Navigation – Plan du site
Varia

El papel de Suecia en la guerra civil española (1936-1939)

Le rôle de la Suède dans la Guerre civile espagnole (1936-1939)
The role of Sweden in the Spanish Civil War (1936-1939)
Fernando Camacho Padilla et Ana de la Asunción Criado

Résumés


Le coup d'État du général Franco du 17 - 18 juillet 1936 a eu un fort impact politique et social en Suède. Malgré la neutralité du gouvernement suédois face à la Guerre civile espagnole, une partie de la société s'est rapidement organisée pour prendre la défense de la Deuxième République alors que le patronat s'est montré favorable aux troupes rebelles. Le premier groupe, majoritaire, a fondé des comités de solidarité dans tout le pays afin de sensibiliser l'opinion publique face aux crimes commis par le camp nationaliste, et, de l'informer de l'ingérence l'Italie et de l'Allemagne dans le conflit. Ses membres ont effectué des campagnes de collectes de fonds destinées à aider les victimes du camp républicain. En outre, près de 550 citoyens suédois ont décidé de s'engager dans les Brigades Internationales afin de contenir les troupes franquistes, un chiffre significatif pour un pays dont la population n'est que de 6.2 millions d'habitants à cette époque. L'objectif de cet article est de prendre la mesure et d'évaluer le rôle joué par la Suède pendant la guerre civile, en analysant de manière globale l'attitude du gouvernement et des partis politiques d'opposition, des media, les principales caractéristiques du mouvement de solidarité, et l'engagement des volontaires suédois qui ont rejoint le front de guerre. La recherche est fondé principalement sur la bibliographie existante en suédois, ainsi que sur quelques sources primaires.

Haut de page

Texte intégral

Introducción

  • 1 Los suecos que participaron en las distintas guerras lo hicieron en los bandos más afines a sus pos (...)
  • 2 Lars Gyllenhall, Lennart Westberg, Svenskar i krig 1914-1945, Lund, Historiska Media, 2008, p. 11. (...)

1Desde el fin de las guerras napoleónicas (1803-1815), Suecia no se vio envuelta en conflictos bélicos. Sin embargo, la sociedad continuó preocupándose por los sucesos que ocurrían en el resto de Europa, y como ocurre en cada ocasión, existió gran diversidad de posiciones al respecto, las cuales quedaban claramente reflejadas en los medios de comunicación. También hubo quienes optaron por participar activamente en alguno de los bandos enfrentados, alistándose como voluntarios en los respectivos ejércitos. Se estima que alrededor de 15.000 ciudadanos suecos formaron parte de las fuerzas armadas de distintos países entre 1914 y 1945 mientras éstos estaban en guerra1, a los que se suman 8.000 marineros que participaron en las fuerzas navales aliadas durante la Segunda Guerra Mundial2. Se destacan aquellos que formaron parte de la guardia real del Sah de Persia (1911-1916), de los ejércitos alemán y norteamericano durante las dos guerras mundiales (1914-1918, 1939-1945), del ejército rojo (1917-1920), del ejército etíope (1934-1936), del ejército republicano español (1936-1939), del resto de los ejércitos aliados, en particular del inglés y del soviético (1939-1945), y, asimismo, del ejército finlandés (1939-1944). En este aspecto, cabe distinguir entre quienes sirvieron como meros mercenarios, de los que se alistaron de forma voluntaria por razones fundamentalmente ideológicas. Este fue el caso español, al igual de los que se alistaron en los ejércitos de la Unión Soviética, de Alemania, de Finlandia, y en una proporción menor, del ejército aliado compuesto por otros países.

  • 3 Se destacan los siguientes trabajos en sueco : Bertil Lundvik, Solidaritet och partitaktik : den sv (...)
  • 4 El único historiador español que ha trabajo esta temática en profundidad es Benito Peix Geldart. Se (...)

2La reacción de Suecia frente a la Guerra Civil española (1936-1939) es una de las temáticas de mayor interés dentro de la historiografía nacional del país escandinavo, generalmente abordada por académicos con posiciones progresistas. Sin embargo, son pocos los investigadores españoles que han prestado atención a este episodio, en parte porque la actitud de Suecia no ha tenido un papel importante en el desarrollo histórico nacional. Por esta razón, prácticamente todas las publicaciones se han realizado en sueco3 y, muy excepcionalmente en español4. Desde luego, el obstáculo del idioma constituye una limitación importante, puesto que las fuentes primarias y secundarias disponibles en distintos archivos públicos de Suecia se encuentran mayoritariamente en sueco. Además, la distancia geográfica no ha permitido que los historiadores españoles puedan realizar investigaciones en profundidad.

  • 5 Por ende, no se detallan aspectos como el papel jugado por la Embajada sueca en España, especialmen (...)
  • 6 Son numerosas las obras publicadas en las últimas décadas sobre estos temas. Algunas de ellas que r (...)

3Este trabajo aborda en grandes rasgos el papel que jugaron los distintos actores políticos y sociales de Suecia en relación con la Guerra Civil5 sin presentar el propio escenario en el que se desarrollaron los acontecimientos bélicos, el papel que jugaron otras potencias ni el contexto político español, temáticas en las que se han realizado excelentes trabajos en los últimos años6.

1. La reacción política y empresarial

4Durante el periodo de entreguerras, Suecia estableció las bases del estado de bienestar que años más tarde se convirtió en un modelo a seguir a nivel mundial. Eso no fue casual, sino el resultado de la puesta en práctica de una serie de reformas económicas y sociales dirigidas por la clase obrera a través del Partido Socialdemócrata (Socialdemocraterna, SAP). De manera simultánea, el gobierno sueco empezó a interesarse cada vez más por la situación de sus homólogos en el resto del mundo, lo cual resultó ser una temática novedosa para los dirigentes políticos, hasta entonces enfocados principalmente en el desarrollo de su propio país. En cualquier caso, las labores diplomáticas todavía eran un bastión de la aristocracia sueca, lo cual significaba que el ambiente que prevalecía en el Ministerio de Asuntos Exteriores y en las representaciones en el exterior, era de tonalidad claramente conservadora. Por esta razón, los diplomáticos suecos establecidos en Madrid antes del estallido del conflicto observaron con gran pesimismo el desarrollo de la vida política española, especialmente al inicio de la Segunda República. En los informes remitidos al Ministerio de Asuntos Exteriores de Estocolmo se observa claramente esta característica. Según Peix Geldart :

  • 7 Benito Peix Geldart, “Suecia y las elecciones españolas a costes de 1936”, en Eduardo González Call (...)

[…] queda claro que el jefe de la Legación de Suecia seguía el curso de los vaivenes de la política española de esos meses con especial cuidado, como lo demuestra la inusitada frecuencia y longitud de sus despachos al Ministerio de Asuntos Exteriores sueco. También es evidente que consideraba la situación como muy grave, a juzgar por el número de despachos confidenciales y de los que enviaba copia directa al jefe del Estado, S.M. Gustavo V. Además, se muestra bien informado de los rumores que corrían por Madrid y de las actividades conspiradoras de altos jefes del Ejército. Por el tipo de rumores que recoge y el vocabulario que emplea al referirse a lo que llama izquierda radical, queda clara su postura personal antimarxista y su alarma ante lo que pensaba podía degenerar en una revolución comunista. Esto no resulta sorprendente, pues el cuerpo diplomático de la época seguía en casi todos los países imbuido de tradiciones aristocráticas7.

5Esta información confirma que la política española era un tema central dentro del conjunto de intereses del rey sueco y del gobierno socialdemócrata, razón por la cual querían conocer en detalle la evolución de los acontecimientos y las distintas posiciones partidarias. Una vez que estalló el conflicto, la experiencia del país escandinavo frente a la Guerra Civil española fue muy similar a la situación vivida en la mayoría de los países democráticos de Europa Occidental en cuanto a la respuesta estatal, el posicionamiento de los distintos partidos políticos y la reacción de la sociedad civil. Cada sector ideológico solidarizó con su semejante en España, si bien el nivel de compromiso y de ayuda no estuvo siempre en el mismo nivel, de manera que, si la izquierda simpatizó con el bando republicano, los sectores conservadores lo hicieron con el bando nacional. En cualquier caso, la diferencia sustancial radicó en el papel que tomaron los respectivos gobiernos europeos, especialmente entre los regímenes totalitarios y los gobiernos democráticos. Según Preston :

  • 8 Paul Preston, La Guerra Civil española : reacción, revolución y venganza, Barcelona, Debolsillo, 20 (...)

Cuando la crisis española se desencadenó en el verano de 1936, ninguna de las grandes potencias tenía una política preparada. Cada una de ellas aplicó el principio de no intervención de la manera en la que mejor cuadraba a su política general seguida hasta aquel momento : las potencias fascistas con una agresividad instintiva, y las democracias con prudencia. Tal fue particularmente el caso de Gran Bretaña. Por tradición, y como reacción ante los horrores de la Primera Guerra Mundial, los británicos estaban resueltos a evitar una guerra general. Los republicanos españoles, sin embargo, consideraban de una importancia suma que tomaran conciencia de la necesidad de evitar el fortalecimiento de la Alemania nazi8.

  • 9 Para conocer en detalle el debate internacional que generó la guerra civil española, véase el sigui (...)
  • 10 Al formar parte del Comité de No Intervención, el gobierno sueco mandó, a su vez, varios observador (...)
  • 11 Kerstin Gustavsson, Mekki Karlsson, op. cit., p. 12.

6El gobierno sueco también optó rápidamente por mantener la neutralidad frente a los sucesos de España, para lo cual se adhirió al Comité de No Intervención, cuyo acuerdo firmaron un total de 27 países en Londres para evitar que el conflicto adquiriera una dimensión peligrosa a nivel continental9. Cuando Suecia entró a formar parte de este comité10, se originó una profunda indignación en los sectores de izquierda, especialmente el Partido Comunista de Suecia (Sveriges kommunistiska parti, SKP), pero también entre los militantes y votantes del SAP, quienes no podían creer que su gobierno abandonara a su suerte una democracia basada en los mismos ideales. En ese momento, la visión dominante en Suecia era que tanto el partido socialista como el partido comunista de España eran los más fuertes de Europa, y que “de la noche a la mañana desaparecieron por completo”11. Representantes del gobierno sueco se reunieron con sus homólogos de los países vecinos en numerosas ocasiones con el fin de afianzar la posición de neutralidad. Según Peix Geldart :

  • 12 Benito Peix Geldart, Relaciones políticas y diplomáticas..., op. cit., p. 306.

La actividad del ministro sueco de Asuntos Exteriores, Rickard Sandler, fue durante este período muy intensa, con abundantes reuniones de trabajo con sus colegas de los demás países nórdicos y viajes a Ginebra, Bruselas, París, Londres, Kaunas, Riga, Tallinn, Helsinki, Berlín y Moscú. La política sueca de neutralidad estuvo presidida por un objetivo fundamental : evitar que el país se viera envuelto en una guerra12.

7Gobiernos de varios países del norte de Europa, entre ellos el sueco, se encontraban en este momento a la búsqueda de una estrategia común para lograr una mayor atención a sus posiciones en el escenario mundial frente a las grandes potencias de la región. Por esta razón, en solo unos meses se firmó el Convenio de Oslo con la intención de fortalecer una posición política común en el ámbito internacional. Según Eiroa San Francisco :

  • 13 Matilde Eiroa San Francisco, Isabel de Palencia. Diplomacia, periodismo y militancia al servicio de (...)

El principal afán del gobierno era defender sus intereses frente a las grandes potencias y reforzar los lazos con el llamado Grupo Nórdico, y los países firmantes del Convenio de Oslo – Suecia, Noruega, Dinamarca, Finlandia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo-. Suecia fue uno de los estados que más animó a esta unión, en un principio basada en lazos comerciales y posteriormente orientada a enfatizar su neutralidad y constituir un bloque defensivo contra posibles intervenciones bélicas13.

  • 14 Ibidem, p. 307-309.

8Las temáticas de interés eran diversas, como el fomento de las relaciones comerciales la búsqueda de posiciones comunes frente a conflictos territoriales e ideológicos, como la situación de las islas Åland o la propia guerra civil española. En los distintos encuentros, se buscaron posiciones comunes que posteriormente eran llevadas a las asambleas de la Sociedad de las Naciones en Ginebra, la cual, según el gobierno sueco, era manipulada por las grandes potencias en función a sus propios intereses14.

  • 15 Alf W. Johansson, Torbjörn Norman, “Sweden’s Security and World Peace : Social Democracy and Foreig (...)

9Estocolmo optó por observar y mantener la misma línea que Gran Bretaña con relación a la guerra de España, tal como llevaba siguiendo desde hace tiempo en la política internacional al considerarla como guía y defensora de los pequeños países. Igualmente, siguió la misma política de apaciguamiento de no imponer sanciones, ni siquiera de plantearlas, a Alemania e Italia por su apoyo al bando nacional, o a la Unión Soviética por la ayuda prestada al ejército republicano. En todo momento, la posición del primer ministro, Per Albin Hansson, frente al caso español fue cautelosa por dos razones fundamentales. En primer lugar, para no incomodar al Partido Agrario, el cual también formaba parte de la coalición de gobierno. En segundo lugar, para que el SKP no se viera beneficiado de la coyuntura internacional y lograra un alcance político todavía notable dentro de la sociedad sueca, la cual ya de por sí estaba fuertemente comprometida a favor del gobierno del Frente Popular15.

  • 16 Según Peix Geldart : El Partido Socialdemócrata sueco (SAP) y la Unión de Sindicatos (LO) habían da (...)
  • 17 Kaj Björk, op. cit., p. 16.
  • 18 Ibidem, p. 24.
  • 19 Bertil Lundvik, op. cit., p. 195.
  • 20 Karl Molin, “Historical orientation”, in Klaus Misgeld, Karl Molin, Klas Åmark (coords.), Creating (...)

10Las contradicciones del SAP frente a la guerra de España fueron constantes desde el inicio hasta el fin de la contienda. Mientras muchos de sus militantes participaban en actos de solidaridad y se adherían públicamente a la causa republicana16, el gobierno optó por mantener las distancias. Rápidamente se observó la disparidad de opiniones dentro del mismo partido por los acontecimientos que estaban ocurriendo. En un extenso artículo publicado en Ny Tid, el periódico del SAP, el primer ministro acusó a Largo Caballero de ser un extremista. Asimismo, expresó su escepticismo acerca del Frente Popular por la supuesta alta participación del Partido Comunista17, a lo cual se añade el hecho de que Hansson nunca fue un entusiasta de la Internacional Obrera y Socialista18. La cúpula política del SAP cercana al mandatario tenía la visión de que se trataba fundamentalmente de una guerra de clases, motivo por el cual preferían no pronunciarse19. Hay que añadir que el SAP había sacado la idea de lucha de clases de su discurso retórico en la última década para poder pactar con otros partidos y, de ese modo, captar más votos20.

  • 21 De Palencia fue la primera mujer en la historia de España que fue nombrada embajadora.
  • 22 Su nombramiento se realizó el 23 de octubre de 1939 y su llegada a la capital de Suecia fue el 27 d (...)
  • 23 Kaj Björk, op. cit., p. 57.

11Además, desde el estallido de la rebelión, Hansson no ocultó sus dudas sobre la posibilidad de que los republicanos ganaran la guerra. Ni siquiera guardó sus opiniones cuando Isabel Oyarzábal de Palencia, embajadora de la Segunda República en Suecia21, le presentó sus credenciales en enero de 193722. Ante tales comentarios, la diplomática le señaló de manera contundente que debía estar mal informado23.

  • 24 Los cañones antiaéreos Bofors 40mm estuvieron en servicio a partir de 1934 y estaban considerados c (...)
  • 25 Richard Jändel, op. cit., p. 145-146.

12Desde los comienzos de la guerra, Alemania, Italia y Portugal no respetaron el acuerdo de no intervención firmado con las otras potencias europeas que prohibía entregar armamentos o pertrechos de guerra a Cualquiera de los beligerantes. Ante esta situación, poco después, la Unión Soviética optó por atender las demandas del gobierno republicano. Este asunto también generó un debate en Suecia, concretamente sobre la posibilidad de vender cañones antiaéreos Bofors24 al gobierno republicano para proteger la población civil de los bombardeos, lo que también compartían algunos militantes de base del SAP. Finalmente, la propuesta no obtuvo resultados25.

  • 26 Con la firma del pacto Ribbentrop-Mólotov en agosto de 1939, se confirmaron las sospechas de los in (...)
  • 27 Matilde Eiroa, “La embajada en Praga y el servicio de información de Jiménez de Asúa”, en Ángel Viñ (...)

13El gobierno sueco era consciente de que el conflicto se podía internacionalizar, situación que le colocaría en una situación sumamente incómoda, pues tanto Alemania como la Unión Soviética estaban geográficamente muy próximas a Suecia. Por lo tanto, era fácil suponer que la península escandinava se convertiría en un campo de batalla en el caso de que se iniciara una nueva contienda al nivel de toda Europa. Una posición más comprometida con la Segunda República podía desagradar a Alemania y, por ende, convertir a esta potencia en una amenaza real, aunque históricamente tenían más preocupaciones por las ambiciones territoriales de los soviéticos26. En tales circunstancias, y a pesar del gran compromiso que mostraba la ciudadanía sueca, el gobierno republicano se percató de que el gobierno del SAP no le prestaría ayuda oficial alguna. Por esta razón, Isabel de Palencia intensificó sus actividades públicas en los actos de solidaridad en apoyo a su gobierno y continuó reuniéndose con dirigentes políticos y miembros del ejecutivo socialdemócrata con frecuencia. También colaboró en la reorganización del Servicio de Información e Investigación creado por Luis Jiménez de Asúa en Praga para crear una red de colaboradores con la República a través del continente europeo27. A pesar de todos los esfuerzos, no logró que el gobierno modificara su agenda con España ni levantar la prohibición de venta de armamento a la República.

14Ante esta desfavorable situación, el gobierno republicano entendió que Hansson no modificaría su política de neutralidad y, por lo tanto, resultaba innecesario enviar misiones que le hicieran cambiar de parecer. Sin embargo, se hicieron esfuerzos para captar apoyos puntuales, como fue el caso del viaje realizado por el cineasta Luis Buñuel a Estocolmo cuando trabajaba como jefe de protocolo de la embajada de España en París. En sus propias palabras :

  • 28 Luis Buñuel, Mi último suspiro, Barcelona, Random House Mondadori, 2012, p. 203.

Mi misión en Estocolmo fue de naturaleza completamente distinta. La región de Biarritz y de Bayona hervía de fascistas de todas clases, y buscábamos agentes secretos que nos informasen. Fui a Estocolmo para ofrecer este papel de espía a una sueca bellísima, Kareen, miembro del Partido Comunista Sueco. La mujer del embajador la conocía y la recomendaba. Kareen aceptó, y volvimos a vernos en barco y en tren. Durante este viaje, hube de sostener un verdadero conflicto entre mi deseo sexual, siempre vivo, y mi deber. Venció mi deber. No intercambiamos ni siquiera un beso, y sufrí en silencio. Kareen marchó a los Bajos Pirineos, desde donde me enviaba regularmente todas las informaciones que llegaban a sus oídos. No la he vuelto a ver28.

  • 29 A mediados de 1937 estuvo trabajando en el hospital sueco-noruego de Alcoy en calidad de intérprete (...)

15En esta cita Buñuel se refiere a la actriz de cine y teatro Karin Lannby, muy cercana a Ingmar Bergman, quien previamente había introducido la obra teatral Bodas de Sangre, de Federico García Lorca, en Suecia. Este episodio es el único que se conoce de esta naturaleza. Desde que se separaron, la actriz se dirigió al País Vasco francés para realizar tareas de espionaje entre los grupos fascistas29.

  • 30 Richard Jändel, op. cit., p. 147.
  • 31 Kaj Björk, op. cit., p. 25

16Desde el primer momento, hubo distintas reacciones en la oposición política al gobierno socialdemócrata respecto a la guerra civil. El Partido Liberal (Folkpartiet, FP) mantuvo, por lo general, una postura ambivalente, aunque los diarios afines ideológicamente, especialmente el Dagens Nyheter, y algunos de sus dirigentes solicitaron al gobierno socialdemócrata que se formalizara una ayuda humanitaria de carácter oficial para socorrer a las víctimas, pero sin llegar a posicionarse ideológicamente con alguno de los bandos enfrentados30. El periódico Göteborgs Handelstidning, de tendencia liberal con posiciones fuertemente antifascistas, señaló que España estaba condenada a elegir entre el terror negro o el terror rojo31.

  • 32 Ibídem, p. 26.
  • 33 La voz principal de los conservadores en Suecia fue el diario Svenska Dagbladet, el cual criticó du (...)
  • 34 Carl Holmberg, “Röster från andra sidan. Om svensk-katolska ställningstagaden under spanska inbörde (...)

17En cambio, el Partido Conservador (Högerns riksorganisation, HR) mostró abiertamente sus simpatías por el bando nacional, tanto por medio de declaraciones de sus parlamentarios como a través de publicaciones de prensa que salían en los medios de comunicación afines. Sus portavoces exigieron al gobierno socialdemócrata iniciar relaciones formales con Franco32 pero sin proponer el envío de recursos económicos o materiales por los canales oficiales33. Una postura similar fue tomada por el pequeño sector católico sueco, compuesto en aquellos años por unas 5.000 personas, el cual, a través de sus dos revistas, Credo y Hemmet och Helgedomen condenaron las acciones llevadas a cabo contra los intereses de la Iglesia católica española34.

  • 35 Marcos Cantera Carlomagno, op. cit., p. 71.
  • 36 Ibídem, pp. 74-81.

18El principal núcleo que apoyó a los rebeldes provino del sector empresarial, el cual creó su propio comité de apoyo a Franco. Desde el primer momento, su principal y más estrecho colaborador fue Gabriel Dafonte, quien hasta el 17 de julio había trabajado como agregado comercial en la embajada de España bajo el mando del embajador Alfonso Fiscowich y Guillón. A partir del golpe de Estado, ambos ofrecieron sus servicios a Franco35 y lograron permanecer en el recinto diplomático hasta enero de 1937, cuando después de varios esfuerzos, Isabel de Palencia logró recuperar para su gobierno este espacio. Al igual que sucedió en otros países escandinavos, como Noruega y, posteriormente, Dinamarca, la Asociación de Exportadores (Exportföreningen) quiso establecer un intercambio con Burgos. Dafonte se encargó de hacer de intermediario entre el empresariado sueco y el bando nacional. A su vez, la Asociación de Exportadores comenzó a presionar al gobierno para que autorizara las relaciones comerciales con Franco, estrategia muy criticada y condenada por los defensores de la República y por la propia Isabel de Palencia36.

  • 37 Ibídem, p. 95.

19En septiembre de 1938 Dafonte fue sustituido por Fernando Valdés, conde de Torata, quien continuó con sus esfuerzos para lograr que Suecia estableciera relaciones comerciales con los nacionales37. Durante los meses posteriores, varios países europeos formalizaron sus relaciones con Burgos, entre los cuales se encontraban los Países Bajos y Finlandia. Asesorados por el conde de Torata, los empresarios suecos presionaron al gobierno con el argumento de que la guerra llegaría a su fin, y pronto Franco necesitaría importar toda clase de productos de manera masiva para reconstruir el país. El gobierno socialdemócrata entendió que era una oportunidad que no podía desaprovechar, y, por lo tanto, inició las negociaciones con la junta de Burgos.

  • 38 Bertil Lundvik, op. cit., p. 162
  • 39 Marcos Cantera Carlomagno, op. cit., p. 102-105.
  • 40 Matilde Eiroa San Francisco, op. cit., p. 246.

20En noviembre de 1938 el gobierno socialdemócrata designó un representante dentro del territorio controlado por Franco, aunque estaba ya trabajando de manera no oficial desde agosto del mismo año. Fue en parte el resultado de la petición que se venía realizando por la asociación de empresarios desde diciembre del año anterior38. Una misión encabezada por Nils Berencreutz se reunió con la cúpula franquista para negociar las distintas cláusulas del acuerdo que finalmente se firmó en enero de 1939. La embajadora de la República, Isabel de Palencia, expresó su indignación al gobierno socialdemócrata, pero se le contestó que Suecia debía ante todo velar por sus intereses dentro de la España Nacional, pero que, a su vez, el convenio no significaba el reconocimiento oficial del gobierno franquista39. Sólo se materializó este último después de la victoria final por parte de las tropas nacionales el 1° de abril de 193940.

2. La solidaridad de la sociedad civil

21La opinión pública comprometida en la defensa de la República española tenía la duda de si era conveniente intervenir en la Guerra Civil española sin poner en peligro la paz del país. Además, la legislación sueca prohibía la venta de material bélico a países en conflicto, y parecía imposible pensar en su derogación, de tal forma que tuvieron que buscar alternativas que permitieran auxiliar a los republicanos.

  • 41 RichardJändel, op. cit., p. 145
  • 42 Bertil Lundvik, op. cit., pp. 52-53
  • 43 Durante el conflicto que se dio entre la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) y la CN (...)
  • 44 Bertil Lundvik, op. cit., p. 66-67
  • 45 Esta organización nació tras una fractura del Partido Comunista, pero tuvo un escaso respaldo socia (...)

22Por esta razón, el sector más comprometido de la sociedad decidió organizarse con rapidez para socorrer a la República. La Confederación de Sindicatos de Suecia (Landsorganisationen i Sverige, LO), vinculado al SAP, fue el primer organismo en mandar dinero al Fondo Internacional de Solidaridad por la República con sede en Paris tan solo dos semanas después del levantamiento nacional41. Unos días más tarde lo hicieron los sindicatos del metal, del textil, de la construcción y de los aserraderos42. De especial importancia tuvo también la Organización Central de los Trabajadores de Suecia (Sveriges Arbetares Centralorganisation, SAC)43 de orientación anarcosindicalista. El SAC mantuvo así la lealtad que tenía desde décadas anteriores con la Confederación Nacional del Trabajo (CNT). Desde el comité que organizó para este fin, con sede en Gotemburgo44, el SAK les envió directamente y de manera incondicional su ayuda a través de distintos canales. Los enfrentamientos vividos en Cataluña entre los días 3 y 8 de mayo preocuparon al SAC, llevando sus dirigentes a mirar con desconfianza al gobierno republicano. No obstante, la única nota de protesta por este episodio fue remitido a la Legación de la República en Estocolmo por el Partido Socialista (Socialistiska Partiet, SP)45.

  • 46 Kaj Björk, op. cit., p. 31.
  • 47 Richard Jändel, op. cit., p. 147

23Finalmente, en octubre de 1936 se fundó una organización a nivel nacional con el propósito de recaudar y enviar dinero, así como material humanitario al bando republicano, el denominado Comité de Ayuda Sueco para España (Svenska Hjälpkommittén för Spanien, SHfS). La nueva asociación estuvo liderada por conocidos intelectuales y dirigentes políticos, tales como Zeth Höglund, Herbert Tingsten e Israel Holmgren. Para el cargo de presidente se eligió al parlamentario socialdemócrata y abogado Georg Branting, hijo de Hjalmar Branting. En el mes de septiembre de 1936, Georg Branting realizó una gira europea para conocer las posiciones de los distintos líderes políticos. En España tuvo la oportunidad de conocer a Manuel Azaña, Francisco Largo Caballero e Indalecio Prieto, con quienes estableció una excelente relación46. Desde su cargo, Georg Branting47 siempre se expresó con firmeza y de manera constante a favor de la causa republicana :

  • 48 Carta escrita por Georg Branting en la revista Kulturfront en el año 1936. Reproducida en Svenska S (...)

No podemos aceptar el principio de la política de no intervención en el caso español. Tampoco nos podemos colocar al lado de los indiferentes que se desnudan ante nuestro tiempo y ante nuestro mayor drama a través de gestos vacíos, como si se tratara de una catástrofe natural ocurrida en el lejano oriente. Nosotros tomamos una posición firme y queremos actuar con conciencia. Todo lo que podemos resumir en el concepto de cultura está siendo alterado y amenazado en el contexto de la rebelión de los fascistas españoles, como la paz, la cooperación entre las naciones civilizadas, la ley y los principios jurídicos, la humanidad, la iluminación, y el progreso, la prosperidad material de las clases trabajadoras. Nunca se había justificado un frente en la defensa de los valores culturales tanto como ahora48.

  • 49 Richard Jändel, op. cit., p. 148.

24Los partidos y organizaciones sindicales que conformaron el SHfS fueron el SAP, el SKP, el SP y el SAC. Su colaboración tuvo una gran significación puesto que, antes del estallido de la guerra, el SAP se había negado a tener cualquier tipo de colaboración con los comunistas, tal como volvió a ocurrir poco después. Ahora bien, de todos los militantes los comunistas fueron quienes estuvieron más activos en los comités locales, entre otros Sven Rydstedt y Knut Olsson49.

  • 50 El distrito metropolitano de Estocolmo contaba con un total de siete comités, prácticamente un prom (...)
  • 51 Ibídem, p. 80.

25El SHfS se extendió rápidamente por todo el territorio nacional, de modo que a finales de noviembre de 1936 estaban ya en funcionamiento alrededor de 380 comités. Durante el transcurso de la guerra continuaron formándose muchos otros, de forma que en el año 1939 la cifra ascendía a un total de 431 repartidos por las 24 provincias que tenía Suecia entonces, además de la ciudad de Estocolmo50. Desgraciadamente no se dispone del número exacto de activistas que participaron en esta organización a nivel nacional, pero en lo que se refiere a la capital, se estima que entre 667 y 1.306 personas lo hicieron cotidianamente durante los tres años de la contienda, en su mayoría militantes del SAP, del SKP y del SP51.

  • 52 Se trató de la primera persona sueca que se alistó como voluntaria en la contienda gracias a que re (...)
  • 53 Arbetarnas Kulturhistoriska Sällskap, Arbetarrörelsens arkiv och bibliotek y Svenska Spaniensfrivil (...)

26Por iniciativa de Kajsa Rothman se publicó de manera regular entre 1937 y 1939 un boletín de excelente calidad llamado Solidaritet (Solidaridad) con el fin de informar al pueblo sueco de la guerra en España52. Éste incluía, además, fotografías y contribuciones de destacadas figuras de la política, el arte y las letras, alcanzando los 20.000 ejemplares53.

  • 54 Ibídem, p. 86.

27Los comités locales tuvieron una capacidad de movilización a favor de la República hasta la fecha desconocida en el país. La máxima expresión de solidaridad ocurrió en Estocolmo el 18 de julio de 1938, fecha del segundo aniversario del inicio de la contienda. Este día se concentraron alrededor de 10.000 personas en la céntrica plaza de Östermalmstorg, reunidas por más de 250 organizaciones. En el mismo verano se trazó una ruta por distintos lugares de Gotemburgo desde donde se informaba de la situación en España con distintos materiales, tales como carteles, objetos, publicaciones, entre otros. Se estimó que alrededor de 23.000 visitantes realizaron el recurrido. El año anterior se había hecho algo similar en Estocolmo, llegando a recibir 13.600 participantes54.

  • 55 Richard Jändel, op. cit., p. 151.
  • 56 Algunos de las obras que tuvieron más circulación escritas por autores suecos fueron las siguientes (...)

28Durante estos años tuvieron lugar más de 500 fiestas y, en más de 700 ocasiones los miembros de los comités salieron a la calle para recaudar dinero. Además, se distribuyeron más de un millón y medio de volantes, se publicaron numerosos afiches y libros, y se proyectaron numerosas películas. Entre el 31 de octubre y el 6 de noviembre de 1937 tuvo lugar “la semana española”, en la que se realizaron seminarios y distintas actividades culturales relacionadas con la Guerra Civil, y se contó con la participación de importantes figuras de la cultura y de la política del momento. En aquel momento, se presentó el libro Till Madrid (Hacia Madrid), cuya edición alcanzó los 10.000 ejemplares. Los beneficios obtenidos a partir de su venta se entregaron al fondo de solidaridad del SHfS55. También aparecieron otras publicaciones en sueco, entre las cuales se incluían las que hacían un balance del trabajo de solidaridad y también las testimoniales de algunos veteranos de las Brigadas Internacionales56.

  • 57 Marcos Cantera Carlomagno, op. cit., p. 46.
  • 58 Un total de 21 países participaron del Fondo Internacional de Solidaridad, de los cuales únicamente (...)

29Los fondos recaudados a través de las donaciones voluntarias sumaron 5.700.000 coronas suecas, a las cuales hay que añadir cerca de 1.500.000 de coronas entregadas por el gobierno en concepto de ayuda a los refugiados, reuniendo al total la cifra total de 7.200.000 de coronas. La embajadora Isabel de Palencia informó al gobierno de la República que Suecia había sido el país que más dinero envió a España después de la Unión Soviética per cápita57. Los recursos recaudados gracias a las donaciones voluntarias por el Fondo Internacional de Solidaridad alcanzaron unos 88 millones de coronas suecas, es decir cerca de 800 millones de francos franceses, lo que significa que Suecia entregó alrededor del 6,5 % del total recibido58.

  • 59 Richard Jändel, op. cit., p. 152.

30El pueblo sueco también se preocupó mucho de los heridos de guerra. En abril de 1937 se inauguró un hospital en el pueblo de Alcoy gracias a una colaboración sueco-noruega. Para lo cual, el gobierno republicano entregó un edificio recientemente construido para albergar originalmente una escuela industrial. En un primer momento, el recinto iba a contar con 125 camas, pero dadas las necesidades, se amplió su espacio y se instalaron alrededor de 700. Gracias al compromiso del SHfS y la LO, se enviaron 26 ambulancias y gran cantidad de material sanitario. Desde Suecia se remitió principalmente el material quirúrgico mientras que desde Noruega se enviaron camas, alimentos, medicinas y otros bienes59.

  • 60 Lennart Lundberg, op. cit., p. 112-113.

31Durante los primeros meses, el hospital estuvo a cargo del personal sanitario proveniente de ambos países escandinavos. Su equipo estaba formado por un total de 30 profesionales, entre los cuales había cirujanos, médicos, y enfermeras. En agosto de 1937 el lugar fue traspasado al Ministerio de Sanidad de la República y la mayor parte del personal regresó a su patria. El responsable del hospital fue el doctor Nils Silfverskiöld, uno de los fundadores del SHfS60.

  • 61 La historia completa del hospital se encuentra en los siguientes trabajos : Ángel Beneito Lloris, E (...)
  • 62 Bertil Lundvik, op. cit., p. 102.

32El hospital prestó importantes servicios hasta octubre de 1938, momento en el que fue bombardeado por aviones italianos y tuvo que ser abandonado a consecuencia de los graves daños sufridos en el edificio61. Este suceso fue recogido por la prensa sueca pero el Ministerio de Asuntos Exteriores en Estocolmo impidió que se denunciara a los responsables directos de su destrucción para evitar incidentes diplomáticos con Italia y también, en definitiva, con Franco, dado que era fácil pronosticar el resultado de la guerra62.

  • 63 Lucy Viedma, “The Spanish Civil War”, Labour Movement Archives and Library, The World in the Baseme (...)
  • 64 Entre las obras consultadas únicamente se ha encontrado el lugar de uno de ellos, en la población d (...)

33Además del hospital de Alcoy, se crearon varios orfanatos en Francia y en España para acoger a los niños huérfanos de la guerra. En el país galo se fundaron un total de diez centros distribuidos por todo el territorio nacional, entre los cuales se puede mencionar a los castillos de Brévière y de Châtenay-Malabry. El primero de ellos fue cedido gratuitamente por sus propietarios, Siri y Olof Aschberg, una pareja de ciudadanos suecos con grandes recursos económicos. Una parte del personal estuvo compuesto por profesionales del país escandinavo63. En España se fundaron únicamente dos64. Los niños que lograban escapar de los bombardeos y también aquellos que se quedaban sin hogar tras el avance de las tropas franquistas se fueron agrupando en estos centros. Para su manutención se necesitó la colaboración de padres adoptivos, los cuales donaban desde Suecia alrededor de 55 coronas mensuales para quienes estaban albergados en Francia, y 40 coronas para los que estaban en España. Además, se enviaron alimentos y ropa, en su mayoría diseñada y tejida por mujeres suecas.

  • 65 Kerstin Gustafsson, Mekki Karlsson, op. cit., p. 59.
  • 66 Arbetarnas Kulturhistoriska Sällskap, Arbetarrörelsens arkiv och bibliotek y Svenska Spaniensfrivil (...)
  • 67 Bertil Lundvik, op. cit., p. 101.

34La gran mayoría de los costes fueron asumidos por los distintos comités locales del SHfS aunque también colaboraron distintos grupos y asociaciones, como el sindicato de Scania-Vabis de la ciudad de Södertälje, y las trabajadoras del monopolio del tabaco65. A su vez, los niños remitieron cartas y dibujos de agradecimiento a sus padres adoptivos de Suecia. Una buena parte de este material se presentó en una exposición en Estocolmo que llevó el título de “Nuestros hijos españoles”, donde se mostraron algunos de sus bienes personales y artesanales realizados como muestra de agradecimiento, que incluían expresiones como “Viva Suecia”66. Las estimaciones oficiales hablan de 1.200 niños españoles bajo protección sueca en Francia para el 1 de septiembre de 193967.

  • 68 Richard Jändel, op. cit., p. 153.

35Una vez finalizada la guerra, el SHfS y el gobierno socialdemócrata planificaron la salida de alrededor de 2.500 refugiados que se encontraban en Francia. Sin embargo, una vez que comenzó la Segunda Guerra Mundial, el proyecto pasó al olvido68.

3. Los brigadistas suecos en España

  • 69 En este trabajo no se incluyen los suecos que combatieron en el lado franquista, cuya cifra se esti (...)
  • 70 Lennart Lundberg, op. cit., p. 45.
  • 71 Ibídem.

36La entrada de Suecia en el Comité de No Intervención también significó la prohibición del alistamiento de ciudadanos suecos en cualquier de los bandos enfrentados en el conflicto69. El gobierno sueco inmediatamente cumplió con el acuerdo y para evitar la salida de voluntarios se inhabilitaron los pasaportes para entrar en España o en cualquier de sus territorios africanos70. Asimismo, en el caso de que esta medida no tuviera el alcance suficiente, se estableció una sanción para quienes decidieran combatir en forma de una fuerte multa en forma de una fuerte multa e, incluso, de condena a seis meses de cárcel71.

  • 72 Knut Olsson, militante comunista, había participado en la reunión del Komintern de París en la que (...)
  • 73 Bertil Lundvik, op. cit., p. 193.

37A pesar de las medidas gubernamentales, y una vez efectiva la creación de las Brigadas Internacionales por decisión de la Internacional Comunista, el SKP abrió una oficina en el centro de Estocolmo para reclutar voluntarios dispuestos a defender la República española y, a su vez, para gestionar su viaje. El responsable de la oficina fue Knut Olsson, secretario de la Cruz Roja sueca, quien se encargó de los detalles prácticos para llegar hasta París, donde se encontraba la sede internacional del reclutamiento. La capital gala era también el lugar donde se concentraban al llegar en Francia los brigadistas que procedían del norte de Europa72. La razón por la cual fue elegida centro de encuentro se debió a la imposibilidad de viajar directamente a España a causa de las prohibiciones vigentes. La mayoría de los brigadistas suecos salieron en dos grupos. El primero partió a mediados de diciembre de 1936 y el segundo a finales del mes de febrero de 1937. Después de esta última fecha, pocas fueron las personas que se alistaron en las Brigadas Internacionales por el desfavorable transcurso de la guerra para los republicanos y por el alto número de bajas que se registraba entre los voluntarios73.

  • 74 Lennart Lundberg, op. cit., p. 46.

38Para llegar a Paris existían dos recorridos alternativos desde Suecia. La primera opción y la más usual, consistió en embarcarse en el puerto de Gotemburgo y cruzar el mar hacia Dinamarca. Después se navegaba nuevamente hasta Amberes (Bélgica), destino dónde se tomaba el tren hasta París. La segunda vía consistía en cruzar Alemania, pero corrían el riesgo de ser arrestado por la Gestapo, la cual estaba plenamente informada del viaje que realizaban los brigadistas suecos debido a la colaboración de la propia policía secreta sueca. Por lo cual, se les hacían un seguimiento detallado mientras pasaban por su país. No hay constancia de que algún ciudadano sueco fuera arrestado en Alemania, pero algunos individuos fueron obligados a regresar a Suecia74.

  • 75 Ibídem, p. 47.
  • 76 Ibídem, p. 49.
  • 77 Richard Jändel, op. cit., p. 33.

39Una vez en París, los brigadistas salían rumbo a España en grupos de 30 o 40 hombres de distintas nacionalidades. Tras cruzar los Pirineos, se agrupaban en el Castillo de San Fernando de Figueras, en ese momento cuartel de las Brigadas Internacionales75. La casi totalidad de los voluntarios suecos habían realizado el servicio militar obligatorio y, por ende, tenían conocimiento del manejo de armas, hecho que facilitó su incorporación en el frente76. Del mismo modo, tanto por su formación militar como por su nivel educativo, algunos suecos fueron nombrados oficiales de medio rango77.

  • 78 Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, För ett fritt Spanien, op. cit., p. 30.
  • 79 Según los registros, este batallón contó con un total de 12 ciudadanos suecos. véase Michael Petrou (...)
  • 80 Alemania, Estados Unidos y Canadá contaban con importantes comunidades de inmigrantes suecos, gener (...)
  • 81 Lars Gyllenhall, Lennart Westberg, op. cit., p. 127-128.
  • 82 Las cartas que enviaban los brigadistas suecos a sus familiares y amigos son de gran relevancia par (...)

40Una vez en España, los voluntarios suecos ingresaron en la XI Brigada Internacional, compuesta mayoritariamente por alemanes, austriacos y otros escandinavos. Fueron distribuidos entre el batallón Thälmann, en la cual formaban la compañía Georg Branting, y en menor número en el batallón Hans Beimler. El líder del grupo de escandinavos fue Holger Ekström, marinero de Gotemburgo de 37 años, quien poco antes de su muerte, en marzo de 1937, ascendió a comandante, el grado más elevado entre los brigadistas suecos78. El último jefe de la compañía fue Herman Wohlin. Algunos voluntarios suecos que residían en otros países en el momento del alistamiento participaron en batallones organizados en función a otras nacionalidades, al ejemplo del estadounidense Abraham Lincoln, del canadiense Mackenzie Papineau79 o del alemán Edger André80. Algunos anarcosindicalistas suecos se alistaron en la compañía internacional Erich Mühsam, donde predominaban los alemanes81. Las principales batallas en las que participaron fueron las de Jarama, Brunete, Guadalajara, Teruel, Aragón y del Ebro82.

  • 83 Lennart Lundberg, op. cit., p. 44.
  • 84 Bertil Lundvik, op. cit., p. 119.
  • 85 Michel Lefebvre, Rémi Skoutelsky, Las Brigadas Internacionales. Imágenes recuperadas, Barcelona, Lu (...)
  • 86 Lennart Lundberg, op. cit., p. 88.
  • 87 Bertil Lundvik, op. cit., p. 129.
  • 88 Lars Ericson Wolke, “Frivilliga i strid”, Populär Historia, 7-8, 2006. Accesible en : http://www.po (...)
  • 89 Folke Olsson, “Solidaritetens soldater”, en Patrick Helgeson, Richard Jändel, Nils Weijdegård, op.c (...)
  • 90 Los escandinavos, con el fin de aprovechar el tiempo en la retaguardia, formaron un club que organi (...)

41La cifra total de los voluntarios suecos que se alistaron en las Brigadas Internacionales todavía es incierta. El número que mencionan los trabajos académicos más serios oscila entre los 55083 y los 50184, pero no se incluye a quienes llegaron desde otros territorios que Suecia. Si se considera la cifra más alta, el porcentaje sueco dentro del total sería tan sólo 1,57 %, lo que confirma que su grado de representación entre los 35.000 brigadistas que aproximadamente lucharon85 en España fue sumamente pequeño. Sin embargo, resultó ser una participación notable si se toma en cuenta el tamaño reducido de la población sueca. Cabe destacar que alrededor de un tercio del total de combatientes suecos murieron en el frente. El número de difuntos estimado por los distintos autores tampoco coincide de uno a otro. Por un lado, se habla de 18086 bajas mientras que, por el otro, oscilaría entre 129 y 17787. En cualquier caso, cabe destacar que la Guerra Civil española fue la contienda que ocasionó el nivel de perdidas más alto de ciudadanos suecos en toda la era contemporánea según las cifras de participación88. Además, con relación al total de los voluntarios escandinavos, que suma entre 1.231 y 1.455 personas89, el porcentaje de suecos fue alrededor del 40 %90.

  • 91 Bertil Lundvik, op. cit., p. 122. Una de las excepciones fue un estudiante de la Universidad de Upp (...)
  • 92 Ibídem.
  • 93 Kerstin Gustafsson, Mekki Karlsson, op. cit., p. 117-126. Las historias de vida de los brigadistas (...)
  • 94 Las cifras no son exactas. Bertil Lundvik, op. cit., p. 123.
  • 95 Ibídem, p. 122.
  • 96 Una vez que finalizó la Guerra Civil, las autoridades diplomáticas suecas estimaron que alrededor d (...)

42La gran mayoría de los brigadistas eran militantes o simpatizantes de los partidos comunistas de sus respectivos países, y en número mucho menor de otras organizaciones políticas. Por lo general, se trataba de personas que procedían de la clase trabajadora, si bien es cierto que algunos intelectuales también se alistaron puntualmente. Los voluntarios suecos procedían en un 95 % del proletariado91, de los cuales un tercio eran marineros92 y el resto obreros del sector metalúrgico, de la minería, del transporte o de distintos sectores industriales93. De Estocolmo llegaron 117 voluntarios y 71 de Gotemburgo, y en menor número otros de Örebro y de las provincias de Östergötland y Västernorrland94. La edad media de los combatientes suecos fue de 28 años, es decir bastante elevada en relación con los otros brigadistas95. El promedio de su estancia fue de 12 meses, aunque algunos voluntarios se quedaron en España más de dos años, esencialmente los prisioneros de las tropas franquistas y posteriormente trasladados a distintas cárceles, donde estuvieron recluidos hasta meses después de la guerra96.

  • 97 Bertil Lundvik, op. cit., p. 127-128

43Dadas las dificultades económicas de los brigadistas suecos, en octubre de 1937, el SHfS estableció el Fondo para Ayudar a los Combatientes del Frente (Frontkämparnas stödfond) destinado a cubrir los gastos de abastecimiento durante su estancia en España. Además, con el dinero recaudado se costearon los gastos del viaje de regreso y también se les pagó la atención médica cuando volvieron a Suecia97.

  • 98 Gino Baumann, Los voluntarios latinoamericanos en la Guerra Civil española, Albacete, Madrid, Edici (...)
  • 99 Lars Gyllenhall, Lennart Westberg, op. cit., p. 162.

44Una vez que el gobierno de Juan Negrín decidió retirar las Brigadas Internacionales de España, se creó la Comisión Internacional para la Retirada de Voluntarios compuesta de agregados de varios países, entre los cuales se encontraban representantes suecos y funcionarios de la Sociedad de Naciones98. Este organismo fue responsable de velar al cumplimiento efectivo de la orden del presidente de la República. A partir de ese momento, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Suecia y el SHfS empezaron a organizar el regreso definitivo de los brigadistas. A pesar de que la ley aprobada al comienzo del estallido de la rebelión contemplaba multas y penas de cárcel para quienes combatieran en España, ningún brigadista fue condenado gracias a que finalmente el gobierno optó por decretar la amnistía99.

  • 100 Ibídem.
  • 101 Benito Geix Geldart, “Efter Spanien. De svenska spanienfrivilligas hemkomst”, Arbetarhistoria 2012  (...)

45El primer grupo de brigadistas regresó a Suecia en diciembre de 1938 y estaba compuesto por cerca de 180 hombres incluyendo finlandeses y alemanes que no podían entrar en su patria. Cuando llegaron a Malmö, primera ciudad sueca en la que desembarcaron, unas 4.000 personas les recibieron como héroes. Al llegar a la estación de tren de Estocolmo unos días más tarde, 8.000 personas se congregaron para rendir homenaje, entre ellos Isabel de Palencia y Georg Branting100. El resto de los excombatientes, aproximadamente 130 individuos, regresaron a Suecia en grupos reducidos a lo largo del año 1939. El último grupo logró volver en mayo de 1940 tras la puesta en libertad de los últimos voluntarios suecos que habían permanecido presos en las cárceles franquistas101.

  • 102 Benito Peix Geldart, “Efter Spanien…”, op. cit., p. 13.
  • 103 Lucy Viedma, op. cit., p. 38.
  • 104 Benito Peix Geldart, “Efter Spanien…”, op. cit., p. 15.

46Su reincorporación a la vida cuotidiana en Suecia no fue fácil por razones obvias, sin contar las heridas de guerra y las secuelas psicológicas. Buena parte de los excombatientes volvieron a sus ocupaciones anteriores, aunque en algunos casos no fue posible porque los gerentes y/o dueños de las empresas eran simpatizantes del bando franquista, permaneciendo así desempleados durante meses. Los que sufrieron de dificultades económicas tuvieron que pedir ayuda a los fondos de solidaridad de los sindicatos102. Se creó, asimismo, en abril de 1939, la Liga de los Combatientes Suecos del Frente (Svenska frontkämpeförbundet) para que los ex brigadistas pudieran apoyarse mutuamente y también para que se estudiasen nuevas estrategias afín de derrocar al régimen franquista103. Cabe destacar que un núcleo importante de ex brigadistas se reincorporó en la marina mercante de Suecia, cuyos barcos también fueron torpedeados ocasionalmente por los submarinos alemanes durante la Segunda Guerra Mundial104. Dado que varias decenas de voluntarios pagaron su compromiso en la lucha antifascista con su vida, poco se sabe actualmente de su participación en la guerra de España.

  • 105 Ibídem, p. 14.
  • 106 Lennart Lundberg, op. cit., p. 139.

47Una vez que estalló la Segunda Guerra Mundial, varios ex brigadistas ingresaron en los grupos de resistencia contra los nazis en países vecinos, como Noruega y Dinamarca105, así como en ambos lados del frente en la Guerra de Invierno entre Finlandia y la Unión Soviética tras el ataque del Ejército rojo en noviembre de 1939. Durante este conflicto, el SKP fue espiado por la SÄPO, la policía secreta sueca, ante el temor de una posible colaboración con los soviéticos. Por la misma razón, el gobierno declaró ilegal la prensa comunista y abrió varios campos de trabajo en los que se internó a militantes comunistas. Entre veinte y treinta ex brigadistas fueron confinados en estos recintos hasta el verano de 1943, fecha en que la guerra giró favorablemente para los aliados106. No obstante, incluso después de la Segunda Guerra Mundial los excombatientes continuaron siendo sospechosos de traición dentro del contexto político de la Guerra Fría.

  • 107 Folke Olsson, op. cit., p. 200.

48Para finales de los años cuarenta, la experiencia de los ex brigadistas estaba ya prácticamente olvidada, y no gozaban de ningún tipo de reconocimiento por su labor. A pesar de ello, la Liga de los Soldados Suecos del Frente sufrió un proceso de transformación, de forma que a comienzos de la década de los años cincuenta cambió su nombre por el de la Asociación de Camaradas de Voluntarios suecos en España (Svenska Spanienfrivilligar Kamratförening)107. Su renacer ocurrió en la década de los años sesenta, cuando la juventud sueca más comprometida empezó a interesarse por el desarrollo político de las naciones oprimidas, sean por dictadores o por las potencias coloniales, o dominadas por los intereses económicos estadounidenses. En aquel periodo también se inició un debate sobre la responsabilidad de los turistas suecos por su apoyo financiero indirecto al régimen franquista.

  • 108 La revista fue subvencionada por el Partido Socialdemócrata, la directiva del Partido de Izquierdas (...)
  • 109 Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, op. cit., p. 48.
  • 110 En el año 1963 se editó en Estocolmo el disco “Canciones de la resistencia española” que contenía u (...)

49Entre 1963 y 1994, los ex combatientes publicaron una revista llamada För ett Fritt Spanien (Por una España libre)108. Además de ofrecer un apoyo moral importante a la oposición antifranquista, centraron sus tareas en la denuncia de las atrocidades por el estado español, en la elaboración de estrategias de desestabilización junto con la Fédération Internationale des Résistants (FIR), y en la ayuda a las víctimas y familiares de la represión, para lo cual se enviaron recursos económicos y materiales. Además, consideraron los ex brigadistas importante continuar organizando actividades de solidaridad para que la oposición a la dictadura se percatara de que su causa podía contar con un sostén exterior. Con el fin de lograr la mayor difusión posible, la asociación planificó numerosos eventos culturales109, para lo cual, se estableció nexos con artistas contemporáneos, galerías de arte, y salas de exhibición, en las que se presentaron obras inspiradas por la situación política española, como carteles, litografías y cuadros. Simultáneamente se realizaron conciertos y recitales en los que participaron cantantes y poetas suecos y españoles110.

  • 111 Pierre Schori, Escila y Caribdis. Olof Palme, la Guerra Fría y el poscomunismo, México, Fondo de Cu (...)

50En estos años, el SAP también fue sumamente activo en la solidaridad con España, lo que favoreció un acercamiento entre los excombatientes y la socialdemocracia. El primer ministro Olof Palme condenó públicamente las ejecuciones de prisioneros políticos, especialmente los últimos fusilamientos de septiembre de 1975111, momento en que declaró lo siguiente :

  • 112 Discurso emitido por Olof Palme durante el congreso del SAP del 28 de septiembre de 1975.

Los fascistas en Europa trataron de suprimir la socialdemocracia con violencia. ¿Qué podía suponer una amenaza más peligrosa para una dictadura que un movimiento que encarrila grandes masas de gente alrededor de ideas progresistas ? Cuando los nazis salieron victoriosos, incontables socialdemócratas tuvieron que sacrificar sus vidas, fueron llevados a campos de concentración o tuvieron que salir al exilio porque se negaron a dejar sus convicciones democráticas. Después regresaron para reconstruir sus países. Lo fantástico es que ello todavía continúa y que los asesinos del demonio siguen haciendo de las suyas. Para la juventud de la generación de la década de los años treinta, la Guerra Civil española fue una experiencia que todavía tiene presente, la cual configuró su imagen del mundo y les estimuló un gran compromiso político. La Guerra Civil tuvo para ellos el mismo significado que Vietnam para los jóvenes de los años sesenta. Esto, recuerdo, fue hace cuarenta años. Ahora el régimen se acerca a su fin. Todos sabemos lo que se va a decir cuando caiga : El fascismo más vergonzoso y humillante tomó el poder en España a finales de los años treinta. Por casi cuarenta años ha estado angustiando al pueblo español. También va a caer de la manera más humillante y vergonzosa, y el juicio histórico será despiadadamente duro con el régimen fascista de Franco. Esto lo sabemos y, sin embargo, todavía permanece hoy112.

  • 113 Los primeros españoles residentes en Suecia que establecieron una relación cercana y permanente con (...)
  • 114 Francisco J. Uriz, op. cit., p. 53.
  • 115 Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, op. cit., p. 50, 56.

51Durante la década de los años sesenta, los ex brigadistas también mantuvieron estrechas relaciones con los militantes del Partido Comunista de España residentes en Estocolmo113, especialmente desde 1965, año de fundación del Club de los Cronopios, una asociación cultural española que contaba con un restaurante español, una biblioteca y una sala de eventos. Según Francisco J. Uriz, uno de sus fundadores, el club se creó “para mantener así el contacto con España y sobre todo para crear un ambiente propicio para el reclutamiento de nuevos militantes”114. En 1977 se levantó en Estocolmo el monumento La Mano en homenaje a los brigadistas suecos que lucharon en territorio español por iniciativa del SAP, el cual controlaba la alcaldía de la ciudad. La idea contó con el apoyo de los restantes partidos de izquierda, pero recibió la crítica de la derecha política. El arquitecto fue Liss Eriksson y la mano fue tallada en un gran bloque de granito. Desde entonces, este lugar se ha convertido en el punto de encuentro y de partida de numerosas manifestaciones y protestas de los sectores vinculados a la izquierda, que incluyen entre otras la celebración del 1 de mayo115.

  • 116 A modo de ejemplo se puede destacar que la Embajada de Chile en Estocolmo remitió al Ministerio de (...)
  • 117 Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, op. cit., p. 73.

52En estos años, los ex brigadistas también participaron en el movimiento de solidaridad con otros pueblos del mundo, especialmente los que vivían una situación similar a la española, como ocurrió en varios países de América Latina116. El documento de despedida de la asociación del 11 de junio de 1994117, redactado durante la reunión de clausura, terminaba con el siguiente párrafo :

  • 118 Los recursos con los que contaba la asociación fueron repartidos entre distintos proyectos de solid (...)

Cuando hoy día tomamos la decisión de dar por término a nuestra asociación fue con la conciencia de que el trabajo de solidaridad contemporáneo está conducido por nuevas fuerzas. Por encima de todo, nos alegramos profundamente de que son los jóvenes quien sean los portadores del internacionalismo, de la libertad y de los ideales democráticos. A ellos nos gustaría transmitir la consigna que hizo antes de morir Olle Meurling, el primero de nuestros camaradas que cayó en España : Camaradas, sostener la ardiente llama roja118.

53Las campañas de solidaridad de los excombatientes que lucharon en la Guerra Civil española finalizaron 58 años después de su inicio. Sin lugar a duda fue la experiencia solidaria más extensa temporalmente de toda la historia contemporánea del país, causado en parte por la prolongada estancia del dictador en el poder en España y, a su vez, por el alto nivel de conciencia ciudadana generada en Suecia durante todo el periodo. Gracias a su labor, el compromiso que adquirió el país escandinavo en defender la República española ha quedado presente hasta el día de hoy y se transmite a las generaciones más jóvenes.

Conclusiones

54A lo largo de este trabajo se demuestra que, a pesar de la estricta neutralidad del gobierno sueco en relación con la Guerra Civil española y las simpatías del sector empresarial por el bando nacional, la fuerza y el compromiso que tuvieron los sectores progresistas en su defensa de la República española alcanzaron un nivel muy elevado. La rápida respuesta de la sociedad civil a los crímenes cometidos por las tropas franquistas confirma que los ciudadanos se movilizaron desde el primer momento y se preocuparon por el desarrollo de la guerra frente al gobierno que los representaba, del cual se esperaba una actitud más pro-republicana por la propia naturaleza ideológica de sus integrantes. Su participación fue proporcionalmente una de las más altas del mundo, lo cual queda demostrado en el volumen de recursos económicos y materiales enviados a España, en el número de comités locales que se organizaron en todo el país, en la fundación y sustento del hospital de Alcoy y de varios orfanatos, y, asimismo, en la participación de más de medio millar de voluntarios suecos en las Brigadas Internacionales.

55La posición del gobierno socialdemócrata dependió ante todo de intereses pragmáticos ligados a la situación de Suecia más que de sus simpatías ideológicas. A pesar de sus afinidades, la dirección del partido optó por no comprometerse con la República, teniendo en cuenta las posibles reacciones de Alemania y de la Unión Soviética, su alineamiento con Francia y Reino Unido, la propia confrontación política que se estaba produciendo en Suecia, y la evolución misma de la guerra. Esta situación los llevó a formalizar relaciones comerciales con el bando nacional en enero de 1939, complaciendo así los anhelos de los empresarios. Sin embargo, los militantes de base y varias personalidades del partido sin cargos públicos se movilizaron con frecuencia favor de las víctimas del fascismo. Los otros partidos de izquierda tomaron una actitud más comprometida con el bando republicano, mientras que los sectores conservadores lo hicieron con los nacionales. El FP, a pesar de tener posiciones centroderecha, optó por mantenerse neutral, aunque de manera puntual se lanzó en duras críticas contra el fascismo gracias a los medios de comunicación afines.

56Con el fin de la Guerra Civil española y el estallido de la Segunda Guerra Mundial, la sociedad sueca encontró un nuevo centro de interés con el conflicto europeo, cuya posible extensión se convirtió en la preocupación principal. A partir de los años sesenta los ex brigadistas se convirtieron en símbolos vivos de lo que significaban la solidaridad, la lucha por la libertad y la democracia, y el deber de resistencia contra el fascismo, especialmente para los jóvenes más comprometidos con el internacionalismo. Los brigadistas pasaron a ser un gran referente para todos los activistas movilizados por la lucha anticolonial en Argelia, Vietnam, Angola, Mozambique y varios países latinoamericanos.

57La condena del golpe militar por el gobierno sueco y el rechazo durante toda la dictadura fueron una preocupación constante para el régimen de Franco. A pesar de que Suecia no tenía alguna influencia política mayor ni el peso económico y demográfico de las otras potencias occidentales, se convirtió en un referente mundial en su posición contra el fascismo español. La decidida actitud se mantuvo firme e inherente en los sectores progresistas del país durante la dictadura e incluso después de la muerte del Caudillo. Por eso, las izquierdas de los dos países todavía mantienen mucha cercanía y una mutua simpatía, de tal modo que el estado del bienestar y la solidaridad expresada por Suecia son tan conocidas en España como lo son sus valores republicanos en el país escandinavo. Del mismo modo, la lucha por la recuperación de la democracia en España tuvo una fuerte resonancia en Suecia, donde la oposición al franquismo siempre encontró apoyo.

Haut de page

Notes

1 Los suecos que participaron en las distintas guerras lo hicieron en los bandos más afines a sus posiciones políticas. En la mayor parte de los casos no pertenecían a las fuerzas armadas suecas, sino que eran profesionales de distintos oficios que de manera voluntaria optaron por defender sus creencias en aquellos territorios que lo consideraban necesario. Durante la década de 1930 se produjeron en Suecia numerosas movilizaciones políticas de distintas tendencias. Además de los partidos políticos tradicionales, el Partido Nacionalsocialista surgió con fuerza, copiando en imagen y simbología al Partido Nazi alemán. Su existencia se prolongó hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial. Después se dividieron en distintos grupos, no siempre compartiendo los mismos fundamentos ideológicos. Una investigación detallada sobre este tema se encuentra en Heléne Lööw, Nazismen i Sverige, 1924-1979, Stockholm, Ordfront Förlag, 2004.

2 Lars Gyllenhall, Lennart Westberg, Svenskar i krig 1914-1945, Lund, Historiska Media, 2008, p. 11. Una descripción detallada de las guerras en las que participaron los suecos se encuentra en este mismo trabajo.

3 Se destacan los siguientes trabajos en sueco : Bertil Lundvik, Solidaritet och partitaktik : den svenska arbetarrörelsen och spanska inbördeskriget 1936-1939, Uppsala, Uppsala universitet - Studia historica upsaliensia, 1980 ; Kerstin Gustafsson, Mekki Karlsson, Spaniens sak var vår, Stockholm, Svenska Fredskommittén y Svenska spanienfrivilligaskamratrörening, 1992 ; Lennart Lundberg, Svenskarna i spanska inbördeskriget 1936-1939, Göteborg, Tre Böcker Förlag, 2001 ; Kaj Björk, Spanien i svenska hjärtan, Stockholm, Bäckströms Förlag, 2001 ; Richard Jändell, Kämpande Solidaritet, Stockholm, Arbetarnas kulturhistoria sällskap y Arbetarrörelsens arkiv och bibliotek, 1996 ; Marcos Cantera Carlomagno, Sverige och spanska inbördeskriget, Lund, Historiska media, 1999. El estudio más completo hasta ahora es el de Lundqvik, siendo además la principal fuente de todos los anteriores. Varios de los brigadistas que regresaron a España publicaron sus testimonios de la guerra, donde detallan las aventuras para llegar a la Península Ibérica, además de sus vivencias en las batallas. Un estudio relativamente reciente sobre la veracidad de la información entregada en estas publicaciones señala que la historiografía sueca del papel de los brigadistas ha sido escrita con mucho idealismo, fundamentalmente con relación a las necesidades políticas de la postguerra en lugar de seguir un rigor histórico. véase Carl-Gustav Scott, “The Swedish Left’s Memory of the International Brigades and the Creation of an Anti-Fascist Postwar Identity”, European History Quartely, nº39 / 217, 2009, p. 217-240. Según Scott, la temática se ha convertido en un símbolo unificador de la izquierda sueca, y, además, estima que la misma tendencia se puede repetir en la mayoría de las publicaciones sobre las Brigadas Internacionales que han salido en otros países. Un artículo similar, pero con una panorámica más amplia, se encuentra en Morten Heiber, “Visiones nórdicas de la guerra civil española”, Studia Storica. Historia contemporánea, nº32, 2014, p. 481-490.

4 El único historiador español que ha trabajo esta temática en profundidad es Benito Peix Geldart. Se destaca su tesis doctoral : Benito Peix Geldart, Relaciones políticas y diplomáticas entre España y Suecia de 1931 a 1939, Instituto Universitario de Historia Simancas, Universidad de Valladolid, 2013. Se recomienda revisar este estudio para conocer con detalle la evolución de la política exterior sueca hacia España a lo largo de esta década.

5 Por ende, no se detallan aspectos como el papel jugado por la Embajada sueca en España, especialmente en lo que se refiere al asilo diplomático ni el tráfico ilegal de armas realizado a través de navíos suecos con los dos bandos de la guerra. Para conocer en detalle estos episodios, véase la obra de Lennart Lundberg, op. cit. y Benito Peix Geldart, Relaciones políticas y diplomáticas..., op. cit., p. 408-419.

6 Son numerosas las obras publicadas en las últimas décadas sobre estos temas. Algunas de ellas que resultan de interés para conocer mejor el contexto del tema de este trabajo, son las siguientes : Santos Juliá, República y Guerra en España (1931-1939), Pozuelo del Arcón, Editorial Espasa Calpe, 2006 ; Ángel Viñas, La soledad de la República. El abandono de las democracias y el viraje hacia la Unión Soviética, Barcelona, Editorial Crítica, 2006 ; Ángel Viñas, Al servicio de la República. Diplomáticos y Guerra Civil, Madrid, Marcial Pons, 2010 ; Enrique Moradiellos, El reñidero de Europa. Las dimensiones internacionales de la guerra civil española, Barcelona, Ediciones Península, 2014 ; Francisco Olaya, La intervención extranjera en la guerra civil, Móstoles, Ediciones Madre Tierra, 1990.

7 Benito Peix Geldart, “Suecia y las elecciones españolas a costes de 1936”, en Eduardo González Calleja, Rocío Navarro Comas, La España del Frente Popular. Política, Sociedad, Conflicto y Cultura en la España de 1936, Granada, Editorial Comares, 2011, p. 238.

8 Paul Preston, La Guerra Civil española : reacción, revolución y venganza, Barcelona, Debolsillo, 2011.

9 Para conocer en detalle el debate internacional que generó la guerra civil española, véase el siguiente trabajo : David Jorge, Inseguridad colectiva. La Sociedad de Naciones, la guerra de España y el fin de la paz mundial, Madrid, Editorial Tirant Lo Blanch, 2016.

10 Al formar parte del Comité de No Intervención, el gobierno sueco mandó, a su vez, varios observadores a España para verificar que se respetaban los acuerdos. En Kaj Björk, op. cit., p. 45.

11 Kerstin Gustavsson, Mekki Karlsson, op. cit., p. 12.

12 Benito Peix Geldart, Relaciones políticas y diplomáticas..., op. cit., p. 306.

13 Matilde Eiroa San Francisco, Isabel de Palencia. Diplomacia, periodismo y militancia al servicio de la república, Málaga, Ediciones de la Universidad de Málaga, 2014, p. 214.

14 Ibidem, p. 307-309.

15 Alf W. Johansson, Torbjörn Norman, “Sweden’s Security and World Peace : Social Democracy and Foreign Policy”, en Klaus Misgeld, Karl Molin, Klas Åmark (coords.), Creating Social Democracy. A Century of the Social Democratic Labor Party in Sweden, Pennsylvania, Penn State Press, 1992, p. 347.

16 Según Peix Geldart : El Partido Socialdemócrata sueco (SAP) y la Unión de Sindicatos (LO) habían dado los primeros pasos llamando a una gran colecta de fondos a favor de España, como resultado del apoyo de la Segunda Internacional y de la Internacional de Sindicatos al gobierno de la República Española en las Conferencias de París en el verano de 1936, en Benito Peix Geldart, Relaciones políticas y diplomáticas..., op. cit., p. 353.

17 Kaj Björk, op. cit., p. 16.

18 Ibidem, p. 24.

19 Bertil Lundvik, op. cit., p. 195.

20 Karl Molin, “Historical orientation”, in Klaus Misgeld, Karl Molin, Klas Åmark (coords.), Creating Social Democracy. A Century of the Social Democratic Labour Party in Sweden, Pennsylvania, Penn State Press, 1992, p. xxi.

21 De Palencia fue la primera mujer en la historia de España que fue nombrada embajadora.

22 Su nombramiento se realizó el 23 de octubre de 1939 y su llegada a la capital de Suecia fue el 27 de diciembre del mismo año. En el verano de 1937, también se le hizo responsable de las relaciones con Finlandia, Dinamarca y Noruega. San Francisco, op. cit., pp. 203-206.

23 Kaj Björk, op. cit., p. 57.

24 Los cañones antiaéreos Bofors 40mm estuvieron en servicio a partir de 1934 y estaban considerados como ser de gran precisión. Se han estado utilizando desde la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad.

25 Richard Jändel, op. cit., p. 145-146.

26 Con la firma del pacto Ribbentrop-Mólotov en agosto de 1939, se confirmaron las sospechas de los intereses expansionistas alemanes y soviéticos, pues con él ambas potencias se repartieron el mapa de una parte de Europa Oriental, Finlandia la Repúblicas Bálticas. Véase Francisco Veiga, “Las Guerras de 1939”, en Francesc Vilanova I Vila-Abadal, Solades I Ysás, Pere, Europa, 1939 : El año de las catástrofes, Valencia, Universitat de València, 2010, p. 63.

27 Matilde Eiroa, “La embajada en Praga y el servicio de información de Jiménez de Asúa”, en Ángel Viñas, op. cit., p. 229-233.

28 Luis Buñuel, Mi último suspiro, Barcelona, Random House Mondadori, 2012, p. 203.

29 A mediados de 1937 estuvo trabajando en el hospital sueco-noruego de Alcoy en calidad de intérprete, traductora y asistente del cuerpo médico procedente de los dos países escandinavos. Durante esta etapa, Lannby fortaleció sus contactos políticos con la II República. Por esta razón, Buñuel tuvo conocimiento de su persona. Además, por su capacidad de actuación y tanto por su belleza nórdica, Lannby era una persona ideal para infiltrarse entre los fascistas residentes en Biarritz. Asimismo, colaboró con los comunistas de la zona. No quedan prácticamente registros de la actividad de Lannby en esta etapa de su vida. En octubre de 1937 regresó a Suecia para continuar con sus estudios universitarios. Una vez que estalló la Segunda Guerra Mundial fue contratada por el gobierno sueco para realizar nuevas labores de espionaje. Una biografía detallada de su vida se encuentra en la siguiente obra. Anders Thunberg, Karin Lannby – Ingmar Bergmans Mata Hari, Stockholm, Natur & Kultur, 2009.

30 Richard Jändel, op. cit., p. 147.

31 Kaj Björk, op. cit., p. 25

32 Ibídem, p. 26.

33 La voz principal de los conservadores en Suecia fue el diario Svenska Dagbladet, el cual criticó duramente la ayuda que el SAP, la LO, y posteriormente el Comité de Ayuda Sueco para España, mandaban a la República. Tres estudios detallados sobre la posición de la prensa sueca frente al desarrollo político español de la década de los treinta se encuentran en Benito Peix Geldart, “Suecia y las elecciones españolas a costes de 1936”, op. cit., p. 223-239 ; Stefan Al Dalin, “Svensk lokalpress och spanska inbördeskriget”, en Patrick Helgeson, Richard Jändel, Nils Weijdegård, ¡No pasarán ! Spanska inbördeskriget och uppgörelsen med fascismen, Linköping, Bokförlaget Nixon, 2008, p. 110-121 ; Håkan Blomqvist, “Från revolution till antifascism”, en Patrick Helgeson, Richard Jändel, Nils Weijdegård, Op.cit., p. 15-45.

34 Carl Holmberg, “Röster från andra sidan. Om svensk-katolska ställningstagaden under spanska inbördeskriget”, Svensk Teologisk Kvartalskrift, Årg. 87, 2011, p. 151-161.

35 Marcos Cantera Carlomagno, op. cit., p. 71.

36 Ibídem, pp. 74-81.

37 Ibídem, p. 95.

38 Bertil Lundvik, op. cit., p. 162

39 Marcos Cantera Carlomagno, op. cit., p. 102-105.

40 Matilde Eiroa San Francisco, op. cit., p. 246.

41 Richard Jändel, op. cit., p. 145

42 Bertil Lundvik, op. cit., pp. 52-53

43 Durante el conflicto que se dio entre la Asociación Internacional de los Trabajadores (AIT) y la CNT en el verano de 1937 que se inició a raíz de su colaboración con el gobierno republicano, el SAC continuó brindando todo su apoyo a los españoles al entender que las circunstancias eran especiales a causa de la guerra. Por lo tanto, se debía tener más flexibilidad en los principios ideológicos. Para conocer en detalle los contactos del SAC con la CNT durante la Guerra Civil, la dictadura franquista y el periodo de transición a la democracia, véase Benito Peix Geldart, “Svenska syndikalister y Francos arkiv. Kontakter mellan S.A.C. och Spanska C.N.T. 1937-1938”, en Lars Hansson (coord.), Fokus på arbetarhistoria. Texter från arbetarhistorikermötet i Landskrona i maj 2011, Landskrona, Centrum för Arbetarhistoria, 2013, p. 99–115 ; Per Lindblom (coord.), Anarkosyndikalismens återkomst i Spanien. SACs samarbete med CNT under övergången från diktatur till demokrati, Stockholm, Södertörns högskola/Arbetarrörelsens arkiv och bibliotek, 2014.

44 Bertil Lundvik, op. cit., p. 66-67

45 Esta organización nació tras una fractura del Partido Comunista, pero tuvo un escaso respaldo social. Fue fundado en el año 1929 y se disolvió en 1948. Era independiente a Moscú. Para conocer más detalles, véase Benito Peix Geldart, Relaciones políticas y diplomáticas..., op. cit., p. 353.

46 Kaj Björk, op. cit., p. 31.

47 Richard Jändel, op. cit., p. 147

48 Carta escrita por Georg Branting en la revista Kulturfront en el año 1936. Reproducida en Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, För ett fritt Spanien, Stockholm, Norstedts Tryckeri AB, 1994, p. 5.

49 Richard Jändel, op. cit., p. 148.

50 El distrito metropolitano de Estocolmo contaba con un total de siete comités, prácticamente un promedio de uno por cada sector. En 1936 la ciudad de Estocolmo tenía alrededor de 500.000 habitantes. Bertil Lundvik, op. cit., p. 76.

51 Ibídem, p. 80.

52 Se trató de la primera persona sueca que se alistó como voluntaria en la contienda gracias a que residía en Madrid, donde era propietaria de una agencia de viajes para anglófonos. Kajsa se alistó dos días después del inicio de la guerra y se dedicó principalmente a trabajar como enfermera en hospitales y en el transporte de heridos desde el frente. Además, fue corresponsal de guerra para el diario de la ciudad de Karlstad, el Karlstad-tidningen, y en las emisiones en sueco de Radio Madrid. En 1938 viajó por Suecia para recaudar fondos e informar de la situación en España. Con la caída de Cataluña, Kajsa pasó a Francia a trabajar en los campamentos de concentración donde estaban los refugiados. Después viajó a México en uno de los barcos flotados por el presidente Lázaro Cárdenas, donde vivió hasta su muerte en 1969. En : Kerstin Gustafsson, Mekki Karlsson, op. cit., p. 49-55.

53 Arbetarnas Kulturhistoriska Sällskap, Arbetarrörelsens arkiv och bibliotek y Svenska Spaniensfrivilligas Vänner, För Spanien 1936–1939. Till 75-årsminnet av den antifascistiska solidariteten med Spaniens folk. Luleå, GTC Print AB, 2011, p. 44.

54 Ibídem, p. 86.

55 Richard Jändel, op. cit., p. 151.

56 Algunos de las obras que tuvieron más circulación escritas por autores suecos fueron las siguientes : Spanska Frontminnen, de Sixten Olsson ; Svenska Frontkämpar i Spanien. Den Internationella Brigadens tappra hjältar ; Solidaritetens soldater y Spaniens kamp för sin frihet, de Knut Olsson ; Spanienhjälpen. En redogörelse från den svenska hjälpkommittén för Spanien ; Spaniens seger vår seger, de Georg Branting ; I dag Spanien ; Storm över Spanien ; y Den blodiga arenan, de Per Meurling. véase Arbetarnas Kulturhistoriska Sällskap, Arbetarrörelsens arkiv och bibliotek y Svenska Spaniensfrivilligas Vänner, op. cit., p. 30–31.

57 Marcos Cantera Carlomagno, op. cit., p. 46.

58 Un total de 21 países participaron del Fondo Internacional de Solidaridad, de los cuales únicamente Gran Bretaña, Estados Unidos, Suecia y Bélgica lo hicieron desde la primera semana de agosto de 1936. A partir de entonces, se fueron sumando de manera sucesiva los restantes países. En Bertil Lundvik, op. cit., p. 103-105.

59 Richard Jändel, op. cit., p. 152.

60 Lennart Lundberg, op. cit., p. 112-113.

61 La historia completa del hospital se encuentra en los siguientes trabajos : Ángel Beneito Lloris, El Hospital Sueco Noruego de Alcoi durante la Guerra Civil Española, Alcoy, Alfa Ediciones Gráficas, 2004 ; Ángel Beneito Lloris, Jon Olav Myklebust, Escandinavos en Alcoi : solidaridad internacional en tiempo de guerra, Alcoim, ZOE Imatge-Arts, 2011.

62 Bertil Lundvik, op. cit., p. 102.

63 Lucy Viedma, “The Spanish Civil War”, Labour Movement Archives and Library, The World in the Basement. International Material in Archives and Collections, Stockholm, Labour Movement Archives and Library, 2002, p. 36.

64 Entre las obras consultadas únicamente se ha encontrado el lugar de uno de ellos, en la población de Teyá (Cataluña). Bertil Lundvik, op. cit., p. 101.

65 Kerstin Gustafsson, Mekki Karlsson, op. cit., p. 59.

66 Arbetarnas Kulturhistoriska Sällskap, Arbetarrörelsens arkiv och bibliotek y Svenska Spaniensfrivilligas Vänner, op. cit., p. 8.

67 Bertil Lundvik, op. cit., p. 101.

68 Richard Jändel, op. cit., p. 153.

69 En este trabajo no se incluyen los suecos que combatieron en el lado franquista, cuya cifra se estima en casi una docena. Procedían mayoritariamente de la extrema derecha o del Partido Nacionalsocialista de Suecia. Varios de ellos se acabaron alistando en el ejército alemán durante la Segunda Guerra Mundial. Por sus hazañas, se destacaron el famoso aviador Douglas Hamilton y el banquero Frans Wahlberg. Gyllenhall, Lars y Westberg, Lennart, op. cit., pp. 118-123. Véase también : Othen, Christopher, Las brigadas internacionales de Franco, Barcelona, Ediciones Destino, 2007.

70 Lennart Lundberg, op. cit., p. 45.

71 Ibídem.

72 Knut Olsson, militante comunista, había participado en la reunión del Komintern de París en la que detalló la organización de las Brigadas Internacionales, la cual tuvo lugar en noviembre de 1936. En Kaj Björk, op. cit., p. 44.

73 Bertil Lundvik, op. cit., p. 193.

74 Lennart Lundberg, op. cit., p. 46.

75 Ibídem, p. 47.

76 Ibídem, p. 49.

77 Richard Jändel, op. cit., p. 33.

78 Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, För ett fritt Spanien, op. cit., p. 30.

79 Según los registros, este batallón contó con un total de 12 ciudadanos suecos. véase Michael Petrou, Renegades. Canadians in the Spanish Civil War, Vancouver, UBC Press, 2008, p. 190-241.

80 Alemania, Estados Unidos y Canadá contaban con importantes comunidades de inmigrantes suecos, generalmente procedentes de la clase trabajadora. Además, en buena parte gozaban de la nacionalidad del país de residencia en el momento de su alistamiento en las Brigadas Internacionales. A su vez, varios brigadistas que partieron desde Suecia eran originarios de países vecinos, como Finlandia y Alemania. En : Bertil Lundvik, op. cit., p. 120. Para el caso de los Estados Unidos véase el siguiente trabajo : Peter N. Carroll, La odisea de la Brigada Abraham Lincoln, Sevilla, Ediciones Espuela de Plata, 2005. Recientemente, el historiador Andreu Espasa ha publicado varios trabajos sobre la posición gubernamental de este país en lo que se refiere al embargo de armas, confirmando la tesis de que estuvo a punto de levantarse para que el levantamiento franquista no se contagiara en otros países latinoamericanos en el caso de salir victorioso. véase Andreu Espasa, Estados Unidos en la Guerra Civil española, Madrid, Los Libros de la Catarata, 2017 ; Andreu Espasa, “Suppose they were do it in Mexico : The Spanish Embargo and its influence on Roosevelt’s good neighbor policy”, The International History Review, june, 2017, p. 1-18 ; Andreu Espasa, “La conexión mexicana : Cárdenas, Roosevelt y la Guerra Civil Española”, Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, nº53 2018, p. 21-37.

81 Lars Gyllenhall, Lennart Westberg, op. cit., p. 127-128.

82 Las cartas que enviaban los brigadistas suecos a sus familiares y amigos son de gran relevancia para conocer los pormenores de la vida en el frente. A modo de ejemplo, se pueden leer las cartas que escribió el voluntario Bengt Segerson a su hermano, las cuales han sido publicadas recientemente. véase Jonas Sjöstedt, Brev till en broder ! Lund, Svenska Spanienfrivilligas Vänner, 2009.

83 Lennart Lundberg, op. cit., p. 44.

84 Bertil Lundvik, op. cit., p. 119.

85 Michel Lefebvre, Rémi Skoutelsky, Las Brigadas Internacionales. Imágenes recuperadas, Barcelona, Lunwerg editores, 2007, p. 16. No obstante, tampoco hay certeza de la cantidad total de los voluntarios que se alistaron en las Brigadas Internacionales.

86 Lennart Lundberg, op. cit., p. 88.

87 Bertil Lundvik, op. cit., p. 129.

88 Lars Ericson Wolke, “Frivilliga i strid”, Populär Historia, 7-8, 2006. Accesible en : http://www.popularhistoria.se/artiklar/frivilliga-i-strid/ [Fecha de consulta : 20/08/2017].

89 Folke Olsson, “Solidaritetens soldater”, en Patrick Helgeson, Richard Jändel, Nils Weijdegård, op.cit., p. 163.

90 Los escandinavos, con el fin de aprovechar el tiempo en la retaguardia, formaron un club que organizaba cursos de español y prestaba libros en los distintos idiomas autóctonos. Folke Olsson, op. cit., p. 182.

91 Bertil Lundvik, op. cit., p. 122. Una de las excepciones fue un estudiante de la Universidad de Uppsala y militante de la juventud comunista, llamado Olle Meuring. Fue el primer voluntario sueco muerto en combate. Su figura fue especialmente conocida en toda Suecia. En Lennart Lundberg, op. cit., p. 44.

92 Ibídem.

93 Kerstin Gustafsson, Mekki Karlsson, op. cit., p. 117-126. Las historias de vida de los brigadistas son sumamente interesantes tanto por su participación en otros conflictos como por su trayectoria profesional en Suecia. Entre ellos se destacan Conny Andersson y Karl Staf. Un testimonio de gran interés ha sido recientemente traducido al español : Axel Österberg, “Tras las barricadas de Barcelona”, Biblioteca Humanitat Nova. Revista de cultures llibertàries de la Mediterrània 1, 2014.

94 Las cifras no son exactas. Bertil Lundvik, op. cit., p. 123.

95 Ibídem, p. 122.

96 Una vez que finalizó la Guerra Civil, las autoridades diplomáticas suecas estimaron que alrededor de quince brigadistas suecos todavía permanecían en los centros de reclusión. Para conseguir su liberación, el gobierno del SAP reconoció formalmente la victoria de Franco y su régimen se consideró como el único representante legítimo. Gracias a esta acción, se liberaron a los presos y entre finales de 1939 y comienzos de 1940 lograron regresar a pesar de las dificultades de no poder de cruzar por Alemania. En Lennart Lundberg, op. cit., p. 90-94.

97 Bertil Lundvik, op. cit., p. 127-128

98 Gino Baumann, Los voluntarios latinoamericanos en la Guerra Civil española, Albacete, Madrid, Ediciones de Castilla La Mancha, 2008, p. 18.

99 Lars Gyllenhall, Lennart Westberg, op. cit., p. 162.

100 Ibídem.

101 Benito Geix Geldart, “Efter Spanien. De svenska spanienfrivilligas hemkomst”, Arbetarhistoria 2012 :1 [141], Stockholm, Arbetarrörelsens arkiv och bibliotek, 2012, p. 13.

102 Benito Peix Geldart, “Efter Spanien…”, op. cit., p. 13.

103 Lucy Viedma, op. cit., p. 38.

104 Benito Peix Geldart, “Efter Spanien…”, op. cit., p. 15.

105 Ibídem, p. 14.

106 Lennart Lundberg, op. cit., p. 139.

107 Folke Olsson, op. cit., p. 200.

108 La revista fue subvencionada por el Partido Socialdemócrata, la directiva del Partido de Izquierdas, El Fondo Conmemorativo Olof Palme, el sindicato de los marinos suecos, el sindicato de los grafistas y la Imprenta Norstedts. En : Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, För ett fritt Spanien, op. cit., p. 5.

109 Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, op. cit., p. 48.

110 En el año 1963 se editó en Estocolmo el disco “Canciones de la resistencia española” que contenía una serie de grabaciones de las canciones Chicho Sánchez Ferlosio realizadas clandestinamente en España por dos jóvenes suecos. Posteriormente el disco fue reeditado en varias ocasiones en Suecia y en otros países europeos. Accesible en : http://www.chichosanchezferlosio.es [Fecha de consulta : 01/08/2017].

111 Pierre Schori, Escila y Caribdis. Olof Palme, la Guerra Fría y el poscomunismo, México, Fondo de Cultura Económica, 1994, pp. 196-197.

112 Discurso emitido por Olof Palme durante el congreso del SAP del 28 de septiembre de 1975.

113 Los primeros españoles residentes en Suecia que establecieron una relación cercana y permanente con los brigadistas suecos fueron Marina Torres y Francisco J. Uriz en 1961. En las memorias de Uriz aparece detalladamente el primer encuentro que tuvieron con ellos : “Nos recibieron como una aparición –creo que hasta nos tocaban para cerciorarse de que éramos reales–. Unos españoles jóvenes… ¡que no eran franquistas ! Su esfuerzo en la guerra no había sido vano. Renacía la esperanza. Para nosotros eran nuestra historia, la que nos habían escamoteado. Nos sentamos a tomar café con la historia. Desde entonces tuvimos mucha relación con los brigadistas –de nadie aprendimos tanta solidaridad como de ellos–. En Francisco J. Uriz, Pasó lo que recuerdas, Zaragoza, Ibercaja/ Biblioteca Aragonesa de Cultura 2006, p. 38.

114 Francisco J. Uriz, op. cit., p. 53.

115 Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, op. cit., p. 50, 56.

116 A modo de ejemplo se puede destacar que la Embajada de Chile en Estocolmo remitió al Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile en la mañana el día 11 de septiembre de 1973, día del golpe de Estado de Pinochet, una carta de solidaridad con el gobierno de la Unidad Popular escrita por el presidente de la asociación de brigadistas que lucharon en España, el veterano Per Eriksson, la cual decía, entre otras palabras, lo siguiente : “Con gran interés hemos seguido el desarrollo en Chile después de la elección del Presidente Salvador Allende. Con ansiedad y temor hemos sabido que el Gobierno de la Unidad Popular ha estado expuesto a provocaciones por parte de los extremistas de la derecha y fascistas. Estas provocaciones han recibido apoyo de los sectores imperialistas fuera de Chile y constituyen una amenaza contra la democracia y un verdadero peligro de que el país pueda caer en una destructora guerra civil. Protestamos contra estos hechos infames de los fascistas y expresamos nuestro pleno apoyo al Gobierno de Chile y su pueblo. Recomendamos a organizaciones y particulares que intensifiquen sus opiniones para mantener la democracia de Chile”. Documento RIE n° 492/198, de la Embajada de Chile en Estocolmo al Ministerio de Relaciones Exteriores, del 11 de septiembre de 1973. Archivo General Histórico-Ministerio de Relaciones Exteriores del Gobierno de Chile.

117 Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, op. cit., p. 73.

118 Los recursos con los que contaba la asociación fueron repartidos entre distintos proyectos de solidaridad con Sudáfrica, Cuba, Palestina, Kurdistán, Nicaragua, y también entre los fondos de solidaridad de la Brigada Lincoln y de la Fédéración Internationale des Résistants. En : Svenska Spanienfrivilligas Kamratförening, op. cit., p. 64.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Fernando Camacho Padilla et Ana de la Asunción Criado, « El papel de Suecia en la guerra civil española (1936-1939) », Les Cahiers de Framespa [En ligne], 27 | 2018, mis en ligne le 01 juin 2018, consulté le 16 octobre 2018. URL : http://journals.openedition.org/framespa/4879 ; DOI : 10.4000/framespa.4879

Haut de page

Auteurs

Fernando Camacho Padilla

Fernando Camacho Padilla, Doctor en historia por la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) y la Pontificia Universidad Católica de Chile. Desde el año 2015 se desempeña como profesor ayudante doctor del departamento de historia contemporánea de la UAM. En este momento dirige un proyecto de investigación sobre las relaciones de Irán con el Mundo Hispánico, mientras que en el pasado sus estudios se han centrado en temáticas como las relaciones entre Suecia y Chile, el movimiento de solidaridad con Chile, y las políticas de memoria del Cono Sur. Actualmente pertenece al grupo de investigación “Conflictos y Relaciones Internacionales en el Mundo Actual” de la UAM. Correo electrónico: fernando.camacho@uam.es

Ana de la Asunción Criado

Ana de la Asunción Criado, Doctoranda en Educación (mención en historia) por la Universidad Autónoma de Madrid. Sus investigaciones se centran en la enseñanza y el contenido de la memoria de la dictadura franquista en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) en España. Actualmente pertenece al grupo de investigación “Desarrollo Temprano y Educación” de la UAM. Correo electrónico: ana.asuncion@predoc.uam.es

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les Cahiers de Framespa sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Les Cahiers de Framespa
  • Logo France, Amériques, Espagne – Sociétés, pouvoirs, acteurs
  • Logo Université Toulouse – Jean Jaurès
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals