Navigation – Plan du site
Recensions

Thomas Glesener, L'empire des exilés. Les Flamands et le gouvernement de l'Espagne au xviiie siècle, Madrid, Casa de Velázquez, 2017, 512 p.

Jean-Pierre Dedieu

Texte intégral

1Thomas Glesener es, desde hace mucho, un reconocido miembro de la corporación historiadora, que tiene en su haber un sinfín de contribuciones, pero que hasta la fecha, no tenía publicado el libro que todos esperábamos. Por fin se anima, como siempre con afán perfeccionista. Su Empire des exilés se fundamenta en la tesis que defendió en 2007 con el título de "La garde du roi" (el autor de la presente reseña fue miembro del tribunal), pero no es esta tesis, sino otro libro, en gran parte reelaborado. Como lo sugiere el cambio de título, la historia interna de la guardia pasa en segundo plano, en pro de una mejor inserción del cuerpo estudiado en la historia global de la Monarquía.

2La relación de Felipe V con Flandes la modeló en gran parte la casualidad. En un primer momento, Flandes se percibió como el baluarte de la nueva monarquía frente a la coalición europea en vía de formación. La provincia aprobó sin reserva la llegada al trono del rey francés Se potenció fuertemente el aparato militar flamenco, con financiación francesa. Se creó una relación privilegiada con el rey, lo que explica que se recurriese a los Países Bajos para formar la guardia de mosqueteros, el primer intento de dotar al nuevo rey de una guardia personal renovada (1702). El proyecto abortó por la oposición de Castilla, pero Flandes conservó un sitio, en los años siguientes, en la formación definitiva de las compañías de la guardia de corps. Justo después, entre 1706 y 1710, afluyeron a España alrededor de 900 oficiales y 2 500 soldados del ejército de Flandes, que permanecían fieles a los Borbones a pesar de la ocupación de la provincia por los aliados. Se afincaron en España, bajo un pacto tácito con el rey, quien les garantizaba, a cambio de una total entrega a su servicio, el monopolio de la compañía flamenca de la guardia de corps y de un regimiento de nueva creación, la guardia de infantería valona, 1 500 hombres al principio, 4 500 en los años 1720. Estos cuerpos dependían directamente del monarca. Tuvieron un papel fundamental en la Guerra de sucesión y en las guerras de reconquista de Italia. Se autoreclutaban en los Países Bajos austriacos y franceses, de entre aproximadamente 250 familias que tenían un monopolio de hecho. Dependían directamente del rey, y servían de cantera para el reclutamiento de los oficiales superiores del ejército. Personificaban la pervivencia, hasta la muerte de Felipe V, del espíritu de la Guerra de sucesión en el plano interior (vencidos y vencedores) y en el plano exterior (rechazo de la partición de la Monarquía impuesta en Utrecht).

3Esta relación especial y personal con el monarca se acabó a la muerte de Felipe V. El nuevo equipo ministerial intentó en efecto superar la memoria de la guerra civil para movilizar mejor les recursos del reino en el plano internacional. La guardia valona quedó drásticamente reducida y sus privilegios recortados. Reaccionó corporativamente de forma tajante: tuvo un papel destacado en la caída de La Ensenada. Carlos III la reinstaló en sus privilegios. La guardia perdió sin embargo sus señas de identidad. Las redes familiares en que se fundamentaba se iban deshaciendo. Sus miembros estaban ahora totalmente hispanizados y sólo reactivaban la memoria de su origen cuando interesaba para optar a plazas reservadas. El cuerpo quedó desgarrado, como el resto de las fuerzas armadas, entre los partidarios de una aristocratización del ejército (los arandistas) y los partidarios de un ejército abierto a todos los talentos e integrado en la sociedad civil.

4Thomas Glesener rechaza con firmeza la interpretación clásica de la guardia como un cuerpo de seguridad, en manos del rey, para imponer la real voluntad a un reino cuya fidelidad se pone en tela de juicio. Ve en la guardia una construcción simbólica, conformada por unos pocos valedores de los flamencos en los años 1710. Aprovechando las circunstancias, y para salvaguardar los beneficios que derivaban de su colaboración con la Monarquía de España, vendieron a Felipe V un producto que conllevaba una imagen que al rey le convenía. La guardia, tal como la construyeron entonces manifestaba la apertura de la Monarquía hacia el norte, no tanto en un afán de reconquista de los Países Bajos que nunca estuvo a la orden del día, sino como en una afirmación de la pertenencia del reino a un espacio político europeo borbónico, en estrecha unión con Francia. Recordemos que los "valones" estos eran en gran parte (un tercio al principio, más después) súbditos franceses.

5De estas conclusiones no se puede dudar. Queda sin embargo el hecho de que el enquistamiento de un grupo periférico como los eran los valones en la cúpula militar no es un caso único en la monarquía española. Mucho se escribió sobre los vascos. Otro tanto se podría decir de los italianos, de los irlandeses. En resumidas cuentas, la mayoría de los puestos decisorios en el gobierno territorial de la Monarquía y gran parte de los puestos del gobierno central no se daban a naturales de los reinos que conformaban el eje de la monarquía. A esta escala, no se trata sólo de un símbolo. El autor niega que, en el caso de los valones, se trate de un enfrentamiento entre nacionales y extranjeros. Comparto este punto de vista, por lo menos hasta los decenios finales del siglo xviii. Lo que está en juego es la definición del poder del monarca, la conformación general de la monarquía, que concibe al rey en una relación dialéctica con el reino: es independiente del reino, de ninguna forma el ejecutante de la voluntad del reino. Tal vez hubiese convenido en la conclusión de la obra enfocar el problema en su generalidad; y no evacuar como anodina la aparición, cada vez más acentuada, de un discurso crítico de tono nacionalista a fines del siglo xviii. Tal vez tenga un valor más argumentativo que realmente sentido, tal vez polarice menos de lo que parece a los actores. No deja por ello de revelar el surgir de un afán de participación de las élites nacionales no sólo ya en los asuntos locales, sino en el gobierno del reino en su conjunto. Semejantes preguntas darían pie, por fin, a comparaciones internacionales, que faltan en el libro.

6Con todo, tenemos un trabajo sólido, definitivo en muchos aspectos, que deshace muchas ideas preconcebidas y que, cosa que me parece fundamental, estimula la reflexión del lector.

Haut de page

Pour citer cet article

Référence électronique

Jean-Pierre Dedieu, « Thomas Glesener, L'empire des exilés. Les Flamands et le gouvernement de l'Espagne au xviiie siècle, Madrid, Casa de Velázquez, 2017, 512 p. », Les Cahiers de Framespa [En ligne], 28 | 2018, mis en ligne le 10 septembre 2018, consulté le 23 septembre 2018. URL : http://journals.openedition.org/framespa/4901

Haut de page

Droits d’auteur

Licence Creative Commons
Les Cahiers de Framespa sont mis à disposition selon les termes de la licence Creative Commons Attribution - Pas d'Utilisation Commerciale - Pas de Modification 4.0 International.

Haut de page
  • Logo Les Cahiers de Framespa
  • Logo France, Amériques, Espagne – Sociétés, pouvoirs, acteurs
  • Logo Université Toulouse – Jean Jaurès
  • Logo CNRS – Institut des sciences humaines et sociales
  • OpenEdition Journals