reformas laborales se encontraba siempre fresca. De este modo, en 1991, el Presidente Aylwin respondió personalmente las aprehensiones surgidas por el manejo legislativo, y junto con recalcar los modestos avances que se habían logrado “en la medida de lo posible”, aludió a las limitantes presupuestarias, y sobre todo a los cerrojos institucionales autoritarios que dificultaban la configuración de mayorías populares para justificar la lentitud del proceso46. En cualquier caso, desde el punto de vista de la CUT no hubo resultados significativamente mejores en los Acuerdos Marco del año 1992 y 1993, como lo atestiguan sus declaraciones47. Este último año, además, se cierra un ciclo político con el fin del primer Gobierno postdictadura.

  • 48 José Ponce y Rolando Álvarez, “¿Comunismo después del fin del comunismo? La política sindical del (...)
  • 49 Aún así, parecen discutibles las aseveraciones de Francisco Zapata, quien apresuradamente concluyó (...)
  • 50 Sebastián Osorio, Trayectoria y cambios..., op. cit.

32Sin embargo, uno de los aspectos más importantes de estos Acuerdos que se celebraron con altos y bajos hasta 1993, es que con ellos las organizaciones sindicales más importantes de entonces y que demostraron alguna capacidad de movilización, como la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud (FENATS) o el Colegio de Profesores48, se pusieron al alero de la CUT y con ello fueron neutralizadas políticamente pese al potencial de sus conflictos gremiales específicos49. El sindicalismo restante, si bien aumentó en estos mismos años la cantidad absoluta de huelgas realizadas y trabajadores comprometidos en ellas, se mantuvo aún más al margen de los organismos suprasindicales que antes de 1990, relegado a nivel de empresa y sin atisbos de politización, precisamente por la omisión y/o desinterés de sus cúpulas por imprimirle a su conflictividad una conducción política con objetivos nacionales50.

  • 51 Jorge Rojas, op. cit.
  • 52 Guillermo Campero, Respuestas del sindicalismo ante la mundialización: El caso de Chile, Ginebra, I (...)
  • 53 Patricio, Frías, Los desafíos del sindicalismo en los inicios del siglo XXI, Santiago de Chile, CL (...)

33A la vista de resultados tan negativos, cabe la duda de porqué la CUT aceptó esta situación sin llevar a cabo rápidamente un giro más confrontacional. Al respecto se han planteado diversas hipótesis que redundan en la idea de una excesiva confianza de los dirigentes en los cambios que se llevarían a cabo con el fin del Régimen Militar51, así como al hecho de que el Gobierno hizo lo que pudo dentro de las reglas del juego52, culpando a la obstinación del empresariado por el incumplimiento de las promesas53, quienes debido a su intransigencia en temas sensibles para los trabajadores, acabaron rompiendo las mesas de conversación en 1993.

  • 54 Para una exposición detallada de este punto, ver Sebastián Osorio, Trayectoria y cambios..., op. c (...)
  • 55 Sebastián Osorio, “De la estrategia concertacionista...”, op. cit.
  • 56 Sebastián Osorio, Trayectoria y cambios..., op. cit.

34Sin descartar lo anterior, un aspecto clave que ha concitado poca atención a la hora de explicar este fenómeno, es la capacidad que tuvieron los partidos políticos de la coalición gobernante para copar los puestos de representación de los sindicatos y asociaciones más importantes y traducirlos en conducción de la CUT, que a su vez se arrogaba una alta representación sindical con cifras basadas en mecanismos electorales indirectos y carentes de cualquier forma de control desde el Estado y las mismas bases, y por lo mismo denunciados en cada elección por fundadas sospechas de fraude54. Como indican los datos, con este sistema desde su fundación y hasta mediados de los 90, la multisindical tuvo una mayoría DC y PS, justamente las fuerzas políticas que promovieron el modelo de transición tal como se llevó a cabo55. Si a esto se agrega la destrucción de gran parte de la izquierda clasista por parte de la Dictadura, se puede entender la orientación política de la Central como la adhesión cupular (“desde arriba”) de actores sindicales estratégicos a un proyecto histórico bien delimitado, cuyo horizonte de largo plazo era contradictorio con sus promesas inmediatas de cambio56.

  • 57 Ver Gabriel Rivas, Sebastián Osorio, “El acuerdo de la CUT con el Gobierno y el Salario mínimo”, C (...)

35Con todo, hacia el final de la presidencia de Aylwin, la CUT ya tomaba nota de los estrechos límites de su estrategia, lo que se reflejó en un discurso más radicalizado y un alejamiento relativo del Gobierno. Cabe notar que a estas alturas, el auge del sindicalismo como actor político comenzaba un lento pero sostenido declive, que en la práctica haría casi imposible revertir la situación: desde 1992 en adelante las tasas de sindicalización decaen y se estancan, y aunque aumenta la cantidad absoluta de sindicalizados, también crece la cantidad de sindicatos lo que indica una dispersión galopante. Al mismo tiempo, no se puede restar crédito a la política económica que junto con subir notablemente el salario mínimo, redujo la inflación aumentando los salarios reales57, y aprovechó el impulso del crecimiento y la reducción del desempleo para apaciguar algunos de los problemas más acuciantes de la clase trabajadora, disminuyendo la pobreza y la indigencia, fuentes por excelencia de la conflictividad social.

4. Conclusiones

  • 58 Pierre Mouterde y Patrick Guillaudat, op. cit., p. 194.

36Como bien sintetizan Mouterde y Guillaudat, el retorno a la democracia en Chile no supuso un giro radical con la Dictadura al ser “efectuado bajo la forma de una transición estrechamente controlada, en cuyo seno no solamente los partidarios de la Concertación tienen la palabra, sino también los militares y las fuerzas políticas de derecha”, que contaban a su haber con “sólidas garantías políticas”58.

  • 59 Antoine Faure, Franck Gaudichaud, M.C. Godoy, Fabiola Miranda, René Jara (dirs), Chili actuel : go (...)

37Los múltiples “amarres” institucionales instalados por la Junta militar (la Constitución de 1980, el sistema electoral binominal, la inamovilidad de los funcionarios, la mantención de Pinochet como comandante en jefe del Ejército hasta 1998, etc) estaban también estrechamente articulados a la continuidad del modelo económico neoliberal y a la conservación de los elementos esenciales del Plan Laboral. No se puede entender estas coordenadas sin resituar el amplio acuerdo que se instaló en los partidos políticos alrededor de la necesidad de una transición “pactada”, acuerdo sólo cuestionado por organizaciones minoritarias como por ejemplo el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria y, de manera más tenue, por el Partido Comunista. La hegemonía de esta “democracia de los consensos” funcional al neoliberalismo se ancló profundamente en la cultura política de las “viejas” y nuevas elites del país, y eso hasta el día de hoy59. No obstante, en estas páginas se ha argumentado que esta derrota histórica de las perspectivas de una salida “rupturista” con la Dictadura (que todavía existían en las filas del maltratando movimiento obrero de los años 80) es a la vez producto del derrotero tomado por las organizaciones sindicales. También estas fueron “atrapadas” en la lógica de la democracia “en la medida de lo posible”: fue el caso en particular de la “nueva” CUT fundada bajo la dirección de los sectores afines a la futura Concertación.

  • 60 La Época, Santiago de Chile, 17/12/1989.
  • 61 Rodrigo Araya, “El acuerdo marco chileno. ¿Un caso frustrado de pacto social?”, en Tiempo Histórico(...)

38Sería fácil, pero bastante simplista argumentar sin más que la adopción de esta política de diálogo -y no movilización- por parte de la Central fue en primer lugar una mera “maniobra” dilatoria e inconsulta con las bases para posponer las demandas del movimiento sindical y, en segundo lugar, un modo para que el primer Gobierno democrático asegurara el orden social al tiempo que consolidaba un modelo económico que no tenía entre sus prioridades reformas estructurales a favor de los trabajadores organizados. En realidad, lo segundo tiene bastante asidero en declaraciones del mismo Consejo Directivo Nacional de la CUT, que afirmó que las mesas de conversación tendrían por objetivo “dar estabilidad al gobierno democrático”60. Pero lo primero es hasta cierto punto discutible: por un lado porque la disposición al diálogo no impidió que se llevaran a cabo algunas movilizaciones aunque el carácter de estas las hicieron bastante inofensivas, y por otro lado, porque no permite explicar cómo el Acuerdo Marco encontró el apoyo de la mayoría de los dirigentes sindicales en la Primera Conferencia Nacional de la CUT61, ofreciendo un respaldo tácito para seguir conduciendo a la multisindical cupularmente con las mayorías internas obtenidas durante el periodo analizado.

  • 62 Al respecto, es ilustrativa la propuesta de redacción conjunta de una “Carta de Navidad” que reali (...)
  • 63 La Época, Santiago de Chile, 24/04/1990.

39En estricto rigor, la disputa al interior del principal referente de los asalariados no tenía que ver con exigir al Gobierno las demandas sindicales definidas en su primer Congreso, sino con cuál era la mejor estrategia para avanzar en dichos objetivos. La estrategia sindical sostenida en el eje PS-DC se fundaba ante todo en un exceso de confianza con respecto a las posibilidades que abría la democracia “tutelada” para las demandas de justicia social62. En palabras de Bustos: “la promoción y defensa de los intereses de la clase trabajadora están íntimamente ligadas al afianzamiento de la democracia y la estabilidad política de Chile”63.

  • 64 Manuel Barrera, “Política de ajuste y proceso de democratización en Chile: sus efectos sobre los t (...)
  • 65 “Queríamos ensayar una participación de los trabajadores en las más altas decisiones del Estado. S (...)
  • 66 Cita de Patricio Aylwin en: Alejandro Foxley y Guillermo Sandoval, op. cit., p. 16.

40Esta lectura no era descabellada considerando las promesas contenidas en el documento “Bases programáticas económico-sociales de la Concertación de Partidos por la Democracia”, que en su capítulo laboral planteaba “introducir cambios profundos en la institucionalidad laboral, de modo que ésta cautele los derechos fundamentales de los trabajadores64”. Aunque se tratase de una voluntad real, como lo sugirió Alejandro Foxley años después65, los temores del Gobierno a darle la razón a “los teóricos del autoritarismo y los más decididos partidarios del régimen anterior”, quienes “daban por sentado que con la democracia sobrevendrían la agitación social y la parálisis económica66”, llevó a que estas “buenas intenciones” transmutaran rápidamente en una realpolitik totalmente adaptada a la herencia neoliberal.

  • 67 La Época, Santiago de Chile, 2/12/1989.

41Otro factor que pesó durante este primer subperiodo fue la audacia con la que se movió el actor empresarial, quien demostraron no creer en la concertación entre las clases propuesta por el nuevo gobierno, exigiendo que en el diálogo en que se veían forzados a participar primaran los aspectos más técnicos que políticos67. En este sentido, y conscientes del rol inestimable que tenían para los objetivos del proyecto histórico de la Concertación especialmente en el plano económico, su estrategia demostró óptimos resultados. Y es que a diferencia de la clase trabajadora, los sectores capitalistas no requerían un involucramiento político directo en la coyuntura para imponer sus intereses, bastándoles con la administración de sus inversiones en un marco de certidumbre jurídica que la nueva democracia proveía como una de sus prioridades.

42Es necesario mencionar aquí un tercer elemento, aunque sea algo hasta el momento insuficientemente trabajado en la historiografía existente: la CUT, al ser resultado de un acuerdo político por medio de dirigentes partidarios “suprasindicales” (más que un proyecto surgido “desde abajo” en el seno de las grandes protestas), nunca contó con la fuerza real para liderar una alternativa social contundente. En otras palabras, por su funcionamiento altamente cupular, y por no apostar a la articulación de la conflictividad sindical de base y sus múltiples resistencias locales, la Central nunca tuvo la incidencia suficiente para defender su programa de reivindicaciones ante el proyecto del bloque histórico emergente con el fin de la Dictadura.

  • 68 Respecto a los procesos y niveles de politización, ver Karim Campusano, Franck Gaudichaud, Sebastiá (...)
  • 69 Como correctamente se ha señalado en Rodrigo Araya,“El acuerdo marco chileno...", p. 43-63.
  • 70 Franck Gaudichaud, Las fisuras..., op. cit.

43Dicho proyecto refiere a la búsqueda de una organización del mundo del trabajo anclada fundamentalmente a los imperativos del modelo económico neoliberal, excluyendo para ello de cualquier toma de decisiones políticas a los trabajadores, relegando a sus organizaciones a un rol consultivo, y desplazando la contradicción entre capital y trabajo a nivel de unidades productivas, donde el capital tiene mayores probabilidades de imponer su dominio ante sindicatos estructuralmente débiles, y a su vez estos tienen mayores dificultades para proyectar una politización hacia fuera de la empresa68. En otras palabras, un análisis en perspectiva muestra que en este momento de subordinación sindical estaba en juego la estabilización política del nuevo régimen69, pero sobre todo el contenido mismo que tendría la organización y relación entre la sociedad civil, el Estado y la economía durante las décadas siguientes. En rigor, habrá que esperar los años 2006-2007, y duros conflictos en sectores estratégicos de la economía primo-exportadora nacional (forestal, minero o portuario) para que se desarrolle una revitalización sindical de envergadura, y que se abra un nuevo ciclo ascendente de movilizaciones sociales, ensanchando cada vez más “las fisuras” del neoliberalismo chileno70.

Haut de page

Notes

1 Sebastián Osorio, Franck Gaudichaud, “Los caminos del movimiento sindical ante la democracia neoliberal y el legado de la Dictadura, 1990-2015”, dans Andrea Pinol (dir.), Democracia versus neoliberalismo. 25 años de neoliberalismo en Chile, Santiago de Chile, CLACSO-ICAL, 2016, p. 236-258 (www.clacso.org.ar/libreria-latinoamericana/contador/sumar_pdf.php?id_libro=1101); Franck Gaudichaud, Las fisuras del neoliberalismo maduro chileno. Trabajo, democracia protegida y conflictos sociales, Buenos Aires, CLACSO, 2015, (http://biblioteca.clacso.edu.ar/clacso/becas/20151203023022/fisuras.pdf).

2 Sebastián Osorio, Trayectoria y cambios en la política del movimiento sindical en Chile, 1990-2010. El caso de la CUT, entre la independencia política y la integración al Bloque Histórico Neoliberal, Tesis para optar al grado de Magíster en Historia, Universidad de Santiago (USACH), 2015.

3 La Época fue un periódico distribuido entre marzo 1987 y julio 1998, con una línea editorial de oposición a Pinochet y cercana hacia “La Concertación”.

4 Para una discusión teórica sobre este punto, ver Karim Campusano, Franck Gaudichaud, Sebastián Osorio, Pablo Seguel y Miguel Urrutia, “Conflictividad laboral y politización en los procesos de trabajo. Una propuesta teórica para el análisis de la trayectoria reciente del movimiento sindical chileno”, Nuevo Mundo Mundos Nuevos [En ligne], Cuestiones del tiempo presente, mis en ligne le 06 juin 2007, consulté le 13 juin 2017. URL: http://nuevomundo.revues.org/70626.

5 Jorge Rojas H., “El movimiento sindical chileno en la transición a la democracia”, Revista Proposiciones, n°22, Santiago de Chile, 1993, Ediciones SUR (consulté le 12 août 2017. URL: http://www.sitiosur.cl/r.php?id=165).

6 Rafael Agacino, Hegemonía y contrahegemonía en una contrarrevolución neoliberal madura. La izquierda desconfiada en el Chile post-Pinochet, Documento de Trabajo, Buenos Aires, CLACSO, 2006.

7 Guillermo Campero, René Cortazar “Lógicas de acción sindical en Chile”, Revista Mexicana de Sociología, Vol. 48, nº4, 1986, p. 283-315; Franck Gaudichaud, Chile 1970-1973. Mil días que estremecieron al mundo, Santiago de Chile, Lom ediciones, 2016.

8 Rolando Álvarez, “¿Represión o integración? La política sindical del Régimen Militar. 1973 – 1980”, Revista Historia, n°43, Vol. II, 2010, p. 325-355; Ana López Dietz, Desarticulación y resistencia. Movimiento obrero y sindicalismo en dictadura. Chile y Argentina, 1973-1983, Tesis para optar al grado de Magíster en Estudios Latinoamericanos, Universidad de Santiago (USACH), Santiago de Chile, 2013.

9 Manuel Gárate, La revolución capitalista de Chile (1973-2003), Santiago de Chile, Ediciones Universidad Alberto Hurtado, 2012.

10 Sebastián Osorio, “De la estrategia concertacionista al sindicalismo de contención. Un balance de la CUT en la postdictadura, 1990-2016”, dans Julio Pinto; Camilo Santibañez e Ignacio Ponce (dirs), Trabajadoras y trabajadores. Procesos y acción sindical bajo el neoliberalismo chileno, 1979-2017, Valparaíso, América en Movimiento, 2017 (por publicar).

11 Guillermo Campero, “Chile: las tareas del sindicalismo”, Nueva Sociedad, no. 83, 1986, p. 134-145.

12 Carlos Ruiz, Giorgio Boccardo, Los chilenos bajo el neoliberalismo. Clases y conflicto social, Santiago de Chile, El Desconcierto, 2014.

13 Julio Neffa, “La transición desde los ‘verdaderos empleos’ al trabajo precario”, dans Enrique De la Garza, Julio Neffa (dirs), Trabajo, identidad y acción colectiva, Ciudad de México, CLACSO, 2010, p. 43-80.

14 Franck Gaudichaud, “La vía chilena al neoliberalismo: miradas cruzadas sobre un país laboratorio”, Revista Divergencia, n° 6, año 5, 2016, p. 13-28 (www.revistadivergencia.cl/docs/ediciones/06/01.pdf).

15 Para entender el punto de vista de uno de sus ideólogos: José Piñera, La revolución laboral en Chile, Santiago de Chile, Editorial Zig-Zag, 1990, (consultado el 9 de agosto de 2017. URL: www.josepinera.com.)

16 Sebastián Osorio, Elementos para una historia del sindicalismo reciente en el gremio de la construcción. Entrevista al dirigente Roosevelt Silva, Santiago de Chile, Editorial Pensamiento y Batalla, 2016.

17 Rodrigo Araya, Organizaciones sindicales en Chile. De la resistencia a la política de los consensos: 1983-1994, Santiago de Chile, Ediciones Universidad Finis Terrae, 2015, p. 79.

18 Guillermo Campero, Trade Union Responses to Globalization: Chile, Geneva, Discussion Paper, International Institute for Labour Studies, 2001.

19 Rolando Álvarez, “El plan laboral y la negociación colectiva: ¿origen de un nuevo sindicalismo en Chile? 1979-1985”, Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana, nº35, 2012, p. 107-137.

20 Rodrigo Baño, Lo social y lo político. Un dilema clave del movimiento popular, Santiago de Chile, FLACSO, 1985, p. 67.

21 Rafael Durán, “Movilización y desmovilización del movimiento obrero en la transición chilena a la democracia”, América Latina Hoy, nº16, 1997, consulté le 10 août 2017. URL: http://revistas.usal.es/index.php/1130-2887/article/view/2111/2165.

22 Alan Angell, “Sindicatos y trabajadores en el Chile de los años 1980”, dans Paul Drake y Iván Jaksic (dirs.), El difícil camino hacia la democracia en Chile 1982-1990, Santiago de Chile, FLACSO, 1993.

23 Guillermo Campero y René Cortazar, “Actores sociales y la transición a la democracia en Chile”, Estudios CIEPLAN, nº25, 1988, p. 115-158.

24 Arturo Martínez, “Estrategia sindical en un Chile internacionalizado”, dans Jaime Ensignia, Mitos y realidades del mercado laboral en Chile, Santiago de Chile, Fundación Friedrich Ebert, 2005, p. 199-216.

25 Gonzalo de la Maza y Mario Garcés, La explosión de las mayorías (1983-1984), Santiago de Chile, ECO, 1985; Pierre Mouterde, Patrick Guillaudat, Los movimientos sociales en Chile. 1973-1993, Santiago de Chile, Lom ediciones, 1998, p. 139-152; Ana López Dietz, op. cit., p. 71-123.

26 Rodrigo Araya, Organizaciones sindicales en Chile..., op. cit., p. 172-173.

27 Eduardo Boeninger, Democracia en Chile. Lecciones para la gobernabilidad, Santiago de Chile, Andrés Bello, 1997. Para una aproximación crítica sobre la construcción democrática chilena: Felipe Portales, Chile: una democracia tutelada, Santiago de Chile, Editorial Sudamericana, 2000.

28 Ibid. p. 133.

29 Rodrigo Araya, Organizaciones sindicales en Chile..., op. cit., p. 164-165.

30 Alejandro Foxley y Guillermo Sandoval, Conversaciones con Manuel Bustos, Santiago de Chile, Editorial Andrés Bello, 1999.

31 Guillermo Campero, “La economía política de las relaciones laborales 1990-2006”, Estudios Socio-Económicos, nº37, CIEPLAN, Santiago de Chile, 2007, consulté le 12 août 2017. URL: http://cieplan.cl/media/publicaciones/archivos/151/Capitulo_1.pdf. El autor establece una posición intermedia que denomina como los “innovadores”, pero no parece haber mayor asidero para distinguirla del “continuismo”.

32 Patricio Frías, Los desafíos del sindicalismo en los inicios del siglo XXI, Santiago de Chile, CLACSO, 2008, p. 107.

33 Sebastián Osorio, “De la estrategia concertacionista...”, op. cit.

34 José Ponce y Rolando Álvarez, “¿Comunismo después del fin del comunismo? La política sindical del Partido Comunista de Chile en la postdictadura chilena (1990-2010)”, Revista Nuestra Historia, nº1, 2016. p. 104.

35 Sobre la estrategia de los diferentes partidos: Pierre Mouterde, Patrick Guillaudat, op. cit., p. 154-189.

36 Jorge Rojas, op. cit., p. 54-79.

37 La Época, Santiago de Chile, 19/12/1989.

38 La Época, Santiago de Chile, 24/04/1990.

39 La Época, Santiago de Chile, 01/02/1990.

40 Alejandro Foxley y Guillermo Sandoval, op. cit., p. 69.

41 La Época, Santiago de Chile, 24/04/1990.

42 La Época, Santiago de Chile, 27/04/1990.

43 La Época, Santiago de Chile, 28/04/1990.

44 Tomás Moulian, Chile actual, anatomía de un mito, Santiago de Chile, Lom Ediciones, 1997.

45 La Época, Santiago de Chile, 17/10/1990.

46 La Época, Santiago de Chile, 02/05/1991.

47 La Época, Santiago de Chile, 02/05/1992; La Época, Santiago de Chile, 02/05/1993.

48 José Ponce y Rolando Álvarez, “¿Comunismo después del fin del comunismo? La política sindical del Partido Comunista de Chile en la postdictadura chilena (1990-2010)”, Revista Nuestra Historia, nº1, 2016.

49 Aún así, parecen discutibles las aseveraciones de Francisco Zapata, quien apresuradamente concluyó que las huelgas durante los primeros años de los 90’ “tuvieron lugar a pesar de que muchas de sus demandas hubieran podido ser resueltas sin ellas, lo cual contradice la hipótesis de la presencia en Chile de un sindicalismo de mercado”, en tanto es incapaz de explicar la impotencia histórica de esta hipotética politización de base. Ver: Francisco Zapata, “Transición democrática y sindicalismo en Chile”, Foro Internacional, vol. XXXII, nº5, El Colegio de México, octubre-diciembre, 1992. p. 720.

50 Sebastián Osorio, Trayectoria y cambios..., op. cit.

51 Jorge Rojas, op. cit.

52 Guillermo Campero, Respuestas del sindicalismo ante la mundialización: El caso de Chile, Ginebra, Instituto Internacional de Estudios Laborales, 2000.

53 Patricio, Frías, Los desafíos del sindicalismo en los inicios del siglo XXI, Santiago de Chile, CL, 2008.

54 Para una exposición detallada de este punto, ver Sebastián Osorio, Trayectoria y cambios..., op. cit.

55 Sebastián Osorio, “De la estrategia concertacionista...”, op. cit.

56 Sebastián Osorio, Trayectoria y cambios..., op. cit.

57 Ver Gabriel Rivas, Sebastián Osorio, “El acuerdo de la CUT con el Gobierno y el Salario mínimo”, Centro de Investigación Político Social del Trabajo, 2014. [en ligne], consulté le 29 août 2017. URL: www.cipstra.cl/2014/salario-minimo-1.

58 Pierre Mouterde y Patrick Guillaudat, op. cit., p. 194.

59 Antoine Faure, Franck Gaudichaud, M.C. Godoy, Fabiola Miranda, René Jara (dirs), Chili actuel : gouverner et résister dans une société néolibérale, Paris, L’Harmattan, 2016.

60 La Época, Santiago de Chile, 17/12/1989.

61 Rodrigo Araya, “El acuerdo marco chileno. ¿Un caso frustrado de pacto social?”, en Tiempo Histórico, nº2, 2011.

62 Al respecto, es ilustrativa la propuesta de redacción conjunta de una “Carta de Navidad” que realizó la CUT a la CPC, “para expresar al país entero los propósitos que les inspiran al celebrar reuniones conjuntas, a fin de que los trabajadores y sus familias abriguen esperanzas de que los problemas que les afectan podrían tener pronta solución, a la vez que un mensaje de tranquilidad y confianza a la ciudadanía al informarles que el diálogo entre dos sectores que se supone antagonistas es un signo de que el país comienza a caminar por buena senda”. La Época, Santiago de Chile, 19/12/1989.

63 La Época, Santiago de Chile, 24/04/1990.

64 Manuel Barrera, “Política de ajuste y proceso de democratización en Chile: sus efectos sobre los trabajadores”, Revista Mexicana de Sociología, Vol. 56, No. 1, 1994, p. 120.

65 “Queríamos ensayar una participación de los trabajadores en las más altas decisiones del Estado. Sentíamos que quienes habían sido marginados y perseguidos por largos 17 años, requerían de gestos reales de incorporación a la mesa de decisiones” (citado en Alejandro Foxley y Guillermo Sandoval, op. cit., p. 20).

66 Cita de Patricio Aylwin en: Alejandro Foxley y Guillermo Sandoval, op. cit., p. 16.

67 La Época, Santiago de Chile, 2/12/1989.

68 Respecto a los procesos y niveles de politización, ver Karim Campusano, Franck Gaudichaud, Sebastián Osorio, Pablo Seguel y Miguel Urrutia, op.cit.

69 Como correctamente se ha señalado en Rodrigo Araya,“El acuerdo marco chileno...", p. 43-63.

70 Franck Gaudichaud, Las fisuras..., op. cit.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Sebastián Osorio et Franck Gaudichaud, « ¿La democratización en contra de los trabajadores? La CUT, el movimiento sindical y el dilema de la transición pactada en Chile », Les Cahiers de Framespa [En ligne], 27 | 2018, mis en ligne le 01 juin 2018, consulté le 20 novembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/framespa/4763 ; DOI : 10.4000/framespa.4763

Haut de page

Auteurs

Sebastián Osorio

Sebastián Osorio : Master en historia y doctorante en historia en la Universidad de Santiago (USACH), Chile (seba.osl@gmail.com)

Franck Gaudichaud

Franck Gaudichaud : Master en historia, doctor en ciencias políticas y “Maître de conférences” en estudios latinoamericanos en la Universidad Grenoble-Alpes (UGA – ILCEA4), Francia (franck.gaudichaud@univ-grenoble-alpes.fr)

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les Cahiers de Framespa sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Les Cahiers de Framespa
  • Logo France, Amériques, Espagne – Sociétés, pouvoirs, acteurs
  • Logo Université Toulouse – Jean Jaurès
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals